Está en la página 1de 2

23 aos atrs todo era sueos.

Una joven hermosa y con


muchos deseos de vivir, choc de frente con la realidad de
un mundo cruel y tuvo dejarlos ir. Se fueron y a veces los
cobardes pasaban frente a sus ojos color miel intenso,
esos mismos que cautivaron el corazn de un hombre 20
aos mayor que ella. Los vea venir y suspiraba porque si
la situacin econmica hubiera sido otra ella estara junto
a ellos, cogida de la mano para jams soltarse, como lo
hizo con ese hombre de piel morena ojos amarillos con
borde caf oscuro un 21 de Diciembre. Pero bueno, en el
fondo de su alma crecan nuevos sueos que escapaban a
buscar los otros y volvan a torturar su alma, sta
entristeca y lloraba mirando al cielo buscando con mucha
rabia el camino ms llevadero a la tranquilidad.
El cielo escuch y ella acudi, le di tranquilidad y motivos
para vivir, soar y sonrer; los sueos pasados se fueron
borrando, se los llevo el viento y jams regresaron, se hizo
el amor con total entrega y creci uno frgil que
necesitara siempre de ella, su amor fue creciendo y se
hizo muy fuerte, derrumb tristezas y atrajo buena suerte,
pues al ao y medio lleg compaa a este amor chiquito
que lleg aquel da.
Sus manos suaves fueron cambiando, como los sueos
van avanzando, salieron lunares, algunas machitas, y
algunas estras que serian el mapa de esta nueva vida. Al
llegar la inocencia tambin llego el trabajo, cargado de
motivos para estar mudando. Pasaron los aos la discordia
lleg, aun no entiendo por qu si nadie la invit. Se meti

a la casa y se rob el respeto, maltrat la paciencia y


fractur los sueos, se fueron partiendo en mil pedacitos y
para pegarlos no era sencillo, pues no haba en casa el
mismo cario que lleg pegado con aquel anillo.
Hoy que ya soy madre y tengo un hermoso nio, cuento
con nostalgia lo que hizo el tiempo, mi madre adorada
quera volar peros sus sueos tuvo que cambiar, Solo Dios
sabe lo que una madre hace por sus hijos para que sean
libres, profesionales y muy humildes.
Hay sueos fros, otros calientes, algunos coquetos y otros
muy valientes, solo nosotros podemos actuar y escoger
aquel que nos haga suspirar, ese sueo lindo que pueda
calmar un alma rebelde y llena de afn. Si por algn
motivo se llagan a chocar, con la incertidumbre o algn
malestar, no los dejes caer y cbrelos bien, pues est la
envidia que quiere entrar y contar los pedazos que puede
sacar del ltimo sueo que es como el cristal.