Está en la página 1de 113
CUESTIONES FILOSOFICAS MAURICE CORNFORTH TEORIA DEL CONOCIMIENTO MAURICE CORNFORTH TEORIA DEL CONOCIMIENTO Volumen Trea MATERIALISMO DIALECTICO Una Introduccién Traduccién de: Juan Parent J, y Augusto Isla Estrada ) EDITORIAL NUESTRO TIEMPO, S. A, Coleecién: CUESTIONES FILOSOFICAS Primera edicién en eapaiiol: 1980 © Editorial Nuestro Tiempo, S, A, Ave, Copileo 300 Locales 6 y 7 México 20, D. F. ISBN-968-427-067-4 Tercera edicién en inglés: 1976 © Lawrence Wishart, Ltd, Londres, Inglaterra ‘Titulo original: Theory of Knowledge Derechos reservados conforme a la ley presa y hecho en México Printed and made in Mexico .. INDICE ™ - ' PRIMERA PARTE LA NATURALEZA Y EL ORIGEN DE LA MENTE La NATURALEZA Y EL ORIGEN DE LA MENTE Prefacio 7 1, Mente y Cuerpo 8 2. La mente como producto y reflejo de Ia materia. 23 3. Trabajo social y pensamiente social 37 4. El pensamiento el Ienguaje y la légica 48 Secunpa Parte EL DESARROLLO DE LAS IDEAS EL DESARROLLO DE LAS IDEAS 5. Las ideas abstractas 59 6. La ideologia 69 7. Las ilusiones ideolégicas 84 8. La ciencia 99 10. iL 12. 13. 14, Tercera Parte VERDAD Y LIBERTAD Verpap ¥ LipERTAD La verdad Las raices del conocimiento Et desarrollo del conocimiento Necesidad y Libertad La realizacién de la Libertad ; PREFACIO Este libro trata de cuestiones referentes 2 la mente y al cuerpo, acerca de las ideas y su papel en la vida social y de la libertad y del conocimiento. Cuando fue publicado por primera vez en 1954, se Ie dio el titulo de “Teorfa del Co- nocimiento”, que, aunque tal vez no enteramente apropiedo, se ha conservado hasta hoy. . . _Ningiin cambio se ha hecho al texto, tal como ha sido impreso en las ediciones anteriores, Creo que parece trazar al menos, las Hneas generates de las yespuestas marxistas a las preguntas plariteadas. Ea menester aclarar, sin embargo, que este libro, como los dos anteriores, es: s6lo “una introduccién”. Al dar respuestas a cicrtas cuestiones generales, tal como se hace aqui, no s¢-llega de ninguna manera a una Teapuesta acabada, Conviene anotar, particularmente, que ciertas considera- ciones criticas serdn necesarias a partir de la teorfa mecani- cist: de los “reflejos” del fisiélogo ruse Pavlov, que se intro- duce en la primera parte de.este volumen, asi como acerca de Jas simplificaciones en cuanto a la “correspondencia” en- tre ideas y realidad, y acerca de Ja obtenciéxi del conocimien- to, que aparecen en Ia ultima parte. : Londres Febrero, 1976, PARTE PRIMERA LA NATURALEZA Y EL ORIGEN DE LA MENTE 1. MENTE Y CUERPO Materia y mente Se’ crée ‘cominmente que por muy préxima. que \sea su relacién con el cuerpo, Ia mente, sin embergo ¢s distinta-y separable de aquél. Segiin esta creencia, la mente “anima” el cuerpo y utiliza los Organos del cuerpo tanto para recibir impresiones de] mundo exterior, como para actuar sobre él; pero su existencia no'.depende por ‘tanto, del cuerpo.” Maa aun,.en algunas de sus actividades la mente se vale det cuer- po, en otras ‘nolo hace. Por ejemplo, la niente usa el cuerpo en gus ‘actividades sensitivas, pero en Iss que ‘son “pura- mente” intelectuales o espirituales, no ocurre asi. “~ En esencia,.es ésta una concepcién muy antigua. De este modo, algunos pueblos primitives piensan que el alma es un vapor delicado —es lo que la palabra “espiritu” significa originalmente— que reside en el cuerpo, pero que puede salir de él y llevar una existencia independinté.: wt -Por ejemplo, los viajes del alma ‘fuera del cuerpo durante el suefio, satiendo por la ‘boca, Ademés, un alma equivocada pudiera entrar en un cuerpo que no le corresponde —como una posesién—: un lunatico o un epiléptico sufren a causa de un espfritu maligno que ha penetrado su cuerpo. Y como componente de la concepcién del alma, nace tanto la idex de 8 MENTE Y. CUERPO a la supervivencia del alma después de Ia muerte, como ta de la preexistencia del alma antes del nacimiento.. + Fa - Las teorias filoséficas idealistas a cerca de la mente, soh en iltimo andlisis, sélo refinamientos 'y racionalizaciones-de tales supersticiones. co ag Entre tales refinaniientos y racionalizaciones, eit i In ‘doc- trina segiin la cual, cuerpo y espfritu’son dos ‘guataycias distintas —sustancia espiritial y sustancia’ material. La -sus- tancia materidl,-o cuerpo, es extepsa, tiene cuerpo, se mueve en e] espatio. La sustancia espiritual o-espirita, piensa, co- noce, siente, desea. Esta concepcion, esti aim muy difundida. Se cree que tales propiedades, como es el pensar, €l'sentir y otras son absolutamente diferentes de las propidades de 1A materia, que, a pesar de que nuestro pensar y sentir estén ligados estrechamente a lis estados de nuestto cuerpo, per- tenecen a°un universo inziaterial, el’ espiritu, que es: distinto del cuerpo. Ta A Bone ‘Los fil6acfos idealistas, que’ considéran que Ta mente es separable del cuerpo, sostienen que los peisamicntos 'y las sensaciones no sori de ‘ninguna ‘manera, producto. de algdn proceso material, Si pensartics y sentimos y actuamos intéli- gentemente, por ejemplo, tal comportamiento no puede expli- carse a partir de las condiciones de nuestra existencia mate- tial, sino del funcionamiento independiente de nuestra men- te. Supustamente, fa mente utiliza los érgahos corporales; pero la conducta iateligente se funda en el hecho de que el cuerpo es animado, informade y conttolado por un principio inmaterial, por el espiritu. . - . Pero tales teorias idealistas, tan extendidas como estén, desde hace mucho, han ‘side cuestionadas por la oposicién de los puntos de vista materislistas, Segin el materialismo por muy separado que esté el espiritu del. cuerpo, todas las funciones mentales dependen de los érganos correspondien- tes del