Está en la página 1de 66

---

Este programa fue construido en base a diagnósticos, ocupando encuestas realizadas a estudiantes de la universidad y a las mismas discusiones de la plataforma de TU Proyecto Universitario.

Tabla de contenidos:

1.- Diagnóstico

Externo:

Confech y el protagonismo de la Usach Reforma educacional y la Nueva Mayoría Movimiento estudiantil y el rol de la izquierda

Interno

Movilización 2015 Plebiscito y Democracia Universitaria Corrupción en la Usach y transparencia inactiva Precarización Laboral Vida Universitaria

2.- El proyecto de todas y todos

Propuestas por cada cargo

Nueva Mesa Federativa

Presidencia

Vicepresidencia

Secretaría General

Secretaría Ejecutiva

Secretaría Comunicaciones

Secretaría Finanzas

Vocalías

Social

Derechos Humanos y Defensoría Estudiantil

Deportes

Académica

Bienestar

Salud Pública

Diagnóstico

Externo

Confech y el protagonismo de la Usach

La Universidad de Santiago siempre ha ocupado un rol preponderante en nuestro país y también en el movimiento estudiantil. Desde la EAO, pasando por el proyecto del Gobierno Popular en la Universidad Técnica del Estado, hemos sido un puntal de las luchas de la clase obrera y el movimiento social chileno. En la nueva época post dictatorial y ya como USACH, han sido trascendentes los aportes y participación de nuestra Universidad en el movimiento estudiantil chileno, cuestión que ha traspasado inclusive las fronteras de nuestro país para situarnos como un actor a considerar a nivel internacional.

En particular, nuestra casa de estudios, ha tenido una participación relevante en materia política en las lucha de la década pasada y la actual, ya sea en la coyuntura contra el Crédito con Aval del Estado por el año 2005, como en las pugnas contra la LGE el 2008, y la explosión del movimiento estudiantil del año 2011.

No somos, ni debemos ser, simplemente una universidad que llena las calles en las marchas y convocatorias, sino que hemos logrado y debemos profundizar nuestro carácter político propositivo y de conducción en el movimiento estudiantil. La USACH es una universidad que tiene que seguir cimentando su rol dentro del movimiento estudiantil, que es dotar de contenido y elementos programáticos a nivel estratégico y táctico al movimiento y sus actores. No es menor que hayamos logrado dinamizar la inclusión de las demandas contra el subcontrato y la precarización laboral en el último petitorio de la Confech el año 2015, abriendo camino a la necesaria vinculación entre las luchas de la clase trabajadora y el movimiento por la educación. No es casualidad que hayamos logrado conducir y tensionar las luchas por la democratización de las Universidades, con sendos triunfos para el movimiento en general, como lo fue la derogación del DFL2 y los avances locales obtenidos en la movilización del año 2015.

Es nuestro deber para el presente período, consolidar los avances obtenidos y materializarlos de manera que signifiquen un avance palpable para nuestra comunidad universitaria, y un ejemplo ad portas de las discusiones nacionales en materias como democratización y subcontrato.

Para lo anterior, debemos recalcar el triunfo obtenido en la elección de vocerías nacionales de la Confech, donde por primera vez logramos asumir como dirigencia oficial de dicho organismo. Para este proyecto es fundamental sostener ese rol protagónico en la Confech, y como Universidad lo hemos logrado en la ratificación del puesto para el presente año, pero entendemos que no basta con tener una vocería; el eje central debe estar puesto en dinamizar los espacios de discusión en las asambleas y el ampliado estudiantil, para que nuestra vocería no se transforme en un cascarón sin contenido, sino en un foco de difusión y debate de la ideas que se vierten desde el movimiento estudiantil.

Reforma educacional y la Nueva Mayoría

La Reforma Educacional debe ser, probablemente, la política pública más esperada en los últimos 10 años y la que más impacto debía tener sobre la población,

debido al nivel de alcance que esta ha tenido en la agenda pública a raíz de su instalación

a manos del movimiento social por la educación. Por cuanto, no ha resultado extraño el

abanderamiento, o las críticas también, de la derecha y la Nueva Mayoría en cuanto a las demandas levantadas desde el 2006 en adelante por los estudiantes. Es más, las consignas más populares y sentidas que componían el petitorio estudiantil se transformaron también, entre otras, en promesas electorales para las últimas candidaturas presidenciales. Así, el gobierno de Michelle Bachelet llegó al poder.

Durante los últimos 3 años se han implementado diversas leyes a manos del Ministerio de Educación, siendo quizás las más polémica por la dificultad de su tramitación “Carrera Docente” y “Desmunicipalización”: en el primer caso, el Colegio de Profesores y docentes no colegiados se manifestaron fuertemente contra la lógica competitiva de dicha ley, que no implicaba la profesionalización docente sino el permanente testeo de profesores para subir grados académicos y con ello, su sueldo. El resultado de ello fueron semanas de paralización y la tramitación de una ley que no dejó satisfecha las expectativas del gremio; En el segundo caso, las agrupaciones de estudiantes secundarios se han movilizado cada vez con mayor fuerza para evitar la concentración de la educación pública en municipios o agencias que tercerizan nuevamente la responsabilidad estatal sobre sus colegios, apuntando al rol que debe cumplir hoy la legislación para asegurar calidad y financiamiento en todas las escuelas públicas. Dicha propuesta hoy sigue sin respuesta de parte del Mineduc.

La Gratuidad, en tanto, ha sido la política pública más discutida de los últimos

meses, ya sea por su falta de alcance a los sectores que estaba prometida, como por la pobre ejecución burocrática que ha tenido. Hoy, la gratuidad sólo mantiene el nombre de

lo que fue nuestra exigencia durante el 2011, pues sólo se cubre el 11% de la matrícula

ESUP y no la universalidad prometida. De la misma manera, no ha cambiado las reglas del juego que permitan a los sectores vulnerables a las que va dirigida, acceder a la universidad. En último término, no cubre el tiempo real en que un estudiante demora en egresar, prometiendo posterior a la duración formal de la malla, endeudarse con el CAE.

Estas son sólo algunas de las críticas hechas desde el Movimiento Estudiantil al Gobierno.

En una línea similar, la Reforma a la Educación Superior (ESUP) aún no ha sido ingresada al Congreso, y ha tenido cambio en sus fechas al menos 5 veces, así como numerosos borradores han salido a la luz pública sin mayores cambios al modelo existente hoy, incluso siendo los últimos más conservadores que los primeros en materia de Democratización y Gobernanza, así como en Financiamiento. Este último punto es, con seguridad, el que más críticas ha levantado entre diversos actores, incluso los rectores, quienes hoy se encuentran preocupados por la falta de recursos fiscales directos

a las instituciones públicas, la existencia aún del AFI y la falta de tratamiento preferencial para la educación estatal.

Hoy resulta claro que, pese a las numerosas reuniones que han sostenido los representantes de los estudiantes con el Ministerio de Educación (mesas de trabajo pre- legislativas y/o de diálogo), dichos encuentros han resultado infructuosos toda vez que se encuentran con paredes que siguen sosteniendo la existencia del mercado en la educación, la mantención del status quo en las comunidades educativas y la falta de protección y existencia de precarización hacia los trabajadores de cualquier IES. La falta de espacios vinculantes implica que hoy cualquier esfuerzo emprendido por la Confech depende exclusivamente de la voluntad política del gobierno, por lo que es claro la falta de disposición a producir transformaciones estructurales que den respuesta, por ejemplo, al cierre de todas las instituciones que hoy deben desaparecer por no contar con condiciones mínimas de ejercicio docente.

Ante este escenario, la respuesta de los estudiantes al gobierno de la Nueva Mayoría debe ser contundente: primero, develar el carácter sostenedor de este gobierno de la educación como mercancía y producto comerciable. La falta de garantías de cambios reales, y la continua comprobación de que poco y nada se quiere cambiar, es muestra de que nuestro movimiento sólo fue funcional a la Nueva Mayoría para recuperar

el gobierno después de Sebastián Piñera. En segundo lugar, no podemos quedarnos sólo

en la denuncia, hoy más que nunca se hace necesario movilizarnos con fuerza y con aquellos sectores que ya decidieron de qué lado de la vereda están. Por lo tanto, la planificación del conflicto resulta crucial, tanto por la conducción que este necesita, como

por los tiempos y objetivos que deben fijarse para no resentir aquellos espacios y compañeros que ya han participado sostenidamente de movilizaciones anteriores, ni desgastar aquellos que lo hacen por primera vez.

Ante este escenario de conflicto abierto a nivel nacional, el papel de la USACH y su vocería dentro del movimiento estudiantil se hace crucial, pues sólo con la radicalización de la movilización, pero más importante aún, la radicalización del programa y las propuestas que hemos venido trabajando los últimos 10 años, es que lograremos los cambios que nuestro Pueblo necesita.

Movimiento estudiantil y el rol de la izquierda

El movimiento estudiantil, y el movimiento social en general, articula diversas expresiones de la política. Por cuando, reconocemos que en su composición se incluyen diversas organizaciones y partidos, aunque el grueso de este lo encarnan personas que de manera organizada o espontánea, pero conscientemente, trabajan por la defensa de su dignidad y sus derechos.

En ese sentido, su amplitud es lo que lo caracteriza. Sin embargo, su composición no significa una amplitud o una tibieza en lo político-ideológico. Por el contrario, sostenemos que el movimiento estudiantil no es ni debe ser “pluralista” en sus definiciones, sino que su rol es posicionarse en las temáticas asumiendo posturas definidas y proyección políticas claras.

El movimiento estudiantil es un espacio de disputa que debe dotar de dinamismo las luchas sociales, robustecer de contenido y acompañar en el caso de ser necesario, aportando desde la experiencia acumulada en años de movilización sostenida. Debe ser, por decirlo de alguna manera, articulador y auxiliar de la diversidad de luchas que se dan hoy en este territorio.

Por consiguiente, hoy resulta fundamental tanto el papel de sus conducciones como el papel que juega la izquierda y las organizaciones políticas dentro de él, pues son quienes muchas veces tensionan y funcionan como catalizadores de la movilización, el conflicto y los horizontes que este visualiza en un periodo definido.

En esta misma línea, el rol que debemos generar como estudiantes de izquierda, asumiendo un rol transformador, es ser capaces de articular las distintas luchas sociales desde la fortaleza del movimiento estudiantil, ya sean estas de trabajadores/as, de movimientos territoriales o de movimientos medioambientales con una visión anticapitalista, solo por mencionar algunas. Expresiones del movimiento popular en las cuales debemos aportar como estudiantes, dentro de nuestros espacios de estudio y a nivel nacional.

El papel de la izquierda y su trabajo a desarrollar dentro del movimiento estudiantil se hace central, no para dirigirlo, sino para aportar a su construcción, problematizando su quehacer y apoyando la unificación de la diversidad de luchas donde hoy la izquierda se encuentra inserta o debe insertarse. Se hace imposible disociar nuestro trabajo del que queremos que emprenda o profundice el movimiento estudiantil, pues entendemos como un deber aportar desde cada espacio donde nos encontremos, para la construcción de un nuevo movimiento popular que sea mucho más grande y fuerte, de lo que ha sido hasta ahora.

es clara,

organización se puede conseguir la victoria.

La

tarea

y

es

mucho el trabajo. Por

eso,

sólo con unidad, lucha y

Diagnóstico

Interno

Movilización 2015

Hoy como comunidad universitaria, de manera transversal tuvimos que lidiar con un proceso de movilización que abrió de alguna manera, un nuevo período de discusión política al interior de nuestra casa de estudios. Este nuevo período estuvo enmarcado preferentemente en criterios políticos que buscaban evidenciar las contradicciones entre aquellos que buscamos nuevos caminos de construcción política, y aquellos que están administrando nuestra universidad y tomando decisiones entre cuatro paredes. Vimos así la necesidad y obligación de enfrentarnos a la explotación y precarización laboral de nuestras trabajadoras y trabajadores -bajo la figura del subcontrato- y la flexibilización laboral de las y los profesores hora (taxis); posicionamos la disputa de poder con la democratización y la apertura de la universidad para el pueblo y la clase trabajadora; debatimos y cuestionamos a la institucionalidad en el contexto de corrupción por los casos de sobresueldos en la SDT, y pagos fuera de norma en la construcción del edificio EDOC- Usach; y evidenciamos las condiciones deplorables de estudio de compañeros que deben pagar altísimas cuotas para estudiar en carreras que, en muchos casos, ni siquiera están acreditadas, no tienen campo laboral y que sus capacidades de infraestructura están bajo la línea de lo aceptable.

