P. 1
Ensayo de La Revolucion Mexicana

Ensayo de La Revolucion Mexicana

|Views: 45.753|Likes:
Publicado porIan Pratt Design
Descripcion laxa de la lucha Revolucionaria y de sus personajes. Exposicion de los avances de Mexico en el siglo XXI
Descripcion laxa de la lucha Revolucionaria y de sus personajes. Exposicion de los avances de Mexico en el siglo XXI

More info:

Published by: Ian Pratt Design on May 18, 2010
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

10/28/2013

14/5/2010

ENSAYO

LAXA DESCRIPCIÓN DE LOS PERSONAJES Y CUESTIONES UNIVERSALES DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA Y LOS DESAFÍOS DEL MÉXICO DEL SIGLO XXI
Descripción de los héroes de la Revolución Mexicana y los Desafíos de México en el siglo XXI

El Revolucionario

Introducción “La Revolución es una súbita inmersión de México en su propio ser. De su fondo y entraña extrae, casi a ciegas, los fundamentos del nuevo Estado. Vuelta a la tradición, reanudación de los lazos con el pasado, rotos por la Reforma y la Dictadura, la Revolución es una búsqueda de nosotros mismos y un regreso a la madre.” “La explosión revolucionaria es una portentosa fiesta en la que el mexicano, borracho de sí mismo, conoce al fin, en abrazo mortal, al otro mexicano.”

Sin lugar a dudas, uno de los más ricos episodios de nuestra historia, de la historia de México, es la Revolución Mexicana, razón de innumerables textos ideológicos, literarios, motivo de investigaciones y estudios concienzudos sobre la lucha humana y de los eventos bélicos de un pueblo decidido, sin muestra de miedo, a alcanzar mejores lugares y condiciones que hasta en su momento se les había negado, una lucha, que como todas aquellas que se alzan en cualquier parte del mundo, deja siempre un saldo, bien positivo o bien negativo, con la distinción que fue una lucha intestina, fraternal y hermana. Es claro que la revolución mexicana fue uno de los eventos histórico que traspaso fronteras y fue ejemplo de un pensamiento reformador en diversas partes del globo terráqueo, más en la América Latina, con lo que paso a formar parte de la historia mundial. Las banderas, en estas luchas, se encontraban puestas muy en alto, llevaban consigo ideales que no podían ser olvidados por el solo hecho de la fuerza, de la represión y del desconocimiento por parte de los poderosos o gobernantes. De ser así, enaltecidos estaban aquellos que podían personificar o llevar por un momento, estas concepciones de reparación social, estos principios universales de la dignidad humana, como es la libertad, la seguridad jurídica y la justicia, la educación, un trabajo digno, la búsqueda de mejores condiciones de vida, y la homogenización del ingreso y la propiedad de la tierra; desde luego, fue un momento de efervescencia política y económica ligada a un descontento social y convergencia de puntos de vista contradictorios, los desatinos y las acciones violentamente implantadas, que tarde o temprano medraron una nación con recursos económicos austeros, es decir, se tradujo directamente en una situación insoportable, en diversas áreas del acontecer nacional del aquel entonces, no muy distintas de las que, hoy por hoy, se encuentran en los distintos ámbitos de importancia de la republica. El rumbo de la nación estaba amenazada por una mentalidad estoica, desafiante, determinada por el poder aristócrata y capitalista, propiciado por un gobierno aburrido de la miseria e indiferente con la situación real de un país que siempre se encontraba en guerra, ya de por si la ultima que había sufrido ya era suficiente. Era claro que la situación no podría continuar de esta manera, entonces, surgieron sujetos realmente determinados a dar un paso
2

decidido a detener tal infamia, fueron hombres y mujeres quienes tomaron en sus manos las riendas de su destino. Destino que estaba hecho de una pasado avasallador, del desconocimiento de la diversidad indígena y culturalmente apreciable, y de un hurto de la riqueza nacional legitimado y respaldado por un gobierno malinchista. Hombres y mujeres, sumergidos y consientes de su realidad, sabían de antemano que una lucha no traería un cambio repentino e inmediato a sus actuales circunstancias, pero si sabían que un cambio drástico, como lo suele ser una revolución, rendiría frutos para sus hijos, mismos que se encargarían de seguir sus ideales, sus banderas, y establecerían ejes rectores a una nueva sociedad fundada en los principios universales de la dignidad humana. Para llevar tal obra tuvieron que sumergirse en el ritual personal de definir su visión y misión, vencer los miedos y resaltar sus mayores valores. Así, renovados, dieron pauta al nacimiento de leyendas, de acciones heroicas, que no pudieron haberlo conseguido si no estuvieran suficientemente convencidos de su causa. Paradójicamente, en el proceso, también hubo quienes nacieron para hacerle frente a estos héroes y de estos sus causas: los Villanos gustosos del poder. CONTENDER EN LA CAUSA se volvió una moda nacional, iniciada en el norte del país, y no siguiendo la brújula, se extendió hacia el sur, tomando fuerza moderadamente en proporción a una población ferviente de cambio con una conciencia determinada a llevar y plasmar todas las demandas de una sociedad desfavorecida que creyeron en esta lucha la mejor forma y única en que podían elevarlas a prioridad nacional. Obvio, este proceso de ajuste social y económico no era bien visto por los jefes y caciques de las políticas estatales, como Porfirio Díaz, quien consideraba que no era necesario, calificándolas como levantamientos y revueltas dispersas con metas no unificadas, para él, en sus últimos años de gobierno dictatorial, la bonanza que aspiraba una clase apoderada sobre una estabilidad aparente que rendía frutos era suficiente. En contraste de lo que fue, en sus primeros años en el máximo cargo, con una vitalidad vivida, cubierta enteramente por un pensamiento libertador y reformador, de ideales que se resistían a perdurar durante décadas, heredados por los máximos pensadores y líderes de las causas post independecistas, como lo fueron la revolución de Ayutla, la Guerra de Reforma y la Batalla de Puebla, ésta última, en donde obtuvo finalmente un reconocimiento admirable. Por lo que de esta manera, el vencedor de la batalla de puebla se transformo en un místico de la autoridad como lo caracterizo Krause, un ferviente servidor del positivismo. Este soldado experto en escaramuzas, de carácter rebelde ante sus superiores, con instintos para manejar a los hombres, pasiones y ambiciones, siempre disfrazado en su papel, siempre guardando y cuidando las formas, sin sonrisas, tanto que en su rostro humano, nadie puede descubrir cuando está contento y cuando está disgustado, es perfectamente enigmático, era evidente –que al describirlo Federico Gamboaestaba en lo cierto, es como la esfinge hasta por su color,… su origen. Este personaje, ya convertido en arquetipo, de un pasado indio, de un presente blanco, gustoso de ser camaleónico, siempre disfrazándose de la ropa y de la máscara que más le fuere afín, ejemplo de ello, fue el mismísimo cargo del que gozaba,
3

