ISBN 978-9929-729-00-1

9 789929 729001

Utiliza el lector QR para
compartir este documento en
formato digital

Con este código puedes descargar un vídeo
que refleja la aplicación de buenas
prácticas de esta herramienta

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

3

Guatemala, julio del 2016

Editor:
Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) Gmbh
Responsable:
Luis Enrique López-Hurtado Q.
Educación para la Vida y el Trabajo (EDUVIDA)
4ta. Calle 6-55, Zona 9
Ciudad de Guatemala, Guatemala
Teléfono (502) 23 12 21 00
Fax (502) 23 12 21 24
Autora: Mirena Martínez Tuna
Diagramación: Elías Paredez
Fotografías: Claudio Vásquez Bianchi y Mirena Martínez Tuna
ISBN: 978-9929-729-00-1
El uso de un lenguaje que no discrimine ni marque diferencias entre hombres y mujeres es una
de las preocupaciones de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ). Sin
embargo, no hay un acuerdo social, ni tampoco entre los lingüistas, sobre la manera de hacerlo
en el idioma castellano. En tal sentido, y con el fin de evitar la sobrecarga gráfica que supondría
utilizar “o/a” para marcar la existencia de ambos sexos, hemos optado por emplear el masculino
genérico, reconocido por la Real Academia de la Lengua Española, en el entendido de que todas
las menciones en tal género gramatical representan siempre a hombres y mujeres.

Impresión:
Editorial Serviprensa
3ra. avenida 14-62 zona 1
Guatemala, Guatemala

6

Muchá, hagamos teatro

ÍNDICE
Presentación ...................................................................................................................................................

09

Introducción .....................................................................................................................................................

13

1. El teatro en la educación
Misión pedagógica del teatro ................................................................................................................. 16
El teatro y el juego .................................................................................................................... 18
El teatro en la adolescencia y juventud ...................................................................... 19
El teatro y el aprendizaje desde el error ................................................................... 20

¿Qué dice el CNB? ............................................................................................................................................ 22
El teatro del oprimido en el ámbito educativo ........................................................................ 24
Teatro foro ........................................................................................................................................ 26
Teatro imagen ................................................................................................................................. 27
Teatro invisible .............................................................................................................................. 28
¿Por qué usar el teatro del oprimido en la educación media? .................... 28
¿Qué precauciones es necesario contemplar al trabajar teatro del
oprimido con adolescentes y jóvenes? ......................................................................... 29

2. Dos experiencias exitosas, una sola herramienta
El teatro como instrumento para la formación ciudadana: Sistematización
de la experiencia del Instituto Experimental de San Pedro Carchá ....................... 33
Detonante del diálogo .............................................................................................................. 34
Creación de espacios de convivencia y expresión ................................................ 39
Vehículo para la construcción de propuestas para el diálogo
comunitario ...................................................................................................................................... 44
Aprendizajes de la experiencia .......................................................................................... 49

El teatro como instrumento de expresión para los docentes y materia
prima para el aula: Sistematización de la experiencia STEG-ANM y GIZ ........... 51
Sensibilización, creatividad y reflexión ........................................................................ 52

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

7

Experimentación del propio potencial corporal, para luego
llevarlo al aula ............................................................................................................................. 55
Aprendizajes de la experiencia .......................................................................................... 60

3. Pautas para utilizar el teatro en el ciclo básico y diversificado

62
Juegos rompehielos ................................................................................................................................. 64
Jóvenes actores .......................................................................................................................................... 67
Corporalidad .................................................................................................................................... 67
Gestualidad ...................................................................................................................................... 72
Voz y dicción ................................................................................................................................... 76
Improvisación ................................................................................................................................. 81
Jóvenes creadores de la escena teatral ................................................................................ 86
Construcción colectiva ............................................................................................................... 86
Jóvenes moderadores de la discusión ..................................................................................... 93
Principales funciones de un moderador del diálogo en el ejercicio
teatral .................................................................................................................................................. 94

4. Para finalizar................................................................................................................... 100
5. Fuentes de información
Referencias .....................................................................................................................................................
Recursos de la web .................................................................................................................................
Entrevistas ......................................................................................................................................................
Grupo focal .....................................................................................................................................................

8

Muchá, hagamos teatro

101
103
104
105

PRESENTACIÓN
En el marco de su Plan Estratégico 2016-2020, el Ministerio de Educación,
desde su segundo eje Calidad, equidad e inclusión, impulsa el desarrollo de
innovaciones para movilizar al sistema educativo nacional, y colocarlo en una
lógica de transformación permanente en aras de una mayor relevancia social
y también de una mayor pertinencia cultural que hagan posible el anhelado
reto de la calidad de la educación. Es desde esa perspectiva que nos es
sumamente grato presentar a todos los educadores del país, el libro “¡Muchá,
hagamos teatro!”, producido en el marco del trabajo que conjuntamente con
la Deustche Gessellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ), a través
del Programa de Educación para la Vida y el Trabajo (EDUVIDA).
Como se sabe, EDUVIDA es un programa de apoyo al sector educación que
a partir del trabajo que realiza con las Direcciones Departamentales de
Educación de Alta Verapaz, Chiquimula y Quiché en un grupo seleccionado
de centros educativos de los ciclos básico y diversificado del nivel medio,
desarrolla dispositivos pedagógicos e institucionales que contribuyan a la
transformación de la educación media que el país requiere. La transformación
de la educación media no puede realizarse sin el concurso de los propios
jóvenes, sin construir canales eficientes para que den rienda suelta a su
voz y nos hagan conocer sus expectativas, opiniones y puntos de vista. Es
por ello que, con EDUVIDA, hemos venido trabajando en la identificación,
desarrollo e implementación de dispositivos institucionales y pedagógicos
que contribuyan a canalizar toda esa energía propia de la juventud, de manera
de fortalecer la agencia juvenil. Solo así y construyendo una educación media
consensuada con los adolescentes y jóvenes del país lograremos atraer a
un número mayor de jóvenes y avanzar en el camino correcto para que sean
ellos mismos los que se planteen sus propios proyectos de vida y de futuro.
Dos preocupaciones del Ministerio de Educación, relacionadas con la educación
de la juventud guatemalteca, son compartidas con la GIZ: una renovada
formación ciudadana y el desarrollo de estrategias de emprendimiento

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

9

juvenil. Es en relación con lo primero que el MINEDUC y EDUVIDA llevan a
cabo acciones exitosas encaminadas a que todos los centros de educación
media del país cuenten con un gobierno escolar, y para ello el manual
que elaboramos conjuntamente –“¡Expresémonos! Participemos y vivamos
en democracia”- se constituye en el dispositivo capaz de movilizar a los
estudiantes para organizarse y elaborar proyectos de mejora y cambio en sus
centros educativos. Ahora, recurrimos a otra estrategia para fortalecer la voz
y agencia de los jóvenes con “¡Muchá, hagamos teatro!”.
“Muchá, hagamos teatro” recoge y resume experiencias desarrolladas entre
2013 y 2015 con centros educativos de Alta Verapaz, Chiquimula y Quiché
para hacer del arte dramático una herramienta para la formación ciudadana.
Como se verá en el dispositivo que ahora ponemos a disposición de la
comunidad educativa, a través de un libro amigable y de lectura fácil y de un
video, buscamos despertar el interés de los docentes de la educación media
del país para que se descubran el teatro como una herramienta capaz de
movilizar el interés, la creatividad y la energía de los jóvenes, a la vez que
propiciar una lectura crítica y reflexiva de la realidad.
Por un lado, el libro presenta consideraciones generales sobre la importancia
del arte dramático en el proceso educativo, resume las experiencias
llevadas a cabo por EDUVIDA y particularmente las del Instituto Nacional de
Educación Básica Experimental de San Pedro Carchá, Cobán, para con base
en ello ofrecer a los maestros una guía que los ayude en la organización e
implementación de iniciativas para hacer teatro en sus centros educativos.
Por otro lado, el video pone en evidencia que sí es posible implementar
este tipo de proyectos en los centros educativos públicos y, sobre todo,
construir comunidades de práctica en las que se involucren tanto jóvenes
como docentes, para aprender juntos. Adicionalmente, se demuestra que a
través de un dispositivo como este es posible integrar algunas de las áreas
del Currículo Nacional Base: expresión artística, comunicación y lenguaje
y ciencias sociales y formación ciudadana; así como, además, el área de
productividad y desarrollo, pues los jóvenes, al encontrar un objetivo común,
diseñar un proyecto, aprender a trabajar juntos hacia el logro de resultados,
despiertan su chispa emprendedora innata y descubren sus capacidades y
potencialidades. De hecho, producto de la experiencia de un grupo de jóvenes

10

Muchá, hagamos teatro

del INEBE de San Pedro Carchá se ha conformado el grupo de teatro M&M,
que sigue funcionando hasta hoy, que ha ganado un premio departamental
con sus obras y ofrece funciones más allá de su municipio, pues su concurso
es requerido en distintas localidades de Alta Verapaz.
Invitamos a los docentes de educación media de todo el país a apropiarse de
estas experiencias que sus colegas llevaron a cabo exitosamente y hace de
“¡Muchá, hagamos teatro!” una herramienta útil para su trabajo.

Guatemala, Iximulew, julio del 2016.
Oscar Hugo López Rivas
Ministro de Educación

Luis Enrique López-Hurtado Q.
Director de EDUVIDA

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

11

12

Muchá, hagamos teatro

INTRODUCCIÓN
Desde que EDUVIDA inició labores, a finales de 2013, uno de sus principales
esfuerzos reside en poner en práctica mecanismos que permitan a los jóvenes
expresarse y proyectar su voz en iniciativas colectivas, en las que logren
desarrollar una visión compartida de futuro y experimenten nuevas y diversas
formas de relacionamiento social. El objetivo es que los ciudadanos del
mañana ejerciten la democracia y la interculturalidad (EDUVIDA, 2013). Uno
de los mayores retos para lograr ese propósito radica en que las estrategias
que se utilicen para llegar a los jóvenes sean atractivas y que, a través de
ellas, puedan desarrollar su creatividad, al mismo tiempo que refuerzan sus
lazos interpersonales y hacen aportes sociales.
Por las características que el teatro posee para explorar las emociones y
por su potencial expresivo, se consideró que este podría ser un mecanismo
efectivo para abrir espacios de discusión entre docentes, estudiantes y la
comunidad en general. En atención a ello, se lanzó, en 2014, una estrategia
que buscaba mostrar la utilidad del teatro como herramienta pedagógica,
sobre todo para el refuerzo de la formación ciudadana. Dicha estrategia
se focalizó en cinco centros educativos y en uno de ellos, el Instituto
Experimental de Carchá, se ha convertido en un sólido espacio de diálogo.
Anteriormente, de 2011 al 2013, durante la ejecución del Programa de Apoyo
a la Calidad Educativa (PACE), la GIZ ya había integrado talleres de formación
teatral en los seminarios de actualización docente que se desarrollaron en
coordinación con el Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala
(STEG) y de la Asamblea Nacional del Magisterio (ANM), en el marco de
las reuniones que dicha organización realiza periódicamente. Los seminarios
abordaban temas como el derecho a la educación, la Educación Bilingüe
Intercultural (EBI), la equidad de género en la escuela, la etnomatemática,
etc. Con el objetivo de que los docentes tuviesen insumos lúdicos que les
facilitasen su desempeño en el aula, el proceso mencionado se acompañó de
herramientas que les permitiesen desarrollar técnicas creativas; una de ellas
fue el teatro. Los buenos resultados obtenidos dieron lugar a que durante la
ejecución de EDUVIDA se continuase con los seminarios de formación y, con
ellos, algunos talleres teatrales.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

13

Las experiencias citadas motivaron la redacción de este documento, el cual
pretende brindar insumos a los docentes del ciclo básico y diversificado,
para utilizar el teatro como un instrumento de expresión, que ofrezca a
los estudiantes la posibilidad de encontrarse a sí mismos, les ayude a
desarrollar un pensamiento crítico, a expresar sus preocupaciones sociales
y a diseñar propuestas de transformación comunitaria, en el marco de su
formación como ciudadanos interculturales.
El texto que ahora tienen en sus manos consta de tres capítulos:

1. El teatro en la educación
Este primer capítulo busca
• mostrar la utilidad del teatro como herramienta pedagógica
en la formación de adolescentes y jóvenes, así como su rol en
la integración de áreas curriculares;
• analizar la importancia que el Currículum Nacional Base (CNB)
le otorga al teatro dentro del Área de Expresión Artística;
• presentar al teatro del oprimido como una opción para trabajar
el tema de formación ciudadana en el ciclo básico y diversificado.

2. Dos experiencias, una sola herramienta
El segundo capítulo está constituido por la sistematización de las dos
experiencias referidas, una de las cuales exhibe los resultados del uso del
teatro en el ejercicio de participación ciudadana de los jóvenes y la otra
muestra sus ventajas en el desarrollo de metodologías creativas y lúdicas
para el aula.
Tanto la experiencia en el Instituto Experimental de San Pedro Carchá,
como el trabajo realizado con docentes de la STEG-ANM, tienen una fuerte
influencia del teatro del oprimido, lo cual no es producto de la casualidad,
pues sus técnicas dan cabida a la construcción colectiva, la exposición
pública de problemáticas comunitarias y la participación para cambiar
dichas situaciones; por tales razones, se le ha dado una particular atención
en este documento.

14

Muchá, hagamos teatro

3. Pautas para utilizar el teatro en el ciclo básico y
diversificado
La guía, que comprende el tercer capítulo, tiene como objetivo trasladar
a los lectores una serie de ejercicios, ideas y consejos que sirvan como
punto de partida para apoyarse en el arte dramático como herramienta de
comunicación y participación para los jóvenes.
Aunque muchos de los ejercicios considerados se utilizan comúnmente en la
formación teatral, la guía no tiene la pretensión de formar actores, sino que
los jóvenes desarrollen competencias expresivas que les den la oportunidad
de expresar lo que piensan, sienten y desean, con propiedad y soltura,
de manera que empiecen a contemplarse a sí mismos como ciudadanos
propositivos.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

15

El teatro en
la educación
Misión pedagógica del teatro
El teatro ha sido un recurso didáctico de todos los tiempos, pero hasta hace solo
unas décadas empezó a convertirse en un aliado pedagógico habitual de los docentes,
para desarrollar competencias de expresión y comunicación. Invita a recorrer nuevas
vías educativas y activa el aula, pues permite que los estudiantes integren a los
nuevos aprendizajes su personalidad, sus experiencias y sus conocimientos previos,
de manera que la educación adquiere una dimensión participativa y significativa.
Como instrumento pedagógico, va más allá de la estética escénica y actoral. Cuando
se entiende al teatro como una herramienta para el aula, los detalles técnicos
(vestuario, escenografía, iluminación, maquillaje, etc.), que en un montaje profesional
requieren tanto cuidado, dejan de tener la importancia acostumbrada, pues la
representación responde a fines educativos y lo realmente importante no es que los
estudiantes se conviertan en actores, sino que desarrollen sus capacidades y hagan
aportes sustantivos al aprendizaje que se construye en colectivo.
El arte dramático es una actividad que estimula el pensamiento creativo y provoca
el desarrollo de nuevos códigos de comunicación. En una sociedad que pone mucho
énfasis en lo verbal, se requiere de espacios que den lugar a la generación de otras
simbologías comunicacionales, que, en el caso del teatro, son trasladadas a través de
los gestos, la corporalidad, la relación con el espacio, los sonidos, etc.

El teatro y el juego
El juego es inherente al ser humano,
apela a lo más instintivo. Tanto
psicólogos
como
pedagogos
coinciden en que es un instrumento
fundamental para el aprendizaje
integral, pues permite investigar,
descubrir, crear y conocer (Crespillo,
2010).
El teatro y el juego están naturalmente
vinculados. Desde la primera infancia,
el juego de la imitación (actividad teatral
por excelencia) supone la forma primaria de
aprendizaje.
Joven desarrollando juegos teatrales con
público infantil en la Antigua Guatemala.

Según Peter Slade1, pedagogo teatral inglés, el desarrollo del juego en el ser humano
tiene etapas muy claras, que pueden ser aprovechadas para el enriquecimiento de la
creatividad en la escuela. Estas etapas se inician con un juego de carácter individual,
de los 0 a los 3 años; de los 3 a los 5 responde a la necesidad de comunicarse; de los
5 a los 7 se caracteriza por la aceptación de un tercero que dirige la acción; de los 9 a
los 12 entra en escena el juego dramático, período en el cual es importante desarrollar
los conceptos propios del teatro que serán útiles para el aula, como el argumento, el
personaje, el diálogo, etc.; de los 12 a los 15 el juego de la improvisación es una forma
útil para que el adolescente experimente modelos que le permitan construir y afianzar
su personalidad; de los 15 a los 18 la dramatización puede ser de gran utilidad para
conocer, educar y expresar las propias emociones, y el espacio escénico se convierte
en una vía para potenciar ideas y proyectos; de 18 a 25 años, cuando un joven decide
hacer teatro es porque ha optado por llevarlo a cabo con mayor seriedad (con todos
los elementos escénicos, actorales y de dirección que ello implica) y lo que busca a
través de esta manifestación artística es incrementar su acervo cultural, desarrollar la
personalidad, fortalecer las relaciones sociales y potencializar su capacidad estética
(García-Huidobro, 1996).
1 Citado por García-Huidobro en el Manual de Pedagogía Teatral, 1996.

18

Muchá, hagamos teatro

El teatro en la adolescencia y juventud
La función que el teatro tiene como herramienta para el conocimiento propio puede ser
de mucha utilidad en la adolescencia y juventud temprana, época en la que los individuos
están tratando de construir su personalidad, descubrir su vocación y desarrollar una
identidad propia y de grupo, lo que, por cierto, implica también el desarrollo de un
sentimiento de pertenencia a un pueblo originario. El juego teatral, o dramático, tiene
por objetivo expresar fantasías, explorar la creatividad, interactuar con el compañero,
conocerse a sí mismo y comunicarse. Por encontrarse en un contexto de “ficción”, este
juego ofrece un ambiente sano y seguro para gestionar emociones y explorar intereses y
preocupaciones familiares, culturales, sociales y políticas. Incluye también la posibilidad
de dar rienda suelta a expresiones en la lengua hablada en el hogar y en el uso de
expresiones comúnmente utilizadas entre familiares y entre amigos de la misma edad.
Al inclinarse por el teatro, el docente se está equipando con un arma integradora que
puede convertirse en un instrumento para fortalecer la autoestima del estudiante, pues
promueve la confianza y el trabajo cooperativo; no estamos ante un juego de ganar
o perder. Aquí no es la competencia lo que manda sino el apoyo mutuo, el esfuerzo
compartido y la solidaridad.
Lo que lo caracteriza como juego es que produce diversión,
si carece de este elemento, muy difícilmente logrará
sus objetivos. Es por eso tan importante que cada
estudiante participe voluntariamente en este
tipo de actividades y que escoja el rol que
desea, conforme sus intereses, aptitudes y
competencias particulares.
Para la consecución de los propósitos
educativos planteados, otro detalle
que no hay que perder de vista es que
quien dirige el ejercicio debe tener la
sensibilidad de no penalizar la actuación
per se, ni otros aspectos técnicos propios
del arte dramático profesional.
Presentación de obra escolar en un centro
educativo de la ciudad de Guatemala.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

19

Por ser una época de la vida en la que florece el sentido de la colectividad y la solidaridad,
la juventud es propicia para desarrollar valores que contribuyan con el desarrollo social,
político y económico del país y el teatro es una buena herramienta para hacerlo. A través de
la puesta en escena de espectáculos que favorecen el intercambio cultural, el respeto hacia el
otro, la equidad de género, el rechazo frente al racismo, la discriminación y las desigualdades
en general, se puede iniciar la búsqueda de alternativas de solución a las problemáticas que
ocurren en la familia, la comunidad, el municipio y la nación.

El teatro y el aprendizaje desde el error

¡El éxito es el resultado de las decisiones acertadas, las decisiones
acertadas son el resultado de la experiencia y la experiencia suele
ser el resultado de las decisiones equivocadas! A. Robbins (1986)

Por su carácter lúdico y experimental, el teatro ofrece la oportunidad de darle la importancia
debida al error. Socialmente el error está satanizado y en el contexto educativo la carga
que se le otorga puede ser muy desmotivadora para los jóvenes. Sin embargo, los docentes
debemos tener presente que el error es simplemente una parte constitutiva de todo proceso
de aprendizaje: quien por temor a equivocarse no se involucra en una tarea, no aprende. Es
mejor atreverse a hacer algo y cometer un error, que luego será necesario corregir, que no
ser parte de una actividad. Y es que “el error presupone algún tipo de aplicación previa. No
hay error cuando no se actúa. […] Hemos de concebir el error como un síntoma y no como
un mal. Del mismo modo que la fiebre nos alerta de posibles infecciones, los errores en el
aprendizaje nos informan de estrategias inadecuadas, de lagunas en el conocimiento, de fallos
en la comprensión, de lapsus en la ejecución, etc. El buen médico no se limita a eliminar la
fiebre, el dolor o las palpitaciones, sino a valerse de ellos para diagnosticar el origen del mal.
Tal vez el ejemplo no sea del todo adecuado, pero nos ayuda a entender el valor diagnóstico
del error” (De la Torre, 2004: 92 y ss).

20

Muchá, hagamos teatro

Además, es necesario tomar en cuenta que, por el error, se aprende a buscar soluciones, y en
la vida siempre habrá que encontrarlas; de ahí el valor de la práctica teatral como insumo
para experimentar, equivocarse, cuestionarse y resolver problemas. Cuando los docentes toman
consciencia de ello, el juego dramático permite:
• reconocer el error y desmitificarlo para que no produzca temor,
• ensayar una posible solución, y
• sacar un aprendizaje de la “equivocación”.
Es entonces cuando el error se convierte en un recurso fundamental para el aprendizaje; y es
también de esta forma como el docente y los estudiantes descubren por qué ocurrió y cómo
hay que superarlo.

Me equivoqué, pero hacerlo me enseñó a poner
esta cara de asombro.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

21

¿Qué dice el CNB?
El Curriculum Nacional Base (CNB) del ciclo básico, en el área de Expresión Artística, plantea
la necesidad de ofrecer a los estudiantes la oportunidad de explorar sus emociones estéticas
y su correspondiente expresión, a través de diversos lenguajes, que están contenidos en las
subáreas que para dicho fin han sido diseñadas:
• Formación Musical;
• Artes Plásticas;
• Danza y Expresión Corporal, y
• Teatro.
Pese a que el CNB le concede al área una importancia preponderante en lo referido al
desarrollo físico, motor, sensorial, expresivo y creativo de los estudiantes, también deja claro
que su implementación dependerá de circunstancias relativas a disponibilidad de espacios,
equipos, materiales, infraestructura, horarios y personal capacitado para atender el área. Por
no contar con las condiciones mencionadas, en muchos establecimientos, el área de Expresión
Artística ha pasado a un segundo plano.
En cuanto a la implementación del CNB en el ciclo básico, las subáreas de Teatro y Danza
son las que se ven más afectadas, pues la oferta de docentes que estén capacitados para
dichos cursos es muy reducida. No ocurre lo mismo en las áreas de Formación Musical y
Artes Plásticas, pues existen, aunque no en demasía, varias escuelas en el país que forman
músicos y artistas plásticos a nivel diversificado y que están dispuestos a enseñar, aunque no
necesariamente son docentes de profesión. La enseñanza de la música y la plástica también
se ve favorecida por algunas carreras universitarias y un sinnúmero de maestros autodidactas
que han desarrollado competencias que ponen al servicio de la educación.
En cuanto a la subárea de Teatro, uno de los principales propósitos que plantea el CNB
(Guatemala, 2009: 100) 2 es “desarrollar las habilidades de comunicación en los y las educandas,
el pensamiento divergente y el pensamiento crítico por medio de la educación con enfoque
lúdico; fomentar una formación integral que permita la integración de las y los estudiantes
al medio tanto académico y productivo como social y cultural; fortalecer el conocimiento y
apreciar los principios y valores comunitarios, regionales, nacionales y universales”. De igual
forma, hace énfasis en que “no pretende la formación de actores profesionales sino otorgar
a las y los estudiantes una serie de herramientas que les ayudarán a formar su identidad y
personalidad individual y colectiva; a reconocer el valor de las manifestaciones culturales
diversas con respeto y pensamiento crítico” (Guatemala, 2009: 99).

22

2 La página referida corresponde al CNB de primero básico; sin embargo, dicho planteamiento está
plasmado también en el CNB de segundo y tercero básico.

Muchá, hagamos teatro

Según el CNB (Guatemala, s/f: 83)3 , la Subárea de Teatro contempla el desarrollo de las
competencias consignadas en el Cuadro 1.
Cuadro N. 1: Competencias de la Subárea de Teatro

Primero básico

Segundo básico

Tercero básico

1. Utiliza con libertad y
confianza su cuerpo al
expresarse ante un público,
sólo o en grupo.

1. Utiliza los principios de
expresión escénica (preexpresión, presencia, energía,
entre otros), autodeterminada
y conscientemente en
actividades teatrales.

1. Utiliza sus
habilidades corporales y
autodeterminación en el
montaje y en la producción
de obras teatrales.

2. Utiliza elementos del
lenguaje oral y corporal en la
improvisación de conflictos
teatrales del ámbito
personal.

2. Aplica elementos de la
improvisación en la actuación
de situaciones establecidas
ligadas a su entorno.

2. Comunica ideas, emociones
y sentimientos por medio
del lenguaje oral, corporal
y simbólico en situaciones
teatrales ligadas a su
entorno.

3. Aplica las bases de la
actuación, la expresión
corporal y el manejo de
la voz en la creación de
conflictos teatrales.

3. Se involucra en procesos
de creación colectiva,
de montajes teatrales,
gestionando y adaptando
recursos de su contexto
inmediato.

3. Participa voluntariamente
en grupos teatrales,
asumiendo creativamente,
diferentes roles: producción,
actuación, dirección, entre
otros.

4. Identifica en forma
y contenido las
manifestaciones culturales
de su comunidad.

4. Establece relaciones entre
las manifestaciones teatrales
y de danza de su comunidad
y las de otras comunidades.

4. Valora los antecedentes
del teatro universal
expresando con sentido
crítico el impacto sensorial,
cognoscitivo y físico que
le provoca participar en
manifestaciones escénicas
propias y ajenas a su
comunidad.

Fuente: CNB, Ciclo Básico, Área de Expresión Artística, Subárea de Teatro.
3 La página referida corresponde al CNB de segundo básico; sin embargo, la tabla está colocada, también,
en el CNB de primero y tercero básico.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

23

Una de las principales funciones del teatro en la educación media es ofrecer alternativas lúdicas
para desarrollar competencias que fortalezcan a otras áreas curriculares, principalmente a
Comunicación y Lenguaje y Ciencias Sociales y Formación Ciudadana. Aunque a lo largo de
este documento se hace referencia tácita a la primera mencionada, el énfasis se coloca en los
beneficios que el teatro aporta a la Formación Ciudadana en la Educación Media, sobre todo,
pero no exclusivamente, en lo relativo a las competencias descritas a continuación:
• “Practica los valores, deberes y derechos inherentes a todas las personas sin
distinción de ninguna clase (origen, grupo étnico, color de piel, género, idioma,
posición económica, filiación política o religiosa) que fortalecen el respeto mutuo, la
democracia y la cultura de paz.
• Aplica criterios de la investigación social al analizar, clasificar y organizar
información, en la búsqueda de alternativas de solución de problemas y desafíos
relacionados con su vida.
• Emite juicios acerca del contexto histórico mundial dentro del
cual se desarrolló el
proceso
 de formación de la nación guatemalteca que creó una ciudadanía diferenciada
con la continuidad de la estructura colonial.
• Promueve el logro de metas conjuntas en el marco de la participación ciudadana, en
los ámbitos familiar y público.
• Argumenta desde diversas perspectivas las principales características de la sociedad
contemporánea en la comprensión de la multicausalidad.
• Propone estrategias en que los jóvenes puedan contribuir en el proceso de construcción
de la ciudadanía” (Guatemala, 2009: 55) 4.

El teatro del oprimido en el ámbito educativo
El teatro del oprimido es una corriente teatral que tiene como objetivo la puesta en escena de
determinadas problemáticas sociales, que motiven a la reflexión profunda de los actores y la
audiencia en general. Su principal característica radica en convertir al espectador pasivo en
un protagonista dinámico.
Como solía decir Augusto Boal, dramaturgo brasileño que desarrolló el método del teatro del
oprimido, esta técnica tiene como principal objetivo “humanizar a la humanidad” (Cohen, s/f). Es
un instrumento pedagógico a través del cual se pone en escena la realidad para comprenderla
y transformarla. Busca que todas las personas, no importando la edad, cultura, género, etc.,
se reapropien del teatro, el cual es un lenguaje inherente a cada ser humano y que por mucho
tiempo estuvo limitado a ciertos círculos sociales. Para lograrlo, es necesario deshacerse de

24

4 La página referida corresponde al CNB de primero básico, sin embargo, dicho planteamiento es común
para los tres grados del ciclo.

Muchá, hagamos teatro

Graduados de la ENAD (2014) representando una
escena en la que se resaltan las pocas oportunidades
educativas de los jóvenes guatemaltecos.

algunos mitos que giran en torno al teatro, como que debe contar con un ostentoso escenario,
lindos vestuarios, escenografías llamativas, etc., más aun, es preciso despojarse de la idea del
actor tradicional como único protagonista. Boal (1978) se refería a quienes presenciaban la
puesta en escena como espect-actores, pues para lograr cambios sustantivos en la sociedad
es primordial que todos asuman el protagonismo, ya sea en la representación misma o, más
allá de la acción dramática, en la vida real, después de haber interiorizado la problemática y
buscado una solución.
El teatro del oprimido es considerado un ensayo de la vida. Para provocar la necesidad de
transformar una realidad, se fundamenta en dos principios (Benítez, 2014: 3): “i) ayudar al
espectador a transformarse en un protagonista de la acción dramática, para que pueda;
ii) transponer a la vida real acciones que ha ensayado en la práctica teatral”.
Aunque es un potente medio de expresión y de modificación de conductas, Boal (1978: 14)
afirma que “El teatro del oprimido no es una serie de recetas, de procedimientos liberatorios,
un catálogo de soluciones ya conocidas: es un trabajo concreto, en un momento concreto, en un
lugar determinado. Es un estudio, un análisis, una investigación; razones por las cuales asegura,
que para que sea eficaz, debe ser practicado masivamente y no de manera esporádica”. De
igual manera, propone necesario involucrar al espectador en la solución, de manera que exista
una transformación real y el teatro no tenga una función solamente catártica.
En esta forma teatral no existe un guión rígido, sino líneas iniciales de actuación que, después
de algunos hechos, detonan la improvisación de los observadores, quienes se convierten en
sujetos activos en la escena.
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

25

El teatro del oprimido se ha desarrollado en Latinoamérica desde los años 1960, a través de
tres variantes: teatro foro, teatro imagen y teatro invisible. En sus inicios no tuvo demasiado
auge en Centroamérica, pues no gozaba de credibilidad dentro de los elencos profesionales.
Fue legitimado hasta 1973, en el V Festival Latinoamericano de Teatro (Trozzo, Vigianni y
Sampedro, 2003). En Guatemala ha cobrado auge desde finales de los años 1990, después de la
firma de los Acuerdos de Paz, año en que empezó a ser utilizado por la Sociedad Civil5 y por
órganos del Estado 6 como instrumento de diálogo, para promover el desarrollo de una cultura
de paz, sobre todo en el abordaje de temas como: Derechos humanos, Memoria histórica y
Reconciliación nacional, Equidad de género, VIH, etc. Para la sociedad guatemalteca, en la que
prima la cultura del silencio, se ha convertido en una metodología sanadora, que ha dado voz
a muchas personas de diferentes edades y contextos sociales.

Teatro foro
Es la más utilizada de las técnicas del teatro del oprimido. Consiste en la dramatización de
una escena de la vida cotidiana, en la que se evidencia una problemática social. Los actores en
la escena, lejos de solucionar la situación, la agravan. Al no resolverse el problema, después
de la provocación de un moderador, los espect-actores eligen personajes que entran en escena
a sustituir a los actores originales, para enmendar los errores que se están cometiendo. Si
el resto de la audiencia no queda conforme con la solución que los sustitutos ofrecieron, el
proceso se repite hasta que, entre todos, se encuentre la mejor solución.
En el Teatro foro todos los espect-actores pueden emitir sus opiniones y expresar sus
sentimientos, cada uno es importante para la búsqueda de un resultado satisfactorio que
provoque la transformación social que desean. Al convertirse todos en protagonistas, también
adquieren una porción equitativa de responsabilidad en la resolución del conflicto.
En el aula, cuando todos los estudiantes buscan soluciones conjuntas a los problemas
observados, desarrollan su creatividad grupal e individual, lo que también fortalece el sentido
de equipo y comunidad, importantes para estrechar los lazos y establecer un clima de confianza.

5 Como ejemplo, podemos mencionar a: Andamio Teatro Raro, Asociación Payasos, Asociación Paz Joven,
Artistas Trabajando, Caja Lúdica, Instituto Internacional de Aprendizaje para la Reconciliación Social
(IIARS), Parlamento Guatemalteco de la Niñez y Adolescencia (PGNA), Rayuela, etc.
6 Comisión Presidencial Coordinadora de la Política del Ejecutivo en Materia de Derechos Humanos –CO
PREDEH-, Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), por ejemplo.

26

Muchá, hagamos teatro

Imagen en la que un joven sufre
acoso, representada por los
graduados de la ENAD del 2014.

