Está en la página 1de 118
Eugenio Trias & S EB & i ‘y a) pte) EI lenguaje del perdon UR ORE esol Prélogo de José Luis L. Aranguren EDITORIAL ANAGRAMA Coleccion Argumentos Fae ESRRAE Hawa, et Bepata tal . sao Print in Sain Yo let seviamente a Hegel para Ia preparseiin de mi ‘curt universitario 1961-1982, que versd, monogriicamen- te, sobre sa dilea de Hegel, ¥, como Eugealo. Trias ‘qu, aun atendiendo —menos que la la obra ante Hor a la Feromenologia del Espiritu, y dedicando gran parte del estudio, como era obligado, a la Filosofia del Derecho, centeé in exposilon, tncluso por razones d= ‘tics, nel in fier del asisir al proceso mismo del ‘hacer® filosofia; en el én fieri de la flosofiahegliana: Cn fin, en el uinerarum, advenisfenomenolégico © mani- festarse floséficamente del Espiritu Paralelamente a como el Discurso del maiodo es, en tanto que genera literati, ‘una ausobiografia,preseniaba yo Ta obra hegeliana casi ‘como la novela fiosdficohistoria dla Edad Mederna, (Cada época ha tendo su manera de dinlogar con He. sel, ¥ de entonces acd ban transcursido veinte fos. La Inia fue postesistencalistay, por lo tanto, en mayor 0 menor grado, existence! historiciste no es la palabra, por el reduccionismo que supone, pero el lector me em: Unde; , sobre la base de Kojeve y Jean Wahl, y de twaduccldn e interpretacion de Hyppolite,ss1 como. Sartre, Merleaw-Ponty y Paul Ricoeur, con Ta stencisn , ‘puesta sobre todo en Jas referencias » Hegel del segundo Beltane ex conkootscta' cou erkomt, ci), peta al sonido relpso made in plaba esc ‘tio muy ampli elo que ve ee, por ent, m propa el Joven Hoge en tanto que, por au parte, Heidegger ya baba lado onto y teolgea, ai ogies beeen, ei boetacn Tce pone cre recs conn preseupcion flosica co torn al‘amor,y fobre Ia idea de et; del Tongue y ia del peda se truer a bro todo. Por lo que se rere al amor, Tras ton muestra, a trves dele cxrctureditocada del dr ric. emmamieng de Hegel, que en au fost tem fran, ef cmndo renee Pens, por cdo oes ep el amor, desde a base de wha inca tmerrabj ‘iid no pad 0 pensar, sro aerdady cuando, ‘esp, conc la altcridad, fa través la ‘lela opucrn aa moro, dein vlencla ye aba, In fucka 9 la guerra El proyecto primo, de crar una onta dein vida y él amar fe muti po feemidabe comtrecton de i cloniadl'coan ono Sel aur sevribe Trias «poco neds turers {qe ver cone cptitun Lar la Fenomenolog desde a Sma de este stents concopo (be Deseo, 1) = ona Sina spanionante que el astor nor bind, yl pe fae (Del Poder Tf) en as que be pregunta lo que ho Elera sido cna oa flosotahopelan, dan verdaderamen tc que pensar porto yu en sa ena, Eugenio norco Tunes su confeionSlowcocoril fundamental lade (go ery ava een stalls coe Ls segunda tas captl ebro fa dl lengua. (1a fonetia ingle, por poco o nada que Tris debe 1 pn pene yu) Bn cee pioahytriperiabrmplaln gt fives Steet marae eed Cire Seite ae Soe eee Seo vee a et Soe, SO en a ee ae SST ee vee ake poersepperg Seb ce el pele pop ieetereny Era Seat eee eee amos ‘Sr uth cn pst br Soaps ete Ss aE Sane es renee Eitece trae hen evi aae ieee Rinna pols “optas Ese Safar ieane Hebe ce 3 ra en PEA SLE Sal in ei oe og nl ces teach tara hoppers reo Sneed isk te lS ae ne te mond line neleian mara taal ig dese nas cae tn ma Soe bows th oe cect a Suelo eae ected eta o Jose Ls L. Anaxcunt sb SueESSEER S058 Enos La respuesta candnlea a esta pregunta ef I siguiente: Hegel absndong la via intuliva, romntica ¢ iracional- ‘Dt 90 al norton de Romi Vals Plana, Ese, 191 (see a tet pir con tn logs de Enis DS, Mela ended de Vicor Comer Pn La ayn hee ‘GAIT Cobre fag rimeraa ener See Lic), a et Inlien supose ene! stor un cocinieto prev Se ass [ooeraea evolves y sstemstcs det pense: Ge Hegel a: jenn (ereny Frankfurt) Zarb de Jose Mata Rabe Ge Cura Peonamcs, 178, ng hee sino orroorarme ‘interes dela Hott expan por lege: At tio Ta apa a, tenn ent, ada f lg, en presente teria, panenr ‘we canton gue post ‘ene cos casinos bison sabe et pense de He ep seit i pend ae Cormci mkc 42 i Imepretacian que oy a hncer de lo este Tar tans de Hegel conttgatese coernimente George Le, f= ‘on ee, Gao, 180, a ivectin de alent mae ‘iia exraornariainmte ben conta y mejor stele, ‘epso ae Cura Somomics, 6 (ens dio ce [BEY Uilzare, pra bon tenon de Hop) del perio. b-Pran fe i Baw ces at Mk Mt ‘aia 'uae dea eon ine Obrbs compl de HD ‘ublcade en Sueiamp Verlag (tomo I, Fra Seren rime eyeing: Eno state iat tat andy cy eae ‘tava paid anetomente se utalista para alcanrar un eprincipio de razins compati- ble con nna ‘el absolute: una via de st peracion simultanea del Eantismo y dl scellingisino? ‘Se firma con frecuencia que Hegel pudo muy blen abandonar estos principios en razén de tna profundiza- ‘ign en Tos ss. en Ta experiencia inter subjetive, tratando de determinar conceptuaimente sa [xperiencia, desplosando To que mssivameate habla con fcbido de tn modo metaisico y mistico en sts escitos Fakfurtianos, pudo Hegel alzarse a principios filosicos mis sobrios y rigurosos.¢Se trata de un abandono 0 de ‘apa profundiacion, de una susttuclon © de una prolon- tacidn caberente y consoouente? 2Puc Ia propia lgics ‘dela experiencia amorota —que abrig » Hepes la pro: ‘lematien dele alteridad, de a intersubjtiidad—, lo que etermind este fisofo a rectfcar los principlos det ‘Frankfurt y de Jena nos permitiré recorrer Ia germina: ign lgiea de unas ideas que esté por ver st contredicen los asertos inicales © silos abren a complejidades yd. fcultades erecentes @ medida que el pensamiento se en- frenta con la experiencia viva ‘Se ds la paradoja de que Hegel piensa en Frankfurt ‘1 amor como instancia conciliadora de todas Ine oposi- ‘ones, pero no aleanva a tematizar el cardeter inersub. 2. Wate Dithes, obra cad; sobre Is cost, dt Sen ‘nm tlanin tas’ Hegel eliseo abo de Ne Hatton, eos dt tao coma primer Yom, Plt, Sci ‘ign Romine: sepa tomo, Hepes secon aor ‘Sedanereana, 10 ie Passophie des dalschen Ideals) tee pl Se im, Maat de igus texoe rankfurtinos 9 del perio ‘tye trinidad yx as de vom © "8 a Jetio de a experiencia morose, subrayando el momen to de a fsione idlstncgn sobre ef momennto dela Aiterenciacion;*y de que en Jena, connote abre a Ia amprension de In alteridad,temotisando la fatrsabje {ida plerde ol amor su earacter de pricipo tea Sic. 1a razon de es paradoa sla sguiontes Hegel doe ‘bre la alteridad y la intersubjetvidad como experien Gin natin en Ia Yc mote bajo el egne de Is ‘eens secu. Esa caso gun, 2a Bt oxen ‘Gsedaindeterminada In coestion dela nstancia on: SSindora el saber sbsoto constitye una fettaurs {lin convenientemente edad, del principio moreso Franifurtian, 0 por cl contariodeiea de a experiencia ela aca s crs et pia kris ‘Cuando Hegel plenss cl amor, sete eacapa Ia expe tien del alter yn alcanea ln compression S10 evereubetivo: cuando’ Hoge penn i teria y lk. {eroubjetvdh abandon fas fess de amor y vids pro. Fendi oa rts eaten ea a muerte) Hegel, ps, coeibe sl amor sin pensar ala ver in alerled cootbe ti ‘de esta dlscciacén hegeliana. En él advert el niclco de sus ideas acerea dea alteridad. Ese Iileo fo constituye su reflesén sobre el erimen. En lo. que sigue intentaré mostrar en vivo estas part cularades del complejo, rico, a Ia ver que dslocado, pensumiento de Heel 4, ease tete uc, 2 comtimuacén comentar, tulad EL tmor pe ropa igh. ei rocucsa de ipa ‘Sid seman. Die Hebe page 2. 2 ste or ne rt me Aepree i aeces ee ae Dee irons eer aceite Sain cee eee he Saco a Shenae me ae ae ee rear seen aie Spm eh eer ee Shon ene nee Sop ape eae ie ee cen Tee eae a pert eee Soioe Son ee ees specie eae eee areas ees Se eee Settee ore Senne Sones set he Sie oe ges ee Seen arena Ste cote et ‘te camno tno de os Sra rey ae = POP eeoeeereeereeen em piaghaiess nnmentonas elec ae mat 2 do constitu una rellesén inluida en un fragmento que eva por titulo I amor y la propiedad. En el amor exe cient Hegel Ia plena coneiiacion deo excindigo y In fxclusiin de toda oposicion. No es, por ello, entendr Imlento, que tlera que lo miltiple sign siendo itipe, ‘ni razén, que opone st determinacion a To determinado { general el amor eno es nada limitador, nada Iimitado, ‘nada fnito-, Eso infinito ‘no ex, como ve, renin, no ‘rentimientos; «pero no un sentimiento particulars. Em Lamor «se cancela la velexin en una auseacla comple- {ade objetividades,quitandole a lo opuesto todo su case ter ajenos. De este modo sla vida se Feeneentra a Sti ima ain carencia algunas? Sin embargo, Hegel afade que en el amor subsise lo Separado, «pero va no como separado, sino como unidos. [Ef oposicion entre los amantes se mastiene, pro se halla superada en una unidad que los concila, sin suprimie, on tod, las diferencias. Pero son diferencias en el sen Inlime de le union conciliadora. Bsa sate, ‘0, no es reflexiva, sino vital, En virtad de ella, fe siente a lo vvientes" ‘Puode afrmarse que en estos textos ce halla Ja matriz conceptual que, en [a Fenomenologt, permitirs a Hegel 2, al sclas alle Briggenstomgey aus, se ist nicht Vert aesenBeigen Mii tne as ae teen undo Eine est Emgerensetcange deft rch Verma ie tr stone a Dest ‘ree pic Eich sie ot on Ga er ich be ‘ins Ce a Riles in stiger Ob clo tte ‘ph auf dem Entegeseson ay Chari ines Free ‘Teper da Lhe ch sist ole waren Manat ft ‘Se rt Se clin nso” trent faodern) le Bic eds Lebendige Tih das ‘aoc (ei semana, pa ell stein, ap 20) 2» ee ey ee Sat eee Scenes eae aeons cece eee ee eee Sengtea meena arena Sie eens eames eee pore Zeon eons ae eee See Teer seen eee ee ea ees Temalar sree eeeieteny at aae ees ere see eee 9, Sobe conenn de, opt inf romanisna as etee Jacl ricco de Hye Para Se epunds eta E"aiamiemo exhstvo que ae de fn scscemle Seven ‘radar igus dade al ke Wahl a Feomenalogia ema ‘vm como one a en Ss lic dl oo a ‘aw, muerte i foodie tesla Penomenstog dele ‘Sager dein Gguran miles diam ema dal gue posta ea nlteradad eomscenemente arama Sor Io ay Itentar em ef Presete peri ote uate ‘is Pelee eis it’ lau. cada 08 ‘Sta ea Hegel nw da una spersectnar Sel trae’ Lo {enero de ieee que eat mods non ures viens ‘rl tl tex dln Fenomeotot 2s ‘que «el amor es més fuerte que el miedo. ¥ ade: «No feme (el amante) a su temor sino que, acompafiad fot 4) cancela las separaciones, preoeupada de que puclera entra un pos resitente @ inchiso named Elamor es un dar y un recibir mutua... Hegel conely ye con una cita de’Romeo y Julieta (ccuanto mas doy, fanto més tengo») que nos da una pista Fundamental par saber fa fuente empleiea sobre Ia cual ests pensandor™ ‘¢Mantiene Hegel en Ia Fenomenologia esta iden pri ‘motesa de que el amor es mis fuerte que el miedo? ZO ¢, por elcontrario, el miedo (Furcht), bajo todas sus for ‘mas —angustia desesperada, temor, emblor, devastation, ‘miedo ante la muerte, ete-— lo que determina todo el eu” 10, stem de Lede tt eaphr le die Fares se firchtt lira Fuh mh, aber von thr ble het se Pv a, mis der Besoin ene waerschende tar ie ele Ppa Fane eile ea is Nem nd Coe seas tik de mE St eo que lore naar ir opstionce vo eed Yo 9 ied al mic mca en experiencia sores ne finde Mim cin pin expen et cachet a. enscean pope rea qu tc eto al mite crs Ae i tse fenomenolipr sea de crs ae contest i cso sobre of omer a at dt eros % so de Ia experincaintersubjetiva gue hace la conse “at lee psn tra actin lon el a ope sage ns cr a sber ‘Serena amorom ode un vencoeno del miedo desde indinkccaitrioe a propio miedo fr pore tron? {betrmin ener asc ow vente oe {tn ator enprtnes, del amor por el saber? Est en i's mim dels cxproncla eapttual penta por Tegel miedo come componente formador que Pet te coneldacion ds un nde epi, de on sea fin‘ mundial? gOweda larch st expeeoca al soe pore contrat, quda blogiends a expen me “oneness gro resto gong? 2A a debi ese bio. a qu ites diate, compledads wale Fronts respuesas las dare steiédongs at {tats dl propia Hep, eviandobuscrls en el conor {o bigrfooehisorics aon los textos los que no de retina, gata rene at ‘eo; a i ners A Hegcl no se le escapa el momento de In diferencia. cin, devia altridad, en Ta experiencia amorons: «En el Smo, To separado subsate todavia, pero Yano como se- ‘ado. Ahora bien, en esos texius de Frankfurt todo 11 te om ast ate mute come ar ‘torino estudio de A. Kojeve, Eide de Ta mart danse ‘ips de opel on troduction & lecture © Mop Galt ‘ora Par, 12 dr Lee a ax Getremte noch aber wit meh as CGetents (sar) t Ege mo como sparta sins om lofi ets en Inui, en In conan. Al no {ert indfrenciny Ts ata, cw Howe ew {coms come 10 mena el toto eel sudo ao Sli dl arcon I mntera9e fino con i propiedad" Pde dre gue exon te {os frankfurtanos Hegel no se abondona a la alteridad. No a descubierto al oro i ba aber su Hosfa a Pesaments lotro no based un subjci Ste acon en alae con lotro ea asters Sian Sd 'gan decane dt pods de ia pensado Heel el amor, pe, slo el stisbo nd cad, no hay snc de explocon del ahead, Ge Fosament, como se vera irpcion de fa alteridady 4s eaprieociaaubeta cn as qe agua etext sobre espe upootrd a sande del Petlgio dels cxperenelaamovom como determinate Ee pene l amor tambien en kor sxion prfenemencls feo de Sna; pero no serd clamor el que sons te Frrienca interne y propia No ser amor sino la violencia aca a muerte por e eco inocimiento. ar ‘ido, in cuando susie seprado. Hep profits aga lo She ta coacpto e Auch ayperacom gu can. io filo prserrandao ¥'mantcisndol, osrant pensar La cake ‘icin cela nent eee uy Kat da de 4 poma Patmos de Hole qa he ransrito como cs ak Sirerenah (leiend / bre tae ney eh {os mas ceparaae) To cl pcm wane es cxprione de cecania y sepranon ent gu mare smo coe fost yet Dios (que creny exc apres, de apes 5.00 cantar essen St Hackin cata, pap 261 (Pesto gue ete amor, por mor dello muertos cc aera, pag. 8 (Weu‘dces Ee RECTED cina de i opropkads se abuird mas ent ‘uisiern plantar Ia siguiente hiptesie: porque Hegel no piensa ala vee ol ator y Ia imereubjetvdad, se Te ‘humbrar sta fuera de ls experiencia amorosa (precise toomte eel oio'y In discord) Al pensar el amor solo dtsde fa union, sin ponasr