Está en la página 1de 20

Tabla de contenido

1. Definición
2. Historia
3. Magnitudes
3.1. Flujo luminoso
3.2. La eficacia luminosa
3.3. La iluminancia
3.4. La intensidad luminosa
3.5. Luminancia
3.5. Formulas

4. Lámparas
4.1. Lámparas en general
4.1.1. Índice de lámparas
4.1.2. Denominaciones de lámparas
4.1.2.1. Abreviaturas
4.1.2.2. Código de letras
4.2. Proyectores térmicos
4.2.1. Lámparas estándar
4.2.1.1 Características físicas
4.2.1.2 Modelos
4.2.2 Lámparas R y lámparas PAR
4.2.2.1 Características físicas
4.2.2.2 Modelos
4.2.3. Lámparas halógenas.
4.2.3.1 Características físicas
4.2.3.2 Modelos
4.2.4. Lámparas halógenas reflectoras
4.2.4.1 Características físicas
4.2.4.2 Modelos
4.3. Lámparas de descarga
4.3.1. Lámparas fluorescentes
4.3.1.1. Características técnicas
4.3.1.2. Características físicas
4.3.1.3. Modelos
4.3.2. Lámparas fluorescentes compactas
4.3.2.1. Características físicas
4.3.2.2. Modelos
4.3.3. Lámparas halogenuros metálicas
4.3.3.1. Características físicas
4.3.3.2. Modelos
4.3.4. Las lámparas de vapor de sodio de alta presión
4.3.4.1. Características físicas
4.3.4.2. Modelos
4.4. Proyector electroluminiscente
4.4.1 LED
4.4.1.1 Características Físicas
4.4.1.2 Modelos
Luminotecnia

1. Definición

La luminotecnia es la ciencia que estudia las distintas formas de producción de


luz, así como su control y aplicación.

2. Historia

Los primeros experimentos de iluminación eléctrica fueron realizados por el


químico británico sir Humphry Davy, quien fabricó arcos eléctricos y provocó la
incandescencia de un fino hilo de platino en el aire al hacer pasar una corriente
a través de él. Aproximadamente a partir de 1840 fueron patentadas varias
lámparas incandescentes, aunque ninguna tuvo éxito comercial hasta que el
inventor estadounidense Thomas Alva Edison lanzara su lámpara de filamento
de carbono en 1879. Durante el mismo periodo fueron presentadas varias
lámparas de arco. La primera de uso práctico se instaló en un faro de
Dungeness, Inglaterra, en 1862. El pionero estadounidense de la ingeniería
eléctrica, Charles Francis Brush, produjo la primera lámpara de arco que se
comercializó en 1878. En 1907 los filamentos de carbono fueron sustituidos por
filamentos de volframio, y en 1913 se desarrollaron las lámparas
incandescentes rellenas de gas. La lámpara fluorescente se fabricó en 1938.

3. Magnitudes:

3.1. Flujo luminoso.

Es la magnitud que mide la potencia o caudal de energía de la radiación


luminosa y se puede definir de la siguiente manera:
Flujo luminoso es la cantidad total de luz radiada o emitida por una fuente
durante un segundo y que produce sensación luminosa en el ojo humano.

f = Flujo luminoso en Lúmenes.


Q = Cantidad de luz emitida en Lúmenes x seg.
t = Tiempo en segundos.

El Lumen como unidad de potencia corresponde a 1/680 W emitidos a la


longitud de onda de 550 m.
3.2. La eficacia luminosa.

Describe el rendimiento de una lámpara.


Se expresa mediante la relación del flujo luminoso entregado, en lumen, y la
potencia consumida, en vatios.
El valor teórico máximo alcanzable con una conversión total de la energía a
555 nm sería 683 lm/W.
Las eficacias luminosas realmente alcanzables varían en función del manantial
de luz, pero quedan siempre por debajo de este valor ideal.

