Está en la página 1de 154
in este libro, Henry Gireue formuda su deseo det cricucntro tnds alld te todas Tas fromteras. nat intent de soliderriead politica! can ef perrscnicuta fesminista posnioslerno, let teoria autivvacista y todos aquiellos qe prensan cle forma critica en ef cernipo de la pedagogic Gon clavidad y perspiccicia, escribe sobre tos puntos di contacto existentes enure estes moriniientes. campliar os limites de la pedagogia critica wos invita a participar en un amnplio proyecto politico fundementalmente radical y democrttico. Se trata’ dle sria serie ele enseryos, asi, centrados en cuestiones relatieas a las diferencias sociales y potitivas cen los que, como siempre, Giteux se contierte en elocuente portarnz de las mejores investigaciones ue estan realizando actuatrucate en el ccunpo te la tevntct cultural conteniporduea. Pero, a let vez. stt compromise inexorable con los princtpios dle la justicta social y ta democracia radical frente al pestmisme contenspinrdnee convierten ef fibro ex wna contribuctin tinica. wie obra inporterte ¥ profiad procedeste. conn asegarrat Michele Wallewe —kes autores cle Black Macho, de-tuna persona honesta, un vistonario tuspirader e incansable (qune se prrenctps par lo gue sacerte: en truest eseticlets ¥ en nuestry nuudo: ent Cruzindo limites. Giroux preseuta sis programa de form ouis concincente que Cruzan limites DR RARER Le RM Le LORY Pe y AG Cruzando limttes Henry nunnce Henry A. Giroux es eatedvitice de Pedagogiat en le Penuisyleania State Cuiversity, asi cone tnvwstigader y director del Center fir Fdneation Studies de la Criversicled de Miami, Entre sus numerosos libres pueden cease Los profesores como intcleetuales. Hacix una peclagogta critica del aprendizaje v Placeres inquietantes, Aprencliendo cultura popular tanubicn partes pro Pes ISBN 84-493-0353-2 \ WIR zea | sage we Wil | | ‘cRUDANDO UMITESTRABAS ADRES CULTURALES Y POLL sPaacastsosssi l6s Educad PAIDOS EDUCADOR isch got Henry A. Giroux Cruzando limites ‘Trabajadores culturales y politicas educativas PAIDOS atrat workers an! the poli of educate te Tita origina: str eras: tint eins po Peoer- Chapman and resin he an Pale Toss Asli Gubler de ta iss ein, 1097 {© 1942.9 Noone, Cheon ad Hall, lo, Nueva York» Loves 6 ale tos las vdiimes ela Feces Pos thesia. © arin iy 92 U2 Barone {Bion Fain, SNC Detensa 598 -Boens tes fsus. ss arise Feit Unga B27 1997 Irupres He SL Heras, 2 = 08005 haven Ainpresn en Espa Psated Spain suelo ext dedicado Ale memoria dm mee ym pe yadames Baldwin, eae SUMARIO, Agradecimientos Intoduceion PRIMERA PARTE ESCOLARIZACION Y POLITICA CULTURAL 1. La esperanza de la educacién radical: una comversacion con Hemy A. Giroux 2, Rupturas poscoloniaies!Posibilidades democraticas 3. Cruvar las fronteras del diseurse educacional: modernismo, pos modernism y ersinismo 4, Descentrar el canon: nueva configuracién de los Himites diseip nes y pedagogicos 5, Nueva delinicidin de las fronteras de raza y elnia: mas alls de la politica de pluralismo ‘Secunpa pare LOS TRABAJADORES CULTURALES, ‘Y LA PEDAGOGIA CULTURAL, 6, Pedagogia critica y poder cultural: una entrevista con Henry A. Gi- 7. Los studios culturales, la diferencia resistentey el negreso de lt pe- dagogfa critica 8, Lacultura popular como pedagogia del placer y del significado: Uescolonizar el cuerpo. 9. E] pesimismo radical de Leon Golub: hacia una pedagosin critica de la vepresentacién o 10. Los trabajadores culturales y Ia pedagoga de ia politica cultural es: cribir contra el imperio| Indice anatiico y de nombres u 109 33 vs 19 au 2a 295 280 AGRADECIMIENTOS. En a elaboraci6n de este libro, ecibé una enorme eantidad de apoyo, inte- Jectual v de tel tipo, de un maimera de personas demasiado elevado para p= devas numero. Pero guiera dar las graelas 9 mi nie ysniga, Jeanne Bs, por st consejo intelectual, pacioneia v apo moral, Mis eologas Peter MeL Fea, Roger f Simon, Richavel Quant, Dennis Caron, Larry Gross ido Macedo, Candy Mitchel, Harwey Kave, Stanley Aronowitz, Ralph Page, Da: vid Trend « bell hooks me han avidado enormeniente a relexionar de forma detenida sobe las implicaciones de vari aspectas del rabaje realizadoen este ibm. Los graduados del Center for Education and Culvital Seudies, Martin ONeill, Jeane Brady, Honor