Está en la página 1de 132

ANO VIII

NUM. 90

150 PESETA S

Fernando L. Agudín

CONT

Un melodramático

apretón

de

manos

entre Gil Robles y Llopis, único resultado

positivo del contubernio político

de Munich

a qt» «imu

•: útkm-

lilM pUfflf IllRiaiM *1

K» d» 1» UBlrMn • b - •lUt eonluJ»®- ilr. « (firma* >»nifcn«lii

La heterogénea reunión de comunistas, monárquicos, demócrata s cristianos,

*1

rvaitu

..

éi «a BtiMiv

/»•

KfniUdii,

u

U

a-*-ó.

A

C|«

r*

c«w,i.c« O&rcr* * H

qw?. M*vn

Ni«d;rf • « g

u cfíiMiíc.i pronpal

Hri rtilfHi «i'lWfain n»#l«

Ftfltuttf

&a fWAtiMtfo •

<tw«

«v I tt•»- »/•

taru* prestan**

rt«U lu*t (U un t» t'f L*l*f4Ct^n

(•OftmitniN

«r» k*

UlIU ttUft «rt|M'l'l.lul Mu spr*6««« M •

»tWiíp— <3« Mf4 rw*4n

ww im r«HM

rwi v

iw

Uiri^MfMVMi V

WII^PI I

Vjucu v

«¿II

uyu u

wi-

W-

.

U|U J

MMI hrt>«* ítprüununrti a

«Me» p»

cu

pitilla

U

FEA»**

Í<

U

TMMTÍÚFI

uoot

Mftor UMv-t ,*• loeUhiu

««njn-i, te. »íív.«.

I* «rs«nlr»c*At» 4* IM pmUn

, «u

*•

MlUNt

^^•k t

I

^^•PvyTTT^^ ^ •

lut

t*> fe# I *iritfíiU4¿ I* mt-.éfqvUM IV •

Am

litl-

.M^VTl

*

1W

i NM vUi tt I «UM

»l frtfti# «•

flprtU

él

notit*. K* i

con TiW«« imoc-On U't -r'riiíoi ¿1 pi'.mrj uiilhroo

di nj.iM iu\<e L¿»ji,i n i«.»

> a i

BsMn. «i lu^or.

< «r» ;

<• liiitv^fau* erwivmt fli

I «uttfl4

f wr* littf

• i»- . Un».

ir^UAr

ti. mj-i

a>»itn X« i» Mfclm «.»

!»•« ti

la «rvri.ft. MÍ

añoles no entorta ...

liop;», «irtíw. i¡.¿j. ¡o*

pe-« (lit tuertar ór >m. p.»

u.r4rt» ;;»« «M

Prti.*

Xladamag ""'nú QU* U C¿ •

itD,l.0e¿ »*. J-UH M M í®ilW-

IlíCr»

u

.VUBUil Mil* • U >1+

Luto O* ».»((*> to I» vui

6tu*i. jo» M9»tn » jjc »uv«

M DHTW U J ví.1—•«•-l.

LA CIUDAD DE KAFKA

Y

DE

KUNDERA

FANTASMAS

MALA

Rafael Tenorio

Carlos Fuentes

EN ESTE NUMERO DE

Fernando López Agudin

Tropa s del Sahar a españo l

Escaneo

Digitalización final en .pdf: http://thedoctorwhol967.blogspot.com.ar/

I irnaniUi*

I- AgütíTn

« w

¿i

TKPESCTAt

. ítai» ¿itfjijrwfciu'ifí

L A

CAID A 1 < |

D

E

" i

MALAG A

Icnuru'

PORTADA:

En

1962

la

oposicion

demo -

crática

al

régimen

de

Franco,

dentr o

y

fuera del

país,

s e

reunió en

Munich para

tratar del futuro d e

España, en

lo

q u e

s e

llamó

—po r

la

prensa

franquista—

el

«contuberni o de Munich». Por su parte , Carlos Fuentes, el gran narrador mexica -

no, describe ,

de

man o

maestra, la situa-

ción de la Checoslovaqui a oprimida. Fi-

nalment e una puntualización histórica

sobr e la caída de Málaga en los días

aciago s

d e

nuestra

guerra

civil.

JULIAN ZUGAZAGOITIA: Una semblan-

za del gran periodista y político socialis-

ta,

victima

de

la

represión

franquista.

©

TIEMPO

DE

HISTORIA

1982.

Prohibida la reproducción d e textos, foto- grafías o dibujos, ni aun citando su proce- dencia . TIEMPO DE HISTORIA no devolverá los originales q u e no solicite previamente, y

tampoc o mantendr á correspondenci a so-

br e los mismos

EL CONTUBERNIO DE MUNICH, Fernando López Agudín

por

LA CAIDA

DE

MALAGA Y SUS

TRA-

GICAS

ENSEÑANZAS,

por

Rafael

Tenorio García

JULIAN

ZUGAZAGOITIA,

UN

RE-

PRESENTANTE DE AQUELLA ES- PAÑA, por Elias Cedrún Román

. LA II REPUBLICA Y LA CUESTION

.

.

MARROQUI, por Fernando López Agudín

LA CIUDAD

DE

KAFKA Y

DE

KUN-

DERA: PRAGA Y SUS FANTASMAS, por Carlos Fuentes

HACE SESENTA AÑOS:

EL TRATA-

DO DE RAPALLO, por José Mariño

M. a

Solé

VENEZUELA EN LOS

RECUERDOS

DEL

EXILIO,

layo ESPAÑA 1952:

._

por

Carlos

Sampe-

Selección

de

textos

y gráficos, por Fernando Lara

LA

VOZ

DE APOLO:

DELFOS,

por

Miguel Angel Martínez Artola

4-13

14-27

28-37

38-51

52-63

64-75

76-95

96-115

116-123

LIBROS: TRANSICION DE LA ANTI-

GÜEDAD AL FEUDALISMO EN ES- PAÑA, por Salustiano Moreta CINE: «FARAON», LA VIVISEC- CION DEL PODER, por Alberto Gar- cía Ferrer

124-125

126-128

DIRECTOR:

EDUARDO

HARO

TECGLEN.

