ENCUENTROS Y CABILDOS ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS

INSUMO PARA LOS DIÁLOGOS TERRITORIALES

ENCUENTROS Y CABILDOS
ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS

1

2

INSUMO PARA LOS DIÁLOGOS TERRITORIALES

ÍNDICE
Introducción.......................................................................3
Glosario................................................................................5
Nuestras propuestas: Valores......................................7
Nuestras propuestas: Derechos................................10
Nuestras propuestas: Instituciones..........................15
Sugerencias de Método..............................................20

ENCUENTROS Y CABILDOS ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS

3

INTRODUCCIÓN
La constitución que actualmente rige en Chile fue promulgada inicialmente en 1980, en el marco de la dictadura cívico-militar de Pinochet.
Es decir, en un contexto de represión y nula participación, siendo validada por un plebiscito fraudulento.

Sin embargo, la Constitución de 1980 no sólo es ilegítima en su origen. Además
es, en su contenido, marcadamente antidemocrática, conservadora y autoritaria.
Aún con sus modificaciones posteriores durante el gobierno de Lagos esta es una Constitución incompatible con la vida democrática y soberana a la que los pueblos que componen Chile aspiran, y necesitamos cambiarla.

La Constitución del ’80 indica que el pueblo no tiene soberanía y que sólo puede participar de las decisiones políticas “a través del plebiscito y de elecciones periódicas”,
limitando su participación. Esas mismas elecciones, la Constitución las define mediante
un sistema electoral injusto, donde la derecha ha obtenido un poder de veto permanente
y donde además se promueve “escoger” entre dos bandos que no representan y que hoy
carecen de toda credibilidad.

Por otro lado, esta Constitución afecta nuestras vidas cotidianas constantemente. Nuestros derechos sociales están desprotegidos, y en cambio se entregan muchísimas herramientas para su mercantilización. La desigualdad educativa y el endeudamiento de los estudiantes y sus familias, la desigualdad en el acceso a la salud, el sistema
de AFP, la desprotección de los sindicatos y un largo etc. Nuestra actual Constitución avala todos estos problemas mediante un orden jurídico donde el mercado, la libertad de
las empresas para invertir, y el control de un Estado autoritario sobre la población son los
principales principios, en desmedro de la protección de la ciudadanía, sus derechos, y su
soberanía sobre el territorio y sus propias vidas.

En este contexto, un cambio de Constitución es urgente, y necesario para un
avance estratégico de la lucha social y política por refundar democrática y radicalmente
nuestro país. Es por ello que proponemos aquí, algunas ideas clave para ese debate y
la elaboración de una nueva Constitución que reemplace el orden que la dictadura nos
dejó.

El proceso constituyente que el gobierno ha presentado es restringido e insuficiente. Ha nacido como la respuesta parcial de los sectores políticos tradicionales a

4

INSUMO PARA LOS DIÁLOGOS TERRITORIALES

un anhelo de cambio que persiste en las calles y amenaza con resquebrajar la legitimidad del orden existente. Es una iniciativa que no tiene las características de un proceso
constituyente propiamente tal. Lo anterior ya que no tiene carácter vinculante y relega la
decisión última respecto a los caminos para cambiar la constitución en el parlamento. Entendemos la participación como la redistribución y democratización efectiva del poder
en la ciudadanía y la agenda constituyente del gobierno no la garantiza.

Necesitamos de un proceso constituyente vinculante, democrático, y realmente participativo. Una Asamblea Constituyente donde el propio pueblo se de
gobierno. Sin embargo, creemos que participar en este espacio nos permitirá desarrollar
nuestra propia propuesta, crecer como organizaciones, mostrar nuestra idea de Constitución y país a otros actores, dialogar con aquellos sectores que comparten el anhelo de
transformar nuestro país. Sabemos que no podremos realizar los cambios que necesitamos sin acumular la fuerza social y política necesaria, pero creemos que esta discusión
es parte importante de esa acumulación de fuerzas.

En suma, asumimos como prioridad el fortalecimiento del poder constituyente
desde las diferentes luchas y organizaciones sociales que han protagonizado la escena
pública en los últimos años, en contraposición a un poder constituido cuya relación con
las minorías empresariales se ha vuelto cada vez más evidente. El fortalecimiento de poder constituyente es a la vez la construcción de un proyecto político propio de y para las
mayorías de nuestro país que reconozca a sus pueblos originarios en un Estado Plurinacional; que permita a los pueblos recuperar la soberanía sobre los recursos naturales y
riqueza producida por las mayorías trabajadoras; que acabe con el Estado Subsidiario
que facilita la mercantilización de nuestras vidas y avance hacia un Estado Garante de Derechos Sociales, libertad e igualdad sustantiva para la ciudadanía. Un proyecto país radicalmente democrático, que distribuya en el espacio público y privado el poder entre
hombres y mujeres, que tenga a la base una relación respetuosa con el medio ambiente
en el marco de un proyecto de desarrollo opuesto al estructuralmente injusto modelo
económico vigente en nuestro país.

Este documento está estructurado en tres partes. En primer lugar, introducimos
un pequeño Glosario aclarando algunos conceptos clave, y en particular el significado y
relevancia de las distintas partes del acta de un encuentro desde nuestra perspectiva política. En segundo lugar, presentamos Nuestras Propuestas para la sección de Valores,
Derechos e Instituciones respectivamente. Finalmente, incluimos una sección con Sugerencias de Método para desarrollar de la forma más efectiva y democrática nuestros
encuentros.