Teatro imagen
Originalmente fue llamado
Teatro estatua, pero luego,
al desarrollar técnicas más dinámicas,
cambió al nombre que tiene actualmente.
Boal (1998) lo describe como una escena en que
los espect-actores forman estatuas con los cuerpos de otros participantes, que revelen,
de forma visual, un pensamiento colectivo o una opinión generalizada sobre el tema dado.
Se caracteriza por ser rico en gestos y símbolos y porque no usa el lenguaje verbal.
Tiene como objetivo que los participantes disciernan, a través de la simbología visual, cuál es
la problemática representada. Después de unos minutos de observar, un moderador invitará
a alguien de la audiencia para que cambie la situación. Quien modifica la acción, el escultor,
es el responsable de recrear la escena, cambiando las posiciones corporales y los gestos de
los actores. Cuando concluye su tarea, se inicia la discusión grupal que lleva a otro u otros
escultores a recrear de nuevo la escena, hasta ofrecer una solución al problema planteado,
que sea aceptada por todos (Motos y Díaz, 2005).
En el ámbito escolar favorece la escucha, la autoevaluación y la visión crítica, dado que, desde
el primer momento capta la atención, gracias a sus características visuales. Por otra parte,
la ausencia de palabras da cabida a otras formas de comunicación, que generan distintos
procesos mentales a los acostumbrados en el lenguaje verbal.
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

27

Teatro invisible
Tiene lugar en el espacio público: una calle, un mercado, un centro comercial, una estación
de buses, etc. Para el público se trata de una sorpresa, pues no está informado de que la
representación ocurrirá en ese momento y lugar. Como cualquier pieza de teatro tiene un
texto escrito que será ensayado por los actores; la diferencia radica en que el guión se
adapta y transforma, inevitablemente, conforme los espect-actores intervienen. Dentro de sus
principales objetivos están i) que el espectador, no preparado, reaccione y asuma protagonismo
en la escena y ii) llevar arte a grupos que cotidianamente no tienen acceso a el.
En el teatro invisible el actor pregunta al público cómo se debe resolver una situación y ellos
responden a viva voz o entran a escena como un actor más, para ofrecer una solución.
Si se practica con estudiantes, el teatro invisible será una experiencia que les permita conocer
otras maneras de pensar y las diferencias que las personas tienen en su forma de reaccionar
según la edad, sexo, cultura, grado académico, etc., lo cual enriquecerá la discusión del aula
y fortalecerá el sentido de comprensión y aceptación de los otros individuos.

¿Por qué usar el teatro del oprimido en la educación media?
Seguramente, muchos se preguntarán por qué consideramos conveniente la utilización del
teatro del oprimido en la educación media. A continuación compartimos algunas razones,
aunque ustedes, indudablemente, también pueden encontrar otros motivos.
• Fortalece el desarrollo de hábitos y actitudes indispensables para educar en el
respeto y hacia la convivencia pacífica, pero no pasiva. Al colocar en escena
problemas sociales que incomodan a los estudiantes, el teatro da la oportunidad a
los docentes de abordar temáticas sensibles, que en ocasiones son difíciles de tocar,
como el acoso escolar, la violencia de género, el racismo o sexismo en los centros
educativos, etc. Asimismo, permite que los estudiantes se expresen respecto de cómo
ven su educación y tomen parte en los cambios que consideran necesarios.
• Es una herramienta útil para la resolución de conflictos que ocurren en el aula,
pues, aunque no “enseña” soluciones, abre la discusión y se convierte en un espacio
de diálogo, a través del cual pueden plantearse distintas posiciones frente a un
problema y, en colectivo, lograr encontrar una solución.
• Es un ejercicio de participación ciudadana, en el que los jóvenes se ven a sí mismos
como protagonistas del cambio: dejan de ser sujetos pasivos y asumen el rol de
denuncia o, en el mejor de los casos, de agentes transformadores de la realidad.
Esta práctica teatral los faculta para ser críticos y conscientes de la realidad social.

28

Muchá, hagamos teatro

• Permite desarrollar un vínculo entre la escuela y la comunidad. En muchas ocasiones,
las problemáticas que serán planteadas por los estudiantes no son necesariamente
relativas al centro educativo, pues lo que les preocupa, muy probablemente, radica
en situaciones no resueltas en la familia o en el ámbito comunitario; razón por la
cual no es una mala idea abrir las puertas del establecimiento e invitar a padres
y madres de familia, líderes locales y a la comunidad en general a participar en
estas actividades. Así, todos se involucrarán en las soluciones y los jóvenes se
empoderarán para participar en la vida social y política de sus comunidades.
• Durante el ejercicio teatral se planean patrones de acción futuros y los jóvenes
empiezan a ver la transformación de la realidad como un medio para alcanzar sus
sueños, lo que los lleva a plantearse un proyecto de vida.
• Amplifica la creatividad de los estudiantes, dado que los obliga a pensar en distintas
soluciones para una problemática, a través del uso de otros lenguajes.

¿Qué precauciones es necesario contemplar al trabajar teatro del oprimido con
adolescentes y jóvenes?
Si bien el teatro del oprimido es una beneficiosa herramienta de expresión y diálogo para
personas de todas las edades, cuando se utiliza con adolescentes y jóvenes es oportuno
considerar algunas medidas que aseguren sus buenos
resultados, en función del aprendizaje individual y
el que se construye en conjunto.
• La participación debe ser
voluntaria, pero el facilitador
debe estar atento para
motivar la inclusión de
todos los jóvenes del
grupo, de manera que
los aportes de cada
uno se vean reflejados
en la solución final y
no haya alguien que
se sienta excluido en
la toma de decisiones
colectivas.
Graduados de la ENAD (2014)
representando la problemática de
la delincuencia organizada y las
fallas del sistema de justicia.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

29

• No en todos los casos lo que los espect-actores reflejan en escena es fácilmente
comprendido por todos, ya sea a nivel lingüístico, semiológico o emocional. Por tal
razón, el facilitador, moderador y/o docente, debe estar preparado para contribuir con
la “digestión” de la información que se está compartiendo, sobre todo en lo relativo
al manejo de emociones, que en la adolescencia pueden tornarse complicadas.
Eso sí, ese acompañamiento de ninguna manera debe tener tintes adoctrinadores
que le resten valor a los aportes individuales y, menos aun, a las soluciones que
colectivamente se han encontrado.

Estudiantes del Instituto Experimental de San Pedro
Carchá, presentándose en una sala de cine en Cobán.

30

Muchá, hagamos teatro

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

31

Dos experiencias
exitosas, una sola
herramienta
El teatro como instrumento para la formación
ciudadana: Sistematización de la experiencia del
Instituto Experimental de San Pedro Carchá
En la búsqueda de estrategias que permitiesen a los estudiantes expresarse y
ejercitar su derecho de participación, en 2014, EDUVIDA lanzó una estrategia que
tenía como objetivos:
• la experimentación del teatro como motor de diálogo entre docentes y estudiantes;
• el uso del teatro como herramienta creadora de espacios de convivencia y discusión;
• el uso del teatro como vehículo para la construcción de propuestas para el diálogo
comunitario, desde una óptica de ciudadanía intercultural.

Detonante del diálogo
El primer paso de la estrategia consistió en mostrar a los estudiantes y docentes cómo el
teatro puede ser una útil herramienta para conversar en torno a temas que interesan a ambos
grupos. Conscientes de que en los centros educativos con los que EDUVIDA coordina acciones
hay muy pocas oportunidades de presenciar espectáculos teatrales y para que la experiencia
fuese impactante y positiva, se decidió realizar un montaje profesional de una obra que
permitiese poner en discusión algún tópico relacionado con la formación de los y las jóvenes.
La obra seleccionada fue Nuestra Natacha, del dramaturgo español Alejandro Casona, la cual
fue escrita luego que su autor participase activamente en las Misiones Pedagógicas de España
en los años 1930, en uno de los más exitosos ejemplos de la utilización del teatro como
herramienta educativa, en la Europa de principios del siglo XX. A través de esta manifestación
artística se logró, en aquel entonces, motivar la discusión sobre la realidad del país, el rol del
Estado y de los ciudadanos y, además, desarrollar el interés por la lectura y la escolarización.
Pese a que se enmarca en un contexto histórico y una realidad social distintos, la trama
comparte algunos elementos comunes con formas tradicionales de educación, que aun persisten
en nuestros días, y que pueden ser objeto de discusión en la búsqueda de la transformación
de la educación media en Guatemala.
A través de Nuestra Natacha, Casona pone en escena a jóvenes con muy pocas oportunidades,
que han sido desvalorizados y estigmatizados y que, con el apoyo de una maestra, se convierten
en seres humanos propositivos y emprendedores, que construyen y alcanzan sus sueños y
metas. Por tales razones, la obra se consideró ideal para iniciar el proceso, luego de hacer
algunas adaptaciones al guión, necesarias para que fuese pertinente en el contexto nacional.
En julio y agosto de 2014 se realizaron 6 presentaciones a las que asistieron 1,450 estudiantes
y docentes de institutos de ciclo básico y ciclo diversificado en Alta Verapaz, 430 en Quiché
y 218 en Chiquimula.

34

Muchá, hagamos teatro

Presentación de Nuestra Natacha en
Cobán, Alta Verapaz.

Sobre Nuestra Natacha
Es una comedia en tres actos que fue estrenada en Madrid, en 1936 (Sainz, 1969).
Natalia Valdez es una joven que se convirtió en la primera doctora en pedagogía de
España. Con un pasado marcado por la incomprensión y la soledad de un reformatorio,
en el que la represión era lo cotidiano, Natacha decide que ha de esforzarse por
realizar cambios sustantivos en la educación de su país y, sobre todo, de los centros
de detención de niños y jóvenes.
El destino quiso que fuese contratada en el mismo reformatorio en donde estuvo
recluida, pero su gestión duró poco, dado que sus métodos escandalizaron a sus
jefes, por permitir demasiadas libertades a los internos.
Es así como Natacha, con la ayuda de varios compañeros de la universidad y del
buen hombre que años atrás la rescató del encierro, emprende, lejos del reformatorio,
una reforma educativa en la que prima la fe en los jóvenes internos, en su potencial
creativo, en la solidaridad que profesan a sus semejantes y en su capacidad de
construir, en comunidad, un futuro distinto al que les hubiese esperado de quedarse
en el sitio en el que se encontraban confinados.
La adaptación realizada por Mercedes Fuentes, por encargo de EDUVIDA, puso
mayor énfasis en los fragmentos relativos a la educación. Por el tiempo con el que
se disponía para cada presentación, fue necesario prescindir de algunos detalles
poéticos de la obra original, pero, a su vez, fue enriquecida con un vocabulario más
acorde al contexto nacional.
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

35

Presentación de Nuestra Natacha en la Escuela de
Agricultura Tropical, Cahabón, Alta Verapaz.

Como fue planificado, al concluir cada presentación se llevaba a cabo un foro sobre los tópicos
abordados dentro de la obra. Dichos foros fueron muy ricos en participación. Los asistentes,
tanto hombres como mujeres, expusieron abiertamente sus puntos de vista. Los encuentros,
además, se convirtieron en auténticos espacios de convivencia, en los que intercambiaron
opiniones docentes, alumnos, funcionarios de las direcciones departamentales, actores y
personal de EDUVIDA.
En el plan original se había contemplado una única presentación en Chiquimula, a la que
asistieron estudiantes de la cabecera departamental y de Jocotán. Dentro de la audiencia
había alrededor de 25 alumnos y docentes del Instituto Tecnológico Oficial de la Mancomunidad
Ch´orti´, quienes participaron activamente en el diálogo. La obra les pareció tan cercana y
pertinente, que solicitaron una nueva puesta en escena para su municipio (Jocotán), que tuvo
lugar en septiembre. El último montaje fue presenciado por 398 estudiantes y docentes de
Camotán y Jocotán. El foro posterior tuvo una copiosa y fructífera participación.
En la discusión sobre la adaptación presentada surgieron varios temas, pero los más recurrentes
son los que se describen a continuación:
• Hay una evidente comparación entre dos tipos de relacionamiento maestro-alumno.
Por un lado se encuentra una maestra con actitudes coercitivas, que aplica métodos
de enseñanza tradicionales y, por otro, está Natacha, una joven pedagoga, que se
esfuerza por impulsar el aprendizaje constructivista, basado en un enfoque de
derechos.

36

Muchá, hagamos teatro

Cuando esta temática se colocó en la discusión, varios estudiantes afirmaron que en
más de una ocasión se han sentido reprimidos en el aula y que ello los paraliza y
los hace menos participativos. Los docentes también hicieron una crítica hacia la
maestra autoritaria y manifestaron su desacuerdo con sus métodos disciplinarios.
Algunos reconocieron que había detalles en la obra que les sirvieron como espejo
para tomar actitudes menos dominantes, que les permitan una comunicación más
estrecha con sus estudiantes.
• La obra ofrece una importante lección de emprendimiento. Durante los foros se
destacó la importancia del desarrollo de competencias laborales durante el ciclo
básico y diversificado y el valor del trabajo en equipo para lograr resultados
concretos y sostenibles.
• Cada uno de los personajes de la obra tiene un papel importante para el desarrollo
de su pequeña comunidad. Los estudiantes vincularon este hecho con sus propios
roles sociales y con la importancia de desarrollar capacidades que les permitan
hacer aportes sustantivos en su entorno social y laboral, para perfilarse como
ciudadanos propositivos y útiles en sus comunidades.
Tal fue el éxito de la obra como detonante del diálogo, que el Director Departamental de
Educación de Alta Verapaz solicitó una nueva presentación, en la que conversó con 210
maestros sobre las prácticas conservadoras que todavía se encuentran arraigadas en la
educación actual y sobre las soluciones que se pueden dar a esta problemática. Asimismo,
aprovechó para discutir con los docentes sobre el proyecto de vida de los estudiantes y la
vinculación de la escuela con el mundo laboral.
Cuadro N. 2: Presentaciones de Nuestra Natacha realizadas en 2014

Fecha

Horario

Municipio

Lugar

Asistentes

21 de julio

14:00 – 17:00
horas

Cobán, Alta
Verapaz

Salón de la
Beneficencia

348

22 de julio

9:00 – 13:00
horas

Cobán, Alta
Verapaz

Salón de la
Beneficencia

352

23 de julio

14:00 – 17:00
horas

Cahabón, Alta
Verapaz

Teatro al aire
Libre de la
Escuela de
Agricultura

750

29 de julio

9:00 – 13:00
horas

Santa Cruz El
Quiché, Quiché

Escuela Tipo
Federación Tecún 228
Umán

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

37

Fecha

Horario

Municipio

Lugar

Asistentes

29 de julio

14:00 – 17:00
horas

Santa Cruz El
Quiché, Quiché

Escuela Tipo
Federación Tecún 202
Umán

6 de agosto

9:00 – 13:00
horas

Chiquimula,
Chiquimula

Escuela de
Ciencias
Comerciales

218

25 de agosto

9:30 – 13:00
horas

Cobán, Alta
Verapaz

Salón de la
Beneficencia

210

26 de
septiembre

9:00 – 13:00
horas

Jocotán,
Chiquimula

Teatro Payaquí
de Jocotán.

398

Fuente: Informes de Mercedes Fuentes, 2014.

No existe un registro sobre las conversaciones
generadas en las aulas luego de las
presentaciones, pero en diálogos
posteriores con maestros y autoridades
de algunos centros educativos, se
evidenció que la obra logró que los
estudiantes y docentes empezasen
a cuestionarse sobre la educación
que desean y sobre su propia vida.
Karol Ical, maestra en el Instituto
Experimental de San Pedro Carchá,
por ejemplo, afirma que la obra
generó una discusión tan intensa
y emotiva en sus estudiantes,
que gracias a ella descubrió en
el teatro una potente herramienta
para la generación de diálogo y el
fortalecimiento del aprendizaje, de manera
que empezó a cuestionarse sobre qué podía
hacer para utilizarla y beneficiarse de ella.
Estudiante de Alta Verapaz participando en
uno de los foros de Cobán.

38

Muchá, hagamos teatro

Presentación de los graduandos de la
ENAD en la EFA de Cobán.

Creación de espacios de
convivencia y expresión
Después de validar el interés de los estudiantes
por el teatro, un mes más tarde, EDUVIDA dio el
segundo paso en su estrategia para introducirlo como
herramienta en la formación ciudadana en algunos de los
centros educativos con los que coordina acciones: se asoció con los graduandos de la Escuela
Nacional de Arte Dramático “Carlos Figueroa Juárez” (ENAD), quienes estaban interesados
en realizar su práctica profesional en establecimientos educativos del interior del país. En
principio, la práctica exigida por la ENAD consistía únicamente en presentar una obra cuyo
contenido plantease una problemática social que pudiese discutirse con los espectadores, de
manera de mostrar a los docentes que el teatro puede ser un instrumento útil para el aula.
Luego de conocer el quehacer de EDUVIDA, los graduandos estuvieron de acuerdo en que
podían realizar un aporte mucho mayor si compartían sus conocimientos de actuación con los
jóvenes a quienes presentarían la obra, de manera que se convirtiese en una herramienta de
expresión y participación. Es así como planificaron su práctica en tres etapas:
• Presentación de la obra Sociedad Trágica, la cual es una adaptación de la obra Ópera
Pánica (Cabaret Trágico), del dramaturgo chileno Alejandro Jodorowsky.
• Foro posterior a la obra.
• Facilitación de talleres de actuación, mimo, voz y dicción y expresión corporal, para
los estudiantes interesados.
Tomando en cuenta que EDUVIDA trabaja con 30 establecimientos en tres departamentos y
que únicamente eran ocho los graduandos, fue necesario hacer una selección de los centros
en los que se realizarían las prácticas. La escogencia de los institutos se hizo, sobre todo,
con base en el interés que mostraron las autoridades y docentes hacia la actividad. Los
establecimientos seleccionados fueron:




Instituto Experimental de San Pedro Carchá, Alta Verapaz;
Escuela de Formación Agrícola de Cobán (EFA), Alta Verapaz;
Instituto Experimental de Chiquimula;
Instituto de Educación Básica de Telesecundaria de Patzité, Quiché;
Instituto Nacional de Educación Diversificada, Agua Tibia, Chinique, Quiché.

En el último centro mencionado se realizó la presentación y el foro, no así los talleres.
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

39

Sobre Sociedad Trágica
Es una tragicomedia basada en la Ópera Pánica (Cabaret Trágico).
La obra original, de tintes más orientados a la comedia dentro de la línea del teatro
del pánico, se estrenó en 2001 y fue escrita para ser representada por 50 personajes
en 25 escenas. En su afán por ser coherente con su idea del teatro como “arte
sanador”, Jodorowsky hace una crítica a los antivalores, presentes en la sociedad
actual, los cuales impiden a las personas desarrollarse y ser felices como seres
individuales y como sujetos sociales. En palabras del mismo autor “La realidad
racional está estallando y el Pánico habla precisamente de esa falta de límites, de
la gran fiesta mortal en que se ha convertido el mundo… La obra es una suerte de
teatro terapéutico…” (Jodorowsky, 2001).
La adaptación que se menciona en este documento fue realizada, en 2014, por los
graduandos de la ENAD: Sofía Argueta, Debora Chacón, Kevin Funes, Anthony Bravo,
Alejandra Herrera, Giovanna Juárez, Jennifer Román y Sergio Santos. En un total de
12 “sketches”, presentaron a los espectadores varias problemáticas de la juventud,
entre las que figuran las pocas oportunidades educativas y de desarrollo, la violencia
de género, el alcoholismo, la drogadicción, etc.

Presentación de Sociedad Trágica en el
Instituto Experimental de San Pedro Carchá.

40

Muchá, hagamos teatro

Talleres de voz y dicción facilitados por
estudiantes de la ENAD a jóvenes del Instituto
Experimental de Carchá.

Durante los foros conducidos por los estudiantes de la ENAD, se abrió el diálogo para conversar
sobre el argumento de la obra, detalles técnicos del montaje e, incluso, sobre los actores y
su vocación. Los jóvenes de todos los municipios en los que la obra fue presentada hablaron
abiertamente de las preocupaciones que los aquejan, sobre todo en lo relativo a los problemas
sociales de sus comunidades. Asimismo, mostraron un gran interés por los practicantes,
pues para muchos era sorprendente que en Guatemala hubiese personas, de casi su edad, que
elegían como profesión la actuación (tan fuera de lo común en su contexto) y más sorprendente
les parecía que existiese una escuela que les permitiese formarse en dicha disciplina.
Luego de estos encuentros, muchos de los estudiantes se mostraron interesados en participar en
los talleres que se facilitarían después de las presentaciones, de hecho, se había determinado
que el cupo por establecimiento sería de 25 participantes y fue necesario ampliarlo hasta 40,
en algunos municipios.
Los talleres se llevaron a cabo a través de una metodología de “estaciones”, en la que dos
facilitadores acompañaban el trabajo de cada estación durante dos horas, después de las
cuales los participantes rotaban. Al final, los estudiantes tomaron 8 horas de taller. En la
mayoría de los establecimientos el tiempo se distribuyó en jornadas de dos días (4 horas por
día).

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

41

En el cuadro que figura a continuación se describen los contenidos facilitados y las competencias
que se buscaba favorecer en cada estación.
Cuadro N. 3. : Cuadro de síntesis. Planificación de talleres para la práctica profesional
Graduados 2014, Escuela Nacional de Arte Dramático

Estación

Voz y dicción

Expresión
corporal

42

Objetivo

Contenidos

Indicadores de
logro

Conoce e identifica el
aparato fonador y su
utilidad.

Fundamentación teórica
Salón de la
sobre aparato fonador
Beneficencia
y sus características.

Realiza ejercicios de
calentamiento vocal.

Ejercicios de
calentamiento
vocal: respiración
diafragmática y
vocalización.

Salón de la
Beneficencia

Utiliza de manera
correcta el diafragma

Ejercicios de
proyección: Se pondrá
un objeto en un lugar
lejano y el alumno
tendrá que proyectar
y enviar su voz hacia
dicho objeto.

Logra proyectar la
voz utilizando el
diafragma y evita
lastimar la garganta.

Gesticula y pronuncia
correctamente las
palabras.

Ejercicios de
gesticulación:
trabalenguas
cambiando ritmos y
tono de voz; repetición
de palabras al azar.

Mejora su capacidad
para gesticular
y articular las
palabras y reconoce
la importancia de
pronunciar bien.

Ejercicios de
movimiento e
Utiliza su cuerpo al
inamovilidad:
expresarse con libertad
desplazamiento,
y confianza.
niveles, figuras,
direcciones, etc.

Muchá, hagamos teatro

Mueve su cuerpo con
soltura y energía y
siente motivación a
usar su cuerpo como
medio de expresión.

Estación

Actuación

Mimo

Contenidos

Indicadores de
logro

Reconoce en la
actuación un medio de
expresión.

“Tips” de actuación
y montaje de un
sketch que servirá de
modelaje para corregir
errores y acentuar
virtudes.

Logra crear un
personaje y disminuir
el temor a subir al
escenario.

Reconoce la diferencia
entre mimo, clown y
payaso y desarrolla
su habilidad gestual
y corporal como una
unidad.

Introducción a la
técnica de cada
personaje.
Ejercicios gestuales:
cejas, ojos, nariz, boca.
Ejercicios corporales:
cabeza, hombros,
brazos, manos, tórax,
cintura, cadera,
piernas, pies.
Ejercicios de mímica.

Objetivo

Logra distinguir la
diferencia entre los
personajes.
Entiende la tarea
del gesto facial y
corporal en el mimo
y cómo influye en la
actuación teatral.

Fuente: Elaboración personal, con insumos de la planificación de
talleres de los graduados de la ENAD, 2014.

La edad tan cercana de los facilitadores hizo posible
que los talleres se desarrollaran en un ambiente de
cordialidad y compañerismo. Los roles de tallerista
y participante casi se perdieron, porque en su
lugar se instituyó una relación de intercambio
de “chavos con chavos”, según lo expresaron
Kevin Funes y Alejandra Herrera (facilitadores),
en una entrevista realizada durante el rodaje
del vídeo Muchá, hagamos teatro. Asimismo, las
características lúdicas de los talleres favorecieron
el acercamiento y la confianza entre los dos grupos
de jóvenes, de manera que se creó un clima de
Talleres de actuación facilitados por
estudiantes de la ENAD a jóvenes del
Instituto Experimental de Carchá.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

43

aprendizaje de doble vía, en el que unos y otros aportaban a la práctica. Los ejercicios
les permitieron explorar habilidades que hasta el momento desconocían que tenían.
Por tales razones, la experiencia fue placentera y productiva para todos los que
tomaron parte en ella.
Si bien el ejercicio impactó positivamente a los participantes de todos los municipios
en los que se desarrolló, en el Instituto Experimental de Carchá superó todas las
expectativas. Solo horas después de concluidos los talleres, en este establecimiento
se empezó a escribir una historia que ha cambiado la vida de toda la comunidad
educativa.

Vehículo para la construcción de propuestas para el diálogo
comunitario
Durante los talleres, las maestras de Cocina e Inglés del Instituto Experimental de
Carchá descubrieron el potencial dramático de varios de los estudiantes, así como
la alegría que les proporcionaba participar en esta formación, totalmente nueva para
ellos. Hacía alrededor de un mes, durante la presentación y foro de Nuestra Natacha,
habían notado el interés que mostraron sus alumnos por el teatro y la forma en que
la obra los motivó para expresarse y dar a conocer sus ideas, luego de presenciarla.
En este contexto, decididas a no desaprovechar la oportunidad que se les presentaba
a sus estudiantes para tener un medio de expresión, sin pensarlo demasiado, el
mismo día en que los talleres estaban concluyendo, tomaron un reto sorprendente:
inscribieron al grupo del Instituto en el Festival Carchá Convive, que ese año se
realizaría en el mes de septiembre, con ocasión de las fiestas patrias.
Hasta ese momento el Instituto no contaba con un grupo de teatro (de hecho, los
Institutos Experimentales no tienen en su pensum el curso de Expresión Artística) y
faltaba menos de una semana para el festival. Aun con todos esos obstáculos, ellas
creyeron en sus chicos y confiaron en que, con su acompañamiento, ellos podrían
presentarse ante un público, mostrar los talentos que recién habían descubierto en
sí mismos y llevar un mensaje positivo a la comunidad. Habiendo tan poco tiempo
para la preparación del montaje y tomando en cuenta que la obra Sociedad Trágica
estaba todavía latente y fresca en su recuerdo, decidieron trabajar sobre la misma
representación, pero con un número menor de sketches. Providencialmente, los jóvenes
de la ENAD tenían un par de horas libres antes de emprender camino a otro municipio

44

Muchá, hagamos teatro

Padre de familia participando en el
foro posterior a la presentación de
Así es nuestra triste realidad

y, dentro de lo que el tiempo les permitió, los apoyaron con algunos consejos e
indicaciones técnicas que eran imprescindibles para lograr el impacto que querían
causar con la obra. A partir de ese momento, sus días se convirtieron en un ensayo
permanente y el guión de Sociedad trágica se fue transformando en Así es Nuestra
Triste Realidad, la adaptación que ellos, con el apoyo de sus maestras, lograron luego
de alimentar el texto con elementos más acordes a la realidad de su comunidad.
La fecha de presentación en el festival pareció llegar más pronto de lo imaginado
para el Grupo de Teatro M & M7. Los días pasaron muy rápidamente y las tardes de
práctica se extendieron hasta muy entrada la noche. Todo valió la pena, la emoción y
el gozo que les provocó pararse en un escenario y ser escuchados era incomparable.
Desde que entraron a escena lograron captar la atención de las más de 100 personas
del público, que no perdieron detalle de lo que ocurría sobre el escenario. Al concluir,
el atento silencio del público fue interrumpido por un aplauso ensordecedor. Ese
aplauso los llenó de una energía que pocas veces habían sentido. Su mensaje tocó
de tal manera a la audiencia, que fue suficiente para sentirse triunfadores y, aunque
no les importaba si los premiaban o no, sus méritos fueron reconocidos por el
jurado y les otorgaron el Pez Dorado, el galardón más importante a nivel municipal.
En la premiación, que tuvo lugar 4 días más tarde, 500 estudiantes y docentes del
municipio presenciaron una nueva presentación de la obra, que tuvo un éxito igual de
satisfactorio que en su estreno.

7 Nombre con el que se hacen llamar desde que iniciaron los primeros ensayos.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

45

Después de aquel logro, se corrió la voz sobre el grupo y los mensajes que estaba
enviando con su obra, sobre todo en lo relativo a relaciones familiares, violencia de
género, embarazos no deseados y falta de oportunidades de desarrollo. Varias agencias
de cooperación, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales se interesaron
por ellos y los invitaron a realizar otras presentaciones en los meses siguientes, con
las cuales tocaron a alrededor de 600 estudiantes más, en otros municipios de Alta
Verapaz. Al concluir cada obra, se generaban interesantes conversaciones sobre la
situación de la juventud y los obstáculos que se le presentan, así como sus ilusiones
y anhelos. Sin duda, en poco tiempo la obra se había convertido en un instrumento
que estaba siendo de utilidad para abrir espacios expresión para los jóvenes y de
diálogo intergeneracional, que involucraba a estudiantes, docentes, padres de familia
y autoridades municipales de Alta Verapaz.
El 2014 concluyó lleno de satisfacciones para el Grupo de teatro M & M, pero la
mayoría de sus integrantes eran alumnos que estaban cerrando el ciclo básico; es
decir, dejaban el Instituto Experimental para tomar un opción educativa en el ciclo
diversificado. Como la experiencia resultó tan enriquecedora, en el primer semestre
de 2015, decidieron compartirla con los estudiantes (de primero a tercero básico)
que estuviesen interesados en continuar en el grupo y que no hubiesen tenido la
oportunidad de tomar los talleres con los jóvenes de la ENAD. Una vez más, Glenda
Gálvez de Alvarado y Karol Ical, las dos maestras que se involucraron desde el
inicio, jugaron un rol muy importante, porque solicitaron los permisos al director,
organizaron a los estudiantes e hicieron todas las gestiones necesarias para llevar a
cabo los talleres. El trabajo de formación fue precedido por una presentación de Así
es Nuestra Triste Realidad, montada por los ya exalumnos. La idea de la presentación
fue de las maestras y tenía como objetivo motivar a los estudiantes, de la misma
manera que lo hicieron los jóvenes de la ENAD, para formar un nuevo grupo de teatro
y que la iniciativa se hiciese permanente en el establecimiento.
Los talleres se impartieron a los interesados y, después de concluidos, con la intención
de comenzar a montar una obra inédita, los exalumnos escogieron a un elenco según
los siguientes criterios:



46

vocación e interés,
disponibilidad de tiempo,
posibilidad de permanencia en el grupo, y
competencias actorales.

Muchá, hagamos teatro

Con el nuevo grupo ya formado, se trabajó en la redacción de un guión para la obra
El Espejo, con el que participarían en la edición 2015 del Festival Carchá Convive. El
texto resultante es producto de la construcción colectiva de exalumnos, maestras
y alumnos. Está construido con sketches; es decir, con el mismo formato de Así
es nuestra triste realidad. Sus temáticas giran en torno al acoso escolar, violencia
intrafamiliar y violencia de género.

Presentación de
Así es nuestra triste realidad.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

47

El Espejo se estrenó en junio de 2015, con la anticipada llegada del Festival. En esta
oportunidad 200 espectadores, de establecimientos públicos y privados de San Pedro
Carchá, ratificaron, con sus vítores y aplausos, su admiración por el “grupo de teatro
del Experimental” y el jurado los premió con el segundo lugar.
La nueva obra empezó, al igual que la anterior, a recibir solicitudes para ser presentada
en otros escenarios municipales y logró ser observada por alrededor de 550 personas,
además de las 200 que estuvieron presentes durante el festival. El público estuvo
constituido, en su mayoría, por estudiantes, docentes, padres y madres de familia y
personal de la Dirección Departamental. Asimismo, ofrecieron un función privada a
30 colaboradores de EDUVIDA. Posteriormente, se desplazaron fuera de Alta Verapaz
para llevar El Espejo a un ambiente muy distinto, el Parque de Jocotán, Chiquimula,
lugar en el que impactaron a más o menos 300 integrantes de la comunidad educativa
Al momento de la redacción de este documento, los jóvenes el Grupo de teatro M & M
(alumnos, exalumnos y maestras incluidas) se disponían a diseñar estrategias que les
permitiesen fortalecer sus competencias actorales y de dirección escénica, agenciarse
de recursos para vestuario y escenografías y, sobre todo, realizar más presentaciones
que les diesen la oportunidad de llevar sus mensajes a otros jóvenes.

Si deseas conocer la historia en
la voz de los protagonistas accede a
https://www.youtube.com/watch?v=McVl3w8ELmI,en
donde encontrarás un vídeo en el que el Grupo de
Teatro M&M cuenta su experiencia de éxito. También
puedes hacerlo utilizando el código QR
que aparece en este recuadro.

48

Muchá, hagamos teatro

Aprendizajes de la experiencia
La potencialidad del teatro en el ejercicio de la participación ciudadana
A través de la expresión dramática, los estudiantes del Instituto Experimental lograron
colocar en la mesa de la discusión comunitaria las situaciones que enfrenta la
juventud. Para poder realizar los montajes, se requiere que los jóvenes reconozcan
una problemática y se informen sobre ella, lo que contribuye para que desarrollen una
visión crítica de la sociedad. Sus obras son un ejercicio ciudadano, en el que hacen
efectivo su derecho de expresión y participación.

La credibilidad del par
La experiencia es un auténtico ejemplo de los buenos
resultados que ofrece la educación entre pares.
Sin duda, el contacto con los jóvenes de la
ENAD, apenas mayores que ellos, sirvió a los
estudiantes del Instituto Experimental para
creer en su propio potencial y sentirse
motivados para desempeñar un rol activo
en su comunidad.
Para los estudiantes de la ENAD fue
también una oportunidad de crecimiento,
no únicamente por la experiencia que
desarrollaron como talleristas, sino
porque aprendieron mucho sobre la
realidad nacional en otros municipios y
sobre otras culturas del país. Entre ambos
grupos se desarrolló una amistad y un
intercambio de experiencias y opiniones, que
permanece y se alimenta a través de las redes
sociales.
Grupo de teatro M & M poniendo en escena la
problemática de la violencia intrafamiliar.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

49

El interés de los adolescentes por la situación de sus comunidades
En muchos círculos se escucha decir que los adolescentes solo piensan en sí mismos
y que no se preocupan por la situación de sus comunidades. La experiencia que
ahora se describe es un claro ejemplo de lo equivocado de dichas aseveraciones,
pues quedó demostrado el involucramiento que el Grupo de teatro M & M tiene con
las problemáticas comunitarias.