SECRETARIO

DE

EDITORIAL: GUILLERMO MORENO DE GUERRA.

CONFECCION: ANGEL TROMPETA. EDITA: PRENSA PERIODICA, S. A. REDACCION: Plaza del Cond e del Valle d e

Súchil,

20.

Teléfono

4 4 7

27 00.

MADRID-15. Cables: Prensaper. ADMINISTRACION: CEMPRO. Fuencarral, 96. Teléfo-

n o s

221 29 04-05.

MADRID-4.

PUBLICIDAD:

REGIE

PRENSA,

Joaquín

Moreno

 

Lago,

Rafael

Herrera,

3,

1.°

A. Teléfo-

n o s

7 3 3

4 0

44

y 733

21

29.

MADRID-16. Emilio Becker, Av. Príncipe d e Asturias, 8. pral. 1. Teléfonos 218

42

55

y 2 1 8

41

71.

BARCELONA-12.

DISTRIBUCION:

Marco

Ibérica.

Distribución

d e

Ediciones.

S.

A.

Carreter a

d e

Irún, kilómetro 13,350.

MADRID-34.

COMPOSICION: Andueza ,

S.

A.

Sa n

26.

MADRID-17. IMPRIME: Gráfica s

36.133-1974.

ISSN 9210-7333.

Aragón, S. A. Polígono

Industrial

«Los

Angeles».

Getaf e

(Madrid).

Romualdo, Legal; 350

Depósito

M

SUSCRIPCIONES: Ver

págin a

130 .

EJEMPLARES ATRASADOS:

 

150

pesetas.

Las

peticiones

¡""ZZZZTi -TIEMP O

DE

HISTORIA-

e s

de

miembro

de

ia

d e

ejemplare s

en

<ie

atrasado s

d e

deberá n

s e r

acompañada s

por

Asociación

de

Revistas

información,

ARI.

SU

importe

sellos

correos.

»

[Vil

asolad a a lafederación Internacional of Pono-

 

l

* dical Press,

rlrr ,

El contubernio de Munich

Fernando

López

Agudín

H ,\( F unos veinte años, a primeros de junio de l%2 . más de un centenar de españoles, reunidos en Munich, conmovían las estructuras del régimen franquista con una simple declaración democrática rubricada por todos ellos \ las diversas organizaciones políti-

cas que representaban; el contuberni de Munich, como rápidamente luera calificado por la propaganda de la dictadura, fue objeto de una intensa campaña calumniosa destinada a desa- creditar las personas que allí congregados >. sobre todo \ por encima de lodo, el contenido

político de lo aprobado en la capital bá\ara . Aunque en un principio la reacción de los funcio- narios de la dictadura pareció desproporcionada, al fin y al cabo los citados en la ciudad germana apenas tenían capacidad de movilización en los sectores sociales que representaban, la distancia histórica permite constatar el enorme olfato político del régimen autoritario: Munich tenía un alcance potencial mucho más elevado del que se desprendía de la personalidad o representatividad de los que acudieron a esta decisiva reunión política. IIo\ cuando el progra- ma mínimo elaborado en Munich es una realidad amenazada por una conspiración golpista de los últimos \estigios del anterior régimen, presentes \ bien presentes en algunos sectores de decisivos aparatos de estado, no está de mas rememorar las circunstancias, efectos \ consecuen-

cias

del

contubernio

de

Munich.

1962 es

un año

crucial en

la

historia de la dictadura v de la

y

oposición democrática; abierto

con

el accidente de caza

sufri-

do por el dictador en las pos-

trimerías del año

anterior

ter-

además, sería baladí: todos juntos conforman una cadena de datos que empezaban

a

se-

ñalar que algo comenzaba a

moverse

en

el

tejido de

la

so-

ciedad española. Pero si hay

mina con

el

estrellado

un factor desencadenante del

cuerpo Grima u

de

Julián

el

ca- llejón de San Ricardo contiguo

en

cambio de Gobierno del vera- no. con la entrada en el de los

liberales,

de

sectores sociales

a

la

Dirección

General de

Se-

defensores de una política libe-

guridad. tras pasar por la huel-

ralizadora de la dictadura co-

ga general de la minería astu-

mo Manue l Fraga , se debe

riana en

la primavera, el con-

esencialment e al toqu e de

tubernio de Munich

en

el

mes

atención que significa para el

de junio y el significativo cam- bio de Gobierno del 1 de julio. Tod o ello sobre el telón de fondo de los primeros síntomas

dictador el contubernio de Mu- nich: era necesario encauzar las inquietudes democráticas o

de

un

crecimiento económico,

crecientes, desde dentro del

consecuencia del abandono de

mismo régimen e impedir que

la

política

autárquica

 

y

de

su

sustitución por el Plan de Esta- bilización y los planes de desa-

estas energías se desparrama- sen en la dirección que apunta-

ba la capital de Baviera.

rrollo,

que

rompía

el

«status

De

la misma forma y mane-

quo» político y social que la

dictadura había logrado man-

tener desde el final de la gue- civil.

rra

Establecer

portancia

de

un

orden

de

im-

todos estos he-

chos políticos que jalonan 1982

es. prácticamente, imposible y.

ra que los mineros asturianos empujaba n a la oposición de- mocrática a reunirse, a concer- tarse en función de un progra- ma democrático; estos empuja - ban a su vez a los grupos libe- ralizadorcs de la dictadura. Así

el orden cronológico de CsHvs

tres hechos guarda una estre- cha relación de causa y efecto que variaría todas las perspec-

tivas de

la política

española

y

configuraría la salida de la dic- tadura bajo el definitivo pacto del contubernio de Munich y los liberalizadores del régimen anterior. La plataforma políti- ca elaborada en Munich equi-