cuerpo y no pueden ejercerse sin ellos, Todas las actividades conscientes e inteligentes de los hombres, pueden ser explicadas por causas materiales, de tal forma que, :es- tamos mouy lejos de considerar que tales actividades puedan 40 TEORIASDEL CONOCIMIENTO ser productos excluaivos de Ja mente; la misma thente, es un producto =el mas elevado producto—, de la nisterias: ~” E] materializmo- moderno, que esté respaldado por los re- sultados de las investigaciones Gientfficas sobre Jas formas de vida orginica y las concepciones de la evolucién, es capaz de dar una respuesta decisiva a Ja concepcién idealista de Ja mente; la mente es un producto del desarrollo evolutivo de Ja vida. Los enerpos vivientes que han alcanzado cierto nivel de desarrollo del sistema nervioso, tal come Jo encon- iramos en los animales, pueden y de hecho desarrollan. cier- tas formas de conciencia; y en el transcureo de la evolucién, esta conciencia eventualmente alcanza la etapa del pensa- miento, lq actividad del cerebro humano, Las funciones men- tales, desde las més. simples hasta lags mas complejas, son funciones del cuerpo, funciones de la materia. La mente es wn-producto de la materia: es el nivel mas alto de organiza- cién de Ja materia. . . Una vez admitido esto, la concepcién de la mente: o alma, como séparada del cuerpo y capaz de mantenerse Y sobre- vivir, pierde todo ‘su.sentido, Uns mente sin un cuerpo 6 un absurdo: la mente no puede existir abstraida del cuerpo. *"Decir que a mente no existe fuera del cuerpo, no 8 lo mismo que decir que el proceso mental no existe o que la mente del hombre es un mito. Evidentemente, la mente, la conciencia, el pensar, le voluntad, el sentir, las sensaciones y asi sucesivamente, son reales, El meterialismo no niega la yealidad de la mente. Lo que el materidlismo no acepta, es que eso tlamado “mente”, puda existir al margen del cuerpo. La mente no es una cosa o una sustancia distints 30 ee _. Esta: posicién puede ser ilustrada por algunos ‘ejemp cuando Sablamos cominmente de “la mente”. Los filésofos los tedloges han imaginado que'la mente, tiene una exis- iencia propia y cuelidades y ‘actividades propias, distintas del cuerpo. Pero, en Ja vida prictica, nada de esto esta im- plicito cuando hablamos de aquélle. ong -Supongamos, por ejemplo, que alguien pregunta: 4 Qué tiene en la mente?” Esto significa simplemente: Qué és- tas pensande?” En otras palabras, es una variante de la MENTE Y CUERPO" li cuedtion: “4 Qué estis haciendo?” No implica finalmente que ‘existe algo llamado espiritu, distinto de su cuerpo. : "Det sinismo modo, si se le ‘dice a alguien: “Ta erés' un grain espiritn”? o “Tienes la mente sucia” o “Tienes que desirro- lar tu espfritu’”; todas estas expresiones se entienden como referencia a ciertas cosas que esté haciendo normalmente. Y si alguien muere o recibe-un golpe en la cabeza, o si de cualquier otro modo sufre una conmocién del cerebro, en- tonces esas reflexiones sobre su mente ya no se aplican mas. En efecto, laa actividades a Jas cuales se refiere, ya no pue- den ser Hevadas a-eabo porque los medios de hacerlo, han sido deatruidos. : ‘Un hombre es dotado de mente en tanto piensa, sienté o desea. Pero todas: estas actividades son funciones del honi- bre, de un ser material, de un cuerpo organizado dependiente ‘de los érganos corporales apropiados para ello, Cuando exis- te un cuerpo con Je debida organizacién y las condiciones propias de Id vida, estas actividades surgen y se desarrollan. Cuando el cuerpo o los érganos estin destruidos, estas acti- videdes dejan de ser posibles en. el mismo acto. Todas las funciones mentales y-las actividades que se dicen ser pro- ductos de la mente en cuanto algo distinto de Ja -materia, son funciones de un organismo material viviente: la mente es‘un producto de la organizacién material. La conciencia y el sistema nervioso No todos los cuerpos son capaces de pensamiento o sen- saciones, sino s6lo los cuerpos organicos y vivientes. Pero ng. todos Ios cuerpos yivientes generan estas actividades que estan. vinculadas con el desarrollo de la mente. La -aparicién de la mente est4 unide, de hecho, a la evolucién del-sistema nervioso central en los animales. . Cuando un cuerpo que goza de vida produce un sistema nervioso y cuando a partir del sistema nervioso central -se desarrolla el cerebro, entonces Jas funciones clementales de la-mente, centradas en la sensacién, aleanzan su realizacién. 12 TEOR{A DEL CONOCIMIENTO Y a medida que se desarrolla el cerebro —corteza cerebral y sus centros, que encontramos en el hombre—, se alcanzan las més elevadas funciones de Ja mente: las del pensamiento. El cerebro es el érgano del pensar. El pensar es una funcién del cerebro, wn Poca gente hoy en dia negarfa estos hechos bien estable- cidos, Sin embargo, existen creencias ampliamente extendi- das que los contradicen: por ejemplo, Ia fe en una supervi- vencia personal después de Ja muerte. Los que sostienen esta creencia, suponen habitualmente que en nuestra futura exis- tencia consciente después de la muerte, muchas cosas se vol- verén més claras de lo que son ahora. En otras palabras, creen que nuestra mente no puede alcanzar su pleno desarro- Ilo sino después de la muerte. Creen que mientras el cerebro es el drgano del pensamiento, nuestro pensar no alcanzara perfeccién, sino en la medida en que podamos pensar sin el cerebro. : Lenin, sostenia que para Hegar a “un andlisis y explica- cién” de los procesos mentales, con la finalidad de compren- der su origen y naturaleza, era necesario “hacer un estudio directo del sustrato material de los fenémenos mentales, los procesos Nerviosos”. (Quiénes son los amigos del pucbio... Parte I). Los fundamentos de estos estudios