Fuimos testigos de cómo los intentos de solución al conflicto de la comunidad universitaria, particularmente en el punto de democratización, se vieron dilatados (bajo la lógica del desgaste) y hasta desestimados por parte del rector de nuestra universidad, Juan Manuel Zolezzi. En todo momento de la movilización, Zolezzi se vio enfrascado en un ambiente de nula capacidad política para darle una solución digna a los problemas administrativos y políticos que se vieron desatados en los últimos meses. Se vio presionado por las demandas estudiantiles que estaban reforzadas en primer momento por un nivel organizacional óptimo y por el amarre que éste debe tener para con su grupo de votantes, sin querer defraudarlos con sus “respuestas o avances” ante el estudiantado.

El conflicto se vio tensionado al no llegar a acuerdos de forma rápida, cuestión que significó una torpeza infinita por parte de Casa Central y que nosotros manejamos de manera efectiva en las primeras semanas de agudización de la movilización. Sin embargo, esta incapacidad política para llegar a acuerdos y establecer una resolución del conflicto de manera inmediata de parte de Casa Central, no causó mayor revuelo dentro

de la dirección política de nuestra universidad. Es así como entramos a un período de letargo de la movilización -posterior a la toma de rectoría- y a un decaimiento de las fuerzas ante un escenario adverso: la vuelta a clases y el cierre de semestre de muchas carreras. Empezó a generarse un escenario de polarización política manifestado el cierre de semestre forzoso a espaldas de la movilización- que significó el cierre del conflicto de manera apresurada y con un sabor amargo de no llegar “a lo que queríamos”, pero que de todas maneras tuvo ganadas importantes como el compromiso de la actualización del estatuto orgánico con la instalación de un plebiscito que posiciona al estudiantado como un actor relevante dentro de la toma de decisiones.

Movilizaciones similares se han visto en esta universidad sólo desde finales de los 60’s (en cuanto a la politización de las demandas) y enmarcadas en la Reforma Universitaria, proceso con el cual se buscaba la real democratización de la UTE, concibiendo que todos los estamentos podían participar en la toma de decisiones porque éramos parte de una misma comunidad. Esta movilización, por tanto, es histórica; tanto porque es una movilización distinta desde su génesis, naciendo desde una experiencia organizativa distinta; y porque recoge las banderas de miles de estudiantes que vinieron antes de nosotros y que participaron en movilizaciones que buscaban cambiar el modelo educativo chileno. Por eso merece un análisis profundo de cómo nos desenvolvemos, de cómo proyectamos política y de cómo cerramos el conflicto ante un enemigo intransigente.

Como organización estudiantil, no debemos temer a los análisis, a enfrentarnos en cuanto a la discusión y poder así crecer cada día más. Como organización que se postula con modelos distintos de construcción, de discusión, de práctica política, no podemos avanzar si no antes revisar nuestro desempeño, el desempeño de los demás estamentos y cómo vemos el devenir político de nuestras acciones. Por estas razones necesarias es que resulta primordial una introspección seria, con una elaboración política que no disienta de los elementos presentes es nuestra realidad más próxima, pues de lo contrario estaríamos conduciendo nuestros esfuerzos a un precipicio sin fin.

Concretamente,

las

apuestas

ganadas

durante

Infraestructura y Democratización:

la

movilización

fueron

en

Existen salas que superan la capacidad máxima de estudiantes, inclusive en varias ocasiones compañeras/os se sentaban en el suelo debido a este sobrecupo. Es por ello que se acordó que las salas de clases no podían tener exceso de estudiantes. Desde ahora, es nuestro deber como estudiantes exigir que esto se cumpla, para que no se vea perjudicada nuestra formación académica.

Una de las peticiones fue el reacondicionamiento de los camarines, los que se encontraban en pésimas condiciones e impedían que los estudiantes contaran con un espacio apto para el uso. Después de la movilización, se logró la reparación de los camarines del estadio, mejorando su servicio.

En la universidad, existen muchos padres y madres quienes se verán beneficiados con la construcción de una Sala cuna, que recibirá a sus hijos e hijas. Rectoría firmó un convenio con la Junji el 13 de agosto de 2015 por lo que su construcción ya fue ratificada.

Sobre Democratización, se legaliza el fuero a los dirigentes, es decir, se brinda protección académica a los cargos de Presidencia de Centros de Estudiantes y afines, como Vocerías y Delegados, además de los integrantes de la Feusach.

Otra ganada importante fue respecto a la participación de funcionarios en los cuerpos colegiados, acordando la participación de a lo menos, un representante de funcionarios y estudiantes dentro de los cuerpos colegiados de la Usach, con derecho a voz y voto.

Varios puntos del petitorio de negociación quedaron pendientes, por lo tanto, es deber de esta federación retomar esas apuestas, en el sentido de exigir que las demandas pendientes sean respondidas por parte de Rectoría.

Plebiscito y Democracia Universitaria

Es desde el 2014 que se colocó realmente en la discusión nacional -y por cierto también la local- el problema de la democratización en las universidades y casas de estudio en general. Esta es una demanda histórica, teniendo antecedentes referidos a la movilización estudiantil en los años sesenta, y su materialización final en la reforma universitaria, con el primer rector elegido triestamentalmente en la ex UTE. Esta necesidad fue dejada a un lado hasta la vuelta del movimiento estudiantil en el escenario nacional.

De esta forma, es como principalmente los y las estudiantes hemos visto nuevamente en la democracia estudiantil un eje central de nuestras exigencias y un concepto fundamental para la nueva educación que queremos construir. No obstante, el proceso ejemplar que nuestra universidad había llevado en los años anteriores a la dictadura militar, en esta nueva etapa histórica no tuvo la voluntad política necesaria para hacer grandes cambios. Las autoridades, tanto de gobierno como de las distintas universidades, se mostraron sumamente reacias y contrarias a tener una apertura con respecto a este tópico, entrampando las negociaciones desarrolladas durante el año pasado y desvalidando la organización estudiantil, que levantaba como principal bandera de lucha esta problemática.

En la USACH esto se vio con una rectoría elevando comunicados de advertencia y amenaza dirigidos a toda la comunidad estudiantil, enviando cartas a las familias de los y las estudiantes con el fin de persuadir -en base a la lógica del miedo- para que dejásemos nuestras demandas y nos retiráramos sin siquiera tener un poco de disposición de conversar respecto a nuestro derecho y voluntad de querer decidir, junto con trabajadores y académicos, cuál es la universidad y educación que queremos y necesitamos.

Pese a ello, surgieron de la movilización puntos importantes que dan pie para seguir avanzando en la nueva democracia universitaria, tales como que existan representantes de estudiantes y funcionarios en todos los cuerpos colegiados (Consejo de Facultad y de Escuela o Departamento), con derecho a voz y a voto, la existencia de fuero para los dirigentes estudiantiles además de la más importante tarea: el plebiscito universitario.

En el acuerdo con rectoría se estableció la realización de un plebiscito triestamental, en el cual se votará la aprobación o no del Estatuto Orgánico del 2008 con las modificaciones que se hicieron por parte de la mesa de negociación del año pasado. Este Estatuto Orgánico nos permite dejar atrás de una vez el puño y letra de la dictadura, desechando el EEOO anterior (como ejemplo, el DFL Nº149) y comenzando a regir con las nuevas reglas y apuestas en nuestra Universidad.

Somos tajantes, el EEOO del 2008, aún con las modificaciones hechas por nuestro estamento, no es un estatuto ideal, más aún, está lejos de ser totalmente democrático o transformador de nuestra realidad. Pero lo que nos parece claro, es que es un gran avance con respecto al DFL 149, hecho que nos abre las puertas para la posterior realización de un Claustro Universitario real, legal y vinculante, que apueste por una universidad realmente Democrática.

Es un gran paso, la Usach hoy no quiere seguir estando bajo las sombras y reglas de la dictadura, y esto compañeros y compañeras, es exclusivo mérito de quienes luchamos aún por derrotar este sistema mercantil, desigual e inhumano con unidad para afrontarlo.

¡Académicos, Estudiantes y Funcionarios, todos y todas al plebiscito! Para comenzar a cimentar por primera vez en la historia de las universidades en Chile, luego de la transición pactada a su falsa “democracia”, el triunfo de tener una universidad al servicio de nuestro pueblo.

Corrupción en la Usach y transparencia inactiva

Hace un año comenzó a destaparse uno de los escándalos que marcaría uno de los principales hitos en la movilización del 2015, y nos referimos precisamente a los desfalcos de dinero y corrupción entre algunas de las principales autoridades y la constructora encargada de construir el edificio Edoc. Sería este suceso el que iniciaría la indignación de miles de estudiantes de nuestra casa de estudios.

Tal como lo planteó y dio cuenta en el medio Ciper Chile “En abril de 2015, se reveló una serie de graves irregularidades en una millonaria licitación que la Universidad de Santiago (Usach) adjudicó a una filial de la empresa española Isolux-Corsán (Corsán- Corviam Agencia en Chile) para la construcción de un edificio docente de ocho pisos que debió haber quedado finiquitado en enero de 2015” lo cual vemos aún no finaliza, y dista mucho que sea entregado este 2016.

Además también podemos detallar los montos y los tiempos en los cuales deberían haber sido entregados “La obra, una de las mayores inversiones en infraestructura realizada por la universidad en los últimos años, tenía un costo cercano a los $10 mil millones y era largamente esperada por los alumnos. A 17 meses de haberse adjudicado la construcción del edificio estrella de la Usach, el proyecto se desmoronó, dejando en evidencia una larga lista de irregularidades e ilícitos”. Con esto queda clara la negligencia y los hechos ocurridos en la USach, que demuestran que hay algo más que un mero “error involuntario”.

Entrando de lleno en el área, hemos visto que “Transparencia Activa” (que existe en toda la administración pública del Estado de Chile),en el caso de la Usach, no ha dado respuesta para contar con la información real de lo que ocurre en la casa de Estudios. Esto sumado que hasta la actualidad sigue existiendo un Contralor interno subrogante (que lleva ya más de un año), y que incluso en el último proceso de elección a través del consejo académico para elegir al nuevo contralor, este quedó invalidado por determinación de la Junta Directiva, entidad máxima que rige en la Usach, en base a la orgánica dictatorial y conservadora que aún rige.

Lamentablemente esto demuestra que queda mucho por avanzar aún, construyendo a pulso en unidad con los demás actores de la comunidad universitaria y sus representantes, los caminos que nos ayuden a tensionar a las autoridades de la Usach a que realmente se genere un proceso de transparencia verdaderamente activa, en donde estudiantes, trabajadores y académicos, logren ser entes que puedan incidir en los procesos de decisiones estratégicas a través de los distintos planes que se realizan en la Usach.

Es por esto que como estudiantes decimos firmemente que esto debe investigarse de forma clara y concisa, sin dejar espacios a dudas en las cuales por la “actitud de las autoridades máximas de la Universidad” la Educación Pública Chilena manche su imagen, y quede al nivel de las grandes corporaciones multinacionales, que sólo lucran y se llenan los bolsillos a costa de sus estudiantes y el Estado. No queremos, ni permitiremos que eso siga ocurriendo en una institución con una larga trayectoria y que está en pos de nuestro pueblo.

Resulta imperante una refundación de nuestras instituciones, en donde realmente exista la probidad de las autoridades. Por eso exigimos a las autoridades y a la universidad que generen la instancia donde se transparenten todo tipo de documentos:

acuerdos, gastos e historial de licitaciones. Además de que exista un protocolo de conocimiento público que dé a conocer los criterios usados, para con las licitaciones que han estado en entredicho en este caso puntual, y en otros edificios que también se construirán al interior de nuestro campus. El desafío de lograr una infraestructura digna para las y los estudiantes, y trabajadores de la Usach, no puede quedar truncado por el beneficio personal, y de los bolsillos de quienes hoy están siendo investigados.

Precarización Laboral

Este concepto surge en un contexto histórico en donde la Usach, desde el año 1991, utiliza el régimen de subcontratación, que consiste en la externalización de los servicios de aseo, jardines y seguridad; además de la dotación de profesores por hora, en paralelo a la contratación de profesores planta para nuestro plantel universitario.

