Está en la página 1de 1

RD 688/2005, de externalización y separación de la actividad preventiva de las Mutuas

como servicios de prevención externos:

A través de sociedades de prevención como persona jurídica distinta de la Mutua -fórmula


por la que han optado 25 mutuas, siendo dos las que han solicitado el cese en tal actividad-
radicalmente separada en patrimonio y plantilla del resto de actividades de la Mutua.

Con esta reforma, aplicable en la práctica desde enero de 2006, se consigue la dedicación
exclusiva de la Mutua la prevención, más transparencia en las cuentas de las Mutuas y
hacer más competitivas las empresas que prestan este tipo de servicios.

En efecto, la segregación soluciona los problemas de restricción de la libre competencia y


de falta de separación y delimitación clara de la actividad de naturaleza privada
desarrollada por las mutuas como servicio de prevención ajeno, respecto de la actividad de
colaboración en la gestión de la Seguridad Social, lo que había sido puesto de manifiesto
por el Tribunal de Cuentas y por la Intervención General de la Seguridad Social en los
informes emitidos durante los últimos años.

Según se recoge en la página web del Ministerio de trabajo y Asuntos Sociales, las nuevas
sociedades de prevención disponen de un presupuesto inicial en torno a los 400 millones de
euros y cuentan con 7.800 trabajadores

EN CONSECUENCIA:

1.- Las Mutuas ya no pueden actuar como servicios de prevención externos desde enero de
2006. Tampoco pueden evaluar riesgos, elaborar planes de PRL, etc.

2.- Las Mutuas han creado, desde enero de 2006, SOCIEDADES DE PREVENCIÓN, con
patrimonio, plantilla e infraestructura diferenciada. Estas sociedades de prevención actúan como
servicios de prevención externos.

3.- Desde 1997, hay servicios de prevención externos que no eran, al mismo tiempo, mutuas.
Obtenida la autorización y acreditación administrativa obligatoria, cumplidos los requisitos que
establece el RSP (personal, fianza, etc.), han venido funcionando y siguen haciéndolo como SP
externos o ajenos.

MIQUEL ÁNGEL PURCALLA


Tarragona, octubre de 2007