»

vale al esbozo inicial de la op-

ción

de la ruptura política y los

planteamientos de los liberali- zadores al primer anticipo de la opción de la reforma políti- ca. Y es que la principal conse- cuencia . como veremos más tarde, del contubernio de Mu- nich es la aparición de una ter- cera corriente intermedia entr e los «ultras» de la dictadura v la clásica oposición democrática; a pesar de que pocos meses después del 10 de julio de 1982 el cuerpo destrozado de Julián Grimau, y su posterior fusila- miento. anunciaba el fracaso de esta línea política y cantaba ya la «trampa saducea asocia- ciones políticas», la convergen-

cia de ¡os -hofíifrres de Munich y los exponentes más genuinos

del

Gobiern o

del

10

de

julio

determinaba la salida de la dic-

tadura

tal

y como

se ha opera-

do

en

nuestro

país.

ASOCIACIOH

ESPAÑOLA DE COOPERACION

EUROPEA

MANIFIEST O

 

Ka aspiración

r om un

a

lo* mu* illvcrM* sectore s supera r

pem.ancntemcute ,

n i

nn

 

nuevo

orden

inferna

 
 

Los

preparativos

y antecedentes

 

cloiutl,

viejo*

fuM-iuuall'iiH» *l«r

e«piritu

exclusiviat a

•:ne l

exaltado*

laut a

e|

máximo,

tiende

la

petad a

 

een

tarla ,

por

dlw*o s

movimiento»

(ilinuifiena y

político*.

Impiden orjranitrfr un

mund o mejor basado en

la

rect a

doctrina d e l «hien eoiurtna Internacional, t-luliouda ya p»r

nuestr o

Fr^nciaco

.le

Vitoria

y

recogida

maravillo-

miamt e

por

Pie»

X

I

I

r na mío aflima

que «ION pueblos ea

MU

«lean i-rollo f

en

 

MI*

diferencias,

conforme

a

la»

condiciones de

vhln

y

de

cuitara ,

n o i^iá n destinado s

u

rompe r

ia

unidad

del géner o

liumano, alno a

enrique-

 

cerlo y

ambelltf-rrlo *-on la común l.*ución de s u s peculiare s

doten

y

r o n

el

re-'i proco intercambio

de bienes».

 

Los padrinos del' contuber-

Kntr e

las

tendencia*

iirliniuilnn

liaOiil

eae

alt o

ideal

ofrece .

jiara

nosotro*,

kin pillar

interé s

La iniciada

en

1» Altlma

década

por

iludiré*

|>cnKtdorcs

y

e»tadiSM*. «\>n el anhelo de

d a r

vida

a

la unidr.d

de

Europa ,

nio de Munich, el Consejo Fe-

convencidos de encontra r ea ella «l a verdader a y definitiva solución de una erl>is profundan , ot>mo dijo, hace

deral Español del Movimiento

afto*, un

niiHHifo e*i|Kifíol.

t.'oo

tan

meiltfiima

finalida d

**

lian

elaborado

w.-ditadot

 

provectos,

ron v e n ido*

 

una

vocea

en

magulfl-

Europe o y la Asociación Espa-

«•a» realidades,

da

loa

postlo *

coj w

la

qne

lo

Ktiropea

del

Carbón

y

del

Acero

uecUiva

¡«ara

el

deaarrollo

económico

Üomunídad integran :

en

tranc e de establecimiento, olía* , como u.-oatece eun el prometedor «Pool

ñola de Cooperación Europea ,

Venias; y nljuu o vea, frucaaado». como el trascendenta l d» la

 

K.

..

inspimd o eu la necesidad

de

uulflca r

dos organizaciones de signo

faertement e u Enropeo.

Europ a en

un

aspee t<j vital :

el

de

las arma* .

mediant e

Ih

civaeit e

de

 

nn

verdader o

Ejércit o

W

alom o

ideal

de

renovación

espiritua l

y

materia l

lia

de

informar,

par a

que

sea

fecunda .

la

nucient e

europeista que combinaban sus acciones oficiales con las ofi-

l

nlón

Knrope a

Occidental, enya

cobeaión

resultarí a

frágil

t a s

con ir»

posibles agresione s del

imperialismo soviético,

«i consistier a KIII conaiituir

en "mer a

alianz a

verdader a

de fuerra a defeusi

organización

política

aapranactoasi que

permit a

reí.a huí

el

estrech e

marc o

del

Estad o

una nacionalista ,

«cerrado

en

si

mismo y

 

cen

ciosas de ser tapadera política

trplhado r dé

las

fnerrnm

y,

eu

este

sentido,

condenado

por

8.

R. como «grrnsen

de

rivalidade s

e incentivo

de dUoordias».

UM£ÚU*Í«*. <K

 

aetitnd

fzu+j x —'

.

 

de los españoles demócratas

^Aat e

el

aoewt

enfado de

coaaa*no

podemos

jicrninnecer

en

contemplativo .

 

Aspiramos

a

ser

ari o

m

decididos

y

en t usias! e s.

Nuestr a

JMigió n

y

nm-stra

Cujtnra , nuestr a

Ucogrttfia y nuestr a

Illatoria .

no*

exiliados y de parte de los opo-

adscriban

irrevocablemente

n

esa

Europ o

que

lo*

i-eyea esjiuAole* intentaro n

rehace r sobre bate s cristianas,

en

loe dios

mu s

gloriosos de

nuestr a

Patria.».

sitores demócratas del interior,

Queremos qne esos

núcleo*

Indestructible s de

cohesión espiritua l que son

laa oaeiones euro]*eas se agru|«cn

un

prnaaoeat e

y

orgánic a

conjnnción

de

pmdljiltdHdc* y

esfuerzo* que

permit a

elevar

condiciona*

natu -

decidieron convocar una reu-

rale s

de vida

y ponga

fin

a

eterna s

querellas de

una s

y

otra s

mudante s

de

»m

propia

s u s dceadencio

y

ruiaft

lhira

ello

ea

necesario

suscita r

previa mente

el

ambient e

propicio.