posición de poder que le sirvió para personificar a la autoridad. Su dote militar le otorgo la estrategia que adoptaría toda su vida, la de dividir para vencer. Para sus contemporáneos, el único error y descuido fue envejecer. Al parecer la singularidad de habilidades de este personaje no fue suficiente para hacer frente a los cambios venideros que estaban por azotar terriblemente a los sectores de la población rural económicamente desfavorecida, una crisis a nivel internacional, comandada por los países europeos y los Estados Unidos, -que ya desde entonces afectaban a nuestro país- adicionada a una sequia suficientemente prolongada y la cual tiranizo el campo y de este, principalmente las plantaciones del maíz, como producto de mayor consumo nacional, situación que mermo los ingresos del gobierno, favoreciendo la ya de por si sofocante situación. Porfirio Díaz, disfrazo en su autoridad una ambivalencia, una dualidad caótica, visible al comienzo y término del poder, atributos relacionados también con su realidad, con la cultura mexicana. El final de la obra de Díaz, fue sin duda su inflexibilidad e inadaptabilidad a las nuevas exigencias y su ceguera crónica, elementos que aprovecharon sus adversarios con lujo de análisis, pues las descripciones posteriores de su salida del poder son un conjunto de narraciones heroicas y antagónicas, que arremeten y retroceden, en las luchas por demostrar quién puede instalar su propuesta sin diferenciar si esta degenere más o sea de inspiración transitoria. El patrón de la dualidad sigue cumpliéndose, como ya la historia ha profetizado. La singularidad de este individuo, su obra anterior, durante o posterior al poder, consiguió el nacimiento de uno de los eventos mas importantes de la identidad mexicana, ya que una vez fuera del poder y del país, Porfirio Díaz dejaría de aplicar su visión y modelo autoritario gubernamental, -representación con la cual se le asociaba-, quizá, el cuestionamiento que surge ahora es sobre la persistencia de la revolución y su futuro, pues la solución a la problemática estaba ya puesta en marcha y la revolución ya no tendría sentido alguno, empero esto no era cierto, el suceso revolucionario apenas entraba en maduración, el conflicto surge cuando quedando acéfalo el cuerpo del gobierno, la lucha por conseguir la silla presidencial fue eminente. Los aspirantes incuestionablemente también seguían el modelo de la imposición de posturas que a su propia experiencia eran los mejores, los más fuertes, los más apropiados fuera mal o bueno o por un simple concepto personal de orgullo, egoísmo, o de reconocimiento de sus capacidades. Es así, que el siguiente en ocupar el puesto fue por su labor sufrida y obsesivo cuestionamiento del poder, -más bien a la figura presidencial de Porfirio Díaz y sus seguidores- fue el buen Madero, pues aparece como un joven de convicción democrática y liberal, empeñoso de espíritu legalista, pacifista, de una figura tal como un inocente incapaz de cometer atrocidades desmesuradas, hombre cegado por su idealismo, bueno, al parecer ingenuo por no conocer los vorágines que originan las pasiones e impulsividades humanas o conociéndolas les olvido, desencadenando en una confianza a la vez retadora y a la vez carismática, convencido de la verdad de su causa. Su personaje de carácter redentor refortalecera el sentido de quienes aun luchan porque sus causas se reconozcan y en su personaje se ve la luz de ello, su salida y el fin mismo. Este noble andar, le concedió construir su propia lucha distinguible entre tantas,
4

llamada por los historiadores como la revolución maderista, recogiendo el pensamiento plasmado en el plan de San Luis, no obstante con su carácter pacífico y diplomático, tuvo diferencias aun con líderes revolucionarios, incluso con Emiliano Zapata y Pascual Orozco. Ha de precisarse, que Emiliano Zapata, un personaje humilde, un desconfiado que se apega a la tierra, de extrema pureza, buena fe y honradez, un charro independiente, enamoradizo, místico y taciturno, renuente a la traición y al poder, quizá porque conoce hasta dónde puede llegar esa enfermedad llamada “poder”, degeneradora de mentes, como le ha sucedido a Porfirio Díaz, su casa, en la capital moral de la revolución, Tlaltizapan, en donde ejerce su autoridad, siguió una postura paralela, muy propia, con elementos tomados y surgidos del trabajo del campesino, de la valoración de la tierra, como única forma indiscutible de avanzar a un progreso sostenible y duradero. Para él, Madero es un terrateniente y apoderado, con un pobre conocimiento del sentir de la gente y de sus necesidades, su genuino arte se encontraba en su idealismo, por ello para Madero, su estancia en el poder fue fugaz, determinada a resolver las inconformidades surgidas por los simpatizantes del Porfiriato que se resistían al cambio y los nuevos líderes. Existe cierto paralelismo a una tragedia griega, ya que al final de su vida –encontrada en el poder en la tensión de la Decena Trágica- únicamente consiguió convertirse en mártir, su obra fue truncada. Sus ideales impunemente quedaron suspendidos, -un destino no muy glorificado como lo es el de los héroes-. Le sigue, Victoriano Huerta, el militar traidor y perverso, ebrio consuetudinario, malvado y siniestro. Astucia es el adjetivo que lo define y lo califica, es por así decirlo, la contrapartida y némesis, del buen Madero. Gustoso de entablar una relación beligerante opositora con ayuda del sobrino de Porfirio: Feliz Díaz y Bernardo Reyes, antiguo militar de la vieja dictadura, sustituyo a Madero, gracias a su golpe de estado. Huerta conoció también el desprecio y el destino que otorgaba la vivencia cíclica revolucionaria. Reconocido como usurpador de la causa, así visto por Venustiano Carranza y Francisco Villa, este último, aparece como un ser primitivo, insubordinado y anárquico e igualmente desconfiado, pero bastante astuto e intuitivo, para José Vasconcelos fue un león, por la naturaleza violenta, ruda e impulsiva. Al parecer, un dolor de cabeza. Ambos, Venustiano Carranza y Francisco Villa, constituyeron un frente opositor a las causa huertistas, cada cual a su modo. Huerta, increíblemente también gozo en el poder lo que el exánime Madero, pero a distinción de este, vivió la toma de los Estadounidenses del puerto de Veracruz, situación que crespo sus ánimos y le origino un descontento que le incentivo dejar el poder, renunciando y huyendo, como solo sabe hacerlo un villano. Dio inicio con ello a la segunda revolución: la revolución Constitucionalista. Sucedió del mismo modo, lo único que cambia es el personaje y la forma de su propia lucha, la traducción y dirección de esta, en contraposición con las existentes; se aprecia, cambios graduales que transforman el objetivo de la lucha. Francisco Villa fue alguna vez la contraparte de Venustiano Carranza, luchando y siendo los opositores del gobierno de Victoriano Huerta, Ahora él, -Venustiano Carranza- , frente a su propio ejército, librando viejas rencillas con Villa, asume el poder en el año de 1917, caracterizado por su avejentada apariencia, por su prudencia desesperante, una solemnidad otorgada por su condición, conocedor y estudioso de la historia nacional, con inflexible carácter y paciente formulismo, formulismo que determino en gran parte llevar al
5

punto más alto las demandas sociales y económicas, sustentándolas con un documento de valor fundacional y constituyente, aunado a que también era un defensor de la dignidad y soberanía nacional, sin embargo, como todo buen defensor, también es astuto, enérgico y celoso de su autoridad, su apariencia denota lentitud, con certeza esto se transfirió a su voz, que no dejo de ser pausada, la gran sabiduría lo caracterizo pero siempre cuidando las formas, se transformo entonces, en un ser articulado, su obstinación -casi estoica- lo obligo a elaborar tretas inteligentes para situaciones que exigían flexibilidad. Para Madero, él era un receloso, vengativo y lento. No es así con Álvaro Obregón, quien siendo un caudillo popular, habilidoso y gran estratega, quien aprovechando los dones así concedidos, tales como el ingenio, la simpatía, una gran memoria y el talento, no duda en usarlos para sus fines. Bueno para todo, trabajador desde muy joven, su sensibilidad por las causas revolucionarias es sacrificada por una practis virtuosa, y esto lo definió más que nada, directo en el ataque, con un indiscutible sentido del humor, pero también de la venganza, se convierte por esto mismo en el más radical de los personajes, en el centro mismo de la atención pública. Hasta este momento estos personajes que por sí solos encaran valores, con personalidades estilizadas o a veces muy generales, muy al carácter descriptivo mexicano, no muy lejanos a los que se asocian con las deidades griegas, si es el caso de que surja una comparación, los primeros no roban nada a los hechos y habilidades de los últimos. Por si y cada cual cumple un papel importante en la obra denominada revolución mexicana y tan semejante a una obra teatral helénica, también tienen un destino y relevancia en el melodrama histórico, cada uno en tiempo y forma, cada uno con sus actos bien definidos, algunos con tragedias, otros con habilidades virtuosas y en apariencia, los menos favorecidos, villanos y antihéroes, denotan cualidades humanas detestables pero admirables por la definición y el carácter con que llevan su tarea. En general, cada participante de la obra revolucionario tiene una contraparte, en la estructura de la historia revolucionaria, por ejemplo, Porfirio Díaz aparece como un símbolo de autoritarismo, malo y despótico, con un listado de cuestiones negativas. Pero también fue un héroe, un guerrero en la batalla de puebla, referencia histórica que Madero pasó por alto, éste siempre lo cuestionaba. A la posteridad por aras de eventos conocidos y lóbregos, este último se eleva como una víctima inocente, en el que su obra quedo trunca y pausada. Villa representa el antihéroe y Zapata el personaje puro, con los pies en la tierra. Huerta es el malévolo, el villano de la historia. Carranza y Obregón, son personajes realistas, con defectos y virtudes, logran obtener y restaurar el orden perdido. La dualidad de estos héroes ya míticos o no, su carácter simétrico e inverso, la propensión a la transgresión de uno y el apego de la realidad del otro, dan en consecuencia a lo mucho a un arquetipo cultural universal que conforman una y exclusivamente la realidad histórica del México revolucionario. Expresa seguramente, las tendencias contradictorias de la Historia de México, entre la herencia india y la mestiza, entre los derechos del individuo y los colectivos, entre la libertad y el progreso, pero también figura la contradicción inherente del ser humano entre materia y espíritu, entre práctica y teoría entre ideal y realidad. Los héroes culturales, delegaron al morir su don a la revolución y cada uno de los héroes se vincula con una
6

