Está en la página 1de 16
ALBERTINA CARE OPERACION FRACASO Y EL SONIDO RECOB ve CON ALON Cra Pam tar) YTS Punto impropio(ro2mento) Investigacion del cuatrerismo meter de archive (ound Blanco y nerofelor Formato de capture wo dig Buenos Ares, Argentina, 2015 ealbertin rmpedir que ls frases yas aftrmaciones suenen huecas ‘oquedden vaciadas de contenido es slempre un desafio necesato eimprescindible ‘Cuando proponemos el ejerccio dela memoria,no puede hhacéesclo de forma abstrata, general, ino que este tiene «que exigirun compromiso personal y su apropiacin por parte de cada uno de nosotros, puesto que consiste en preguntarnes por nuestra elacion con los hechos del pasado; en indagarnos sobre nuestro presente y nuestra forma de ser en funcién de aquellas experiencia individualesy de conjunto que impactan en nosotros desde siempre; en averiguar qué habriamos hecho, que habriamos sido, que habriamos dicho y como habriamos respondide. ¥, por supuesto, significa animarnos a conocer, para comprender yreconecer el pasado que, permanentemente, aunque no lo queramos, se hace presente de diversas manera Poder tener hoy en el Parque dela Memoria la obra della artista Albertina Cart nos ayuda sobremanera en este camino y nos brindalapostblidad de enfrentar este desafio por un instante, através de una ambientacién especial, con todos nuestros sentidos: poder ver, escuchar, ler y,a partir de alli,imaginar yteflexiona, ‘Nos complace tener esta oportunidad en nuestra Sala Pays poder seguirhaciendo de ella un lugar dstintoy especial enel que lartey a memoria se conjugan para ayudarnos a ser mejores como individuos y como sociedad. cuavoio avaus {COIEANO BE LA SUDAD AUTONOMA DE BLENDS AIRES > resent esta primera experiencia exposttva de Albertina arti supone no solo un nuevo desafio para el Parque de la Memoriay su programa de expesiciones, sino también cl compromiso de acompariara una artista sensible cintligente enesta nueva etapa del desarrollo de su produccién. Sin lugara dudas, desde su titulo, Operacin fracas ye sonido reeabnido,anuneia na propuesta esétieacargada de fina y superpuestascapas de efectos, sentidos, sensacione, sonidos e imagenes, comple y sensible que, aunque paren de una experiencia personal, seguramente nos van ainterpelar. Porque Cartes una artista que artiesga todo en cada proyecto, seexpone asi misma, se manifesta ablera, casl como “exigléndo ros” que le prestemos atenci6n, laentendames y la conozcamos. Suobra cinematogrifica y,especlalmente, Operacién jracas, not atrasira y nos desplaza de esa primera idea de obra personal Intimista,y la convierteen una accén colectva en la que nos Involucramos. Al conmovernos, nos hace participes activos de su obsesion por la desclasficacion de suynuestra memoria, Esta exposicon audiovisual de Albertina Cari enla Sala PAYS, junto al Menumento alas Vitimas del Terorismo de Estado, noes un acto casual, es un hecho conereto: un contrato attisteo-politca entre Albertina, su historia personal, la memoria politica de nuestro pais,el Parque de a Memoria ya sociedad ensuconjunte, PARQUE DE LA MEMORIA - MONUMENTO ALBERTINA CARRI g Zz g e 8 5 g 2 z ct 3 g 2 £ s Et papel es tan blanco, escribir es tan fact En cuanto 4 los recuerdos, uno no se puede resist 4 es0s ojos y retornan, retornan (..). Todo esta guardado en fo profunde detris de fos parpados. Seguimos mirando toda fa vida... hasta que se lena y todo empieza a bullir ya eructar, ls ros de la memoria. Los restos de mis padtes alin no han aparecido. tampoco ha stucedido el juicio por st secuestro y posterior desaparicién forzada, todavia no se ha demostrad el homieicio. Yo ya Soy mayor que ellos en el momento de su muerte: las cosas que he escuchade sobre ellos. las que he le(do, ahora significan otra cosa. son las palabras de unos jévenes feternos. son los pensamientos de dos brillantes jévenes que me acompafaran de por vida, coma hacemos los padtes y las madres con nuestros amados hijas. Los mios seran siempre lozanos. rebeldes de cabellos sueltos y ropa desalinada, hermosos, rebosantes de esa belleza que da la juventud y, tambien, la muerte. Ana Maria y Roberto. mis padres mucrtos, mis padres ascsinados, mis padres