Está en la página 1de 96
Coleccién Clasicos del Pensamiento Pedro Abelardo Director Antonio Truyol y Serra Btica o Conécete a ti mismo Estudio preliminar, traduccion y notas de PEDRO R. SANTIDRIAN Teigios Etica 0 Conécete a ti mismo a | =H: hia seu liber demas Seto te pum (c. 1136) INDICE | srusiomestnanan ex 1. rayectratogrticn de Abelard ones BE Rte ie awn 1H, BeAr nia penesaio’ Xb NY. Hublntne guise Absode}an Bem. Gk Nae 2M enereaetn San ne: Soreness 2s Selene nt pete He sek FFECHAS MAS IMPORTANTES DE LA VIDA DE PEDRO ABE- Trees oprah annie pon pens eins : — ae are ce iayende intconintenbacce sage : see cer anecatme ae ners 9 astong dete sauiocnarta : cae ae ‘copermeion, sin permiso escrito de Eaitorial Teens, 8.8 ETICA O LIBRO LLAMADO CONOCETE, Dison y realizacén de cubiert: ATi MISMO ‘Rafael Ceida y Fonguin Gallego Provoao a Impresiém de cubierta Capitulo 1” Dev vicio Be Aina UW APeEA A LAS Capitalo. 2. gHAY BIFERENGIA TRE aL PECABO © eps rin mee rore Se rade ine : eee Bocaire etme a a a ate pe NS VE, oa 2 Re ea colt 4°" Roc as Ba Se TORUTA 108 KIRONES Y EL CORAzON-? 2 we VUE mice oe ee ee ue cag ENO st ei ca Oe ee asc Eee arene piers cate SHED Seuais ue oat See Ba oa atest Pere ee Sa a abe eek cme Se e's aa APENDICES ‘nfo co ds Abel Cara» Bo) ‘Apologia confesion de fe de Pedro Abele Birores de Peao Absianéo (Carta de san Bernardo lpaps Inocencie 1) es do Pedro Abelard (Consio de Svs (ia ote “6 “s “8 ° a 3 ot 83 8S im ue ESTUDIO PRELIMINAR por Pedro R. Santidrian La figura de Pedro Abelardo (1079-1142) vuelve 4a recuperar hoy el perfil exacto que tuvo en su tiem po. Desenterrada del olvido por el romanticisime sentimental, que hizo de él ‘uno de los grandes amantes © lovers, su figura aparece hoy como uno, de los grandes humanistas, pensadores, dialeeticos ¥, teOlogos del siglo xu, calificado como un primer Renacimiento. El maestro Abelardo rompe esos moldes tradicionales en los que solemos encuadrar a los hombres de la Edad Media. Plenamente in merso en su siglo, lo rebasa y lo hace avanzar, dan donos la imagen’ del intelectual, el humanista, cl teOlogo original e independiente. ‘La imagen romén- tica de Abelardo va dando paso a la del intelectual provocador © innovador ineémodo, Iogico Sutil y maestro Iticido, siempre en la palestta de las ideas 1, TRAYECTORIA BIOGRAFICA DE ABELARDO. 1 mejor conovmmento de la historia, la cultura y, sobre todo, cl pensamiento filosotice y teslosiee ae la Edad Media, ha permitido’cl descubriniece ox X PEDRO R. SANTIDRIAN de 1a figura de Pedro Abelardo. Los estudios sobre la época nos permiten reconstruir su vida y su pen~ stmlento dentro del contexto eclesial y social en que Se'mueve. Si a esto afiadimos los téstimonios del protagonista y'de quien vivid mds de cerea st peri pecia sentiméntal “su amante y mujer, Bloisa—, Fendremos el perfil exacto del personaje. Su Histo Ha Calamitatum, amén del resto de Ie correspon dencia cruzada entre él y Eloisa, permite reeons- truir el retrato y 1a trayectoria del personaje 'Nacido en 1079, en un pueblo "Le Pallet— de lo que es hoy la Béctana francesa, y en el seno de tuna familia de guerreros, pronto bn Boni ‘Gon seas armas canbe fa dems fee Ge as gueress. Se aacee ame achil,m latin no exento de belleza, Abelardo nos adentra, ya desde la primera pagina de sus memo- fas, en’el ambiente iiltelectual de los primeros anos del siglo xu. Su formacién comienza con la discipli rna do‘las siote artes liberales: el trivium, consistente, en el estudio de la gramatica, la retérica y la dialéc- tica —que comprendia el estudio de la lengua y la Iiteratura latina—, y el quadrivium: geometria, arit- mética, astronomfa y milsica. Despugs de estos es tudios fundamentales venfan los estudios superiores de teologia-filosofia, derecho canGnico y medicina Su conocimiento del griego es casi nulo, y todo Io que gabe de los autores griegos es a través de las traducciones latinas que corrian por Occidente. Solo en pequefla parte conoce la obra de Arist6t ies, que la Edad Media no veria totalmente traduci- ia version hecha por cl autor ‘So tas"Carsas de Abelardo'y Eloise, Allanes, Madrid en prensa ESTUDIO ARELIMINAR XI dda hasta 1a segunda mitad det siglo xu. Lo que ya Sobrestle desde el principio de & qarrera es hu yo. eacion de dialéctico, dispuesto a aplicar las reglas ela Iogica a todos los campos dbl pensamiento. Hace de ia ldgiea su gran arma, que dirgira contra sus propios macstros Con este bagaje y determinacis 2 sab que feel st emedid Sone are Los primeros tiros de su lucha qialéctiea fueron contra ss propios maestros Roscefino de Compe Ene ¥ Guillermo de Champeaux, que tepresentaban {ios tendencias opuestas en ‘ilosolif. Roseelino era tun nominalista, que afirmabe que Ife universales no Gran mas que simples palabras. A sh vez, Guillermo Se'Champeaux sostenia en Paris ulja forma de rea- lismo'platanico sewtin la cual los unfversales existen fn a Fealidad. Como veremos mad adelante, Abe- fard sostenta una teoria independiente de ambos, bhasada en su interprctacioa sel leyguaje como er” ‘La lucha con estos dos hombres _fucha encarni zada que duré toda la vida de Abelfrdo— Te Hlevo Fecortor come verdadero fidsoto plripaictico diver: sas escueias, buscando sempre elf encuentro y ta provosseiéncon sus maestros. Se dstablece on Mex Kim, Corbeil, donde prueba sus arpuas y capacidad de dialéctico. a ae YY, por in, egué a Pat, donde dhade antguo dorecta do frsner Stineat ie isn : Agui constituye su foco de irradiacign, instalén- dose en chmonte de Santa Genoveva. Paris sen ya ef centro de su actuacion 9, cl exconpto al que sem: fe volverd. Sucedia esto hacia 1110, cuando Abe- fardo tenia 31 afos y estaba on 1g Gumbre de sus facultades XML PEDRO R, SANTIDRIAN Hacia 1113 9 1114 deja Paris para ditigirse a Laon a estudiar Teologta bajo la direcelon del macs. to Anselmo de Laon. El encuentro con este gaan maestro no pudo ser mds decepeionante. La Micha estaba servida otra vez, ra maruvlopo os ojos de los gut le veian, pero tuna nulidad para los que le. pregusttaban, Domihaba Talibra, pore gu sensinindad eet able earecn de razon, Al encanta ie ip eno anf cg Sic ogc fa her oetenes tg fs Seto ° gues vill cocina que Lusand compartcon Pompe eed : Desde 1114 a 1121 se suceden los acontecimien- tos sin duda mas decisivos y cruciales en In carrera de Pedro Abelardo. En primer lugar, su instslacion en Paris como rector y maestro de las Escuelas te la catedral Santa Genoveva). Durante cuatro aioe Imparte las clases de dialécticn y teologia cor el aplauso y'la admiracién del mundo estudianti Hee Dia aparcelde un nuevo tipe de profesor dotado dc luna presencia fisica esplenida, de palsbra vedueso, ra y de inteligencia eminente. Ei mismo, consciente de todo esto, nos dice ryéndone ol snio sssofo que quedaba en e mun do 7. sin tener ya ninguae inguictede-, comence m ‘Big ec RS, ua nico abi esaba en Ia ett i slo, ks ome shorg a apart de ditoise yeu poe he De esta manera nos iniia en un hecho que va a aE jum rumbo “completamente. nuevo a vida. Mientras ensena en Paris, ontra eft contacto'Son wes : alumna de quince afos llamada Eloisa. Era sobring de un canénigo de la catedral de Paris Hamad Ful. berto. Este encuentro del profesor de cuarenta anos con la muchacha de quince termind en un illic amoroso, fruto del cual fue un hijo lamado Astrola. ESTUDIO PRELIMIVAR XIIL bio, Después de peripecias sin cuento, Abelardo se casi en Secreto don Bloisa, Para cocapar a ia sere ganza de su tio, Plofea ingresa en el convents oe Argenteuil en lis afueras de Pars. Por mstpecics de Fulberto, Abelardo os castrado mientras dormis fn su pensidn. Abochornado y humiflade, ateerns abraza la vida mondstica en In abadia de Sant’ Dee nis cerca’ de" Pari obligando a Elgg» hcersc ‘onja contra su vohunvad on la abadia' de ‘asgene teull "donde estaba rechuida, Estamos cn 1115") Abeiardo frisaba los cuarenta Cuando todo parecia acabado, volvié otra vez a las clases. ‘Fan, gran multtud de alumnos acuuié a elles, que 20 hnabid ugar donde albergatios Agus en cate lagu, So abandon To. que era mas props We i plomsen ‘:alzcga al suai Ge 1s teolagie primera, fants a let cig de las clencas secularer a Las que $2 ean oe #580 ¥aue ahora se me exigian de Tore greterents ice de'stas dima Goma tin ganchee aes pa Jos gambrantor del eibortlosico sec onieey ff cern mis die stpn de sc Sasa SN Seer 3, mes allel tape de iS eens Mise provecador’ Bead Saint Bent cleMSe 2 sea un car iene ot aut Bikralge da, gem mony det monaetro. 9 Gh igue soumulande defor y textos dein Bia ates Sos Ess con ls cals componde Fein fdas alls crt ie ae ul tat Mag come tale y Tepe de gin sion pein rmontar tf arose oc atone one Era demasiado para que sus viejos enemigos le pudieran perdonar.. 7 . ree ae poe meet ene XIV PEDRO R. SANTIDRIAN vvocacisn de monje entrogarse al estadio do os libros Jeepers haber pretend, cjercer ol magistaro ‘Selo de ta docenes ain que neesanterente cra incea- So por obspos,srzobispos, abades 9 otrns personas de La polémica comenz6 cuando su tratado De uni- tate et trinitate divina empieza a correr de mano en mano de estudiantes. equetnjomo de toy stumnos mispos Se ms ee Semen mo a sgn he tn oe Sapna Pao a ear Fl tibro fue quemado en el Conciio de Soissons de Tat" El andlige tialectico que hace Abelards 451 mistero dios deta Trinkdd le habewa fo muy jes. Su explcacion parce ‘Ios weologes del Concilio errénea. ea - eo y congo del stad de San Meter al resent, oar Durante quince afos (1121-1135) ta vide de apetarda ‘esl marcas pt taebemansiy $a Porsecncton’ Vato de nbevora Sam Bene See use ts aes de aresto cn San Nedasdo—, ss it ez om on one lee oe Seine nd kadar SS, Sn epte, Abelard, huge, de Ja shai y busca aslo en el sprint del Conde Tecaldo, “ola Chasen IScker ‘an retro "en una eomts sua radi oui burn voli, afl paca on: elem arse, ae, came caer, A igual Bs Geis tela MS 8 Bt mange comma perme uno oot rption as deez Fe desagadancs, patient pepaamen apie eee pepnens at mattis, eminent sigs igus rca, Dig, Pag ae 2 eee SE a OE a ae amen ore sanas Pan oe oe es esas ene cea an loa 7 omoce de Ni anaes coe eaabttias at meal mae Piemeronecen sa cen merece para, maul, EL cra, oben, hui durante fiche tems par Ge ot ro ere es Es tne re Abt vt exile! ante ams ze Site con Ia accion eXtbrna, Por lo mismo, be ha de distingilt Is TRA sede ued cas eae Tee comes ¢ mee pa ue ome ‘cade Ta intencidn o de ta voluntad, este capitule’y low a sae SSS Ses Sa eoract aa ec 10 PEDRO ARELARDO isimncie aman enegeene Puce quiz grr a ee Sass geo Coty Bs SET a ikea cee: oa Se iS ods tpt en Se gt Sone aa ee Fe ee Becky Bete Ed ys ce rt th See ane GaP aN RO, en. foe cd em telat Hi Sere safer ule cer volar ior dE eNO Uae gre ae pe heme a, Sorte ieee tome tae un eis commotion: "poe ay comes Sedo eas nate anh Me nae poe pg iy ey lege pSOioadind Cr as Moe et ore craatn Js pede 9 cpada me Ge nl de pac mar ge eee Fe Stra parte, al consentir én un asesinato que no de. bis 'eSinei, eaten eanetimiento, previo al asesinato, fue pecado. Ouiza diga alguien! «No se puede inferir simplemente que quiso matailo, pues Fae 26, 52 eS conocerela 71 mismo 1 no quiso tanto matar a su sefor compo escapar a ta muette.» Pero esto seria como deaf’ «Guigro que engas mi capa para que me des 2p sueldos.» Es rong prt ae gee 30 te aus Sena Seen nis eee i erereiccan ier eac gene Sat, me ie race ae eh eas Basti ono er, ae, gueramos se fewer eno ele rs reg ceeare ne aoe elas 2 Fp 1, 23. Fina 12 PEDRO ARELARDO de mf este cil, pero no sea como yo quiero, sino como tir ®. Suma era presa del temor site of Sran sufrimiento de la muelte: No podia, por tanto, Ser para El un acto voluntario lo que sable que cra un do de ci. este Tespecto, cuando en otro pasaje leemos «Se ofrecis porque Il mismo lo quisoe”- hos encom: tramos ‘ante’ un verdadero dilema. © 16 interpre: mos como referido a la naturaieza diving —“sube vo- Tuntad fue’ que aguel hombre casuraidon padecte- rao el verbo syuisom hay que cntenderle como Singnimo de" dispuso, segus el texto. del Salmicrs *Hizo cuanto quisos __ Es claro, pues, que a veces se comete el pecado sin una volumtad ichimente mals, Por tanto el pee agg no se identifica con la voluntad. ClertameRtc iia esto es ast cuando pocamos sbligaion pero no cuando lo hacemos de grado. Tal es el caso En que’ queremos cjecutar-algo'a sablendas de que no debetmos reatizatio de ningin node, Como te amos queriendo, en efecto, fa mala voluntad pare. Gelidentiicarse con el pesado, Seal siguiente Gee plo: Uno ve a una mujery cs presa ala conctens. Sencia, quedando afectada su mente por la deleses: ign carmel, El resultado ex que quedd devorads por tas Mamas de la desordenads posesion carnal ;Oue ch sino) pecado ices te data voluntad 9 dsho- esto adeo? ‘Te tespondo, preguntando yo a mi vez: ;Oué basa cuanto esta Voluntad queda dominio is Wirtud dela templanza, sin liegar por ello 2 extin: ulrla?’ (Que, cuando se mantiené para que hays fitch, ctando ‘persiste para enfrentarse fella a bien ag desapafcce una'ver vencida? Es que po. dria haber pelea sin ocasion de pelear? ;0' podria M25, 39, 3 Bsa: * Sab 3S, 3 CONOCETE ATI MISMO 13 ser grande el premio si no hubiera algo pesado que sobrellevar? ‘Cuando se ha acabado el combate, no cabe ya luchar, sino reeibir el premio, Nosotros luchamos aqut para recibir la corona del combate en otro lu como veneedores, Para que haya lucha, sin em Batgo, se precisa un enemig® que nos haga frente y no que falte. Ahora bien, este enemigo es nuestra mala voluntad, de la que Salimos vicionosos cuando insometetos ala divina.Con todo, munca la ext juimos de cuajo para poder tener siémpre con quien lichar. Si no toleramos nada que contrarte nuestra voluptaa yen cambio, taclamon nuestros descom, Yaué hacemos por Dios? {Quien nos lo agradecer’ Son aguello que deeimos hacer por El satistacemos iuestra propia voluntad? “Entonces —~dirds ti—, ,qué merecemos ante Dios. por las obras que hacerios, las hagamos que- Fiend6 0 sin querer’ ‘Nada: respondo. Bl, ciertamente, cuando re- munera, velora'més ei alma que la accion. Por otra parte “como demostraré mas adelante==*, ta ac- Enno anade nada al merito, sea fruto de la buena © de la mala voluntad, Cuando anteponemos su vo- Tuntada la nuestra —y seguimos la suya antes que la nuestra, conseguimos un gran mérito a Sus ojos. La Verdad alude a esta perfeecion cuando dice: «Porque he bajado del cielo no para hacer mt Yoluptad, sino la voluntad del que me ha envia- do». ¥ nos exhorta a ella con estas palabras! «Si alguno viene donde mi y no odia a su padre y a'su madre.” y hasta su propia vida, no puede ser-mi discipuion 1’ Como sh difera” «Quien ho tenuncia a jas insinuaciones de aquéllos y's su propia voluntad 14 PEDRO ABELARDO y se somete totalmente a mis mandamientos, no puede ser diseipulo mio.» De la misma manera, pues que se nos manda odiar ‘a nuestro padre y 0 matarlo, se nos manda también no seguir ntestra voluntad ¥ no aniquilaria por completo. Quien dice: «No vayae detras de ts Pasiones» *, y wrefrena tus descos» nos manda ho: dar rienda’suelta a nuestros descos, pero mo eet Fecer de ellos en absoluto, Lo primero constituye el Vicio. ‘Lo segundo, en cambio, ex imposible. dada ‘uesira humana debilidad. No s, por tanto, peeado desear una mujer, sino consentir en tai deseo. ‘Tampoco ‘es reprobable la voluntad de. acostarse con ella, sino el consentimiento en tal volumtad dae uate teabamos de decir cobra ta Turia se ha le aplicar tambien a Ia gula, Cuando tne’ por cjem plo, pasa junto al huerto del vecino y've fax sabro- fos thutos, comienza a desearlos. Sin embargo, aun gis, trda én deseos dela comida, no consiemte en el jeseo de sacar del huerto nada con hurto 9 tapina Pero donde hay deseo, hay tambien sin chsa volt: tad.’ Nuestro hombre’ desea los frutos del veto ara comérselos, cosa que no duda de que le causa placer, Su natural debilidad te Neva a dgsear lo que ho es licito coger sin consentimiento 0 permiso Hel Guetio. Reprime el deseo, nolo mata, Pero no mets re en pecado, puesto que no es arrastrado hasta e] consentimiento, 2Y para qué digo todo esto? Para actarar de una yex'por todas que bajo ningun concepto se ha de llamar pesado alla voluutad o deseo de hacef Io que es licto, El pecado —-como ya dijimos—tadics thas Bien eno} edncndimiento. Y contentimos enol to cuando no nos retracmos desu ejecucion 9 esta. mos interiormente dispuestos a realizarig s fuera posible. Quien, pues, se ve sorprendido ejecutando & 28, 29 8128, 30: conocers| tal propésito afiade un agravante a ants Dios, todo aguel que trata de Fealiza en'la medida de sus pos Culpable, como observa san Agustn| Se fido cogido tm fragand " ‘Hay quienes tostienen que tod luntario, Si bien la voluntad no se pecado a veces, como hemos dic Guererlo.” A este respecte haltan dire pecado y voluntad. Distingu tad» yfevoluntarion, esto es, una Yotra aquello por io que Te volun Lary atismo 15 Ju culpa. Pero, ‘lizarlo—y 10 pecado es vo- jentifica con el (0, pecamos sin yuna diferencia entre «vol esa voluntad 1d se entrega 0 Nosotios entendemos por pecafic aquello, que anteriormente definimos ctirictame do, es decir, el desprecio de Dios| miento alo que se debe rechazar sey bien; Ze6mo podemos decir que el tario, esto es, que queremos despre en esto consiste el Pecado — 0 qh carnos nuestra propia ruina o hacer fe como pece- fo del consent lin Dios. Ahora lecado es volun: iar 8 Dios y Job merecedores de nuestra propia condenacién? Pubs nunca quete: mos ser castigados por mas que que sabemos que debe ser castiga eer lo que no es ifeito, sin querer upramos hacer 1o ‘0 que nos hace ‘mismo tiempo “Aborrecemos dignos de castigo, Somos injustos, f ‘tanto, al ha- Sufvir Ia equidad de tina pena just in pena justa y nos gran on acek ices injusta Hay, muchos. casos también en or la belleza de una mujer, que Gueremos acostarnos. con veils! N embargo, cometer un. adulterio, que no cetuviera casada, Muchos o ve Ror ana rm cident, ext pra, claras io que’ Abelardo. ented por peca’ Elda entre pecado ¥ vielo” Obsérvens lor # ‘gue ilusta fa doceins” pula, lajurs, homie fp que es a todas, tie, seducidos Jabomos casads, 125 querriamos nos, por el cont Jemucstra bien, as ede ejemplo con 16 PEDRO ARELARDO trario, apetecen por vanagloria las mujeres de los posiotosdn preceamente por ser lay mujeres de tae les hombres. Y por eso tisimo las desean mas que si'no estuviesen casadas., Evidentemente, quiefen Adulterar con clias mas que fornicar, y fallin por ello en lo mds grave antes que en To menos grave ¥ hay tambien quienes son arrastrados sin compla cencia de su parte al consentimiento de ia concupls- Gencia y mali veluntad "por ots parte a debi dad dela carne les obliga & querer lo que de ningun modo querrian. .cémo, entonees, lantar voluntario aeste consentimlionto qite no quetemos tenet? hie. moe de amar votuncarion a todo pesado, tal come “segiin se dijo- pretenden algunos? Es algo que fo atabo de ver, ano ser que eutendamos por tor luntario’ todo aquello que" excluye la necesidad, Pues, en efecto, aingiin pecado es inevitable. Es de- cir, # no ser que se deel nombre de voluntario a todo'1o que procede de alguna voluntad. Tal seria el-caso del que, vigndose obligado, dio mucrte a st amo. Cierto que no lo hizo con voluntad de causarle Ia muerte; sia embargo, lo hizo con alguna volun. td) pes gon tal acto quiso eseapar a fa muerte 6 retrataria © ‘Otros sé agitan no poco al ofrnos decir que la comisidn o ejecucion def pecado no nade nadh ante Bios a fa culpa o # la condenacion, Lo razonan ciendo que la comisién del pecado arrastra una cier= ta delectacién que agrava €1 pecado, Tal sucede en El tuo del coito 0 de la comida, uf que ya hicimos flusion ae aeSsPgee te sabe na woz mde, leat sy eo No'estt tan ‘nef eas ivernae seeps ‘que vide ‘is Sobre todo, ta pastoral abundaron ea interminables eategorias 0G foe peeader Bcisldn, a las reserves que Is moral rligiosa —espectal mente la ristiana™~ fa tenido Sempre sobre el Places carta La conocers AT MisMo 17 ce nine arpa nena mame ie eee Gane i eae eas estacoh cma ea ‘omeneuenci, i Tos ilo, Gongs erin ines de pecad em eal et places apa sol perma: NE ingens fas oc alata cos ue aetns co oe Ze ae cede Aan fe baa Sst Sh an io i core) se eeneroregenn ame eee ince te econ 2 lo ios bones au pot a det ara 8 Hes ado aes oan pare alimntepoes baal moke.lapese comet a prewte? 16 pode ipttrpcttgar haynes esis te Sa tas y prohibidas pucdch hacerse ya sin pecado algu- tu ppebibes puto cre Ja ps seems Sate tee Seca neers aan, $3 Somonrcons promis en ontop paje ie ogy apa permis 5 epotrs, Cano ees eal pig coer 4 ree oes Iigica de Abelard es contundente: 1o que en alguna ocasién ha imitido 9 mandado Dios no puede ser intinsecamente mal. ioe ei ents euproma de meraiad ny wears condsnades por cl Coneiio de Song. sil howe a0 ee Hace tt ‘ijor'nl pecr por sus Obras» (vet Apénae,'2y'3, pp. Ld ss.) eee SSS... 18 PEDRO ABELARDO zc6mo excusarios de culpa sino porque afirmamos {ue Dios se lo permite ahora? Sh pucs, tal comida uinis broubida y ahora permitiga™ areas de pes eado y no supone el desprecio a Dios, ¢quien powrd eet ue hay pecade en aquelio que hi hecho lcio el permiso divine? ¥ sf aedstarse con la propia mur jer'y comer un alimento apetitoso nos fue permitido desde el primer dia de la ereacion —en el paraise todo esto'se vivia sin peeado—, quin nos seusara de pecado. por ext, sia ello no keedemon ell te de to permitido? ‘Vuelta le carga diiendo que tanto el coito conyugal como 1a comida de un alimento apesitoso han sido Gertamente permitidos, pero no deleitarce en ellos. ‘Se han de hacer més bien preseindiendo totalmente de'toda delectacion. Si fuera ast, dichos actos estarian permitidos en. condiciones tales que Serta de todo punto imposible realizarios. No esta Zonable aquel permiso que concede algo cuya real zacion vest fe pon - a G¥ como explicar, ademds, Ia antigua Ley que imponia ef matrimonio para que cada und transi tiera su descendeneia en Terael? {© la exhortacion del Apéstol al débito conyugal mutuo sf tales cosas ho pueden realizarse sin pecado? {Como afirms que existe un débito donde hay necesatiamente un peca- do? {0 'es que se ha de ver uno obligato # hacer algo én lo que ha de ofender a Dios? ‘De tod lo cual resulta claro —~segsin creo— que ninguna delectaeiOn natural de Ta carne se ha‘de Considerar pecado, Yes claro también que no se he de hacer raon de culpa a quienes se deleitan en la eiecucién de cuanto produee necesariamente un de- ieite. Pongamos cl caso de un religioso atado con Ta Wogien abelardiana desharata las tesissigorsta, redu- igndolas aPabeardo. "zComo afiaan que hay wndeone doses kite Hecesariamonge a pesados La Sinple intense 9 Sole ‘ad es fs exencia del pecado. conocere h mismo. 19 cadenas y obligado a yacer entre mujeres. La blan- dura del techo y el contacto con Jas fmujeres que le fodean le arrastran a 1a deleciaciGn, fno al consenti- imiento, Se atrevers alguien a caifficar de culpa esta, deicdiacion nacida de la naturalbza? Se objets a exo dciendo que — statin muchos — el deleite carnal es pecado incluso enfel matrimonio. En su haber citan & David, que died: «Pecador me Concibid mi madre» "Yel Apéstol despues de de- Girt evolved 2 estar juintos», afiade f fal do que 05 digo es una concesion, no un mpndato» ™. Ene Tones se nos obliga a reconocer qu la delectacion camal constituye en sf misma un’ Fkeado mas por sutoridad que por razén. Sabemor, en efecto, que David Ia formicacibay sino de'matsimonto fora parte, nO ay lugar-a la cone’ hay: ausencia de culpa. Por lo que| creo que cuando David dice que'su Bispdeador “ain determinar'a gui pecado— se referia a ia maldicion Bovoriginal. Por ella cada uno de m to a la condena por la culpa de sus Sados,_segiin lo que Vemes escri “jQulén podra sacar lo puro de dle "rene, pues, razin san J dice gue mientras somos nifigs el de pecado™. Logicamente, si esté G0," jeomo pucde estar sucio con ecatlo? ZNb es, sin dda, porgue jere a la‘culpa y lo segundo @ 1a 'No puede, en efecto, haber eulph a Dios en quien no es capaz de per impio de peca. ‘manchas det primero se re- wor despreciar Wr lo que debe % Sal St. 7. 2 107, 57,6 2 Sammi, i 2 pets. 2 Tekto sin contrastae 20 PEDRO ABELARDO hacer. A pesar de ello, no esta libre de la mancha el pecado de nuestros primeros padres. Por cae augncha cargo na Boa qunave noon a culpa—, sultiendo la pena de la culpa que ellos cometieron, Cuando David dice que fue roncebi, do pecador por su madre, pensaba sin duda que estaba sujeto a ia sentencid general de condoha: cién por la culpa de sus primeros padres, Pers no atribuyé de igual manera este dellto a sus padres Jnmediatos que a los prmsros ‘or lo que se refiere a0 que el ApOstol lama sconcesidnn, no ha de ententerse, naturalmente Feme alitnos pretenden-—, como st esta conce sign y permiso fuera licencia para pecar, Dice, en cfecta: «Lo que os digo es una concesion, ne Git mandato.x'Como si dijera: cis un permiso, no una imposicin.» Si los eOnyuges quieren ¥ de mms, tio aetierd to deciden, pueden abstenerse del Co- mercio carnal sin gue por una orden puedan set bligados a ello, Y, si no lo han decididos se iss, concede, es decir, tienen permiso para bajar de luna vida més perfecta a Ia practicd de ott mas relajada, m St4 claro, pues, que el Apdstol no entiende gn este lugar ja wcoricesion como fa licencia para ecar. Mas bien la entiende como permise. para luna vida més laxa, Con ello se evita le fornica: ein, afin de que una vida menos clevada se anti cipe’a Ia magnitud del pecado, De esta: manera ene menos mérito pero'no se hace mayor en el pecado. “He trafdo a colocacién estas cosas para que na- dle —pretendiendo gue toda delectalon eatnal es Pecado — diga que cl mismo pecado es mayor cuane 40 se lleva a cabo. Serta comosi uno llevars el con. Sentimiento. del alma ala comision del pecador O como si se contaminara no solo consitiendo em algo deshonroso, sino también con la mancha de au ie CONOCETE AT MISMO 21 So en incon Seanaton Se le ston poy tanto, no glee gion Were Sais Sea Bor te ue > oh Poy tahoe Pay ol aca aug descemos ¢ magne fo que oz Beto, A me Shad cael Behera Ueattnss fe ae cS 1 Ten ep go ct aeraciade a Se ciete east ee ge hombre que no es su marido. _O.el del hombre que, omer ue oto mado. ol de howe gue, ene Sea ced ae aevetaec tates Oh Sad ET SIE a a sopteocni uae ey ama congeceas oe Ss nia a dees eee nai eoee ae 3 Sin duds, en este pasaje se quiere marcar diferencia entre a moral judia y 1a sxsana, tin el Dadlogo entre un fldsojo wn Ladin eritane se tepicha 4 tos jasior 1 Sak ‘ importance ras ctrores dea Lay ‘gag fo unico ae st mor 8 ees a ee 22 PEDRO ABELARDO en el que, como se ha dicho, no pecamos—, sino et Eonsentimionta en el mismo. De igual manera han de entenderse las palabras del Sefior: «Todo el que mira a una mujeres decir, quien la mira deal modo quo consiente en el deseo de ella ya come- Ho adulterio con ella en su corazén» *. ¥ esto aun~ auesno fornigue eon ella. Vale tanto coino deer gue es reo de la culpa del peeado, aungue no lo hays todavia ejecutada. “ * Por mis vueltas que le demos, cuando los actos aparecen ejecutados por una orden 0 una probibi= clon, mas que a estos actos tal orden 0 prohibicion Se ha de reterir a Ia voluntad 0 al consentimiento. Be lo contrario, nada de lo que afecta al merito serfa objeto de tina orden, Del mismo moda, tanto menos dignas de ordenacidn son las acciones cuanto menos dependen de nuestra voluntad 0 allbedrio, ‘Hay, en efecto, muchas cosas que nos impiden actuat. En cambio, Ia voluntad y of consentintiento Siempre los tenemos a nuestra disposicin. Dice el Senor: «No matards» ™. «No levantaras faiso testi- monio» *. Ahora bien, si tomamos tales palabras al pie de ia letra y las referimos ala accién, no encon- Feamos ‘que’ con ‘elias te proscriba el lito 0. s0 Prohioa fa culpa. Unicamente se prohifbe la realiza- Eion de Ia culpa. BI pecado no esta en matar a un hombre 6 en acostafse con la mujer del préjimo. ‘Tales cosas pueden darse a veces sin cometer pece- do. Si, por él contrario, la prohibicion se refiere al pie de’ fa tetra a la accion misma, quien quiera I Vantar un falso testimonio—~o bien consiente en Ile- varlo'a cabo no es reo de culpa ante la Ley, sino Io ejecta y se calla por cualquier motivo, No esta escrito que'no querames levantar falso testimomio o oye Bg conoceTe a RT SERRE NRE cn cag rrsasmo 23 que no consintamos en él. Simplemepte, que no lo Ievantemos, De la misma manera, la Ley pr con nuestras hermanas 0 unirnos bien, nadie podré observar este pret “phibe casarnos ‘lias, Ahora L-pto si no hay nadie que peda reconocer a sus hgrmanas. Digo nadie en elcaso de que Ia prohibicic se refiriera al acto antes que al consentimiento. Asf, por ejemplo, en el caso de que alguien se casara, ia su hermana 1 ignorancia; zes violador de 1a Ldy porque hace To que esta ha prohibido? No—dirda}rno es viola: dor cle In Ley, ps no, consinti en Sbrar por ignoraneia. Ast pucs, 10 Violador a quien hace fo que esti pr Suen rest nu consentimiento 3 hy Secreterida ain accion, sino al Cuando se dice, por ejemplo: Me 7,36. SRNR 86 SSS USER RS SS SN ESSE SENSES CEG 26 PEDRO ABELARDO berle ordenado primero que inmolara a su hijo para después impedirselo® £4 que no era lcito que Dios gdenara i gue no era nude ese Mest? St ora fend, , este no ene on st nada de bueno, 3° ue Ta obra no se llama buena por st misma sino poraus,s fute de una ntensign buena. 