3.3. La iluminancia.

Es un índice representativo de la densidad del flujo luminoso sobre una


superficie. Se define como la relación entre el flujo luminoso que incide sobre
una superficie y el tamaño de esta superficie. A su vez la iluminancia no se
encuentra vinculada a una superficie real, puede ser determinada en cualquier
lugar del espacio. La iluminancia se puede deducir de la intensidad luminosa.
Al mismo tiempo disminuye la iluminancia con el cuadrado de la distancia de la
fuente de luz (ley de la inversa del cuadrado de la distancia).
3.4. La intensidad luminosa.

Una fuente de luz ideal, puntual, irradia su flujo luminoso uniformemente en


todas las direcciones del espacio, su intensidad luminosa es igual en todas las
direcciones. Pero en la práctica se da siempre una distribución espacial
irregular del flujo luminoso, que se debe en parte a la construcción de los
manantiales de luz, y en parte a la dirección impartida a la luz de la luminaria.
La candela, como unidad de la intensidad luminosa, es la unidad básica de la
luminotecnia. De la misma se derivan todas las demás magnitudes propias de
esta tecnología.

3.5. Luminancia.
Mientras que la iluminancia nos describe la potencia luminosa que incide en
una superficie, vemos que la luminancia nos describe la luz que procede de
esa misma superficie.
A su vez dicha luz puede ser procedente de la superficie misma (p.ej. en el
caso de la luminancia de lámparas y luminarias).
También vemos que la luminancia se encuentra definida como la relación entre
la intensidad luminosa y la superficie proyectada sobre el plano
perpendicularmente a la dirección de irradiación.
Pero es posible que la luz sea reflejada o transmitida por la superficie.
En el caso de materiales que reflejan en forma dispersa (mateados) y que
transmiten en forma dispersa (turbios), es posible averiguar la luminancia a
base de la iluminancia y el grado de reflexión (reflectancia) o transmisión
(transmitancia).
La luminosidad está en relación con la luminancia; no obstante, la impresión
verdadera de luminosidad está bajo la influencia del estado de adaptación del
ojo, del contraste circundante y del contenido de información de la superficie a
la vista.
3.5. Formulas.

4. Lámparas

Para iluminar espacios carentes de luz es necesaria la presencia de fuentes de


luz artificiales, las lámparas, y aparatos que sirvan de soporte y distribuyan
adecuadamente la luz, las luminarias. De esta forma es posible vencer las
limitaciones que la naturaleza impone a las actividades humanas.

4.1. Lámparas en general

Las fuentes de luz eléctricas pueden dividirse en grupos que se diferencian por
el proceso utilizado para convertir la energía eléctrica en luz. Uno de estos
grupos está formado por los proyectores térmicos que abarcan las lámparas
incandescentes y lámparas halógenas incandescentes. El segundo grupo está
constituido por las lámparas de descarga; éste abarca un amplio abanico de
fuentes de luz, p. ej. Todas las formas de lámparas fluorescentes, lámparas de
descarga de vapor de sodio así como lámparas de halogenuros metálicos. El
tercer grupo está formado por proyectores de semiconductor con los LED.
4.1.1. Índice de lámparas
4.1.2. Denominaciones de lámparas

4.1.2.1. Abreviaturas

Abreviaturas utilizadas para las lámparas en esta obra. Las letras entre
paréntesis no son utilizadas en la práctica, de modo que las abreviaturas
resultan estar a la derecha.
Las abreviaturas para caracterizar ciertas ejecuciones están separadas
mediante un guión.
4.1.2.2. Código de letras

La 1ª letra caracteriza el tipo de producción de la luz.

La 2ª letra caracteriza el material del bulbo en el caso de las lámparas


incandescentes, o el gas en el de las lámparas de descarga.

La 3ª letra o combinación de letras caracteriza la forma del bulbo.

4.2. Proyectores térmicos.

Los proyectores térmicos producen la luz mediante un filamento metálico


incandescente en espiral. Aumentando la temperatura, se produce un
desplazamiento del espectro de la luz, del rojo vivo del filamento a una luz de
color blanco cálido. Las propiedades son una temperatura de color baja, así
como una excelente reproducción cromática y brillantez como fuente de luz
puntual.

