Está en la página 1de 9

Sandra, detective privado.

Me llamo Sandra, tengo 27 años, soy de metro setenta y tres, morena ,de ojos
pardos, tengo unos pechos bastantes hermosos, firmes y redonditos y un culito
respingon del cual me siento orgullosa. Por circustancias de la vida después de la
selectividad, me dio por estudiar para convertirme en detective privado, ya que
siempre he sido muy aventurera y fantasiosa, claro que yo no sabia que esta
profesión solo vale para descubrir infidelidades y algún que otro asunto de
estafas y hurtos menores. Así que durante varios años mi vida fue poco emocionante
en todos los aspectos, incluso en el sexual ya que con el tiempo que te lleva las
vigilancias y los horarios dispares no tuve muchas oportunidades.

Mi vida cambio a partir que me asocie con otra empresa que se dedicaba a captar
clientes con peticiones mas extravagantes y casos mas emocionantes. El primer caso
que me pasaron fue el de la Laura. La petición venia de manos de su marido que
sospechaba que su mujer Laura le era infiel y quería expresamente que fuera una
mujer quien la vigilara y quien obtuviera tanto fotos como cintas de video o
cualquier prueba que lo demostrara, por eso me encargaron el caso a mi, el cual
acepte.

Era martes, 10:34 de la mañana, mes de julio, hacia calor y estaba en mi oficina
ojeando el expediente que me habían pasado del caso. Laura (sin apellidos por
razones obvias) , 30 años, sin hijos, casada con un rico empresario que apenas
paraba en casa, su foto mostraba una mujer imponente, con un físico espectacular,
rubia, metro setenta cinco, ojos verdes, pelo largo y lacio, me pareció una mujer
realmente hermosa, no me extrañaba que su marido sospechara...

Empecé por aparcar mi coche frente a su chalet y esperar movimientos, los primeros
fueron habituales, salir de compras a tiendas de ropa cara, peluquería, tiendas de
arte etcetera..yo la seguía siempre sin que se percatara y sacando fotos de todos
sus movimientos y así durante unos tres días hasta que...una noche, sabado, en que
su marido estaba de viaje, salió alrededor de las doce y cuarto, llevaba un
vestido gris de tirantes muy ajustado cuya falda llegaba a la mitad de sus muslos,
a través de él se le insinuaban unas braguitas pequeñas y juraría que no llevaba
sostén. Estaba realmente sexy. Así que supuse que se iba a encontrar con su
amante.

Cogió su coche, un deportivo rojo y enfilo hacia las afueras de la ciudad, después
de una media hora de carretera entro en una zona residencial y aparco el coche
frente a un chalet ,en el se veía luz así que era de suponer que había alguien
esperando. Laura aparco y entro con su propia llave. Era mi turno!, cogí la cámara
de video y estudie la situación.

Podría subir escalando por un árbol hasta una ventana del piso de arriba e
intentar buscar un sitio donde espiar, ya que habían echado las persianas en todas
las ventanas de abajo. Escale y me metí justo en la habitación principal, en ella
había una cama grande, con las sabanas invitando a subir en ella, supuse que los
amantes acabarían ahí, así que me escondí en el armario que era enorme, tenía
varias puertas y escogí la zona de los zapatos pues por experiencia es la que
menos se usa en estos casos, deje las puertas lo suficiente entreabiertas para
poder ver la cama y que mi cámara pudiera captar el asunto.

Se oían voces abajo, pero no pude escuchar bien lo que decían, luego escuche las
escaleras y finalmente la puerta de la habitación, ya estaban aquí!,escuche una
voz femenina que decía-voy a devorarte, amor, he estado esperando este momento
toda la semana!-pensé que Laura era muy ardiente pero de repente escuche otra voz
de mujer- si, mi cielo, soy tuya, bésame-me asome por la abertura y vi a Laura y a
otra mujer bésandose apasionadamente, de pie junto a la cama,¡ahora entendía
porque el marido quería que fuera una mujer quien vigilara a Laura!.Seguramente
sospecharía que su mujer tenia tendencias lésbicas. La otra mujer era morena, con
una figura que parecía de revista de modelo, llevaba un top blanco, dejaba
entrever su barriguita y un hermoso ombligo que servia de ubicación a un piercing,
y luego unos pantalones cortos ajustados en el cual se apreciaba claramente su
raja marcada y excitada por el momento.