4 bondad, pues, es una sola. ¥ por ella se lla- man buenas tanto la ingens. tomo fa accion. tina sola es igualmente la bondad por la que llama- mos ‘buenos tanto a! hombre bueno como. al hijo det hombre bueno. Finalmente, una sola la bondad «4 Abelatdo sigue agut Ia doctrina de san Agustin sobre el smal, Contrada en ota doe cist 1" Bt pecardo caneee de Savcad, earencia de bien. 2 Dios saca blen'del mal CONOCETE A TIMISMO 41 merced a 1a cual se Haman buenos el hombre y la Yoluntad del hombre * i | “Guienes, en consecuencia, objetan que la ejecu- cion de und intencion mereee tambien Ser remune~ Fada “-o que debe ser tenida en cuenta para la re- muneracion—deben entender que se trata de una Shjecion frvola. Afinman gue 1a. intencion buena I Gjecucion de esta buena intencion suman dos bie- nes diferentes, Ahora bien, dos bienes que se Su- nan han de valer algo mas que un bien solo. ‘Les tespondo diciendo que aun en el supuesto de gue Ia Suma total valga mas que sus partes, sin Embargo, estamos por ello obligados @ conceder ue merced una recompensa mayor? No, ciertamen- IVEy, en efecto, muchas cosas —tanto animadas como inanimadas~- que consideradas en gran eanti- ad son mds tiles que tomadas una auna, Pero no por exo son merecedoras de recompensa alguna por EPhecho de constituir un todo. Un buey, por elem- plo, uncido a otro buey 0 # un caballo, y'un madero Tnldo a otro'o a tn hierro, son cosas Buenas y valen nas juntas que aisladas. Pero ‘no por el hecho de Stay fntas son mereesdoras de Una Fecompensa afadida °. ‘Clerto —dirds—, pero se trata de dos cosas que no pueden merecer, pues carecen de razénm. regunto yor «cs que nuestra obra exté dota- da delrazon como para poder merecer? “De ningun modor, contestards, «Si se afirma que la accion tiene mérito es porque nos hace mere 5 Una vex més aparece de forma rotunda el intencionalismo iaglos que Glastituye ef fundamen ¥ el merit de toda Seobno USS jpdede' ver en’ este parravo una’ apronimacion la ‘Spm ea anaans PA a ‘No se pusde negar in bondad de Dios, que no sélo_cxea todo lo bueno, sino que tambon ordens todo lo malo, ullizande- Ie'Para al bish Abelardo sipwe qui a docerina agistniana Ge {que low utiliza ‘el mal para blen; en, cambio, los de mls ‘Shana uran st bien pare el mal (La ckudad de Dios, 1X, 17) [nn 42. PEDRO ABELARDO cer, es decir, porque nos hace dignos de una recom- ensa mayor.© Pero esto es precisamente lo que acabamos de negar mis arriba, Hay ademas otras razones que ‘sbes tener en euonta para negario: Supongamol al aso de dos personas que tienen la misina intencion de construir casas para los pobres. Una Teal To ‘ue st piedad le inspira. 1a‘otra no puede llevar @ he's desea porave le han robado'ch dinero gue tenia preparadé al efecto y'sim que haya culpa algu Ba dels parte, pues To tico qe se 10 mpce ela Pregunto ahora: ;Puede disminuir su mérito ane, toe tg realizado exteriormente? (Purdon maldad de otro hacer menos aceprable al Senor tuna intencion, habiendo, hecho cuanto ‘estuve, en sat mano para honrarlo? Si esto fuera ast, es decr, st Pidiera contribuir de hecho al merito 6 al aumento Sel mismo, una suma mayor de dinero podria hacer ‘cualquiera mejor y mis digno, Este razonamionto hos llevaria ademds'a la conclusion de que lov hom, bres serfan ‘mejores cuanto mas nics, ya que Ta abundancia de sus riguezay les Hevarta ‘@ agregar ids obras a su piedad’ ‘eer tl cola‘ i mayor de as locuras, No se puede admitir que el dinero pueda agregar aigo ala Nerdadera’bienaventuranza, ‘Tampoco que. pueda aumentar en nada la dignidad del alina o distin? en algo los méritos de los pobres. Em consecuencia, si la posesion de las cosas no mejora In bondad del alma, entoness tampoco po ‘ra hacerla mas agradable a Dios. Mucho: mehos conseguir algiin merito para Ia bienaventuranza ‘Advicrtase la Logica del pensami nso, ejemplos conctoton Ie sien par fnctcibn de merecedora del ment Je Abolardo, En este near su tests de que ia CAPITULO 8 DE LA REMUNERACION DE LAS OBRAS EXTHRNAS Cong ike antvermente to fegmon aves Sere cease ones ee cas erates hrs buspas ¢ malas, Porque Ia tfmuncracion ag earney de ol ie 2 aldermen te oot eae me eee a Ee Biseeees eae ree eae oer ipa ea fs CAPITULO 9 DIOS Y EL HOMBRE UNIDOS EN CRISTO NO CONSTITUYEN ALGO MEJOR QUE DIOS SOLO Para terminar quiero volver @ la afirmacién que se hizo anteriormente, a saber: sque el bien undo al bien resulta aigo mejor que el bien considerado aisladamente» a jo quisiera que te vieras obligado a afirmar que caisto “Dios y“hombre, unidos en una sola peso: na— constituyé algo mejor que la divinidad ofa hu: Tanidad por separado detmlsmo Cristo. Quiero de- Gir _que el mismo Dios vimido al hombre o que el Iistto hombre asumido por Dios. Sabemes, ca efecto, que en Cristo tanto. el hombre. asunigo como ‘el Dios que lo asume son buenos, Sabemos tambien que ambas sustancias han de considerarse como buenas. De la misma manera la sustancia cor porea de cada hombre ex tan buena como la incor porea, si bien la bondad del cuerpo nada aftade la Signidad o al merito del alms: Pero jquién de verdad se atreveria a poner por encima de Dios a Cristo —constituido por la urkon Ge Dios y del hombre 0 a cualquier otro conjunto Se seres? yPodria haber algo mejor que £1, Bien Supremo, ¥'de quien todas les cosas reciben cuanto tienen de buend? a) CONOCETE ATI MISMO 45 Nada, en efecto, por importante quc sea, puede consderirse mejor gue Dien. ellos pest de gue pudiera parecer que’ Dios no puede actuar sin eet. tas obras, a modo de conplententos y causas pritne- Bs evidente, por tanto, que la bondad no se hace mayor por muchts buena’ obras que haga mi pone esté repartida entre muchas cosas’ Tampoco fa een. sia deFegta ‘uno ha de aumentarnecevariamente ade ser mayor que antes aungue se multe pss. cm muchos sujctos o'aumente el mamero de fas tieneias. DDe'manera semejante, Dios, que es bueno ens y etea innumerables sere’ —que no tienen cl ser al Son buenos sino por El—, reparte la bondad entre guchos. De este modo se aumenta cl ‘mamero de las cosas buenas, pero sin que ninguna bondad sea capaz de superar 6 igualar Ia suya. ‘Asi pues, la bondad se da en el hombre y se da en Dios. Pero la bondad de ningan ser puede supe: Tar o igualar a la de Digs, aunque las naturalezas'cn las que reside sean distintas. Nada, por tanto, debe Hamarse mejor, es decir, ninguna bondad se"ha de estimar mayer, que la dé Dios 0 igual a la suya’* "Este capitulo pudiera parocer fuera de lugar @ una mental da modernt Supbac el ePaschnisnes teciggeS do ate auc ci Guana de Coton ol persona, mccek tea ee ‘Soe to elardang ext cpu enlaza gon eh 7, stitado neceaaniamente mjor, El aso del io Se'Diow que asume le naturaleva human serda un cemplo de SS eens ccc conocere af Mismo 47 dijimos— que ni siquiera estamos authrizados para deci que on Bienes ditintos agvellfe cosas # hae ue la palabra bien» no se puede apiftar de ningu: Sa'masera en un unico sentieo CAPITULO 10 LA MULTIPLICIDAD DE BIENES | NO ES MEJOR QUE UN SOLO BIEN tg NSGRDSS Su es sad a vez ers te Biel Seat MS Steins Oise Yel mismo adjetivo bueno» no tiene idéntieg | muchas cosas cna. 4 tuando, por ejemplo, ‘dec | docks Sn ehh ema Shactete Snead pein “canes es CRSA Eee gee ene "Ea est gato wacive_ Abela contmar ts al antlni de los contaptor simples uivocos 9 compnccies Bata eh autor, cI bien de ie inteiciin yl Dian de Iles ee * Ariabteles, Categorias, V, 4 a. (a CAPITULO 11 EL ACTO ES BUENO POR LA BUENA. INTENCION Liamamos buena, esto es, recta, a la intencién or sf misma. Ain obra, en’ cambio, la llamas mina, BO, Porgde Contaaga on af bist signe, eae orgie nage de tna ineenein eta aah a aceiGn de un hombre, por ejeinplo, que hace Jo mismo en distintos momentos, unas veced se cal fea de buena y ores de malay sogen la siverodad ge inenciones Deer mancra parece ue seca iret 0 osate af car yl wae En Spenco Socrates esta sencado» “sh se pref: gu inter, pretacion-~ varia en cuanto’ a su forded 6 falseded Eagan que Sdcrates este sestadeyo oe std "variacion cn la serdac 0 fabedad do las proposiciones “dice. Avistoteles se’ de‘ no\ por. SeoP Yetdaders ie also suftan camo aiguno. cl objeto, exo ts, SGerates, el gue carmbiacen si mismo, dejando ae estar sentado para etter de pie © Adstételes, Categorias, V, 4 ab, is | | } i CAPITULO 12, gPOR QUE HEMOS DE LLAMAR BUENA A UNA INTENCION? Hay quienes piensan que se da una buena y ree- ta intenelon siempre que uno cree que obra Bien y gue lo gue hace agrada a Dios. Sirvan de ejemplo bs que perseguian a los martires. De ellos dice Ia Verdad on el Evangelio: af incluso legard la hora en que todo el que os mate pienso que da culto a Bios» '. Y cl mismo Apostol se compadece de st ignorancia diciendo: «Testifico en su favor que ve- nen celo de Dies, pero no conforme a un pleno €o- ocimiento» ® ‘Tienen ciertamente en gran fervor y un deseo de hacer aquello que creen del agrad® de Dios. Pero, como estén enganados por su celo © por st voluigad's intencign es errénga. Niel ojo de corazon és tan simpke que pueda ver con claridad, es decir, que pueda librarse del error. Con todo cul. Gado, pues, distinguid el Seftor las obras de acuerdo con lalintencion recta o no recta. Y llamo simple al ojo de la mente —esto es, a la intencion simple y casi libre de mancha— cuando puede Ver con clark Tin 16,2, 2 Rm 0,2. ks ee EE eee 50. PEDRO ABELARDO dad. ¥ stenebrosan en el caso contrario. Dice as #Si tu ojo esta sano, todo tu cuerpo estara jumino: So» 3, Esto.es, situ intencign es recta, toda In aimee de obras que dec clla proceden —y que pueden verse Iii ¢s'decir, bucma. Y vieoversa,"°"™ Crema de la NNo se ha de llamar, pues, buena a una intencisn porque parezea buena, sino porque ademés de pase fer fo es realmente. Tal sucede; por ejempla, fons: do ef hombre cree agradar 4 Dios cn aguelio Pistende y, ademds, no se engana en su cttimacibn e To contrario, hasta los mismos inicles 19 mie. mo que nosotrds~ harfan obras buenas, Tambien ellos, al igual que nosotros, ereen que sc salvan agradan a Dios por sus obras" : TMs, 22, ont 8 ofits caer co 2a Geog tment Rae Waverenenme h pobay, 7 donde no hy pocado no hay culpa, Per teens, los inficles creen que por sus obras se salvan y agradan a Dios.» CAPITULO 13, NO HAY PEC, SINO CONTRA CONCJENCIA Pudiera preguntar alguien si lof perseguidores de los martfes © de Cristo pectbad en aquello que Grelan agradable 4 Dios, ©. tambigh, si podian de- jar de hacer sin pecado io qve erefah que no se po- Sia dejar de hacer. Si hos atenemos a lo dicho arritfa —que «el pe- cado es el desprecio de Dios» o «el consent en’Gauelio Gaque se sree qe no fay que comsen” GinS"ntoneet no podemos decir que haya peca. G5" Tampoco podenos afrmar qub sea pecado la {enorancla de digo o incluso Im misnfa carencia de fe con la que nadie puede salvarse * Los que, en efecto, no conocea zan la fe eristiana por creevia contr Gesprecio pueden sentir hacia Diof en eso que ha- Gent precistmente por Dios y en lo] que, por tanto, ereen obrar bien? Sobre todo, st es fen cuenta Cristo y recha- fia a Dios, qué To que dice el Apdstol: «Si Ia oneidacia no nos con- dena, tenemos ‘plena confianza date Dios» *. Es 7 na selena queds condenads, on ft Conca de Sens No pocaron los que dructicnrom » Cristo pet ignoranela,y Cuan io'S.Rises or iptoroncis no debe acribuited.a eulpa (a 10). Ste a3 on 52 PEDRO ABELARDO gees ese seo nl Haar ues See ras co irabare eee r cite gone de nd incllinds arc ee gue Bens isan co suet cote pecon © Lapeer: Ra eee Seige Pearse uote 3 1023, 34 + Ret}, CAPITULO 14 {CUANTAS ACEPCIONES HAY DE PECADO? Para responder més plenamente a estas objecio- nes, es necesario saber que el nombre de pecado tet tins negpciones: Por pecado, sin cnfbargo, fn sentido propio, solo eabe entender el sdesprecis Ge Dios» o el ‘«consentimicnto,en el. mals "come Ya hicimos notar mas arriba! De él estan inmmur hes los nifios y los disminuidos mentalés =, pues, no pudiendo merecer por carecer de razon, nada sles Imputa como pecatio. Estos slo se saivan por los sacramentos. epi tambien el nombre de pecado Ia victima ofrecida por el pecado. Ast dice ef Apdstol que Je~ Sucristo “fue hécho pecado» *. Se llama asimismo Pecado o maldicign & Is pena del pecado, Por eso Eecimes que se condona el pecado, es decir, que se yams gore peat sete temcones polis $6 Abe areca te taro uego. Lov modules pesterones tate SECRET cand Sts nsdn ees eee MISE (ss 54 PEDRO ABELARDO perdona la pena. ¥ también que Nuestro Seiior Je- Nucristo «ileve nuestros pecados» *'y que suftio Ins secuelas le los mismos. ‘Pero cuando decimos que Jos nis tienen el pecado original 0 que nosotros mismos pecamos en Adan, segiin el Apdstol, vale tanto como decit que el origen de nuestro castigo 0 la'sentencia de condenacion en que incurrimos se remonta a su pecado © "A'veces llamamos también pecado a las mismas «obras de pecado» y a todo aquello que no entende= mos o queremos rectamente. ¢Qué significa que al~ guien cometio un pecada sino que lo llevs a ctecto? For el contrario, tampoco ha de extrafiar que a los pecados. mismos los. lamemos “shechosr, segin quello de san Atanasio: «V habrén de dar —dice— razon de ss propios hechos, Y los que