han sido for- mulados por Ia fisiologia moderna, entre los cuales, el traba- jo del fisislogo ruso Ivan Pavlov, fue particularmente signi- ficativo, Organismo y entorno Antes de Pavlov, el sistema nervioso era considerado ge- neralmente como el responsable de Hevar a cabo la funcién primaria de‘coordinacién de la accién de las diversas partes del organismo; Sir Charles Sherrington la llamé, “fa accién integradora del sistema nervioso central”. Pavlov insistid, sin embargo, sobre Ja necesidad de investigar “una amplia se- gunda parte de la fisiologia del sistema nervioso”. El lo con- sideraba como “un sistema que en primer lugar establece MENTE Y CUERPO 13 telaciones nto entre las partes individuales del organiemo, co- mo se hab{a. visto principalmente hasta ahora, sino entre el organismo y su entorno”, «'La funcién ‘primera del sistema nervioso central, no €s simplemente la de regular el funcionamiento de las diversas partes del organismo, las unas en relacién con las otras, sino controlar al organismo como un todo en relacién con: su entorno. : ne Mediante el funcionamiento de su sistema nervioso, el:ani- mal; ert eu. actividad, traba las més complejas relaciones: con: el mundo que lo redea, gracias a lo cual es capaz de vivir enél, obtener lo necesario y reaccionar de determinada ma- nera, baje condiciones determinadas: Asf, el’ animal se rela- ciona con el entorno de tal modo que es un- perfecto congce- dor ‘de; su mundo, y:reacciona en forma adecuada a los es- timuloe y sabe responderlas, Para hacer todo esto, el animal utiliza. sus 6rganos. de los sentidos y us miembros. Pues bien, el érgano que controla todo el proceso es el cerebro. Los reflejos més eimples por medio de los cuales un esti- mulo afecta.los 6rganos de los sentidos, provocan una res- puesta: muscular, constituye una relacién o una conexién en- tre el animal. y su entorno. A un determinado estimulo, corresponde una determinada respuesta; esto describe una relacién active del animal con el mundo que lo rodea. Pavlov mostré, que la interaccién activa del animal con su medio se-establece por medio de ciertas conexiones fijas y constan- tes entre-el animal y el mundo. exterior, que-llamé. reflejos jncondicionados y so desarrolla mediante la constitucién do relaciones variables -y temporales, que Ilam6. reflejos: coadi- cionados, . ° Do Para estudiar el desarrollo de los reflejos, Paviow utilizé un: hecho muy familiar: el animal segrega salive de las-glin- dulds salivales.en su boca, para preparar la ingestién de ali- mentos. Por esd, un perro muestra cierta cantided de saliva frente al alimento: esto ¢s un reflejo incondicionado-simple. Al enfrentar al perro-con el alimento, se forma Is: saliva-en su hocico. Pavlov encontré que cuando se toca una campana al momento de presentar el alimento al perro, después de un Ww TEORIA DEL CONOCIMIENTO tiempo el solo sonido de la campana es suficiente para pro- ducir en el perro Ja salivacién, aunque el alimento no se le hubiere dado todavia: a esto se le Hamé reflejo condicionadp. Porque el resultado. de condiciones: definidas, es .decir,. la reiterada asociacién de la campana con el, alimento, es el acondicionamiento del perro para reaccionar a le campana —cuando nynca habia side condicionado a reaccionar al ali-. mento—. En otras palabras, el perro aprendié a asociar la campdna con el alimento, y llegé a esperar el alimento al solo oir la campana y asi estar listo para recibir el alimento ain cuando no fuera todavia prezentado. Aunque los reflejos incondicionados son parte de la heren- cia del animal, desarrollados en el curso de la evolucién de las especies, los reflejos condicionados se incorporan al ser animal en el curso de su vida; y si pueden ser introducidos, también pueden ser destruides o cambiados. Por consiguiente, si después de un tiempo la comida no se da cuando suena la campana, ‘el perro dejaré de reaccionar @ dicha camnpana; o-bien, puede ser entrenado a reaccionar frente a cierto tipo de campana y no a cualquiera; y asi, sucesivamente, El mecanismo de los reflejos se encuentra en el cerebro, en Jas conexiones que se dan entre los centros sensibles ¥ mo- + tores de] cerebro, Los centros de la sensibilidad son distintos de los motores: la funcién de los primeros es la de recibir loa mensajes, y de los segundos, la de enviarlos, Se conectan de’ talforma que cuando un mensaje viene de los érganos de los sentidos a.Jos centros sensorjales, éste viaja a través de Jos centros motores que luego envian un mensaje a los misculos, glandulas, etc., de tal forma que a cierto estimulo, correspon- de una respuesta apropiada, Un reflejo incondicionado esté basado entonces en una conexi6n fija y constante que existe entre los centroa motores y sensoriales del cerebro, mientras los reflejos condicionados estéh basados en conexiones temporales, variables y condicio- nados estén basados en conexiones temporales, variables y condicionadas que se forman entre loa mismos centros, pero en el transcurso de Is vida del animal. Tales conexiones entre unos y otros centros en el cerebro MENTE Y CUERPO 55 del animal, constituyen las conexiones entre el animal y el mundo exterior: porque las funciones de las conexiones inter- nas en el cerebro del animal son las de relacionar, de hecho, al animal con la vida externa —o sea, con su entorno. Por consiguiente, la conexién incondicional entre alimen- to y la saliva en el cerebro del perro, lo une al mundo exte- rior de tal forma que, cuando el alimento se le presenta, él perro estaria listo para comerlo y digerirlo. Por su parte, Ja conexién entre la campana y Ia saliva, que es condicio- nada.en el cerebro del perro, une igualmente al perro con el mundo que Jo rodea de tal