Xo

otr a

la

misión que nos

proponemo s :

.nión en la capital germana pa- ra tratar sobre las relaciones

colabora r

con

nuetftro

esfuerzo

laa

eaiprtaa a

de

e*ta

Kurojm

o

encendido

Ur que

y

entusiast a en

y

ia

formacióu de

un recotn-u «le au

clima

pcrteuecemon

contribtflr a l

de

interé s

e

ilusión

pertonalidad

mora l

e

por

bit

tóriea .

entr e Europa y España; bajo

r

Dcaenmne, en tuina , ser solidnrúm de

la

suert e

de Europa .

No

dejarí a moa d e

serlo

 

eu

la

desgracia ,

por

grand e

que

ImagiuAecmnx

uuestr o

nielsiuieuto.

Y

sólo participaremo s de los procreao s y

ventaja s que nicanc e

los auspicios de las institucio-

en

la

medida

en que neertemoi» u

incorporarnos

a

*n* tarea s

y desvelos.

/

 

nes comunitarias y con la do-

Tale s

Knropea,

ta

vallina

son,

eu

alutesiv,

que. aprobad a

por

de

las

la

idea s

que

Autorida d

ñor

liou

mond o a funda r esl a Asociación

Españolu

de CoojMriacióu

inscrit a

en

el

Kegistro de Asocincioae s correspondiente , requier»-

colalnirnción

ustetl

pai a

e tralmja r en

su

seno

 

por

unn

nueva

Eurt«{:a. cuya

uniiUid

M- fund e

en

ble vertiente política que ca-

«esa

común

Iteren» ia

del

CristiunUmoi»,

que

 

recordaban

lns conclusione s del f'oa^re« o por la

Cuidad

de

Eur o

racterizaba todos sus actos: el

P«. celebrado «n

I-A Hay a

el

uño

10*8.

; Tor

una

Europ a

cumiad a

y

xolidaria

en

rut a

liaeia

ua

mund o

mejor!

 

plano de la unidad europea y la dimensión de la-oposición

Madrid, nutyo de

19.Vá.

fcr»m*éo AbVAHKZ

J)F.

MUÍA

Caito*

AIAAUM

/'//

TOlF.no

GnOSX.—AIoi'Hj

A/.VA

 

democrátic a española . Un proyecto anterior acariciado

HHT.

hK

TOUiDO

UHRRY

hk'.t.

YAL.—Carlos

A I.VAFF.Z

HF.

TOLMO

\H*KKVRB.—Minhc!

A \IORO>

OOÜALVKZ.-Juu U,yucl AXAOU

tuon fiOSt II UA/tlV.—rf*nr¡*co VASTEN A BCtUiOH.—/-«»• VANO

*:AWJA.—Frniicim*$

Jnticr

VA UYAJAI»

FK'NRKN.Jiiiyo

CAYKHO

LATAíI.LADK.—

 

Joaquín

CERVUNA

 

por el líder del Consejo Fede-

rKNfír.—AHfftl

VLOT

SAIS/.

OF.

HARAS

DA.—André»

CORltOVA

FKR

XA

\

OF.Z../oni

7«u»i

M'NAS

Ni l / /JA).—Fraudara

Javier

rtr

F

IIAXO}

U l'ZMA

.V.—Ricardo

FER\

AS

OKA

UAZA.—Oouzalo

FEK

ral Español del Movimiento

XAXOKZ

l)t£

LA

HORA.—/os/-

FF.RRASÜiS

YILLELA.—Ramón

 

QAR

I Y

f»F.Sl%'JOr~*.—Joaquín

 

OAR

V/A

-ti«

O A Ll/O.—Luit

(JARCIA

OF

I.A

RASILLA.—Jo»¿,

GIL

DE

ÜIEDM

I

I7;.7.t

DE

SHOAXE.—Juaa

Je

Europeo, Salvador de Mada-

f/O.Y KALEZ.—»laau

Cario«

(¡IERRA

ZVX

KVX

RGUI

.—Imí*

JIJASES

OJA

/.-HA S TOS.—Lorenzo

 

M.

Jl

A REZ.—AU

jo

LEAL

GA/fC/A.—

Antonio

 

de

LCS

i

GARCIA.—IOfc

///««•

fo

llAR(Jt

EZ

CAS

O.—Iya

riaga, una asamblea de «nota-

rio MARQUEZ PAT/S0-taidoro

UA RT/S.—Rataci

VARTISEZ

AUlElhA

LEO.S

Y

CASTILLO.-Joí-

 

bles» del interior y el exterior

i/Oh'AOAS

LOPEZ

MATEOS

- Jonqain

MUSOZ

PEIRATS.—Jnliún

FASCL

AL

DODERO.—Jaima

VERE/

 

UAl

RA.—Ramiro

l'EREZ

MAURA

- -Gonzalo

J/UEHTF.

OJEA

.—Joté

Joaquín

1*1 IG

DE

LA

BELLACA8A

par a estudiar abiertamente

la

b ROA

M Pl t. t.KTA.—/oté

Rn.nón

REC A I.hE

uamón

REVI

ELT A

DES

FÍO.

