Está en la página 1de 63
LIBRO NEGRO ‘TRATADO DE CIENCIAS OCULTAS LA YARITA ADIVINATORIA SECRETOS MARAVILLOSOS ALQUIMIA - ASTROLOGIA, ANTIGUO GRIMORIO woe Dr. Héctor Hacks DEL GRUPO ESOTERICO "HERMES" DE PARIS EL Libro negro © 1992 by Edicomunicacion, S. A. Disefio de cubierta: Quality Design Edit : Edicomunicacién, S. A. Las Torres, 75. 08033 Barcelona (Espafia) Impreso en Espatia /Printed in Spain Queda rigurosamente prohibida, sin laautortzacién eserita de los titulares del sCopyrights, bajo las san- ciones establecidas en las leyes, la repreduccion pareial o total de esta obra por cualquier medio 0 rocedimiento, comprendidos la reprografiay el tra- tamiento informatie, y Ia distribuetdn dle ejempla- 109 de ella mediante alquiler 0 préstamo piblicos. LS.B.N: 84-7672-445-4 Depésito Legal: B-16816-92 impreso en: Limpergraf s.a. Del rio, 17 Ripollet (Barcelona) ‘presor yet Debteourt en PROLOGO 08 Gltimos alquimistas, esos hombres de genio y ciencia que trabajaron con abi co en la egrande obras, han dejado de exis- tir hace ya cerea de dos siglos, y desde enton- ces nada més o muy poco ha visto la luz publica relative a la Alquimia y a la Ma- gia (*). El polvo de los tiempos eubre las paginas olvidadas en que consignaran todas ‘sus esperanzas, sus trabajos laboriosos y sus padecimientos inniimeros. Muchos de sus pro- ciosos manuseritos, privados de los honores de Ia imprenta, han quedado sepultados en (Hay aue tener en cuenta que ete Libre Neoro cuenta més do cin aos, La primera ein de etn obra te publiod fn Pars, con el titulo Le Livre Not ov lz Meoie, pore i “Al cabo de sictnos ant [hb reproduc, con notables alteracones, por el etor don Mantel Sate, de tarelona, La presente ‘efllén os ana al ido agus cxptulos y hetae para poeta al dia—M, ba 6 El Libro Negro Jas eatacumbas de las bibliotecas oficiales ; el Tenguaje emblemético de su Ciencia se ha ol- vidado casi por completo, consideréndosele como algo semcjante a los misteriosos jeroglt- fieos de los Egipeios. ‘A este paso, pocos afios bastardn para que Je Magia, la ciencia més bella y més util que el hombre pueda estudiar, quede transmitida ala Humanidad como un conjunto de supers- ticiones de un interés puramente folklérico, Pero nosotros preguntamos : ¢Hay algdn sa- bio de la edad presente que sepa explicarnos Jo que sabfan los Egipcios de seis mil afios ‘atrés acerca del alma humana? ,Sabrian de- eirnos hasta dénde aleanzaban sus conoci- mientos sobre el embalsamamiento y la mo- nificacién ? ¢¥ del poderio de sus artes migi- cas? Los ensoberbecidos enciclopedistas, esos orgullosos reformadores que, pretendiendo es- eribir sobre todas las eiencias, no han hecho més que ostentar un estéril escepticismo y tuna feil erudicién, hen hecho escarnio de Ia Filosofia Oculta y han negado enféticamente Ta realidad de la Magia, camo si fueran cosa absurda, indigna de Ia menor atencién por parte de las personas sensatas... Su soberbia, mucho més grande que su ciencia, no les permitido alcanzar la altura de esas dos i mensidades de saber human. ¢¥ qué no El Libro Negro 7 hhan llegado a decir también del Magnetismo? {Cudntos groseros epftetos no han exeretado para desacreditar al gran Mesmer ! Los escri- tores satiticos més celebrados y los caricatu- ristas més edusticos han derrochado su inge- nio y han hecho gala de su gran despreocu- pacién para poner en ridfeulo los trabajos in- cesantes del famoso médico de Suabia, Pero si los hombres desaparecen, las verdades que- dan y, mas o menos tarde, se abren paso y al fin se imponen (*). Nosotros, amantes férvidos de la Ciencia, y por lo tanto de Ia Verdad, hemos dedicado huestras vigilias a la formacién del presente libro, plenamente conveneidos de que ya era tiempo de vengar de un siglo de olvido y des- precio, una ciencia que harto corto ntimero de hombres han querido conocer y profundizar. Para ello hemos desechado las ridfeulas rapso- dias pergefiadas por gente ignara y codicioss que inundan de continuo 1a baja librerfa, y hhemos subido hasta las mismas fuentes par dar con !ss obras y manuscritos auténticos de Jos grandes filésofos de Ia antigiedad que se entregaron con fervor al estudio de la Alta Magia. © ¥en ctecto: a Npnctiom tastes maretio anad, i2°Ctal ve eradaa de snculto de slemaidaa,——N, 00. é El Libro Negro En las sentencias profundas del gran Zo- roastro, en los paradigmas sublimes de Pité- goras, en las enseanzas teirgicas de Porfirio y Jémblico, es donde hemos investigado, y con tiempo, trabajo, perseverancia y volun- tad irreftagable hemos conseguido interpretar ciertos simbolos y emblemas de los alquimis- tas de la Edad Media, a descifrar varios jero- glificos de la magia egipcia, a desentrafiar el sentido oculto de muchas pardbolas de los ca- alistas, a leer las inseripciones de muchos periaptos griegos, ete. Por Jo tanto, antes de dar comienzo, a nuestra diffeil labor, hemos pasado muchos afios leyendo y meditando las obras més no- tables de la sabidurin antigua. Citaremos al- gunas solamente, De Hermes ‘rismegisto he- mos estudiado la Tabla de Esmeralda, Ascle- pios, Pymander y Minerva Mundi: de Porfi- tio: Comentarios sobre el Timeo y Tratado de la abstinencia de Ia carne de los animales; de amblico : Lov Misterios de loa Bgipeios y Los Demonios; de Artephio : Clavis Sapientiae; de Alberto el Grande : Libellus de Alchymia, De Virtitibus Herbdrum, Lépidum, Animdtium ¥ De Secretus Mulicrum; de Cornclio Agrip- pat Ars Notoria, De Incertitiidine et Vani- tate Scientiarum y De Occult Philosophid ; de Paracelso: Arednum Arcandrum, Opera EF El Libro Negro 9 Omnia, De Presagiis, Vaticiniis et Divinatio- nibus y Archidozo Mdgicum; de Porta: Ma- gia Naturalis y De Mirdculis rérum naturd- lium; en Sn, para abreviar : hemos consultado ‘obras y maruscritos de Apolonio de Tyana, Raimundo Lulio, Arnoldo de Vilanova, Nico- Ms Flamel, Postel, Fludd, Atanasio Kircher y otros muchos. Después de haber dado cima @ nuestro tra- bajo, nos asalta una duda: gEstaré este libro al aleance de todas las inteligencias? Para conseguirlo, sin lo cual de nada servirian los ‘maravillosos secretos que en ella damos a cono- er, hemos hecho cuanto nos ha sido posible y esperamos que nuestros esfuerzos, juntos con los de nuestros lectores, han de dar un resul- tado positive. ALQUIMIA A vor Alquimia, en lengua arébiga Ul- hemi, es, como indica el nombre, la uimmica de la Naturalera. Ul-chemi o Alki mila, sea como fuere, es sélo un vérmino ara- bizado tomado del griego cuxmzs, de chu- ‘mos (zumo), jugo extrafdo de una planta. Ta Alquimia, ademas, toma diferentes nom- bres segtin el fin que persigue ; se llama Cien cia Hermética evando investiga el tie det orien y con todas os flan de nari, en tanto Pen ccapronie a eontenito. Nn Ei Libro Negro BS ‘Para transmutar la Plata en Oro. Toma antimonio y sal nitro partes iguales, lo ) pieards y disolverds con vinagre del més jerte dentro de un vaso de vidrio, dejindo- hasta que el vinagre tome color de aza- rin; después pon esas heces con otro vi- jagre y lo removerés hasta que el vinagre Pierda el color rojo, Recogerés estos vina- igres y los destilarés en un alambique, y cuan- do empiece a destilar y mudar de color, lo cambiards de reeipiente y continuaris el fue- g0 hasta que salgan todos los bumos, y aquo- Ya materia colorada sera aceite de antimonio, el cual recogeris en un vaso de vidrio. Des- pués tomards de vinagre fortisimo dos libras, de vitriolo tres onzas y lo destilards todo jun- to hasta que salgan los humos con fuego fuer- te, y guérdalo en otro vaso. Después lo desti- larés con antimonio y asimismo separards Ia destilaciin y le guardarés. Hecho lo cual, tomards de estos dos aceites seis onzas de cada uno y los merclards ; des- pués tomarés plata en léminas o en limadu- Tas y mercuric sublimado una onza de cada ¢osa ; mézelalo todo y ponlo en una botella a ealcinar, y cuando esté calcinado lo lavaras Dien con agua, y cuando esté limpio, ponlo dentro de una botella, y sobre ella pondrés yuellos aceites, que rebasen un dedo de la ma- 34 El Libyo Negro teria y tapa bien Ia botella para que no res- pire y dale fuego durante treinta horas segui- das ; después sécalo y ponlo a fundir, ponién- dole por encima un poco de bérax, y lo encon- trards en color de finfsimo oro. Para aumentar grandemente el Oro. Toma una onza de plata copelada ; In plata debe ser copelada por dos veces hasta que adquiera el peso del oro; y con una onza de oro los fundirds juntos y los pondrés en plan- chas muy delgadas, dei grueso de un real de plata, dentro de un erisol. Con los polvos de cementacién cementarés @ichas planchas, haciendo que la primera y ‘ltima spa sean de dichos polvos (*) y més gruesas que las otras. Taparés dicho crisol con ledo, dejando un pequefio agujero hacia el medio. Le dards fuego lento por espacio de dos horas, pasadas Ins cuales sacaras el crisol y las laminas, las cuales rasparés con la pun- ta de un cuchillo, a fin de quitar la escoria de la cementucién. ¥ si te parece que la fusion no ha coloreado bastante, la repetirs por se- gunda vez. (0) Lo polvos de In cementactn so comsiguen ets galeries sSe tanan’ de witiolo. do Chipre (ulfato de {sbrey ons; de aal nmoniaco, 2 onmey de verdet Corde El Libro Negro 35 Para fabricar Oro (Formula de Jollivet telot). ‘Todas las frmulas que hemos sproducido hasta ahora estén sacadas de bros y manuscritos antiguos, por cuya causa fe presentan algo confusas. No ocurre lo mis- ‘mo con la que copiamos a continuacién, pues se trata de una {érmula reciente, que nos ba dado a conocer una celebridad contemporé- nea, una autoridad ei la Ciencia Hermétiea + P. Jollivet Castelot, Presidente de la Société Alchimique de France. He aquf su {6rmula y las propias palabras el célebre quimico francés “Mis experiencias de transmutacién, desde 1908, parten del principio de que en la Natu- ‘raleza se encuentra el oro asociado con el an- mio y el arsénico sulfuroso y, ademés, n el teluro, que esté considerado como el “mineralizedor del oro. Por lo tanto, en la eo ja combinacién de la plata con los sul- uros de arsénico y antimonio, creo légico se duzea también el teluro. Ba pecs, ta f6ctaula ae al lta eee riencia es como sigue: He mezclado fntima- 3.1 gramo de oropimente nativo, exento todo vestigio aurifero; 1 gramo de anufre 6 El Libro Negro Luego le he afadido la sflice correspondiente para obtener la fusién habitual. »Por tltimo he puesto la mezcla, como se acostumbra, en un crisol al fuego, durante tna hora, a una temperatura de unos 1.100 grados centigrados. La substancia obtenida resulta de un color gris bastante obscuro, con rellejos violdceos. Su,peso, unos siete gramos, escasamente. Sometidg dicha substancia a la acciGn del écido azético, se produce un resi- ‘duo que se desprende con dificultad de la va- sija, saltando en particulas metélicas, de un tono verdoso. La solucién azdtica, una vez Aecantada, deja un residuo amarillento y ver- doso, producido por el acido azético en ebu- Micién, que debe durar algunas horss. »He decantado el licor nuevamente y el til- timo residuo, que en nada se ha modificado, Jo he lavado, lo he tratado con el amonfaco y, por altimo, lo he sometido a la accién del ‘agua reel (*), obteniendo la reaccién del oro mis excelente.» (©) BL dows Real wna meacin de Acido nico y Sida eotierce Nm 7 F £1 Libro Negro 37 Para fabricar similor finisimo (Oro tacti- }). He aqui una férmula para obtener un 1 que rivaliza con el verdadero oro : Co- se, 100 partes; Estafio puro, 17 partes ; Magnesia, 6 partes ; Tértaro, 9 partes ; Amo- nniaco, 8,60 partes; Cal viva, 1,60 partes. Para llevar a cabo esta aleacién se funde el cobre en primer lugar; después se le afta- de en pequehias proporciones la eal, Ia mag- nesia, cl amonfaco y el tértaro, agitando todos estos ingredientes durante media hora, de modo que pueda realizarse una mezela fati- ma; titimamente se echa el estato en canti- dades diminutas, removiéndolo siempre. Una ver conseguida In fusién, se cierra el erisol, haciendo hervir durante otra media hora las expresadas materias, hasta que las escorias suban a la superficie ; y uma ver. segregadaa éstas, queda un compuesto detil y maleable, que se puede estirar, pulverizar 0 reduei a hhojas como el oro. Su semejanza con este me- tal cs tan completa, que se necesita recurrir fa la balanza del platero pare apreciar su di- ferencia. 38 EL Libro Negro Oro fulminante. Se prepara del modo si- guiente. Hégase disolver oro puro en écido hidro-cloro-nitrico hasta su saturaciOn ; dilé- tese la disolucién en cuatro veces su volumen de agua destilads y aiiddascle gradualmente amonfaco, hasta que ya no forme ningtin pre- eipitado. Separese, por medio de la filtracién, el polvo amarillo que resulte, lavese bien con agua, y péngese a sccar al aire. El oro fulminante, preparado como queda dicho, excedgré en peso al oro empleado Ja manipulacién en un 83 por 100. Para hacer oro. La adjunta t6rmula Ia copiamos de un grimorio que no nos merece mucho crédito. Vaya, pues, como nota de pura curiosided: «Toma azitfre vivo,” salitre, sal de nitro, como cuatro onzas de cada cosa ; pulvertzalo todo y méielo en una retorta de vidrio fuerte, bien embetunada y cubierta de barro. Ponla después a fuego lento, por espacio de dos, ho- ras, y Tego aumenta el fuego hasta que no despida humo. Después del humo saldré una lama fuera del cucllo de la retorta, y habiéndose extin- guido la llama, verds el azufre precipitado al fondo, que tendré un color blanquecino y fijo. Shealo, y afiédele igual cantidad de sal amo- El Libro Negro 39 .0, y luego lo pulverizarés todo muy fina- Jo harks wublimar, eomensando con ‘un fuego lento, que ins aumentando poco @ ‘poco, por espacio de cuatro horas. ‘Hecho lo cual, sacarés del reeipiente todo Jo que seré sublimado, y asimismo las heces que se encontrarén en ei fondo. Después, in- eorpéralo todo junto y vuelve a sublimar, continuando de esta forma, o sea de sublim cién en sublimacién, hasta seis veces, tras lo cual, el azufre del fondo del reéipiente Jo re- " eogeris y lo machacards sobre una mesa de mérmol, en sitio hiimedo, y verés eSmo se convierte en une especie de acsite ; pondris de este aceite seis gotas sobre mérmol, esperan- do que se congele, lo que se reslizard pronto. Toma después una parte de aceite y méz- lalo con eincuenta de azogue bien purgado y obtendrés un oro muy excelente.» De la ASTROLOGIZ METHODUS de JUAN GARCEUS YY sus influencias sobee el cuerpo hemaco ASTROLOGIA a’ influencia de los astros ha sido harto reconocida y demostrada por los sabios dé todos los tiempos y paises, por lo que cree~ mos inneeesario salir en su defensa y probar su realidad. Por lo demés, los que combaten Ja Astrologia son, casi siempre, hombres su- pperficiales, lenos de prejuicios ; por esto se permiten jurgar sobre una materia de la cual no tienen la més ligera idea. Tampoeo puede aceptarse Ia opinién vulgar de que los doctos son generalmente incrédulos respecto a las in- fluencias astrales, antes al edntrario, son le- gidn los que ereen en ellas, tanto es asi que nuestros lectores quedarin asombrados al sa: ‘ber que algunos hombres célebres, en las cit- 42 El Libro Negro ‘eunstancias més angustiosas de su vida, han consultado los astros, antes de tomar una de- tisiGn iniportante ; éste cs cl caso del gran Al6- sofo D’Alembert, el eseéptico redactor de la famosa Enciclopedia. E1 mismo Voltaire, el ironista formidable, buseaba con afin y los adquirfa al precio que fuese, cuantos libros de Astrologia Judiciaria le mostraban, y 20 los compraba para reirse después de cllos, puesto que en los altimos dias de su vida estudiaba asiduamente las influencias favorables y ad- verses de los astros, con cl fin de prolongar ‘cuanto pudiese su existencia. Seria r.uy targa la lista de los hombres no- tables que han credo y practicado la Ciencia ‘Astrolégiea, y muchas cosas interesantes po- ‘drfamos decir sobreel particular, pero calla remos, por referirse @ personajes muy impor- tantes, que viven todavia, y no es nuestro propésito molestar a nadie. Pero podemos asegurar que muchos filésofos y hombres de ciencia contemporéneos ereen en la Astrolo- gia, pero los mas no se atreven a manifestarlo abiertamente ; sin embargo, algunos més des- preocupados, importindoles poco la opinién del profénum vulgus, se han atrevido @ dar su nombre, ¥ con ello han contribufdo al progre- s0 de la ciencia que practican. Carlos Fourier, por ejemplo, este gran filé- El Libro Negro 43 fo de nuestros tiempos, el admirable autor le Ia teoria de los Cuatro Movimientos, ha joeido ei varias de sus obras que la acc ‘cidn de los planetas no se limita tan sélo a ‘presidir el desarrollo de los seres, sino que ‘@ cllas son dcbidas igualmente sus formas pri- marias y su creacién. Véase si no lo que eseri- “be en su gran tratado sobre la Cosmogonia “Aplicada (pAginas 519 y siguientes, en la nota E): «Eis cosa chocante que los hombres que su- ponen que todo esté enlazado en el Universo, ¥ que hay unided de accién entre todas las Partes, quieran aislar de toda operacién los Planctas, que son los seres creados més nota- bles y los agentes mis activos del sistema uni- versal. Para que el pitblico se interese a favor de festos astros, cuya funeién ha sido mal juz ‘gada, preciso es hacer vislumbrar sus traba- jos de ereacién y presentarles como artiices jue nos proporcionan lo agradable a nuestros tidos y lo ttil a nuestras necesidades. 