ENCUENTROS Y CABILDOS ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS

5

GLOSARIO
El Pueblo: entendemos “el Pueblo” de Chile como un sujeto plural, donde caben de hecho muchos
pueblos y naciones. En este documento, en ocasiones usamos el término de “El Pueblo” para hacer
referencia a la población del territorio, haciendo hincapié en su autonomía última y soberanía en
relación con las autoridades que el mismo Pueblo asume para dar vida a su propio gobierno. A
veces, en cambio, usamos la idea de “los pueblos” de Chile para enfatizar que se trata de un Pueblo
Plural, no unitario, compuesto por una diversidad de tradiciones nacionales y culturales. Ambas
definiciones no son contradictorias: el Pueblo de Chile está hecho de muchos pueblos.
Poder Constituyente: un concepto clave para comprender de qué se trata un cambio constitucional es el de poder constituyente. Las leyes, autoridades e instituciones en una sociedad responden a un poder constituido. Su legitimidad y autoridad están dadas por un sistema jurídico
preexistente, que les otorga ciertas facultades y obligaciones. Cuando se produce un cambio
constitucional, todas las bases de este poder constituido quedan suspendidas: el nuevo orden, por
definición, no puede surgir atado por las instituciones del antiguo orden.
El problema entonces es de dónde surge este nuevo poder constituyente. La respuesta moderna
es que el poder constituyente es una manifestación del poder del pueblo de gobernarse a sí mismo.
La Constitución, y todas las leyes y autoridades que se generan bajo sus principios, son formas de
gobierno que el pueblo –y sólo el pueblo– crea para sí, y sólo el pueblo puede dar origen a las
bases de su propio gobierno. Ninguna institución previa, ninguna autoridad, puede “regular” el
poder constituyente, ya que el poder constituyente no está “sujeto” al derecho: el poder constituyente “crea” derecho.
Es por esto que un proceso “consultivo” y “no-vinculante”, sobre todo uno cuyas conclusiones y
propuestas están sometidas al poder ejecutivo y parlamentario anterior, no genera realmente
poder constituyente. Para un cambio constituyente real y democrático, con verdadera soberanía
popular, se requiere de un proceso constituyente donde el pueblo genere, directamente y sin
ataduras previas, su propia forma de gobierno.

LAS SECCIONES DEL ACTA:

Habitualmente, los expertos distinguen en las constituciones entre tres grandes elementos: (1) principios y valores orientadores, (2) definición y ordenamiento de las instituciones de
gobierno, y (3) definiciones sobre el orden económico y social. El primer elemento, en el formato
limitado que ofrece el proceso constituyente impulsado por el gobierno, corresponde a la sección
de “Valores y Principios”. El segundo, corresponde a la sección de “Instituciones”. El tercero, y esto
es muy importante, no está completamente incluido en el formato impulsado por el gobierno:
no existe un espacio para discutir directamente sobre el funcionamiento concreto del orden económico y social en que queremos vivir. Sin embargo, la sección de “derechos” es especialmente
adecuada para plantear este tipo de contenidos.
Valores y Principios: los “valores” en una constitución definen los grandes principios rectores,
las bases que deben orientar todo el ordenamiento político y social de la nación. Los valores
entonces son el contenido más abstracto de la Constitución y, aunque no tienen de por sí una

6

INSUMO PARA LOS DIÁLOGOS TERRITORIALES

expresión concreta en normas específicas, deben inspirar la definición de las distintas normas y
regulaciones concretas. Si las normas definen cómo debe actuar el estado en distintas situaciones, los valores de una constitución es lo que le da “sentido” a esa forma de actuar.

Por ejemplo, la “Igualdad” es un valor fundamental: definirlo como un valor en la Constitución no define claramente cómo, cuándo y en qué forma debe el estado garantizar la igualdad
entre los ciudadanos, pero establece que el principio de igualdad entre los ciudadanos debe considerarse siempre que se establezca una norma.

Es importante, a la hora de definir ciertos valores, aclarar a qué nos referimos. Las definiciones sugeridas en los documentos entregados por el gobierno son sumamente amplias y ambiguas. Si hablamos de “Igualdad”, por ejemplo, es importante que aclaremos que no buscamos
sólo la “igualdad formal” de los ciudadanos “ante la ley”, sino que buscamos efectivamente una
sociedad igualitaria, donde todos puedan acceder a una vida digna en igualdad de condiciones.
Por esto hablamos de “Igualdad Sustantiva”, y especificamos su contenido en los fundamentos.
Derechos y Deberes: los “derechos” son garantías que el Estado debe dar a todos los ciudadanos,
y debieran tener un impacto directo en el tipo de regulaciones que son aceptables o no dentro
de una Constitución. Parte importante de la construcción de una sociedad más democrática, justa
y participativa, pasa por expandir los derechos de las personas a ámbitos que la actual Constitución no toca: en particular, los derechos sociales y económicos. Los derechos en una constitución
moderna típicamente se entregan a toda la ciudadanía, y por lo tanto su expansión es crucial para
establecer un orden constitucional más igualitario.

Los derechos, por otra parte, pueden a veces ser utilizados por las elites para sus propios
intereses. Por ejemplo, el reciente fallo del Tribunal Constitucional, que definió la Titularidad Sindical como inadmisible, se fundamentó jurídicamente en el derecho individual de los trabajadores
a formar grupos para negociar con sus empleadores.
Instituciones y organización del Estado: en esta sección, debemos definir las principales instituciones políticas del estado. Si los valores y principios orientan el “sentido” de la Constitución, y
los derechos identifican los bienes jurídicos que el estado debe garantizar a sus ciudadanos, las
instituciones definen cómo se organiza el poder del estado y la representación en él de los ciudadanos.
Lo que buscamos aquí, entonces, es un estado más democrático, más participativo, donde los poderes fácticos sean efectivamente controlados por las grandes mayorías, y las autoridades tengan
la obligación de responder ante quienes les han escogido.

Las instituciones son un aspecto muy concreto e importante de la Constitución, y es importante que (al ser el último elemento en el acta) no se trabaje con menos tiempo o dedicación.
Un aspecto clave en este ítem es el problema de la Asamblea Constituyente: es aquí donde podemos manifestar nuestra exigencia de un proceso Constituyente ampliado, vinculante y realmente
representativo y deliberativo.

ENCUENTROS Y CABILDOS ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS

7

NUESTRAS PROPUESTAS: VALORES
IGUALDAD SUSTANTIVA

La carta constitucional vigente en nuestro país, incorpora el valor de la igualdad principalmente en términos formales, es decir, la igualdad de los ciudadanos ante la ley. Esta concepción
reducida de la igualdad tiene, entre otros, dos problemas importantes: se refiere a la igualdad
sólo en términos individuales, dejando fuera las dimensiones colectivas; y excluye el reconocimiento de las desigualdades económicas, sociales y culturales de las cuales el Estado debiera hacerse responsable. En contraste con lo anterior, una nueva carta constitucional debiera tener
como pilar la igualdad sustantiva como principio que oriente la acción del Estado, a través
de leyes y herramientas que permitan efectivamente el desarrollo individual y colectivo de
las y los ciudadanos en condiciones de igualdad.

FUNDAMENTOS

• La constitución debe promover la igualdad entre las y los ciudadanos mediante la provisión de derechos sociales universales.

• Además de la igualdad en derechos se debe incorporar y garantizar de manera concreta
la igualdad en trato digno y no discriminación a la pluralidad cultural, étnica y social que
componen los pueblos del territorio.

LIBERTAD Y AUTONOMÍA

La constitución y la institucionalidad que ella ordena debieran garantizar el ejercicio pleno de la libertad en sus dimensiones individuales y sociales. En la actualidad, tal como sucede con
el principio de igualdad la libertad se circunscribe exclusivamente al ámbito individual o privado.
Consideramos que el principio de libertad es indisociable de la autonomía plena de las y los
ciudadanos y los pueblos para escoger su destino y formas de convivencia, teniendo como referencia permanente el respeto a los derechos humanos.

FUNDAMENTOS

• El valor de la Libertad ha sido ocupado como bandera fundamental por aquellos actores
económicos y políticos que defienden y se han beneficiado del modelo vigente en nuestro
país, radicalizando su relevancia individual y contraponiéndola a la satisfacción de derechos colectivos. Se trata de un Valor cuya definición y rol está en disputa.

La Libertad plena en materia individual y colectiva va de la mano de la igualdad y de la
construcción de una ciudadanía activa y corresponsable de la comunidad en la que participa.

El Estado debe garantizar las condiciones para el ejercicio pleno de la libertad cultural,
política, religiosa y económica en los marcos de un proyecto país construido democráticamente.

8

INSUMO PARA LOS DIÁLOGOS TERRITORIALES

BIEN COMÚN Y VIDA DIGNA

La actividad económica y social debe estar orientada bajo el principio del bien común. La
constitución vigente tiene como fundamento central la propiedad privada, y en función de eso
se definen y jerarquizan los diferentes principios, derechos e instituciones del Estado. Esto limita
la acción de los ciudadanos, las colectividades y el Estado en la búsqueda del bien común pues
siempre se encuentra con la primacía del bienestar privado de quienes concentran la propiedad.
Es por eso que consideramos que el Bien Común como principio orientador de la vida en sociedad debe ir aparejado de la incorporación de diversas formas de propiedad (individual,
social, estatal) en una economía social que garantice la Vida Digna.

FUNDAMENTOS

El Bien Común como horizonte de una sociedad concreta, debe ser definido en sus dimensiones materiales por el conjunto de la ciudadanía. En ello es importante plantear que
entendemos como patrimonio común de la sociedad (medioambiente, recursos naturales,
riqueza, bienes culturales, etc.) y qué mecanismos son necesarios para el disfrute pleno de
los mismos.

El Estado y sus instituciones deben velar por la existencia de garantías básicas para el
desarrollo de una vida digna, incluyendo derechos sociales tales como salud y educación,
además de regímenes laborales y salariales decentes.

ESTADO DEMOCRÁTICO, SOBERANO,
PLURINACIONAL Y DE DERECHO

La constitución actual se basa en la primacía de los denominados derechos de primera
generación, es decir individuales (libertad de expresión, de religión, de sufragio, etc.), por sobre
los de segunda generación o sociales (a la educación, seguridad social, trabajo, etc.) que a su vez
tienen prioridad sobre los derechos de tercera generación (ambientales, culturales, etc.). Nuestros pueblos requieren contar con una constitución que a diferencia de la actual, tenga valores y principios que garanticen derechos en una perspectiva inter-relacionada y no excluyente como la que existe hoy.

La soberanía debe residir en el pueblo (hoy reside en la nación, un concepto ambiguo
que dificulta el ejercicio pleno de la soberanía popular) y el Estado ha de contar con políticas
afirmativas y garantías que aseguren la maximización de los derechos de la población. Junto con
ello es importante que el estado se organice en consideración de las diferentes particularidades
territoriales y se abra al ejercicio de autonomía y autodeterminación de los pueblos originarios.