forma que, cuando una cam- pana suena, y con la que el perro ha aprendido a relacionar la comida, una vez mas el perro esta listo para comer, Un animal sélo vive gracias a sus conexiones con el mun- do exterior, es decir, mediante sus conexiones externas, qué se establecen a través de las conexiones internas en su pro- pio cerebro. Pavlov mostré que estas conexiones del animal con su mundo estén formadas por el desarrollo de las‘ co- nexiones incondicionales, o sea, por el desarrollo de reflejos condicionados a partir de reflejos incondicionados. Para resumir: una conexién incondicionada es relativa- mente constante, heredada, entre el animal y su entorno. Si, por ejemplo, algo pasa sibitamente frente a los ojos, los parpados se cierran: es ésta una conexién incondicional que sirve para proteger los ojos. Sin respetar las condiciones va- viables que encontraré, el animal se relaciona con su medio ambiente a través de tales reflejos. Ha nacido con ellos los que han yenido formandose en el transcurso de Ia evolucién de las especies. Una conexién condicionada, por otra parte, es temporal y muy variable entre el animal y su entorno, adquirida por” 1 durante su vida y que desapareceri de la misma forma. Un perro, por ejemplo, ira a cierto lugar para comer. Es una conexién que adquirié durante su vida: esté condicionado para buscar su alimento en este lugar, en otras palabras, se le ensefié a buscar gu alimento alli. Y si las condiciones cambian, las conexiones cambiarin en la misma forma. El 16 TEORIA DEL CONOCIMIENTO perro puede aprender a buscar su alimento en cualquier otra parte. : Pavlov mostré que el sistema nerviozo de los animales mas desarrollados, tiene Ja funcién de adquirir y establécer 1as conexiones temporales y-variables:entre el animal y su medio ambiente, por lo cual el animal ajusta sus reacciones @ las condiciones cambiantes: del entorno, y también, por medio de su. propia accién sobre el entorno, Jo ajusta a sus reque- timientos. Esta funcién ee realiza en el cerebro. Por ello Pavlov. llamé al cerebro, “el 6rgano de las relaciones mas complejas' del * animal con su mundo”. . > Actividad y conciencia, Sensaciones Pavlov insistié en mostrar que la actividad mental, es lo mismo que la alte actividad nerviosa, y que los diferentes aspectos de la vida. mental pueden ser explicados por los datos obtenidos de la investigacién de las altas actividades nerviosas, “El dualismo. que considera el alma y el. cuerpo como dos cosas separadas, esté ain firmemente enraizado en nosotros”. escribié. “Para los cientificos, tal diferencia- cién es imposible”. La actividad mental es una actividad del cerebro. ¥ si el cerebro es el drgano de las relaciones. mas complejas del animal con el munde exterior, entonces debemos considerar la.actividad mental como parte de la actividad por la que ek animal se relaciona con el mundo externo: su base esta en la formacién de los reflejos condicionados. - La vida mental comienza cuando la realidad empieza a tener un sentido para el animal, y eso ocurre cuando el animal aprende a asociar una cosa a otra, como resultado de la formacién de los reflejos condicionados, Alguna cosa tiene sentido para un animal cuando él ha aprendido a relacionarlo con algo distinto. Por ejemplo, un perro aprende a conectar un estimulo particular de eu sentido del olfato con la pre- sencia de algim alimento particular, o de otro perro, o de MENTE Y CUERPO Ww su dueiio, etc. Un animal recibe constantemente una enorme cantidad de estimulos a través de sus 6rganos de los sentidos extemnos e internos, y aprende a conectar los diferentes esti- maulos con los correspondientes objetos. Por consiguiente, los distintos estimulos dejan de ser simples estimulos a les que da una respuesta fija en forma automatics; se constituyen para el animal en un sistema de sefiales del mundo exterior y de su propia relacién con él, y se genera toda una variedad de respuestas. Entonces el animal se vuelve atento a las cosas. El cono- cerlas es esencialmente una actividad: no basta con ser afec: tado por ellas, sino responderles. El conocimiento significa primeramente que el animal, mediante sus érganos de los sentidos, discrimina ciertes for- mas de su entorno entre las muchas que lo compouen y les da una respuesta. Por ejemplo, reconoce su alimento por el olor, el tacto y la vista: y lo come, . El conocimiento significa en segundo lugar, que el animal da una significacién a los diferentes rasgos de su entorno, es decir, que los conecta con otras cosas. Por ejemplo, cier- tos objetos son para el animal sefiales de la presencia del alimento, o el acercamiento de algo peligroso,.y asi sucesi- vamente; de modo que e] animal responde adecuadamenie. Por consiguiente, el reconocimiento active de las cosas que se produce por la formacién de reflejos condicionados significa que el animal aprende a relacionar Jos estimulos que recibe con otras cosas que no le afectan directamente al mismo tiempo. Asi es como es capaz de conformar la cs- pera y aprender por experiencia. . De este modo, la formacién de reflejos condicionados da- origen a la diferencia entre lo subjetivo y lo objetivo. Esta diferencia, que ha sido objeto de muchas especulaciones y mistificaciones por parte de los filésofos, tiene una explica- cién natural, La diferencia entre lo subjetivo y lo objetivo + nace tan pronto como los animales reconocen las cosas. Es simplemente la diferencia entre la totalidad de las condiciones materiales existentes en un momento dado y su aspecto co- nocido por el animal, asf como la significacién que Ie da. 18 TEOR{A DEL CONOCIMIENTO Por eso lo subjetivo se opone a lo objetivo, lo mental a lo fisico, el conocimiento a su objeto. Todas estas’ diferen- cias son el resultado del desarrollo de la actividad nerviosa superior del animal, gracias a la formacién, a través de los reflejos condicionados, de relaciones ain mis complejas del animal con su mundo exterior. : . . Lo subjetivo es diferente de lo objetivo porque: a) el-ani- mal conoce solamente algunas partes o aspectos y no la.tota- Jidad de su entorno, y b) la significacién que da a Jas cosas * puede ser errénea —o sea, que las cosas pueden relacionarse entre si objetivamente de una manera diferente a la relacién objetiva. - Y¥ lo objetivo es anterior a lo subjetivo porque: a) la existencia de las cosas es una condicién para su conocimien- to, mientras que el conocimiento de las cosas no es condicién de su existencia, y b) las cosas existen mucho tiempo antes de que sean conocidas por parte de los organismos vivos. Por consiguiente, es en la actividad del sistema nervioso | —a actividad de construir relaciones complejas y variables con el mundo exterior—, donde nace Ig _conciencia. Cuando a través de Ja formacién de reflejos condicionados, los esti- mulos que el animal recibe empiezan a servir de sefiales, y cuando aprende a reconocer tales sefiales y a regular su com- portamiento de acuerdo a ellas, nace entonces una nueva cualidad en el proceso nervioso del animal: la Mamamos conciencia, oe cs La conciencia no es m&s que una “cosa” misteriosa que nace paralelamente, de la mano, con el proceso vital mate- rial del cerebro. Mas exactamente, es Ia nueva cualidad.que distingue a este proceso vital. El proceso cerebral se trans- forma en_consciente como resultado del funcionamiento del cerebro en cuanto es “el Srgano de las relaciones mas com- plejas entre el enimal y su mundo exterior”. La conciencia ea Ia euslidad peculiar de Ia relacién del animal con el mun- do exterior, realizada mediante el proceso vital del cerebro. Este ‘relacién se establece cuando el animal Teconoce su al- rededor a través de. Jos estimulos de los varios centro’ de su cerebro y las conexiones establecidas en el cerebro, En MENTE Y CUERPO 19 tanto un animal vive en esta relacién con el entorno, es cons- eiente y su existencia lo es también, +Le forma elemental de conciencia entre Jos. animales es una conciencia sensorial, o una sensacién. Esta emerge cuan- do, gracias a-la formacién de teflejos. condicionados, ciertos estimulos de sus Srganos de los sentidos adquieren una signi- ficactén y se transforman en sefiales para el animal, Para un observador exterior, estos estimulos son simples modifi- caciones de sus.dérganos a. loa sentidos hacia los que é] ani- mal resporide, de manera definida. Pero Ja vida del animal . se hace vida conciente en forma sensual. Su proceos cerebral, @ mds bien, una parte de su proceso cerebral se ha hecho Procesp conciente en el que los estimulos de los érganos de los sentidos se transforman en sensacianes, . Desarrollo de le qetivided menial mds alia en el hombre La més: alta actividad mental del hombre, habla y pensa- miento, no esta separada por un abismo infranqueable de la conciencia sensorial que el hombre posee en comin con otres animales; por el ‘contrario, emana del desarrollo evo: lutivo de la estructura y funciones del cerebro humano, como érgano que es de las conexiones.del animal con-el mundo exterior. . .. ~ “Cuando el mundo animal en desarrollo sleanza el nivel del hombre” escribié Pavlov, “una adicién extremadamente importante se incorpora-al mecanismo de la actividad ner- viosa mas importante”. Esta adicién consiste en el desarrollo del habla y de los procesos del pensamiento: las ideas que son inseparables del habla. Es conocido que el habla tiene sus hases materiales en ciertos centros del cerebro humano, cuya evolucién de funciones constituye esta “adicién a los mecanismos de la mas alta actividad nerviosa”, acerca de la que Payloy escribié .y que ea peculiar al ser humano. Si esta parte del .cerebro'se lesiona o destruye, no sélo se sufre ose pierde la capacidad del hablar, sino ‘que también la capacidad de pensar. 20 TEOR{A DEL CONOCIMIENTO El habla se desarrolla como un inatrumento de comunica- cién entre los individues en sociedad, sin el cual su vida social y la supervivencia de la especie se tornaria imposible. El uso del habla, la capacidad de hablar y de entender lo que se dice, tiene rafces en la actividad sensorial del hom- bre, la cual tiene en comiin con los animales, Se ha des- arrollado evidentemente como un elemento original de Ja acti- vidad sensorial engendrada en la condicién nueva y tinica del modo de vida social del hombre y sostenida por la am- pliacién de Ja estructura y de las funciones del cerebro humano. Muchos animales han producido medios para comunicarse con los miembros de su especie el significado de situaciones que conocieron gracias a sus sensaciones: los pajaros tienen una Hamada de alerta para avisar del peligro a otros pajaroa. En algunos casos, la comuniicacién se hace muy complicada: por ejemplo, el caso de la abeja que regresa a la colmena y ejecuta una danza a la que otras abejas responderén volando en Ia direcei6n indicada, donde la primera abeja habia en- contrado el néctar. : De la misma manera, el hombre puede comunicar a otros, Krechos particulares que le son conocidos mediante sus sensa- ciones. Pero la palabra, nos hace capaces de hacer mucho mas que eso. En efecto, en el hombre no es sélo gritos y gestos, sino un lenguaje. . . A través de sus sensaciones, un animal reconoce los objetos y sus caracteres sensibles, y asi responde a las diversas situa- ciones que confronta. Al establecer las conexiones condicio- nadas entre las cosas mediante las sensaciones, el animal esta aprendiendo ya a reaccionar y distingvir lo que es comin entre objetos diferentes, o sea, a reconocer la misma clase de cosas y sus mismas propiedades en diferentes ocasiones. En el habla humana existen palabras, en primer lugar, para las diferentes especies de objetos y sus diversas propiedades que reconocemos por nuestras sensaciones. De manera que, combinando estas palabras, podemos. hablar segin lo desee- mos acerca de diversos objetos, podemos atribuirles diversas propiedades y, asi, comunicar no s6lo informacién sobre los MENTE Y CUERPO a. hechos sensibles particulares con los que tenemos un con- tacto inmediato y que esperar una respuesta inmediata, sino acerca de los objetos que nos rodean y sus propiedades, acer- ca de cémo pueden ser cambiedas; acerca no slo de lo que esté presente en forma sensible e inmediata, sino también acerca del pasado y del futuro, y de lo que esta distante en el espacio, y acerca no sdlo de lo actual sino de Jo posible e imaginable. EI habla cumple con una funcién de abstraccién y de ge: nevalizaci6n en relacién con lo que conocemos por la sensa- cién y, ast, hace posible Ja comunicacién de decisiones e ideas, y las mas elevadas actividades del pensamiento. Concebir ideas implica el contar con Ja palabra, implica el habla. Eso nos posibilita aun més amplias conexiones con el mundo y relaciones con los otros, muy diferentes de aque- Ilas posibles para el animal sin habla. Los seres humanos, que se comunican hablando, se ubican en una relaci6n nue- va y mds compleja con el mundo circundante y con log otros, a diferencia de Jos animales cuyas relaciones estan limitadas a aquellas que han elaborado sélo a partir de sus sensacio- nes. El cerebro humano es el drgano de las relaciones; y las actividades de abstraer, generalizar y pensar del cerebro humano, constituyen 1a actividad de desarrollo de cea rela- cién, Evidentemente, sin la sensacién, que los hombres tienen en comin con los animales, no se daria el habla y el pen- sar, ya que éstas se desarroflan en base a Ja actividad sen- sorial del hombre. Al mismo tiempo, el desarrollo de las sen- saciones humanas también se modifica por efecto de la pa- labra, Nuestros contactos sensoriales son condicionados y di- rigidos por nuestras ideas. Por consiguiente, no tenemos so- Jamente las sensaciones de ver, ofr, tocar, etc., a las que res- pondemos, sino que estas sengaciones estén integtadas en la percepcién de los objetos, acerca de los cuales tenemos ideas y sabemos sus nombres. Esto se revela, por ejemplo, en el hecho de que en los nifios el nombrar objetos es parte indis- pensable de la educacién de sus sentidos; o nuevamente, cuando una persona sufre algin dafio cerebral y ha perdido 22 TEORIA DEL CONOCIMIENTO la memoria de Jos nombres de las Cosas, sus réaccioriés se vuelyen confusas fierite'a Ios objétos. : - _, Podemos concluir, entonces, ‘que ne sélo nuestras ‘sensa- ciones sino también nuestros pensaiientos e ‘ideas, como to- des las actividades del més alto nivel intelectual, se originan en los procesos materiales del organismo humario; deperden de un Grgano cotpéreo del que son una fancién y eparecen & partir de las interacciones del organismo humano con su entorno natural y social, en las que interviene la mas éle- vada actividad nervioaa del cerebro, . . ~ 2 LA MENTE COMO PRODUCTO Y REFLEJO . DE LA MATERIA Los procesos meniales son pracesos del cerebro, que relacionan el orgonisme con su medio ambiente En este capitulo trataremos de resumir brevemente las conclusiones principales, acerca de las relaciones entze ma- teria y espfritu, tal como fueron formuladas por el marxismo Y que son confirmadas por todas las investigaciones cienti- ficas, contrastando con los puntos de vista del idealismo, Las funciones mentales con funciones de la materia alta- mente desarrollada, 6 sea del cerebro. Los procesoz mientales 80n procesos' del cerebro, que es un érgano material y cor- poreo. . . La caracteristica esencial de los procesos mentales es que en ellos y a través de ellos, el animal construye continua- mente las relaciones’ mAs complicadas y variables con su entorno. Cuando percibimos las cosas, nos relacionamos con los objetos exteriores gracias a la actividad perceptiva del cerebro. Y cuando pensamos, nos relacionamos con los ob- jetés ‘exteriores gracias a la actividad intelectual del cerebro. La creentia ideslista de que la conciencia pertenece a una mente que existe separada de Ja materia, generalmente des- cansa sobre el método de introspeccién para dar explicacién a nuestra conciencia. Este es el métedo que consiste en mirar al interior de nuestra propia conciencia, por decirlo asi, y tratar de analizar su contenido. El ejemplo sobresaliente del uso del método introspective lo da la psicologia moderna con el psicoanilisis. 23 24 TEORIA DEL CONOCIMIENTO El psicoandlisis ha desarrollado una técnica especial de introspeccién controlade que se Ieva a cabo, mediante la cooperacién de un paciente con el psiccanalista. Induciendo al paciente a relatar todo lo que atraviesa por su mente, sus suefioa, etc., el psicoanalista trata de descubrir bajo la con- ciencia, el reino del inconciente. De esta manera es como se ha desarrollado una teoria muy elaborada acerca de las di- ferentes partes de la mente y de sus relaciones, asi como de las funciones de Io conciente y de Io inconciente: el ego, el ello y el superego. Esta es solamente una extensién del mé- todo empleado por los filésofos idealistas y los paic6logos, cuando tratan de analizar las partes constitutivas de Ja mente humane, clasificdndolas, relaciondndolas y tratando de seguir su desarrollo, considerando siempre la conciencia como si fuera un mundo aparte, divorciado del mundo material ex- terno, Al adoptar el método introspectivo, muchos filésofos idea- listas han Megado a Ja conclusién de que las percepciones y las ideas que constituyen el contenido de Ja conciencia, son una especie de objetos que tienen una existencia mental distinte de Ia existencia material de los objetos exteriores a la con- ciencia. ” Para estos filésofos idealistas, lo que descubrimos en nues- tra vide conciente no son objetos materiales. Conocemos sola- mente nvestras ideas de las cosas y no Jas “cosas en si”. De ahi que el filésofo inglés John Locke, escribiera en su Ensayo sobre el entendimiento humano: “El espiritu, ¢n todos sus pensamientos y raciocinios, no tiene otro objeto que sus propies ideas, que sélo puede o debe contemplar’’. Por eso, los idealistas conchuyen que slo Dios conoce las propiedades de las “cosas en si”, porque consideran nuestras sensaciones e ideas como una especie de muro en nuestra conciencia, que la separa del mundo exterior. Algunos van mas lejos aim: concluyen que no hay razén para creer que las cosas materiales exteriores existan: nada existe sino e8 nuestra mente y Jas sensaciones e ideas de nuestra mente. “Si existen. cuerpos exteriores”. escribid George Berkeley, en su Principios de conocimiento humano, “es imposible Iegar MENTE. ¥ MATERIA 25. a conocerlos y si no existen, tenemos las mismas buenas razones para pensar que fueron come los tenemos hoy”. Pero hay otro método para estudiar nuestra conciencia: este es el método de Ja ciencia que estudia los organismos vi- ‘vos y conscientes en sus relaciones activas, Este método no trata Ja conciencia como un objeto especial de contemplacién introspectiva. Y por consiguiente, no estudia In conciencia como si fuera algo que existiera abstraido del proceso vital de los organiemos vivos y conscientes, sino al contrario, estu- dia su actividad consciente. Como Marx y Engels, lo expresan brevemente en La Ideologia Alemana, “La conciencia es simepre existencia consciente”. Como dijimos, la esencia de Ja actividad consciente es la formacién de relaciones activas complejas y variables entre el organismo consciente y el mundo que lo rodea, y esta - funcién Ia realiza el cerebro. Consecuentemente, los procesos de conciencia son procesos por los cuales nos relacionamos con el mundo exterior. Lejos de impedir la aprehensién de Jas cosas exteriores, nuestras sensaciones e ideas son los me- dios gracias a los cuales Jas conocemos. : “La sensacién ea la conexién directa entre la conciencia y el mundo externo”, escribié Lenin. El sofisma de lq filo- sofia idealista consiste en el hecho de considerar Ja sense- cién al margen de la relacién entre la conciencia y el mundo extremo, “como una cerca que separa aquélla de éste”. (Ma- ierialismo y Empiriocriticismo, capitulo, 1). Si adoptamos el método cientifico para estudiar la con- ciencia, el marxismo entonces niega la teorfa idealista segan la cual cuando percibimos, sentimos o pensamos se dan dos procesos separados —el proceso material del cerebro y el proceso mental de la conciencia, Existe sélo un proceso: el proceso material del cerebro. Los procesos mentales son sélo un aspecto del funcionamiento del cerebro, que es el origen de les relaciones m&s complicadas con el mundo exterior. Y asi, Marx escribi6 que el pensar e3 “el proceso vital del cerebro humano”, (£/ capital, prefacio do la 2a. edicién) . 26. TEORIA DEL’ CONOCIMIENTO La conciencia es un producto del desarrollo'de la materia *: Segin el idealismo,: fenémenos como las percepeiones, las prnaciones ¥ los Pensarnientos no podrian producirse como i to de 8 accién de un sistema material, El idealismo: sos- t ene que la cualidad peculiar de la Conciencia, que distingue foe procesos mentales, no puede ser explicada por ninguna combinacién posible de condiciones materiales, en tanto de que se trate de una naturaleza absolutamente incompatible pore cualidad de los sistemas materiales. Tal cua- concluye el ideali: 4 meet We & ai lealismo, pertenece solamente a algo no _ Pero todos los hechos conocidos conducen hacia Ia conclu- sién de que la conciencia es un proceso del desarrollo de la materia, en este caso de Jos cuerpos vivos que tienen un serena yee central, y ave ne Ppercepciones, las. sensa- Y 108 Pensemientos son, ch i des producto de Ia materia sates ee mos desarrele “Si se plantea ia cuestién: équé son pues el pensami yl conciencia y de dénde provienen?” escribid Engels on el Angi-Dithring (parte I, capitulo 3), “se hace claro que cea enctoe del cerebro humano, y que el mismo hombre roducto de i lado vi cere io de le naturaleza, que se ha desarrollado vin- “El mundo material, i i t , perceptible sensorialmente, pertenecemes, es Ia tnica realidad”, escribié Engels 3 ale. ante en Ludwig Feuerbach (capitulo 2), “Nuestra concien- ois J pensimiento, a pesar de parecer suprasensibles, son Productos de un érgano coipéreo y material: el cerebro. La materia no es.un producto de la’ mente, sinc que la mente es é mis alto producto de la materia”, “Cuando los animales desarrollen un sisi is u n tema nerviozo cmpiewan a relacionarse con Io que los rodea por conexiones con icionadas, entonces el proceso nervioso se hace proceso consciente; un Proceso de sensaciones y, en el hombre, de pensamiento, De ahi que Jas sensaciones y los Pensamientos sean los productos peculiares del proceso nervioso. ’ MENTE Y MATERIA 27 “Ee sensacién”, eseribié Lenin en “Afaterialismo y Empi- riocriticismo (capitulo 1), es “una de las propiedades de la materia en movimiento”. . “Ea materia cuando actia sobre nuestros érganos senso- riales produce sensacién”, continué. “La sensacién depende del cerebro, los nervios, le retina, etc., es decir, de la materia organizada de un modo definido (...) La -sensacién, el pensamiento, la conciencia son el