2Si una damisela contempla ls brillante es- le llamada Venus, la hallaré més preciosa i sabe que le debe el chal de Cachemira, el ybrigo de picles y el ramillete de flores que ibalsama su estencia. Si un filbsofo racio- lista, al comer las ricas trufas y al saborear wal 44 El Libro Negro tuna taza de café Moka,’ se percata de que la estrella Safo es quien ha creado esos sabrosos vegetales, seguramente, por poco agradecido que sea, le dedicaré un hermoso ditirambo, *Bstos astros, tan postergados, pronto se- én para nosotros los personajes més intere- santes de la Naturaleza ; cada cual verd en ellos otros tantos estiéreoles productores de todas las preciosidades de su mesa, de su ajuar y de su traje, Las mujeres, por ejem- plo, sabrén que Ia rosa, simbolo del pudor, es obra de Jiipiter; que In hortensia, emablema de Ta coqueteria, es obra de Ia estrella Cleo- patra (quinto satélite de Urano); que el me- Tocotén, el guisante y la fresa, que simboli- zan la virginidad, es obra de Mercurio. »Un ambicioso se interesaré por las ereacio- nes que da Satumo y sus siete satélites, por- ‘que todos estos astros estampan en sus obras, como el caballo, Ia cebra, las peras, las tul as, ete., los efectos de la ambicién. Un p: ‘dre tendra interés por las obras de Jiipiter y sus cuatro satélites, a quienes se deben los productos simbélicos del vinculo familiar, ‘como la vaca, el perro, Ia manzana, etc. En fin, uha mujer casada se sentiré ‘atraida por las obras de Urano y de sus satélites, como los palomos, las tértolas, etc., que son las repre- sentaciones del amor al hogar. El Libro Negro 45 Asi que el hombre se pone a estudiar uno Jos ramos de este trabajo de los astros, se fe impulsado a estudiar todos los demis, por- que sus operaciones se enlazan en vari dos y dependen en todos sus movimientos parciales de un sistema general.» He aquf, pues, un hombre justamente re- putado como el més profundo pensador de nuestro siglo, que no ha desdefiado cl estudio de los astros y su influencia, prescindiendo de Ja opinién de aquellos que consideran la As- ‘trologia como una ciencia absurda. Este hombre, este genio, Carlos Fourier, al poner su talento y su confianza en el estudio de las Ciencias Ocultas, ha sido magnifica ‘mente recompensado por las entidades celes- tes, haciéndole descubrir las leyes de Ia Ar- monia Universal, leyes que le han puesto en estado de poder penetrar en Ia inteligencia de los misterios de ia Naturalera. ‘A imitacién de Ios famosos Adeptos de Ia antigiiedad, ha velado cuidadosamente los ‘procedimientos por los cuales ha legado a’tan asombrosos resultados. Pero a nosotros, que tiemos tenido la dicha de vivir en intimidad ‘eon él, que hemos podido medir la extensién je su inmenso saber, a nosotros, en quienes él ab{a reconocido una chispa del fuego sagra- 1, nos hizo el gran honor de iniciarnos per 46 El Libro Negro sonalmente en el conocimiento de las «causas seeretass. Por esto, caro lector, podemos des- cifrar el sentido oculto de su profunda filoso- ffa, 1o cual nos ha alentado en la empresa de pergefar la presente obra, Astrologia Judiciaria, Le Astrologia Ju- iciaria estudia los astros desde un punto de vista geocéntrieo, y tiene ten sélo en cuenta su influencia sobre los qestinos del hombre. Para ello cuenta con siete planetas, corres- pondientes a los siete dfas de la semana y con Jas duce constelaciones o signos del Zodiaco, que corresponden a los doce meses del sito. Los sicte planetas son los que siguen : ol Sol, la Luma, Venus, Jépiter, Marte, Mercurio y Saturno. (El Sol y la Luna, astronémics- ‘mente, no son planetas, pero Ia Astrologia los considera como tales.) ‘He aqui la tabla plancteria con sus signos astrolégicos, sus nombres, sus dias de la se- ‘mana y suis colores emblematicos : @ Loma... . Lunes ..... Blanco. of Manm=, ... Martes..... Rojo. @ Mrrcurro. . Miéreoles. Violeta. ‘Y Foren. .. Jueves... .. Azul. Q Vewos.... Viernes. . Verde. Sarouno... Sébado. ... Negro. © Sou. ..... Domingo... . Amarillo. El Libro Negro 4a | Hay que tener en cuenta, ademis, que la ina gobierna la cabeza ; Marte, el brazo de- echo ; Jiipiter, el brazo izquierdo ; Venus, las partes sexuales; Mercurio, el pie derechos Saturno, el pie inquierdo. El Sol, el corazén. Los planetas influyen en el cordcter y en el temperamento humanos. A continuacién des- cribiremos de una manera sintética la earacte- ristiea de cada uno de los siete signos.plane- tarfos. EJ Sol: Alma noble y leal. Sincero, franeo y confiado. Aficién al poder y al lujo. Hombre ‘activo, con deseos de dirigir y capacidad para ‘organizar. Olvida pronto las ofensas. Tmpul- sivo, en eiertas ocasiones. La Luna: Cardcter reservado y timido. ‘Amigo de toda suerte de comodidades. A ve- es, brusco, irritable © eaprichoso. Cauto ¥ prdente. Mucha imaginacién. Muy impresio- nable y cambiable, A veces, avaro; a veces, prédigo ; en uno y otro caso, sin motive jus- tificado. Marte: Caricter enérgico, independiente, grosero y cruel. Confianza en si mismo. Vo- luntad dominadora, Pronto en la palabra y en la accién. Amor propio exagerado. Jiipiter: Alma noble y generose. La vani- “dad cs su defecto capital. Se siente atraido podcrosamente por cl lujo y las fiestas fastuo- 48 El Libro Negro sas, en las que luce sus grandes cualidades de hombre mundano. Hace cuanto puede y més cuando se trata de proteger a un amigo. Un perfecto gentleman. Venus: Cardcter dulce, amable, bondadoso. Cspaz de ardiente carifio. Deseo de confort. Naturaleza refinada y artistica, Brillante ima ginacién. Atraccién por Ia miisica, el baile y los especticulos. Dotes extraordinarias para €l cultivo de las bellas artes. Saturno: Cardeter taciturno. Hombre grave ¥ pensador. Gran voluntad y dominio de sf mismo, Amigo de la soledad. Amigo sincero ‘con sus excasos amigos; implacable con sus enemigos. Reservado y frio muchas veees, aun con sus amistedes. Inclinado al pesimismo. Los Planetas y el aspecto fisico. Debe- ‘mos afiadir que estos siete planetas ejereen, ademés, una influencia muy mareada en el aspecto fisico del hombre, segiin tiene re damente comprobado la Ciencia Astrolégica, desde hace muchos siglos. EI Sol: Los que nacen bajo este plancta tienen un cuerpo bien proporcionado y gil ; ‘Duena figura ; cabellos rubios ; ojos grandes Y expresivos } barba fina y suave. La Luna: Los que nacen bajo la influencia de la Luna son de pequefia estatura ; tienen El Libro Negro 49 pélida y melancélica ; 1a mirada triste 5 jralmente tienen un ojo mayor que el otro. Marte: Los que nacen bajo este signo son buena estatura; tienen el pelo erespo, co- castafio obscuro; son poco agradables ; rada penetrante; sus movimientos son ré- idos. Mercurio: Los que nacen bajo su domina- son de buena estatura,, mis bien altos ie bajos ; tienen aspecto sefaril ; ojos gran- y expresivos j tienen la palabra facil, Tipiter: Los que nacen bajo le influencia este plancta son generalmente muy altos fornidos ; tienen una faz. sonriente y se ha~ simpéticos en seguida; cabellos negros. Venus: Los que nacen bajo Ia inftuencia de por lo co- iin de una belleza notable; su cuerpo bien porcionado y grécil ; son alegres ; sus ade- listinguidos. Saturno: Los que nacen bajo este signo no nen una estatura determinada, pero son, neralmente, altos y encorvados ; cuerpo ve~ 10, pelo negro y espeso; aspecto severo, yponente. La influencia Lunar en el mundo fisico. ‘Luna ejeree una influeneia muy mareada el mundo ffsieo. El fenémeno de las ma- 50 El Libro Negro reas altas y bajas, tan conocido de todos, es una prueba evidente de le infiuencia de I Luna sobre Jas aguas del mar. Resulta pro- bado hasta In saciedad que las maderas que se cortan estando la Luna en euarto menguan- te se apolillan y se pudren muy pronto, miert- tras que Ins cortadas en cuarto creciente re- ssisten més la humedad y no se epolillan nunea, Todo el mundo sabe también la in- “fluencia que ejerce Ia Lama en el estado at- mostérico, Cierto némero de plantas curati- vas deben cogerse a la luz de la Luma para ‘obtener de ellas mejores resultados. Asimismo, Jos agricultores de todo el mundo, por una experiencia milenaria, tienen siempre en euen- ta las fases de la Luna en la realizacién de los trabajos del campo. Asf, por ejemplo, para el injerto de ,determinados érboles frutales es- eran que la luna esté en cuarto creciente, mientras que la siembra de ciertas hortalizas, ‘para obtener mejores resultados, Ia efectiian en cuarto menguante. La Influencia Lunar y la Salud, La Luna, ademés, ejerce una influencia extraordinaria en Ia salud del cuerpo hnmano. El célebre médico y estrélogo Nicolao Florentino, del si- glo xvm, nos ha dejado una tabla maravillo- sa para conocer el curso de una enfermedad. El Libro Negro oT jonsultando dicha tabla sabremos en segui- Jos dias que tardaré en curar el enfermo, Jn enfermedad seré pasajera, dificil de ot (4 la llama trabajosa) o si seré mortal. Para servirse de esta tabla hay que tener ‘en cuenta dos cosas: la primera, el di en que uno empieza a sentirse mal ; la segunda, el dia en que ha empezado la ‘iltima luns- ci6n 0 nueva fase. Pondremos un ejemplo : El enfermo se dice: «He cafdo enfermo ei dia 19 de abril.» Coge un almanaque del afio ¥ ve que la tltima lunacién, 0 cambio de Ina, se ha verificado el dia 155 entonces se dice : Venus). >» Mercurio). » > Shipiter). » _» Satumo). + (Casa del Sol). (+ de la Lana). Sabido esto, es preciso examinar euidado- ente los encuentros de los Planetas con las Si, por ejemplo, Marte se encuentra