Cuando vi a esas dos pedazos mujeres bésandose y con sus cuerpos tan proximos,
sentí un escalofrío por todo el cuerpo, era emocionante, jamás me había pasado una
cosa igual y me dispuse a disfrutar del momento. Laura bajo sus manos por la
espalda de la morena mientras la besaba apasionadamente, para acariciar sus nalgas
y apretarlas hacia ella como si quisiera que no se escapara mientras Eva(así se
llamaba la morena),le bajaba los tirantes del vestido dejando que este cayera por
su propio peso y descubriera el cuerpazo de Laura, que como yo supuse no llevaba
sostén y sus braguitas eran tan pequeñas que apenas tapaban su culito.

Eva empujo a Laura sobre la cama y se quito el top dejando ver unos senos
prominentes cuyos pezones estaban duros y moraditos, se agacho sobre Laura y
empezó a lamerle sus tetas mientras esta gemía de placer, agarrandolas con sus
manos y masejeandolas como si quisiera exprimirlas. Para entonces yo ya me había
desabrochado la bragueta de mi pantalón y busque mi coño que se estaba empezando a
mojar y que me ardía de excitación.

Eva le lamía las tetas a Laura sin pausa, recorría con su lengua toda su aureola
para después morder sus pezones haciendo que esta se revolviera de placer y
gimiera sin descanso. a continuación bajo una de sus manos para introducirla
despacio en las braguitas de Laura y busco su coño para empezar a masturbarla. A
través de las braguitas se veía unos dedos expertos que sabían como trabajar unos
labios empapados en flujos vaginales y que hacia que Laura gritara sin control:
-sigue, sigue, mas, mas, te amo Eva, eres fabulosa-.La mano de Eva subía y bajaba
a través de las bragas de Laura, de vez en cuando la sacaba y le ponía los dedos a
Laura en la boca para que esta los chupara y los limpiara de los jugos recién
extraídos.

Eva despojo a Laura de la lencería y dejo ver uno de los coños mas hermosos que
jamás haya visto, perfectamente depilado y con unos labios rosaditos que invitaban
a besar. Resta decir que yo me estaba introduciendo mi dedo anular todo lo que mi
postura dentro del armario me permitía.

La morenaza seguía trabajándole el clítoris a Laura con sus dedos a la vez que la
comía la lengua, los labios, el cuello y las orejas. Laura estaba abandonada a lo
que parecía el placer mas intenso que jamás haya experimentado.
Mi cámara no paraba de grabar a la vez que yo no paraba de masturbarme, mientras
notaba como chorreaba por mis piernas los jugos originados por mi
autosatisfacción.
De repente Laura quiso llevar la iniciativa y tumbando a Eva en la cama, la
arrebato sus bragas y sin apenas darle tiempo a esta a reaccionar comenzó a
recorrer con su lengua la hinchada raja de Eva que abrió bien sus piernas y se
arqueo para así disfrutar de toda aquella atacada.

Desde mi ángulo veía el culito de laura y su rajita palpitante que con un vaiven
sensual se adivinaban las acometidas a las que estaba sometiendo a su amante.
Yo no podía mas, no paraba de masturbarme con mi mano derecha mientras que con la
izquierda filmaba.
Eva gritaba como una loca-ahhhhh!!!,sigue!!!!,mientras Laura le recorría con la
lengua la raja de arriba abajo y se la introducía todo lo que podía. Cuando Eva
inevitablemente se corrió, Laura se puso encima de ella, juntaron sus tetas
mientras le comía la lengua, Eva abrió sus piernas y Laura empezó a follarsela
como si fuera un juego de rol en que Laura fuera el hombre y estuviera
metiendosela.

