Está en la página 1de 12
Poemas para nivel inicial y primer ciclo del nivel primario BURBUJAS EN LA TIERRA
Poemas para nivel
inicial y primer ciclo
del nivel primario
BURBUJAS
EN LA TIERRA
Poemas para nivel inicial y primer ciclo del nivel primario BURBUJAS EN LA TIERRA t enemos

t enemos

patria

PRESIDENTA DE LA NACIÓN Cristina Fernández de Kirchner

JEFE DE GABINETE DE MINISTROS Aníbal Fernández

MINISTRO DE EDUCACIÓN Alberto Sileoni

SECRETARIO DE EDUCACIÓN Jaime Perczyk

JEFE DE GABINETE Pablo Urquiza

SUBSECRETARIO DE EQUIDAD Y CALIDAD EDUCATIVA Gabriel Brener

PLAN NACIONAL DE LECTURA Coordinadora del Plan Nacional de Lectura: Adriana Redondo Coordinación de colección Jéssica Presman Coordinación editorial: Natalia Volpe Diseño gráfico: Mariel Billinghurst, Juan Salvador de Tullio, Elizabeth Sánchez Derechos: Verónica Varela

Selección de poemas y compilación: Cecilia Malem, Silvia Rivero, Gloria Beinotti, Patricia Federico, Carolina Rossi, Florencia Fossat Ilustración de tapa: Natalia Volpe

©María Cristina Ramos ©Ruth Kaufman ©Random House Mondadori S.A. ©Mirta Goldberg ©Laura Devetach ©Random House Mondadori S.A. ©Nelvy Bustamante ©Random House Mondadori S.A. ©Herederos Elsa Bornemann c/o Schavelzon Graham Agencia Literaria, S. L. www.schavelzongraham.com ©Mariano Medina y Eduardo Allende ©José Sebastián Tallon ©Ediciones Colihue SRL ©Diana Briones ©Juan Lima ©Editorial Comunicarte ©Gustavo Roldán ©Ediciones Colihue SRL

Ministerio de Educación de la Nación Secretaría de Educación Plan Nacional de Lectura Pizzurno 935 (C1020ACA). Ciudad de Buenos Aires. Tel: (011) 4129-1075 / 1127 planlectura@me.gov.ar - www.planlectura.educ.ar

República Argentina, agosto de 2015.

CRECER EN POESÍA

BURBUJAS EN LA TIERRA

Casa grillo

Una casa quiere el grillo; una casa para él.

Con dos ventanas pequeñas

y un rincón para leer.

Una casa donde el viento no corra ni haga correr.

Una casa con un árbol pequeñito de laurel.

Apenas cuatro paredes

y un sombrero de papel.

de laurel. Apenas cuatro paredes y un sombrero de papel. 1 Una puerta de hoja verde,

1

Una puerta de hoja verde,

y otra hojita de mantel.

Sueña con la casa el grillo;

la casa sueña con él.

María Cristina Ramos En: Dentro de una palabra, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2014.

la casa sueña con él. María Cristina Ramos En: Dentro de una palabra, Editorial Sudamericana, Buenos

10

¿Por qué no se quita el antifaz el benteveo, miedo quizás que le digan bichofeo?

el antifaz el benteveo, miedo quizás que le digan bichofeo? Ruth Kaufman En: Los Rimaqué, Editorial

Ruth Kaufman En: Los Rimaqué, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2010.

Pajaritos

Pajarita picotera

picorrama

picovuela.

2

Pajarito piconido,

picotrino

que aletea.

Picopluma, pajarito pico aire y pico tierra; abrepico para el sol picoduerme en las estrellas.

tierra; abrepico para el sol picoduerme en las estrellas. Librepico, pajaritos libre viaje; pico dónde pico

Librepico, pajaritos libre viaje; pico dónde pico cuándo no se sabe.

Mirta Goldberg En: ¿Quién le puso nombre a la Luna?, Cántaro Ediciones, Buenos Aires, 2005.

pico cuándo no se sabe. Mirta Goldberg En: ¿Quién le puso nombre a la Luna?, Cántaro

Bichos bolita

Los bichos bolita hacen burbujas en la tierra.

Langosta

Saltos verdes boca de dragón peluquera del sembrado si se juntan un millón pueden tejer nubarrones que borran al mismo sol.

Polillas

Las polillas llenan el mundo de huecos diciendo tejer puntillas.

polillas llenan el mundo de huecos diciendo tejer puntillas. Laura Devetach En: Canción y pico, Editorial

Laura Devetach En: Canción y pico, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2010.

Equilibrio

Una araña chiquita como un suspiro hacía equilibrio en el sol del membrillo.

3

como un suspiro hacía equilibrio en el sol del membrillo. 3 Nelvy Bustamante En: La araña

Nelvy Bustamante En: La araña que vuela, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2008.

en el sol del membrillo. 3 Nelvy Bustamante En: La araña que vuela, Editorial Sudamericana, Buenos

Cien patas

Todas las danzas del mundo

baila un pequeño ciempiés. Con su centena de patas baila todas a la vez. Con diez patitas baila milonga, con otras tantas baila la conga; diez para el gato, la chacarera con media vuelta

y

vuelta entera

Otra diez patas del tango son;

diez de la polca

y el pericón

4 Otras diez patas de este diablito,

bailan un bello

carnavalito

y otra decena

se lanza a un mambo; con la que resta baila el malambo

Sabe tantas danzas más, este bichito genial

pero

¡basta

de compás!

¡Tengo un mareo total!

Elsa Bornemann En: Disparatario, Ediciones Orión, Buenos Aires, 1984.

Amor de los basurales

(tango)

Un gato maula lanzaba

Mi

cucaracha adorada,

sobre mí su garra fría,

mi

cucaracha exquisita,

yo corría como un rayo buscando las cañerías.

qué lindas son tus patitas, tu rostro de enamorada

Vos silbaste con decoro, me abrigaste en tu guarida. Fue detrás de ese inodoro que me diste una caricia.

Recorrimos los desagües

Caminar entre los tachos, respirar basura fresca; almorzar con las miguitas que nos deja Doña Mecha.

Y un día en que la llovizna

y

así conocimos mundos

endulzaba el basurero

y

otros bichos paseanderos

festejamos casamiento

de los lugares profundos.

con pelusas y con pelos.

Amor, ¡Amor de los basurales! Tú eres la causa de mis males. Amor de cucaracha rea, amor que siempre enfrenta la muerte en aerosol. ¡Amor, qué importa una chancleta ¡Si sos la que me espera adentro de un farol!

Amor, ¡Amor de los basurales!

Tú eres la causa de mis males.

Amor de cucaracha rea, amor que siempre enfrenta

la muerte en aerosol.

5

¡Amor, qué importa una

chancleta!

¡Si sos la que me espera

adentro de un farol sin luz!

Mariano Medina y Eduardo Allende En: CD “La chicharra cantora”, Grupo La Chicharra, Córdoba, 1994. Se puede escuchar en: www.soundcloud.com/lachicharracantora

cantora”, Grupo La Chicharra, Córdoba, 1994.  Se puede escuchar en: www.soundcloud.com/lachicharracantora
La arañita La arañita que baja desde el techo, ¿dónde tiene las alas? Deja que

La arañita

La arañita que baja desde el techo, ¿dónde tiene las alas? Deja que entre más luz y has de saberlo. Peligroso es volar como la araña.

luz y has de saberlo. Peligroso es volar como la araña. José Sebastián Tallon En: Las

José Sebastián Tallon En: Las torres de Nuremberg, Editorial Colihue, Buenos Aires, 2007.

6

La mariposa

Editorial Colihue, Buenos Aires, 2007. 6 La mariposa Diana Briones En: Caligramas, AZ Editora, Buenos Aires,

Diana Briones En: Caligramas, AZ Editora, Buenos Aires, 2013.

