Está en la página 1de 45
CUENTOS PARA | SONREIR | SAUL SCHKOLNIK |e primere noticia que Yan tuyo, fee e ilar en un pesidelie, Mergorrro Cas ENA ISLA De Passos ‘Atmgue purecia interesante, nada mis doeta | on primer gina, at es que, sin die roucka 1 innporacia, an continu su paseo ea bitte J ew buser de ss amigo. } Sin omberge, por ie noche, al legar su pa- i io u casa, Yance emeré de que aquel meicor- “10, como surgido de la nad, Isbia eaido sobee Reps Nui, curigsamente sin producir ningia _ impacto. Aigo ften6 su impulso y “ct metecri- 1p to se poss” © dela legend ‘docte el diario “en las ruiras ‘Ciudad de Crongo, en Ta eisia del voles Rano Kao, en el extremo sur de Ia isla’ ‘Pasé une semana,antes de que volviera & saber del asunto gue, por Io demés, casi habia olvidado. Esa tarde su padre Hoge @ casa mds temprano aque de costumibre y Yan se entero de los exiratios srcesos de Rapa Nui, pero no sélo se enter de ‘so, sino de algo mucho mis fascinante.. 'Al dia siguiente... -;Si, mafiana! ~habia te- ‘nido que repetir varias veces su padre-, mafia- ina saldremos pare Pascua, -Y, muy breverente ppoos él y su mamé tenian que bacer maleias y larreglar un montén de cosas, Js inform que 18 Universidad le habia solicitado que viajara to antes posible ala isla para averiguar todo Yo re- fativo a metcorit, Esto también significaba que 4, Yan, se iba a acostar temprano para estar des- cconsado. Por la mafana ya estaba listo para el viaje. "lala hecho su maleta—su madre la habia apro= ‘ado, Habia tomado deseyuno y ahora esperaba ‘mpaciente. ine Balances todo sueedi6 muy rip: Taxi. Ma-"% letad, Acropeett. . Titular de un diario: Siguen Misterios en Rapa Nui”, Maletas. Carrera al bao, Y en otto periddico: “Pinico centre los pascuenses”. Caminata al avin, Des- eeu... y ya estaban volando, Desde el aire In sla parecia ain mis chica de lo que habia creido. Lo de Pascua, pens6, debe ser porque es como una isla de juguete, ‘Ahi estaba, increfblemente sola en la inmensi- ded del mar, totalmente lejads de toda otra tierra. Podia ver su geografia completa, untriéngulo con tun volcan en cada punta y una decena de cerros ellos tampoco, ~Peto si ustedes no los levantaron, enton- ces... titubed, sin querer ereer Jo que estaba oyendo. Nosotros no fuimos y no se sabe quién lo ‘ha hecho, {Para qué erees que te pedimes que ‘Se produjo un silencio rodeado de misteri. Todos permanecieron contemplando aquellas, figuras de imponente piedsa gris de mis de cinco ‘metros de altura, con sus sombreros rojos ¢or0- nando sus grandes cabezas y sus ojos que mira- ban sin ver. She Desde une de las casas cercanas tes niftos Hegaron coriendo. Se detuvicron a cierta dis- tancia, Yan se acere6 a ellos: ~iHola! los saludo. ~iHolat “Ie respond [a nita-. Vienes a ri- rel ain’? ‘vine con mi papy esos dos seiores. .Pa- rece qi por abt ba habido algunos problemas’? {ALGUNOS PROBLEMAS? ~exclamé el muchacho de pelo veteado~: jPregintanos 2 no soteosy te cantaremas lo que estésucediendo! ‘Yan se intorosé: “LY qué esta sucediendo? Primero fue el homo. “EL que? El homo, el meteorite Si, lei algo de es0 en Santiago ~recordé Yan ‘Luego los moais ~dijo el tercerniflo, el mis pequefito, en voz bien baja, como si temiers que las piedras pudieran ojrle-.jLos monis se estan Jevantando solos, ad y también en otros lugares! Gp sicHA fag : Yan pudo deci. (“Es verdad! Hace! semana, apate~ ‘6 un pukao, un som e808 rojos como = os que llevan los in parades Hex- plicé la nite A 108 i6 e100 ‘Te rua ad... comendé a decir el muchacko. {Que ~loinerrumpi Yan. “(Tera rai? Als, si al dia siguiente cont ‘06 oimos lake por la noche “iE panqueque? =INO! El pated: ex un ride de pidas go! peando piedras. Fuimos a mira, jin, inadie! {Peroe] moa... estaba parado! Dos dias despues pasblo mismo conel ott. Alescuchar el pateke, altro nas asomames, no vimos ni frpes nada: paras piedres. Cuando nos aburrimos y entramos alas cass, volviba sonar, ‘Yan costo la respiracion: aguello era fabu- Joso,jjPABULOSO: “Hicimos lo mismo varias veces: miciba- 1mos, peo todo era silencio; nos enribamos y los ruidos empezaban de nuevo. Por la mafia~ na ef moai estaba levantado, con su sombrero Y sus ojos. ~ilgual que el otto! Mis papés piensan que hay un kane, un fantasy quieren ise de aa Pero ml se do pene 6 exe Lge « ~loriqueé el nif ehico, con un par de lagrimo- nesenlosgjos. 