4.2.1. Lámparas estándar.

4.2.1.1 Características físicas


Lo característico de una lámpara estándar consiste en su
temperatura de color baja. La misma se considera ser
cálida. El espectro continuo de la lámpara incandescente
resulta en una reproducción cromática excelente. Como
fuente de luz puntual con una luminancia elevada, produce
brillantez. Las lámparas incandescentes admiten ser
reguladas sin problema alguno. No necesitan sistemas electrónicos adicionales
para su funcionamiento. Las desventajas de la lámpara incandescente son su
poca eficacia luminosa y una duración de vida nominal relativamente corta.
La lámpara estándar es un proyector térmico. La corriente eléctrica hace que
un filamento metálico se ponga incandescente. De la energía radiante se puede
ver una parte como luz. Si se está regulando, el espectro luminoso se va
desplazando, a causa de la disminución de la temperatura, hacia el margen de
las longitudes de onda más largas – el color blanco cálido la luz de la lámpara
incandescente cambia hacia el rojo vivo del filamento. La irradiación máxima
está situada en el margen infrarrojo. En comparación con la parte visible se
produce mucha irradiación de calor, y por otro lado muy pocos rayos
ultravioletas. El espectro continuo de la lámpara incandescente resulta en una
reproducción cromática excelente.

4.2.1.2 Modelos

Son muchas las formas que tienen las lámparas


incandescentes que se pueden adquirir en calidad
de lámparas estándar (A), sus bulbos pueden ser
claros, mates u opalinos. La luz es radiada en toda
dirección.

4.2.2 Lámparas R y lámparas PAR

4.2.2.1Características físicas
Lo característico de las lámparas reflectoras y
reflectoras parabólicas consiste en su temperatura
de color baja. La misma se considera ser cálida. El
espectro continuo de la lámpara incandescente
resulta en una reproducción cromática excelente.
Como fuente de luz puntual con una luminancia
elevada, produce brillantez. Las lámparas
incandescentes admiten ser reguladas sin
problema alguno. No necesitan sistemas electrónicos adicionales para su
funcionamiento. Las desventajas de la lámpara incandescente son su poca
eficacia luminosa y una duración de vida nominal relativamente corta.

La lámpara incandescente es un proyector térmico. La corriente eléctrica hace


que un filamento metálico se ponga incandescente. De la energía radiante se
puede ver una parte como luz. Si se está regulando, el espectro luminoso se va
desplazando, a causa de la disminución de la temperatura, hacia el margen de
las longitudes de onda más largas – el color blanco cálido la luz de la lámpara
incandescente cambia hacia el rojo vivo del filamento. La irradiación máxima
está situada en el margen infrarrojo. En comparación con la parte visible se
produce mucha irradiación de calor, y por otro lado muy pocos rayos
ultravioletas. El espectro continuo de la lámpara incandescente resulta en una
reproducción cromática excelente.
4.2.2.2 Modelos
Izquierda: Lámpara reflectora con bulbo de vidrio
dulce y reflector elipsoidal con capacidad
concentradora mediana. Derecha: Lámpara
reflectora con bulbo de vidrio comprimido y
potente reflector parabólico.

Las lámparas reflectoras (R) están sopladas de vidrio dulce, dirigiendo la luz
gracias a su forma y un azogamiento parcial aplicado por dentro. Las lámparas
reflectoras parabólicas son fabricadas de vidrio comprimido, a fin de conseguir
una resistencia elevada a los cambios de temperatura y una alta exactitud de la
forma. El reflector parabólico existe con diferentes semiángulos de irradiación,
reflectoras parabólicas, es el de las lámparas de haz frío, en el que se utiliza un
azogamiento dicroico. Los reflectores dicroicos concentran la luz visible, pero
dejan pasar una gran parte de la irradiación de calor. De este modo se puede
disminuir la carga calorífica en el objeto irradiado, dejándola reducida hasta
aproximadamente la mitad.

4.2.3. Lámparas halógenas.


4.2.3.1Características físicas
La lámpara halógena incandescente entrega una luz
más blanca que la lámpara incandescente corriente.
Su color de luz se ubica dentro del margen del
blanco cálido.
La reproducción cromática es excelente, debido a su
espectro continuo.
A causa de su forma compacta, la lámpara halógena
incandescente es una excelente fuente de luz
puntual.
La dirigibilidad sumamente buena de la luz se traduce en brillantez.
La eficacia luminosa y duración de vida de lámparas incandescentes halógenas
son superiores a las de las lámparas incandescentes corrientes.
Las lámparas incandescentes halógenas son regulables y no requieren
sistemas electrónicos adicionales; no obstante, las lámparas halógenas de bajo
voltaje requieren unos transformadores para su funcionamiento.

Los halógenos que componen la carga de gas aminoran la pérdida de material


del filamento por evaporación y aumentan la potencia de la lámpara.
El tungsteno evaporado se combina con el halógeno, formándose un
halogenuro metálico, que es devuelto al filamento.
Debido a la forma compacta de la lámpara, no solo puede haber una
temperatura mayor, sino también una presión mayor del gas, con lo que se
aminora la velocidad de evaporación del tungsteno.
A causa del aumento de la temperatura se produce un desplazamiento del
espectro luminoso hacia el margen de las longitudes de onda más cortas - el
rojo vivo del filamento se convierte en la luz blanca cálida de la lámpara
incandescente.
En comparación con la parte visible se produce mucha irradiación de calor, y
por otro lado muy pocos rayos ultravioletas.
La lámpara incandescente halógena irradia un espectro continuo y produce
una reproducción cromática excelente.

4.2.3.2 Modelos
De izquierda a derecha: Lámpara halógena
para tensión nominal con casquillo E27 y
ampolla exterior, con zócalo de bayoneta, con
dos casquillos.
Lámpara halógena de bajo voltaje con
filamento axial.

Hay disponibles lámparas halógenas incandescentes para funcionar con


tensión de red.
Generalmente cuentan con unos casquillos especiales.
Algunas están provistas de un casquillo roscado y una ampolla adicional
exterior, y se pueden emplear como lámparas incandescentes corrientes. Las
ventajas de la lámpara halógena de bajo voltaje consisten principalmente en su
elevado flujo luminoso y sus dimensiones pequeñas.
La lámpara permite el diseño compacto de la luminaria y una alta concentración
de la luz.
Las lámparas halógenas de bajo voltaje están disponibles para diferentes
tensiones y en una gran variedad de formas, siendo necesario hacerlas
funcionar con transformadores.
Estas lámparas despiden la luz en toda dirección.
Las lámparas halógenas de baja presión están autorizadas para todas las
luminarias correspondientes.
Si no son de baja presión, estas lámparas están autorizadas únicamente para
luminarias con cierre protector.
Las ventajas de la presión baja consisten en el mejor flujo luminoso a través de
toda la duración de vida.

4.2.4. Lámparas halógenas reflectoras.

4.2.4.1Características físicas.
La lámpara incandescente reflectora halógena
suministra una luz más blanca en comparación
con la lámpara incandescente corriente.
Su color de luz se ubica dentro del margen del
blanco cálido.
La reproducción cromática es excelente,
debido a su espectro continuo.
A causa de su forma compacta, la lámpara
incandescente reflectora halógena es una excelente fuente de luz puntual.
La dirigibilidad sumamente buena de la luz se traduce en brillantez.
La eficacia luminosa y duración de vida de lámparas incandescentes reflectoras
halógenas son superiores a las de las lámparas incandescentes corrientes.
Las lámparas incandescentes reflectoras halógenas son regulables y no
requieren sistemas electrónicos adicionales; no obstante, las lámparas
halógenas de bajo voltaje requieren unos transformadores para su
funcionamiento.
Hay disponibles reflectores de haz intensivo o extensivo. Las lámparas
con reflector de haz frío originan una carga calorífica menor en los objetos
irradiados. Las lámparas con cristal de cierre integrado admiten el uso en
luminarias abiertas. Los halógenos que componen la carga de gas aminoran la
pérdida de material del filamento por evaporación y aumentan la potencia de la
lámpara. El tungsteno evaporado se combina con el halógeno, formándose un
halogenuro metálico, que es devuelto al filamento. Debido a la forma compacta
de la lámpara, no solo puede haber una temperatura mayor, sino también una
presión mayor del gas, con lo que se aminora la velocidad de evaporación del
tungsteno. A causa del aumento de la temperatura se produce un
desplazamiento del espectro luminoso, debido a la temperatura creciente, hacia
el margen de las longitudes de onda más cortas - el rojo vivo del filamento se
convierte en la luz blanca cálida de la lámpara incandescente.
En comparación con la parte visible se produce mucha irradiación de calor, y
por otro lado muy pocos rayos ultravioletas.
La lámpara incandescente reflectora halógena irradia un espectro continuo y
produce una reproducción cromática excelente.

4.2.4.2 Modelos
Lámpara halógena de bajo voltaje con casquillo
de pins y reflector de haz frío de vidrio, con
reflector de aluminio, para mayor potencia.
Derecha Lámpara halógena reflectora
parabólica.

Hay disponibles lámparas incandescentes reflectoras halógenas para funcionar


con tensión de red.
Generalmente cuentan con unos casquillos especiales.
Algunas están provistas de un casquillo roscado y una ampolla adicional
exterior, y se pueden emplear como lámparas incandescentes corrientes. Las
ventajas de la lámpara halógena reflectora de bajo voltaje consisten
principalmente en su elevado flujo luminoso y sus dimensiones pequeñas.
La lámpara permite un diseño compacto de la luminaria y una alta
concentración de la luz.
Las lámparas halógenas reflectoras de bajo voltaje están disponibles para
diferentes tensiones y en una gran variedad de formas, siendo necesario
hacerlas funcionar con transformadores.
Están disponibles con diferentes semiángulos de irradiación.
Las variantes con reflector de haz fríodespiden el calor hacia el costado y
reducen la carga calorífica que está presente en el haz luminoso.
La lámpara halógena reflectora parabólica combina las ventajas del ciclo
halógeno con la tecnología de las lámparas reflectoras parabólicas.
4.3. Lámparas de descarga
Las lámparas de descarga abarcan aquellas fuentes en las que la producción
de la luz no se debe a la temperatura de los materiales, o solamente a ella.
Según el tipo, se puede diferenciar entre p.ej. la fotoluminiscencia,
electroluminiscencia, etc. La producción de la luz se realiza primordialmente a
través de procesos químicos y eléctricos. El grupo de las lámparas de descarga
se subdivide adicionalmente en lámparas de baja y de alta presión.

4.3.1.Lámparas fluorescentes
Las lámparas fluorescentes tienen una gran
superficie que despide la luz, produciendo
mayormente una luz difusa con poca brillantez.
Los colores de luz de las lámparas
fluorescentes son: el blanco cálido, el blanco
neutro y el blanco de luz diurna.
Las lámparas fluorescentes se caracterizan por
una eficacia luminosa elevada y una duración
de vida larga.
Para el funcionamiento de las lámparas fluorescentes se necesitan tanto
cebadores como reactancias.
Se encienden inmediatamente y alcanzan al poco tiempo su pleno flujo
luminoso.
Después de haber quedado interrumpida la alimentación eléctrica, es posible
volver a encenderlas inmediatamente.
Las lámparas fluorescentes se pueden regular en función del sistema
electrónico.

4.3.1.1. Características técnicas


Los electrones (2) que parten del electrodo (1)
chocan con los átomos de mercurio (3).
De este modo son excitados los electrones de
este átomo de mercurio (4), y éstos ceden a su
vez unos rayos ultravioletas (5).
Los rayos ultravioletas son convertidos, dentro
del recubrimiento a base de polvo fluorescente
(6), en luz visible (7).

4.3.1.2. Características físicas


La lámpara fluorescente es una lámpara de descarga de baja presión que
funciona con vapor de mercurio.
El gas cargado es un gas raro que facilita el encendido y que controla la
descarga.
Al estar excitado, el vapor de mercurio despide rayos ultravioletas.
Los materiales fluorescentes, que están dentro del depósito de descarga,
convierten los rayos ultravioletas, por fluorescencia, en luz visible.
Un impulso de tensión produce el encendido de la lámpara.
El espectro discontinuo de las lámparas fluorescentes ofrece una reproducción
cromática más deficiente que la de las lámparas incandescentes con espectro
continuo.
La reproducción cromática de lámparas fluorescentes se podrá mejorar en
detrimento de la eficacia luminosa.
La eficacia luminosa mayor se traduce, a su vez, en una reproducción
cromática más deficiente.
Dependiendo de la presencia proporcional de cada uno de los polvos
fluorescentes, el color de luz quedará situado en el margen: del blanco cálido,
del blanco neutro o del blanco de luz diurna.

4.3.1.3. Modelos
Las lámparas fluorescentes tienen
generalmente una forma parecida a la de unos
tubos largos, dependiendo el flujo luminoso de
la longitud de la lámpara.
Hay disponibles modelos especiales en forma
de U o de anillo.

4.3.2.Lámparas fluorescentes compactas

Gracias a la forma curva del depósito de


descarga, las lámparas fluorescentes
compactas son más cortas que las lámparas
fluorescentes corrientes.
Tienen básicamente las mismas propiedades
que las lámparas fluorescentes
convencionales, ante todo una elevada eficacia
luminosa y larga duración de vida.
El volumen relativamente pequeño del depósito de descarga permite producir
luz concentrada mediante el reflector de una luminaria.
Las lámparas fluorescentes compactas no pueden ser reguladas al tener un
cebador integrado, pero hay disponibles unos modelos con cebador externo
que permiten la regulación y el funcionamiento con reactancias electrónicas.

4.3.2.1. Características físicas


La lámpara fluorescente es una lámpara de descarga de baja presión que
funciona con vapor de mercurio.
El gas cargado es un gas raro que facilita el encendido y que controla la
descarga.
Al estar excitado, el vapor de mercurio despide rayos ultravioletas.
Los materiales fluorescentes, que están dentro del depósito de descarga,
convierten los rayos ultravioletas, por fluorescencia, en luz visible.
Un impulso de tensión produce el encendido de la lámpara.
El espectro discontinuo de las lámparas fluorescentes ofrece una reproducción
cromática más deficiente que la de las lámparas incandescentes con espectro
continuo.
La reproducción cromática de lámparas fluorescentes se podrá mejorar en
detrimento de la eficacia luminosa.
La eficacia luminosa mayor se traduce, a su vez, en una reproducción
cromática más deficiente.
Dependiendo de la presencia proporcional de cada uno de los polvos
fluorescentes, el color de luz quedará situado en el margen: del blanco cálido,
del blanco neutro o del blanco de luz diurna.

4.3.2.2. Modelos
Las lámparas fluorescentes compactas están
disponibles principalmente en forma de tubo
largo.
Para el funcionamiento se necesitan cebadores
y reactancias; ahora bien, en las lámparas
bipolares, el cebador ciertamente ya está
integrado en el casquillo.
Además de estas formas estandarizadas, hay
también lámparas fluorescentes compactas con
cebador y reactancia integrados.
Éstas están provistas de un casquillo roscado, de modo que se pueden utilizar
como lámparas incandescentes.

4.3.3.Lámparas halogenuros metálicas

Las lámparas de halogenuros metálicos


cuentan con una excelente eficacia luminosa a
la par con una buena reproducción cromática;
su duración de vida nominal es alta.
Vienen a ser una fuente de luz compacta.
Ópticamente su luz permite muy bien el ajuste
de su dirección.
La reproducción cromática no es constante.
Las lámparas de halogenuros metálicos están disponibles en los tres colores
de luz: blanco cálido, blanco neutro y blanco de luz diurna, y no se regulan.
Las lámparas de halogenuros metálicos necesitan, para su funcionamiento,
tanto cebadores como reactancias.
Requieren un período de cebado de unos cuantos minutos y una fase de
enfriamiento prolongada, antes de que se puedan encender de nuevo.
Hay algunos modelos que se dejan encender inmediatamente de nuevo con la
ayuda de unos arrancadores especiales, o en la reactancia electrónica.

4.3.3.1. Características físicas


En cuanto a su construcción y funcionamiento, las lámparas de halogenuros
metálicos son comparables con las lámparas de vapor de mercurio de alta
presión.
Contienen, adicionalmente, una mezcla de halogenuros metálicos.
Además del aumento de la eficacia luminosa, se obtiene una mejor
reproducción cromática.
Mediante unas combinaciones correspondientes de metales, se puede producir
un espectro de rayas múltiples casi continuo.
Las lámparas de halogenuros metálicos están disponibles en los tres colores
de luz: blanco cálido, blanco neutro y blanco de luz diurna.
Las lámparas con quemador cerámico cuentan, en comparación con la
tecnología a base de cuarzo, con una eficacia luminosa mayor y una
reproducción cromática mejor, debido a la temperatura de funcionamiento más
alta.

4.3.3.2. Modelos
Las lámparas de halogenuros metálicos están
disponibles en calidad de lámparas en forma
de tubo con un solo o dos casquillos, como
lámparas elípticas y como lámparas reflectoras.
Las lámparas reflectoras de halogenuros
metálicos combinan la tecnología de las
lámparas de vapor metálico con la de las
lámparas reflectoras parabólicas.

Lámparas de halogenuros metálicos con un solo casquillo (HIT), con dos


casquillos (HIT-DE) y lámparas reflectoras de halogenuros metálicos (HIPAR)

4.3.4.Las lámparas de vapor de sodio de alta presión


Las lámparas de vapor de sodio de alta presión
cuentan con una excelente eficacia luminosa.
Su duración de vida nominal es alta.
La reproducción cromática es mediana hasta
buena.
Las lámparas de vapor de sodio de alta presión
se hacen funcionar con una reactancia y un
arrancador.
Requieren un período de cebado de unos
cuantos minutos y una fase de enfriamiento, antes de que se puedan encender
de nuevo.
Hay algunos modelos que se dejan encender inmediatamente de nuevo con la
ayuda de unos arrancadores especiales, o en la reactancia electrónica.

4.3.4.1. Características físicas


En cuanto a su construcción y funcionamiento, las lámparas de vapor de sodio
de alta presión son comparables con las lámparas de vapor de mercurio de alta
presión.
Las lámparas poseen como carga unos gases raros y una amalgama a base de
mercurio y sodio, donde la parte correspondiente al gas raro y mercurio se
encarga del encendido y de estabilizar la descarga.
Si la presión es suficientemente alta, se obtendrá un espectro prácticamente
continuo con una luz amarillenta hasta blanca cálida y una reproducción
cromática mediana hasta buena.
4.3.4.2. Modelos
Las lámparas de vapor de sodio de alta presión
están disponibles como lámparas claras en
forma tubular, y como lámparas recubiertas en
forma elipsoide.
Además existen lámparas en forma de tubo
largo con dos casquillos que permiten el nuevo
encendido inmediato, y que vienen a ser una
fuente de luz sumamente compacta.
Una parte de las lámparas de vapor de sodio
de alta presión cuenta con una ampolla exterior recubierta.
El recubrimiento persigue como único objetivo disminuir la luminancia de la
lámpara y de producir una radiación más difusa; no contiene polvos
fluorescentes.

4.4. Proyector electroluminiscente

En los proyectores electroluminiscentes, la energía eléctrica produce una


radiación visible. Lo característico de los diodos emisores de luz o
luminiscentes, LEDs, es su espectro de banda estrecha. Las ventajas de los
LEDs radican en su forma pequeña, elevada saturación cromática, duración de
vida muy larga y un reducido consumo energético.

4.4.1 LED
Los diodos luminiscentes o emisores de luz,
LEDs, se caracterizan por una duración de
vida muy larga, su resistencia a los
impactos y un bajo consumo energético. Al
ser regulados, el color de luz se mantiene
constante. Al ser conectados a la red, se
necesitan equipos auxiliares para contar
con la corriente de servicio correcta. La
fuente de luz puntual permite dirigir la luz
con toda exactitud. El encapsulado del diodo con material sintético cumple las
funciones de protección y de lente. La potencia de la radiación del LED
disminuye al aumentar la temperatura. Por ello es importante contar una buena
disipación del calor durante el funcionamiento. Conviene evitar que los rayos
solares incidan directamente, e igualmente que el montaje se efectúe en las
proximidades de otras fuentes de calor. Con una vida media de 50.000 horas,
los LEDs están disponibles para unos largos períodos de funcionamiento. El
arranque sin retardo alguno, y la reacción inmediata a las órdenes procedentes
del control, permiten su empleo para escenas de luz dinámicas cuya
característica es la rapidez. Los desarrollos en el campo de los LEDs están
actualmente encaminados hacia las formas compactas, un flujo luminoso
mayor y una eficacia luminosa mejor, amén de una fabricación más económica.
Otro objetivo que se está persiguiendo consiste en reducir las tolerancias de
color que se deben a los métodos de fabricación. Los fabricantes clasifican los
LEDs por el flujo luminoso y la longitud de onda dominante, indicando para ello
un código "Bin", así como un grado de selección. Esta clasificación de los LEDs
es denominada binning.
4.4.1.1 Características Físicas

Los LEDs son diodos semiconductores y


forman parte de los proyectores
electroluminiscentes. La producción de la
emisión se efectúa mediante la
recombinación de los pares de portadores
de carga en un semiconductor, con una
distancia de bandas correspondiente. Los
LEDs producen una radiación de banda
estrecha. La temperatura de color se
mantiene constante, aún cuando
disminuye la intensidad luminosa. En el caso de los LEDs para la iluminación,
no se produce ninguna radiación ultravioleta (UV) ni infrarroja (IR).
Aplicándose una tensión al cátodo y al ánodo, el LED emite luz desde la capa
barrera. Los electrones cambian su nivel energético, y ceden fotones durante la
recombinación en la transición pn. La longitud de onda de la luz producida
depende de los materiales semiconductores.

4.4.1.2 Modelos

LED tipo T
La forma T normal del LED cuenta con un
cuerpo de material sintético de 3-5mm de
tamaño, para los LEDs empalmados. La forma
del lente determina el ángulo de salida de la
luz. Siendo fuente de luz con un flujo luminoso
pequeño, es empleado como luminaria de
orientación y señalización.

LED SMD
En el tipo "Surface Mounted Device" (SMD), el componente es
pegado directamente en el circuito impreso, y sus contactos se
sueldan.

LED COB
La tecnología "Chip on Board" (COB) coloca el chip
directamente sobre el circuito impreso, sin ningún cuerpo
propio. El empalme entre el ánodo y el cátodo se puede
realizar mediante hilos conductores finos. Contra las influencias
externas se le protege al chip mediante el embebido.
LED de alta potencia
Se denominan High Power LED aquellos diodos luminosos
cuyo consumo de potencia se sitúa por encima de 1W.
Éstos pueden ser tanto LEDs de tipo SMD como también
de tipo COB. Lo importante es el montaje especial para
una resistencia térmica muy baja entre el chip y el circuito
impreso. Normalmente los LEDs de alta potencia se
montan en circuitos impresos de núcleo metálico, los que
requieren un control de calor especial en la luminaria.
Referencia Bibliografía

http://www.erco.com

http://www.tuveras.com

http://www.laszlo.com.ar/manual.htm

http://edison.upc.es/curs/llum/lamparas/lamp0.html