Los jóvenes necesitan más ofertas educativas para acceder a una formación
artística
Los estudiantes del Instituto Experimental manifestaron, constantemente, su alegría
por participar en los talleres de teatro y, de la misma forma, dieron a conocer su deseo
por seguir tomando parte en actividades artísticas, sin embargo, son conscientes que
para tener una formación profesional en música, teatro, danza, etc., necesitarían salir
del municipio y del departamento.
Como los estudiantes de San Pedro Carchá, en todo el país existen adolescentes y
jóvenes con deseos de desarrollar sus talentos artísticos, lo que es muy difícil, pues
no cuentan con los recursos económicos para trasladarse a la capital y costearse ese
tipo de carreras.

El trascendental rol de las docentes y el director del establecimiento
El apoyo que recibieron los estudiantes de las dos maestras fue vital para la
organización y permanencia del grupo; sus gestiones fueron fundamentales para que
se desarrollasen las presentaciones y los foros. Asimismo, el constante soporte del
director, Luis Alberto Monterroso, ha servido como aliciente a los chicos. Pese a que
en muchos docentes del país persiste la idea de que los períodos dedicados a las
artes son pérdida de tiempo, en el Instituto Experimental, a partir de la experiencia
vivida, son vistos como una oportunidad para desarrollar otras áreas curriculares de
manera lúdica y amena.

50

Muchá, hagamos teatro

La importancia del apoyo de los padres y madres de familia
Casi todas las madres y padres se mostraron anuentes a que sus hijos participasen
en las actividades, pese a que varios de los ensayos y presentaciones del grupo
se realizaron en horarios nocturnos y, en algunas ocasiones, tuvieron que salir del
municipio y dormir fuera de casa para poder cumplir con sus compromisos. Según
lo expresado por algunas madres, ello responde a varias cosas: i) la confianza que
le profesan a las maestras; ii) la alegría que el grupo les ocasiona a sus hijos; y, iii)
el orgullo que sienten al ver que sus hijos denuncian las problemáticas sociales que
aquejan a la juventud.

El teatro como instrumento de expresión para los docentes y
materia prima para el aula: Sistematización de la experiencia
STEG-ANM y GIZ
Para ilustrar la importancia del teatro en la formación continua de docentes y en el
mismo ejercicio de la docencia, en las próximas líneas se describirá una experiencia
que se desarrolló durante una serie de seminarios de actualización para maestros,
organizados en el marco de las coordinaciones entre STEG-ANM y GIZ (2011-2015).8
El primero de la serie de encuentros de este tipo tuvo una duración de tres días y
se abordaron los siguientes temáticas: i) la Transformación de la Formación Inicial
Docente en Guatemala; ii) La educación como un derecho humano y sus implicancias;
iii) el Marco referencial del currículum por pueblos, como derecho de los pueblos
indígenas; iv) El abordaje de la etnomatemática en la escuela primaria; y, v) Los
procesos creativos en los procesos de enseñanza y de aprendizaje.
8 En e la búsqueda de acciones coordinadas que permitiesen la mejora de la calidad educativa en el país,
la GIZ, desde su programa de educación, PACE, inició una relación con ANM y STEG en 2010, que dio lugar al
desarrollo de una serie de encuentros, en los cuales se reflexionó sobre temas de importancia para la reforma
educativa. Por el corto tiempo de las actividades, el abordaje se llevó a cabo de manera muy general y de
forma eminentemente teórica, pero se logró posicionar los tópicos en los planes y discursos del magisterio
organizado. En seguimiento a dichos encuentros y con el objetivo de reforzar los temas, agregándoles
insumos metodológicos para hacer operativa su implementación en el aula, en 2011, a solicitud de STEG-ANM
y de común acuerdo, se empezaron a aprovechar las asambleas periódicas de la organización para realizar
seminarios formativos de actualización docente, que incluían el teatro como insumo lúdico para el aula. Al
concluir el período de ejecución del PACE, en 2013, dichas actividades continuaron durante la ejecución del
Programa EDUVIDA.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

51

Sensibilización, creatividad y reflexión
El último tema mencionado tenía como objetivo “Contribuir al mejoramiento del
desempeño docente en las aulas, de modo que adquieran y apliquen herramientas que
les permitan incentivar la creatividad de los alumnos y ayudarlos a encontrar medios
alternativos de expresión” (Pineda, 2011). Para desarrollarlo, se dispuso poner en
práctica técnicas teatrales que les permitiesen armonizar los contenidos del aula con
herramientas lúdicas y reflexionar sobre el uso de las representaciones escénicas
dentro del aula y fuera de ella, en el entendido que la creación propia, el juego y el
buen humor, ofrecen una relación más personal con el aprendizaje, lo que potencia
la apropiación. Para que estas herramientas se conviertan en útiles instrumentos de
comunicación, debate, resolución de conflictos, trabajo en equipo, etc., es necesario
que quienes las facilitan tengan primero un contacto vivencial con ellas; de esa
cuenta, los talleres con maestros se realizaron de manera totalmente práctica.
Para el diseño y la facilitación de los talleres, EDUVIDA se asoció con Andamio Teatro
Raro y colectivo Guatebuena. Ambos grupos tenían experiencia en el desarrollo de
este tipo de ejercicios con adultos, sobre todo en la línea del teatro del oprimido.
Por razones metodológicas, los talleristas decidieron dividir el grupo en cuatro
subgrupos, de forma que cada facilitador se hiciese cargo de un subgrupo de 40
participantes. Se realizaron tres sesiones, de dos horas cada una, en las cuales cada
tallerista, con sus propias técnicas y estilo, debía cumplir con la estructura general,
definida previamente y detallada en el Cuadro 4.
Cuadro N. 4: Cuadro de síntesis. Planificación de taller de procesos creativos en la enseñanza y
aprendizaje, Andamio Teatro Raro y Guatebuena

Etapa

Sensibilización

52

Contenidos
Ejercicios de integración
Dinámicas rompe hielo
Activación del cuerpo
Activación de los sentidos
Ejercicios de comunicación

Muchá, hagamos teatro

Acotaciones importantes
Se busca un redescubrimiento
personal que invita a que afloren
emociones que normalmente
se esconden, lo que ofrece la
oportunidad de ampliar los
códigos de comunicación.

Etapa

Teatro imagen

Creación colectiva

Contenidos

Acotaciones importantes

Ejercicios con estatuas humanas
Técnicas de moldeo e imitación
Ejercicios de imagen en pareja
Ejercicios de espejo
Ejercicio Las horas del día

El teatro imagen es una de las
técnicas del teatro del oprimido
utilizadas para generar una
representación basada en la
acción física y, al mismo tiempo,
un teatro que habla de nuestras
opresiones y sueños. Se utiliza
para múltiples fines. En este
caso fue usado para abrir temas,
diálogos y debates.

Reflexiones teóricas, sociales
y personales sobre las
problemáticas del interés de los
participantes
Creación colectiva de un guión
para presentarlo al pleno

En esta etapa se aplica todo
lo anterior, en la creación de
imágenes, dinámicas, escenas
teatrales. Los participantes
descubren en el teatro una
herramienta de discusión
comunitaria en la que pueden
plantear abiertamente sus
opiniones.

Fuente: Elaboración personal, con insumos del informe de Luis Carlos Pineda, Andamio Teatro
Raro, marzo 2011.

Al concluir la tercera etapa había seis escenas parcialmente montadas. Se trabajó con
base en el teatro foro, pero la técnica no se llegó a desarrollar a profundidad, pues
aunque los talleres estaban sustentados en sus principios, no se buscaba resolver la
problemática en el momento de la presentación y no era la intención que el público
tomara parte en la solución del problema presentado, sino que permaneciera como
observador.
Por el poco tiempo con el que se contaba para la presentación final, que se realizaría
la última noche del encuentro, los participantes hicieron sus ensayos en los horarios
de almuerzo y por las noches. Pese a la premura de los montajes, las presentaciones
fueron ampliamente aplaudidas. Los temas abordados giraban en torno a: la educación
tradicional, el movimiento magisterial y la firma de pactos con el Estado, las medidas
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

53

Docentes de ANM-STEG realizando
ejercicios de integración.

de hecho del magisterio organizado, los linchamientos, el alcoholismo y la violencia
intrafamiliar. Sin excepción, las obras tuvieron una tónica cómica, que contribuyó con
el entretenimiento del grupo, pero, en cierta medida, también atenuó la importancia
de los contenidos de las presentaciones; aun así, se trató de una experiencia singular
que les aportó muchos aprendizajes.
Al conocerse los buenos resultados de los talleres, el PACE recibió una solicitud de
las Direcciones Departamentales de Educación de Baja Verapaz y Huehuetenango para
facilitar cursos similares al personal técnico, en el marco de seminarios enfocados
a mejorar el acompañamiento pedagógico en cada uno de esos departamentos. Las
variaciones que se hicieron a la metodología descrita fueron mínimas y los resultados
muy similares.
Sin duda, como ejercicio vivencial, los talleres consiguieron su cometido. Se logró
que los maestros descubriesen otros mecanismos para provocar reflexión y el diálogo.
Sin embargo, la asignatura pendiente fue hacer un análisis final que evidenciase la
vinculación de las herramientas con el aula.

54

Muchá, hagamos teatro

Experimentación del propio potencial corporal, para luego
llevarlo al aula
Después de ese primer seminario formativo para los miembros del STEG-ANM, los
encuentros se regularizaron con una periodicidad aproximada de 4 meses. Si bien la
formación dramática no fue una constante en ellos, del 2012 al 2015 se realizaron
tres talleres de teatro, en seguimiento a lo iniciado en 2011.
A partir de 2012 se contó con el apoyo de Artistas Trabajando. La formación y
experiencia de su directora en el área de pedagogía le dio un importante giro a las
actividades, que se enfocaron en que los docentes comprendiesen, de mejor manera,
el potencial del teatro como herramienta para el aula.
El principio con el que Artistas Trabajando desarrolló la planificación de sus talleres fue
que su rol no era formar actores, ni convertir a los docentes en expertos facilitadores
del teatro del oprimido, sino que les ofrecerían insumos para que pudiesen llevar al
aula lo aprendido. El objetivo final tampoco era que los maestros hicieran una réplica
de lo experimentado, pero sí que la experiencia influyese en su forma de interactuar
con los alumnos y en su práctica docente.
En la segunda oportunidad en que se facilitó herramientas teatrales al STEG-ANM,
el tema central del seminario giraba en torno a la EBI. En esta ocasión, el objetivo
de los talleres de teatro fue ofrecer insumos para que los docentes fortaleciesen
el idioma materno de sus estudiantes a través de la narración oral y que, a su vez,
sirviese como incentivo para la lectura; es decir, que desarrollasen competencias de
cuentacuentos. Para lograr el propósito, el énfasis se colocó en la expresión corporal,
el manejo de la voz, y la caracterización de personajes.
En el taller se utilizó la metodología de estaciones, en la que tres facilitadores
desarrollaron el tema que les fue asignado. Se conformaron 6 grupos que constaban
de, más o menos, 25 personas, quienes permanecían 45 minutos en cada estación. Los
contenidos facilitados figuran en el cuadro 5.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

55

Cuadro N. 5: Cuadro de síntesis. Planificación de taller para el desarrollo de competencias de
cuentacuentos

Estación

Corporalidad

Expresión vocal

Caracterización de
personajes

Contenido

Acotaciones importantes

Ejercicios de respiración
Ejercicios de disociación y
bilateralidad
Ejercicios de desplazamiento

El objetivo es tomar
consciencia del
propio cuerpo y sus
potencialidades, controlar
el espacio y apropiarse de
él durante la narración de
cuentos.

Calentamiento del aparato
fonador
Ejercicios de modulación
Ejercicio de cambio de
timbres y tonos

Cuando se cuenta un cuento
y se le otorga una voz
propia a cada personaje,
la narración resulta más
creíble y quien lo escucha
disfruta más.

Movimientos no cotidianos
Cambio del centro de
gravedad del cuerpo para
cambiar la forma de caminar
Transformaciones

La caracterización permite
conocer de mejor manera al
personaje de un cuento.

Fuente: Elaboración personal, con insumos del informe de Margarita López, Artistas Trabajando,
2012.

Al final de las tres estaciones, se hizo una recapitulación del módulo y se analizó la
utilidad de cada ejercicio, de manera de fortalecer la comprensión de lo vivido, para
que pudiese ser fácilmente extrapolado al aula.
En la tercera ocasión que se incluyó el teatro en los seminarios de formación docente,
se buscaba ofrecer a los maestros técnicas que les permitiesen establecer diálogos
con sus estudiantes.
La mecánica de estaciones funcionó muy bien en el evento anterior, por lo que
se decidió continuar con la misma metodología, pero esta vez, los grupos estaban
conformados por 15 personas.

56

Muchá, hagamos teatro

Además de hacer un refuerzo en la expresión corporal y vocal, durante el taller se
abordó la creatividad, los juegos cooperativos, el teatro imagen y la improvisación. En
el cuadro que se muestra a continuación se describen los contenidos desarrollados.
Cuadro N. 6: Cuadro de síntesis. Planificación de taller para el desarrollo de competencias de
improvisación

Estación

Creatividad

Corporalidad

Juegos cooperativos

Contenidos

Acotaciones importantes

Exploración del mapa
corporal
Experimentación de la
postura erguida
Ejercicios de espejo y
estatuas

El objetivo de esta estación
es desbloquear la energía y
fortalecer la sensibilidad.
Los ejercicios buscarán
hacer consciencia de la
relación mente y cuerpo.
En el último ejercicio no se
busca una copia exacta, pero
sí una escucha atenta y una
observación minuciosa del
otro.

Relajación y respiración
Masaje grupal
Ejercicio del pivote humano
Ejercicios de desplazamiento

Se pretende desarrollar
lazos de confianza a través
del contacto respetuoso con
el otro.
El trabajo en equipo es un
importante elemento de
esta estación, que fortalece
la confianza, escucha y
compromiso con los demás.

El enredo
Sillas musicales
Mamá pata

Los juegos cooperativos
facilitan el encuentro
con los otros. Buscan
la participación de todos
e invitan a lograr metas
colectivas. Se juega con
otros y no contra ellos.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

57

Estación

Contenidos

Acotaciones importantes

Manejo de la voz

Calentamiento del aparato
fonador
Respiración
Ejercicios varios de expresión
vocal y sonidos nuevos

Se propondrá la voz como
una extensión del cuerpo, un
elemento capaz de expresar
más allá de la lengua
hablada, pero, también,
desde ella.

Posturas
Expresiones
Distancias

Con el objetivo de fomentar
el desarrollo de otras
formas de comunicación no
se usarán las palabras.

Improvisación individual
“Match” de improvisación

Todos las estaciones y
ejercicios anteriores a estos,
han sido enfocados para
llegar a esta parte, en la
que se buscará generar
historias en el mismo
momento de actuarlas; sin
ensayos previos, ni guión,
ni elementos técnicos
escenográficos, solo la
imaginación y la creatividad
de los participantes.

Teatro imagen

Improvisación

Fuente: Elaboración personal, con insumos de los informes de Margarita López, Ana Jacobo y
Jorge Bac, Artistas Trabajando, 2014.

La planificación contempló un ejercicio de improvisación que se realizaría la última
noche del seminario, con el objetivo de detonar el diálogo en torno a temas de interés
de los participantes. Al no tener la oportunidad de ensayar un texto, normalmente de
la improvisación emergen los sentimientos y pensamientos más honestos, ello permite
conocer el punto de vista de quien está en escena.

58

Muchá, hagamos teatro

Docentes de ANM-STEG realizando
ejercicio de improvisación.

El ejercicio nocturno, además
de ser el cierre de los talleres,
también constituía la actividad
recreativa del evento, por lo
que muchos se mostraron
gustosos de participar y
se ofrecieron para subir al
escenario a improvisar. Dentro
de los voluntarios se formaron
cuatro grupos de cuatro
personas cada uno. Por sorteo
se asignó, a cada grupo, diversos
personajes que tenían que resolver
un conflicto. Las problemáticas giraban
en torno a: la EBI, la equidad de género, la
calidad educativa y la violencia sexual.

En el trabajo de improvisación suelen surgir sorpresas no esperadas. El hecho de
no ponerse de acuerdo sobre cómo se resolverá el conflicto provoca que cada actor,
que no sabe lo que piensa su compañero, interactúe y reaccione con base en sus
propias opiniones, que en muchos casos son contrarias a las de su colega. Esto
ofrece herramientas para la discusión posterior y en ello radica, en gran parte, la
potencialidad de esta herramienta. Como era de esperarse, en algunas presentaciones
se evidenciaron las diferencias de criterio e, incluso, le sirvió a los organizadores del
evento para detectar la necesidad de fortalecer algunos contenidos.
El cuarto taller de herramientas teatrales fue impartido por una única facilitadora,
apoyada por dos personas de EDUVIDA. Tenía como objetivo reforzar las experiencias
vividas en los seminarios anteriores, por lo que no tuvo mayor variación en los
contenidos, ni en la metodología, sino que se limitó a “refrescar” los conocimientos
adquiridos, para que los docentes se empoderaran en el uso de las herramientas. En
este último encuentro se procuró que los participantes se viesen a sí mismos como
próximos facilitadores, por lo que se hizo énfasis en la necesidad de suavizar las
jerarquías entre tallerista-participante (docente-alumno), con el fin de establecer
vínculos de confianza, para que todos se sientan responsables en la creación colectiva
de la pieza escénica y, en consecuencia, del aprendizaje.
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

59

Docentes de ANM-STEG realizando ejercicios
para el desarrollo de la confianza.

Aprendizajes de
la experiencia
Se logró fortalecer la cohesión de grupo
Después de la primera etapa de formación, el grupo empezó a cohesionarse. “El hecho
de bromear con el otro, tocar al otro, interactuar físicamente con otra persona, provoca
un elevado nivel de confianza”, dice Héctor Mejía, organizador de los talleres, cuando
recuerda la forma en que fue mejorando el relacionamiento entre los participantes
conforme transcurría el primer seminario.

Se abrió un espacio de debate sin conflictos
Manifestar su posición política y social a través del arte les permitió a los docentes
expresarse con soltura y tranquilidad. Cuando se tiene una opinión distinta al otro,
y se muestra a través de una representación teatral, el conflicto se suaviza y su
abordaje es más sencillo. Se establece una actitud más tolerante en la discusión.

60

Muchá, hagamos teatro

Los docentes están ávidos de obtener herramientas que hagan más agradable el
proceso de aprendizaje de sus estudiantes
Los facilitadores
mostraban, pues
pacientes y que
Contrariamente a
participativo, que

se sorprendieron positivamente por el interés que los docentes
algunos talleristas tenían la predisposición que debían ser muy
quizá les costaría mucho que los participantes se involucraran.
lo esperado, se encontraron con un gremio magisterial receptivo y
está muy interesado por actualizarse.

Otra idea con la que llegaron los facilitadores era que únicamente los maestros jóvenes
estaban dispuestos a implementar metodologías lúdicas en el aula. Sin embargo,
descubrieron que si los docentes (de todas las edades) no utilizan herramientas
innovadoras no es por falta de interés, sino por debilidades en su formación.

Es necesario ofrecer insumos por escrito
Una lección aprendida de los primeros dos talleres de teatro fue que los participantes
necesitan, además de la formación vivencial, insumos por escrito que les sirvan como
referencia para replicar en el aula lo aprendido. Por esta razón, en el tercer taller
se ofreció a los participantes una hoja de ruta con los ejercicios realizados, datos
bibliográficos y enlaces web que les permitiesen investigar más.

Hace falta establecer mecanismos para que los docentes compartan lo que
aprenden con sus colegas
A los seminarios no siempre asistieron las mismas personas; si todos los que
participaron en el primer taller hubiesen completado el proceso, se habría logrado
una apropiación más sólida. No obstante, se decidió hacer talleres distintos en cada
ocasión, para que no resultase repetitivo para quienes asistían a todos los encuentros.
Además, se tenía la expectativa que los presentes compartieran las herramientas con
sus compañeros, pero no fue así.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

61

Pautas para utilizar
el teatro en el ciclo
básico y diversificado
Como ya se ha mencionado, la finalidad de utilizar el teatro en la escuela no es convertir
a los jóvenes en actores, sino ofrecer herramientas para el diálogo en el aula y con la
comunidad educativa sobre temas relativos al fortalecimiento de la condición ciudadana
de los estudiantes, además de vigorizar su autoestima, favorecer el respeto por los demás
y mejorar la interacción del grupo. Para la consecución de los objetivos descritos, en las
próximas páginas figuran una serie de prácticas con las que se pretende que los jóvenes
desarrollen competencias que serán de utilidad en la creación teatral.
Existe un sinnúmero de ejercicios sencillos que permiten a los estudiantes acercarse al
teatro y desarrollar el lenguaje dramático; aquí se compilan solo algunos de ellos. El
propósito de estas pautas no es hacer un exhaustivo catálogo de prácticas teatrales, sino
dar ideas a los docentes y jóvenes para empezar a disfrutar de los beneficios de esta
herramienta y motivarlos para utilizarla como detonante de la discusión.

Juegos rompehielos
Previamente al inicio de los ejercicios teatrales, es bueno realizar juegos rompehielos.
La idea es crear un clima de confianza y una actitud de disponibilidad. Las dinámicas
de este tipo contribuyen con la desinhibición de los estudiantes y facilitan la interacción
entre los miembros del grupo. Al liberar las inhibiciones los jóvenes están más
alertas, lo que optimiza los resultados del aprendizaje. Pese a que podrían ser usados
para abrir un diálogo, estos juegos no requieren de una discusión posterior, pues su
función es únicamente de apertura para otros ejercicios.
Antes de realizar algún movimiento distinto a los habituales, es importante que
hagamos estiramientos sencillos que nos permitan aumentar la flexibilidad muscular
y el rango articular, con lo que evitaremos posibles lesiones y potencialicemos nuestra
movilidad. Para que el estiramiento sea efectivo debemos mantener la posición de
10 a 15 segundos.
Algunos de ellos podrían ser:
• Mover la cabeza hacia el lado derecho y sostenerla con la mano de forma de estirar
el cuello. Luego hacerlo con el lado izquierdo. Después se repetirá el ejercicio de
arriba hacia abajo.
• Colocar el brazo detrás de la cabeza con el codo hacia arriba. Con la mano opuesta
debe hacerse una ligera presión sobre el codo. Se repite con ambos brazos.
• Extender un brazo con la palma de la mano hacia delante y con la otra mano
presionar los dedos hacia atrás. Repetir el ejercicio con el otro brazo.
• Estando de pie, subir la rodilla y abrazarla al pecho. Luego se cambia de pierna y se
repite.
• Tocar la punta de los pies.
• Estando de pie, con los pies apuntando hacia delante y las rodillas ligeramente
dobladas, mover el torso de uno a otro lado, para estirar la cintura.

64

Muchá, hagamos teatro

1

Juego

Tenta renovada

La tenta es un juego popular en Guatemala, que todos los niños y adolescentes
hemos jugado alguna vez en el patio del recreo. Consiste en que el

grupo señala a uno de sus miembros para que “lleve” la tenta. Aunque
pocas veces nos cuestionamos sobre lo que es la tenta, pareciera ser
un padecimiento contagioso, pues quien la lleva hace todo lo posible
por deshacerse de ella trasladándola a algún compañero a través del
contacto físico. Existen unos sitios seguros o “pelos” que resguardan a
quien los toca de quien la lleva.
Esta tenta renovada pretende hacer más evidente el cambio de roles y
tiene algunas variaciones:
• El que la lleva tiene una comezón muy grande en todo el cuerpo y
puede dar 20 pasos (corriendo o caminando), como máximo, antes de
empezar a rascarse durante 5 segundos. Si en esos 20 pasos no logra
“pegarla” a alguien, tendrá que parar para rascarse de nuevo.
• La variación exige la existencia de un observador que contará los
pasos del que la lleva.
• Nadie puede estar más de 20 segundos en el pelo.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

65

2

Juego

El lazarillo

Es un juego con el que casi todos estamos familiarizados, pues se usa, tanto
en el patio del recreo como en talleres grupales, con el objetivo de desarrollar
lazos de confianza entre los participantes.
• Por sorteo, o por afinidad, se establecen parejas. Uno de los dos
deberá de jugar el rol de no vidente y el otro de lazarillo.
• El lazarillo debe llevar a su pareja por diversas áreas, de preferencia
intentando franquear obstáculos como mesas, gradas, etc. Las
explicaciones del lazarillo deben ser muy específicas para que su
compañero no se tope con nada o se caiga.
• Si en el aula hubiese un compañero no vidente y se desea realizar la
dinámica, él será el lazarillo de su pareja, quien deberá permanecer
con los ojos cerrados.

3

Juego

Rally de los pies atados

También es muy popular y busca dar credibilidad al trabajo en equipo, a través
de desarrollar confianza entre sus miembros.
• Se forman grupos de 4 o 5 participantes.
• Los participantes deben atarse el tobillo derecho con el izquierdo del
compañero y viceversa, de manera de formar una línea. Las personas
en los extremos solo tendrán uno de sus tobillos atados.
• Con anterioridad, el docente ha preparado una serie de actividades
que deben realizar todos sin desatarse los pies: pasar debajo de una
cuerda, saltar una zanja, etc.

66

Muchá, hagamos teatro

Jóvenes actores

Corporalidad

Para hacer teatro se puede prescindir de todo menos del cuerpo. El cuerpo es
el vehículo que nos permite desplazarnos por este mundo y por el cual entramos
en contacto con los demás. Cada postura y cada movimiento ofrecen información
importante sobre la edad, ocupación, adscripción social, estado de ánimo, etc., de las
personas. Es por ello que el cuerpo influye fuertemente en el mensaje que queremos
transmitir.
La exploración de la potencialidad del
propio cuerpo permite que tomemos
consciencia de él y nos ayuda a
conocernos y aceptarnos. Para
poder comprender a nuestro
cuerpo y utilizarlo como
instrumento de expresión,
es necesario que pensemos
en él como una unidad
integral, en el que están
contenidas la mente,
el pensamiento y las
emociones.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

67

1

Ejercicio

Desplazamientos
Objetivo:

Romper con la mecánica de nuestro andar habitual, para
hacernos conscientes de las posibilidades de movimiento que
nos ofrece nuestro cuerpo en un espacio determinado.

• En un área con suficiente espacio, se solicita al
grupo que camine, a su ritmo, tratando de
no seguir patrones de líneas rectas o
direcciones preestablecidas y evitando
chocar con los compañeros. La
idea es que busquen moverse
por áreas vacías de forma de
equilibrar el espacio.

Se
coloca
música
y se solicita a los
participantes que se
muevan a la velocidad
que marca el ritmo.
La música se cambia
tres o cuatro veces
para ir aumentando la
velocidad.
• En un inicio, el facilitador
ha dicho que si él grita
“cabeza” todos deben
saltar y si grita “pies” todos
deben agacharse. Con la
música que marca la máxima
velocidad, se les solicita que se
sigan desplazando, pero ahora la
dificultad aumenta, pues cada cierto
tiempo se escucha ¡cabeza! ¡pies!

68

Muchá, hagamos teatro

• Se otorga un momento de descanso y el facilitador aprovecha para colocar pequeños
carteles en el piso que dicen cosas como: silla, bicicleta, charco, pared, etc. Los
participantes deben imaginar que los rótulos tienen el volumen de la palabra escrita
en ellos. Los miembros del grupo deberán franquear el obstáculo que corresponde.
La música se sigue usando, de la misma manera que se hizo al inicio.

* Existen muchas maneras de realizar este ejercicio. Se podría pedir, por ejemplo,
que den pasos más cortos o más largos, agachados, en puntillas, o bien, que no haya
música y el ritmo esté marcado por el sonido de los pasos, etc.

Materiales
• Reproductor de música
• 3 o 4 melodías con distintos
ritmos
• Tarjetas de cartulina
• Marcadores

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Encontraste dificultades en
el ejercicio? ¿Cuáles?
• ¿Qué te gustó del ejercicio?
¿Qué no?
• ¿Qué te hizo sentir la música?
• ¿Qué significaron los
obstáculos?
• ¿Qué aprendiste sobre tu
cuerpo?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

69

2

Ejercicio

Caminar como…
Objetivos:

• Provocar que el cuerpo asuma posiciones no cotidianas.
• Cuestionar las razones por las que otras personas tienen
que asumir una postura determinada.
• Contribuir con el conocimiento propio.
• Los participantes se colocan en círculo y el facilitador pasa por cada lugar con una
bolsa de papel, de la que cada uno extrae una tarjeta.
• En las tarjetas dice: anciano, anciana, bebé, niño, niña, persona con bastón, persona
delgada, persona con sobrepeso, etc. Tienen que representar la descripción que
aparece en la tarjeta. Si no se sienten cómodos con la tarjeta que les tocó, pueden
intercambiarlas.

70

Muchá, hagamos teatro

• Se da la instrucción de no hacer una “caricatura” de la persona que les toca
representar, pues la idea es que la representación sea lo más respetuosa y apegada
a la realidad que se pueda.
• Después de darles algunos minutos para que analicen las posibilidades de movimiento
que tienen, uno por uno pasan dentro del círculo a representar a la persona que
les tocó.

Materiales
• Bolsa de papel
• Tarjetas de cualquier papel
• Bolígrafo

Preguntas generadoras para
el cierre del ejercicio
• ¿Qué dificultades encontraste
para moverte?
• ¿Te gustó representar a esa
persona? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué?
• ¿Qué aprendiste sobre tu
cuerpo?
• ¿Qué diferencia existe entre
el caminar de un niño y una
niña? ¿Por qué?

Atención
• El ejercicio, además de ayudar
al autoconocimiento y el
conocimiento del otro, ofrece
la posibilidad de establecer
una discusión sobre patrones
sexistas y de discriminación
por edad, condiciones físicas,
etc.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

71

Gestualidad
El lenguaje más elemental que utiliza el ser humano es el gestual. Está constituido
por los movimientos del rostro, las manos y otras partes del cuerpo. Muchos de los
signos contenidos en el lenguaje gestual son innatos (ej.: el gesto después de chupar
un limón), hay otros que son aprendidos y han quedado instituidos como símbolos
generalmente aceptados en el hemisferio occidental (ej.: mover la cabeza de arriba
hacia abajo para asentir), y otros varían según las culturas (ej.: los saludos). En todo
caso, la universalidad de algunos gestos es algo con lo que no cuenta el lenguaje oral.
Los gestos pueden enfatizar o contradecir lo que decimos. Es por ello importante
aprender a interpretarlos y a utilizarlos, pues al estar en escena se convierten en
aliados fundamentales para trasmitir sensaciones, sentimientos y actitudes. En la
interpretación teatral, cuando deseamos hacer emerger un personaje desde nuestro
cuerpo, es fundamental conocer sus características físicas y psicológicas y analizar
qué gestos y posturas asumiría ese individuo.

1

Ejercicio

El espejo
Objetivos:

• Explorar habilidades de imitación.
• Estimular el análisis de los gestos para aprender a
interpretarlos.
• Favorecer el desarrollo de otros tipos de comunicación (no
verbales).
• Se forman parejas. Uno se coloca frente al otro a una distancia aproximada de un
metro. Por turnos, uno de los dos compañeros realiza una serie de movimientos y el
otro debe imitarlos, como si fuese su reflejo.

72

Muchá, hagamos teatro

• No puede usarse el
lenguaje verbal.
Quien
lidera
debe
empezar
con movimientos
lentos y después
deben ser más
rápidos.
• En el ejercicio
puede
intervenir
todo el cuerpo, pero
el énfasis debe estar
puesto en el rostro.
• Los movimientos deben
ser variados; desde muy
evidentes, como tocarse la
mejilla, hasta muy sutiles como
levantar ligeramente una ceja.
• Deben verse todo el tiempo a los ojos, pues el ejercicio no implica únicamente imitar
los gestos, sino establecer una comunicación visual y emocional que permita que, en
un momento dado, los dos logren hacer los movimientos a la vez.

Materiales
• Nada distinto al cuerpo de
cada participante

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Fue complicado el ejercicio?
¿Por qué?
• ¿Pudiste imitar cada gesto?
¿Por qué?
• ¿Qué aprendiste sobre tu
rostro y tu cuerpo?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

73

2

Ejercicio

Interpretando personajes
Objetivos:

• Desarrollar el lenguaje gestual.
• Desarrollar competencias para la construcción de personajes
teatrales.

• Se tienen preparadas tres cajas con papelitos doblados y se pide que cada participante
tome uno de cada caja. Los papelitos de una caja tienen escritos nombres de
personajes, los de la otra contienen estados físicos y los de la última actitudes. En
el cuadro que figura a continuación hay algunos ejemplos:

Personaje

Estado físico

Actitud

abuela

acalorada

alegre

viejo
político
maestra
sacerdote
abogada
policía

borracho
con dolor de pierna
con frío
con sueño
con alergia nasal
con dolor de cabeza

enojado
negativo
preocupada
molesto
positiva
firme

• Cuando todos los participantes tienen sus papeles, se les pide que preparen una
interpretación, mezclando lo que está escrito en los tres.
• Cada participante tiene 10 minutos para preparar su personaje.
• Cada uno presenta al resto lo que preparó y, entre todos, deben adivinar de qué
personaje se trata, su estado físico y qué actitud interpreta.