4 Poceso, hoy amos invetigar-conclayé el mayor : ‘Puehas que me gustaria quesarme con ws- Aedes! ~insinud Yan Be, i ~aceparon los nis de inmodit. Entonces él se present =Me lao Yan ~Yo, Kara —dijo la nita. Yo. Taku -do eld poo jaspeado— yes verano chic, Ke En ese momentc, Yan oy6 que su pai lo Mamaba “Pasaremos la noche acd le avi. Vos buscar ropa, ls sacs de dormiry pregunta & tumans 5 quiere venir “Puno expearos aga? Si padre pens6 unos segundos. ‘Buco, pero cuidte. =|YUUSUUU! grits Yan fei, y mints a camioneta sealejaba ly sus nuevos amigos co- reron hacia ela, Seouramealéencontaré alg, pats, y dev- tei el sce dels mous qu elvan sobs. Pero por mucho que miraron, nada pudies son encontragg salyo unas exiraes marcas cuadradas impresas en fa tierra como si hue bieran dejado caer, a trechos reyulares, alge muy pesado. Las huellas se dirigen hacia e1 Rano Raraky. jo Kara siguiéndolas con la vista-, la monte fia donde se faarican los moais. Aqui hay otras ~grité Iro~ jy van al Rano Kao, abi donde eayé el meteorit, 'No podia ser casualidad. Se miraron, gy abo- qué harian? Mejor mostrémoselas 2 mi pap ~propuso Yan, Los Mos se LEVANTAN ~iBien! dijo su pedre al enterarse-, inves- tigaremos eses huellas, pero mafiana temprano porque ya es muy tarde. Shinht, no hagamos ruido. Si hay alguien 1 nos aiga, Salgamos despacito {UE -exclamé el sefor TKi-. ;Pohahd ke! Como el padre de Yan lo mirara sin compren: es, Lo repitis en espanol-: Noche oscura! Entonces sucedié algo increible: Dos de los ‘moais eomenzaron a levaniase del suelo, sin ca- bes, sin palancas, sin nadie que los erpjare.. volaran por el aie hasta el aha, descendieron. -y quedaron parados junto aos otros dos. ;¥ todo ‘eso ocurrié delante de sus propias narices! No podian creerl; el asombro los paraliz6, perma necieron asi un buen rato. Luego, uno de los investigadores loge furfilar: ~iFantistico, extcordinari, extraordinaro!.. -¥ ese comentario hizo que los demas corrieran Al alt para cerviorarse de que sus ojos n0 los ha ban engatado eyo ah estaba: jun tercer moailevantado! Lo artes, ra piedra, granito maci- a De pronto. ~iALLA! —rit6 la madre de Yan- jl hay algo saltando! ~y sedalaba hacia el mar. Efectivamente, a unos sesenta mottos de dis- tancia, algo salt recortando su silueta contra el horizon ‘Todos corrieron para intentar apresar “aque Ho", pero al llegar... ;OH!, habs s6lo piedres, Sin embargo, ura de ellas llamé la atenciin de Yan: parecia labrada, era azul y muy pareja. A Su lado, una huella euadrada le recordé las que hhebian encontrado el dia anterior. Su padre tambien la habta visto: ~Mailana investigaremos -Ie reiter6. Era bastante tarde y le noche estaba verda- doramente oscura; vigileron todavia durante un par de horas, pero nada nuevo ocurri, Entraron, cs, alas casas, Se hacia diffil eoeiliar el suc” ‘Papa, papal grit jven a ver. no esti, no esti! a" Su padre se acereé: QUE no exté? ~iLa pied, la piedra no esti! Tienes razén, Yan -edmitié-. ;Oigan! pregunté a los demas-, galguno de ustedes hha estado moviendo algo por aqui? ~Por la ex- waeza de las miradas comprendié que nadie lo habia hecho~: Pues alguien lo hizo, porque 4a piedra azulada que anoche estaba aqui, ya no esti, Pero Yan habta descubierto algo mas: Mira ~dijo mostrando el suelo-, ayer ha- bia una no mis, ahora esti lleno de esas marcas cuadradas, Tados se habfan acercado, el misterio se ha- cia cada vez mayor. El sefor Thi observé cuida- dosamente; 1 Habja silo piedras y mosis. ;Y si que habia moais! De todos los tamaros imaginables. Desde uno que media mas de vein: te metros ain a medio tallar, hasta otros de un ‘metro, diseminados entre esquirla y piedras ro- tas. Algunos estaban en pie: los mis, yacian re- ccostados; muchos, inerusiadas todavia en la dura roca con las cuencas de sts ojos elciele, come implorando ayuda. ‘No se desonimaron, Al atardecer armaroa las ccrpas al pie del voledn. . Estaban dispuestos a pernoctar alli para con- tinuar investigando al otro dia. Por lo menos eso era lo que pensaban Los ma- yores.. porque los nis, impulsados por Yan, hhabian decidido continuar su bisqueda durante lamoche, jclaro que sin deci nada! —jObviamente! esta palabra le encantaba 2 ‘Yan-,jobviamente ao aos dari permiso! ~angu- rmenté, y los otros ninos estuvieron de acuerdo. mirando La xsearaps Se acostaron al mismo tiempo que los demas, apenas oscureeid, pues no hubo tertulia, y, cuando seaseguraron de que los adultos estaban dormidos, se deslizaron sin hacer cl menor ruido fuera de su capa, Se vistcron,y slencicsamente se alejaron, dirigindose hacia la montaia delos monis. std bien oscuro, verdad? —asegurd, més que pregunt6, Ir. {No twestaris acobardando? oazw6 Kara, tampoco demasiado convencida. La montafia se veia siniestra recortada contra un cielo tene- broso, sin luna y leno de estrellas que titilaben ‘opresivas. En verdad, los cuatro estaban atemorizados ‘con aquel paisaje sobrenatural, caminando por cenire inméviles moais que los observaban ame= nazadres. Comenzaron a subir despacio, muy juntos utilizando Jos milenarios senderos.que serpen- tcaban trepando, pero entonces...mae ~:PK-Kess, PK—Krss, PK-Kros! |HORROR! {Era el mismo espeluman- te repiqueteo que habian escuchado la. noche anterior junto al au! Takui e Ira, aterrados, hhayeron de vuelta al campamento, Kara y Yan Permanccicron en ¢l lugar, quizés porque las piernas no quisieron obedecer Is orden de co- ‘rer, quizds porque la curiosidad fue més fuer- te que el susto, Exancursmo -Becontineot -sunn Yan on v0 e inane TA ea ei icc yan, sei ee oo se Faster tancoe Lome pabibienme ese eas “aie eka Pi ror con teen a ear 28 Kare, acostimbrada aver en la oscuidsd io" oat pba ee SO aul bbe Ahora también Yan Io vio: Un moai, de no mas de un metro de alto, de colo rojizoy eon un pie cuadrodo se erguia frente a Era imposible: Yan sabia que eta imposible; Kara lo sabia... jjPero lo estaban viendo!! Dejan: «do de saa, el moai se habia detenido y los mi- taba: ;mireba? Un repentino impulso los obligé asalicde ards de las rocas y enfrentarse a é) Las estrellas parecieron iluminar con mayor fuerza y Yan pudo ver al pequcio mai més cla- ramente; comprendié que, aunque no cabia duda de que cra de piedra, ijesiaba vivo. Yel moaicito les habl6: ~iOtoroka! ~dijo y una sonrisa asomé en si petteo resto. ‘Como permanecieron callados, repti: ~iOtorokat ~iQué dice? —pregunts Yan reaccionendo, pero aun inerSdulo, ~Esté saludindonos. Es un antiguo saludo pescuense, . Ya mis tranquilo el nite pudo’ c ~jHolat sate Y entonces... el mai dijo: “Hola. {Quien eres? -pregunté Kara, y el moai repitis Quign eres. Kara repiti¢ su pregunta en pascuense: ~eKoai koe? La sonrsa det pequefo moai se hizo mayor: Tanga Mata ma'ea -repuso muy calmada- mente, Dice que es un joven del “Pueblo de Piedra” ~tradujo Kara con dificultad-. Parece que hablan ‘un pascuense mu) antiguo porque apenas Io en- + Pero es igual tiendo ~se justifies; y aareg los moais de piedra. Param tambign sigue siendo un moai chico que se mueve -observ6 Yan ;Oye!, gedmo se lama? ~;Koa!to’v ingoa? -pregunté Kaa. —Hero-Hero. Se llama Rojo, Moana ~agregé el moai Dice Azul; ése debe ser su nombre ~explicd Kara ya sin asombrarse tanto, luego se dirigié a los moaicitos-: Kara Imiténdola, Yan les dijo su nombre: ~Yan. ‘Al poco rato se habian hecho amigos. Per dido el miedo, tanto de los tos como de los ‘moais, Hero-Hero procedié a relatar lo que ha- fan all: ~Vinimos a ver dénde vivieron nuestros an- tepasados. Kara tradueta. =Y también sus tumbas con las estatuas, que ustedes Ilaman moais, pues fue lo ini co que quedé cuando tuvieron que volver Hiva -dijo Moana-. Pensamos que se habian conservado bien, pero no era asi {Estaben ti- », ‘soon ~iPobres! -se conmovicron los nitos y acer- ‘eindose a los moaicitos los abrazaron para con- Solarlos y se quedaron con ellos hasta que se cale Por eso devidimos levantar las estatues en. algunos ahs de Akahanga y de Vaihu y poncrles 4s ojos, como debe ser, pare que mirea el Futu- 40, y el sombrero que eada una debe tencr para protegerse, ~iOyel, cy eémo hicieron para, levantarlas? ~pregunté Yan ~As{ ~respondié Moana, y mirando una gran Piedra