desaparecidos. viviran en mi por siempre, y su enorme auseneia también habitara mi cuerpo, mi mirada det mundo, mi felicidad y mi desdicha, por el resto de mi vida. Convivo con sus fantasmas desde muy pequeha, exactamente desde los cuatro afos, y ctel durante cast treinta y cinco que las personas, 2 los cuatro, ya éramos grandes, Identidades estructuradas listas para enfrentar el mundo. Hasta que ful madre y via mi pequefio hijo de cuatra aries ser lo que hemos side todos a sa edad. pequefias personas que apenas dejan de ser behés, totalmente vulnerables y extremadamente necesitadas de confianza y carifi, Después de descubrir esto, me hice mas vieja que mi madre y que ‘mi padre. y los recuerdos, todo eso que esta guardado detras de los parpados. como dice Mekas, aparecieron, afloraron de otras muy distintas formas, ELabjetive de estas obras audiovisueles es plasmar ese recorride Incansable de la memoria: esa espeluznante capacidad que tenemos las personas para ctecer y ser otras. cada vez. Caminar por los abismos de los recuerdos y tambien bailar con ellos una danza insolita y desprejuiciada, dejarse Uevar por su infiuencia y apagarlos cada vez que sea necesario, ePero se puede apagar el recuerdo? Se puede vivir sin recordar? Quizas a veces se puedan cextinguir las imagenes. peto los sonidos que quedaron en lo profundo, detras de los ;parpados, son imposibies de acallar. Los rios de la memoria no siempre son caudalosos, pero aunque corra una pequefia linea de agua por su lecho, ella es tan abstinada, que ‘modificara la tierra por la que pasa, aunaue tan solo sea por el paso del tempo mismo. Quiero ser ese lecho, quiero ser esa tierra, quiero contarle al mundo Sobre ese poder que lene el hecho de estar aed y seguir recordando, Cine puro Vletnstaaciin monocnal alot an agp wtllzande materi de arto (ound tage) to 000 mde mater fico Gsm) de deseare Buenos Aves argentina 2015, ‘Salhertina cart ESCRITURAS DESCARRIADAS UNA MUESTRA AUDIOVISUAL DE ALBERTINA CARRI EN EL PARQUE DE LA MEMORIA La obra de Albertina Cartt se expande hacia et arte contemporaneo y esta muestra de instalaciones testimonia una nueva etapa en su desarrollo artistico. Su produccién cinema- tografica de largometraje, (os cortos en filmico y en video. las realizaciones para television un proyecto editorial de referencia y el arte de Ia instalacién hacen de Certl un modelo particular de artista. Su segunda pelicula, Los rubios, mareé un punta de inflexion en el cine argentino, que se vincula con esta muestra y es parte de una practica artistica ‘aun incipiente, si se consideran sus potenciales de continuidad y desarrollo. El pasaje det Cine al museo reubiea et documental dentro del museo, para una exhibicion que ofrece luna nueva lectuta politica sobre la histotta reciente de la Argentina. La muestra que se presenta en la Sala PAyS forma parte de un proyecto institucional que pone en ta escena, ‘una memoria politica, Una coineidencia particular: la obra de Carri en el Parque de la Memoria, un memorial alejado de los lugares comunes de las artes audiovisuales y las politicas sobre derechos humanos Albertina Carri empieza a trabajar en eine desde los inicios de sus estudios en la Universidad del Cine, pero con el paso dlet tiempo va ampliando su obra hacia un audiovisual que se cexpande al video, la television y el arte contemporaneo. Luego de su primer largometraje. presenta la pelicula Los rubios (2003), que se convierte en manifieste de una forma docu- mental distanciada de cualquiera de los modelos instalados durante las primeras décadas del retomno a la democracia y de los necesarias relatos sobre la dictadura y la violacion de los derechos humanos, La combinatorla de dacumental y ficcién, la variedad de soportes y formatos ~filmicos y electronicos- la animacion y el uso de la tipografla marcan una es- critura que excede la cuestién cinematografica. Los rubios construye un discurso diferente sobre la historia, su memoria, la propia realizadora y las maneras de armar ese relato Uno de los temas centrales de la muestra en la Sala PAYS se concentra en los vestigios de informacién sobre el pasado. Los datos, documentos y registros aue conforman