74

Muchá, hagamos teatro

Materiales
• 3 cajas pequeñas
• Papelitos con lo indicado en el
ejercicio.

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Adivinaron lo que
interpretaste?
• ¿Fue difícil el ejercicio?
• ¿Qué necesitas para mejorar
tu comunicación gestual?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

75

Voz y dicción
El sonido que se produce por la vibración de las cuerdas vocales es a lo que llamamos
voz. Para que la voz se produzca interviene el aire que viene de los pulmones y
pasa por la laringe. Dependiendo de cómo usemos el aire así se escuchará nuestra
voz. Aunque de manera innata los seres humanos modificamos la voz y logramos
reproducir sonidos muy diversos que van desde notas muy agudas hasta muy graves,
el aprendizaje de la técnica vocal para actores requiere un esfuerzo que permita la
eliminación de los vicios propios del lenguaje oral habitual.
Lo primero que debemos hacer cuando deseamos aprender a usar la voz con fines
teatrales es entrar en consciencia de la propia respiración. Ello implica hacer pruebas
de cuánto aire necesitamos para decir una frase o para cantar una estrofa, medir
nuestra capacidad de retener el aire y hacer ejercicios de inhalaciones y exhalaciones
de diferentes frecuencias y velocidades, que nos permitan aprender a administrarlo.
Algo que tenemos que tomar muy en cuenta cuando ejercitamos la voz es que la nariz
está diseñada para filtrar el aire que entra a nuestro cuerpo, si nos acostumbramos a
hacerlo entrar por la boca como primera opción, dañaremos nuestras cuerdas vocales.
La dicción es pronunciar correctamente las palabras, de manera de ser entendidos
con claridad por quienes nos escuchan. El tener una buena dicción depende de i) la
correcta modulación, es decir, variar los sonidos según lo que se quiere expresar y
de ii) mantener un tono entendible, para lo que entran en juego el aire, la boca, los
labios, el diafragma y la laringe.
Aprender a proyectar la voz es fundamental para ser escuchados y que nuestro
mensaje sea recibido de la forma que esperamos. La proyección significa enviar
la voz hacia un objetivo, dirigirla a la distancia en donde se encuentra nuestro
interlocutor. Si al aumentar nuestro volumen utilizamos la garganta, sin aprovechar el
aire, muy probablemente lastimaremos nuestras cuerdas.

76

Muchá, hagamos teatro

1

Ejercicio

Yo me escucho ¿Tú me escuchas?
Objetivo:

Utilizar el aire adecuadamente para controlar la intensidad de
la voz.

• Conformar parejas. Por turnos, uno será el responsable de escuchar y el otro
proyectará su voz.
• Realizar un calentamiento vocal, para lo que es necesario asumir una
postura corporal erguida, con los hombros y cuello relajados.
Antes del ejercicio, es necesario relajar los músculos
faciales y la garganta: abrir y cerrar la boca,
mordisquear, hacer estiramientos con los labios,
emitir sonidos que hagan vibrar los labios,
la lengua y la garanta. A continuación se
realiza el calentamiento de las cuerdas,
emitiendo los sonidos de las vocales
de distintas maneras: rápido y cortado,
lentas y extendidas, etc.
• En un espacio abierto y grande, las
parejas establecen el lugar en que
se coloca la persona que trabajará
en la proyección de su voz. Luego
definen tres puntos en diferentes
distancias, en los que se va colocando
el responsable de escuchar.
• El que proyecta su voz debe hacer una
inhalación profunda, silenciosa y nasal y
luego dice: Yo me escucho ¿Tú me escuchas?
La idea es que no tome aire entre las dos frases.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

77

• Si el que escucha entiende bien el mensaje, levanta sus pulgares y se dirige al
siguiente punto, si no es así, quien proyecta la voz debe repetir el ejercicio, hasta
que logre alcanzar la distancia que se ha propuesto.
• Cuando hayan concluido en las tres distancias, cambian de roles.

Materiales
• Un espacio abierto y grande:
el patio de la escuela, un
parque, una calle, etc.

78

Muchá, hagamos teatro

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Lograste proyectar la voz a
las tres distancias?
• ¿Encontraste dificultades en
el ejercicio? ¿Cuáles?
• ¿Qué tienes que hacer para
mejorar la proyección de tu
voz?

2

Ejercicio

Destrabo la lengua con un trabalenguas
Objetivo:

Añadir precisión a los fonemas y, en consecuencia, mejorar
la dicción.

• Se forman grupos de tres.
• Por sorteo, cada uno de los miembros del grupo debe aprenderse uno de los
trabalenguas populares que se transcriben a continuación:
- Quiero y no quiero querer a quien no queriendo quiero.
He querido sin querer y estoy sin querer queriendo.
Si por mucho que te quiero, quieres que te quiera más,
te quiero más que me quieres ¿que más quieres? ¿quieres más?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

79

- Cuando cuentes cuentos,
cuenta cuántos cuentos cuentas,
porque si no cuentas cuántos cuentos cuentas,
nunca sabrás cuántos cuentos has contado.
- María Chusema techaba su choza.
Pasó un techador y le dijo: María Chusema ¿techas tu choza o techas la ajena?
No techo mi choza, ni techo la ajena,
yo techo la choza de María Chusema.
• Cuando todos se los hayan aprendido, deben decirlos a sus compañeros de grupo.
Si no logran hacerlo rápido y sin equivocaciones, deben repetirlo hasta que los
compañeros queden satisfechos.

Materiales
• Copias de los trabalenguas

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Encontraste dificultades en
el ejercicio? ¿Cuáles?
• ¿Qué tienes que hacer para
mejorar tu dicción?

80

Muchá, hagamos teatro

Improvisación
Félix y Villalba (2012: 6) definen la improvisación como “la capacidad de dar respuesta
ante el desarrollo de una situación teatral inesperada y, por consiguiente, la habilidad
de encontrar, de forma creativa, la respuesta para una escena”. A través de esta
técnica, los actores cuentan historias que se producen en el instante mismo de la
ejecución de la obra; de esta forma, al mismo tiempo que actúan, se convierten en
dramaturgos y directores.
Aunque es un tradicional ejercicio de formación en las artes escénicas, en ocasiones
también se utiliza para la presentación de piezas únicas y auténticas en las que los
actores, bailarines, músicos, artistas del performance, etc., se aventuran a expresar lo
que surge en el momento de pararse en el escenario.
Dentro de los movimientos teatrales, uno de los principales beneficiarios de la
improvisación es el teatro del oprimido, en el que los actores construyen la escena
a partir de su propia realidad y, en su búsqueda de soluciones a una problemática
social, involucran a un público (espect-actores) que, de manera espontanea, intenta
resolver una situación que los incomoda.
“Para improvisar, lo más importante que podemos hacer es escuchar a las otras
personas que actúan con nosotras. Si no escuchamos será difícil entrar en el juego
de la escena y esta no fluirá”, dice López (2015: 19) en Un camino llamado teatro. Si
perdemos la atención de nuestro interlocutor en escena, muy difícilmente podremos
reaccionar de manera coherente para contestar, contradecir o complementar lo que
dice.
La improvisación es una práctica valiosa para estimular en los jóvenes la creatividad,
favorece la agilidad de pensamiento y fortalece las habilidades de expresión corporal.
Asimismo, contribuye con el autoconocimiento, porque nos expone a emociones y
reacciones no planificadas.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

81

1

Ejercicio

El muñeco y el ventrílocuo
Objetivos:

• Desarrollar la creatividad.
• Explorar formas de reaccionar.
• Aprender a utilizar efectivamente el tiempo en escena.
• Se forman parejas. Uno de ellos tiene el rol del muñeco y el otro de ventrílocuo.
Quien represente al muñeco debe recordar que su personaje tiene una expresión
facial constante; sus movimientos se limitan, casi únicamente, a abrir y cerrar la
boca, mover la cabeza de un lado a otro y, en algunos casos, subir y bajar las cejas.
También es importante tener en cuenta que el muñeco es normalmente inteligente,
vivaz, sarcástico y propenso a revelar detalles íntimos de la
vida del ventrílocuo.

La pareja debe escoger nombres para
ambos personajes y utilizarlos durante
la escena para que el público se
familiarice con ellos.
• Después de un breve
saludo entre los personajes, el
ventrílocuo inicia con una frase
asignada por el facilitador,
el muñeco reacciona y, de
ahí en adelante, todo será
improvisación. Se puede iniciar
con cualquier frase, como por
ejemplo:

82

Muchá, hagamos teatro

- Vengo de casa de mi madre…
- Ayer me caí de la bicicleta…
- Cuando llueve, como hoy, recuerdo a
mi primer amor…
- Las cosas en la escuela se están
complicando…
• La escena no dura más de 3 minutos.
• Idealmente, se hace un cambio de roles para que todos experimenten las dos
experiencias.

Materiales
• Frases preparadas para el
inicio

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Qué fue más difícil ser el
muñeco o el ventrílocuo? ¿Por
qué?
• ¿Qué actitudes te gustaron y
cuáles no de los personajes?
• ¿Qué aprendiste?
• ¿Qué necesitas para
mejorar tus habilidades de
improvisación?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

83

2

Ejercicio

Personajes de mundos distintos se encuentran
Objetivos:

• Desarrollar la creatividad.
• Fortalecer la capacidad de respuesta en situaciones
inusitadas y singulares.
• Desarrollar competencias para construcción de personajes
teatrales.

• Se forman grupos de cuatro personas.
• Con anticipación se ha preparado un listado
de lugares y/o épocas (reales o ficticias)
que no coinciden entre sí y, por sorteo, se
asigna uno a cada grupo.
Algunos ejemplos pueden ser:
- El Período Clásico de la
civilización Maya
- La Revolución Francesa
- Colegio Hogwarts en el año 2000
- El Olimpo
- China durante la construcción de
la muralla
• El grupo tiene un día para investigar sobre
la época y lugar que les tocó. En ese lapso
cada participante prepara un personaje con las
características que podría tener un individuo de
dicho contexto.

84

Muchá, hagamos teatro

• Cuando el tiempo de preparación de los personajes ha concluido, el facilitador pide
a dos de los grupos que entren a escena y coloca una situación inicial cualquiera,
a partir de la cual pueden empezar a improvisar. Ambos grupos se encuentran en
la Guatemala del presente, confundidos porque no saben cómo llegaron aquí y,
sorprendentemente, todos hablan castellano.
• Todos los grupos deben tener la oportunidad de realizar el ejercicio.

Materiales
• Listado de lugares y épocas
• Biblioteca cercana o
computadora con internet
para investigar

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Qué te pareció el ejercicio?
• ¿Qué competencias
desarrollaste?
• ¿Qué aprendiste?
• ¿Qué necesitas para
mejorar tus habilidades de
improvisación?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

85

Jóvenes creadores de la escena teatral

Construcción colectiva

La adolescencia y juventud son épocas de la vida en que los seres humanos dedican
mucho tiempo y energía a soñar despiertos. El juego dramático ofrece la oportunidad
de desarrollar las ideas de estos sueños y llevarlas de forma creativa a un escenario.
En este juego, la creación colectiva tiene un rol importante, pues contribuye a fortalecer
la identidad y autonomía individual y del grupo, ya que en el proceso se escucha los
intereses de todos y se aprende a aceptar y valorar las propuestas de cada uno.
Trozzo, Vigianni y Sampedro (2003) advierten que la expresión creación colectiva suele
utilizarse de manera ambigua en la pedagogía teatral y que existen cuatro casos
distintos de procesos dramatúrgicos de construcción colectiva:

Texto adaptado
Se llama de esta forma al texto ya existente que por razones de contextualización,
síntesis, actualización, etc., es modificado por el grupo que lo representará. Cuando
se trata de construcción colectiva, la adaptación supone un proceso en el que todos
aportan y ajustan el texto original, hasta que concuerde con las exigencias de la
mayoría.

Improvisación
Como ya se ha mencionado anteriormente, surge espontáneamente durante la escena
y, habitualmente, no queda un registro escrito de esta.

86

Muchá, hagamos teatro

Texto de autor de proceso dramatúrgico colaborativo
Es el producto de los aportes de un grupo, cuyos miembros han determinado
situaciones dramáticas y acciones escénicas, pero han delegado a una sola persona
la responsabilidad del texto escrito y es ella quien define la línea estética y literaria
del guión.

Creación colectiva
Desde que se escoge el tema, todos los miembros del grupo se involucran. Entre
todos se va armando la trama conforme los intereses de la colectividad. Existen dos
ramas en este tipo de construcción dramática: una que tiene fines de entretenimiento,
únicamente, y otra que está sustentada en los métodos del teatro del oprimido.
La riqueza de los procesos de construcción colectiva radica en que sus frutos son
producto de la comunicación abierta, participación, reflexión, análisis de valores,
sentido de corresponsabilidad, aceptación y respeto por las ideas del otro.
Los ejercicios que a continuación se sugieren están basados en las dos técnicas más
utilizadas del teatro del oprimido. Buscan que los estudiantes analicen situaciones
que los incomodan y exploren soluciones, para que desarrollen un pensamiento crítico
y, desde una participación muy puntual, ejerciten su ciudadanía.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

87

1

Ejercicio

Escultores
Objetivo:

Desarrollar la creatividad, sobre todo en lo relativo a la
búsqueda de soluciones a una problemática de interés del
grupo y asumir una postura de compromiso ante dicha
situación.
• El grupo se divide en dos: esculturas y escultores.
• Se solicita a los actores que se pongan de acuerdo para representar una problemática
que les preocupe, ya sea del centro educativo o de sus familias. Después de elegir
el tema, tienen unos minutos para construir una escena estática, en la que los
personajes son esculturas que están atrapadas en una situación. Los gestos de las
esculturas deben ser lo suficientemente elocuentes para que se comprenda cuál es
el conflicto entre los personajes.
• Los actores se colocan en escena y los escultores ven y analizan la imagen por
algunos minutos.

88

Muchá, hagamos teatro

• El grupo de escultores conversa sobre lo que piensan que ocurre en la escena y le
dan un nombre a la pieza teatral.
• Posteriormente, por sorteo, uno o dos de los escultores intervienen en la escena y
modifican las esculturas para darle solución al problema que se observa y transformar
la acción. La reconstrucción de las esculturas implica realizar modificaciones
faciales y corporales, sin utilizar el lenguaje verbal.
• Concluida la tarea, los escultores se acercan a su grupo para ver si están de acuerdo
con las modificaciones y si estas representan el sentir de la colectividad. Si no es
así, otros escultores pasan a escena a modificar las esculturas, hasta que todos
queden satisfechos.

En una próxima ocasión, quienes fueron esculturas son escultores y viceversa.

Materiales
• Nada distinto al cuerpo
de cada participante

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Crees que se logró una
solución aceptada por todos?
¿Por qué?
• ¿Qué cosas te gustaron y
cuáles no?
• ¿Qué otras soluciones se pudo
haber dado a la situación?
• ¿Qué aprendiste?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

89

2

Ejercicio

Involucrando a la comunidad…
Objetivos:

• Volcar la atención del grupo a los problemas comunitarios y
provocar que se involucre en la búsqueda de soluciones.
• Desarrollar algunas competencias de producción teatral.

La actividad puede realizarse en el aula únicamente, pero es ideal que se haga un
esfuerzo por involucrar a padres y madres de familia, directores y otros docentes,
para que se establezca un diálogo intergeneracional que permita que los jóvenes
empiecen a tomar parte en la discusión comunitaria.
• El grupo define alguna situación comunitaria que les afecte y que sea necesario
resolver. Aunque el facilitador haya identificado algunos tópicos de interés
colectivo, es mejor que no haga sugerencias, para no sesgar la decisión del grupo,
ni tampoco cerrar la posibilidad de que surjan temas poco ventilados socialmente
(tabús).
• Cuando ya existe un tema definido se inicia la producción del guión. Este texto
tiene un inicio y un nudo, pero no un desenlace, pues la idea es involucrar al
público en la solución de la problemática y, entre todos, dar un cierre a la pieza
teatral.
• Aunque al terminar el guión los actores se encuentren con una obra inconclusa,
el ensayo es indispensable para darle credibilidad a los personajes que inician la
obra.
• Probablemente el guión no ofrezca la oportunidad a todos los miembros del grupo
de participar como actores y quizá haya varios a los que no les interese exhibirse
en una puesta en escena fuera del aula. Es por ello necesario que cada uno escoja
un rol en el que se sienta cómodo y desde el cual aporte al trabajo colectivo,
como por ejemplo: dirigir la obra; asegurar que todos tengan el vestuario que
necesitan; gestionar el uso del espacio en el que se presentarán; conseguir la
escenografía; convocar a padres, madres, docentes, estudiantes y demás miembros
de la comunidad educativa; moderar la discusión; etc.

90

Muchá, hagamos teatro

• Por cuestión de costos, y para desarrollar la creatividad, se recomienda que la
escenografía y vestuarios se manufacturen con materiales reciclados y/o se consigan
entre familiares y amigos.
• La presentación se inicia como una obra escolar normal, pero en el momento más
álgido, los actores se “petrifican” y permanecen quietos mientras un moderador
pregunta a los espect-actores cómo se puede resolver la situación y los invita a
sustituir al personaje a través del cuál se puede solucionar el problema. Con la
inclusión del nuevo elemento, quienes están en escena van improvisando según las
características de su personaje. Si de esa manera no se resuelve la situación, se
continúa sustituyendo actores, hasta que, aprovechando los aportes del público, se
llega a una solución aceptada por la mayoría.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

91

Materiales
• Espacio para la presentación
• Sillas
• Escenografía
• Vestuario

92

Muchá, hagamos teatro

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Crees que se logró una
solución aceptada por todos?
¿Por qué?
• ¿Qué te pareció la forma de
reaccionar de los
espect-actores?
• ¿Qué cosas te gustaron y
cuáles no?
• ¿Qué otras soluciones
se pudo haber dado a la
situación?
• ¿Qué aprendiste?

Jóvenes moderadores de la discusión
Cuando se utiliza el teatro como herramienta de diálogo, existe un
personaje que juega un rol sumamente valioso para que se logren los
objetivos de la práctica: el moderador de la discusión.
En los centros educativos, lo ideal es que sean los estudiantes quienes
se hagan cargo de la moderación. Aunque muchas veces se piense que
es un rol que debe jugar el docente, si lo que se busca es que los
jóvenes se apropien de los procesos de diálogo y tengan un papel activo,
es necesario que sean ellos quienes moderen. Por otra parte, les permite
desarrollar competencias de comunicación necesarias para cualquier
ámbito laboral en el que se vayan a desempeñar en el futuro.
La función de un moderador no se limita únicamente a otorgar la
palabra a los participantes o permitirles que entren a escena en el
momento necesario; implica creer en el potencial del grupo para ofrecer
alternativas útiles a la problemática planteada y respetar las opiniones
de cada uno de los involucrados. Aunque es un papel que ofrece mucha
visibilidad a quien lo ejerce, no debe entenderse como protagónico,
pues de su sobrio y efectivo desempeño, dependerá, en gran medida, la
participación del público. Más que un buen orador, un buen moderador es
aquel que es capaz de escuchar y catalizar las intervenciones del grupo
para lograr construir, entre todos, un aprendizaje significativo.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

93

Principales funciones de un moderador
del diálogo en el ejercicio teatral
Anima la participación y hace preguntas efectivas
Dependiendo del contexto, los grupos serán más o menos participativos.
Para involucrar a la audiencia, muchas veces no basta con hacer la clásica pregunta
¿Qué piensan de lo que acabamos de presenciar? Por ello, como moderadores debemos
estar preparados para desarrollar preguntas que permitan a los participantes ver con
claridad la conexión entre la escena presentada y sus propias vidas.
En discusiones de esta índole, una pregunta efectiva es la que: i) está planteada a
partir de una situación concreta; ii) estimula el pensamiento crítico; iii) apela a los
sentimientos y valores; iv) es lo suficientemente abierta para ofrecer varias alternativas
de respuesta; v) provoca en los participantes el deseo de buscar soluciones.

Ejemplos
• ¿Qué opciones tiene el personaje para resolver la situación?
• ¿Con qué obstáculos se encuentra el personaje para
solucionar el problema?
• ¿De qué forma podrían intervenir otros personajes?
• ¿Cómo afecta esa problemática particular a la comunidad
en general?
• ¿Quiénes son los responsables de dar solución al problema?

94

Muchá, hagamos teatro

Propicia un clima de confianza
Para que exista un involucramiento real de los participantes, cuando jugamos el rol
de moderadores, es indispensable tratar con cordialidad y respeto a la audiencia. Si
todos se sienten aceptados y son escuchados, sin críticas, se establecerá un clima
empático que nos permitirá desarrollar sinergias para hallar soluciones creativas a
las situaciones que se presentan en las piezas teatrales.

Respeta los acuerdos del grupo
Valorar y respetar las opiniones de cada participante es condición para que el ejercicio
de diálogo tenga como consecuencia un aprendizaje colectivo. En ocasiones los
moderadores están en desacuerdo con lo que expresa algún participante, sin embargo,
no es razón para impedirle que se exprese, ni para contradecirlo. Otras veces el
grupo ha convenido una determinada intervención y, con base en su experiencia,
al moderador no le parece la mejor manera de resolver el asunto; sin embargo, su
función no es decirles cómo mejorar una situación, sino provocar dudas para que ellos
encuentren la salida más oportuna y conveniente para todos.
Los ejercicios que a continuación se presentan pretenden que los estudiantes descubran
algunas barreras que impiden la comunicación, y que dificultan el rol del moderador.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

95

1

Ejercicio

¿Me oyes o me escuchas?
Objetivo:

Tomar consciencia de la existencia de distintos niveles de
atención y comprender la importancia de la escucha activa
para el desarrollo de competencias de moderación.

• Antes de comenzar, es necesario haber preparado instrucciones para tres tipos de
pareja:

Pareja
No.
1

2

3

96

Instrucciones para el emisor
del mensaje

Instrucciones para quien
escucha

Cuenta a tu compañero qué Mientras oyes a tu compañero, haz
hiciste el fin de semana.
una lista de lo que necesitarías
para organizar una fiesta para 30
personas.
Cuenta a tu compañero la
historia del primer día que
llegaste al establecimiento
educativo en el que estudias.

Mientras escuchas a tu compañero,
trata de recordar cómo fue
el primer día que llegaste al
establecimiento educativo en el
que estudias.

Cuenta a tu compañero un Mientras escuchas a tu compañero,
problema (real o ficticio) que piensa en soluciones para el
problema que te está contando.
necesites resolver.
Trata de hacer preguntas que te
ayuden a comprender mejor la
situación.

Muchá, hagamos teatro

• Se forman parejas y se les entregan las instrucciones. Para que el ejercicio sea
efectivo, se les pide que no comenten lo que sus instrucciones dicen y que hagan
únicamente lo que ahí figura.
• Durante 10 o 15 minutos, los jóvenes realizan lo que se les pide en las instrucciones.
• El facilitador le cuenta al grupo sobre las diferencias existentes en las instrucciones
que entregó y se abre la discusión. Al final, entre todos, se construye un listado de
características que definen a un moderador que escucha atenta y activamente a sus
interlocutores.

Materiales
• Copias de las instrucciones

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• Para los emisores: ¿Tu
compañero realmente te
escuchaba? ¿Qué te hizo
darte cuenta de eso?
• Para quienes escuchaban:
¿Lograste prestar una
atención real a tu
compañero? ¿Por qué?
• Para todos: ¿Cómo te sentiste
con el rol que te tocó jugar?
¿Por qué?
• ¿Qué crees que se requiere
para lograr una escucha
activa?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

97

2

Ejercicio

¿Qué dicen los gestos del moderador?
Objetivos:

• Descubrir gestos que revelan interés o desinterés.
• Tomar consciencia de algunos movimientos corporales
que pueden generar desconfianza y poca empatía hacia el
moderador.

• Previo a la discusión sobre un tema de interés del grupo, se solicita 5 voluntarios
para ser moderadores.
• A solas, se les pide a los voluntarios que, a la vez que moderan el diálogo,
repetidamente, pero sin ser demasiado obvios, asuman uno de los gestos que se
describen a continuación:

Gesto
Serio con los bazos cruzados
a la altura del pecho
Viendo hacia abajo mientras
se escucha a los que toman
la palabra
Ver el reloj
Sentarse con las manos
agarrando la cabeza por
detrás
Inclinarse y asentir con la
cabeza

¿Qué refleja?
Actitud defensiva
No darle credibilidad a lo
que se escucha
Impaciencia
Superioridad

Escucha atenta

• Sentados en un círculo, los miembros del grupo definen un tema sobre el cual
quieren conversar y se inicia una discusión.

98

Muchá, hagamos teatro

• Por turnos, los moderadores dirigirán la discusión durante 5 minutos cada uno.
Los demás participantes no deben conocer el pedido especial que les ha hecho el
facilitador.
• Al concluir se hablará sobre las actitudes de los moderadores y lo que provocan en
el grupo.

Materiales
• Sillas para sentarse
en círculo

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Qué moderador te gustó
más? ¿Por qué?
• ¿Qué actitudes te molestaron
de los moderadores? ¿Por
qué?
• ¿Qué gestos denotan poca
atención?
• ¿Qué otros gestos pueden
reflejar impaciencia?
• ¿Qué otros gestos demuestran
incredulidad?
• Como moderadores ¿Qué
debemos hacer para generar
confianza?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

99

PARA FINALIZAR...
A través de las experiencias descritas y las actividades planteadas,
Muchá, hagamos teatro pretende convertirse en una motivación para
que docentes y estudiantes hagan uso del teatro como un recurso
expresivo e integrador que, de forma lúdica, contribuya con que los
jóvenes se visualicen como ciudadanos activos, que alzan su voz y
diseñan propuestas de transformación comunitaria, al mismo tiempo
que consolidan su confianza en sí mismos y en el grupo al que
pertenecen.
Las pautas que propone el último capítulo son únicamente un pequeño
muestrario dentro de un sinnúmero de ejercicios que pueden utilizar
para fortalecer la participación de los estudiantes, desarrollar
su creatividad para resolver problemas sociales y afianzar sus
competencias comunicacionales. De ahí que los exhortemos a revisar
las referencias citadas y a investigar en otras fuentes que les permitan
enriquecer los contenidos aquí abordados.
Al concluir este documento, no nos queda más que invitarlos a pensar
en el teatro como una herramienta pedagógica más, pero no una
cualquiera, sino una que augura el aprendizaje significativo, pues se
basa en las experiencias y saberes de cada estudiante, el respeto al
compañero en toda su dimensión humana y la construcción colectiva
de objetivos comunes.

100

Muchá, hagamos teatro

Fuentes de
información
Referencias
Boal, A. 1998. Teatro del oprimido, Ejercicios para actores y no actores.
Edición ampliada y revisada. Barcelona: Alba.
Boal, A. 1978. Teatro del oprimido 2, Ejercicios para actores y no actores.
Paris: Maspero.
De la Torre, S. 2004. Aprender de los errores. El tratamiento didáctico de los
errores como estrategias innovadoras. Buenos Aires: Editorial Magisterio del
Río de la Plata.
EDUVIDA. 2013. Folleto informativo del Programa EDUVIDA. Guatemala: GIZ.
Fuentes, M. 2012. Informe de la obra Nuestra Natacha y foros generados a
partir de la presentación (ms). Guatemala: EDUVIDA.
Guatemala. Ministerio de Educación. 2009. Currículum Nacional Base, Nivel
Medio, Ciclo Básico, Área de Ciencias Sociales y Formación Ciudadana, Primer
Grado Básico. Guatemala: MINEDUC.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

101

Guatemala. Ministerio de Educación. 2009. Currículum Nacional Base, Nivel
Medio, Ciclo Básico, Área de Expresión Artística, Subárea de Teatro, Primer
Grado Básico. Guatemala: MINEDUC.
Guatemala. Ministerio de Educación. s/f. Currículum Nacional Base, Nivel
Medio, Ciclo Básico, Área de Expresión Artística, Subárea de Teatro, Segundo
Grado Básico. Guatemala: MINEDUC.
García-Huidobro, V. 1996. Manual de pedagogía teatral. Santiago de Chile:
Los Andes.
Graduandos ENAD. 2014. Planificación de talleres (ms). Guatemala: ENAD,
EDUVIDA.
López, M. 2012. Informe de taller (ms). Guatemala: Artistas Trabajando, PACE.
López, M. 2015. Un camino llamado teatro. Artistas Trabajando, UNAMG.
Guatemala: Embajada Británica.
López, M; Jacobo, A; Bac, J. 2014. Informes de taller (ms). Guatemala: Artistas
Trabajando, EDUVIDA.
Pineda, L. 2011. Informe de taller (ms). Guatemala: Andamio Teatro Raro,
PACE.
Pineda, L. 2011. Planificación de taller sobre procesos creativos en la
enseñanza y aprendizaje (ms). Guatemala: PACE.
Robbins, A. 1986. Poder sin límites. New York: Simon & Schuster.
Sainz, F. 1969. Alejandro Casona, Obras Completas, Tomo I, Prólogo. Madrid:
Aguilar.
Trozzo, E; Vigianni, S; Sampedro, L. 2003. Dramaturgia y escuela II, Obras
teatrales por, para y con adolescentes. Cuyo: Instituto Nacional de Teatro.

102

Muchá, hagamos teatro

Recursos de la web
Benítez, Luis. s/f. Teatro del oprimido y teatro foro en la educación y
construcción de culturas de paz. Recuperado el 16.10.15 de: http://www.
otraescuela.org/documentos/teatro_del_oprimido_y_teatro_foro_en_edupaz.
pdf
Crespillo, E. 2010. El juego como actividad de enseñanza- aprendizaje,
Estudios pedagógicos. Gibralfaro. Recuperado el 15.10.15 de:
http://www.gibralfaro.uma.es/educacion/pag_1663.htm
Cohen, P. s/f. De la vulnerabilidad al Teatro del Oprimido: El caso de las
mujeres de Fuerza Colectiva. Recuperado el 02.11.15 de:
http://www.idaes.edu.ar/pdf_papeles/Cohen.pdf
Jodorowsky, A. 2001. La catarsis del pánico. Madrid: Revista El Cultural.
Recuperado el 3.11.2015 de:
http://www.elcultural.com/revista/teatro/La-catarsis-del-Panico/1535
Motos, T; Díaz, R. 2005. Teatro imagen: una estrategia para la creatividad
social. Revista Recre@rte, No.3. Versión digital. Recuperado el 19.10.15 de:
http://www.iacat.com/revista/recrearte/recrearte03/Motos/teatro_imagen.
htm
Félix, V; Villalba, D. 2012. Teatro y adolescencia, Integración del adolescente
a través del arte teatral. Recuperado 09.10.15 de:
http://www.codajic.org/sites/www.codajic.org/files/Teatro%20y%20
Adolescencia.pdf

Metodología del Teatro-Foro (Augusto Boal): Una herramienta poderosa para
construir la participación popular. Recuperado 19.10.15 de:
https://escuelapopularcineytv.wordpress.com/2012/06/23/metodologia-delteatro-foro-augusto-boal-una-herramienta-poderosa-para-construir-laparticipacion-popular/

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

103

Entrevistas
Liliana Aldana, Asesora de Gestión Institucional de EDUVIDA en Alta Verapaz.
Sofía Bol Tiul, Madre de familia del Instituto Experimental de Carchá.
Mercedes Fuentes, Directora de teatro y gestora cultural. Directora y productora
de la obra Nuestra Natacha para la estrategia de teatro como herramienta de
participación ciudadana, impulsada por EDUVIDA en 2014.
Kevin Funes, Actor. Facilitador de los talleres de teatro impartidos a centros
educativos de Alta Verapaz, Quiché y Chiquimula, producto de la coordinación
ENAD – EDUVIDA en 2014.
Glenda Gálvez, Maestra de cocina, Instituto Experimental de Carchá, Alta
Verapaz. Codirectora del Grupo de teatro M&M.
Karol Ical, Maestra de inglés, Instituto Experimental de Carchá, Alta Verapaz.
Codirectora del Grupo de teatro M&M.
Alejandra Herrera, Actriz. Facilitadora de los talleres de teatro impartidos
a centros educativos de Alta Verapaz, Quiché y Chiquimula, producto de la
coordinación ENAD – EDUVIDA en 2014.
Ana Jacobo, Actriz y facilitadora de Artistas Trabajando. Facilitadora de los
talleres de teatro impartidos en los seminarios de formación a docentes,
producto de la coordinación de STEG–ANM y EDUVIDA de 2012 a 2014.
Claudia López, Madre de familia del Instituto Experimental de Carchá.
Margarita López, Directora de Artistas Trabajando. Facilitadora de los talleres
de teatro impartidos en los seminarios de formación a docentes, producto de
la coordinación de STEG-ANM y EDUVIDA de 2012 a 2015.

104

Muchá, hagamos teatro

Héctor Mejía, Informático y actor. Coordinador de contenidos, agenda y
logística de los talleres de teatro impartidos en los seminarios de formación
a docentes, producto de la coordinación de STEG-ANM y EDUVIDA de 2012 a
2014.
Fredy Xocop, Asesor de Gestión Institucional y Pedagógica de EDUVIDA en
Chiquimula.

Grupo focal
Grupo de teatro M & M
Instituto Experimental de Carchá

Primera generación
Daniel Barrientos
Paula Chamalé
Víctor Chamalé
Willy Coc
Engerbert Sagui
Crista Sam
Floyd Stolinwsky
Lesly Teyul
Corazón Tux

Segunda Generación
Ángel Caal
Lilian Caal
Yoselyn Cac
Reyna Castro
Lester Catún
César Choc
Nancy Chocoj
Roxana de la Cruz
Bella García
Eugenia García
Dulce Guzmán

Daniel Hub
Ennio Lima
Litzy Mendoza
Leymi Morán
Emely Pacay
Karen Pop
Reyna Portillo
Hilary Ramos
Martín Roulet
Mariana Tot
Marlon Tziboy

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

105

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

3

Guatemala, julio del 2016

Editor:
Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) Gmbh
Responsable:
Luis Enrique López-Hurtado Q.
Educación para la Vida y el Trabajo (EDUVIDA)
4ta. Calle 6-55, Zona 9
Ciudad de Guatemala, Guatemala
Teléfono (502) 23 12 21 00
Fax (502) 23 12 21 24
Autora: Mirena Martínez Tuna
Diagramación: Elías Paredez
Fotografías: Claudio Vásquez Bianchi y Mirena Martínez Tuna
ISBN: 978-9929-729-00-1
El uso de un lenguaje que no discrimine ni marque diferencias entre hombres y mujeres es una
de las preocupaciones de la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ). Sin
embargo, no hay un acuerdo social, ni tampoco entre los lingüistas, sobre la manera de hacerlo
en el idioma castellano. En tal sentido, y con el fin de evitar la sobrecarga gráfica que supondría
utilizar “o/a” para marcar la existencia de ambos sexos, hemos optado por emplear el masculino
genérico, reconocido por la Real Academia de la Lengua Española, en el entendido de que todas
las menciones en tal género gramatical representan siempre a hombres y mujeres.

Impresión:
Editorial Serviprensa
3ra. avenida 14-62 zona 1
Guatemala, Guatemala

6

Muchá, hagamos teatro

ÍNDICE
Presentación ...................................................................................................................................................

09

Introducción .....................................................................................................................................................

13

1. El teatro en la educación
Misión pedagógica del teatro ................................................................................................................. 16
El teatro y el juego .................................................................................................................... 18
El teatro en la adolescencia y juventud ...................................................................... 19
El teatro y el aprendizaje desde el error ................................................................... 20

¿Qué dice el CNB? ............................................................................................................................................ 22
El teatro del oprimido en el ámbito educativo ........................................................................ 24
Teatro foro ........................................................................................................................................ 26
Teatro imagen ................................................................................................................................. 27
Teatro invisible .............................................................................................................................. 28
¿Por qué usar el teatro del oprimido en la educación media? .................... 28
¿Qué precauciones es necesario contemplar al trabajar teatro del
oprimido con adolescentes y jóvenes? ......................................................................... 29

2. Dos experiencias exitosas, una sola herramienta
El teatro como instrumento para la formación ciudadana: Sistematización
de la experiencia del Instituto Experimental de San Pedro Carchá ....................... 33
Detonante del diálogo .............................................................................................................. 34
Creación de espacios de convivencia y expresión ................................................ 39
Vehículo para la construcción de propuestas para el diálogo
comunitario ...................................................................................................................................... 44
Aprendizajes de la experiencia .......................................................................................... 49

El teatro como instrumento de expresión para los docentes y materia
prima para el aula: Sistematización de la experiencia STEG-ANM y GIZ ........... 51
Sensibilización, creatividad y reflexión ........................................................................ 52

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

7

Experimentación del propio potencial corporal, para luego
llevarlo al aula ............................................................................................................................. 55
Aprendizajes de la experiencia .......................................................................................... 60

3. Pautas para utilizar el teatro en el ciclo básico y diversificado

62
Juegos rompehielos ................................................................................................................................. 64
Jóvenes actores .......................................................................................................................................... 67
Corporalidad .................................................................................................................................... 67
Gestualidad ...................................................................................................................................... 72
Voz y dicción ................................................................................................................................... 76
Improvisación ................................................................................................................................. 81
Jóvenes creadores de la escena teatral ................................................................................ 86
Construcción colectiva ............................................................................................................... 86
Jóvenes moderadores de la discusión ..................................................................................... 93
Principales funciones de un moderador del diálogo en el ejercicio
teatral .................................................................................................................................................. 94

4. Para finalizar................................................................................................................... 100
5. Fuentes de información
Referencias .....................................................................................................................................................
Recursos de la web .................................................................................................................................
Entrevistas ......................................................................................................................................................
Grupo focal .....................................................................................................................................................

8

Muchá, hagamos teatro

101
103
104
105

PRESENTACIÓN
En el marco de su Plan Estratégico 2016-2020, el Ministerio de Educación,
desde su segundo eje Calidad, equidad e inclusión, impulsa el desarrollo de
innovaciones para movilizar al sistema educativo nacional, y colocarlo en una
lógica de transformación permanente en aras de una mayor relevancia social
y también de una mayor pertinencia cultural que hagan posible el anhelado
reto de la calidad de la educación. Es desde esa perspectiva que nos es
sumamente grato presentar a todos los educadores del país, el libro “¡Muchá,
hagamos teatro!”, producido en el marco del trabajo que conjuntamente con
la Deustche Gessellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ), a través
del Programa de Educación para la Vida y el Trabajo (EDUVIDA).
Como se sabe, EDUVIDA es un programa de apoyo al sector educación que
a partir del trabajo que realiza con las Direcciones Departamentales de
Educación de Alta Verapaz, Chiquimula y Quiché en un grupo seleccionado
de centros educativos de los ciclos básico y diversificado del nivel medio,
desarrolla dispositivos pedagógicos e institucionales que contribuyan a la
transformación de la educación media que el país requiere. La transformación
de la educación media no puede realizarse sin el concurso de los propios
jóvenes, sin construir canales eficientes para que den rienda suelta a su
voz y nos hagan conocer sus expectativas, opiniones y puntos de vista. Es
por ello que, con EDUVIDA, hemos venido trabajando en la identificación,
desarrollo e implementación de dispositivos institucionales y pedagógicos
que contribuyan a canalizar toda esa energía propia de la juventud, de manera
de fortalecer la agencia juvenil. Solo así y construyendo una educación media
consensuada con los adolescentes y jóvenes del país lograremos atraer a
un número mayor de jóvenes y avanzar en el camino correcto para que sean
ellos mismos los que se planteen sus propios proyectos de vida y de futuro.
Dos preocupaciones del Ministerio de Educación, relacionadas con la educación
de la juventud guatemalteca, son compartidas con la GIZ: una renovada
formación ciudadana y el desarrollo de estrategias de emprendimiento

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

9

juvenil. Es en relación con lo primero que el MINEDUC y EDUVIDA llevan a
cabo acciones exitosas encaminadas a que todos los centros de educación
media del país cuenten con un gobierno escolar, y para ello el manual
que elaboramos conjuntamente –“¡Expresémonos! Participemos y vivamos
en democracia”- se constituye en el dispositivo capaz de movilizar a los
estudiantes para organizarse y elaborar proyectos de mejora y cambio en sus
centros educativos. Ahora, recurrimos a otra estrategia para fortalecer la voz
y agencia de los jóvenes con “¡Muchá, hagamos teatro!”.
“Muchá, hagamos teatro” recoge y resume experiencias desarrolladas entre
2013 y 2015 con centros educativos de Alta Verapaz, Chiquimula y Quiché
para hacer del arte dramático una herramienta para la formación ciudadana.
Como se verá en el dispositivo que ahora ponemos a disposición de la
comunidad educativa, a través de un libro amigable y de lectura fácil y de un
video, buscamos despertar el interés de los docentes de la educación media
del país para que se descubran el teatro como una herramienta capaz de
movilizar el interés, la creatividad y la energía de los jóvenes, a la vez que
propiciar una lectura crítica y reflexiva de la realidad.
Por un lado, el libro presenta consideraciones generales sobre la importancia
del arte dramático en el proceso educativo, resume las experiencias
llevadas a cabo por EDUVIDA y particularmente las del Instituto Nacional de
Educación Básica Experimental de San Pedro Carchá, Cobán, para con base
en ello ofrecer a los maestros una guía que los ayude en la organización e
implementación de iniciativas para hacer teatro en sus centros educativos.
Por otro lado, el video pone en evidencia que sí es posible implementar
este tipo de proyectos en los centros educativos públicos y, sobre todo,
construir comunidades de práctica en las que se involucren tanto jóvenes
como docentes, para aprender juntos. Adicionalmente, se demuestra que a
través de un dispositivo como este es posible integrar algunas de las áreas
del Currículo Nacional Base: expresión artística, comunicación y lenguaje
y ciencias sociales y formación ciudadana; así como, además, el área de
productividad y desarrollo, pues los jóvenes, al encontrar un objetivo común,
diseñar un proyecto, aprender a trabajar juntos hacia el logro de resultados,
despiertan su chispa emprendedora innata y descubren sus capacidades y
potencialidades. De hecho, producto de la experiencia de un grupo de jóvenes

10

Muchá, hagamos teatro

del INEBE de San Pedro Carchá se ha conformado el grupo de teatro M&M,
que sigue funcionando hasta hoy, que ha ganado un premio departamental
con sus obras y ofrece funciones más allá de su municipio, pues su concurso
es requerido en distintas localidades de Alta Verapaz.
Invitamos a los docentes de educación media de todo el país a apropiarse de
estas experiencias que sus colegas llevaron a cabo exitosamente y hace de
“¡Muchá, hagamos teatro!” una herramienta útil para su trabajo.

Guatemala, Iximulew, julio del 2016.
Oscar Hugo López Rivas
Ministro de Educación

Luis Enrique López-Hurtado Q.
Director de EDUVIDA

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

11

12

Muchá, hagamos teatro

INTRODUCCIÓN
Desde que EDUVIDA inició labores, a finales de 2013, uno de sus principales
esfuerzos reside en poner en práctica mecanismos que permitan a los jóvenes
expresarse y proyectar su voz en iniciativas colectivas, en las que logren
desarrollar una visión compartida de futuro y experimenten nuevas y diversas
formas de relacionamiento social. El objetivo es que los ciudadanos del
mañana ejerciten la democracia y la interculturalidad (EDUVIDA, 2013). Uno
de los mayores retos para lograr ese propósito radica en que las estrategias
que se utilicen para llegar a los jóvenes sean atractivas y que, a través de
ellas, puedan desarrollar su creatividad, al mismo tiempo que refuerzan sus
lazos interpersonales y hacen aportes sociales.
Por las características que el teatro posee para explorar las emociones y
por su potencial expresivo, se consideró que este podría ser un mecanismo
efectivo para abrir espacios de discusión entre docentes, estudiantes y la
comunidad en general. En atención a ello, se lanzó, en 2014, una estrategia
que buscaba mostrar la utilidad del teatro como herramienta pedagógica,
sobre todo para el refuerzo de la formación ciudadana. Dicha estrategia
se focalizó en cinco centros educativos y en uno de ellos, el Instituto
Experimental de Carchá, se ha convertido en un sólido espacio de diálogo.
Anteriormente, de 2011 al 2013, durante la ejecución del Programa de Apoyo
a la Calidad Educativa (PACE), la GIZ ya había integrado talleres de formación
teatral en los seminarios de actualización docente que se desarrollaron en
coordinación con el Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala
(STEG) y de la Asamblea Nacional del Magisterio (ANM), en el marco de
las reuniones que dicha organización realiza periódicamente. Los seminarios
abordaban temas como el derecho a la educación, la Educación Bilingüe
Intercultural (EBI), la equidad de género en la escuela, la etnomatemática,
etc. Con el objetivo de que los docentes tuviesen insumos lúdicos que les
facilitasen su desempeño en el aula, el proceso mencionado se acompañó de
herramientas que les permitiesen desarrollar técnicas creativas; una de ellas
fue el teatro. Los buenos resultados obtenidos dieron lugar a que durante la
ejecución de EDUVIDA se continuase con los seminarios de formación y, con
ellos, algunos talleres teatrales.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

13

Las experiencias citadas motivaron la redacción de este documento, el cual
pretende brindar insumos a los docentes del ciclo básico y diversificado,
para utilizar el teatro como un instrumento de expresión, que ofrezca a
los estudiantes la posibilidad de encontrarse a sí mismos, les ayude a
desarrollar un pensamiento crítico, a expresar sus preocupaciones sociales
y a diseñar propuestas de transformación comunitaria, en el marco de su
formación como ciudadanos interculturales.
El texto que ahora tienen en sus manos consta de tres capítulos:

1. El teatro en la educación
Este primer capítulo busca
• mostrar la utilidad del teatro como herramienta pedagógica
en la formación de adolescentes y jóvenes, así como su rol en
la integración de áreas curriculares;
• analizar la importancia que el Currículum Nacional Base (CNB)
le otorga al teatro dentro del Área de Expresión Artística;
• presentar al teatro del oprimido como una opción para trabajar
el tema de formación ciudadana en el ciclo básico y diversificado.

2. Dos experiencias, una sola herramienta
El segundo capítulo está constituido por la sistematización de las dos
experiencias referidas, una de las cuales exhibe los resultados del uso del
teatro en el ejercicio de participación ciudadana de los jóvenes y la otra
muestra sus ventajas en el desarrollo de metodologías creativas y lúdicas
para el aula.
Tanto la experiencia en el Instituto Experimental de San Pedro Carchá,
como el trabajo realizado con docentes de la STEG-ANM, tienen una fuerte
influencia del teatro del oprimido, lo cual no es producto de la casualidad,
pues sus técnicas dan cabida a la construcción colectiva, la exposición
pública de problemáticas comunitarias y la participación para cambiar
dichas situaciones; por tales razones, se le ha dado una particular atención
en este documento.

14

Muchá, hagamos teatro

3. Pautas para utilizar el teatro en el ciclo básico y
diversificado
La guía, que comprende el tercer capítulo, tiene como objetivo trasladar
a los lectores una serie de ejercicios, ideas y consejos que sirvan como
punto de partida para apoyarse en el arte dramático como herramienta de
comunicación y participación para los jóvenes.
Aunque muchos de los ejercicios considerados se utilizan comúnmente en la
formación teatral, la guía no tiene la pretensión de formar actores, sino que
los jóvenes desarrollen competencias expresivas que les den la oportunidad
de expresar lo que piensan, sienten y desean, con propiedad y soltura,
de manera que empiecen a contemplarse a sí mismos como ciudadanos
propositivos.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

15

El teatro en
la educación
Misión pedagógica del teatro
El teatro ha sido un recurso didáctico de todos los tiempos, pero hasta hace solo
unas décadas empezó a convertirse en un aliado pedagógico habitual de los docentes,
para desarrollar competencias de expresión y comunicación. Invita a recorrer nuevas
vías educativas y activa el aula, pues permite que los estudiantes integren a los
nuevos aprendizajes su personalidad, sus experiencias y sus conocimientos previos,
de manera que la educación adquiere una dimensión participativa y significativa.
Como instrumento pedagógico, va más allá de la estética escénica y actoral. Cuando
se entiende al teatro como una herramienta para el aula, los detalles técnicos
(vestuario, escenografía, iluminación, maquillaje, etc.), que en un montaje profesional
requieren tanto cuidado, dejan de tener la importancia acostumbrada, pues la
representación responde a fines educativos y lo realmente importante no es que los
estudiantes se conviertan en actores, sino que desarrollen sus capacidades y hagan
aportes sustantivos al aprendizaje que se construye en colectivo.
El arte dramático es una actividad que estimula el pensamiento creativo y provoca
el desarrollo de nuevos códigos de comunicación. En una sociedad que pone mucho
énfasis en lo verbal, se requiere de espacios que den lugar a la generación de otras
simbologías comunicacionales, que, en el caso del teatro, son trasladadas a través de
los gestos, la corporalidad, la relación con el espacio, los sonidos, etc.

El teatro y el juego
El juego es inherente al ser humano,
apela a lo más instintivo. Tanto
psicólogos
como
pedagogos
coinciden en que es un instrumento
fundamental para el aprendizaje
integral, pues permite investigar,
descubrir, crear y conocer (Crespillo,
2010).
El teatro y el juego están naturalmente
vinculados. Desde la primera infancia,
el juego de la imitación (actividad teatral
por excelencia) supone la forma primaria de
aprendizaje.
Joven desarrollando juegos teatrales con
público infantil en la Antigua Guatemala.

Según Peter Slade1, pedagogo teatral inglés, el desarrollo del juego en el ser humano
tiene etapas muy claras, que pueden ser aprovechadas para el enriquecimiento de la
creatividad en la escuela. Estas etapas se inician con un juego de carácter individual,
de los 0 a los 3 años; de los 3 a los 5 responde a la necesidad de comunicarse; de los
5 a los 7 se caracteriza por la aceptación de un tercero que dirige la acción; de los 9 a
los 12 entra en escena el juego dramático, período en el cual es importante desarrollar
los conceptos propios del teatro que serán útiles para el aula, como el argumento, el
personaje, el diálogo, etc.; de los 12 a los 15 el juego de la improvisación es una forma
útil para que el adolescente experimente modelos que le permitan construir y afianzar
su personalidad; de los 15 a los 18 la dramatización puede ser de gran utilidad para
conocer, educar y expresar las propias emociones, y el espacio escénico se convierte
en una vía para potenciar ideas y proyectos; de 18 a 25 años, cuando un joven decide
hacer teatro es porque ha optado por llevarlo a cabo con mayor seriedad (con todos
los elementos escénicos, actorales y de dirección que ello implica) y lo que busca a
través de esta manifestación artística es incrementar su acervo cultural, desarrollar la
personalidad, fortalecer las relaciones sociales y potencializar su capacidad estética
(García-Huidobro, 1996).
1 Citado por García-Huidobro en el Manual de Pedagogía Teatral, 1996.

18

Muchá, hagamos teatro

El teatro en la adolescencia y juventud
La función que el teatro tiene como herramienta para el conocimiento propio puede ser
de mucha utilidad en la adolescencia y juventud temprana, época en la que los individuos
están tratando de construir su personalidad, descubrir su vocación y desarrollar una
identidad propia y de grupo, lo que, por cierto, implica también el desarrollo de un
sentimiento de pertenencia a un pueblo originario. El juego teatral, o dramático, tiene
por objetivo expresar fantasías, explorar la creatividad, interactuar con el compañero,
conocerse a sí mismo y comunicarse. Por encontrarse en un contexto de “ficción”, este
juego ofrece un ambiente sano y seguro para gestionar emociones y explorar intereses y
preocupaciones familiares, culturales, sociales y políticas. Incluye también la posibilidad
de dar rienda suelta a expresiones en la lengua hablada en el hogar y en el uso de
expresiones comúnmente utilizadas entre familiares y entre amigos de la misma edad.
Al inclinarse por el teatro, el docente se está equipando con un arma integradora que
puede convertirse en un instrumento para fortalecer la autoestima del estudiante, pues
promueve la confianza y el trabajo cooperativo; no estamos ante un juego de ganar
o perder. Aquí no es la competencia lo que manda sino el apoyo mutuo, el esfuerzo
compartido y la solidaridad.
Lo que lo caracteriza como juego es que produce diversión,
si carece de este elemento, muy difícilmente logrará
sus objetivos. Es por eso tan importante que cada
estudiante participe voluntariamente en este
tipo de actividades y que escoja el rol que
desea, conforme sus intereses, aptitudes y
competencias particulares.
Para la consecución de los propósitos
educativos planteados, otro detalle
que no hay que perder de vista es que
quien dirige el ejercicio debe tener la
sensibilidad de no penalizar la actuación
per se, ni otros aspectos técnicos propios
del arte dramático profesional.
Presentación de obra escolar en un centro
educativo de la ciudad de Guatemala.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

19

Por ser una época de la vida en la que florece el sentido de la colectividad y la solidaridad,
la juventud es propicia para desarrollar valores que contribuyan con el desarrollo social,
político y económico del país y el teatro es una buena herramienta para hacerlo. A través de
la puesta en escena de espectáculos que favorecen el intercambio cultural, el respeto hacia el
otro, la equidad de género, el rechazo frente al racismo, la discriminación y las desigualdades
en general, se puede iniciar la búsqueda de alternativas de solución a las problemáticas que
ocurren en la familia, la comunidad, el municipio y la nación.

El teatro y el aprendizaje desde el error

¡El éxito es el resultado de las decisiones acertadas, las decisiones
acertadas son el resultado de la experiencia y la experiencia suele
ser el resultado de las decisiones equivocadas! A. Robbins (1986)

Por su carácter lúdico y experimental, el teatro ofrece la oportunidad de darle la importancia
debida al error. Socialmente el error está satanizado y en el contexto educativo la carga
que se le otorga puede ser muy desmotivadora para los jóvenes. Sin embargo, los docentes
debemos tener presente que el error es simplemente una parte constitutiva de todo proceso
de aprendizaje: quien por temor a equivocarse no se involucra en una tarea, no aprende. Es
mejor atreverse a hacer algo y cometer un error, que luego será necesario corregir, que no
ser parte de una actividad. Y es que “el error presupone algún tipo de aplicación previa. No
hay error cuando no se actúa. […] Hemos de concebir el error como un síntoma y no como
un mal. Del mismo modo que la fiebre nos alerta de posibles infecciones, los errores en el
aprendizaje nos informan de estrategias inadecuadas, de lagunas en el conocimiento, de fallos
en la comprensión, de lapsus en la ejecución, etc. El buen médico no se limita a eliminar la
fiebre, el dolor o las palpitaciones, sino a valerse de ellos para diagnosticar el origen del mal.
Tal vez el ejemplo no sea del todo adecuado, pero nos ayuda a entender el valor diagnóstico
del error” (De la Torre, 2004: 92 y ss).

20

Muchá, hagamos teatro

Además, es necesario tomar en cuenta que, por el error, se aprende a buscar soluciones, y en
la vida siempre habrá que encontrarlas; de ahí el valor de la práctica teatral como insumo
para experimentar, equivocarse, cuestionarse y resolver problemas. Cuando los docentes toman
consciencia de ello, el juego dramático permite:
• reconocer el error y desmitificarlo para que no produzca temor,
• ensayar una posible solución, y
• sacar un aprendizaje de la “equivocación”.
Es entonces cuando el error se convierte en un recurso fundamental para el aprendizaje; y es
también de esta forma como el docente y los estudiantes descubren por qué ocurrió y cómo
hay que superarlo.

Me equivoqué, pero hacerlo me enseñó a poner
esta cara de asombro.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

21

¿Qué dice el CNB?
El Curriculum Nacional Base (CNB) del ciclo básico, en el área de Expresión Artística, plantea
la necesidad de ofrecer a los estudiantes la oportunidad de explorar sus emociones estéticas
y su correspondiente expresión, a través de diversos lenguajes, que están contenidos en las
subáreas que para dicho fin han sido diseñadas:
• Formación Musical;
• Artes Plásticas;
• Danza y Expresión Corporal, y
• Teatro.
Pese a que el CNB le concede al área una importancia preponderante en lo referido al
desarrollo físico, motor, sensorial, expresivo y creativo de los estudiantes, también deja claro
que su implementación dependerá de circunstancias relativas a disponibilidad de espacios,
equipos, materiales, infraestructura, horarios y personal capacitado para atender el área. Por
no contar con las condiciones mencionadas, en muchos establecimientos, el área de Expresión
Artística ha pasado a un segundo plano.
En cuanto a la implementación del CNB en el ciclo básico, las subáreas de Teatro y Danza
son las que se ven más afectadas, pues la oferta de docentes que estén capacitados para
dichos cursos es muy reducida. No ocurre lo mismo en las áreas de Formación Musical y
Artes Plásticas, pues existen, aunque no en demasía, varias escuelas en el país que forman
músicos y artistas plásticos a nivel diversificado y que están dispuestos a enseñar, aunque no
necesariamente son docentes de profesión. La enseñanza de la música y la plástica también
se ve favorecida por algunas carreras universitarias y un sinnúmero de maestros autodidactas
que han desarrollado competencias que ponen al servicio de la educación.
En cuanto a la subárea de Teatro, uno de los principales propósitos que plantea el CNB
(Guatemala, 2009: 100) 2 es “desarrollar las habilidades de comunicación en los y las educandas,
el pensamiento divergente y el pensamiento crítico por medio de la educación con enfoque
lúdico; fomentar una formación integral que permita la integración de las y los estudiantes
al medio tanto académico y productivo como social y cultural; fortalecer el conocimiento y
apreciar los principios y valores comunitarios, regionales, nacionales y universales”. De igual
forma, hace énfasis en que “no pretende la formación de actores profesionales sino otorgar
a las y los estudiantes una serie de herramientas que les ayudarán a formar su identidad y
personalidad individual y colectiva; a reconocer el valor de las manifestaciones culturales
diversas con respeto y pensamiento crítico” (Guatemala, 2009: 99).

22

2 La página referida corresponde al CNB de primero básico; sin embargo, dicho planteamiento está
plasmado también en el CNB de segundo y tercero básico.

Muchá, hagamos teatro

Según el CNB (Guatemala, s/f: 83)3 , la Subárea de Teatro contempla el desarrollo de las
competencias consignadas en el Cuadro 1.
Cuadro N. 1: Competencias de la Subárea de Teatro

Primero básico

Segundo básico

Tercero básico

1. Utiliza con libertad y
confianza su cuerpo al
expresarse ante un público,
sólo o en grupo.

1. Utiliza los principios de
expresión escénica (preexpresión, presencia, energía,
entre otros), autodeterminada
y conscientemente en
actividades teatrales.

1. Utiliza sus
habilidades corporales y
autodeterminación en el
montaje y en la producción
de obras teatrales.

2. Utiliza elementos del
lenguaje oral y corporal en la
improvisación de conflictos
teatrales del ámbito
personal.

2. Aplica elementos de la
improvisación en la actuación
de situaciones establecidas
ligadas a su entorno.

2. Comunica ideas, emociones
y sentimientos por medio
del lenguaje oral, corporal
y simbólico en situaciones
teatrales ligadas a su
entorno.

3. Aplica las bases de la
actuación, la expresión
corporal y el manejo de
la voz en la creación de
conflictos teatrales.

3. Se involucra en procesos
de creación colectiva,
de montajes teatrales,
gestionando y adaptando
recursos de su contexto
inmediato.

3. Participa voluntariamente
en grupos teatrales,
asumiendo creativamente,
diferentes roles: producción,
actuación, dirección, entre
otros.

4. Identifica en forma
y contenido las
manifestaciones culturales
de su comunidad.

4. Establece relaciones entre
las manifestaciones teatrales
y de danza de su comunidad
y las de otras comunidades.

4. Valora los antecedentes
del teatro universal
expresando con sentido
crítico el impacto sensorial,
cognoscitivo y físico que
le provoca participar en
manifestaciones escénicas
propias y ajenas a su
comunidad.

Fuente: CNB, Ciclo Básico, Área de Expresión Artística, Subárea de Teatro.
3 La página referida corresponde al CNB de segundo básico; sin embargo, la tabla está colocada, también,
en el CNB de primero y tercero básico.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

23

Una de las principales funciones del teatro en la educación media es ofrecer alternativas lúdicas
para desarrollar competencias que fortalezcan a otras áreas curriculares, principalmente a
Comunicación y Lenguaje y Ciencias Sociales y Formación Ciudadana. Aunque a lo largo de
este documento se hace referencia tácita a la primera mencionada, el énfasis se coloca en los
beneficios que el teatro aporta a la Formación Ciudadana en la Educación Media, sobre todo,
pero no exclusivamente, en lo relativo a las competencias descritas a continuación:
• “Practica los valores, deberes y derechos inherentes a todas las personas sin
distinción de ninguna clase (origen, grupo étnico, color de piel, género, idioma,
posición económica, filiación política o religiosa) que fortalecen el respeto mutuo, la
democracia y la cultura de paz.
• Aplica criterios de la investigación social al analizar, clasificar y organizar
información, en la búsqueda de alternativas de solución de problemas y desafíos
relacionados con su vida.
• Emite juicios acerca del contexto histórico mundial dentro del
cual se desarrolló el
proceso
 de formación de la nación guatemalteca que creó una ciudadanía diferenciada
con la continuidad de la estructura colonial.
• Promueve el logro de metas conjuntas en el marco de la participación ciudadana, en
los ámbitos familiar y público.
• Argumenta desde diversas perspectivas las principales características de la sociedad
contemporánea en la comprensión de la multicausalidad.
• Propone estrategias en que los jóvenes puedan contribuir en el proceso de construcción
de la ciudadanía” (Guatemala, 2009: 55) 4.

El teatro del oprimido en el ámbito educativo
El teatro del oprimido es una corriente teatral que tiene como objetivo la puesta en escena de
determinadas problemáticas sociales, que motiven a la reflexión profunda de los actores y la
audiencia en general. Su principal característica radica en convertir al espectador pasivo en
un protagonista dinámico.
Como solía decir Augusto Boal, dramaturgo brasileño que desarrolló el método del teatro del
oprimido, esta técnica tiene como principal objetivo “humanizar a la humanidad” (Cohen, s/f). Es
un instrumento pedagógico a través del cual se pone en escena la realidad para comprenderla
y transformarla. Busca que todas las personas, no importando la edad, cultura, género, etc.,
se reapropien del teatro, el cual es un lenguaje inherente a cada ser humano y que por mucho
tiempo estuvo limitado a ciertos círculos sociales. Para lograrlo, es necesario deshacerse de

24

4 La página referida corresponde al CNB de primero básico, sin embargo, dicho planteamiento es común
para los tres grados del ciclo.

Muchá, hagamos teatro

Graduados de la ENAD (2014) representando una
escena en la que se resaltan las pocas oportunidades
educativas de los jóvenes guatemaltecos.

algunos mitos que giran en torno al teatro, como que debe contar con un ostentoso escenario,
lindos vestuarios, escenografías llamativas, etc., más aun, es preciso despojarse de la idea del
actor tradicional como único protagonista. Boal (1978) se refería a quienes presenciaban la
puesta en escena como espect-actores, pues para lograr cambios sustantivos en la sociedad
es primordial que todos asuman el protagonismo, ya sea en la representación misma o, más
allá de la acción dramática, en la vida real, después de haber interiorizado la problemática y
buscado una solución.
El teatro del oprimido es considerado un ensayo de la vida. Para provocar la necesidad de
transformar una realidad, se fundamenta en dos principios (Benítez, 2014: 3): “i) ayudar al
espectador a transformarse en un protagonista de la acción dramática, para que pueda;
ii) transponer a la vida real acciones que ha ensayado en la práctica teatral”.
Aunque es un potente medio de expresión y de modificación de conductas, Boal (1978: 14)
afirma que “El teatro del oprimido no es una serie de recetas, de procedimientos liberatorios,
un catálogo de soluciones ya conocidas: es un trabajo concreto, en un momento concreto, en un
lugar determinado. Es un estudio, un análisis, una investigación; razones por las cuales asegura,
que para que sea eficaz, debe ser practicado masivamente y no de manera esporádica”. De
igual manera, propone necesario involucrar al espectador en la solución, de manera que exista
una transformación real y el teatro no tenga una función solamente catártica.
En esta forma teatral no existe un guión rígido, sino líneas iniciales de actuación que, después
de algunos hechos, detonan la improvisación de los observadores, quienes se convierten en
sujetos activos en la escena.
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

25

El teatro del oprimido se ha desarrollado en Latinoamérica desde los años 1960, a través de
tres variantes: teatro foro, teatro imagen y teatro invisible. En sus inicios no tuvo demasiado
auge en Centroamérica, pues no gozaba de credibilidad dentro de los elencos profesionales.
Fue legitimado hasta 1973, en el V Festival Latinoamericano de Teatro (Trozzo, Vigianni y
Sampedro, 2003). En Guatemala ha cobrado auge desde finales de los años 1990, después de la
firma de los Acuerdos de Paz, año en que empezó a ser utilizado por la Sociedad Civil5 y por
órganos del Estado 6 como instrumento de diálogo, para promover el desarrollo de una cultura
de paz, sobre todo en el abordaje de temas como: Derechos humanos, Memoria histórica y
Reconciliación nacional, Equidad de género, VIH, etc. Para la sociedad guatemalteca, en la que
prima la cultura del silencio, se ha convertido en una metodología sanadora, que ha dado voz
a muchas personas de diferentes edades y contextos sociales.

Teatro foro
Es la más utilizada de las técnicas del teatro del oprimido. Consiste en la dramatización de
una escena de la vida cotidiana, en la que se evidencia una problemática social. Los actores en
la escena, lejos de solucionar la situación, la agravan. Al no resolverse el problema, después
de la provocación de un moderador, los espect-actores eligen personajes que entran en escena
a sustituir a los actores originales, para enmendar los errores que se están cometiendo. Si
el resto de la audiencia no queda conforme con la solución que los sustitutos ofrecieron, el
proceso se repite hasta que, entre todos, se encuentre la mejor solución.
En el Teatro foro todos los espect-actores pueden emitir sus opiniones y expresar sus
sentimientos, cada uno es importante para la búsqueda de un resultado satisfactorio que
provoque la transformación social que desean. Al convertirse todos en protagonistas, también
adquieren una porción equitativa de responsabilidad en la resolución del conflicto.
En el aula, cuando todos los estudiantes buscan soluciones conjuntas a los problemas
observados, desarrollan su creatividad grupal e individual, lo que también fortalece el sentido
de equipo y comunidad, importantes para estrechar los lazos y establecer un clima de confianza.

5 Como ejemplo, podemos mencionar a: Andamio Teatro Raro, Asociación Payasos, Asociación Paz Joven,
Artistas Trabajando, Caja Lúdica, Instituto Internacional de Aprendizaje para la Reconciliación Social
(IIARS), Parlamento Guatemalteco de la Niñez y Adolescencia (PGNA), Rayuela, etc.
6 Comisión Presidencial Coordinadora de la Política del Ejecutivo en Materia de Derechos Humanos –CO
PREDEH-, Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), por ejemplo.

26

Muchá, hagamos teatro

Imagen en la que un joven sufre
acoso, representada por los
graduados de la ENAD del 2014.

