Está en la página 1de 249
Las pseudociencias jvaya timo! Coleccion dirigida por Javier Armentia y editada en colaboracion con la Sociedad para el Avance del Pensamiento Critico LAETOLI : i : Mario Bunge (Florida, Buenos Aires, 1919) es uno de los filosofos de la ciencia mas reconocidos en todo el mundo. Su formacién humanistica y politica se enraizo en los barrios obreros de Buenos Aires, que recorrié de nino junto a su padre, médico y diputado socialista. A los 19 afios fund6 la Universidad Obrera Argentina (UOA), que fue clausurada en 1943 por el gobierno de Peron. En la década de 1960 dio clases en las universi- dades de Texas, Temple, Delaware (EE UU) y Friburgo (Alemania) y finalmente se establecid en Canada, donde ha sido profesor de la Universidad McGill de Montreal, Quebec, la mas antigua del pais. Autor de mas de 50 libres (entre ellos los ocho voltimenes de su Tratado de Filosofia), casi todos en inglés, ha recibido 19 doctorados honoris causa y el premio Principe de Asturias de Humanidades en 1982. Sus libros han sido traducidos a numerosas lenguas, incluidas el japonés, el ruso y el chino. Azote de las supercherias, en 1991 alen- to la fundacién del Centro Argentino para la Investigacion y Refutacion de la Pseudociencia (CAIRP). Alfonso Lopez Borgofioz (Valencia, 1960) es licenciado en Geograffa e Historia por la Universidad de Barcelona. Ha diti- Sido las revisias Universo y EI Escéptico y publicado nume- tosos articulos en defensa del pensamiento critico. En la ac- tualidad es presidente de Amnistia Internacional en Espafia. www.laetoli.net OTRAS OBRAS DE] AUTOR EN CASTELLANO Filosofia de la fisica, Ariel, Barcelona, 1978 Epixtemologia, Ariel, Barcelona, 1980 Materialismo y ciencia, Ariel, Barcelona, 1981 Economia y filosofia, Tecnos, Madrid, 1982 La investigaciin cientifica, Ariel, Barcelona, 1983 El problema mente-cerebro, Tecnos, Madrid, 1985 Seudociencia e ideologia, Alianza, Madrid, 1985 Racionalidad y realismo, Alianza, Madrid, 1985 Teoria y realidad, Atiel, Barcelona, 1985 Intuicién y razdn, Tecnos, Madrid, 1986 Filosofia de la psicologia, Ariel, Barcelona, 1988 Mente y sociedad, Alianza, Madrid, 1989 Sociologia de la ciencia, Siglo Veinte, Buenos Aires, 1993 Las ciencias sociales en discusién, Sudamericana, Buenos Aires, 1999 La investigaciin cientifica. Su estrategia y su filosofta, Siglo XX1, México, 2000 Fundamentos de biofilosofia, Siglo XX1, México, 2000 Diccionario de filosofia, Siglo XXI, México, 2001 Qué es filosofar cientificamente?, Fondo Editorial de la UIGV, Lima, 2001 Emergencia y convergencia. Novedad cualitativa y unidad del conocimiento, Gedisa, Barcelona, 2004 A la caza de la realidad. La controversia sobre el realismo, Gedisa, Barcelona, 2007 Tratado de filosofia, vol. I: Semdntica 1. Sentido y referencia, Gedisa, Barcelona, 2008 Tratado de filosofia, vol, II: Seméntica 2. Interpretacién y verdad, Gedisa, Barcelona, 2009 Filosofia politica. Solidaridad, cooperacién y democracia integral, Gedisa, Barcelona, 2009 Las pseudociencias ivaya timo! Coleccion dirigida por Javier Armentia y editada en colaboracién con la Sociedad para el Avance del Pensamiento Critico Mario Bunge LAS PSEUDOCIENCIAS ;VAYA TIMO! Edicién de Alfonso Lépez Borgofioz ‘Traduccién de Rafael Gonzalez del Solar Prdlogos de Alfonso Lépez Borgofioz, Cristina Corredor y Rafael Gonzalez del Solar LAETOLI 14 edicién: noviembre 2010 Disefio de portada: Serafin Senosidin Ilustracién de portada: Ricard Robres Maquetacién: Carlos Alvarez, www.estudiooberon.com © Mario Bunge, 2010 © de la traduccién del inglés: Rafael Gonzalez del Solar, 2010 © del prdlogo 1: Alfonso Lépez Borgoiioz, 2010 © del prdlogo 2, Cristina Corredor Lanas, 2010 © del prélogo 3, Rafael Gonzdlez del Solar, 2010 © Editorial Laetoli, 2010 Monasterio de Yarte, 1, 8° 31011 Pamplona www.laetoli.net ISBN: 978-84-92422-24-1 Depésito legal: NA-3017-2010 Impreso por: GraphyCems Poligono Industrial San Miguel 31132 Villatuerta, Navarra Printed in the European Union Cualquier forma de reproduccién, distribucién, comunicacién publica o transformacién de esta obra solo puede ser realizada con la autorizacién de sus titulares, salvo excepcién prevista por la ley. Dirfjase a CEDRO (Centro Espafiol de Derechos Reprogréficos, www.cedro.org) si necesita fotocopiar o escanear algtin fragmento de esta obra. Prdlogo 1 Bunge y las pseudociencias: un acercamiento personal Alfonso Lépez Borgofioz El Universo existe por st mismo, puede ser ex- plorado y la mejor manera de hacerlo es cien- uficamente. Bunge, 2007" Hace afios, quizs veinte, conocf a André Gunder Frank, el cono- cido cientifico social de origen alemdn ya fallecido. En aquella época, yo estaba notablemente influido por la obra de diversos autores “relativistas” procedentes tanto de la arqueologfa o la antropologia como de la propia filosoffa de la ciencia. Durante una cena, empecé a expresar a André la dificultad de trabajar con los restos de culturas antiguas, dado que, al ser adap- taciones socioculturales (es decir, no bioldgicas) a diferentes con- textos naturales, sociales e histéricos, era muy dificil conocer re- almente nada de ellas, salvo nuestras propias construcciones del pasado. Le coment que sdlo sabfamos de “apariencias”, no de “re- alidades”. Y lo mismo crefa que pasaba al estudiar desde una pers- Pectiva antropoldgica ciertas poblaciones de otras partes del globo terrestre: nunca habl4bamos de ellas, sélo de nosotros; conocer la realidad era imposible, en caso de que existiera... E incluso eso pa- saba en ciencias como la biologia o la fisica. Pensaba que el con- cepto cerdo o gravitacién universal eran conceptos 0 constructos nuestros, frutos de nuestra manera de entender la naturaleza en un momento dado. André no estaba de acuerdo, pero tampoco parecia que estu- viera especialmente atento a lo que yo decia. Hasta que, en un mo- mento dado, le dije que iba al lavabo. Levanté entonces su vista y, mds o menos, me dijo: “La puerta esta cerrada, ;podrds entrar a través de ese constructo o la abrirds antes de pasar?” Sonrié y aca- bé su frase: “Si tienes prisa, te recomiendo la segunda opcién, pues la primera te provocarfa un chichén que tendrfa muy poco de cons- tructo ideal y mucho de objetivo”. Nuestro entorno es conocible y mejorable Quizés sf exista un mundo real de chichones evitables por mi, por los yanomamos 0 por los antiguos romanos, si uno adopta deci- siones racionales en su manera de actuar y de entrar en los lavabos © moverse por un bosque, aunque sea posible que haya siempre algunos chichones inevitables (llevo muchos, de hecho). Y sf, también es posible decir cosas sobre los otros del pasado o de otras culturas. De hecho, hay hipétesis o conjeturas acerca de ellos que pueden ser discutibles y mejorables, pero que tienen més ele- mentos de certeza que otras que casi ni siquiera son discutibles, da- do lo que sabemos 0 se puede comprobar (como la influencia de los marcianos en la construccién de las piramides de Egipto). Sdlo el es- pecular sin base sobre lo que no se sabe, sin tener en cuenta lo que si se conoce, permite seguir justificando ciertos extravfos de la mente muy poco productivos a nivel cientifico o tecnolégico y, por tanto, social. Entonces... 3no nos podemos permitir hacer conjeturas? ;Claro que st! No podemos evitar hacerlas. Pero, como Bunge sefiala, mien- tras que en las artes 0 en la ficcién todo vale, en la ciencia sdlo son admisibles las conjeturas razonables, aquellas que se pueden con- trolar de forma tanto conceptual (compatibilidad con el grueso del conocimiento) como empfirica*. Y eso es verdad en fisica y en el estudio de la historia o de otros pueblos. Todo cl mundo en todas las épocas se ha reproducido segiin su sexo del mismo modo (més o menos divertido, eso si es tistemente cultural), han debido ingerir alimentos (y, antes de ello, han debido proveerse de los mismos), y han dormido, nacido, cre- cido, enfermado, envejecido, muerto... de forma mds 0 menos igual en lo fisico, aunque con variaciones culturales Aunque variados en lo cultural, en lo bsico iguales... pero siem- pre con la posibilidad de establecer hipétesis sobre el funciona- miento de cada cultura de forma razonable. Hasta los relativistas (incluso profesores de filosofia dedicados allo) prefieren volar antes en aviones que con capas de Super- mén. Y su tasa de curacién con terapias de eficacia comprobada es més elevada que cuando usan otras basadas en supersticiones no validadas de ninguna manera, que algunos de ellos defienden como posibilidad filoséfica. Desgraciadamente, el sida existe y ne- garlo es un insulto grave para sus victimas, ya que no ayuda en nada a aumentar el bienestar de los afectados, cosa que la buena ciencia sf consigue. El universo (la realidad) existe de forma independiente a la hu- manidad y es comprensible, aunque el conocimiento del mismo pueda mejorar (o empeorar, segtin a la universidad a la que uno vaya). Bunge escribe que “el conocimiento objetivo apoyado en pruebas firmes y teoria valida es muy superior a las corazonadas subjetivas”, aunque hemos de tener en cuenta que “la ciencia no demuestra el realismo, ni podria hacerlo, porque toda proposicién cientifica, sea ésta dato o hipétesis, se refiere sdlo a hechos de un tipo particular. La ciencia hace por el realismo algo més que con- firmarlo: lo da por supuesto”*. Pero vivir bajo ese supuesto no lo hacen sdlo los cientificos 0 los tecndlogos, sino todo el mundo en su vida diaria, incluso los filé- sofos més relativistas. Y eso es lo deseable, no sdlo como amantes de la filosofia 0 de la ciencia, sino de la vida o la ética en general. Como hemos comprobado, como estamos comprobando, las actuaciones no basadas en la ciencia, asentadas no sobre la realidad ‘9 principios comprobables sino en filosoffas politicas concretas con objetivos concretos no siempre explicitados, pueden llevar a de- sastres internacionales, como confundir una politica econédmica ideoldégica con la economfa, como le pasaba a Marx y le ha suce- dido a la economia “global” en los tiltimos aftos. Existe un mundo social y natural que es cognoscible y clara- mente mejorable, y en el que podemos actuar de forma racional tratando de equivocarnos lo menos posible en nuestras decisio- nes a través de la experiencia y consiguiendo avances signifi- cativos en el campo de la ffsica, la biologia, la economia, la arqueologia, la ética 0 el derecho, si conseguimos que lo que afir- mamos esté planteado de la manera més razonable y comproba- ble posible. Tal vez tuviera razén Einstein, al hablar de los axiomas mora- les, como recoge Bunge, cuando escribfa: “Los axiomas éticos son fundados y puestos a prueba de manera no muy diferente a los axiomas de la ciencia. La verdad es lo que resiste la prueba de la experiencia *. Escepticismo metodolégico Como fruto de estos intereses, comencé a colaborar activamente en el debate contra las falsedades 0 errores con apariencia de verdad (0 “imposturas intelectuales”, segtin denominaron més tarde Alan Sokal y Jean Bricmont en su libro de ese mismo titulo a ciertas posiciones defendidas desde el postmodernismo y el relativismo). Al principio, mi intervencién fue ligera, preocupado meramente por las llamadas pseudociencias més livianas y triviales, en la tesi- tura de tratar de desmontar, por ejemplo, hipétesis sobre astro- nautas en el mundo maya basadas en datos no comprobables. Cuando me introduje mds, empecé a preocuparme por otros campos, al tratar de documentarme e informar sobre el peligro re- al que supone la profunda inexactitud de las “teorias” acerca de la validez y utilidad de muchas de las medicinas falsamente alterna- tivas*, o del creacionismo en cualquiera de sus formas y mutacio- nes para adaptarse a cada medio (casi de forma darwinista, lo que no deja de ser paraddjico). 10 Me embarqué en el llamado movimiento escéptico, que en reali- dad nada tiene que ver con el escepticismo clasico de Pirrén 0 Sex- to Empirico, que yo valoraba antes mucho —y cuya lectura en su vertiente cl4sica atin me encanta— ni con sus variantes de la épo- ca moderna, que negaban la posibilidad de todo conocimiento. El mio era un escepticismo metodoldgico o cientifico, de duda me- tédica pero no sistematica. Como lo define perfectamente Bunge en un texto incluido en este libro, “es una posicién tanto metodo- Idgica como prdctica y moral. En efecto, quienes lo adoptan creen que es tonto, imprudente y moralmente erréneo afirmar, practicar o predicar ideas importantes que no hayan sido puestas a prue- ba 0, peor atin, que hayan mostrado de manera concluyente ser totalmente falsas, ineficientes 0 perjudiciales” *. Este tipo de escépticos, contintia Bunge, “creen todo aquello que haya sido probado 0 que haya mostrado que goza de respaldo empirico sdlido. Descreen de todo aquello que choque con la 16- gica o con el grueso del conocimiento cientifico y sus hipétesis fi- loséficas subyacentes. El suyo es un escepticismo matizado, no un indiscriminado. Los escépticos metodoldgicos sostienen numero- sos principios y, sobre todo, conffan en que los seres humanos ha- rdn progresar atin mds el conocimiento de la realidad. Su fe es critica, no ciega. Se trata de la fe del explorador, no de la fe del cre- yente. No creen en aquello que no estd respaldado por pruebas, pero estan dispuestos a explorar las ideas nuevas y audaces si encuentran razones para sospechar que puedan tener posibilidades [...]. Tienen la mente abierta, pero no la mente en blanco. Se apre- suran a filtrar la basura intelectual”. Y también: “Quienes pone- mos en tela de juicio las creencias en los fantasmas, la reencarna- cidn, la telepatia, la clarividencia, la telequinesia, la rabdomancia, las influencias de los astros, la magia, la brujerfa, las ‘abducciones’ por ovnis, la grafologfa, la cirugfa psiquica, la homeopatia, el psi- coanilisis y otras por el estilo, nos llamamos a nosotros mismos escépticos. Pero al hacerlo queremos indicar que adoptamos Ia fa- mosa duda metédica de Descartes. Se trata de una desconfianza inicial respecto de las percepciones, informaciones y pensamientos extraordinarios. No quiere decir que los escépticos cierren sus men- Jo tes a los acontecimientos extrafios sino que, antes de admitir que tales sucesos son reales, desean que se los controle por medio de nuevas experiencias 0 razonamientos. Los escépticos no aceptan ingenuamente la primera cosa que perciben o piensan. No son cré- dulos, pero tampoco son neofébicos. Sdlo son criticos. Antes de creer, quieren ver pruebas” ’. Mi duda, nuestra duda, no es sobre la posibilidad de conocer sino sobre las afirmaciones acerca de las cosas que no son com- probables. Sobre las pseudociencias, vamos. Y para la lucha conceptual contra las mismas, la obra de Bun- ge es maravillosa por su claridad, amenidad, rigor, coherencia y fa- cilidad de lectura. Y por atreverse a exponerla con generosidad y sin cortapisas ante cualquier ptblico. Victima yo atin de autores encumbrados y oscuros, los escritos de Mario Bunge me han aportado siempre valiosas herramientas conceptuales con las que acercarme a los objetos de mi interés, se- falando la importancia de establecer una nitida separacién entre ciencia y pseudociencia. Para él, negar la necesidad de definir bien lo que es ciencia no es correcto. Como escribid hace afios, “ante la ausencia de una ca- ractetizacidn explicita y adecuada de la ciencia (y de su opuesto, lo que no es ciencia), ciertas teorfas y prdcticas fraudulentas se pue- den colar por las puertas de la ciudadela de la ciencia. Piénsese en la cosmologia creacionista, el ‘creacionismo cientifico’, el determi- nismo genérico, el psicoandlisis o la utilizacién de las manchas de tinta para el diagndstico de la personalidad y de la hipnosis para la recuperacién de la memoria” ®. A muchos no parece preocuparles grandemente el mundo de las pseudociencias. En las universidades y los medios académicos cre- en que es una forma de pensar inofensiva y propia del vulgo, de la plebe, pues “estén demasiado ocupados con sus propias investiga- ciones como para molestarse por tales sinsentidos. Esta actitud, sin embargo, es de lo mas desafortunada”’. Como el mismo Bunge sefiala, este tipo de falso conocimiento es mds dafiino de lo que parece pues, al fin y al cabo, el método cientifico constituye la mejor estrategia para conseguir las verda- 12 des mas objetivas, precisas y profundas acerca de hechos de toda clase, naturales o sociales. No sélo hablamos de las cosas, sino tam- bién de la gente y de sus relaciones. Pero no sdlo es ciencia “de las cosas”, no sdlo se trata de dife- renciar de la forma més correcta posible los conceptos fisicos 0 qui- micos. Tras la btisqueda del conocimiento sobre nuestro entorno, en Bunge hay una seria reflexién ética acerca de la relacién de los seres humanos con la naturaleza y con otras personas. Su realismo cientifico filosdfico integral es “la filosofia que casi todo el mundo practica cuando intenta resolver sus problemas de todos los dfas. Unicamente los filésofos pueden profesar el antirrealismo y es- to sdlo cuando escriben o ensefian””’. El falso conocimiento no sirve. No ayuda. La defensa no es porque sf, sino porque cree importante “la po- sibilidad de construir una filosoffa prdctica cientifica. Esta serfa un cédigo moral y una filosofia politica disefiadas para personas rea- les en sociedades reales, no para angeles en utopfas. Es decir, ese cédigo estaria disefiado para individuos que se enfrentan a dilemas morales reales en sistemas sociales reales; personas con necesidades y aspiraciones, asi como con derechos y deberes”"'. Es mds, “la fi- losoffa politica no es un lujo, sino una necesidad, ya que se la ne- cesita para entender la actualidad politica y, sobre todo, para pen- sar un futuro mejor. Pero para que preste semejante servicio la filosoffa politica deber4 formar parte de un sistema coherente al que también pertenezcan una teoria realista del conocimiento, una ética humanista y una visién del mundo acorde con la ciencia y la técnica contempordneas” *. Mario Bunge es un referente en filosofia de la ciencia a nivel mundial, al que no le gusta hablar sdlo en las universidades y ser lefdo sdlo por catedraticos en una torre de cristal, sino que le pre- ocupan los riesgos de la mera palabreria. Y esa preocupacién la tie- ne tanto en circulos académicos como en revistas de divulgacién, en la prensa, en congresos, etc. André Gunder Frank, mencionado al comienzo de este prélo- go, nacié en Alemania. Sus padres huyeron de la Alemania nazi ya en 1934, cuando él tenia sdlo cinco afios. Como le sucedié a a Sophie Scholl y a muchos otros alemanes, André me sefialé que no hacfa falta ser judio ni victima directa de los peores crimenes del régimen hitleriano para darse cuenta de que realmente, de for- ma objetiva, aquello no podfa ser bueno. Que no era relativo. No todo es igual y hay que defender el mejor conocimiento cri- tico posible. Y eso es un poco lo que creo que defiende Bunge, y asi lo muestra de forma insistente en sus obras. Sobre este libro Este libro surge del interés del editor, Serafin Senosidin, y del mio propio en reunir en castellano los articulos mds significativos pu- blicados por Mario Bunge dedicados, en general, a clarificar el prin- cipio de demarcacién entre ciencia y pseudociencia, asi como otros trabajos suyos que creemos relacionados. En la seleccién de textos, originalmente publicados en inglés en su mayorfa, nos ayudé el propio Mario Bunge, quien sugirié al- gunos textos que él consideré que merecian estar incluidos. La facilidad de trabajar y colaborar con el autor en todo momento, desde hace ya tiempo, con respuestas rdpidas, claras y acertadas, ha sido un motivo de satisfaccién. De todos los articulos seleccionadas en un primer momento descartamos, finalmente, por recomendacién del traductor, Rafael Gonzalez del Solar, el texto “The Scientist's Skepticism” " (titula- do en espafiol “El escepticismo del cientifico”), el cual es sélo un extracto del texto “Creencias y dudas de un escéptico”, que sf se incluye en el presente libro. El orden de los articulos, por otra de las muchas sugerencias acertadas de Rafael Gonzalez del Solar, se basa en su organizacién tematica y no cronoldgica. Para acompafiar los textos, hemos crefdo adecuado solicitar otros dos prélogos al propio Rafael Gonzdlez del Solar y a la profesora Cristina Corredor, que espero ayuden al lector tanto como a nos- otros a acercarse a la figura y obra del fildsofo argentino. Prdlogo 2 Mario Bunge: reivindicacién de la razén y la ciencia Cristina Corredor Cualquier persona familiarizada con el método de la filosofia ana- litica reconocerd, sin duda, en los textos del profesor Bunge com- pilados con acierto y un criterio temético claro en esta seleccién, su conformidad con el grado mds alto de exigencia de ese método analitico: la precisién y el rigor en la definicién de los conceptos, la claridad y explicitud en la formulacién de las tesis, y la presen- tacién ordenada y sistematica de los argumentos que sostienen cual- quier afirmacién. Este estilo resulta letal cuando se combina con la rapidisima inteligencia y la brillante ironia con que Bunge de- tecta y pone en evidencia las debilidades, contradicciones y falta de fundamento cientifico del conjunto de disciplinas que, con s6lidos argumentos, sitta en el campo de las pseudociencias. La atencién, el rigor y el detalle que Bunge pone en su critica pueden sorprender a quien, quizd precipitadamente, ya ha situado ese conjunto de disciplinas fuera del ambito de lo que merece el nombre de conocimiento. Especialmente si se tiene en cuenta que la produccién académica e investigadora del profesor Bunge, re- conocida internacionalmente, incluye més de 50 libros y mas de 500 ensayos publicados en algunas de las editoriales y revistas mds importantes en las Areas de la fisica tedrica, las ciencias sociales y la filosoffa. Pero en sus textos es posible encontrar, en ocasiones explicitamente, una preocupaci6n ética que parece dar aliento a todo su trabajo. En un ensayo de 1994, Bunge declara: La Ilustracién nos dio la mayor parte de los valores basicos de la vida civilizada contemporanea, como la confianza en la ra- z6n, la pasion por la libertad investigadora y la igualdad. Por supuesto, la Ilustracién no nos lo dio todo hecho [...]. Por ejemplo, la Iustracién no previé los abusos de la industriali- zacién, erré al no subrayar la necesidad de la paz, exageré el individualismo, ensalzé la competicién a expensas de la coo- peracién, no llegé suficientemente lejos en la reforma social, y no se preocupé gran cosa por las mujeres o por los pueblos sub- desarrollados. Sin embargo, la Ilustracién perfecciond, enal- tecié y difundié los principales instrumentos conceptuales y morales para avanzar més alld de s{ misma. (Citado en Mat- thews, 2003, pag. 434, traduccién mfa). Este compromiso con los valores ilustrados de la razn, el co- nocimiento fundado —preeminentemente, el conocimiento cienti- fico de base empirica, junto con el uso de la légica como principal herramienta analitica—, y la defensa de la igualdad, la democra- cia y la justicia social parecen proporcionar una unidad de propd- sito al conjunto de su esfuerzo intelectual. Lo que no es conocimiento El interés por demarcar la ciencia de la pseudociencia se conside- ra académicamente parte de un interés mds amplio por determi- nar qué creencias estén epistémicamente garantizadas. Esta de- marcacién tiene, ademds de un interés tedrico, consecuencias prac- ticas importantes para la vida humana y, por tanto, para la toma de decisiones en los ambitos privado y ptiblico, incluida la activi- dad politica. El profesor Bunge, consciente de este doble interés y de la im- periosa necesidad de contar con criterios claros y aplicables, pro- cede con metédico rigor analitico. Toma como punto de parti- da una determinacién normativa de la ciencia, que caracteriza a 16 partir de la nocién de familia de campos de investigacién cientifica factica como una tupla, una serie, ordenada de diez elementos com- ponentes. Estos incluyen, entre otros, la existencia de una comu- nidad de investigadores integrada en una sociedad; un dominio de entidades reales; un trasfondo de presupuestos filosdficos, teorias Iégico-matematicas y datos, hipétesis y teorfas actualizadas y bien confirmadas, que son compatibles con el fondo de conocimiento previo y van unidos a unos métodos de investigacién. Asimismo, estos elementos comprenden una problemdtica, unos objetivos, entre ellos el descubrimiento y utilizacién de leyes, y una metédi- a, que sélo debe incorporar procedimientos escrutables y justifi- cables. Esta tupla de diez elementos proporciona las diez condi- ciones del conocimiento cientifico y, por contraposicién, permite identificar a aquellas disciplinas que, al no satisfacerlas, no mere- cen el estatuto de cientificas. De entre todas ellas, “todo campo de conocimiento que no sea cientifico pero se anuncia como tal es pseudocientifico, o falsa cien- cia” (Bunge, 1991). Lo que hace especialmente perniciosa a la pseu- dociencia —frente a otras variedades posibles de aproximacién in- suficiente a la ciencia, como es el caso de las protociencias o las ciencias atin emergentes o en desarrollo— es el componente de fraude 0 engafio que lleva consigo. Esto convierte el esfuerzo de Bunge por sacar a la luz sus insuficiencias en un doble compromi- so ¢tico: con el conocimiento y con la sociedad. En su examen del amplisimo espectro de pseudociencias, siem- pre riguroso y argumentado, hay algo que sorprende de nuevo. El profesor Bunge no se limita a tomar en consideracién aquellas dis- ciplinas que una mayorfa social catalogarfa como no cientificas (co- mo la parapsicologia, con todas sus subdisciplinas: telepatfa, tele- quinesia, precognicién, percepcidn extrasensorial, etc.), 0 incluso otras que parecen gozar de cierto reconocimiento o prestigio (co- mo el psicoanilisis). Bajo su incisivo andlisis critico, tampoco superan la comprobacién de cientificidad algunas disciplinas am- pliamente discutidas y difundidas en medios académicos: la so- ciobiologia, la teorfa general y la teorfa cudntica de la medicién, el bayesianismo, las aplicaciones de la teorfa de las catdstrofes o la ah teoria de juegos, entre otras. En sus respuestas a los proponentes y defensores de estas teorfas, el profesor Bunge pone de manifiesto no sdlo su profundo conocimiento de las mismas y su rigor argu- mentativo, sino también una honestidad intelectual que le lleva a aceptar algunas correcciones —como la del fildsofo de la ciencia Feyerabend sobre la aceptabilidad de ideas atin no puestas a prue- ba, o la afirmacién del matemdtico Thom de que no todas las teorfas tienen que ser directamente comprobables—, asi como a reconocet y valorar los méritos cientificos de algunos aspectos de las teorias que critica (véase Bunge, 1991). Criterios de cientificidad Para poder abordar criticamente estas teorfas académicamente re- conocidas, el profesor Bunge no sdlo utiliza sus amplisimos cono- cimientos de muy distintas ciencias (matemiticas, fisica, quimica, biologfa, psicologfa fisioldgica, sociologfa cientifica, etc.) con el fin de examinar en profundidad los principales conceptos y tesis que va criticar, sino que defiende, ademds (véase Bunge, 1989) que toda investigacién necesita desarrollarse a partir de unos principios filos6ficos presupuestos que, aun cuando puedan permanecer tacitos, determinan el cardcter cientifico de la investigacién. Se constituyen, por tanto, en criterios de cientificidad para toda dis- ciplina que aspire a ser considerada ciencia. Estos principios son: el materialismo no reduccionista (la admi- sién de que el mundo est4 compuesto exclusivamente por cosas concretas, materiales, que se comportan con arreglo a leyes, sin que esto excluya la existencia de propiedades emergentes); el realismo (la admisién de que el mundo existe con independencia de la in- vestigacién y de quienes lo investigan, y que puede ser conocido al menos parcial y gradualmente); el racionalismo (que exige la con- sistencia interna de las ideas y la coherencia Idgica entre ellas); el empirismo (la exigencia de que toda idea acerca de cosas reales sea comprobada empfricamente) y el sistemismo (el presupuesto de que 18 los datos e hipétesis de la ciencia conforman un sistema, lo que lle- va consigo la exigencia de que las teorias cientificas no entren en conflicto entre si). Este conjunto de criterios permite al profesor Bunge situarse erfticamente frente a otras propuestas precedentes dentro de la mis- ma tradicién analitica en filosofia de la ciencia. De entre ellas es imprescindible mencionar la del empirismo Idgico de Rudolf Car- nap y el Circulo de Viena y la posterior de Karl Popper. Quizd en este punto, y sin intencién de abusar de la paciencia del lector 0 lectora, tenga interés recordar brevemente las ideas fundamenta- les propuestas por estos autores, porque pueden permitir entender el cardcter de las objeciones del profesor Bunge y su metddico y coherente modo de proceder. El grupo del Circulo de Viena, con el liderazgo intelectual de Carnap, habia defendido la idea de que un enunciado cientifico podia distinguirse de otro metafisico porque el primero era, en principio, verificable: es decir, existia algtin procedimiento que po- dia permitir declararlo verdadero o falso. Los empiristas ldgicos se vieron obligados después a reformular su propio principio (véase Hempel, 1950), pues pudieron ver que era al mismo tiempo de- masiado fuerte (excluia enunciados que formaban parte de teorias cientificas reconocidas) y demasiado deébil (permitia declarar veri- bles enunciados carentes de contenido empirico). Adoptaron tonces un principio de comprobabilidad (testability) que hacia de aplicacién del criterio una cuestién de grado. Pero mantuvieron estricto compromiso empirista, conforme al cual todo el cono- iento tenfa que poder reconducirse a los fendmenos dados con experiencia. El profesor Bunge observa que el propésito de estos fildsofos y ntificos era establecer la demarcacién entre ciencia y metafisica, ientras que él ha defendido que no se trata de Ambitos separados: mo acabamos de ver, él defiende que toda ciencia se sittia sobre : trasfondo de presupuestos filosdficos. Por ello, su objetivo es, és precisamente, el de delimitar lo cientifico de lo que no lo es, iendo en cuenta estos principios presupuestos. Y su rigor en la cisién del marco conceptual propio le permite desestimar la WG) propuesta del empirismo Idgico por su fenomenismo (contrario, por tanto, al materialismo) y su antirrealismo (pues no considera nece- saria la hipotesis de un mundo real independiente de la experiencia). El mismo conjunto de principios le permite igualmente consi- derar insuficiente el principio falsacionista de Popper como tinico criterio de lo que es cientifico. En un temprano ensayo, Popper propuso el famoso y reconocido principio al que se refiere la criti- ca del profesor Bunge: “los enunciados o sistemas de enunciados, para ser considerados cientificos, han de ser susceptibles de entrar en conflicto con observaciones posibles o concebibles” (Popper, 1962, pag. 39, traduccién mia). Algunas objeciones posteriores han obligado a Popper a una revisién de su propio principio, que en su formulacién més reciente afirma que un enunciado 0 una te- orfa son cientifico-empiricos si —y sélo si— son falsables, pero es- ta falsabilidad sdlo se refiere a la estructura légica de enunciados y clases de enunciados. Es decir, un enunciado teérico es falsable si —y sdlo si— contradice algtin enunciado empirico que describe un suceso Idgicamente posible que seria légicamente posible ob- servar (véase Hansson, 2008). Esta ultima formulacién es un poco més débil que la primera, pero sigue manteniendo un tinico criterio de demarcacién. ‘También en este caso la critica del profesor Bunge tiene en cuen- ta el marco conceptual que defiende y que considera necesario in- corporar una multiplicidad de criterios. Observa que la falsabili- dad no es un criterio suficiente, pues de ello se seguiria que todas las teorias falsas deberfan considerarse cientificas; sefiala ademas que la falsabilidad directa no puede exigirse a las teorfas mds alta- mente tedricas y generales; y argumenta que la cientificidad exige més que la comprobabilidad (véase Bunge, 1991). Conclusién Ya he indicado la unidad de propésito que parece guiar el traba- jo del profesor Bunge. Dentro de esta defensa de un conjunto de 20 alores heredados de la Ilustracién, la ciencia cumple una funcién e va mds allé de permitirnos conocer la verdad y saber cémo es el mundo, aunque este conocimiento haya de ser gradual y parcial. es una toma de decisiones correcta y la definicién de politicas blicas acertadas sélo pueden encontrar una base firme en un co- ‘ocimiento epistémicamente garantizado. Al mismo tiempo, el profesor Bunge muestra cémo la propia investigacién empirica y la formulacién de teorias requieren una base de presupuestos filo- ‘s6ficos que son, a su vez, susceptibles de examen critico y de jus- tificacién racional (véase, por ejemplo, su ensayo “La conexién pseudociencia—filosofia—ideologia”, capitulo 11 de este libro). De ambas observaciones se sigue la importancia de que las ciencias so- ales, en particular, incorporen plenamente el método y criterios la practica cientifica. El conjunto de trabajos que se recogen aqui, y cuya traduccién ‘consigue magnificamente hacer llegar el estilo del profesor Bunge, racional de las ideas y claridad en los argumentos y los juicios. El profesor Bunge atina el conocimiento erudito y el método acadé- mico con un estilo brillantemente desenfadado y accesible y —qui- lo mds importante— con una preocupacién constante por va- Tores sociales y humanos cuya realizacién exige un conocimiento cientificamente fundado, como defiende con conviccién. En al- momento de su trabajo, el profesor Bunge ha defendido la ne- cesidad de educar a nifios, nifias y jévenes desarrollando en ellos pensamiento critico y el compromiso con la bisqueda de la ver- ad. Me atrevo a sugerir que la lectura de los ensayos contenidos en este libro sea parte de esa formacién. 21 Prdlogo 3 Ciencia y pseudociencia: positivo y negativo de la racionalidad cientifica Rafael Gonzalez del Solar Agradezco al compilador Alfonso Lépez Borgofioz y al editor Serafin Senosidin su invitacién a participar en este libro como tra- ductor. Pero més les agradezco, como lector de la obra del magis- tral Mario Bunge, que hayan tenido y llevado adelante la idea de reunir en un volumen gran parte de los articulos en los que Bun- ge —tal vez el fildsofo hispanoamericano mds destacado de su ge- neracién— ha abordado los problemas filosdficos suscitados por las pseudociencias. Las pseudocienctas jvaya timo! es un libro necesario y oportuno. Lo primero porque retine trabajos importantes, dispersos y poco accesibles al lector de habla castellana. Lo segundo porque, pese a los espectaculares avances de la ciencia y la tecnologia, las creen- cias que se nutren del pensamiento acritico se multiplican a ritmo inusitado y, mds atin, quienes las difunden son con frecuencia per- sonas 0 instituciones de las que esperarfamos que fuesen sus princi- pales diques. Mientras escribo estas lineas me entero, por ejemplo, de que el principe de Gales ha condenado la ciencia por conside- rarla causante, entre otras desgracias, de los graves problemas am- bientales que nos aquejan, y que la Facultad de Medicina de la Uni- versidad Nacional de Cérdoba (Argentina) ha decidido —sélo des- pués una encendida controversia medidtica en la que intervino el propio Bunge— retirar de su oferta “educativa” varios cursos nada econdmicos de medicina homeopatica, ayurvédica y tradi- cional china. ;Vaya timo! 23 ¢Por qué le interesan tanto los presupuestos filosdficos de la pseu- dociencia a Mario Bunge? ;Se deberd, como ha sugerido alguin psi- coanalista, a un trauma infantil transformado en obsesién? Nada de eso, por supuesto. Como él mismo ha declarado, a Bunge le irri- ta la pseudociencia tanto como ama la ciencia. Y ama la ciencia porque, pese a todas sus imperfecciones, la considera la mejor he- rramienta disponible para conocer el mundo. El conocimiento fia- ble de la realidad: es el unico fundamento moralmente aceptable de la accién planificada. Y si deseamos construir una sociedad me- jor, gdebemos apoyarnos en un revoltijo de mitos, opiniones y dog- mas sin justificacién racional o hemos de intentar fundar nuestros esfuerzos en un conocimiento que, pese a no ser perfecto, posee justificacién racional y, sobre todo, puede mejorarse de manera controlada? Puesto que, entre otros defectos, las pseudociencias constituyen una amenaza para la produccién y difusidn de este se- gundo tipo de conocimiento, no sorprende que merezcan el inte- rés y los acerados dardos de Mario Bunge. En otras palabras, el interés de Bunge por las pseudociencias no es meramente concep- tual —que lo es, y mucho— sino también practico y, especial- mente, ético. Las pseudociencias jvaya timo! El libro que el lector tiene en sus manos se compone de 11 ensa- yos, 10 de los cuales fueron publicados entre 1974 y 2009, y uno de ellos —“La conexién pseudociencia-filosofia—ideologia’— ve aqui la luz por primera vez. La obra consta de tres partes bien di- ferenciadas desde el punto de vista temdtico. La primera defiende la necesidad de contar con un anilisis filosdfico que provea, entre otras cosas, una nocién explicita y clara de pseudociencia. El arti- culo inicial (“La filosofia tras la pseudociencia’) incluye una in- troduccién general al problema en la que se destaca la omnipre- sencia de los presupuestos filoséficos —con frecuencia tacitos— que subyacen a cada idea y acci6n humana, as{ como la necesidad 24 su andlisis. Le sigue “El concepto de pseudociencia’, donde Bun- explica en qué Ambitos y por qué motivos es necesario un con- epto de pseudociencia explicito y de cierto refinamiento. Los plan- eamientos de los dos primeros ensayos se amplfan y profundizan en el tercero (“;Qué es la pseudociencia?”), el cual hace hincapié |n las razones por las que se debe tener en cuenta diversos aspec- ‘no sélo uno— en la caracterizacidén tanto de la ciencia emo de la pseudociencia. Cierra la primera parte una resefia ibliografica cuyo interés principal es el andlisis de un articulo del aldsofo C. D. Broad en favor de la parapsicologia (“Parapsicolo- a y filosofia”). En este examen, Bunge sefiala una vez més la re- ancia de ir més alld de los datos empiricos y prestar atencién a 2 cosmovisién subyacente a un campo cognitivo en el tratamiento problema de las pseudociencias. La segunda parte del libro se ocupa centralmente de dos herra- aientas fundamentales de la racionalidad cientifica —la conjetu- say la actitud escéptica— y advierte contra su uso inmoderado. i pues, el quinto articulo (“Conjeturas: razonables y descabella- ”), a la vez que sostiene la necesidad de conjeturar para investi- cientificamente, enfatiza las diferencias gnoseolégicas, practicas ¥ morales entre las conjeturas que disponen de fundamento (razo- ables) y las que no lo tienen (descabelladas). Por supuesto, las hi- potesis cientificas pertenecen al primer grupo. En “El escepticis- mo absoluto equivale al dogmatismo”, Bunge aborda el otro gran ema de Ia seccidn: las venturas y desventuras del escepticismo, en articular la necesidad de moderacién metodolégica para que re- Ite razonable y, por tanto, constructivo. Las bondades del escep- mo metodolégico (0 moderado), en contraste con los defectos el escepticismo sistemético (0 radical), se plantean con més deta- destacando la importancia del sistemismo, en el séptimo arti- lo (“Creencias y dudas de un escéptico”). Cierra esta segunda arte el que tal vez sea el trabajo més potente y abarcador del libro: “;Qué es la ciencia?” En él Bunge expone con bastante de- talle una parte sustancial de su filosoffa de la ciencia (y la pseu- dociencia) a través de un rico conjunto de réplicas a criticas y omentarios provenientes de intelectuales de la talla de Raymond 22 Boudon, René Thom y Paul Feyerabend. Con cada réplica Bunge ofrece multitud de ejemplos de creencias, doctrinas y enfoques de investigacién que considera pseudocientificos, desde la parapsico- logfa, el psicoandlisis y la cosmologfa creacionista hasta el anar- quismo gnoseoldgico y las aplicaciones de la teorfa del caos. La tercera y tiltima parte tiene como eje tematico la aplicacién de la epistemologfa bungeana a la politica y la politologfa. Se ini- cia con “Por fin Ilegaron los extraterrestres”, un breve pero con- tundente rapapolvo a los escépticos que sdlo se ocupan de las pseu- dociencias tradicionales pero que desatienden aquellas que medran en los recintos académicos, tales como la microeconom{ia neo- clasica. Le sigue “Escepticismo politico”, ensayo en el cual Bunge preconiza la necesidad del escepticismo moderado para la vida de- mocratica. El tiltimo articulo (“La conexién pseudociencia-filoso- fia-politica”) expone los vinculos que el titulo anuncia y ofrece un remate inédito, comprometido, potente e integrador a todo el libro. El problema de la demarcacién Pese a las tres décadas que median entre el articulo més antiguo y el ms reciente, las ideas que el lector encontrar en este volumen —elaboradas con el habitual rigor y presentadas con la envidiable claridad que caracterizan la obra de Mario Bunge— no han per- dido su actualidad en lo mds mfnimo. Antes bien, podria decirse que sucede lo contrario. Ademés del impresionante desarrollo co- mercial de algunas pseudotecnologias, también crece la impor- tancia conceptual de las pseudociencias. Y no podrfa ser de otro modo, ya que su relevancia filoséfica —en particular, la de su ca- racterizacién y su critica— es, en cierto modo, pardsita de la cen- tralidad de la ciencia para la sociedad moderna. En efecto, en la concepcidn bungeana, tanto la pseudociencia (una falsificacién de la ciencia) como la anticiencia (las corrientes de pensamiento que agreden la perspectiva cientifica del conocimiento) se definen yad- quieren relevancia sdlo por su relacién con la propia ciencia que 26 intentan suplantar o desplazar. Ciencia que no solo sirve de base a gran parte del desarrollo tecnoldgico de hoy en dfa, sino también y especialmente a nuestra actual concepcién del mundo, de nos- otros mismos, como especie y como individuos, y de nuestras relaciones con nuestro entorno. Por consiguiente, discurrir sobre la pseudociencia supone un discurso sobre la ciencia. De ahf que los trabajos que constituyen este libro versen sobre diferentes aspectos de la racionalidad cien- tifica. En algunos casos el planteamiento es directo; en otros, se presenta como desde el negativo de una fotografia, a través del andlisis de la impostura, los defectos metodolégicos y —debemos resaltarlo— morales y, en definitiva, de la falta de racionalidad (on- toldgica, gnoseoldgica, metodoldgica, instrumental y ética) de las pseudociencias y las anticiencias. Como el propio Bunge se encarga de sefialar con frecuencia, la mayorfa de los filésofos —en particular, los filésofos de la cien- cia— han dedicado relativamente poca atencién al problema de la distincién entre la ciencia y lo que no lo es. Con todo, hay que ad- mitir que en las uiltimas dos décadas se ha renovado el interés, tan- to de filésofos como de cientificos, por la diferenciacién entre la ciencia y la religion, especialmente en torno al debate sobre las pre- tensiones cientificas del creacionismo. También es verdad que el empirismo légico y el falsacionismo, dos de las cortientes episte- moldgicas mds influyentes del siglo XX, surgieron y se desarrolla- ron en torno al llamado “problema de la demarcacién”, es decir, la busqueda de cémo y dénde trazar una linea que separe la ciencia de aquello que no lo cs. Pero neopositivistas y falsacionistas busca- ban distinguir y separar, especialmente, la ciencia de la metafisica. Es sabido que la solucién propuesta por los primeros —defen- dida por el célebre Circulo de Viena— fue hacer pasar la linea fron- teriza por la verificacién empirica de las afirmaciones sobre el mundo. La propuesta del falsacionismo, segtin Karl Popper, fue la opues- ta: el criterio de cientificidad serfa la falsabilidad (posibilidad de refutacién empfrica) de los enunciados. Por una parte, si bien Bunge no identifica la ciencia con la metafisica (que si considera idéntica a la ontologia), pone gran 27 empefio en matizar esa distincién y rechaza de plano la separacién entre ambos campos de investigacién: las teorfas cientificas extre- madamente generales no son més que teorfas ontoldgicas (metafi- sicas) extremadamente particulares (Bunge, 1977). En resumen, la frontera entre la ciencia y la metafisica, segtin esta concepcién, la tan anhelada por el positivismo légico y el falsacionismo, no es mas que un espejismo en el desierto del empirismo radical. No se puede soslayar que la metafisica a la que Bunge se refie- re, y que ha construido activamente, no es cualquier metafisica sino una metafisica cientifica. Y lo es en dos sentidos. Primero, por- que es exacta, es decir, se sirve de las mismas herramientas forma- les que la ciencia: la modelizacién y el andlisis |6gico-matematicos. Segundo, porque muestra lo que podrfamos llamar una “preocu- pacién” por el control empirico. Desde luego, este control empi- rico no se realiza casi nunca a través de la observacién y el experi- mento, instrumentos propios de la ciencia, pero s{ mediante la continuidad o al menos la compatibilidad de las ideas metafisicas con los mejores resultados (tedricos y empiricos) de la ciencia del momento. Esta decisi6n metodoldgica constituye uno de los ras- gos mds bdsicos e importantes de toda la filosoffa bungeana: su cientificismo, es decir, el supuesto de que —aunque diste de ser per- fecto— el mejor modo de que disponemos para conocer el mun- do es la investigacién cientifica. Dicho sea de paso, ese mundo de la oraci6n anterior es para Bunge el mundo real, /a realidad, y no sdlo el de nuestras experiencias sensibles, como supone una buena porcién de la epistemologia de nuestros dias. Por otra parte, la respuesta de Bunge a los criterios de demar- cacién empiristas no es tanto la crftica que hace de ellos como su incorporacién a un sistema de criterios de demarcacién que, como sugiere nuestro autor, harfamos mejor en llamar “signos 0 indica- dores de cientificidad”. Alli donde los neopositivistas y falsacio- nistas ponfan todo el peso de la tarea demarcatoria en un tinico cri- terio, Bunge ofrece una bateria de 12 indicadores de cientificidad (o pseudocientificidad). Este sistema es consecuencia de su parti- cular concepcién de la racionalidad cientifica o racionalidad total, es decir: ontoldégica, gnoseoldgica (especialmente metodoldgica) y 28 axioldgica (prdctica y ética). Racionalidad que surge de una pers- pectiva sistémica tanto del mundo como del modo de conocerlo. En efecto, para nuestro autor la ciencia sugiere que todo lo que existe es un sistema o bien un componente de un sistema 0 est4 a punto de pasar a formar parte de un sistema. Y si el universo es un sistema, la mejor manera de abordar su conocimiento tiene que set, por fuerza, sistémica. De ahi que Bunge insista una y otra vez en que los objetos complejos como la ciencia (y, por contraste, la pseudociencia) no pueden ser descritos mediante un tinico rasgo, sino que debemos prestar atencién a sus diferentes aspectos. Los que propone para caracterizar un campo cognitivo son los siguientes: actitudes de la comunidad de conocedores involucrados (C) y actitudes hacia ellos de la sociedad en la que acttian (S); ca- racteristicas del conocimiento que ese campo sostiene o produce (K), de los objetos a los que se refiere (D), asi como de los problemas que plantean (P) y de los procedimientos generales que utilizan para in- tentar darles respuesta (M); caracteristicas de la filosofia en la que se funda su conocimiento y su proceder (G); objetivos que persi- guen con ellos (O) y relacién con las ciencias que también se ocu- pan de algunos de esos problemas (B) 0 se ofrecen como herra- mientas formales para ello (F). Ademds de lo cual Bunge incluye la siguiente pregunta: ;c6mo cambia el conocimiento del campo, len- ta o répidamente y en virtud de la investigacidn o de la fuerza, la autoridad, la mera controversia, etc.? Lo anterior se ve con claridad no sdlo en la critica a las pseudo- ciencias més obvias (tales como la parapsicologia y la astrologia), sino también en el ataque a aquellos programas de investigacién que se tienen mayoritariamente por cientificos (entre ellos la mi- croeconomia ortodoxa y la psicologfa evolucionista). En efecto, entre los blancos de las criticas de Bunge podemos distinguir dos grandes grupos: el de las pseudociencias “tradicionales” y el de las disciplinas académicas que considera pseudocientificas 0 con im- portantes elementos de pseudociencia. Las doctrinas del primer grupo suelen ser consideradas imposturas por la comunidad cien- tifica e incluyen campos de creencias que, como la parapsicologia, la astrologia y la homeopatia, violan de manera flagrante algunos 29 de los supuestos filoséficos mds caros a la ciencia. El segundo gru- po, el de las disciplinas que han conseguido hacerse un lugar en la academia, incluye campos menos sencillos de evaluar, que requie- ren de la participacién de los 12 indicadores de cientificidad para ser reconocidos como pseudociencia. Es cierto, algunas de estas disciplinas, entre ellas el psicoandlisis y las ciencias sociales “hu- manjsticas”, presentan menos dificultades, pero otras —tales co- mo las aplicaciones de la teorfa del caos y el “tandem biologista”, constituido por la sociobiologia humana y su progenie: el enfoque del “gen egoista” y la psicologia evolucionista— resultan especial- mente dificiles de juzgar porque parecen formar parte de la inevi- table heterogeneidad de enfoques de la ciencia viva. Efectivamente, ademés de no violar un minimo de principios filoséficos funda- mentales de la ciencia, estos campos utilizan un gran ntimero de técnicas légicas, matematicas, estadisticas y empiricas que perte- necen a la panoplia habitual de instrumentos de los que se valen los cientificos para hacer investigacién. Ello las hace tal vez; a los ojos de Bunge, mds peligrosas. Del mencionado grupo me parece digno de atencién el tandem biologista, que goza de gran aceptacién popular. En efecto, a dife- rencia de lo que ocurre con la cosmovisién que subyace a casi to- das las pseudociencias tradicionales y la mayoria de los “deslices acientificos de los cientificos” —que es predominantemente idea- lista— los campos de conocimiento biologistas son decididamen- te materialistas y, en su mayor parte, realistas. Si dejamos de lado la interpretacién literal del egofsmo de los genes (posicién que pa- rece aconsejable en vista de las innumerables advertencias de su inventor, Richard Dawkins, de que se trata meramente de una for- ma de hablar y no de una auténtica atribucién de intenciones a los genes), la sociobiologfa y sus retofios no parecen postular enti- dades fantasmagéricas (tales como los espectros, el superyé o la mano invisible del mercado en equilibrio). En mi opinion, uno de estos retofios de la sociobiologia huma- na, la psicologfa evolucionista, reviste particular interés. Cabe de- cir que la psicologia de inspiracién evolutiva puede verse como todo un campo de investigacidn, bastante heterogéneo, que se ocu- 30 pa de estudiar el comportamiento humano desde una perspectiva evolucionista (Buller, 2005) 0 como un enfoque tedrico y meto- doldgico dado dentro del mencionado campo de investigacién: la Psicologia Evolucionista, asi con maytisculas. Vista del primer mo- do, la psicologfa evolucionista nacid con los trabajos del propio Darwin y es hermana de otras ciencias que indagan en el pasado de la conducta del hombre, entre ellas la arqueologia cognitiva (Bunge, 2004, pag. 201). Vista del segundo modo, es decir, como enfoque teérico particular, se trata del programa de investigacién puesto en marcha por J. H. Barkow, J. Cosmides y L. Tooby, y que hoy cuenta con numerosos seguidores (véase, por ejemplo, Barkow e al., 1992; Buss, 1995). No es éste el lugar para realizar un andlisis detallado de la cien- tificidad —o falta de ella— de esta disciplina', pero la oportuni- dad se presta para hacer hincapié en la complejidad de la propuesta de Bunge. Como campo de investigacién, la psicologfa evolucio- nista no viola ningun principio ontolégico clave de la cosmovisién cientifica bungeana; en particular, es materialista y realista. Ade- més, es compatible con el grueso del conocimiento cientifico per- tinente y no estd orientada principalmente a la practica o mezclada —al menos de momento— con algtin lucrativo negocio (a dife- rencia de, por ejemplo, el psicoandlisis, la astrologia, la homeopa- tia y, qué duda cabe, la microeconom{a ortodoxa). El asunto cambia cuando restringimos nuestra atencidn a la Psi- cologia Evolucionista. Por cierto, ésta es también materialista y re- alista, ademas de compatible con las leyes de la fisica y la quimica. Sin embargo, no es sistemista sino reduccionista. Y aqui esté el pro- blema. En efecto, ese reduccionismo, también llamado “determi- nismo bioldgico”, consiste en la tentativa de dar una explicacién exclusivamente biolégica —y, ademés, evolutiva— al comporta- miento humano, lo cual, desde luego, implica ignorar todos los aspectos adquiridos, en particular culturales, que afectan a la con- ducta del hombre. En consecuencia, la Psicologia Evolucionista pasa por alto algunos resultados bastante sdlidos de la propia bio- logia evolutiva, las neurociencias cognitivas y la psicologfa. Una manifestacién de ello es su compromiso adaptacionista. Se trata de 31 un supuesto metodolégico —mas precisamente, de la hipétesis de que todos 0 casi todos los rasgos de un organismo son adaptati- vos— que ha prestado un importante servicio a la biologfa evolu- tiva. Sin embargo, como advirtieron Gould y Lewontin (1979) * recurriendo a la comparacién con los timpanos de los arcos de la catedral de San Marcos, este supuesto no hace justicia a la com- plejidad de los procesos evolutivos reales: hay rasgos que no son adaptativos sino consecuencias del efecto neutral de otros rasgos sometidos a presién selectiva que sf lo son. Peor atin, radicalizado y aplicado especialmente a los seres humanos, el adaptacionismo tiene el poder de bloquear e incluso extraviar la investigacién del comportamiento hasta el extremo de inspirar hipdtesis tan poco razonables como que ciertas enfermedades mentales 0 la violacién se han mantenido en el repertorio comportamental humano por- que resultaban adaptativas. Ademés del mencionado adaptacio- nismo, Bunge (2004, p4g. 201) reprocha a la Psicologia Evolucio- nista otras suposiciones (a saber, su reproductivismo, innatismo, computacionismo, desconexién entre emocidn y cognicién, y “la teorfa computacional del intercambio social”), gran parte o la to- talidad de las cuales surgen de su enfoque radicalmente reduccio- nista. En este caso, como en otros, no es suficiente recurrir a la confirmabilidad o a la falsabilidad para reconocer un enfoque de investigacién pseudocientifico. Se requiere el enfoque sistémico, que conduce a evaluar las relaciones existentes entre los conteni- dos de la disciplina bajo estudio y las ciencias vecinas. En resumen, en la escuela bungeana el titulo de céenzifico no se obtiene facilmente y el lugar que el problema de la demarcacién entre ciencia y pseudociencia ocupa en esta filosoffa no sélo res- ponde a necesidades metodolégicas sino también a aspectos préc- ticos y éticos. No basta utilizar herramientas formales o el método cientifico, sino que, ademés, es necesario aplicarlo a problemas e hipétesis que no entren en conflicto con la cosmovisién cientifica ni con el conocimiento cientifico pertinente. Y una caracteristica necesaria de la ciencia, segtin esta perspectiva, es la biisqueda libre de la verdad, elemento clave del ethos de la investigacién cienti- fica. Si la honradez no la suministra el cientifico que ofrece sus 52)