ta recu- peracion de la memoria a partir de archivos encontrados -puplicacianes, correspondencia, ‘epistolar. guiones y fragmentos filmicos- son el sustento de una politica de archivos, Una propuesta que trasciende lo blogratico y se inscribe como un autorretrato que. a su vez, Temite a la lectura de una historia personal, familiar y de un pais. La materialidad y los dispositivos refieren a un discurso que atraviesa diversos medios y sus tecnclogias y se presentan como una serte de instalaciones. Un ee de la muestra parte det bro ce Roberto Carri, Isidro Velazquez. Formas prerrevolucionarias de la violencia (1968), manifiesto de culto det pensamiento politico y fa accion revolucionaria, cuya lectura sobre el cuatrerisme ‘come forma incipiente de rebelién popular disparé una accion politica y un pensariento militante. La épica de Isidro Velasquez segtin la visién de Roberto Carri dio lugar a varlados proyectos de cine La serie Operacion fracaso se presenta como un posible guidn® sobre esas peliculas, es decir, como un ensayo sobre ese film deseado por varios autores, entre los cuales se encuentra la misma Albertina, La imposibilidad de concretar una pelicula sobre Velasquez queda caldada con estas tres instalaciones que ponen en foco a Raderto Carri. Un film que no esta, del cual quedan restos y memorlas dispetsas, y que las cinco pantallas de Investigacion del cuatrerismo desplicgan como un panorama visual sobre la foperatoria de un film imaginario, euyo registra y mentajes son Imposibles. A través de los vestigios de proyectos fallidos, se reconsideran un film y una accién revolucianaria en el pais. El sonide retome un texto de Albertina expuesto ariginalmente para una acelén performatica, en el a los multiples recorrides que estuvieron en el origen de su. propio proyecsa de film cobre la obra de Roberto Carri/Isdra Velasquez Por su parte, Cine puro hace referencia a las propuestas de cine vanguardistas que se originaron en la década del veinte, momenta en que nacio un cine abstracto alejado de la harracién del cine de largometraje de sala. Una practica que continuaria el cine expert mental, al separatse de Ia narrativa lineal y de la imagen dptica de eammara y, luego, el video arte. Cine puro pone en escena la muerte del cine, el estado fotoautmico/figurativo que lo define, que fenece con et tlempo por sus propias caracteristicas materiales. El fotogral aunque quedan vestigios de la emulsién inscriptos en las marcas det desgaste del pierde cuerpo filmico. Notable paradoja, considerando la situacion a: proyectadas en forma clandestina, cuyo principal sustento es la imagen realista figurativa ara. El cine militante se ha convertido en experimen n la visiblidad cultural del cine de espectaculo o de autor. Cine exhibicien de las peliculas al, y sigue siendo clandestino en aro continua la Punto impropio Punto impropio ‘ideoinstalcion mutteanat e proyecetones eater en lop Formato de capeura r= geal {obre carta onginlee Buenos Ales Argentina, 2015 falbertins cart problematica sobre el acervo filmico de los cortometrajes, de Restos (2010). que trata la pérdlida det cuerpo material del cine, y de Pets (2012), que retoma fragmentos encontrados de cine porno casero como una forma arcaica de home movie. Carri es de las pacas reall aadoras que se preocupa y pane en obra la euestién de los archivos filmicos propaniendo lun relato sobre Ia perdida material del cine que rememora a través de sus restos. Cine puro retoma ta propuesta de Restos (2010) y Pets (2012). Carri es de las pocas realizadoras ‘que se preocupe por las archivos filmicos en su materialidad y dispositive pata una memoria. Allegro, con sus proyectores de diversos pasos fllmicos, ublea en la escena la, maquina filmica como testimonio fisico de su existeneia, su valor sonoro y escultéric. En A piacere, el paso de la corriente que hace funcionar las maquiinas es operado por el espectadar, quien determina et sonida de los proyectores, La maquina flmiea funciona sin pelicula, no hay desfle de imagenes, pero queda el hardware expuesta en su valor de archivo maquinico Es significativa la vigencta de la publicacton Los Rubios, Cartograsia de une