 

Joaquín

NUIZ

CüETOJof

 

Luí*

RI'JZ

S ACARRO.-O

tenorio

BASTI

AGO

CA8T/KLLA

 

.—Francisco

SIS

TfU+i OBRADOR.—Juan

 

Luí

elaboración "de una Alternativa

cía, el IV

Congreso

del

Movi-

SIMOX TOBALIXA.-Joéc

SOLAS

iARClA.-Cartoa

8UNYER

A I, DOMA—lo*:

 

María

SUXTER

ALDu

MA.—Joaé íyuía VRRUELA SAXLLF.IIY ¿anmc í ZURRIAGA.

 

democrática a la dictadura, fue abandonada ante la mayor co-

Proclama d e la Asociación Española d e la Cooperación Europea, fechada en may o d e 1955

bertura y protección que ofre-

y

firmada

por

destacada s

personalidade s

d e

la

oposición

democrática

al

Régimen.

 
 

miento Europeo.

 

zarse allí donde las autoridades

huelga de la minería asturiana,

Igualment e

 

la

elección

de

represivas

de

la

dictadura

no

secundada posteriormente por

una

ciudad

extranjera

obede :

pudieran llegar. Entre los invi-

el País Vasco y Cataluña, la

cía

no

sólo

al

hecho de que

tados de

la AECE .

que

dirigía

ponencia denunciaba abierta-

una parte de los invitados per-

José María Gil

Robles, esta-

ment e la concentración del po-

tenecían al exilio político, sino

ban casi la totalidad de los

der político en el dictador, la

a la imposibilidad material

de

principales

líderes o

exponen-

necesidad de elecciones, el re-

realizar ningún tipo de reunión

tes de la oposición democrática

que

conocimient o de la libertad

política en el interior de la pe-

se movía en el interior de

sindical y de los partidos políti- cos y su deseo de que el cam-

nínsula; más

 

aún,

el

ensayo

nuestro, país.

frustrado de la I Semana euro-

Ya

la discusión

y redacción

bio democrático se realizase lo

peist a

española ,

organizada

de un documento por una par-

más rápida y ordenadament e

por la AECE del 13 al 18 de

te

de

de

el

los que

iban a acudir des-

posible. Conclusiones que se

septiembre de 1961 en Palma

interior,

debate

que

 

se

desprendían de la necesidad de

de Mallorca, que fuera suspen- dido y prohibido por el Minis-

realizó en prefiguraba

el seno

la

de

la AECE .

el

dimensión

adecuar las estructuras políti- cas españolas a las europeas

terio

la Gobernación, indi-

alcance

de

lo

que

iba

y a plan-

dad o que la dictadura había

caba con bastante claridad que

tearse en

Munich; bajo la pre-

solicitado oficialmente en el

el encuentro debería de reali-

sión

política

que

suponía

la

mes de febrero la adhesión de

España

nómica

a

la

Comunidad

Europea.

Eco-

Los

participantes

118 españoles, procedentes del interior o residentes en el

exilio, recibieron

una

invita-

ción personal de los señores Faur e y Van Schendel para acudir a Munich los días 5, 6, 7

y 8 de junio de 1962: 80 resi- diendo legalmente en España y

38

en

la España del destierro.

Entr e

ellos había que destacar

a Salvador de Madariaga, pre- sidente del Consejo Federal Español del Movimiento Euro- peo, José María Gil Robles, Fernando Alvarez de Miranda, Iñigo Cavero, Jaime Miralles,

Joaquín Satrústegui, Joaquín Cembrero, Vicent Ventura, Ig- nacio Fernánde z de Castro, Rodolfo Llopis, Dionisio Ri- druejo, Félix Pons, Jesús Pra- d o s Arrarte , Enriqu e Rui z García, Manuel de Irujo, Ma- riano Rojo, Javier Flores, etc. Cuatro participantes del in- terior —José María Gil Ro- bles, Jaime Miralles, Vicente Piniés y Joaquín Satrústegui— informaron previamente a las autoridades de la dictadura de su viaje, mediante cartas y es- critos notariales, con el objeto de aclarar la intencionalidad política que les conducía a la reunión de Munich y prevenir posibles campañas de prensa contra sus personas. El Go- bierno no se dio por enterado oficialmente, pero sí se dio pri- sa en despachar al marqués de Valdeiglesias a Bonn con la misión de impedir que la mo- ción de los españoles pudiese ser aceptada por la Mesa de la Asamblea General del Movi- miento Europeo. La gestión, invocando los tratados comer- ciales entre España y Alema- nia, resultó un completo fraca-

la intervención de

so porque un ministro alemán con las au-

toridades de Baviera, más las reiterada s llamadas del em- bajador español en Bélgica, re- sultaron inútiles.

De

esta

manera el camino

quedaba abierto para este pri-

Dionisio

Ridruejo

(1912-1975).

mer encuentro político de casi toda la representación de los partidos políticos democráticos con la importante excepción del Partido Comunista de Es- paña ; exclusión que respondía tanto a las posiciones no euro- peístas de entonces del comu- nismo español, en la actuali- dad el PCE forma parte del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo y es par- tidario de la integración de Es- paña en la Comunidad Econó- mica Europea , como a la vi- sión anticomunista primitiva de parte de los reunidos que hacían «casus belli» ante cual- quier presunta participación de los comunistas. Había que re- montarse al final de la II Gue - rra Mundial para encontrar un antecedent e de esta reunión unitaria de la mayor parte de las corrientes democráticas es- pañolas.

Dos comisiones

Precisament e por ello los primero s momento s del en- cuentr o no fueron especial- mente fáciles; demasiados re- celos y antagonismos políticos y personales, alimentados por un largo recorrido de espaldas unos de otros, impidieron des- de un primer instante la discu- sión y la redacción común de un proyecto de declaración. Los intentos de los anfitriones, Maurice Faure y Robert van

Schendell, por

lograr

en

la

misma

apertura

de

la

reunión

un

clima

unitario

fueron

bal-

díos: Gil Robles se negó con

toda

energía

sobre

la base

de

que

eran

los españoles del in-

terior quienes deberían de tra-

zar

el pensamiento político de

una evolución pacífica en Es-

paña

y

les

tocaba

los exilia-

dos sumarse o no

a a estas bases.