diferencia ‘en cl amor, el thismo dea teparacion en el seno mismo de ln expe encla emoross a ve daiocado entre Una telson dela Uleencia foers de esa experiencia yun afan sintico {ue solo puede concebiro evando cxa‘enjenacin hase {Bas aldmas consesuencias Como st silo la violencia ‘holiaa pecmitiraalumbrar otra ver Yo que Mas pa: ‘ parecerae a tin experiencia conciador. Ficplrecrme cen vin sataniea —un verdadero deseo sus ad inferoe™ por razon de gue wo puede concebir la “ierencia on toda mu plontad'y 50 iqueza de maces, ‘rind su sbiamo, ss horror yu destrucvided, inserts Sh una verdaders experienc smo Hegel no alan: $2 4 detcrminar el amor como Torpo devorador. Sera el ‘io, ln discord, Ia Teson mut Ta que sustvuya al Shor como principio wenral metafisica y fico en el Sia'se ambra la diferencia, experiencia de Ta alte Fad cz i 1 es eroménticos en Frankfurt si por romantic two enendeioe la confson de amor ¥ Ge psi, © le Stheumciin de ln experiencia smormas‘ex lo que ‘cone tiuye tan solo uno de sur momenton, Ia experiencia pa Sonal, Peo Eta posce dos dimensiones articladas, La Dison es anlo de uniiad metasea mas alla de cua {ler iferendacon (Fetin © sald, en Wagner, oii fen supimir nombres conjunciones: todo eto es ra) 9 es desrucion de curt se uodng a esa union dErasiadora (cparanota de a destraccion dl mondo, la llama Freud). Ua experiencia amoroms mantiene, super do, ln pasgu obve al rajto posonal sla experiencia Sondadora de a lteriad; la itersbetividad. Ene » ‘experiencia se vuelve a ganar lo que parcciera perderse fan Ta pasidn: el ser amado en aa dimensién de alert ‘dad; y, com el también su mundo real™ En Hegel prevalece, en Frankfurt, esto anholo paslo- ‘al (amor0s0) del Uno metafisic y la correativa disoke. ‘én de toda objetvidad y Aspra a que ese im pulbo 0 sentimiento tenga el poder do integrar, en const. ‘macin, esa objetividad,elevandols, Pero Hegel no tera tiza el tbomento destructive que e5 Ia otra cara de ‘Consumnacién untiva. Se abrir a esa destractvided mat alld de la pasidn amorosa. Seri su modo singular de su. ‘rar el sfomanticismo», Opondré al angelismo de éste (Gu eatarismo) tun sataniamo implicit en el mismo: dex plegaré, pues, la propia dialéctica roméntica. Encontrar, sin embargo, un obstéculo infranqueable ‘en Frankfurt para alcansar esta via ‘original: en su rell ‘lon sobre el amor hard la experiencia de una refe fobrg el erimen: ¥ ante a cton acerca de cdma res ‘ponder ante la dgreston, se abrirk Hegel a su mas gensina ‘experiencia de pensador. Pero en el seno de esa pregunta —aué es emejors, re peler uns agresion con agreion ui wofrecer Ia otta mej Tias— se encontrard Hegel con la figura obsesionante que desde el comienzo de su exstncia flosdfca le persigu: fa figura de Jesueristo. Con el bra, ya desde ef periodo de Berna, una batalla similar a la de Jacob con el dnge. se engl del dia» que cantaba Holderlin comparcce en 14 Bt preapuet ertco dete el que refleon exh ep lo en Br Traado dels pest nde evo co an ‘mer erbno eco el. penstmcnto el oven lege, que eo {te text covtinaa El presente tro debe Conners co Miwon logo co of Sesarai asc de ete tire ado (publica to Taurus, Macra, 19) Ene bo, sin ember {ctl deterinndI pstn eu ifeencain cone ese, [iron et tasra,derencada la pase emor 20 Jos textos frankfurtianos como lugar de discordia y de {onobra, Hegel no se aclara con Jesuersto, De ahi la con- fusion del texto que a continuacién se comentard; de ahi también el interés revelador y profundo de lo que en leva cabo Hegel una apasionante reflexion ‘cbre el erie Dicha rellerin tiene como trasfondo la metafisia de la vida y del amor que hemos sorprendido en el texto an- cn Hegel piensa, desde le metafisca del amor, en lo Absolutamente opucsto al amor; desde Ia metafisica de la ‘ida, en lo mas opuesto a Ta vi “Lo ajeno te produce solamente con el abandono de 1a vida unificada, fa vida que no estd ni repulada por Ie yes ni es opuesta a la ley; esto se produce solamente al {tentar contra Ia vida, al matara. La destruccion de la ‘ida no condice a un noscr de éta, sino ana sparse ‘én; In destrccion consis en que se la transform e® ‘nema, Ella es inmortal, yl ser iamolada aparece coma Su temible fantasma que reivindica todas las ramas de in vida y da rienda sucta a sus Euménides. La hin dab crimen de destuir una vida ajena y de inerementar ash {a propla se disipa, pues aparece en escena el esprit ine ‘ompareo de Ia vida datada, revuelto contra el crimen, como: Banquo.» Hlegel,en este contexto, piensa en ef criminal como sujeto deverminado por su accion. Eletiniaal es soda. ‘ie de su accidn criminal, que no le abandona wna vex Consimado el erimen* Pensaba el criminal, dice Megs, eee Scoen aeeeeeas Tia Beta cg ecco aa eencaeetag era Sie Setar eae aa Peg epet eee ge tend perce ar eee “chreckondes Gespenst das ale Seine Dueigegettond macht seine Epeeence ees cere aco Shae a oes eee a paiereoes rae ae eee » Ihabérselas con uns vida afena, «pero In que destray fe 1a propiae. Al matar al oto, en certo mad se mato si ‘mismo. Ea el pertodo de Tena, en Ia Fenomenologia, He- ‘el determinaré la subjetvidad —ew cardcter reflexvo, ‘mediado yreativo al otro—a partir de esta misma expe: Fencia. Aqui Hegel pienso el crimen, pero no determina fodavia la Subjeuvidad. Plensa el erimen desde un princ plo superior a la dualidad sujeto-objeto, saber, vida y ‘Emor. El crimen es principio separador en el seno mismo {de ls vida. Pero éxta restaura lo diferenciado, mediante la capa Ia mala concincin y la expacion de fa culpa, “egel plensa que esa restauraion se produce, en una primera aproximacion, en virtud de a ley 0 del destino. Late, al recacr sobre el criminal, devusie a Ete In po sibilided de reconciliarse de mucro con la vid; lo mist destino, al perseguir al criminal. Hegel pena esta ree idm de su propia vida (al suri el eartigo) oe reconoce (en la mala conciencia) como destrsido, comienza el ef to de su destino, y este sentimiento de la vida destulda tiene que transformarse ex un ane por To perdido» ‘onda edo en ct criminal tata tl pon queen to ‘Sra rconoce oe entind Corn ne vers en a Ponomenotoi, ew eect aa eon et ace dene et ret Lab fat Strate keer) er sch fom buen Geese iD cero treme he Wenn secs Sioa od bey ies Get dessert Leben massing Sect ak om fe amir ergo ei ‘rioroten werd odion slats, p38). S¥sajeto moral Kanan Jo ewe dent. u 3 con ala ley. Solo el amor, en efecto, es capar de un ge ‘nulno , camor entre lor com ryuges Ya no se habla de samantess en sbstracto, Pets Saven particular en a institiclin matrimonial, Y- sobre {odo en la fara. De aht que se demore en todas ls re laciones imernas a la familia, entre esposo y esposs, en. tte padres hijos, etcétera, Puce advertise el enrique ‘imlento que se opera mediante esta objetivacin de la problemdtica amorosa que aparece transferida a lo que, Inds adclane, Hamars Hegel Ia esfera del sespiita obj tivos. En el texto que se va. a comentar el término engl bador de todas estas relaciones es la familia Gon sus pro” piedades. Pero antes de entrar en él comvendra conse far desde macy concepsn leva» cabo Hegel eos En este texto, que en ocasiones se ha editado con el tila de Primera Hlosofta del espirita, Hegel concept 4] absolito como espiritu, solo que ese absoloto dere Fespecto al de la Fenomenologie en que no ex todavia es Piritu mundial sino espritu del pueblo (Vorksgete). Para Hegel son tres Ins potencias (Porenzes) que consticayen se espirity, sus vatces y sus facoltades primaras, buy poderes podriamos decir Esas potencias son cl desso, el Irabajo y la memoria. El deseo se conerea y se objetiva 2 cee rcs flrs lac herein See ee SHADES fee aly eran aaa les toto aie rat fone 2a readers, al come ins dtc eruadar See thes poe ents a ho ali Se OreN rene ae ae ee eh cia aan oe en dee See ce eee Seiad hae ee 1s ee cata et see haem ctu, tomate Il enor Se sae ae ome oe ee Acegees So cs aia eee enn ene Se 8 HT DE LA FAMILIA En filosofia, como en tantas cosas de la vida, los ér boles no dejan ver el bosque. En esto son responsables Jos propiosfilésofos: con su estilo enmescarai Wo esene al Y To esencial es, por fo general, uy sencilla. Pero {znunciar lo sencillo significa arriespnrse a ser tachado de malar. No qucro con ilo bunar en ceoninto. de topicos que suclen pesar sobre el lenguaje hepetiane, ero si deseo centrar el problema de fondo que lew & Hegel a abandonar la flosoin de la vida y ddl amor y ‘onstruir su flosofla del espiritu! Academicamentc: se ia ‘ilar jain es a able seh Systeme, Ulsteln, IW Chong er Tene ak epic sarbtingen or Geeta vee ose Ietopie des Gettes' pags 28558) No fe talon cetis 4e ete apaionnte sat. Hay uma tastccn ana ae kmana de Corian Gkie Pease PT decide In cuestionapelando a tas concidasquerelas em ‘to idatstan sues, objetivoeyabolutos, «ls ain tmp cmetes ene ewe pooae, ea t uncionegelians el pont * SE Solin ne in de ie ele, de ‘Gan, Picts, fscobl? No voy 8 nogar estas obvedades Uaetmente ue afar ln ave sce pcre por ala in hora de enfulcar Ia volun de‘un pensndor: Grdea de diftetades teria reales x que se encuentra, na ie pial ek Frankfurt a hem vendsd dada por le cues ten goa enced eee eed oc eet aon as eee Sener aes ee een Eco eee fab Satara ea eases cee Eten aes Pernt Ag eee oie e ae ieee. ete Pee ee cent eee eee a reer ers md pomp leiypeseir eta Geese: ee ee son aa Benoa arming eee ee ‘la flosofia‘dl amor Te scede a le sede, pues, una floss i al problema central de a relacon arse. I sig l problema canal dels rlacone fe are ston; ala flosofia del amor le sucedera una Rosi sue ful ol devene det espe desde pote de Se En la Fenomenologl, Hegel planteara una nueva pre Bigg a ambien sco estat dR. Haye, Hy Ze os TiS ripen at, ideas 36 gunta: ¢Cémo puede el esclavo alcanzar Ia libertad? A lo {uc Hegel responders: mediante el trabajo. ‘Violencla recipreca, trabajo y ibertad: estos son los temas que, en Jena, sstituyen al amor y ala vida. Ob- ‘iamente, Hegel pensara también en el amor y en la vida, Devo de forma sthsiiara, subordinada a los temas pre Giamente citados, Dicho de otra manera! los sujetos no Heansan mediante amor el sbsoluto, sino mediante eman- paca de las cadcnas que Jos esclavizan. Solo a través ‘Gola lucha a muerte y del duro camino de la emancipa- ‘hon sera posible slcamar el espetu absoluto, En las Lee Sones de’ Filosofia de la Historta, Hegel, de manera ro ftnda, expresar Ta scuacion entre esprit y libertad. 'El'gio ex tanto mas sorprendente cuanto que, desde se instante el amor quedard confinado ala esera esi ‘itual mae baja, mas igada Ta naturaeza: Ia esfera fo: Tligy Silo en ‘la sociedad cli primero, en el Estado, fn timo lugar, sers posible acanzar esa conciiscién Eo escindido que Hegel buscaba en Frankturt, Para le fara la plena conciiacion serd precio levar hasta el ex {remo absolute In diaféeticaliberadors, tanto por via de {a lucha a mucrte como por via del trabajo, Silo en la Tstracin y la Revolucidn francesa, como veremos, o- tensa a gorar cl esprit esa satiafacclgn. Pero entonces abrard todo sa relleve y pertinencla nuestra pregunt (Sers: posible recuperar la perspectiva coneliadora Sor toa ver constitu el sjeto Hore? cSera pensable {tha eoneliacion liminar de Nbertady amor? ¢Cémo pien- Sa Hegel el estado de consclenciay de objetividad gue si- ‘he's Ia revoiein, el estado postrevolucionaro? La exé fests del capitulo Moraidad ser, en este sentido, el pun- 1 aleido de nuestra exposiclon. Por cl momento, los textot prefenomenolgieos de Jena muestran el bandono de la problemtica smorose fia esfera objetva dela familia, donde leanzan, por lo 2 Peers eerie eid pee cece Sete ane pe See ee etc sae ogee oto Del amor pedia Hegel en Frankfurt, la dsoocion de tod pot Posto ro fra Hep nmi tne cos El amor era vin, pero una vida que nao Bien st naa aeno a extaor ningune diferencia SEs cl in a por ‘rave y lo sisomitico de Heed cot fx haberseabiro al mis coment elit 2 Par A tna eleion sobre clamor la vid. Puede ania Sel siguiente: Hees piesa plctamente lar esto eetnded abso, pee 8 seo ev texts frau 8 i cn Jena a concebir la libertad desde esas prem se le revelard como fad abeolt, como es. int La flosfis de Hegel es el mas consecuente inten fa, hasta hoy, por concebir el espiritu como negaividad ‘Se todo orden sustancial: como sujeto que revluciona toda sustancialidad. Ove estas premisas blogueen ono {a‘poniblidad de pensar un amor y una libertad concre tas y encarnades ¢s algo que aqul Gnicamente podremos ‘nsw Hegel piensa en un espirine desencarnado que blo mediante I negacion de su sustancla se ala al ele mento de libertad que lo consttuye: su verdadera aus- Tanta resulta de esa negatiidad o es neqacion absoluta y Fefferve, su sustancla ex nega: deterrlnar,delimitar, s+ {ablecer, poner. La crtia a Hegel debe comenzar por un Chestionamiento de la asimilacion de positvidad y cosa ‘huerta; debe ganar tn concepto de postividad y de suse fancia que no reduzea estas ala inmediater que el espe "i nica para sleanaar iberad, ‘Del amor pedia Hegel en efecto, a dsolucion de toda posiivdad o cosa mera En Frankfurt pareciaatibuir Se'tal poder al amar, de modo que éste fuera Instancia “solute conciliadora capaz de reincorporar todo lo aje thoy escddo nel sno Wal. Pero en tna reflexion sin- {lmétiea sobre amor y propiedad se encantr6 con un eno- oso problema, Se concretaba asi: 2Que pasa cuando los timuntes son desiguales en sus propiedades? Clerto que ished scour Jena mura frente al principio de vida que es el amor: y, sin embargo, el pro- Bema se lace a Hegel bien difcalioso.tmaginemos dos Simantes, el uno rieo'y el otro pobre. Hegel busea en el ‘Tregilon una superacién del orden legal y contractual Toone Bruch im Denken des nunceton Jaunders eed reer), ton cca Se ri Em 9 roplo de Jes rcacones entre propia: el amamte 0 se adcanta al temor que su propiedad despierta «al cancelar él mismo su derecho de propiedad frente al aman. fe, afreciéndole su propiedad como repalo. Los regalos son enajenaciones de una cosa que no pus, en absohe 1, perder