El panorama actual que se viene demostrando en la Universidad Santiago de Chile desde hace años, va en conjunto con diversos actores en el cómo intentamos levantar una demanda en el organismo público, en donde existen irregularidades y abusos en el contexto laboral, que hasta la actualidad no se han resuelto. Por esto mismo, el rol que cumple la Universidad en relación a las dinámicas laborales ha sido secundario e insensato, siendo vigente las lógicas de explotación y precarización, formando un cierto tipo de amparo en nuestra casa de estudios. Estos se aplican en las diversas empresas subcontratistas que prestan servicios de aseo, jardines y vigilancia. Con el fin de reflexionar mejoras para el desarrollo de la clase trabajadora, con un proyecto que sea integral, con la mirada de nosotros como actores estudiantiles y los trabajadores, como parte de una misma esfera que nos proporcione el fin a la subcontratación como lógica laboral.

Ya han pasado más de 4 años desde que la comunidad universitaria comenzó a cuestionar el subcontrato y la precarización laboral y salarial que padecen los trabajadores de la universidad. La Usach, como institución pública, al externalizar estos servicios se desentendió de las realidades de los trabajadores, abogando que la empresa externa es quien debe respaldar sus necesidades. Además, los profesores por hora, al ser funcionarios públicos y someterse al estatuto administrativo deben aceptar condiciones injustas que reprimen su actuar, como la ilegalidad de la huelga.

En ese sentido, entendemos que la precarización laboral es una práctica inherente al capitalismo al expandirse con el modelo neoliberal, que perdura y deteriora las condiciones salariales, creando una desprotección socio-económica y generando la sensación de inseguridad e inestabilidad de los trabajadores. A medida que este modelo avanza, la tendencia es que se generan mayores ganancias para la empresa

subcontratista y ésta se desentiende de las reales necesidades que puedan tener los trabajadores.

En la Usach se vivió una agitada movilización estudiantil que logró marcar un hito social y político, logrando instalar en la palestra un accionar, en conjunto de estudiantes y funcionarios, poniendo en la centralidad demandas de la democratización y además visibilizar aspectos de la precarización laboral y la subcontratación como régimen explotador. Actualmente se busca resolver a través de una mesa negociadora entre representantes del estudiante y la rectoría.

En los últimos tiempos esta dinámica ha cambiado profundamente las relaciones laborales, como el aspecto de la precarización laboral en nuestro país, que no es distinto en lo consuetudinario en nuestra casa de estudios.

Realizando una panorámica y retrospectiva desde el presente hacia el pasado, la precarización laboral en la forma de subcontratación aún se mantiene presente. Estudios como el de la Fundación Sol 1 , presentado en marzo del 2014, evidencia la situación que viven los y las trabajadoras de los servicios de aseo, jardines y vigilancia, con características que a simple vista se presentan en el diario vivir. Este escenario aún se sigue reproduciendo desde esa época hasta la actualidad.

El subcontrato es el profundizador de la vulneración de los trabajadores, poniéndolos en una desigualdad enorme ante sus empleadores, sus derechos laborales y la dignidad como personas. Desde nuestra posición somos críticos al como se ha desarrollado nuestra casa de estudios, ya que se sigue manteniendo esta vulneración en la práctica. Siendo parte del mecanismo de reproducción que sigue con las mismas lógicas de condiciones de pobreza en la sociedad, al igual que el año 2015, en el país se caracterizó por altos índices de desigualdad y el poder acceder a bienes sociales de educación, vivienda, salud, etc. Haciéndonos reflexionar acerca de la crisis que se vive, siendo un panorama realmente desolador para la sociedad en su conjunto. Por lo mismo,

1 La subcontratación en la USACH. Una investigación de las condiciones laborales de los trabajadores subcontratados de aseo, jardines y vigilancia en la Universidad de Santiago Chile. Informe final, 20 de marzo de 2014.

vemos que estos hechos no son distintos a los que se viven en la Universidad Santiago de Chile.

Una institución como la nuestra marcada en las reivindicaciones de actores y luchas sociales de la Universidad Técnica del Estado, puede lograr mucho más. Buscando en la memoria de quienes fueron parte de la lucha por una mejor sociedad, que hoy no se demuestra en la práctica. Apuntamos a que los trabajadores y trabajadoras subcontratadas sean reconocidos como parte activa de la Comunidad Universitaria.

Frente a las prácticas antisindicales de las empresas subcontratistas, este año ocurrió un avance histórico: se logró levantar el sindicato de aseo y jardines de los trabajadores de la Usach, por la necesidad por parte de los trabajadores de la organización, ya que por parte de la empresa y la universidad existe un abandono consciente ellos, haciendo caso omiso a sus demandas como individuos y en lo colectivo. Así este logro va enmarcado en la lucha por mejorar las condiciones laborales. Sin embargo, es importante recordar que sigue existiendo sobre-explotación laboral dentro de la universidad, bajos salarios, situaciones de acoso, desigualdad de sueldos, etc.

Por lo tanto, debemos seguir trabajando en esa mirada, creando conciencia de clase y llamando a la organización activa de las y los trabajadores, a fin de erradicar de la universidad los abusos a los que están sometidos día a día y que son invisibilizados, y también para aumentar el poder de negociación de los sindicatos y trabajadores, con mecanismos de negociación salarial entre tantos otros derechos. A hacernos cargo de esta problemática, dignificando su trabajo, integrándolos como miembros de la comunidad, con derechos y que se construyan las vías e instrumentos para acabar con este régimen de subcontratación. Para contribuir a superar la profunda crisis que vive nuestro país.

Por último tenemos que mencionar que es urgente que la Universidad acepte esta situación, lo cual las condiciones laborales que se viven son realmente precarias y que la vida de un sector importante de trabajadores/as de la Universidad está condicionado bajo problemas asociados al desligamiento que existe en la planta auxiliar de la comunidad. Señalando que los criterios de los altos mandos de la Usach, sigue avalando una legalidad que se produjo en tiempos de la dictadura. Pero sin excusar que en todo el país

está regido por estos códigos de carácter dictatorial, existen instituciones que han logrado avanzar con esta temática, como por ejemplo la UTEM y algunas facultades de la Universidad de Chile. Esto queda como evidencia que se basa más en un criterio político, en el proceso de internalización que se podría implementar con los/las trabajadoras. Siendo responsabilidad de la Usach y la comunidad en su totalidad, en la recuperación de los derechos mínimos para sus trabajadores.

Vida Universitaria

Hacer universidad no implica solamente venir a clases, sino que vivir una serie de experiencias en conjunto con nuestros compañeros que terminarán, en definitiva, siendo una de las partes más importantes de esta experiencia, y que incluso constituirán un aprendizaje no formal pero muy útil para la vida. Construir diariamente el quehacer universitario implica ser estudiantes críticos tanto del espacio en el que se desarrolla como del territorio bajo el cual está vinculado y desde ahí generar un perfil de estudiantes que esté al servicio de su pueblo.

Actualmente nos intentan vender una imagen de vida universitaria, preocupándonos únicamente de ser tan solo otro producto para el mercado, atentando fatalmente contra todo principio propuesto por la universidad técnica del estado, y también con la actual visión que se tiene únicamente en papel de como debe ser la vida universitaria y hacia dónde debe ir enfocada.

Bajo este escenario, queremos generar una convivencia entre todos los estamentos estudiantiles que componen la comunidad universitaria, y que entre ellos exista la articulación necesaria para lograr avanzar en los cambios que queremos:

democracia universitaria, triestamentalidad, mejores condiciones laborales.

El proyecto de todas y todos

¿En qué consiste TU Proyecto Universitario?

TU Proyecto Universitario nace de la necesidad que tiene cada integrante de la universidad, con su propia visión de la realidad, de identificar diferentes problemáticas en un entorno común con otras personas y de pensar para concretar una solución. A este proyecto le interesa que esas soluciones vengan de un trabajo colectivo e interdisciplinario, porque es la única forma de lograr una visión integral de la realidad en la Usach y en el país.

Lo que caracteriza al proyecto es su forma de trabajo, de manera horizontal y fraterna, sin dar lugar al sectarismo. Es por esto que nos planteamos como un centro de discusión y debate abierto a las distintas visiones, no solo de los estudiantes, sino también de trabajadores y académicos. Lo que proyectamos es un trabajo constante, de largo plazo, recorriendo con paciencia los caminos hacia las metas que nos propongamos. Consideramos necesario tener y mantener lazos con los territorios que rodean a la universidad, para así democratizar la política, la cultura y el conocimiento no solo a nivel interno sino también al exterior de nuestro campus. Lo anterior, poniendo nuestro enfoque en las necesidades o temáticas más invisibilizadas de la sociedad.

En ese sentido, como proyecto hemos evidenciado que la Federación es una herramienta fundamental para alcanzar dichas soluciones aportando con lo que nos caracteriza, es por esto que decidimos disputar la Feusach en estas elecciones, sin dejar de lado que TU Proyecto Universitario debe continuar independientemente de los resultados de éstas.

Este espacio invita a quien desee a colaborar para lo cual es fundamental que quien quiera hacerlo se interese por la comunidad y desee aportar de alguna manera a mejorarla, desde identificar una problemática y plantear un idea de solución, hasta gestionar y ejecutar un proyecto. Son múltiples los proyectos que aquí presentamos en los cuales la participación y compromiso son necesarios para llegar a buen puerto.

Nueva Mesa Federativa

Presidencia

Isaac Gallardo Barahona Pedagogía en Historia - Facultad de Humanidades

La presidencia y todo proyecto federativo debe estar encargado de ejercer la representación política y ejecutiva de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile. Este cargo se ocupa de representar al estudiantado frente a Rectoría, con aquellos gremios de funcionarios, académicos y también con compañeros de otras universidades. Se preocupa de responder a las necesidades, preocupaciones e iniciativas de nuestros compañeros, proyectando un trabajo colaborativo de todos los integrantes de la comunidad universitaria.

Dentro de las tareas propias de una presidencia está el ejercer tanto un trabajo responsable, como también la elaboración de un discurso de manera ejemplar, evidenciando que las transformaciones estructurales que demandamos, que pensamos y discutimos a diario -en cada uno de los espacios organizativos- son posibles de realizar y tenemos la responsabilidad de construir.

Otra de las funciones principales de la presidencia es trabajar diariamente con los Centros de Estudiantes y Vocerías de nuestra casa de estudios ya que, dentro de las síntesis al interior de estos organismos de representación, la Federación de Estudiantes se nutre de estas discusiones e insumos, con los que construye un discurso que posicionará a través de la vocería a amplios sectores de nuestra sociedad. A su vez, debemos construir un proyecto federativo, que sea capaz de elaborar política educacional, contingente a las demandas históricas del movimiento estudiantil, dotándolas de perspectiva de trabajo con otras luchas sociales.

Bajo esta premisa, nos damos cuenta de que la presidencia tiene múltiples responsabilidades que conllevan mucho esfuerzo, puesto que pasamos a ser la voz de miles de estudiantes, de familias y de sueños de compañeros que tienen la ilusión y la

esperanza de lograr cambios que vayan en dirección de una vida digna, de un mejor porvenir para nosotros y los nuestros.

Esta federación debe seguir la senda de aquellos compañeros que dieron su vida por un cambio dentro de la sociedad y debe seguir posicionándose como un actor predominante dentro del movimiento estudiantil, proyectándose en las luchas de distintos sectores, vinculándose tanto con las luchas de sectores internos de las universidades (trabajadores subcontratados, funcionarios y trabajadores de la educación), como con aquellas luchas territoriales, sindicales y aquellas gestadas en el seno del campo popular.

Debemos rescatar el espíritu de nuestra universidad, aquel espacio educativo que se vinculaba con los sectores más precarizados de la sociedad, basándose en un proyecto educativo que buscaba el desarrollo social y la resolución de las necesidades más urgentes del pueblo. En la actualidad, ese proyecto- con evidentes cambios provocados por el tiempo-, sigue vivo en nuestra memoria histórica, siguen en el espíritu de muchos trabajadores de nuestra universidad, en funcionarios, profesores, profesionales y en muchos de nosotros.

La Usach, heredera de la UTE, desde sus inicios representa a un sector social bastante definido: representa al pueblo de Chile, a un 80% de estudiantes que actualmente están en la Universidad y se encuentran dentro de los 4 primeros quintiles. La Usach representa la realidad de miles de estudiantes, representa esos sueños de las familias que por primera vez tienen a sus hijos estudiando en la Educación Superior.

