Está en la página 1de 1

La repblica de Platn, libro III, resumen.

Platn advierte sobre el peligro de los poetas, en cuyas obras aparecen hombres dominados
por el temor o la risa, y que tratan de convencer a los jvenes de que los dioses engendran
algo malo y de que los hroes no son mejores que los hombres, y que cometer injusticias da
provecho si pasa inadvertido. La mentira, slo es adecuada a los que gobiernan el Estado, no
se debe permitir que los jvenes sean corruptos o afectos a riquezas. Se menciona que es
importante saber que decir y la mejor manera de hacerlo, as como tomar en cuenta las
bondades de la medicina del cuerpo y del alma.

El hombre no se desdobla ni se multiplica, ya que cada uno hace una sola cosa. Segn
Scrates, no slo hay que supervisar solo a los poetas, sino que debemos supervisar tambin a
los dems artesanos. Platn dice que el verdadero amor consiste por naturaleza en amar de
forma moderada y armoniosa lo ordenado y bello. Junto a la educacin del alma por la
msica, a la gimnasia le corresponde el cuidado del cuerpo, alimentndose adecuadamente, y
propone la pena de muerte a los que tengan un alma perversa por naturaleza. Los ayudantes
debern ser educados en servir al Estado, para lo que se les someter a pruebas donde se
podra observar su desempeo. Para dar nfasis a sus palabras, Platn recurrir al mito de los
metales, que menciona que todos son iguales pero que los dioses pusieron oro en las personas
capaces de gobernar, plata en los guardias y hierro y bronce en la gente comn.
A pesar de esto, Platn dice que en ocasiones pueden ser engendrados hijos de distinta
naturaleza a la de los padres. Por ltimo, los gobernantes no deben tener bienes en privado ni
tendrn propiedades o depsitos privados. nicamente a ellos les estar prohibido adornarse
con metales preciosos o incluso poseerlos.

DAMIAN SANCHEZ ESPINOSA