su eardcter de objeto: Solamente la sensacén dei mor, a frucién, es comdn, Lo que es un medio dela fruicion, io que es algo mucrto, es atlo propiedad»? ‘En dena, al cxaminar la tercera poteneln del eepria, 4a posesién y Ia familia, toms Hegel implictamente la ‘cvestién donde la dejé en el texto de Frankfurt Se trata ‘hora de probaren concreto el poder unifcador del amor. Hasta dinde aleanza el poder del amor? La respuesta Ge Hegel diferirs de Ia que habia dado, vaclante, en Frankfurt: el amor tne poder en la medida en que sub. siste lo natural, en el orden familiar. Pero la postvidod de las posesiones familiares slo pierden eu caréter po- sitivo asf que arviespa la totalidad dela vida familiar ch tuna lucha a muerte en Ia que el sujeto dafiende con todo fu ser, frente al agresor, todas sus posesioncs, Ee en la lesién mutua entre miembros de distintss familias como se logra dsolver Ia sustancalldad de Tas posesiones fa rose Cae aaa Se eee eee see eeeeee tana Gomera tice Pep pepecepy lege Se ee areca Seah emeeree eee mental aes Sooo ae! TT ame wr etn 0 eee eee fees pr eae ead er pee eeu atta heer ad ee eee a ans ree Sener Sea remeron mane Sergi Gey arata wd peat eaal ‘Pha it er Soke geboneepyrein Coit een tate Speer nines lo See siete nana sie ee asa aera Se seas oneca aad See ee teiiccnecarel See gone Scere a Soo ee ce eee aa Soa ea eater ieee Seon on oa “Ph cada, Der Vlei pags 27» i Goim‘st i.e frase wang ea youn tema dom ane en cite e Frankfort donde es ends) coments Bee eae ein oe Stas ater cen eee oe oad Serneces ane pace Sa See Seats aks aimee ee Beers me pot eee peed SEES eee eae ee Eo ecie aca caoa thle Eee coarser SS SS eed ao ecares ‘erlucgnario con ‘una oraiad funded en aor es meee aa eterna “geen rie aretor FEI amor se desgloca, en el texto citndo, en desca ani ‘mal, sexualidad, amor entre esposoe y relacion entre pas des € hijos. Hegel piensa en conereto lo que habia pen. a sado metaffscamente en Frankfurt El recorrido de es fas relaclones abre el expirita ala esfora familiar, @ “freer potenias, como Hegel la lama en exe texto, El ‘ifsc anlnal es pensado del misipo modo como sera pem- Sado, en general el desc en la Fenomenofogi: como el Snicipo mismo de la consriencia. El sujto lene ante st Un objeto que ener su desc; pretende destriro y ae tifacerse de este suerte, sin conseguirlo cumpliament, [Eldesco nunca te saifoce: su objeto reaparece una ver esr an de nuevo a jo aoe dese ry io deseo. El ‘ifn, iene que ver eon Fepressus nunc slcaraado del deberscr ehteana, Solo ‘ite desco mano se alcanza une supresin absoluta y Feal del Obleto por obra de la comaciencta. En In relaclén ‘Stun, en efeeto, la dalctica del deseo animal se ve cor tada en su regreso al «ifinito melo» por a tangent de Ia'conclencia. El sujeto sexual humano, en tanto es cons: Cencl,alja al objeto deseado en ma interior, ibrandalo ‘ella destruclon, ala vee que consumando una destruc ‘loa absouta de lo meramente natural que Te hac ser Sbjeto del deseo. Al'ser consienia ch sujeto humano Sena, el hombre y la mujer, elesposoy a esposa, cons: thayen un ser independiente y pares que aloja em ai Congcienia lotro Se alumbre, pc, Ie elaidn inter. Subjtiva. Bae slofuicnto en la consciencla garantiza el ‘arlter duradero de le relaclon, fundando la posibilidad ‘Sc matrimonio. Los dos sos se hacen seres consclentes el uno para tf otto sees pata sy sbsistentes; cada uno de ellos existe fn el ser pars ai el otro y cada uno es conscente de sf ‘es para ten la conciencta del otro, es decks en I ex Tene y el ser pare st del otro. Y la relacion entre Toe = ‘ow e de al fle, queen else de Ia conceneia de cada ‘uno de lls es cada ual uno con el otro, es deci, es una Felacidn ideal. El deseo se ibera as de a referencia al 6 Intuicion de st mismo, el goce se encuents cel ser de In'otra conciencia. a mista rlaion ve conser entom Gesen cl ser de los dos espososy devine una relaion tan Ahradera como su ser: eta reac se converte ema: ‘rimonia” ste text, prefurdo, hermoso, leno de matics, inte ta explicar de forma conceta, ealista viva lo que tradi hasta Kant peosaba en turmings secs de co trato y ley: Idea esta contra la que se revue opel eas después. No, el matrimonio no es contra, no nace el orden de In ley sno dal orden dela vida. Bl pens. ‘mien, en este punto, e identical sstend por Tepe fn Frankfurt, ganando en iquerny profundidad lo ue Perde en romanticism, Profundaiente, dice Hegel Elser de os epost rst ens aco al = tanto como pensar la olcion como categoria central Trem a a sustancilidad cindependencia deo tring en relacion Ia tlacom funda esos terminos, no a, ‘tf seine (We) der Sein beirut ies Sibel ay {Ee Peter ered ar Bh lion semanas 6 ‘ersubjetividad, fundada en la prioridad de Ja relacion “Sobre los términos que la consttuyen: donde lo deisivo sel prefjo sinter, Sin embargo, en esas relaciones amo- rosss, matrimoniales, st blen —podria decrse— ven sls {Se consuma wna relacion absoluta y espiritual, todavia fetta ef momento del spara si: dicha relaciones manti- nen un momento sustancialvital que impide la consumae ‘dn absoluta de Ia relacion entre sujetos. La consciencia ‘de agol sus primeros pasos en su emancipactin de lo “aturabsr peo se halla todavia hundida en ese elemen- to. En la Fenomenologta ‘iin en fos primeros pasos del espirity en su forma dea: lespinta diferenciedo segdn la naturalidad de la dife fencia seal; es decir, como se vers, el expiitu griego, 'No serd, pues, en este texto, en ia esfera amorosoar rilla, donde se aleance Ta plona constiueion de a cons- ‘lencia infersubjetiva. Pero-de momento hemos extable- ‘ido sus premisas naturales: {Porgue en el matrimonio cada uno existe mutuae mente en Ia conciencia del otro, cada uno existe pis, ‘utuamente en el ofro sepin su enfera singularidad. ¥ jposos se dan tna exstencin enferaments comin €m also upon po referencia # cunlr singular dad y aun fin porter, sino unos en tanto que duos scrim Tatotalidad on la cual pertenecen la nae ‘rena Bata sn naturaleraconstiuye, como se puete nite mismo de esta relacion inter Fbjeva, Pee’a que e halla yo lcanzada a tndad ‘Seta tamale ingest fabergy, In coud {cig ature que inpediry sin embargo, Iv consume: cin de la unig. De hecho, sungue les exposes som ina Sta consionca en sty en el om, subsite ln diferencia ‘atual seria, que ipide una transparencla absolute tatre los dow i unin plenay cocrela no 42 consume tare ells, no a realln onlay sno en frends $trwo de oa nn, ono, que srk otra conse Gin Ta que rerlta de fn vluntad de wn de ambos co pots cn cata unidad via del ser de ambos, ca ol call se ba iotercambinco la conlencia de cada ino, de a era que uno es su propla conleneia Taconsenla Ae oc, ln conccaia cs necsnariamente cl tng te: dio em donde al uno y sl otro se separan yen donde ‘inter son la unad sibsistente: ete trina medio mel cual se recnocsn como uno en tanto esis Dresion de su oponcon—y en el cul So, de most, Por esto mismo, opusto, ex der, sees existent Por HUE lado del tein redo en ef cal te reconoren emo uno y como superadon ex necesrlamente une com sionia pts solo son uno en tanto son una concen fcontinuacién, poco menos que {is positividad de Ta relaeién entre padres e hijos seré sacfieada a la nepatvidad que esa reacion revste de. eel punto de vista dela conscieneia. De hecho, todo el texto comentado parte de esa premlsa que decide Ia re Henin hegelana del deseo natural, de la sexualidad, del amor, de In pateridad y la fiicién. Bn la medida en {que te reflesona desde ¥ a partir dela conciencia, pre Side, antiipada, consitulda, en todo este material de tologia: quiere pensar el absoluto shellingeano desde la Conclencla de la fllosofa ertica (Kant, Pchte)™ La di ne aie Be! * i H i : i + i : i + La relacgn entre padres ¢hijos no consume la union absoluta, Ofrece a Hegel el patrgn mismo de una rela idn unilateral, esa suerte de relacién que en la Feno. ‘aparece una y otra ver y ene en la Telalén fmoesclavo su matri La unilatealidad de In relacién ‘entre padres ¢ hijo consiste en que aquéloe ponen en ‘Stos Su conciencla, econtemplando en ellos #0 propia, erect que lit ew 8) Cm Se es eo Se prec graeme ‘Se'objeto es cla tino gue ia eo ala ee say bie. supresions lo expresa rotundamente: los padres ngendran en el hijo «sa propia mueries en rein de que “desplertan al io a la concienclas" La concencla de Jos padres se religa en cl hijo, se hace en ¢l conereta y cbjetiva: cultura real, vvas pero al precio de su propia Supresion. Ese proceso de tranterencia de Is condiencla ‘onetitaye la educacion: «Educando al hijo, los padres ‘olocan en cl su conciencia ya devenida 0 realizada agenda propia muerte poet ave depirtan al hijo a la concent, Con ello. puede decirse que «la ‘onciecia ha llegado a serun otro, hijo para los padres, padres para el hijo. ¥ Js educacién consisio en gue la Fonciencia puesta en ef hijo como un otro que lo que ella misma, deviene Is propia concieneia del hijos, on To que el hijo se eleva por encima de la naturaleza {norpdniea: wen la eduacion, la tnidad inconseente del hijo se suprime: se aticula en si y viene In conctoncia ormada (educada) La concienca de los padres es la ma- {erla a costa dela cual la conciencia (del nif) se forma © educa. Los padres son para el hijo un oscuro presenti ‘miento desconocide de st mismo; suprimen el seren-st Simple y eompacto del ni. Lo que le dan, ellos lo pier ‘Sen; mieren en cl: en efecto, To que le dan es su propia ‘No se consume, pues, una relacion entre ‘worden Bev iin to i re reno. eta sir i das Bewustin sch slot sin Anders eeordon, on ter dat King” Eterm dem Rint aie Src {4S Kinds, das des (in) we in ner a eat itt feet: Bemusrtee ‘epee werd aera, 59) im ‘ey Erceng heb oh se estos Blatt es Kies a Sf leer neh yeh sie rd eeldtey ewes ‘ks Rownsstac der lr me Mater e derar Rote o ticular la eveotual lesa a la familia de wna de sus pro- Pledades; en sequida se veri por qué. Entramos en el pa: Fgrafo de la elucha por el reconacimicntoe, idm de las refleiones sabre le lucha a muerte y sobre ‘eflorio y esclavitud en la Fenomenologta n IV DE LA GUERRA ENTRE FAMILIAS El pasaje que se va a comentar muestra a las claras cambio operado en Jena respecto al perodo de Franke furt El absoloto no se revela en In relaciin entre los smaptes sino en Ja reacion apresva entre rivals, Es Ja rivalidad, no el amor, lo que dsuelve Ta totalidad de Canto subsist en el sujeto de spostvideds. Eso «pox » es, abora, Io natural 1o vital. La vida misma fn que esth hundida la conecencia es aquello que ata y sen ta iberiad, El problema de le gu: fra aparece como determinant: a Micha 8 marie etre Familos rivals, eatre «padres de familias (como sual fe agudamente Kojtve)" Solo una relacion as es capaz ae disoWer el caractr sustancial cosista de los spose Siones familaress. El padre de fai iealizay expr walla esas poscsones,consderdndolas momentos de Conciencla (de Ia constcncia de la totalidad orpinica'y oncreta que ela fami tomada como unidad) Al rope 1 ojve otra ngs SIS le a agreson de un rival a una cualquiera de esas pose ‘Sones sngslares el poscedor se alz sobre el caseter ‘onst de tus posesions, yal arisgarlas (9 artesgar ‘propia vids) ls dealin ns converte en algo espe thal en un sbaber» de la conseienci.Plerden, pues, #0 Fim y linitacin, Ls lesion, el ulraje ex senda como fg que afcets la consienci, Ta ientdad misma avy Tamalia; ex como dice Hep, fhlenaoe. En seguida el esprit supera su determinacion ‘natural y rebasa ls dualldad de Teves y caracteres, mal ‘ada por la diferenciacion sexual, en la indiferencia del Si Inlamo (Selbst) que ae alea por Sobre esas determinacio- nos inmeditas. Hesel ha pensado el esprit como espiri- fu senuado en sus formas primeras, primitivas ¢ fam tiatas de marifestarse Poro el spirit es libertad. Lo ‘cual debe entenderse como emaneipaciOn de toda tara 0 {taba sexual y amoross, Es un esplrty evolucionaio,e Ia medida en gue Hegel ha coneebido impiciamente el Seto revolucionario como el que rebasa cuanto subsis te de fiseo y sustancial en sf mismo. El sujto revoki- ‘onerio es pura autoconsciencia libre, sin sexo, sin ci eter fisico sin determinaciin particular alguna, sin pie fa, sin olor, es pure pueblo. ES mais que pueblo, al me- 9 1 DEL DESEO int pat qasetery 3 He : crn ei ee a i at eit i ie ie a i eee i ee EEGs Quiero con elo contsibuir a despejar la tnedgnita de ferolucién de un pensador:” (Por qué abandona rutas do pensamiento y clge otras? zOut problemas retos, reales —y por Jo mismo, genuinamente for le Hlevan a modificar asertosInciles y a “Propésto de la investignlon gue qu se leva a cal Dodrd medire el éxito el fracaso dela misma, Las Imestras de esta Investigacion, las hipotesis, las p ths, ham sido forma en in primere parte. Lt Fe ‘menologta del esptrta a nox eruza shorn como el ‘eget gue debe conemarinsorfatarie; en cal aso despojaria. TBs difielladenrarseen este terto sin encontrarse, ‘embargo, en el camino con Ia ininitavaridad de ex ‘i que se han propuesto del mismo, ea para can to, sea para interpretaclo* Yen ta medida en que los Stador de ls mismas no som srmsnios, se Hage {able confrontar esas ioterpretaciones. La que voy fulren Tos captulessiglentespresupone una lecture {i Fenomenolosta fluminada por el texto anterior omentado (primera flosfia el esprit). En else §jueganeaas tres potoncias en la ia) Bsta me. Sbviart In principal difeultad de la mayoria de js del texto hegellano, consistente ca la unila- ‘queda sconocimieato en lo.que implica asunciin angustiads de la muerte (propia y-ajena) e expensas de los andlisis ‘sobre Tas dialécticas del deseo, la sexvlidad, el amor Tas relaciones familiares* Dentro de Tas iterpretaconcs 3D mpc. mines var a Eh primer agar ay ae car aon nt ‘Mamorto ‘Bato de wer no suporde™ ction festa eu se bate aa Fenomeacloia 2 Lage) de Hepat oa de Lacuig eer ‘ath vera em 1 See omer eee coe facet mtn Ta de Marne (obra mb Sitia'y "i ae vet Bok, SubeteOnfert Branton at tee Ben st radacsa enFons de Clara Ecos) [S%tiereticlon de Rive, obra, er