Revista oficial de la Sociedad TOLKIEN Española

Otoño
2006

52

Crónica de
la EstelCon
de Umbar
Entrevista a
Adam Tolkien
Premios
Gandalf 2006
Runas para
escribir en
español

 c1
U pN+ 1t
H #6

2$8zD5iH
j `N`V81F `Û cU1pN+ `VzpN1p6D6FtY¡ `M5# 1ÍR7E `V5 2Y2PF jY_ zH6E3H5R+ 1FxP#5

FtY¡ `Vj zDt%5Y zF m$r# `C

Â

Túrin [...] llegó a Cabed-en-Aras, y se detuvo; y oyó el
rugido del agua y vio que todos los árboles que crecían
en las cercanías y a lo lejos se habían marchitado, y las
hojas secas y luctuosas caían como si el invierno hubiera
llegado en los primeros días del verano.
—¡Cabed-en-Aras, Cabed Naeramarth! —gritó—.
No mancillaré tus aguas en las que se bañó Níniel.
Porque todas mis acciones han sido malas, y la última
la peor.
Entonces desenvainó la espada y dijo: —¡Salve,
Gurthang, hierro de la muerte, sólo tú quedas ahora!
Pero ¿qué señor o lealtad conoces salvo la mano que te
esgrime? ¡Ante ninguna sangre te intimidas! ¿Recibirás
a Túrin Turambar? ¿Me matarás de prisa?
Y en la hoja resonó una fría voz: —Sí, beberé tu
sangre para olvidar así la sangre de Beleg, mi amo, y la
sangre de Brandir, derramada injustamente. Te mataré
deprisa.
Entonces Túrin aseguró la empuñadura en el suelo
y se arrojó sobre la punta de Gurthang, y la hoja negra
le arrebató la vida.
Pero Mablung llegó y miró la espantosa forma de
Glaurung que yacía muerto y miró a Túrin y se sintió
apenado pensando en Húrin, tal como lo había visto en
la Nirnaeth Arnoediad, y en el terrible destino de la casa
de Túrin. Y mientras los Elfos estaban allí, llegaron
hombres desde Nen Girith a mirar el Dragón, y cuando
vieron cuál había sido el fin de la vida de Túrin Turambar,
se echaron a llorar; y los Elfos, enterándose por fin del
sentido de las palabras de Túrin, se sintieron espantados.
Entonces Mablung dijo amargamente: —También yo
he sido atrapado en el destino de los Hijos de Húrin, y
así, con palabras, he dado muerte a quien amaba.

Índice

Editorial ......................................................1
Créditos.......................................................2
P.Ardarathorn (Notación Arda) ..............2
Cartas del Director....................................3
Entrevista a Adam Tolkien ......................5
Crónica de Pelargir....................................9
Runas de Moria........................................11
Crónica de la DraCon.............................17
Crónica de la EstelCon (Marta) ............19
Presentación de la EstelCon..................21
Álbum de fotos de la EstelCon.............22
Crónica de la EstelCon (Grichan) ........25
Relato: El Funeral.....................................30
Premios Gandalf .....................................32
¡A la mesa Tolkienautas!.........................36
Relato: El cuento de Juan Pimiento.............38
Colabora en la Estel................................41
Samdoku...................................................42
English Corner ........................................43
Direcciones ..............................................44

Ilustraciones
Portada: Edhellond de Jessica Martín «VilyaLisse»
Interior portada: La muerte de Glaurund de
John Howe
Pàg. 5: Finduilas es conducida ante Túrin en el
saqueo de Nargothrond de Ted Nasmith
Pàg. 7: Túrin pide a Thingol y Melian permiso
para partir de Anke Eissmann
Pàg. 10: Lúthien de Lourdes Vélez «Beleg
Arcofirme»
Pàg. 13: La tumba de Balin de Anke
Eissmann
Pàg. 15: Lúthien III de Jesús Málaga
Pàg. 16: Escritorio de Sylvia Vidal
«Fimbrethil»
Pàg. 21: El Mar de Ted Nasmith
Pàg. 31: Pira de Carlos Tomás «Aldandil»
Pàg. 33: Gandalf de Jesús Málaga
Pàg. 34: Beorn de Pau Oliver
Pàg. 39: Galadriel de Lourdes Vélez «Beleg
Arcofirme»
Pàg. 40: Unicornio de Angelines «Alassie»
Pàg. 45: El vial de Galadriel de Anke
Eissmann
Gracias por las fotos de la EstelCon a:
Erendis, Fimbrethil, Finduilas, Grichan,
Gwaihir, Haliceo, Hirunatan, Iridal, NaryaMithrandir, Nimrodel, y Pippin.

Nuestro agradecimiento a la
Editorial Minotauro por su
amable disposición a colaborar
con la S.T.E.
ESTEL es una publicación sin
ánimo de lucro. Ni la Sociedad
Tolkien Española ni el equipo
editor se hacen responsables de
las opiniones expresadas por los
autores de las obras recogidas
en esta revista, ni tienen necesariamente por qué compartirlas.
Depósito legal: B-10953-96
ISSN: 1696-3059

Editorial
El comodoro la miró.
—¿Tú? Te conozco. Confías más allá de la razón.
Ella resistió firmemente su mirada.
—Sí. Así es como obtengo resultados más allá de la esperanza.
De Una campaña civil. Lois McMaster Bujold.

O

bviamente el comodoro Koudelka conocía de sobra
a la formidable Cordelia Vorkosigan pero no tiene
por qué ser así en la Sociedad Tolkien Española. Sin
embargo, y aunque algunos nos conozcamos mucho y muchos
nos conozcamos algo, lo bien cierto es que todos nos conocemos un poco... ¡Demonios! ¿Empiezo a parecerme a Bilbo?�
Pondré unos ejemplos: Conozco mucho a unos pocos
que son grandes amigos, algunos de los cuales se han confabulado para llevar las riendas de la STE desde la Comisión
Permanente; son muy competentes pero, sobre todo, son
gente animosa y de gran corazón. ¡Wes thu hál, señores de la
Marca! Conozco algo a muchos, lo suficiente como para
quitarme mi imaginario sombrero (esto también es muy
Vorkosigan) y saludar el buen trabajo que han hecho en la
edición de la Estel anterior, así que, señores de Khazad-dûm,
nuestro reconocimiento y aplauso. No olvidaré tampoco a la
dama Áurea «Elanor Peucansat» y a su equipo que, en Lórien,
dieron un paso al frente para responsabilizarse de la Estel;
espero que estemos a la altura porque ellos seguro que lo
habrían hecho muy bien.�
¿Y qué digo de todos esos socios a quienes no he visto ni
de los que he oído hablar? Pues que, en realidad, todos nos
conocemos un poco porque si no ¿qué hacemos aquí? Creo
que si hemos elegido ser de la STE es porque nos interesan
valores , sentimientos e ideas que encontramos en la obra de
Tolkien. Ya sé que no todos los mismos ni en la misma medida,
pero creo que algo de eso vive en nuestro corazón, algo que
nos debería llevar a confiar en los demás más allá de toda
razón pues es la única manera de obtener resultados más allá
de la esperanza.�
Uno de esos resultados ha sido la reciente Mereth Aderthad
de Umbar de cuya celebración encontraréis unas crónicas
nutridas en este número de la Estel, junto a la DraCon de
Hammo —una mereth fantástica— y la del Día Tolkien y las
Jornadas de Pelargir —un ejemplo para todos sobre cómo se
organizan—. De alg o inesperado podría calificarse la entrevista
que el audaz Alejandro «Mithrandir» le hace a Adam Tolkien,
hijo de Christopher, y el que diga que esperaba encontrar
unos relatos como los de Juan Pimiento o El Funeral tiene que
volver a tomarse su medicación. Esta vez, el ensayo es el
instrumento de Conrado «Lindendil» quien propone un inédito
sistema de equivalencias para escribir angerthas en español
basado en las runas de Moria y es, a su vez, el aperitivo de
varios artículos sobre tengwar que os reservamos para el
continúa en la página 2

1

Nº 52
Otoño 2006
ESTEL
es una palabra élfica que significa «esperanza»
y es también el nombre que toma esta revista
dedicada al estudio de la obra de J.R.R. Tolkien
en el seno de la Sociedad Tolkien Española
Edita:
Sociedad Tolkien Española
Realiza:
Smial de Edhellond (Valencia)
Director:
Paco «Lórinlor» Soliva
Coordinadores:
Josué «Hinuden» Fas
Matilde «Yavanna» Julián
Tesorero:
Santi «Narnaron» Álvarez
Responsables de secciones:
Santi «Narnaron» Álvarez, Josué «Hinuden»
Fas, Paco «Lórinlor» Soliva
Lectura y corrección:
Adela «Morwen» Torres, Helios «Imrahil» De
Rosario, Carlos «Aldandil» Tomás, Susana
«Nimrodel» Zahonero, Magalie «Wilwarin
Undómo» Peiró, Matilde «Yavanna» Julián, Santi
«Narnaron» Álvarez,
Imagen e ilustración:
Sylvia «Fimbrethil» Vidal, Miriam «Ukrâla»
Jiménez
Maquetación:
Vanesa García, Sylvia «Fimbrethil» Vidal, Carlos
«Aldandil» Tomás, Paco «Lórinlor» Soliva
Gestión de envíos:
Marta «Moria» Guitarte
Contacto Postal:
Apartado 6088
46011 VALENCIA
Direcciones de Internet:
estel@sociedadtolkien.org
esteli@sociedadtolkien.org
2

Proyecto Ardarathorn:

Sistema de Notación Arda�

E

n la ESTEL usaremos el Sistema de
Notación Arda siempre que nos sea posible
así que te invitamos a que conozcas el
Sistema y el Proyecto Ardarathorn.�
Basado en el Sistema de Notación Arda, el Proyecto Ardarathorn consiste básicamente en un
archivo de concordancias inglés-castellano que
relaciona en ambos idiomas los inicios y finales de
cada párrafo, incardinados en su capítulo correspondiente, de las principales obras de J.R.R. Tolkien
sobre la Tierra Media (El Hobbit, El Señor de los
Anillos y El Silmarillion) con el fin de localizar
exactamente cualquier texto de dichos escritos
dada una cita basada en el Proyecto.�
Puedes descargarte el archivo desde la web de la
Sociedad Tolkien Española:
www.sociedadtolkien.org

Editorial (cont.)

próximo número. Pero si nos conoces, si confías...
podemos contarte al oído lo que se habla en Internet,
podemos completar el Samdoku con la sagacidad de
un Bolsón, podemos alegrar tus ojos con imágenes
e ilustraciones y podemos cantar o susurrar los más
hermosos versos y, si quieres más, escucha las palabras
con que Adela «Morwen» saluda doce años de Premios
Gandalf : «Son la ventana que se nos abre al mundo
de Tolkien, el mundo del que formamos parte mientras escribimos, mientras leemos, mientras soñamos.»�
¡Uf, hermano! ¿Vamos demasiado deprisa para
ser el primer editorial? Sin embargo, recuerda que
nos hemos propuesto sobrepasar toda esperanza.
«Esperanza». ¿Sabías que en la EstelCon de 1997,
Margarita Carretero —profesora de la Universidad
de Granada— leyó su tesis sobre la recepción del
lector de El Señor de los Anillos? Fue una larga encuesta
tanto en la STE como en la Tolkien Society y una de
las preguntas era: «¿Cuál es el mensaje que te transmite
la obra?» Respuesta en ambas Sociedades:
«Esperanza».�
Por nuestra parte, este grupo de locos, grupo de
hermanos, que nos hemos lanzado a la aventura de
la Estel, confiamos más allá de la razón y esperamos
serviros y complaceros más allá de vuestras expectativas. Al fin y al cabo «Esperanza» es el nombre de
nuestra revista.

Cartas al Director
Una carta del Director
Queridos lectores:�
Toda la revista es un lugar reservado para vosotros (si exceptuamos el Editorial, los títulos de
crédito y otras cosillas menos importantes), pero esta sección de
«Cartas al Director» lo es aún más.
Aquí es donde podéis hacer uso
de vuestra libertad de opinión y
sentido crítico hasta donde alcancen las buenas maneras. Lamentablemente no será esta vez pues
no nos ha llegado ninguna y nuestra recámara está vacía pero eso
no tiene por qué ser así en el futuro . ¡Escríbenos! Háblanos de tu
manera de ver a la STE o de lo
que te gustó aquella actividad de
la penúltima mereth, cuéntanos
sobre lo que está mal y lo que está
bien... ¡Queremos saber de ti! porque ya sabes que la Estel la hacemos entre todos.
El Director
Carta a los autores
Como la mayoría de lectores y
potenciales autores de la Estel
conoceréis, en la Asamblea General de la STE de 2005 se aprobó
un reglamento para esta revista.
En este reglamento se especifica,
entre los deberes de los autores,
el de declarar la autoría de los
trabajos que envían, y ceder por
escrito a la STE los derechos de
publicación sin perjuicio de lo
dispuesto en la normativa sobre
la Propiedad Intelectual. Para facilitar el cumplimiento de este
punto, la Comisión Permanente
de la STE ha aprobado la siguiente
«declaración modelo», que los autores de cualquier colaboración

para la Estel deberán enviar cum- claramente cuál es el trato, hasta
plimentada, junto con su trabajo ahora tácito, que se hace con la
y los datos de contacto necesarios:� STE al publicar en su revista. Por

Enviando esta colaboración a la revista Estel, yo/nosotros, [nombre

del/de los autor(es)] aseguro/aseguramos que representa mi/nuestro
propio trabajo original, salvo por las partes que se citan explícitamente
de otros autores, indicando su autoría. Asimismo, asumo/asumimos toda
la responsabilidad legal derivada del contenido de este trabajo, incluida
pero no limitada a obtener todos los permisos necesarios para el uso o cita
de obras bajo derechos de autor más allá de los límites del uso lícito según
la Ley de Propiedad Intelectual u otras leyes aplicables, o los requeridos
por la STE a través del Equipo Editor de la Estel, y me/nos
comprometemos a proporcionar prueba de estos permisos si el Equipo
Editor así lo solicita.�
Acepto/aceptamos conceder a la STE a título gratuito y sin
remuneración alguna el derecho a publicar esta colaboración en la revista
Estel, y republicarla a discreción de la Comisión Permanente en otras
formas o medios (incluidos, pero no limitados, a formas impresas y
electrónicas), para cualquier propósito no comercial ni lucrativo, en
perpetuidad, sin perjuicio de lo dispuesto en la Ley de Propiedad Intelectual,
a condición de que se indique adecuadamente la autoría, y se incluya una
nota de mis/nuestros derechos de autor.
Aparte de esta concesión específica de derechos a la STE, los
autores conservan todos sus derechos sobre sus trabajos, que
pueden ser publicados o usados
de otro modo por sus autores, a
su sola discreción, aunque la STE
solicita la cortesía de señalar en
cualquier republicación que el artículo se publicó primero en la
revista Estel.�
Sabemos que, a día de hoy, la
mayoría de trabajos que se envían
a la Estel son de gente cercana,
socios y conocidos para los que
todo esto puede resultar una formalidad excesiva. Pero creemos
que estas formalidades pueden
ayudar a que otras personas colaboren con la Estel conociendo

otra parte, para reducir el engorro
que pueda suponer cumplir este
trámite, en la web de la STE
(http://www.sociedadtolkien.org)
también podréis encontrar el texto
a cumplimentar, de modo que si
el trabajo se envía por correo
electrónico, la declaración pueda
ser copiada sin esfuerzo (aunque
se aceptarán otras modalidades,
si así lo preferís). Todo facilidades,
ya lo véis.
El Equipo Editor.
Una explicación sobre la
declaración de los autores
Durante la preparación de este
nuestro primer número de la Estel,
nos hemos encontrado con ciertas
3

Cartas al Director

dudas por parte de algunos autores, con respecto a la declaración
de autoría y cesión de derechos
que encontraréis en la primera
página, y que fue previamente
comunicada a los socios de la STE
por otros medios . Queremos
aprovechar este espacio para aclarar estas cuestiones , esperamos
que para beneficio de otros potenciales autores. De paso, también queremos agradecer a los
que nos han enviado sus observaciones la prontitud de las mismas,
que nos ha dado la oportunidad
de incluir esta respuesta a tiempo
de nuestro primer número, antes
de que más dudas y temores se
extendieran –creemos– innecesariamente.�
Una de las dudas más generales y repetidas era la fiabilidad del
correo electrónico como medio
para realizar una formalidad de
este tipo, por la incertidumbre
ante las posibilidades de seguimiento y la identidad del remitente
que pueda haber. Ante esto, queremos aclarar que nuestra
disposición a recibir las declaraciones por correo electrónico tiene como propósito facilitar el
trámite, dado que es el medio
habitual por el que se envían las
colaboraciones; y puesto que otras
revistas de ámbito más profesional
que ESTEL emplean iguales o
similares medios para establecer
este tipo de acuerdos con los autores, para nosotros es suficiente
con ello . No queremos lastrar el
trabajo de los autores con obligaciones que les consuman más
tiempo que el debido , y probablemente nos privasen de su
colaboración. Pero del mismo
modo, no es el correo electrónico
el único medio posible para comunicarnos con los autores y si
cualquiera desea, por cualquier
razón, utilizar el correo postal,
será igualmente bienvenido. Sea
cual sea el medio, prometemos
acuse de recibo, y reenviar copia
de la declaración si fuese necesa4

rio.�
Explorando el texto de la
declaración en sí, nos encontramos también con que algunos
autores encuentran confuso qué
significa eso de «obtener todos
los permisos necesarios para el
uso o cita de obras bajo derechos
de autor más allá de los límites
del uso lícito según la Ley de Propiedad Intelectual u otras leyes
aplicables». Significa, dicho de
otro modo, que si el autor utiliza
partes de obras ajenas, deberá
tener permiso para reproducirlas,
a no ser que sea un uso lícito según la
Ley de Propiedad Intelectual. Enfatizamos esto último porque, en
realidad, es el caso habitual en la
mayor parte de trabajos que recibe
una revista como ESTEL:
reseñas, artículos de investigación,
análisis, comentarios o juicios críticos, e incluso parodias, en los
que sólo se citan de forma limitada los trabajos de otros. Así pues,
en la práctica ésta es sólo una
condición de «por si acaso». Pocas
veces tendrá un autor que recabar
permiso de sus fuentes para emplearlas, y si fuera así los editores
ya estaremos al tanto para reclamárselo, por si esta necesidad le
ha pasado inadvertida. Que nadie
se alarme por menciones a la Ley
en apariencia grandilocuentes,
pero muy inofensivas en realidad.�

(no tan obvio). Sobre esto último
hemos recibido algunas objeciones, pues ciertamente es posible
que un autor quiera ver su trabajo
publicado en ESTEL, pero no en
otros medios más adelante. La
autorización a republicar el trabajo
es conveniente para facilitar otros
proyectos de la STE, como la
recopilación de artículos destacados que se hizo en el primer
número de Nolmë, el actual proyecto de hacer una edición digital
de ESTEL, etc.; pero si un autor
tiene especiales razones por las
que desea una excepción a este
procedimiento, estamos siempre
abiertos a negociarlo. Al fin y al
cabo, siempre aportará más a la
STE publicar un buen material
una sola vez que ninguna. Y más
aún, para autores que en el momento actual no sepan qué futuro
desean para su obra, podemos
destacar que uno de los derechos
que tiene todo autor (todos los
cuales son explícitamente reconocidos y respetados en la
declaración en cuestión) es el de
retirar los permisos de publicación
de su obra bajo ciertas condiciones, por lo que el favor que se
hace cediendo a perpetuidad el
derecho a republicar, en ningún
caso significará que el autor pierda
un ápice de control sobre su trabajo.�

Por otra parte, algunos autores
han temido que el segundo párrafo de la declaración otorgase a la
STE de forma exclusiva todo derecho de publicación del trabajo
que se envía. Pero al contrario,
como se señala después de forma
explícita, es sólo una concesión
específica, aparte de la cual «los
autores conservan todos sus derechos sobre la colaboración enviada, y dichos trabajos pueden
ser publicados o usados de otro
modo por sus autores, a su sola
discreción». En concreto, se autoriza a publicar el trabajo en ESTEL (obvio), y a republicarlo más
adelante bajo ciertas condiciones

Finalmente, queremos también aclarar un detalle relativo a
la solicitud de «cortesía» que se
hace al autor de señalar, en caso
de que republique el trabajo en
otro medio, que «se publicó primero en la revista ESTEL». Aparte de que es una mera solicitud
que hacemos, y nunca una
obligación, obviamente no aplica
si esa publicación en otro medio
se ha hecho antes; y si el autor nos
informa de ello, garantizamos ser
recíprocamente corteses , indicando nosotros la previa publicación
en otro sitio.
El Equipo Editor.

Dor-Lómin y Fantasymundo.com
entrevistan a Adam Tolkien
(Tolkien Estate)
Alejandro Serrano «Mithrandir»
Nota de los editores: Esta entrevista fue publicada el día 6 de octubre de 2006 en las páginas web del smial de DorLómin (www.dor-lomin.org) y Fantasymundo.com (www.fantasymundo.com). Desde la revista ESTEL queremos felicitar
a Mithrandir por su excelente iniciativa, y agradecerle su amable permiso a reproducir la entrevista en nuestras páginas.

