Está en la página 1de 2

Columna de Opinin

Educar, el ltimo
valor en la escala
de este siglo.
Columna, Mayo 13, 2016.

hagas.

Si algo no te emociona, no lo

No hay mejor motor de cambio que


la generar emociones y educar es
bsicamente emocional, un querer, en el
que ensea y en el enseado: te educo por
vocacin y me educo porque lo deseo,
porque educar tiene base en el amor al
otro, en valorizar y valorar a las personas,
validar al otro.
Lo impactante en estos tiempos es
que los colegios se han alejado tanto de la
emocionalidad por ensear competencias y
a competir que ms que validar al otro y
valorarlo, que lo anulan y lo minimizan.
Para yo ganar tengo que vencer a otro, tu
puntaje PSU abre un cupo para ti en una
beca y en una universidad, pero se lo quita
a otro. La naturalidad de esto se justifica en
el sistema social actual de competitividad,
pero qu tan natural es esta lgica de
vencer para ganar? Ninguna. En el mundo
animal, del que originalmente venimos
cuando dos animales seleccionan una
misma presa, uno la consigue y el otro
sigue en bsqueda de otra presa. No hay

perdedores, no es necesario que uno


quede sin comer para que el otro si lo
haga. La competicin es exclusiva del
hombre de esta poca. Educamos por la
mera obtencin de recursos, y quizs decir
EDUCAMOS es demasiado,

ENTRENAMOS nios para el


SIMCE y a adolescentes para la PSU.
Y en todo esto ni un favor a la
educacin le ha hecho la ley SEP, qu
importa la calidad y crecimiento de la
persona que representa un estudiante si
esto no genera fondos? El problema se
visualiza cuando, crticamente, en un bus
camino a su hogar un profesor de edad
avanzada ve a un estudiante sentado y
este no le ofrece el asiento y piensa a sus
adentros "ESTA JUVENTUD DE AHORA
ES
TAN
IRRESPETUOSA
/
MALEDUCADA". Esa es la educacin que
les damos, les entrenamos 12 aos para
competir por un trabajo, por qu no
debera competir por un asiento de bus?
Es hora de hacerse cargo, porque
eso solo es fruto del modelo de educar por
fondos que hemos permitido como
sociedad.
Ah est la deuda con el
profesorado y la educacin, le permitimos a
la libre competencia manejar a nuestros
colegios, a nuestros docentes y el futuro de
nuestros estudiantes.
La deuda con la educacin no es
econmica, es emocional.

Andrea Garca

Estudiante de Psicologa. UA