hicieron cl bien iran a Ta'vida eterna y los que Bicieron el mal al fuego eterno» * CY, que significa la expresién «de sus propios he- hots? Ghor wentura que solo se ha de juzgar aos que llevaron a efecto de manera que tendran mayer Tecompensa los que mas obras hayan realizado? £0 uiere decir también que esta libre de condenacton el que ino lieve a efeeto To que no quiso Tealizary como ef mismo diablo, que lo que se propuso en st sorazén no Tog levaild a efeto? e ningrin modo. «De sus propios hechos» quie- re decir adel consentimiento’ de aquellas cosas U obras que se propusieron realizar». [sto es, de los pecados que ante el Sehor se consideran como eje- Eutados, puesto que él los castiga como nosotros las obras. Cuando, pues, Esteban llama. pecado. a lo que os judtos hacian contra él por ignorancia, se estaba’ refiriendo a la propia pena que el sufria fomo secuela del pecadd de los primeros padres. Y Bm 83,083, 13, sim 5,13, oe, 6, conocere A 7} MISMO SS también a Jas mismas penas nacidas aq éste 0 a Ia mnisma “acién ‘injusta ue, lapicindol] realizaban Pedia, pues, que no se les tuviera en c tir, que no se les castigara a ellos co oF alo. PoFSucede que muchas veces Dios cast fisicamente sin que tal castigo venga ex} "Gon tod, tal castigo no se ha Como, por cjemplo, cuando envia afi to para puscnro ‘0 ponerto = pracb etmite que algunos sufran y agt'se veal pur de su suftimiento y sca El glori Beneficio reeibido, Tal sucedié con aq| quicn El mismo dice: «ni é1 pecd ni st Bara que se manifiesten en éf las obra Puede alguien negar que a veces, jn ires_pecadores, perecen también fos tes, como sucedié en Sodoma—y a meiudo 6 femido cuanto més sé extiende 1a pen? Teniendo bien presente esto, pedia san Esteban qe el pecado 2G pena que le infligian injustamenteflos judios— to sees fviera én cuenta, ento en, qo mo fuesen castigados por ello corporalmente iin esto mismo pensaba ef Sedor ‘chando decta: «Padre, perdonalosy © Como si dijera} «No tomes engan defo hacen contr li siguere con ‘ir castigo fisicom Cosa que podta hiabfr Hecho con toda razon, aunque no hubiera preced|io culpa al- muna por parte de. ellos a fin de que fos demas 0 Elige mismos, viendo esto, reconocierah a traves del Eastigo que ho Hablan obrado sectampnte en este punts: Bero cra conveniente que el Spor nos ex. fortara con este ejemplo de st oracigh a la virtud de la paciencia y a i demostracion del frayor amor. De'manera que lo que nos habs ensedado de pal TEo3 © Gastiga de Sodoms: Gn 18, 23:39; 1223, 56 PEDRO ABELARDO bra —esto es, a orar, incluso por los enemigos— nos lo demostrara tambien con el ejemplo. ‘Al decir, pues, sperddndlos», no estaba refirién- dose a una culpa anterior ni al desprecio que hacia ceria aber sentido ellos entonces Se rele: ja mas bien al motivo para imponer una pena que Zo sin causa podria haberse seguido de allt, segun dijimos. Yelle aunque no hublera culpa alguna pre- via, como sucedis con el profeta, quer enviado con- tra’ Samaria, comis y obra lo que habia pronibido el Sefor. Pero, a pesar de que en su conducta No habia desprecic de Dios pues habia sido engana- do por otro profeta—, incumrio en la pena de muer- te, Re tanto por su culpa, pugs era inocente, cuanto por haber ejecutado la obfa «Dios cambia & veces 2u sentencia —observa san Gregorio— pero munca sus designios.» Esto es, dis. Bone mucha vec no evar efecto la ametaaay fon que, por alguna causa, mands 0 prohibid algu- hha cosa.’ Su designio, sin embargo, petmanece inal: terable: lo que en su presciencia ‘dispone que se hhaga nunca deja de ser ctteaz, Vemos ast ques cuan~ do'ordeno @ Abrahan inmolar @ su hyo "9 cuando damenaz6 destruir a los ninivites, no cumplis lo que habia. prometido, cambiando de este modo, colo acabamhos de decir, su sentencia. Be la misina ma. hera, el profeta arriba eitado, a quien se le habia prohibide comer mientras caimingoa, creyo. violar fon ello fa sentencia civina y eometer el mayor deli fo. Pero oy6 a otro profela gue se decia enviado del Sefor para pone: temedio as deblidad oa a oo mida. Comid, por tanto, sin culpa, ples deckdi6 con tll evitar fa culpa. Ni la muerte tepenting Is cause finglin mals pues fe Ubt6 de Tas migcnas dela Vda presente: Sirvid ademds a muchos de ejemplo al ver fomo el justo era castigado sin culpa, y como se "IR, BB, L2, Ga 2, 1 coNnoceTE A TIMIsMO 57 cumplia en él 1o que en otto pasaje se dice al Senor: Stay oh Dios, como eres justo, con justicia todo To goblemas aun cuando condenes a quien no dcbe ser Eastigado» ". Quiere decir: «condenas no a la mucr- te eterna, sino ala temporal» Si algunos, como los nifios, se salvan sin ningsn mérito de su parte —-y aleanean Gmicamente la vida tema por li gracia—, no es absurdo pensar otros. stfran.penas fisieas’ que’ no ‘han’ mere. Gonsta, en efecto, que muctos nifos mueren sin la gracia del bautismie'y que son condenados tanto fa muerte eterna como # la corporal. ¥ consta igual= mente que muchos inocentes Son castigados. { Te- he, por consiguiente, algo de extrano que quienes Grlicaron a Senor tnunieran no in tasgn ea tina pena temporal por st accion injusta? ;¥ que explicacidn, sino, tiene decir «perdéualos», éstoes, perdénalos'la pea en que podrian haber incurridd Mo gin razon? i pues, No se llama propiamente pecado —esto es, desprecio de Dios a fo que éstos hicieron ¢ {incluso a 1a misma ignorancia, tampoco la falta de fees pecado, Si bien esta itima clerta necesa mente las puertas de Ia vida eterna a los adultos Apiados del uso de In razon” Para condenarse, en fecto, es suficiente no ereer en el Evangelio, igno- fara Cristo, no recibir los sacramentos de la Iglesia Yresto, aun’ cuando no se haga, no tanto por malicis cuanto’ por ignorancia, ba Verdad dice de ellos: *. el ‘Aposiol Sino to condce, tampoco él es conocidon Glando deetios, pues, qe peeamos por igno- rapcia estos, que hacemos o due no hay que ha. er, entendemos por «pecar no cl desprecio de Bigs,"sino la accion misma. Los mismos fildsofos 58 PEDRO AnELARDO Haman spect» a hnoer © decir algo deforma incoo- Irofenas de Bide Opera tent nae. aue ver con ioe feta apiacion cigs senha ae iGo fala ng prea ope St | igucllo de logue eesed busy cupwepientemente 2 Bien convordsin's stn endo, NO se ealiza, Etrbuyendo a fa "dal Me ers asmuaion pee Es ifgico, pues, que a llamamos pecado a todo Jo que cents debra igmamnes Reeado & todo Sor, nucstasnlvarone eames, © que, stent ie nce deBee”™ ie He te fata do'o'y le iproranata aris, ambien at reer Pars 2 Salvage Plenae 1,485 8 eesario fd inmar proplactenriene, 20 oustante, due se fin momanid pea gate Pagnce 2 1 v6 oh nin orar # Disa? as tenants om gua Ahora bien, ‘as obras que nose heats eee, nego Has mise | Cottuarse em machor Sn Sipe dene RuSe=® {Gus cape te puede fmpita's sno cree en | el sames'g ep i Buse i Reet Fredcntlon o ef Apso gee te sees hasta Sta Sea gunng tye aed ey coe ee | seticsprodiquete'® Ca0z 4 come oid sn gue ian lee envinds Bede gee ea Gees enrtn '"Aatsvionmonge magia guenge args Dio, scat a Tey entamemyconoed Yamado. | gue stort foerd cnnas aye, meres cram grains a Bice, Bers ae dodo omnes promerdhe ts tide See ee Bos etreveriamo “] AisStetes, Categorias, VIL, 6 det Sage atmos yes por Acad Enchcida Ea iptorancia de"Bios ue fe 2 pen vot echo sn fa alguna d's ps > 3 coNOcETE A ran sus obras— si hubiera tenido que inten de ‘reer en’ Cristo. “Tampoco ontar entre ios ficles, sino mas bien en tado po} por preocupado que hubiese estado Muchos de los juicios de Dios son abismo. A veces atrne a quienes se nenos se preocupan por su salvacion. ln insondable designio de su provide Bo oftecon 0 estan mas dispucstos a ¢ aso del que se offecio y fue Techaz Sexclame-, te seguiré dondequiera Ys otro que pedia excuses por tener dy padre, ni una Sola hora le toler esta pk Finalmente, inerepanda la obstinal ciudades. les dice: «qay de 8, Coro: Betseidal Porque si en Tiro yen Sid hecho los milagron que se ban ech tlempg ha que con saco y eeniza se tidon 8.1.88 binds ng solo. pt fambién of expecticulo de sus milak niemang que wo hubtan de ercer nn frrauswo 59 cjar esta vida fo podriamos fre fos infieles, su salvacion: Jen cfecto, un Jesisten 0 que rechaza por fecr. Tal es el Jao: «Maestro wae vayasy fe atender ast mn de ciertas pint |Ay de ti, fa'se habieran ‘en Vosotros, feacién, sino » sabiendo de |r el contrario, otras ciudades de los gentiles —-que no ignoraba jue estaban dispuestas a recibir a fe Aero entonces dignas de su visita. El F- no tas consi- fet supuesto de {gne en estas ciudades murieran algunpps privados de e'palnbra, de la prediencion, ims prontos para reeibitia, ;quien’podra Bupa, putes vemos que Sucedis' sin Su parte? Afirmamon, no obstante, Sad en que muirieron’ es suliciente pa Gin. Coa todo, la eausa de tal come dejo el Sehor hos parece menos cla csypermitide tribes un pecad an culpa aiguna, Parece absurdo Eondene sin pecado. Me 39 3 Met 31 jue’ estuvieran Imputarscio.a ipa alguna de esta infidel su condena. nen la que les js. Quizhs nos faague no tene fe el Sefior los 60 PEDRO ABELARDO _cro 7 bce sland sited ct, sons ra here obgerade reeds veers 0- sete esc Sus toe uae Hr casos ‘eae ott es alseatn, meee si econo Re ream aah come te Fe acl to mie mag aus cacy Steet De tacts in ie Satieaee® etme, tio 9. promo, com po paises taeda sing BesePig MuStaaae G00 ot cule de aig, sgg,naer date 20 fe Sebo, Pasar con ol peta: cea, ase gu 2 ox ceria, stores secre, seciey og pecron dS le gue Sere “en Resipitulacion de toa a doctrina abelardians sobre laine tencidn. La posturs sotsimente ractonal del toneasrs elaed Figo que recaera sobre cs In convdenacion del Coveilo le Sere Ghats hace po oral no sae tbs caps (1) SEL hombre nos hace mejor ml peor por sus obras> (a: 15), «Ni it obray nila voluntad, nin concupiscencia, mel placer ae mueve es peeado, ni ddbemos querer que a extinghe ar 1D} CAPITULO 15 SE PREGUNTA SI TODO PECADO, ESTA PROHIBIDO La pregunta es si Dios nos prohibe todo pecado. Responder afirmativamente parecerfa que Dios ae- ta contra razdn, puesto queen esta vida no se pe- de: pasar sin cometer peeados, al menos, veniales, ‘Ahora bien, sinos mandd evitar todos los pecados ay th realidad no podemos evitarlos todos—, en- jonces no nos impuso un yugo suave y una carga ligera, Sino un peso que excede nucstras fuerzas que no podemos soportar de ninguna manera, tal Some'el "Apastol afirma del yugo de la Ley". “Puede, en efecto, verse alguien bre al menos, de ina palabra ociondy sin srse nunca de fa lene gua alcanzar Ia perfetcion de que nos habla San- fiago cuando dice: «si alguno no eae hablando es un hombre perfecto?» =, Pienso que nadie se te oculta 10 dificil y, aun. més, lo imposible que resulta @ nuestra débilidad permanecer libres de pecado, s0- bre todo habiendonos dicho el mismo Apostol poco antes: «todos caemos muchas veces» *. Ar que Otro ‘Ram 7 y Ga 3 explica san Pablo —el Apéstol— et signifi: la bey" para los ersanos foal SSS SSS 62 PEDRO ABELARDO Apéstol de gran perfeccién afirme también: «si de- Gimos que ne tenemos pecado, nos engatiamos y la verdad'no estd en nosotros» *. e Esto es verdad si tomamos la palabra «pecado» en sentido amplio, como ya explicamos, y lamamos fambizn epecador a todo lo que hacemos sin deber hacerlo. Sh por el contrario, antendiendo el pecadg en un sentide propio, solo’ liamamos «pecador a esprecio. de. Dios, entonces se puede pasar toda tna vida sin cometérlo, aunque con maxima difcal, tad, ‘Como recordams mas arriba, Dios a0 nos prohtbe sino ‘sl consentimiento en el'mal con el que fe despreciamos, aunque su mandato parezea ole. rirse alla accion. Ast 10 explicamos ya, demostrando ue de otro moo-no podrinmos obscivar absolut ‘Mente sus mandamientos ‘De los pecados, unos se Haman veniales, es de~ cir, leves; otros, mortales 0 graves. De los mostales, 4 5u vez, hay algunos que se llaman crimenes, y son quellos que,"o Hegatt conocerse, pueden hacer nme o culpable de crimen a una persona. Fay otros que no se llaman ast. Los venlales son tales cuando consentimos en lo que sabemos que no ce ha'de consentir, pero sin tener entonces! presente en la memoria esd que sabemos. Es claro que sabe- mos muchas cosas aun cuando cstemos dormildos © no nos acordemos de ellas. Ni cuando. dormmimos perdemos nuestros conocimientos o'nos volvemos Kontos, ni cuando despertamos nos hacemos sablos. Pues 5 Seda! agui una divisién minima del pecado, pecado vent pecado mortal o.grave y crimen, De ead uno declos se da Scicion vnpeien, Sinclon do hos penn te enc 2 Fotis ceo, tate, Towa Sure voll inbors la docerinn'y elsiiescion de fee poo a ecido wigents hasta hoy Para un estudio del pevado y st ion hoy vense M. Vida Pipe. de Maral de aerinudes, i conocere a A veces nos propasamos en una charla Jana, en una Zomida o bebida superflua, cosa que qabernos que hho se debe. hacer. Pero en ese mompnto no 0s Beordamos de que no se debe hacer Se llaman, pues, pecados venialcs q leves aque- ios cuyo consentimiento tiene lugar pof olvido. wados que no merecen una pena grave ¥ que no Fiaen conto secucia grave la expulsion[ie Le Tpiesia. © la imposicion de una abstinencia grape. Para que nos sean perdonados estas negiigenciqs, nos a:re- Pentimos Fecitando muchas veces las pplabras de la Eonfesion cotidiana ® Hin ella no se hay de recordar fas culpas graves, sino las loves, amy Gecir en ella: «pequé por persirio, Pe dulterios o faltas semojantes, caliies Cados mortales o graves. En éste tipo}de faltas no facurrimos por olvido, como en las prfmeras: antes al contrarioy las cometemos intencionage y delibera- damente. Y’ también nos hacemos abospinables ante Dios conforme a aquello del Salmistae «corrompi- dos, de conducta abominable» ’, Corpo st dijer “Se'han corrompido y se han hecho muy dignos de Sdio por todo aquelio que # sablendps intentaron Racer De este tipo de faltas, algunas se llfman «cri nes». Son aquelias que, conocidas.ppr sus conse Senin, deyradan af hombre con ia afrenta de una eillpa grave, como, por ejemplo, conseptir en el per- [ene Sihoinieiais Pade, au re n'a la iglesia. Bero entiegarse més fe lo necesa- ea t sobrepasan- rio a la comida 0 adornarse por vanids do una discreta eleganeia, y hacerlo c Tas pesos veils tom prdonaon..dando 