A

mediados del pasado mes de septiembre,
desde Fantasymundo.com y el smial de DorLómin de la Sociedad Tolkien Española,
informábamos de la próxima publicación en abril
del 2007 en varios países de habla inglesa de Children
of Húrin (Los Hijos de Húrin), por parte de Christopher Tolkien, heredero literario de su padre, el
escritor John Ronald Reuel Tolkien, autor de, entre
otros, el célebre El Señor de los Anillos.�

Pero queríamos saber más de esta nueva
publicación, y qué mejor fuente que el Tolkien
Estate, organismo privado que controla la familia
Tolkien, y que vela por los intereses y la obra literaria
de J.R.R. Tolkien. Por supuesto, Christopher, el
principal responsable de libros como El Silmarillion,
Los Cuentos Inconclusos, y toda la serie de Historia de
la Tierra Media, es un venerable anciano que hace
tiempo que no concede entrevistas , pero esperábamos que el Tolkien Estate tuviese a bien atendernos.�

Según os asegurábamos, el libro estará ilustrado
por Alan Lee (famoso dibujante que ya participó
en las películas dirigidas por Peter Jackson como
asistente creativo), y contendrá un mapa dibujado
por el mismo Christopher de las tierras anegadas
de Beleriand. Las aventuras de la parentela maldecida
de Húrin Thalion (en especial de Túrin Turambar)
siempre han tenido una atracción manifiesta entre
los fans de Tolkien, por la crudeza y la épica de la
historia, y sin duda este libro responde a muchos
de los anhelos de los tolkiendili en el mundo.�

Y así fue. Tras ponernos en contacto con el
Tolkien Estate, el propio Adam Tolkien, hijo y
asistente privado de Christopher, nos confirmó que
su padre no concede entrevistas de ningún tipo,
pero que él podría atendernos, pese a lo lleno de su
agenda. El interés mundial por la nueva publicación
ha sido sin duda abrumador, y desde aquí tenemos
en cuenta y agradecemos enormemente a Adam su
exquisita atención. Incluso tuvo el detalle de hablar
un poco en castellano para nosotros.
Sin más preámbulos, os dejamos con el texto traducido de la entrevista mantenida con Adam Tolkien

Finduilas es conducida ante Túrin en el saqueo de Nargothrond

5

Dor-Lómin y Fantasymundo.com entrevistan a Adam Tolkien (Tolkien Estate)

6

Alejandro Serrano «Mithrandir»

.Alejandro Serrano: ¡Saludos, Adam!

Alejandro Serrano: Hello, Adam!

Adam Tolkien (en castellano): ¡Hola!, siento haber
tardado tanto en contestarte.

Adam Tolkien (in Spanish): Hi! And sorry for the
lateness in answering you…

AS: Primero de todo, disculpas por mi inglés. Supongo que Christopher Tolkien estará ocupadísimo
estos días (más de lo usual), y sabemos que raramente
concede entrevistas, por lo que no es nuestra
intención molestarles. Por supuesto, es un honor
que nos atienda. Y, por supuesto, comprendemos
el interés mundial que despierta el libro que se
publicará próximamente, The Children of Húrin (Los
Hijos de Húrin), amén de otros trabajos, y valoramos
mucho que se haya tomado tiempo para contestarnos.�
Antes que nada, nos gustaría saber si habrá
material inédito en Los Hijos de Húrin, o si el texto
que será publicado será esencialmente el mismo que
aparece en otras publicaciones. Es algo que muchos
de nosotros nos preguntamos.

AS: First of all, sorry for my English. I supposed
that Christopher Tolkien was very busy these days,
and usually he grants very few interviews, and it is
not our intention to be a nuisance for him (or for
you). Of course, it is an honour that you could
attend to us. And certainly, we also understand the
world’s interest in The Children of Húrin and other
works, and we value very much that you take your
time answering us.�
First of all, we want to know whether there will
be new material in The Children of Húrin, or the text
that will be published is essentially the same that
appears in other books. This is something that many
of us ask ourselves.

AT: Es una pregunta más complicada de lo que
parece a simple vista. Como sabes, varias versiones
y trozos de la historia de Húrin y sus descendientes
han sido publicadas en varios libros (El Silmarillion,
Los Cuentos Inconclusos, Los Cuentos Perdidos, Las Baladas
de Beleriand,…). El texto de Los Hijos de Húrin es en
parte una compilación de estas versiones existentes,
particularmente de la que aparece en Los Cuentos
Inconclusos. Pero es una adaptación de la historia
completa. Muchas partes del texto serán –si no
idénticas– reconocibles para el lector asiduo de mi
abuelo, pero también hay partes que nunca han
aparecido antes en publicación alguna.�
También el formato del texto, presentado de
forma independiente y completa sin comentarios
editoriales que interrumpan el cuento, debería bastar
para transformar de forma considerable la experiencia de lectura del nuevo libro.�
Christopher Tolkien, mi padre, es consciente de
que hay muchos lectores que han encontrado El
Silmarillion arduo de leer, y se han distanciado de la
historia por un tema de estilo… ¿quién no ha deseado
hacer su propio camino a través del contenido
editorial que conforma el interés principal de La
Historia de la Tierra Media?�
Esperamos que estos lectores se vean atraídos
hacia Hijos de Húrin, y que descubran en esta forma
el «gran cuento» que era tan importante para J.R.R.
Tolkien, y de paso toda la fascinante mitología que
se esconde tras El Señor de los Anillos.

AT: This is a more difficult question than it seems:
As you know, versions and pieces of the story of
Húrin and his descendants have been published in
various works (Silmarillion, Unfinished Tales, Lost Tales,
Lays of Beleriand, etc.). The text of The Children of
Húrin is in part compiled from these extant texts,
and particularly that which appears in Unfinished
Tales. But it is a new reworking of the complete
story. Many parts of the text will be – if not identical
– recognizable to the knowledgeable reader, but
there are also pieces that have never appeared before.�
Also the format of the text, as a standalone and
complete text with no editorial commentary to
interrupt the tale should in itself and in my opinion
considerably transform the reading experience.�
Christopher Tolkien believes there may be many
readers who have found The Silmarillion too difficult
and distanced in style to be attracted to the story,
and who have not wished to make their way through
the painstaking editorial content that makes for the
main interest of The History of Middle-earth.�
We hope that these readers will be sufficiently
attracted to The Children of Húrin, and will discover
in this way the «great tale» that was so important to
J.R.R. Tolkien and then the whole fascinating mythology that lies behind The Lord of The Rings.

Alejandro Serrano «Mithrandir»

Dor-Lómin y Fantasymundo.com entrevistan a Adam Tolkien (Tolkien Estate)

En conclusión: muchas partes del texto son
esencialmente las mismas que aparecieron en otros
libros (particularmente en Los Cuentos Inconclusos), y
otras partes serán nuevas, excepto para aquellos
lectores que hayan leído en detalle La Historia de la
Tierra Media. El texto, como un todo, puede ser
catalogado como «nuevo», en el sentido de que es
una nueva composición de textos publicados y otras
piezas que no han visto aún la luz. Un puzzle
completado.

So in conclusion : Many parts of the text are
essentially the same as those that appear in other
works (and particularly Unfinished Tales), other parts
will be new except for those readers who have read
in detail The History of Middle-earth. The text as a
whole can be said to be «new» as it is a recomposition
of published texts and other «pieces» that weren’t
published previously. A completed puzzle, in a sense.

AS: Nos gustaría saber también si el texto completo
de Los Hijos de Húrin es una compilación de las
palabras de J.R.R. Tolkien o la narración está completada con frases de Christopher integradas en el
libro (como El Silmarillion).

AS: We also want to know if the text of The Children
of Húrin is a compilation of the works of J.R.R.
Tolkien or it is completed by phrases of Christopher
integrated to the book (as The Silmarillion was).

AT: Lo que comentaba arriba podría ayudar a
resolver esta cuestión. Pero el hecho es que el texto
de Hijos de Húrin está presentado por completo con
las palabras de J.R.R. Tolkien, aparte de algunas
mínimas reescrituras de carácter estilístico y gramatical.�
Del trabajo de Christopher ha resultado un texto
pulido, que es una respuesta fiel a los escritos de su
padre, haciendo uso de muchas fuentes a través de
las décadas.

AT: The reply above should help answer this question. But the fact is that the text of The Children of
Húrin is entirely in the author’s (So J.R.R. Tolkien)
words –apart from very minor reworkings of a
grammatical and stylistic nature.�
Christopher’s work has been to produce a polished text that is a faithful rendition of his father’s
writings –using many sources spaced out over decades.

Túrin pide a Thingol y Melian permiso para partir

7

Dor-Lómin y Fantasymundo.com entrevistan a Adam Tolkien (Tolkien Estate)

Alejandro Serrano «Mithrandir»

AS: Sin duda sería un sueño para todos… ¿esta
publicación abre el camino para otros libros, como
por ejemplo de algunos basados en «La Caída de
Gondolin», «Beren y Lúthien» o «La Balada de
Leithian»?

AS: It would be a dream for all. But does this
publication open the door to other books, for
example only about «The Fall of Gondolin», «Beren
and Lúthien» or the «Song of Leithian»?

AT: Hemos hablado sobre el tema, sí, y el problema
es que J.R.R. Tolkien nunca reescribió estos cuentos
de forma tan extensa como Los Hijos de Húrin, así
que hay menos material sobre el que trabajar, y sería
más difícil preparar un volumen que valiera la pena.
¡No es algo impensable, pero de momento no hay
nada concreto!

AT: There has been some talk on this subject, the
problem being that J.R.R. Tolkien never rewrote
these tales as extensively as The Children of Húrin,
so there is less material to work on, and it would be
more difficult to produce a worthwhile volume. It
is not totally unthinkable, but no more than that!

AS: Los aficionados a J.R.R. Tolkien en España
están esperando ansiosos la publicación del libro,
y probablemente tengamos que esperar más que los
tolkiendili anglosajones, que podrán disponer del
libro en abril del 2007. ¿Saben alguna fecha
aproximada de edición del libro en España? ¿Algún
día veremos una publicación simultánea de otros
libros sobre Tolkien en el mundo?
AT: Para conocer fechas de publicación en vuestro
país tendréis que consultar a la editorial española.
No sabemos nada al respecto, y es una cuestión que
atañe al trato que haya firmado HarperCollins con
Minotauro.
AS: Se habla mucho sobre una película (o dos)
basadas en El Hobbit… ¿estas cosas son buenas
para los libros (muchos lectores podrían acercarse
a las obras de Tolkien por primera vez si hacen una
película, como sucedió con El Señor de los Anillos),
o las películas los dañan?
AT: ¡Por supuesto, depende de cómo sea la película
que hagan sobre El Hobbit!

8

AS: The Spanish fans of J.R.R. Tolkien are waiting
anxiously for the publication and probably will have
to wait beyond April of 2007. Do you know an
approximate date of the release of the Spanish
edition of The Children of Húrin. Could forthcoming
books be «international releases»?
AT: For more information on this you will have to
question the Spanish publishers. We are not aware
of anything definite, and it will be a matter that is
dealt with between HarperCollins –our English
publishers– and the Spanish publishers.
AS: They say many things about a film (or two)
based on The Hobbit. Are these things good for the
books (many people could read them for the first
time if they make a film, as happened with The Lord
of the Rings) or are they damaging them?
AT: I would have to say that it will depend on the
film!

AS: Finalmente, felicidades a Christopher por su
trabajo en este libro y en otros sobre su padre ya
publicados hace tiempo. ¿Podría saludar a la gente
de Dor-Lómin, Fantasymundo.com y la Sociedad
Tolkien Española?

AS: Finally, thanks for your time and congratulations
to Christopher for his work in this book, and others
about his father that had been published by now.
Could you greet the people of Dor-Lómin.org,
Fantasymundo.com and The Spanish Tolkien
Society?

AT (en castellano): Hola, y gracias por vuestro
interés. Espero que Los Hijos de Húrin esté a la
altura de vuestras expectativas. Es un magnífico
cuento...

AT (in Spanish): Hi, and thanks for your interest.
I hope that The Children of Húrin satisfies your
expectations. It’s a magnificent story…

AS: Muchas gracias por su tiempo…

AS: Many thanks for your time…

AT (nuevamente en castellano): ¡De nada!

AT (in Spanish again): Not at all!

III Día Tolkien en la Universidad
de Sevilla y Jornadas «El Dirigible»
Diana Salas Mera «Lostregiel»
Smial de Pelargir
Día Tolkien

E

l pasado 25 de marzo de
2006 celebramos el III Día
Tolkien en el Salón de
Grados de la Universidad de Sevilla. Comenzamos la mañana con
algunos problemas técnicos, nuestro portátil y el proyector del Salón
de Grados no querían entenderse
y nos traían tanto a los técnicos
de la Facultad como a nosotros
de los nervios, máxime cuando la
primera actividad era una
proyección. Por suerte, aunque
todavía no sabemos muy bien
cómo, justo cuando pasaba un
minuto de la hora programada, el
por tátil y el proyector
«conectaron» y desde ese momento se ve que continuaron hablando
en el mismo idioma.
Finduilas presentó la jornada,
y a continuación pasamos a proyectar el documental El Legado de
Tolkien: la STE, cedido amablemente por el smial de Mithlond.
Después, Finduilas hizo una
pequeña presentación sobre el
smial de Pelargir.

Juan Carlos Castilla Infante

Lectura
de cuentos

Representación:
La cabaña del
juego perdido

A continuación comenzamos
las conferencias con Los Istari (o
Magos), a cargo de nuestra presidenta Delia Martin Garwood
«Narya-Mithrandir», que nos
habló del papel de estos personajes en la obra de Tolkien. Después
continuamos con Jessica Martin
Garwood «Vilya-Lisse», que nos
presentó una faceta bastante menos conocida del escritor en Las
influencias artísticas de Tolkien como
artista e ilustrador. Finalizamos esta
parte de las jornadas con El otro
Tolkien, en la que Juan Carlos Castilla Infante nos habló de Tolkien
al margen del mundo de El Señor
de los Anillos, con libros como sus
Cartas de Papá Noel. Tras esto, proyectamos el segundo documental
de la mañana: Un hombre de Oxford,

también cedido por nuestros
compañeros de Mithlond.
Después de las conferencias,
varios miembros del smial, caracterizados y apoyados por varios
medios multimedia, realizamos
una performance teatral de La cabaña
del juego perdido, que sirvió como
introducción a las lecturas: un
fragmento del Apéndice de Aragorn y Arwen, un poema de Tom
Bombadil leído en inglés y
español, la lectura interactiva de
El Puente de Khazad-dûm, con la
participación del público, el poema del Anillo, también en inglés
y español y, por último, un fragmento de De Túrin Turambar en
el que participó todo el smial y
un fragmento del Kalevala, para
9

III Día Tolkien en la Universidad de Sevilla y Jornadas «El Dirigible»

Diana Salas Mera «Lostregiel»

ver la influencia de éste último en
la historia de Túrin.
Los descansos entre las actividades estuvieron amenizados por
proyecciones de imágenes de la
Tierra Media, preparadas por Delia Martin Garwood «NaryaMithrandir», en los que se incluían
ilustraciones de todo tipo: desde
las más conocidas de Ted Nasmith
hasta fanarts de estilo manga.
Cabe destacar la buena
respuesta por parte del público,
que se mostró en todo momento
receptivo y respetuoso con el
trabajo del smial, de lo que
estamos muy satisfechos. Durante
toda la mañana hubo un stand en
el que se repartían folletos con
información sobre la STE y el
smial que recibió bastantes visitas.
Por último, también mencionar la asistencia de varios periodistas enviados por publicaciones
locales como El diario de Sevilla o
El Correo de Andalucía, en las que
aparecimos posteriormente.

El dirigible

L

os días 6 y 7 de mayo el
smial de Pelargir colaboró
con la asociación sevillana
El Dirigible, que organizaba sus
segundas Jornadas de Rol y
Estrategia en el centro cívico Las
Sirenas. Dichas jornadas se
realizaron en colaboración con el
Ayuntamiento de Sevilla, y
estuvieron respaldadas por la
mayoría de asociaciones de Sevilla
dedicadas al mundo del cómic y
el manga, cine, etc.
Nosotros realizamos varias
actividades: un pequeño taller de
caligrafía en el que copiamos
algunos fragmentos de la obra de
Tolkien, un torneo de Risk de El
Señor de los Anillos y un trivial
creado por antiguos miembros
del smial con preguntas de todo
tipo en relación con la vida y obra
10

Taller de caligrafía y torneo de Risk de El Señor de los Anillos

de Tolkien. También expusimos
por todo el recinto la exposición
itinerante de la STE, que
amablemente nos cedió el smial
de Edhellond.
Durante los dos días que
duraron las jornadas la respuesta
de los asistentes fue bastante
positiva: mucha gente se acercó

a preguntarnos sobre la exposición, y tuvimos una buena
asistencia en todas nuestras
actividades. Por último también
se colocaron panfletos sobre la
Sociedad Tolkien Española en un
stand (compartido con el resto de
asociaciones) que la organización
de las jornadas tuvo a bien colocar
para este propósito.

Lúthien

Una propuesta para escribir en español
con las runas de El señor de los anillos
Conrado Badenas Mengod «Lindendil»

18 de febrero de 2003

E

n el Apéndice E de El
señor de los anillos (SA:AE)
se muestra una tabla de
equivalencia de runas (Q certar,
S cirth) con la que se detallan
tres formas de uso (modos) de
las mismas en tres lugares: en
Eregion (Angerthas Daeron), en
Moria (Angerthas Moria), y en
Erebor.

Es posible definir una
equivalencia entre las
runas de El señor de los
anillos y los distintos
sonidos del español. En
este artículo se hace una
propuesta para estas
equivalencias, basada en
el modo de las Angerthas
Moria, y para una posible
codificación de cada una
de las grafías rúnicas para
un fichero de tipos de
letra para ordenador.

Para todos estos modos
cada runa se adscribe a un
sonido (o a un grupo de
sonidos) determinado, de
manera que se puede utilizar
cualquiera de estos modos para
una lengua externa a la Tierra
Media, como el español,
siempre y cuando todos los
fonemas de esta lengua estén
representados con runas. Si las
runas para las vocales largas se
usaran para las vocales con
acento gráfico («ágil», «éter»,
«ídem», «óleo», «útil»), entonces
el modo de Erebor no podría
utilizarse porque éste emplea
la runa n.º 43 para el sonido
[]. Además, el de Eregion usa
indistintamente la runa n.º 39
«para i o y (consonántica)», es
decir, [] o []/[]1, por lo que
representaría con la misma
runa los sonidos iniciales de
las palabras «ionosfera» y
«yoduro», siendo éstos
claramente distintos.

Por tanto, sólo queda el
modo de Moria. En realidad,
éste tampoco representa todos
los fonemas del español, pero
sus deficiencias también se
encuentran en los otros dos,
por lo que éste es el más
apropiado de los tres, y sus
únicas carencias (runas para los
fonemas de los dígrafos rr y ll
y de la letra ñ, aparte de las
runas para las vocales con
acento gráfico) son fácilmente
solventables con unas ligeras
adaptaciones fonéticas
(señaladas con el símbolo «→»
desde el sonido original al
sonido adaptado) y dos runas
nuevas (adaptadas gráficamente
de otras dos preexistentes y
relacionadas fonéticamente con
las nuevas).
En la tabla 1 se detallan
estas adaptaciones, y se da
mucha más información. Para
entender la tabla hay que tener
en cuenta que:
1. Se usan dos transcripciones
fonéticas; la primera sigue
el sistema de Tolkien
(descrito en el mismo
apéndice) y la segunda sigue
el sistema de la IPA
(Inter national Phonetic
Association).
11

Una propuesta para escribir en español con las runas de El señor de los anillos

2. Se señalan en cursiva las
palabras y usos de letras
ajenos al español estándar,
es decir, de otras lenguas y
usos del español.
3. Se ha pretendido que las
letras y agrupaciones de
letras dadas (no siempre
dígrafos) cubran todas las
posibilidades en español
estándar, pero en el resto
de casos sólo se han
mencionado uno o dos
ejemplos sin ánimo de
exhaustividad.
4. Entre paréntesis se indican
las runas no usadas por los
enanos de Moria (y que no
deberían usarse en español
ni otras lenguas), y las
posibles letras mudas (no
siempre lo son) que siguen
a cada letra.
5. Se separan por comas los
distintos sonidos asociados
a cada runa y las letras
correspondientes a los
distintos sonidos.
6. Se separan por barras
inclinadas todas las letras (y
agrupaciones de letras)
correspondientes a un único
sonido, así como las
distintas grafías de cada runa
y los caracteres asignados a
cada grafía rúnica.
7. Entre comillas simples (se
hacen dobles en un caso de
doble uso prescindible) se
señalan los usos de las runas
que no son imprescindibles
en español estándar por
existir ya otras runas o
combinaciones de runas que
sir ven para el mismo
propósito: en concreto, se
señalan de tal forma las
letras que corresponden a
12

Conrado Bádenas Mengod «Lindendil»

Tabla 1. Tabla completa de runas y sus equivalencia
Runa(s)
N.º
1
2
3
4
5
6

Transcripción�

Grafía Tolkien
p
b
f

V

W
m

IPA� Letra(s)

Ejemplo Carácter

p

p

Penélope

p

b

b/v/w

Vesubio

b/v

f

f/ph

Fausto

f

v

v

Vicky

V

hw

wh

Whig

W

m

m

Míriam

m

2

3
4

7

M

mb



‘mb’

‘Amberes’

M

8

t

t

t

Tatiana

t

d

d

David

d

th

z/c/th

Cecilia

z

dh

‘d’/th 6

‘Adela’

D

r

r

Arturo

r

9
10
11
12

d

z
D

r

5

7

R

r /rr

Ramón

R

13

C

ch



C

14

(ý)

j



Charo
ch
Véase la runa nº 29
Shakespeare
x/sh
Véase la runa nº 30

S

15

S

sh

16

(Ý )

zh

8

9

ý
Ý

17

Z

z

‘s’/z/s 10

‘Esmirna’

Z

18

k

k

c/q(u)/k

Carlos

k

g

g(u)

Gabriel

g

kh

j/g/x 11

Gema

j

gh

‘g’

‘Ágata’

G

Noemí

n

19
20
21

g
j
G

12

22

n

n

n

23

ä

kw



ä

gw



Ä

khw



ë

Ë

24
25
26
27
28

Ä

ë
Ë

ï
Ï

ghw, w  

13

—, w

14

ngw



ï

nw



Ï

Conrado Bádenas Mengod «Lindendil»

Una propuesta para escribir en español con las runas de El señor de los anillos

Tabla 1. (continuación)
N.º

Transcripción�

Grafía Tolkien

IPA� Letra(s)

Ejemplo Carácter

29
30
31
32
33

J
Y
l
L
N

j
zh
l
lh
nd




→


j/g 15
ll/y 16
l
ll 17
‘nd’

George
Guillermo
Luis
Guillermo
‘Andrés’

J
Y
l
L
N

34
35
36
37
38

H
h19
Ñ
B
ç/Ç

h

h 18
h 20
‘n’/n(g) 21
“n’g’/‘ng’
‘nj’/‘ng’

Henry
Héctor
‘Ángel’
“Íngrid”
‘Angie’

H
h
Ñ
B
ç/Ç

39

40
41
42
43
44
45
46
47
48
49
50
51
52

i
í
y
ÿ
u
ú
w
ü/Ü
e
é
a
á
o
ó/Ó
ö/Ö

i

y
hy
u

ö


i/y

í
→
y 22

x/ch 23

u/ü/w 24
 → 
ú 25

w 26

u/ü 27

e
 → 
é 28

a
 → 
á 29

o
 → 
ó 30

ö 32

Ybarra
Víctor
Yolanda
Heinrich
Ulises
Júpiter
William
Schütz
Ernesto
César
Ana
Álex
Olga
Óscar
Schönherr

i
í
y
ÿ
u
ú
w
ü/Ü
e
é
a
á
o
31
ó /Ó
ö/Ö

53
54
55
56

ñ
s
A/E
O/U

n
s

→
ñ 33

s
34

a/e/o/u
35 

o/u

Iñaki
Susana
Brittany
Gus

ñ
s
A/E
O/U

57
58

&

(P)
(T)
K
&

ps
ts
+h
&

‘Psique’
‘Tsunematsu’
Khazad-dûm
Paco &
Maribel

P
T
K
&

ng
nj

ü
w
ü
e

ë
a

ä
o

ö







 38

‘ps’ 36
‘ts’ 37
h 39
&/y/e 40

La tumba de Balin

Runa(s)

13

Una propuesta para escribir en español con las runas de El señor de los anillos

los alófonos del español
distintos al sonido
representado por el fonema
al que pertenecen, y las
agrupaciones de sonidos
que no se corresponden
con dígrafos en español.
8. La última columna hace
referencia al carácter
propuesto para una posible
codificación de cada una de
las grafías rúnicas dentro de
un fichero de «fuentes»
(más correctamente «tipos»,
por «tipografía») de
ordenador, es decir, el
carácter que se debería
teclear para obtener la grafía
rúnica correspondiente mediante el fichero de «fuentes» (esta codificación ya ha
sido utilizada en el fichero
«RunasMoriaEspanyol.ttf»,
pudiéndose conseguir, al
igual que su licencia de uso,
en http://www.uv.es/
~conrad/tolkien.html).
Tanto en español como en
otras lenguas se desaconseja
usar las runas encerradas entre
paréntesis, por no pertenecer
al modo de Moria. Las runas
números 23–28 podrían usarse
en otras lenguas si éstas tuvieran los sonidos labializados
que aquéllas representan, pero
nunca en español. En español
se desaconseja utilizar las runas
correspondientes a letras entre
comillas porque complicarían
excesivamente la escritura; pero
pueden usarse para otras lenguas si en éstas son útiles (por
ejemplo, en inglés las runas
números 22 y 36 representan
dos fonemas distintos, v. g. «sin»
[] y «sing»[]: pecar y cantar
son dos actividades distintas).
En principio, las runas correspondientes a letras en cursiva
14

Conrado Bádenas Mengod «Lindendil»

Tabla 2. Equivalencia entre
letras, runas y caracteres
para el español estándar
Letras
a
á
b
c
ch
d
e
é
f
g(u)
h
i
í
j
k
l
ll
m
n
ñ
o
ó
p
q(u)
r
rr
s
t
u/ü
ú
v
w
x
y
z
&

Runas Caracteres
a
á
b
z
C
d
e/&
é
f
g
h
i
í
j
k
l
L
m
n
ñ
o
ó
p
k
r
R
s
t
u
ú
v
v
ks
i/&
z
&

k

j

R

w
j
y

a
á
b
z
C
d
e/&
é
f
g
h
i
í
j
k
l
L
m
n
ñ
o
ó
p
k
r
R
s
t
u
ú
v
v
ks
i/&
z
&

k

j

no pueden usarse en español,
salvo que se quiera reproducir
una pronunciación extraña al
estándar. Por tanto, para el
español estándar sólo habría
que tener en cuenta los casos
de letras sin cursiva y sin comillas, con lo que la tabla de equivalencia entre letras, runas y
caracteres queda como la tabla
2 para el español estándar (letras a la izquierda, runas en
medio y caracteres a la derecha).
Como muestra de la forma
de utilizar este modo de Moria
adaptado al español, puede
reproducirse la Inscripción de
la Tumba de Balin tal como
aparece en SA, 2, IV:202, il. (en
khuzdul e inglés) y añadirse una
tercera línea en español (tabla
3, con letras a la izquierda,
runas en medio, caracteres a la
derecha).
Bibliografía
1. El texto fundamental ha sido
el Apéndice E de El señor de los
anillos (J.R.R. Tolkien, Ediciones
Minotauro, 1998).

R

w
j
y

2. Para entender los conceptos
relativos a pronunciación y
fonética general (además de
fonología del inglés) que se
mencionan en el texto de
Tolkien, véase http://www.
umanitoba.ca/faculties/arts/l
inguistics/russell/138/2001/
notes.html (Kevin Russell,
University of Manitoba, 10 de
noviembre de 2001).
3. Para una visión global de los
símbolos fonéticos de la IPA,
véase http://www.arts.gla.ac.
uk/IPA/ipachart.html (versión
en español en http://www.uv.
es/~conrad/alfabetoipa.pdf ).

Conrado Bádenas Mengod «Lindendil»

Una propuesta para escribir en español con las runas de El señor de los anillos

Tabla 3. Inscripción de la Tumba de Balin en distintos idiomas
Balin, Fundinul,
balinfuNinuluZbadkKaZaddúmu balinfuNinuluZbadkKaZaddúmu
uzbad Khazaddûmu
Balin, son of
Fundin, lord of
balinhOnoVfuNinlordoVmoria balinhOnoVfuNinlordoVmoria
Moria
Balin, hijo de
Fundin, señor de balinhijodefuNinseñordemoria balinhijodefuNinseñordemoria
Moria

4. En general, la forma de
pronunciar las distintas letras
en español se describe en
Ortografía de la lengua española.
Edición revisada por las Academias
de la Lengua. (Real Academia
de la Lengua, Editorial Espasa
Calpe, 2002).
5. En el anterior texto no se
utilizan los símbolos de la IPA,
y existen algunas ambigüedades
como las características del
fonema correspondiente a la y
consonántica. Estos detalles sí
se incluyen en http://liceu.uab.
es/~joaquim/publicacions/
IPA_Gifs/IPA_cons_sp.html
(Joaquim Llisterri, Universitat
Autònoma de Barcelona, 30
de abril de 2002) aunque
también tiene algunos errores
como el uso de [] y [] en vez
de [] y [].
6. Otros tratados de fonética,
fonología y pronunciación del
español pueden encontrarse en
http://liceu.uab.es/~joaqui
m/teaching/Phonetics/fon_
esp/fonetica_espanol.html
(Joaquim Llisterri, Universitat
Autònoma de Barcelona, 30
de abril de 2002). De todos
ellos, el más interesante parece
ser El comentario fonológico y
fonético de textos – Teoría y práctica.
(A. Quilis, Arco/Libros, 1985),
y además usa tanto los

símbolos de la Revista de Filología
Española como de la IPA.
Notas al pie
1. Realmente, [] es el sonido de la y
consonántica española (en «ya») y [] es el
sonido de la y consonántica inglesa (en «yes»).
Se supone que la descripción hecha por Tolkien
se refiere a [], por lo que no se debería usar

z española y el segundo es el de la d española
intervocálica.
6. Véase la nota anterior.
7. Esta letra por sí sola representa, en final de
sílaba, agrupada con otra consonante en la
misma sílaba y en posición intervocálica, un
fonema consonántico vibrante simple //.
En los demás casos, y combinada con otra r,
representa un fonema vibrante múltiple //.
En la práctica, el sonido [] se produce cuando
la r es posterior a vocal, b, c, d, f, g, k, p o t;
mientras que el sonido [] se produce en el
resto de casos, y también tras los prefijos «ab», «sub-» o «post-» (como en «abrogar»,
«subrayar» o «postromántico»).
8. Véase la nota anterior.
9. Algunos hispanohablantes pronuncian
incorrectamente la x inicial con este sonido,
probablemente influidos por otras lenguas en
las que este sonido suele corresponder con la
letra x. También es el sonido de la sh inglesa.

Lúthien III
[] en la aclaración al texto de Tolkien. Sin
embargo, en ambas lenguas (y en otras) estos
dos sonidos no forman dos fonemas distintos,
por lo que no se necesita una runa para [] y
otra para []. Así pues, puede usarse «[]/[]»
para aclarar la expresión «y (consonántica)»
encontrada en un texto escrito originalmente
en inglés y posteriormente traducido al español.
2. La letra w en español se pronuncia [] si la
palabra que la incluye es de origen visigodo
o alemán, como «Wamba» o «Wagner». Véase
la nota 24.
3. Algunos hispanohablantes pronuncian
incorrectamente la v con este sonido,
probablemente por influencia de otras lenguas
en las que este sonido suele corresponder con
la letra v, o cuando a propósito se quiere
pronunciar la v distinta a la b (por ejemplo, en
dictados).
4. Este sonido ni siquiera existe en el inglés
británico actual. Corresponde con la
pronunciación escocesa de wh.
5. El dígrafo th unas veces se pronuncia en
inglés con [] y otras con []. Es fácil distinguir
ambos sonidos porque el primero es el de la

10. Es el sonido de la z inglesa y catalana, y
la s sonora catalana. Además, este sonido sí
existe en español, pero sólo como un alófono
del fonema //, y entonces se produce con
s ante consonante sonora.
11. A partir del siglo XVI la x empezó a
pronunciarse []. Algunos restos de esta grafía
se encuentran en topónimos como «México»
o apellidos como «Ximénez», donde la x se
debe pronunciar como una j y nunca como
ks.
12. En inglés la gh es muda como en «eight»,
se pronuncia [] como en «ghost», o se
pronuncia [] como en «enough», pero
actualmente nunca se pronuncia [ ]. En
realidad, este sonido sí existe en español, pero
sólo como un alófono del fonema //, y
entonces se produce con g en posición
intervocálica.
13. Los enanos de Moria adjudicaron a esta
runa un sonido nasal dental, al igual que a la
runa n.º 53. La runa n.º 22 se encuentra en
una serie velar por lo que no tiene mucho
sentido tal sonido dental. En realidad, sería
más apropiada esta runa para la ñ porque esta
letra tiene sonido palatal, y el paladar (blando)
se encuentra más cerca del velo (del paladar)
que de los dientes y alvéolos. Sin embargo, en
la ITB (Inscripción de la Tumba de Balin, en
SA:CA-II-4) se usa esta runa para la n (y
repetidas veces, tanto en la lengua de los
enanos como en inglés), por lo que el sentido

15

Una propuesta para escribir en español con las runas de El señor de los anillos
común debe rendirse ante el corpus y se debe
asignar la letra n a esta runa.
14. Como el resto de las runas de esta serie
(velares labializadas) no se van a usar, se ha
decidido que ésta tampoco y que el sonido
[] se obtenga con la runa n.º 44.
15. Es el sonido de la j, y en ocasiones de la
g, inglesas.
16. Algunos hispanohablantes pronuncian
incorrectamente la ll y/o la y con este sonido.
17. El dígrafo ll se pronuncia [] (aproximante
lateral palatal sonoro) en vez de [] (fricativo
lateral alveolar sonoro), pero sólo puede
asignarse a esta runa porque ésta y la anterior
son las únicas runas que representan sonidos
laterales en el modo de Moria.
18. Es el sonido de la h inglesa. También se
produce este sonido para la h en algunas
variedades diatópicas del español
19. En la ITB se usa esta runa para la letra s
(en la palabra inglesa «son»), lo cual es una
característica del modo de Eregion; pero
también se usan las runas números 12, 22 y
33 respectivamente para r, n y nd, lo cual es
una característica del modo de Moria (y
Erebor); por lo que es probable que sea un
error el uso en la ITB de la runa n.º 35 en
lugar de la runa n.º 54.
20. El fragmento «la alteración de los valores
de 34, 35, 54 en relación con h (el comienzo
claro o glótico de una palabra con una vocal
inicial que se daba en Khuzdul) y s» en SA:AE
se interpreta en la web de Lambenor
(http://lambenor.free.fr/runas/moria.html)
como «34 y 35 [...] h ligeramente aspirada y h
muda», es decir, [] y [ ], pero en la web de
Dan Smith (http://www.geocities.com/
fontmaster.geo/cirth/angerthasmoria.htm)
se afirma «letter #35 represented a glottal stop
sound», es decir, [] (sonido oclusivo glotal).
Sin embargo, la transcripción de Tolkien, «’»,
parece indicar una letra que no se pronuncia
(v. g. el popular «rock’n’roll», o el élficamente
cortés «elen síla lúmenn’ omentielvo») como la h
española, y por ello se ha decidido que esta
letra corresponda a esta runa.

21. Este sonido corresponde con la ng inglesa
cuando la g es muda, como en «Sting» («Dardo»
en SA, «Aguijón» en H). Tanto en inglés como
en español, n ante velar se pronuncia de esta
forma, aunque en español esta pronunciación
sólo es un alófono del fonema //.
22. La transcripción de Tolkien no deja lugar
a dudas: esta runa se usa para una «y
(consonántica)» (SA:AE). También en SA:AE
se dice «sonido consonántico y, como en inglés
you», por lo que esta runa ha de corresponder
con el sonido [], aproximante palatal sonoro.
Sin embargo, el fonema correspondiente a la
y consonántica española es //, fricativo palatal
sonoro. En esta adaptación al español, no hay
ningún problema en usar para [] la runa
originalmente usada para [] pues en español
no existe el fonema //.
23. Este sonido no existe actualmente en
español, catalán o inglés, aunque era el sonido
de la x en el español de la Edad Media. En
alemán sí existe y se llama ich-laut.
24. La letra w se pronuncia [] en palabras
españolas de origen inglés adaptadas a la
pronunciación pero no a la grafía española,
como «web». Véase la nota 2.
25. En español no existen vocales largas como
en inglés u otras lenguas, pero las runas de las
vocales largas pueden usarse para las vocales
con tilde.
26. Es el sonido de la w inglesa, y no existe en
español.
27. El sonido [] es una vocal anterior cerrada
(como el sonido []), pero labializada. Se
pronuncia como la i, pero cerrando los labios
como en la u. Este sonido es el de la u francesa
o la ü alemana, y no existe en español.
28. Véase la nota 25.
29. Véase la nota 25.
30. Véase la nota 25.
31. Se prefiere la primera runa para ó, en vez
de la segunda, porque es la que más se parece
a la runa para o.

Escritorio del escriba

16

Conrado Bádenas Mengod «Lindendil»
32. El sonido [] es una vocal anterior mediacerrada (como el sonido []), pero labializada.
Se pronuncia como la e, pero cerrando los
labios como en la o. Este sonido es el de la ö
alemana, y no existe en español.
33. En vez de tener dos runas para la n, se ha
preferido elegir ésta para la ñ. Respecto de la
idoneidad de la elección, véase la nota 13.
34. Literalmente «las nuevas 55, 56 fueron en
su origen una forma reducida, la mitad de 46,
y se utilizaron para vocales como las que se
escuchan
 en la palabra inglesa butter [es decir,
[ ]], frecuentes en la lengua de los enanos
y también en oestron» (SA:AE). Para saber
qué runa corresponde con qué vocal, véase la
nota siguiente.
35. Véase la nota anterior. Además, esta runa
se usa en la ITB para la o de la palabra inglesa
«son» [], por lo que la runa n.º 55 ha de ser
para [ ] y la runa n.º 56 para [].
36. Esta runa fue creación de los enanos de
Erebor, y no pertenece al modo de Moria, por
lo que no debería utilizarse. Sin embargo,
resulta irresistible querer usarla para el dígrafo
ps cuando éste proviene de la antigua letra
griega ψ (psi).
37. Esta runa también fue creación de los
enanos de Erebor posteriormente al modo de
Moria.
38. En SA:AE se dice «en ésta [la lengua de
los enanos], que no posee [...], th y kh se
aspiran, es decir t o k seguidas de una
aspiración, poco más o menos como en inglés
backhand [es decir, []], outhouse [es
decir, []]», por lo que parece aceptable
asignar a este símbolo rúnico el símbolo
diacrítico de la IPA para una consonante
aspirada.
39. Por la anterior nota, en principio esta runa
puede usarse en otras lenguas para cualquier
consonante aspirada. Sin embargo, ni el
español, ni el catalán, ni el inglés tienen tales
consonantes.
40. Esta runa puede usarse a modo de partícula
copulativa, como en «ciencia e historia» o
«cobre y hierro».

III Mereth DraCon
Marzo de 2006
Smial de Hammo

L

o teníamos todo: muchas ganas,
preparación desde hacía varios meses,
mucha energía, muchas ideas, un entorno
tranquilo y en plena naturaleza… Habíamos
planeado todo hasta el más mínimo detalle.
Todo excepto… la Ley de Murphy.
Habíamos ideado la III Mereth DraCon
como una continuación temática a la del año
anterior. Aquélla tuvo un ambiente granjeril
(como le habría gustado a nuestro Egidio, Rey
del Pequeño Reino de Hammo), pero tuvo lugar
una actuación sorpresa que permitió a nuestros
invitados acceder a Fantasía: El Viaje de Tim.
Así, la Mereth de este año tendría lugar en
Fantasía, justo un año después, y durante la
celebración del cumpleaños de La Reina de las
Hadas. Dentro de este marco (y, como
intentamos en Hammo) no nos circunscribimos
exclusivamente a la Tier ra Media y
aprovechamos toda Fantasía. Allí los amigos
que nos visitaron pudieron encontrarse con
seres y personajes que habitaban aquel lugar:
desde una anciana que leía el (negro) porvenir,
hasta un hada con sus alitas y todo, pasando
por Iñigo Montoya, Stanley (buscando al Dr.
Livingston), Arlequín…, amén de los anfitriones:
Friga y el Hombre Verde. Más tarde, gracias a
la imaginación de nuestros ilustres visitantes,
pudimos codearnos con personalidades como
un maravilloso Capitán Garfio (acompañado
de Campanilla) e incluso de Caperucita Roja (¿o
era Rohan?).
Por supuesto, el fin de semana estaría salpicado
de actividades: Aranarth dio una magnífica
conferencia sobre los viajes en la Edad Media y
los viajes en la Tierra Media; Níniel dio un taller
de bailes con un gran éxito; Ferry, por su parte,
nos enseñó cómo orientarnos en las agrestes
tierras que nos circundaban, en su taller montaraz;
Ferdinand Tûk nos habló de los cuentos de hadas
según Tolkien; tuvimos un magnífico (y
17

III Mereth Dracon

Smial de Hammo

sangriento) taller de esgrima, tuvimos lectura de
cuentos prologada por la entrega del premio al
ganador del I Concurso de cuentos Estrella de
Tim… Una mereth con todo.
Y, claro, también habría actividad sorpresa.
La idea era que, tras la lectura de cuentos,
toda la ambientación diera un vuelco: un
mensajero herido de muerte nos interrumpiría
con malas noticias:
Fantasía estaba en guerra y nosotros,
sitiados. Para lograr esta ambientación hubo
que hacer algunos cambios: se modificó
(ligeramente) la decoración; la alegría de los
Hammlings trocaría en recio y preocupado
semblante; y colgamos diferentes partes de
guerra, acompañados de laaaaaaaaaargas listas
de caídos en la batalla que serían acompañados,
aunque eso no lo sabrían los sitiados, por
otros partes de guerra en Soctolkien. En este
sentido iba la actividad sorpresa: Friga y El
Hombre Verde guiarían a todos los visitantes
a buscar a un explorador perdido por un
recorrido en el que encontrarían diferentes
escenas y personajes de Fantasía (más centrada
en Tolkien): Comenzamos con una
escenificación de La Dama Sombra; luego
aparecería Berúthiel, buscando sus gatos; tras
ella aparecería Egidio; después Ghân-buriGhân; luego unos Haradrim que no sabían
que estaban perdidos en Fantasía; incluso
acecharían unos tumularios de los que les
salvaría el mismísimo Tom Bombadil...
Como decía al principio, no contamos con
Murphy y sus leyes. Por supuesto todo lo que
pudo empeorar, empeoró.
No sólo llovió, sino que nevó. Si bien la
nieve nos ayudaba a ambientar el «aislamiento»
que debíamos tener al encontrarnos sitiados,
lo cierto es que esta actividad sorpresa, que
originalmente sería en el exterior (¡y de noche!),
tuvo que ser redefinida para dramatizarla en
un espacio cerrado. Esperamos que, aún así,
gustara a los espectadores.

Y eso fue todo. Esta crónica,
como todas, no muestra todos
los buenísimos momentos que
nos hicieron pasar nuestros
invitados (hubo un improvisado
concurso de miss-mister). Aunque
parezca un tópico, lo cierto es
que vosotros traéis el ingrediente
imprescindible para que una
mereth prospere: vuestra alegría
y vuestro cariño, sin el que nada
sería lo mismo. Gracias por venir
y por compartir todo eso con
nosotros.
Smial de Hammo

P.S.-1No sólo hay fotos comprometedoras, también hay vídeos…
ya os haremos saber a cuánto
asciende el chantaje.
18

Nuestra primera EstelCon:
Crónica de Umbar 2006
Marta Díaz «Iridal»,
del Smial Escolar Rivendel

J

ueves,
28 de septiembre

Al fin, el día que todos
estábamos esperando desde que
en los primeros días de junio
nuestro «profe de Filo» nos dio
los papeles para apuntarnos a la
EstelCon, había
llegado…

con los nombres por los que
nos llamarían, etc., nuestros ojos
curiosos se dedicaron a observar
a aquellas gentes que, con distintos trajes haciendo gala de su
raza, ofrecían bailes y talleres de
armas a disposición de los interesados.

Podría decir que
estábamos muy
nerviosos porque era
o iba a ser un
espectáculo nuevo
para nosotros: gente
disfrazada, torneos,
conferencias, teatro,
roles… ¡y a saber
cuántas cosas más
nos esperaban!
El caso es que
cada uno de nosotros
puso rumbo a Murcia
con los ánimos de pasar uno de
los mejores fines de semana de
su vida…
Llegamos a distintas horas
puesto que las posibilidades de
cada uno variaban (universidad,
cursillo, etc.), pero la impresión
que todos nos llevamos cuando
llegamos a aquella maravillosa
estancia cubierta de árboles y
con un cierto encanto «mágico»
(llámese Hotel Cenajo) fue, palmo
más o menos, la misma: las bocas no conseguían cerrarse. Claro que después de dejar las maletas, descubrir las habitaciones,
coger nuestras acreditaciones

Hotel Cenajo: entrada principal

Las reacciones fueron muy
variadas: unos se apuntaron a
los bailes , otros probaron cuán
duchos eran en el arte de las
estocadas y otros simplemente
miraban con ojos encantados lo
que les esperaba en aquel paraje.
¡¡¡Madre mía, en aquel lugar podías llev ar espadas y disfraces
sin necesidad de que te señalaran
con el dedo!!! ¿Hay algo mejor
que eso?
Puesto que ya era muy tarde,
nos fuimos al comedor, (un lugar
grande donde cabía más gente de
la que parecía) y fue allí donde
hicimos a nuestros primeros

conocidos y compartimos las
primeras «impresiones». Por
cierto: la comida estaba buenísima,
era muy variada y el buffet de
postres parecía que no se acababa.
Una vez todos estábamos
saciados, pasamos a un salón a
ensayar la canción
que íbamos a
cantar en la
Lumilindë (y
donde conocimos
a los geniecillos
mu s i c a l e s q u e
formaban parte de
«Los Bardos
Er rantes» que,
como su nombre
indica, iban a dotar
de «musicalidad»
las actuaciones que
realizaríamos
todos.
El caso es que
la Lumilindë fue genial: cada
grupo salió e interpretó canciones
variadas, unas inventadas, otras
de los cancioneros, etc., pero
todas muy bonitas, pues en ellas
había depositada mucha ilusión.
Después de que acabara ese
acto, la noche quedaba abierta
para todos: unos se reunían en
círculos para cantar, otros
contaban sus impresiones, otros
jugaban al trivial en las terracitas
de fuera de las habitaciones, etc.;
cualquier cosa para pasar un rato
más con los amigos mientras el
cuerpo aguantara…
19

Nuestra primera EstelCon: Crónica de Umbar 2006

Viernes,
29 de septiembre
En la mañana del viernes
(bastante soleada, por cierto),
después de haber llenado nuestros
estómagos en el desayuno, hubo
tiempo libre que abarcaba distintas
actividades: taichi, taller de armas,
taller de danza, etc.
Llegaron las 12.30, la hora en
la que el Smial Escolar Rivendel
realizaba una obra de teatro
llamada Un regalo élfico y que,
gracias al esfuerzo de todos los
miembros del smial y a un público
muy entusiasta, gustó a todo el
mundo. Esa sensación de haber
pasado un buen rato se acrecentó
con la llegada de la hora de comer,
siempre bien acogida por todos.
Después de comer hubo una
sesión intensa de rol en vivo en
la que las distintas razas de la
Tierra Media tenían puestos unos
objetivos que debían realizar…
Era francamente divertido ver las
«vaciladas» que se metían unos a
otros y cómo estabas en una
terracita tomando algo y te salía
un orco rogando silencio para
poder asestarle el golpe de gracia
al rohirrim que tenía delante...
¡Sorprendente!… Unos disfraces
que quitaban el hipo, ¡¡¡y algunas
armas parecían de verdad!!!
A la misma hora en la que
tenía lugar el rol, se ofrecían
distintas conferencias que trataban
sobre temas muy diversos e
interesantes, si bien no faltó (¡y
eso que la asistencia era
voluntaria!) quien echara alguna
que otra «cabezadita» en alguna
de ellas… ¡¿Tan poco dormía la
gente?!
Acabado el rol, cenamos y
empezó la lectura de cuentos al
aire libre, bajo las estrellitas de la
20

noche que hacía el evento aún
más mágico. Cada persona
interesada leía un fragmento más
o menos extenso de la obra de
Tolkien o de algún otro libro u
obra escrita por él/ella misma, a
lo que siguieron unas canciones,
un té con pastas y unas pequeñas
obritas de teatro, muy originales
todas ellas. La hora de dormir
aquella noche, sin embargo, fue
algo más temprana para mí, me
temo.

Sábado,
30 de septiembre
Sábado. Sabíamos que hoy era
el último día de «fiesta friki a tope»
y decidimos aprovecharlo al
máximo.
Después de desayunar
estuvieron abiertas las clases de
taichi y demás talleres otra vez, y
a las 12 asistimos (¡y no sólo como
público!) al musical de Edhellond:
¡hurra por él! Después de comer
acudimos
a diferentes
conferencias y talleres de juegos
y artesanía. Al caer la tarde se
libró una batalla de Justas en la
que el siempre campeón
Lelldorian fue derrotado por el
nuevo campeón Haliceo de
Rivendel: ¡ambos sean honrados!
El caso es que antes de que nos
diéramos cuenta, estábamos todos
ataviados con nuestras mejores
galas de doncellas y caballeros de
las distintas razas para comenzar
la que iba a ser la «gran cena de
gala» del sábado noche: canciones,
brindis, gritos, retos, vino... más
vino, más canciones... ¿He dicho
ya que hubo vino?
En definitiva, una noche que
iba a quedar grabada a fuego en
nuestros corazones. Después de
cenar, ¡cómo no!, se dispuso una
zona al aire libre, cerca de la piscina
donde tuvo lugar la entrega de los

Marta Díaz «Iridal»,

mathoms, «oséase», los regalos que
cada uno de los Smiales ofrecían
al Rey de Umbar por «haberlos
invitado» a la celebración. Y claro,
una cosa lleva a la otra, risas, más
risas... Total, que a las cinco y media
de la mañana aún se podían oír los
g ritos de «…ponme más
Miruvor…» Era la última noche,
¿qué otra cosa se podía esperar?
Fue una de las mejores noches
de nuestra vida y habríamos
deseado que no acabara nunca...

Domingo,
1 de octubre
Todo lo bueno se acaba, y esa
fue la sensación que tuvimos
cuando nos levantamos. Mientras
hacíamos las maletas, después del
que iba a ser el último desayuno
que tomáramos allí, nos miramos
con caras de tristeza pero también
de satisfacción por la experiencia
que habíamos compartido. Hubo
amigos que partieron antes de
comer, otros esperaron a que
tuviera lugar la estupenda representación teatral de Númenor y
luego se marcharon y otros, muy
listos ellos, aguardaron a la clausura
oficial de la EstelCon 2006, sobre
la una de la tarde, y después de la
entrega de los Premios Gandalf.
Mientras veíamos como el Hotel Cenajo iba quedando pequeño
a nuestras espaldas nos invadió
una profunda tristeza. Recordábamos a los amigos que habíamos
hecho , los intercambios de
«¡Buena suerte!» o «¡Nos veremos
en Uclés 2007!».
Ésta, pues, ha sido nuestra
primera EstelCon. Como podéis
imaginar, nos llevamos un sabor
de boca de lo más especial: no
esperábamos pasarlo así de bien
y prometemos que se nos volverá
a ver en Uclés 2007.

Diario de abordo de un pequeño dromón umbariano
28 de septiembre

E

l barco zarpó hace casi seis meses de aquel puerto
cerrado a todos vientos y encubierto. La cordura
y la sensatez se quedaron en tierra y el viento que
nos empujaba no era más que la esperanza de darle a nuestro
pueblo un nuevo hogar, una nueva plaza digna de ellos en
la que pudieran continuar viviendo lejos del hastío y la
amargura.
Transcurrían tiempos difíciles, los días antes de nuestra
partida y el país comenzaba a sumirse en el caos, así que un
loco capitán y su escasa tripulación zarparon una noche
estrellada, sin rumbo fijo, con escasas provisiones en busca
de un nuevo horizonte, aún por determinar, para regalar a
los ojos de su pueblo.
No fue sencillo encontrar tripulación. Dentro de la
misma había graves tensiones, había algunos marineros, los
más inteligentes, que se negaban a partir sin un rumbo, sin
un camino que seguir o una meta que alcanzar. Realmente
ellos eran los más sagaces y prudentes, y en ocasiones pienso
que quizá debimos hacerles caso. Pero la voluntad doblegó
a la razón, como casi siempre.
Nuestro capitán, apoyado por unos cuantos, pocos,
inconscientes, convenció a todos de que este viaje, de tener
éxito, sería escrito con letras de oro en el libro de la historia
de nuestro país, aunque no fuésemos el mejor dromón,
aunque no fuésemos la tripulación más numerosa, ni la más
digna, ni la más experimentada… debíamos hacer algo. Nos
dijo que en caso de fallar en nuestro intento, debíamos
sentirnos orgullosos de morir por nuestra gente, moriríamos
con orgullo y con un honor alcanzado por sólo unos pocos.
Así que un día de abril, zarpamos. Pusimos rumbo al
sur, a una pequeña isla, llamada Águilas en la que vertimos
todas nuestras esperanzas en un principio. Conocíamos la
existencia de aquella isla gracias a los informes de una joven
capitana de ojos azules, cuyo barco lamentablemente encalló
y a cuya tripulación tuvimos el honor de rescatar hacía unos
meses. Ella nos dijo que había recalado en sus costas hacía
ya algunos años y nos contó las maravillas que allí se
desplegaron ante sus ojos.
No fue complicada la travesía, teníamos mapas y el
tiempo acompañó limpiando el cielo y permitiendo que nos
guiásemos por las estrellas. Cuando alcanzamos sus costas
en verdad nos maravillamos. Lo que decía la joven capitana
era cierto, mas sus palabras no hacían justicia a aquello que
veían nuestros ojos. Grandes explanadas de terrenos, enormes
estancias en las que celebrar fiestas y banquetes, cómodas
cavernas en las que alojarnos y un sinfín de comodidades
que a nosotros, tras varios días de travesía, nos parecieron
dignas de los reyes antiguos…
Pero alguien, de repente, salió del hechizo en que
estábamos sumidos y dijo: «No hay sitio para todo nuestro
pueblo aquí». Todos le miramos atónitos, extrañados incluso,
y hubo algunos que aún encantados por la magia del lugar
le increparon: «Da igual, no importa, los que puedan venir
estarán cómodos». Algunos no nos quedamos conformes
con esa idea, la que menos nuestra orgullosa vigía, que
enseguida salió de allí enfurruñada y maldiciendo. Hicimos

planes para aquella isla, podríamos disponer a la gente en
esas grutas del acantilado, obtendríamos la comida de la
frondosa selva que se erguía orgullosa a orillas del mar y
agua en abundancia de los numerosos torrentes que caían
de la montaña.
El capitán dijo que mañana mismo enviaría mensajes a
nuestro hogar, aunque algunos de nosotros estábamos en
contra, le decíamos que no podía ser, que aquél lugar no
reunía condiciones para traer a toda nuestra gente. Habría
demasiados que no podrían venir, que no podrían disfrutar
las maravillas de aquel lugar, a lo que el capitán y otros
marineros respondían con un sincero y compungido «No
tenemos nada más». Aquella noche comimos caliente y
dormimos secos en una de las grutas del acantilado,
escuchando el arrullo del mar, por una vez, desde lejos.
A la mañana siguiente, nos despertaron los gritos de
júbilo de nuestra vigía. Traía algo a la espalda. Nos dijo que
había pasado la noche en la playa y que había encontrado
algo y nos mostró una botella de cristal azulado. Tras limpiarla
un poco, comprobamos que tenía un pergamino dentro. Lo
sacamos y extendimos con muchísimo cuidado sobre una
roca. Estaba escrito en alguna lengua antigua, quizá en
sindarin, pero era obvio de qué se trataba. Era un mapa.
Tras estudiarlo nuestra escriba, no pudimos creer lo que
nos dijo. «Se trata de una isla, un lugar maravilloso llamado
El Cenajo, situado a más de doscientas millas de aquí, al
norte. En este documento se habla de que es un paraje
maravilloso, rodeado de ríos y lagos y árboles frutales. Es
increíblemente grande, casi el doble que esta isla de Águilas
y, según parece, aquí sí podríamos traer a todo nuestro
pueblo».
Todos nos quedamos perplejos. El capitán se alejó un
momento a cavilar para intentar dilucidar qué debíamos
hacer. A todos se nos encendió la llama de la esperanza de
nuevo en el corazón y a pesar de que sabíamos que era una
locura, deseábamos hacerlo… El capitán volvió a la gruta
y nos miró a todos, uno por uno. No fueron necesarias las
palabras. En su mirada se podía leer sus intenciones y nuestros
ojos, enjugados en lágrimas de emoción lo decían todo.
Sabíamos que era un viaje suicida, no dispondríamos de
suficientes provisiones para volver si aquel maravilloso lugar
era una quimera, pero en el fondo de nuestro corazón
sabíamos que estábamos dispuestos a morir por intentarlo.
En apenas seis horas, estaba el navío preparado y listo
para zarpar. Ancalimë, la joven vigía encaramada al palo
mayor; Thoronmir, timonel, aferrado al timón que nos
llevaría a la gloria o a un terrible fracaso; Elwing, nuestra
prisionera elfa a la que ya tomábamos como una más de la
tripulación, asida al brazo de su bien amado capitán. Ilmendil,
la escriba en cubierta, firme con su libro de notas en la mano
apretado contra el pecho y todo el resto de la tripulación:
Narquelië, el novato grumete Eruntalon, Perhael, Alicia,
Fëagor, Finwë y yo mismo, Aulë, corríamos de un lado de
otro de la cubierta atando cabos, afianzando palos y
desplegando velas. El capitán Nornorë dio la orden: «Levad
anclas» y todos respondimos con un estruendoso grito de
júbilo, al que siguió un himno: «Umbar, azote de los mares...»
Smial de Umbar

)

<

Fachada principal del Hotel Cenajo,
un lugar encantador. Quién decía
que no había infraestructura?
?

<

)

Los Bardos Errantes en la
Lumilinde, fijaos que embelesados
les escuchaban todos.

!

<

)

)

<

Un Rev de
malvados.
Orcos,
Haradrims y
Nazgul con
criatura alada
incluida
llamada
Braulio

<

)

<

)

)

<

El Musical <<By the rivers of Valinor>> de
Edhellond. A alguno le gustó tanto que
intentó imitar a Elwë, Arrrr!

)

<
La lectura de cuentos, con
teatrillo cortesía de Pelargir.

)

<

<

Smial Escolar Rivendell
al completo, después
de su representación
mathom
en élfico.
)

<

)

<

)

Faltaba saciar nuestros estómagos,
asi que Aulë, ayudado por Kraki, dijo:
Por allí hay comida!
Y todos cuchillo en mano y cabalgando
las sillas nos dispusimos a atacarla
para celebrar la cena de gala.

<

)<

)

<

)

Conferencias Varias: música, el
estómago de un hobbit, la
magia, Maldon, mesa redonda,
e-stel... Todo lo necesario para
alimentar nuestras mentes.

!

<

)

!

<

)

Que presencia, como se nota
que son numenoreanos!

)

<

La cena de gala estuvo muy
animada con brindis y canciones

Fotos Estelcón

<

)

Sección masculina del
smial escolar Rivendell.
Que guapos son
estos chicos!
!

!

<

)

Smial de Umbar. Un Aplauso
a los organizadores de una
EstelCon maravillosa.

)

<

Nornorë, presidente de
Umbar y organizador
jefe de la EstelCon,
clausurándola con la
clásica lectura de los
puertos grises.

<

)

Mucho ruido y pocas
lembas. Genial teatro
del smial de Númenor.

Los ganadores exiben
sus premios Gandalf
con orgullo.

)

<

Que monada!
Elbereth con su
mini-yo, María.

<

)

Crónica de la EstelCon Umbar 2006
Antonio Rodríguez «Grichan»

E

rebor, a tres de octubre
del año 2006 de la Sexta
Edad del Sol.

Yo, Grichan de Erebor, habiendo recibido encargo del Muy
Ilustrísimo Equipo Editor de la
Estel a tal efecto, me dispongo a
poner por escrito los hechos acaecidos durante el transcurso de la
XII Mereth Aderthad de la Sociedad Tolkien Española, celebrada
en Umbar durante los últimos
días de septiembre del año actual.
Si preguntásemos a los ciento
cincuenta asistentes a la EstelCon
2006, tendríamos ciento cincuenta
crónicas diferentes, todas ellas
totalmente válidas. Por tanto, los
hechos aquí relatados corresponden a las experiencias e impresiones del cronista y de sus (muchos)
colaboradores y confidentes, y
cualquier error o inexactitud debe
recaer exclusivamente sobre el
autor.

Jueves
Para mí, como para muchos
otros, la EstelCon comenzó con
un bonito madrugón mucho antes
de la apertura oficial. Y es que
Umbar queda muy lejos de las
tierras del norte donde muchos
de nosotros habitamos. Antes de
nacer el sol ya estaba yo abandonando Erebor, expectante por ver
las maravillas que habría de traer
el nuevo día.
Recorrida la tercera parte del
camino, en la villa de Madrid me

reuní con otros habitantes de la
Cuaderna del Norte (Haldir de
Imladris y los chicos y chicas de
Acebeda) y de Dor-Lómin e Ithilien, y, todos juntos, mientras esperábamos a que partiese el
autobús para Albacete, aprovechamos para tomar un segundo desayuno (semos hobbits). Del resto
del viaje, poco hay que contar:
muchos kilómetros, calor abrasador (y un par de ráfagas de aire
acondicionado que me quebró la
voz antes de llegar a Umbar), decenas de canciones e historias y
algunas miradas asesinas de nuestros compañeros de viaje.
Por fin llegamos a destino a
media tarde. El lugar era fenomenal: el hotel consistía en unos
cuantos edificios de habitaciones
diseminados en una zona boscosa
y ondulada, que perfectamente
podría ser considerada una versión
moderna de la Rivendel de Elrond. Muchos de los asistentes se
alojaban en el edificio principal
del hotel, mientras que el resto
estábamos un poco apartados,
ocupando varios edificios de una
planta organizados en torno a una
plaza ajardinada.
Después de recibir el pack de
bienvenida (contenido en una bonita botella color azul marino de
la que parecía que fuera a salir un
genio en cualquier momento) y
tomar posesión de las habitaciones, tuvimos algo de tiempo libre,
que yo aproveché para saldar una
cerveza que hacía tiempo que debía a Santi Narnaron, visitar la

EstelTienda y encontrarme con
viejos (y nuevos) conocidos.
A eso de las ocho, cuando ya
el sol descendía hacia el poniente,
comenzaron las primeras actividades oficiales de la EstelCon, los
talleres de Armas y de Bailes, celebrados en los jardines que rodeaban al hotel. Muchos dieron
un suspiro de alivio cuando, por
fin, el Señor Lorenzo se ocultó
tras los montes: la tarde había sido
calurosa, presagiando los ardores
que habríamos de padecer en los
siguientes días. Todavía quedaba
algo de tiempo antes de la cena,
y algunos se apoderaron del DVD
de la sala de estar del hotel para
montar un improvisado taller de
cortos , mientras otros se decantaban por el taller de levantamiento
de pesos en barra fija.
Cuando se abrió el comedor,
la cantidad y variedad de alimentos
sorprendió a todo el mundo, sobre
todo a los que, como yo, llevamos
un hobbit dentro. Durante toda
la EstelCon, estaría a nuestra
disposición un extraordinario y
muy variado buffet libre, rematado
por una sección de postres capaz
de satisfacer al Brandigamo más
exigente. Una verdadera delicia.
Fue entonces cuando vimos a los
miembros del smial de Edhellond
portando chapas con leyendas
como «Melkor es guay» y «Manwë
is a fraud», lo que nos hizo empezar a preocuparnos por el musical
que estaban preparando.
25

Crónica de la Estelcón de Umbar 2006

Pero la jornada aún no había
acabado. Tras la cena fuimos convocados en la terraza a las puertas
del edificio principal y conducidos
al salón de actos. Allí, tras unas
palabras de bienvenida que daban
inicio de forma oficial a la EstelCon 2006 (¡como si no nos hubiéramos enterado ya de que estaba en marcha!), se celebró la
Lumilindë, o velada musical. En
ella se cantaron muchas canciones,
pero sin duda fue una sola la que
cautivó a los asistentes: «Yo quiero
ser una chica Lelldorian», cantada
por mis compañeros de Acebeda
al ritmo de la música de «Yo quiero ser una chica Almodóvar», de
Joaquín Sabina. Desde aquí quiero
darles mi enhorabuena.
Llegados a este punto, los
kilómetros y la falta de sueño
pesaban en demasía, por lo que,
tras dar alguna que otra cabezada
durante la Lumilindë, opté por
retirarme a mis aposentos.
Más tarde me llegarían rumores de que, durante esa noche,
hubo un intento de robar el estandarte de Umbar y ponerlo en uno
de los mástiles de la plaza. Sin
embargo, parece que ciertas dificultades técnicas, unidas a un vigilante nocturno con cierto don
de la inoportunidad, impidieron
la operación.

Viernes
El día siguiente clareó soleado
y despejado, amenazando con hacer aún más calor. Yo me levanté
pronto, a las ocho de la madrugada, para arreglarme y llegar a tiempo de rezar laudes con los tarwendili en el cenador de la terraza del
hotel. Después marché a tomar
un buen desayuno hobbit en el
buffet mientras otros optaban por
el taller de tai-chi. Y como había
bastante tiempo hasta la siguiente
actividad, y un desayuno, por muy
hobbit que sea, no dura por siempre, ocupé el tiempo charlando
26

Antonio Rodrígez «Grichan»

con unos y con otros y dando un
paseo para sacar algunas fotos del
lugar.
A media mañana se celebró la
segunda convocatoria de los talleres de Armas y de Bailes (éste
último amenizado por las reverencias del encantador Tauron),
mientras en la terraza se comenzaban a repartir monedas y papeles para el rol en vivo. Fue en este
momento cuando se vio a Kraki,
el pulpo-mascota de Umbar, intentando comerse al P-chan de
Elbereth. El pobre cerdito
consiguió escapar , pero el incidente no quedaría olvidado.
La siguiente actividad, poco
antes de la hora de la comida, fue
la representación de una obra teatral a cargo del smial escolar de
Rivendel. En ella, tuvimos ocasión
de aprender algo de la lengua de
los elfos, y mucho de sus opiniones sobre los demás pueblos de
la Tierra Media (ejem). A su término, los miembros del smial entregaron a los piratas de Umbar, a
modo de mathom, un cofre con
una copia manuscrita de la obra
de teatro, redactada en quenya.
Un regalo de lo más original.
Después de la comida, como
comenzaba a ser habitual, hubo
tiempo para una visita relajada a
la cafetería para departir sobre lo
humano y lo divino frente a un
café o un té. Sin embargo, los
jugadores del rol en vivo no tuvieron mucho descanso: a eso de
las tres y media se los convocó a
una charla-recordatorio de las reglas, tras la cual comenzó el juego.
La trama giró principalmente en
torno a la deposición por Sauron
del almirante BarBalik, principal
figura de la flota umbariana. El
propio BarBalik debía nombrar
un sucesor del agrado de Sauron,
por lo que las intrigas palaciegas
estaban servidas. Para amenizar
la elección, una comitiva haradrim
y una patrulla orca enviada por la

Torre Oscura hacían presión para
defender sus intereses. Y, por si
fuera poco, Aragorn, Legolas y
Gimli también estaban rondando
por allí, con la intención de conseguir que los umbaritas lucharan
contra Sauron (de ahí el título de
la partida, «Redención o venganza»).
Para los que no estábamos
apuntados al rol, a la hora del té
comenzó la conferencia de Ricard
Adanost sobre las adaptaciones
musicales de los poemas del Libro
II (El anillo va hacia el sur) de El
Señor de los Anillos. Era ésta una
continuación de una conferencia
pronunciada, si no recuerdo mal,
por el propio Adanost en la EstelCon de Mithlond, celebrada
hace ahora dos años. En la conferencia sorprendió la cantidad y
variedad de las adaptaciones del
Lamento por Gandalf, cantado
por los elfos de Lothlórien.
Unos minutos de descanso y
todo quedó listo para la mesa
redonda sobre el smial escolar de
Rivendel. Es este un proyecto que
siempre ha resultado bastante interesante. Y el debate, dirigido
por Aldandil, Imrahil y Hinuden,
se convirtió en una especie de
«todo lo que quisiste saber sobre
el smial escolar y nunca te atreviste
a preguntar». La gente se animó
bastante, y gran parte del tiempo
fue dedicado a responder preguntas o incluso a mantener conversaciones con los asistentes.
Entre el término de la mesa
redonda y la cena hubo algo de
tiempo libre, en el que intenté
enterarme de lo sucedido durante
el rol en vivo preguntando a unos
y a otros. Pero no conseguí sacar
mucho en claro, pues cada jugador
sabía poco más que lo que había
hecho él, y contaba la feria según
le había ido. Mientras yo hacía
estas indagaciones, vimos cómo
Santi Narnaron andaba desesperado buscando un látigo para la

Antonio Rodrígez «Grichan»

representación del musical. Esto
hizo que algunos de los rumores
que habíamos oído se convirtieran
en temores, que, por desgracia, al
día siguiente comprobaríamos que
eran bien fundados. Pero no adelantemos acontecimientos.
La noche se completaría, después de la visita al comedor y al
surtidor de cafeína, con la lectura
de cuentos, que se celebró en un
lugar internado en los jardines,
rodeado de árboles y apartado del
mundanal ruido (salvo algún que
otro gato chillando). Los fragmentos elegidos fueron de lo más
variados, y, por lo que me cuentan
mis informadores, los de más éxito fueron un relato corto titulado
Bakala en crisis y un par de fragmentos extraídos del libro Eres
una bestia, Viskovitz, de Alessandro
Boffa. Y hablo de mis informadores porque, lamentablemente,
el sueño me pudo, y tuve que
abandonar la lectura después de
la primera actuación de los Bardos
Errantes.

Sábado
El sábado amaneció algo más
fresco que el día anterior, creando
falsas esperanzas. De nuevo, me
levanté pronto, recé laudes y marché al comedor a desayunar. Llegados a este punto, tengo que
decir que el ambiente estaba un
tanto enrarecido. Circulaban malos presagios sobre el musical de
Edhellond, e incluso los miembros de dicho smial comenzaban
a tener dudas sobre la conveniencia de representarlo. Pero no todos. Santi Narnaron portaba no
una, sino ¡¡¡tres!!! chapas («Who
is a Melkor?», «Manwë is a fraud»
y «Frodo vive!»), acompañadas
por una sonrisa de oreja a oreja.
Todos aquellos que lo vimos supimos que lo peor aún estaba por
llegar.
Para asentar el desayuno, nada
mejor que una buena conferencia.

Crónica de la Estelcón de Umbar 2006

Sobre todo , una sobre… desayunos. Olatz Keleb-dûr se marcó
una original charla en la que
estudió desde el punto de vista
médico la capacidad de los hobbits para comer dos desayunos,
dos almuerzos y dos cenas, y además picar entre horas, sin apenas
eng ordar. Un trabajo de
investigación de primera clase, si
usted me entiende. Cuando
terminó su conferencia, nos echaron a todos del salón de actos. La
hora se acercaba, y Edhellond
tenía que aprontarlo todo para
escenificar su obra.
A las doce y media de la
mañana del sábado 30 de septiembre del año 2006 de la Sexta Edad
del Sol, instante que pasará a los
anales de la historia, Edhellond
presentó su obra musical titulada
By the Rivers of Valinor . Si consideramos que una gran obra es aquella ante la que nadie queda impasible, entonces estamos ante una
de las mayores creaciones de la
historia de la humanidad: ninguno
de los presentes supimos hacer
otra cosa que quedarnos con la
boca abierta para, a continuación,
tomar partido a favor o en contra
de Edhellond. Y es que una pandilla de Valar vestidos con ropas
setenteras y comandados por un
Eru bonachón, al que sólo le fal-

Melkor es guay

taban las zapatillas de felpa, gritando «¡Melkor, vuelve! ¡La pista
está vacía sin ti!» a ritmo de In the
Navy, Stayin’ Alive y el Waterloo de
Abba, es algo ante lo que uno se
tiene que replantear todos sus
gustos y pareceres. La obra fue
realmente divertida, sin duda, pero
su extravagancia y su enorme irreverencia hizo que muchos echaran
de menos la (por desgracia) desaparecida Tolkisición.

Durante la comida, por supuesto, el único tema de
conversación posible fue el musical. No fue hasta la sobremesa
que el furor decayó, permitiendo
dar paso a temas más mundanos.
Y fue en ese momento cuando
arribó a las costas de Umbar la
expedición de los Puertos Grises,
formada por Círdan, Pippin, Alicia, Gimli, las dos Leonores y
Egidio. Muchos habíamos oído
que no iban a poder asistir a esta
EstelCon por la corta edad de las
pequeñas Leonor y Alicia, y nos
llevamos una grata sorpresa al
verlos aparecer por la recepción
del hotel. Venían únicamente a
pasar la tarde con nosotros y a
presentar el Proyecto de Mithlond
(del que hablo más abajo), pero
siempre es agradable compartir
aunque sólo sea un rato con gente
tan ilustre.
A las cuatro en punto de la
tarde se dio el pistoletazo de salida
para el Taller de Juegos, que mantendría a sus asistentes ocupados
durante toda la tarde. Los que nos
acercamos por la terraza del bar
pudimos presenciar cómo se libraban épicas batallas usando armas tan diversas como los quesitos
del Trivial Pursuit, Edición El
Señor de los Anillos, o las cartas
del inevitable Munchkin.
Mientras tanto, en la sala de
conferencias comenzaba otro de
los pesos pesados de la EstelCon:
la conferencia a tres bandas sobre
la Batalla de Maldon. Tomás Lurtz
la abrió, poniéndonos en antecedentes sobre el momento
histórico en el que fue librada la
batalla. A continuación, Paco Isildur nos relató el desarrollo de la
batalla, y nos informó de las tácticas militares empleadas por ambos bandos. Por último, Helios
Imrahil habló del poema épico
conocido como La Batalla de Maldon y la profunda influencia que
tuvo sobre Tolkien. La charla duró
cerca de hora y media, pero a
muchos se nos hizo corta.
27

Crónica de la Estelcón de Umbar 2006

Tras un breve descanso, Gimli
y Egidio presentaron el hasta entonces llamado «Proyecto e-stel».
No es éste otra cosa que una cuidadísima digitalización e
indexación de los cincuenta primeros números de la revista Estel,
trabajo que los socios que hemos
entrado a la STE en los últimos
años y que no disponemos más
que de unas pocas Esteli agradec e r e m o s. A l t e r m i n a r l a
presentación del Proyecto e-stel,
los tarwendili nos «escapamos» a
la capilla del hotel, donde el párroco adjunto a ella celebró con
nosotros la Eucaristía.
En la última conferencia de la
tarde, Carlos Denethor analizó
en profundidad el uso de la magia
en El Señor de los Anillos, no sin
antes (como buen filólogo) determinar, a través de la etimología,
la definición de la palabra «magia»
y de relacionarla con el «sentido
de la maravilla» y el concepto de
subcreación. Una conferencia
densa donde las haya, pero no
por ello menos interesante.
La tarde terminó con las justas
medievales, en las que los asistentes al Taller de Armas midieron
sus fuerzas. Al mismo tiempo, en
la terraza del bar, los que habían
optado por el Taller de Juegos
comenzaban a notar el cansancio
y la falta de luz, y poco a poco
fueron terminando sus partidas.
Mientras remataba con Santi
Narnaron los últimos flecos de la
entrega de premios de los Gandalf, a punto de ir a mi habitación
para ponerme el traje (¡mi primera
vez!), llegó un extraño preguntando por mí. Este forastero resultó
ser (¡oh, casualidad!) José, uno de
los dos no-miembros de la Sociedad Tolkien que este año habían
resultado ganadores en nuestro
concurso literario. Sin conocer la
STE, se había atrevido a asistir a
la Cena de Gala. ¡Pobrecillo! No
sabía lo que le esperaba...
28

Antonio Rodrígez «Grichan»

Al fin quedé libre de obligaciones y pude subir a mis aposentos. Mi traje, diseñado y confeccionado por las mismísimas
Chicas Lelldorian (¡muchas gracias! ¡Sois la crema!), necesitaba
algún remate de última hora, y
eso, unido a una sobrevesta que
no aparecía y a que en el último
momento se me olvidó coger los
guantes, hizo que llegara tarde a
la entrada a la Cena de Gala. Porque, como es habitual, los smiales
fueron llamados por orden alfabético. Y tanto el mío (Erebor)
como los de mis compañeros de
la Cuaderna del Norte (Acebeda
e Imladris) quedan al principio.
Eso hizo que cuando llegué no
tuviera más remedio que entrar
(¡ironías de la vida!) con la gente
del Smial Montaraz, que me
acogió de corazón.
Durante la Cena de Gala, como os podéis imaginar, no faltaron brindis (los habitantes de la
Cuaderna del Norte estrenamos
el nuestro), canciones (no faltó el
«Quiero ser una Chica Lelldorian»,
por supuesto), actuaciones espontáneas (me vienen a la cabeza las
«levas chin-pum» y la «canción
del pirulí») y un intento de afeitar
al personaje barbudo que firma
estas letras. Pero, quizás, lo más
importante fue una terrible noticia
que saltó entre plato y plato: alguien había secuestrado al pulpo
Kraki, la mascota del smial de
Umbar. Y aún más: ese alguien
(Elisa Elbereth Gilthóniel) osaba
reclamar a los corsarios que cantaran su éxito «Mi nombre es ArPharazon» como pago por su
liberación. Los umbaritas comenzaron gritando «¡Umbar no negocia!» (a lo que algunos
respondieron «¡Umbar se rinde
directamente!») para acabar claudicando por temor a los daños
que pudiera sufrir su mascota.
Tras un plato vino otro, y tras
el segundo el tercero, y luego el
postre. Y, casi sin enterarnos, terminamos de cenar y vimos que

se nos habían pasado dos horas
entre risas y canciones. Poco a
poco fuimos abandonando el comedor y caminando hacia la terraza del bar, donde la noche intemporal daría comienzo con una
actuación de los Bardos Errantes.
En la entrega de mathoms, muchos smiales hicieron referencia
a la costumbre de Umbar de robar
escudos y estandartes allí por donde van (el «estandarte de estandartes» de Númenor y el umbariano
preso de Imladris sorprendieron
a propios y extraños), a su valentía
y coraje, o a sus habilidades marineras. Pero cuando todos los mathoms estuvieron en manos de
los umbaritas, ellos todavía esperaban recibir algo más: Kraki aún
estaba en manos de su secuestradora. Lo reclamaron, y Elisa Elbereth lo entregó, alegando que
lo había tenido que secuestrar
porque estaba atacando a su cerdito P-chan. Sin embargo, el tema
no está claro: más tarde, terminada la EstelCon, Elisa cambiaría
su versión para declarar que Kraki
fue «secuestrado» para salvarlo de
la voracidad de Braulio, la Bestia
Alada. Es posible que nunca se
sepa la verdad.
En este momento el bar del
hotel ya había cerrado, pero eso
no fue impedimento para que
continuara la fiesta, gracias a las
ganas de disfrutar de la peña (y a
alguna que otra botella de resolí).
Incluso gente con poca reputación
de trasnochadores (como Juanjo
Haldir) se quedarían hasta altas
horas de la madrugada. En cierto
momento, Marta Iridal y David
Haliceo, ambos del smial escolar
de Rivendel, se subieron a los
pilotes que separaban la piscina
de niños de la más profunda piscina de adultos, y comenzaron,
en bromas, a hacer como que
perdían el equilibrio. Huelga decir
que no tardaron mucho en probar
el agua: Iridal acabó cayendo, y
Haliceo se tiró tras ella para mojarla por completo y terminar la
tarea.

Antonio Rodrígez «Grichan»

Domingo
Después de la juerga de la noche intemporal, es normal que al
día siguiente hubiera pocas ganas
de madrugar. Y aquí acertó de
nuevo la organización, retrasando
la apertura del comedor hasta las
diez de la mañana. Durante el
desayuno y mientras nos despedíamos del espléndido buffet continental, varios miembros de la
Comisión de Literatura aprovechamos para hacer una última
reunión con el fin de rematar la
entrega de los Premios Gandalf,
y de paso para hablar sobre proyectos presentes y futuros de
ComLit.
La obra de teatro de Númenor
(una adaptación de la historia de
amor entre Éowyn y Faramir con
algunos guiños a Mucho ruido y
pocas nueces) debería haber comenzado a las once, pero también fue
retrasada, esta vez con el fin de
permitirnos empaquetar y dejar
libres las habitaciones antes de las
doce , hora límite marcada por el
hotel. Y es que entre tanta magia
y maravilla, aún debíamos preocuparnos de asuntos tan mundanos
como estos.
El final se acercaba. Y es que
todo tiene que llegar a su término,
hasta algo tan bueno como esta
EstelCon que habíamos disfrutado. A continuación de la obra de
teatro de Númenor , prácticamente sin ninguna pausa entre medias,
comenzó la entrega de premios y
la clausura oficial. La Comisión
de Hermenéutica, por boca de
Hinuden, su presidente, declaró
desiertos los Premios de Ensayo
Aelfwinë 2006 por la baja calidad
de los trabajos presentados, pero
aseguró que habrá una edición el
año que viene, y que espera que
los participantes afilen sus plumas.
Amlach, vicepresidente de la STE
y en calidad de portavoz de la

Crónica de la Estelcón de Umbar 2006

Junta Directiva, nombró socio de
honor a Francesc Parcerisas, traductor al catalán de El Señor de los
Anillos y El Hobbit. A
continuación, el smial de
Númenor hizo entreg a del título
nobiliario de Alto Orfebre de
Eldalondë a Josué Hinuden, en
honor al taller de orfebrería organizado por él en la II Mereth
Erukyermë.
Por su parte, la Comisión de
Literatura hizo entrega de los Premios Gandalf 2006. El primer
premio correspondió a Juanjo
Amandil, ex-presidente de la STE.
El segundo recayó en José Camós
(que manifestó querer entrar en
la Sociedad Tolkien después de
lo vivido en las últimas horas). El
tercero fue para Mónica Elanor
Findûriel, de Imladris y la Cuaderna del Norte, que se declaró deseosa de conseguir un primer premio tras haber obtenido un
segundo y un tercero. Por último,
de forma extraordinaria, el jurado
concedió un premio accésit a Juan
Carlos Pereletegui, miembro de
la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror
(AEFCFT).

Amlach entregando el Gandalf de socio de honor

A continuación, el smial de
Númenor volvió a intervenir, esta
vez para hacer entrega de la pieza
del mosaico de la STE a nuestro
smial vecino de Nargothrond. Y
aún quedaba un último galardón:
el smial organizador había acordado conceder un premio especial
a Marta «Iridal» por su baño nocturno. Por fin, terminadas ya las
entregas de premios, Nacho
Nörnore procedió a la lectura del
último capítulo de El Señor de los

Anillos, y anunció oficialmente la
clausura de la EstelCon 2006.
Los habitantes de la Cuaderna
del Norte comimos a toda prisa,
pues teníamos que coger a primera hora de la tarde un autobús en
Hellín, y volvimos camino de
nuestras tierras. La última aventura
vino en forma de un inesperado
retraso del autobús con destino
a Madrid y de un atasco a la entrada de la capital, que hicieron
que quienes tenían que hacer trasbordo allí llegaran con el tiempo
algo más que justo. Pero al fin
todos pudieron montar en sus
coches y llegar sanos y felices a
sus hogares. Yo, por mi parte, me
quedé en Madrid, ya que mis vacaciones no habían terminado.
Pero eso es otra historia, y debe
ser contada en otra ocasión.

Conclusión
Nunca pensé que diría esto,
pero creo que debo quitarme la
capucha ante los corsarios de Umbar. Con un plazo muy ajustado
y unos recursos limitados han
conseguido que muchos disfrutemos como hacía tiempo que no
lo hacíamos. Ha sido, como alguien ha dicho ya en las listas de
correo, una Señora EstelCon. Y
voy a atreverme a decir más. Muchos creemos que el que el
número de conferencias y de actividades haya sido algo menor al
de otras ocasiones, y el que haya
habido tiempo para relajarse y
disfrutar entre acto y acto la han
hecho aún mejor. No en vano,
uno de los grandes alicientes de
una EstelCon es hacer nuevos
amig os y reencontrarte con los
que ves de año en año (en ocasiones literalmente). Y es que el taller
de levantamiento de pesos en barra fija es uno de los mejores lugares para hacerlo.
¡Nos vemos en la EstelCon 2007!
29

El funeral
Antonino Vázquez Ballesta

L

a brisa nocturna susurraba una suave
melodía, a cuyo ritmo bailaban las llamas
de una incipiente hoguera, rodeada por
media docena de rostros taciturnos, graves,
macilentos, dorados al resplandor del fuego.
Unas capuchas toscas y oscuras proyectaban
sombras ondulantes sobre las miradas torvas,
dirigidas a la alta pira funeraria, que empezaba
a verse envuelta por el rojizo calor del fuego.
Las ropas del cuerpo en la cima del montón de
leña empezaban a humear. Una voz de mujer
elevó un canto fúnebre, largo y penetrante, un
lamento dulce y desgarrador. El resto de voces
acompañaron a la dama en tono más bajo, un
«hummm» profundo y vibrante, como un cuerno
soplado suavemente.
El funeral se desarrollaba en una colina verde,
bajo las estrellas de un cielo claro y frío. El
lamento armonioso creció acompañando la
elevación de las llamas que por fin devoraron la
pira, ávidas de tocar el firmamento, y el cuerpo
desapareció tras las lenguas de fuego. Entonces
las gentes callaron, y sólo se oyó el crepitar
nocturno. Este respetuoso silencio se mantuvo
hasta que no quedaron más que ascuas y cenizas.
La dama tomó entonces un carbón de la pira
consumida y se tiznó la frente y las mejillas. Las
arrugas de su cara avejentada se cruzaron de
lágrimas marcadas en el polvo del tizne. El resto
del séquito se untó los cabellos y las ropas. La
señora tomó un mortero de piedra y una mano
de bronce, y sin dejar de llorar machacó con
ellos los trozos de hueso que habían resistido la
combustión, junto con muérdago y semillas de
tejo. Roció el polvo resultante en un gran cuenco
de barro cocido, decorado con pinturas sencillas.
Vertió en él hidromiel y lo mezcló. Durante todo
el proceso, el llanto incesante añadió gotas de
sabor amargo a la bebida funeraria.
Ceremoniosamente, la desconsolada anciana se
volvió a Occidente y elevó el cuenco sobre su
cabeza, hacia las estrellas.
30

—Brandir, Brandir, hijo mío, más recto
anduviste en vida que aquél que tan gallardo
parecía y tan torcido obró.
Los sollozos la interrumpieron unos instantes.
Los demás se habían sentado en círculo, pero
ella permanecía en pie. Cuando se recuperó pasó
el cuenco al hombre a su derecha y balbuceó:
—Empezad vosotros el Bar-El-Daz. Mi hijo
os concederá visiones de lo que fue y quizá
también de lo que será, pues tuvo ese don en
vida. Dejadme a mí la última, pues mi trago será
el más amargo y oscuro, y quizá haya para
entonces algo de luz en el cielo. ¡Quién sabe si
con el amanecer habrá nueva esperanza! Brelan,
toma y bebe, y si te place, cuéntanos lo que
puedas del mensaje de Brandir.
Un hombre joven recogió entonces en sus
manos el cuenco pintado, y miró la superficie
del licor funerario. Pareció cavilar unos instantes,
bebió y sus pupilas se dilataron.
Brandir tiene muy pocos años. Apenas llega por la
cintura a los hombres. El pueblo no es más que un
campamento en un claro del bosque, a la vera de un arroyo.
Las chozas son de palos y pieles de animales, no de troncos
y adobe, como hoy son en Ephel. Brandir juega con sus
primos Horbas y Bronda en el linde de las chozas.
El bosque está muy verde, pero templado. Parece
primavera avanzada. Juegan a pillarse, y Brandir corre,
corre como los ciervos tras su primita. Sus pies se mueven
tan veloces que apenas se ven sobre la hierba.
Un grito de mujer suena en la aldea, y Brandir ve,
como ráfagas oscuras, tres o más formas pardas, que saltan
desde la floresta hacia él y sus amigos.
Brandir corre aterrorizado hacia las chozas gritando,
huye en pánico, pero apenas da unos pasos y ya nota el
aliento fétido del lobo huargo, y un instante después su

Antonino Vázuez Ballesta

pierna es un infierno de dolor lacerado. Cae
de bruces en el prado y grita agónicamente.
Entonces el mundo se agita violentamente ante
su vista mientras la fiera sacude la cabeza y
el niño se golpea varias veces contra el suelo
duro, como una marioneta desmadejada. Oigo
crujir huesecillos en la pierna y la cadera.
Brandir llora, grita y patalea.
El huargo salta en dirección al bosque
arrastrando su presa, las fauces firmemente
cerradas en torno a la pierna, retorcida en
ángulos imposibles. En unos brincos la
manada está ya entre los árboles, y Brandir
oye los golpes de las raíces y piedras en su
cabeza rebotando contra el suelo como si fuese
algo lejano, algo que le pasase a otro niño.
También oye el vozarrón furioso de tío
Hunthor como entre algodones.

El Funeral

Con estas palabras levantó con
manos temblorosas el cuenco del
suelo, a sus pies, y lo entregó
ceremoniosamente a una mujer a
su derecha. Es una mujer anciana,
tanto como la madre dolorosa.
Brelan pronuncia la fórmula
ritual: —Marda, toma y bebe; y si
te place, cuéntanos lo que puedas
del mensaje de Brandir.

Se apercibe, sin saber cómo, de que ya
no se mueve. Está tirado entre altos zarzales
y el olor de la resina fresca sustituye al hedor
del lobo. La voz del tío Hunthor les llama,
pero no puede responder.
—No me va a ver —piensa, sollozando
débil y lastime-ramente. El mundo se desvanece
un instante después.
No sabe si ha pasado mucho o poco
tiempo. Lo despiertan las sacudidas de la
carrera del hombre que lo lleva. Está en
brazos de tío Hunthor. Lo sabe porque su
barba crespa y parda le tapa los ojos y le
pica. Se oyen de nuevo los sonidos familiares
de la aldea. Estridentes voces de mujeres se
acercan rápida-mente. Reconoce la de tía
Marda.
—¡Hunthor! ¡Hunthor! ¿Y nuestra
hijita? ¿Dónde está Bronda?
Ahora la barba le pica mucho, porque
se mueve repetidamente de izquierda a derecha.
El cálido pecho en que reposa su cabecita
hipa y se estremece. Tío Hunthor está llorando.
Brelan deja de hablar y ya sólo grita
de dolor, sujetándose la pierna
izquierda, y llora.
—¡Cómo duele! Y él soportó esto
a cada paso que daba todos los días
de su vida, y siempre sonriendo
dulcemente. Esto tomo de tu visión,
Brandir: afrontar el sufrimiento con
una sonrisa y una palabra amable.
31

Premios Gandalf 2006
Adela Torres «Morwen»
Delia Martín «Narya-Mithrandir»
Santiago Álvarez «Narnaron Lassedhel»
Ana Curto «Nimmídiel Glirieth»
Manuel López «Akin»

P

rimero unas palabras de la
responsable de nuestra
comisión:

Doce años de Premios
Gandalf

Poco después de fundarse la
Sociedad Tolkien Española, allá
por 1991, los Premios Gandalf
hicieron su aparición. No es
sorprendente, en una sociedad
literaria, que una de las primeras
actividades establecidas fuera un
concurso literario, que pronto se
convirtió en uno de los referentes
de la Sociedad. Una actividad que
lleva ya doce años en escena,
como testimonio al amor que
sentimos por la escritura y los
escritores. Pero los Premios
Gandalf son doce años de mucho,
mucho más que relatos.

Este artículo sobre la
edición de los Premios
Gandalf 2006 es fruto de
la colaboración activa de
los miembros del jurado
de este año, así como de
la presidenta de la
Comisión de Literatura.
Presentamos aquí todos
los textos firmados según
corresponde, esperando
poder facilitar a los socios
toda la información
interesante referente a los
premios.
32

¿Qué son los Premios
Gandalf ? Son un pensamiento
fugaz cuando vas en metro, una
idea pasajera que poco a poco se
c o nv i e r t e e n c o m p a ñ e r a
inseparable, en relato queriendo
nacer. Son inspiración arrancada
al susurro de la lluvia sobre las
hojas, al recuerdo de una tarde
especial, a las imágenes de un
mundo que nos arrastró a todos
a su interior, de una u otra manera.
Son volver a las lecturas favoritas
en busca de datos que
necesitamos para el relato que se
está gestando, amorosamente, a
ratos perdidos, en una libreta o el
ordenador. Son tachones,
indecisiones, inseguridades. Es la
alegría que te invade cuando una

frase o un párrafo te salen
exactamente como quieres que te
salgan. Es el placer de compartir
el relato con amigos que lo
aprecian. Es la camaradería en la
e n t r e g a d e p r e m i o s, l a s
discusiones posteriores, las nuevas
ideas que se comparten para
futuros relatos. Es la ventana que
se nos abre al mundo de Tolkien,
el mundo del que formamos parte
mientras escribimos, mientras
leemos, mientras soñamos.
Los Premios Gandalf somos
nosotros. Por eso siempre
estaremos aquí.
Adela Torres «Morwen»
Presidenta de la Comisión de Literatura
de la Sociedad Tolkien Española

Los premios y los premiados
Este año, la edición de estos
premios de 2006 ha recibido una
participación similar a la de años
anteriores, si bien se ha producido
una circunstancia esperanzadora,
pues unánimamente el jurado de
este año ha obser vado un
aumento en la calidad media de
los textos presentados, lo cual se
ha traducido en un aumento de
dificultad a la hora de determinar
los relatos más sobresalientes.
Como contrapartida, no ha
habido como en anteriores
ediciones tres o cuatro relatos que
destacaran con mucha diferencia
sobre el resto, y las elección de
cada uno de los cinco jurados
fueron muy dispares.

Jurado de los Premios

Además se ha dado una circunstancia añadida: la elección y
la manera de aproximarse a las
historias eran muy similares en
general a las de años anteriores.
Históricamente, existe una serie
de «relatos tipo» sobre la Tierra
Media que, en cuanto a
argumentación y enfoque de la
historia, viene repitiéndose recurrentemente.

Premios Gandalf 2006

Barcelona a la Estelcon de Umbar,
(celebrada en el Cenajo, Murcia)
lo cual enriquece la esencia misma
de estos premios, pues no debemos olvidar que éstos no terminan en el ámbito de la STE.
Estos relatos suponen un soplo de aire fresco en el concurso,
una renovación que diversifica
aún más la temática y el tipo de

Gandalf

Por todo lo expuesto, el jurado
llegó de manera afortunada a un
consenso que premiaba cuatro
relatos que, aunque a un nivel
literario muy parecido a otra decena más, destacaban sobre el
resto por su originalidad en cuanto
a la elección del tema, o bien por
su aproximación a él. El premio
Accésit se concedió de manera
extraordinaria en esta edición, ya
que eran cuatro relatos los que
cumplían con esta «originalidad»
observada, y además este cuarto
premio presentaba una serie de
dificultades en cuanto a su ajuste
a las bases, aunque su valor literario y tolkeniano convenció al jurado.
También queremos destacar
que dos de los premiados fueran
personas ajenas a la STE, y que
se desplazaran desde Alicante y

relato participante , son inspiradores y extraordinarios. Y esperamos
que muy pronto estén disponibles
en una edición adecuada junto
con los premiados en la pasada
edición de 2005. Que no paren
las historias, que siga la noche de
los cuentos.
El jurado de los
Premios Gandalf 2006

1er Premio:
«Cabalga»
Lo primero que captó mi
atención fue la historia, porque
ha sido planteada desde la perspectiva de un Nazgûl, ¿qué entresijos pueden haber en la mente
de uno de los nueve? Sin duda
este relato va más allá de su
obsesión por el anillo mostrándonos su odio, su pesar , su impoten-

cia y frustración ante una inmortalidad amarga condenada a la
esclavitud…, todo ello sin que el
protagonista pierda su condición
de «monstruo» ni su altivez de
antiguo Rey, pero si dejándonos
entrever un atisbo de su humanidad pasada.
Una escritura intensa estructurada con mucha originalidad
con un ritmo cercano al de un
poema o una canción, que aún
centrando el hilo argumental en
los pensamientos de tan solo un
personaje y pese a la carencia de
diálogos y descripciones, con la
excepción de la suya propia, logra
captar la atención del lector e
incluso hacer que se sienta identificado con el protagonista, (trabajo arduo tratándose de un
Nazgûl), pues ¿quién no se ha
arrepentido alguna vez de sus
actos?
Tampoco podemos olvidar la
estructura del texto que, junto
con un lenguaje de palabras oscuras e incluso violentas, tan bien
refleja la naturaleza de un Nazgûl.
El tipo de narración, con ideas
en yuxtaposición y prescindiendo
de frases largas, hace de «Cabalga»
un relato rápido y directo que
refleja de manera sutil la cabalgada
de un caballo. Las interrupciones
de los párrafos, que coinciden con
las partes más pesimistas del relato, bien podrían ser los obstáculos
encontrados en el camino o los
tropiezos de la montura. Por otra
parte , aunque también estableciendo una relación entre la forma y
el contenido del relato, los fragmentos en los que recuerda tiempos pasados, donde el texto se
hace más relajado, se asemejarían
más a un aire de paso o de trote
cambiando en los últimos párrafos
a un galope desesperado , coincidiendo con el momento de mayor
desesperanza del protagonista.
33

Premios Gandalf 2006

Un relato original donde el
autor Juan José Agudo Pons
«Amandil» con sus 1.314 palabras
no te deja indiferente , merecedor
del primer premio de los Gandalf
2006 y que no dudo que cuando
leáis disfrutaréis tanto como he
disfrutado yo.
Delia Martín Garwood «NaryaMithrandir», miembro del jurado Premios Gandalf 2006

2º Premio:
«La verdad en cada mentira»
Desde mi punto de vista, este
relato tiene una cualidad que resalta sobre el resto de sus otras
virtudes , y que incluso oculta parte
de sus defectos: posee un argumento ingenioso, fresco y
bien construido. Además
presenta un giro inesperado en el medio de la
narración, el cual es necesario y no peca de los
típicos «deux ex machina».
El autor es José Camós
Guijosa, el cual es hasta
la fec ha completamente
ajeno a la STE, aunque
esperamos que nos honre
pronto con su inclusión en
nuestra sociedad.
Nos situamos en torno al
siglo quinto de la Cuarta Edad.
Es un mundo pagano y descreído,
en el cual los Hombres han tomado el dominio del mundo, pero
también han olvidado su historia
reciente, o más bien han transformado aquel pasado mágico y épico en una racionalización de los
elementos fantásticos. Se ha manipulado el imaginario popular,
transformando a los orcos en
hombres sucios y malvados, la
magia en juegos inocentes de luces , la inmortalidad élfica en imaginaciones de viejas y , en definitiva, la existencia de aquel mundo
complejo de la Tercera Edad en
una broma olvidada entre la bruma. En definitiva: los Hombres
han enterrado (quizás voluntaria34

Jurado de los Premios

mente) su pasado bajo muchos
metros de tierra, y ya han olvidado
el sitio donde empezaron a cavar.
La historia arranca con el examen final de un aspirante a bibliotecario de Minas Tirith, efectuado
ante un grupo de eruditos que
examinan sus conocimientos en
las distintas ramas del saber. Hasta
ahí todo bien, pero lo cierto es
que este aspirante tiene unas ideas
«extrañas» sobre la auténtica existencia de elfos, orcos y otras materias olvidadas por los hombres,
y estas extravagantes «teorías»
suyas van a salir a la luz con una
de las preguntas del tribunal. A

Beorn

partir de aquí comenzará un acalorado debate de consecuencias
poco halagüeñas.
La segunda parte del relato
trascurre después del examen
del aprendiz, a partir del cual se
desarrolla una serie de acontecimientos imprevisibles que descubrirán la amenaza oculta hasta ese
momento. ¿Y qué más? Eso ya
que lo descubra el lector, bastante
tenemos nosotros con haber despertado su curiosidad.
Santiago Álvarez «Narnaron Lassedhel», miembro del jurado Premios Gandalf 2006

3er Premio:
«De la Elendilmir»
Una pequeña Hobbit, aún en
la veintena, que descubre la historia de su familia. Un pergamino,
una copia de las Crónicas de Gondor que relatan un extraño descubrimiento. Y el tema de las Oarni,
espíritus de la espuma y el oleaje del
océano1 , criaturas poco conocidas
para el lector medio de Tolkien.
¿Qué tienen en común los Hobbits, Gondor y las Oarni? ¿Qué
se puede hacer con todos estos
elementos , que aparentemente no
tienen nada que ver entre sí? ¿Qué
hay, pues, en el relato de Elanor
Findûriel, De la Elendilmir, que
tanto nos ha cautivado?
El hilo conductor de la
trama en De la Elendilmir
es el relato del destino del
cuerpo de Isildur y de la
Estrella de Elendil. Las
Oarni, que una vez salvaron a Eärendil2, rescatan el cuerpo del fundador de Minas Ithil y lo
salvan de la corrupción
arrastrándolo a las profundidades marinas, donde
yace ahora Númenor. Una
de las «sirenas» conserva la
Elendilmir y se la entrega al Rey
Elessar , quien, tras escuchar el
relato de la criatura, entrega a su
vez la joya a Sam Gamyi.
La protagonista del relato, situado a principios de la Cuarta
Edad en la Comarca, es una Hobbit peculiar, sin pelo en los pies
y que disfruta con las historias y
canciones del mar que le relata su
madre , emparentada con Elanor
Gamyi. Nuestra pequeña recibe
una copia del Registro de la Torre
Blanca que cuenta la historia del
destino postrero de Isildur y de
la joya de Elendil. La lectura del
pergamino hará que descubra sus
orígenes , acabando la Elendilmir
en sus manos.

Jurado de los Premios

Con un estilo fresco y a la vez
envolvente, el original relato de
Elanor Findûriel nos transporta
una y otra vez, de las verdes landas
de la Comarca a las oscuras y frías
aguas del Anduin, tras el Desastre
de los Campos Gladios. Un texto
magnífico en el que se mezclan
crónicas de Minas Tirith y citas
extraídas de los Cuentos Inconclusos
con el relato ingen uo y minimalista, en primera persona, de la protagonista Hobbit. Destacamos la
imagen poética del rey Isildur,
inmortal pese a su condición de
Segundo Nacido, bajo las aguas
que conservarán su cuerpo velado
por las Oarni frío e incorrupto,
hasta que el mundo cambie.
Merecido el premio sin duda,
por la originalidad del tema, la
perfecta documentación del texto
y su estilo, repleto de imágenes
sugerentes que se difuminan con
cada párrafo de la misma manera
que desaparecen las ondas en el
lecho del río cuando cae una gota
de lluvia. Leer y premiar este relato
ha sido una delicia. Y una
bendición también.
Ana Curto Hernández «Nimmídiel Gliriel» miembro del jurado Premios Gandalf
2006
El Libro de los Cuentos Perdidos I, cap. III,
La llegada de los Valar y la construcción de Valinor.
1

2 «De todos modos, Eärendel se marcha
y su barca e hunde por la perfidia de Ossë y
sólo se salva junto con Voronwë gracias a las
Oarni (que lo aman) y es arrastrado por ellas
hasta Falasquil» (El Libro de los Cuentos Perdidos
II, cap. V El Cuento de Eärendel). En los dos
volúmenes de los Cuentos hay numerosas
referencias a las Oarni (también llamadas
simplemente «sirenas»o «doncellas del mar»,
que junto a las Falmaríni y los Wingildi, eran
criaturas marinas gobernadas por Ossë y, en
última instancia, por Ulmo.

Premios Gandalf 2006

Premio Accésit del jurado:
«The Fourth Age»
Lo que hace de 'The Fourth
Age' un relato que merece ser
premiado es lo une a todos los
relatos premiados, la originalidad.
No es que sea una idea nunca
vista -véase la película Nivel 13,
por poner un ejemplo-, pero sí es
la primera vez, que yo haya leído
al menos, que alguien integra dos
cosas tan aparentemente imposibles como la realidad virtual y la
Tierra Media de forma que ambos
mundos sean reales dentro del
cuento y aún así resulte coherente.
El relato, escrito por el simpatizante Juan CarlosPereletegui,
está estructurado en dos tiempos:
La primera parte, una larga
presentación de personajes y
situación, está escrita en un tono
humorístico, casi paródico. Y eso
en sí mismo ya es una novedad
entre los candidatos a los premios
Gandalf: ¡Humor sin hobbits! En
efecto, esta primera parte se sitúa
en la saga realidad, y contiene a
informáticos imitadores de Bogart, neurocirujanas alcohólicas y
un ricachón friki. Por tener, tiene
incluso a un Gandalf curiosamente dialogante:
«—No puedes pasar —dijo
Gandalf con voz mesurada, dirigiéndose al Balrog—, debes entenderlo, si quieres nos sentamos
tranquilamente y lo hablamos.
Este es un buen sitio y mis viejos
huesos se encuentran fatigados.»
Sin embargo, superada esta parte,
nos situamos en el nudo del relato,
dominado por unas descripciones
realistas y vivas de lo que sería
una Tierra Media en tiempos de

guerra. Aquí la acción es más tradicional: una narración bélica observada al mismo tiempo desde
dentro y desde fuera. Y aquí se
sitúa también la idea central del
cuento: el contraste entre las personalidades acomodadas de los
lectores del libro, enfrentadas a la
crudeza de una batalla. El propio
autor lo expresa con una magnífica frase de uno de sus personajes:
«—Usted es la que no lo puede
entender. Esto ha sido un fracaso
absoluto, ese mundo no es la Tierra Media. Es un mundo lleno de
hombres violentos que matan de
cerca, sin ninguna piedad, ensuciándose con la sangre de sus
enemigos mientras escuchan sus
gritos de dolor. Esos no son los
héroes de mis sueños, dejarlos
vivir sería permitir el fin de la
Cuarta Edad, de la Edad del
Hombre.»
Y precisamente de esa frase
surge un desenlace, breve, que no
desvelaré. Sin embargo, sí aviso
que es original y bien logrado.
Toca que os lo leáis.

Manuel López Gómez «Akin»,
miembro del jurado Premios Gandalf 2006

El jurado de esta edición ha
estado integrado por Delia Martin
Garwood «Narya-Mithrandir»,
Santiago García Soláns «Faramir»,
Ana Curto Hernández
«Nimmidiel Glirieth», Santiago
Álvarez Muñoz «Narnaron. Lassedhel», y Manuel López Gómez
«Akin». El jurado ha estado especialmente bien auxiliado en la
recepción de textos y
coordinación del concurso por
Antonio Rodríguez «Grichan».
Este artículo ha sido coordinado por
Santiago «Narnaron»
35

¡A la mesa, Tolkienautas!
Carlos Tomás «Aldandil»

M

is muy queridos y hambrientos
Tolkienautas: ¿Que qué pretende
ofreceros esta humilde sección, oigo
preguntar? Veamos, dejadme pensar. Os responderé
con otra pregunta: ¿qué tal andáis de apetito? Sí,
habéis leído bien. ¿Aún os despertáis en medio de
la noche, salivando cual wargos pavlovianos, al
rememorar apenas un instante el carrito de postres
de la EstelCon corsaria? ¡Oh, hobbítico buffet nos
brindó Umbar, sin duda! Y, claro está, todavía
andáis hambrientos, ¡so glotones! Tendremos que
poner remedio a esto, me temo... Pero atentos, que
el menú será largo, si bien al alcance de todos, pues
nuestras cocinas y despensas se hallan en la Red
de Redes, en donde habremos de encontrar aquellas
viandas —élficamente exquisitas o de inequívoco
sabor casero, así como alguna exótica pièce de résistance,
de tanto en tanto—que espero contenten al paladar
más exigente. En fin, ya sabéis: ¡no sólo de lembas
vive el hobbit! O el elfo, tanto da.

Primer Entrante: Delicias de YouTube al
aroma de té de bergamota
¿Estáis ya todos sentados a la mesa? ¿Cubiertos
y copas convenientemente dispuestos? Empecemos,
pues. Si bien en los anaqueles virtuales de esa gran
superficie cibernáutica que es YouTube es posible
hallar casi cualquier cosa, lo cierto es que no resulta
tan fácil encontrar delicatessen como las que hoy os
presento, a modo de entrante. De inequívoco sabor
inglés, he aquí la primera:
http://www.youtube.com/watch?v=_KyW4q_EE1I
http://www.youtube.com/watch?v=DxSZC1CW5Es

¿Qué os parece? Una gozada, ¿verdad? En
ambas partes de tan exquisito reportaje, el socio
de la STE Asier G. «Fiondil» nos presenta —en
magníficas y silenciosas panorámicas— los
principales lugares que recorriese en su último
«Tolkien Oxford Tour». A su buen hacer y al de
los miembros de Dorenand se debe, igualmente,
nuestra segunda delicia, de evocador y fresco aroma
36

a «northerness», que sin duda agradará a los
«coalbiters» más recalcitrantes:
http://www.youtube.com/watch?v=1z8HTf9pcm4

En efecto, se trata de un más que interesante
cortometraje, descrito como el «First teaser trailer
and introduction to the short film called “Kullervo”
(a finnish legend), by members and friends of
Dorenand, a branch (and leaf :P) of the STE
(Tolkien Society in Spain)». Nos os perdáis, pues,
Kullervo, aproximación a la leyenda finesa recogida
en el Kalevala, y que podéis disfrutar además bajo
diferentes presentaciones: no sólo en castellano,
sino también en inglés... ¡e incluso en el propio
finés de Elias Lönnrot!

Segundo Entrante: Consomé de vídeo à la
Jackson
Antes de servir el primer plato, un tanto más
contundente, os propongo un sencillo consomé
de vídeo à la Jackson, aún humeante, que sin duda
entonará vuestros todavía algo vacíos estómagos.
En esta ocasión, el mago neozelandés ha cedido
sus fogones cinematográficos al documentalista
Costa Botes, en lo que resulta ser la mayor novedad
de la (enésima) Edición Limitada en DVD de la
Trilogía Jacksoniana. He aquí una muestra. ¡No os
queméis al descargárosla... a pesar de la nieve!
http://www.newline.com/he/dvd/titles/lotr_ltdedition.shtml
http://downloads.comingsoon.net/snowlarge.mov
http://downloads.comingsoon.net/snowlarge.wmv

Primer plato: The Hobbit Menace al gusto del
chef... ¡o de ya veremos quién!
Pero... (tras retirar la campana protectora que ocultaba
el plato) ¿Por qué ponéis esas caras? ¿Acaso huele
mal? Pues id acostumbrándoos, ya que tal vez esté
llamada a convertirse en la materia prima de moda
en muchos platos de esta temporada. No obstante,

Carlos Tomás «Aldandil»

Y bueno, si aún deseáis sumaros a los casi cuarenta
mil fans de todo el mundo que han solicitado a MGM
que sea Peter Jackson y no otro quien dirija esta
producción, no paséis por alto la oportunidad de
dejar vuestra firma en el siguiente sitio web:
http://www.petitiononline.com/hobfilm/petition.html

Intermedio: Por favor, camarero, ¿me pone un
blog?
—¡No! Ya le he dicho antes que aquí no servimos ese tipo
de bebidas, caballero. Es política de la casa: tales exaltaciones
del propio ego suelen causar trastornos de toda índole en otros
comensales.
—Pero... ¿No los habrá acaso que puedan agradar al gusto
Tolkiendil?
—En fin, veo que con usted no hay manera. Iré a ver en
nuestra bodega. Quizás encuentre alguna botella polvorienta,
olvidada en algún rincón. No se lo aseguro...
(Continuará.)

Segundo plato (cocción lenta): The
Children of Húrin
¡Hagan sitio en la mesa! ¡Reserven un hueco en
esos estómagos perpetuamente insatisfechos! He aquí
el main course, delicioso y nutritivo, de nuestro menú
de hoy, lentamente cocinado con las mejores materias
tolkienianas. Como podéis suponer, se trata de una
vieja receta del Profesor, oportunamente —en todos
los sentidos del término, me temo— rescatada por
su hijo Christopher, siempre fiel al legado paterno,
y de la que tuvimos noticia gracias al mensaje 26.122
de SocTolkien. Se trata, ni más ni menos, de la próxima
publicación —habremos todavía de esperar a la
primavera— de The Children of Húrin:
http://www.elpais.es/articulo/cultura/leyenda/hijos/
Hurin/elpporcul/20060924elpepicul_6/Tes/

Para chuparse hasta los codos, ¿no os parece?
Al menos a simple vista la edición inglesa invita a
ello, ilustrada como está por el mismísimo chef Alan
Lee. ¡Casi nada! En fin, no os perdáis en este mismo
número de ESTEL la estupenda y ya célebre
entrevista que, con motivo de tan sabrosa noticia,
Alejandro Serrano «Mithrandir» de Dor-Lómin hizo
a Adam Tolkien, nieto del Profesor, aparecida y
reseñada en los siguientes enlaces:
http://www.dor-lomin.org/
noticias/noticias.php?pagina=0&anillotolkien=1504
http://www.fantasymundo.com/articulo.php?articulo=439
http://www.fantasymundo.com/noticia.php?noticia=2833

¡A la mesa Tolkienautas!

Primer Postre: Pastel ruso, dulce y rico,
de Mr Bliss
¡Vaya! Algo me dice que todavía seríais capaces
de atreveros con un postre «como los de antes», dulce
y rico, generoso en calorías. ¡Pues aquí lo tenéis, so
golosones! Ni más ni menos que un delicioso e
inspirado cortometraje de animación ruso, fiel
adaptación del inefable Mr Bliss tolkieniano de la que
tuvimos noticia gracias a los énticos mensajes 26.114
y 26.160 de Alejandro «Sineldor» en SocTolkien:
http://rapidshare.de/files/34869439/
Tolkien_Animated_film__Mr.Bliss___Russian_.mp4
http://completejrrt.tv/Multimedia/Video/

Segundo Postre (musical): Dos torres de
helado con topping de galletas de Niza
Para terminar, debemos nuestro penúltimo enlace
—que espero colme los últimos rincones— al olfato
certero de Álex Maglor, infatigable rastreador de
todas aquellas recetas pergeñadas por el conocido
chef Howard Shore. En este caso, podéis descargaros
un vídeo de quince minutos de duración con la
entrevista y posterior concierto del autor de la B.S.O.
de la Trilogía Jacksoniana, ofrecido en Niza el pasado
sábado 28 de octubre de 2006. Helo aquí:
http://www.hans-zimmer.com/
forum/viewthread.php?tid=4425

Y no dejéis tampoco de echarle un vistazo a The
Lord of the Rings: The Two Towers - The Complete
Recordings, otra joya para melómanos:
http://www.soundtrack.net/features/article/?id=209

... ¡Y un mathom por cuenta de la casa!
—¡Cómo! ¿Ya está? ¿Y qué hay de una buena pipa de
Viejo Toby al amor del hogar? ¿Y los licores?...
—Café, copa y puro en la salita de juegos, caballero. Donde
el Samdoku.
En todo caso, y para aquéllos que, como diría
Borges, aún experimentan la «nostalgia del latín»,
he aquí un mathom por cuenta de la casa:
http://www.geocities.com/dominusanulorum/

¡Ah! Tres Anuli regibus Alfonum sub caelo...
¡Buen provecho, Tolkienautas!
37

El cuento de Juan Pimiento
Tomás Hijo «Lurtz de Acebeda»

Nota preliminar: Casi cualquier salmantino conoce una maniobra dialéctica burda pero eficaz para reírse de un niño. Consiste en preguntarle:
«¿Conoces el cuento de Juan Pimiento?» Cuando el pobre inocente contesta que no, se le suele responder: «Pues el cuento de Juan Pimiento es que
fue a cagar y no ha vuelto». Y los pequeños se quedan con un palmo de narices, siempre y cuando sea la primera vez que se les tiende la trampa.
Se considera señal de buena fortuna colarle a un crío la historia de Juan Pimiento y el éxito de la burla se celebra de forma desproporcionada y
absurda con abundantes libaciones, cantos regionales y frenético y recíproco collejearse. Supongo que conmigo funcionó como con cualquier otro
niño y que hice feliz a algún familiar obtuso una mañana de domingo, en una salida de misa de abrigos beiges, fría pero con sol. Desde entonces,
quedé fascinado con aquella historia adelgazada hasta el más fino tuétano narrativo.�
Veintipico años después de aquel golpe traicionero a mi inocencia, asentado por azar en la poltrona académica, volví a tropezar en mis
investigaciones con el protagonista de aquella esquemática historia. Algunas catas bibliográficas, notas sueltas en mi libreta de proyectos, llamadas
a universidades extranjeras. Hubo un Juan Pimiento, de eso no cabía duda1. Otras ocupaciones me distrajeron hasta que el smial de Hammo
convocó el certamen de cuentos de hadas «Estrella de Tim». Reuní mis materiales, repasé un par de viejas libretas y, tras escribir el relato, gané
un maravilloso volumen manufacturado de El Hobbit. Ya entonces, en su memorable lectura pública, El cuento de Juan Pimiento demostró
su vocación limítrofe. El público, al comienzo, se miraba rumiando inquietudes. ¿Dónde estaba su vinculación con la obra de Tolkien? Poco a
poco, todos los asistentes tuvieron ocasión de descubrirlo, como lo harán ustedes mismos dentro de un rato. Anagnórisis. Aplausos. Abrazos.
Apoteosis.
Que lo disfruten.
1 Consúltese, como prueba concluyente Ancient myths and legends of Poughkeepsie (Oldman & Rivers, 1945, Illinois University Press), Archetypal
journalistic narrative schemes (chronicles from a hitchiker in the iron horse's era) (Proud, 1999, Lambda Publishing) y The truth behind spanish folklore (Vol. 2 [bailaora-garrapiñar]) (Adalmírez & Expósito, 1978, Centro de Estudios Culturales Nuevo Milenio).

P

ocas injusticias como la
cometida, día tras día, con
Juan W. Pimiento. Si me lo
preguntan, no podré negar sin
faltar a la verdad lo que es cierto:
fue a cagar y no volvió. Pero también he de decir que ésa es una
reducción brutal de su historia.
Una amputación sistemática y malintencionada que convierte su
gran historia en algo nimio e, incluso, grosero.
Así pues, érase una vez un
hombre de corazón arrojado llamado Juan Wingnut Pimiento. Su
sangre era un borboteante cóctel
de glóbulos irlandeses, plaquetas
españolas y el más selecto plasma
inglés. Vivía en Poughkeepsie, en
la época en que Poughkeepsie no
era más que un grupo de cabañas
en medio de un bosque siniestro.
Juan W. Pimiento no era el alcalde

38

(porque no quería), pero su fuerte
y masculina voz se escuchaba en
la asamblea cuando el grupo de
cabañas peligraba. Normalmente,
Pimiento proponía una solución
tajante y autogestionada: se cargaba de armas y se metía en el bosque. Cuando salía, el problema
había desaparecido. Así solucionó
una incursión masiva de lobos
contra la aldea (1744), una
incursión masiva de osos (1745)
y otra de apaches (1746).
Aunque quisiéramos, no podríamos decir que las muchachas
del pueblo suspiraran por él, porque era feo como el demonio.
Tenía una alargada cabezota coronada por un mechón de pelo
crespo. El frío del invierno de
Poughkeepsie y su afición a las
bebidas espirituosas habían dado
a su rostro un color rojizo y en-

cendido. Imaginando tal cabeza,
resulta fácil adivinar por qué Juan
pasó a la Historia por su segundo
apellido y no por el primero1. Se
dice, además, que era alto, fibroso
y algo encorvado, que había heredado unos cuartos de su tío, y que
fabricaba unas canoas de miedo
con la técnica que le había
enseñado Ánima Rayada, su mujer
apache (a la que sedujo mientras
aniquilaba a sus congéneres en la
incursión masiva de apaches contra la aldea de 1716).
No hubiera pasado Juan W.
Pimiento a la Historia, ni se le
hubiera adjudicado el dicho que
hoy todos conocemos, sólo por
ser un buen armador de barcas.
Si nuestro héroe anda hoy en boca
de todos es porque escuchó la
llamada de la aventura y acudió.

Desgraciadamente, no conocemos todos los datos. Sólo disponemos de las cartas que Ánima
Rayada recibió de su amado y
conservó toda su vida entre sus
perfumados senos apaches. Ni
siquiera las abrió, porque no sabía
leer.
En las cartas se cuenta una
formidable historia que hoy causa
estupefacción en los investigadores de medio mundo. De ser cierta, Juan W. Pimiento debería ser
elevado a la categoría de héroe
nacional. De hecho, existe un Pimiento Gentlemen Club con sede
en New York que ha solicitado al
parlamento la emisión de billetes
de un dólar con la efigie de su
ídolo2. Ahora bien, la mayor de
las sorpresas sería que se demostrara que la historia fue falsa. En
tal caso estaríamos ante el talento
creativo de mayor vuelo de la literatura moderna, talento que eclipsaría a todos los escritores fantásticos a partir del siglo dieciocho.
A la sombra de esta hipótesis, se
ha creado la Pimiento Society,
también con sede en New York,
que se dedica a la exploración y
promoción de las obras de Juan
W. Pimiento, amén de recrear los
pasajes, personajes y ambientes
de la historia narrada en las cartas.
El PGC tacha a la PS de infantilismo y recibe a cambio la
acusación de ser elitista y esnob.
Esta proliferación de entusiastas, estudiosos y fanáticos se explica al conocer las que han dado
en titularse «Aventuras de Juan
Pimiento. Historia de una ida»3.
Comenzamos.
La vida transcurre pacíficamente en Poughkeepsie. Podríamos decir que sería idílica si no
fuera por alguna incursión ocasional de lobos, osos y apaches que,
por lo demás, no representan mayor problema. Los poughkeepsianos trabajan la tierra y erosionan
los mostradores de la taberna al-

Tomás Hijo «Lurtz de Acebeda»

ternativamente y con igual eficacia.
Cada día es feliz e igual al anterior.
Resulta que Juan W. Pimiento vive
con su tío Conrad W. Pimiento,
trampero de profesión. Una tarde
en que el tío Conrad bebe más de
la cuenta por un dolor de muelas,
desaparece sin dejar rastro. Todos
le buscan, pero el viejo se ha esfumado. Al poco tiempo, aparece
un abogado judío de New York
(un tal Thadeus Bergman) que
revela a Juan W. Pimiento que
ciertos dineros que su tío le había
dejado deben ser ingresados antes
de tres meses en un banco extranjero. Si no, los agentes comerciales
de Nelson Rockefeller4 aparecerán
en el pueblo, requisarán el noventa
y cinco por ciento del monto total
de la herencia y abrirán una brecha
legal que les permitirá adueñarse
de la aldea al completo y los terrenos aledaños, incluyendo bosques, cultivos, pastos comunales
y servidumbres de paso. Bergman,
que es un tipo viajero5, ha visto
como el maligno emporio de las
finanzas de Rockefeller ha sojuzgado comunidades grandes y
pequeñas. De hecho, hasta New
York, que fue una urbe de paz y
bien, es ho y un nido de financieros
sin escrúpulos que fijan los ojos
en New Jersey , su ciudad hermana
y lugar donde resisten los honrados proletarios. Bergman insta a
Pimiento a abandonar la aldea
para despistar a los sicarios
de Rockefeller, que sin
duda ya están siguiendo la pista del
botín.
Acompañado por algunos
amigos, Juan W. Pimiento
abandona Poughkeepsie,
mientras Bergman parte
hacia New Jersey a
buscar jurisprudencia.
Recalan en Eugene, Tennessee
(un lugar de mala muerte), y
asisten a una retorcida
maniobra de embargo
sobre bienes inmuebles
ejecutada a la

perfección por los abogados de
Rockefeller. Les saca de allí un
viejo vagabundo que resultará ser
el antiguo gobernador del estado,
derrocado y extraditado por la
maquinaria legal del malvado
magnate y que vuelve por sus
fueros. En un vagón de tren llegan
a Boston. La ciudad anda de capa
caída por las maniobras de
bloqueo comercial a las que está
siendo sometida. Allí, Pimiento
(apadrinado por Bergman) eleva
su causa al Tribunal Portuario de
Boston, que se compadece de los
habitantes de Poughkeepsie, uno
de los pocos lugares tranquilos y
pacíficos que aún se mantienen
fuera del alcance de las garras del
archienemigo Rockefeller. El
Tribunal Portuario pone al
servicio de Juan W. Pimiento a lo
más granado de su bufete, un
grupo de abogados especialistas
en distintas áreas legales 6 .

Galadriel

El cuento de Juan Pimiento

39

Tomás Hijo «Lurtz de Acebeda»

Con un estilo de pincelada
amplia y fluida cadencia narrativa,
las cartas de Pimiento describen
su largo viaje hacia México, en
ocasiones mediante una innovadora técnica de narración paralela.
Así, asistimos al encarnizado combate legal entre Bergman y el fiscal
del distrito de Colorado que termina con la caída en desgracia del
judío , tras un inesperado alegato
de su feroz oponente. En otra
escena se describe, con deslumbrante lirismo , cómo los personajes son recibidos por la esposa del
presidente George Washington,
que les recuerda que el destino de
los Estados Unidos de América
está en sus manos y les ofrece
hermosos obsequios. Pero la felicidad dura poco, pues nuestros
héroes se ven involucrados en una
inesperada carga policial en los
suburbios de Dayton, Ohio, en el
transcurso de una manifestación
contra la cuarta enmienda constitucional. A partir de ahí, sobre el
grupo pesará una orden de alejamiento, por lo que deben separarse. Algunos son encarcelados.
Un segundo volumen de correspondencia expone de forma
más embarullada los avatares de
cada uno de los grupos. Por un
lado, el propio Pimiento detalla
los sinsabores de su camino hacia
México, siempre por carreteras
secundarias y en compañía de
Samuel «Leonora» Mackee, el primer activista gay de la historia de
los Estados Unidos . La naturaleza
de su misión y el chocante (para
la época) comportamiento de
Mackee, hicieron que Juan W. Pimiento pensara frecuentemente
en fundirse su fortuna en cualquier taberna y olvidarse de su
misión. Pero no debemos olvidar
que, debido a una compleja cadena causal de la maquinaria
financiera7, el destino de la economía americana depende de que
esos dineros llegaran a México.
La información sobre los demás
protagonistas resulta confusa,
40

El cuento de Juan Pimiento

pues se introducen en la burocracia de distintas compañías multinacionales y su rastro se pierde,
aunque desarrollan decididas políticas de defensa de los derechos
y libertades individuales. Como
hecho destacable, el abogado
Bergman, protector y mentor de
Pimiento, consigue una reducción
de condena por buena conducta.
Además, ha opositado a notarías

Unicornio

desde su celda con excelentes resultados, por lo que comienza a
ser considerado uno de los hombres más poderosos de la abogacía
de la costa este. Cabe resaltar también la aparición de A. Goldblum,
otro abogado judío que cayó en
desgracia tras enfrentarse legalmente con Rockefeller y perder
el juicio. Pimiento decide confiar
en él (pese a su pésima reputación)
en contra de las advertencias de
«Leonora» Mackee.
El tercer taco de cartas que
Ánima Rayada albergó durante
años entre sus pechos se caracteriza por un trazo más enérgico en
la acción y un mayor desarrollo
épico. En él, Pimiento y Mackee
se arrastran por el desierto mexicano mientras los oscuros agentes
de Rockefeller les buscan sin descanso. La traición de Goldblum
no se hace esperar y , tras fomentar
la desconfianza entre sus
compañeros, desaparece con el
botín. Afortunadamente, el femenino compañero de nuestro héroe

vuelve sobre sus pasos y lo rescata
de un burdel8 donde Pimiento se
encuentra en un espléndido coma
etílico. Por otra parte, el viejo
vagabundo ha conseguido llegar
al corazón de los honrados proletarios de New Jersey, que se disponen a defender su causa contra
1
los leguleyos de Wall Street.
El desarrollo final de la historia
es una magnífica espiral de acción
y nobles emociones que se vertebra en torno a los últimos tormentos de Pimiento y Mackee, traicionados por el maquiavélico
Goldblum. La escena del banco
del El Paso supone el punto final
de la gesta y en ella asistimos,
atónitos, a la duda de Juan W.
Pimiento sobre si ingresar el botín
(de lo que depende el futuro de
la democracia de Estados Unidos)
o volver al burdel y gastarlo en
placer carnal (lo que daría al traste
con el sueño americano). Goldblum, movido por la codicia, arrebata el talonario al banquero y
firma el ingreso a su nombre, con
lo que todo está perdido. Y aquí
el narrador, en una astuta pirueta
narrativa, nos oculta hasta el
último instante el desenlace de
tan peliaguda situación y pasa a
mostrarnos al viejo vagabundo
que lidera a las honradas masas
obreras contra las cargas de la
policía neoyorquina (plegada a los
dictados del tirano). Los buenos
proletarios cristianos rechazan,
por la fuerza, la fuerza del maligno
Rockefeller. El tenue brillo de la
esperanza tórnase cegadora luz
cuando descubrimos que el
estúpido Goldblum ha firmado,
por error, el talón de ingreso con
el nombre de Pimiento y después
ha muerto. En ese momento, y
como consecuencia del complejo
funcionamiento de la maquinaria
financiera9, la bolsa de Wall Street
alcanza un mínimo histórico y el
imperio Rockefeller se derrumba.
La moralmente irreprochable masa obrera americana comienza a
soñar con futuros horizontes de

El cuento de Juan Pimiento

democracia, prosperidad, libertad
y justicia sin límites.
Juan W. Pimiento vuelve por
fin a casa con sus amigos, pero
ya no es el mismo. Después de
abordar un ambicioso plan de
desamortización parcelaria que
devuelve todos los terrenos a sus
legítimos propietarios, su vida
comienza a parecer insignificante
y aburrida. Pimiento ha conocido
los broncíneos atardeceres sobre
el Gran Cañón, ha divisado los
dorados amaneceres de la Gran
Manzana reflejados en colosos de
acero y cristal, ha visto alzarse los
argénteos vapores de las Cataratas
del Niágara desde las abismales
simas hasta la cima del infinito
cielo. Pese a sus amigos y a su
esposa, decide largarse de
Poughkeepsie. Durante años, sólo
soñó con volver allí pero ahora
su alma requiere horizontes más
amplios. Dicen (y es una lástima
que esto sea lo único que hoy se
recuerda de él), que Juan W.
Pimiento, una tarde fragante de
mayo, cogió su viejo Winchester
y se alejó entre las ondeantes
matas de aulaga, pasiflora y mil
en rama. Llevaba lágrimas en los
ojos pero su determinación era
inquebrantable. Su esposa apache,
Ánima Rayada, lo miró
largamente desde la puerta de la
cabaña. Negros presentimientos
la invadían. Alzando la voz sobre
los trinos vespertinos de jilgueros,
ruiseñores y aves del paraíso,
exclamó: «¿Dónde vas, Pimiento
mío?». Y Pimiento, ocultando
virilmente su turbación, y tratando
de quitar hierro al asunto,
exclamó: «¡A cagar!».
Y nunca más se supo de Juan
W . Pimiento. Hay quien dice que
cogió un barco hacia el oeste, pero
no está claro. Otros dicen otras
cosas, pero lo único seguro es
que, gracias a Pimiento, los Estados Unidos de América son hoy
un paraíso de democracia, prosperidad, libertad y justicia sin lí-

Tomás Hijo «Lurtz de Acebeda»

mites, la salvaguarda mundial de
los derec hos y dignidades de todos
los seres humanos. Sin nuestro
héroe, tan magnífica nación tal
v ez se hubiera hundido en la
manipulación mediática, en la vorágine del consumo y en la
corrupción política. Tal vez se
hubiera convertido en una maquinaria al servicio de los grandes
magnates que, como Nelson Aldrich Rockefeller, no tienen otra
religión que la de las divisas, los
porcentajes y los dividendos.
Por librarnos de tan terrible
panorama te damos las gracias,
Juan Pimiento.

Notas
1. En Poughkeepsie no se asentó la costumbre leg al típicamente americana de usar
un solo apellido hasta mediados del diecinueve.
2. Parece que la propuesta no medra
por que los solicitantes no disponen de ninguna
imagen fidedigna del héroe. Se baraja utilizar
en su lugar un retrato del actor Andy García,
lo que ha suscitado alguna controversia en el
seno de la institución.
3. Aunque en el título pueden hallarse
resonancias de obras épicas posteriores, Marcus
Fiddler-Green, editor de la obra, insiste en su
originalidad. El asunto está en manos de los
tribunales.
4. Por si alguien no lo sabe. Nelson Aldrich Rockefeller: impopular magnate y político
estadounidense. Fue gobernador de New York,
vicepresidente y dueño de una de las mayores
colecciones privadas de arte. Amasó un billón
de dólares en su vida, que terminó con un
ataque al corazón en brazos de su secretaria,
veintiséis años más joven que él.
5. Este personaje responde al prototipo
del «judío errante», lo que supone un argumento a fav or de los defensores de la falsedad
del relato.
6. El listado completo de los abogados y
sus especialidades sería: John Boorman-Meyer
(derec ho patrimonial), Jim Lee (reclamaciones
inmobiliarias) y la bella sufragista irlandesa
Meg O’Leary (derecho natural).
7. Que no se explica en ninguna de las
cartas, por cierto.
8. Aún existe el local que, desde su
fundación en 1710, ostenta el nombre de «She
Loves».
9. Que tampoco esta vez se nos explica.

Colabora
en la Estel
Puedes enviar tu colaboración
en un CD al
Apartado 6088
46011 Valencia
si es por correo postal o al
e-mail de la Estel:
estel@sociedadtolkien.org
pero tanto en un caso como
en el otro te rogamos que
teng as en cuenta estas
indicaciones:
•�Manda el texto y las
imágenes de for ma
separada (se pierde calidad
si las insertas en un fichero
Word, por ejemplo).

•�Rellena y envía la declara-

ción sobre derechos de
autor y publicación que
encontrarás en la página 3
de esta revista, en la sección
de Cartas al Director.

•�Los artículos de texto no

deben superar las 4000 palabras, deben incluir los ficheros de tipos de letra
TrueType que no sean
usuales (sobre todo si utilizas tengwar, angerthas...) y
deben enviarse en formato
.doc, .rtf o .txt.

•�Las imágenes o ilustracio-

nes deben enviarse en formato .jpg y con una
resolución de 300 ppp como recomendación general
(menos de 150 ppp sería
inaceptable).

En cualquier caso, siempre
puedes ponerte en contacto
con nosotros escribiendo a la
dirección e-mail anterior donde
Hinuden, el amigo de todos,
atiende con amabilidad, eficacia
y prontitud.
41

Samdoku de la Comunidad del Anillo
Laura Marcús «Idril»

E

Aragorn

Hobbiton

Frodo

Lórien

Pippin Legolas

Trolls

Merry
Merry Boromir

Aragorn

Pippin

Gandalf

Rivendel
Moria

Uruks

Orcos

Boromir Frodo

Bree

Gandalf

Boromir

Isengard

Istari

Ents

Hombres

Enanos

Elfos

Hobbits

El primer Samdoku de la Comunidad del Anillo

Sam
Legolas

Boromir
Merry
Legolas

Edoras
Minas Tirith
Monte
del Destino

Merry

Gimli

Gimli Aragorn Merry

Pippin

Pippin

Aragorn

Frodo
Sam

Monte del Destino: Merry – Gimli – Frodo – Gandalf – Pippin – Legolas – Aragorn – Sam – Boromir
Edoras: Gandalf – Aragorn – Pippin – Sam – Boromir – Frodo – Gimli – Legolas – Merry
Isengard: Gimli – Boromir – Gandalf – Pippin – Legolas – Aragorn – Merry – Frodo – Sam
Lórien: Pippin – Legolas – Aragorn – Merry – Frodo – Sam – Gandalf – Boromir – Gimli
Moria: Frodo – Merry – Sam – Boromir – Gandalf – Gimli – Legolas – Aragorn – Pippin
Rivendel: Legolas – Frodo – Merry – Aragorn – Sam – Pippin – Boromir – Gimli – Gandalf
Bree: Sam – Gandalf – Gimli – Legolas – Merry – Boromir – Frodo – Pippin – Aragorn
Hobbiton: Aragorn – Pippin – Boromir – Frodo – Gimli – Gandalf – Sam – Merry – Legolas

42

Nota de los editores: Este Samdoku fue creado en enero de
2006 con ocasión del cumpleaños de Ricard Valdivieso «Adanost»
y Laura Marcús «Idril» fue publicado originalmente en
«Elostirion», la revista que publica el smial de Tol Eressëa.

Minas Tirith: Boromir – Sam – Legolas – Gimli – Aragorn – Merry – Pippin – Gandalf – Frodo

l Samdoku es un juego
creado por Samsagaz
Gamyi para distraer a sus
hijos en las tardes de invierno.
Todo empezó un año en que
había nevado abundantemente, y
no era recomendable que después
de haberse puesto el sol, los
pequeños hobbits salieran fuera
a jugar. Los niños estaban
aburridos en casa y no hacían más
que protestar y protestar y la
pobre Rosita ya no sabía qué hacer
para distraerlos. Fue entonces
cuando Sam pensó en crear un
juego para que los pequeños
aprendieran todo lo que aconteció
durante la guerra de la destrucción
del Anillo Único y a la vez los
entretuviera, y acabaran el día
junto al fuego con unos buenos
pastelitos y su vaso de leche
caliente, narrando viejas historias,
de cuando el Sr. Frodo nueve
dedos y su valiente compañero
Sam se dirigían al Monte del
Destino para salvar a la Tierra
Media del poder de Sauron.
Estuvo pensando y pensando:
debía ser sencillo, fácil de hacer y
que pudieran jugar todos los
pequeños o bien resolverlo
individualmente. Una noche
cuando se daba un baño
espumoso bien caliente le vino
una idea; ya sabía como realizarlo.
Así que después de haberse
secado y vestido con su chaleco
y todo, se fue al comedor, cogió
una hoja y tintas de colores, y se
puso a trazar multitud de líneas y
a escribir nombres.

Se basó en los miembros que
formaron la legendaria comunidad
del anillo, los lugares que recorrieron
desde aquel lejano día en que
salieron de Bolsón Cerrado y en las
diferentes razas que aparecían en
El Libro Rojo de la Comarca.
Para solucionarlo sus hijos tenían
que rellenar las celdas de las filas
de lugares y de las columnas de
razas con los nombres de los nueve
miembros de la comunidad, es decir:
Frodo, portador del anillo, Sam,
Merry, Pippin, Legolas, Gimli,
Aragorn, Boromir y Gandalf. Todo
ello sin repeticiones.
Las filas de lugares: son las líneas
de nueve casillas que van de derecha
a izquierda. Se dividen en bloques
de tres. Los tres primeros
corresponden al libro denominado
La Comunidad del Anillo y consta de
Hobbiton, Bree y Rivendel. El
segundo bloque pertenece a Las dos
Torres y son Moria, Lórien e
Isengard. Finalmente el tercero se
corresponde con El Retorno del
Rey, formado por Edoras, Minas
Tirith y El Monte del Destino.
Todos van de derecha a izquierda.
Las columnas de razas: son las
líneas de nueve casillas que van de
arriba abajo. Los dos primeros
grupos están formados por las razas
amadas de Eru: hobbits, elfos,
enanos, hombres, ents, istari; y el
último grupo por los servidores del
mal: orcos, uruk-hai y trolls.
—Es importante —dijo a la
pequeña Elanor—, colocar los
miembros de la compañía más
fáciles de situar, completando el de
la celda en la que no está el personaje
que ya figura en las dos contiguas.

F

English corner

irst of all we would like to greet all tolkiendili abroad. The
Spanish Tolkien Society (STE) has been publishing this
magazine -Estel- since 1991, and through the years,
different editor teams have been responsible for its publication.
From this issue on, this responsibility falls on the smial of
Edhellond (Valencia). As you will be able to observe, if you have
received previous issues, we have made several changes, one of
them rescuing an old tradition: the English Corner. This section
offers a summary in English of the contents of the Estel, so that
members from other Tolkien Societies can read about our work
and see our enthusiasm spreading the life and work of J.R.R.
Tolkien.
In this issue we have the pleasure to offer you the following
contents:
• An interview with Adam Tolkien (pages 5-8) in which he
reveals interesting aspects from Christopher Tolkien’s new
book: Children of Hurin.
• Two reports of merith and conventions made by the smials of
Pelargir (Seville, pages 9-10) and Hammo (Madrid, pages 1718) where you could participate in conferences, games, songs,
celebrations…
• An essay about the adaptation of the angerthas runes to write
in Spanish (pages 11-16)
• Two reports and a photographic feature in the middle pages
of the last Mereth Aderthad or EstelCon 2006 •the name we
give to our annual convention•, organized this year by the
smial of Umbar (Cartagena). One of the reports, written by
Marta Díaz «Iridal» (pages 19-20), is interesting as it relates
the experiences of a tolkiendil participating at her first EstelCon.
The other one, from Antonio Rodríguez «Grichan» (pages
25-29), is more exhaustive and tells us about the conferences,
musical evenings, reading sessions, theatre plays, the gala
dinner, games and other activities that took place during the
four days of the Mereth Aderthad.
• A summary of the Gandalf prizes (pages 32-36) which are
the annual prizes given by the STE to the best tales inspired
by Middle-earth.
• Two tales: The Funeral (pages 30-31) telling Brandir’s funeral
and the other one, a little parody called The Tale of Juan
Pimiento (pages 38-41).

Así pues, Sam entregó el primer
Samdoku a Elanor junto con un
lápiz y la pequeña empezó...

• Last but not least you can find a Samdoku, an ability and
knowledge game where you have to fill in the gaps with the
names of the fellowship of the ring.

—¿Veamos dónde se esconde
el nombre de papá?

We hope you will enjoy our work and hope to see you again in
the next issue
43

Direcciones
COMISIÓN PERMANENTE:
Presidente: �
Jorge López Prieto «Erkenbrand Lalaith»�

Vicepresidente: �
Ángel Malavia Saiz «Amlach»�

Secretario:�

José Carlos Torrero Martínez «Arathorn II»�

Tesorero:�

Emilio La Parra González «Narwendil»�

Vocales: �
Antonio «Marsmialdil Tuk», Jesús «Rohanolat»,
Cristóbal «Glóin», Emilio «Elfhelm»y
Declan «Fengel Númenvalka»

presidente@sociedadtolkien.org
vicepresidente@sociedadtolkien.org
secretario@sociedadtolkien.org
tesorero@sociedadtolkien.org

Webmaster:�

Ignacio Planas Beamonte»Eöl»�

Bibliotecario:�

Ricard Valdivielso Martínez «Adanost Dúnadan»�

Editor de la Estel:�

Paco Soliva García «Lórinlor»�

Contacto Estel en Internet:�
� Josué Fas Escobar «Hinuden» �

webmaster@sociedadtolkien.org
biblioteca@sociedadtolkien.org
lorinlor@telefonica.net
estel@sociedadtolkien.org

COMISIONES:
Artesanía:�

Gastronomía: �
Hermenéutica: �
Historia y Geografía:�

Juegos: �
Lenguas: �
Literatura: �
Música y bailes: �

artesania@sociedadtolkien.org
gastronomia@sociedadtolkien.org
hermeneutica@sociedadtolkien.org
geografia-historia@sociedadtolkien.org
juegos@sociedadtolkien.org
lenguas@sociedadtolkien.org
literatura@sociedadtolkien.org
musica-bailes@sociedadtolkien.org

Fco. José Ortiz López «Isengrim»�

Patricia Díaz Santos «Fëamariel»�

Josué Fas Escobar «Hinuden»�

Francisco José Palomares Villar «Isildur»�

Emilio Angulo Germán «Eleazar Aragorn»�

Conrado Badenas Mengod «Lindendil»�

Adela Torres Calatayud «Morwen»�

Andrés Moya Velázquez «Hirunatan»�

SMIALES:
Montaraz - socios sin smial:�
�Emilio Angulo Germán «Eleazar Aragorn»�

montaraz@sociedadtolkien.org
Acebeda - Salamanca �
Ricardo García Núñez «Celebrimbor»�

acebeda@sociedadtolkien.org
Arthlond - A Coruña�

Estefanía Domínguez Cagigao «Gaedheal»�

arthlond@sociedadtolkien.org
Bosque Negro - Vizcaya � Asier González Casado «Fiondil»�

bosquenegro@sociedadtolkien.org
Bree - Jaca �
Fco. Javier Lacué Ascaso «Franárion»�

bree@sociedadtolkien.org
Cuernavilla - Cuenca �
Jorge López Prieto «Erkenbrand Lalaith»�

cuernavilla@sociedadtolkien.org
Edhellond - Valencia �
Helios De Rosario Martínez «Imrahil»�

edhellond@sociedadtolkien.org
Gondolin - Pamplona �
Pilar Escalada Díez «Celebrinlas»�

gondolin@sociedadtolkien.org
Hammo - Madrid �
Marta Elia Serrano Balbuena «Níniel»�

hammo@sociedadtolkien.org
Imladris - Valladolid �
Rubén Briongos Gil «Balin de Imladris»�

imladris@sociedadtolkien.org
Isengard - Barbastro/Huesca�
�Juan José Peired Llanos «Tindomion»�

isengard@sociedadtolkien.org
Ithilien de Gondor - Málaga�
�Juana Chicharro Martínez «Celebnár»�

ithilien@sociedadtolkien.org
Khazad-dûm - Zaragoza�
� Maya Zapatero De Castilla «Berúthiel de Khazad-dûm»�
�khazaddum@sociedadtolkien.org
Lindon - Cantabria �
Lourdes Vélez Campos «Beleg Arcofirme»�

lindon@sociedadtolkien.org
Lórien - Barcelona �
Áurea Pérez Abós «Elanor Peucansat»�

lorien@sociedadtolkien.org
Minas Tirith - Granada � Elena Calvo Paniza «Rielle»�

minastirith@sociedadtolkien.org
Mithlond - Elche �
Jose Manuel Ferrández Bru «Gimli»�

mithlond@sociedadtolkien.org
Nargothrond - Ponferrada�
� Christian Álvarez Sánchez «Elros Tar-Minyatur»�

nargothrond@sociedadtolkien.org
Númenor - Madrid �
Hugo Martín Tabernero Guzmán «Óron Mornen»�
� numenor@sociedadtolkien.org
Osgiliath - Guipúzcoa �
Miguel Ángel Grijalba «Siriondil»�

osgiliath@sociedadtolkien.org
Pelargir - Sevilla (capital) � Delia Martin Garwood «Narya-Mithrandir»�

pelargir@sociedadtolkien.org
Tol Eressëa - Mallorca�

Domingo C. Hernández Jiménez «Telchar de Nogrod»�
�toleeressea@sociedadtolkien.org
Tol-in-Gaurhoth - Córdoba�
�Javier Orta Caamaño «Naug Zigilûm»�

tolingaurhoth@sociedadtolkien.org
Umbar - Cartagena�

Ignacio Conesa Zamora «Nornorë»
umbar@sociedadtolkien.org

44

¿Y tú de quién eres?

Errare humanum est!

En la Estel querríamos añadir un breve comentario y una foto del
autor de cada colaboración (vale todo: artículos, relatos, ilustraciones,
pasatiempos... ). ¿Te animas a mandárnos el comentario que querrías
que publicásemos? Por supuesto que es voluntario pero si te decides
la idea sería que escribieras no más de 50 palabras con tu nombre,
seudónimo, smial al que perteneces, desde cuándo eres socio o
simpatizante, o si lo fuiste una vez o cómo te has enterado de la
existencia de la STE... En fin, lo que tú quieras.

Si has detectado algún error u omisión en esta lista
de direcciones, te animamos a que nos lo hagas saber:

4

estel@sociedadtolkien.org
Apartado de correos 6088
Valencia 46011

LA MAGIA MÁS ANTIGUA
Nota: En Edhellond y en otros smiales
es tradición que las Lecturas de Cuentos
comiencen y terminen con una lectura
especial. A mí me gusta mucho esta
práctica porque hace de la sesión una
unidad con su propia coherencia y ayuda
a los participantes a concentrar su
atención. Con la idea de que hubiese
variedad, escribí, en el lejano 1999, este
poema que podría servir de lectura
inicial. En él, imaginariamente, los
chicos llaman a las chicas para que
vengan a la Lectura de Cuentos donde,
por un rato, se comparten emociones, se
conmueven los corazones y se desata la
magia más antigua: el que los sueños
se hagan realidad. Pero ¿de dónde
obtenemos la fuerza y el valor para
invocar tal hechizo? De la magia más
poderosa: la sonrisa de las mujeres. No
intentes ponerme a prueba pidiéndome
que te baje una estrella o que arranque
un silmaril de la Corona de Morgoth
porque, en noches como ésa… ¡puedo!

Ésta es la magia más antigua:
el poderoso impulso de los sueños por ser.
Tomad, pues, vuestras perlas
y regaladlas a las muchachas
y después venid: ¡vayamos a buscar más!
Citémonos entre la espuma y la sal
y sea la Luna testigo
de que recogimos cuantas pudimos tomar.
¡Vamos! Contémonos secretos
y etéreas esperanzas,
subamos a por una estrella
y caminemos sobre las olas
pues, en esta noche, ¡podemos!.
Invoquemos los hechizos que conocemos,
pronunciemos palabras de poder
y prendamos sortilegios de las llamas,
pues, esta noche, ¡podemos!
Venid, hermosas, a lucir
perlados collares de Luna.
Venid y adornaos de estrellas.
Venid y vestíos con los velos
que a la noche arrebatamos.
Ésta es la magia más antigua:
que incluso los más descabellados sueños
pueden llegar a ser
pues tal es el impulso del corazón.
Venid y sonreídnos
pues nosotros no sabemos,
no hemos oído hablar,
de otra magia más poderosa.�

Lórinlor

Hay una posada, una vieja y alegre posada
al pie de una vieja colina gris,
y allí preparan una cerveza tan oscura
que una noche bajó a beberla
el Hombre de la Luna.
El palafrenero tiene un gato borracho
que toca un violín de cinco cuerdas;
y el arco se mueve bajando y subiendo,
arriba rechinando, abajo ronroneando,
y serruchando en el medio.
El posadero tiene un perrito
que es muy aficionado a las bromas;
y cuando en los huéspedes hay alegría,
levanta una oreja a todos los chistes
y se muere de risa.
Ricardo Núñez «Celebrimbor» creó estos dioramas

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful