Está en la página 1de 7
(2010) Vol. 2 | Núm. 2 | pp 25-31 Ar culo Original Desviación del conducto
(2010) Vol. 2 | Núm. 2 | pp 25-31
(2010) Vol. 2 | Núm. 2 | pp 25-31

Ar culo Original

(2010) Vol. 2 | Núm. 2 | pp 25-31 Ar culo Original Desviación del conducto original
(2010) Vol. 2 | Núm. 2 | pp 25-31 Ar culo Original Desviación del conducto original

Desviación del conducto original por el uso de los sistemas rotatorios Mtwo y Protaper

García-Sanz CE 1 , Llamosas-Hernández E 2 , Verdugo-Barraza M 1 , Castro-Salazar GY 1 .

1 Especialidad de Endodoncia, Universidad Autónoma de Sinaloa. 2 Facultad de Estudios Superiores Iztacala, Universidad Nacional Autónoma de México.

RESUMEN

Introducción: La reciente aparición de diversos sistemas rotatorios ha modificado sustancialmente la preparación de los conductos radiculares, en especial, por que se respeta su anatomía original, mejorando el pronós co de los tratamientos. Obje vo: establecer la efec vidad de los sistemas rotatorios Mtwo y Protaper en la conservación de la forma original del conducto. Material y Método: En 60 molares extraídos se midió el ángulo inicial de la curvatura del conducto, mediante el so ware mo c images plus. Después, treinta raíces fueron preparadas con el sistema Mtwo y las otras treinta con el sistema Protaper, para que, al finalizar la conformación, se volviera a medir la curvatura del conducto. Resultados: En ninguno de los 60 casos se presentaron perforaciones, desplazamientos, escalones en los conductos radiculares. Al aplicar la prueba estadís ca (diferencia de medias), se apreció diferencia significa va en la comparación entre el promedio del ángulo inicial y final, tanto en el sistema Mtwo como el sistema Protaper, así como en la diferencia que hubo entre ambos sistemas. Conclusiones: Los resultados y la apreciación prác ca de su u lización, mostró que ambos sistemas son ú les y confiables para conformar los conductos radiculares curvos.

Palabras clave: conductos curvos, sistemas rotatorios, Mtwo, Protaper.

ABSTRACT

Introduc on: Recently, the appari on of diverse rotatory systems has changed the prepara on of the root canals. This new systems, reduce the modifica on in the original shape canal during the prepara on, improving the treatment prognosis. The aim of the study was to establish the effec veness of two different rotary systems, Mtwo and Protaper, in the conserva on of the original canal shape. Methodology: The original angle of the curvature was measured in 60 extracted molar teeth with the Mo c Images Plus 2. 0 so ware; later, 30 teeth were prepared with Mtwo, and 30 teeth were instrumented with Protaper. Finaly, the curvature was remeasured. Results: The final measures showed that none of the 60 teeth presented perfora ons, deplacements, nor strips in the root canals. The sta s cal test (mean difference) showed significal sta s cal difference in the comparison between the average of the ini al and final angles in both systems, as well as the difference between both systems. Conclusions: The results showed that both systems were effec ve in the conforma on of curve radicular canals.

Key words: Canal curvatures, rotary systems, Mtwo, Protaper.

Solicitud de sobre ros: Eduardo Llamosas Hernández Correo electrónico: llamosas@unam.mx Correspondencia: Parque de Cadiz #25, colonia Parques de la Herradura Recibido: Octubre 2010 / Aceptado: Noviembre 2010

Ar culo disponible en h p://www.odontologia.uady.mx/revistas/rol/pdf/V02N2p25.pdf

Rev Odontol La noam, 2010;2(2):25-31

25

García-Sanz CE y cols.
García-Sanz CE y cols.