04, re uh ats ening: dha sre erernmutsrate Depot Somk anal 64 PEDRO ABELARDO te, no se deben considerar como erimenes. Para, muchos, son mas dignos de alabanza que de vitu- perio | CAPITULO 16 ES MEJOR ABSTENERSE DE LAS CULPAS LEVES QUE DE LAS GRAVES? Hay quienes estiman més perfecto, y, por lo mis- mo, mejor, evitar los pecados veniales que los crt ones, porque parece’ mas dificil y supone un es- fuerzo' mayor. A éstos les responderé primero con el dicho eiceroniano: «No por dificil es gloriosc» * Delo ontario, tenarian zhayor mento ante ct Se fior quienes soportaron el pesado yugo de ls Ley, due duienes le sven Gon Ubertad 2vangslica, Pao’ {emor tiene un castigo o pena que el amor perfec: fo mo tolera. Y los que acldan por miedo 0 temor Suften mas que aquellos @ quienes el amor hace obrar espontineamente. or eno ol Setor exhorts a los fatigndos y cates: dos a tomar el yugo suave y Ia carga ligera *, es Geeir, a°pasar de la servidumibre de la Ley que Tos 1 Cicordp fue uno. de los clisicos moralitas conocidos de Abelardo. Tambien “Blois ‘lo ‘ta en sw comespondencis: con Gre alu be otto malnsn, cone, Seneca Soci, Gara de Abarto' Elles tad, Pedro R-Sanudnsn y Manol en prensa Pipa sieey —deogsenatan eaten entree. | Seece inne Bi sug aa en cas Puen comes ne, (63) 66 PEDRO ABELARDO oprimta a la tbertad del Evangel. Y a consumar mor “que iodo io soporta sin digicaltady todo [otolera— fo que hablan comenzado por temo Puce nada hay difel'para cl quc ane, bobre todo cuando el amor de Dios: no chrnal tio espa, Stanto gnds teks cosa mde venaseeee {Quien ignora, ademas, que es mas difcl preca- verdon de ea pulga gue delun enemigo? Gee Ta Inolestia de una piedecla que de tna grande? Fen Jponaamos acasé que cs mor g mas eluaabler oh Pate porque esimis fel” No" eertmente ¢S por quél'Barque lo mas diffe Se presiver pace Berjullcarnos frenos. Ast pues, aun Suponicnds gus Einas dive rarnos dllos pecados sentaes dus de fon crimenen sn einbargo, Urge seker mas ees diumos perges'son guar wageests Sear ee con maybret pense, Vs tialinentes Bobgud cece ue ofenden Inds a Dios y 1 dgsageadek mss, Cuanto mas nos unimos a EF! por amor, con mas cuidadgdebemos evitar aquello Que tris lc otenas y gue El més reprueba. Quien de verdad ama @ al- aio, cuanto la ofensa o cl desprecio del Amigo. «EY tagdad ice ef Apostol ne bases se Re: feop SY también que fade prosine su Prope I Por consiguiente, si debemos evita los pecados no faa or stab gue tos eagan cust par Se han de evitar los que mas le ofenden' ‘Tenieddo ch cuenta, por otra purer aquel verse sobre Ts he, nestidad de'las costumbres: = Oderunt peceare boni virtutis amore * Los buenos odian el pecado por amor de la [virtua Pde ws conocere| Es evidente que se han de odie cosas que #e estiman mds vergonzos también aquellas que més se apar] fidad de fa vitad y gue naturaiment los demas ‘Comparemos, finalmente, los con fos crimenes: Ast podrenios jue} Sision cada pecado. en. relaeisn como, por ejemplo, el exceso en Ta perjurio y ef adulterio, Preguntemo| Gue transgresion de éstas se peca mal }'se ofrende més 2 Dios. Quire me| iho lo sabes, dado. que algunos fl mie todos los pecados eran iguales * Mahenite a ema. flosofia o mejor 3 Supina que cree que es igualmente by Tanto de los erimenes como de los ‘Ahora bien, ses igualmente rato Ylos otros, zpor qué, entonces, pref hnerse de los pecados veniates antes] ‘Guizés pregunte alguien como que-a Dios te desagrada més ct adul eso en la comida, Pienso gue la puede enseiiar al respecto, Para eal falta no'establecié pena alguna. P pata el adulterio no decreto una Bho que lo condeno con ta suma Cuanto mss se hiere el amor del pr el Apdstol llama «plenitud de la E Gontia este amor y'se peca mas gray ‘No me negaré, sin'embargooa Recordania,aqu, Abelard Ia bien con tud come un toua Indtinbles ensensda por Se, por tos estoleos. Las diferentes verles Serbo hombres par una nea realidad. No wee a 16. * RR ERR EE rrMisMo 67 aquetlas a de Ta hones ‘mais ofenden lcados veniales ‘con mas pre= mn Tos. demas, feomida con el 10s despues cn 0 se desprecia frespondas que ts juzgaron [ouiess quseras Jono ubstenerse dos veniales. meter los unos ira-uno abste= jaue de tos ert odemos saber forio que el ex: ey divina. nos figar Ta ima fr cl contrario, fra cualquiera, ja de mucrte. fimo al que m7 mds seve mente seutirlo si, he- fo son, ms que dl Feten prt eee 68 PEDRO ABELARDO sun sparen uve por uso de os pecs ve. Caters macnn ea an pcan ata: ane consi con at abajo sls, Puede pene clin due ete Auceo bom: Ho Sse Sina adie cl Muls perfecto que quien evita los crimenes. Conti: Recetas RT te Pn IS 2, hee scymlaen yates ema 0 CAPITULO 17 DEL PERDON DE LOS PECADOS Acabamos de presentar las heridas del alma. Es- tudiemos aora los remedios para su euracion, se- incl Consejo de san Jeronimo: «Médico, st eres {in buen médico damos Ia causa de Ia salud, ya que Siagnosticaste Ia causa-de In enfermedad, * |, pes, ofendemos a Dios con el pecado, nos weds por ver de que mancra nos recontiliamos con Biter cosas se dan en la reconcilacion del poca, dor con Dios, a saber: la penitencin 0 arrejens ‘lento, la confesion y ia satekaccon S * Gita sin contrastar, tomada de san Jerdnime, uno de los autores mds admirados j queridos de Abelazdo. 2tRparoeen aqui ya ls paraceristcas especiales de la reconci scion por el sacfamiunto de in pemitencia, 9) CAPITULO 18, iA QUE LLAMAMOS PROPIAMENTE PENITENCIA? aor Sp cemide propio 2 llama pentencia al dolor alma por aguello en 10 que ha delinquide, Ee, Por siemplo, el dolor que und siento cuando ha que: rantado un’ mandamiento. Esta penitencia es fruto del amor de Dios y, en- tonces, eb provechosa. A veces nace deun dae gue querriamos evita. Tai es el caso del arrepentimisn {6 de lee condenado, de quienes est eksrit «Al verle quedaran ‘constérnados, sobrecogidos de ee. Panto, estupefactos por lo iesperado de ou salva: Ein be aitam, mudando_ de parceet,glmiendo Con el espirieu angust ste es aquel de quien en fonces: nos burldbamos."". Lesbos tumbler cas Indas se arrepintié de haber traicionado al Seno} © Pero esta penitencia 6 arrepentimiento fue provoca- da en él-no tanto por la culpa del pecad, cuamo por la vileza que sentfa de sf mismo'al saberse com Benado por ef juicio de todos. Sabemos, on efecto, que cuando uno arrastra a otto a la perdicin —cortompigndole con dinero Tghs2a, Mad (0, (RE oy erotics one forge, Bor nai es vite fs Bars compenelgn, ap ent vor haber fence § Bes Hae SG ab Ser cf athe Se eters ree eect anaes come, cee, 4g cobtors, DSI a onan SE ee a ee ecing Ea 2 and” se Si Guitaren’ conforms @ aquello Op san Agustin 5 Soaenic Is concn —orepentinche pect, 20 ta aciSn arrepsntnonte imperlacton™ pbraea tos pesos. i el Conci ae Sone se somnlenaran exe] dos propobiciones: ‘Rorhabe en Grito espirity de temor de Diofs (iti). sau sh ‘mor esto en exo de la sida fatura> fa 15). 72 PEDRO ABELARDO «De qué vivirs mi familia’, dicen, «Qué habré GE dejar a mis hijos ya mi majer? ,Coino se man- tenaran?> Contra éstos va dirigida en primer lugar la inere- paci6n del Serior: “Neto! Bsa misma noche te re- Glamardn cl alma; las cosas que preparaste, jpara quién serdn?» *. |Desdichado de fy cualquicrs que seas, si eres asi! Te dire mas: jEres el mas desdichar do de todos los desdichados Ye mas necio de tos necios! {De manera que no te preocupas de salvarte 2th, sino en qué habras de dejar a los otros? Con ue’ presuncion te enfrentas a Bios —a cuyo teinible Hiei Sera tratdo— para hacerte rato tos tuyos, a Jos que enriqueces con lo robado a los pobrest {Quien no se reird de ti al of que esperas que Ios Stros seran mis propicios contigo que tt mismo? Confias en las limosnas de los tuyos ¥ como crees que tienes en ellos tus succsores~ Ios haces herede= os de tu maldad, pues les dejas unos bienes ajenos ue les hacen posesores con rapifia, Arrebatas 1a Vida a los pobres, robandoles lo que es suyo y de lo que han de vivir. 'Y ademas maquinas matar en ellos 2 °Cristo, segtin lo que El mismo dijo: «Ein verdad 0s digo que cuanto hicisteis a uno de estos herma- os mios'mas pequenios a mfme lo hicistels> ®. {Que esperas, pues, del justo juez, que eres perversamente piatioso’ con los tuyosy, all mismo flompo, cruel contige y con Dios? Ouicras 0 no, te ests acercando al juieio de Dios, que no solo pedir’ Suentt defon robot, sino hasta do tna palabra 0 Sa. El castigo infligido 1 los primeros padres puso enseguida de manifiesto la severidad de su Verigane za. Adin peed una vez, y—~como recuerda sa Te- Tonimo— Su pecado, ch’comparacion de los ues ties, fue levisimo. No oprimio a nadie con violencia hi quite nada a nadie. Por una sola ver gust de un Tie B20. oN, 0) CONOCETE ATI MISMO. 73, fryto que se podta reponer. Y en tan leve transgre- Sion —“etyo Pastigo ae extendig' a toda su Posteri- ddad_— el Senor quiso demostrar de antemand lo quuc habfa de hacer con las culpas mas graves. El rico de quien dice el Senor * que’ descendio a los infiernos S*no por haber robade lo jen, sino por no haber compartide con Lazaro los bienes: prepios, de los ‘que vivia Hieitamente—- esta demostrando a’las cla Fas con qué penas scram heridos los que se apropian Ge los bienes ajenos, (As! fue condenado y Sepulta So en los inficrnos quion no repartio sus blenes! Tu yeojgede ina al tepulere contigo. Pronto se secaran las Lagrimas de Jos que te acompafaron en el duclo, segiin aquello del retGrico Apolonio: Lacryma nihil cits arescit” Nada se seca mas rapido que las lagrimas, ‘Tu mujer se prepars ya para unas nuevas nup- cias, dispuesta a satisfacer los piaceres de su nuevo Imarido on las rapinas que ti le dejaste. Estando ta {odavia de cuerpo presente, calentara ta cama para un extrafo, mientras td, Safes, hubris de. gustar esos placeres envielto en las llamas de la gchena. Yo mismo cabra esperar de tus hijos. Sialguien les preguntara por que no se acuerdan de ti, haciendote propicio con sus Iimosnas, quicd Se excusarfan con muchas -azones, Dirt ®, Retener lo robado es: peoy misericordia, Ouitar 1 los pobres jue. no dar de lo nuestro, sean | arriba al hablar de fa condenscion 4 Etim comity beoiga, ete en ele 30 dee ‘ese mismo tema, Sobee clio. ver Histone No aconsejan ado, sino que JSin embargo, tun hijo a Log ‘costa de los aflige al pa ia que cuan- fe como si su ymolado al ver que los bienes que eran ‘crtgatas sige eat bra votwcrd sobre iamtearum'y Carts Jardo no pleide ocasion pera fustiar tos vibe de los clérigos Jgnoraneia, abuso de las Aquezas, lajo en los Fonventoe, excesos Vibe is vida regions, em Cayae de Abel e ee 8 3 BEBE, gu ems sng Iados Contes el adptino mandation’ U I csritones medie~ Semple bien pal ‘od esta dog: pera sin CAPITULO 19 DE LA PENITENCIA SALUDABLE, Acabamos de hablar de 1a penitencia infructuo- sa. Reflexionemos ahora sobre ta penitencia saluda- ble con tanto mas cuidado cuanta mas utilidad tie- ne, A esta penitencia saludable invita cl Apdstol @ luicn se obstina ¥ no hace caso del temible jucio Ae Dios. <:Desprecias tal ver —le dice sus rique- zas de bontlad, de paciencia, sin reconocer que esa Sondad de Dios te impulsa a la conversion?s ‘Con estas palabras declara abiertamente lo que significa la penitencia saludable. Esta procede del amor de Dios mis que del temor. ¥ nos manda do- iernos de haber ofendido y despreeiado a Dios mas por set bueno que por ser justo. ¥ lo despreeiamos or mis tiempo, ya que efeemos que no nos vaa Jizgar inmediatamente de sw desprecio. Sucede 10 contrario con los principes de este mundo que no saben perdonar cuando son ofendidos, ni retardan in venganza de sus ofendas. Por es0 Dios castiga con una pena més grave su desprecio y es tanto mas severo eh su castigo cuanto nds paciente fue en la espera. Asi lo demuestra el Inisilo Apéstol a continuacion: «Por ta dureza ¢ im- Tee ra, coNOcETE ATI MISMO 77 Penitencia de tu corazén vas atesorando contra ti Solera para el dia de Ia esleta» © Entonces sera el da de fa'cotera; ahora, el de la mansedumbre, En” tonces, el dia de la venganza; ahora, el de la pacien= Gia. EI castigard su desprecio —segin las exigencias de la justicia— con tanto mayor rigor, cuanto menos Sebio ser despreciado y cuanto mis tiempo aguante tal desprecio. ‘Temnemos ofender a los hombres y por vergtien- za evitamos ofender a aquellos a quienes no nos im pide hacerlo el temor. Cuando fornicamos busca fos sitios ocultos para no ser vistos por los hom bres, ues en tal trance no podemos soportar la Vis. tarde hin hombre: Sabemos que Dios esta presente Y que nada se Te pucdg ocultar. No nos avergonza. Ings de ser vistos por Ely por toda la corte celestial én este acto de torpeza, que nos confundirta por it Simple vist ‘un ombrectio cualquiera Nos Metra tener que presentarnos ante uit simple Juez terreno de quien sabemos que solo puede imponer hos una pena temporal no etema, El afecto carnal hos obliga a hacer’o tolerar muchas cosas; el espltt ual, muy pocas, Ojalt hieiéramos tantas cosas por Dios “™a’quien Te débemos todo como hacemds © toleramon por Ia mujer y Tow hijo © incluso por una meretris cualquiera, Gs pido, por favor, que me digéis con qué pena se ha de caitigar una injuria por fa que halta drte: ponemos una meretriz a Dios, El mismo se queja por cl profeta de que no se le mauifieste un, amor fomo Padre, ni dn temor debido como a Senor. SET hijo dice honta a Su padre, el sletvo fo “TReas 38 con Eloisa son motivo de sua visitas sf somvento donde ea fStaba. Este mismo Tecuerdo aparcee en el ¢-'7, nota, Para Ia Somprotacln de canto desis vor Camas de Abert y Elo ee 78 PEDRO ABELARDO sefior, Pues si yo soy Padre, dénde esta mi honra? YieiSenor, :ande mi temas : 108 8¢ uela de que'el padre y el sefor son preferidos a Bi: Piensa’ entonges, cual sera su indie, haciGn al verse pospuesco a una snerettz y al sentif- Se mas despreciado por ia suma paciencia de su bon dad, por donde mas se le debio ‘amar. Los verdade- Tos penitentes.se-mueven a compuncion no. tanto por el temor de las penas, cuanto Hlevados por ef Amor de Dios, atendiendo precisamente a st bon. dad ya su exizemada padencia. Ast lo dice la ex- hortacién del Apostol dates citada, donde se descrt- be detalladamente la penitencia saludable, Dice, en cambio, al que