con ies, a Ia hora del nacimiento, infunde va- , orgullo y larga vida ; si se encuentra con Pauro, riquezas y valor. En wna palal farte aumenta Ia fuerza de las constelacio- § en que se encuentra, afiadiéndoles valor fuerza. Saturno, que trae consigo los pesares, mise- das y enfermedades, aumenta las malas in- jencias y destruye las buenas. Venus, por el contrario, aumenta las bue- influencias y debilita las malas, conce- sndo toda clase de placeres y protegiendo. Mercurio, aumenta 6 debilita las influen- jas, segtin sus conjunciones, per ejemplo : ‘se encuentra con Piscis, que es un signo Jo, Ia mfluencia del planeta es menos bue~ 62 El Libro Negro naj mas si la eonjuncidn es con Capricornio, que es un signo bueno, Ia influencia planeta. ia se hace mejor. Za Luna afiade melancolia @ las constela- cciones felices ; @ las cénstelaciones adversas les afiade a demencia o el suici Tipiter, que concede riquezas y honores, aumenta las buenas influencias y disminuye Jas malas. El Sol, en su ascenso, concede los favores de los principes y altas dignidades, pero en su descenso, presagia trastornos y desdichas. Hoy que afiadir que : Géminis, Virgo y Li- bra conceden una belleza radiante ; Escorpio, Capricornio y Piscis, una belleza medians ; Jas demas constelaciones, sélo fealdad, més © menos acentuada. Ademés: Virgo, Libra, Acuario y Gémi- nis conceden una voz hermosisima, Cincer, Eseorpio y Piscis, dan un timbre de voz. muy ingrato. Los demés signos influyen poco 0 nada en la vor. Si los planetas y constelaciones se encuen- tran en Oriente a Ia hora de trazar el horés- copo, se sentiré su influencia cn el principio de lo’ vida o de la empresa ; se sentiré en la mitad de su existencia, si los astros se hallan en dl eénit, y al final de la vida, si los signos astrolégieos caen ya en el Occidente. Ei Libro Negro 63 lon el objeto de que el horéscopo salga lo, es indispensable que sus operacio- se efecttien en el minuto preciso en que Ja luz el nuevo sér, 0 en el mismo instante que se inicia un negocio o empresa, euyos sultados se anhela conocer por anticipado, Ahora, pars facilitar un tanto la préctica Jas predicciones horoscépicas ‘y eompro- cuanto Ievamos dicho, el lector puede msultar el siguiente estudio astrolégico, que sentamos de un modo esquemético, es de- ir, que sélo sefiala los rasgos més earacteris- 8 de una individualidad bajo Ia infiuencia cada uno de los doce signos zodiacales ; esto se comprenderé fécilmente que con Ia ente descripcién de los doce «tipos espe- jeos> no se puede trazar un tema celeste ipleto, sino solamente una aproximacién sedpica. ‘Antes de empezar la descripeién antedicha, yueremos recordar unas palabras de Scho- yhauer, con Ias cuales muestra su confor- con Ia ciencia estrolégie: «Cada mes del fo tiene una influencia es ial y directa, es decir, independiente de condiciones meteorolégicas. sobre nuestra lud, sobre el estado general de nuestro cuer- y aun sobre el estado de nuestro espfri- » (Parerga y Paralipémena). ACUARIO DOMINA DESDE uo 2202 ENERO at 21 vs FEBRERO El Howser que nace bajo este signo seré Aiscreto, amable, magnénimo, amigo de los. Placeres ; corre peligro si viaja por mar sin embargo, su inclinacién le llevard a tierras lejanas, donde le ird mejor que en su patria, vuelve, volverd rico, pero sus prodigalida- des pueden conducitle @ la indigencia. Su vida se verd clogiada por todos los hombres que Je rodean y sus méritos le serén reconocidos. Ser feliz en su primer matrimonio, pero en- viudaré pronto} si contrae segundas nup- ias, su segunda mujer quedaré paralitica. ‘La Moser nacida bajo esta constelacién ser coustante, sincera, bondadosa y muy ale- gre. Pasaré grandes disgustos y adversidades con su familia, Sefiala peligro de agua y hard algunos largos viajes. Después de haber vivi- do modestamente hasta la edad de veinte 0 veintitin aios, pasaré a ser bastante rica, sin Meger a la opulencia, Sufriré dos enfermeda- ‘des que pondrén en peligro su vida, pero se salvaré. La primera acaecerd a los veintiena- tro aiios, y la segunda, a los treinta y seis. iS Gs DONINA DESDE 22 vs FEBRERO 2lo MARZO E] Houmas que nace bajo le influencia de te signo seré ingenioso, de buenos sentimien- s, pero muy charlatén ; esto dltimo le oca- sionaré algunos disgustos muy serios. Seré bién bastante glot6n y bebedor. Poeo in- jeresado, nada egofsta, tanto, que, por no mo- Aestarse, su patrimonio peligraré algunas ve- fs, y no sabré aprovechar les lecciones de la experiencia, Suele ser muy perezoso, pero dig- ‘no de toda confianza, pues la honradez es su ‘eualided caracteristica, Es también mujerie- 0 y aficionado a Ins juergas. La Musen nacida bajo esta constelacién seré hermosa y atractiva; ser de tipo ele- gante y de gusto refinados, por lo cual hard excelente papel en Ia sociedad, que no podré Por menos que rendirla el homenaje de su ad- mairacién. En el matrimonio, sin embargo, no encontraré un marido digno de ella, De los Yeinte a los veintitrés aos esté expucsta a AU RYO 22m ABRIL 210M AYO El Housze nacido bajo esta constelacién -4 de temperamento frio ¢ indiferente. No jondrd sus ideas, a veces, muy excelentes, a veces ocultaré sus sentimientos, muy no- ss, ante el temor de no ser crefdo, Seré re- gaido en sociedad y enemigo de exhibirse, Jo cual apareceré caviloso, burafio, poco yunieativo ; el ser tan parco en palabras jentaré eu aspecto sombrfo, tétrico algunas 8. Su vida iré deslizéndose con mondtona s0, sin altos AYR a 8 DoMINA DRSDE : rt 22 pp MARZO a. 21 ve ABRIL Hl Howe que nace bajo la infuencia de este signo es de cardcter firme, impulsive y tiene una gran confianza en sf mismo, por esto Te place dirigir y mandar, y de niagiin modo ‘acepta las sugerencias de otro, En cambio est siempre dispuesto a tomar Is iniciativa en ‘cualquier movimiento que se adapte @ su mo- do de ser, pero las mis de las veces deja sin terminar sus proyectos si no marchan desde un principio conforme a sus descos, Si no tu- vviese un amor propio tin exagerado, saldrfa triunfante casi siempre. La Musre nacida bajo esta constelacién tendré, como eualidedes earacteristicas, In mo- destia, que tanto embellece al sexo femenino ; Ja castidad, que es su mejor prenda; buen genio, que es un complemento inapreciable ; 1 aseo, que es una positiva helleza que no se ‘marchita nunca, y la caridad, que es un don ‘que le acerca a los Angeles. En el hogar rei- naré como duefia y soberana y seré comple- tamente feliz con st marido y sus hijos. A los cuarenta aios, enfermedad grave. hbajos, verdaderamente Za Muse que nace bajo la influencia de ividad ; tibles con In virtud ; le gustarén el lujo y comodidades ; Ievaré una vida bulliciosa alegre ; brillard en Ia sociedad, dejando en s de si una estela de admiradores y de en- jas, que le harén victima de sus murmu- El Libro Negro GEMINIS m 22 oe M A Y O a 21 2 JUNIO El Homne que nace bajo este signo seré de temperamiento nervioso, iraseible, pero jus- to en suis acciones. De imaginacién viva, haré bien en dedicarse a la filosofia y a las letras, pues en ambas gozar4 de condiciones excep- cionales. Sin embargo, de pequeo, seré un ‘mal estudiante, pero una vez hombre, sentiré un afan creciente de atesorar conocimientos, de conocer usos y costumbres de paises exd- ticos, por lo cual serd aficionado a los viajes. En plena madurez, le sonreiré la fortuna. La Murer nacida bajo esta constelacién ten- dra mal genio, seré regaiiona por costumbre ; fa veces, se hari insufrible. Tozuda, a nadie querré dar la razén y agriaré todas las discu- siones en que tome parte. Como ser intel gente, si recibe In educacién necesaria, sentiré aficiones literarias, en las que se destacaré cl- ‘gin tanto, pero se hard antipética por su or gallo y pedanteria. Como consecuencia de sus aficiones, descuidard las labores propias de su sexo, pues experimentard un mareado abo- rrecimiento # todo trabajo manual. ANCER 22 »= JUNIO zw 21 » JULIO E] Hommar nacido bajo esta constelacién “4 timido, indeciso en todos sus actos ; no ybstante, reumiré condiciones bien salientes. rh sobrio en sus costumbres, especialmente ‘el comer y beber j laborioso en sus relacio- s de trabajo, que cumpliré flelmente y con conciencia ; seré modesto hasta el extre- de desconfiar de sus propias aptitudes. En trato social sera correctisimo y su palabra dra tanto como una eseritura, en lo cual lar su més legftimo orgullo. Entre los renta y cincuenta afios haré dinero. La Musre nacida bajo este signo seré timi- 'y muy irresoluta, lo cual le ocasionaré la fide de algunas buenas ocasiones. Trab: lora y diligente, hard en su hogar lucido spel, descollando mas como ama de casa que 10 dama de sociedad. Como seré muy aho- tiva, pero no avara, no Ie apuraré la situa- econémica; ésta, en su juventud, seré ante modesta, pero a los cuarenta afios, quinds antes, su posiciOn mejoraré hasta fa In opulencia, El Libro Negro Eon O. N OMENA DssDE m 22 » JULIO at 21 ve AGOSTO El Housze que nace bajo este signo seré de