hizo que se elevar que flotara un rato en ‘lire y que luego descendiera suavemente, jOh! —exclams entusiasmadisimo Yan-, sCémo me gustaria poder haceriot iG: Kara era mas prictica: é “7B so hacianen el au de Vainu? es Las cosas se acanay -Entonces ~continué Yan eontando su en- ‘cuenta con los moaicitos al resto del grupo, a quienes no babia trepidado en despertara las dos de la mailana, mientras Kara, Moana y Hero- Hero esperaban a cierta distancia- nos dijeron {que fabian aterrizado en Orongo con su astro- nave, que todos crefamos que era wn meteorito pero que no lo era, guiéndose por Is forma de la isla,y la ubicacién de sus tres voleanes, Querian visitar le tierra de sus antepasados...~y relat6 lo que los j6venes mosis Ie habian dicho. Sus oyentes lo miraban, no muy convencidos, sin saber si hacerle caso o simplemente volverse adorn ~aY donde estin eses criatures? —Ie pregunts [pj su madre. :No ser que sofaste todo? =Te prometo que 1a les haremos nada Todos asimiieron =iKara, pueden venir! grits Yan y, ante la atGnita mirada dé sus inerédulos eoterrincos, japareci6 Kara, iluminada por kes brillantes ¢3- trelias, caminando en medio de dos pequelios ‘mais, une rojo y otro azul, que avanzaban dan do cortos saltitos; sc detuvieron a algunos pasos el grupo y saludaron: ~iOtorokal . Pas6 un buen rato antes de que los humanos fucran capaces de emitralgin sonido, La madre dde Yan y la seftora Tki lograron, al fin, hacerlo y respondieron. Después, todos se pusieron a con- versar animadamente. Al elarear decidieron que seria mejor que los mosicitos partieran lo antes posible, pues el revuelo causade habia asustado 4 1os isletos y araido demasiados euriosos, ‘Los humanos prometieron levantar las esta- tuas con su sombrero y los ojos que cada una de- bia llevar; ademés, areglar y euidar los ahus; y, desde luego, no decir nada acerca de Hero-Hero -y Moana, los j6venes del “Pueblo de Piedra’ Estos, a su vez, prometieron volver, avisando & | Tierra con representantes de su planeta Hiva, Fn a ciudadela de Orongo la despedida fue triste, Todos Moraron un poco. (Te pave mo korua ka noho nei! fue lo wi timo que dijeron los moaicitos antes de penctrar on su rave, iQue la paz sea con vosotras! rept en vor casi inaudible Kara, micntras las Lagrimas sdaban por sus mejilla. Al partic, sobre la dura tetra de Orongo slo {quedaron algunos terrones hiimedos y un montén de pequetis piedrecllas redonds y crstalinas, PORQUE LOS HOMBRES ANDAN A PIE CCuzndo los primeros hombres comenzaron a Poblarl tera de este cuento,conviverd con ppamas y con guarasoe, con chungungos y po. dies, andaban, igual que ellos, en cur pata. Ti pensaris que Se Wear muy riciculs. Pero dsbes recordar que les nis requetos tambien amin gateando por todas patsy. aunque even basane divertidos a nadie ela a stencin, Igual cose pasabaenonces: Como todos ha. ‘cfan lo mismo, ¢ Tela de los dems. =¥o propongo un campeonato de ajedrer ropuso uno. No seas onto le dijo guion-. primero ten Adcfamos gue inventar ese juego porque todavia no existe, ,Cémo quiere que juguemos? Pensacon oto rato, Hagamos un Club de Lectura -sugirié un escritor-escultor que se dedicaba a estampar s0- bre piedres unos diujos que él deeia que eran ceuentos y poesias —Estunaentreteneién muy eansadors le coi test6 un letor-; el otro dia saqué un libropiedra 4e la biblioteca y luego estuve una semana con olor de espaldas. =No hallo las horas que Heguc la tlevisi, ~sugirié uno, pero no tuvo gran acogida porque nadie sabe lo que era ia television. s=Ya sé -se le ocutis por fin a alguien-; oga- nigemos in eampeonato deportivo, Toda is gente comenzé a prepararse para el cam- peorato deportvo, ‘Unos saltaban eon garocha, otros corrian ‘compitiendo con los fanlies y vieunas, Unos luchaban contra ls lobos marinos y otros nada ‘ban mas pido que las toninas. Y Hegé el ansiado dia en que se inciaia et fumoso tomeo, Se habla despejado para el efecto un tozo de terreno boscoso, y se babian preparado ali todas las pstasnecesarias. Los vendedores de bebidas y de manl confita- do invadian el esadi Los fituros partcipantes se paseaban (en cuatro pata) nerviosos y preocupados cerea de las canchas, Los