Teatro imagen
Originalmente fue llamado
Teatro estatua, pero luego,
al desarrollar técnicas más dinámicas,
cambió al nombre que tiene actualmente.
Boal (1998) lo describe como una escena en que
los espect-actores forman estatuas con los cuerpos de otros participantes, que revelen,
de forma visual, un pensamiento colectivo o una opinión generalizada sobre el tema dado.
Se caracteriza por ser rico en gestos y símbolos y porque no usa el lenguaje verbal.
Tiene como objetivo que los participantes disciernan, a través de la simbología visual, cuál es
la problemática representada. Después de unos minutos de observar, un moderador invitará
a alguien de la audiencia para que cambie la situación. Quien modifica la acción, el escultor,
es el responsable de recrear la escena, cambiando las posiciones corporales y los gestos de
los actores. Cuando concluye su tarea, se inicia la discusión grupal que lleva a otro u otros
escultores a recrear de nuevo la escena, hasta ofrecer una solución al problema planteado,
que sea aceptada por todos (Motos y Díaz, 2005).
En el ámbito escolar favorece la escucha, la autoevaluación y la visión crítica, dado que, desde
el primer momento capta la atención, gracias a sus características visuales. Por otra parte,
la ausencia de palabras da cabida a otras formas de comunicación, que generan distintos
procesos mentales a los acostumbrados en el lenguaje verbal.
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

27

Teatro invisible
Tiene lugar en el espacio público: una calle, un mercado, un centro comercial, una estación
de buses, etc. Para el público se trata de una sorpresa, pues no está informado de que la
representación ocurrirá en ese momento y lugar. Como cualquier pieza de teatro tiene un
texto escrito que será ensayado por los actores; la diferencia radica en que el guión se
adapta y transforma, inevitablemente, conforme los espect-actores intervienen. Dentro de sus
principales objetivos están i) que el espectador, no preparado, reaccione y asuma protagonismo
en la escena y ii) llevar arte a grupos que cotidianamente no tienen acceso a el.
En el teatro invisible el actor pregunta al público cómo se debe resolver una situación y ellos
responden a viva voz o entran a escena como un actor más, para ofrecer una solución.
Si se practica con estudiantes, el teatro invisible será una experiencia que les permita conocer
otras maneras de pensar y las diferencias que las personas tienen en su forma de reaccionar
según la edad, sexo, cultura, grado académico, etc., lo cual enriquecerá la discusión del aula
y fortalecerá el sentido de comprensión y aceptación de los otros individuos.

¿Por qué usar el teatro del oprimido en la educación media?
Seguramente, muchos se preguntarán por qué consideramos conveniente la utilización del
teatro del oprimido en la educación media. A continuación compartimos algunas razones,
aunque ustedes, indudablemente, también pueden encontrar otros motivos.
• Fortalece el desarrollo de hábitos y actitudes indispensables para educar en el
respeto y hacia la convivencia pacífica, pero no pasiva. Al colocar en escena
problemas sociales que incomodan a los estudiantes, el teatro da la oportunidad a
los docentes de abordar temáticas sensibles, que en ocasiones son difíciles de tocar,
como el acoso escolar, la violencia de género, el racismo o sexismo en los centros
educativos, etc. Asimismo, permite que los estudiantes se expresen respecto de cómo
ven su educación y tomen parte en los cambios que consideran necesarios.
• Es una herramienta útil para la resolución de conflictos que ocurren en el aula,
pues, aunque no “enseña” soluciones, abre la discusión y se convierte en un espacio
de diálogo, a través del cual pueden plantearse distintas posiciones frente a un
problema y, en colectivo, lograr encontrar una solución.
• Es un ejercicio de participación ciudadana, en el que los jóvenes se ven a sí mismos
como protagonistas del cambio: dejan de ser sujetos pasivos y asumen el rol de
denuncia o, en el mejor de los casos, de agentes transformadores de la realidad.
Esta práctica teatral los faculta para ser críticos y conscientes de la realidad social.

28

Muchá, hagamos teatro

• Permite desarrollar un vínculo entre la escuela y la comunidad. En muchas ocasiones,
las problemáticas que serán planteadas por los estudiantes no son necesariamente
relativas al centro educativo, pues lo que les preocupa, muy probablemente, radica
en situaciones no resueltas en la familia o en el ámbito comunitario; razón por la
cual no es una mala idea abrir las puertas del establecimiento e invitar a padres
y madres de familia, líderes locales y a la comunidad en general a participar en
estas actividades. Así, todos se involucrarán en las soluciones y los jóvenes se
empoderarán para participar en la vida social y política de sus comunidades.
• Durante el ejercicio teatral se planean patrones de acción futuros y los jóvenes
empiezan a ver la transformación de la realidad como un medio para alcanzar sus
sueños, lo que los lleva a plantearse un proyecto de vida.
• Amplifica la creatividad de los estudiantes, dado que los obliga a pensar en distintas
soluciones para una problemática, a través del uso de otros lenguajes.

¿Qué precauciones es necesario contemplar al trabajar teatro del oprimido con
adolescentes y jóvenes?
Si bien el teatro del oprimido es una beneficiosa herramienta de expresión y diálogo para
personas de todas las edades, cuando se utiliza con adolescentes y jóvenes es oportuno
considerar algunas medidas que aseguren sus buenos
resultados, en función del aprendizaje individual y
el que se construye en conjunto.
• La participación debe ser
voluntaria, pero el facilitador
debe estar atento para
motivar la inclusión de
todos los jóvenes del
grupo, de manera que
los aportes de cada
uno se vean reflejados
en la solución final y
no haya alguien que
se sienta excluido en
la toma de decisiones
colectivas.
Graduados de la ENAD (2014)
representando la problemática de
la delincuencia organizada y las
fallas del sistema de justicia.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

29

• No en todos los casos lo que los espect-actores reflejan en escena es fácilmente
comprendido por todos, ya sea a nivel lingüístico, semiológico o emocional. Por tal
razón, el facilitador, moderador y/o docente, debe estar preparado para contribuir con
la “digestión” de la información que se está compartiendo, sobre todo en lo relativo
al manejo de emociones, que en la adolescencia pueden tornarse complicadas.
Eso sí, ese acompañamiento de ninguna manera debe tener tintes adoctrinadores
que le resten valor a los aportes individuales y, menos aun, a las soluciones que
colectivamente se han encontrado.

Estudiantes del Instituto Experimental de San Pedro
Carchá, presentándose en una sala de cine en Cobán.

30

Muchá, hagamos teatro

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

31

Dos experiencias
exitosas, una sola
herramienta
El teatro como instrumento para la formación
ciudadana: Sistematización de la experiencia del
Instituto Experimental de San Pedro Carchá
En la búsqueda de estrategias que permitiesen a los estudiantes expresarse y
ejercitar su derecho de participación, en 2014, EDUVIDA lanzó una estrategia que
tenía como objetivos:
• la experimentación del teatro como motor de diálogo entre docentes y estudiantes;
• el uso del teatro como herramienta creadora de espacios de convivencia y discusión;
• el uso del teatro como vehículo para la construcción de propuestas para el diálogo
comunitario, desde una óptica de ciudadanía intercultural.

Detonante del diálogo
El primer paso de la estrategia consistió en mostrar a los estudiantes y docentes cómo el
teatro puede ser una útil herramienta para conversar en torno a temas que interesan a ambos
grupos. Conscientes de que en los centros educativos con los que EDUVIDA coordina acciones
hay muy pocas oportunidades de presenciar espectáculos teatrales y para que la experiencia
fuese impactante y positiva, se decidió realizar un montaje profesional de una obra que
permitiese poner en discusión algún tópico relacionado con la formación de los y las jóvenes.
La obra seleccionada fue Nuestra Natacha, del dramaturgo español Alejandro Casona, la cual
fue escrita luego que su autor participase activamente en las Misiones Pedagógicas de España
en los años 1930, en uno de los más exitosos ejemplos de la utilización del teatro como
herramienta educativa, en la Europa de principios del siglo XX. A través de esta manifestación
artística se logró, en aquel entonces, motivar la discusión sobre la realidad del país, el rol del
Estado y de los ciudadanos y, además, desarrollar el interés por la lectura y la escolarización.
Pese a que se enmarca en un contexto histórico y una realidad social distintos, la trama
comparte algunos elementos comunes con formas tradicionales de educación, que aun persisten
en nuestros días, y que pueden ser objeto de discusión en la búsqueda de la transformación
de la educación media en Guatemala.
A través de Nuestra Natacha, Casona pone en escena a jóvenes con muy pocas oportunidades,
que han sido desvalorizados y estigmatizados y que, con el apoyo de una maestra, se convierten
en seres humanos propositivos y emprendedores, que construyen y alcanzan sus sueños y
metas. Por tales razones, la obra se consideró ideal para iniciar el proceso, luego de hacer
algunas adaptaciones al guión, necesarias para que fuese pertinente en el contexto nacional.
En julio y agosto de 2014 se realizaron 6 presentaciones a las que asistieron 1,450 estudiantes
y docentes de institutos de ciclo básico y ciclo diversificado en Alta Verapaz, 430 en Quiché
y 218 en Chiquimula.

34

Muchá, hagamos teatro

Presentación de Nuestra Natacha en
Cobán, Alta Verapaz.

Sobre Nuestra Natacha
Es una comedia en tres actos que fue estrenada en Madrid, en 1936 (Sainz, 1969).
Natalia Valdez es una joven que se convirtió en la primera doctora en pedagogía de
España. Con un pasado marcado por la incomprensión y la soledad de un reformatorio,
en el que la represión era lo cotidiano, Natacha decide que ha de esforzarse por
realizar cambios sustantivos en la educación de su país y, sobre todo, de los centros
de detención de niños y jóvenes.
El destino quiso que fuese contratada en el mismo reformatorio en donde estuvo
recluida, pero su gestión duró poco, dado que sus métodos escandalizaron a sus
jefes, por permitir demasiadas libertades a los internos.
Es así como Natacha, con la ayuda de varios compañeros de la universidad y del
buen hombre que años atrás la rescató del encierro, emprende, lejos del reformatorio,
una reforma educativa en la que prima la fe en los jóvenes internos, en su potencial
creativo, en la solidaridad que profesan a sus semejantes y en su capacidad de
construir, en comunidad, un futuro distinto al que les hubiese esperado de quedarse
en el sitio en el que se encontraban confinados.
La adaptación realizada por Mercedes Fuentes, por encargo de EDUVIDA, puso
mayor énfasis en los fragmentos relativos a la educación. Por el tiempo con el que
se disponía para cada presentación, fue necesario prescindir de algunos detalles
poéticos de la obra original, pero, a su vez, fue enriquecida con un vocabulario más
acorde al contexto nacional.
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

35

Presentación de Nuestra Natacha en la Escuela de
Agricultura Tropical, Cahabón, Alta Verapaz.

Como fue planificado, al concluir cada presentación se llevaba a cabo un foro sobre los tópicos
abordados dentro de la obra. Dichos foros fueron muy ricos en participación. Los asistentes,
tanto hombres como mujeres, expusieron abiertamente sus puntos de vista. Los encuentros,
además, se convirtieron en auténticos espacios de convivencia, en los que intercambiaron
opiniones docentes, alumnos, funcionarios de las direcciones departamentales, actores y
personal de EDUVIDA.
En el plan original se había contemplado una única presentación en Chiquimula, a la que
asistieron estudiantes de la cabecera departamental y de Jocotán. Dentro de la audiencia
había alrededor de 25 alumnos y docentes del Instituto Tecnológico Oficial de la Mancomunidad
Ch´orti´, quienes participaron activamente en el diálogo. La obra les pareció tan cercana y
pertinente, que solicitaron una nueva puesta en escena para su municipio (Jocotán), que tuvo
lugar en septiembre. El último montaje fue presenciado por 398 estudiantes y docentes de
Camotán y Jocotán. El foro posterior tuvo una copiosa y fructífera participación.
En la discusión sobre la adaptación presentada surgieron varios temas, pero los más recurrentes
son los que se describen a continuación:
• Hay una evidente comparación entre dos tipos de relacionamiento maestro-alumno.
Por un lado se encuentra una maestra con actitudes coercitivas, que aplica métodos
de enseñanza tradicionales y, por otro, está Natacha, una joven pedagoga, que se
esfuerza por impulsar el aprendizaje constructivista, basado en un enfoque de
derechos.

36

Muchá, hagamos teatro

Cuando esta temática se colocó en la discusión, varios estudiantes afirmaron que en
más de una ocasión se han sentido reprimidos en el aula y que ello los paraliza y
los hace menos participativos. Los docentes también hicieron una crítica hacia la
maestra autoritaria y manifestaron su desacuerdo con sus métodos disciplinarios.
Algunos reconocieron que había detalles en la obra que les sirvieron como espejo
para tomar actitudes menos dominantes, que les permitan una comunicación más
estrecha con sus estudiantes.
• La obra ofrece una importante lección de emprendimiento. Durante los foros se
destacó la importancia del desarrollo de competencias laborales durante el ciclo
básico y diversificado y el valor del trabajo en equipo para lograr resultados
concretos y sostenibles.
• Cada uno de los personajes de la obra tiene un papel importante para el desarrollo
de su pequeña comunidad. Los estudiantes vincularon este hecho con sus propios
roles sociales y con la importancia de desarrollar capacidades que les permitan
hacer aportes sustantivos en su entorno social y laboral, para perfilarse como
ciudadanos propositivos y útiles en sus comunidades.
Tal fue el éxito de la obra como detonante del diálogo, que el Director Departamental de
Educación de Alta Verapaz solicitó una nueva presentación, en la que conversó con 210
maestros sobre las prácticas conservadoras que todavía se encuentran arraigadas en la
educación actual y sobre las soluciones que se pueden dar a esta problemática. Asimismo,
aprovechó para discutir con los docentes sobre el proyecto de vida de los estudiantes y la
vinculación de la escuela con el mundo laboral.
Cuadro N. 2: Presentaciones de Nuestra Natacha realizadas en 2014

Fecha

Horario

Municipio

Lugar

Asistentes

21 de julio

14:00 – 17:00
horas

Cobán, Alta
Verapaz

Salón de la
Beneficencia

348

22 de julio

9:00 – 13:00
horas

Cobán, Alta
Verapaz

Salón de la
Beneficencia

352

23 de julio

14:00 – 17:00
horas

Cahabón, Alta
Verapaz

Teatro al aire
Libre de la
Escuela de
Agricultura

750

29 de julio

9:00 – 13:00
horas

Santa Cruz El
Quiché, Quiché

Escuela Tipo
Federación Tecún 228
Umán

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

37

Fecha

Horario

Municipio

Lugar

Asistentes

29 de julio

14:00 – 17:00
horas

Santa Cruz El
Quiché, Quiché

Escuela Tipo
Federación Tecún 202
Umán

6 de agosto

9:00 – 13:00
horas

Chiquimula,
Chiquimula

Escuela de
Ciencias
Comerciales

218

25 de agosto

9:30 – 13:00
horas

Cobán, Alta
Verapaz

Salón de la
Beneficencia

210

26 de
septiembre

9:00 – 13:00
horas

Jocotán,
Chiquimula

Teatro Payaquí
de Jocotán.

398

Fuente: Informes de Mercedes Fuentes, 2014.

No existe un registro sobre las conversaciones
generadas en las aulas luego de las
presentaciones, pero en diálogos
posteriores con maestros y autoridades
de algunos centros educativos, se
evidenció que la obra logró que los
estudiantes y docentes empezasen
a cuestionarse sobre la educación
que desean y sobre su propia vida.
Karol Ical, maestra en el Instituto
Experimental de San Pedro Carchá,
por ejemplo, afirma que la obra
generó una discusión tan intensa
y emotiva en sus estudiantes,
que gracias a ella descubrió en
el teatro una potente herramienta
para la generación de diálogo y el
fortalecimiento del aprendizaje, de manera
que empezó a cuestionarse sobre qué podía
hacer para utilizarla y beneficiarse de ella.
Estudiante de Alta Verapaz participando en
uno de los foros de Cobán.

38

Muchá, hagamos teatro

Presentación de los graduandos de la
ENAD en la EFA de Cobán.

Creación de espacios de
convivencia y expresión
Después de validar el interés de los estudiantes
por el teatro, un mes más tarde, EDUVIDA dio el
segundo paso en su estrategia para introducirlo como
herramienta en la formación ciudadana en algunos de los
centros educativos con los que coordina acciones: se asoció con los graduandos de la Escuela
Nacional de Arte Dramático “Carlos Figueroa Juárez” (ENAD), quienes estaban interesados
en realizar su práctica profesional en establecimientos educativos del interior del país. En
principio, la práctica exigida por la ENAD consistía únicamente en presentar una obra cuyo
contenido plantease una problemática social que pudiese discutirse con los espectadores, de
manera de mostrar a los docentes que el teatro puede ser un instrumento útil para el aula.
Luego de conocer el quehacer de EDUVIDA, los graduandos estuvieron de acuerdo en que
podían realizar un aporte mucho mayor si compartían sus conocimientos de actuación con los
jóvenes a quienes presentarían la obra, de manera que se convirtiese en una herramienta de
expresión y participación. Es así como planificaron su práctica en tres etapas:
• Presentación de la obra Sociedad Trágica, la cual es una adaptación de la obra Ópera
Pánica (Cabaret Trágico), del dramaturgo chileno Alejandro Jodorowsky.
• Foro posterior a la obra.
• Facilitación de talleres de actuación, mimo, voz y dicción y expresión corporal, para
los estudiantes interesados.
Tomando en cuenta que EDUVIDA trabaja con 30 establecimientos en tres departamentos y
que únicamente eran ocho los graduandos, fue necesario hacer una selección de los centros
en los que se realizarían las prácticas. La escogencia de los institutos se hizo, sobre todo,
con base en el interés que mostraron las autoridades y docentes hacia la actividad. Los
establecimientos seleccionados fueron:




Instituto Experimental de San Pedro Carchá, Alta Verapaz;
Escuela de Formación Agrícola de Cobán (EFA), Alta Verapaz;
Instituto Experimental de Chiquimula;
Instituto de Educación Básica de Telesecundaria de Patzité, Quiché;
Instituto Nacional de Educación Diversificada, Agua Tibia, Chinique, Quiché.

En el último centro mencionado se realizó la presentación y el foro, no así los talleres.
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

39

Sobre Sociedad Trágica
Es una tragicomedia basada en la Ópera Pánica (Cabaret Trágico).
La obra original, de tintes más orientados a la comedia dentro de la línea del teatro
del pánico, se estrenó en 2001 y fue escrita para ser representada por 50 personajes
en 25 escenas. En su afán por ser coherente con su idea del teatro como “arte
sanador”, Jodorowsky hace una crítica a los antivalores, presentes en la sociedad
actual, los cuales impiden a las personas desarrollarse y ser felices como seres
individuales y como sujetos sociales. En palabras del mismo autor “La realidad
racional está estallando y el Pánico habla precisamente de esa falta de límites, de
la gran fiesta mortal en que se ha convertido el mundo… La obra es una suerte de
teatro terapéutico…” (Jodorowsky, 2001).
La adaptación que se menciona en este documento fue realizada, en 2014, por los
graduandos de la ENAD: Sofía Argueta, Debora Chacón, Kevin Funes, Anthony Bravo,
Alejandra Herrera, Giovanna Juárez, Jennifer Román y Sergio Santos. En un total de
12 “sketches”, presentaron a los espectadores varias problemáticas de la juventud,
entre las que figuran las pocas oportunidades educativas y de desarrollo, la violencia
de género, el alcoholismo, la drogadicción, etc.

Presentación de Sociedad Trágica en el
Instituto Experimental de San Pedro Carchá.

40

Muchá, hagamos teatro

Talleres de voz y dicción facilitados por
estudiantes de la ENAD a jóvenes del Instituto
Experimental de Carchá.

Durante los foros conducidos por los estudiantes de la ENAD, se abrió el diálogo para conversar
sobre el argumento de la obra, detalles técnicos del montaje e, incluso, sobre los actores y
su vocación. Los jóvenes de todos los municipios en los que la obra fue presentada hablaron
abiertamente de las preocupaciones que los aquejan, sobre todo en lo relativo a los problemas
sociales de sus comunidades. Asimismo, mostraron un gran interés por los practicantes,
pues para muchos era sorprendente que en Guatemala hubiese personas, de casi su edad, que
elegían como profesión la actuación (tan fuera de lo común en su contexto) y más sorprendente
les parecía que existiese una escuela que les permitiese formarse en dicha disciplina.
Luego de estos encuentros, muchos de los estudiantes se mostraron interesados en participar en
los talleres que se facilitarían después de las presentaciones, de hecho, se había determinado
que el cupo por establecimiento sería de 25 participantes y fue necesario ampliarlo hasta 40,
en algunos municipios.
Los talleres se llevaron a cabo a través de una metodología de “estaciones”, en la que dos
facilitadores acompañaban el trabajo de cada estación durante dos horas, después de las
cuales los participantes rotaban. Al final, los estudiantes tomaron 8 horas de taller. En la
mayoría de los establecimientos el tiempo se distribuyó en jornadas de dos días (4 horas por
día).

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

41

En el cuadro que figura a continuación se describen los contenidos facilitados y las competencias
que se buscaba favorecer en cada estación.
Cuadro N. 3. : Cuadro de síntesis. Planificación de talleres para la práctica profesional
Graduados 2014, Escuela Nacional de Arte Dramático

Estación

Voz y dicción

Expresión
corporal

42

Objetivo

Contenidos

Indicadores de
logro

Conoce e identifica el
aparato fonador y su
utilidad.

Fundamentación teórica
Salón de la
sobre aparato fonador
Beneficencia
y sus características.

Realiza ejercicios de
calentamiento vocal.

Ejercicios de
calentamiento
vocal: respiración
diafragmática y
vocalización.

Salón de la
Beneficencia

Utiliza de manera
correcta el diafragma

Ejercicios de
proyección: Se pondrá
un objeto en un lugar
lejano y el alumno
tendrá que proyectar
y enviar su voz hacia
dicho objeto.

Logra proyectar la
voz utilizando el
diafragma y evita
lastimar la garganta.

Gesticula y pronuncia
correctamente las
palabras.

Ejercicios de
gesticulación:
trabalenguas
cambiando ritmos y
tono de voz; repetición
de palabras al azar.

Mejora su capacidad
para gesticular
y articular las
palabras y reconoce
la importancia de
pronunciar bien.

Ejercicios de
movimiento e
Utiliza su cuerpo al
inamovilidad:
expresarse con libertad
desplazamiento,
y confianza.
niveles, figuras,
direcciones, etc.

Muchá, hagamos teatro

Mueve su cuerpo con
soltura y energía y
siente motivación a
usar su cuerpo como
medio de expresión.

Estación

Actuación

Mimo

Contenidos

Indicadores de
logro

Reconoce en la
actuación un medio de
expresión.

“Tips” de actuación
y montaje de un
sketch que servirá de
modelaje para corregir
errores y acentuar
virtudes.

Logra crear un
personaje y disminuir
el temor a subir al
escenario.

Reconoce la diferencia
entre mimo, clown y
payaso y desarrolla
su habilidad gestual
y corporal como una
unidad.

Introducción a la
técnica de cada
personaje.
Ejercicios gestuales:
cejas, ojos, nariz, boca.
Ejercicios corporales:
cabeza, hombros,
brazos, manos, tórax,
cintura, cadera,
piernas, pies.
Ejercicios de mímica.

Objetivo

Logra distinguir la
diferencia entre los
personajes.
Entiende la tarea
del gesto facial y
corporal en el mimo
y cómo influye en la
actuación teatral.

Fuente: Elaboración personal, con insumos de la planificación de
talleres de los graduados de la ENAD, 2014.

La edad tan cercana de los facilitadores hizo posible
que los talleres se desarrollaran en un ambiente de
cordialidad y compañerismo. Los roles de tallerista
y participante casi se perdieron, porque en su
lugar se instituyó una relación de intercambio
de “chavos con chavos”, según lo expresaron
Kevin Funes y Alejandra Herrera (facilitadores),
en una entrevista realizada durante el rodaje
del vídeo Muchá, hagamos teatro. Asimismo, las
características lúdicas de los talleres favorecieron
el acercamiento y la confianza entre los dos grupos
de jóvenes, de manera que se creó un clima de
Talleres de actuación facilitados por
estudiantes de la ENAD a jóvenes del
Instituto Experimental de Carchá.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

43

aprendizaje de doble vía, en el que unos y otros aportaban a la práctica. Los ejercicios
les permitieron explorar habilidades que hasta el momento desconocían que tenían.
Por tales razones, la experiencia fue placentera y productiva para todos los que
tomaron parte en ella.
Si bien el ejercicio impactó positivamente a los participantes de todos los municipios
en los que se desarrolló, en el Instituto Experimental de Carchá superó todas las
expectativas. Solo horas después de concluidos los talleres, en este establecimiento
se empezó a escribir una historia que ha cambiado la vida de toda la comunidad
educativa.

Vehículo para la construcción de propuestas para el diálogo
comunitario
Durante los talleres, las maestras de Cocina e Inglés del Instituto Experimental de
Carchá descubrieron el potencial dramático de varios de los estudiantes, así como
la alegría que les proporcionaba participar en esta formación, totalmente nueva para
ellos. Hacía alrededor de un mes, durante la presentación y foro de Nuestra Natacha,
habían notado el interés que mostraron sus alumnos por el teatro y la forma en que
la obra los motivó para expresarse y dar a conocer sus ideas, luego de presenciarla.
En este contexto, decididas a no desaprovechar la oportunidad que se les presentaba
a sus estudiantes para tener un medio de expresión, sin pensarlo demasiado, el
mismo día en que los talleres estaban concluyendo, tomaron un reto sorprendente:
inscribieron al grupo del Instituto en el Festival Carchá Convive, que ese año se
realizaría en el mes de septiembre, con ocasión de las fiestas patrias.
Hasta ese momento el Instituto no contaba con un grupo de teatro (de hecho, los
Institutos Experimentales no tienen en su pensum el curso de Expresión Artística) y
faltaba menos de una semana para el festival. Aun con todos esos obstáculos, ellas
creyeron en sus chicos y confiaron en que, con su acompañamiento, ellos podrían
presentarse ante un público, mostrar los talentos que recién habían descubierto en
sí mismos y llevar un mensaje positivo a la comunidad. Habiendo tan poco tiempo
para la preparación del montaje y tomando en cuenta que la obra Sociedad Trágica
estaba todavía latente y fresca en su recuerdo, decidieron trabajar sobre la misma
representación, pero con un número menor de sketches. Providencialmente, los jóvenes
de la ENAD tenían un par de horas libres antes de emprender camino a otro municipio

44

Muchá, hagamos teatro

Padre de familia participando en el
foro posterior a la presentación de
Así es nuestra triste realidad

y, dentro de lo que el tiempo les permitió, los apoyaron con algunos consejos e
indicaciones técnicas que eran imprescindibles para lograr el impacto que querían
causar con la obra. A partir de ese momento, sus días se convirtieron en un ensayo
permanente y el guión de Sociedad trágica se fue transformando en Así es Nuestra
Triste Realidad, la adaptación que ellos, con el apoyo de sus maestras, lograron luego
de alimentar el texto con elementos más acordes a la realidad de su comunidad.
La fecha de presentación en el festival pareció llegar más pronto de lo imaginado
para el Grupo de Teatro M & M7. Los días pasaron muy rápidamente y las tardes de
práctica se extendieron hasta muy entrada la noche. Todo valió la pena, la emoción y
el gozo que les provocó pararse en un escenario y ser escuchados era incomparable.
Desde que entraron a escena lograron captar la atención de las más de 100 personas
del público, que no perdieron detalle de lo que ocurría sobre el escenario. Al concluir,
el atento silencio del público fue interrumpido por un aplauso ensordecedor. Ese
aplauso los llenó de una energía que pocas veces habían sentido. Su mensaje tocó
de tal manera a la audiencia, que fue suficiente para sentirse triunfadores y, aunque
no les importaba si los premiaban o no, sus méritos fueron reconocidos por el
jurado y les otorgaron el Pez Dorado, el galardón más importante a nivel municipal.
En la premiación, que tuvo lugar 4 días más tarde, 500 estudiantes y docentes del
municipio presenciaron una nueva presentación de la obra, que tuvo un éxito igual de
satisfactorio que en su estreno.

7 Nombre con el que se hacen llamar desde que iniciaron los primeros ensayos.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

45

Después de aquel logro, se corrió la voz sobre el grupo y los mensajes que estaba
enviando con su obra, sobre todo en lo relativo a relaciones familiares, violencia de
género, embarazos no deseados y falta de oportunidades de desarrollo. Varias agencias
de cooperación, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales se interesaron
por ellos y los invitaron a realizar otras presentaciones en los meses siguientes, con
las cuales tocaron a alrededor de 600 estudiantes más, en otros municipios de Alta
Verapaz. Al concluir cada obra, se generaban interesantes conversaciones sobre la
situación de la juventud y los obstáculos que se le presentan, así como sus ilusiones
y anhelos. Sin duda, en poco tiempo la obra se había convertido en un instrumento
que estaba siendo de utilidad para abrir espacios expresión para los jóvenes y de
diálogo intergeneracional, que involucraba a estudiantes, docentes, padres de familia
y autoridades municipales de Alta Verapaz.
El 2014 concluyó lleno de satisfacciones para el Grupo de teatro M & M, pero la
mayoría de sus integrantes eran alumnos que estaban cerrando el ciclo básico; es
decir, dejaban el Instituto Experimental para tomar un opción educativa en el ciclo
diversificado. Como la experiencia resultó tan enriquecedora, en el primer semestre
de 2015, decidieron compartirla con los estudiantes (de primero a tercero básico)
que estuviesen interesados en continuar en el grupo y que no hubiesen tenido la
oportunidad de tomar los talleres con los jóvenes de la ENAD. Una vez más, Glenda
Gálvez de Alvarado y Karol Ical, las dos maestras que se involucraron desde el
inicio, jugaron un rol muy importante, porque solicitaron los permisos al director,
organizaron a los estudiantes e hicieron todas las gestiones necesarias para llevar a
cabo los talleres. El trabajo de formación fue precedido por una presentación de Así
es Nuestra Triste Realidad, montada por los ya exalumnos. La idea de la presentación
fue de las maestras y tenía como objetivo motivar a los estudiantes, de la misma
manera que lo hicieron los jóvenes de la ENAD, para formar un nuevo grupo de teatro
y que la iniciativa se hiciese permanente en el establecimiento.
Los talleres se impartieron a los interesados y, después de concluidos, con la intención
de comenzar a montar una obra inédita, los exalumnos escogieron a un elenco según
los siguientes criterios:



46

vocación e interés,
disponibilidad de tiempo,
posibilidad de permanencia en el grupo, y
competencias actorales.

Muchá, hagamos teatro

Con el nuevo grupo ya formado, se trabajó en la redacción de un guión para la obra
El Espejo, con el que participarían en la edición 2015 del Festival Carchá Convive. El
texto resultante es producto de la construcción colectiva de exalumnos, maestras
y alumnos. Está construido con sketches; es decir, con el mismo formato de Así
es nuestra triste realidad. Sus temáticas giran en torno al acoso escolar, violencia
intrafamiliar y violencia de género.

Presentación de
Así es nuestra triste realidad.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

47

El Espejo se estrenó en junio de 2015, con la anticipada llegada del Festival. En esta
oportunidad 200 espectadores, de establecimientos públicos y privados de San Pedro
Carchá, ratificaron, con sus vítores y aplausos, su admiración por el “grupo de teatro
del Experimental” y el jurado los premió con el segundo lugar.
La nueva obra empezó, al igual que la anterior, a recibir solicitudes para ser presentada
en otros escenarios municipales y logró ser observada por alrededor de 550 personas,
además de las 200 que estuvieron presentes durante el festival. El público estuvo
constituido, en su mayoría, por estudiantes, docentes, padres y madres de familia y
personal de la Dirección Departamental. Asimismo, ofrecieron un función privada a
30 colaboradores de EDUVIDA. Posteriormente, se desplazaron fuera de Alta Verapaz
para llevar El Espejo a un ambiente muy distinto, el Parque de Jocotán, Chiquimula,
lugar en el que impactaron a más o menos 300 integrantes de la comunidad educativa
Al momento de la redacción de este documento, los jóvenes el Grupo de teatro M & M
(alumnos, exalumnos y maestras incluidas) se disponían a diseñar estrategias que les
permitiesen fortalecer sus competencias actorales y de dirección escénica, agenciarse
de recursos para vestuario y escenografías y, sobre todo, realizar más presentaciones
que les diesen la oportunidad de llevar sus mensajes a otros jóvenes.

Si deseas conocer la historia en
la voz de los protagonistas accede a
https://www.youtube.com/watch?v=McVl3w8ELmI,en
donde encontrarás un vídeo en el que el Grupo de
Teatro M&M cuenta su experiencia de éxito. También
puedes hacerlo utilizando el código QR
que aparece en este recuadro.

48

Muchá, hagamos teatro

Aprendizajes de la experiencia
La potencialidad del teatro en el ejercicio de la participación ciudadana
A través de la expresión dramática, los estudiantes del Instituto Experimental lograron
colocar en la mesa de la discusión comunitaria las situaciones que enfrenta la
juventud. Para poder realizar los montajes, se requiere que los jóvenes reconozcan
una problemática y se informen sobre ella, lo que contribuye para que desarrollen una
visión crítica de la sociedad. Sus obras son un ejercicio ciudadano, en el que hacen
efectivo su derecho de expresión y participación.

La credibilidad del par
La experiencia es un auténtico ejemplo de los buenos
resultados que ofrece la educación entre pares.
Sin duda, el contacto con los jóvenes de la
ENAD, apenas mayores que ellos, sirvió a los
estudiantes del Instituto Experimental para
creer en su propio potencial y sentirse
motivados para desempeñar un rol activo
en su comunidad.
Para los estudiantes de la ENAD fue
también una oportunidad de crecimiento,
no únicamente por la experiencia que
desarrollaron como talleristas, sino
porque aprendieron mucho sobre la
realidad nacional en otros municipios y
sobre otras culturas del país. Entre ambos
grupos se desarrolló una amistad y un
intercambio de experiencias y opiniones, que
permanece y se alimenta a través de las redes
sociales.
Grupo de teatro M & M poniendo en escena la
problemática de la violencia intrafamiliar.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

49

El interés de los adolescentes por la situación de sus comunidades
En muchos círculos se escucha decir que los adolescentes solo piensan en sí mismos
y que no se preocupan por la situación de sus comunidades. La experiencia que
ahora se describe es un claro ejemplo de lo equivocado de dichas aseveraciones,
pues quedó demostrado el involucramiento que el Grupo de teatro M & M tiene con
las problemáticas comunitarias.