La amenaza de ruptura, que revoloteó en el inicio de este cuart o Congres o del Movi- miento Europeo, fue desplaza- da por la mediación del señor Van Schendel; quien propuso la creación de dos comisiones de trabajo en el seno de este abigarrado grupo de europeís- tas y demócratas españoles. Así la comisión «A», presi- dida por José María Gil Ro- bles, agrupó a la mayoría de quienes habían viajado desde España y la comisión «B», pre- sidida por Salvador de Mada- riaga, a quienes residían fuera de la península; y los docu- mentos de trabajo eran, lógica- mente , las ponencias redacta- das por la Asociación Españo- la de Cooperación Europea en la comisión A y por el Consejo Federa l Españo l del Movi- miento Europeo en la comi- sión B. Bifurcación interior- exterior que fue rota por los delegados de Izquierda Demó- crata Cristiana, el Partido So- cial de Acción Democrática y el nacionalismo vasco, que di- vidieron sus hombres en los dos grupos de trabajo. Los re- sultados finales de estos dos debates paralelos fueron coin- cidentes salvo en un importan- te punto: la comisión A se pro- nunciaba por las elecciones li- bres y la comisión B acompa- ñaba esta misma reivindicación con la exigencia de un referén- dum sobre la forma monárqui- ca o republicana del futuro es- tado democrático. La síntesis llegó tras la re- dacción de un párrafo ambiguo y susceptible de todo tipo de interpretaciones, elaborad o por una tercera comisión com- puesta por cinco representan- tes de la fórmula «A» y otros

cinco de la fórmula «B»: «el

de España , de acuerdo con

la

los trabajadore s de

sus

dere-

establecimiento de

institucio-

Convención Europe a de los

cho s

fundamentales,

entr e

nes auténticamente representa-

Derecho s del Hombr e y la

otros

medios

por

la

huelga.

tivas y democráticas que ga-

Carta

Social

Europea ,

lo

si-

5. La posibilidad de orga-

ranticen

que

el

Gobierno

se

guiente:

 

nización

de

corrientes de

opi-

basa en

el consentimiento de

  • 1. La instauración de insti-

nión y de partidos políticos con

los ciudadanos».

Es

decir,

los

tuciones auténticamente repre-

el reconocimiento de los dere-

recelos

iniciales manifestados

sentativas y democráticas que

chos de la oposición.

la noche del 4 de junio habían

garanticen que el Gobierno se

El Congreso tiene la funda-

disminuido bastante el 5 y el 6;

basa en el consentimiento de

da esperanza de que la evolu-

de

tal

forma que

la sesión ple-

los gobernados.

ción con arreglo a las anterio-

naria del día 7 contaba ya con

2.

La efectiva garantía de

res bases permitirá la incorpo-

un proyecto de resolución uni-

todos los derechos de la perso-

ración de España a Europa, de

tario de toda

la delegación es-

na humana ,

en especial

los

de

la que es un elemento esencial,

pañola, una vez solventada la

diferencia institucional en tor-

no

a

las

formas

estatales.

La

resolución

Los dos discursos de José María Gil Robles y Salvador

Madariaga en la sesión plena- ria evidenciaban el camino re- corrido por ambas comisiones:

eran

dos

textos fácilmente

in-

tercambiables en cada uno de sus enunciados, afirmaciones y

negaciones. Uno y otro

reali-

zaron al alimón un canto a la

libertad, una denuncia del ré- gimen autoritario y un violento rechazo del comunismo; «aquí

estamos todos menos los totali- tarios de ambos lados» (Salva- dor de Madariaga), «la expe-

riencia

de

la

historia

demues-

tra de modo inconfesable que

el comunismo no ha logrado imponerse jamás cuando se ve

obligado a actuar dentro de las norma s democráticas» (José María Gil Robles). La conci-

liación entre la comisión A

y la

comisión B, después de cua- renta y ocho horas de discusio-

nes, era tal que uno de ellos

llegó

a declarar

que

la guerra

civil del 18 de julio de 1936

acababa de terminar el 6 de ju-

nio de

1962. Y tras este preám-

bulo discursivo se dio lectura a

la resolución:

El Congreso del Movimiento

Europeo,

reunido

en

Munich

los

días

7 y 8 de

junio de

1962,

estima que

la

integración,

ya

en forma de adhesión, ya de asociación de todos los países a

Europa , exige de cada

uno de

ellos

instituciones democráti-

cas,

lo

que

significa en el caso

libertad personal y de expre-

sión, con supresión de la cen- sura gubernativa.

  • 3. El reconocimiento de la

personalidad de las distintas comunidades naturales.

  • 4. El ejercicio de

las liber-

tades sindicales sobre bases de- mocráticas y de la defensa por

y toma nota de que todos los delegados españoles presentes en el Congreso expresen su fir-

me

convencimiento

de

que

la

inmensa mayoría de los espa-

ñoles desean que la evolución

se

lleve a

cabo con

las normas

de la prudencia política, con el

ritmo más rápido que

las

cir-

MOUVEMENT

EUROPÉEN

ASTOCLATIO N

IMTCaNATIONAkC

 

PntolDCMYft

O'HONNCUA

i

 
 

(194S-1W0),

AlcitU

de

Gwpér i

(194S-I9S4).

 
 

ChurchiU .

Coral »

Coudochovo-íUUxxi .

 

RoU n

 

57

b,

av.

d'AudargheQ HH1ÍXHJJB 4

 

TtifOHANH U

• UNIIUMOPA

 

.

35.01.94.

 

rtruxollos,

l e

18

na l

1#>¿.