pelicula’, an- tologico proyecto editorial que se situa entre et libro de artista y el ensayo, y que continia siendo una rareza, considerando la literatura sobre cine producida por directores, Pensado como una erénica que sigue los pasos de la puesta en eseena de un film una vez term nado, remite a Los Rubios como proyecto a partir de lustraciones, fotos e intervenciones. Un hipertexto que excede el film acabado y abarea todo su proceso cteativo, como una forma de escritura que se concentra en la puesta en pagina editorial y el disefio grafico. Una cartografia propiamente dicha. de la pelicula y de la otra parte de esta muestra. que trata sobre la figura de Ana Marla Caruso, sus escrituras y su legado. Ast es como fl sonido recobrade retora la problematica de un archivo epistolar, intimo y familtar. La serie re- considera las cartas que Caruso habia enviado a sus hijas durante su cautiverio @ partir de dos obras. Punto Impropio y la mencionada A piacere. La elocuencia de la letra, la ealidez de la palabra y la claridad del mensaje forman parte de esta saga de eseritos relevantes de los Carri. EL tono Intimo y personal sostiene el relato de un cotidiano tmaginado a la distancia entre padres e hijas. La correspondencia diaria de Ana Maria Caruso es la marca de una dramatica comunicacién que sostiene ideas y vinculos afectives. La tipografia proyectada y el sonido reconstruyen, desde la letra, fa imagen de alguien que no esta fisicamente, pero cuya presencia es elocuente a partir de las marcas de su enunciacién, €l detalle de las referencias cotidianas. las recomendaciones para la vida dlarta o las su Betencias de obras literarias que sus hijas deberian leer. Le afeccion y el dolor se traducen fen una gratia elocuente, cuya sintaxis va saltanda por ideas y temas a través de la pause y el uso del punto que divide frases; icleas y temas que traducen las preocupaciones de luna madre. Es la puesta sonora la que reconstruye recuerdos de las vineulas entre madre hija, desde los latidos previos al nacimiento a los vestigios de ruidos que recuerdan ta captura y definitiva separacion. La intimidad y oscuridad de la sala se asoctan con la ima- zen exterior de la biblioteca imaginaria de Ana Maria, que remite a titulos y relatos para una biblioteca imaginada, Fsta muestra personal pane en obra parte del intertexto de los Carri El manifesto potitice de Roberto en su expresion Uteraria y sus expansiones en el cine: los manuseritos eps. tolares de Ana y las instalaciones audiovisuales de Albertina en sus multiples vinculos expuestos en la escena de un espacio de arte. La Sala PAYS se oscurece para dejar lugar 2 la luz artificial del haz de los proyectores de eine y video. Un elecuente autorretrato documental que se plantea la pregunta gQuien soy yo?, a la cual Albertina Carri viene respandiendo a través del cine documental, el libro y, ahora, las instalaciones, con to que conforma un discurso audiovisual expandido. En el oscurecimiento de la sala se constituye uuna retacion espacio-tiempe entre las obras que propone recorridas alejados de cualquier linealidad © cronologia. La muestra en su conjunto requiere un tiempo propio de movi lento del espectador, que va incorporando un relato sensorial fragmentado conformado por luz, imagenes y sonidos. y pone en escena una memeria personal, familiar y politica, concentrada en la practica de la instalacion. Una muestra temporaria que respande al partido conceptual y politico det Parque de ta Memoria y propone una experiencia artistica compleja, que desafia una percepcion que tequiere compromise’ Neer trata) Cerra) Video multicanal eee Peete Pere einer Allegro ae gproyectres falbertina Cart PRESENTE ‘Caminamos tomadas de ta mano cruzando el manto verde del parque, sintlendo sin mirar cen la retina el brillo del rio que platea con la luz de una mefiana que empieza a desar marse en mediodia. No tespetamos los caminos marcades, ella me conduce en silencio, no hablamos ni siquiera cuando los muros del cenotafio nos envuelven con su abrazo helado y atishamos de reojo los nombres de los nuestros. Siempre las encontramos, unos nombres que se acumulan sobre otros y debajo de otros. una tajada inmévil cortada con filo regular al discurtir del tiempo. En esta fecha y a esta edad, estos fueron quitados de la vida, Carri y Caruso, azar de abecedario, la pareja permanece unica, Ya no los men- clonamas, no hace falta, hemos pasado tantas veces por esos nombres que nos habitan Yy nes siguen alli donde vamos. Ella se suelta de mi mano apenas entrar a la sala, veo su cuerpo menudo y los enormes pies sobre los que se planta dar grandes trancadas en el espacio vacio, sus manos se mueven como siempre que disefia planes; yo me encojo frente a las dimensiones del sitio y lo que escucho. La paradoja es ta presencia fisica de lo que no esta, Duele esta habitacion y sus 600 metros cuadrados como una caja negra en el pecho desplazando drganos, apretandolos, uardando dentro demasiado tiempo el germen de Io que hubo como un secreto que crecié sin florecer. Lo que siento en la inmensa sala vacia es el tamano de una ausencia que ne dejé de proyectar su sombra. Porque lo que se afora es imposible que no se afore, se forlé antes del lenguaje, se imprimi6 en la piel y todavia arde, es la seguridad del cobijo total cuando se ha sido amada antes de saber que esa es lo que se necesita ‘Ani esta esa mujer menuda que me estremece, explicandome como dara cuerpo a lo que le hace falta, eso que tuvo durante casi cuatro aiios y le hizo lugar a una nostalgia, que no se acaba, Después la mama y el papa de Albertina fueron secuestrados y se convirtieron, por un alo mas, en voces esporddicas, instrucciones, un anhelo inconfesable mientras sucede cl jardin de infantes y la vida cotidiana, la ilusién de volver al abrazo, el reclamo a las hermanes de ser fuertes y salir adelante, hay que hacerlo, cada minuto urge. Las cartas lo ordenan, la madre manda desde el papel, el padre rubrica lo que ella dice, Albertina dibuja en respuesta. La nena recibe otro rato de upa, la tibleza nerviosa del regazo bajo sus nalgas: la mama la sostiene en un bar adonde los captores la han llevada: tada es fugaz. insuficiente. Después. llegara la resignacién. las preguntas nunca formuladas y ‘un hotizonte tan amplio y salvaje como para entender el devenir, en la convivencia que propone el campo con la vida y {a muerte en danza constante, la sangre y la tierra, la dentellada y el latigo, La nena erecio y, cuando fue joven. puso en escena un grito. Una apetacion insotente. personal; ella puso a rodar como un canto que desata un alud el derecho a su propia me. moria, la de ella sobre sus padres, la propia. ¥ lo hizo como quiso, se ditiglé a st misma fen el cuerpo de otra, la puso a decir sus deseos sllenciados como si enumerata objetos ‘en un bolsillo. la hizo griter y preguntar por qué, por qué me abandenaron. Para después darle Ia espalda a la camara, caminando airada y orgullosa de su extrafa influeneia, las pelucas rubias de ella y su equipo reflejando el atardecer en el campo. Ellos. papa y mama, la familia original, Los rubios, habian resaltado asi pretendiendose proletarios en tun barrio de los suburbios a donde los fueron a buscar. Albertina, entonces, hizo oir su vyo2 irrumpiendo can su agudo en el coro de las voces jerarquizadas y obligé a afinar de nuevo. Peto su tono, su vibracién, su cuetpe mismo, reverberaba en pocos tramas de esa pelicula que ahora cita. Decia: saquenme de aca, daba a su vez instrucciones. La veo ahora moverse y gesticular en el espacio donde proyecta su obra, me habla del con- cierto de proyectores, el ritmo que no se detiene, la maquina que gira aun sin pelicula: escucho el ruido de las rutinas que organizan, los modos aprendidos. el gesto que se repite y que incluso asi respira cada vez cémo tinico: el besa de las mananas, arropar las buenas noches, los labios que se tocan contra todo prondstico. Veo en su decision a la mujer que parié a mi hijo. en cuclltas. partiéndose en un gto. dandose (dandonos) su Tortaleza enardecida, A ta Tuerza, desde entonees, revisite eso que se intercambia entre tetas y pafales, la postergacidn intermitente del propio deseo y su retorna necesario pata que le vida tenga sentido, Tal vez en ta extrema soledad del puerperia y en su ansia ‘de mundo haya revisitado también el valor de lo calectivo