Fagan, Adriana Hernindes y Steven Haymes fas rom una fuente constante de inspiracisn acerca de muchos de los problemas {que taty en este libro. También me encuentro en denda con fos graduadns a los {ue di clase en The Ontario Institute for Studies in Education durante el otomo de 1990, Sus intuiciones sobre las consecuencias palitieas ¥ pedagéyiens de ka teovia poscobnial va politica de densidad fueron sumamente valiosas. Mi mae vor gratired para Martin O'Neill, quien continuamente me proporcioné nuevas Investigaciones, textos ¥ lecturas de mi trabajo. No hubiera pode terminar este manuserio sin su ayuda, inteligencta y apoyo. También quiero dar las 3 cias 2 mi eitara de Rou! ledge, Jayne M. Fargnoli, que me animé a eseribir este _mamuscrito,7 euya vision y generosidad fueron una fuente constante de apove, Partes de este libro han aparecido en otros sitios con forma diferente. Hago extens.va mi gratitud a los editores por su autorizacién para haccr uso dels siguientes materiales: la actual versién del eapitulo 1 se publics prime- 0 en The Jounal of Education 170 (1989). Se trata de una versidn levernente teditada de una entrevista que aparecid en la Civic Ars Review, yolumen I, mit mero 1 (verano de 1988), ¥ se reimprime von el correspondiente permis, Versiones cel capitulo 3 aparevieroa primero en College Lirerature 17 (1980), © West Chester University, y en Postmodernism, Peminisim, and Cultural Pos lites (1990), © State University of New York Press; una version muy diferen- te del capitlo 4 aparecié originalmente en Son sllanic Quarerly 89 [1990], © Duke University Press ef eapitulo 5 se publics en una version mas breve en Posonodernises, Fewainism, and Cultural Politics (1990), © State Uni versity of New York Press; ol capitulo 9 fue publicado por vez primera en F- posure. La entrevista del capitulo 5 se publics en Afieriunage 18 (1990). Vor~ Siones diferentes de los capitlos 8 y 10 se publiearon en Cried Studies INTRODUCCION Los diversos ensavos que aparecen en este libro representan un cambio, {tanco en mi actividad politica, como en mi trabajo teorico, Alo largo de la pas seda década, la mayor parte de mis escritos se han oeupade expecificamente Ue la eswolarizacién, Dentro de ste contexto, abaig eh un proveetu politico tneamindo principalmente a reformar fos lugares donde recibe sa educa: ida cl profesor, las eseuelas piblicas, ka educacién superior y ciertos aspec- tos de ls edacacion comunitaria, Aungue sigo erevendln que dicho lugares Son detenninantes para animat 3 qu los estudiantes sean educadoe para la ciudadania critica, es decir, como sujetos politicos eapaces de ejercer el Fide- ra7go en sina democracia, sano crco que fa hicha relat a ba educacion se pueda reduir a tales igaves, nb tampoce que la pedagopia como forma de producci6a politica, moral y social se pueda aberdar principalmente como ‘una cuestion de escolarizacién. Con esto no quiero decir que creyera algnna ver que las esenelas por si solas pexlian cambiar la sociedad Nunca he com ppartilo ni apoyado ta] opinién. Sin embargo, decid centiar mis enerilas po- Iiticas y teoricas en esos lugares porque ereia gue merecian tal dedicacio. Estas preocopaciones no estaban fyera de lugar, pero. al sostener que las eseuclas de Magisterio la escolarizacién publica ram eapaces de convertise cnagentes de wna relorma social mas arplia, subestimaba en gran medida las Iimifaciones, tanto estricturales, como ideolégicas, con que los profesores de- ssarrolfan su labor, asi como la influencia que tiene c} conservadurisme domi: srante en Ia configuracién del curriculuen y la vision de ba msayorta de 1as es cuelas de Magisterio de los Estados Unidos. Sin embargo, estas no son las Linicas circunstanctas que han alterade mis andlisis tedrieos relative a Ja es colarizacién y ln edveasion Desmoratizados por los destroros infligidos a la educacisn por las medic das federales y estatales durante la era Reagan, muchos educadores progre Sistas y criticos se convirieron durante ta uitima decads en los peores ene igos de sf mismos. La incapacidad para establecer alianzas constructivas dentro v fuera del campo educativo, el rechazo reduecionista a tratar Ta com> plejidadl de Ia eorta social y la prietica educacional como una posibilidad [prometedora de abrir nuevos espacios pedogdgicos, vla aparicion de nuevas formas de seporatisimo ideolozico y politico produjeron el efecto de reducir grandemcote la influencia que los edhicudores eriticos pecan ejercer como Intelectnales pblices. “4 ‘CRUZANDO LiNTES Con notables excepeinnes, fos educadores radieales y eriticos en genes thom ignnrad en la (eonin social ls virajes que hon estado teniendo faaen ‘otros eampos. Encersados denivo de las limites eisciptinales tradcionales re. ciclando viejas orvodoxias. muchos educadores eriticas corten el riesgo de ‘convertirse en algo asi como somibras que canean sobre ka pared de ana 08 ura reunion académica, inconsticntes de un mundo esterior tepleto de ver dladeras amenavas para la demcravia, la sociedad ylas escuclas, Tansbicn he constatado entre un iimnero vonsiderable de educadores de tos Estacion Unie slos un creviente antiingcleetuslismo ligeramente ciliado bajo lamamiesios 4a Ia sverdaderas prctica, al lenguaje accesible y la politica a ple de calle Aunque ninguna de estas ewestiones carece «le importancia en si nish, se tradueen a menudo, dados los cantextos en que aparecen, 6 en un Hanna, miento a soluciones practicas, con caracter de autofulistacion, ven una tes itencia a afrantar ls serius problemas spots y poiieosrclaivon ala exh ‘steidn secundatiav superior. En alguns casos le misma vstica educational sea transformaxlo en una eelebracién reduccionista de ki experiencia que esucita fa oposicion binaria entre teara y pritica, convintigmose esta thi en una categoria no problematica para invocar la vor de la antoridad pe: eons Cia Al partie del pedagoeia como prcticacarene de dimension his: toricayteorc,varioa Wabsjadores cles ean snfenano, ca er amin sami fa prctiea pedagdgien come inn era de pies shen Tanto ni como fra dl dria scadmic, eno fe pesto «iene anise dela praduccion yrepreventacion Je signiicade¥ por elmatoten quests pricties ys les etn implica ens din dl pode svt. Exe bro en ntentode ensanchar ls parénntres de nuesio modo de pensar sobre Ia escsarzai Ls edvcaton, fx pedagogy politi cu fal Cony ta pre omer, tanto en ct fon com en forma, co is ‘tion coven de somno ker¥sonsina un ih te Pn ck cata dcnapon te aappiaeniny pt h iakpentienteronpesto a ow desme,aungue el copie? perc mare tern doe abordn crigennent europe tio. Aes srlc abajo pretense desartllar un discurso nuevo que planiee cucstiones, "uns Forme de spac ica rciclmente mies, No hago selon Se tenga utieado hens gue cca enguae nee ot lrgentey sia para resonatiuirlon nomen sa qo de tron debate cutlery edincnionaes, Fett iid com tes acl, temendstiente penetrate en lo que vespecta al wxo de Oconee toneven urbe Jas ruptarasepistemoligicas importantes na lanen, lypay ena se dam si cones nuevas'a problems vcjos, sino cuando wi cami raha en el campo ‘del debate dexpoj alos ies problemas de st sentido, Esto es logue oe pare {ehasleo hoy si se quiere levaradlanic el debate politico. es nseeario ont tnuir un enguajenuevo yun lenaiaje maovesinifca. esd obscton. muss problemas, nuevos valores vlaposiiidad de consioir discursivanente tie ‘os antagonissnos y formas de lacha." |Ademés, la producci6n y accesibilidad det lenguaje no se puede separarde ‘quienes lo leen; hay nachos pilicos lectores, v espero que se pureda enter: der qu los ibros son lefdos de forma dileronte por ptiblicos diferentes. Mt nice adveriencia es que no creo que los profesores sean «denrasiado esti dos» para leer libros teorieos. En mi opinién, esos criticas que afieman poder leer Iteratura teérica, pero dicen que los profesores de la escuela piblica es tin demasiado ocupados © son incapaces de afrontar un discutso eritico, pucden estar sufriendo de una sobredosis de ese tipo de vanguardismo qie subestima y socava Io inteligencta basica de la mayorta de les profexores. También creo que la queja, generalmente carente de rigar, de que les 1 mest Lola, Me fins te Rein of ur Time ames. Ves Pass, 19%, 16 (ckuzaNno Lines to tesrien se deberfa conectar ditvetamente con la proviskin de formas expe: cifcas de préctica en el aula se ha de rofutar mediante un sentido mas ainplia fe Jo gue es v hace realmente la pedagogia. Esta es una inquictud primoruial fel presente libro, De hecho, una tarea asi esige escribir de nuevo el signifi ccado de la pedagogta misma, Equivale a comprender fa pedagugia coao wna configuracion de practicas fextuales, verbales y vistales que prevenden abor- ‘dar los procesos mediante fos cuales la gente se entiende a st misma y com prende los modes en que alronta a los demas y «i entorna, Revonoce auc las presentacioncs simbolieas que tienen lugar en diversas esferas de la produc- cin cultural dentro de la sociedad ponen de manifiesta relaciones de pocler ‘cuestionadas y desigeales. En eusinta forma de peoduceidn cultora, la pea _aogia esta impticada en la consinuccién ¥ organizacion del conoeimiento, Ws eseos, los valores y las practicas sociales. Lo que nos interesa aqui es desa- rrollar una aocién de pedagogia capne de evestionar las formas dominantes de produccidn simbilica. En cuante préctica cultural, la pexlagogia, come Lice Roger Simon, euestiona y al mismo tiempo configura de nueve la vons truccién, presentacion ¥ afrontamiento de diversas formas de imagenes, tex fo, conversacion « acc? Esto se traduce en la prosduccisn de significado, {gue conforma a los tabajadores culturales, profesores y estudiantes con res pecto.a sus futuros individual y colvctivo, Tal y como aqui se deseribe. la pedagogéa no versa tanto sobre la provision de un conjento sniversatizado de pressripciunes, exsnto sobre uma refund cidn de la relacion entre teorla v prictica como forma de politica cultural Esto implica respetar Is complejidad de la relacian ene las teerfas pedago. sca ¥ la especificdad de los lugares donde se pirdietan desarvollar: La ter "ia pedagogica no es un sucednco de las practi particulayes emprendilas| or sujetos historicamente espeeifices que acttan en contextos sociales, pol ticos v culturales concretos. Al contrano, es una prictica diseursiva, un ke ‘puaje inacabado, evpleto de posibvlidades, que nave de compromises y dialo fos particulares” Ofrece nuevas catezorias, ejemplos e intuiciones para que los profesores, entre otres, alronten y repiensen todo, desde propésito y significado de la escolarizacién, al papel que los educadores pdsian desens penar como tabajadlones cullurales, Su especilicdad y valor estriba en st éxito a la hora de proporcionar un kenguaje que rompa Is relacion acostum- brads entve teorfa v practiea, pedagogia v ensefianza, excuclas y cultura pl blicas eitieas, lems, sostengo que fa pedagogia es un discurso que debe extender los principios y practicas de la dignidad y libertad humanas y de la justicia social acometiendo una critica social que reconeca las seriasstnenava alas que se enfrentan las escuelas las esferas cle cultura critica y el Estado democrstico mismo. Por ejemplo, ena era Bush se ha puesto de moda evear «enemigos in temose (tales como ka American Civil Liberties Union, los delensores de la ac- cidn afirmauva los activistas gay y losacadimicos de tquierdas), para a con- tunuacién haceries la guerra en nombre de un principio sincuestionables: el 2 Rages. Sin, Ff: as Mev el agin abd ney Pes, 192 srRODUCCION 7 Lerechn del piblien a la Hbertad de expresin. Bajo la superficie de esta rete rica Se encuentra una polite d elimianeién. El racisnto, Ia pobiera. cl se sismo, Ja destruccién ecoligica ¥ otra multitud de problemas va no se af tan desde una pesspectiva seria;en cambio, se ha convertide en alga comin esviar 6 enmaseaar la propia complica con tales pricticas tachando a {quienes argumentan contra ellasde tiranos ideotegicos, que pretenden impo nner una forma de wconeccion galiticns. Paya complicar atin mis Ins cosas, tuna miesa forma de maccarthismo amenaza Ie universidad, pero no es un rmaccarthismo de izquierdas; es la intakerancta de la que hacen acopio quie- ines, em los centres de poder, no pueden sesuir leitimando tan facilmente sus ‘deologias « priericas, Por ejemato, en el mbite acadsmivo, los tentos de ‘uestionar los efectos debilitantes de las perspectivas eurocéntricas sobre la ‘dentidad v la diferencia estin siendo aprovechados par los neoconservado- ss como tuna excusa para etigustar tales cuestionamientos coro wna viola sion de la libertad academia. La misma tactica se est wsandlo para denon cia a cualquier yue osa expresar la mas ligera protesta contra pricticas sociales gue subvugan, infiigen v oprimen, Los opresores son ahora kas ve tims. Cuando se les pide que responedan de sus accion’, los nevconservade res responden von ereces, afinrando que las Universilades y esewelas estan Nonas de racicales (ciertamente una de las grandes exageraciones del silo, especialmente en los Esialos Unidos) » de otros agentes eulturales diversos jgue representa una amenavs para lo que ellos Iman «ana cultura coins, Ese libre no pretende una correccién politica, pero pide que se adopte ‘una postara politics v se abonien diversas injusticias, intentanda evitar al mismo tiempo la duplicacivin de los yneding que erean en Principio tales ine Justicias. Son malos tiempos ‘tos; la codieia se encucnara por doytier fa emercializacién » la medineridad dominan Ia caliura cle masas; eda una preneracién de jovenes pabres de color se esta perdiende en la urrible de- ‘astacion de la mala estolarizacii, la pobreza, la desesperacion y el desem pileo. Los ahos 90 han puesto demanifesto el colonialismo presente tanto en las ciudades de fos Estados Unilos como en atros paises industriales avan, reales Este libro intents aborday mnichas de estas cuestiones recurviendo a nue: ‘os paradigmas, con el fin de eseribir de nuevo el significado de la pedagoeta, la educacton y sus consecuencies para na mueva potitica de diferencia cu tuval, la democracia radical y ura neva generacion cle wabajadores cultura- les, El eoncepio de strabajador cultural- se ha entendido tradicionalmente apticado a artistes, eseritores y productores de medios de comanicacidn, En este libro, estienda el abanico del trabajo eultural a personas dedicadas 3 profesiones come el derecho, el wabajo social, la arquitectura, la medicina, la teologfa, la educacion Ia literatura, Con ello, mi intencidn es escribir de imuevo el coneepto v la proctica del alajo cultural, insertando la primacia ide lo politica «lo pedagdgieo. La dimensién pedagégica del trabajo cultural hace referencia al proceso de crear represemtaciones simblicas y alas prac: ticas dentro de fas cuales son asumidas. Esto inclave una particulse ingle tio por el analisis de zepresemtaciones textuales, auditivas y visuales © por ol 18 ‘cRUZANDO LIMES node en que dichas representacianes se organizan y regtlan dentvo cle dis- puskionesinsttucionales particulares. También aborda el modo en que pet eenas diversas alrontan tales teptesen aciones en Ia prctica del aniisis v la Comprensign. La dimension politica de trabajo cultural conforma este pro- Caomediante un proyecto cuyo propésito es movilizar el conocimiento y los Giseor que pueden levara minimizar el grado de opresion en fos vidas de ta {gome Lo que nos infcresa ch este caso es un imaginario politico que exten A las posthildades de crear nuevas esferas piblicas donde los principios de {gualdad, libertad y justicia se convierlan en ls prineipios organizadores pri- arios para estructirar fas relaciones entre el yoy los demas, En ls actualidad, esta comenando a surgir una nueva generaciGn de ta bojadores cullurales, tanto en los Estados Unidos como en otros pafses. Un hhumero cada ver mayor de movimientos y de tebricos sociales commienzan a ontruatacar Las la deada ominosa de los 80. Este hibro esta escrito con el deseo de que tales erupos puedan wer las conexiones entre sus respectivos tra bas, para que ast puedan hablar, eolaborar organiarse y kuchar contra los verdaderos problemas. PRIMERA PARTE ESCOLARIZACION Y POLITICA CULTURAL Capitulo 1 LA ESPERANZA DE. LA FDUCACION RADICAL: UNA CONVERSACION CON HENRY A. GIROUX La Escuela de Magisterio de la Miami University de Oxford, Ohio, se Tormativos son conscientes de sus propias eonvicciones (edricas y estan adiestrados en estrategins para Hevarlas a la prictia. Por ultimo, significa s- bre todo ser capa de efercer un paider. La pecagogta siempre esti relacions da conel poder, De hecho, ks tcortas educavionales. come cualquier filosofia, Son ideologias guie tienen wnt intim relacion con Jas cuestiones de poder. 28 ESCOLARIEACION Y POLITICA CULTURAL AN. el aprendizaje no slo se debe conevtar com el aprendizaje dentro de las escuelas, sino que se ha de extender a la configuracién de la vids publica ¥ las relaciones sociales, La proletarizacidn de I profesion docente ha hecho los educudores demasiado dependientes ¢ imputentes. Fe da esto una idea? P.— Muu bien.