Chor Haneleur,

 
 

Lo Coofrfco du

touvou«nt

Europoen qul

so rúunit

a

hUlíIC K

los

7

ot

8

jul n

prochaln

ot

auquol

voua

ave»

«t é

invité ,

ost

a?pcl¿

k

definir

l'atcltud o

doa milita n t a

européena

k l'égar d

do

Ce Con¿r¿a

l a

canatructíon

da

l'Europe .

pourrai t

Gtro uno

occasion

toua

lea

participant e

espa-

 

¿Bolt

confronta r

laur a

vuos sur

l e

probl&ko do

pour l 1 integratio n

áventuell e

 

de 1'Septeno

k

l'Burtope,

ot

d'on

dieage r

quolquea

llgne s

¿énéraloa .

 

•a

réunlr a

k

Vous ata s HBICH

l v S

Lo

done

mrúi

invit é

5

ot

k participa r

k un colloquo

aur

oos probléaos,

q u i

ucrared i

6

juln .

isx*Sdiatci*¿nt avant

lo

Congréa du

KcftifMMut SuropéoQ,

11 au

exaot

do

l a

réunion

vcus

aora

coocuniqu*

íncosaawflont,

 

a l nal •ativ o

que da votr e

l a

noa da

part .

1'hote l

oü uno

chambre

vous

aora

rvacrvée

en

cas

de réponaa

affir -

La Colloquo

coi*noncora

lu

uiardi

5

Juin

k

10 heurua

du uiatin.

 

II

vouo

oooaéquant,

rcoaaande

d'arrivo r

k hUHICH daña

l a

soiréo

du lundi

 

4

Juln .

 

Un Stforotarla t

du Colloquo qul

ajr a

ouvurt

k partir

du

4

Juin

daña

l a

Dana

l'attent o

do voua

lir c

út

on

osperant

votro

réponso

j e

voua

parla da orolro ,

chor honaieur,

k

l'aasurunco

 

do i-oa

sc-ntiwnta

affinflativo , distinguía .

du Colloqua.

Robort

van Schendel

Socrtótaire Céneral.

Circular invitando a destacada s personalidade s europeas,

entr e ellas miembro s de

la

opo -

sición, dentr o y fuera d e

España, al Régime n d e

Franco, a

un coloqui o sobr e «el problema

d e

la

integración

eventual

d e

España

a

Europa»»,

fechado

el

18

de

may o

de

1962.

El

Gobierno

españo l

c o n

Franco

a

la

cabez a

y

el

entonce s

segund o

personaj e

de l

Régimen,

el

capitán

general

Muño z

Grande s

cunstancias permitan, con sin- ceridad por parte de todos y con el compromiso de renun-

ciar a toda violencia

activa o

pasiva antes, durante y des-

pués del proceso evolutivo.

Esta declaración

fue saluda-

da por el presidente del Con- greso, Maurice Faure, como un exponent e de las tres gran- des bases ideológicas sobre las que había nacido la unidad eu- ropea: la democracia cristiana, el socialismo anticomunista y los liberales.

La

represión

La reacción de la dictadura

fue fulminante. El mismo 8 de

junio

el

general

Franco,

me-

diante

decreto

ley,

adoptaba

las siguientes medidas:

«artículo

1.

Se

suspende

en

todo el territorio nacional y

por el plazo de dos año>> el ar-

tículo

14

del

pañoles.

Fuero de

los Es-

artículo 2. Se encomienda al ministro de la Gobernación la

adopción de

las

medidas

que,

en cada caso, se juzguen nece-

sarias en aplicación del artículo anterior.»

La suspensión del artículo 14 del Fuero de los Españoles, »los españoles tienen derecho a fijar libremente su residencia dentro del territorio nacional»,

empezó a aplicarse

inmediata-

ment e a los demócratas que re- gresaban de Munich, ofrecién- doseles el destierro o el exilio. José María Gil Robles y Jesús Prados Arrarte eligieron la sa-

lida hacia París; Jaime Mira- lles, Jesús Barros de Lis, Félix Pons, Fernand o Alvarez de Miranda, Joaquín Satrústegui, Iñigo Cavero, José Luis Nava-

rro, al negarse a exiliarse, fue- ron confinados en las islas de Fuerteventura y Hierro; otros como Dionisio Ridruejo ni se molestaron en llegar a Barajas,

Vincent

Ventur a y Enrique

Ruiz García optaron

también

por París y alguno como Igna-

cio Fernández de

Castro en-

contró refugio inicial en la em- bajad a del Uruguay. Sin em-

bargo, un tercer grupo de asis- tentes, como Vicente Piniés, Alfonso Prieto y Juan Luis Si- món de Tobalina, tras ser inte- rrogados fueron puestos en li- bertad.

Los

medios

oficiales

de

la

dictadura sabían de antemano que los 80 participantes del in-

terior habían salida de España con sus correspondientes pasa-

aproximaba a la oposición de izquierdas. Y esta constatación era sorprendente y esta sorpre- sa se reflejaba en la represión y en la dura campaña propa- gandística levantada contra lo que denominaron como el con- tubernio de Munich.

La

calumnia

El

régimen

necesitaba

aislar

a estos políticos de las bases sociales que podían sentirse re- presentadas en el programa de Munich; para ello se orquestó una global campaña de insultos y calumnias que tendía a desa- creditar personalmente a los integrante s en este coloquio europe o y a desvirtuar el con- tenido de lo aprobado en la ca- pital bávara. De ahí el montaj e periodístico en torno a un ine- xistente pacto entre Gil Robles y Rodolfo Llopis como botón de muestra de la «traición» del '

portes y visados de la Direc- ción General de Seguridad en toda regla y, además, conocían

político democristiano: «qué

turbias promiscuidades se es- tán ahora mixturando por ahí,

periódicos extranjeros

...