Eva la ayudaba agarrandola de las nalgas y apretando fuerte hacia si misma para
que los embistes fueran mas intensos. Sus pezones se rozaban en cada atacada y sus
gemidos eran realmente de placer sin limites. Cambiaron de postura, esta vez si
juntaron sus coños, metiendo las piernas de una sobre la otra y quedando cada una
a un lado de la cama, se oía como los labios húmedos chocaban unos contra otros,
como se pegaban y se despegaban.
-ahhhhhh, esto si me gusta!!!!-decía Eva-me voy a correr otra vez cielo!!!!.

Por un lado estaba deseando que acabaran, estaba agotada de la postura incomoda
dentro del armario, pero por otro estaba gozando con el espectáculo como jamás
imagine.

Después de follarse la una a la otra, se sometieron a una sesión de besos tiernos


y abrazos, así como cariñitos que quedaron registrados en mi cámara de video, a
continuación se fueron al baño juntas para ducharse, ocasión que aproveche para
salir del armario, salir por la puerta escalera abajo y montar en mi coche en
dirección a mi casa.
Nada mas llegar, me desnude completamente y me duche, estaba sudada,
mojada y excitada por lo que había visto-¡por fin esta profesión me daba una
experiencia nueva e interesante!.Después con una café con leche calentito visione
la cinta dos veces, pensaba que al marido de Laura le bastaria esto para pedir el
divorcio, pero por otro lado me daba pena fastidiar a Laura y Eva, ya que les
había cogido cariño. Estuve toda la noche pensando y se me ocurrió una idea de la
cual podía salir beneficiada mucho mejor que con los honorarios que el marido de
Laura me pagaría.¿Os gustaría saber que es lo que hice?.

Es Domingo, mes de julio, 10, 30 de la mañana, acabo de desayunar y me dispongo a


poner en marcha mis planes. Durante la madrugada hice copia de la cinta donde
grabe las desventuras amorosas de Laura y Eva la noche anterior y me disponía a
jugar mis cartas. Llame al marido de Laura y le dije que todavía no tenia nada
concluyente, que necesitaba todavía un par de días mas, por lo que era conveniente
que siguiera de viaje, lo mas alejado posible de ella, a lo que accedió sin
dificultad, así que me asegure tener el campo libre, después fui a mi habitación y
empecé a rebuscar entre mi vestuario, busque unas braguitas de color negro que
apenas había usado por verlas demasiado sexy para mi gusto, pero cuadraba
perfectamente con mis planes, después me puse unos pantalones de chándal grises
amplios que se ceñían a la cintura con un cordón y un top negro que dejaba ver mi
tripita y mis hombros al descubierto. Me recogí el pelo en una coleta que deje
pasar por detrás de una gorra de marca que tenia, unos deportivos blancos y
perfecto. Me mire al espejo, estaba realmente atractiva, mis pechos se marcaban
generosos a través del top, y mi cuerpo atlético me hacia apetitosa. Cogí la copia
de la cinta, monte en mi coche y me dirigí a casa de Laura con una mezcla de
emoción y excitación. Iba a jugarme el todo por el todo.

Cuando llegué a la majestuosa casa, aparque el coche en la parte de atrás y me


dirigí a la puerta principal, sabia que Laura estaba sola, porque por mis turnos
de vigilancia descubrí que el Domingo era el día libre de la criada.

Llame al timbre, bastante nerviosa y emocionada, y espere, al cabo de un par de


minutos, la puerta se abrió y vi a Laura, estaba medio dormida, despeinada, pero
realmente atractiva, llevaba una bata de raso de color crema, cerrada con la ayuda
de un cinturón también de raso anudado a su cintura, pero lo suficientemente
abierta para adivinar sus pechos firmes y desnudos.

¿Quien es usted y que quiere?- me pregunto mirándome de arriba abajo.


Soy detective privado- le conteste mientras le mostraba la cinta de video- me
llamo Sandra y tengo algo que le puede interesar... ¿puedo pasar?.

Dudo un instante....pero por fin.

Pase - me dijo- espéreme en el salón mientras voy a vestirme.

Mejor que no!! - le conteste- quédese aquí!!, esto no puede esperar!!

Mi tono imperativo la paralizo, me miro extrañada mientras yo me dirigía a su


televisor, lo encendía y ponía la cinta de video. Le di al Play y las imágenes de
su orgía lésbica con su amiguita empezaron a desfilar ante sus hermosos ojos
verdes.