INTRODUCCIÓN

L a instrumentación del sistema de conductos radiculares, ene como obje vo específico

limpiarlos de restos de tejido pulpar, bacterias, restos sulares necró cos y dar una conformación que permita su relleno con un material biológicamente inerte. Este tratamiento ha experimentado cambios fundamentales en las úl mas décadas, en especial con la aparición de los sistemas rotatorios, para la preparación y conformación de los conductos. Los líderes de la especialización en Endodoncia coinciden en la idea de que el sistema de conductos radiculares, debe ser limpiado y conformado de forma rigurosa, pero aun existe controversia respecto a cual podrá ser el mejor método para lograr este propósito (1). Como consecuencia de la caries, los procedimientos restauradores o de un trauma smo, el tejido pulpar puede degenerar hacia una necrosis pulpar. Los productos de esta degeneración, se dispersan desde el sistema de conductos radiculares hacia los puntos de salida a los tejidos circundantes y penetran en los tejidos circundantes, donde se generan lesiones periodontales de origen endodón co. Para que se produzca la reparación es necesario limpiar, conformar y sellar hermé camente el sistema de conductos. De estos principios depende el éxito del tratamiento (2). En este contexto, el conocimiento del sistema de conductos radiculares es la clave del éxito clínico, pues se pueden presentar caracterís cas anatómicas variadas como son conductos en forma de cintas, hojas y banderas, y en ocasiones pueden llegar a ser hasta seis veces más anchos en dirección buco-lingual que en sen do mesio-distal. La excentricidad, curvaturas e irregularidades son frecuentes, por esto se dice que es un sistema tridimensional (3). Hace ya más de cuarenta años, en 1967, Schilder introdujo el concepto de limpieza y conformación. La limpieza hace referencia a la eliminación de todos los contenidos de los conductos radiculares. La conformación se refiere a que la preparación del espacio pulpar debe tener una forma específica, de mayor diámetro en la porción cervical y menor en apical, que facilite una obturación tridimensional. Para facilitar la desgastante y laboriosa instrumentación, se han desarrollado diversos

implementos que han intentado facilitar esta labor, como el taladro para conductos radiculares de Rollins en 1899, el cabezal de limado de Racer en 1958, que tenía movimientos oscilatorios longitudinales y el contra ángulo de Giroma c en 1964, donde comenzó la verdadera época de la instrumentación mecánica del sistema de conductos radiculares (4). Las aleaciones de Níquel-Titanio se desarrollaron en los laboratorios de la marina estadounidense en los años setenta. Su primera aplicación en odontología, fue para los alambres de ortodoncia por su gran resistencia a la fa ga. Desde hace unos años se u lizan aleaciones para instrumentos de endodoncia, generalmente con un 56% de níquel y 44% de tanio, provenientes de China (Nitalloy), Japón o Estados Unidos (Ni nol-NOL = Naval Ordnance Laboratory, Silver Spring) (5). De acuerdo a los estudios realizados por Schaefer y Walia y colaboradores, los instrumentos de níquel- tanio han demostrado una mayor flexibilidad y resistencia a la fractura por torsión comparada con los instrumentos de acero inoxidable. El níquel- tanio además absorbe tensiones y resiste el desgaste mejor que el acero inoxidable (6). La preparación biomecánica requiere de cuidados especiales, donde se debe tener en cuenta la morfología de los conductos radiculares, los instrumentos empleados y la selección de las técnicas de preparación. La dificultad que presentan los conductos curvos, ha impulsado el desarrollo de diversos métodos de preparación, como la técnica de fuerzas balanceadas y las inves gaciones de la geometría del conducto radicular (7,8). Lim y Webber (9) describieron algunas de las complicaciones resultantes de la preparación de los conductos radiculares curvos, y Schneider (10) realizó una propuesta pionera para la medición de los ángulos de curvatura del conducto radicular, el cual consiste en trazar una línea paralela al eje longitudinal del conducto en su tercio coronal, luego, una segunda línea se traza desde el foramen apical, que se ene que dirigir hacia el punto donde la primera línea se separa del eje axial del conducto, entonces se mide el ángulo formado por estas dos líneas. Weine (11) reportó que las curvaturas superiores a 30 grados, dan lugar a complicaciones en la preparación del conducto radicular y desarrolló un