aturaleza noble ; justo en todas las ocasiones, anteponiira la Verdad a sus propios intereses. Seri un hombre generoso, pronto a olvidar las ofensas ; serd sincero, franco y confiado, Ama- ri de verdad y ser un marido modelo. Bus- ‘ear constantemente los medios’ de lever la felicidad a cuantos le rodean, sin darse por ello Ia menor importancia. Cualquiera que legue a ser su posicién social, encumbrada o modesta, 4 siempre seri lo mismo: noble y justo En determinadas circunstancias, ser impulsive. La Muzen nacida bajo esta constelacién se ri de caricter bondadoso, de genio amable, dulce y tranquil. Su bondad se reflejaré en todos ‘sus actos; seré buena hija, excelente esposa y madre amsntisime. Algo timida y Prudente en sus resoluciones, eualidades que aumentarin sus naturales encantos. Ser ha- cendosa en su hogar, clegante en sociedad y atrayente en sus conversaciones. Seré muy amiga de divertirse, muy alegre y dichara- ehera, pero & la vex muy recatada. El Libro Negro PROS OMINA DESDE £22mAGOSTO 21 oe SEPTIEMBRE El Homsux que nace bajo esta constelacién "i de cardcter dulee y muy amigo de sus gos, a los que protegeré cordial y desinte- smente. El rasgo mas caracteristico de individualidad es el excepticismo, por euyo iotivo mo acepta nada que no pueda ser de- ‘mostrado cientifieamente ; no seré, pues, in- flinado al misticismo ni aceptaré religion al- a. Aunque bastante inteligente, estard pro- Penso a una pereza mental que le privaré de fostener sus puntos de vista racionalistas, y fparecerd que admite muchas ideas que ni yemotamente pueden germinar en su cerebro. ‘La Musen que nace bajo este signo seri de modales seforiales ; podré desempefiar con Jucimiento, los puestos elevados a que le lleye ‘au buena estrella ; sera afable y graciosa, dul- ‘ificard la vidu de cuantos la rodeen, siendo siempre la amiga generosa y sincera. Tendré ‘na conversacién agradable, aunque un poco ica, pero sin hiel ; tanto es asf que su tra- ‘seré solicitado por gentes de la mejor po- ficién social, entre las cuales triuntars.. ee EL Libro Negro BL.IBRA DOMINA DESDE ey 22 oz SEPTIEMBRE aL 21 vn OCTUBRE El Houmas que nace bajo esta constelacién seré veliemente y entusiasta en sus empresas © decisiones, pero voluble en demasfa, lo cual hharé que cambie constantemente de orienta- ign ; emprenderé negocios que rechazaré Iue- go, aunque le vayan bien, s6lo por el deseo de probar otros. Como el nacido en este signo ‘est regido por el planeta Venus, soré dado fa los placeres y a los especticulos. Tanto en su vida intima como en sus relaciones sociales resultaré muy simpético, a pesar de su volu- Dilidad y escasa fjeza en sus planes, pues ‘este defecto es atenuado por su generosidad y su esplendidez, Ademés, estard siempre dis- puesto a realizar cualquier sacrificio en aras del amor o de la amistad. La Moser que nace bajo este siguo partici- ard, en gran parte, de los mismos defectos y tendré, asimismo, las buenas cualidades. Seré aficionada a las bellas artes ; particular- mmentaré con su delicadeza y su gracia na- mente la miisica seré su pasién favorita, Seré ‘elegante, bella y de trato seductor. A los cin- ‘cuenta afios le sonreird la Fortuna. Tee EL “El Libro Negro 73 2 vx OCTUBRE El Hownne nacido bajo esta constelacién eri de caricter muy variable; sentiré in- uietud por los menores motivos, por ser im- presionable en demasfa, De imaginacién viva poderosa, podré realizar grandes empres su extraordinaria amabilidad sabra con quistarse grandes simpatias, que han de serle imas para sus planes. Su pradencia ex- smada Ie serviré mucho para modificar las abundantes equivocaciones de su desbordada ntasfa. Algunas veces se sacrificaré en be- jcio de sus amistades, recibiendo en cam- 0 dblorosas decepciones. La Mouser nacida bajo este signo seré de sdcter bondadoso, genio amable, dulee y ranquilo. Seré buena hija, excelente esposa y dre amantfsima, Algo timida en sus actos muy pradente en sus resolueiones. La Na- vida y hacerla agradable con su genio y dicharachero, El Libro Negro SAGITARIO DOMINA DESDE ru 22 vs NOVIEMBRE, av 21 ve DICIEMBRE, El Howsaz que nace bajo este signo seré de caricter enérgico y noble en todas sus ac- ciones ; muy ortodoxo y conservadar en sus opiniones politicas y religiosas. Ser un per- testo cavernicola, segiim el argot de los tiem. pos actuales ; sin embargo, el nacido bajo este signo, a partir del 22 de noviembre al 21 de diciembre, seri henévolo y caritativo y estard siempre dispuesto a proteger a cualquier ami- go y ayudar cualquier empresa de carécter benéfico. Tendré Ia. palabra {cil y brillante, evalidad que expondré muy a menudo. La.Musen que nace bajo este constelacién tendré enojos, disgustos y penas en sus juve- niles afios, a causa de sus relevantes cualida- dades. Protegeré cuantas personas necesita- das se erucen en su camino. Tendré tan buen corazén como buen cxiterio. Seré aficionada 4 las lecturas piadosas, de las cuales sacaré mucho provecho. Aunque muy religiosa, seré tolerante con aquellas personas que no pien~ sen como ella ; en una palabra: no serd una rmuijer fanitica. El Libro Negro ‘A PRICORNIO DOMINA DESDE t 22 ox DICIEMBRE 21 me ENERO El Houozr que nace bajo este signo seré un cardeter iracible y taciturmo, Le seré muy diffe querer » nadie, y on justa corres. pondencia, no podré contar con’ ninguna mistad, cuando tenga necesidad de elle. Su eismo y desconfianza en la bondad ajena le Bpartari de la sociedad; sentir, general: ent, aversién al matrimonio, y, si lege a arse, se ereerd esclavo y serd victima de Sinsabores y corre el peligro de que su le ponga... en ridfealo. A las postrime- ¢ de mi vida la suerte le sera favorable y gabaré feliamente su mision, a Muren que nace bajo esta constelacién Eri suspic, algo timida y muy reservada 4 y pensaré mal de todo el mundo, vi i sumida en Ia més profunda tristeza y es probable que permanezea en una horride Iterfa toda su vida, Fsta, que sera triste y Bis, ters mitigada por el azar, que ha de bastante favorable, pues antes de los aor heredari una euantiosa fortuna iA de sus rentas y sin peligros. De Ia PHYSIQUE OCCULTE del ABATE DE VALLEMONT v RABDOMANCIA 4 Rabdomancia (de las voces griegas Rane ‘Dos, bast6n, y MANTELA, adivinacién), es ‘ina ciencia antiqisima que tiene por objeto escubrir las aguas, los metales y los minera- Jes subterrineos, mediante una varita llamada mnigica, adivinatoria, divina, y también vara Moisés, de Jacob, etc., aunque el nombre és eorriente y conocido es el de varilla adi- atoria. Los que ejercen esta ciencia de adi- Finar Io que yace bajo la tictra, se Haman sbdomantes, hidvéscopos, pero més. comtin- mente, zahortes. : Con esta varita prodigiosa no solamente se ficaba con toda certeza la existencia de un manantial oculto, sino que se pretendia des- Figura 6 ‘Modo de coger [a Vaclla Adivinctora 78 El Libro Negro El Libro Negro 79 cubrir tesoros escondidos; a los asesinos y hasta, algunas. veees, la infidelidad conyugal. Lo varita et el simbolo mis antiguo del prestigio y del poder. Con el auxilio de le fvatita de las virtudes> las hadas, asf como las hechiceras mis famosas (Medea y Cizce), coperaban toda suerte de maravillas gos de la antigiiedad més remota, como Her- ‘mes, ‘Zoroastro, ete., no podian prescindir de ‘lla al realizar sus més grandes prodigios. Tocindole con su varita, fus como Minerva Gi6 a Ulises la flor de Ta juventud. En In Bi- bie se citan casos sbundantes en que Ia va rita obra milagros (*), Abi tenemos a los bru- jos de Faraén, » Moisés y @ su hermano ‘Aaron que se sirven con éxito de Ia varita, y antes de ellos In vara de Jacob gozaba ya de gran reputacién. Nebueodonosor haefa uso de Ia vatita para reconocer a sus enemigos. ‘Los Caldeos ensefiaron a los Hebreos el arte de vaticinar por meilio de una varita de ave- ano. Los sacerdotes de la antigua Roma ha- fan sus augurios sirvigndose del lituo, el cual fea, segiin nos describen Aulo Gelio y Ma- sus Mok is Seas sale tact a uc y tom as ota and Mm gor yo asta anne de nave i ps de Mord. ¥ bere be id ‘ams para ate beim el elo. Hao ei (ede ion mrianes do Insel jhio, una especie de cayado muy retorcido. itarco, en Ia vida de Rémulo, nos dice que ‘era un maestro consumado en el arte de ivinar mediante el lituo. Los sacerdotes del Oriente, sobre todo en et fs cldsico de la Iniciscién, la India, siem- han levado, y hoy Uevan, una varite 10 distintivo de su jerarquia y condicion jotal. El bastén de los augures y el éculo episcopal del sacerdocio cristiano no Henen otro verdadero origen ; los cetros rea- 5, simbolo del poder, originan, asimisimo, de varita mégica. De la idea de superioridad rresentada por ese simbolo de los reyes, inge le creacién de los bastones de mando de s antoridades de caracter civil y militar. Hasta aqui nos hemos remontado a los ori- 5 legendarios de la varita mégica para yr una idea de la antigiedad de Ja rabdoman- pero ésta, ciertamente, no di6 sefiales de ‘existencia real hasta una época relative- ite proxim “Las primeras noticias que tenemos de los. sbdomantes 0 zahories, esto es, de los adivi- adores por Ia varita de avellano, las debe- sa un eélebre alquimista alemén, del si- xxv, llamado Jorge Agricola (su verdadero ido es Landmann), sin duda uno de los eros creadores de la Mineralogfa. Su obra, 80 El Libro Negro famosisima, De Re Metallica, se impritié por primera vez en Basilea, en 1580. De ella se hicieron diversas ediciones, generaimente ilus- tradas con muy curiosos grabados al bo}. He aqui uno de ellos en el que se ve expre- sada la préctica de In varita adivinatoria para descubrir los yacimientos ocultos. (Figura 7). Agricola nos habla en su obra de ciertos Individuos que aparecen en la Edad Media que son, para él, los primeros representantes de la hidroscopia sensitiva, 0 sea Ia facultad jad de las aguas subte- El Marqués de Saint-Aubin nos dice que en el siglo xvi habia empezedo a correr la yor de que habia en Espafia unos hombres que vefan lo que habia bajo tierra a yeinte pies de profundidad. No podfa referirse mas que a los zahories, los cuales averiguaban el agua subterrénea y sefialaban asimismo el lu- gar de los tesoros ocultos. Parece ser que este arte de los zahorfes es de arigen espaiol, procedente de los arabes, ‘conforme Jo indica la forma arébiga del vo- ceablo. ‘A ltimos del siglo xvm fué muy discutida Ja posibilidad de deseubrir los manantiales-o minas metélicas por mediacién de la varite adivinatoria, debido al revuelo que se armé ‘Goa fa varita ahorquillad, avjeta con fas palmas de fas (letea A), ef zabor recorre el terreno hasta que ia ‘vacts da voellae sobre el mianantial (lea 5) 82 El Libro Negro alrededor de Jaime Aymar, que se hizo cele- bérrimo con sus descubrimientos, no sola- mente de yactmientos metilieas y de aguas ‘subterrineas, sino que llegé a sefalar las pis- tas de asesinos y de gente maleante. Ante tales prodigios, Luis de Borbén, Prin- ‘eipe de Condé, decidié Uamar al eélebre rab- domante © hizo someterle a un examen. Ay- mar cra un aldeano, un hombre sencillo y sin instruecién alguna, y como no contestara las Preguntas a satisfaccién de sus interrogado- res, éstos no titubearon en efirmar que Iss adivinaciones del ebrujo> eran debidas exclu- sivamente a su perspicacia nativa, es decir, fa las sutiles deducciones de un gran detecti- ve, como diriamos ahora. Sin embargo, un autor mAs cauto y més prndente, el abate de Vallemont, en su muy notable obra La Physique Oceulte (*), al ccuparse de Aymar, se expresa de muy tinta manera : . ‘He aqui las propias palabras del abate : «Esto podia satistacer antes de conocerse 1a sofia de los eorpiseulos, en la época en jue todos los fildsofos, ante las maravillas de Naturaleza, recurrfan a la simpatia y a la tipatia, figuréndose haber dicho mucho con tos pomposos nombres, que tienen tanto de teligible como lo que pretenden explicar. lo Ia filosofia de los corpiisculos nos explica tisfactoriamente el movimiento de la varita ‘manos del rabdomante.» Al llegar aqui se extiende en largas disqui- jones para demostzar la solidez de tan por- itosa teoria, teorfa que Ja ciencia actual no concede ningin valor. Para otros, «las wanaciones o vapores que se desprenden de aguas subterrineas, cuya humedad pe- ra por los poros de la varitas, eran la cau- de los movimientos de ésta. Habia, asi smo, los partidarios de las influencias \égicas, por esto sefialaban determina horas del dia y de la noche, teniendo en ta ciertos aspectos celestes a la hora de far Ia rama. del avellano. Otros erefan cie- snte que la varita s6lo se movia por cau- ranaturales (divinas o diabélicas), tan- s asi, que recomendaban se recitase (Cs inn historia det Maznetano: ridialimdo de wo maser fern a prac, ce DO? unm clenca ofeiateste Wa Detar Ais Aguinun ae Te propa leo paris is Eien recpcr yars pti de eer oe FAgae Hogue ere cmadcrado como ra taimenn de In Baad Ned Poe fitine diene qac la daiomarci = be tomade >= Gn monaitraten 7 sro ae te cen fos hoaores de le Eh Gipernah./y se lamard Qutecenta, para ne fence 92 El Libro Negro urante 1a operacién ciertos conjuros 0 deter- ‘minados salmos o raras palabras cabalisticas. Por tltimo, la opinién més generalizada en los tiempos pasados, era la de que la varita sélo giraba en manos de determinadas per- sonas lamadas zahories, las cuales gozaban, ademas, de In facultad de ver lo que existe debajo de Ia tierra. Estas son, en brevisimo resumen, las creen- cias y las teorfas, més 0 menos cientificas, que sobre la Rabdoiancia se han expuesto du- rante el pasado ; ahora trataremos de dar una idea del estado actual de dicha ciencia, es de- cir, expondremos In opinién que les merece @ los sabios de nuestro tiempo. La Rabdologia. La sntiquisima Rabdo- ‘maneia no podia seguir laméndose asi desde el momento en que pasa a ser admitida por Ie ciencia moderna. Le terminacién rmancia re- pugna a los sabios ; recuerda demasiado a las Giversas ramas de la Ciencia Oculta, y eso hay que evitarlo a tods costa, La nueva deno- minacién es menos precisa, es cierto, pero es iis moderna... v eso no deja de ser una ven- taja. ‘A prineipios de este siglo, se fundé en Han- néver una Sociedad que tuvo por objeto in- vestigar seriamente y con perseverancia los EL Libro Negro 93 fenbmenos rabdomanticos, esto es, los de la rita adivinatoria, para lo eusl empezé por woear un coneurso de sourciers 0 rabdo- mantes o zahories, que con todos estos nom- thres son llamados los que, mediante la varita, adivinan las aguas subterrineas. Este Con- curso tuvo efecto el afio 1911, con los resulta- dos mis satistactorios. En vista de ello, le Academia de Ciencias, de Parfs, convoeé otro Concurso en 1018, con un éxito inmenso. In- glaterra no quiso ser menos, y abrié seguida- mente otro Concurso, y Alemania, otro, que bs superd a todos. Algunos afios més tarde, en 1927, tuvo In- gar en Barcelona, el IV Congreso Nacional de Riegos, en cl cual, ante la presencia de muy ‘televantes personalidades de Ia tecnologia hi- Grolégica, dieron pruebas de su pericia varios hidréscopos, prospectistas y zahories naciona- Tes y extranjeros. Tn gedlogo eminente, D. Domingo Palet y Barba, tomé parte en este Congreso, ante el mal di6 @ conocer un nuevo procedimiento je prospeccin (ver por anticipado), trato de sus largos estudios sobre esta materia, He yui las propias palabras del inventor : _ «La prospeccién era, hasta hace poro, un sndeo por procedimientos geotisicos, que po- O4 El Libro Negro fan ser gravimétricos, eléctricos, magnéti- 0s 0 sismicos, Todos estos procedimientos se emplean s6lo de cinco 0 seis aftos a esta par- te, y los verdaderos progresos se han hecho en los dos tiltimos afios; pero, generalmente, todo esto era muy vago. »Mi descubrimiento, que no puedo dar a co- nocer porque voy a sacar patente de inven- cién, permite prospectar directa e instanté- neamente a una profundidad cualquiera. »En Rusia, donde se estudia esto con gran- de amor, han hecho cosas muy importantes. Mutxketotf, director del Instituto de Geogra- fia aplicada, ha encontrado un procedimiento bastante perfeccionado, y el afio pasado, en el XIV Congreso Nacional de Geologia de Ma- drid, di6 cuenta de los excelentes resultados obtenidas en su pafs en los dos tiltimos afios, que han permitido encontrar una gran rique- za de piritas, hulla, petréleo y sales potési- cas (*) Yo puedo decir que he realizado este des- cubrimiento, y he creado mi invento to- () Bn Junio de We, on Hautetnle (Francia), se eelebré 1 I Congreso Internacional de Radioestei, en el que cones ‘ieron més de clento cincdenta bidréscopos 0 sahortes En fie concurso, la varita adivinaora aleaned an auevo 9. fonante trunfo. Entre ton concursuntes a destacdotable- tmente usr sicerdote, el ate len, Meret, quien Mao sor Drendentes demostriciones con eu vari ¥ et péndulo mag netic. El Libro Negro 95 ido por base que el hombre ¢s un aparato detecta perfectamente las ondas. Gracias ‘este invento, los laboratorios de anélisis del enir se dedicaran a las experimentacio- s magnéticas més que a las manipulaciones jimicas. Uno de estos aparatos de control ‘4 simplemente la bréjula. El trabajo de los sboratorios de andlisis serd el examen de las mdas y de las vibracioves magnéticas. >EI hombre, dice Moiner, es un verdadero sparato de T. S. H. Esto no causaré ninguna sorpresa a los que conocen ya los trabajos que realizan los zahories mediante le varite de prospeccién. »Mi invento consiste en unos dispositivos para la prospeccién subterrénea y subacudti- ea por medio de la energia rébdiea o magné- tica personal, y sirve para explorar, reconocer y analizar los yacimientos de aguas minerales y toda clase de substancias bajo la superficie del suelo y del agua, y para hacer observaciones y estudios geolégicos, geofisicos, oceanograficos y limnolégicos (exploracién de pantanos, es- ‘tanques, lagos, ete.). wLa rapidez con que se hacen I ciones con mis dispositivos’ perm! resultados sorprendentes. Yo he legado a ha- cer ochenta prospecciones en un dia. Estos Gispositivos funcionan desde un automévil en. 96 El Libro Negro marcha igual que desde un tren o un buque. Explorando, por tanto, en este iiltimo caso, la profundidad de las aguas, permitiré realizar los sondeos alli donde todavia no han podido hacerse—en ciertos parajes del Pacifico, por ejemplo—, y serdn de gran utilidad para los buques en dias de niebla, y evitar abordajes © bien choques con baneos y eseollos. »Se podrd, con mis dispositivos, explicar el derrumbamiento de la Atléntida, eomprobar la teoria de Vagenet sobre los continentes, si efectivamente permanecen sobre una masa semipastosa en relative equilbrio. Asimismo, la teorfa formulada sobre la constitueién in- tema de Ia tierra, podré confirmarse 0 modi- ficarse, segin los resultados que se obtengan. »Mi teoria, sobre la cual se han basado los dispositivos, esté de acuerdo con la novisima teoria electronica sobre Ia constitucién de la materia. Todo vibra y emite ondas y vibra- ciones que el hombre, exeslente aparato de- tector, recoge. »He encontrado los dispositivos para vigo- rizar Ia energia rébdica 0 magnetismo perso- nal. Todos poseemos esta energia en estado latente ; mi dispositivo la vigoriza. Todos po- demos ser zahories ; todos podemos investi- gar las profundidades de la tierra; todos seremos sensibles a estas vibraciones de In me- El Libro Negro 97 . Nuestro euerpo es parecido al fragmen- le acero o de hierro que imantamos para rizatlo. La energfa latente que todos po- 108, mi dispositivo la polariza, Serén es- las personas insensibles a la energia réb- 3 se trata realmente de despertar en otros un «sexto sentido». En las exploraciones subterrdneas he le- jo a explorar, en el Vallés, hasta 150.000 No hay necesidad de seguir paso a paso los iiples trabajos realizedos durante estos mos afios en la investigacién de los fené- nos rabdoménticos, para convencer a juellos que todavia dudaban de la realided Jos mismos. Hlagamos constar quo en Espaiia ha habido yehos hombres de ciencia que han contri- ido en gran manera al progreso de la Rab- logia. El Dr. Tomas Zamora y Ribas, miem- que fué del Concurso de zahories, efec- 10 en Montjuich (Barcelona), ha estudiado, amor y entusiasmo, las leyes biolégicas de 3 fenémenos. "No hay nada de sobrenatural en ellos —di- jtodos los fenémenos, los fisicos y los muicos, de nuestro organismo, obedecen a generales de la materia y de la energfa 98 El Libro Negro Esta probada Ja existencia de la electricidad ‘en los minerales, en la tierra, en la atmésfera, y en los reinos mineral y vegetal. aLa tierra tiene unas corrientes teliricas propias, que se diferencian por completo de las emanadas de las aguas subterréness. La atmésfera tiene su energia, que disminuye pro- gresivamente segin la altitud, pues a los 7.000 metros ya no existe. Tierra y atmésfera se compenetran ; entre ellas no existe ninguna se- paracién. Las corrientes teliiricas de la tierra se juntan con las corrientes eléctricas de la atmésfera. La materia orgénica y la inorgé- nica se confunden, y la continuidad existe siempre, tanto material como energética. >EI fendmeno de la varita adivinatoria, al sefialar el agua subterrénea, es un fendmeno que tiene una parte biolégiea y otra parte {i- sica ; la primera, porque se rige segtin las leyes de la biologfa ; la segunda, por lo que afects, a la energia que emana de la corriente subte- rrdnea. »Toda corriente eléctrica, segdn dénde y ‘e6mo se aplica, produce efectos distintos : aire, frfo, calor, luz, fuerza... Aplicada a la varita, Ja energfa, al pasar al trayés del organismo humano, da una manifestacién ; al pasar por la tierra, da otra. Es preciso, pues, hallar la relacién entre estas dos manifestaciones, te- El Libro Negro 99 \do presente otras fuerzas que alteran el \Smeno, presentando diversas modalidades. »Actualmente, después de los iiltimos ex- rimentos realizados, se puede afirmar que seemos Ia clave del misterio. El estado de energia en reposo, que es el magnetismo, y estado de la energia en actividad, que es la ‘cidad, sirven de base para llegar a una lusién definitiva. Todos los fenémenos se explican por el oti- de esta energia, y el fenémeno de la varita del péndulo de los zahories no es una excep- jén. Concretando : la tierra es un gran sele- joide ; Ia atmésfera tiene una tensién ; entre ambos hay las corrientes teliricas que obede~ a un origen eléctrico. El hombre vive en- melto en este medio y él es, por tanto, fun- jin eléctrica, obediente a esta energia. ¥Si por el andlisis se demuestra que todo sti impregnado de una misma energia, los enémenos asa variables que la vida presenta la observacién, no son sino manifestaciones liversas ‘de esta misma energfa, gracias al jedio en que se aplican. sPor esto no debe verse nada de extracien- 20 en los fenémenos observados en los zaho- ss. La varita, en sus manos, actiia como con- isador de la energia humana, que se siente 100 1 Libro Negro influenciada por la energia emanada de la co- rriente subterrénea. sDigémoslo bien alto: La lave del misterio est en nuestro poder. Aquellos que se han burlado de los fendimenos de Ja varita, tienen que rendirse ante la evidencia de los hechos, hechos controlados de una manera sagaz y cientificamente (*)». Como puede verse Ja varita adivinatoria de Jos antiguos, la que, desde su aparicién, fué tratada con desdén por los sabios de otros tiempos, ha sido reconocida hoy por la ciencia moderna, Esto prueba, una vex més, euin necia es la actitud de muchos cientificos al afirmar dogmticamente que tales y cuales fe- némenos son «pura palabreria» 0 «sandez> 0 sfraude> y demés expresiones por el estilo. ‘Hemos dado un extracto de las teorias que sobre el movimiento rabdoméntico se han sos- tenido, desde las mas antiguas hasta las més modernas, las del dia de hoy. ¥ vemos que en un principio eran los evapores acuososs, luego Ja ley de simpatia», més tarde la «filosolia de los corpisculos» y ‘ltimamente hallamos ©) Otro edtoro eminents, ot doctor B. Darder y Peis, fa oeupndo extensumente de eta materia y ha publics ables trabajos en bo de Ie Rabdologla, Vétnse las hens fas: Ciencia (sptiembre ¥y ostulce ue 820; Thera noviem Tre de tier y enero de 102, que ae publica en Darcclone, El Libro Negro 101 ‘explieacién en las . a Otro medio, éste preventive : Haced levar a la criaturita una bolsita de seda conteniendo tun diente de ajo y tres granos de trigo, que deben renovarse a cada cambio de luna. Los que conocen las précticas del Magnetis- mo, les bastaré con hacer a la eriatura algu- nos pases, desde la cabeza al bajo vientre, con la firme voluntad de curarla. SUPERSTICIONES Los Pequeftos Sectetos.—A continuacién vamos a dar a conocer mma serie de supersti- ciones que podrfamos llamar secretitos de ma- gia popular, pues pertenecen al folklore de diversos pafses, y que nosotros hemos ido re- cogiendo cuidadosamente, por creer que en al- gunos de ellos se encierran verdaderos arcanos 116 El Libro Negro mégicos, aunque otra cosa les parezea a cier- tes personas que se ereen ilustradas, No hay duda, ni nadie lo niega, que en el Pueblo subsisten ciertas pricticas absurdas y se aceptan creencias erréneas, cuyo origen se ignora, pero muy cierto es también que algu- nas de ellas, que se han tenido por supersti- ciones durante siglos, han sido estudiadas un ia por hombres independientes, de espfritu penetrante, y han legado a conclusiones inau- ditas. No hace muchos afios se consideraba como tuna de las peores supersticiones el creer que Ja imagen del asesino quedaba impresa en el ojo de Ie persons asesinada, y que el eriminal po- dia ser descubierto examinando atentamente Ja retina de Ia victima. Ta supersticién asegu- taba rotundamente que el parecido podfa ha- eerse mAs fécil, sometiendo al asesinado a cier- tas fumigaciones de brujeria, acompafiadas de palabras cabelfsticas. Pues bien ; recientemen- te, uma Revista americana, estampa lo si- guiente : «Desde hace algunos afios, llama la atencién una teoria, segin la cual, el dltimo esfuerzo de la visién se materializa, permaneciendo co- mo un objeto impreso en la retina del ojo, des- pués de Ia muerte. Que esto es un hecho, lo ha venido a demostrar un experimento veri- El Libro Negro 17 fieado en presencia del Dr. Gamagee, miem- ro de la Heal Sociedad de Birmingham (n- glaterra), y del Prof. Bunsen, siendo el sujeto ‘un conejo vivo. Los medios empleados para probar la verdad de le cuestién son seneills. ‘mos, constituyendo en colocar el ojo del ani= mal préximos a una ventana y fijos en Ia ec- rradura, los cuales retuvieron Ia figura de di- ‘cho objeto, después que el conejo fué privado de la vida». (De Isis sin Velo.) No nos riamos, por tanto, con demasiada facilidad de las «preoeupaciones» de nuestros antepasados ; seamos prudentes, analicemos, probemos antes de negar rotundamente una cosa, por absurda que nos parezea. He aqu{ el lorilegio de los secretitos de ma- gia popular de que hablamos al principio : 1, La mujer que hiciere levar sus zapa- tillas (usadas por algin tiempo), al novio, all ‘marido o al amante, aunque sea por breves momentos, en diferentes dfas, conseguiré te- nerlo sumiso y contento. 2. Si hos tenido un rucfo pesndo 0 ae mal agiiero, al levantarte de ta cama, lo pri- ‘mero que debes hacer, es escupir en Ia sucla ‘ae tu zapato del pie izquierdo, y levarlo pues- to tres horas, por lo menos. Asi conseguirés alejar la mala sombra que pudiere traerte el 118 El Libro Negro suefio que has padecido. Si fuese un suefio fe- liz el que has tenido, ayudarés tu buena sucr. te escupiendo en la suela de tu zapato del pie derecho y llevarlo puesto todo el dia. 3. De noche, procura no atravesar nunea Ja sombra proyectada por una persona de pelo Tojo, porque ello te traerfa muy mala suerte. 4. Evita, en lo posible, que una persona gquerida o de tu agrado te regale agujas, alfi- leres, tijeras u otros objetos punzantes 9 cor. ftantes, porgue eausan graves disgustos y, 0 veees, el rompimiento para siempre amistad. fe ee Si no te ha sido posible renunciar al regalo, no lo rehuses, pero haz lo siguiente y evita. Tis sus consecuencias desagradables. Coge el objeto regalado y ciibrelo con una cantidad de sal y otra de harina, bien mezcladas, y~ <éjalo en esta forma durante tres dias. Pasa- dos los cuales, puedes hacer uso de dicho ob- jeto sin inconveniente alguno, §. Cuando una persona soltera se le ba- tren Ins pies con una escoba, se le aleja el ea. samiento. 8 Si un novio regala unas ligas a su no- via, el matrimonio no se realiza. 7. Si a una muchacha, por el campo, se te engancha en el vestido una pita seca, serd sefial de que se casard con un vindo. El Libro Negro 119 8. Si dos novios son padrinos de una eria- ‘tura, no Tegan a casarse. 9. Los novios no deben oir leer las amo- ‘mmestaciones porque no serdn felices, después de casados. Dentro de un afio o muere uno de ellos o se separan. 410. Las doncellas que asisten a una boda y reciben de la recién casada algin alfller de los que sujetaben Ins prendes a aquélla, que los reparta por casualidad, se casan dentro del aio. 44. En la ncche de novios aquel que apa- ‘gue primero la luz, es el que moriré primero. 12. Una mujer embarazada no debe deva- nar una madeja de hilo, porque tantas vuel- tas como dé ala madeja, otras tantas dard le tripa (cordén umbilical) arrolléndose al pes- cuezo del feto. 413. Cuando una mujer esté embarazada no debe hacer nada sobre el seno, porque 82- len los hijos atontados. 14, Poniendo debajo de la cama de las paridas unas tijeras abiertas (formando ertz), se evitan los dolores de entuerto (de vientre). 45. Para saber 1 sexo del hijo futuro es preciso averignar si en el momento de la pre- fiez estaba 1a luna en cuarto creciente 0 men- guante. Si fué ereciente, es nifio ; si faé men- guante. es nifia, 120 El Libro Negro 46. Para retirar la leche » una mujer se hierve cebolla blanca (albarrana), se le lava el pecho con el agua y ordéfianse los pechos dentro de la misma agua, 47. Para que la leche no vuclva més a una mujer, se ordefiaré sobre una vela encen- dlida, a fin de que se queme. Entonces ya no tiene ni tendré més leche, aunque quede em- barazada de nuevo. 418. Una llave de hierro puesta entre los eolchones es un amuleto infalible contra toda clase de maleficios. TABLA DE LAS COSAS MAS NOTABLES QUE Se CONTIENEN EN ESTE LIBRO Prévoce. - ntl ae! I Alqu Origenes do la Alquimin, Diferentes nom- bres do la Alguimin: Ciencia, Hermética, Aste capestric, Criopoya o Piedea Fileotel, Argicopeya, Philalethe, Hiperquimia, Cémo y cuindo penetré la Alquimin en Europa, ‘Alguimia y Ocultismo. La transmutacién me- tdlica existe en la Naturalesa y fue eonoci los antiguos. La Quimica, moderna la Alquitnia cus descubrimientas bi sicos. Los Rosacruces Flud, Paracelso, Vs Helmont, Lulio, ete, practicaron Ia Alqui- ‘mia, Ta teorin ‘atdmien de Deméerito, Las feorins!-modernas. Crookes, Lockyer, Nor man, Ladge, Berthelot, Le Bon, Mendel- coeff, cte., ete. Fl yltsium, Low fones y Tos ‘lectrones, Triunfo de Ia Filosofia Heeméticn Tabla II La Piedra Filosofal . . Es posible hacer oro? Los alquimistas ¥ los Gharlatanos, Es cierto que ee ha hecho oro? Puede atirmarse de una manera rotwnda. La Quimica modersa ha confirmado I mayor parte de lus tearias de la Alquimia de los antiguos. Los eensuchios» de ayer son hoy sealidadess. Helvecio, sabio alemin, escép- fico, ensaya el epolvo de proyecctinns y se ‘asombra del resultado : compructa la cette ‘1 de la Piedra Filosofal. Berigardo de isa, ‘Van Helment y otros Adepios realizan asi ‘mismo la transmutaciéa unifies. En pleno siglo xx los sabios reconocen In posibiidad de hacer or LL Recetario de Alquimia Raros secretos de la antigua Crisopeya ex: traidos de los’ manuseritos. més prestigiesos que se conacen, sexi la ciencia actual. Re- eetes, Receta I: Para transmutar el Plame fen Oro, Receta IT; Para transmutar In Plata fen Oro, Receta III: Los Palvos de In Ce. ‘mentacin, con los cuales se consigue aumen. tar grandemente el Oro. Receta IV: Para hacer Oro, Esta férmula pertenece a le Bi penjuimia de nuestros tiempos, pues se debe al mds célebre de los alquimistas modernos F, Jollivet Castelot. Receta Vi Para fabei- esr similor (Oro facticio). Recets VI: Oro Tuluinante. Esta receta tiene por objeto hr cor aumentar ue 22 por 10) an camtidad de fro, Receta VIL: Dara hacer Oro. Esta ro eta rtd copiads de un grinorie relative monte moderne at a Tabla IV Astrologia. 7. ee Tnfoencia de lon fla quicnes no la han satidindo, “Hombres fotables que le ham practicndo, D'Alembert Jel pronto. Voltaire han creido‘en tl Bl ran Hideto Carlos Fourier, em su Cone Fonts Aplicada, habla con clogio de Ia cen Gia ectrologien. AstrologisJadiciarin, ae Site planets Su inveci a eater on el temperameata hunmanos, La inf Zorttapur ew el endo falc, El fondmene ie lan mavens Loe ploneas infuyen en ol Sepecte Tien. La inftencin dela Tana. in SiKna Table tu tly corona en fa cual se determina ol curso de Tos tfermedades, La faflvencia lunar y Ia Menstrusclén, Opiio- tes Ge hombres ersnenten sobre sth mate- fia, Tabla Lunar para uso de las mujeres en {sierminadon ding del nies, Tas zs del Zoulaco, El. Hordscopo.” De in_encuenvos de los Planeian com lor Constlaciones. Couns prodfoctes de os ste planstas, {Ho qué mes evade, ortd? La sespursta se fla en les doce: heréacopee snide Ta Astro fa, como todas ter deme cencas, ost ba: Sida ‘on le obeervacion In comparacidn, V Rabdomancia 2. 5 : Rabdomancia o tratado de la Varita Adivi- nateria, Su origen remoto. En Ia Biblia se hhabla varias veces de ella. Los Caldeos, Ins Febrros, los Romanos, Tos sacerdates do la Tndia ‘nos hablan igualmente do. la. varita fuga. Durante muchos siglos fu6 consid ada. como ena lezenderia. Bn el sislo xv Pesurge la varia adivinatoria y se la toma fen serio, Jorge Agvicola, un Sabjo. alemsn, fen 15s, now able de viertow individu que 41 r Tabla tienen la facultad de ver el agua subterré nea, mediante la varita adivinatoria, A alt. ‘mos del siglo xvi se discute apasionadamen_ te a posibilidad hidrosedpics, Eatran en liza fisicos y tedlogos. Opiniones en pro.y en contra do la Varita, Saime Aymar, ofle bre rabdomanto, obra verdaderos.prodigios, los cuales son objeto de Ins més vivas eon: troversias. El abste De Vallemont le defien. e con ealor, pues reo frmemente en lo Rabdomancia, En cambio, el P. Menestrier, ‘anatematiza su wio, por éreerlo obra diabé Tica. Construceién de le varita. adivinatoria, Manera de servirse de Ia vatita, Otros me todos: Método del sboeda Royer. Método ol P. Kircher. Durante el siglo 1x la. va- Hila adivinatoria queda arrinconada como cosa init. Sélo los Ocultistas le concede igual valor que los antiguoe. A prineipios del siglo x resurge nucvamente la ciencia off cial le concede el honor de la expérimenta- ‘ign. Para ello se abren coneursos. de rabdo tmantes 0 zahories en Francia, Inglaterra, ‘Alem ‘Adivinatoria, Loe que ac burlaron de ella se inden ante la evidencia, Los eabioe moder. nos cambian el nombre de Rabdomancia Dor el de Rabdologis, La terminscién mancia, siempre ha repugnado a los eabies, VI Seeretos Maravillosos © 2... En este Capitulo damos a conocer algunos secrotas _verdaderamente marsvilloss, des. cconecidos por completo hasta el presente en [a literatura esotériea espafiols. Dichos se- ‘eretos han sido entresacados de distintos tzatades de Magia, debidos todos a autores blebres y diguos de erédito, conto Agrippa, Porta, Cardano 5 atres yen Espata, Triunfa la Varita. 108 Tabla ir maravilloso que alarga la Vida y retar- faa a Veges 2 00.25 SR Para dominar a una persona y obtener de ella loquesequiera, . . . +s 105 Para hacernos amar locamente de una per- sona y conservar el afecto indefinidamente, 108 Para atraernos la Fortuna y el Amor, el Exito yla Felieidad. hep oto Heehizo del Aojo . . ee Sl Supersticiones 2. 15 FIN DE LA TABLA Errata: na pizina 77, tinea segunda, on dorde se lee man, debe decir wanreen.