Jealdad Pinger conetrcsin lend consstenia ye coped et que goran de mayor audienciay predicamento se ecka faltar el recorrido —que se nos aatoja, como decisive de la potencia teortica, memorisdenguaje, ‘tal es desertimnda 0 no es suficlentemente dest pese a que la Fenomenoiogia da prucbas y pistas lentes pure considerara como tae potencia de igual, ‘no mayor, rlevancia respecto Tas otras dos’ La te Fhegeliana del Tenguafe, que ago! no podremosestadir Aotalle, constituye uno de los pustos ids atractivos ‘menos tratados en las exépesis tradcionaes de este tor La necesidad de pensar el lenguaje de otro modo ‘como eusle ser pensado en Tas Slosotias del Tenguaje feménicas, de un modo conereto y vivo, merece la stonta consideracin. La atencion preferente de las esis habitales por lay reflesiones existenciaes © tales de Hegel, el espectro de Marx como disipulo de fel, estas y otras pueden ser las causay de este sit Heo olvido y de esta falta de atencion? Fenomeotota un gar de Auhebune eas unateréades fae rosataajo (gras) 9 del fais de Ya ‘iit essen) Hlcoger Senda pera, va ‘Go in comorinio sme te roduc 2 Fong de tomo a tres lineas de fuerea marcadas por la presencia Invisible, a veces visible, de estas tres potenciae. Ya ea la erteun sensible, Hegel llama al lenguaje «divino poders 1 de l deriva la primera superacién de la singularidad in. Inediata y su mutacion en universaida Este trabajo tiene su origen en una observaciin Udo, Dexpucs de Teor los escritos hegelianos del de Frankfurt, traté de recordar In Fenomenologia det pirta, que previamente eonocia, Mamindome la atenc ¥ prodigalidad con que ese término aparecia en esos {os frankfurtianos, comeneé a sospechar si esa sures ‘bo encerraba una oscura,inconseente © voluntaia {Ge Fepomenolgics, en el texto tanec, y al ial det cat ‘Esptinconny hy concen scan at fine Aso ek ‘sel utr dn cofan Hage de verdad “SIU Lega, ey eleo,sepin eres ol propio He, terion ls fonts de vera our tan plore ps etacira dal lnpaje owls‘ ic concept de lucida, Volet # recorrer Ia Fenomenologla y se me con firmé esa ausencia y comencé a concebir It idea de una lectura de la Fenomtenologla desde ese concepto susente. {Out seria ler Ia Fenomenclopiz desde y'a partir de'un oncepto que en ella esti preseate? ¢Hasta qué pure to est ausencia ers, sencilamente, una indeterminada no. presencia o tna deliberadn —consclente © no couscien- fom exclusion? Que serta leer la Fenomenoiogia desde {un concepto, ausente, que se me aatojaba de pronto la Sombra misma desde Ta cual ese texto se Tovelaba signi feativo? En primer lugar, en el prologo hallaba ceria luson @ Dios entendido como fuego de amor consign ‘mismo, pero eso 0 dejaba de ser un formulacién apro- ‘imade y prestada que Hegel hacia suya tan solo de pa- Sada” En segundo lugar me asombraba, al contacto con ls textor del perfodo de Tens, que incluso en el anlisis al deseo y dela vide bubiese desaparecido el xamors 9 ‘que sélo Incidentalmente aparecia ‘en el aalisis de las ‘laciones entre esposos onl estudio del espritu en forma tiica”"'Y sobre todo me cautivo una expreion, lena de bellera, con la cal evtaba Hegel, acaso por fide- lided al concepto antiguo, pagano-riego, de amor, el ter ino susodicho en la relaclen entre ls esposos: hablaba Hegel, en efecto, de ln «Piedad entre los esposos:” Que seta ee eck, amore so kn dian ns mea on (BEng Semin et Pit (die Peat des Mannes wd der Tr ian Pt sw Ka eg ‘Ser hie mere ® ‘sta evanescentespariciin del amor en el esprit ‘doen Ia eticidad, en lo natural, se tornara pura ¥ Aesaparcion ast quo dicho espirta hacia la ‘madera del extranamiento dest, dela lustracian, Iclén y moralidad postrevohiclonaria me pareld, ces plenamente comprensible, qué Hegel habia dejodo de pensar en el mor? Coast ‘aba acaso 2 dste sufclentemente caracteriado con Alusiones citadas al mismo? (2s que ef amor tne mada que ver con el esprit? ‘Foe esta tltima pregunta la que me determing ‘rir ese trabajo. La sospecha de wna incompatibil 4de fondo entre el concepto hegelisno de expiity 41 mismo reconoeta ef eoacepto mas alto concebido la modernidad-— y cl concepto de amor me pareca, inguietante| Qué busca, qué deses, qué quere el espirity, cual su Yoluntad, su objetivo, su Finalidad y su propésitor su esencia y su sustancia? Las Lecciones de filosofia 4a historia me dieron respuesta a estas preguntas: el Rousseau y Is Revolucion francess, el eltendado, por Marz can Tas rectifcaciones del caso y por cuantas re voluciones se hayan efectuado en ru nombre clerta ie 2 cee cn 7m i i git ny Se ot pena la valida de on orden stencil fe de esa negatividad ‘absoluta, un orden compatible Seorde esa Hberad. ci ‘esta via de reflesién implicaba Ia supresin oda alteridad, la mediacion abrelta, me hizo i i i sta idea de que ln Fenomenologa es «del Espiritus en tanto dete es slbertads, determina, pucs, la exegesis {ue ntento aqui hacer de"dicho texto, en el cual se i ‘iendo ar marcha ascendcnte de esa Ibert, de ese espe rita, su insurreccidn frente a toda alterdad, sea le alte. ‘ida vital a alteridad de la conscencia ajena a elle dad de la Divinided Inmutable, la alteridad del podor el Estado y de la riquezs In alteridad del sustrato orp icosustancial del pueblo y Goalmente la alterdad tex Betta dele concen dl chery de I concn ss Esta negacién es tanto més sorprendente y sintomé fica cuanto. que Hegel descubre y explora la alterdad, 2 Es, em fecto, el prtmer pensador que plena al otro como {sto fundamental absolto de toda reflexion epistemole {Sts Frente a Kan, ae slo pensaba frente a a subj {iid tr scaca en gel piesa qu ea con poco oe once la Se eld, Sei pereopeiony del eotendimteto,e6 a sa ver thing, co consieacia de sl enfeniada como objeto a Ue conscencin de st Hegel pensa por wer primera que thjeto de la consclencis de tes ora conselenia de de manera que es sujta tambien y ue es altered fu 4k inmomdado ge la comsclest de sve sleana 8 s {ta torn dads le ota conscencn a ella al soberse Stra ropecto-n la aleidad de i conolencla de te {tne enfente en ln experiencia det saber voto del ‘hor, Ets movimiento ch, pora Hegel, la sbsota nega Sen's medinein. No pudo, pues, alzarse a ua retin dc Ta trsbjeividad que preservara el carcter pues’, Stancla posiivamente diferente dels aujetos en rela ‘Son Pens a interubjeead en i medida en que pen stor ver primera la slteriad pero como Yo egativo ‘espoctoa In conscenia de Penn al eto como fo que {Ee loa, an mismo como segacion de rr en tt {Re instante pensé el yo como negactin sbsolta de ta ‘ral otto y dl otro eh mk retormo, por vie negativa, @ ini mismo por eeaidn de nogaein. Er concepcon meestivita pica 1a ausencla de} concepto de amor y ix interpretacén del deseo como arelo egativa ropes 2 Br abjeto, No voy a demo- wine en To que creo etablecido na primera parte, ‘lcTimlore a Cerme a'una expe de los ans bee flan del dase, complements los del primera owt del epiite, en la medida ca que preparan ol toma sobre el taal guise hugo Maar In stencion: Ia ‘lexi hepellana sobre Ta lucha a muerte ” ‘ascension como fa primers, Gel espirita ala ver que como cl extadio en que el ‘tu se halla mayormente hundide en lo que fe ata levi, Pero en el nrpio deaco ponds errs Ta fonsclente voluntad del espiiee por Hbrarse de ¥ cautiverios. Bl espirta aparece, en Ia Fe Dara nosotros y en a, es decir, sisteméticamente (pera, Ante la conciencia fiita que hace a recorido geo) con la figura de la conciota de x, En tanto fonciencia de sles a Ia ver en si, para otro (otra lencia de sf) y para si, on exe Ggura ests ya ‘como dice Hegel el concepto de espricu, sl bien no fodavia presente en la concienciaitinerante, Y bien: Lo primero qu el expt sabe de sens forma de teva ay Ge st, Al sian Bay ‘inguna objetividad. Nov eocontramos determinatos de toy de agel modo. Ahora bien 3 tato de sparar de ‘ol cha determinacion ¥ acabo.conteaponiendome a mi De forma profunda piensa Hoga el estado en que el 0 se alla sui cundo sient; seve sometido a deter Sects eueoey oe le eolitan y rosatran wt folie ‘one ef hecho de'que no puede bastarse a st aso Hambro, fro, deseo sewl, un has do marcas y de prac far de_que el epiite no es Hr, noe independents ‘pliant Stiatace asf mlm, ah que ae sents is consigo mimo, en contraiccion consi mismo. “hat mis sonimieos se converten eh Un indo terior y otto interior. Ala ver surge una peeliar mane: ‘de mi detrmiacion, a saber, que me siento dees ‘oso, nepaivo, 9 encuentro en mi una contradict, fue smenaaa shocerme, Pero yo ene. Beto lo 6, In'opongo a ia nepncion, dfeto, Me conserva ¥ trata Ge anlar cl dlecto: yas soy impaiso. EL objeto que al Iimpulao s drige x enonces el ehjto que me saiface, {que rertablce mi unided. Todo iviente tens impulse. 3 el impulse algo sensi repel desglsa el momento negativo del sentir Ia car rencia de algo que al sujto le hace falta, y la respuesta ‘cl sujeto por alcanzar ese objeto y satisfacerse, esta biecendo In unidad. El momento de Ia carencia revela ‘an agujero oatoldglco ene sujeto: se siente on contra. ‘iceiin consigo ve el objeto de su anhelo y su propio erin on Lees ds Rll ea ria teu or ox’ Gach, chev de cee, Madi 4c Ta Obes ids, Ea Aanhclo como algo que amenara con deshacere, {de conservaci le conduce entonces a aproplarse, dane ipa, deen objeto. aura vex ste, como se died en la Fe ‘esablecer| enone, cee aaglae glay Tusa ‘de conservacion. Para mantenerme en el ser. decir, debo zafrme dela carencia que en mi constata dct objeto que me solicits: Debo ibrarme dent terosidad y del abjeto externo que me reclama, El {lpia de conservacion convoca el anhelo de libertad. 4e afrmarse que la reflesion hegeiana del desco, cn feral la eflesion hegeliana sobre el esprit, esti ‘minada por ests conexién. Bs el miedo y la amensea Aesintegrarme lo que me Hleva a rafarme del objeto temo ya gorar del, destruyendolo: y a renglén se estaurar tm Unidad. sta perspectiva en que Hegel se siti, Ia del pie, comsetiacin, desde a ial pens libertad ‘que emcrge del miedo'y de ln amennza de aracion de la unidad primaria del sujeto), nos da la {a fundamental pars entender In rorprendente teora deseo que Hegel expone en la Fenonenolopa. El desea fonetbe, en este texto, como la clega voluntad de futoconscienela hundida en el elemento ital por a Jar la unidad del yo mediante una destrucién i tica de cuanto amenaza y coarta © pone en cuestion cha unidad” EI sujeto deseante anhela el objeto que Solita; pero su Stisfaccion consste en desta exe ob jeto, aniquilario, consumirlo. Ea tanto ese objeto es nae ‘ural ya unidad de Ta concienia deeeante se ve Incapag_ 19. ease un ans cro mde eta Is tora dl 4569s Fetolca ca ar Tata de psn, Tom 96 Se eee renee ee perpen st iene eee enka ee Soe perenne! Seg sae eee Soa ae sereeee ee eae moe recente Seer a eee eee Eeroore Si se recuerda ahora aauel hermoso texto frankfur: siano en donde Hegel afirmaba toxatvamente. que sel mor er md fuerte que el miedo», podemos darmon cue {ade Ta honda transformacion que se ha operado en la {ln Hepat No al ve sero gum vad, Sino gue logue prepara, seg Ia primera "Get esprty, la emergencla del amor, edesco ani faversa: es el miedo y la amenaza lo que determina la Aiséetica del sentimiento y del impulso, del deseo y Ia ‘atisfacldn. ET hecho de gue en el texio Hegel no har ‘bla del amor es, @ este respecto, revelador. En el texto antes comentado de Ta primera filosofia dl esptritu se pensaba cl amor como hegativo respecto al deseo nate Faly-a su objeto: ya In sexulidad trascendia esa esfera 7 Tez, En la medida en que engendrar, parr da como salad un hijo que es pensado como etumba» de los {euitores, Hegel se obstruye esta segunda via con la tutrgsios ene sentido de Independents Pero cx cr ‘eo cniicarhertade indopendenla,o interpreta I ‘erad como Independencia, mo autosifcene, como fea de tee ete tcimms ees emer eee de Boos eel bums ce coe poner = nd toga de a modernidad. En tanto se prtene sleasear sajna autingulco, Independiente tonne cust limite eters en concede nepstvaments, como go fue exanra ol ujeo. Decar pee tambien sen amar, peau a algo es poy lo hjetale desde punto do vista de esa idea de libertad. Que entonces ls libertad solo se consume plenamente en el acto de la ab- roliuta nepacia, en la muerte, es algo que parece inevi- {able. En In primera flosofia ‘dl esprit eps Hegel ‘sta conseeuente torla, En la Fenomenologia halla en Ia ‘onelenela angustada de la muerte en e absolut ties fo, temor y temblor ante la muerte, un termino medio ‘ire Ia negacion abstracta(rauerte fisica) Ia positivk ‘dad vial Podria decirse que Hegel plensa, poes, en una libertad que se materiliza en la muerze on vida Ta de fugue que ha dejado de desear, sentir, amar y solo vive fel horizonte de a angustiosaasunclén de la muerte, ¥ faue en exe horizonte disuelve su propio ser y, mediante Srvicfo,obedioneia y trabajo, disueve el ser que thee frente. Pues tra nueva poteneia eximina este proceso ‘cmancipador, a saber, el trabajo, sobre el que mis ade Tate Mamaremos Ia atencidn ‘La modemidad, anticipada por Hegel, no hace sino re correr estat ideas: deseo como esclavitud del espiity ‘que silo quiere ibertad; angustia ante Ia muerte como ‘Sctiad existencial, manifestada en la lucha a muerte em fre las sutoconsclonclas, donde se revela Ia Ibertad abs- {faeta; poder como aqeello que se cobra de esa liberiad abstracta-(eforioy, trabajo como formacion emancipay ora de la concloncla esclava;_y Hbertad.determinada ‘como fruto desea emancipacion aboral. Marxismo y exis {encialismo mo hacen sino reducir analicamente uno de ‘stor multformes sspectos de la flosotia hegsiana, ga ‘pando un concepto de libertad fan preciso camo simp feado, ono simplista Et capitulo autoconscioncia verfea cuanto hemos ada: ido. Todo el problema, desde el Inielo del itinerario que. hnace la eonsclenca, reside en que ésta tiene frente a sh algo subsatente e independiente. Salo con Ia figura de Ia futoconsciencia puede devise que, por vez primera, c50 {que se enfrenta ala conciencia fe es adecuado: no depen {Que