Editorial Colihue, Buenos Aires, 2007. 6 La mariposa Diana Briones En: Caligramas, AZ Editora, Buenos Aires,
Los Zorros que sueñan con gallinas duermen con los ojos cerrados las gallinas desveladas por
Los Zorros que sueñan con gallinas duermen con los ojos cerrados las gallinas desveladas por

Los Zorros que sueñan con gallinas duermen con los ojos cerrados

las gallinas desveladas por los zorros duermen con los ojos abiertos

la noche

hace como

que duerme

y pone

los ojos

en blanco

después

ya no

se ve

más

na

da

7

Juan Lima En: Loro hablando solo, Editorial Comunicarte, Córdoba, 2011.

blanco después ya no se ve más na da 7 Juan Lima En: Loro hablando solo,

Payada del bicho colorado

Payador 1

Cualquiera puede payar sobre la suerte del piojo eso es fácil, no lo dude, porque es pájaro famoso.

Pero dígame al segundo

y no se quede parado

qué sabe usted compañero sobre el bicho colorado.

Payador 2

A usted le toca decir aunque esté muy apurado qué tamaño tiene un metro para el bicho colorado.

Payador 2

Le cuento que es bicho pillo que pica donde más duele tírese un rato en el pasto

8

y

verá dónde lo muerde.

Y

usted dirá rapidito

sin mirar a su costado qué color tiene de noche cualquier bicho colorado.

Payador 1

La medida es un antojo y si en esto no me engaño

cualquier metro para el bicho tiene el tamaño de un año.

Gustavo Roldán En: Payada del bicho colorado, Editorial Colihue, Buenos Aires,1993.

Payador 1

Para mí la noche es día cuando prendo mi farol

y ese bicho colorado

debe ser color marrón.

LEER POESÍA EN INICIAL Y PRIMER CICLO Por María Cristina Ramos

La palabra es el puente que tendemos a los más pequeños para que ingresen con buen paso a nuestra cultura letrada.

Y

lo es también porque, en relación con ellos, nos permite el juego

y

la caricia, las recomendaciones del cuidado, la intensidad de los

límites, el sostén de la valoración. Y son las palabras de la poesía las que acercan el juego con el pensamiento y el imaginario, con la materialidad musical del lenguaje. La poesía llama a recuperar la memoria de la cercanía de seres importantes: la madre, el padre, las tías y tíos, las abuelas, los abuelos. No solo porque frecuentemente acompañan a entrar en lo poético, sino porque son un regazo, una mano para jugar, presencias que dan respaldo con la gratuidad de las cosas plenas, con el arrullo de la voz y la confianza. La poesía va más allá de las referencias, puede aquietar el mar picado con la suavidad de la seda, con un ondear de posibles imágenes y un revuelo que acaricia. Es, a veces, una pulsación hacia la sonrisa, juega, agita, renueva y va develando sentidos, significaciones en movimiento. Los que acompañamos a entrar al mundo de la poesía vamos en busca de conciliar lo emocional con la palabra, de ahondar la mirada hasta tornarla creativa, abierta como la de los niños cuando comienzan a nombrar el mundo. La frecuentación de la poesía genera un aire nuevo en la pers- pectiva lectora, alienta la disposición para abordar lo complejo, para captar sentidos en otros textos y en escenas de lo cotidiano. Es, por

tanto, una alfabetización calificada para la formación de lectores hábiles, críticos y hondos en sensibilidad. Leer poesía es compartir un espacio dinámico, vivo, en el que nuestro imaginario hace pie y donde es posible pulsar lo móvil de las frases, la profundidad de lo convocado y entrar en algo intangible que, sin embargo, nos construye como lectores de nosotros mismos y del mundo.

de lo convocado y entrar en algo intangible que, sin embargo, nos construye como lectores de