Los jóvenes necesitan más ofertas educativas para acceder a una formación
artística
Los estudiantes del Instituto Experimental manifestaron, constantemente, su alegría
por participar en los talleres de teatro y, de la misma forma, dieron a conocer su deseo
por seguir tomando parte en actividades artísticas, sin embargo, son conscientes que
para tener una formación profesional en música, teatro, danza, etc., necesitarían salir
del municipio y del departamento.
Como los estudiantes de San Pedro Carchá, en todo el país existen adolescentes y
jóvenes con deseos de desarrollar sus talentos artísticos, lo que es muy difícil, pues
no cuentan con los recursos económicos para trasladarse a la capital y costearse ese
tipo de carreras.

El trascendental rol de las docentes y el director del establecimiento
El apoyo que recibieron los estudiantes de las dos maestras fue vital para la
organización y permanencia del grupo; sus gestiones fueron fundamentales para que
se desarrollasen las presentaciones y los foros. Asimismo, el constante soporte del
director, Luis Alberto Monterroso, ha servido como aliciente a los chicos. Pese a que
en muchos docentes del país persiste la idea de que los períodos dedicados a las
artes son pérdida de tiempo, en el Instituto Experimental, a partir de la experiencia
vivida, son vistos como una oportunidad para desarrollar otras áreas curriculares de
manera lúdica y amena.

50

Muchá, hagamos teatro

La importancia del apoyo de los padres y madres de familia
Casi todas las madres y padres se mostraron anuentes a que sus hijos participasen
en las actividades, pese a que varios de los ensayos y presentaciones del grupo
se realizaron en horarios nocturnos y, en algunas ocasiones, tuvieron que salir del
municipio y dormir fuera de casa para poder cumplir con sus compromisos. Según
lo expresado por algunas madres, ello responde a varias cosas: i) la confianza que
le profesan a las maestras; ii) la alegría que el grupo les ocasiona a sus hijos; y, iii)
el orgullo que sienten al ver que sus hijos denuncian las problemáticas sociales que
aquejan a la juventud.

El teatro como instrumento de expresión para los docentes y
materia prima para el aula: Sistematización de la experiencia
STEG-ANM y GIZ
Para ilustrar la importancia del teatro en la formación continua de docentes y en el
mismo ejercicio de la docencia, en las próximas líneas se describirá una experiencia
que se desarrolló durante una serie de seminarios de actualización para maestros,
organizados en el marco de las coordinaciones entre STEG-ANM y GIZ (2011-2015).8
El primero de la serie de encuentros de este tipo tuvo una duración de tres días y
se abordaron los siguientes temáticas: i) la Transformación de la Formación Inicial
Docente en Guatemala; ii) La educación como un derecho humano y sus implicancias;
iii) el Marco referencial del currículum por pueblos, como derecho de los pueblos
indígenas; iv) El abordaje de la etnomatemática en la escuela primaria; y, v) Los
procesos creativos en los procesos de enseñanza y de aprendizaje.
8 En e la búsqueda de acciones coordinadas que permitiesen la mejora de la calidad educativa en el país,
la GIZ, desde su programa de educación, PACE, inició una relación con ANM y STEG en 2010, que dio lugar al
desarrollo de una serie de encuentros, en los cuales se reflexionó sobre temas de importancia para la reforma
educativa. Por el corto tiempo de las actividades, el abordaje se llevó a cabo de manera muy general y de
forma eminentemente teórica, pero se logró posicionar los tópicos en los planes y discursos del magisterio
organizado. En seguimiento a dichos encuentros y con el objetivo de reforzar los temas, agregándoles
insumos metodológicos para hacer operativa su implementación en el aula, en 2011, a solicitud de STEG-ANM
y de común acuerdo, se empezaron a aprovechar las asambleas periódicas de la organización para realizar
seminarios formativos de actualización docente, que incluían el teatro como insumo lúdico para el aula. Al
concluir el período de ejecución del PACE, en 2013, dichas actividades continuaron durante la ejecución del
Programa EDUVIDA.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

51

Sensibilización, creatividad y reflexión
El último tema mencionado tenía como objetivo “Contribuir al mejoramiento del
desempeño docente en las aulas, de modo que adquieran y apliquen herramientas que
les permitan incentivar la creatividad de los alumnos y ayudarlos a encontrar medios
alternativos de expresión” (Pineda, 2011). Para desarrollarlo, se dispuso poner en
práctica técnicas teatrales que les permitiesen armonizar los contenidos del aula con
herramientas lúdicas y reflexionar sobre el uso de las representaciones escénicas
dentro del aula y fuera de ella, en el entendido que la creación propia, el juego y el
buen humor, ofrecen una relación más personal con el aprendizaje, lo que potencia
la apropiación. Para que estas herramientas se conviertan en útiles instrumentos de
comunicación, debate, resolución de conflictos, trabajo en equipo, etc., es necesario
que quienes las facilitan tengan primero un contacto vivencial con ellas; de esa
cuenta, los talleres con maestros se realizaron de manera totalmente práctica.
Para el diseño y la facilitación de los talleres, EDUVIDA se asoció con Andamio Teatro
Raro y colectivo Guatebuena. Ambos grupos tenían experiencia en el desarrollo de
este tipo de ejercicios con adultos, sobre todo en la línea del teatro del oprimido.
Por razones metodológicas, los talleristas decidieron dividir el grupo en cuatro
subgrupos, de forma que cada facilitador se hiciese cargo de un subgrupo de 40
participantes. Se realizaron tres sesiones, de dos horas cada una, en las cuales cada
tallerista, con sus propias técnicas y estilo, debía cumplir con la estructura general,
definida previamente y detallada en el Cuadro 4.
Cuadro N. 4: Cuadro de síntesis. Planificación de taller de procesos creativos en la enseñanza y
aprendizaje, Andamio Teatro Raro y Guatebuena

Etapa

Sensibilización

52

Contenidos
Ejercicios de integración
Dinámicas rompe hielo
Activación del cuerpo
Activación de los sentidos
Ejercicios de comunicación

Muchá, hagamos teatro

Acotaciones importantes
Se busca un redescubrimiento
personal que invita a que afloren
emociones que normalmente
se esconden, lo que ofrece la
oportunidad de ampliar los
códigos de comunicación.

Etapa

Teatro imagen

Creación colectiva

Contenidos

Acotaciones importantes

Ejercicios con estatuas humanas
Técnicas de moldeo e imitación
Ejercicios de imagen en pareja
Ejercicios de espejo
Ejercicio Las horas del día

El teatro imagen es una de las
técnicas del teatro del oprimido
utilizadas para generar una
representación basada en la
acción física y, al mismo tiempo,
un teatro que habla de nuestras
opresiones y sueños. Se utiliza
para múltiples fines. En este
caso fue usado para abrir temas,
diálogos y debates.

Reflexiones teóricas, sociales
y personales sobre las
problemáticas del interés de los
participantes
Creación colectiva de un guión
para presentarlo al pleno

En esta etapa se aplica todo
lo anterior, en la creación de
imágenes, dinámicas, escenas
teatrales. Los participantes
descubren en el teatro una
herramienta de discusión
comunitaria en la que pueden
plantear abiertamente sus
opiniones.

Fuente: Elaboración personal, con insumos del informe de Luis Carlos Pineda, Andamio Teatro
Raro, marzo 2011.

Al concluir la tercera etapa había seis escenas parcialmente montadas. Se trabajó con
base en el teatro foro, pero la técnica no se llegó a desarrollar a profundidad, pues
aunque los talleres estaban sustentados en sus principios, no se buscaba resolver la
problemática en el momento de la presentación y no era la intención que el público
tomara parte en la solución del problema presentado, sino que permaneciera como
observador.
Por el poco tiempo con el que se contaba para la presentación final, que se realizaría
la última noche del encuentro, los participantes hicieron sus ensayos en los horarios
de almuerzo y por las noches. Pese a la premura de los montajes, las presentaciones
fueron ampliamente aplaudidas. Los temas abordados giraban en torno a: la educación
tradicional, el movimiento magisterial y la firma de pactos con el Estado, las medidas
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

53

Docentes de ANM-STEG realizando
ejercicios de integración.

de hecho del magisterio organizado, los linchamientos, el alcoholismo y la violencia
intrafamiliar. Sin excepción, las obras tuvieron una tónica cómica, que contribuyó con
el entretenimiento del grupo, pero, en cierta medida, también atenuó la importancia
de los contenidos de las presentaciones; aun así, se trató de una experiencia singular
que les aportó muchos aprendizajes.
Al conocerse los buenos resultados de los talleres, el PACE recibió una solicitud de
las Direcciones Departamentales de Educación de Baja Verapaz y Huehuetenango para
facilitar cursos similares al personal técnico, en el marco de seminarios enfocados
a mejorar el acompañamiento pedagógico en cada uno de esos departamentos. Las
variaciones que se hicieron a la metodología descrita fueron mínimas y los resultados
muy similares.
Sin duda, como ejercicio vivencial, los talleres consiguieron su cometido. Se logró
que los maestros descubriesen otros mecanismos para provocar reflexión y el diálogo.
Sin embargo, la asignatura pendiente fue hacer un análisis final que evidenciase la
vinculación de las herramientas con el aula.

54

Muchá, hagamos teatro

Experimentación del propio potencial corporal, para luego
llevarlo al aula
Después de ese primer seminario formativo para los miembros del STEG-ANM, los
encuentros se regularizaron con una periodicidad aproximada de 4 meses. Si bien la
formación dramática no fue una constante en ellos, del 2012 al 2015 se realizaron
tres talleres de teatro, en seguimiento a lo iniciado en 2011.
A partir de 2012 se contó con el apoyo de Artistas Trabajando. La formación y
experiencia de su directora en el área de pedagogía le dio un importante giro a las
actividades, que se enfocaron en que los docentes comprendiesen, de mejor manera,
el potencial del teatro como herramienta para el aula.
El principio con el que Artistas Trabajando desarrolló la planificación de sus talleres fue
que su rol no era formar actores, ni convertir a los docentes en expertos facilitadores
del teatro del oprimido, sino que les ofrecerían insumos para que pudiesen llevar al
aula lo aprendido. El objetivo final tampoco era que los maestros hicieran una réplica
de lo experimentado, pero sí que la experiencia influyese en su forma de interactuar
con los alumnos y en su práctica docente.
En la segunda oportunidad en que se facilitó herramientas teatrales al STEG-ANM,
el tema central del seminario giraba en torno a la EBI. En esta ocasión, el objetivo
de los talleres de teatro fue ofrecer insumos para que los docentes fortaleciesen
el idioma materno de sus estudiantes a través de la narración oral y que, a su vez,
sirviese como incentivo para la lectura; es decir, que desarrollasen competencias de
cuentacuentos. Para lograr el propósito, el énfasis se colocó en la expresión corporal,
el manejo de la voz, y la caracterización de personajes.
En el taller se utilizó la metodología de estaciones, en la que tres facilitadores
desarrollaron el tema que les fue asignado. Se conformaron 6 grupos que constaban
de, más o menos, 25 personas, quienes permanecían 45 minutos en cada estación. Los
contenidos facilitados figuran en el cuadro 5.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

55

Cuadro N. 5: Cuadro de síntesis. Planificación de taller para el desarrollo de competencias de
cuentacuentos

Estación

Corporalidad

Expresión vocal

Caracterización de
personajes

Contenido

Acotaciones importantes

Ejercicios de respiración
Ejercicios de disociación y
bilateralidad
Ejercicios de desplazamiento

El objetivo es tomar
consciencia del
propio cuerpo y sus
potencialidades, controlar
el espacio y apropiarse de
él durante la narración de
cuentos.

Calentamiento del aparato
fonador
Ejercicios de modulación
Ejercicio de cambio de
timbres y tonos

Cuando se cuenta un cuento
y se le otorga una voz
propia a cada personaje,
la narración resulta más
creíble y quien lo escucha
disfruta más.

Movimientos no cotidianos
Cambio del centro de
gravedad del cuerpo para
cambiar la forma de caminar
Transformaciones

La caracterización permite
conocer de mejor manera al
personaje de un cuento.

Fuente: Elaboración personal, con insumos del informe de Margarita López, Artistas Trabajando,
2012.

Al final de las tres estaciones, se hizo una recapitulación del módulo y se analizó la
utilidad de cada ejercicio, de manera de fortalecer la comprensión de lo vivido, para
que pudiese ser fácilmente extrapolado al aula.
En la tercera ocasión que se incluyó el teatro en los seminarios de formación docente,
se buscaba ofrecer a los maestros técnicas que les permitiesen establecer diálogos
con sus estudiantes.
La mecánica de estaciones funcionó muy bien en el evento anterior, por lo que
se decidió continuar con la misma metodología, pero esta vez, los grupos estaban
conformados por 15 personas.

56

Muchá, hagamos teatro

Además de hacer un refuerzo en la expresión corporal y vocal, durante el taller se
abordó la creatividad, los juegos cooperativos, el teatro imagen y la improvisación. En
el cuadro que se muestra a continuación se describen los contenidos desarrollados.
Cuadro N. 6: Cuadro de síntesis. Planificación de taller para el desarrollo de competencias de
improvisación

Estación

Creatividad

Corporalidad

Juegos cooperativos

Contenidos

Acotaciones importantes

Exploración del mapa
corporal
Experimentación de la
postura erguida
Ejercicios de espejo y
estatuas

El objetivo de esta estación
es desbloquear la energía y
fortalecer la sensibilidad.
Los ejercicios buscarán
hacer consciencia de la
relación mente y cuerpo.
En el último ejercicio no se
busca una copia exacta, pero
sí una escucha atenta y una
observación minuciosa del
otro.

Relajación y respiración
Masaje grupal
Ejercicio del pivote humano
Ejercicios de desplazamiento

Se pretende desarrollar
lazos de confianza a través
del contacto respetuoso con
el otro.
El trabajo en equipo es un
importante elemento de
esta estación, que fortalece
la confianza, escucha y
compromiso con los demás.

El enredo
Sillas musicales
Mamá pata

Los juegos cooperativos
facilitan el encuentro
con los otros. Buscan
la participación de todos
e invitan a lograr metas
colectivas. Se juega con
otros y no contra ellos.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

57

Estación

Contenidos

Acotaciones importantes

Manejo de la voz

Calentamiento del aparato
fonador
Respiración
Ejercicios varios de expresión
vocal y sonidos nuevos

Se propondrá la voz como
una extensión del cuerpo, un
elemento capaz de expresar
más allá de la lengua
hablada, pero, también,
desde ella.

Posturas
Expresiones
Distancias

Con el objetivo de fomentar
el desarrollo de otras
formas de comunicación no
se usarán las palabras.

Improvisación individual
“Match” de improvisación

Todos las estaciones y
ejercicios anteriores a estos,
han sido enfocados para
llegar a esta parte, en la
que se buscará generar
historias en el mismo
momento de actuarlas; sin
ensayos previos, ni guión,
ni elementos técnicos
escenográficos, solo la
imaginación y la creatividad
de los participantes.

Teatro imagen

Improvisación

Fuente: Elaboración personal, con insumos de los informes de Margarita López, Ana Jacobo y
Jorge Bac, Artistas Trabajando, 2014.

La planificación contempló un ejercicio de improvisación que se realizaría la última
noche del seminario, con el objetivo de detonar el diálogo en torno a temas de interés
de los participantes. Al no tener la oportunidad de ensayar un texto, normalmente de
la improvisación emergen los sentimientos y pensamientos más honestos, ello permite
conocer el punto de vista de quien está en escena.

58

Muchá, hagamos teatro

Docentes de ANM-STEG realizando
ejercicio de improvisación.

El ejercicio nocturno, además
de ser el cierre de los talleres,
también constituía la actividad
recreativa del evento, por lo
que muchos se mostraron
gustosos de participar y
se ofrecieron para subir al
escenario a improvisar. Dentro
de los voluntarios se formaron
cuatro grupos de cuatro
personas cada uno. Por sorteo
se asignó, a cada grupo, diversos
personajes que tenían que resolver
un conflicto. Las problemáticas giraban
en torno a: la EBI, la equidad de género, la
calidad educativa y la violencia sexual.

En el trabajo de improvisación suelen surgir sorpresas no esperadas. El hecho de
no ponerse de acuerdo sobre cómo se resolverá el conflicto provoca que cada actor,
que no sabe lo que piensa su compañero, interactúe y reaccione con base en sus
propias opiniones, que en muchos casos son contrarias a las de su colega. Esto
ofrece herramientas para la discusión posterior y en ello radica, en gran parte, la
potencialidad de esta herramienta. Como era de esperarse, en algunas presentaciones
se evidenciaron las diferencias de criterio e, incluso, le sirvió a los organizadores del
evento para detectar la necesidad de fortalecer algunos contenidos.
El cuarto taller de herramientas teatrales fue impartido por una única facilitadora,
apoyada por dos personas de EDUVIDA. Tenía como objetivo reforzar las experiencias
vividas en los seminarios anteriores, por lo que no tuvo mayor variación en los
contenidos, ni en la metodología, sino que se limitó a “refrescar” los conocimientos
adquiridos, para que los docentes se empoderaran en el uso de las herramientas. En
este último encuentro se procuró que los participantes se viesen a sí mismos como
próximos facilitadores, por lo que se hizo énfasis en la necesidad de suavizar las
jerarquías entre tallerista-participante (docente-alumno), con el fin de establecer
vínculos de confianza, para que todos se sientan responsables en la creación colectiva
de la pieza escénica y, en consecuencia, del aprendizaje.
El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

59

Docentes de ANM-STEG realizando ejercicios
para el desarrollo de la confianza.

Aprendizajes de
la experiencia
Se logró fortalecer la cohesión de grupo
Después de la primera etapa de formación, el grupo empezó a cohesionarse. “El hecho
de bromear con el otro, tocar al otro, interactuar físicamente con otra persona, provoca
un elevado nivel de confianza”, dice Héctor Mejía, organizador de los talleres, cuando
recuerda la forma en que fue mejorando el relacionamiento entre los participantes
conforme transcurría el primer seminario.

Se abrió un espacio de debate sin conflictos
Manifestar su posición política y social a través del arte les permitió a los docentes
expresarse con soltura y tranquilidad. Cuando se tiene una opinión distinta al otro,
y se muestra a través de una representación teatral, el conflicto se suaviza y su
abordaje es más sencillo. Se establece una actitud más tolerante en la discusión.

60

Muchá, hagamos teatro

Los docentes están ávidos de obtener herramientas que hagan más agradable el
proceso de aprendizaje de sus estudiantes
Los facilitadores
mostraban, pues
pacientes y que
Contrariamente a
participativo, que

se sorprendieron positivamente por el interés que los docentes
algunos talleristas tenían la predisposición que debían ser muy
quizá les costaría mucho que los participantes se involucraran.
lo esperado, se encontraron con un gremio magisterial receptivo y
está muy interesado por actualizarse.

Otra idea con la que llegaron los facilitadores era que únicamente los maestros jóvenes
estaban dispuestos a implementar metodologías lúdicas en el aula. Sin embargo,
descubrieron que si los docentes (de todas las edades) no utilizan herramientas
innovadoras no es por falta de interés, sino por debilidades en su formación.

Es necesario ofrecer insumos por escrito
Una lección aprendida de los primeros dos talleres de teatro fue que los participantes
necesitan, además de la formación vivencial, insumos por escrito que les sirvan como
referencia para replicar en el aula lo aprendido. Por esta razón, en el tercer taller
se ofreció a los participantes una hoja de ruta con los ejercicios realizados, datos
bibliográficos y enlaces web que les permitiesen investigar más.

Hace falta establecer mecanismos para que los docentes compartan lo que
aprenden con sus colegas
A los seminarios no siempre asistieron las mismas personas; si todos los que
participaron en el primer taller hubiesen completado el proceso, se habría logrado
una apropiación más sólida. No obstante, se decidió hacer talleres distintos en cada
ocasión, para que no resultase repetitivo para quienes asistían a todos los encuentros.
Además, se tenía la expectativa que los presentes compartieran las herramientas con
sus compañeros, pero no fue así.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

61

Pautas para utilizar
el teatro en el ciclo
básico y diversificado
Como ya se ha mencionado, la finalidad de utilizar el teatro en la escuela no es convertir
a los jóvenes en actores, sino ofrecer herramientas para el diálogo en el aula y con la
comunidad educativa sobre temas relativos al fortalecimiento de la condición ciudadana
de los estudiantes, además de vigorizar su autoestima, favorecer el respeto por los demás
y mejorar la interacción del grupo. Para la consecución de los objetivos descritos, en las
próximas páginas figuran una serie de prácticas con las que se pretende que los jóvenes
desarrollen competencias que serán de utilidad en la creación teatral.
Existe un sinnúmero de ejercicios sencillos que permiten a los estudiantes acercarse al
teatro y desarrollar el lenguaje dramático; aquí se compilan solo algunos de ellos. El
propósito de estas pautas no es hacer un exhaustivo catálogo de prácticas teatrales, sino
dar ideas a los docentes y jóvenes para empezar a disfrutar de los beneficios de esta
herramienta y motivarlos para utilizarla como detonante de la discusión.

Juegos rompehielos
Previamente al inicio de los ejercicios teatrales, es bueno realizar juegos rompehielos.
La idea es crear un clima de confianza y una actitud de disponibilidad. Las dinámicas
de este tipo contribuyen con la desinhibición de los estudiantes y facilitan la interacción
entre los miembros del grupo. Al liberar las inhibiciones los jóvenes están más
alertas, lo que optimiza los resultados del aprendizaje. Pese a que podrían ser usados
para abrir un diálogo, estos juegos no requieren de una discusión posterior, pues su
función es únicamente de apertura para otros ejercicios.
Antes de realizar algún movimiento distinto a los habituales, es importante que
hagamos estiramientos sencillos que nos permitan aumentar la flexibilidad muscular
y el rango articular, con lo que evitaremos posibles lesiones y potencialicemos nuestra
movilidad. Para que el estiramiento sea efectivo debemos mantener la posición de
10 a 15 segundos.
Algunos de ellos podrían ser:
• Mover la cabeza hacia el lado derecho y sostenerla con la mano de forma de estirar
el cuello. Luego hacerlo con el lado izquierdo. Después se repetirá el ejercicio de
arriba hacia abajo.
• Colocar el brazo detrás de la cabeza con el codo hacia arriba. Con la mano opuesta
debe hacerse una ligera presión sobre el codo. Se repite con ambos brazos.
• Extender un brazo con la palma de la mano hacia delante y con la otra mano
presionar los dedos hacia atrás. Repetir el ejercicio con el otro brazo.
• Estando de pie, subir la rodilla y abrazarla al pecho. Luego se cambia de pierna y se
repite.
• Tocar la punta de los pies.
• Estando de pie, con los pies apuntando hacia delante y las rodillas ligeramente
dobladas, mover el torso de uno a otro lado, para estirar la cintura.

64

Muchá, hagamos teatro

1

Juego

Tenta renovada

La tenta es un juego popular en Guatemala, que todos los niños y adolescentes
hemos jugado alguna vez en el patio del recreo. Consiste en que el

grupo señala a uno de sus miembros para que “lleve” la tenta. Aunque
pocas veces nos cuestionamos sobre lo que es la tenta, pareciera ser
un padecimiento contagioso, pues quien la lleva hace todo lo posible
por deshacerse de ella trasladándola a algún compañero a través del
contacto físico. Existen unos sitios seguros o “pelos” que resguardan a
quien los toca de quien la lleva.
Esta tenta renovada pretende hacer más evidente el cambio de roles y
tiene algunas variaciones:
• El que la lleva tiene una comezón muy grande en todo el cuerpo y
puede dar 20 pasos (corriendo o caminando), como máximo, antes de
empezar a rascarse durante 5 segundos. Si en esos 20 pasos no logra
“pegarla” a alguien, tendrá que parar para rascarse de nuevo.
• La variación exige la existencia de un observador que contará los
pasos del que la lleva.
• Nadie puede estar más de 20 segundos en el pelo.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

65

2

Juego

El lazarillo

Es un juego con el que casi todos estamos familiarizados, pues se usa, tanto
en el patio del recreo como en talleres grupales, con el objetivo de desarrollar
lazos de confianza entre los participantes.
• Por sorteo, o por afinidad, se establecen parejas. Uno de los dos
deberá de jugar el rol de no vidente y el otro de lazarillo.
• El lazarillo debe llevar a su pareja por diversas áreas, de preferencia
intentando franquear obstáculos como mesas, gradas, etc. Las
explicaciones del lazarillo deben ser muy específicas para que su
compañero no se tope con nada o se caiga.
• Si en el aula hubiese un compañero no vidente y se desea realizar la
dinámica, él será el lazarillo de su pareja, quien deberá permanecer
con los ojos cerrados.

3

Juego

Rally de los pies atados

También es muy popular y busca dar credibilidad al trabajo en equipo, a través
de desarrollar confianza entre sus miembros.
• Se forman grupos de 4 o 5 participantes.
• Los participantes deben atarse el tobillo derecho con el izquierdo del
compañero y viceversa, de manera de formar una línea. Las personas
en los extremos solo tendrán uno de sus tobillos atados.
• Con anterioridad, el docente ha preparado una serie de actividades
que deben realizar todos sin desatarse los pies: pasar debajo de una
cuerda, saltar una zanja, etc.

66

Muchá, hagamos teatro

Jóvenes actores

Corporalidad

Para hacer teatro se puede prescindir de todo menos del cuerpo. El cuerpo es
el vehículo que nos permite desplazarnos por este mundo y por el cual entramos
en contacto con los demás. Cada postura y cada movimiento ofrecen información
importante sobre la edad, ocupación, adscripción social, estado de ánimo, etc., de las
personas. Es por ello que el cuerpo influye fuertemente en el mensaje que queremos
transmitir.
La exploración de la potencialidad del
propio cuerpo permite que tomemos
consciencia de él y nos ayuda a
conocernos y aceptarnos. Para
poder comprender a nuestro
cuerpo y utilizarlo como
instrumento de expresión,
es necesario que pensemos
en él como una unidad
integral, en el que están
contenidas la mente,
el pensamiento y las
emociones.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

67

1

Ejercicio

Desplazamientos
Objetivo:

Romper con la mecánica de nuestro andar habitual, para
hacernos conscientes de las posibilidades de movimiento que
nos ofrece nuestro cuerpo en un espacio determinado.

• En un área con suficiente espacio, se solicita al
grupo que camine, a su ritmo, tratando de
no seguir patrones de líneas rectas o
direcciones preestablecidas y evitando
chocar con los compañeros. La
idea es que busquen moverse
por áreas vacías de forma de
equilibrar el espacio.

Se
coloca
música
y se solicita a los
participantes que se
muevan a la velocidad
que marca el ritmo.
La música se cambia
tres o cuatro veces
para ir aumentando la
velocidad.
• En un inicio, el facilitador
ha dicho que si él grita
“cabeza” todos deben
saltar y si grita “pies” todos
deben agacharse. Con la
música que marca la máxima
velocidad, se les solicita que se
sigan desplazando, pero ahora la
dificultad aumenta, pues cada cierto
tiempo se escucha ¡cabeza! ¡pies!

68

Muchá, hagamos teatro

• Se otorga un momento de descanso y el facilitador aprovecha para colocar pequeños
carteles en el piso que dicen cosas como: silla, bicicleta, charco, pared, etc. Los
participantes deben imaginar que los rótulos tienen el volumen de la palabra escrita
en ellos. Los miembros del grupo deberán franquear el obstáculo que corresponde.
La música se sigue usando, de la misma manera que se hizo al inicio.

* Existen muchas maneras de realizar este ejercicio. Se podría pedir, por ejemplo,
que den pasos más cortos o más largos, agachados, en puntillas, o bien, que no haya
música y el ritmo esté marcado por el sonido de los pasos, etc.

Materiales
• Reproductor de música
• 3 o 4 melodías con distintos
ritmos
• Tarjetas de cartulina
• Marcadores

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Encontraste dificultades en
el ejercicio? ¿Cuáles?
• ¿Qué te gustó del ejercicio?
¿Qué no?
• ¿Qué te hizo sentir la música?
• ¿Qué significaron los
obstáculos?
• ¿Qué aprendiste sobre tu
cuerpo?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

69

2

Ejercicio

Caminar como…
Objetivos:

• Provocar que el cuerpo asuma posiciones no cotidianas.
• Cuestionar las razones por las que otras personas tienen
que asumir una postura determinada.
• Contribuir con el conocimiento propio.
• Los participantes se colocan en círculo y el facilitador pasa por cada lugar con una
bolsa de papel, de la que cada uno extrae una tarjeta.
• En las tarjetas dice: anciano, anciana, bebé, niño, niña, persona con bastón, persona
delgada, persona con sobrepeso, etc. Tienen que representar la descripción que
aparece en la tarjeta. Si no se sienten cómodos con la tarjeta que les tocó, pueden
intercambiarlas.

70

Muchá, hagamos teatro

• Se da la instrucción de no hacer una “caricatura” de la persona que les toca
representar, pues la idea es que la representación sea lo más respetuosa y apegada
a la realidad que se pueda.
• Después de darles algunos minutos para que analicen las posibilidades de movimiento
que tienen, uno por uno pasan dentro del círculo a representar a la persona que
les tocó.

Materiales
• Bolsa de papel
• Tarjetas de cualquier papel
• Bolígrafo

Preguntas generadoras para
el cierre del ejercicio
• ¿Qué dificultades encontraste
para moverte?
• ¿Te gustó representar a esa
persona? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué?
• ¿Qué aprendiste sobre tu
cuerpo?
• ¿Qué diferencia existe entre
el caminar de un niño y una
niña? ¿Por qué?

Atención
• El ejercicio, además de ayudar
al autoconocimiento y el
conocimiento del otro, ofrece
la posibilidad de establecer
una discusión sobre patrones
sexistas y de discriminación
por edad, condiciones físicas,
etc.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

71

Gestualidad
El lenguaje más elemental que utiliza el ser humano es el gestual. Está constituido
por los movimientos del rostro, las manos y otras partes del cuerpo. Muchos de los
signos contenidos en el lenguaje gestual son innatos (ej.: el gesto después de chupar
un limón), hay otros que son aprendidos y han quedado instituidos como símbolos
generalmente aceptados en el hemisferio occidental (ej.: mover la cabeza de arriba
hacia abajo para asentir), y otros varían según las culturas (ej.: los saludos). En todo
caso, la universalidad de algunos gestos es algo con lo que no cuenta el lenguaje oral.
Los gestos pueden enfatizar o contradecir lo que decimos. Es por ello importante
aprender a interpretarlos y a utilizarlos, pues al estar en escena se convierten en
aliados fundamentales para trasmitir sensaciones, sentimientos y actitudes. En la
interpretación teatral, cuando deseamos hacer emerger un personaje desde nuestro
cuerpo, es fundamental conocer sus características físicas y psicológicas y analizar
qué gestos y posturas asumiría ese individuo.

1

Ejercicio

El espejo
Objetivos:

• Explorar habilidades de imitación.
• Estimular el análisis de los gestos para aprender a
interpretarlos.
• Favorecer el desarrollo de otros tipos de comunicación (no
verbales).
• Se forman parejas. Uno se coloca frente al otro a una distancia aproximada de un
metro. Por turnos, uno de los dos compañeros realiza una serie de movimientos y el
otro debe imitarlos, como si fuese su reflejo.

72

Muchá, hagamos teatro

• No puede usarse el
lenguaje verbal.
Quien
lidera
debe
empezar
con movimientos
lentos y después
deben ser más
rápidos.
• En el ejercicio
puede
intervenir
todo el cuerpo, pero
el énfasis debe estar
puesto en el rostro.
• Los movimientos deben
ser variados; desde muy
evidentes, como tocarse la
mejilla, hasta muy sutiles como
levantar ligeramente una ceja.
• Deben verse todo el tiempo a los ojos, pues el ejercicio no implica únicamente imitar
los gestos, sino establecer una comunicación visual y emocional que permita que, en
un momento dado, los dos logren hacer los movimientos a la vez.

Materiales
• Nada distinto al cuerpo de
cada participante

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Fue complicado el ejercicio?
¿Por qué?
• ¿Pudiste imitar cada gesto?
¿Por qué?
• ¿Qué aprendiste sobre tu
rostro y tu cuerpo?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

73

2

Ejercicio

Interpretando personajes
Objetivos:

• Desarrollar el lenguaje gestual.
• Desarrollar competencias para la construcción de personajes
teatrales.

• Se tienen preparadas tres cajas con papelitos doblados y se pide que cada participante
tome uno de cada caja. Los papelitos de una caja tienen escritos nombres de
personajes, los de la otra contienen estados físicos y los de la última actitudes. En
el cuadro que figura a continuación hay algunos ejemplos:

Personaje

Estado físico

Actitud

abuela

acalorada

alegre

viejo
político
maestra
sacerdote
abogada
policía

borracho
con dolor de pierna
con frío
con sueño
con alergia nasal
con dolor de cabeza

enojado
negativo
preocupada
molesto
positiva
firme

• Cuando todos los participantes tienen sus papeles, se les pide que preparen una
interpretación, mezclando lo que está escrito en los tres.
• Cada participante tiene 10 minutos para preparar su personaje.
• Cada uno presenta al resto lo que preparó y, entre todos, deben adivinar de qué
personaje se trata, su estado físico y qué actitud interpreta.

74

Muchá, hagamos teatro

Materiales
• 3 cajas pequeñas
• Papelitos con lo indicado en el
ejercicio.