no lovexperimenta: «desprecias tas Tiquezas de Su bondad>, cx decir, su ries y copiose bbondad o la abundante benignidad de su longanime Beciencia por fa que ha tanto tempo que te olera ing desprecith Porque no te caren rscguid ya que ignoras o no tienes en cuenta que te empuja su gran benignidad al arrepentmiente en cameo est je su parte. Trata, en una palabra, de gue conside= Tee'y Sepas toy metivos por iow que debesias ompe- Zar 4 arrepentirte por haber menospreciado a tn set tan bueno. ¥ ésta'es, on verdad, ia penitencia sale dable. En ella el dior y 1a contrieion nacen del amor de Dios “a quien gabomos tan bucho— mis que del temor a sus cast ‘No puede, en efecto, permanecer el pecado con este gemido y contricion de corazon que llamanos ‘penitencia verdaderay. Es decir, no puede coexisy tir-con el desprecio de Dios © el consentimicnto en el mal, pues el amor de Dios que inspira tal gemido nno'se Gompadece con la culpa’ Este Bemmido hos re Goneila al instante con Dios y nos alana el perdon de Tos. pecados pasados. Dige a este propdsito el profeta! <¥ cuando el malvado se apart de su mal conocere 4 dad, vives 5, es decir, se hace digno desu alma. No dice en cl aio o en-el fha-o el dig en que se convierta, si instante. Con ello demuestra ein se hice digno de perdon. Y, tambi merece Ia pena eterna en la que con hacion del pecado, Si se va de esta gemido, ya no se hunde en la. gehe ecesidad le impida ir a confesarse © nitencia‘oseteacciit Esto equivale a decir que Dios te ado, esto en, que su nueva sitiaci6| Bios’ne Te casligue eternamente por or, Cando Dios condona su povad arrepienten, no Tes perdona toda la Solo eterna, A muchos de los atrep hes sorprendié la muerte antes dec “iI Benitencia impucsta, es estan jenas del purgatorio, no del inflerno PenRS, POF tanto, incierta Ta crac remo dia del juicio en el que much: Scrin repentinamente castigados. Y que la resurreccion, se haré wen un i Bestatiear de ojos”: De este modo er las culpas que, segin el decreto ron 0 no les dejaron cumplin. | e283, 14s. spurgatdtic® comme Gomtapensén & 13 4 {nticehon Se alude, por tantor sl purzatoro rr mismo 79 Ia salvaci6n 1e8, Ta sema- ven ia hora o iediatamente ; que ya no ite la conde- Vida con ese a, aunque la implir la pe- dona el pe- merece que pecado ante fa los que se fena, sino tan fitidos a quie- fmplir en esta eservadas las de aquel su ide los fieles lo a pesar de Jstante, fox ‘Dios, difirie- sg ntuacion de ta vida, Nowe CAPITULO 20 {SE PUEDE ARREPENTIR UNO DE UN PECADO Y NO DE OTRO? {Puede uno arrepentirse —se preguntan algu: nos’ de un pecado ) no de otro, come, por een plo, del homicidio y’no de la fornicacién que’ adn ho ha dejado de cometer? Si de verdad hablamos ae esa penitoncia saludable nacida del amor de Dios y ‘que describe san Gregorio diciendo que «consis- ie en llorar los pecados cometidos y en no cometer Ios que te deben lloras evidete que no podes mos pensar que existe tna penitencia que brota Amor de Dios, cuando se mantione un solo despre- Gio del mismo. El amor de Dios induce y empujaa mi sla y's debe hacerlo a dolerse de ee Consentimiento por Ia sola raz6n de que en él se ofende a Dios, Xhora bien, no veo eso cl mamo amor no me haya de obligar por igual causa a arre- Pemtirme del otto desprecio. Ni veo tampoco como ho fija mi mente en el propésito de dolerme igual- monte de cualquier transgresion que llegue a mt me- motia y me digponga a cumplir is penitencia, ‘Logicamente, pues, donde hay verdadera peni tencia-nacida aaicamente del amor de Dios no Queda desprecio de Dios. Dice a este proposito Ta Yerdad: «Bi alguno me ama, guardara mi palabra y (so, cONOCETE A Tr MISMO 81 mi Padre Je amara y vendremos a 61 y haremos mo- Tada ‘en Eb», Todos fos que se mantienen en el mor de Dios se salvan nebesariamente: Salvacton que no puede dase manteniendo.un solo pecado, se eeaerun soto'menosprecio de Dios, Puck cuan fo Dios no encuentra ningin pecado ei cl penitent fe, yacno halla en el causa alguna de condenucion Bor'tanto, st cosa el pecado, ya-no queda la Conde: hacidn, ecto ex a affccion de Ia pest eterna, Gis: fe deciise que Dios condona el peeado comeiido en ig Seferente a In‘pona eterna “que como ya aie Mos habia previsto que merecetla % stungug Dios no encusatre ya en el penitente nada ‘que debs castigar ctornamente, deckmos, sin Embargo, que condona Ia pena del pecado comets de. Un gemido lleno de attepentimiento que Dios inspiré al penitente, le hizo digno’ del potion. Es decir, le hyeo fal que ya. no merece niuguna pena eterna y, si sale de esta vida en ese estado, nceest: Hnmonte se salva. Por el contrarioy st vuclve caer Emel amo desprecia,de Bios, no sélo Teorna al Pecado, sino que. también vucive a incurrir en Ia ena. De esta! manera, quien arrepintiendose no Rrcrecia castigo, debe scr eastigado otra vee ‘Guizd dige alguion que scondonar el pecido por Dios ea lo time que tecir que eibios no conden Ha alagéa homble por el pecado cometidor. © ue «Digs ha dterminado no\condenar por este pe- ido». Parece, en efecto, que se ha de conceder que Dios ie perdoas aquel pochdo, incluso antes de due Clipeniionte. pecals, Ast puce, wendelan a dete sDlor determing no castigarie’por este pecados Porque Dios nada determind ni dispuso dentro cc Stroslentemente, sino que desde toda la eterndad previd cuanto habia de Hacerse. © tanto ta condone Ein de cualquier peeado como de tas dems cosas 82 PEDRO ABELARDO Se wmatn cea conan tee Bence oe oes ote ocene ae cine oon Ar Sis SEN Sa Beto, oh acpi ae gua.e fre cena, gremonaes gt dee EeStoca 3 manure cu il prponto, Dice pice recone sl peoudo cutndo tsa stenentntoats = En cate captulo y en el siguiente plantes. Abslardo cl pro- blema de Ta: presencis ds Dios y, por tinto, el de la pred ion. En ou Invroductio ad theologiam. Ly aparece este tema ‘gh toda so extensién, Tanto la eondomaciin del Pecado comes ems goss sdepenien dew predeninacion yostan Eads CAPITULO 21 NO ES INJUSTO QUE EL MERECEDOR DE UN PREMIO NO LO RECIBA. EI que se arrepiente —preguntacés fal vez—, jes digno ya de la vida eterna sl no mereede la condesa- ein? Si concedicramos esto, se nos fobjetaria dic Eiendo que guientha caido en pecade fy mucre. des. pues de haber hecho penitentia, eral digno de la ¥ida eterna, pues estaba arrepentido] En tal. caso abria que adusar a Dios de injusti dio entonces cl premio que merscia facondenscion ‘Si hubiera muerio entonces, se hpbsfa salvado —digno como era de Ia vida ciema-p gracias a la disposicion en que entonces se encontfaba su. alma. De'ta misma manera sigue siendo verdhd que mere- cio salvarse por esa. misma acticud qup antes tuvo, aunque despues cayera en pecado. Perp digo yo que a menudo Muchos son dignos de condenacion —y, sin embargo, no mucren en su maldadf~, pues Dios les perdona ia condenacion que merecfan. ¥ no por esoiha de ser acusado Dios de injustichs, por no ha- berles dado el castigo merecido. Lo pismo sucede con la concesion de los premios que shlo se conce- den a los que perseveran, Asi 10 atespigua la Ver 83) 84 PEDRO ABELARDO dad; «EI que perseverare hasta el fin, ése se sal- No nos vemos obligados, por consiguiente, a ad- miki que, poraue slguien haya meet alguna vez ena o premio, sea digno o justo que Dios le premie © castigue. Sabemos que Dios sucle utilizar de modo mejor penas y premios: sabe sacar bien del imal, y hasta de las peores cosas dispone de la mejor ‘Quiza alguien diga también que quien se arre- pintio verdaderamente, amando durante ‘una hora 2 Dios pero no perseverd on este arrepentimiento y amor) no fe digno del premio dé la vida. A Este le responderé diciendo que, en efecto, como no se. puede admitir que entonces fuera digno de condenacion, es 1ogico pensar que en tal momento no era ni justo ni pecador Me 10,22. CAPITULO 22 DEL PECADO IMPERDONABLE Acabamos de decir que todo pecado consigue inmediatamente su perdén mediante la penitencia © arrepentimiento. Por qué, entonces —se pregun- ta— ld Verdad llama «imperdonable» a cierto peca- do, como que nunca lograra remision © condona- cién? Tal es el caso, por ejemplo, de la blasfemia contra el Espiritu Santo. De él nos dice el Senor en san Mateo: «Todo pecado y blasfemia se perdonara a los hombres, pero Ja blasfemia contra él Espiritu, no sera perdonada» *. Y a continuacion: «Y al que diga und palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonaré; pero al que Ia diga contra el Espiritu Santo, no Se le perdonard ni en este mundo ni'en el, otro» San Marcos explica el porqué de esta afirma- cién: «Es que decian: “Esta poseido por un espirity inmundo."» °. Hay quienes afirman que este pecado, consiste en desesperar del perdon, Y se comete cuando uno —por la enormidad de. sus pecados— desconfia totalmente de la bondad de Dios, expre- sada aquf por el Espiritu Santo, Desconfianza que 86 PEDRO ABELARDO eee so, Sng Raroos iets sonra ot Hyde Hemmemas hastemar contr of it del se iniipaud/ ein fyigtateace ar fo coneebide sin Paseo Gog fe ei Sigua Be bares dtadad de 0 corns sai azeo, humans pepe comprendcr ao, sonsigwemt; Log ey tose psn J vlsiem dente ce eee Bia asa pecan arena bam a ale Ss one Hab coma cl ado dal Hops le person Hae oy nai gue ome inne lope ee ea eSeBa Loe, tabnte, jae comin ren, Barts TESS mated ae ost saan RUSS PAAC le Gt aa ye * Et texto evangélico es una verdadera crux interpretum. De sn lb merase ru r,s in Fooante Tomas dae igcrseeone For a0 parte $20 Agus: con la impenitencia final; el segundo, Tclarando que se lame “Sttemistblew ne porque no se perGone, sine porduc ea stains ‘no'merece que se perdons, =P La conocerE A | Espiritu de Dios es un espirity perver Dios.es el diablo. Guantos asf pecazon contra Cristo contra Ja propia coneiencia que atrojt hios en nomilre de Belecbts, principe nios— quedan tan proscritos del rin tan completamente exeluidos de su gr} hinguno de ellos podra merecer el ‘Siquiera legaran de, hecho a los * Me3, 22. smo. 87 Joy que asi |-afirmando ja tos demo- Je los demo- de’ Dios y ela, que ya wet sibel ate mer, l ffaeh te erage eee eae ieee tos de arre- conocere a TIMIsMo 89 do por Dios y que ha cooperado @ nuestro propio bien get iat palabras deb Adsl sSabembs gue | en todas las cotas interviene Dios para bien de tos | que'e amans® CAPITULO 23, LOS QUE SE ARREPIENTEN, ¢LLEVAN CONSIGO EL GEMIBO DE SU DOLOR? Pudiera preguntar alguien si los que salen de esta vida levando ei arrepentimiento ch ese gemnido de m4 corardn yen esa contiicon verdadero saere Icio olrecido & Dios, segtn aquellos sm sneriiets €5 un eepirta contrite © tlevan conaige este pene 9 ere dotor. Pucden seguir doliendore nla | Midd celestial de hier hecho lo que hicieron, sendo asi que all «ya no habrd penas, hi suspifoss, af CaS ted ‘Contesto diciendo que; de Ia misma manera que 4 Dios'y alos angeles is dagutan nucetros pecadon fin cnudarles dolor aiguno “por cuanto nd apruss an fe que considera malo— asi nos desagradaran a hosotios entonces los pecados comedies, | tra cuestion ~~que Segin muestras fucrzas sok cionamos ysven ei Libro if de nuestra Teolagea es saber st nosotios habremos de querer haker he- cho entonces 10 que sabemos que ests blen orden + Sal $1, 19. | 215,10, §Inrodtetio ad Theologian, L. 1, (ss) —— SS SS SS + Rem 8 28 CAPITULO 24 DE LA CONFESION Devemos abla ahora de a coneson de os po qa Morea nes es sentaln os pe. it sleaCotnes “phe, “Besieee Sts, pas y oad aes sommments ee Beadet 1S traca enka eae ets eet Ty iges ign de ln stems conte gers BB Rigas nse deamon conte IG vo, 'sn cuenta push Contes ae Bio gic Naas tas Pees fons Je seu pied aan dieanse Gs, © ae pein SToviie dst? pee Italy to ae Ste concen sents ps pce por dieees sacar maaaens gx pecadoe Ss Cade Some aac hace oe en ade or ng Gruen pag sora Sade san seta a guene ae ae gene rad kee mm ieee os cers eee ree eeu see inna tea notes apg nee t80) conocere fri mismo 91 lncién de ta confesiéa en que estripa una buena parte dé la penitencia y con la exteriprizacion de la Penitencia, Se consigue sna mayor infiuigencia. Ast Es escrito-de-David, quien, al ser ousado por el rofeta. Nalin, respondic: «Hie gecado. contra \Bios.»-¥- al instante’ oy6 1a contesteign por boca Ge tiga’ profeta: Tambien ave perdona ta pe- ado *. {Chanto més alta era 1a poficion del rey, Se grath fue Dice au hunildal’ fue confess us pecados! Pos saccrdotes, finalmente, encarfados de las al- mas de los que se conficsan, han de ifaponeries una enitencia. Lesta no tiene ms fin que corresir por Voluntad de un poder recibido a quienes usaron niall y con soberbia de su libertad, qespreciando. 