Siendo así, esta presidencia debe visibilizar, problematizar y asumir todas las características y responsabilidades que conlleva dicha carga histórica: la defensa de la educación estatal, la lucha por la democratización, la ampliación del acceso, poner fin a la miseria de la subcontratación, la mantención y mejora de nuestra vida universitaria y la creación de una comunidad unida y con un proyecto educativo y social que nos reúna bajo los valores creados en la comunidad universitaria con el correr de los años

Estamos acá con voluntad, decisión y disposición de cambio, como militantes de nuestro pueblo, con el objetivo de cambiar lógicas y estructuras, trabajando con todos los estudiantes y con aquellos dispuestos y decididos a entregarse por completo a cambiar la

realidad actual. La labor de la Presidencia es transformarse en catalizador y conductor de las problemáticas de los integrantes de la comunidad universitaria y dirigirlas hacia soluciones concretas. Esta federación debe rescatar el espíritu de aquella Universidad Técnica al servicio del pueblo y los trabajadores de Chile.

“Lo que nosotros tenemos que practicar hoy, es la solidaridad. No debemos acercarnos al pueblo a decir: Aquí estamos. Venimos a darte la caridad de nuestra presencia, a enseñarte con nuestra presencia, a enseñarte con nuestra ciencia, a demostrarte tus errores, tu incultura, tu falta de conocimientos elementales. Debemos ir con afán investigativo, y con espíritu humilde, a aprender en la gran fuente de sabiduría que es el pueblo”

Vicepresidencia

Cecilia Gamonal Vera Tecnólogo en Construcción - Facultad Tecnológica

Construir una universidad al servicio de la sociedad es un ejercicio diario que parte desde casa, articulando la organización y participación de todos quienes componemos la Usach. Por lo mismo, en estos tiempos es primordial construir y generar una conexión transversal entre todos los estamentos que componen la comunidad universitaria, mucho más en perspectiva local, haciéndonos cargo de las deficiencias que día a día notamos en nuestra casa de estudios.

Dentro de las demandas más importantes levantadas en la movilización nacional del movimiento estudiantil, de la que nuestra casa de estudios participó activamente, se encontraba la exigencia de discutir sobre democratización y precarización laboral, problematizando realidades que se encontraban naturalizadas en nuestros espacios. Esto fue posible gracias a que, a nivel local, hemos venido desarrollando un importante trabajo de concientización y entendimiento de que la lucha por la educación que queremos se gana con una universidad que nos represente e involucre a todos.

Lo anterior nos lleva a reconocernos como actores principales en los cambios que queremos generar para la nueva sociedad que queremos construir, y que es una virtud que seamos agentes políticos propositivos en la agenda de discusión nacional, pero que también existe una responsabilidad de la que tenemos que hacernos cargo.

Históricamente, nuestra universidad se ha enfocado en construir una sociedad nueva a través del aporte de sus estudiantes al país, como futuros trabajadores, poniendo al servicio de este todos nuestros conocimientos. Ese es el rol que nos hemos autoimpuesto, el de orientar la generación de conocimientos y la formación de profesionales que satisfagan las necesidades de nuestro pueblo.

Son estas instancias, en las que como estudiantado nos encargamos de decidir quiénes serán nuestros representantes y voceros y que se encargaran de abrir espacios de deliberación y defender las decisiones políticas que tomamos, las que nos otorgan las

herramientas para emanciparnos y entender que la organización a nivel local es la proyección de lo que será a nivel nacional.

Como vicepresidenta estaré enfocada en que el ambiente que se desarrolle al interior de nuestro campus sea el óptimo para cada miembro de esta comunidad universitaria, facilitando así la confluencia de la diversidad de visiones, propuestas e ideas, ya que tú, yo y todos nuestros compañeros somos los gestores del proyecto que entre todos y todas queremos construir. Es por esto que se nos avecina un gran desafío: el de llevar, fomentar y materializar cada una de las iniciativas levantadas durante este año en la realización del congreso de estudiantes, así como de sus respectivas resoluciones, dentro de las cuales son fundamentales:

Articular comunicación efectiva y directa entre los representantes estudiantiles de cada uno de los centros de estudiantes o vocerías, además de fomentar la organización entre los estudiantes que no cuentan actualmente con un centro de estudiantes que les represente.

Promover la realización del plebiscito, informando oportunamente a través de las asambleas de carreras y ampliados universitarios acerca de su desarrollo.

Incentivar la disputa de los cargos de Consejería de Facultad y de esta forma, en conjunto con los Consejeros Académicos, levantar una instancia de trabajo que permita dar solución real a los problemas que aquejan a cada uno de los y las estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile.

Fomentar el desarrollo de iniciativas que vayan en beneficio del pueblo en su conjunto, de acuerdo a las distintas disciplinas impartidas en nuestra universidad, a través del estrecho trabajo con los centros de estudiantes.

En conjunto con los estamentos, levantar y promover la realización del claustro universitario, de esta forma lograremos generar una vinculación directa con ellos.

Entrega oportuna de información a través de los canales de comunicación correspondientes. ¡Con articulación y vinculación lograremos avanzar hacia una nueva comunidad universitaria!

Secretaria General

Daniela Rojas Ciencias de la Actividad Física Facultad de Ciencias Médicas

Durante la última década, el problema de la educación ha sido uno de los aspectos más polémicos en la agenda pública. Diversas han sido las manifestaciones que han llevado a concluir que la educación chilena está en crisis.

Y esta crisis se debe a diversos factores, pero fundamentalmente a los siguientes:

Lógica mercantil en las metas y objetivos de la educación.

Existencia de capital privado en diversos planteles educativos.

Rol pasivo del Estado en las definiciones del porvenir de la educación.

Educación conservadora en desmedro de una transformadora.

Estos elementos han ido delineando las diversas e importantes luchas impulsadas por el Movimiento Estudiantil. La existencia de una orientación de mercado, el lucro, la municipalización de la educación, la falta de democracia, la precarización laboral, la educación sexista y el vacío de una educación gratuita y universal nos hablan de una educación que no está pensada en nuestro pueblo, sino en los objetivos mezquinos de unos pocos.

En este sentido estamos hablando de un problema nacional. Debemos preguntarnos entonces ¿Cuál ha sido el papel de la Usach en este contexto? ¿Qué reivindicaciones, aspiraciones hemos impulsado? Señalamos esto porque nuestro quehacer a nivel local es igual de importante y relevante que el aporte a las discusiones y movilizaciones a nivel nacional. De hecho, el presente equipo tiene claro que el verdadero aporte de nuestra comunidad a la lucha estudiantil irá de la mano con el fortalecimiento interno, junto con avanzar en democracia, participación y politización.

¿Por qué decimos avanzar? Pues reconocemos las luchas y triunfos que se han dado años anteriores, pero sabemos que no son suficientes. Y es que estamos conscientes del potencial de nuestra universidad en las transformaciones país y confiamos en que estudiantes y trabajadores sabremos ser expresión fecunda del espíritu de nuestra universidad: el compromiso y la lucha por las transformaciones sociales.

En base a lo señalado creemos que los dos ejes fundamentales de la Secretaria General durante este 2016 y 2017 deben estar enfocados en el fortalecimiento orgánico y metodologías para el debate nacional. Es fundamental para cumplir óptimamente estas tareas el trabajo en conjunto con las vocalías social, laboral y cultural.

Fortalecimiento orgánico Desde la Mesa Ejecutiva debemos fortalecer los espacios democráticos que hemos venido impulsando y conquistando año tras año de lucha. Sabemos que el fortalecimiento no se reduce a la claridad de un pequeño grupo, sino a la participación activa y planificada de nuestra comunidad universitaria.

Entendemos que una democratización plena es un proceso largo y complejo; por lo tanto, es deber de la Feusach, las vocalías anteriormente mencionadas y de los diversos espacios de organización estudiantil impulsar constantemente este proceso.

Reconocemos por tanto que aún queda mucho por avanzar, pero hay un camino trazado. Este camino, fruto de la lucha de trabajadores y estudiantes, fue sistematizado en el Congreso Estudiantil del año 2015, que actualizó el Estatuto Orgánico de la Usach para la nueva sociedad que el país necesita.

¿Cuál sería entonces la tarea de la Secretaria General y la Mesa Ejecutiva respecto a la orgánica estudiantil? Ser un canal que conecte las diversas iniciativas que se den en nuestra comunidad universitaria. La Secretaria debe saber sistematizar, enlazar y ordenar el desarrollo político al interior de la Universidad. Metodología, síntesis y acta son los insumos fundamentales de este esfuerzo. Todo esto dentro de un contexto donde es fundamental la clara información y la sencillez de la orientación.

Metodologías para el debate nacional Creemos firmemente que avanzar en la transformación de la educación es avanzar al mismo tiempo en la transformación de la sociedad, de la economía y de la cultura. Es por esto que la Feusach, en conjunto con sus vocalías, participa activamente hoy con una vocería nacional en la Confederación de Estudiantes de Chile.

En un principio señalamos que la educación chilena está en crisis, pero además debemos enfatizar que la actual Reforma Educacional del bloque en el poder no soluciona los problemas de raíz de la educación. Algunos se podrán cuestionar que si existen avances ¿porque no dejarlos seguir, a pesar de que sea lento, para que la gratuidad vaya aumentando progresivamente?

Lo primero que debemos señalar es que la posibilidad de que miles de familias accedan a la gratuidad no es por voluntad del actual gobierno, donde su colaboración con los grupos más ricos del país es cada día más evidente, sino que gracias a la presión de la lucha de casi dos décadas de los estudiantes y trabajadores por la educación de este país. Y lo segundo es que la reforma del gobierno está en relación con estabilizar su crisis interna y no en una educación de calidad que eleve de forma efectiva los niveles de vida de nuestra sociedad. Por el contrario la educación sexista, segregada y que precariza a los trabajadores se profundiza.

Pero estas luchas no las podemos dar unos pocos. Esta tradición histórica del Movimiento Estudiantil, la justeza de nuestras demandas y aspiraciones, no puede estar atrapada en las luchas de antaño. La actual Mesa Ejecutiva y la Secretaria General de esta, además las vocalías y los participantes de Tu Proyecto Universitario, buscamos que la comunidad de la Usach sea un actor integral en la lucha por la educación y por las necesidades de los estudiantes y que además termine con las precarias condiciones de los trabajadores y la deficiente infraestructura de nuestra Universidad.

Para esto es necesario estar constantemente informando y cuestionando las demandas, conocer el programa de lucha de estudiantes y trabajadores, fortalecer la participación, impulsar la democracia efectiva, avanzar hacia la conquista de los derechos y necesidades latentes de la universidad.

En relación a esto, nuestras propuestas concretas de trabajo serían:

Sistematizar Actas e Insumos políticos tanto nacionales como locales.

Fortalecer la coordinación a nivel local de los espacios democráticos de organización y representación estudiantil de la comunidad universitaria.

Que la Usach continúe siendo un actor principal en la lucha por la educación y la transformación social. Para esto es importante que la Secretaría General pueda aportar en que las diversas coordinaciones (instancias de confluencia donde participamos) ya sea a nivel laboral, feminista, ecológico o estudiantil se mantengan y se fortalezcan con nuestra participación.Para esto, es fundamental que podamos aportar sistemáticamente con orientaciones manuales y digitales, estar de forma constante subiendo Informativos en Facebook, la página Web, Boletín y otras herramientas. Naturalmente para este trabajo existirá un equipo compacto de compañeros del Proyecto Universitario y quienes deseen sumarse a fortalecer nuestra organización estudiantil.

La Secretaria General debe estar comprometida a ser un agente intermediario desde la orientación/información nacional hacia lo local, y viceversa. Estas deben ser claras, además de llegar en los tiempos que corresponden y transparente en todos sus sentidos.

Secretaría Ejecutiva

Ricardo Sáez Aguilera Tecnólogo en Construcciones - Facultad Tecnológica

Tras un diagnóstico sobre el funcionamiento orgánico de la Feusach, elaborado por compañeras y compañeros que hoy levantamos este Proyecto, es que se ve la necesidad de la creación de un nuevo integrante de la Mesa Ejecutiva el cual el cumpla la función de vinculación de ésta con las diversas Vocalías presentes en la Feusach, tanto en su trabajo como en las apuestas propias de cada espacio, además de la existencia de una vía de comunicación efectiva con la Orgánica Estudiantil, lo cual se materializa en el Congreso de Estudiantes Usach 2015.

De esta forma se crea la Secretaría Ejecutiva, la cual en conjunto con la Vicepresidencia y Secretaría General, trabaja apoyando la coordinación de la política dentro de la Universidad además de generar un colaboración constante con las tareas operativas de la Mesa Ejecutiva Feusach.

Así mismo su labor principal será garantizar que los proyectos propuestos por cada vocalía, puedan ser cumplidos y tengan coherencia con lo que se plantea dentro del estatuto, además, en conjunto con la Secretaría de Comunicaciones debe socializar las propuestas dentro del Ampliado estudiantil y entre las y los estudiantes.