Desviación del conducto original por el uso de los sistemas rotatorios Mtwo y Protaper
Desviación del conducto original por el uso de los sistemas rotatorios Mtwo y Protaper

método alterna vo para determinar el ángulo del conducto radicular, proponiendo el trazo de una línea recta desde la entrada del conducto a través de la parte coronal de la curva. Se marca la segunda línea siguiendo la porción apical de la curva par endo del ápice radicular. De esta manera se calcula el ángulo formado por estos dos trazos. Un tercer método para determinar esta caracterís ca, fue descrito por Hankins y col, y es conocido como técnica del eje largo (12), que consiste en trazar una línea paralela al eje longitudinal del diente y otra línea par endo del ápice hacia la porción más externa de la curvatura del conducto, para medir el ángulo resultante de la intersección de estas dos líneas. Prue y colaboradores (13), establecen un nuevo parámetro descrito como el "radio de curvatura" para medir la curvatura del conducto radicular. Dicen que mientras más aumente este radio se acrecienta el estrés en los instrumentos endodón cos, que puede ser un factor significa vo para la fractura de instrumentos y el transporte del conducto radicular. Hasta ahora, ninguna técnica de preparación es absolutamente capaz de impedir las modificaciones de la morfología del conducto radicular, tales como “rasgaduras”, escalones, y transporte apical. La aparición de los sistemas de instrumentación rotatoria sobre la base de Níquel Titanio, ha desencadenado el diseño de diferentes sistemas que proporcionan una gran variedad de productos, pero al mismo empo crean el problema de decidir qué sistema es el mejor para nuestra prác ca clínica

(14).

Entre los sistemas rotatorios existe el Mtwo (VDM, Munich, Alemania), que incluye una secuencia básica de 4 instrumentos con calibres en la punta (D1), presentando una conicidad que varía según el instrumento. El calibre del D1 y la conicidad correspondiente son las siguientes: 10/04,15/05, 20/06 y 25/06. Estos instrumentos enen un diseño en la sección transversal en forma de S, con punta inac va, ángulo de corte posi vo con dos filos e incrementos progresivos en las áreas de trabajo de la punta hasta el eje. Este diseño evita que los instrumentos se atoren y reduciendo el transporte de limalla den naria hacia el ápice. Además de la secuencia básica, este sistema ene otra secuencia con los

siguientes calibres y conicidades: 30/05, 35/04,

40/04 y 25/07. Las limas de esta segunda secuencia permiten una instrumentación apical más completa

y el uso de la lima 25/07, según los fabricantes,

facilita la técnica de condensación ver cal sin alterar el diámetro apical final. El sistema se presenta instrumentos en longitud de 21, 25 y 30 milímetros. Por otro lado, el sistema Protaper (Dentsply Tulsa, Dental Special es, Tulsa OK), fue diseñado para proporcionar flexibilidad, eficacia y seguridad con el menor número de limas posible. Son recomendadas por sus creadores para conductos curvos, estrechos y/o calcificados que puedan tener concavidades u otras dificultades anatómicas, por su gran flexibilidad y capacidad de corte. Con este sistema se introdujo el concepto de cono múl ple de

conicidades variables a lo largo de la parte ac va de los instrumentos, cuyo propósito es desgastar áreas específicas de los conductos, reduciendo el número de movimientos necesarios para lograr la longitud de trabajo. El sistema consta de seis limas: Tres de conformación: SX, S1 y S2 con diámetros en la punta D1 de 0.19, 0.17 y 0.20 respec vamente, diseñadas para la preparación del tercio coronal y medio. Además ene tres instrumentos de acabado: F1, F2, F3 con diámetros en la punta D1 de 0.20, 0.25 y 0.30 respec vamente, diseñadas para la preparación del tercio apical. Entre los pocos estudios compara vos entre estos dos sistemas está el de Kuzekanani, quien comparó