8 Dios’ ¥ ademas, para demostrar gud su correccion Gs tami inds segura cuanto mejor obeflece a sus pre~ Tados, no siguiendo su propia volunfad, sino 1a de ellos. $i los prelados no mandaran fien —estando El dispuesto & obedecer—, 1a falta hdbra que impu- farsela mas a ellos que a él Dive el Apdstol. «no ignoramos|ios propésitos de Satands» > Ni tampoco se ha de|pasar por alto fen este lugar su persevidad por la abe ea alpecado y nos sparta de ia Cgnfesioh. Cuando. nos incita af pécado nos quita al mismo tempo el temor ia vergiienza, para no. dejamos nfda que pueda “partarnos del 'tismo, No nos atrepemos a hacer muchas cosss por micdo al castigo y’fos avergonza: foe de realizar otras uches, por Bk/mengia due Suponen para nuestra fama au cuafdo podriamos alizarlas impunemente. Libre de estos dos como frenos, dt que los dese- cha se dispone a cometer toda clase|de pecados. Y fon esta situacion lor mismos seatimigntos que antes 92 PEDRO ABELARDO le impedian cometer el pecado Je alejan ahora de la conlesion. Siete, entonces, miedo y vergtenza de confesar lo que ates —-cuando era preciso no sin- tid miedo y'verguenza de hacer. ‘Tiene miedo de que’ con la confesion pueda ser conocido ¥ que Ios Hombres ig eastiguen, i que no feo ser Eatigado F Dios. Se avergienza de que los hombres conoz. Ean lo que no se avergonzd dé cometer contra Dios Pero quien busea una medicina pare una Herida oF inmunda que sea'y por mal que hwela— ha ‘de mostrarsela al médico para-que este de an trata- miento.adecuado. El saverdote tiene aquf el lugar del médico. Y él, como-hemos-dicho, ha de imponer Ia penitencia © ___* La penitencia o satisfaccién completa los actos de 1a conte: sion, Abelarda la ve tambien nevesaria para ne volver a caer CAPITULO 25, QUE A VECES SE PUEDE PRESCINDIR DE LA CONFESION Suen Suede pesmi gleuna sez oe [s Sous, Ay cree te sueet oon Paso, ge Sq igumoe gueueient gig penton contin Sie certacy SMe noppatin yaaa de Pe Mane ney Gees 7g tanie ot set Baal att Sona PST tbe Se iss seme ah eI cone cop Jo gi TT ME2G, 7; 1622, 6 + Gita de ah Ambrosio sin contrastar, (93 94 PEDRO ABELARDO Sve vecglh rp tance gue enforce di Sie eons Senor nce gig ovens oe to sal Taecale Sa tating ene Safe cat aes aaraane Som ee ite Se ART RC te ha i Seperenas esto, e i etpe ae epee: a Sor Iba a hacer pro EIiame sc" Easaat g's dogel soto, habia puewte Gene ee Re cent ooetoceemee tea te cons bates or caver, to gue dears de ier cas Je vega cepa de go ile se ran dk haa ee es eg spent de nae genie SCT as Te psa ee ae selene vs coger, contin 9b Serpe ctBe sa alone ati extama seoschamtancamente nd guers gue te flac QO Meet esate o inn tem eae, un podan die sistant ie conten da porns Fal sete Sage deat crvere gto cousin eporaria ss eds Rae, Bue ne, eins 3 be 22.32: Jn 24, 15.17 + 1S i9, ie conocere Afri mismo 95 mos de manera ninguna *. Pedro dif de su pecado mientras la Iglesia era fen su fe y debil, Y mientras la viru Bedro no habia sido probada todavia cion y los milagros, Posteriormente bia pruebas de ello— el mismo Pedi Sarlo, sin ningtin escéndalo de la Tples tar la desesperacion de los caidos. Coq este fin que 6 también consignado por los evangdfistas, Giza pied parecer algunos gud Pedro no te fa necesidad de confesar su pecadofi un hombre para ‘recibir de él una satisfaccion o fpenitencia ni ira obedecer sti mandato como el dq un superior ‘Imandaba, en efecto, a todos los despas y no tenia un superior a quien’ encomendar si alma. Pero, aunque no tuviera obligacion de conftsatse para Ia imposicién de una penttencia, podia faberlo’ hecho con toda naturalidad. para obtener 1d ayuda de la oracién, Pues, al decir: «Confesaos} mutuamente Yuestros pecados», aftadié: <¥ orad lob unos por los Diros para que sedis curados » Porque ada impide que los preladbs elijan a sus sgbiton para contested sue petados para recibir de ellos fa'penitencia, de manera quid rEaulte taro més agradable a Dios cuanto con mat humildad se Tealies, jes que se les puede prohibit elegir a una jersona ids Feligiosa y discretisima phra que enco- Iniende a su juicio Ta penitencia y sda ayudada lo mas posible en sus ordciones? Porqup cuando pri ero se dice: «y orad los unos por Ips otros para Gue sefis curados>, ‘se ahade a"confinuacion’ «la Sracion ferviente del justo tiene muchp poder». ‘is realidad es que hay muchos mefiicos tgnoran- tes Aquienes es init o peligroso entrdgar fos enfer= cas tame guns domostrar Abelard on ote capitulo, Cuando ha} de por medio causes que lo asta: por cemplo, Ie pardida dela fama, la misma capacidad del fonisror, ete SR SERENE 96 PEDRO ABBLARDO mos. De modo semejante, entre los prelados de la Iglesia Ray muetow eno son piadoadn n discret. Son, por él contrario, ligeros para descubrir los pe- cadés de quienes se’ confiesan, De donde resulta que: confesarse con ellos parece no solo inuti, sino thinbign pernicioso © stos, en efecto, ni quieren orar ni son dignos de que sus oracionés sean escuchadas, Ignorsntes de 19 que establecen los ednones, no saber tampoco ser moderados ‘al imponer la penitencia, Con fre. Cuencia prometen und vana seguridad en tales cues. tiones,. énganiando a los Mismos que se confiesan con ‘una esperanza Vana, Se aplica en ellos 10 que dice Ia Verdad: «Son tiegos que gulan a ciegoss ” Ya continuaciOn: «¥ si un clego guia a otro ciego, toe doy "cacti hovon th oing decamos, estos rovocan la indignacion de Ios penitentes al Fevelat Eon ligereza las confesiones. que reciben. De care manera, quienes debian curar los pecagos producen hnuevas heridas de pecados y apartan aternorizados dela confesion 2 lox que escuchan esto, rela ees eagandalzan tambien gravemente a la iglesia revelando los pecados por ia 0 por ligereza y ponen en gran peligro a los que se han confesado, ‘or todo To cual no han de ser condenados ino mis bien elogiados por dirigirse'@ medico mas Cx. perto— quienes a clusa de tales inconvenientes se fesolvieron a prescindir de sus prelados y a elesir ara estos menesteres a Otros a quienes considersn Bi ale, 18 delats Abetardo uno de los defecton de tos cr gos, arusura." ‘Ahora arremete contra los clergos iguotamies © Eppctetow indlanon de que sey come of section cone n'y Por 1o mismo, cals suflfente para que tos cles noes Ponitich gus pocados. “Ex unm pagina Uigna’de cctadie pore iors el Satnmenta se I chien ponte Bails ot smeyaran Wc Hn pc 8 st onion In snes Mets. at o MUS, 14 | | | conocere ari mismo 97 més aptos. No obstante, si en esto mismo pueden conseguir el consentimiénto de sus prelates de manera que clios mismos los envien’s otros, 1o hharan con tanta mas perfeccion cuanto con mas hu. milgad fo eject : a Si, por él contrario, los prelados ensoberbecidos se Io’ prohiben —~al considerarse menospreciados Por solicitar mejores médicos—, el enfermo, solicito Se su salud, ha de buscar con mayor culdado el me. dicamento que eree mejor, y seguir, por tanto. el mejor consejo. Nadic a quien se le ha asignado’ un Eula —Si'se da cuenta de que éste cs ciego— debe Seguirle a fa hoya. Y mejor es elegir uno con vista Yast liegar al siio al que nos difigimos—— que se. Aix scrablemente al precipicio @ aqucl «quien fulmos confiados. Pues quien nos encomendona tal sola para gue nos mostrara cl camino, 0 lo hizo © conciencla, por malicia, 0 por ignorancia sin Inalcia “St pon malig. se ha ie eviear que gata Consiga sui propésito. St por Ignorancia, nolse obra contra st Voltntad cuando no sepuimos hasta el Peligro aquél que nos Tue dado para orientacion Es dtil, no obstante, consultar antes a aquellos a quienes sabemos que estan encomendados huestras ftimas, ¥, una vez escuchado su consejo, no debe snes desedhar'un medicamento iis saludable st cs lo que esperamos. Sobre todo cuando creams quc élior ne conocen la Ley y que no solo les importa ie que hacen, sino que ademas ignoran lo que kes due. le."Se les ha de Gonsiderar peores que aquellos de quienes dice la Verdad: «Eh la catedya de Moises se han sentado los escribas y los fariseos; haced ues, y observad lo que os dian, pero no mites st Es como decir: «Desempenan el magisterio de TM, 2, 98 PEDRO ABELARDO Ce ae Taran aaunansas obras so maa 9 por ne Be Saban, a cman, pela palate or Bios dente edn de GEES see donde seamen 25 .L2D, ¥ Gta he de errata do SSA SHS PRE Ses eee aquelog a ptaePtGSe™ ty 18, doctinn, de Splan coyla alan, age to elfen con, BENS Loe emanates biceps umn pou ip Be st negligence Seats Sea capac de cava cha ey Sghel caicinons s Sera yerse etcael sh tear de Diy a ae wore et de ts, guedictemen, nn ctande ple cee en Been a eles ne ea, ie aan aceas pl su iiow ts son impugn amporo, es gicda Ya culpa a bene ns, u agin da penitene Sia penitencia impuesta, en cambio, es un poco menor de lo. debido, Dios "que no deja impose hingtin pecado y castiga cada falta on su juste took da mantendra fa. satsfacciOn segin Ia gravedad det pecado. Es decir, sim reservar ios supligics eters tos para tales penitentes, tes afigind en esta o en ta ‘otra vida con castigos de purifieacion, “Tambien con nosotros haré to-mismo si descui damos hacer muestra penitencia. Es 10 que dice el ‘Apostol: «Si nos juzgdsemos a Nosotros thismos. no conocere a, as ee rrMismo 99 seriamos castigados» . Como si djera: «Si noso- tos mismos eastigamos y cor digs, de ninguna manera tos podra ca severamente> ‘Grande es, pues, la misericordy nos femite a inlgstro propio juicio| que eran El con mayor fe jenas dela vida presente con las q fuestros pecadot —ayunando, of mortificando de miltiples maneras I los necesitados to que nosotros mil mos Tas Hamamos Satisfaccion 0 mos que a esas mismas se las llama con cl nombre de «trutos de penitesl dice: «Dad digno fruto de conversi decir ‘claramente: Enmendad con digna Vuestros pecados, Reconeilia manera que po encuentie naca on ues haya ‘de castigar. Y prevent Braves con las més li nanos” Pues, gustin, las penas de la vida fut catdeter’ purgatorio, son mis gravel de la vida presenter Se’ha Ge tener, pues, mucha gran empetio ‘en cumplir 1a. penit nada por juzgar. Cuando los sacer nuestros peca. Piesr Dio! mas de Dios que ara no tener forque a estas je satisfacemos do, velando, arte o dando mos nos quits: Initencia. Sabe- nel Evangelio In» *. Es como na_ penitencla = con Dios de otros que des las penlas mas mo firma san ray aunque de ue todas las uutela_y poner Incia, segin lo es son Indis- mandado por los Santos Padres ae no. quede Gretos'y desconocedares de Jo que nones, infieren un grave Gano'a los} imponen una penitencia menor a confiaron malamente a ellos, siend gados con penas mayores y mas grafes que Raber satisfecho en esta vida con ot Hay sacerdotes que engatan & tanto por error, cuanto por avaricia © 10, 1. 31 mNRS 8 fablecen tos ca les, pues les la debida, Se después casti we podrian fas mas loves pus subditos no liczando a con 100. PEDRO ABELARDO denar 0 a eximir de las penas impuestas como pei {encia a'cambio de un'donative en dinero. estan Mentos no alo que quiete el Sefor, sino a lo que manda ef dinero. De ellos se queja el Senor por medio. del. profeta: «Log. saccrdotes. no dectan: “adonge exit cl Sefor?”» "Palabras que podemeas eltender como si dijeran: «Pero, donde exta el die hero?» Hemos visto arder tan desvergonzadamente Gi sl paston no solo sos sacerdate, sino hasta igs mismgs:principes de los sacerdotes, 0 sea, les obispos. Estos se ee sencrosee, en igerar la Penitencia en actos como 1a dedicacion de las igle- sias, en la consagracin de los altares, con move de fa bendicion de los cementerion o en cualquier solemnidad con afluencia de publico para obtener abundantes donaciones, Fingiendo unl especie Ge caridad —pero en realidad movidos por i mayor avariela— perdenan a todos una tercera y hasta tna Guarta parte de la penitencia, Se jacian de su potes- tad que dicen haber sccibido de Pedro. o Ge los ‘Apssloles, cuando es dijo el Seftor: =A quienes erdoneis los pecados, les quedan perdonadosy Bodo io que desatcis en ld wera fucdara desat do en el ciclo» ", Cuando dispensan esta benigni Gada sus stbditos, declaran con orgullo que desem- pefian su ofieio. jOjala que to hicieran por los subdi- tos y no por el dinero! Ast demostrarian que lo ha- en por cualquier tipo de benevelencia, no por ava- ero si es digna de encomio su bondad por per- Gonar la tercera o la caarta parte de la penitencia, mucho tas habria que alabar su piedad en caso dé TT a ope dea rn enone mejor ono tae me a MR. patee ag wn os fonda en la Re- CONOCETE A TI MISMO 101 que perdonaran la mitad 0 toda la penitencia, ;Que lo hagan si creen que pueden hacerlo y que les ha, sido concedido por el Sefior, como si de sus manos dependieran los cielos, segiin los testimonios que acabamos de citar sobre la remision 0 absolucion, dle Jos pecados! Por el contrario, parece més bien gue se les puede acusar de gran impiedad. ¢Por qué Ro absuelven a todos sus stbditos de todos Sus pera dos, no_permitiendo que se condene ningudo de clos? {Fs que —repito— de su voluntad depende. el perdonar o retener los pecados que les venga en, FARE, Mit y cerrar el Eielo a quienes quicran? Habria, entorices, que proclamarlos felicisimos. si pudieran abrirseld 2 quien ellos quisieran. Pero, Sino pueden o no saben, incurren, a mi juicio. on To que dice el poeta: Non prosunt domino quae prosunt omnibus artes © Las artes tiles a todos, no To son para su dueio, No seré yo quien apetezca este poder con el que se, puede sef wil a lov dems, per no a af mite (Gime Sstuvera en us mari ena i mas de los otros y no la suya propiat ‘Toda hombre prades te siente fo contrano BrP t ® 19 Texto sn ideniicar en al original. A qué pocta se refers? Ye Mame salad ls Tacs Podtcs WT Gut habitual IsEn iodo caso, no sujeto alas arbitarictdes's tnereces 4e quienes lo detenian CAPITULO 26 {CORRESPONDE A LOS PRELADO: ‘EN GENERAL ATAR ¥ DESATAR?. No parece que sea un problema de poca monta roguntar por el sentido Gel poder yrde has Tons Gelireino de ios cietos que’ of Senor enerees eye Apéstoles y auc, seutin Se lee, concedi igusimente a Sus viearlos, los obispos. {Como podesoy ene ga justicia qué a'muchor obispor “-chrentes de sie, lady diserecion, aunque tengan Ta potestad cpisen. al lee convienen al igual que aioe Aposa bese. Ebr palabra ea quince poidonci fos Pecnie fos dhuegan Zetenidogty 1." SURES $< los rstengsi les i un obispo pretende de forma improdeme au- ‘mentar 0 reducir exorbitadamentela-pona de tn pe Gado, esta esto en au poder? /Disponaee Dion hes Penas a merced del capricho def obispo? ;¥ castiga. Bea ere ol apr del bap aig siendo asi que ha de mirar més la justicia de la causa ue Ia Voluntad de los hombres? {¥ que deck net Sbiapo que por fra w odio hacia fgulen Sestliges feastizar los pocados mas leves de date Io meee losimas grates? ZO que alargara perpotneort ie © Jn 20, 23. 02 rr mismo 103 icra no, perdonfscla, munca ius el pecador hfeicra? Pregun- e er lecision?: or dice a los co oe Beicaia cete ace efea ce aa iscsi Su is oe mat 3 Sete AR AS staat Peat Ss age aa eng Inf ace Se, sai a ott eohn aap Sa ee eal aie gu Sehr wee cn mre EA Dosis he ii da cs Ba Ena ae eal RSS nea Mts: 13 Te 6, 33. In 15. 