- Que significa esto!!!!, no tiene derecho!!deme ahora mismo esa cinta!!.grito


Laura.

- Quédesela si quiere, solo es una copia, la original la tengo a buen recaudo.

Entonces empecé a relatarle toda la historia, como su marido me había contratado


para espiarla y como obtuve su aventura erótica con Eva, utilice un tono suave de
voz y paseaba alrededor de ella mientras se lo relataba, observándola lascivamente
de arriba abajo...ella me escuchaba sorprendida y cuando termine la historia me
dijo:

- Esta claro, he comprendido¡¡, yo no deseo que mi marido sepa esto, ya que como
usted sabe es un rico empresario que me proporciona todo lo que quiero. Me imagino
que esto tendrá un precio, dígame cuanto le paga mi marido y yo se lo triplico.

- El caso- le conteste mientras me acercaba a ella- es que no quiero dinero...

- ¿Entonces si no quiere dinero..que quiere.....?, me pregunto Laura.

Me puse frente a ella, me quite la gorra y deje que mi pelo se soltara, la mire a
los ojos y lentamente la desate el nudo de la bata dejando que esta se abriera y
dejara al descubierto sus hermosas tetas, llevaba un tanga de color morado que
perfilaba sus hermosos muslos, deslice la bata por sus hombros y esta cayo al
suelo dejando su cuerpo semidesnudo al descubierto.

- ¿Qué hace?- dijo Laura con la voz entrecortada y tapándose los pechos cruzando
los brazos.¿se ha vuelto loca?.

- ¿Quieres la cinta?- le pregunte.

Si..por supuesto- dijo ella- , mientras su cuerpo temblaba y juntaba sus piernas
excitada por la situación.

Entonces, tendrás que ser una niña buena y darle a Sandra lo que quiere...

La cogí de la nuca y atrayéndola hacia mi la bese intentando penetrar con mi


lengua en su boca, yo estaba excitadísima, era la primera vez que besaba a otra
mujer... note unos labios suaves y una lengua húmeda que se resistía a mi ataque,
pero pronto cedió, abriendo su boca y abandonándose a un beso apasionado y
ardiente. Nos comimos la una a la otra durante un rato recorriendo cada cavidad de
nuestra boca, mordiéndonos los labios y acariciándonos el pelo.

Entonces comencé a sobarle los pechos, firmes, redonditos, notando como sus
pezones se ereccionaban al contacto de mis manos.

- ahhhh, así detective, muy bien.....ahhhh....

Laura me acostó sobre el sofá, me saco el top dejando libres mis pechos que empezó
a acariciar con gran destreza, masajeándolos con toda su mano y apretándolos para
luego juntarlos, bajo su boca hasta la aureola de mis pezones y empezó a lamerlos
en círculos sin llegar a rozar el pezón.

- ahhhh,sigue así, Laura, me encanta.....

Yo estaba a cien, jamás me habían chupado los pechos igual, empezó a mordisquear
mis pezones a la vez que una de sus manos recorría mi tripita con un contoneante
masaje y bajaba buscando algo mas..

Me desato el nudo del pantalón, y subió su boca hasta la mía, junto sus pechos con
los míos, notaba que me iba a correr en cualquier momento, era incapaz de hacer
nada, estaba abandonada al placer mas inmenso que jamás

imagine.

Entonces su mano penetro bajo mis braguitas, sus dedos rozaron mi monte de venus y
bajaron hasta mis labios vaginales empapados en ardientes jugos, sus movimientos
eran rítmicos, comenzó acariciando mi clítoris que desfloro habilidosamente para
después penetrarme con sus dedos llevándome hasta el orgasmo..

- me corro, Laura, ahhhh, sigue,....

Laura siguio masturbándome, llevándome hasta el extasis total, jamas pude imaginar
tal placer, termino de desnudarme y yo a ella, y alli; en el sofá nos fundimos en
un eterno 69, su lengua penetraba mi raja a la vez que yo saboreaba la suya...,
ese sabor, ese aroma a hembra, ese perfume que ya había percibido desde mi
escondite la noche anterior...ahora todo para mí.

De repente note como su lengua se desmarcaba de su posición y recorria una


trayectoria humeda directa a mi ano...note ese cosquilleo, intentando penetrar en
tan angosto hueco, solo esas atacadas me producían un placer indescriptible.

- si, cielo, por favor, méteme un dedo, ahora, ahhhh...

Laura jugo con su dedo alrededor de mi oscuro agujero, empapándolo en flujo


previamente para lubricarlo y luego introducirlo y sacándomelo rítmicamente.

- Te gusta que te den por el culo?, eh, pues aquí tienes mi linda detective..

- si, me gusta , sigue..por favor, hasta el final...házmelo, aahhh, ahhh!!!!

Tuve que desistir de comerle su coño, era realmente buena, no me dejaba ni


respirar, me abandone a otro maravilloso orgasmo para caer abatida, cansada y
dolorida en el sofá.

- Bueno, ahora supongo que me darás la cinta?. Me dijo mientras se ponía la bata.

- Por supuesto, soy una mujer de palabra!!...te la haré llegar, pero antes
necesito información.

- ¿Información?, ¿sobre que?. Me pregunto.


Entonces le saque ciertos datos que me servirían para mi siguiente plan.

Me vestí y me despedí de ella con un apasionado beso y prometiéndole que su marido


jamas sabría de sus desventuras eróticas.

Cuando me dirigía a casa iba ordenando mentalmente la información proporcionada


por Laura y que me serviría para mi siguiente aventura.

Me disponía a realizar mi otra parte del plan, tenia la información proporcionada


por Laura, así que al día siguiente Lunes desde mi oficina le mande la cinta por
mensajero tal como la había prometido y tantee en mi ordenador datos para realizar
mis planes.

Su nombre era Eva, era secretaria del marido de Laura, morena, esbelta, sexy,
metro setenta aproximadamente, 52 kilos. Vivía en un chalet a las afueras de la
ciudad, la dirección coincidía con la casa que yo había visitado hace dos noches y
donde obtuve la grabación. Un verdadero bombón. El flechazo entre ella y Laura se
produjo una vez que fue a la oficina de su marido y la vio, con solo mirarse a los
ojos las dos supieron que se gustaban y empezaron una relación que ya duraba tres
meses.

El marido de Laura no sospechaba nada y por mi parte tal como había prometido a
Laura tampoco lo iba a saber...pero me merecía un premio por mi silencio...así
que...

Me fui a una tienda de moda que Laura me había recomendado, allí me hice con una
combinación de braguitas, ligeros y sujetador de color rojo tremendamente sexy y
caro!!!.

Después me compre una blusa color crema y traje de chaqueta y falda azul oscuro,
zapatos a juego, parecía una verdadera ejecutiva!!!.finalmente fui a otra
peluquería recomendada por Laura donde me hicieron un peinado realmente
fantástico. Resta decir que todos los gastos corrían a cuenta de Laura, era otra
de las condiciones por mi silencio.

Llame a la oficina del marido de Laura, sabia positivamente que el no estaba,


seguía de viaje..pero mi intención era hablar con Eva.

Lo siento..pero el Señor Peralta se encuentra de viaje de negocios y no volverá


hasta el viernes...si quiere le concierto una cita..- Me dijo Eva con una voz que
ya me provocaba cierta excitación.

El caso- le respondí- es que tengo una documentación importante que entregarle, si


no le importa se la daré a usted..

De acuerdo....venga por aquí cuando quiera, nuestro horario es de 8 a 14 horas y


de 16 a 22 horas.

¡Vaya!, ¿no le importaría esperarme hasta las 22,30?, tengo una reunión y no
podría ir hasta esa hora...

La estaba intentando llevar a mi terreno

- De acuerdo, pero por favor no se retrase.

Perfecto¡¡¡, mi plan iba viento en popa...repasando. Según la información de


Laura, la lencería roja fascinaba a Eva y yo la llevaba, le gustaban las mujeres
emprendedoras y ejecutivas y asumí ese papel, me puse un perfume que sabia le iba
a gustar...y la tendría sola en su oficina a partir de las 22,30..como ya habréis
podido imaginar mi intención no era otra que tirarme a la imponente Eva, pero
quería hacerlo mediante la seducción y no mediante el chantaje como hice con
Laura...había descubierto en mi una faceta lesbica que no conocía pero que
empezaba a fascinarme.

Eran las 22,20, la gente había salido del edificio de 12 plantas donde se ubicaba
la oficina del señor Peralta y donde me esperaba Eva. Después de que el portero
confirmara mi cita cogí el ascensor hasta la séptima planta. Mientras subía notaba
como ya me excitaba solo la idea de intentar seducir a Eva, tenia a mi favor que
conocía su tendencia lesbica y sus gustos...pero ella no sabia quien era
yo...notaba como la entrepierna ya se calentaba solo de pensarlo.

Quinta, sexta y séptima. Salí del ascensor, las sala estaba con poca luz ya que la
gente se había ido...al final se veía una oficina acristalada iluminada y dentro
estaba Eva, llevaba el pelo recogido, traje gris de falda y chaqueta, unas curvas
de impresión y un perfume que disparaba los sentidos.

Hola, soy Sandra, había quedado con la señorita Eva para entregarle unos papeles
para su jefe, el señor Peralta.

Si, pase por favor, soy yo, estaba esperándola.

Note como me miraba, sorprendida, ya que seguramente no esperaba ver a una mujer
joven, elegante, maquillada.

Son unos informes de mi agencia que estaba esperando el señor Peralta,(cosa que
era cierta, ya que eran los informes de la investigación). Van en sobre cerrado y
lacrado tal como el señor Peralta solicito.

Aja, muy bien..gracias.

La note turbada, sin duda era por el perfume...sabia que era su favorito...

Perdone, Eva, sabría un sitio cercano y tranquilo para hospedarme...llevo todo el


día sin parar y no me apetece mucho follon... además mañana salgo de viaje y
quiero pegarme una buena ducha y descansar...

Pues cerca de aquí hay un buen hotel...si quiere la acompaño, esta justo a la
vuelta.

Bien, de acuerdo.

Bajamos a la calle, giramos la esquina y fuimos al hotel, procure en todo momento


comportarme como una mujer segura...pero sexy a la vez...y ella lo notaba. Justo
cuando íbamos a despedirnos en la recepción del hotel...le dije:

Porque no se queda un ratito, le invito a cenar....no me gusta cenar sola...

Eva dudo unos instantes..estaba confusa...por una parte era una invitación natural
a cenar..pero por otra su atracción hacia mi se le hacia patente..

De acuerdo. Muchas gracias...acepto.

Bien, subamos primero a la habitación...me ducho y bajamos al restaurante.

Ok.
Estaba totalmente en mi terreno, subimos a la habitación....nada mas entrar...me
despoje de la chaqueta , la blusa y la falda..de la forma mas natural. Eva me
miraba de reojo..cuando vio mi lencería no tuvo mas remedio que hablar.

Oh, es precioso el conjunto que lleva..muy sexy..seguramente volverá loco a los


hombres.

Y también a algunas mujeres¡¡ ...agregue.

Me acerque a ella, que estaba de pie junto a la cama...estaba nerviosa..me puse


frente a ella y tocándole el muslo derecho y subiendo con mi mano su falda gris
llegue hasta su cadera.

Te gustaría probártelo??...le dije

Si-, contesto débilmente-

Me acerque a ella y la bese, tiernamente, penetrando bien mi lengua en su boca,


saboreando sus carnosos labios, mientras mis manos rodeaban sus nalgas por debajo
de la falda y hacían hueco entre sus braguitas. Ella también empezó a acariciar mi
espalda con sus dedos, subiendo suavemente por mi columna buscando el broche de mi
sujetador el cual soltó habilidosamente. Seguí besándola por el cuello, saboreando
su piel como si fuera un helado, abrí la cremallera de su falda y la deje caer,
después comencé a besarla y a lamerla mientras desabrochaba su blusa, entre los
pechos y bajando por su tripita, su ombligo..., la tumbe en la cama, deje sus
pechos en libertad para empezar a saborearlos, rozando sus pezones erectos los
cuales devore como si fueran caramelos y de vez en cuando mordiéndolos lo cual le
producía una excitación especial que la obligaba a arquearse de placer.

Mientras devoraba sus tetas mi mano izquierda estaba por encima de sus braguitas,
notando esa matita de pelo negro y una humedad producida sin duda por su
flujo...agarre las bragas y tire de ellas metiendoselas en su raja, sus labios
asomaban a través de la tela, esto la excito mucho, comencé a estirar y a aflojar
y en cada atacada sus pechos se movían obligándome a buscar sus pezones una y otra
vez...

aahhh, me gusta....sigue cielo.....

Estos gemidos me ponían a cien así que cada vez tiraba mas y la tela penetraba mas
en su raja, ella encogía las piernas y no paraba de moverse....yo notaba como me
estaba corriendo solo de la excitación que me provocaba ver a tal hermosa mujer
gozar de esa manera.

De repente Eva tomo la iniciativa, con gran energía se puso encima mío y empezó a
comerme enterita, cuello, orejas...bajando hacia mis pechos los cuales masajeo a
la vez que los devoraba alternativamente, habilidosamente me despojo de mis bragas
las cuales estaban empapadas y sin darme tiempo a relajarme abrió mis piernas y
metió su cabeza entre ellas para beber mis jugos y lamer mi raja.

-ahhhhh, Eva, sigue, por favor...no pares...meteme la lengua...ahhhh.

Aquella lengua era realmente fascinante, se contorsionaba de forma que no dejaba


hueco de mi raja sin chupar, mi clítoris afloraba y ella lo relamía sin pausa, yo
me corrí abundantemente...y ella aprovecho ese orgasmo para llenar su boca de
jugos y entregármelos es un beso apasionado, húmedo, con sabor a hembras en celo.

La quite las bragas que se despegaron de sus labios vaginales y le devolví con
intereses la mamada con la que ella me había obsequiado anteriormente.
Su sabor era realmente sabroso, se mezclaban con el perfume de su piel y producían
efectos afrodisíacos, era como saborear una rica fruta tropical, ella se masajeaba
los pechos mientras yo me alimentaba de sus fluidos.

-Sigue, sigue...ahhhhh, me voy a correr..Sandra...eres divina... ,sigue.

Note una nueva oleada de flujo invadir mi boca, aproveche para darla la vuelta,
deje su culito redondito y rosado a mi servicio, abriendo sus nalgas y dejando
caer todo el liquido de mi boca en su oscuro agujero, metí mi lengua y saboree su
sabor amargo..después introduje suavemente mi dedo anular, primero solo en parte y
después entero, embistiendo ...mientras la besaba la nuca...ella a su vez
levantaba y bajaba su trasero y se masturbaba con sus dedos de forma que yo los
notaba a través de la delgada piel que los separaba de los míos....

Aquello se salía, el placer que sentia es indescriptible, aquel cuerpo me


fascinaba, esa piel tersa, esas curvas suaves...aquella mujer era realmente un
capricho de los dioses...entendía perfectamente que Laura se la pegara a su
marido..realmente merecía la pena.

El clímax total se produjo cuando juntamos nuestros coños, intercalando nuestras


piernas y apretándonos una contra la otra, mezclando nuestros labios vaginales,
nuestro jugos, follandonos la una a la otra, aquello me hizo perder la noción del
tiempo, sentia que me desmayaba de placer y me deje caer rendida en la
cama....ocasión que aprovecho la hermosa Eva para hacerme una paja a dos dedos
mientras me besaba tiernamente...

Después de la ducha, cenamos juntas. En ningún momento le revele quien era


realmente y lo que sabia. Intercambiamos números de moviles para estar en contacto
y establecer nuevos encuentros.

Con esto deje zanjado el caso de Laura y Eva. Todas habíamos quedado contentas y
conformes. El señor Peralta me pago bien por mis servicios, estaba contento de
comprobar que su mujer le era fiel..¡pobrecito!. En cuanto a la cinta, todavía
guardo una copia que a veces veo y me hace pensar.......aquellos cuerpos....fueron
míos.

Intereses relacionados