jueces y los jurados se colocaron en sus ~ pests. El pibtico lené el ecto, totando flr alre- Turosamente aceptado, se halla ya en su puesto, Alor su nome agit una zarpa con mucho enue siasmo (esiaha de Yeas entusiasmado. Pero camo «staba a mil metros de distancia, nadie lo not), [Los comedores se ubicaron en la Linea de par- ‘ida. Son’ un ptszo, y nce se supo qua fue et ‘ganador, porque el sfior Puma, joer de legal, 00 uiso revelario. A medida que iban legando a la meta, ;226! Se los iba comiendo de un bocado, y ‘uno por uno se los comié a tados. (Despus, senci- Ilamente, se fue a su casa y se olvie del asuo} En vista del misterio que rodeé esta primera ppruebe los organizadores decidieron anunciar Ia segunda, Ahora... viene el lanzamiento de la jabalina A peser de que los lanzadores estaba listos, se prodiyjo un pequedo revuelo en Ia pista y se vieron unos trotecitos ripidos. Nadie podia en- contar a la Jabelina, | Sip, por sree on de nara a Mi sefiora mands a decir. contest el s2- for Jabali, afilando uno de sus calmilles contra tun arbol...-que no pods venir porque tiene que. arles de comer alos jabalitos, que por favor la isculpen, pero que los jabalits son dieciocho. -Y so rased de nuevo el colmillo, Pero sin Jabalina no podenos hacer el lan zamiento —insistieron los organizadores- {Se ‘magia usted alos lanzadores, anzando ala se- ‘hora Ballena? ero por mucho que insistieron no lograron aa. E stor Jbl erascaa su coll y pedia disculpas. La pica se suspendi6 porno tener os lan ‘adores nada que lanza. Siguieron entonces répidamente con ta si- sguiente prueba: la de salto largo. >< Desgraciadamente habian encargado al sor reparacién de Ia pists. il, adersis, medir los + que trataron de hacerlo se bhundicron y tuvicron que ser répidamente res- ceaiados por cl pablico. A pestr de so, también esaparecieron en la prueba doce jusces. ‘Asiy todo, dicen que la compctencia de salto largo tuvo bastante éxito. ‘Otras prucbas se fueron desarrollando con pe- (quefios incomvenientes, como la de Ianzamiento e la bala, que terminé (al tomar los lanzadores ‘muy al pie de la letra el nombre de dicha pructa) con un saldo de doscientos treinta beridos y ca- torce muertas, Otros hacen Hegat el miimero de beridos acerca de tescientos, pero no hay que ser exagerados, aunque se sabe que el campedn até de un balazo, solo, como a treintay tantos (en- tre paricaes y amigos solamente, por supuesto). «Yaa se legs por fin ala prueba de salto alto. “El entusiasmo por presenciarla Fe indescrpti ble, pues competan varios exeeletes sa is ‘de nuevo Jos paran os sores saltarnes que se einanen el ugar ingieado, El senor Quirquincho ser el juz de pray el setor Adin ol encangado de media rs dels salts (asi se do comicnzo a este toro que bas ‘rad cambiar fa historia de le human). Pati, velo come una che el primer sal turn salarn que als, ochdfmetro, Fl sor ‘Aden Tevats au eaboray mids. “Ocho metros le grit al jurado, Pati velor como un ag el segundo slain sy salaria que salt, cent veinsines metros. Se 43p0y6 el setor Adan en uno es palsy levan- tendo la cabera mi *Ciento veins metros le grit jurade El pablico deliraba de asombro y felicidad. Pars voz como un avin a chor el er cx salar y, sarin qe sal, tesKléetros, ‘medio. El senor Ao, muy modesto twvo que favorito del pico, y saltarn que salts. y sal tarin que salto. salt, ‘Un momento, por favor. Purece que algo no hha marchado bien. Vamos a averigusr. Buenas tardes, ser Adan, jperd6n!... {ME puede explicar qué es lo que ha suecdido? =No me diga nada, sefor, esto es muy desa- ‘gradable -contesté Adin, parado en dos patas, ‘spoyado en el palo y no quiso agregar nada tis, ‘Sin embargo, luego n0s contaron lo sucedido: « El cuarto saltari, slt6 alto, alto... alto. To- ‘dos los partcipantes y el pblico, y 1s jucces, todos los que estaben contemplando la prueba, uodaron en suspenso. Un silencio de expecta cidn se produio...y se prolongé... esperando ‘Dos meses después todavia no deseendia el ceuarto salar. Un tanto cansado de esperar y, ante la iar - °° sibilidad de medir‘el salto, y sobre todo hecho de ener gs esa ado en dos sn . yen medio de ls miradas burlonas de kis dems homies (y desde luego d= los puras, guaracos, huillines, pudies y ots animales), Adin, parado sobre sus dos paras sigué entonees mirandoal ce- Jo, esperande que descemdiea el evar sltarin. (El nico que no se rid de él fue el senor Pé jaro, que en un esfuerzo por ayudarlo aprendié a volar para ver si encontraba al famososaltarin). CCuontan que el pobre Adin tuvo que seguir andando por el resto de sus dias en dos patas (Qué posicién mis ridicutae ineémods}). ‘Al mort, pidid a sus hijos que, cumplien- do con su compromiso, averiguaran la altura de aquel salto, Estos, a su vez, se lo pidieron asus hijos... y ést0s a Jos suyos... y asi has- ta nuestros dias, en que los descendieates de Adin, nosotros, atin avergonzados, caminamos ch dos patas tratando de averiguar dénde ostara a famoso cuarto saltarn. @aracllo, incluso, sehaninveniado telescopios y JUANITO EL INVESTIGADOR (ste everto no debe ser feido por los pares) Habis una ver un nifito que se Hamabe Juan, Y han de saber ustedes que Juan no ert ut nif eomo cualquier otto. jNo, no! Juan, con sus ‘ocho atios de vida, no perdia el empo en juegos para chicos sino gue hacia experimentos: pues Juanita era un investigador Experimentaba eada una d las Leyes que es ‘diaka on el colegio o que descubria, porque también descubrié varias sobre las que no haba Tefdo en ninguna parte ‘Cuando tenia siete aos, por ejemplo, descu- ‘brid que el sonido, muy bonito por fo demas, que hacia un vaso al quebrarse, eambiaba si se de- jnba caer of vaso desde mis arriba o desde mis abajo. (Te aconsejo que no reptas ese experimento, Puedes crecte a lua). Cuando termind su investgaeidn, todos los vvasos de la casa estaban quebrados. “Muchos investigadores han tenido una vide Nena de sactficios, La vida de Juanito también ‘ra dura, pero la paliza qu le dieron en esa cea- sin, en ver de quitrl ls ganas de investigar lo {mpuls6 a seguir con sus descubrimientos. ‘Tampoco se olvidar Juanito de edmo deseu- brid la ley de Gravedad. (Es esa ley que hace que todos andemos pe- ‘gados al suelo, y que sit tenes en la mano un Fibro y lo suelias, se cae. Lo mismo pasa con wna picdra, con una hoja o con un nfo). AA Juanito le enseftaron en el colegio que a un eaballero gue se habia sentado debajo de un Arbol a descansar, Ie cay6 encima sa manana Entonces descubrié la Ley de Gravedad ber estoy arderen desoos de hacer el expo- rimento, fueron una misms cose. Lo primero que hizo Juanito al Negar @ su ase, fue tomar una manzana y subirse al nogal que habia en ol jardin, “Mientas amarraba la manzanaa una rame del “arbo!, par ver sila fruta eae 0 no, para com probar eso de la ley de Gravedad, Juanito perdi cl equlibrio y jeataplim! se eayé del drbol. Se aye Juanito, se cayé la manzana y se cayé tam- bin la rama, que se habia roto, “Asf descubrié que la ley de Gravedad funcio. aba no s6lo con las manzanas, sino tambign con las ramas y con los nfios que se suben ariba de los drbotes, (Pero si ti erves que eso desanims a Juanit, cestis muy equivoead). Se sinti6el segundo descubridor de la Grave- ded y se dispuso a seguir investigando este an- cho y deseonocide mundo. gC6wo irom wt vouMEN DE UN curREO? {Uno de sus mayores éxitos fue el experimen to gue hizo pura comprobar si era verdad que cl volumen de un cuerpo se puede modir por la ‘cantidad de agua que desplazaba. Es decir, que si se coloca una piedra en un balde leno de agua, 4a camiided de agua que rebalse seri igual a la ‘que ocupa la piedra, al volumen de la pidra, _ Juanito encontrs que el recipiente il para hacer el experimento era la baer. demas, nnada mis interesante que bacer un experiment «mel que habia que usar tanta aga: nada menos que una batira rebosante. Asi pues Juanita, fe- liz llend Ia batera con agua, Fue miiendo luego el volumen de cada uno de sus juguetes: El eamign colorado, 10s 080s de felpa, in pelotay el juego viejo paca arma easi- tas, dos libros de eentes, dos pares de zapatos, uno de su hermano y otro suyo, y las sills don= de se sentaban a eomier: ‘La mesa, como no eupo en la ballea, no la pudo medi. ‘Asia altura del experimento, el agua que re- balsaba solamente habia inundado el cuatro de ano. Pero Juanito era un niio que hacia sus cosas ‘conciencia: Entraron después en la balers un par de zapatos del pap y wes maceteros con plantas. Esto ensucié un poco el agua, pero nuestro in- vestigndor supuso que l irra, mejor dicho, el ‘arto no alteraris mucho los eieulos. El veladior tvo que hacerlo con In ayuda des Ihermanit, porque era muy pesado, Nueve patos, tun paquete de porotos y sete naranjas que habian en la cocina, dos eajas dasocupadas y dos lirn- paras chicas (las grandes no las puio mover), ‘olen del colegio y diveisicte Kipices Apesarde todo, ain queda un lugar desoeue ado y ya a Juanito no sc le ocurria qus otra cos medi Asi fue como recutié de nuevo a la ayuda su hernano, y aungue ste se opuso y comen- 25 a lorar,terminé también adeno de a baniece para er medio Junto nunca supo si fueron los gritos deses- peracos 0 el agua que Hlegaba ya al eomedor, 10 que aaj la steneién de su mam. Lo certo esque {uo que suspender el experimento, sin poder de terminar efecsivamente cudnias coses s necesiae tn para que ebalsra toda el agua dela baer. Y adlemis de oo dejarto termina, lo castigaron, Con just ran, Susnito pens6 que los inves: tigadores no eran comprendides.. De como se HACK UN GMO. Pero sin duc el experimento mas fscinante ‘que realiz6 Jwanito fue el siguient ‘que e! agua que habia en una tetera puesta en el fuego desaparcefa convertda en humo blanco. Sabia ademés, porque lo habia leido cuando «era chico, que un Seior Aladino tenia una limp ra magiea de a cual salia un genio, es doer, pri ‘mero aparecia un humo, y luego se converta en ‘genio, Todo esto cuando la limpara se froaba. ‘Acerca de ese genio, habia feido muchos cuer tos: que era capaz de hacer cosas marwvillosas, tales como hacerse invisible, 0 viajar enormes distancias muy ligero. ;Cwnto deseabs Juanito poder ser como el genio! Por eso, cuando en el colegio le ensenaron {que se podia producir calor por medio del fota- rmiento,Juanit se sins dichoso, iz el siguiente razonamiento: Primero: pera que aparezea un genio, ¢s ne- cesar frotar la Kimpara; es decir, es necesario calentarla Segundo: de una tetera caliente aparece humo y de una lampara caliente también aparcrece humo. El humo de Is tetera se hace invisible et hhumo de la lémpara se hace genio, y los genios sehacen invisibles. Por lo tanto si algo se calienta hasta que se comvierts en humo, como el aguade latter, ese ‘humo no ser otra cosa que.un genio invisible. ‘Solamente debia comprobar su teoria, Para cllo recurs a una ramita que encontré en el ate din, La acere6 ala llama de la cocina: la remia dessparecid convertida en humo negro y se di- solvié en el are, como cualquier genio vulgar lo hari, La demostracién estabe lograda, Ahora Jua- nto iba a realizar el experimento que lo baria famoso: Tienes fio, Juanito? “le pregunt6 su mama ‘cuando lo vio suid arriba de la estufa. Me estoy transformando en genio -eontest6 Iuanito-, $i te quedas un rato, mamé, vas a ver ‘como primero me kao humo y despues me hago visible igual que el genio de Aladin. Tenia bastante calor, pero lo soportabs, sa- biendo Io importante que era su deseubrimien- to, Sentia todo el euerpo mojado por Ja trans piracién. “Parece”, pensd, “que primero uno se ‘convierteen agua”. En ese momento aparcei6 cl primer humito ~iYes, mama ~le grits cuando ésta se aleja ‘bo. Ya me estoy coavirtiendo en humo. Su mama lo aleaneé a socar sin otra quem dura gue la de un podazo del pantalén. Y cosa curios esta ver, 2 pesar que como de cost bre Ie habia interrumpid el expetimento, en ver dle castigarlo, su ma lo lev6 al darmitoro, ¥ ‘mientras le eambiaba e! pantalon, le dijo: ‘Cuando seas grande, vas a sec un genio de verdad. Ya vers De como DESAPARECE Y REAPARECE UN GUANACO Hrabia una vez un pequeto guanace azul que recorra los angostos valles andinos buscando. pesto tiemo, evogiendo floreillas y eseribiendo ‘dulees poesas {Que os guanaeos no escriben poestas? Que ‘import, si tampoco hay guanacos azuls, Gustaba maestro apocible guanaco sentacse por las tates a contemplar la pucsta del so, to ‘eando en su queva suaves melodias, acompaia- do por los tines de picaflores y chorltos Un buen dia descubrié une peguena eli na cubierta de