la efec vidad de limpieza y conformación Protaper y

Mtwo en conductos curvos, mencionando que éste, era mejor que el primero para mantener la forma original del conducto para la instrumentación de estos conductos (15). Es por esto que el obje vo de este estudio fue el de establecer la efec vidad de los sistemas rotatorios Mtwo y Protaper en la preparación y conservación de la forma original de los conductos curvos.

MATERIAL Y MÉTODOS

Para el desarrollo de esta inves gación se u lizaron 60 primeros molares inferiores izquierdos y derechos extraídos, con curvatura mayor a 25 grados en las raíces mesiales los cuales fueron seleccionados y almacenados en agua purificada ya

García-Sanz CE y cols.
García-Sanz CE y cols.

que este medio causa cambios mínimos en la den na a través del empo (16). Después se

dividieron, al azar, en dos grupos de 30 molares cada uno, para tener una muestra de 60 conductos por grupo.

A todos los dientes se les realizó el acceso a la

cámara pulpar con pieza de mano de alta velocidad

e irrigación, usando fresas de bola de carburo #4,

#6 y fresa endo-zeta. Se sondearon los conductos de la raíz mesial hasta el foramen con una lima po

k #10 de acero inoxidable. Después se seccionó

parte de la corona con pieza de baja velocidad y disco diamantado para dejar una superficie plana y mantener la misma longitud de trabajo en todo momento. Se tomó la medida del conducto radicular con una lima po k #10 de acero inoxidable del borde del remanente coronal hasta la salida del foramen apical y se le restó un milímetro para dejar establecida la longitud de trabajo. Se fabricó un sistema de muflas haciendo una modificación al sistema descrito por Bramante y cols. (17) . Los dientes fueron montados en las muflas con acrílico auto polimerizable, tal como se muestra en las figuras 1 y 2. Se colocó en el interior de los conductos una lima po k #10 de acero inoxidable a la longitud de trabajo correspondiente, posteriormente se realizó la primera toma radiográfica de los conductos

usando radiología digital (Kodak), donde se midió el ángulo de la curvatura original de los conductos con

el so ware mo c images plus 2.0.

de los conductos con el so ware mo c images plus 2.0. Figura 1. Vista superior

Figura 1. Vista superior del aditamento empleado para estandarizar la dirección de la radiación

empleado para estandarizar la dirección de la radiación Figura 2. Vista lateral del aditamento empleado para

Figura 2. Vista lateral del aditamento empleado para estandarizar la dirección de la radiación.

Se procedió a realizar la instrumentación de los conductos radiculares de los dos grupos de trabajo con un total de 60 conductos por grupo. El primer grupo fue instrumentado con el sistema Mtwo de acuerdo con las instrucciones del fabricante con la siguiente secuencia: Se instrumentó manualmente hasta una lima #10 a longitud de trabajo, seguida de las limas 10/04, 15/05, 20/06 y 25/06 con motor eléctrico a una velocidad constante de 280 RPM, introduciendo todas las limas a longitud de trabajo, irrigando con 5 ml de solución de hipoclorito de sodio al 2.5% y RC-Prep alternadamente entre cada lima. El segundo grupo fue instrumentado con el sistema Protaper de acuerdo con las instrucciones del fabricante con la siguiente secuencia: Se instrumentó manualmente con limas #10, #15 y #20 seguidas de las limas S1 y Sx hasta los tercios coronal y medio, posteriormente se introdujeron S1, S2, F1 y F2 hasta la longitud de trabajo con motor eléctrico a una velocidad constante de 350 RPM irrigando con 5 ml de solución de hipoclorito de sodio al 2.5% y RC-Prep alternadamente entre cada lima. Por úl mo se tomó una radiogra a final con la lima terminal con que se instrumentó cada grupo, siendo la lima 25/06 para el grupo de Mtwo y F2 25/08 para el grupo de Protaper. Después de esto, se analizaron las radiogra as y se midió el ángulo de la curvatura final de los conductos mesiales con el so ware mo c images plus 2.0 y así se obtuvo la modificación de los ángulos iniciales. Véanse las figuras 3 y 4.

Desviación del conducto original por el uso de los sistemas rotatorios Mtwo y Protaper
Desviación del conducto original por el uso de los sistemas rotatorios Mtwo y Protaper

Tabla 1. Resultado de los 120 conductos preparados con los sistemas MTWO y PROTAPER.

Sistema

Número de conductos

Media

Media

Media de la diferencia entre

rotatorio

estudiados

ángulo inicial

ángulo final

ángulo inicial y final

MTWO

60

154.3

157

2.7

PROTAPER

60

154.3

158.5

4.1

157 2.7 PROTAPER 60 154.3 158.5 4.1 Figura 3. Ejemplo de radiogra a final del conducto

Figura 3. Ejemplo de radiogra a final del conducto preparado con el sistema PROTAPER, donde se aprecia que se mantuvo la forma original del conducto.

se aprecia que se mantuvo la forma original del conducto. Figura 4. Ejemplo de radiogra a

Figura 4. Ejemplo de radiogra a final del conducto preparado con el sistema MTVO, donde se aprecia que se mantuvo la forma original del conducto con doble curvatura.

Para establecer la significancia estadís ca entre las medias de la modificación de los ángulos de los conductos obtenidos de los dos grupos, se aplicó la prueba de diferencia de medias (t de Student).

RESULTADOS

Los resultados generales del estudio se muestran en la tabla 1. Para realizar el análisis estadís co se aplicó la prueba t, bajo las siguientes caracterís cas. La diferencia de medias entre el ángulo inicial y el ángulo final tanto del sistema MTWO y el sistema PROTAPER, y la diferencia de las medias entre los dos sistemas. Los datos obtenidos se pueden observar en las tablas 2, 3 y 4.

Tabla 2. Análisis estadís co compara vo entre la media inicial y la media final en el sistema MTWO.

Valor p

0.0004

T

obtenida

3.43

T

crí ca

1.65

Grados de libertad

118

Significancia estadís ca

Existe diferencia significa va al 0.01

Tabla 3. Análisis estadís co compara vo entre la media inicial y la media final en el sistema PROTAPER.

Valor p

0.0286

T

obtenida

1.92

T

crí ca

1.65

Grados de libertad

118

Significancia estadís ca

Existe diferencia significa va al 0.05

Tabla 4. Análisis estadís co compara vo entre la media inicial y la media final en ambos sistemas.

Valor p

0.0001

T

obtenida

3.84

T

crí ca

1.65

Grados de libertad

118

Significancia estadís ca

Existe diferencia significa va al 0.01

29 Rev Odontol La noam, 2010;2(2):25-31
29
Rev Odontol La noam, 2010;2(2):25-31
García-Sanz CE y cols.
García-Sanz CE y cols.

DISCUSIÓN

La tendencia actual del tratamiento de conductos, es el uso de sistemas rotatorios que han revolucionado esta área de la odontología. Es por esto que cada vez más, aparecen nuevos y diferentes sistemas, los cuales ofrecen ser mejores que sus precedentes. Sin embargo, como profesionistas cuidadosos, debemos tener más elementos de juicio y tener la seguridad de que lo que estemos usando es lo óp mo para nuestros pacientes. El sistema Protaper ene la virtud de haberse mantenido vigente por varios años, y con muy buenas opiniones acerca de su efec vidad (18,19). Por otro lado es sistema Mtwo, es más reciente, por lo que ene menos reportes de inves gación. Sin embargo también se ha mencionado su efec vidad, sobre todo para mantener las curvaturas de los conductos (20,21). En nuestro estudio, para que los resultados fueran más confiables, se realizó un diseño cuidadoso en los siguientes aspectos. En primer lugar, la selección de los conductos a evaluar; se u lizaron solamente las raíces mesiales de primeros molares inferiores, los cuales tenían curvaturas similares. Al hacer la distribución aleatoria de las raíces en los dos grupos de estudio el promedio de curvatura inicial fue igual, (154.3 º ), lo que evitó sesgos en este aspecto de la inves gación. Además, la obtención de las radiogra as fue realizada con un aditamento que evitó cambios en la angulación de los rayos x. Además, la preparación de los conductos fue realizada por un solo operador, (véase las fotogra as 1 y 2). El uso del programa mo c images plus 2.0, permi ó el trazo de los ángulos de las raíces de manera estandarizada. En cuanto al análisis clínico de los resultados obtenidos, se apreció que ambos sistemas mantuvieron muy buen control de la forma original del conducto. En ningún caso, de los 120 conductos trabajados, se apreció que se originaran perforaciones, transporte del ápice, o pérdida de la longitud de trabajo, por lo que consideramos que tanto el Protaper como el Mtwo, son sistemas rotatorios muy confiables. Del análisis estadís co podemos resaltar lo siguiente: En el sistema Mtwo, al comparar el promedio del ángulo inicial (154.3) y final (157)

hubo diferencia significa va al 0.05 (t=1.92). Sin embargo la apreciación clínica al usar estas limas rotatorias es que no parecieron modificar sustancialmente el conducto original, (véase cuadro 3). Este hallazgo coincide con lo mencionado por Schäfer, y colaboradores (20), que dicen que al usar este sistema se mantuvo la curvatura del conducto radicular. En especial se apreciaron casos con doble curvatura que se mantuvieron sin grandes modificaciones, (véase la fotogra a 4). Por lo que toca al sistema Protaper, al comparar el promedio del ángulo inicial (154.30) y final (158.50) también mostró diferencia significa va al 0.01 (t=3.43), (véase cuadro 2), lo que lleva a pensar que también se modifica la forma del conducto original. Sin embargo, de nuevo la apreciación clínica, nos indicó que esta variabilidad no provocó mayores complicaciones, como pudieran ser perforaciones o transportación importante del forman apical. Kuzekanani (15) reporta resultados similares, donde el sistema MTWO mostró menor desviación del conducto original, sin embargo mencionan que Protaper es también confiable, (véase la fotogra a

3).

Por úl mo, comparando los grados del ángulo inicial y final del sistema Mtwo, la diferencia fue de 2.60, mientras que en sistema Protaper esta diferencia fue de 4.20, (véase cuadro 4). Cuando se aplicó la T de student para estas mediciones, resultó que esta diferencia es estadís camente significa va al 0.01,(valor t 3.84). En el estudio similar ya mencionado de Kuzekanani (15), comparó la efec vidad de limpieza y conformación de estos sistemas en conductos curvos y los resultados indicaron que el sistema Mtwo era mejor que Protaper para mantener la forma original del conducto, recomendando el uso de primero para la instrumentación de conductos radiculares muy curvos. Nuestros resultados muestran consistencia con estas observaciones. Con las condiciones de esta inves gación, podemos concluir que tanto el sistema Protaper como el Mtwo son eficientes en la preparación de conductos curvos, apreciado que este úl mo provoca menor grado de desviación del conducto original. Ninguno de los sistemas afectó considerablemente la forma original del conducto, no se provocan perforaciones y/o desgarramientos, por lo que se consideran sistemas confiables.

Desviación del conducto original por el uso de los sistemas rotatorios Mtwo y Protaper
Desviación del conducto original por el uso de los sistemas rotatorios Mtwo y Protaper

El sistema Mtwo se recomienda en conductos con curvatura mayor a 25º, ya que se respeta mejor la curvatura original del conducto El sistema de evaluación del ángulo de las raíces con el programa Mo c images plus 2.0 es muy ú l para este po de estudios, por lo que proponemos u lizar esta misma metodología para estudios futuros que exploren esta línea de inves gación.

REFERENCIAS

1. Vorwek G. Terapéu ca endodón ca con instrumentos rota vos. Concepto terapéu co sistemá co para la prác ca dental. Quintessence 2000;13:253-85.

2. Cohen S, Burns R. Vías de la Pulpa. 7 a ed. Madrid:Harcourt;

1999.

3. Soares I, Goldberg F. Endodoncia Técnica y fundamentos. 1 a ed México:Médica Panamericana; 2002.

4. Beer R, Baumann M, Kim S. Atlas de Endodoncia. México:

Masson; 2000.

5. Thompson SA. An overview of nickel- tanium alloys used in den stry. Int Endod J, 2000;33(4):297-310.

6. Zuolo ML, Walton RE. Deterioro de los instrumentos con el uso: Comparación entre níquel- tanio y el acero inoxidable. Quintessense 1998; 11:85-114.

7. Hankins PJ, ElDeeb ME. An evalua on of the canal master balanced-force, and step-back techniques. J Endod 1996;22

(3):123–30.

8. Roane IB, Sabala CL, Duncanson MG. The balanced force concept for instrumenta on of curved canals. J Endod

1985;11(4):203–11.

9. Lim KC, Webber J. The effect of canal prepara on on the shape of the curved root canal. Int Endod J 1985;18(3):233

–6.

10. Schneider SW. A comparison of canal prepara ons in straight and curved root canals. Oral Surg 1971;32(3):271–5.

11. Weine FS. Endodon c therapy. 3rd ed. St. Louis: Mosby;

1982.

12. Hankins PJ, El Deeb ME. An evalua on of the canal master, balanced-force, and step-back techniques. J Endod 1996;22

(2):123–30

13. Pruet JP, Clement DJ, Carnes DL. Cyclic fa gue tes ng of nickel- tanium endodon c instruments. J Endod 1997;23(2)

77-85.

14. Leonardo MR, Leonardo RDT. Sistemas Rotatorios en Endodoncia: instrumentos de níquel- tanio. Brasil:Artes Médicas. 2002

15. Kuzekanani M. Cleaning and shaping curved root canals:

Mtwo vs protaper instruments a lab comparison. Indian J Dent Res 2009;3(5):268-70.

16. Strawn SE, White JM, Marshall GW, Gee L, Goodis HE, Marshall SJ. Spectroscopic changes in human den ne exposed to various storage solu ons-short term. J Dent Res

1996;24(8):417–23.

17. Bramante CM, Berbet A, Borges RP. A methodology for evalua on of root canal instrumenta on. J Endod 1987;13

(4):243-5.

18. Cliffortd J. Ruddle. The protaper endodon c system:

Geometries, Feature and Guidelines for use. Den stry Today

2001;20(10):60-7.

19. Blum JY, Machtou C, Ruddle JP, Micallef I. Analysis of mechanical prepara on in extracted teeth using ProTaper rotary instruments: Value of the safety quo ent. J Endod

2003;29(9):567-75.

20. Schäfer EM, Erler T, Dammaschke JE. Compara ve study on the shaping ability and cleaning efficiency of rotary Mtwo instruments. Part 2. Cleaning effec veness and shaping ability in severly curved root canals of extracted teeth. Int Endodon J 2006;39(3):206-12

21. Veltri A, Mollo L, Mantovani P, Pini PA, Balleri S. Grandini G. A compara ve study of Endoflare–Hero Shaper and Mtwo NiTi instruments in the prepara on of curved root canals. Int Endodon J 2005;38(8):610-16.