Para esta labor se hace necesario el apoyo mutuo, la generación de redes y canales de comunicación entre los diferentes espacios orgánicos del estamento estudiantil y los demás actores que componen la comunidad universitaria.

Ante la integración a la orgánica federativa de las Vocalías Programáticas, se hace necesario contar con un espacio físico en donde las vocalías puedan guardar y almacenar los implementos que necesiten para su funcionamiento y cumplimiento del programa, por lo que se propone la instalación de una bodega en el patio trasero que pertenece al edificio Feusach.

La Secretaria Ejecutiva deber trabajar en un marco de respeto, honestidad y transparencia con las y los Vocales, por lo que debe presentar dos veces por semestre

ante el ampliado estudiantil una cuenta pública que contemple lo realizado por las Vocalías y los gastos económicos que han tenido.

Los grados de participación e interés de la comunidad estudiantil son muy bajos, es importante abrir espacios de cercanía con los estudiantes en donde, además de responder dudas y consultas, se presenten proyectos y trabajos de las Vocalías (desarrolladas y por desarrollar) con la finalidad de sumar, motivar y colaborar al trabajo de éstas.

Es necesario contar con la mayor cantidad de recursos y de financiamiento para el desarrollo de los proyectos levantados por cada Vocalía. Por ello, considerando que el presupuesto de la Feusach es limitado,se realizarán las gestiones correspondientes para sacar adelante las propuestas impulsadas y que sean de interés por parte de los estudiantes de la Universidad, y se informará sobre proyectos concursables en los cuales pueda participar el estudiantado.

Todas las propuestas anteriores se desprenden desde uno de los valores que deben guiar el actuar de la Feusach: “Fomentar y apoyar a las orgánicas estudiantiles u organizaciones interesadas en realizar actividades que contribuyan a enriquecer al estudiante de la Usach, tanto en conocimiento como en su formación valórica”. Por tanto, comprendemos que la organización estudiantil es un pilar fundamental en el crecimiento colectivo, y como sujetos de pensamiento crítico que aspira a cambiar la realidad.

¡A través de la organización, se abre el camino a la revolución!

Secretaría de Comunicaciones

Claudia Aravena Saldivia Administración Pública - Facultad de Administración y Economía

Nos encontramos en un 2016 que ha sido marcado por una reforma educacional que lejos de venir a solucionar los problemas planteados hace años por el movimiento estudiantil, nos deja dudas e incógnitas sobre nuestras demandas, además de evidenciar la mala implementación de la “gratuidad” en la educación.

La Usach ha sido un actor relevante en todos los procesos de discusión sobre educación pública, más aún desde hace un año en donde es vocería nacional de la Confech, la primera oficial de nuestra historia, lo que ha conllevado un fuerte proceso de aprendizaje, siendo la secretaría de comunicaciones un apoyo constante para el posicionamiento de esta vocería. De esta manera ha logrado instalar a nivel nacional demandas internas de nuestra universidad, como la democratización y precarización laboral, que son hoy en día un tema país.

A nivel interno, existe un decaimiento en la movilización estudiantil debido al extenso proceso de paro vivido en el año 2015, en dónde se instauraron demandas históricas para nuestra universidad. Sin embargo su prolongamiento deterioró a los estudiantes en general, lo que generó finalmente un fuerte rechazo hacia la movilización. El trabajo de comunicaciones fue arduo durante la movilización, informando constantemente a la comunidad universitaria acerca de los procesos que se estaban viviendo, dotando de información tanto de manera virtual como presencial en las diferentes asambleas. Pero durante ese periodo, la Feusach logró profesionalizarse en el ámbito de las comunicaciones a través de la participación de estudiantes afines a esta área y a través de capacitaciones constantes en temáticas relacionadas, lo que dejó en evidencia la necesaria vinculación con las distintas carreras que pueden aportar al área comunicacional de nuestra federación.

Además este año se nos viene un gran desafío, el Plebiscito que tendrá como objetivo el cambio de los Estatutos Orgánicos que norman nuestra Universidad y que fueron herencia de la irrupción violenta de la Dictadura Militar el año 1973. Cómo Comunicaciones nos tendremos que hacer cargo de la campaña de difusión para hacer

parte a la Comunidad Universitaria de este proceso y así fomentar los niveles de

participación. Con respecto a esto, nuestras propuestas son:

Contar con dos equipos de trabajo en el área de comunicaciones, uno a nivel

nacional que se encargue de las temáticas nacionales y Confech, y otro a nivel

interno que se encargue de la comunicación dentro de la universidad.

Las atribuciones del equipo de comunicaciones a nivel nacional serían:

Posicionar mediáticamente a la Usach

Tener una comunicación directa con el equipo de comunicaciones Confech,

además de participar en esta instancia

Crear campañas a nivel nacional de inclusión y participación.

Las atribuciones del equipo de comunicaciones interno serían:

Crear campañas de difusión, participación e inclusión.

Crear la campaña del Plebiscito Universitario

Difundir actividades universitarias y de la comunidad en su conjunto.

Apoyar a los Centros de estudiantes y vocerías en temas de

comunicaciones y difusión.

Confeccionar y diseñar gráficas para que las vocalías difundan sus

actividades o realicen sus proyectos.

Cambiar imagen e identidad de la Feusach (trabajo de plan de marca)*

Se plantea el trabajo de plan de marca debido a que el último año la imagen de la Federación ha decaído por el proceso de movilización vivido recientemente en nuestra universidad. Este consiste en hacer un diagnóstico interno y externo de la imagen de la federación, analizando así si esta imagen es la que se quiere o no proyectar, en base a este análisis se definen ciertos objetivos y se plantean diferentes estrategias las que deben trabajarse con el fin de mejorar o cambiar la imagen, el logo, slogan, etc. De esta manera, posicionar a nuestra federación con una imagen que entregue un mensaje claro a la comunidad.

Secretaría de Finanzas

Valentina Barriga Quinteros Ingeniería Civil Industrial Facultad de Ingeniería

Para lograr la construcción de una sociedad y de una comunidad por y para el pueblo son necesarios varios factores, entre ellos un trabajo transparente que no se encierre entre cuatro paredes, donde los recursos disponibles sean utilizados para lograr una comunidad más amena y que ayude a fortalecer las ideas e intereses de los y las estudiantes, quienes deben cumplir un rol importante como agentes de cambio y como personas íntegras fortaleciendo la construcción de la comunidad que todos esperamos.

El trabajo de la Secretaría de Finanzas está subdivido a grandes rasgos en los siguientes puntos:

Planificación económica financiera Se realizará una proyección integrada, mediante un análisis del presupuesto a disposición de la federación y de la definición de las necesidades financieras, para permitir la ejecución de la mayor cantidad de proyectos planeados.

Trabajo en conjunto con vocalías

También se buscará realizar un trabajo en conjunto con las vocalías, sean éstas ejecutivas o programáticas, brindando apoyo financiero a las actividades que se deseen

realizar.

Petición Aumento de Presupuesto

Se gestionará pedir el aumento presupuestario de la federación de estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile, esto es causado ya que al asumir la Vocería Confech los gastos aumentaron en términos logísticos y comunicacionales por la responsabilidad del cargo.

Transparencia financiera

En vista de los actuales procesos de transparencia financiera especialmente por parte de las autoridades de la universidad, es que entendemos que las finanzas también deben ser democratizadas en el sentido de que todos los estudiantes deben conocer y participar

dentro del desarrollo de éstas, y para ello, se propone transparentar este proceso a través de la publicación mensual y semestral del estado financiero, mediante un balance de ingresos y gastos, permitiendo a los estudiantes revisar y estar al tanto de cada dinero a disposición de la federación. Esto se presentará en ampliados estudiantiles y será notificado, para que cualquier estudiante que esté interesado, pueda asistir.

No obstante, se torna sumamente necesario brindar nuestro apoyo a todos los respectivos centros de estudiantes, vocerías y coordinadoras para llevar a cabo proyectos y programas, por lo tanto, la publicación mensual no quita que cada representante pueda acercarse cada vez que necesite una cierta cantidad de dinero para invertir en aspiraciones para su carrera y consultar a la secretaría de finanzas sobre la posibilidad de recibir financiamiento.

Además, ciertos proyectos de la federación tendrán un carácter público, por ende, aumenta la intervención de compañeros y compañeras que quieran aportar en las proyecciones para la comunidad universitaria.

Fondos Concursables

Se apoyará parcial o totalmente las iniciativas de estudiantes u organizaciones estudiantiles mediante un concurso anual en relación a proyectos de diversos ámbitos:

académico, cultural, deportivo o socio-medioambiental.

Cuenta pública

Se presentará un informe a final de semestre y del periodo, para transparentar el trabajo realizado por el área de finanzas.

Vocalías

¿Qué es una vocalía?

Las vocalías se encargan de abarcar temáticas más acotadas desde la Feusach. Son los agentes que se relacionan directamente con los espacios o personas a quienes les interesa, compete o afecta cada temática.

Vocalía Social

Yorka Alarcón Mella Ingeniería Comercial Mención Administración - Facultad de Administración y Economía

Hoy nos encontramos en una sociedad que tiende a individualizar al ser humano, obligándolo a sobrevivir a un sistema que le exige mucho y le entrega poco, donde visualizamos carencias tanto socioeconómicas como afectivas y que, sumadas a la inestabilidad y desconfianza de la sociedad chilena, provocan incertidumbre con respecto a cómo afrontar el día a día.

Chile parece ser el gran jaguar de Latinoamérica, con una población que según su per cápita cuenta con un ingreso capaz de cubrir sus necesidades, pero todos sabemos que la realidad es muy distinta pues es uno de los países con mayor desigualdad a nivel mundial, en donde la riqueza está mal distribuida y tanto las instituciones públicas como privadas suelen cuidar los intereses de los más adinerados.

Somos parte de ese tipo de sociedad pero lo que necesitamos es un sistema socioeconómico, político y cultural de carácter popular y democrático, que apueste por la igualdad de oportunidades, que promueva valores tan básicos como la justicia, solidaridad, empatía y ejercicio de libertad. Es aquí donde nace nuestra responsabilidad para con el entorno y con la sociedad en su conjunto, ya que es un compromiso que adquirió la UTE en sus inicios, en donde el trabajo se hacía por y para el pueblo.

Siguiendo esa línea, llegamos por ejemplo a la instauración de la consigna “educación pública, gratuita y de calidad”, en donde la educación comenzó a verse como un derecho social que debía estar al alcance de toda la población, otorgando conocimientos y herramientas a todas aquellas personas que las exijan y deseen trabajarlas, a fin de forjar un mejor futuro y sociedad.

Como trabajadores en formación, poseemos las herramientas para aportar a la transformación social, apoyando en la resolución de conflictos, proponiendo e implementando nuevas soluciones y ayudando a satisfacer de esta manera las necesidades básicas de la comunidad para que mejoren así su calidad de vida. Y para

llevar a cabo dicha tarea se necesita consciencia, emancipación, valentía, humildad,

empatía y un tanto de pensamiento positivo. El

equiparar la “cancha” es bastante, pero no imposible, y depende de todos y todas el llevarlo cabo.

trabajo que se debe realizar para

Es debido a lo anterior que la Vocalía Social toma bastante relevancia en nuestro proyecto, transformándose en uno de nuestros ejes principales, puesto que esta vocalía se relaciona con todas las demás áreas de trabajo. Y es que el compromiso social es lo que nos mueve y nos impulsa a esforzarnos hoy.

Pretendemos vincularnos de manera permanente y constante con nuestro entorno cercano, enfocándonos principalmente en las poblaciones aledañas a nuestro campus y algunos sectores de la comuna de Estación Central, mediante la realización de trabajos de construcción, salud, agronomía y medioambiente, así como también proyectos educativos. Para esto, se hace primordial el trabajo conjunto con otras Universidades, asociaciones, agrupaciones, colectivos, entre otros,eja dejando de lado la compensación y el asistencialismo que hoy intenta responder a las innumerables necesidades de la población. Queremos estar para el otro, vincularnos con él, más aún si consideramos que junto a él podemos forjar una nueva sociedad.

De acuerdo a esto, nuestros principales proyectos se relacionan con el trabajo territorial vinculante, los trabajos voluntarios de invierno y verano, y la colaboración y seguimiento a aquellas demandas de los/as más invisibilizados/as, trabajando de manera interrelacionada con las demás vocalías y mesa federativa, pues la acción social es un eje transversal a nuestro programa, que lo envuelve y nutre día a día.

Somos los protagonistas del cambio y no debemos olvidar que solo con responsabilidad social y vinculación con el medio lograremos una sociedad más justa y capaz de responder a las necesidades de todos y todas.

“Seamos realistas y hagamos lo imposible.” Ernesto “Che” Guevara

Vocalía de Derechos Humanos y Defensoría Estudiantil

Pablo Figueroa Licenciatura en Historia - Facultad de Humanidades

La Vocalía de Derechos Humanos y Defensoría Estudiantil, es un organismo que busca resguardar y amparar a la comunidad universitaria en casos de abuso, agresión y vulnerabilidad hacia los estudiantes de esta casa de estudios. Su deber es proteger, desde perspectivas individuales y colectivas, al estudiantado mediante una defensoría íntegra e informada de las problemáticas nacionales respecto a la represión y al abuso de poder.

Durante los últimos años se ha visto como los derechos de las personas que componen la comunidad son vulnerados. En múltiples ocasiones, fuerzas especiales han ingresado a la universidad, ocasionando daños graves a nuestro espacio académico y agrediendo a los miembros de la comunidad tanto física como verbalmente. La situación de violencia hacia los estudiantes y miembros de la comunidad que se hacen partícipes de las jornadas de movilización o marchas estudiantiles se repiten nuevamente, donde el estado pasa a llevar los derechos de las personas, olvidando la integridad de cada uno.

Estamos bajo un contexto en que un sector importante de la clase política tradicional, preocupada de defender sus intereses, intenta deslegitimar al movimiento estudiantil ocupando sus facultades para promover leyes que vulneran nuestro derecho a movilizarnos y criminalizan cualquier reivindicación que exija una vida digna.

Con una actitud incoherente, la clase política habla sobre respetar los derechos humanos mientras realiza campañas y acciones para darle más facultades a carabineros, censura las denuncias de represión ocurrida en las manifestaciones, hacen oídos sordos al abuso de los organismos de orden del Estado contra mapuches, trabajadores/as, estudiantes y cualquiera que se atreva a manifestar su descontento.

Debemos estar atentos, son nuestras vidas y derechos los que se están viendo perjudicados. Necesitamos empezar a crear conciencia sobre los abusos de lo que podemos llegar a ser víctimas, es hora desnaturalizar la violencia a las que se nos somete.

Junto a ello no podemos olvidar los trágicos eventos vividos años atrás a nivel nacional y especialmente en la universidad, en donde estudiantes, académicos y funcionarios sufrieron situaciones de violencia, donde la represión, torturas y asesinatos transgredieron todos sus derechos. Esta historia debe ser tomada y usada como un aprendizaje, rescatando la memoria histórica de la comunidad universitaria, que servirá a todos/as para seguir trabajando en pos de esta y que no se vuelvan a repetir nunca más estos horrorosos y abusivos eventos.

Es por todo esto que necesitamos un ente que se encargue de proteger y apoyar a los estudiantes en estos casos, por lo tanto, proponemos:

Una defensoría estudiantil Una defensoría estudiantil es necesaria para mantener la protección de los estudiantes, prestando apoyo en situaciones donde se atente contra sus derechos, conformando grupos de estudiantes observadores frente a cualquier situación vivida en las movilizaciones tanto internas como externas y, al mismo tiempo, tratando de prestar apoyo legal para socorrer al estudiantado frente a cualquier abuso.

Vinculación con organismos de DD.HH Como se dijo, nos encontramos en un periodo donde el abuso hacia quienes se manifiesten se legitima y aumenta. Por lo tanto, la situación actual amerita un trabajo conjunto con organismos de DD.HH, articulando grupos de apoyo conformado por estudiantes que trabajen con la vocalía y con estas organizaciones. De esta manera podremos generar espacios en coordinación con la vocalía social, de información y debate respecto a la situación actual de nuestros derechos.

Rescate de la memoria histórica e identidad de la comunidad universitaria Tal como se planteó, existe la necesidad de rescatar las experiencias vividas en la universidad en los periodos en que hubo graves violaciones a los derechos humanos. Es por eso que, además de realizar los actos conmemorativos tradicionales como la romería el día 11 de septiembre o el homenaje al día del joven combatiente, buscamos, junto a la Vocalía Académica, que la comunidad se nutra de estas experiencias por medio de charlas, eventos y actividades que

revivan la memoria de los actores presentes durante esos periodos, fomentado la participación del estudiantado, funcionarios/as y académicos/as en esta recuperación. Buscamos así ser un aporte al rescate y construcción de una memoria histórica vinculada a la universidad y su comunidad.

Vocalía de Deportes

Felipe González Rivas Ingeniería Civil en Electricidad - Facultad de Ingeniería

Diagnóstico En la universidad en general, el deporte se desarrolla de manera bastante precaria. Realmente son pocos los casos en los que las selecciones y deportistas amaterur práctican en condiciones idóneas. Pero esto no es algo nuevo sino que se arrastra hace varios años, y el 2014 se evidenció con un petitorio y movilización de deportistas que exigieron transparencia y mejoras en infraestructura que aún no llegan. También es una problemática que comprobamos día a día con los diagnósticos y relatos que dan nuestros compañeros al momento de hablar de sus disciplinas y que confirman que este problema no solo se mantiene sino que aumenta.

Esto tiene diferentes causas, pero una de las más importantes que identificamos es la mala gestión del Departamento de Deportes y la falta de fomento desde Rectoría al deporte, a la actividad física y a la vida sana en la universidad.

Sin embargo, no podemos ignorar que en gran medida hemos sido nosotros mismos como estudiantes quienes no hemos hecho lo suficiente por impulsar estos cambios, y peor aún, mantenemos elevados índices de sedentarismo, mala alimentación, consumo de drogas (incluyendo el alcohol) y “carrete” desproporcionado.

Comprendemos que el deporte está estrechamente vinculado a la realidad social y cultural, hasta el punto que se transforma con ella. Por ejemplo, mediante el juego y el deporte, que son construcciones sociales, se aprende a vivir en sociedad, es decir, proporcionan lecciones básicas de comunicación humana y de adaptación cultural. Además, el deporte facilita una comunicación que va más allá de la palabra: el gesto, la implicación corporal, el contacto. Es por esto que es preciso que el deporte sea visto como una forma de generar lazos, entendimiento y vida sana en la comunidad universitaria.

Hoy, con el Centro Deportivo Estudiantil (CDE) aprobado y reconocido por el Congreso de Estudiantes Usach, no nos queda más que comenzar a poner en marcha su

conformación. Este será el principal eje de trabajo que tendrá esta vocalía y desde donde esperamos realizar la mayor cantidad de actividades posibles que vayan en función de fomentar la participación y el compromiso de la comunidad universitaria con el Deporte Usach y sus aristas sociales.

“El amor como inicio de todo, la educación como práctica de liberación, y el deporte como una forma de vida para el entendimiento con el otro" José Cornejo.

Propuestas:

En el corto plazo:

Continuar con el llamado a conformar el Consejo de Delegados del CDE, invitando

a las ramas deportivas (o selecciones), a los deportistas de los diferentes

generalizados, a los representantes de cada centro de estudiantes y a cualquier

estudiante que quiera mejorar el Deporte Usach a que participen de este espacio

de organización.

Velar y luchar por la transparencia en el uso de los recursos que administra el Departamento de Deportes a través de una cuenta pública.

Difundir las actividades deportivas a la comunidad universitaria y fomentar su adhesión.

Fortalecer y ampliar cuantitativa y cualitativamente los campeonatos generalizados que se realizan normalmente.

Promover la sana convivencia y la distensión responsable en la universidad, en especial los días viernes, trabajando en conjunto con la Vocalía Laboral para visibilizar las consecuencias que sufren las y los trabajadores luego del “carrete” excesivo al interior del campus.

Mediano plazo:

Luchar por el bienestar de todos los deportistas para que tengan acceso a una infraestructura digna y de excelencia. Velar por el cumplimiento de los acuerdos logrados con las autoridades luego de la movilización del 2015 y que se arrastraban del petitorio del 2014, es decir, el supuesto proyecto de remodelación total del estadio, que aún no es público, y las demandas inconclusas sobre seguros médicos, difusión e infraestructura en general.

Crear instancias para la participación de carreras que puedan aportar y potenciar el Deporte Usach, como: Licaf, Psicología, Medicina, Enfermería, Kinesiología entre otras, de manera tal que colaboren con las selecciones y los deportistas en general.

Identificar y avanzar en la creación de nuevos campeonatos en pos de la inclusión de más estudiantes (hombres y mujeres) y disciplinas, tanto a nivel general como a nivel de carreras y facultades.

● Realizar las Jornadas “Los efectos sociales del deporte”: Charlas y exposiciones que abordan distintas temáticas que acompañan al deporte, incluyendo tanto a personas internas como externas a la universidad y trabajando en conjunto con

vocalías:

La vida deportiva en la Usach, junto a las selecciones y el “Consejo de Delegados”.

otras

Vida Saludable y buena nutrición, junto a la Vocalía de Salud.

El deporte en la UTE, junto a la Vocalía de Derechos Humanos y Defensoría Estudiantil.

El deporte en tu barrio, junto a la Vocalía Social.

El deporte y el Medio ambiente, junto a la vocalía de Medio Ambiente.

Trabajar en conjunto con la Vocalía de Género y Sexualidad para identificar y problematizar sobre las discriminaciones de género que sufren las personas en el ámbito deportivo y que muchas veces son invisibilizadas y así educar a estudiantes, funcionarios y entrenadores en torno a este tema y en cómo afecta al Deporte Usach.

Largo plazo:

Crear un reglamento que establezca la No Discriminación en el área deportiva, con reglas claras y conocidas por todas y todos para que, en caso de que ocurran estos hechos, se sancione a quienes discriminan.

Luchar, junto a la Vocalía de Salud, por tener un Nutricionista en la Usach que atienda y oriente a las y los estudiantes, en especial a deportistas.

Una vez conformado el CDE: Proponer la creación de una revista digital oficial que aborde la temática deportiva en su totalidad al interior de la universidad, es decir, selecciones, deporte generalizado, y a las distintas expresiones que aparezcan en torno al deporte, tanto oficiales como no oficiales. De esta manera centralizaremos

la información deportiva, teniendo total acceso público a todos los campeonatos, partidos y sus fechas, lugar y hora de juego, para que la comunidad Usach pueda acceder a presenciar y alentar a nuestras compañeras y compañeros. Para realizar esta revista solicitaremos apoyo a la Secretaría de Comunicaciones de la Feusach y a estudiantes de distintas facultades, en especial de la Escuela de Periodismo.

Proponer la creación del Museo Histórico del Deporte UTE-Usach, en conjunto con la Vocalía de Derechos Humanos y Defensoría Estudiantil, con el fin de mostrar a las y los estudiantes lo importante que era el deporte antiguamente en nuestra universidad para que se motiven a cambiar las condiciones actuales y recuperar la identidad deportiva de nuestra institución.

"Los deportistas somos artistas y, por tanto, somos los únicos que tenemos más poder que sus jefes"

Vocalía Académica

Agustín Campos Díaz Ingeniería de Ejecución en Electricidad - Facultad de Ingeniería

Diagnóstico:

Las y los integrantes de la universidad tienen propuestas que pueden beneficiar a la misma comunidad y a la sociedad. Esto se demostró el año pasado en la formación del Congreso, donde aparecieron ideas que efectuaron cambios positivos para la universidad, sin embargo, existen dificultades que no permiten que las propuestas salgan a la luz, principalmente, la carencia de una estrategia y de una forma de financiamiento acordes a la implementación de las ideas como un proyecto o investigación.

Además, los y las estudiantes presentan dudas referentes a temas académicos debido a la falta de información clara o de medios para la distribución de la misma, lo que genera una incertidumbre aún mayor.

Bajo este contexto, es necesario apoyar a la comunidad universitaria para que sus ideas en temas académicos y educación puedan surgir y sean entregados en un espacio para su distribución, así generar una confluencia de opiniones y retroalimentación en beneficio del avance para la mejora de la universidad, sus alrededores y la sociedad.

A su vez, es importante ayudar a los estudiantes para aclarar las dudas que poseen en temas académicos que se ven influenciados por las diversas situaciones y contingencias que los afectan cotidianamente.

Propuestas:

Promover las iniciativas de los y las estudiantes, trabajadores y profesores en temáticas de investigación y desarrollo del conocimiento, cuyos fines sean aportar en la calidad de vida de las personas tanto en la comunidad universitaria y en el país.

Fomentar un trabajo interdisciplinario para abordar cada una de las propuestas que las y los integrantes de la comunidad universitaria puedan entregar.

Realizar los protocolos necesarios para la comunicación efectiva entre los integrantes de las iniciativas con las entidades respectivas (académicos,

organizaciones internas y externas), con el fin de facilitar el proceso que implica generar un proyecto o investigación académica.

Generar instancias para la participación en el debate de temas académicos que sean útiles y vayan en beneficio de la comunidad.

Iniciar y mantener un contacto permanente con cada una de las facultades y sus organismos respectivos, dando lugar a que los y las estudiantes sean capaces de divulgar sus ideas, investigaciones y proyectos.

Potenciar la masificación, entrega correspondiente y efectiva de información de índole académica, trabajando en conjunto con la Secretaría de Comunicaciones.

Generar un canal de comunicación para identificar las dudas del estudiantado sobre los temas académicos y de este modo entregar una información que certera para las diferentes necesidades de la comunidad en este ámbito.

Continuar con el apoyo a los sectores cercanos a la universidad en temas académicos, como el Preuniversitario Popular, para esto se trabaja en conjunto con la Vocalía Social.

Interpelar la orientación del conocimiento que se entrega actualmente en la universidad, es decir, comprender y cuestionar la manera en que la información va dirigida hacia una forma de ver la realidad y si esta va en sentido de mejorar la sociedad en la cual vivimos.

Vocalía de Bienestar

Francesca Mateluna Fuentes Publicidad - Facultad Tecnológica

La vocalía de Bienestar Estudiantil ejerce un rol fundamental y crítico en tanto comprendemos el momento de cambios y ajustes de las políticas de becas, créditos y las diferentes asignaciones con las que cuentan las y los estudiantes de la universidad.

Dentro de las funciones que desempeñará nuestra vocalía se encuentran, entre otras, la entrega de información veraz y oportuna relativa a los procesos de postulación, asignación y apelación a las diferentes ayudas de la universidad y del Estado, con la finalidad de mantener a la comunidad informada de los procesos de su interés; la gestión de la Beca Media Matrícula que consiste en una ayuda que entrega la Federación, con fondos propios, a los estudiantes más vulnerables financiando el 50% del valor de la matrícula semestral.

Asimismo, los estudiantes a través de las gestiones de los órganos federativos en el tiempo, hemos alcanzados acuerdos y convenios que permitan desarrollar con mayor facilidad el deporte, la cultura y las artes, tales como convenios de estudiantes con gimnasios, cines, centros de deporte, etc. Esto con la convicción de que el bienestar estudiantil no se materializa sólo en el plano económico, sino la apuesta es de velar por un bienestar en un sentido amplio, considerando el equilibrio físico y psicológico de las y los usachinos.

Para el cumplimiento óptimo de estos objetivos, es necesaria la triangulación de información de manera oportuna de distintos organismos, tanto de gobierno, administrativos de la universidad, como de estudiantes. Asimismo, dada la variada naturaleza y múltiples planos en los que se desarrollan las problemáticas y así la necesidad de bienestar, es que esta vocalía se deberá articular con todos los actores, pero principalmente con la Secretaría de Finanzas de la federación como con la Secretaría de Comunicaciones, cumpliendo y garantizando un rol activo al velar por el bienestar material tanto como el acceso oportuno a la información, que faciliten las labores de las y los estudiantes de nuestra universidad.

En un trabajo en conjunto con comunicaciones se potenciará la vinculación con los centros de estudiantes en la difusión de información sobre la reforma educacional y los cambios que esta traerá para el financiamiento de los estudiantes. Esperamos que en algún momento esta vocalía pueda ser gestora sólo de la difusión de información, que no tenga que ser un apoyo económico a los estudiantes y se pueda hacer cargo de otras problemáticas, debido a que aspiramos que la educación se comprenda como un derecho y por lo tanto sea, entre otras cosas, universalmente gratuita de manera que todas y todos podamos tener acceso a ella.

“Por un mundo en donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres” Rosa Luxemburgo

Vocalía de Salud Pública

Konny Pérez Bustamante Medicina Facultad de Ciencias Médicas

El modelo de desarrollo económico imperante en nuestro país ha transformado de

manera progresiva nuestros derechos en bienes de consumo que sólo podemos adquirir

si contamos con el dinero necesario para hacerlo. Ejemplos de esto son la vivienda, la

educación y la salud, cuya re-instauración como derecho fundamental es una de las luchas más olvidadas en el escenario nacional.

La destinación de recursos por parte del Estado cada vez se orienta más hacia el sistema privado de salud en detrimento de la salud pública, cuyo desarrollo y buen funcionamiento debería ser asegurado por un Estado que vele por el bienestar de su pueblo, propiciando el acceso de sus integrantes a una salud universal y de excelencia.

Como estudiantes de una universidad pública nos parece imprescindible

posicionar las problemáticas del sistema de salud público nacional en los espacios de discusión existentes dentro de la Usach, acercar temas relacionados con la salud pública

a la comunidad universitaria y hacernos parte de la lucha por garantizar la salud como derecho de todas y todos.

Ya se ha hecho recurrente en nuestra universidad situaciones en donde académicos niegan la posibilidad de rendir pruebas recuperativas a compañeros que se hayan visto afectados por una enfermedad o malestar. El no contar con un estado de salud óptimo para asistir a una evaluación o el no estar en las condiciones necesarias para cumplir con las exigencias académicas se ha vuelto prácticamente un delito, recibiendo sanciones por ello. Es por esto que un objetivo primordial de esta vocalía es la incorporación de la salud como un derecho efectivo.

Sabemos que para todo orden de cosas hay que “partir por casa” por lo que otro de nuestros objetivos es hacer una evaluación colectiva de nuestro Centro de Salud, detectando aquellas falencias que podamos trabajar por mejorar y exigiendo a las autoridades universitarias los recursos necesarios para el buen funcionamiento de este.

Bajo este panorama, la vocalía de salud pública ha tomado por objetivo propiciar los espacios de debate sobre temas de interés común, relacionados al área de la salud y

el trabajo colectivo con organizaciones afines, lo cual se traduce en los siguientes ejes de acción:

Sistema de Salud Nacional: Es necesario que todos y todas conozcamos el sistema de salud del que la mayoría formamos parte. Para esto la Vocalía de Salud Pública propone una serie de foros informativos acerca de la forma de financiamiento de la salud en Chile, el funcionamiento de este y los derechos que tenemos al acceder a él. Por otra parte, se proponen jornadas de discusión en torno a la calidad del servicio público y la manera en que podemos incidir en dicha problemática.

Salud Intercultural: Reconocemos la riqueza existente en las distintas culturas que habitan el territorio nacional, por lo que consideramos necesario interiorizarnos de las prácticas de salud no occidentales, realizando talleres de introducción a terapias complementarias, salud ancestral y prácticas de salud multidisciplinarias. Se propone trabajo conjunto con la Vocalía de Interculturalidad, a fin de promover el cuestionamiento de la medicina alópata y el reconocimiento de distintas prácticas medicinales, sobre todo aquellas que provienen de nuestros pueblos ancestrales.

Contingencia Nacional: Una de las labores que se ha propuesto nuestra vocalía es la de instalar en la discusión universitaria temas atingentes al área de salud, tales como políticas públicas, derechos sexuales y reproductivos, medicalización y biopoder, industria farmacéutica, entre otros.

Formación académica: Como universidad pública, nuestra institución debe velar por la formación de profesionales de la salud enfocada al sistema público, considerando para ello las necesidades y falencias de dicho sector. Se propone trabajar en conjunto con los CC.EE de carreras relacionadas al área de la salud, revisando mallas curriculares y perfiles de egreso a fin de que estos reflejen nuestro compromiso con la salud pública y nuestro pueblo.

Integración: Como vocalía creemos firmemente que la salud no se limita sólo al aspecto biológico del ser humano, por lo que nos parece necesario realizar un trabajo que considere todas las aristas que implican sentirnos sanos. Una de ellas es el hecho de formar parte de una comunidad que considere nuestros requerimientos para desenvolvernos cómodamente, lo cual es una falencia dentro de nuestra universidad. La presencia de personas ciegas, sordas, mudas o con movilidad reducida en la comunidad usachina es algo de lo que debemos

hacernos cargo, poniendo a su disposición las herramientas necesarias para mejorar su estadía y participación dentro de la universidad. En este aspecto, nos interesa trabajar en conjunto con la organización encargada de desarrollar el Curso de Lengua de Señas u otras organizaciones interesadas en el área, en busca de estrategias de implementación dentro del campus que consideren las necesidades de todos y todas los miembros de la comunidad. Vinculación: Por último, nos gustaría concebir la salud como un derecho fundamental que forma parte de cada uno de los integrantes de la comunidad usachina, puesto que es la única manera de luchar contra la privatización de aquello que nos corresponde. Creemos que esto solo lo lograremos trabajando de manera colectiva con organizaciones afines dentro y fuera de la universidad, tales como Ifmsa, Lelikelen, Asemech, Feneech, Adeoch y por supuesto el Centro de Salud, por mencionar algunas. Como anexo se propone la instalación de botiquines de primeros auxilios en distintas zonas de la universidad, estableciendo un trabajo de capacitación conjunto con CC.EE u organizaciones interesadas en la manipulación y el cuidado de dicha implementación. Además de esto nos parece un punto central la vinculación con el territorio y la comunidad, a través de intervenciones educativas y voluntariados de salud preventiva en poblaciones cercanas a nuestra universidad, puesto que esto, además de crear redes de apoyo con las comunidades cercanas, fomentará el espíritu de servicio en los estudiantes y futuros trabajadores de la salud.

¡Juntos avanzamos, construyendo salud para el pueblo!

Programa Vocalía Laboral

Magdalena Puentes Lobos Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales - Facultad de Humanidades

El 2015 como estudiantes de la Universidad de Santiago vivimos un álgido momento de movilización interna, donde uno de los puntos claves dentro del petitorio fue subcontrato y precarización laboral. En ese momento, y con el trabajo de varios años atrás, se evidenciaron las condiciones en que se encontraban las y los trabajadores de aseo, jardines y seguridad, tales como la desprotección y precarización de los trabajadores que se refleja en la desigualdad de sueldos, contratos, condiciones laborales y acoso, etc.

Bajo ese contexto y como actores sociales dentro de la comunidad universitaria es importante reconocer y problematizar las condiciones laborales en que se encuentran los distintos gremios dentro de la comunidad gracias a la reestructuración del trabajo que se dio en dictadura con el Plan Laboral, trayendo como una de sus consecuencias la subcontratación.

Entonces, consideramos fundamental la reconstrucción del tejido social en la Universidad, donde estudiantes y trabajadores seamos capaces de unir luchas, tensionar espacios y buscar soluciones reales en conjunto, ya sea para mejorar las condiciones internas como para crear un debate en torno al Plan Laboral instaurado en dictadura y profundizado en los gobiernos de la Concertación-Nueva Mayoría que actualmente se ve reflejan en el proyecto de reforma laboral.

En la práctica, la Vocalía Laboral se encargará de trabajar bajo dos ejes centrales:

un trabajo interno y un trabajo externo.

El trabajo interno se enfocará principalmente en:

Fomentar la lucha contra el subcontrato en la Usach, levantando espacios de organización y trabajo para desarrollar propuestas acerca este tema.

Apoyar las iniciativas de trabajo que busquen el fin al subcontrato.

Velar por el cumplimiento de las leyes laborales, así como por la protección y cumplimiento de las condiciones referentes a la infraestructura y los horarios de trabajo y colación.

Incentivar la organización autónoma e independiente de los trabajadores a través del sindicato interempresa de aseo y jardines creado en Mayo del 2016, dejando atrás la mirada paternalista sobre el tema.

Crear instancias de vinculación entre trabajadores y estudiantes.

Exigir mejoras a las condiciones en que se encuentran los trabajadores externalizados.

Generar espacios de debate con los otros estamentos de la universidad, ya sea profesores por hora como funcionarios, que se ven afectados por el régimen laboral bajo el cual funciona la Universidad.

El trabajo externo se enfocará principalmente:

Problematizar el régimen de subcontrato como algo inherente y que agudiza la explotación de los trabajadores, el cual hay que erradicar.

Promover la coordinación con otras instituciones educacionales frente al tema de precarización laboral y subcontrato.

Incentivar la relación entre sindicatos subcontratados, con el fin de trabajar desde la experiencia vivida en otras empresas.

Generar análisis y propuestas frente a la Reforma Laboral, en unión a organizaciones sindicales, bajo el entendido de que en un futuro seremos trabajadores.

Programa Consejería Académica

Sandra Guzmán Ortega Ingeniería Comercial - Facultad de Administración y Economía

Preámbulo

El cargo de la Consejería Superior Académica, ha sido conformada producto de las esperanzas y materialización de años de luchas internas por la Democratización al interior de nuestro plantel universitario. Este ha pasado de ser un cargo de representación casi designado por Rectoría a transformarse, desde hace algunos años, en un espacio de elección democrática elegido por las y los estudiantes directamente. Es un espacio fruto de nuestras luchas.

Tiene la responsabilidad, el o la consejera, de representar y respaldar las definiciones y posturas de la comunidad estudiantil dentro del Consejo Académico, por lo tanto, tiene la responsabilidad de ser el nexo directo entre los y las estudiantes y todas las autoridades de la universidad. En este sentido, es importante considerar dos elementos al respecto: el carácter de representación del estudiantado ante las autoridades necesita ser profundizado articulando la función de la consejería con la constitución de espacios intermedios que logren conectar las consejerías locales (de facultades y departamentos) y a su vez, construir un entramado organizacional que dé sustento a dichos espacios. Por otro lado, la Consejería Superior Académica debe articular los esfuerzos coordinados de los diversos estamentos, considerando sus intereses y capacidades por separado en función de objetivos comunes.

Sin perjuicio de lo anterior, la consejería es un espacio de defensa de las y los estudiantes entorno a todas las materias que pudieran afectarles, sean estas económicas, sociales, académicas o de otra índole. Esta es una labor fundamental que debemos desarrollar con más fuerza, impidiendo que los contextos sociales y económicos externos de nuestro estudiantado sean causal de reprobación de ramos, sanciones, endeudamiento y expulsiones.

Es nuestro deber ya transcurridos un par de años desde la implementación de la Consejería Superior Académica, y considerando la realización de nuestro reciente Congreso Feusach 2015, apostar por fortalecer, enriquecer y potenciar con estructuras

reales y medidas concretas, los avances que hemos obtenido en democracia, y participación en las estructuras formales de nuestra querida institución.

Contexto

Nacional

Durante el año recién pasado, 2015, se logró llevar a cabo la derogación del tan mencionado DFL 2. Este decreto, promulgado durante la dictadura, plantea el impedimento en la participación y decisión dentro de los gobiernos estudiantiles, lo que significó durante años que nosotros como estudiantes no pudiéramos participar dentro de las políticas internas de la universidad. Esto en definitiva implicó que por mucho tiempo la

política emanada por el gobierno central de la universidad fueran desarrolladas de forma completamente autoritaria incluso pasando a llevar a la comunidad estudiantil en su conjunto. Este gran paso para la legislación nos abrió una puerta tanto a los estudiantes como a los otros gremios a participar de manera legítima dentro de las mayores instancias de decisión dentro de nuestra casa de estudio.

Además de esto a través de este significativo paso se abrió paso al debate a nivel nacional sobre democratización y triestamentalidad en las universidades públicas. Vimos como Universidades hacían carne nuevos porcentajes de participación dentro de sus cuerpos colegiados, lo que propicio instancias mucho más participativas y representativas de las Comunidades Universitarias en su conjunto.

Ahora el debate y líneas de trabajo a seguir deben centrarse en ir construyendo una mejor sociedad con instancias mucho más representativas que las existentes al día de hoy. Es de esperarse que el desarrollo de esta temática y el ejemplo de Universidades pioneras en la materia nos lleve a conseguir condiciones similares para el resto de las Universidades dependientes del Estado para lograr conseguir con el tiempo un mejor y más sólido modelo educativo.

Local

Durante el último tiempo nuestra Universidad se ha visto enfrentada a una gran cantidad de conflictos, entre ellos destaca un hecho o periodo particular, las Movilizaciones Internas del año 2015. Un paro que se extendió por alrededor de seis meses y una toma de las dependencias de Rectoría.

Dichas movilizaciones se desarrollan en torno a un petitorio que trataba diversas temáticas y necesidades existentes dentro de las distintas facultades. Para las cuales se tomaron acuerdos que Rectoría aún no materializa.

Cabe destacar que uno de los puntos más importantes a tratar dentro de las mesas de negociación, y en el cual estuvo entrampado por largo tiempo, es democratización. Una palabra que ahora resuena fuerte en el consiente de cada una de las personas que conformamos la comunidad universitaria. Esto abrió paso a discusiones profundas y serias dentro de los distintos estamentos, de las cuales se puede sacar sólo una conclusión en limpio << La Usach necesita que las decisiones ya no sean tomadas por unos y unas privilegiadas, sino que por la comunidad en su conjunto>>. Es por tanto que desde nuestra instancia de TU Proyecto Universitario, tenemos la firme convicción de que solo con la unidad entre los estamentos podremos lograr dicho objetivo y esto a través a su vez de la actualización de los Estatutos que aún rigen nuestra casa de estudios y que no son fiel reflejo de lo que la comunidad espera de la institución y de sí misma.

Ejes Programáticos

Estatuto Orgánico y democratización Recientemente hemos podido observar el posicionamiento de la Rectoría entorno

a una sentida y longeva demanda de los estamentos de la Universidad de Santiago de

Chile, Usach. La democratización y participación se han hecho carne con la derogación del DFL 2 y han fijado las bases de un proceso de revisión y retiro de los amarres dictatoriales presentes principalmente en los planteles del Estado. Es nuestro deber dar materialidad y propuesta a dicha sentida demanda, es por esto que como ex congresal del Congreso de Estudiantes Feusach 2015 propongo articular un proceso de construcción de

una propuesta estudiantil para el Nuevo Estatuto Orgánico, asumiendo que dicho proceso ha comenzado, y que debemos hacernos cargo de los logros obtenidos en dicha materia en la movilización del año anterior asegurando que el proceso se realice de manera pulcra

y transparente de cara a los distintos gremios y sensibilidades políticas en nuestra casa de estudios. Para ello, hemos dialogado con diversos actores que participaron en dicho Congreso de Estudiantes (congresales, expositores, etc.) con el fin de conformar una comisión de trabajo que presente a nuestros estudiantes una propuesta coherente y potente con nuestros intereses y necesidades, articulándolos a nivel triestamental.

Vinculación con Gremios y Estamentos Debemos fortalecer y dar solidez a la vinculación con los gremios y representantes de las diversas instancias de articulación de los estamentos de nuestra Universidad, considerando no la mítica UTE como techo, sino como un piso base para iniciar nuestro propio proceso, en este sentido agregar a la participación de los funcionarios y académicos y sus organizaciones, la participación y vinculación con el naciente sindicato de trabajadores y trabajadoras de aseo, y otros espacios organizativos de nuestra comunidad, en pos de articular a todos los actores existentes. Esto es, la conformación de una mesa triestamental permanente, incluyendo a los demás actores, en definitiva, volver costumbre la relación triestamental, y ampliarla hacia una multiestamental.

Participación y vinculación con los cuerpos colegiados Evidenciamos una problemática en algunos espacios locales, la inexistencia de consejeros o consejeras dejando vacante cargos que son trascendentales para el logro de nuestros objetivos. Además, no existe vinculación real entre las consejerías de Facultades y Departamentos, con las Consejerías Superiores, lo que alimenta el caudillismo, el localismo y la dispersión de nuestra fuerza democratizadora. Es por ello, que crearemos la coordinación de consejerías que será el espacio inicial de una futura estructura de consejerías que nos permita articular los esfuerzos locales con los de nivel universitario, pujando por la vinculación de intereses y objetivos y asegurando velar porque no existan espacios en los que las consejerías no puedan implementarse, ya sea por ausencia de voluntad política de las autoridades académicas o por carencias en la participación de las y los estudiantes. Debemos afrontar el problema en conjunto.

Comisión de Convivencia Universitaria Esta es una instancia presente dentro del Consejo Académico mediante la cual personas de los distintos estamentos discuten e intentan proponer soluciones a posibles problemas que afectan la normal, sana y óptima convivencia al interior del Campus. Dentro de este punto es necesario mencionar dos temas que para nuestro proyecto son fundamentales. Precarización Laboral y Seguridad en el Campus.

Precarización Laboral

En primer lugar, debemos entender que los problemas laborales afectan a la comunidad en forma transversal, sin importar la naturaleza de su actividad. Tanto trabajadores del aseo, personal de seguridad como profesores y funcionarios viven día a

día la precarización laboral, donde se ve plasmado de manera evidente el rostro de la explotación.

El proyecto del cual soy parte tiene la convicción de que el trabajo concreto para levantar las demandas de mejoras laborales debe ir de la mano con el trabajo real de democratización, como con la vinculación con gremios y estamentos. Para esto proponemos una fuerte vinculación con la Vocalía Laboral y la Escuela Popular de Trabajadores, además queremos mantener el debate a la comunidad brindando difusión a las demandas relativas a esta problemática. Dejar en claro que este tema es de completa importancia para la implementación de una real democratización de nuestro espacio universitario.

Seguridad en el campus Esta temática, posiblemente, es la más controversial dentro de la política interna de la universidad, teniendo en cuenta que las medidas que se toman afectan directamente a todos los estudiantes. Como representante del estamento estudiantil, siento mi deber de hacer valer la posición de los estudiantes en esta materia, dejando en claro que las medidas que se tomen dentro de la comisión deben ser lo más democrático y representativa posible. Y para esto proponemos conformación de instancias periódicas, donde la consejería se reúna con los centros de estudiantes y vocerías para darle discusión a la temática y poder bajar la información a todas y todos los estudiantes, además de una participación activa y responsable dentro de cada instancia en la que se trate este tema. Debemos además, desarrollar políticas que sean capaces de complementar la seguridad de nuestra comunidad educativa y el respeto de los espacios de libre tránsito y vinculación que deben ser parte de una Universidad Pública.

Defensoría Estudiantil Un rol abandonado a la voluntad individual de los consejeros anteriores, es la defensa de las y los estudiantes. Por eso considero que es necesario estructurar el funcionamiento de este rol al interior de la Consejería, pasando de la voluntad personal a la obligación política, porque es nuestro deber como Consejeras y Consejeros defender los intereses de nuestros estudiantes y reconocer las limitaciones externas que afectan el desempeño de los mismos en la Universidad. Para ello, proponemos la creación del

defensor estudiantil organismo que se encargará de cumplir dicha labor a nivel académico para velar por el fiel cumplimiento del rol social de nuestra Universidad que es y debe ser la incorporación de los sectores medios y bajos de nuestra sociedad a la Universidad, brindándoles todos los espacios y condiciones necesarias para su buen desempeño académico. Recordando este punto como parte del petitorio de la movilización 2015 al cual nunca se llegó a negociar frente a Rectoría. Además aseguramos la directa vinculación con la nueva vocalía creada en el pasado Congreso Feusach, Vocalía Académica que tratará de dar soluciones a los problemas académicos de los estudiantes, además de potenciar el área de Investigación y Desarrollo de nuestra universidad.

Canales de Comunicación:

Las consejerías no han sido capaces de articular espacios de vinculación, comunicación y transparencia con las y los estudiantes. Es por ello, que proponemos la creación de medios y redes sociales de comunicación y transparencia con las y los estudiantes (Facebook, Twitter, página web), la presentación de actas de consejos y reuniones y la presentación de informes ante el ampliado estudiantil y la comunidad en general que permitan hacer de nuestra labor, una tarea cotidiana y cercana y de cara a nuestras compañeras y compañeros. En conjunto, dichos canales servirán como retroalimentación para acercarnos a las y los estudiantes para ayudar a resolver sus dudas y defender sus intereses.

Para finalizar esta presentación de ideas y proyectos que proponemos en torno al Consejo Superior Académico, es necesario enfatizar en la importancia de esta labor y el gran aporte que considero realiza a la Comunidad Universitaria, entrelazando y relacionando distintos temas que competen a cada persona participante del diario vivir dentro de nuestro campus. Además de mencionar mis muchas ganas de poder trabajar y participar de dicha instancia que nos permita crecer en post de una mejor Casa de Estudios, de una mejor convivencia y de una constante construcción hacia una sociedad y un Chile mejor, más justo y democrático.

“Instrúyanse, porque tendremos necesidad de toda vuestra inteligencia. Agítense, porque tendremos necesidad de todo vuestro entusiasmo. Organícense, porque tendremos necesidad de toda vuestra fuerza.”

Antonio Gramsci.