producto supremo de la materia organizada de un modo particular”. La conciencia es el reflejo del mundo material Muchos idgalistas creen que la mente esta separada del cuerpo y’ que las percepeiones y los pensamientos fo. son Feflejos de las cosas materiales. Pero los procesos de coh- ciencia’ son resultado de equello que refleja la realidad ma- terial externa, y nada puede surgir en la conciencia que no sea un reflejo del mundo material. Marx ezeribié, en el pre- facio’ de Ja-2a, edicién de El capital, que “lo ideal no es sino lo material reflejado por la mente humana y traducido en formas de pensamiento”, - El consideré que en los procesos del pensar y en la con- ciencia en general, se produce un teflejo de partes o aspec- tos’ diferentes del mundo material en un proceso también material particular, es decir, el proceso vital del cerebro. En muestra conciencia, diferentes partes o aspectos del mundo material son traducidas en formas de conciencia —percep- clones y pensamientos, Se reproducen en la actividad vital del ‘cerebro, en formas apropiadas a esta actividad. Entonces, por ejemplo, las propiedades de varios cuerpos que absorben o reflejan la luz, en la actividad sensorial del cerebro, son reproducidas en la forma de sensaciones de color. De nuevo, las relaciones y las formas comunes de las cosas son reproducidas por la actividad pensante del cere- bro, a' modo de conceptos. - gQué .queremos expresar con “reflejo”, cuando decimos que Ja conciencia es un reflejo de la relidad material? Exis- 28 TEORIA DEL CONOCIMIENTO ten cuatro formas del proceso de reflexion a las que debemos prestar particular atencién. La. realidad material es primaria y sus reflejos menzales son secundarios o derivados: a) El proceso de reflexién entrafia una relacién entre dos procesos materiales separados, de tal modo que estas formas del primer proceso, son reproducidas en aspectos que corres- ponden al segundo, El primer proceso es primario y su re- flejo en el segundo es secundario o derivado. Puesto que el primer proceso se desarrolla en completa independencia del segundo, la reproduccién de formas del primer proceso por reflejo en el segundo, no puede darse a menos que estas caracteristisas estén presentes para ser re- producidas o reflejadas. Este rasgo fundamental de todos los procesos de reflexién es iustrada por el fenémeno del espejo, a pesar de que, . como Jo veremos, el reflejo activo de la realidad externa en la conciencia difiera mucho del reflejo pasivo que se da en el espejo. \ Asi, cuando ios objetos son devueltos por un espejo, la existencia o las caracteristicas de estos objetos no depen- den de su reflejo; pero, por otra parte, el reflejo en el espejo depende de lo que se le pone delante, y nada refleja el espejo que no reproduzca de alguna manera las caracteristicas de lo que est puesto frente a él. Por consiguiente, el objeto es primario y su reflejo cs secundario o derivado. Del mismo modo, Ja existencia de los objetos materiales ne depende de que seamos conscientes de ellos; ademas, por otra parte, no hay nada en nuestra conciencia que no repro- duzea de algén modo algo que exista en el mundo material. Existen muchas caracteristicas de las cosas que no son reproducidas por nuestras sensaciones, y sin embargo, no tenemos sensaciones que no correspondan, de un modo u otro, a alguna caracteristica definida de las cosas, Hay mu- chas relaciones y aspectos comunes de Jas cosas que no son reproducidas en nuestros conceptos; pero no podemos formar ningim concepto en nuestra mente que no reproduzca de algéin modo, hasta de manera fantastica (como en un espejo MENTE Y MATERIA 2. que distorsiona la imagen), algunas caracteristicas o rela- ciones de las cosas. . Por supuesto, muchos conceptos dan Js apariencia de ca- recer de base en el reflejo de la realidad material porque, una vez formados, los conceptos pueden combinarse libre- mente, de mil maneras en Ja fantasia. Por ejemplo, todos sa- bemoa que no existe animal real reflejado en el concepto de una sirena; pero que este concepto se forma por Ja com- binacién de ideas de animales reales: mujeres y peces. Del mismo modo, los materialistas pueden argumentar en forms consistente que no corresponde a ningin objeto real el con- cepto de Dios como trinidad de personas con poder y cono-. . cimiento infinitoz; pero que los conceptos de persona, poder, conocimiento ¢ infinitud han sido elaborados a partir del teflejo de Ja realidad material. . . Cuando decimos, por tanto, que la realidad material ae refleja en la conciencia, expresamos que las caracteristicas de la realidad material son reproducidas en le conciencia, ¥ que la realidad material es primaria y su reproducci6n en la conciencia, secundaria o derivada. “Nuestra conciencia es s6lo una imagen del anundo x terno”, escribié Lenin, en Maserialismo y Empiricocriticis- "mo (capitulo I), “y es obvio que una imagen no puede existir sin la cosa imaginada y que esta ‘tltimea existe inde- pendientemente del que le imagina”. ‘La realidad material se refleja en la conciencia en formas determinadas por la ac- tividad del cerebro: . . ; b) Lo que existe en una forma en el proceso primario se reproduce en otra forma en el proceso secundario del re- flejo. Lo que existe independientemente en una forma ‘es traducido, por asi decirlo, en otra forma en el Proceso de reflejo. El proceso de reproduccién es, por consiguiente, un proceso de traduccién o de transformacién de una forma en otra. ¥ la forma reflejada epende evidentemente, de la raleza del proceso de reflexién. . Cuando decitaos, sin. embargo, ave Te realidad material ze refleja en Ja conciencia, queremos indicar que las cara tetiaticas de los procesos vnateriales son reproducidas —en