13 Jn 16, 13 1228, 38 104 PEDRO ARELARDO sino a s6lo los obispos. En este mismo sentido pare- ce que ha de interpreiarse la frase: To que ates en lg tierra quedaré atado en los cielos» ® San Jerénimo parece tener todo esto en cuenta cuando explica aguclias palabras del Senor a Pedro en san Mateo: «¥ lo que ates en la tierra...» “ desatar & Sus subditos segtin su eapricho. ¥ porque, ademnisy presume injustamente de poder pervertir ln supre: Ina justicia de Dios y hacer cuipables 0 inocentes a su propio antojo- % him 3, 27. & Texto de Gitgenes sin contrast. © Sat'80, 2199 conocers 4 ‘A 65105 les sale al paso san Agus tor dela Iglesia ilustre a impedir que nunca Sosa, Dies a este propasito en su Se {as palabras del Senor: «Hay més: que el pastor ate 0 no justamente, su sentencia ha de ser temida por el rebafo. Fudiera suceder que quien fa padece “aun en el caso de set Tn 1, 4-44, CONOCETE ATI MISMO 109 injustamente atado— sea merecedor de esa misma sentencia por otra culpa. Y tambien: quien cote son metido a un pastor tena ser atado tanto usta como injustamente: No reprends temerariamente el juice oe gu Dao mo Sey que aungue stad inj mente incurra en la culpa que no tenia, por fa misma soberbia de Su atrogante reprensions P De ias palabras de san Gregorio y de los cjem- plos tomados de la Escritura aparece con toda eve Sencia que fa Sentencia de los Sbispos no vale nada Si se aparta de la justicia divina, Pues segun che el profetd cquieren dar muerte 6 vide a dutenes no Dueden», Los obispos que se arrogan’cl' poder Ue Privar injustamente de su comunign a sus sabditos Se apartan, a su vee, de In comunton con los demas Obispos, por propia decision de los mismos «Que el obispo —dice el Concilio Aitano, ca- non. CCX—‘no aparte temerariamente «mache de Su comnién. Sea apartado de la Comunign de tos otros obispes mientras no vuciva'a conceder Is cor munién al'excomulgado, a fin de que no condene a nadie por, algo que no puede ceshostrar com otras pruebas 12 Sye GreEorlo Magno, Homa XXV. texto sin contrastar, "Vil Coneiio dela Miigo (ack. Gone: vo APENDICES 1. _CONFESION DE FE DE ABELARDO * (Carta a Eloisa) me ha echo el blanco del odio det mundo. Los pervertides que no buscan mas gue pervertir y cuya sabiduria se dirige sla destite, Gén— dicen gue soy el primero de los logicos pero Ser, Eagcsmconoeimtent de Pablo, Pron laman la brillantez de mi intelecto, pero hicgan la fuerza de mi fe cristiana «AJ ae entiendo, Se hap formado este juico ms por conjeturas que por el peso de las prusbas Has de saber que no quiero ser hissoto ello sipat: fica entrar en conflicto con Pablo. Ni ser un Aristo: teles si ello me aparta de Cristo, ‘Pues no hay Otro nombre bajo el cielo en el que debamos ser salvos Adoro a Cristo, que se sienta a la diestra del Pacire "} Aprieto en los brazos de mi fe a Aquel que acta Recogeros aqui esta Confssin por su capontanetdad y sin qr Spore Sucde ayudar a comprenige te peas oils cna? Aliclatio expacsc en Contec af mage Ei ats jransmtido por ung de tos dscipaios de Abelard ‘Bstenguto de Poitiers. La Confess del apitece ent a sboes (Ae Ablardo de V. Cousin, Opera Abualanda, © 1, pp 660-881 : 13) 114 PEDRO ApELaRDO como Dios en la carne gloriosa de una Virgen y que asumi6 por obra del Paraclito. : Por 630, y para desvanecer tu pavorosa angustia y todas las'indortidumbres del cokazon que seals en tu pecho; te aseguro que he apoyado mi concien- Gia en aquelia roca en que Cristo funde su Iglesia Testificate brevemente Io que’ ata esonte eee Greo en el Padre, en el Hijo y en el Espiritu Santo: Dios verdadero, uno en hnaturaleza’ gue comprende la Trinidad ‘de Personas de tal Torna ue siempre mantiene 1a unidad de su Sustancia reo" que’ el Hijo es colgual al Padre’ en tod is cosas: en la dignidad, el poder, querer y operacion No sostengo a Arrio, que, arrasttado pore perver: fida inteligencia o sedueido por la influencia el de- ‘mono, lego trou radon ena Trinidad, ae mando que el Padre es mayor y que el Hijo es me_ Mor, olvidando la prohibicion de la Ley: sho subas 4'mi altar por esealones» » *¥ sube al altar de Dies por escalones todo aquel gus agigna el primero y el segundo wens dea Tinie lad. Doy festimonto de. que el Espiritu Santo cs consustaicial en todo y eofgual al Patire ¥ al Live. que —como declaran & tnenudo mis ligros-— e2 o, ocido por el nombre de bondad. Condens a Sabe: lio, gue —sostentendo que la persona del Padre es Ja misma que Ia del Hijo afirma que la Pasion fe Suid por el Pade, Be aiel nombre de peripe. Siangs con que se. conoce a sus seguidores Creo gule el Hijo de Dios se hizo el Hijo det Hombre de'tal manera que tuna sola persona es de y,en dos naturalezas. Oue, despues de haber cum pisos’ misida que’ habla emprendido. al haceise rombre, padecis ¥ murié y resueltd y ascendi6 a los ciclos, dé donde vondra a juzgar a Tos vives ¥ & los * Ex 20, 26 conocere a rifwismo 115 rmuestos. Declaro también que on al hautismo se feos fas a spas que neccxfmes age Sipera poser coment cl ben yperverar efi Pada habiends ealdo: posdemos ser vexfaurados por Tabestcncie ero yg pecs ceo de Soe Bano de ser criiane sino erfyera ate wivire de meetisia es, pues, la fe en que descansh, de Ia que sco ela os eopeantn. Ancien la Son ere a rere de Bed dela re mote Caribdis SR temo los. terribleh cantor de Mache dea senses La torments ghee sr i Sauey rnc auagus ios vionlha soplen ao fhe moveran. Pucs a roca de mi furfdamento se Tranticne Hite 5 Bacla y Carbs, monstro marino y gasfera, mito, fer vor’ preciptada fi mar por jupiter, Codvertida despues ‘nigoen que frente a Escln, Gordes ‘tesco de Mesina ‘glen son una demoat ‘DAindndes masinse’ Su aGmeso oscla entfe dos y ocho. 2. APOLOGIA O CONFESION DE FE, DE PEDRO ABELARDO + A todos los hijos de la Santa Iglesia, Pedro Abelardo, uno de ellos y en ellos el mids pequeno ich 4a Sl Fem cae ba, ben seaweed pe Jeni Outen Cl Se aense lle ees oa Baralen cou cis, Siu, Ne bu, no a * Esta Apologia @ profesion de Ia fe fue escrita desputs de ts condenacién de Abclardo en el Coneiia de Sens Cita: En ella precisa su sentry doctrine. Aparece astmsmo una niayor pace Ela y tranguilidad de anieio dela que cabin esperar del atante irnoundo yt gerogante de Abeaeda, Lees oats amas semigo™'s Perece haber sldg eerie despues de In reconcllaciin que Pe gre eliVenerable, sb de: Chany, loses entre Abelerdo ys Berdardo. Abelardo echa mano de uf lenunje sovenao y nada SHDIgUO” Profteor,affumna, ausero: Conticee ation iu, Conocene a 71 mismo 117 mi alma pongo por testigo y juez a Dios de que en todo eso de qe se me acusa no lo hive con tulsa © soberbia. He hablado muchas cosas en muchas eseuelas, pero nunea mi doctrina se alimentd con aguas fare vas y pan de, tapadillo. He hablado abiertamente Pata edificacion de la fe o de las costumbres, To que ine parecio que ora saludable. ¥ todo fo que escort lo ekpuse penerosamente a todos, Consideréndoloe no como discipulos, sino como jucces."Y si en algus ta parte me exeedf hablando cemasiado sega io escrito ®: wen el mucho hablar siempre hay pecs. do»— nunca una defensa cerril me hizo hereje, dis. Pucsto como estaba siempre a borvar o corres ris Atirmaciones mal expresadas. Yen cste propomto me mantendre siempre hasta el fin, Pero, asf como es mi intenién querer corregir cuanto éstuviere mal expresado — Yo Neja caer a Satanas de fo aito como|un rayo. Ast Acheria cacr el que pretende grandes que superan Su capacidad. ‘Vea Santo Padre, qub éscalones 0 Qué precipicios se ha preparado este]hombre para Su propia ruina: la ommipotencie, media potendia y nN Elon aolo Oilo me horrorizo,y ext horror es el mejor argumento para refutarie. Sin edhbargo, sups- Fo la urbacion y aduzco un testimonip biblico para Febatir 1a injuria al Espiritu Santo, Espirit de sabiclaria, expirics de for esas palabras no para reprimi: su auddefa, sino para confundirla. ;Ob lengua jactanciosal pueda perdonar la ofensa que inficred al Padre y al Fiijo; mas la blasfemia contra et Esphritu Santo es imperdonable. ET dngel de Dios aguafda con la es. pada para dividire por medio. {Comb te streves Sccir Gue wel Esptrita Santo no posee el poder ni a Sabiduria de Diose? Asi se despen ef orgullose Cuando avanza demasiado, aussie agled tacecoente yen Ses sasigaateenet LS ie cir «estultologia», dice que 12 fe es funa opinion. 132. PepRo apELaRDO Como si cada uno pusiera pensar y hablar de ell Uatipusto, 9 os mudarios demuestra fe dopsadiens ds'i-opiniones incierss y dettas ds 1g nombres ¥'no dedcansaran en'la ceztora dea verdad! Sifts ia To: jdoade 66 apoya sucstra cape- rangi? Nuestros sadftces aesian Gos neeioa pes han sutigo tanto apoyindose en promemne tcietes Yan aceptado un Taiyo y cruel deniorte a cable 4erun premio mal asegurado. Dios nos bre de se. micir Ia" menor dudaen muestra {eno eopetanee Eomo este Snsena Poco sc apoya ef 1 vere Gav inmurable, tiene la gacgata de ton sulagreey culo sins yee au mers sa a arto Ge ia Virgen, de la sangrerdel Resear y de alot de aca. Estas fstmnraoe morte Plena confiansa. Adsinds, ese mime Epi ecg, yaa nuctira espirin que somos hijes de Bios ‘fs posle gue diguien se atteva a conecbir la te cmofuan ppidion fas see que'ne tagonegtids tin cate Eepidtuy désconozea £1 Evangaio'9 tome todo ‘este Soren quote? vy mean 2 come Sty muy Seguro, ce el Apéstol” (Yt me si tras aque ia fe co'una opinder? yinkontes Ponte duidost fa realidad més cierta def mundo?” Agustin piensa de muy ou mancrar tafe ns evan Son Bor gh ge bro dl conan sng conosimeate' muy eirio gue st ageyerey ches tmonlo dela conciencle » £4 impose cue iter ana tenga unos honizontes thy mesauines. Deje- thon estat opiniones para los Mosofog" cuya’ nossa x dudar dd todo'y ho saber nace Yo Bags wen none conta, et pensumlento dei Bostor de fGuanto’ me prada su definicion dela fe, aus uel no sen del guste de este teologol La Joos aed Bo de to que seesperas pruska de ealiddses gue vo fe ven. Dies que de anilipe dele que se copes no tn’ frtaticg Yeido, de: Conjeturad” Va fe sped. Sa algo sustanelal: Por tanto, no puedes opinar’ disct conocere ATI MISMO 133 tir a tu capricho ni dejarte Hevar de auf para allé, fn alas de tu parecer o por los caminos Gel error Ta palabra ‘ssstancia» indica una cosa cierta e t= mutable: algo encerrado en tnos limites. claros bien definides, Ta fe no es una opinion, sino una 10, _Fijaos también en esto otro. Omito aquello ue ice que Jesus no tavo el espinitu del temor del efor; que en el cielo no existe el temor puro del Sefor; que, después dela consagracion del pan y del vino, los accidentes permanecen en el aire; que los deménios usan hierbas y pledras para producir en nosotros diversas sugestiones, porque con su Te~ finada malicia conocen las propiedades de cada cosa, para excitar ¢ incitar al pecado; que el Espirit Sas to es el alma del mundo; que ¢l mundo, segin dice Platén, es un animal muy noble, porque tiene un alma muy excelente, el Espiritu Santo. Se empen en cristianizar a Platon, y Io que hace es volverse él lun pagano. Dejo todas estas cosas a un Jado y me limito alas més importantes, y no con la intencion de responder a todas, pues necesitaria escribir grue- sos volumenes. Hablaré de lo que no puedo callar. V. 11. Este hombre temerario, cuyo afin es eseuctinar los areanos de la majestad divina, trata Sieh misterio. de nuestra redeneion. Lo hice, sobre todo, en un libro de las Sentencias y en uma Cxplica. ion ‘de la Carta a los Romanos. ¥ en las primeras finoas afiema que todos los octores de In iglesia pieptan lo sino, fo expone y fo desprecla, or Eulloso de poseer otra interpretaéion mucho méjor, Sin tener en euenta si mandato del sublo: No remiue- vas los linderos antiguos que colocaron nusotre Pac res. “wengamos en cugnta, dice “que, Todos nuesiros . Si'se me imputa el delito de otro, ypor qué so No temo que me rechace el Padke de los astros puedo compartir Is justica de oe? Uae ae hin después de hiber sido arrancado def dominto de las ecador y giro me libra del pecadoy el pamaso ee Uinieblas y getaamentejusicado fa sangre de gencracidn y cl segundo por i sangre: seems Poe Su Hijo, $1'Dios perdonay cauien selarreverd a con- 3 Pecado por hacer de un pecicr, mucho mas dena te oe Compadec el pecfdor mane Son- a justicia por'a sangre de Crist ‘Genaré al jisto. Me immo justo, perdcon su justicia " * i fn ce late} cs el Mestas, ‘Tal vez me diga: «La justicia sea para quien le {QUE justicia es ésta? EI fin de 140 PEDRO ABELARDO con exo rehablta a todo el que cree, Ademas: Fue constituido por Dios Pate Com fuente de ness Justicia Ta Seaicis que ha sido hecho ta an Waa ser mia? Siparticipo nel pocadoraeus one qué po en ta justvin que otso mel conceded Yo coy thucho as aatisfeeho por habeiseme dado que y Riera conmatural en mi! Boo sonar monte etnepe, Placencia, pero no ante Dios. 0 ote, ea camera, fue Tealies cfearmeate mi salvacion, me imple & cbmplacerme exclusivimemte chet Senor ohne fiz adic i tite no levatara te beza: no sea que me digan: “ue venee que ne fas yas recibido? W si de hecho fovhas recibidos, a qué dameo orga, Gomesi nadie te te hubieen Gade VIL. 17. Esta es ia justicia que recibe el hom- bre por ia sangre del Redentor, Pero este hombre engreido 'y butlén esta empetlado en destrozarlo todo. ¥ ensefia que sici Seftor de la gloria se anon. 6, se hizo infertor a los angeles, nacio de una mu: jer, vivid en'este mundo, experiments la enferme: dad, padecis ‘horribles tormentos y murig en una crud antes de volver a su casa, lo hizo tnicamemte para dar a los hombres un ejemplo de vida con sus Palabras y sus obras, ¢ indicarles, con au pasion ¥ muerte, Ia grandeza de su amor. Enseno lajustiel®, pero n9 la dio. Mostré su amor, pero no Io infun, io. ¢Y ast se Volvié a su casa? {Eh qué consist eae gran misterio que venerarios, ei el que se manifestd oma hombre fu jateado pon a Eup, com templado por tas dngeles, prociamado entre los pa anes, ereldo em el mundo elevade a fe gloria? {On doctor incomparable, que compronde los areanos de Dios y hace facil atvesible h tous Ios Inds grandes misierios y el seereto excondido desde el origen de las edades! Con sus falacias, todo lo hace’ ttm abequible y evidente, que cualguicra puede comprenderid, “hasta los” profanos. 9" pecahores jComo si la sabiduria divina no pudicra ocultar, 6 conocETE ATE MUSMO 141 pti ato ie rene ae Bi Seated erates 2 fia acai Pat lea et ior irre en ea cate ena Di RMN Ae a SIS SOL er ae ani et I ese ge ade eee 18. Fijaos, os ruego, cémo se mofa este hom- bre de todo cuanto procede del Espiritu de Dios, porque le parece necedad; como insuita al Apestel, que prociima el misterio de la sabiduria de Dios: emo impugna el Evangelio'y cémo blasfema contra el Senor. Setfa mucho més sensato que creyers Mur mildemente lo que es incapaz de comprender y No se atrovicra# Hablar yescurnecer un mister tan Sagrado. Es imposible discutir todas las insensateces yalumnias. que acumula. contra los designios “ae Dios, Citaré algunas, a titulo de ejemplo:

También podría gustarte