¿qué

por

los escritos de

algunos de

y a quién representan esos in-

los interesados el objeto y el contenido político de la reu- nión a la que acudían. No obs-

gredientes físicos, personales, humanos, que aparecen en los

tante , el tono adoptad o en Munich por los sectores más

tienen que ver esos vejetes y mocetes con la España de aho-

moderados de la oposición de-

ra

...?

Se arrogan con fatuidad

mocrática

iba

mucho

más

allá

unos membretes, unos rotuli-

de lo que habían pensado los

llos

de

partido s

políticos »

portavoces del dictador:

la

to-

(«ABC». 1 junio 1962).

 

lerancia que el régimen mante-

Ej e de esta respuesta propa-

nía en relación con ellos no los

gandística

de la dictadura fue

integraba en las combinaciones

la combinación

del nacionalis-

de los grupos liberalizadores

mo

con

el

ansia

de

paz

del

de la dictadura, sino que los

puebl o

español;

una

buen a

 

Una

manifestación,

típica

de

aquellos

años,

de

adhesión

al

Régimen

franquista

prueba de esta argumentación

cionales enemigos masónicos-

Los calumniados intentaron

es el artículo de Emilio Rome-

comunistas,

exigiendo

se

les

por todos los medios respon-

ro,

director

del

diario

«Pue-

aplique con

todo

rigor

la

ley

der

a esta oleada de insultos,

blo»

en

el

número

correspon-

que

castiga

los

delitos

de

esa

pero su respuesta fue ahogada,

diente al

18

de

junio del

mis-

patria».

ni una sola de las cartas, infor-

mo

año,

«una

y

otra

vez olvi-

Colofón de toda esta publici-

mes, documentos que los acu-

dan

los que aspiran a demoler

dad

política

fue

el

viaje

y

el

sados

redactaron

pudo impri-

el sistema político presente la

discurso del dictador en Valen-

mirse

legalmente

y

sólo

en

el

razón última del pueblo espa- ñol. como es la resistencia

a

no

cia el 16 de junio de 1962; «desde cualquier punto de vis-

reducido

sector

relacionados con

de

españoles la oposición

 

perder

la paz.

Es inútil hablar

de

reconciliaciones,

de

cam-

bios evolutivos, de mudanzas

pacíficas.

Nadie

cree

en

otra

cosa que la paz actual

...,

en

cuanto pasa algo que cae fuera

del

plano de lo normal,

la gen-

te anda de un lado a otro con

la

mosca

detrás

de

la

oreja».

Un repaso de cualquier heme- roteca presentaría un impresio- nante balance reiterativo de las consignas calumniadoras con- tra la oposición democrática y sus más destacados líderes. Simultáneamente, el aparato burocrático del Movimiento Nacional preparó un extenso número propagandístico a base- de movilizaciones de masas, declaraciones de alcaldías, ins- tituciones oficiales, etc.; como informaba el diario «Arriba», en su número del 14 de junio de 1962. «desde que se cono- cieron las viles maniobras de Munich se vienen recibiendo cartas, telegramas de corpora- ciones, entidades, representa- ciones, testimoniando enérgica protesta y profunda indigna- ción por repugnante contuber- nio entre españoles fracasados, traidores a la patria y sus tradi-

ta

que

se mire, la manifesta-

democrática circularon fotoco-

ción de Valencia fue impresio-

pias

o

impresos ciclostilados

nante; no es extraño porque

con

los escritos de José

María

fue organizada de

modo im-

Gil

Robles,

las

cartas

de

las

presionante.

Camiones condu-

cuatro

señoras de

los confina-

cidos por la policía transporta-

dos en Fuerteventur a o las

ron

desde

el campo

hasta

Va-

protesta s

de

los desterrados

lencia 50.000 campesinos para

las condiciones de

su des-

engrosa r las masas ciudada- nas» («News Week», 2 julio

por tierro —hasta vieron

que

noviembre tu-

aloja-

pagarse su

1962). Allí, en la plaza princi-

pal de

la capital levantina, te-

niendo al lado al arzobispo Marcelino Olaechea y ante una multitud que gritaba «los de Munich a la horca», el general Franco sentenció el conflicto:

w

miento— y por la sarta de in-

sultos con los que fueron rocia- dos por las plumas autoritarias al servicio de la dictadura.

Kncuentro Franco-Pierre de

Wigny

«nuestro revolución ha puesto en evidencia la infiltración co-

La

evolución

de

los aconte-

munista en Europa, que con su

cimientos,

la

gravedad

de

la

acción solapada ha venido in-

represión

física

y

psicológica

fluyendo sobre la mayoría de

de

los

asistentes a

la

reunión

los órganos de opinión, siendo

de

Munich, rápidament e le-

raro el que no se encuentra pa- rasitado por el oro soviético ... Si con firmeza nos mantene- mos, poco pueden importarnos los ladiidos exteriores del co- munismo o de sus asociados; lo importante es lo que pasa den- tro, y pese a las pequeñas nu- be s que se interpongan en nuestra marcha el sol ha salido para nosotros».

vantó la preocupación de los dirigentes del Movimiento Eu- ropeo; tras una inicial condena de las medida s represivas y una declaración de solidaridad con los afectados, «el movi- miento federalista europeo ex- presa a los delegados españo- les reunidos en Munich toda su simpatía por su actitud valien- te, democrática y realista. Y

M\DR1D ,

SABAD O

E

JUNI

O

EJEMPLAR

ABC

 

DIARIO ILUSTRAD O

r~D

AÑO

QUINCUAGESIMO

¡^196 2

QUINTO. NUM, 17.546

J

0

0

PACINA S

TRFS

PESETA S

 

DEPOSIT O

LEGAL

-

M .

13

190 1

HARCEL NIEDERGANG HA ASÍSTIDO A LA

DECRETO-LEY POR a

OÜE SE

REUNION ULTRASECRETA DE MUNICH

SUSPENDE El