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Adivinaron lo que
interpretaste?
• ¿Fue difícil el ejercicio?
• ¿Qué necesitas para mejorar
tu comunicación gestual?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

75

Voz y dicción
El sonido que se produce por la vibración de las cuerdas vocales es a lo que llamamos
voz. Para que la voz se produzca interviene el aire que viene de los pulmones y
pasa por la laringe. Dependiendo de cómo usemos el aire así se escuchará nuestra
voz. Aunque de manera innata los seres humanos modificamos la voz y logramos
reproducir sonidos muy diversos que van desde notas muy agudas hasta muy graves,
el aprendizaje de la técnica vocal para actores requiere un esfuerzo que permita la
eliminación de los vicios propios del lenguaje oral habitual.
Lo primero que debemos hacer cuando deseamos aprender a usar la voz con fines
teatrales es entrar en consciencia de la propia respiración. Ello implica hacer pruebas
de cuánto aire necesitamos para decir una frase o para cantar una estrofa, medir
nuestra capacidad de retener el aire y hacer ejercicios de inhalaciones y exhalaciones
de diferentes frecuencias y velocidades, que nos permitan aprender a administrarlo.
Algo que tenemos que tomar muy en cuenta cuando ejercitamos la voz es que la nariz
está diseñada para filtrar el aire que entra a nuestro cuerpo, si nos acostumbramos a
hacerlo entrar por la boca como primera opción, dañaremos nuestras cuerdas vocales.
La dicción es pronunciar correctamente las palabras, de manera de ser entendidos
con claridad por quienes nos escuchan. El tener una buena dicción depende de i) la
correcta modulación, es decir, variar los sonidos según lo que se quiere expresar y
de ii) mantener un tono entendible, para lo que entran en juego el aire, la boca, los
labios, el diafragma y la laringe.
Aprender a proyectar la voz es fundamental para ser escuchados y que nuestro
mensaje sea recibido de la forma que esperamos. La proyección significa enviar
la voz hacia un objetivo, dirigirla a la distancia en donde se encuentra nuestro
interlocutor. Si al aumentar nuestro volumen utilizamos la garganta, sin aprovechar el
aire, muy probablemente lastimaremos nuestras cuerdas.

76

Muchá, hagamos teatro

1

Ejercicio

Yo me escucho ¿Tú me escuchas?
Objetivo:

Utilizar el aire adecuadamente para controlar la intensidad de
la voz.

• Conformar parejas. Por turnos, uno será el responsable de escuchar y el otro
proyectará su voz.
• Realizar un calentamiento vocal, para lo que es necesario asumir una
postura corporal erguida, con los hombros y cuello relajados.
Antes del ejercicio, es necesario relajar los músculos
faciales y la garganta: abrir y cerrar la boca,
mordisquear, hacer estiramientos con los labios,
emitir sonidos que hagan vibrar los labios,
la lengua y la garanta. A continuación se
realiza el calentamiento de las cuerdas,
emitiendo los sonidos de las vocales
de distintas maneras: rápido y cortado,
lentas y extendidas, etc.
• En un espacio abierto y grande, las
parejas establecen el lugar en que
se coloca la persona que trabajará
en la proyección de su voz. Luego
definen tres puntos en diferentes
distancias, en los que se va colocando
el responsable de escuchar.
• El que proyecta su voz debe hacer una
inhalación profunda, silenciosa y nasal y
luego dice: Yo me escucho ¿Tú me escuchas?
La idea es que no tome aire entre las dos frases.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

77

• Si el que escucha entiende bien el mensaje, levanta sus pulgares y se dirige al
siguiente punto, si no es así, quien proyecta la voz debe repetir el ejercicio, hasta
que logre alcanzar la distancia que se ha propuesto.
• Cuando hayan concluido en las tres distancias, cambian de roles.

Materiales
• Un espacio abierto y grande:
el patio de la escuela, un
parque, una calle, etc.

78

Muchá, hagamos teatro

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Lograste proyectar la voz a
las tres distancias?
• ¿Encontraste dificultades en
el ejercicio? ¿Cuáles?
• ¿Qué tienes que hacer para
mejorar la proyección de tu
voz?

2

Ejercicio

Destrabo la lengua con un trabalenguas
Objetivo:

Añadir precisión a los fonemas y, en consecuencia, mejorar
la dicción.

• Se forman grupos de tres.
• Por sorteo, cada uno de los miembros del grupo debe aprenderse uno de los
trabalenguas populares que se transcriben a continuación:
- Quiero y no quiero querer a quien no queriendo quiero.
He querido sin querer y estoy sin querer queriendo.
Si por mucho que te quiero, quieres que te quiera más,
te quiero más que me quieres ¿que más quieres? ¿quieres más?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

79

- Cuando cuentes cuentos,
cuenta cuántos cuentos cuentas,
porque si no cuentas cuántos cuentos cuentas,
nunca sabrás cuántos cuentos has contado.
- María Chusema techaba su choza.
Pasó un techador y le dijo: María Chusema ¿techas tu choza o techas la ajena?
No techo mi choza, ni techo la ajena,
yo techo la choza de María Chusema.
• Cuando todos se los hayan aprendido, deben decirlos a sus compañeros de grupo.
Si no logran hacerlo rápido y sin equivocaciones, deben repetirlo hasta que los
compañeros queden satisfechos.

Materiales
• Copias de los trabalenguas

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Encontraste dificultades en
el ejercicio? ¿Cuáles?
• ¿Qué tienes que hacer para
mejorar tu dicción?

80

Muchá, hagamos teatro

Improvisación
Félix y Villalba (2012: 6) definen la improvisación como “la capacidad de dar respuesta
ante el desarrollo de una situación teatral inesperada y, por consiguiente, la habilidad
de encontrar, de forma creativa, la respuesta para una escena”. A través de esta
técnica, los actores cuentan historias que se producen en el instante mismo de la
ejecución de la obra; de esta forma, al mismo tiempo que actúan, se convierten en
dramaturgos y directores.
Aunque es un tradicional ejercicio de formación en las artes escénicas, en ocasiones
también se utiliza para la presentación de piezas únicas y auténticas en las que los
actores, bailarines, músicos, artistas del performance, etc., se aventuran a expresar lo
que surge en el momento de pararse en el escenario.
Dentro de los movimientos teatrales, uno de los principales beneficiarios de la
improvisación es el teatro del oprimido, en el que los actores construyen la escena
a partir de su propia realidad y, en su búsqueda de soluciones a una problemática
social, involucran a un público (espect-actores) que, de manera espontanea, intenta
resolver una situación que los incomoda.
“Para improvisar, lo más importante que podemos hacer es escuchar a las otras
personas que actúan con nosotras. Si no escuchamos será difícil entrar en el juego
de la escena y esta no fluirá”, dice López (2015: 19) en Un camino llamado teatro. Si
perdemos la atención de nuestro interlocutor en escena, muy difícilmente podremos
reaccionar de manera coherente para contestar, contradecir o complementar lo que
dice.
La improvisación es una práctica valiosa para estimular en los jóvenes la creatividad,
favorece la agilidad de pensamiento y fortalece las habilidades de expresión corporal.
Asimismo, contribuye con el autoconocimiento, porque nos expone a emociones y
reacciones no planificadas.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

81

1

Ejercicio

El muñeco y el ventrílocuo
Objetivos:

• Desarrollar la creatividad.
• Explorar formas de reaccionar.
• Aprender a utilizar efectivamente el tiempo en escena.
• Se forman parejas. Uno de ellos tiene el rol del muñeco y el otro de ventrílocuo.
Quien represente al muñeco debe recordar que su personaje tiene una expresión
facial constante; sus movimientos se limitan, casi únicamente, a abrir y cerrar la
boca, mover la cabeza de un lado a otro y, en algunos casos, subir y bajar las cejas.
También es importante tener en cuenta que el muñeco es normalmente inteligente,
vivaz, sarcástico y propenso a revelar detalles íntimos de la
vida del ventrílocuo.

La pareja debe escoger nombres para
ambos personajes y utilizarlos durante
la escena para que el público se
familiarice con ellos.
• Después de un breve
saludo entre los personajes, el
ventrílocuo inicia con una frase
asignada por el facilitador,
el muñeco reacciona y, de
ahí en adelante, todo será
improvisación. Se puede iniciar
con cualquier frase, como por
ejemplo:

82

Muchá, hagamos teatro

- Vengo de casa de mi madre…
- Ayer me caí de la bicicleta…
- Cuando llueve, como hoy, recuerdo a
mi primer amor…
- Las cosas en la escuela se están
complicando…
• La escena no dura más de 3 minutos.
• Idealmente, se hace un cambio de roles para que todos experimenten las dos
experiencias.

Materiales
• Frases preparadas para el
inicio

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Qué fue más difícil ser el
muñeco o el ventrílocuo? ¿Por
qué?
• ¿Qué actitudes te gustaron y
cuáles no de los personajes?
• ¿Qué aprendiste?
• ¿Qué necesitas para
mejorar tus habilidades de
improvisación?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

83

2

Ejercicio

Personajes de mundos distintos se encuentran
Objetivos:

• Desarrollar la creatividad.
• Fortalecer la capacidad de respuesta en situaciones
inusitadas y singulares.
• Desarrollar competencias para construcción de personajes
teatrales.

• Se forman grupos de cuatro personas.
• Con anticipación se ha preparado un listado
de lugares y/o épocas (reales o ficticias)
que no coinciden entre sí y, por sorteo, se
asigna uno a cada grupo.
Algunos ejemplos pueden ser:
- El Período Clásico de la
civilización Maya
- La Revolución Francesa
- Colegio Hogwarts en el año 2000
- El Olimpo
- China durante la construcción de
la muralla
• El grupo tiene un día para investigar sobre
la época y lugar que les tocó. En ese lapso
cada participante prepara un personaje con las
características que podría tener un individuo de
dicho contexto.

84

Muchá, hagamos teatro

• Cuando el tiempo de preparación de los personajes ha concluido, el facilitador pide
a dos de los grupos que entren a escena y coloca una situación inicial cualquiera,
a partir de la cual pueden empezar a improvisar. Ambos grupos se encuentran en
la Guatemala del presente, confundidos porque no saben cómo llegaron aquí y,
sorprendentemente, todos hablan castellano.
• Todos los grupos deben tener la oportunidad de realizar el ejercicio.

Materiales
• Listado de lugares y épocas
• Biblioteca cercana o
computadora con internet
para investigar

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Qué te pareció el ejercicio?
• ¿Qué competencias
desarrollaste?
• ¿Qué aprendiste?
• ¿Qué necesitas para
mejorar tus habilidades de
improvisación?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

85

Jóvenes creadores de la escena teatral

Construcción colectiva

La adolescencia y juventud son épocas de la vida en que los seres humanos dedican
mucho tiempo y energía a soñar despiertos. El juego dramático ofrece la oportunidad
de desarrollar las ideas de estos sueños y llevarlas de forma creativa a un escenario.
En este juego, la creación colectiva tiene un rol importante, pues contribuye a fortalecer
la identidad y autonomía individual y del grupo, ya que en el proceso se escucha los
intereses de todos y se aprende a aceptar y valorar las propuestas de cada uno.
Trozzo, Vigianni y Sampedro (2003) advierten que la expresión creación colectiva suele
utilizarse de manera ambigua en la pedagogía teatral y que existen cuatro casos
distintos de procesos dramatúrgicos de construcción colectiva:

Texto adaptado
Se llama de esta forma al texto ya existente que por razones de contextualización,
síntesis, actualización, etc., es modificado por el grupo que lo representará. Cuando
se trata de construcción colectiva, la adaptación supone un proceso en el que todos
aportan y ajustan el texto original, hasta que concuerde con las exigencias de la
mayoría.

Improvisación
Como ya se ha mencionado anteriormente, surge espontáneamente durante la escena
y, habitualmente, no queda un registro escrito de esta.

86

Muchá, hagamos teatro

Texto de autor de proceso dramatúrgico colaborativo
Es el producto de los aportes de un grupo, cuyos miembros han determinado
situaciones dramáticas y acciones escénicas, pero han delegado a una sola persona
la responsabilidad del texto escrito y es ella quien define la línea estética y literaria
del guión.

Creación colectiva
Desde que se escoge el tema, todos los miembros del grupo se involucran. Entre
todos se va armando la trama conforme los intereses de la colectividad. Existen dos
ramas en este tipo de construcción dramática: una que tiene fines de entretenimiento,
únicamente, y otra que está sustentada en los métodos del teatro del oprimido.
La riqueza de los procesos de construcción colectiva radica en que sus frutos son
producto de la comunicación abierta, participación, reflexión, análisis de valores,
sentido de corresponsabilidad, aceptación y respeto por las ideas del otro.
Los ejercicios que a continuación se sugieren están basados en las dos técnicas más
utilizadas del teatro del oprimido. Buscan que los estudiantes analicen situaciones
que los incomodan y exploren soluciones, para que desarrollen un pensamiento crítico
y, desde una participación muy puntual, ejerciten su ciudadanía.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

87

1

Ejercicio

Escultores
Objetivo:

Desarrollar la creatividad, sobre todo en lo relativo a la
búsqueda de soluciones a una problemática de interés del
grupo y asumir una postura de compromiso ante dicha
situación.
• El grupo se divide en dos: esculturas y escultores.
• Se solicita a los actores que se pongan de acuerdo para representar una problemática
que les preocupe, ya sea del centro educativo o de sus familias. Después de elegir
el tema, tienen unos minutos para construir una escena estática, en la que los
personajes son esculturas que están atrapadas en una situación. Los gestos de las
esculturas deben ser lo suficientemente elocuentes para que se comprenda cuál es
el conflicto entre los personajes.
• Los actores se colocan en escena y los escultores ven y analizan la imagen por
algunos minutos.

88

Muchá, hagamos teatro

• El grupo de escultores conversa sobre lo que piensan que ocurre en la escena y le
dan un nombre a la pieza teatral.
• Posteriormente, por sorteo, uno o dos de los escultores intervienen en la escena y
modifican las esculturas para darle solución al problema que se observa y transformar
la acción. La reconstrucción de las esculturas implica realizar modificaciones
faciales y corporales, sin utilizar el lenguaje verbal.
• Concluida la tarea, los escultores se acercan a su grupo para ver si están de acuerdo
con las modificaciones y si estas representan el sentir de la colectividad. Si no es
así, otros escultores pasan a escena a modificar las esculturas, hasta que todos
queden satisfechos.

En una próxima ocasión, quienes fueron esculturas son escultores y viceversa.

Materiales
• Nada distinto al cuerpo
de cada participante

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Crees que se logró una
solución aceptada por todos?
¿Por qué?
• ¿Qué cosas te gustaron y
cuáles no?
• ¿Qué otras soluciones se pudo
haber dado a la situación?
• ¿Qué aprendiste?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

89

2

Ejercicio

Involucrando a la comunidad…
Objetivos:

• Volcar la atención del grupo a los problemas comunitarios y
provocar que se involucre en la búsqueda de soluciones.
• Desarrollar algunas competencias de producción teatral.

La actividad puede realizarse en el aula únicamente, pero es ideal que se haga un
esfuerzo por involucrar a padres y madres de familia, directores y otros docentes,
para que se establezca un diálogo intergeneracional que permita que los jóvenes
empiecen a tomar parte en la discusión comunitaria.
• El grupo define alguna situación comunitaria que les afecte y que sea necesario
resolver. Aunque el facilitador haya identificado algunos tópicos de interés
colectivo, es mejor que no haga sugerencias, para no sesgar la decisión del grupo,
ni tampoco cerrar la posibilidad de que surjan temas poco ventilados socialmente
(tabús).
• Cuando ya existe un tema definido se inicia la producción del guión. Este texto
tiene un inicio y un nudo, pero no un desenlace, pues la idea es involucrar al
público en la solución de la problemática y, entre todos, dar un cierre a la pieza
teatral.
• Aunque al terminar el guión los actores se encuentren con una obra inconclusa,
el ensayo es indispensable para darle credibilidad a los personajes que inician la
obra.
• Probablemente el guión no ofrezca la oportunidad a todos los miembros del grupo
de participar como actores y quizá haya varios a los que no les interese exhibirse
en una puesta en escena fuera del aula. Es por ello necesario que cada uno escoja
un rol en el que se sienta cómodo y desde el cual aporte al trabajo colectivo,
como por ejemplo: dirigir la obra; asegurar que todos tengan el vestuario que
necesitan; gestionar el uso del espacio en el que se presentarán; conseguir la
escenografía; convocar a padres, madres, docentes, estudiantes y demás miembros
de la comunidad educativa; moderar la discusión; etc.

90

Muchá, hagamos teatro

• Por cuestión de costos, y para desarrollar la creatividad, se recomienda que la
escenografía y vestuarios se manufacturen con materiales reciclados y/o se consigan
entre familiares y amigos.
• La presentación se inicia como una obra escolar normal, pero en el momento más
álgido, los actores se “petrifican” y permanecen quietos mientras un moderador
pregunta a los espect-actores cómo se puede resolver la situación y los invita a
sustituir al personaje a través del cuál se puede solucionar el problema. Con la
inclusión del nuevo elemento, quienes están en escena van improvisando según las
características de su personaje. Si de esa manera no se resuelve la situación, se
continúa sustituyendo actores, hasta que, aprovechando los aportes del público, se
llega a una solución aceptada por la mayoría.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

91

Materiales
• Espacio para la presentación
• Sillas
• Escenografía
• Vestuario

92

Muchá, hagamos teatro

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Crees que se logró una
solución aceptada por todos?
¿Por qué?
• ¿Qué te pareció la forma de
reaccionar de los
espect-actores?
• ¿Qué cosas te gustaron y
cuáles no?
• ¿Qué otras soluciones
se pudo haber dado a la
situación?
• ¿Qué aprendiste?

Jóvenes moderadores de la discusión
Cuando se utiliza el teatro como herramienta de diálogo, existe un
personaje que juega un rol sumamente valioso para que se logren los
objetivos de la práctica: el moderador de la discusión.
En los centros educativos, lo ideal es que sean los estudiantes quienes
se hagan cargo de la moderación. Aunque muchas veces se piense que
es un rol que debe jugar el docente, si lo que se busca es que los
jóvenes se apropien de los procesos de diálogo y tengan un papel activo,
es necesario que sean ellos quienes moderen. Por otra parte, les permite
desarrollar competencias de comunicación necesarias para cualquier
ámbito laboral en el que se vayan a desempeñar en el futuro.
La función de un moderador no se limita únicamente a otorgar la
palabra a los participantes o permitirles que entren a escena en el
momento necesario; implica creer en el potencial del grupo para ofrecer
alternativas útiles a la problemática planteada y respetar las opiniones
de cada uno de los involucrados. Aunque es un papel que ofrece mucha
visibilidad a quien lo ejerce, no debe entenderse como protagónico,
pues de su sobrio y efectivo desempeño, dependerá, en gran medida, la
participación del público. Más que un buen orador, un buen moderador es
aquel que es capaz de escuchar y catalizar las intervenciones del grupo
para lograr construir, entre todos, un aprendizaje significativo.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

93

Principales funciones de un moderador
del diálogo en el ejercicio teatral
Anima la participación y hace preguntas efectivas
Dependiendo del contexto, los grupos serán más o menos participativos.
Para involucrar a la audiencia, muchas veces no basta con hacer la clásica pregunta
¿Qué piensan de lo que acabamos de presenciar? Por ello, como moderadores debemos
estar preparados para desarrollar preguntas que permitan a los participantes ver con
claridad la conexión entre la escena presentada y sus propias vidas.
En discusiones de esta índole, una pregunta efectiva es la que: i) está planteada a
partir de una situación concreta; ii) estimula el pensamiento crítico; iii) apela a los
sentimientos y valores; iv) es lo suficientemente abierta para ofrecer varias alternativas
de respuesta; v) provoca en los participantes el deseo de buscar soluciones.

Ejemplos
• ¿Qué opciones tiene el personaje para resolver la situación?
• ¿Con qué obstáculos se encuentra el personaje para
solucionar el problema?
• ¿De qué forma podrían intervenir otros personajes?
• ¿Cómo afecta esa problemática particular a la comunidad
en general?
• ¿Quiénes son los responsables de dar solución al problema?

94

Muchá, hagamos teatro

Propicia un clima de confianza
Para que exista un involucramiento real de los participantes, cuando jugamos el rol
de moderadores, es indispensable tratar con cordialidad y respeto a la audiencia. Si
todos se sienten aceptados y son escuchados, sin críticas, se establecerá un clima
empático que nos permitirá desarrollar sinergias para hallar soluciones creativas a
las situaciones que se presentan en las piezas teatrales.

Respeta los acuerdos del grupo
Valorar y respetar las opiniones de cada participante es condición para que el ejercicio
de diálogo tenga como consecuencia un aprendizaje colectivo. En ocasiones los
moderadores están en desacuerdo con lo que expresa algún participante, sin embargo,
no es razón para impedirle que se exprese, ni para contradecirlo. Otras veces el
grupo ha convenido una determinada intervención y, con base en su experiencia,
al moderador no le parece la mejor manera de resolver el asunto; sin embargo, su
función no es decirles cómo mejorar una situación, sino provocar dudas para que ellos
encuentren la salida más oportuna y conveniente para todos.
Los ejercicios que a continuación se presentan pretenden que los estudiantes descubran
algunas barreras que impiden la comunicación, y que dificultan el rol del moderador.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

95

1

Ejercicio

¿Me oyes o me escuchas?
Objetivo:

Tomar consciencia de la existencia de distintos niveles de
atención y comprender la importancia de la escucha activa
para el desarrollo de competencias de moderación.

• Antes de comenzar, es necesario haber preparado instrucciones para tres tipos de
pareja:

Pareja
No.
1

2

3

96

Instrucciones para el emisor
del mensaje

Instrucciones para quien
escucha

Cuenta a tu compañero qué Mientras oyes a tu compañero, haz
hiciste el fin de semana.
una lista de lo que necesitarías
para organizar una fiesta para 30
personas.
Cuenta a tu compañero la
historia del primer día que
llegaste al establecimiento
educativo en el que estudias.

Mientras escuchas a tu compañero,
trata de recordar cómo fue
el primer día que llegaste al
establecimiento educativo en el
que estudias.

Cuenta a tu compañero un Mientras escuchas a tu compañero,
problema (real o ficticio) que piensa en soluciones para el
problema que te está contando.
necesites resolver.
Trata de hacer preguntas que te
ayuden a comprender mejor la
situación.

Muchá, hagamos teatro

• Se forman parejas y se les entregan las instrucciones. Para que el ejercicio sea
efectivo, se les pide que no comenten lo que sus instrucciones dicen y que hagan
únicamente lo que ahí figura.
• Durante 10 o 15 minutos, los jóvenes realizan lo que se les pide en las instrucciones.
• El facilitador le cuenta al grupo sobre las diferencias existentes en las instrucciones
que entregó y se abre la discusión. Al final, entre todos, se construye un listado de
características que definen a un moderador que escucha atenta y activamente a sus
interlocutores.

Materiales
• Copias de las instrucciones

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• Para los emisores: ¿Tu
compañero realmente te
escuchaba? ¿Qué te hizo
darte cuenta de eso?
• Para quienes escuchaban:
¿Lograste prestar una
atención real a tu
compañero? ¿Por qué?
• Para todos: ¿Cómo te sentiste
con el rol que te tocó jugar?
¿Por qué?
• ¿Qué crees que se requiere
para lograr una escucha
activa?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

97

2

Ejercicio

¿Qué dicen los gestos del moderador?
Objetivos:

• Descubrir gestos que revelan interés o desinterés.
• Tomar consciencia de algunos movimientos corporales
que pueden generar desconfianza y poca empatía hacia el
moderador.

• Previo a la discusión sobre un tema de interés del grupo, se solicita 5 voluntarios
para ser moderadores.
• A solas, se les pide a los voluntarios que, a la vez que moderan el diálogo,
repetidamente, pero sin ser demasiado obvios, asuman uno de los gestos que se
describen a continuación:

Gesto
Serio con los bazos cruzados
a la altura del pecho
Viendo hacia abajo mientras
se escucha a los que toman
la palabra
Ver el reloj
Sentarse con las manos
agarrando la cabeza por
detrás
Inclinarse y asentir con la
cabeza

¿Qué refleja?
Actitud defensiva
No darle credibilidad a lo
que se escucha
Impaciencia
Superioridad

Escucha atenta

• Sentados en un círculo, los miembros del grupo definen un tema sobre el cual
quieren conversar y se inicia una discusión.

98

Muchá, hagamos teatro

• Por turnos, los moderadores dirigirán la discusión durante 5 minutos cada uno.
Los demás participantes no deben conocer el pedido especial que les ha hecho el
facilitador.
• Al concluir se hablará sobre las actitudes de los moderadores y lo que provocan en
el grupo.

Materiales
• Sillas para sentarse
en círculo

Preguntas generadoras para el
cierre del ejercicio
• ¿Qué moderador te gustó
más? ¿Por qué?
• ¿Qué actitudes te molestaron
de los moderadores? ¿Por
qué?
• ¿Qué gestos denotan poca
atención?
• ¿Qué otros gestos pueden
reflejar impaciencia?
• ¿Qué otros gestos demuestran
incredulidad?
• Como moderadores ¿Qué
debemos hacer para generar
confianza?

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

99

PARA FINALIZAR...
A través de las experiencias descritas y las actividades planteadas,
Muchá, hagamos teatro pretende convertirse en una motivación para
que docentes y estudiantes hagan uso del teatro como un recurso
expresivo e integrador que, de forma lúdica, contribuya con que los
jóvenes se visualicen como ciudadanos activos, que alzan su voz y
diseñan propuestas de transformación comunitaria, al mismo tiempo
que consolidan su confianza en sí mismos y en el grupo al que
pertenecen.
Las pautas que propone el último capítulo son únicamente un pequeño
muestrario dentro de un sinnúmero de ejercicios que pueden utilizar
para fortalecer la participación de los estudiantes, desarrollar
su creatividad para resolver problemas sociales y afianzar sus
competencias comunicacionales. De ahí que los exhortemos a revisar
las referencias citadas y a investigar en otras fuentes que les permitan
enriquecer los contenidos aquí abordados.
Al concluir este documento, no nos queda más que invitarlos a pensar
en el teatro como una herramienta pedagógica más, pero no una
cualquiera, sino una que augura el aprendizaje significativo, pues se
basa en las experiencias y saberes de cada estudiante, el respeto al
compañero en toda su dimensión humana y la construcción colectiva
de objetivos comunes.

100

Muchá, hagamos teatro

Fuentes de
información
Referencias
Boal, A. 1998. Teatro del oprimido, Ejercicios para actores y no actores.
Edición ampliada y revisada. Barcelona: Alba.
Boal, A. 1978. Teatro del oprimido 2, Ejercicios para actores y no actores.
Paris: Maspero.
De la Torre, S. 2004. Aprender de los errores. El tratamiento didáctico de los
errores como estrategias innovadoras. Buenos Aires: Editorial Magisterio del
Río de la Plata.
EDUVIDA. 2013. Folleto informativo del Programa EDUVIDA. Guatemala: GIZ.
Fuentes, M. 2012. Informe de la obra Nuestra Natacha y foros generados a
partir de la presentación (ms). Guatemala: EDUVIDA.
Guatemala. Ministerio de Educación. 2009. Currículum Nacional Base, Nivel
Medio, Ciclo Básico, Área de Ciencias Sociales y Formación Ciudadana, Primer
Grado Básico. Guatemala: MINEDUC.

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

101

Guatemala. Ministerio de Educación. 2009. Currículum Nacional Base, Nivel
Medio, Ciclo Básico, Área de Expresión Artística, Subárea de Teatro, Primer
Grado Básico. Guatemala: MINEDUC.
Guatemala. Ministerio de Educación. s/f. Currículum Nacional Base, Nivel
Medio, Ciclo Básico, Área de Expresión Artística, Subárea de Teatro, Segundo
Grado Básico. Guatemala: MINEDUC.
García-Huidobro, V. 1996. Manual de pedagogía teatral. Santiago de Chile:
Los Andes.
Graduandos ENAD. 2014. Planificación de talleres (ms). Guatemala: ENAD,
EDUVIDA.
López, M. 2012. Informe de taller (ms). Guatemala: Artistas Trabajando, PACE.
López, M. 2015. Un camino llamado teatro. Artistas Trabajando, UNAMG.
Guatemala: Embajada Británica.
López, M; Jacobo, A; Bac, J. 2014. Informes de taller (ms). Guatemala: Artistas
Trabajando, EDUVIDA.
Pineda, L. 2011. Informe de taller (ms). Guatemala: Andamio Teatro Raro,
PACE.
Pineda, L. 2011. Planificación de taller sobre procesos creativos en la
enseñanza y aprendizaje (ms). Guatemala: PACE.
Robbins, A. 1986. Poder sin límites. New York: Simon & Schuster.
Sainz, F. 1969. Alejandro Casona, Obras Completas, Tomo I, Prólogo. Madrid:
Aguilar.
Trozzo, E; Vigianni, S; Sampedro, L. 2003. Dramaturgia y escuela II, Obras
teatrales por, para y con adolescentes. Cuyo: Instituto Nacional de Teatro.

102

Muchá, hagamos teatro

Recursos de la web
Benítez, Luis. s/f. Teatro del oprimido y teatro foro en la educación y
construcción de culturas de paz. Recuperado el 16.10.15 de: http://www.
otraescuela.org/documentos/teatro_del_oprimido_y_teatro_foro_en_edupaz.
pdf
Crespillo, E. 2010. El juego como actividad de enseñanza- aprendizaje,
Estudios pedagógicos. Gibralfaro. Recuperado el 15.10.15 de:
http://www.gibralfaro.uma.es/educacion/pag_1663.htm
Cohen, P. s/f. De la vulnerabilidad al Teatro del Oprimido: El caso de las
mujeres de Fuerza Colectiva. Recuperado el 02.11.15 de:
http://www.idaes.edu.ar/pdf_papeles/Cohen.pdf
Jodorowsky, A. 2001. La catarsis del pánico. Madrid: Revista El Cultural.
Recuperado el 3.11.2015 de:
http://www.elcultural.com/revista/teatro/La-catarsis-del-Panico/1535
Motos, T; Díaz, R. 2005. Teatro imagen: una estrategia para la creatividad
social. Revista Recre@rte, No.3. Versión digital. Recuperado el 19.10.15 de:
http://www.iacat.com/revista/recrearte/recrearte03/Motos/teatro_imagen.
htm
Félix, V; Villalba, D. 2012. Teatro y adolescencia, Integración del adolescente
a través del arte teatral. Recuperado 09.10.15 de:
http://www.codajic.org/sites/www.codajic.org/files/Teatro%20y%20
Adolescencia.pdf

Metodología del Teatro-Foro (Augusto Boal): Una herramienta poderosa para
construir la participación popular. Recuperado 19.10.15 de:
https://escuelapopularcineytv.wordpress.com/2012/06/23/metodologia-delteatro-foro-augusto-boal-una-herramienta-poderosa-para-construir-laparticipacion-popular/

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

103

Entrevistas
Liliana Aldana, Asesora de Gestión Institucional de EDUVIDA en Alta Verapaz.
Sofía Bol Tiul, Madre de familia del Instituto Experimental de Carchá.
Mercedes Fuentes, Directora de teatro y gestora cultural. Directora y productora
de la obra Nuestra Natacha para la estrategia de teatro como herramienta de
participación ciudadana, impulsada por EDUVIDA en 2014.
Kevin Funes, Actor. Facilitador de los talleres de teatro impartidos a centros
educativos de Alta Verapaz, Quiché y Chiquimula, producto de la coordinación
ENAD – EDUVIDA en 2014.
Glenda Gálvez, Maestra de cocina, Instituto Experimental de Carchá, Alta
Verapaz. Codirectora del Grupo de teatro M&M.
Karol Ical, Maestra de inglés, Instituto Experimental de Carchá, Alta Verapaz.
Codirectora del Grupo de teatro M&M.
Alejandra Herrera, Actriz. Facilitadora de los talleres de teatro impartidos
a centros educativos de Alta Verapaz, Quiché y Chiquimula, producto de la
coordinación ENAD – EDUVIDA en 2014.
Ana Jacobo, Actriz y facilitadora de Artistas Trabajando. Facilitadora de los
talleres de teatro impartidos en los seminarios de formación a docentes,
producto de la coordinación de STEG–ANM y EDUVIDA de 2012 a 2014.
Claudia López, Madre de familia del Instituto Experimental de Carchá.
Margarita López, Directora de Artistas Trabajando. Facilitadora de los talleres
de teatro impartidos en los seminarios de formación a docentes, producto de
la coordinación de STEG-ANM y EDUVIDA de 2012 a 2015.

104

Muchá, hagamos teatro

Héctor Mejía, Informático y actor. Coordinador de contenidos, agenda y
logística de los talleres de teatro impartidos en los seminarios de formación
a docentes, producto de la coordinación de STEG-ANM y EDUVIDA de 2012 a
2014.
Fredy Xocop, Asesor de Gestión Institucional y Pedagógica de EDUVIDA en
Chiquimula.

Grupo focal
Grupo de teatro M & M
Instituto Experimental de Carchá

Primera generación
Daniel Barrientos
Paula Chamalé
Víctor Chamalé
Willy Coc
Engerbert Sagui
Crista Sam
Floyd Stolinwsky
Lesly Teyul
Corazón Tux

Segunda Generación
Ángel Caal
Lilian Caal
Yoselyn Cac
Reyna Castro
Lester Catún
César Choc
Nancy Chocoj
Roxana de la Cruz
Bella García
Eugenia García
Dulce Guzmán

Daniel Hub
Ennio Lima
Litzy Mendoza
Leymi Morán
Emely Pacay
Karen Pop
Reyna Portillo
Hilary Ramos
Martín Roulet
Mariana Tot
Marlon Tziboy

El arte dramático como herramienta para la formación ciudadana

105

ISBN 978-9929-729-00-1

9 789929 729001

Utiliza el lector QR para
compartir este documento en
formato digital

Con este código puedes descargar un vídeo
que refleja la aplicación de buenas
prácticas de esta herramienta

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful