Está en la página 1de 2

Hiperdula

De dos etimologas griegas:

Hiper: Prefijo derivado del griego , puede connotar un sentido de "ms


all de", "sobre", "encima de". Por ejemplo en las palabras "hiprbole"
-exageracin- o "hiprbaton" -transposicin, pasar por encima-. Denota una
cantidad o grado superior al normal o grado excesivo.1

Segn la Real Academia Espaola, el prefijo hiper significa "superioridad o


exceso".2

Doulos Palabra griega o derivativa del significado de "siervo",


"esclavo", brinda un sentido de esclavitud, "encadenado a". Para "Douleia",
de donde deriva "dula", significa "Hacerse esclavo de", "Dispuesto a
esclavizarse".

En suma HIPERDULA podra ser interpretado como: Hacerse esclavo en


forma mxima de

Tambin podra traducirse como "La mayor predisposicin a la servidumbre"


o "Mxima disposicin a la sumisin", puesto que Mara, al ser visitada por
el arcngel para anunciarle su embarazo, respondi: "Hgase en m segn
Su palabra", esto es, la completa aceptacin de la voluntad divina. El
trmino "hiperdula" sera el equivalente en el cristianismo a la acepcin de
la palabra "islam" para los musulmanes; esto es, "sometimiento pacfico y
sin reservas a la voluntad de Allah".

Hiperdula como trmino, fue mencionado por primera vez en el Concilio de


Vaticano II segn la Constitucin Dogmtica Lumen Gentium, en el captulo
663 del ao 1963, no existiendo referencia al trmino exacto desde antes
del concilio a cargo del Papa Po XI.4

El trmino Hiperdula en la religin Catlica es exclusivamente designado al


culto que se rinde a la Virgen Mara. El culto de hiperdula se diferencia del
de dula en que este ltimo se emplea para venerar y profesar una
consideracin especial para objetos y bienes materiales que pertenecieron a
alguna persona Santificada (pueden ser restos seos, cabellos, una

vestimenta, utensilio de uso personal u otro objeto que tuvo algn tipo de
contacto con la persona Santa). Dula tambin se aplica al culto aprobado
por el Vaticano para la veneracin de la persona santificada y en proceso de
santificacin.

Ya el Concilio Vaticano II en la constitucin dogmtica Lumen gentium


distingue: "Este culto [...] aunque del todo singular, es esencialmente
diferente del culto de adoracin que se da al Verbo encarnado, lo mismo
que al Padre y al Espritu Santo [considerados en el cristianismo los tres
como personificaciones o prosopones del Uno y nico Dios es decir la
Santsima Trinidad], pero lo favorece muy poderosamente" (LG 66). Este
mismo texto es recogido por el Catecismo catlico (cf. n. 971).