Está en la página 1de 55
fe Prraerrccccy eee) ert Sens Pitta ct ces Cee ea Pee ate cee ee Pee unr) Beeman Pte Corny indice | vomits — 7 ee: de! 20) © 1986 poe Maa Bane Crate nsrptin 832019. Setigo de Chie. npr btion aga Sa | imoneaenha CCUENTOS PARA MARISOL | Se tee Bucacanino 9 \ aS alr del cobe B { Laps or nea ui. 5 Gaapto quite comer toa » | hep ce ie Yo... Yono. B | Mama Condorinay mand Surves Lancs cf La temible aventura de den Gato-Gotsn u | LAS HISTORIAS DE MAMA TOLITA Historia de Sapte que enamers del Sol % | Historia de por qué Lica ten el pecho colondo 47 3 Primera hist de Pers y Gass 5L 55 | Segunda hist cde Pes y Ga “Tercera historia de Perros y Gatos 59 ‘Historia de la sefiora Rata del pueblo de les Ratones 63 ‘Una historia que pasé no ms o Historia del Ratén que engatioa la Zora B Historia con dos Gatas a Historia det Lobo cuando eenferm6 81 Historia de Sans 5 Historia dels Albtossabios 9 Hines de los amigos de Artina 95 | Exe | ‘Marta Brunet y sus obras 103 t 4 Buscacamino R.. ‘que en una montafa del Sur viia un sefior Chuncho al cual los otros pélaros llamaban Buscacamino, No creas ti que lo lara bban asi por sus grandes ojos, relucientes como ¢30s Yocos que encienden por la noche los autos para encontrar la ruta extraviada. No. Le dieron ese Sobrenombre a raiz de un gran servicio que les prestara, Pero antes debo advertirte que hasta ese momento nadie queria al sefior Chuncho. Este no hacia otra cosa que avgurar calamidades: “Usted se va a enjermar... Ya le habia dicho que chocarfa contra ese rbol.. Dése cuenta de Gue tiene el moquillo... Mafiana vendré el Peuco. 9 “Pehebehes Cr py ot eer eer gine a cae es et Toe eS eertaeerte ters te seeainree eictatrancteieee ices meta Pre bertroe ees ease Mientras tanto, el sefior Chuncho habia des- pertado, y después de dar varios bostezos, de esti Tar los alas y de rascarse un poco -como es de rigor fl sali de un buen suefio-, puso ateneion a lo que {os péjaros decian entre desolados sollozos: ~{Periquito! ;Periquito! “3Has visto a mi Tio Agustin? “pests! ests! “Aqui! jAquil jail jAlié! Era para volverse loco. ero el sefior Chuncho no se afligié con tanto agito ni con tanta confusion. Se puso las botes y el Smpermeable, y con su paso de grave notario salié dela cosa, dejando la puerta bien cerrada para ev {ar robos, Guards la llave en el bolilo de atras del pantalon y realizado ese gesto precautorio se fue de tn wielo hasta “el érbol de enfrente”, donde una Seflora Diuca lloraba a mares larmando a su marido. ‘Con los ojos bien abiertos y bien brillantes en. ta oscuridad, el sefior Chuncho le fue alumbrando telcamino una vez que avziigué dénde vivia. La deié fen su casa, arropada y trangula, yéndose en segur Gaa otro arbol, donde una seficrta Cachavia grite- ta como sila estuvieran matando, rodeada de sus hermanas, que ya no gritaban, porque se habian quedado roneas. Y las levd a su casa, donde paps Ghoroy y mama Cachatia estaben rezendo una lena para que San Cristobal ls trajera con bien a casa. CChoroy y mamé Cachafa extoban rezando una Jetono pore que Son Crstbal les trajera con bien ¥en esta forma, auiiondo a unos y a otos, elseforChunchologré poner orden en la montana sae coda cual legara sano y salvo su domiclto Tan atareado estaba, que obido sus anunctos de coloidodes ‘Desde entonces, ls pars de a montatenen pot al eter Chncho in aan afeto 9 lan Eihosamente Buscacamino,y, aunque Ol sga pre: Séulando ledoslos mais, oyen con gran cortele {hasta selen contetaie con algan monoslabo {iat ex que en la mayor dels cos extn pen sand en 07a cosa, pero come el seior Chuncho nolo sabe, se considera ol mds lle de os hablantes dela montana Ea eso historia del setor Chuncho,» quien sus compareros lian Buscacarino. 1 wai flos del coLrele Ep esulta que una vez habia un ma tnimonio que Ua en un campito, cerca de un pueblo ‘en el Sur. Los dos eran viejos,reviejos. Y resulia que ‘al marido era tan flojo que Aunca habia trabojado fen com alguna, y en cuanto le hablaban de hacer ‘ko, se quejaba a gritos de sus ruichas enfermedades {y 2 Iba a la cama, diciendo que ya poco le iba fak endo para entregar su dnima al Talta Dios. Y resuk {a también que ls pobre mujer, a pesar de sus aos, nia que seguir comidiéndose para ella sola marr tener et hogar. Con la tenible peroza del matido, a quien lla~ _maban don Quejumbre-No-Hace-Nada, el campito 13 ‘estaba hecho una maratia de zazasy la casa se cola {2 pesr de los puntales que le hban arimad algunos ‘vecinos misercordioses. Pero esto no era imped mento para que don Quelumbre-No Hoce: Noda s uiera durmiendo o lamentardose de sus males, Y Fesuta que un da estaba dona Marla Soplllo-quo ass fe lamaba la mujer-murdend los pantalones de don Quejumbre‘No-Hace-Nada, cuando sito que éste Tegaba muy content del pucblo, donde habia io en bua de remodios paras mucls ‘Apenas la ds6 le di “Fighrese la suerte, vie “Usté drs, Aunque seria mejor que cra antes tas goenas tardes *Gilenastardes. Pero no interumpa. Figarese la suerte... A la primera glia del camino me le encontré con una sefiora muy encachS, que me pre- unto pa'onde tba, Yo le contesté que p'al pueoio ‘amercar medicinas pal dolor de mucles Enfonces la meioe ques meica y que me puode dar un remne- dono ablo pa las muclas, sino que es a tlltos los ales conacios. ¥ voy entonces yoy le predunto TY qué temedio es Ge, Mist?” Y ela al tro me contest: “Esa Por del Cobre". "No ln conozzo, nt nse aid era ie expos le {Je ice: "Aci tien a semi, waynze po scarp toy la siembra, yen cuanto lovezca vera como =e alla de sus muchos achaques" “2 qué led, viejo? 4 coh eciahis aster oan emai tenten nina panne eae 15 ~2Qué haré? Ie pregunta dofia Maria Sopiilo. —Uste sabré ~ ¥ quiso explicar lo que habia pasado, pero le dieron un buen escobazo y lo echaron para afuera, Desde entonces, el Perro esta en el patio y el Gato en la casa, y desde entonces, también, el erro aborrece al Gato y le llama hipéetita. | | | Segunda historia de erros y gatos = P y 8a R.. ‘que me encontré con tuna nifita espafiola, y me dio que ella habia leido pleuento chino del Gato y del Perro, v de por qué {£1 Perro le tiene odio al Gato, y entonces me do {que en Espafia 51 abuelita le habia contado a ella el cuento de otra manera. Resuita que cuando el Gato y el Perro estaban fen dl Atca para el diluvio universal, habia tantos ‘gnimales, que Noé no hallaba qué hacer para cuidar- ls, v entonces lamé al Gato y le dijo que se hiciera cargo de las Pulgas. Entonces las Pulgas dieron un Silo, 5¢ subieron ai lonio del Gato y, sin mayores iramientos, se pusieron a picarlo, porque tenian 58 mucha hambre. ElGato se puso furioso y fue a que- | jarse donde Noe, pero éste no le hizo caso, porque | estaba colocando a los animales en forma de que | tunos cuidaran a otros. Pero el Gato siguié a No, | disiendo que eno estaba para serfs niera de une | gente tan mal educada como eran las Puigas. ¥ Noe, | ansado de ola, le dio un escobazo, y e! Gato, cada | Vez més enojado, tuvo que arrancar a perderse. 3 el Gato se puso a pensar qué hatia Ent Y¥ tras mucho pensar y pensar, se fue donde estaba el Perro, cuidando a los niitos de Nog, y le dijo i “No te creas que sélo ti tienes aqui privilegios. Nuestro padre Nod me ha hecho el gran honor de las grandes acrdbatas, ti las conoces, cverded? | 'Y el Perro, que era rebueno, pero que no sabia nada de nada, para que no se le vera la lgnorancia, hizo un gesto de aprobacién, mened el rabo y le | echo una media sonrisa al Gato, para hacerle ver | al i cuidar a las Pulgas. ceria mucho. i El que quieras ~contest6 el Perro, ya que se sabe que es muy servcial “Mira, quiero ira estirar un poco las patas por alla por las vigas del techo del Arca, pero me da iodo de que a las sefioras Pulgas, por lo mismo 56 i ‘que se daba cuenta de la importancla que t Entonces el Gato siguio con su mas suave vor: =Sitd quisieras hacerme un favor, te lo agrade | | que son acrébatas, les pueda pasar algo y, después fuesiro padre Noe se enoje conmigo. guieres ti culdarlas mientras yo subo? El Perro acept6 muy qustoso. El Gato se sacé las Pulgas y se las eché al Perro. ¥ dando un brin- co subi6 por las vigas y las cuerdas del Arca, hasta to mis alto det techo, donde se qued6, muerto de ‘sa, viendo al Perro hacer al principio toda clase de ‘gestos de sorpresa al sentir los picotones que le Gabon las Pulgas. Y poco después, el Perro empe- taba a rascarse y hasta a llorar de desesperacion, on el hocieo en alto, como cuando lloran porque fran visto un nima en pena y tienen miedo. Pasé por alli Noe, y le pregunté qué le pasaba. EI Perro contest: “EI Gato me dejé a las Pulgas, a las sefioras Pulgas acrobatas, para que las culdara, mientras él dba un paseo por les vigas del techo, ¥ las Pulgos, ‘unque sean tah sefiores, son unas mal educadas ¥ ‘ho hacen otra cosa que picarme, y me tienen como loco, Haga el favor de llamarlo y entregérscas. 'Y Noé, que andaba muy de malas porque los ‘animales no hacian otra cosa que molestarlo con ‘eclamos, le dijo al Perro, con un gesto avinagrado: Te quedarés con las Puigas. El Gato es un fres- co sinvergilenza, Pero 16 eres un tonto de remate. 'Y desde ese dia el Perro se puso a odiar al Gato tinterillo eon tantas gangs como el Perto del cuen- ‘0 chino odié al Gato hipécrita. —— ‘Tercera historia de Ss perros y gatos = ste es el cuento chileno de por ‘qué el Galo y el Perro se tienen odio. Resulta que un dia en el Paraiso, que era como ‘un fundo grande bien bonito, se le ocurrié a Adén icon Eva de paseo por unas lomitas que rodeaban ‘su pueblo, y como el Gato era el mas casero, !o ‘dejaron encargedo de cuidar la despensa y hasta le fentregaron las llaves. Al Perro le encargaron que ‘aglara a puerta. Este Perro era un puro quitro no nds, medio amarillento, con un pelo quiscudo, pero ‘con os ojits que le bilaban de picardia y unas ganas fle-chacoteerse que no sabia con quién emplearias, Sa que los otros animales del Paraiso eran todos muy { } | 1 dados a la gravedad, Y con Adan y con Eva no se podia contar, que también eran enslmismados y llenos de ponderacién. Y el pobre Quiltro no tenfa, mas remedio que jugar a pillarse el rabo y correr| Corteras cons propia soma, Resula que ese da, una vez que se fueron Adén 4 Ba, el Gato se hizo un roioy echo » dorm Er Quito do unos wiles, es ladr6 a unos cher Canes, toms agin de erroyueloy termind por haf ore fambien un ole y quedarse dormido. Desporto terdecit, cuando yal so se extabo poniendo, En 2 ls cosa para vers Eve habia legado y preparaba Bb comida. No habia nadie. ¥ el Gato sexuia dur miendo, Lo despert al rato, al notar que se hacia roche y que node legaba. Salleron ambos hasta la puorta'y ahise quedaron escuchando sel vento Fraia el eco de los pasos de los amos, Pero un Tuidto se enredaba'a la briso. Em ya noche corr | a cuando lego e Lor atraeres un recado, dicien- do que Adin y Eva se quedabon fuer, mas als de | las lomas y def lanora, en ls rocas que acatilan Ia costa, porque querian ver amanecer en el ma. | le encargaban al Gato que hiciera la comida para t ambos. {Al Gato le parecio pésimo el recado por aque: lio de hacer la Gomida, Ya se sabe que ese perso: | naje es lo mas perezoso que existe. Dio un boste- 20, se aflé las uias en el tronco de un érbol y dijo, displicente: 60 Yo no tengo ganas de comer. ¢¥ ti? “Yo estoy muerto de hambre ~contest6 el Quiliro-, Date cuenta de que no hemos probado bocade desde esta maftana. “Pues yo no tengo hamibre ~y dio otro bostezo. “Lo que ti no tienes es ganas de preparar la | comida, Pero deja que yo la haga. Veras como sé Greparar ego boone. Por ago estoy siempre cerca de Bee on i cocina TI Gato hablo entre dos bostezos puedes hacerlo que gues. Sempre que pre- pares lgo aptioso, pore te azeguro que no ten- Go ganas de comer. Fre ao el Quilro-, hare... pancutas, “Me parece bien. Es pleto que me gusta. Guo tomo saws qe le lrgaba el Gao, se fua sla cespensa, se comid todo el charaui que Eo telo pra einer, sacd ego hai ye 7.2 praporor unos poncutras a su modo Y Mr Pets ental forma que cuando el Gato met lho 2S'th i fuente quel sindera muy cortesmente, se sls pagedo al engrado que habio hecho el hy plcaro. Gato dio un bid y pare ayudarse a despe- gar el loci mats all una pat, que se qued6 peg SE jm loot, y amblen se quod pogada, ya fisciade trones coesgud levantar un poco el hoo Coy resprardicatosarente, pero los plas segulen Gese el ulao so mora de risa ydabe carreras 6 yladraba y movia el rabo, viendo fas coses tan raras {ue hacia el Gata para poder desprenderse, sin con. seguirlo. ‘Asi pasaron la noche y el Gato sola deci, medio ahogado: Ya llegarén los Patrones y te darén tu merect do... Una buena paliza te darén. ‘Yel Quito ladraba, todo entero dado a su con- tonto. Pero cuando ya estuvo el sol alto y sintié de repent los pasos de Addn y Eva.que-venfan muy ‘apurados a tomar desayuno, al Quilto le dio miedo 8 que lo castigaran y salié de la casa y ech6 a cor- rer por el Paraiso, y corrié v coro durante dias y hoches, y tanto comi6, que vino a dar a esta tierra de Chile, y aqui se quedé viviendo para el resto de su vida, El Gato -que es muy rencoroso-no olvidé nun ccala burla de que habia sido objeto, y les inculc6 a Sus hijos el odio al Pero, sobre todo al Quito chiieno,, {que ha sido el nico que logré engafiarlo y reirse de len sus bigotes. Historia de la sefiora Rata del pueblo de los Ratones esulta que una vez habla una sefiora Rata muy buena duefia de casa, limpia y econdmica, Cuando llegaba del trabajo su marido, eargado de queso, de pan, de azticar y de otros Comistrajos, la sefiora Rata separeba siempre una pequefia parte y la guardaba en la despensa, cada fosa en sti ado, muy en orden todo. Al sefior don Pericote no le qustaba nada este sistema, y siempre estaba protestando y diciendo a la sefiora Rata que tra una rofiosa, y a veces las coses se ponian tan fens, que los childs del matrimonio se ofan desde la bodega, con gran inquietud del sefior don Gato. ero la sefiora Rata era inflexible, y, aunque el sefior don Pericote pusieravel grito en el cielo, ella siempre dejaba tn poguito aparte para fondo de ‘Podifas tomar ejemplo de la comadre Ratone —decia el senior don Pericote, como titimo argu jmento-, en casa de ella hay siempre abundancia, fen la mesa hay de todo sin medida, la fuentes estén flenas y cada cual se sive a su antojo. No como t, {que haves las raciones en cada plato y no hay mane He Ge repetirse. Vivimos peor que pobres cesantes. Todo el mundo se-rie de nosotros! “Dele gusto a la boca, hijto... Pero no saca nada con rezongar, La comadre Ratona viiré como Eee antoje. Ya sabemos que tienen por lema en su Sosa aquello de: *Reventar antes que sobre". Pero Ja veremos 3 el flempo no me da a mi [a razén. YY sin mayores palabras, lasefiora Rata quardaba ‘ena despensa un buen terr6n de azGcar, una céscara Se queso y un pufadito de porotos coscorrones. Resulla que en esto los Patrones decidieron ise por una temporada a la costa y dejaron todo cerra- or con una culdadora que venia tan solo una vez (por semana a abrir las ventanas para echar un ba- Petio y unas pasadas de plumero. Y todo el pueblo Helos Ratones era dueto de la casa, pero no habia nada que comer, nada absolutamente, y sla ausen: ‘Ga del sefior don Gato, que estaba con los Petrones, fos hizo feces los primeros dias, al poco empezaron jg notar que el hambre es hacia unas cosquilas muy Gesagradables en el estGmego. 64 Todos se pusieron de muy mal genio. No se cian sino dsputas,chlidos, aor, a veces le {sban a fal punto fas peloteres, cue hasta heridos Ghuodaben en el campo, y une vez hbo un mcr, todo esto ere por ver quien se comia una mige de pan quo cescubrian en tn rincdn del repostero 0 tna ter que Falabon en la bodega Mientras tnt, la sefiora Ra tenis fom ls almentadaasaisfacelon, dono de una modida tru pea, e20 Pero nadie podia deci que sie hare ¥laeor don Pe cote no acabab de mo Tavllarse con la ntelgenca desi mujer, due habia $2bido prever el futuro y eeonomlznr pentando en ‘alos Hompen Cuando hubo ese peotee tan grande en que smurié un Raton, que era jstemente el hijo dele Comatire Ratone, todo el pusblo de ls Ratones se feunlg en consdo, para acordar medidas y ver que sehacla ano la stiacion ue cadaver era mis grave Un Ratén Vijo dijo que lo ior era emsrer, ise a ota casa, Otro propuso comer aserin; todo sata chestion de acostunbrarse. Oro manila que slayunoeracosa buena, y queen un ciro habia (edo que se praclcaba cuando ls gente estaba en Iactrdl, press. Otro ble de sli oa calla media noche, pera merodear pot los taros J la basa, dae lo que se consiguire seri pare la coectiv tah Pero como cada cual queria ques idea fuera lapucsta en préctica, y como ya fa ciscuson esr 6 ba tomando caracteres de batahol, se adelanto al medio de la reunion la seriora Reta, y agitando una ano, impuso silencio, hablando luego de esta ma- “siempre ha sido objeto de critica mi aficlon laeconomia, pero ahora podrén ustedes darse cuen ta de los beneficios que trae. Gracias ala economia tengo mi despensa bien surtida, y mientras dure este ‘estado de cosas, mientras llequen de nuevo los atrones, todos tendrén su racion diaria de alimen- fo, que les seré distribulda por mia les nueve de la ‘mattana, en mi domicilo particular. He dicho, ‘Como ustedes comprenderén, una gran ovacién acompané a i seftora Rata hasta llegar a a puerta de su casa. El sefior don Pericote, muy orgulloso, Contestaba a los aplausos como si hubiera sido él {guien los merecta, Y como era un poco fantasioso, poco rato decia, con un aire de surna importanci: “Yo he sido el que le ha inculcado a mi sefiora el hébito de la economia. Siempre le estaba dicien- do: “Si fienes tres, guarda uno’ Y ya ven ustedes fos resultados: si ho hubiera sido por mi, a estas hhoros sabe Dios lo que seria de todos nosotros. La sefiora Rata, mientras tanto, estaba afana- da haciendo las raciones con suma pridencia, porque Sabla por una conversacion que habia ofdo- que la ‘Susendla de los Patrones dureria un mes, vain que- Gaban tres semanas, en que ella sola deberfa Slimentar con las reservas de su despensa a los 66 ‘muchos habitantes que formaban el pueblo de los Ratones. ' fan bien se mane}6, que todos pasaron sin han ‘bre hasla que una buena mafiana legaron ls Patrones, para contento de todos, aunque la legada del sefor don Gato no los contentara asi tantit. Una historia que pasé no mas sulla que una vez la tia Olita dio una fiesta para celebrar el cumpleaiios de Manuclto, y habia muchos nifios invtados, todos ‘muy elegantes, y en la mesa habia tortas, duices, helados, bonetes para cada uno y sorpresas de esas {que hacen PUM! cuando se las rompe, y antes de pasar al comedor hubo niémeros de circo con tony payaso, y uno de es0s sefiores que sacan conejos chiquitos’ de los sombreros y banderas tambien. Y todos extaban muy contentos y se divertian mucho, El primo Manuelito es muy moreno, con el pelo liso muy corto y los ojos camo uvas negras, que le- gan aser azules, Esmuy die, y como tiene una Miss 6 que lo cua, osté tan bien educado que nunce $= Siiida de mptarse a boca antes de tomar oat, ere los codos en la mesa, ni se ofvida tampoco Fone tPerdont cuando tropieza con alguien en 12 sec habla en inglés de corrido, Bueno; en carn- Teens otros primos hablan frances bastante bien, Sern een la madre Arlette, del Jeanne dArc, 9 See eno Pierre, de otro colegio, que nunca me ‘severdo como se lama, TResulta que todos estaban muy contentos, ‘cada uno tenia su indo bonete, ballaban y canta, fa pobre todo comian. Habia muchos nifios, ¥ parr qué todos eran morenas, con el pelo nese afi, como se dice. Y resulta que egante, con traje de es0s Cue se por atimvonios cuando son pales de honor. ‘que se llama trae “Eton”. de ron oralcaso es que este nfio ~que por primera paetta a fa casa no hacia otra cose que dongles, io queria. comer, y dio qua.no se pona et bonets Segue seb a dospener, Era un ro rubio con @ Pets todo creo y go. Claro que er bonito, Pz ee oaabien que parecta un angel de esos que Sule core etandelabros ea ls iglesias. No queria Jager tear ipadie,y tampoco quiso bailar cuando fa prima Seite lo iavito con mucha gracia, En verdod que fa un pesado antipstico v nada més. YY resulta que en la meso, cuando estaban todos callajos, de repente, resulta que entonces este mio 70 «jo comuna vo muy aflautada y muy ata, para que Medea deote.alindgs “En mi casa dicen que tengo el pelo como un mecca eee et "Todos lo miraron. Ya le dije que su pelo era bio bio no de cress argo, Pero eaten Giverido que el dra eso... Entonces sigul6dicien- do.con suvo2 bien chilona y fuerte ‘Siempre me dicen que tengo el plo como tr cance rae Be ee arab conan ‘Uno de los primos le pregunté, entonces {Le damos recibo? ¥ todos se echaron a ret. Pero €l vohié a repetir, muy ufano: osoy nb, prefers ello came re imo un canastilo de or... le cori el pr- smo Alfredo coma mt Encanto utes tenon pelo eso io, como los araucanos. -Los miraba con insolenla, fe uno en uno. Porecia el Engel malo de los Woros ee ee orm roa male ca ee Rs Le hubiera pegado. Miré a los primos, alos atrosrifos, Ts tendon una cre de afliccin, casi ie umilaciGn. Pero Manuelito rompié el silencio Sem se, my dose " * “Nosotros no le damos importancia a eso de ne ere ocd co voce Nowoces somos todos rublos, mucho mis quel, pero como n estamos de luto, nos lo hemos tide de negro. Eso cs todo, 'Y como nos quedamos muy sericitos hacien: do con la cabeza sefiales de asentimienio, el niio rribio como un canastillo de oro no volvié a men- Clonar més fo que lo tenfa tan orgulloso. 'Y resulta que después todos los oiros nifios se refan tanto, que fa fa Olta creyé que les habia hecho tmal el dedito de vino dulce que les habia dado. Historia del Ratén que engajio a la Zorra = sulla que una vez don Ratén del Campo andaba muerto de hambre e iba muy teste caminando por una alameda, en una noche de luna linda, tan clara que parecia puro dla. ‘Andando, andando, leg6 don Rat6n del Campo al puente sobre el ro, se subié a la baranda y all se ‘quedé mirando la luna rejada en el agua, tan grande tan redonda y tan blanca. Don Ratén del Campo ‘Suspit6, se puso una mano en la cintura y la otra en |b melilay se acorlé de unos versos que decta siem- pre su abuela dofia Rata del Palacio, que habia sido dama de muchas campanillas. Eran algo parecido a esto: es Por pintar fa luna tun pintor con hambre pintaba oceltunes Y al pobre Raton del Campo veta que le tuna grande y redonda y blanca se transformaba en una Bandeja, y por obra del hambre veia alli, no s6lo ‘cetunas sino pan, nueces, queso, azécar. Y a don Raton del Campo se le hacia la boca mas agua que la que lievaba el rio. ‘esto llegé dovia, Zora Montesa, que venta de las casas del fundo, llena de contento poraue se habia robado un queso y se figureba cémo se sabor rearion sus hijos Zorrino y Zorrina con la comida {que les levaba, Con las buenas maneras de, jos ant tales de la montafa, se saludaron con muchas cer ‘emonias: “Buenas noches, mi sefiora dofia Zora. Buenas noches, don Raton. ~¢Adénde va fan buena moza y con tanto apuro? A darles de comer a los nifios; pensaba ha: cerles un polito, pero el mercado estaba pobre y Sélo pude conseguir un queso. En cuanto 2 lo de buena moza, es favor que usted me hace no més Ya se sabe que usted es hombre galante. Don Raton del Campo, mientras asi hablaba dofia Zorra Montesa, estaba pensando una treta para apoderarse del queso que lienaba el aire con 4 ‘su exquisito olor. Y dijo con grandes aspavientos, sefalando la luna refljada en el agua: =zQué le parece el gran queso que esta alli, flotando en el rio? =ZEl queso?