FUNDAMENTOS

Es central acabar con el Estado Subsidiario vigente y avanzar hacia un Estado de Derechos. Este tránsito no refiere a una dimensión cuantitativa de cobertura de las políticas públicas, sino a un cambio sustantivo en la construcción del Estado, la ciudadanía y lo público.

ENCUENTROS Y CABILDOS ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS

9

• El reconocimiento de los pueblos originarios debe ir más allá de lo “cultural”, avanzando
hacia la configuración de un Estado Plurinacional.

• La soberanía o poder, en este caso del pueblo sobre el pueblo, es una facultad que abarca tanto lo político, lo social, cultural y lo económico. Por lo tanto si afirmamos que la soberanía reside en el pueblo, hablamos de la soberanía sobre los recursos naturales, el patrimonio cultural de los pueblos, etc.

DEMOCRACIA PARTICIPATIVA Y PARITARIA:

Entendemos la Democracia como el ejercicio pleno de la soberanía popular sobre la vida
en común. Una verdadera democracia debe tener a la base una ciudadanía activa, amplia, corresponsable y plural. La participación es mucho más que la expresión pública de opinión en materias
relevantes para la vida individual y colectiva, construir una democracia participativa implica ante
todo redistribuir poder. Para ello es fundamental contar con mecanismos que fomenten y resguarden el Poder Ciudadano y que garanticen el desarrollo paritario de la democracia (igualdad
de condiciones para hombres y mujeres).

FUNDAMENTOS

• La construcción de una verdadera democracia requiere de la promoción y resguardo de
ésta a nivel institucional, es decir garantías legales para la ciudadanía, pero además debe
contar con mecanismos que permitan la construcción progresiva de una ciudadanía en
tanto comunidad, con iniciativa propia y vías efectivas para hacer posibles las modificaciones institucionales que se consideren necesarias.

10

INSUMO PARA LOS DIÁLOGOS TERRITORIALES

NUESTRAS PROPUESTAS: DERECHOS
En materia de derechos, nuestra posición es que la Constitución debe
garantizar una amplia gama de derechos políticos, sociales, culturales
y económicos. La expansión de los derechos es un aspecto clave para el
desarrollo de una verdadera democracia, inclusiva e igualitaria.

Aglutinamos muchos de estos derechos en un derecho fundamental: el derecho a la vida
digna. Este derecho, junto al derecho a la participación y deliberación igualitaria, y el derecho a
vivir en un ambiente sano, debieran ser nuestro piso mínimo en todos los encuentros y cabildos
en que participemos. Si bien otros derechos son igualmente importantes, creemos que estos serán
especialmente relevantes en la disputa sobre una nueva Constitución, y permiten posicionar más aspectos clave para nuestras fuerzas.

Adicionalmente, desarrollamos algunas ideas para otros derechos clave que los distintos
encuentros pueden enfatizar.

DERECHO A LA VIDA DIGNA

La riqueza y la producción del país es resultado de sus recursos naturales, que pertenecen
a sus pueblos, y del trabajo del pueblo mismo. Es también el pueblo quien sufre principalmente
los efectos de la explotación de sus recursos. Por lo tanto, esta riqueza y producción debe destinarse en primera instancia a asegurar la vida digna del pueblo, de forma igualitaria, garantizando las condiciones adecuadas para su desarrollo y felicidad. Los derechos políticos son
meras formalidades, “letra muerta”, si el pueblo no cuenta con las condiciones materiales adecuadas para ejercerlos de forma concreta y libre. Por lo tanto, el Estado debe garantizar condiciones
económicas, de vivienda, trabajo digno y cultura a toda la ciudadanía, sin distinciones de clase,
sexo, nacionalidad, o ninguna otra especie. Así mismo, debe garantizar el acceso gratuito, universal y permanente a los servicios básicos de todos los ciudadanos, con particular énfasis en Educación, Salud, y Seguridad Social.

FUNDAMENTOS

Las riquezas naturales del territorio pertenecen al pueblo en su conjunto.

La producción material del país resulta del esfuerzo y trabajo del pueblo en su totalidad.

ENCUENTROS Y CABILDOS ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS

11

Las condiciones materiales para una vida digna son requisitos necesarios para el adecuado uso de los derechos políticos. Estas condiciones materiales incluyen recursos económicos
básicos para vivir de forma libre y autónoma, vivienda, acceso a la salud y al trabajo digno, a
los servicios y a la cultura.

El estado es la forma organizada de representación de los intereses de todo el pueblo, y
por lo tanto, su objetivo primordial es la realización, dignidad, y felicidad del pueblo de forma
igualitaria.

DERECHO A LA PARTICIPACIÓN Y DELIBERACIÓN
POLÍTICA IGUALITARIA

La democracia consiste en la capacidad del pueblo de gobernarse a sí mismo, y por lo tanto requiere que toda la ciudadanía pueda participar de forma igualitaria en la vida política. Para
esto, no basta con garantizar el derecho a voto. Es necesario asegurar que grupos de poder no
puedan ejercer influencia política no-democrática, y que el Estado asegure la distribución igualitaria de las posiciones de decisión en su interior. Las personas de 16 años o más, sin distinción de
sexo, clase ni de ningún otro tipo, deben tener las mismas opciones de participar en la organización política del estado y de la vida pública.

Esto se expresa en el derecho de la ciudadanía de sufragar, pero también de de presentar
iniciativas de ley, elegir y revocar autoridades, participar en las decisiones públicas y en organismos colegiados, ocupar puestos de decisión, y participar a través de la reunión y protesta
política.

FUNDAMENTOS

La democracia consiste en el autogobierno de los pueblos, y depende entonces de la posibilidad de todo el pueblo de participar de forma igualitaria en la organización del estado y
en la toma de decisiones políticas.

El estado debe asegurar que las decisiones políticas dependen de la voluntad popular, y
no de la influencia no-democrática obtenida por otros medios.

Toda la ciudadanía debe contar con las mismas opciones para participar en las discusiones y definiciones políticas, sin distinción de sexo, clase, u otro tipo.

DERECHO A VIVIR EN UN AMBIENTE SANO

El territorio, y los recursos naturales que en él se encuentran, pertenecen al pueblo en su
conjunto. El pueblo, además, sufre directamente las consecuencias del uso y abuso del territorio
y sus recursos. La explotación indiscriminada de estos recursos, sin el adecuado control por parte
del pueblo, ha conducido al deterioro del ambiente, a la pérdida de riquezas naturales y patrimonio cultural, y por tanto ha dañado seriamente la vida y la dignidad de la ciudadanía. Es responsabilidad del Estado garantizar que la ciudadanía viva en un ambiente sano que posibilite su vida
digna, y que sea la propia ciudadanía la que pueda decidir sobre el uso productivo de los recursos
de su territorio.

12

INSUMO PARA LOS DIÁLOGOS TERRITORIALES

FUNDAMENTOS

Es responsabilidad del Estado garantizar que la ciudadanía cuente con un ambiente libre
de contaminación: abarcando aquí la contaminación de tierra, agua y aire, y subsuelo, por
su impacto sobre la salud, la calidad de vida, y las posibilidades de desarrollo futuro de las
personas y comunidades.

El territorio y el medioambiente es considerado un bien común, y pertenece al pueblo.

Las riquezas naturales del territorio pertenecen al pueblo en su conjunto. La explotación
de esos recursos tiene consecuencias importantes para la vida digna del pueblo.

La vida digna del pueblo es imposible si no se garantiza un ambiente adecuado para su
desarrollo.

La ciudadanía debe conservar su poder de decisión sobre el uso dado a los recursos que
le pertenecen.

DERECHO A LA EDUCACIÓN

En la sociedad contemporánea, la educación formal es una herramienta clave para participar tanto de la producción como del debate público y la vida cultural. La distribución desigual
del acceso a la educación atenta contra la autonomía de la ciudadanía, su capacidad de participar
de la vida pública, y por lo tanto de vivir en democracia. Además, las desigualdades educativas
se traducen en el tiempo en desigualdades económicas que atentan contra el derecho a la vida
digna de la ciudadanía.

Por lo tanto, es responsabilidad del Estado garantizar el acceso, en igualdad de condiciones, a una educación de calidad adecuada para la ciudadanía toda, que permita su adecuada
inserción en la vida económica y política del país.

FUNDAMENTOS

La educación es condición de la participación económica y política de la ciudadanía.

La desigualdad educativa atenta contra la capacidad del pueblo de ejercer la democracia.

La desigualdad educativa atenta contra el derecho del pueblo a la vida digna.

DERECHO AL TRABAJO DIGNO

Cuando el Estado no interviene, trabajadores y empleadores se encuentran en una relación de poder sumamente desigual. En esta situación, las y los trabajadores se encuentran menoscabados en su capacidad de ejercer y exigir sus derechos. Por lo tanto, es responsabilidad del
Estado garantizar condiciones de trabajo digno para toda la ciudadanía. El trabajo digno implica
una retribución justa e igualitaria por el trabajo, pero también condiciones de seguridad, descanso y esparcimiento suficiente, dignidad en el trato, protección social, derecho a voz y partici-

ENCUENTROS Y CABILDOS ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS

13

pación en las decisiones de la producción. El Estado debe proteger a los sindicatos, priorizar su
capacidad de organización y negociación ante el capital.

FUNDAMENTOS

De no mediar la intervención del estado, se establece una relación desigual entre trabajadores y empleadores. En esta relación desigual, no se produce espontáneamente una
distribución justa de los frutos del trabajo.

Las condiciones dignas de trabajo son un requisito necesario para la autonomía y el libre
ejercicio de todos los derechos de los trabajadores.

DERECHO A LA INFORMACIÓN Y EXPRESIÓN

El adecuado ejercicio de la soberanía del pueblo requiere de una ciudadanía informada,
así como contar con la posibilidad de participar activamente en los debates públicos. En la actualidad, este derecho se encuentra constantemente vulnerado por el control de los medios de
información y comunicación en unas pocas manos, cuyos intereses oscurecen la información a la
que el pueblo accede y mediante la cual toma decisiones.

Es responsabilidad del Estado, como garante de la vida democrática del pueblo, garantizar que la ciudadanía acceda a información diversa, donde las distintas posiciones en el seno del
pueblo encuentran igual posibilidad de expresarse. Con este fin, el Estado debe proveer a las distintas organizaciones políticas y sociales de las herramientas adecuadas para hacer oír su voz de
forma autónoma, proveer de canales y medios públicos para la información de la ciudadanía con
criterios de inclusividad real, y suprimir activamente la concentración monopólica de los medios.

FUNDAMENTOS

El acceso igualitario a la información, así como a la voz en el debate público, es condición
necesaria del adecuado ejercicio de la democracia.

Sin la regulación e intervención del Estado, los medios de expresión e información se
han concentrado en unos pocos actores que ejercen una influencia desproporcionada en el
debate público.

DERECHO A LA DECISIÓN SOBRE EL PROPIO
CUERPO Y SU INTEGRIDAD

El derecho del Estado a regular la vida de la ciudadanía en nombre del mismo pueblo tiene límites claros. Un límite central es la autonomía de las personas en decisiones sobre su propio
cuerpo, la que el Estado debe proteger y garantizar. Las personas tienen derecho a tomar autónomamente decisiones sobre su propio cuerpo en tanto estas no afectan, de hecho, la autonomía e
integridad de otras personas.

Esto aplica a todos los derechos sexuales y reproductivos, siendo deber del Estado garantizar el acceso libre, gratuito y autónomo de las personas a mecanismos anticonceptivos, abortivos, así como a una vida libre de violencia sexual y física en general para todas las personas sin
distinción de sexo, orientación sexual, credo, de clase, o ninguna otra especie.

14

INSUMO PARA LOS DIÁLOGOS TERRITORIALES

FUNDAMENTOS

Las personas tienen derecho a decidir autónomamente sobre su cuerpo, vida sexual y
reproductiva.

Es deber del Estado garantizar el ejercicio real e igualitario de estos derechos.

Es deber del Estado garantizar una vida libre de violencia física y sexual para todas las
personas.

DERECHO A UNA NIÑEZ Y VEJEZ DIGNA

El derecho a la vida digna no está restringido a la participación económica activa. Antes
del ingreso al mundo del trabajo, mientras la persona se desarrolla y educa, tiene el mismo derecho a la vida digna. Lo mismo ocurre con las personas que han concluido su vida laboral activa.

El Estado debe garantizar, por lo tanto, que niños y niñas puedan desarrollar una vida
digna con independencia de su sexo, origen, o los recursos económicos de sus padres y familiares.
Esto implica tanto la definición de un ingreso mínimo familiar, como el desarrollo de un adecuado
sistema de protección de la niñez. Niñas y niños deben acceder a un sistema educativo con oportunidades equitativas para la recreación y tiempo libre, al juego. Del mismo modo, el Estado debe
garantizar la vida digna de los adultos mayores, asegurando condiciones adecuadas mediante un
sistema de pensiones solidario y garantista.

FUNDAMENTOS

El derecho a la vida digna es fundamental, y no puede quedar sujeto a la participación
laboral de las personas o a sus orígenes sociales.

Es responsabilidad del Estado garantizar la protección y vida digna de la niñez y los adultos mayores.

ENCUENTROS Y CABILDOS ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS

15

NUESTRAS PROPUESTAS:
INSTITUCIONES
En materia de instituciones, un aspecto central del debate hoy es el mismo proceso constituyente. Por lo tanto, una idea especialmente importante es exigir una Asamblea Constituyente representativa, democrática y vinculante, para generar una nueva Constitución para Chile.

Sin embargo, también es crucial generar mecanismos de participación política democráticos, deliberativos, y eliminar las trabas al cambio social en la Constitución. Presentamos aquí
una serie de propuestas clave para construir una institucionalidad al servicio de los pueblos de
Chile, dentro de las que destacamos el Parlamento Unicameral y Proporcional y el Estado Garante y
Solidario como dos puntos que debieran impulsar en todos los encuentros.

ASAMBLEA CONSTITUYENTE

De acuerdo a los principios de soberanía popular y democracia, queremos que la nueva Constitución sea redactada por una asamblea escogida de manera directa y participativa por
la ciudadanía, con poder vinculante, y bajo condiciones que garanticen que todos los sectores
sociales puedan participar. Además, la Constitución misma debe reconocer que el poder constituyente reside en el pueblo y que éste puede modificar su Constitución cuando lo considere necesario, estableciendo normas claras y razonables para que se convoque a una nueva Asamblea
Constituyente cuando sea necesario.

FUNDAMENTOS

El poder constituyente reside en el pueblo, y este puede modificar su propia constitución
cuando lo considera necesario.

La Asamblea Constituyente debe tener poder vinculante, porque su poder constituyente
no puede someterse a otras autoridades.

Los/as representantes en la Asamblea Constituyente deben escogerse de forma democrática y directa, con participación de toda la ciudadanía y sin interferencia de las autoridades del momento.

La Constitución debe establecer que el poder constituyente permanece siempre en el
pueblo, y que el pueblo puede volver a convocar a la Asamblea Constituyente cuando lo
considere necesario. Deben establecerse procedimientos claros y razonables para la convocatoria de una nueva Asamblea Constituyente.

PARLAMENTO UNICAMERAL Y PROPORCIONAL

La segunda cámara en el parlamento, más reducida y típicamente menos representativa
que la primera, sirve como dique de contención para los cambios políticos y sociales. La nueva
Constitución debe establecer un parlamento con cámara única, realmente democrático y repre-

16

INSUMO PARA LOS DIÁLOGOS TERRITORIALES

sentativo, con el poder de legislar de manera eficiente. El parlamento debe escogerse de forma
proporcional, evitando la sobre representación de las posiciones “moderadas” o de los grandes
conglomerados políticos, y permitiendo la expresión de todas las posiciones al interior de la ciudadanía.

FUNDAMENTOS

El parlamento debe representar de la forma más directa y proporcional posible las posiciones e intereses al interior de la ciudadanía.

Se debe garantizar la capacidad del parlamento de realizar las transformaciones para las
que sea mandatado por el pueblo, sin imponer trabas al ejercicio de la decisión popular.

ESTADO GARANTE Y SOLIDARIO

El Estado, y por lo tanto todas sus instituciones, asumen responsabilidad y se orientan hacia el bienestar y los intereses de la ciudadanía. Un estado solidario busca siempre la distribución
equitativa de los recursos, al tiempo que garantiza el trato digno de todas las personas. Por lo tanto, el estado se involucra directamente en la provisión de servicios para la comunidad, y garantiza
el acceso igualitario a una vida digna para todos.

FUNDAMENTOS

El bienestar de la ciudadanía es condición de la dignidad de las personas, y por lo tanto es
responsabilidad ineludible del estado.

El estado debe velar por toda la ciudadanía, garantizando el acceso igualitario a los recursos, y el bienestar común.

Los recursos y servicios clave para el bienestar de la ciudadanía deben ser administrados
por el estado, de acuerdo a criterios de equidad y protección de la vida digna para todas las
personas.

PROPIEDAD SOCIAL DE LOS RECURSOS NATURALES

El territorio, y los recursos naturales que en este se encuentran, pertenecen directamente
a los pueblos de Chile, no al Estado. Por lo tanto, si bien es deber del Estado administrar estos recursos de forma que enriquezcan la vida digna del pueblo –produciendo riqueza, al tiempo que
conserva y resguarda los recursos naturales y el ambiente–, el Estado no puede transferir, vender
o entregar a intereses privados el territorio ni sus recursos. Los recursos naturales del territorio,
incluyendo el suelo, el subsuelo y el agua, así como sus derechos de explotación, deben permanecer siempre bajo la administración pública, y explotarse con criterios orientados al bienestar de
la sociedad en su conjunto y de las comunidades locales donde estos recursos se encuentran.

FUNDAMENTOS

El territorio pertenece originalmente a los pueblos de Chile, y no puede ser legítimamente entregado a terceros intereses.

ENCUENTROS Y CABILDOS ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS

17

La supervivencia del pueblo está necesariamente asociada a la conservación y protección
de su territorio, y a la responsabilidad en la explotación de sus recursos. Sólo el pueblo por lo
tanto puede hacerse realmente responsable de esa explotación.

El pueblo mismo es quien sufre las consecuencias indeseadas de la explotación de estos
recursos, y por lo tanto debe permanecer siendo siempre su principal beneficiario.

INICIATIVA POPULAR DE LEY

La ciudadanía debe conservar siempre el derecho de regular su propia vida, y por lo tanto
no puede ceder toda iniciativa política a las autoridades. Es importante, para fortalecer la democracia y el control del pueblo sobre sus gobernantes, que las personas comunes cuenten con
herramientas para impulsar directamente iniciativas para modificar las leyes, establecer leyes
nuevas o derogar leyes existentes.

FUNDAMENTOS

La democracia consiste en el autogobierno del pueblo, y se fortalece cuando más directo
es el control del pueblo sobre sus propias reglas.

Las autoridades son escogidas para administrar el poder de decisión de la ciudadanía,
pero la ciudadanía no puede nunca renunciar a ejercer este poder de decisión.

La ciudadanía debe participar directamente de la definición de la agenda pública, asegurando la oportuna canalización de sus demandas y preocupaciones.

Deben establecerse mecanismos claros y razonables para el impulso de iniciativas populares de ley, y plazos claros para que el parlamento discuta estas iniciativas.

GOBIERNOS LOCALES DEMOCRÁTICOS

Es necesario fortalecer y extender la democracia en los territorios, llevando el poder de
decisión hacia la ciudadanía en sus distintos contextos. Los gobiernos comunales y regionales
deben escogerse democráticamente, de forma directa, y contar con asambleas u otros órganos
colegiados para su autogobierno. El poder ejecutivo debe descentralizarse y democratizarse, para
que las comunidades puedan ejercer control sobre su propia vida y el desarrollo de sus territorios.

FUNDAMENTOS

Descentralización y democratización del poder ejecutivo.

Ampliación de los espacios colegiados en la administración política: participación proporcional y democrática en todos los niveles.

Participación más directa de las comunidades en las decisiones que les afectan, y en la
definición del modo de desarrollo de sus territorios. [como la elección de intendentes, participación en temas de educación y salud, que las comunidades puedan dirimir respecto de
los consultorios y colegios, etc]

18

INSUMO PARA LOS DIÁLOGOS TERRITORIALES

MANDATOS REVOCABLES
Y DEFENSORÍA DEL PUEBLO

Las autoridades son escogidas para representar de modo efectivo las decisiones e intereses de la ciudadanía: por lo mismo, deben responder ante la ciudadanía por sus decisiones. El
pueblo debe conservar el poder de decisión, y el derecho de revocar el mandato de representación de las autoridades cuando estas actúan en contra del bien común o sin representar a la
ciudadanía. Deben existir mecanismos permanentes de rendición de cuentas para las autoridades electas y designadas, y una Defensoría del Pueblo con el poder de revocar el mandato de
las autoridades si la ciudadanía lo requiere de acuerdo a los procedimientos que la Constitución
establezca.

FUNDAMENTOS

Las autoridades actúan en representación de la ciudadanía, y su poder político sólo es
legítimo en tanto representen efectivamente los intereses y el bienestar de la ciudadanía.

La ciudadanía debe conservar su poder decisión de cara a las autoridades, fortaleciéndose así la democracia y la transparencia en el actuar del estado.

CONTROL DEL “LOBBY”
Y EL FINANCIAMIENTO POLÍTICO

El estado debe tener una estructura democrática, que asegure la representación proporcional y equitativa de los distintos intereses en el seno de la ciudadanía. Dado esto, es importante
que ningún actor social ejerza poder sobre el estado o sus autoridades por fuera de estos canales
democráticos, lo que erosiona la democracia y anula, en la práctica, la soberanía del pueblo sobre
sí mismo.

Esto es particularmente importante frente al gran empresariado nacional e internacional,
que potencialmente tiene el poder de ejercer control no democrático sobre el estado a través de
sus recursos. Hemos visto cómo opera la influencia del empresariado a través del lobby y el financiamiento de candidatos y partidos por muchos años.

Deben establecerse restricciones muy claras que impidan la influencia ilegítima del capital en las decisiones del Estado, e impidan que los representantes del pueblo en el estado establezcan relaciones de dependencia o co-dependencia con el capital privado. Los miembros del
poder ejecutivo, parlamentario y judicial, así como los miembros de las FFAA, deben estar impedidos de formar parte del directorio de grandes empresas o contar con intereses en estas por un
período de al menos 10 años, antes y después de su servicio como autoridades públicas. Tampoco
podrán recibir financiamiento bajo ninguna figura de capitales privados, y en cambio el Estado
deberá proveer del adecuado financiamiento a las fuerzas políticas, de forma equitativa y transparente.

FUNDAMENTOS

Las distintas autoridades del gobierno y el estado tienen el mandato estricto de representar los intereses de la ciudadanía de forma equitativa.

ENCUENTROS Y CABILDOS ALGUNOS CONCEPTOS BÁSICOS

19

El poder e influencia del capital en las decisiones de las autoridades no tiene fundamento
democrático, y daña la capacidad de los pueblos de autogobernarse. La igualdad ante la ley
se vuelve superflua si algunos pueden incidir en el estado a partir de su riqueza.

En tanto ciudadanos, los empresarios ya cuentan con la capacidad de incidir en la agenda
pública a través de las instituciones democráticas, y no corresponde que el Estado considere
sus intereses en forma especial. No se debe permitir que influyan en los representantes a
partir de su riqueza.

20

INSUMO PARA LOS DIÁLOGOS TERRITORIALES

SUGERENCIAS DE MÉTODO
Al realizar nuestro encuentro, es importante tomar algunas precauciones y planificar
bien el trabajo, de modo que se cubran todos los puntos clave en la discusión, y se asegure una conversación igualitaria y democrática. Algunas sugerencias importantes:

MATERIALES:
Es importante asegurarse de contar con materiales adecuados para facilitar la discusión, juntar y
sistematizar ideas. Intenten contar con una pizarra de tamaño adecuado, o con un corte grande
de papel y lápices para ir anotando los acuerdos e ideas a vista de todos.

VALIDEZ DEL ACTA:
Ya hemos planteado los límites que tienen los diálogos territoriales impulsados por el gobierno,
considerando que nuestros esfuerzos debieran orientarse a desbordar el proceso y no a legitimarlo. Ahora bien, para plasmar las ideas y propuestas desarrolladas desde la lucha social en los
últimos años hay que velar por su correcta y válida integración en las actas. Esa validez (definida
por las instituciones responsables de esta etapa de la discusión constitucional) reside casi exclusivamente en aspectos formales, entre los que destacan el requerimiento de no llevar documentos
ni instructivos al encuentro local (se recomienda trabajar con documentos formativos, de debate
o profundización antes del encuentro), que sólo se pueda firmar un acta por persona, etc.

EL ORDEN DE LA DISCUSIÓN:
La discusión puede ser un proceso agotador, y la jornada va a ser extensa. Es importante, sin
embargo, que el tema “Instituciones” no quede abandonado porque los participantes ya están
muy cansados al llegar aquí. Les proponemos que comiencen discutiendo los Valores, pero al ir
proponiéndolos y discutiéndolos, se discuta inmediatamente en qué Derechos e Instituciones
esos valores se verán reflejados. De esta forma, se producirá un acta consistente y se evitará que
los últimos puntos del acta se omitan de la discusión.

INTERVENCIONES, ROLES Y EQUIDAD:
En una discusión, algunas personas tenderán a hablar más que otras. Es muy importante que
definan un tiempo máximo de intervención antes de comenzar a discutir, y lo respeten. De esta
forma, todas y todos tendrán un espacio para plantear sus ideas. El moderador debe, además, vigilar que la palabra circule entre todos los participantes, y estar atento a la equidad en el uso de la
palabra: ¿están hablando más los hombres que las mujeres? ¿están hablando sólo los dirigentes,
o los participantes con más estudios? Debemos asegurar un debate democrático e igualitario.
Plantear estas preocupaciones al inicio del encuentro puede ser una buena idea.

ACUERDOS TOTALES.
Para maximizar la relevancia de nuestro encuentro, es muy importante que lleguemos a acuerdos
totales. Es importante evitar una lógica de “voto” en la discusión, y en cambio deliberar hasta que
logremos exponer la relevancia de nuestros puntos. Los “acuerdos totales” en el acta serán mucho
más importantes que los “acuerdos parciales”. Si no logramos llegar a un acuerdo total en un punto, tal vez sea mejor priorizar otros puntos en que sí podemos obtener un “acuerdo total”.