institución, que después de morir y no ver cerca un poco de aquello por lo que lucharon, elevaron también a la conciencia social sus meritos y hechos, he aquí la transformación al mito y del mito en héroes, de héroes a instituciones y de instituciones a modelos morales de aceptación. Modelos de aceptación que lograron lo que muchos en años no alcanzaron, crear una población unida, una colectividad con un conciencia sustentada ya no en las viejas raíces europeas, o coloniales, ya son producto de una nación naciente, con propios héroes, una historia que es “nuestra historia”. Un papel importante, también ocupo la mujer. Los textos históricos también hablan de ellas, describen sus hazañas, quizá no a la par de los “Héroes y Villanos” de la revolución, ha de entenderse, pero no justificarse, que las circunstancias aun más cerradas de las que se goza hoy sobre equidad e igualdad de género lo provoco, el desempeño y función de la mujer en aquella época fue distinta, mas semejanza guardo su naturaleza a un vasallo, semi esclavitud, servidumbre o cualquier termino que refiera que ésta solo cumplía funciones de su señor. A la par, la religión matizo dicho estatus, resultado de un arduo proceso que de antaño se gesto, primero en la Europa y posteriormente, en la América conquistada, los postulados eclesiásticos y religiosos se impusieron, a los hijos de la nueva tierra descubierta, y estos como padres de la raza naciente mestiza, también tuvieron obligación de ofrecer, como único camino. Estas concepciones naturalmente llegaron a los días pre y post revolucionarios, siguiendo este proceso, no con la misma intensidad, más bien con una solemnidad renovada e incuestionable, la mujer no tomo directamente los modelos ofrecidos por la religión únicamente, también los adopto de la praxis de sus padres. Igualmente, el hijo varón, con toda la calma, de saberse un género favorecido, se fortaleció y consecuentemente hizo conciencia de su autoridad en cualquier exteriorización de su carácter, esto es una posible explicación del nacimiento del macho mexicano y la mujer que sirve y sufre. -Aunque es obvio que existen otras causas- como lo ha explicado magistralmente Octavio Paz. La aceptación de éstos modelos arquetípicos de comportamiento humano se vieron conjugados en la revolución más que en otro proceso histórico, aquí el macho es el héroe, la mujer la sombra, la cuidadora y la encargada de la familia, del bienestar aun cuando el hombre no contribuya en dicha causa. La mujer también necesito de esa gloria heroica, ella se sabía inteligente y capaz, y no dudo en adoptar cualidades de éstos y perfeccionar los propios, transformo su identidad femenina en una identidad portentosa, decidida, llena también de autoridad. El revolucionario vio en ellas un instrumento estratégico, que definía la victoria o la derrota en eventos bélicos. Las habilidades eran varias, desde las ya conocidas surgidas del hogar, hasta conocimientos especializados de enfermería, espionaje, el manejo de diversas armas y hasta lideres de batallones. Ellas concibieron la revolución como un mero instrumento del descubrimiento de su valor, y vieron en él un motivo para exaltar su fuerza, mostraron por tanto la primera lucha sobre equidad e igualdad de género no reconocida oficialmente. Un indicio nada despreciable, a sabiendas que ya había ocurrido una lucha independecista en la que también habían participado mujeres, su papel fue solo un icono, una muestra, un ejemplo, la única diferencia radica en que en la lucha revolucionaria, fue mucho más amplia y rica, hubo una
7

conciencia de su ayuda por parte de ellas mismas y de sus contrapartes varones, como causa principal y decisiva en los casi todos los planos de contienda, la mujer revolucionaria tenía una presencia substancial a la par de sus congéneres masculinos en los asunto de importancia nacional. Es curioso, que en las nuevas generaciones actuales, la importancia de la inclusión de la mujer en la vida del país, se ha acentuado mas, pero no como una lucha, sino mas bien como un reconocimiento a su labor, que no ha de pasar desapercibida, hoy en día la mujer es el punto medular de la economía, y va tomando fuerza en áreas como la política, y en la ocupación de puestos de la administración publica. Lo cierto es, que la mujer contemporánea, con toda la libertad y alcance que hoy puede gozar, ha generado corrientes de búsqueda y redescubrimiento de las figuras femeninas del pasado y del presente, que siendo amenazadas por el silencioso olvido, pretenden ser reconocidas y recordadas como lo que fueron parte de nuestra propia identidad nacional, quizá un esfuerzo de ello es el Diccionario Histórico y Biográfico de la Revolución Mexicana, en donde se recopilan los acontecimientos y luchas que se desarrollaron durante la gesta revolucionaria llevada a cabo en 1910, en el aparecen cerca de dos mil biografías de mujeres revolucionarias también protagonistas. La vida y actuación de estas dos mil mujeres y quizá más, que no lograron tener un reconocimiento por no tener un registro que haya llegado a nuestros días, y las cuales se desarrollaron en los ámbitos mas variados, que en su totalidad, comprendida entre los últimos años del siglo XIX y las dos primera décadas del siglo XX, y aun después, por quienes siguieron luchando ya en distintos terrenos ideológicos, educativo político y cultural. La lucha por la igualdad y por equidad de género, que hoy está muy en boga, trata de revivir y conservar ante todo no solo aquellos símbolos revolucionarios heroicos masculinos sino también, las obras y luchas de féminas con carácter decidido y determinante que florecieron en el ambiente de la revolución, consideradas en su momento igual o mejores líderes revolucionarios, empero por su condición de mujer dejaron de tener presencia importante en la historia, condenadas quizá solo a ser nombradas escuetamente en algunos textos de menor importancia, con su nombre a veces inventado, a veces mutilado por el olvido. Es importante mencionar que mexicanas como Laureana Wrigth de Kleinhams, nacida en Taxco, Guerrero, fue una visionaria de los acontecimientos sociales y sus diferencias, mismas que la motivaron a hacer pública su protesta, al escribir acerca de la demanda del sufragio para la mujer y la igualdad de oportunidades para ambos sexos en Violetas de Anáhuac, primera revista fundada y dirigida por ella en 1884. Juana de Belén Gutiérrez de Mendoza, quizá otra mexicana con valor, a través de la revista Vesper, defendía a los mineros y combatía con su proclama la dictadura de Porfirio Díaz; por su para Guadalupe Rojo Muda de Alvarado asumía la dirección de Juan Panadero, periódico fundado en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, por su esposo en el año de 1899, y que más tarde se publicaría en la ciudad de México. Emilia Enríquez de Rivera, El Hogar, y Julia Sánchez, con El Látigo Justiciero, lanzaban violentas críticas a la oligarquía. Es así que no solo las mujeres que contaban con educación – que en aquel tiempo era un lujo- buscaron mejores condiciones de vida sino que también las obreras de diferentes ramas de la producción comenzaron a organizarse para luchar para la defensa de condiciones de trabajo aceptables. En ejemplo, cuando en 1907, los trabajadores de la fábrica
8

de Rio Blanco, en Orizaba, Veracruz, se disponían a reanudar labores de una jornada de huelga infructuosa, un grupo de mujeres decidió impedirlo, entre ellas Isabel Díaz de Pensamiento, Anselma Sierra, Carmen Cruz, Margarita y Guadalupe Martínez y Lucrecia O. Toriz, quien se enfrento, enarbolando una bandera revolucionaria, a los empleados de la empresa que les dispararon, sobreviviendo a la violencia. Ella fue la primera luchadora social sacrificada por quienes no comprendieron la necesidad de un cambio en las condiciones de injusticia social en la que vivían francamente prevalecientes. El número de mujeres combatientes en el frente de batalla, no solo fue importante por el hecho de que fueron ellas quienes empuñaron las armas, sino porque estuvieron al frente de los batallones de los soldados y guerrilleros, en cuyas acciones bélicas lograron denotar, hasta el exterminio, el ejército federal, primero con Porfirio Díaz y después con Venustiano Carranza. Las imprescindibles soldaderas, mujeres que al lado de los caudillos o de sus hombres realizaban en los campos de batalla actividades indispensables para la sobrevivencia de los ejércitos y sus seguidores; las mujeres precursoras del feminismo en México, las socialistas de Yucatán y las sufragistas que lucharon por los derechos políticos: de votar y ser votadas en las justas electorales son una importante contribución a la vida e historia de nuestra identidad soberana. Contemporáneos se volvieron los ideales y valores de la revolución, mujeres y hombres por igual dejaron un legado para su posteridad, esa herencia debe ser desarrollada y por lo que se infiere que también continuada, pues aun no es un tema del pasado, que la obra aun no está terminada, que es tema de hoy porque enseña y advierte, sin embargo, su lenguaje está cifrado, -quizá para que su conocimiento no sea robado-. Producto de la era revolucionaria surgió el sufragio efectivo, la reforma agraria, los bienes propiedad de la Nación, la Escuela Rural, el Indigenismo, la valorización de la mujer, las Instituciones estatales con espíritu social, la noción de Justicia Social y la Constitución, documento hecho del pueblo para el pueblo, todos productos de esta lucha, y que servirían como modelos del imaginario colectivo para condensarse, en movimientos posteriores, artísticos y plásticos, sociales y estatales, nacionales y locales, tales como el movimiento muralista, y la corriente generada por Vasconcelos, la nacionalización de los recursos nacionales, entre otras. Se advierte que los hombres post revolucionarios entendieron este lenguaje, quizá por la cercanía temporal, y convirtieron parte de su fuerza en un producto tangible, de admiración y reconocimiento universal. Hoy también se exige, descodificar ese lenguaje revolucionario y aceptar el mensaje de la filosofía revolucionaria, no existe una decisión por la parte dirigente al respecto, escasos los esfuerzos que se hacen, amparados por aquellas voces que dicen que esto de la revolución es cosa del pasado, son cosa muerta e infructuosa, de ser cierto, el México contemporáneo tendría otro destino, las pocas cosas de identidad por las que nos enorgullecemos pasarían a ser parte de un sinsentido, pero obvio, aquellos que personificando conscientemente sus posturas alardean de mejores concepciones, están admitiendo implícitamente que este proceso les ha influido, que se encuentran en esas contradicciones de las que tanto goza el pasado mexicano, que han decidido ser actores o actrices, vistiendo lujosamente, características de algunos héroes o villanos revolucionarios, que ya como hemos
9

visto, gozaban también de ese dilema de su existencia. Recuerdo que en El laberinto de la soledad, Octavio Paz, hace una descripción sintética sobre los factores que favorecieron que la revolución diera un paso magno hacia el ejemplo de nuestra postura. Para él, en la Revolución Mexicana se crearon condiciones para construir gradualmente un país con libertad y paz social, en medio de un mundo que vivió las guerras más destructivas de la historia, así también, la Revolución se nutrió con la lucha de los hermanos Flores Magón por la justicia, con la demanda de “Tierra y Libertad” de Emiliano Zapata, con el espíritu justiciero de Francisco Villa y con la lucha por la soberanía nacional de Venustiano Carranza, por lo que esa herencia nos impone “grandes obligaciones”, entre ellas conservar las libertades por las cuales luchó Francisco I. Madero y defender a la ciudadanía “de aquellos enemigos de la patria que precisamente desean cancelar esas libertades a través de la violencia, la delincuencia, las adicciones o la intimidación”. Es cierto, el estudio concienzudo de la obra revolucionaria, nos remitirá siempre a un sin número de ideas que se condensan en los puntos arriba mencionados y que indudablemente en “letra viva”, contenida en el documento llamado constitución de 1917, con los ideales y valores de la Revolución, en ella, la obra tomo sentido profundo y serio, tajante fue su cometido, muestra de la determinación y el sentir justo de la gesta bélica y lo sucedido antes de ella. En cierto modo, a todos se nos ha presentado la oportunidad de leer esta obra, la primera impresión que produce es su connotada formalidad, su extenso sentido del derecho y principios, y la diversidad de su contenido, y al final de cuenta, su carácter constitutivo. A primera lectura parece un texto legislativo común pero con su propia identidad, como cualquier otro, pero cuanto más nos adentramos en su contenido, las figuras de pensamiento que de ella emanan son familiares, conocidas, entonces nos atrapa en su conciencia y profundidad, trastoca nuestra curiosidad y comenzamos a entablar relaciones de nuestro propio pasado, y nos damos cuenta que es parte de todo lo que nos rodea, y al mismo tiempo de nosotros mismos, es parte del estado y parte del pueblo, diverso es su texto como diverso es nuestro territorio, es actualidad e Historia, pero quizá en esta última parte es en donde la constitución encuentra todo su sentido de existencia. Cuando uno trata de aprenderla y así lo hacemos, no nos damos cuenta que cada principio, cada frase e incluso algunas palabras, tienen un eco y rico reflejo histórico. Ese reflejo pertenece casi en su totalidad al sentir revolucionario, -si no es que todo-. La constitución es un texto que ha puesto elegantemente el pasado y el presente, en una sola obra. Su forma de actuar se resume en la convergencia y divergencia de sus tópicos, que crean sinergia en todos los ámbitos de acción nacional.

10

Herencia revolucionaria respuesta a los desafíos de México en el Siglo XXI Obrero o licenciado, empresario o campesino, hombre o mujer, joven o viejo, el mexicano, un ser que por definición, analiza y critica. Figura sin duda alguna, que aparece como un ser que reflexiona ante una realidad que le absorbe su poca fuerza y riqueza, siempre entablando un dialogo consigo mismo, resolviendo las exigencias que lo aquejan como una enfermedad crónica y mutilante. Su constitución, una serie de cualidades y adaptaciones resultado de un devenir evolutivo e histórico, su voluntad irreductible y solida, su sabiduría conseguida necesariamente de la práctica, conocedor del resultado que provoca las malas decisiones y lo infructífero de un mal dialogo. Es también un ser dotado de sensibilidad y sueños, que esconde y muestra, cuando más en gana este gustoso de hacerlo, porque sabe que es lo único que no puede ser absorbido por un neo capitalismo emergente, que no resuelve, pero si acentúa. El orgulloso y humilde mexicano en un catalizador se convierte, porque ralentiza o vuelve más rápido las situaciones en las que se encuentra, universalmente, bien es sabido, que el mexicano es ingenioso e insultantemente creativo. Siempre existe un método, un camino, una explicación, una forma singular de hacer las cosas. El ritual, del que hablamos, del hacer y no hacer o del dejar hacer oportunamente, tiene pocas desventajas, una de ellas es que su alcance está limitado solo y únicamente a su individualidad creadora, no puede ser aplicado por otros sujetos, no sirve para los demás o para ser compartido, es hecho para sí. Consecuentemente, es como un candado. Otra peculiaridad es una falta de un visión u objetivo o de un plan completo, -bien hecho-, y es que no es porque no lo tenga, si no, porque no se piensa en que su método o forma de hacer las cosas tienen una validez que puede traspasar el momento para el cual fue elaborado y encontrar eco en algo más grande. La explicación próxima se extrae del análisis de sus actos, actos que por naturaleza se encuentran plagados por una práctica virtuosa. Pero como mexicano ya lo sabe y trata de resolverlo, subsanándolo en el momento. La serenidad y el reclamo violento lleno de descontrol, personificado en impulsividades corporales y sonoras, solo pueden vivir en este ser, quizá esto se compensa con su insensata alegría, un sinsentido tremendo, que en diversas situaciones se transforma en una parodia de sí mismo, ello demuestra su madurez emocional consciente y su muy puntual relatoría de la realidad –un ejercicio de si mismo- , su naturalidad eleva fugazmente y para los suyos, una explicación de su lógica muy ilógica de proceder, de hacer las cosas, que para entonces arranca un caleidoscopio de sonrisas. Su arte, está lleno también, de independencia, de incuestionabilidad, invitando a su público a su aceptabilidad, porque ve en esto último, su grandeza y su posteridad. En la personalidad del mexicano se haya su devenir cultural. Un lector de culturas no puede -a primera vista- entender este fenómeno, esta realidad profunda y vasta, llena de simbolismos, de sentires, de subculturas, de expresiones. Algo semejando ha llegado a concluir el excelso escritor Octavio Paz, quien virtuoso de las letras y la lengua, hace de sus descripciones en el laberinto de la soledad, una sesión de regresión hipnótica, una tarea de extrapolación de sus experiencias y análisis de la cultura a convertirse en un genuino psicólogo cultural de la individualidad del mexicano, en
11

estas inmersiones expone, con lujo de detalles, el sofisticado e intrincado sistema de relaciones psicoculturales que dieron origen al pensamiento moderno, entabla una explicación histórica de los eventos del pasado de México y sus raíces. El hermetismo con que el mexicano se maneja no lo hace un estoico pasivo personaje que vive al paso de la corriente que se le dicte. Por el contrario, es participe del suceso nacional, le preocupa las decisiones de la clase dirigente, de los hombres que tienen en sus hombros decisiones difíciles. Atento se encuentra, apelando su sentido diverso y multifacético, se convierte en un crítico de la más noble casta conocedora, a él le sobreviene misteriosamente un conocimiento de la causa. Entonces se convierte en un enjuiciante, cuestionándolo todo, porque él todo lo sabe, es un personaje más, -si bien me he explicado en la primera parte de este breve ensayo-, en un revolucionario del pensamiento, en un líder revolucionario de la causa, inconscientemente toma el papel de un madero o de un Villa, tal vez en un estilo aguerrido huertista, o formalista y defensor de la soberanía nacional como Venustiano Carranza, o en su caso, humilde y terreo como Emiliano Zapata. Una transformación se da, su imagen física es la misma, empero viste de una misteriosa autoridad, invoca las causas pasadas con las cuales fundamenta su reclamo y sus cuestionamientos. Es un mexicano decidido a dar lucha y que sabe hacer las cosas, pero también, es peligroso y directo. Este es un nuevo ser, que arremete como un huracán y filtra lo importante del discurso embaucador y confuso, del descuidado y detestable ambiente político reduciéndolo a nada, pues los hechos son importantes. Pone a prueba el aparente sistema democrático invitándolo a ser verdadero y útil, implanta la semilla de la razonabilidad de un sistema educativo mediocre que implora competitividad, autonomía y calidad efectiva. Convierte al servidor público burócrata, en vasallos de su propio sistema y los lleva a darse cuenta, por si solos, de sus faltas, penas y actitudes cometidas amparados por las paredes de las instituciones. La ley elaborada substancialmente por sus padres, -los líderes de la gesta revolucionaria- se convierte en el pan de cada día, que comprende todo actuar, toda situación, todo fundamento. El texto que lo constituye todo, la constitución, es incuestionable, a saber, es la doctrina universal, la causa de seguridad, de la civilidad, de nuestra nación, la reparte en forma de invitación, que no divaga, porque todo en ella está claro y escrito, pero si reúne a un evento esperado por todos a una nación prospera, fuerte, segura, tecnológicamente avanzada, parte del juego internacional, que sobre todo, predica dignidad humana. Todas estas expresiones revelan que el mexicano considera la vida como lucha, concepción que no lo distingue del resto de los hombres modernos. Sin duda, con razón de causa, la grandiosidad de una nación se mide por el impulso dado a la educación e investigación, como punto medular de la apertura hacia nuevos horizontes y a nuevas revoluciones que dan origen a nuevos universos, de ella –asegurodepende totalmente el devenir del país, luego entonces, invertir en la educación no es una mera frase cotidiana, todo las acciones que hoy se implementen a mejorarla será agradecido por las nuevas generaciones. Naciones como Japón, Alemania, Rusia, recientemente el caso de China e India dan muestra de ello. Japón, por ejemplo, contaba con un sistema semi feudalista de la propiedad, caracterizado por modos barbaros de proceder, un sistema de defensa anticuado,
12

y un aislamiento cultural paso a convertirse en una hyper economía, con un índice per cápita alto, una población que lleva en sus mentes el manejo sustentable del ambiente y una industria tecnológicamente avanzada en sectores de las telecomunicaciones, incluso en ciertas áreas son superiores a los EUA, como la robótica y la automatización. Ciertamente todo este florecimiento fue debido a que en aquellos tiempos – siglos XVII y XVIII- en los que todos creían que eran salvajes, se ocuparon en su educación, reconociendo que en su país no existía una educación completa, mandaron a sus mejores hombres a otras regiones del globo terreo, aprendieron de la industria naciente del hierro y el acero del pueblo germano, la industria química de Francia, de la revolución industrial e industria naviera de Inglaterra, y los adelantos científicos de los EUA, los llevaron a su pueblo. Este esquema rindió frutos. El honorable y respetable Japón de hoy es irreconocible. Casos similares ocurrieron en Alemania y Rusia, el primero auspiciado por sus reservas de metal de hierro, fortaleció su industria y ofreció el acero como moneda, símbolo de infraestructura y progreso. Entonces se exigía conocimiento especializado. Áreas como la de extracción y minería, e industria automovilística, del armamento y financiera florecieron. Rusia, en cambio contaba con un extenso territorio, y desde luego vastos y diversos recursos, sabiamente, faltaba explotar y administrar. El campo, fue su primera tarea, regiones enteras se transformaron en extensos cultivos de la más variedad de vegetales y cereales dirigidos a la exportación. En Siberia se obtuvo provecho de las abundantes coníferas, las industrias madereras dieron mucho y enriquecieron al estado ruso, siendo este quien manejaba la actividad económica. Este modelo fue estratégico, porque cimento y fue la base de la industria química, nuclear, armamentística y biotecnológica. Se incentivo el conocimiento en la escuela rusa, porque esta determinaría el desarrollo y crecimiento continuo de sus industrias, para ellos, el mandar a sus mejores hombres en búsqueda del conocimiento era un poco dudoso, estos implementaron mejor llevar a los poseedores de los adelantos científicos y tecnológicos del momento a la Rusia de oportunidades, y desde ese fondo construir su propio conocimiento. El desmembramiento de esta nación, sufrida en la reciente historia contemporánea, afecto gravemente sus modelos esenciales de concebir el quehacer político-económico, y personifico el final de una historia, la caída al estado que hizo frente al capitalismo. El esfuerzo posterior de estabilizar su orden deprecio su avance, desvió su atención, por un momento a reconstruir y ajustar, renovarse y encontrar su camino hacia un estado mejor que la figura que fue, o el sofisma que aspiraba ser. El nuevo camino que ha tomado, aunque corto, ya ve frutos, la Rusia de hoy, se considera dentro de los países emergentes, parte del grupo BRIC. El problema del nuevo sistema quizá sea lo capitales furtivos de la riqueza nacional y la inestabilidad de la paridad de la moneda. La idea de romper y abrir reaparece en las historias nacionales de éxito aunque el periodo sea momentáneo o predeciblemente duradero, ejemplo de ello, es el estado Chino y la nación India, ambas soberanías encuentran un símil dentro de sus perfiles, impacientes de demostrar al mundo, a pesar de que ambas poseen una tasa poblacional alta y verdaderamente preocupante, un adelanto y crecimiento sostenible en todos los ámbitos reconocidos. La referencia hacia estos
13

estados geográficamente poblados, como “llenos de grandes problemas” y “socialmente inestables” aunados a gobiernos militares o dictatoriales que controlan todas las esferas o parte de ellas o que son fervientes de su cultura, no ocasiono que dejaran de lado el crecimiento y desarrollo, para ellos, el concepto de malo-bueno –un dualismo por cierto- es relativo, aplicaron su propia filosofía y se reinventaron así mismo, creyeron en ellos, en su valor como pueblo y su realidad cambio. El paradigma inicial se rompe para adaptarse y abrirse a las nuevas circunstancias. Cualquiera que haya, hablado e investigado de la India, e incluso vivido o estado por unos momentos en ella, se habrá dado cuenta, que como nuestro país, está lleno de incoherencias, de polaridades, de dualismos. Es quizá el único país que se asemeja mucho a México, salvo ciertas reservas. La India, es un país enorme y diverso, vasto en recursos, con una herencia lingüística consistente y en proporción a sus incalculables tribus y pueblos. La miseria acecha en todo momento, realidad que hace que todo Indio valore toda oportunidad que pueda sacarlo de la situación. Su industria más admirada es la tecnológica relacionada con el software. Ellos son buenos para los programas de computadoras, para las computadoras y los microchips, es decir para la industria de alta tecnología, también existe un naciente campo metalúrgico del hierro, y una no muy bien conocida industria cinematográfica llamada Bolywood (es el Hollywood Indio y por extensión el asiático). El área aeroespacial, junto con china es incipiente, pero respetada, han puesto satélites en órbita, por ellos diseñados. El desarrollo tecnológico ha acercado a esta nación al club nuclear, que ha despertado la atención de los EUA, al planear y hacer uso de la energía del átomo para fines pacíficos y bélicos, como lo demuestra la creación de ojivas nucleares experimentales. La nación china es el mejor ejemplo de crecimiento y un no muy desdeñable desarrollo. Indudablemente es el momento de los chinos. Los mismos chinos predican que todo lo que hay o se hace en china es grande. Grande son, hoy en día, las obras de infraestructura, los eventos organizados por ella, el sentido de sus decisiones, la obra en el marco internacional, gobierna e impone no solo en su país, impone en el comercio mundial, siendo considerada la maquiladora o fabrica manufacturera del mundo, sus ciudades ya no son únicamente consideradas destinos turísticos y culturales sino que también destinos financieros. La apertura de China al mundo es cuestionable, es borrosa si hablamos de historia. Es igualmente de rica que otras naciones de semejanza territorial y cultural, como la India, la Rusia o los Estados Unidos. Causa extrañeza el porqué ahora y solo en esta última década se ha empeñado a sobresalir y causar un peso en las decisiones mundiales aun a pesar de haber resistencia por los estados europeos y la reconocida unión americana. Para México, la metodología china es un problema que incide en la competitividad y capacidad de respuesta. Es importante entender cómo China ha pasado de un fabricante barato para mercados extranjeros a un desarrollador de tecnología para su mercado y el extranjero, pues mientras los chinos están efectivamente moviéndose hacia arriba en la escala de valor, con empresas locales de tecnología que se comienzan a convertir en gigantes globales, en México la velocidad a la que nos movemos hacia arriba es dolorosamente lenta, casi un impasse eterno. La verdad es dolorosa, se ha perdido tiempo: hace 25 años, cuando México fabricaba ya computadoras, circuitos impresos y ensambles de
14

tarjetas electrónicas, China ni siquiera aparecía en los planes estratégicos. Se vertía una cantidad impresionante de conocimientos en nuestros ingenieros, con una inversión enorme en entrenamiento que normalmente se hacía en el extranjero. Unos 10 años después China comenzó a ser una alternativa viable para la manufactura, luego Malasia, la India, ahora Vietnam. Hoy, China tiene una industria electrónica local con presencia mundial en computadoras personales y celulares, entre otros productos; muchos de ellos ya ni siquiera fabricados en China sino en regiones de menor costo, como Vietnam. Lo mismo la India. ¿Y México? Parece que dejamos ir varias décadas de oportunidad en la industria, tiempo en que otros países nos han rebasado fácilmente y ahora no sólo fabrican productos complejos, sino que los diseñan y los venden a nivel global, mientras nosotros nos quedamos en la manufactura. Es necesario enfatizar que la manufactura es importantísima como un motor de empleo y fuente de tecnología y debemos conservarla y robustecerla. Sin embargo, ¿Es posible generar aún más riqueza moviéndonos más eficientemente?-¿Es realmente posible? La respuesta se convierte en una serie de divergencias motivadas por lo diferentes sectores. Lo cierto es que existen en varios lugares de México empresas locales que están creando un cambio de mentalidad, trabajando desde desarrollo de aplicaciones de software hasta aeronaves autónomas, no tripuladas. A estos emprendedores les ha resultado terriblemente difícil sobrevivir y aún más crecer. Para que México sea capaz de sostener e impulsar esa generación de valor es necesaria una política de estado de largo plazo, apoyada por un sector privado dispuesto a tomar riesgos para apostarle a la innovación en el desarrollo de productos y servicios basados en tecnología y al desarrollo del mercado interno, dispuestos a enfrentar a la competencia global. Para articular esta política de largo plazo, una propuesta que puede funcionar es la creación de instituciones público-privadas, cuya definición de estrategia sea independiente del gobierno en turno, y que tengan representatividad del sector privado. La participación de autoridades gubernamentales es requerida en estas instituciones tanto para apoyar en el fondeo como para asegurar que los objetivos de desarrollo económico del país son tomados en cuenta y puedan articularse las políticas públicas necesarias. La participación de la iniciativa privada se requiere para asegurar que los intereses de largo plazo del sector se toman en cuenta y para dotar del know how interno de la industria a la institución. Se requiere cooperación de ambos sectores, esto no puede resolverse sólo a través de una Secretaría de Economía o apoyando escuetamente a las PyMEs, actuando sin los empresarios o sólo a través de una cámara empresarial actuando sin el gobierno. Una economía apoyada en vender mano de obra barata y la explotación de un recurso del sector primario –petróleoo varios de ellos – frutas, verduras, o cereales, no hace fuerte a un país. No lo hizo cuando teníamos una producción petrolífera estable y no lo hará fuerte ahora. Pasemos, entonces de lo “Hecho en México” a lo “Creado en México”. Luego entonces, la generación de riqueza no ocurre espontáneamente, es necesario tener el ecosistema adecuado para que las empresas e individuos puedan evolucionar y fortalecerse financieramente de esta forma. Para apreciar mejor el fenómeno, es importante entender cómo países como China, Brasil, Rusia, India, Chile, entre otros, han pasado de un fabricante barato para mercados extranjeros a desarrolladores de tecnología para su mercado y el extranjero. Tenemos que
15

adaptarnos a las nuevas exigencias actuales, porque en la medida en que lo hagamos nuestro país cumplirá y resolverá una serie de reclamos contemporáneos. Debemos de dejar concepciones repetitivas, pues en nuestro país, todos quieren tener franquicias de cafeterías, estéticas, una escuela patito, distribuir teléfonos celulares o tener un restaurante. Sin ideas originales y con una calidad perceptiblemente media. Sin embargo, productividad y diversidad, que auspicia crecimiento y el desarrollo, es mucho más que tecnología y capacitación, o actitudes de los trabajadores. La incapacidad de crear una nueva cultura de trabajo y de negocios, con la incorporación de prácticas que operan muy bien en las mejores empresas del mundo, la innovación debe de ser indiscutible. Al parecer que hoy en México el crecimiento, ya no digo desarrollo, es consecuencia de la mera necesidad, es decir, se espera solo crecer, porque la economía lo que debe de hacer, simplemente por ello, y no por el querer crecer. Avanzamos muy lento, evolucionamos demasiado despacio al compararnos con los chinos y otros asiáticos. Incluso si lo hacemos con países de Latinoamérica, Brasil y el buen Chile que ha dado mucho de qué hablar, con su espíritu innovador y el valor que le da a sus recursos, determinado por el uso eficiente y eficaz de su industria, por cierto, la más competitiva de la región. Todo me acerca que se debe, a que no es una economía dependiente del comportamiento de otra, no es un país periférico por suerte, la palabra globalización toma un significado distinto para ellos, no entabla un enlace en el que apuesta un todo. Unir es crecer, desarrollarse, fortalecerse. Retomando la idea de la educación. Las sociedades modernas tienen la característica de que cuentan con múltiples agentes culturales que determinan el avance educativo, si bien puede ocurrir que alguno de ellos tenga una presencia más notable que los demás. No es cosa nueva señalar que en los países anglosajones la presencia del Estado en la vida cultural es muy escasa, para otros es medianamente estable o neutral, cuando hablamos de educación. Normalmente ésta se da de manera indirecta a través de las reglamentaciones o de diversos estímulos fiscales que buscan desarrollar ciertas áreas en detrimento de otras. En el caso de los países de la Europa continental, por el contrario, ha sido más frecuente que el Estado asumiera la conducción de la política educacional y cultural con un objetivo de democratizar el disfrute de los bienes generados de la ciencia y la tecnología. Es notable la gran variedad de agentes culturales que intervienen en los procesos educativos de México, mismos que degeneran situaciones de ineficacia, pero se acentúa mas debido al manejo de este por un sindicato negado a mejorar con creses la situación actual y mediocre del sistema educativo en México. La historia educativa nacional demuestra que las buenas acciones en materia de infraestructura, es buena. La preocupación inicial, Vasconcelista, por extender el conocimiento educativo a todas las partes inhóspitas del país, tuvo sus frutos, hubo una respuesta módica, pero consistente. La impartición escolar se comporto estable y semejante en los años venideros, suficiente para la necesidades de un país fundamentalmente rural, con industrias pujantes crecientes determinados por las necesidades de la segunda guerra mundial, la necesidad de técnicos y personal capacitado fue importante, pero se satisfacía la demanda. La industria del petróleo, fue otro boom, demandante de
16

gente capacitada. En fin, la estabilidad propiciada por las necesidades internacionales determino, en parte, décadas de auge. La moda del momento era la lucha en el mejoramiento de las condiciones laborales, incluyendo el espacio docente, por lo que determino el nacimiento de los primeros centros sindicales que posteriormente, tomaron una fuerza impresionante, a tal grado que influyen en la dinámica de toma de decisiones importantes del país, empero, resulta que grandes centrales sindicales que jugaron un rol histórico en beneficios para las clases obreras, hoy en día se han convertido en auténticos limitantes y e instrumentos que entorpecen las relaciones laborales y hasta educativas, como resultado de ello, una burocratización, corrupción, y un dinamismo del sector laboral y escolar languideciente. La modernización del sector comenzó primitivamente en la década de los 90´s, con el TLCAN, que aunque no contenía acuerdos de contenido cultural o educativo, es claro que un proceso de integración de esta naturaleza iba a imponer acuerdos en prácticamente todas las áreas de la vida social del país. A partir de 1994, se comenzó a plantear la necesidad de formalizar un acuerdo semejante al acuerdo comercial pero relativo a los campos de la cultura, la educación, y la integración académica. Sin embargo han sido universidades privadas las que han avanzado más en esa materia. La preocupación fundamental se centraba en la calidad, estandarización y homogenización educativa. La influencia de los medios tecnológicos en los procesos comerciales venideros del TLCAN, produjo en el sector educativo un aire de modernización. Los instrumentos educativos de enseñanza cambiaron con la introducción de la computadora y posterior y fuertemente las redes que ofrecían internet, primero en los estado norteños para pasar después por una extensión hacia el sur. El futuro era prometedor, la idea de que los adelantos ayudarían a tener un acceso a la información a todos los ciudadanos de la nación trajo contento y augurios proféticos de avance. Era muy temprano para pronosticar los problemas que degeneraba una tecnología de doble motivo, adaptable a toda área y sensible. No se hizo caso en su momento, la penetración de la red en la sociedad es lenta y aun sigue. Las poblaciones ajenas a este cambio radical de educar, vio con descontento el surgir lentamente una nueva generación de internautas y personas ampliamente informadas. La sociedad estudiantil joven aprovecho sin cuestionar este cambio, era magnifico, todo porque facilitaba la tarea de investigación y del acceso a la información de cualquier índole. Pero como todo emblema innovador, se invento un nuevo demonio, la generación copy-paste. El término anglo se españolizo y dio pie al verbo “copipastear”, como se conoce en el ambiente. Vamos a “copipastear” o “Estoy o estamos copipasteando”. Sin duda un detrimento, más que en un avance, produjo este adelanto tecnológico. Los estudiantes de hoy están más preocupados por hacer las cosas más fáciles, incluyendo el adquirir conocimiento y producirlo. Vemos una generación pobremente crítica y conocedora, que ante su escasa prosapia, se adapta con infortunio y desesperación, a un mercado educativo y laboral exigente y competitivo. Entonces, el legado del sindicato ligado a un sector educativo con un concepto que ya ha dejado de ser vigente, -este mecanismo que en algún momento ayudo y fue efectivo en provecho nacional- tendrá que reinventarse, desaparecer o en su caso dejar de tener vinculo con la actividad pública educacional del hoy. Es una exigencia. Tanto es el problema, que este aspecto de
17

las políticas gubernamentales –que ahora pasan, ya integradas y absorbidas por una sociedad siempre cambiante, como parte de una realidad normal- y que desde la infancia se fomenta a las nuevas generaciones, bajo un esquema de baja autoestima entre los ciudadanos para que no hagan valer sus derechos y sean presas fáciles de la manipulación económica, política y social. Este mecanismo de baja autoestima - inculcada desde la familia y la escuela- y una mala educación, obligan a la gente a adaptarse a la falta de trabajo, dinero y a la inseguridad, en lugar de demandar a las autoridades y políticos mejores condiciones de vida. En este contexto, se subraya que la educación es muy pobre “no se enseña a ser crítico”. Los modelos educativos son muy tradicionales, sobre todo en las primeras etapas de la vida. Hay pocas herramientas que las personas puedan adquirir para ser mas criticas, más analíticas y por lo tanto nos vuelve más conformistas. Todo esto nos indica que si la familia sigue siendo la cedula de la sociedad mexicana, tendrías que comenzar por cambiar cosas desde ahí. Hoy en día, existe una guerra por mostrar que el sistema que prevalece actualmente es afectivo, este modelo que se genero ya desde décadas atrás permitió que la clase burócrata manejare el contexto educativo y por ende el futuro de México, encadenando solo y exclusivamente esta tarea a un sindicato que por su cercanía y vivencias del profesorado legitimaba su existencia , es de este modo que no solo se dio pauta para que creciera y se fortaleciera, sino que más bien se lograra por mucho un sector de peso en las decisiones del país olvidándose en cierto grado y momentáneamente de lo que verdaderamente se necesitaba. El estado de este modo también aparto su atención del sector educativo que por mandato constitucional se establecía su observancia, y enfoco su mira a las áreas que se supone hace falta.

18

Conclusión Reza el extracto de un texto nipón: “Algunos creen que la victoria surge de una estrategia superior. Otros confían en el coraje. Otros depositan sus esperanzas en el favor de los dioses. Después están los que ponen su fe en espías, asesinos, seducciones, traiciones, corrupción, avaricia y miedo. Todos estos son caminos engañosos por una sencilla razón. Piensas en la victoria, y pierdes lo real mientras te aferras a lo falso. ¿Qué es lo real? Cuando el acero de tu enemigo te acuchille ferozmente y tu vida penda de un hilo, lo sabrás. De lo contrario, habrás vivido la vida en vano.” “El conocimiento puede ser un freno, la ignorancia puede liberar. Saber cuándo saber y cuando no saber es tan importante como un acero bien templado. No todas las batallas se ganan avanzando.” Apostar más por una política de desarrollo integral de unión y de corresponsabilidades es más tedioso apostar hoy en día en México que adentrase en las competencias furtivas de los puestos que aseguran una vida cómoda. Resulta que hoy más un legislador se preocupa más por extender y recibir la bondades de su puesto, (por lo bonos de fin de año, aguinaldo y compensaciones económicas), que por crear verdaderos consensos que no solamente tiendan a solucionar de manera pasajera problemas substanciales de la vida mexicana, crear reformas y acuerdos es tan ocioso en México que solo resulta para disfrazar lo que verdaderamente se elabora en los burós de los representantes de mis conciudadanos. Resulta más como aprendizaje, que cosas que no se hicieron bien en el pasado perjudican nuestro presente y limitan a un mas las acciones para un futuro prometedor, empero, no importa de quien sea la responsabilidad de dejar por años los cabos sueltos en temas de importancia existencial para la nación, como la educación, una reforma laboral completa o la seguridad. Importa el presente y lo que se está haciendo para mejorarlo, pues “el hombre no es parte de la historia, es la historia misma”. Estamos solo, tanto es así que en nuestra historia está llena de frases y de episodios que revelan la indiferencia de nuestros héroes ante el dolor y el peligro. En cierto sentido la historia de México, como la de cada mexicano, consiste en una lucha entre las formas y fórmulas en que se pretende encerrar a nuestro ser y las explosiones con que nuestra espontaneidad se venga. Pocas veces la forma ha sido una creación original, un equilibrio alcanzado no a expensas sino gracias a la expresión de nuestros instintos y quereres. En busca de una oportunidad que pueda permitirle avanzar aun que sea ficticiamente y que de algún modo extienda su existencia a lograr un poco más, la mente de ese hombre o de esa mujer, otra vez se sumerge en aquel sueño con el cual pretende estar y de ser. Sueño en el que existe un baile ajetreado y un confuso dilema de la actual circunstancia del estar y del ser, aborrecido y no muy convencido, de que su capacidad esta rebasada, atormentado de las exigencias medulares de su
19

vida, no es acaso eso, algo semejante a una realidad mexicana que se niega a aceptar lo que otros definen de ella. Luchar como revolucionario y con certeza de nuestra causa, seguir adelante y de no darnos por vencido es el lema de una generación que quiere y busca un nuevo sentido a sus vidas, pero acaso esto se está haciendo, para una minoría que representa esta idea ya está escrita en sus actuares, pues así comenzó un revolución grande, con acciones pequeñas. En nuestra actualidad, difusa por sí misma, parecería que ha surgido algo nuevo y evolucionado mas sin embargo su objetivo medra en lo malo y no en lo constructivo. Las acciones de hoy están encaminadas a descalificar. Descalificar ya no solo es para entidades humanas, tal cual parece que se ha convertido en algo mayor y determinante, en la era de la información, ya no importa quién lo dice si no también lo que dice y el cómo lo dice, en donde las barreras y los límites de la verdad se confunden vertiginosa e irremediablemente en un texto llano donde lo válido es solo y exclusivamente los inexactos y los infortunios de lo dicho, sin identidad, pero con una forma que muestra mil nosotros, rostros que son hermosos y horribles a la vez, bellos para a aquellos que lo muestran horribles para los que perciben su verdadera forma , ahora descalifica es una moda, ya no se hace algo verdaderamente eficaz, ya n se construye. Cada una de esas mascaras muestra lo que por mucho se quiere ver, el dilema que si bien lo saben todos, tú o yo, el o ellos, no es este evento, si no de la facilidad y gustosa forma de dejarlo todo e ir por lo módico, lo sublime, por el vacio, vacio que si bien, a ti y mi, también deja vacio. ¿Eso es lo que verdaderamente importa? Importa y es contundente los actos sencillos llenos de hechos. Mas en la historia mexicana, se refleja una constante búsqueda de nosotros mismos, pero en su búsqueda nos damos cuenta que este concepto de nosotros mismos, esta lleno de contradicciones que se funden en el correr del tiempo, con un comportamiento que hace resaltar de forma cíclica, recurrente, características buenas y malas en función de las circunstancias de los pedimentos que exige el presente, sea justificado o no, la realidad es que en esas contradicciones históricas, que envuelven simbolismos y reflejos de culturas diversas, que ofrecieron, en su momento, elementos inconfundibles para el realce de nuestra propia historia, no hay que olvidar por tanto, que hemos vivido nuestra historia como un episodio de la del mundo entero. En la incesante búsqueda, de la conciencia de mexicanidad, la del progreso y unión, es por ello que el Mexico de hoy , en donde convergen fenomenos contradictorios, de una humanidad, converge un conjunto de proyectos que de antaño fueron concebidos por intelectuales mexicanos, mismo que tomaron espíritu de esquemas y proyectos universales. Las circunstancias actuales de México transforman así el proyecto de una filosofía mexicana en la necesidad de pensar por nosotros mismos unos problemas que ya no son exclusivamente nuestros, sino de todos los hombres. La historia ahora debe de seguir conduciéndose, para el objeto para el cual fue creada, y eso quiere decir que la historia debe de ser la meditacion del hombre mismo. La creacion de nuestro pueblo universal debe y tiene la tarea misma de poder dar continuidad a los ideales de los procesos históricos de cambio de nuestro país, tal como la revolucion, ya que la continuidad de los ideales son en principio parte de la solución, el verdadero cambio radica en resolver las contradicciones, que produjo
20

la propia revolucion y que dejo irresolutas. Homogeneizar, el pensamiento de los héroes de la independencia y de la revolución, conseguiría que el propio mexicano se sumerja en un sueño mexicano. Un nuevo sueño real y más profundo. Aunque el hombre moderno tiene la pretensión de pensar despierto. Pero este despierto pensamiento nos ha llevado por los corredores de una sinuosa pesadilla, en donde los espejos de la razón multiplican las cámaras de tortura. Al salir, acaso, descubriremos que habíamos soñado con los ojos abiertos y que los sueños de la razón son atroces. Quizá, entonces, empezaremos a soñar otra vez con los ojos cerrados una realidad apunto de brotar. Esto es exigible. Son los pequeños detalles en los paradigmas personales y de la mente colectiva que no permiten mostrarnos que realmente existe una salida correcta y eficaz a nuestra realidad de la república. No es necesario que lleguen personajes foráneos a decir lo que ya se conoce, lo que se deduce de nuestro actuar, económico o estructural o de la seguridad nacional. Es necesario en este sentido optar por aquellos conocimientos realmente efectivos creados y probados por nuestros propios profesionistas y hombres de ciencia del país, quienes por no contar con el reconocimiento social o alguna figura emblemática, se queda rezagado. Esperar para el mexicano es una ley que no tiene objeto o fin, esperar más bien es un rito compulsivo y formulista en uno solo andar, en el que el secreto se encuentra en calmar la ansiedad generada por este acto. No hay que quedarnos en el momento en el que se espera que resulte mejor aquello, ganemos esto, o cualquier cosa semejante. México es grande con un enorme potencial, no puede conformarse por ser un país en vías de desarrollo, tenemos las fuerzas necesarias para ser una nación más rica y equitativa, más dinámica y activa en el concierto internacional. Generar grandes metas nacionales que orienten y den continuidad y estás deben de partir de un amplio consenso de nuestro contexto democrático. Hay quienes buscan respuestas en los problemas culturales, estructurales de la diversidad, de la continuidad, de la no existencia, de ideas, de una clase política burócrata cansada de que no sirve sino para dar la charla. Debemos trazar objetivos no solo para las situaciones emergentes, deberíamos de trazar no para el hoy, sino para en un continuo futuro con una visión integradora e incluyente, pues, la falta de una política integradora de una planeación a largo plazo ocasiona lo que realmente hoy vemos al salir de los hogares, lo que se ve en lugares no tan ajenos a nuestra región como la inseguridad, una sistema educativo probadamente mediocre, y sobre todo, un crecimiento y desarrollo lento y pobre. Para finalizar, me remonto a la vida de un personaje no afín a la lucha revolucionaria pero si causa de ella, como Benito Juarez. El demostro en su tiempo y para los tiempos posteriores que se puede servir al pueblo, defender sus causas, aspirar a su confianza y respaldo siempre desde la verdad, con una conducta politica de principios, de resultados, con convicciones sociales genuinas, sin abusos ni dispendios, y sin hacer mal uso del poder. Luego entonces: “¡Viva la lucha revolucionaria! ¡Viva su enseñanza y filosofía! ¡Viva la revolución mexicana! ¡Viva los héroes revolucionarios! ¡Viva el México de oportunidades!”. Porque en cada uno de nosotros existe un revolucionario.

21

22

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->