ella ex para ell misma tanto yo coma objeto, ‘er que buscar éste fuera de si misma, eesti presente ya para nosotros el eoncepto de espiritus® ¥ al esprita lo feline a continuaciin como esta sustancia absotas que. txt fen in pact herd ndpendencia de i a ‘waposiclons” De momento importan estas determinaclo ‘es fundamentales del esprit; cuando nos enfrentemos. fou Jas Burs copititaies propiaraente dichat (ea Ia (que la copcloncla hace la experiencia de Yo esplritual) Apareceran nuevas determinaciones que enriquecerin las recedentes. edit dem Slbenatcin sin wi io man des en “Bieri tt cho der Beri es Celt fr wxs yohan- ses an abeote Belton. te der valltrmmenen Priel snd Slatin hres Cegenisates econ many, Pa it, 100 En Ia fntroduocion a las Lecciones de flosoia de ta storia, Hegel leva 3 eabo tna determinacion del coo cepto de espiritu que complementa la enunciada. El es pita no er una cots abstract sino algo enteramente in ‘lividus, activo, absolutamente vivo: es una consclenca, pero tambicn su objetos” En seguds veremos cémo la ‘onciencia,en la figura sautoconsciencns, hace Ia expe enela dole de set sautoeonsclencias y «tutoconselensia ‘iver (aintotiza las ideas de sautoconstiencias y «vidas) ‘Veremos también qué internas contradiccones acarrea el ie en teneree mismo por objeto. EI spirit es, poe, pesante No encuentra ‘Shieide fata de sno tne que cee hace Props ‘bjetos™ De at que se, sen so natalea, Hore! «Ast somo ia pravedad er In sutancin de Ia materi, asi de. ‘Seto asc s a Mberad ta suntanci del eapircan® Esta ide, iéntica a Ia de i Fenomenologta, x Sea: {n'suntancn del toprtn ot Wiberia Eat sien) ue el expt es sustancla: 2) gue la sustanla es liber {a Hegel dan giro radical al concept tradicional de nine, alconcepto que mantene en fodes ss ie Tlanes de Asettles&'Spnonn (pest a que Arlttees ‘ensara In sustancia como energetay eneluie pose & ‘Eee Spiom pensar In susiacin como pars actiided). Fira Hep! In sustancia misma ex bertad, In scos en s+ fr lbernd: su com sv exer apara i Eo ex ano com ‘lie quo au lene ex scvidady No es tna sustancla {he sls en sntdo esttin, cost, etableeldo ing que So hace «sma y por x misma, 0 qve a0 reales em th hacrse: ss begun co goes ne ends se Selo is onesie den prblomatis ner Seren Sree ek ome ao Nee re tetanic dpe enn rise rare te et ot a7 ae cry te tse bor prt ott oie reer et sea omy doen Fe Seat fa etes meebo St plc mpm see diel eee ee a fedn sclera ee ae ana Pas rira pom ie relates Cpe ae tee Se eae man 4 es Setbetbewnasuin tat aun fr ly indo, ad de ath see Pre haderes dr ih i ae es se tit Anerhetes ein shom, aa:1- 109 ‘so, in su fn, el reconocimiento es Ia aceptacion de la Aibertad del otto respecto1a my ke consiguknte libertad ‘fa basada en la sceptacion, por parte del otro, dem Ik bert. Tales le ituiionhogelana desde a tal pleasa . EI duelo a muerte entre individuos (0 entre pueblos individuales)consttuye el horizonte que permite Tevconstitcin del expel Un individuo surge frente a otro individuo.s* Se re vlan el uno pars el otro como seres externos, con earae- 6 Des Satuieaussistn et sence afer Pisce, 1 teres similares al objeto del sujeto deseant: sees hn {ido en la vida. El objeto ests determinado par la com {lencla scomo vides ysl movimiento. operacn de la Sttoconsiencia const en cextipar de td Ser ime fon, tao en el otro como en uno mismo «Cada uno Ai eat ete des to, an dl ta? De ta, pues, probar qulén es, aque eg cert: ‘se adc in yordad. eben leva esa procha 3 t= ‘reno en gue emerje el J las dor ex en verdad auto. CGnienei yo simple objeto wtals quien puede deme {tar que ln percepeton del objeto como ago insenca, [ropisde la ormn de certs de cada uno de ellos, ex ver [ndera oes flan Sor verdadera sen la prueba uno se ‘Smmprta como sr nesenial ital, en ver de mostarse Sttoconslenely ord flan en Ta medida on que el objeto feido como pura vtlidad sin atoconscencia muestra ria Hes ten Inset, cin India serra ek clon slant pap 3) ay onion wo’ Se tering ich ‘nner de, el gue no at dle, e que no Pune tar ‘Tvs, gue’ se greeter‘ esmma cm indus, ‘Se lat! Gonpacdad Pero bemon coco du eo et s "ise de os sinddsoss nts ceo en NBeecla dee cel aren verdad’ que gods fers 0 So miter auftretend sed oe fremander i der Wei se gameinar Corns edoeindlge esate, at Send ied ecetae Lebe har sik her der seine Gepestand eiemre went Bass, welche fie canter le Be SCihatemar dos ren neat Sein der scoebsgtchn ‘Bomstics os nach mht abet oder ich ander ‘OR tl rtnes Porcher arb, al Sesion us Del deseo a Ie violencia reciproca vemos, puss, dt. egarse la potenca deseo que en la primera lost del ‘spirit se complementaba con una’ exploracion dl pa ‘je de Ja esfera familar la esfera social o cespcitu fn mostrar que no 3c es ningun ser {el pucblon Ya en esc texto estaba anvicipada la mas feaieade fin mabgee diet onal ncaa Celebre de las figuras fenomenlgieas, Ia dialectical anit tre cana cen penaremnccti ‘Sor y del exis. Ese texto lleva a explorar otra de En consecuencia, «cada uno tiende a la muerte del Jas tres potencias del espiritu, el trabajo, cuya linea de ‘ren conducra, come veremos, asta a gure feo: ‘menoligca del ace correspondiente aia Tstracdn, ‘Mas adelante estas dos potencias se complementarn con Jn terra, lengua, Deve records queen la pein fosotn del eat la aciin wolentarclproca er hacer ‘clin, operacon, Tan um tring que Tesparece ela Fenomenoioga Buede, pes, armarse que a intersthje Cad con‘ el erp despa en Hegel ea Jo eualImplica, por parte del sujeto de esa operacion, tesgo. de la propin vides. Ambar autoconaciencas prucban la una sa otra por medio dela lucha a vida fuerte, Deben nocesariamente comprometerse ea lich, pues como squella «masa espirituals que tonduce del spoder del estado» al estallido revlucions: $o. Para Hegel cel rao del dividuo para sus proplas necesidades es tanto una salisfaccion de las necesidades delos otros como una satisfaccin de sus necesidedes per Sonales; el individvo silo alcanra la stistaccion de sus ‘ecesidades personales gracias al trabajo de lor demas, 2 te a ces ety ee pm ioe baa ciahte oe saaiionnia us EI hombre singular, en su trabajo singular, cumple ya ero sin tener conciencias. Hegel Incorpora la célebre teoria de Adam Smith de la «mano “ ces incon como su propio objeto, del cual es ahora conscienten™ [in este texto se preparan los largos desarvolos fenome: noldgicos en donde Hegel explica el desgarramiento del ‘Cuerpo rocal en razdn del confit latente entre «pode? Adela iguera> (sociedad esl) y «poder del estado» (es {ado todavia snatural> o =cleo:), asl como se preparan tambign los andlisie sisternsticos de la Plsofla del dere ‘ho. Como veremos mas adelante ese estado en el caal ‘Consclontemente sealcanza a concebir, desde Ia subjtivi- 4d, cl orden universal, restaurandose desde la razén lo ique era en Grecia en las vepublicas romanas obra de. espsitualidad natural, del edhos, ser. para Hegel el estado moral, el estado que correspond a Ia moralidad 4c) sujeto postrvolucionario: un orden en el cual se re laa desée el sujeto lo que en otro tiempo se produjo ex pontinea y sustancislmente El momento de Ta negat ‘Sed, dat desgarvamiento, del exrafamiento de la sostan ‘ia ha sido necesario para consumar, mediante razin, to ‘que se dio inmediatamente como naturleza. Ese circu 13, Di test dos nals fi sin Beis abe. 1 4o completo y consumado seria, pues, la idea total dee pista hegeliana en ss dimension objetiva: un esprit {ue es la obra comin, la obra de todos, primero come es. Piritu de un pueblo, fnalmente como espiritu mundial, Como Wetigtse 1a cosa en of kantiana ae descubre, pues, ante It rae 26n prctica que intuye lo espritual (cunque todavia de forma Individvalists) como ela cosa de todos», causa Go ‘in © vasunto entre manos» que ee cada uno para sf pero que consttuye a todos al modo de un sustrato cuas- (rginico, Ese sustrato lo constituye el ethos, Ia costar bre, de donde arvanca la acca, tanto privada como gu bernamental, tanto burguesa como esttal y adonde esa accidn reviete en forma de coseldad w obra. Een rever” ‘idm hace de la obra comin el precipitado real (siklzch) ‘de aquellas tres potencas de que hablaba Hegel en el tex: to comentado de lena: cosa en comin es la herramients, ‘ve pasa de mano en mano, uniendo, a través de su eo. ‘cided, el rele generacional de maestros artesanosy. Sentaclon de desero trascendental. Vive su hogar, 9 Datsia como hogar como patria trcendental, in per Sir desgarro ent conciencia y sustanca, entre Inte ory exterior, entre raagn y acon. Hegel en el eaptala Sih’ al mundo ic, sedondea etas snicipacioner 9 Te ‘Spon reflexion sobre contenido de as masa ee Prtuales que determines eae pucblo Oey oscre fey Sara) tedlante Ia sigulenssefenon. El reino ico een si subsvenca un mundo ox rmaculado, quo no estésterado por ninguna excisen. So tmovimients ex un clmo deveni el passe de uno de sos poderes (ley clara y ley cacura) al oto de suerte que ds una tebe y produce el otro. Lo vemos dvds eo dlr esenciny eae eliescione fective, pero 3 op Scion cs a ben i conirmacdn de una de Ian exe las por Ia otra® Se trata ahora, por tanto, de exami fa qu son esas esenclas, esas «mates espitialess que ethibe la sustanca ica el epirtu dl pueblo que vive ‘la bella vida dione, es decir el esprit griego, Lo dicho vale como carscterizacin general del esp situ grego. Solo resta afiadir que esas masas esplrtuales ‘en que se seine Ia sustancia lca som la Tey clara y Ta ley oscura, la ley que tge el orden politico de la chidad ‘la ley que tige el orden familiar, La ley clars es Ia ley ‘dano. Se actualiza mediante el poder del goblerno. Es tuna ley publica y reconoeida por todos. Frente a esa ley cesta Ia ley diving, [a que preside ese comunidad tien tural que es Ia familia, Ambas leyes dirigen el comport. ‘miento entero del sujeto ético, que pasa de ser miemibro ‘deuna familia Gometide ala ley oscura) a ser miembro de la ciudad (sometio a Ia ley clara). Esa doble ley constr fe diferentemente al hombre a la mujer, en a medida en ‘que ambas lees son personiicadas por la determinaclan natural que divide al sujeto en sujeto masculine y feme nino, Nada parece perturbar esa sustancia élica arméni- 21, Das sche Rech ist af diese Weise bem Desde non iin um I DE LA TRAGEDIA Out signitcn pase @ ta accion? Vino en as don primeras ‘ste trabajo hasta gue pooto la flo ‘ofa hegslians pois pense como une Hsia de Ta ‘cide, Eo ol dems ane-une ogeson sfida abi no esponder o responder. El paso ale acct era respuesta, Yin autoconscenen se conan somo aubjevidad denenctey ite dase ol paso a as La en trinos de respuesta ala agresion,permitia 4 sujto pasar le prucha suprema del reconociniento, En virtud de la accin desplogadn en el combate lograba ‘onsttulrse como sujto independent; en vrtd de la Scion dsplozada ene trabajo dare logaba determina 5 independenciaabstracialogrando formacin, Bidung, Calura (wabejendo y caltvando su obra e tabajaba'Y ‘ultvaba). Nuevamente, en el capitulo sobre la recon, tne fugar un primer psaje ala accln, La rzén ence: tra el mundo, al que pontvamente se cnventn en sus Propias catgorias de pensaninto, hasta sr tod lla un Tbr wiviente donde cf mundo entero se balla clsifendo, 12 ‘explicado, organizdo. Al final del capitulo sobre 1a ra in teorétca el sujeto ha Jogrado Inteprar en el pensi- fnto el mundo entero. Pero sure entonces ese Sujeto el drama faustico, consatando que silo se ve rodeado 4d eequceton, crincos de calavera, abjetos muertos, tbros: Como Fausto, quiere vivir, dejar el color gre las teorias y arvimarse al verde érbol de Ta vida. Y tonces, otra vex, se produce un pasaje a la accion: el Stjeto qulere probar wtalmente, en Ia préetica, lo que ‘buses y encontré mediante observaciin ytoorl A través el placer busca un primer despepue de su vida teoréia: brid puerta del gabinete'y se encontraré con Mar~ arta, Pero esa aceidn es todavla individual, es una ac- dn del sujeto Individual enfrentado al mundo. Poco 4 poco el mundo se le mostraré como la cosa comin de ferminada por la ace de todos y tambien por la sy propia La seciin slo es espirtual cuando es reconocida fomo determinada por el obrar comdn, Entoness I a Ber 7 : ag A e i ‘ere fla wr) i jer ey Ot cor) st ‘Malacca y sci del sean ena ‘ira code ema dees fur deb concn dea ‘iach dade un fond tania ‘efor dea concent 2 4 Zi F 2 ! 3 i i fi a i #25 Sicamene’ sc ‘it indus ‘iaded $m eco de eco ldn 6s proplamente tien. Y bien, s6lo la accdn éten es Preniamene ac! Pas cin spi, oro idad, determinar, desde la cosa comin, la manifer tacién, exteriorizacion o expreion de la subjetividad in. i ‘Acc ética es la accion del sujeto(grego) que sigue flelmente el echos que determina su obter. Pera he aqui aque en esa impolita sustanca ties aparece una doble Dieeno, combatiente o sibdito, obrars de una w otra ‘manera. ;Como, pues, un pueblo as, a partir de un de- terminado desarrollo de st propia conscienia coectva, da lugar a lo que lamemos rragedia? :Cémo es posible ‘qu la tragedia surja en un medio tan armonioso? La ree puesta implicita de Hegel a estos interrogantes es sor Drondente y genlal: precisamente en un medio ast puode Surgir la traedia; incluso In afirmacion podria hacerse ‘mds rolundas adlo en un media asl puede tener agar to ‘que te concibe como tragedia* La accion es, para Hegel acciin étca. A la accién Individualita moderna de fas diferentes figures que des flan ante Ia conseencia y que preceden a Ia constivucén del espirita les falta ese'momento tic, social, que 2610 lo aleanzan como algo que se halla enfrente de su con- Ciencia: necesidad vacia, ley de todos los corazones, ca ‘comin. La accién slo puede ser pensada en su verdad: como accién colectiva, social, espirtual. Pero en el es pirita bajo forma sustancial, en Grecia, esa acidn colee- ‘absorbe por completo la accién del individ. Al in ‘Semis ened a sg te apa pn footacda de ambos oso ol posible coaverpecia od ‘iit, repro irae ee, posts sr tain fen Grecia no hay cultura en To que cultura = Pe epee pie ene heen Sata cx wos de as terminaciones que derivan de una de las dos leyes que dl ‘iden el cuerpo social son las daicasespocficaciones que [pueden hacerse respecte al individu: o es miembro de la Familia y se comporta en calidad de tal; © es miembro de la pots y se comporta como tal ‘Ahora bien, pede suceder-que las disposiciones que se siguen del eamplimiento dela ley oscura (as obligacon ‘bes familiares) entren en contradiccion con las que se ‘el compliiento de la ley clara (bligaclones ek 5. ¥ puede suceder, eatonces, que el individuo se vea ‘sbocado 8 afrmarseo en una ey oen ota. Ese individuo ‘Sti de antemano deverminado sustancialmente 0 espe ‘licado por una de ambas lees, en azn del lugar ob- jetivo que se le aslgna desde ol principio ante todo, se {Gin sel individgo en cussion es hombre o soujer; en Segundo Iigar,segin sies padre, madre, esp0s0,esposs, hermano, hermans en el orden oscuro familar; segun si fs rey 0 aspirants a fey, combatiente 0 simple clude ‘dano steniense en el orden claro de In cada), No puede ‘lope, no puede distanciarte erlcamente de esas espe ‘easiones y abrir asf espacio. una elecion libre: m0 fay nar a bre albedrio en el espiritasustancial mt hay Jgar tempoco, a culpabiidad en sentido cristianomo- ‘derno. Por lo mismo, el Individyo no puede duder. Le iene dado por su determinacién espirtuat-sustancial 1o {gue debe hacer; y ero que debe hacer lo hace. No tne distancia que le permita pensar en las posbiidades de si fccion, no puede prever lo que puede sucederle si obra Gola traneta que-obra: debe obrar de una determinada ‘a ity ona, som eteente consis aio 1 ‘disper stdar en todos lon comentarce a parapat ie Sitlche Watt ar mouchche and goriche Gente der Mame (AGN We Wns epecsimenteHyppaltey Vals Pana, oat “7 ‘manera, sin altemativa posible. Y on ello estrba Ia ta- {edia: en su desconocimiento (no saber) de que al cbrar 4 una determinada manera puede. Ta vex que cumpllt tuna orden (clara w oscurs), Infringir otra (clara W osc a) El lanora que al cumplir con su deber (matar a Cit temnestra; sarificar ala hija, Iigenia) esti, a la vez, fcometiendo delto. El'no sabe que al afrmarse Indiv ddualmente en una accion, a la ver ciple una ley © ine Fringe otra ley. nora que aquella secton que, desde el ‘unto de vista_de una ley, puede caificarse éticamente Wirtuosa, es, desde el punto de vinta de la otra ley, era. Inada como delictiva. La accin tragic, al profundo, de clr de Hegel, solo ex posible cuando al sujeto de esa ‘fon hace'lo que cree que debe hasta donde sleanzn st Saber, en ignoraneia de que al hacer lo que hace co. mete dlito desde aquel sector de ln ley que precisamente Jqnora. Se halla sometido, desde el punto de vista de la ststancia, a una dable ley; desde ol unto de vista de In autoconsciencia, a un saber entre penumbras, una mee clade saber y de no saber. No consigve unficar el todo sustancial en unidad para su propia autoconsciencla, sino ‘que ésta, hundida como est en To sustancial, en el echo, despierta de forma penumbrosa como conciencla viva de tuna de las dos masts espirtuales a costa de la otra, gue suede Ts gorancaAhors ‘bien, en el momento en ‘que logre unificar ambas mesas en st) sutoconscencia sufrird'un extrahamiento entre Ia toaldad de esa stan. cia, converida entonces en objeto, yu misma autocons. ‘encia, Tales el drama esprit bien peribe la auto consiencia la sustancta tien divide en dos mases, co. brando conseincia de wa de las dos y mantentendo on Ta igrorancia fa otra 0 Bien logra aleaar n tnd ob jetiva ambas masas, pero al precio del extranartionto er. tre el sufeto individual autoconsctente yu realidad sus. fancial. Ea el primero de los casos, la accion se vuelve 8 ‘Sente extrafo en ‘lon tigica te pain a un orden de conflicto entre fvtoconsciencia Y'Ta sustanela, entre el individu auto Actua 0 no aetuar, fsa In cusstén, Pero en dase bien: a eestion hamltina y mpderna na eee {igus nina y cmb asco derma tings de sol noser Bn cua ala rate 9 orien de va mo erga punde halaman el cstinismo, en a figura eae Tl aa de on rt Jenene ino puto de pada: ¢Qué es ms moral. respon Stn agresin com ensiono devoler Isa mela? ‘odo cipro dla acne de ae 2 Gon sea problema, lene como ‘marc ch crisanimo in modern Asm atguo nose hblra pod pot In aber, La figura de Hamlet slo econ bible el tccideneeritano ¥ modern, Introduce este a orden, faterna‘o matera, 9 Te dein, cm gar de i acl, IE duds In vfs, la autogsnateni, eso > propio dk cxnianim y molemidad® Elo signin gue 4. Ba ws sco complopetre at ex tema ent 2G flit heey ssn Toast Brot 9 tancia entre ot Stmnmo ye ser entre la ipseided yl teers rovurs de bela unkad que el medoere So Ssrons. Entre Yo y ser se sloja, pues, la duda, la inde lsign, Ia indeterminacion, el vaporoso reino de Ts pos biided en donde hnnde sus races el bre alberto, Per dida la espontansidad para siempre, el sujeto puede He var el desgarramiento de lo sustancial hasta ls tltimas onsecuencias El segundo capitulo del Espiritu sitve a {lied un ntento de exporar, po via enact, a ura feptana te esp ertehaso e's mnmo. aque en ete Ie Sr lamo raged el ramet Sel aboluo atten en fore see ve In exper de le apes ene asia ‘Moconsocla Menus rptira to se prods hay drome (Grom de esa, coco etre pecmiceto yest. conly Sede & sins Sai nl te ae 7 coe ‘nino tagedla‘en ut sentido leréte del uso normativo y del {in Serene cn ue tse Hegel en capt 2a 150 ‘gona, de Creonte, de Orestes, de Clitemnestra, de Aga ‘mendn respecto a Migents, etcdtera); en lugar de todo clo surge una autoconsclencia escindida de a sustancla ‘ica, que poco a poco va negando todas les determina ‘loncs sustanclal de Ta misma y sustituyéndolas por ‘determinaciones autoconsclentes y racionales, Este pro- ‘eso desemboca inevitablemente en la revolucion politica, fen Ta que el todo social se vuelve subjetvidad, voluntad Ibe, enfrentindose a cuanto. subsite de eticidad, de costimbre y tradicién en el teido 0 contexto social. Como dijeron Goethe y Napoleén en su cdlebre entre vista y recuerda Hegel en las Lecciones de fa filosofia de Te histori, In polities ex el género trigica de Ia moderat dad, lo que hace las veces de tragedia en un mundo dom. 4 no hay Iugar a fo que propiamente debe entenderse por tragedis. Puede afirmarse que en la moderaldad la ‘ccién deja de ser accion ética. En la medida en que se plantes el problema de Ts libertad (y fa acei como ‘lema),ia‘acldn dca, fuente de a accion tragic, paso a Ia accign mora, Ia accion que se halla. deter ‘nada por la propia subjetivided autoconscient, ibe fl fin de toda Geverminaciéa sustancial, natural o «mo tals (en el sentido de mores, ethos, costumbres) Btica fh costumbre lo que moralldad, en el diferente sentido 1 cempleado por Hegel, es Ibertad (por tanto, contra las ostumbres en lo. que tienen de eticidad natural y sus. tancial). Veamos a continuaciin emo se. produce este psaje de astigtiedad a modernidad, de eicldad « mors: Fda ee oes Hlegn exratarse de su propio contenido, pro ‘una fisura entre su ipsidad {Selist) 9 su contenide sustancial. 1a tragedia en su versiin moderna tiene =u ris, or tanto, en la escision entre sujeto y sustancia El ego slente ol mundo que fe envuelve y cireunda, del eval emer fe, en el cual arratga, al cual se ve abocado, como algo ‘Exrao, un poder exiratio. Toma distancia critica respec. fo asu propio mundo y se slente asi mismo expatriado, tlesteralo. Perida la patra trascendental en la qu ¥ve, Solo puede recuperar una patria trascondente fuera del ‘mundo, en el nimbo dela ensonacion, de Ia wopin, oe proyeecion anticipada del futuro. El inesanismo chstiar fo mutre esta conciencia desparrads que ahora reapare: fe en ef seno mismo del espirtu, a modo de espa futbextrafado de ef, El yo so siente slo en este mundo 9 termina por disolver In representaciin de una presen. fa diving que es proyecclon de su propio deramiparo, f’mpufdndose asi mismo como Yo puro y desustancial ‘ado que tende a recuperar, de las entraas de st miso, {el fondo de su propia mismidad, un mundo sistancial perdido como naturales espontines, slo Tecuperable & partir de presupuesios raconales, Ese yo no quiere 3a fhada que sea masa sustancial, slo se quiere a si, Voluntad al fin reconocisa y partic, ¥ busca en’ est 152. Voluntad el principio coleetivo que se ba ‘del mundo de lo ético. Voluntad que quiere Volun- 1d, en rellexividad sélo cumplida como voluntad de to- BSS Asya en oer ee ano exe fal perde ol amor su prerogai Sen ‘Ms cers famine ante maze de a orton Prd ors citer trinast an era pista, algo superior, por tanto, a naralrs y vi ‘Stonons pute doar que ema ner cuter! en que T'Stjeco hace la experiencia del maximo extratamlento de ‘Tol lo nataral'y sntancil se ha superado cuanto ‘Sotnio quedaba de sentimentaliad y afsecon ert, Smorosa Ni siguera la dotidad sexual ue extigmatin Sno iio ta eopituldad, mediatinando de forma nae {tralia la act tigen, poss co el mundo del er {raamiento curl modern, ninguna prerowaive Co tien y Inlder sgnfican nec Se 10 sustancal To nceacon dels vestigos de familia que mantenan, {rocadoy os momenton amorosos todavia prependeran- ‘Sena dlc de ntomacen Bato IBodermo ae constraye por neqcln de toda base usta Sialvitol emerge dea neeaion del esfra fama, que fa no acta como exfrs activa sino tan ap como Th Jfra recordada, a GlcsicnFomlinciadad ela paso 8 feces soe cena, le aussie tkagarra cata polo de ext dace desde opuest, lode del estado desde el poder dela riguez, final frente el poder orgies dexde el poder el gbierne Te Tiuclonano popular que suprime’ Ta deigualded de las Yiguees, Lo que surge de todo este proceso es un sujeto ‘po determinado por marcse noturles 0 éomnatrale, 183 ‘donde Jo femillar ya no es determinante, donde Ins dia eticas dela ey oscurs y dela ley clara ban perdido st preponderanca, De planterse la euestién amorosa seria {Em sentldo cristiano, en el sentido de la afecion espir- ‘wal entre sujetos puramente espirituales que han fun. ido en Ta nada todo contenido tustancal y slo rubs ten como subjetiidades libres: amor enire oledades, 2B tal cosa posible? ¢Tiene algun sentido ol amor cris: ano, eb dgape? 0 es necesidad del erstianismo intro. ducir una mediocién amorosa trascendente como higar Glaléctico de unign y restauracién de subjetividades que hham perdido todo contenido sustanclal? (Es, pcs, com: patible el amor con la libertad, el abiemo de lt subjeti Gad, In Soledad trascendentsl y una comunidad fundada fen el amor? 20 es, por el conirarlo, la razon Io gue sus. titaye como vincul al amor, una razéa que ha perdido {oda base o sustento pasional? Puede el espiita amar? Proguntas que inevitable y legitimamente uno puede ha- ‘cerse al ecapacitar sobre la época del mundo que con todo rigor recapacita y totallza Hegel bajo el nombre de Espiritu exiranado de et Grecia, sintesis de familia y cludad (poder de los an- estos, ey oscura y poder del poblerno, ley lara), ab forbe en eta sintess la individaslidad o cl momento e= Dsitual del parast. Carece de una esfera determined, Adfinida, en donde el paral se constitya bre e inde: ppendiente'y configure, en el tjido espirtual, una auten: ‘en emasa spiritual. Carece, en efecto, de «sociedat Civils, Grecia es esencia espiriual que todavia no se he 14 Deed eral eee peg renee aie Sees teen ere ee See ood pooner epee cee ere eg ee ee ere poet ie mibeeep sme peie ee es ieecureatcereneate Sioa oman a ome ee Eo eer Sooo er seated souoetes tea ee eae Steere eee ee ee Epeeoe meant ee ene Soe ee eee ee ee os oan cece ee oeemeoee ee eee 1s etn ye eit pele come erie ae ince cr ere oon ee snare eee nee are Sage ee Seas eee 2S See See oe ee ae ee eee Rearreaeer sia fer eae am ee eee Seah Shace eam eae errant Teer er Se eee eee ee cecee en eee ee Poo 136 Uno de los aspectos mas sugestvos dela fllosofia he- seliana lo constiuye la implicita teoria del poder que [puede leerse en Ja Fenomerologia, Aparentemente el po- poder del nombre que a site se sign, desplarando la ‘cestode in ona pola brsyostano ge ona iene su sorta caccl en ia palabra que la ent Eto signin pra In atenclon dl sujet gue encarns ll poder al sujto que fo reeonocey que lama 9 gel Primer suleto sector, camoe o cro Hegel viene a de fresco importante, respect a poe, or el hecho {de gue ese poder ea nombrido, poeta str nombrado £5 ie facto reconocida. Sin tal sEconocimiento, sin tal fombre, no hay poder. Por taste sjeto del over se codebla en un objeto asso al coal xe nombre tte Dela, sobre el cual roca In desionacion en un sufeto fetivo (6 efectivo) ques quien abla, dsisna, nomen En clerio modo ete lio exe verdadero Soto del Poser aua cei abe il cb reer a ten de to ctalowo 0 tebico del poder. Elo significa promectonar, como seo de poder Ge ina teria dl Poder al sujetoHingtstieo caper de Tamar algsien ‘Selorsory> 0 = Saran: Poe 1a patente: yo doy lo.mésfntimo que tengo, transero mi ombre ons tomb, borro imi ncbreia en favor de propio renombre; y lo que obtengo a cambio x rk ueta Rgueza, 0 sca abere,propidodes, cosa, ble {Ss en low cams soto ml mts intima Werdad ¢ pec ‘ior pre en age sxptetn dol au any 9 io; pero en cxpe ue 979 {len sy. En exo bienes Ron tho af nependinte Fibre Y ten, taba cao bree Tos clabore ee i ‘ustize, lor dntercamblos Tengo’ poder Inco dar trabajo a otros para ganar, el lntercambio io que excnde is props nsenldade,rguem en forma de enefcor y en conscuenein mis poder. ero poder ds fe rigueen Un poder en el que no posto ignorant rocednca owreada or quen me fa enrega en diva que liga mt propia misidad con a fintad opersa {elas coms: Terminnsinicadome, en consecucaia cosa trite ae cons como vremon! coma it exocay cout ‘aciada de esenca. Por antes sera preciso Internarse em 1sSprofunda fflngn heglana sabre la sclaueen de at ‘adlonesy sobre n eonoméa plies, bre In wsoiedad oie ry 1 DE LA RIQUEZA DE LAS NACIONES He agut la fase clave con que Hoge define la efera sconomica de a sociedad: ta onc bondadosa que se ‘Scrifiea, Es el momento em el calla Cenc eoplltual Se pone en tanto que esencis,precsamente por retén de ue se secre, por rain de Que se muses como ne. uted’ En ol ecto sobre el Derscho naturel concloe Fie! el absoluto como un absolut de aluralers ra tea? le tragic consne en au naturalera sacral, Bl spit absolto othe pore, pr natural, e fata sbsaluto queso scores Ese = Unidad inmaccisde starch y 30 dive 2 a aes Aiverlcandose en na mullpikiad disperse de unos ‘omicos que aon sprn si en tanto surgen de edison Ststanla En es dvsn se consiijen en naetoe El Imomento del sacriici viene capcicadoo iscrp en cuerpo vio de una colectinidad como feta econ 1 bat sch ge Wesen eed lean, gt Hh eterteae ot ich {2B derecho naar, obra iad, cele 164 fa Rata es pensade por Hegel a partir de una teoria {isica y de una teoriafeoligiea’ Lo econdmico (el poder Han) comparable aga epee el presion sliqulder» tan propia de la economia). EY agua 5, para Hepel, «ia esencin que siempre es olrendada y ‘erificaday, frente al aire que es ela esencia permanente, uramente universal y transparentes. La ela de un caudaloso rio que se diversifica en miles de afluen- tes O el de una fuente (con euerno de la abundancia, del conjunro monumental, se desparrams ‘ncones en aparente espontancidad’ La segunda imagen es teollen. No ests explcitada, pero se desvela en mul titud de textos, ya en la propia Fenomenologia. El aie, I sustancia esol Bien (sencle igual a sf misma). agua 5 la esencla espirtual pasiva‘o el universal en tanto ‘que se abandona’y permite los individues tomar en ‘los Te onclencla de’ su singularidad; es la esencia mula, de WEGRENS SRR neottn de Hat att oT Por orm prt uve Hoge de or custo erent, ie, se, Sr spor stn de es ony ena FS no foment tiny ti ep tbe it a $2 promis Sermo deb stra Saar te ace Stee et der wo. ‘Wherrachten. "Wie die Nater sich die aligemetnen Elemente ‘idan wormiey de Lat‘ bee sgn ore ‘Pepe rd das Poor the Sexe Ea eee rer ets ehonco ier ft te re Blea Bo ent ‘Sein hie Ere oh dr fete poten dsr Cledenrg sd {Ee Sine eer Woven ie ver Prose she Auch nd ive ekhew st. tei sera, pe 29) 6s ‘1 male? Como veremes,ceteacia mila» significa vaciado ‘ie Sstansia,péuidh de csi Es cf mismo vaco ue Sente Mefistlelesensuinterior yo converte en epista 4 egacion, de contradieion, Ey lo Gabi, Pere des A etre punto de vst cael reino del hijo ex Toss indent dng nul ae) lane tao que di ey trscendente, se im encarnado, se ha hecho init, se ba echo cone 4 flnamente a’ sido saerfcado,crsicado'y most, 4st abvolutndaolcion de la ccna au Yr Det Innente Gigue Hegel; mientras gue la primers cerca fandacion, punto de patda y result de los nd iduos qu son puramente universal en el, a segunda, por el contaro, e,por una parte . El ‘ero no tne olor. En el orden sustancal culltativo Serer Oued, 0 cin nite elon —auuatcy ele Ba ‘ao det ranrauai de aos en ares el aor enetco ‘Shakespeare habia intuido eve cardcter poderoso del cx ballero Don Diners "i0ro! {Oro maravillowo, precios! jNo, oh Dioses, no soy’ hombre inconsecuente’ gue haga plefarias inconse- ‘uentes!. Un poco de el puede valer lo blanco, negro; Io feo, hermoso; lo also, verdadero: Io bajo, noble: lo ‘iejo, joven; Io eabarde, valiente..>* {Eko mismo reconoce Diderot en El sobrino de Rameau, ‘obra que srve a Hegel para iastrar ese leumuaje del des [gerramiento en el cial, por efecto del poder de la riqueza {felocido en el sueto de cultura universal), todo queda transmutado y subverdo. “Este amarillo esclavo —sigue Shakespeare— va a atar y desatarlanoe sagradon, bendecir alos molds, dar pie 2a 8 los ladrones y hacerlos sentarse entre los senadores, fon titulo, genuflesiones y alabanzas; les el que hace ‘que se varien a cast Ia vitda mare y el que perfuma Yembalsama como un dia de abril a aquellas que revo ferlan el est6mago al hospital ya Tay alsmas Ulceras.s Tas misimas considerecones hace el sobrina de Rat eau sobre quienes detentan el poder em la sociedad frame fsa en ln. que vive y alow cuales cinicamente dice ev iar, confesando To que nadie se atreve a confesar, dando palabra la abyecciin que le consuuye en sujeto que nvidia y deen esa mama abyeceln que reconoce en los ‘otros, En el queda subyertido todo el orden moral: sabe fue Jo que desea es abyecto, pero to por eso deja de Shvidiarlo. Sobe su abseccion. Ya diferencia. del hips hla, Hega a confesarls, a haceela palabra, Palabra, len- fguaje due Hegel llama slengsaje del desgarramientos. eénguaje que corresponde al cinismo objetivo del poder (Shakespeare, Timén de Ants. ao por Mareen lp. wor tomo de Capa 179 de Tn riquera» que vio el joven Marx en sus andlisis de economia y flosofa ‘Shakespeare termina con las siguientes palabras - rigidas al Oro: «Vamos, fango condenado, puta comin 4d todo el género humano que sembra fa diension entre 1s multitud de las naciones = De Platon a Rousseau, pasando por el joven Hegel, se tna vist en el aumento de la riqueza —y por consiguen. ‘comodiades y cteaclon de «ne. a raz de In disnsion entre hindi pobernada por monarcasfiloséficos, onde la casta estuvira especificada por la actividad parcial de cada fino, Rousseau cree que cea sdeigvaldad de las fortunase puede paliarse mediante la implantactin de la tnica s- Berania indivisible que es la voluntad general, la cus, desde su poder absoluto,distbura equitaivamente las fortunas, Uo de fo grandes pasos gue dio Hlogcl para Iegar a serel fate dela moderniad por excel reside ibrarae de estos puntos de vstaprvlegiadores deta esfera politica sabre fn econémica, yen consecuen: {lan haber abandonado su vst joven ria respecto Al pao de In citdad antigua democraticao repubicana al imnperio del hombre privado? Haber entendido To que se ane mediante eae momento neeativo scredita a Hegel Eomo ensadur de la moderidad gl sabe, también, que a dsensién entre indvidos 1. Mors, Monucrts econimieo ioncs, Vesna Hoel (prod de Berna) tudo La titers evra reli pos etna erg ona de feiss lao el l'on lee 180 4 naciones tene razon Ia economia, Pero sabe, so: {re todo, que era disension no or dela misma natualern aque la guerra entre individuos previs a a implantacin ein endicin Inboral. La guerra debe set pensada, una ez lo econimico se ba hecho rant, de’ Ov ‘modo a com ex penada antes Je nacer el sujet labora. Una cosa es Ia cha a muerte ente reeorets atta et In egucrras que surge de In emanepacion del esclaver [a guera entre sujeton bres, sn gucra ten oo nom- ‘rer evoluion. En ella ‘no Tucan los sujtor Por una Independencia que ya tiene, sino por eleanzar la adocua. Cio entre su subjetivided particulary Ta subjeiidad ‘Shera. Pero lo que fosobatamente prpars 9 pedi pone al esprit pars esa revoucion es” Justamente, ers st misma suetado al reino 9 aia hegemonta de Ia uta "saberse suelo de widad publica, sere ‘cosas en un sentido més profndo que cuando se habla de seoificcion sere conn gue vale en tao Sa face la demanda de oto (el mercado). Eso lgiflea que 10 aus wale (poder gue obengo con I nau tn funn de mi expacdad’ de exponer # mersado it ST truto de mal tba, Dicho de otra manera: hago lo ‘gue age, pero sometido Ia demanda do un oto que Ho es ese o aguel sujeto singular coneret, sino cualquier ‘to, con tal de que reimente oblengs el producto que Ievfrezc. Lo que entonces yo consi es dinero cate Yo, o para dectlo barrocamente, Oro ¥ exe oro es «prot ‘uta commns en la medida en gue nace de wna actividad ‘nfo que satisface a cualquier ellent, independicntemente de que eae cliente sen o'no sen de tal aprado ind Aienterente de que el trabajo que él (en su calidad ge ‘eral de Mereads) me pide me’ plssce 0 no me placa. "Me debo, pues, al Otro'y abtengo de él lo que obtengo. Entonces me sent exclave deste Ouro, sometda # tis xiguncias 9 con nino de revaclta, Me siento, por una parte, reducldo a abyeccla, me stento el més vil de los ‘morales, una prosttut, en tanto no hago fo que quiero fm elecrién de mi actividad, de mi sentimiento, de ml placer, de mi objeto erdtico, sino que hago To que hago para satifacer [a demanda de um elente abstracto cuyo hombre, color u olor a prior ignore, Por eso mismo me ‘Sento lracundo, con imo de librarme de esa abyee. ‘én: odio al cliente, odio mi setivdad, odio mt momo, ‘me encuentro mal conmigo mismo 0, como dice Hegel, ‘en desigualdad conmigo mismo, me slento encarnacion ‘el mal, algo que a mii mismo, a mi propio Simismo, pro- ‘duce repugnancia” Me siento como alg excremental. He: {eel no llega decirlo en estos terminos, pero cas! puede Afirmarse que To die, Me revuelvo, pues, a la ver contra ‘mi mismo y contra el otro, quiero destruir cuanto hago, ‘mi acer mismo, mi obra, mi identidad. ¥ en una primera frgia destractiva, bro nt corszin @ través de Ta boca y ppronuneio en forma de lenguaje esa orgia de la destruc ian. A esa orgia Ia lama Hegel slenguaje del desparay ‘lento Si ahora volvemos sabre nuestros propios pasos des: eta altura de los tiempos que Hegel determina en, st ‘andlisis sobre el eeptitu extriado de si, podemos dar. nos cuenta y calibra la honda tansformacion que se ha Droducido desde aquellos fragmentos. juveniles en que Hegel determinaba como’ Vida y Amor el prlncplo ge 9, Bs carcteracn de scone wl alle sx, ds teeta covaps mints et ace cepts reo, 1 Bots ie aa ae neces nemo ae ae oe ere ceed See acon leone eae ad eee ieraneuete eae oerees Serene enns mace aaa actrees are Seeaberecen oa ee Leno pene een Sacer ae ase comers aaa ae eee een ainan ceca ae Seeeereneeetoaiee Ser seneaaaen ag aoe eae aoe Seo ee nee fier eaees pain hone eee eres cae Sou noah eemneg eer Sarco eons Spon eenermunnny ee Seca Soares See eee emer artes 185 Ct hetel a sb da er cone ieee eae a cae tae elena alpen poe geen pron Dee eee coe one ld i le me pal eee eet ear ee | A ye ag el epee eae oe aeaemcl ag foe pe ‘on del ep bmi on lo basa en tans Ce Beenie eee cane anresey oof rc icincnoloemanels ng eee eee ieee en eee eh epee cement re eee ties nerscets ene igor ecb GM celeb ree De eenramteneres theres ti nesrcmerstserpte trsore ace Lae cgay esto ‘en Frankfurt. Con restricciones, digo, por cuanto Hegel Ce ei ee ene eee tee ted oats we ene See acests emanate amie = ct I ele Bens eae acer _eeteacia deter neces “haem fom pomporgen elecnc medic lpr ete ei taempenaciychennenglnn 10, Vase Die tie Wet, das mensclche un ich Ge sees de San das Wath (on teat, page SY ea) 1 lén, ve Io gue Heva a que los sujetos se sreconozcans ‘eg, primero de todo, una lucha a muerte el principio del ‘odio reciproco 9 de la consgulente violencia reeiproca: ‘eo en el otro objetivada mi propia muerte, veo en el Dt el espejo de mt mismo en tanto que ausente, en tan {o que sujeto nesado En el punto en que abora estamos vernos profundi arse mucho ms la herida sblert en la lucha a muerte por el reconoclmlento. Ahora no es la presencia del otro To que suscita odio. Ahora toy yo misino quien alcanz9 ‘sentir respecto a mj tame sentimiento de odio, estoy Siode coaigecieces malian me ieee Simo come sor pare oto, com sl, en tanto spree {do connto me odes, personas 0 cosas, como tudo ‘bjetivo Insert, splendor del serensbquees pare Siro, no puedo sino dla to cuanto me roden al ee de gue me odio a mi mis yo soy objet adecundo de a hyeecion que reconorco en lou dems. Todos son aa ‘any yovsoy cene pars ls demas, cl mundo ca pura troctnclengeveralizds donde sc bas perdi todos lot inculonsustanciales y solo trunfa ene poder el ce “chm prowess mis racionalment. El que tene {Se poder Se iconsclentemente la wer que exten la {Stede spor bn comeeueela compre cuanto puede ‘Stidncrle A In lor de eston andi heplanen pose Gitendere retrospectivemente por qué el deseo fue Pen: Sto or Hogel como poliondestuetia y tania? ‘eso’ de que, en una sociedad’ donde slo veo en los Sires erentaies center, donde slo e que puede oom. fares poderoo, el goee consist en atalzar ese pode, Sa capecidad de compra, em ln tun acuslizacion com fprocbe que el cto cr reflejo de-mi propia wan ¥ iyecit. un ‘cbjoto tel, on ser postu. De aq 85 pensar con Marx, que la burguesia ha introducido en la familia la prostitaciée generaizada en tanto To gue de termina matrimonio, amor y placer es el poder de com. rays un pao: ol pathic qu va de Megs fara destructiva de cuanto puede ser descado, el objeto el deseo, en tanto se percibe inmediatamente lo. gue tiene de imagen expecular de ia sbyeccion propia, El de So etd. mediataado por la abyeecion, de manera que él ‘objeto deseado, este Hombre, eta mujer, redicido a Ia ‘ealidad de ati (de igual densidad ontoligica que ests ol o esta zanahoria) cs accesible a mi en la medida en ‘que puedo comprarla, en la medida en que acredlto ml oder haciendo valer mi poder de compra, en la medida {Em que, aun lamndola esposao Tamndole esporo, digo fn el fondo de ml corszen emercancia» o ecientey, He Jel evldentemente, no Hegd a pensar las cosas en estos férminos, pero agut me importa més lo que hoy puede leerse en el apasionante texto de Ia Fenomenalogie que lo que literalmente pudo decir. ¥ sobre todo, importa saber lo que Hegel puede antiipar para tna coroprensin én profuradad del esprit de la modernidad en a for ‘acign presente: en sina sociedad donde el reino del ser lad, se ha vuelto he- 6 que nt Hegel es Sepudores (Mar tcude)hubioran pod seaso im "Ese mundo de la abyeccion y la vlleza general es, sl pensar de Hegel, un mundo donde el espirty aleanzs Bor lo mismo profunddad, pudlndose dein trminos letrscheanos, que lo que plerde en vivacilad y en erpon- taneidad lo gana en interés, o que el espirty, porque 4 186 sabe abyoctoy vil porque hace la experiencia de adentrar si nl a coe etm 6 pre jramentefiteresante, Hegel pens ese proceso como cesar alo que puede decir que snecesarios sgn ea dl refltado'a posteriort de una sua de azares qu In anon aleaona a comprender. Hegel no penso In raz6n mo asin pacinte 0 sfronte sino qe pens el pro {Wso sactonal como tomimnente al preceso histories. NO s dioeuti este punto que dawn In evstion debaida Ereate trabajo Me liniane a decir que Hegel se queds {lado en ese momento dela maderatdad que alan) a ‘tterminar como eapnit, sn aleanzar arebasaro, aca ue no po, scr porque no spo aess0 porgue ne ion a roplaniear las cuestionesfrankfurtanss en el Seno de-sus nvestigaciones sobre el spirit de Ia mo- ‘cridaa uiets punde decise que Hegel se abr a up posse nema ere minor i hoy Tepensrse ef cere, epistemologico y enolic, ave tse" pensamiento “yim modenidad™— ha. produc ‘Hoyr en efecto, s0 ha desplepado cumpliamente el ge Fe ean ene Hoy epi Sl unde Re ctegoreno por Hog Hoy of expr del mun acount In corweratn de todas ls conus en tres haipurvetre, en uldader, a ca una dels vrdades Si atestro mundo, La gue blgn entender nuestro mum 1. Sobre et concepto e ria pctent, vase mi bro Tre ‘alo dela pan 187 I soit ont eine de mand sents, wn mmdo determina aleve por impers fet uy por el conan acento de sbjetided evolcionara, Ov eat revoltcion fue pense por Hoge ff ios trminon en que dee ser pnsnd, none {Geminon em que, boy por oy, pusde ponarse revel Sib, saber amo rveucan Que ine tron a ac no reuct el confit care i vad artclar ls voloné ner como revelueéa que se Eonereta necerariaments eno tun dal partido o de iS Gecia) y en in convertion tel aretc del cxerpo focal slensono en sanpechowon es algo qua contnge ‘fon iemos vind. Peo Hoga legs» alga min nro ower inptiemene ol tne msl seid ecg e'akamsr am punto en donde el expr wera do 5% bor native absolut. psi an orden so lal onforme tna tocedad qe ha vio se pee smanentemente vend la bk ssbwersén de eae ‘poniaccmomin de oil (epitaino)y dl horizons As revlacgnteror cou marc deste cal sc come Supe en tao qu sctedad traré ahora en Is recta final de este trabajo, La tenis que en se delend esl niglene Hegel piensa td aboluo a paruiro desde categorias del espsta be tno, lens el absolut como capita yl eopits como Ubertd: El eapilo sobre Ia Revolucion fraesse y el Terror nos fo democtty el captulo sobre la Morasdad postrvolcionara lo ratfice, Se trata de aleanear un Tencepto de ihertad que unig la relaion del sujeto Som cmmindo yin relacion de suet onsen mismo. ‘qe interiorice I elacioncegatva absolute dl sujet ‘Sonel mundo en figuras moras en Tos gue la conclncla {repre de nucre na recoeliacion pout eon el mu {TEs ecole ects rode en agra del Sleoguaje del perdéns. El echo’ de que Hegel seal 2/Shfeacs epitaes que wasciendn la objet “Sfraperturs fs dimensiones estetcas,cligisss 9 f- ious del erplrta~ areas Hegel como pensador ‘copie de erpretackn desde nucsrs eines [tinles, No‘es menot Gero, sin embargo, que esa ope {irs se hala contaminadn por categoria doi sob etn {tds que hn sido, prevent, ontlogzada. Heel et St peniador de les lempor modernos, del espiitn dl Siepor pro no slanes, mas a Ge fa verdad istoea fr apres, In verdad ontolgica desde donde elevar ‘Roala's navel superior de verdad. Las concepts de Sibjetividady Herod on los Conceptos dela moder {ad que se resumen en el concept de expt, Pero He fel leva cabo una cen de Ta toderidad desde Eonceplos superiors que sobevuclen el orden sociopole fico Le modemidad se caracteran en efecto, por fa Me posiass dear categories soctopoiicu a terreno de fa Smropa hace dete politica nna metfsce. bie, as 189 categoras politicas, cuya constitucion genética muestra Hegel en in Fenomenologi, se resumen en los principa- les conceptos constructivos de la ontologta hese Esa critica que hago a Hegel como representante cons- picuo del esprit de la modernidad y de Ia filosotia ade- fda ese esprit no impide recuperar a Hepel.como el Uinleo maestro. pensador licido de dicha. moderuidad, (nico pensadar capaz de presentar un modelo de so. ‘Seda acorde con la verdad histriea contempordnea. En Ste sentido, rente a Glucksmann, pienso que solo Hegel Ssleanzé una idea constructiva sociopoitica capar de sa ‘var lor cscolls, las temtaciones, las inlinaciones totale {arias de Tos lamados «maestros pensadoress. Hegel, en elect, se deamared muy pron ‘dea asin oven ot feeuperar el concepto geegorevoluclonario de pis, la ea de una comunidad donde el hombre fuese eminente mente publico. Ese such, que levé a Holderlin ala lo- ‘ra, condujo Hegel a una visin cide y ralista det ‘logue socal de Ia modernidad, en el que era necesario fceptar la vgencia simultnes de esferas como familia, Sociedad civil y estado sin privilegiar unilateral o Heol ‘Beamente una de cla a costa de Tas demas. Vio como Tinea salida la revoluciin um modelo moderado y equ Iibrado de sociedad en el que el estado tuviera mayor. par Yiipseién que la que el liberalismo pudiera asignare en lg vida social y'en que la sociedad civil mantuviera st Hpertad sin pretender absorber la exfera de lo eeondmico fn lo extatal. Evité sail totalitarsmo en el que sus am- fecodentesy conceuentes revolucionarios (Rousseau, Fiche o Marx) incuriero, todos los cuales mantuvieron [i idea mutica de roenearnar Ia pais antigua a traves de la Razin.” 12 Andee Giuckamann, Las masts ponsadores (eine pat, Ea Amara Boron 8) 190 En las pépinas siguientes se dar colt a este trabajo ‘texto begllano en donde se analiza Ia re ‘luc francesa y el terror, la moralidad, la convccién, 1 desplazamient, a bells alma y el lenguaje del per ‘Yon, Estos capitulossirven de contrapunto a los snslisis tfectuadoe sobre lor textos frankfurtianes, donde pudk ‘mos encontrar ix muce algunas de estas figuras Fenomeno- "ogieas 191 oy Ind, de pseu. Fe ellos ck saber qué significa guerre. Y fey, gene abet gers dil ta egal ft aca el Unico, que aces a 195 Dnegliana estiba en haber sabido que el esirtu es abso- Jato en la medida en quo es mundial: en tanto aleanra 4 negar absolutamente todos los eontenidos Cicosustan. ial Jos que estd unido como espiritw de un pucblo, ‘Que ef espiritu es mundial signfiea que no esta hundido fen este o aquel pusblo, en este o aqucl sector socal: que In'ibertad no es «de unos ni de algunoss, Exprita mun- lal significa espritu difundido, a través de exa epidemia Propagada que fueron Las Luces, através de ese enciclope- Algmo que hizo de eda individuo un Blssof, por stodon Espiritu mundial es esprit que lega a stodos», a «todos puch, entendiendo aqul por pueblo stodos los su os uch lea entre dos pcbls sino gucra abso. co sigufica que In guerra ex revo aigo ie mova ale toaidad del cuerpo socal de a manera fue cada uno de sus miembros Gea descr de sntrse itado aun cuerpo, a un eaamento, a una masa ear 3 comiznea sents como puro sujet igual 2 to. dot ios demas sujet, sin otro contenido sustancal gc Su propia subjedidad, su wohustad Una voluntad que, Sin embargo, cs oluntad general, en la medida en que teice bnc in tla experiencia oe yo age Nada Sor tenella ya a nadie, Tas dtcrninacions wiles de {smilie las sustaclals del poder del estado. El po esd sobre Its condi ments y grdtons que deter Manel pl dt Vtg lad of Was: eae do "iE Una de flrie de etraetende He Cie eiestene) al nerve tat ees rks nest y por a fin te ese rer por en cries 6 der de la riquesa bn roto cuanto ligamen unis al sujeto 8 organismo espiituabsustancal, convrténdolo en puro Ser para st. esa experiencia sleanzado a la ez la Sensacion de libertad y el sentimieato de abyeceién. Ea ‘fect, se ha sabido Iibre de toda relerenca trascendente ‘2m absoluto-en el cul fundamentar el earscter de os sf de los sujtosy los objetos, dest mismo, Del nombre del fey ha quedado s6lo un lugar vacio; del Dios presente ante el cejente quoda Unicamenta ef hueco de una ausen- ‘da ontoldgica. Todo el mondo de pronto se ha vaciado de fundamentacion, ha evacuado esencia, se ha. wuelto fatto de sustancla Las cosas son sdfo cosas, no imagenes deo divino y trascendente: el pan ha djado de ser ue po de Cristo'y la sangre de Cristo ha dejado de presen- {arse como vino: sélo tiene el sujeto pan, vito, un tor ‘de madera, cosas que, en su erasafinitud sin Fundamento ni sustanea, hablan de un mundo profanado donde el Sjetoretorna a ln certeza sensible. AS! misino se ha com- prendido como ser finito sin dimension trascendente, Fromme machine, pedazo de care tan silo fortuitamente ‘aurtzada’ ‘Ahora, pues, el espirtu, © revuelve agresiva y auto- Aestrictivomente contra esta general Hnitizacion cost ‘ada de st mismo y de su enforno y quiere ibrarse de fe residuo vacuo e costidad que el orden iustrado- bburgués mantiene como agarrader> ontolgieo vergonzan- te Quire, puss, diselver esa mala realidad, mostrando la abyecelda en que incurre el sujeto al sentirse sero dd wotras corate,en tanto se sabe a si mismo como ser fn at en razin de ser epara otross. Arremete contra la ‘oseidad que tene en frente y finalmente conta la cose 2A tl mula a ep tos de cen ents ta fe ya fastaian: ls dala gbe pepar a brad colt, 1S Ptctuldn yl trae 97 ‘dad que le inviste carmalmente, En ess orga gulere ace: ‘bar con todo lo que subsiste como cadaver de la Idea ‘Ven esa arremetida general pretende aprehenderse como ‘pura voluntad, pura subjetiidad, puro Stiismo. Lleva, ‘uss, su extrapamiento hasta las tltimas consecwencia, fina ver juzge desde su conciencia pura la wanidad de vanidades que experimenia como conciencia cfectiva que fqulso y deseo poder en Torma de poder dl estado oe forma'de poder de Ja riquera. Lo que queda entre las ‘manos de esa voluntad de poder es espuma de jabén, Tnanidad: tin lengunje inesercial que proce st vailes al mostrar Io vaclo que es todo, En vano se bustard un re. foro a la naturalea y el sentimlento. Lo que de verdad Se producirs es un retorno la subjetvidad segun lx cual ‘Guanto sea stan slo cost» debe pervcer. En esa orgia ‘Sestructva tad lo into debe ser descabezado,pasindose por la gullotia eabezas que son de echo cabezas de cholla colo zanahoria, destrozandose ast todo el reinado Se To til A exe momento del expiritu que relorna a sf ‘nisin, que Interloriza en la subjetividad, de forma ab- outa, to que Babia haseado on la exterioidad del poder de lo ail. Yo Tama Hegel, con extraordinario rigor, Tiberiad absoluta de la Revolucion y del Terror. Sujeto es, para Hegel, sujeto revolucionario, Libertad cs revolicisn. Toda sa filosoiaintenta pensar el ser des de el espris, dfinido como libertad: sujeto que pone desde st'su propio objeto. En consecucncia, Hegel ples: a en conceptos cl movimiento histrico que dio lugar Is revolucion francesa, ontologzand ese movimiento. El A Sooo ieee ee Seo oe Scene ere Seemann emote Scere ae Soe ee Se shee el reer Sea ere pao Soe eet enna Soe een ae icc Senhacest ieee a ea Sees Sebeeenieacsern ncaa Soo ener Sete Sean to ee Soa al geo ee eee aed See ees Se ace eet ase ‘Vemos, pues, al espiritu desgarrarse y desangrarse Una pesada atmésfera de cadiveresy sangre derramada, thumo de polvora, heridas y vendajes parece constitulr cl macabro par sobre el cal te levants el edifcloe=ph riwval, La muerte, nico seflor, va mostrando patting 199 ‘mente su siniestra fax El espritu se alza al cielo través 4e un continuo trato con ella; slo en el temblor abso. Ito ante su presencia aleanza'a probarse y fortalecerse ‘Todo hundimlento en el abismo de Ia nada es, sin em Dargo, para Hegel, premica de alzamiento, El encuentro con Ta Calavera con el heso eraneal—~ determind a Ie avon teoréica un ascenso hacia las dlicias del placer, stbandonando teorias prises y gustando el verde drbol de Ja vida.-Alencontrarse el esprit abandonado en el jul co «el espirta es una cosa se allaba en las pucitas Imismas de Ja salvacéa, pese a su hundimiento.en slo ‘peor. Hegel comparaba la stuacion con el pacblo judi, ‘Sempre en las puertas de la salvacion y enunclaba 1a ‘dea de que el espiritn es tanto mas fuerte cuanto mayor {5 su capacldad por ensjenarse y perdcrse. Fa enajena ‘Sion solo alcanea a ser abrolta cuando todos. lor st {tos (n0 «tno solo» ni tampoco «algunos») hacen la prie- bbe de la enajenacién absolta, prueba en la cual seb dden en la pura cosiicaciin wana y sin esencia del reno 4 Ta uilidad y Hevan esa prueba al punto de romper fl nudo gordiano que Tos une todavia af dato externo del fensi encontrado, Interiorizando en ellos mismos la vo- thd, entonce, se ruse Mbertad abeoluta,Iibertad dean {eto que slo rene por sustancia su propia mismigad {bien en esa aprebensionsleanea a saber que ese con. Tend est vaso Indeterminado, en tanto es slo re fultado de le nepsctn de toda enerioridad sustancial {poder del estado 0 poder dela rquers, nombre del Tey bite si Dion gram argitecto objeto dela cetcnn 20 sensible), Esa libertad esté vaca, carece de otro conte ie eet ean i icone, Be ‘rans, ‘sa soberanla no nace ninguna post dad, no urge acelin concreta ni palabra determinada. Ese voluntad, que se reconoce a fa ver de todos y de cada ‘ino pero so'se sabe union inmediata de exa universs- daly eu singled omen roar a spberan ta poder, y en esa prucha se muestra nogallvidad pura brpa destructive, Niegn cuanto no sca cvokintad gene: fale desde cada punto singular, El punto se sabe yao" Tinta general, pero nose reconoce su natralera punta Se eree punto solar desde donde emunciar la voluntad de todos, en lgnorancia que el punto vecino hace Ie misina ‘operacién. Cada tno de ls infinitosIndidos que com. fponen ln nacion vevolucionaria se saben asf mismnos {entad general sobcrana.Arremeten cada tno de ellos, en consecuencia, contra todo Tor demds, La snargufa wale ‘ers que de esx confrontacion resulta solo puede resol Nerse cn una precariay apafada orgazacién de la sus tanela socal sucha eo masas oacidas: de esa acacia, ‘a uno de cuvosIndiidos, sin embargo, lejos de reco focer su parcialidad yliitacion, se eresn representa la ‘oluntad de todos, consrtiendose as en race (en fo {ve modertamente vers partido). Como el todo socal re Gllere un acto de gobierno encarnado en un sueto indivi Zhai ia fraccién resulta al in coronada como sefior del ‘ming'o punto salt sn embaro, ne gr er ‘ombre propio, Es Ta voluntad general el sujeto que tiene Snel individu fortuto su araroeaencaracion. Exe eto individual que gobiema hace un acto de slenclamento Tespecto a su partiulaidad, dice impllitamente de 3h {e nobis Spas silomas,delando que a través desu boca fuga la palabra o ley de a vountad general y sober. Ese es ch momento del terror. Revolucion y tr #00, ‘es, momentos necesrios en la conttarin del suleto 201