Está en la página 1de 48
1 pe__Una asamblea extraordinaria = Si aguien hubiera pasado dia, por cierto que habria dich tan hermoso y apacible!”. Y, en realidad, asf era, Nada le faltaba a aquel sitio para tener la roméntica belleza de las tarjetas postales que se venden a montones en las ciudades y en los pueblos. Porque, va- mos viendo con calmai al lado izquierdo del Paisaje habia un lago;junto aél, un sauce llorén inclinaba sus ramas con el evidente deseo de mirarse en las aguas quietas: y los pajaros, muy a menudo, iban y venian de aqui para alld, en ese paisaje encantador. Al lado derecho habia unos Arboles, y detrés aparecian unos montes. Cierta manana pasé por ah{ un hombre melenudo, con un sombrero de anchas alas Apenas vio aquello, sacé un papel y un lapiz y comenz6 a escribir: (Oh logo junto al sauce melancélico! 10h sauce junto al ago transparente! Paisaje simbolica eres a vida quieta de mi mente, No se movié ni una sala rama cuando el hombre melenudo escribié aquello. No cabla duda: el paisaje deseaba ser la representaciGn exacta de la quictud. Pues bien: si continuamos creyendo que este paisaje es quicto, manso, apacible y se ductor, nos equivocamos de la manera mas lamentable Y como aseguramos algo que exige una in- ta explicacién, vamos a darlaen seguida No queremos que se nos tenga por exagerados ¥ grufiones. El paisaje no es apacible, a pesar de su aspecto. Y no lo es porque viven en él unos Seres peligrosos, que ahora acaban de decidir reunirse en una asamblea extraordinari Diran ustedes: “zY dénde estan esos peli- 7080s seres quena se ven por ninguna parte”. iAH! Esto es, justamente, lo que mas debe in- quietarnos. Los seres peligrosos se encuentran 8 dos 0 tres pasos del sauce, a arillas del lago, Y aunque parece que estén escondidos, la rea- lidad es muy distinta: no necesitan esconderse porque nadie las ve. eYentonces?