Está en la página 1de 1

CELEBRACIÓN DEL AÑO NUEVO ANDINO

Los antiguos indígenas agricultores del altiplano andino, se regían por la
observación de diversos fenómenos astronómicos para guiarse en los
momentos que debían iniciar las diversas faenas agrícolas y ganaderas,
como siembras, cosechas o esquilas. Aunque ubicados en la región
tropical de Sudamérica, donde las estaciones son menos notorias que
para los habitantes de Europa, también existe aquí épocas bien
diversificadas, que no coinciden completamente con las estaciones del
resto del continente.
Es así como el momento en que el Sol llega a su punto más bajo en el
horizonte del norte, el Solsticio de Junio, cuando los rayos del Sol bañan
con su máxima inclinación las regiones del hemisferio sur de la Tierra,
corresponde aquí a la culminación del Invierno, que en esta región es
una época seca y de bajas temperaturas.
Este es el momento elegido para la celebración del Año Nuevo Andino,
que "marca el fin de una temporada de cosecha y el inicio de una nueva
época de siembra".
En el sitio Bolivia.com el etnólogo Angel Yujra explicó que: "En los meses
de mayo y junio termina la fase de cosecha o choquellamallu. El 3 de
mayo se hace un agradecimiento al Pusi Wara o Cruz del Sur, que rige el
calendario andino".
Amautas o chamanes aymaras interpretan el futuro alrededor de una
fogata en Tiwanaku, el año 2002: afirmaron que llegó con el augurio de
una buena cosecha.
"En junio descansa la tierra. Y el 21 de junio es cuando más se aleja el
sol. Los amautas han encontrado el punto clave para que retorne el
reordenamiento de la tierra. Originalmente es el marat'aqa, o el
agradecimiento al sol y la Pachamama por las cosechas. A partir de ese
momento se inicia la nueva siembra. Es el sol que debe dar energía para
una buena cosecha".
"Se realiza una ceremonia para agradecer a la Madre Tierra de todo lo
que hemos recibido este año. La tierra nos provee como una madre y
tenemos que pagar", comentó para Bolivia.com el amauta Lucas
Choque.
Los amautas son los chamanes aymaras, encargados de mantener las
tradiciones de este pueblo y realizar sanaciones físicas y espirituales.