pasta tierno. Subié a la eumbre Y semtindose... Ruuuum!... se desl por ella ‘come ti lo haces por un tabogéa, {Climo gozé nuestro amigo con aqueljueg Unayotravezsubié costiendoy...;RAUUUE!.. se de resbalar por a ladera. Tanto le gust que, desde entonces, todos los dias pasaba horas ¥ hhoras subiendo y ;Ruuuuml.. deslizindose ee ro abajo. . ‘Y sucedié gue. Nora y su padte, un ingenicro amante, como ‘€as| todos los ingenicros, de la exactitud y pr isin ciemtficas, daban un pasco por los oe ros aprovechando la cilida matana de aquel domingo. Ambos ibaa contemplando las pegueiias flo-* res, los picachos nevados, los grandes tomaru- 208, cuando de pronto... TAhi estaba! Un guanaco azul con una flor en cl bocieo..;Ruuuuum!. ps6 junto ellos res- ‘balando sentado por la Ladera de la colin, Papi. {Us guanaco veal! ~grith Noes sin creer lo que estaba viendo, “Bueno, bueno -titubes cl padre en verdad no existe jos guanscos azules Pero, pop, si acabamos de ver uno ~inssti6 Janina, ~Creemos ver muchas cosas ~indied cl padre on voz grave (con esa voz eon que hablan los grandes evando quieren convencer alos chicos). nm ‘ero nucsttossentdas nos engafon a veoes. ED ‘olor azul posria deberse, por ejemplo, a 1a Iz del atardoeer. Es que es de manana -repuso Nora despacite En ese momento... ;Rusuum!.. paso desc “zindose junto a ellos el guanaco azul con su flor cencl hacico Si, tienes razon ~aecpt pace. ;Sabes? agrog6-, debomos mirarlo desde otro lado “Ambos corieron hacia el oto lado de ls ev: lina; luego corcieton hasta la eumbre y despucs ‘esta y ora otapezo ae EVITOS!... jA los 108 hevtos!. pisos pare el aliauero ame | al | Soxpromida, la daca det gallinero se Hes ef delanial com comida y paris a buscar los ue: ‘os: enand vio que no habia ningupe di: Ab, gains ont! Que mehacen trabojar ‘en bald Van a wer o qu les pasa sie hee {00 de 100 a Fa lla Las echo -y se fe sin dsjar fa comid. os gallina quedaron aterorizadas Pro el loro se puso muy contento pues habia conseauid si propisito En eleto, al medioda del di siguiente eto sito separ care de Ia puerta y volvd a grat {NUEVITOS!.. ovis Is fhos ms ‘ios, hevitos para el alimver20. A oe los artos Js galfnas se asustaron tan to, que de par susto cad na puso un huevo: busts ehigito en yerdod, pero hueve a in {a dus del gallineto se enojs Van a ver To que les pasts! me engaian cara ver! pero por si acas len delat con fom y 82 fue al glliero. = ‘Sin cmbargo, alllgartuvo hn ead nido habia un hues rio, gs cierto, pero eran huevos ej la comida ene] eomederg tinsel Tene hansbre e! Jorito -anunci el loro y se ccomiscasi oda la comida, Las gallinas apenas si leanzaron a tocar algunos graitos de mate, AA dia siguiente, por supuesto, tanto los hue ‘vos pestos ef a mana come los del medio- dia, eran del tamato de un huevo de palo pero eso no Ie imporsb mucho a loro, ‘Y pasaron varios dias. Ahora el loro comfa por la matana y al mediodia Qué Iugar tan “agradsble este galinerot ia ‘Pero suvedié lo inevitable: al loro le dio hars- bre al atardecer. Decidis, pues, que las gallinas pusieran no slo das huevos a da, sino tes. Se pars en el paloy comenz6 a ordenar =A ver, @ Vera Corito tiene hambre, asi es ‘que cada una de wats debe poner otro huevito (Era el ea Una vieja alli la palabra es Oye, orto dijo, explicanos mas; ti sabes «que som lenss pare entender, Pero si exif muy claro -explic6 el loro ‘Cuando of lrio legs a est galinero, ustdes apenas ponian un huevo al dia jAhora posen dos! Es0 se llama mayor proclatvidad {Per eres clego, lrito? ~se atrevi6 a pre ‘gumtar una castellana. ,No ves que aors los Inuevos parecen de paloma? {Dotales! -aclaré ol loro ;Detalles! ies resulta quota productividad 2008 si ve, ni tampoco a Ia ducha del gllinro. “Pero sicve para que traigan eomida dos ve- ‘es al gia dijo el loro ;Y ya basta de charl, el lorito tiene! ‘Ain 9 hemos terminado, lorito lo inte~ rmumpid a gallina. Traen comida dos veces dia, poro ti te comes eas tod tocar lis sobras ~a¥ que quieres He preg lorito el que tiene la mayor no fara por mi. bes? epson iPerw esto es el colo! protests et tora La iniciativa del lori, 'Y nosotra avisaremos dijo otra gallina, Pero la experiencia del lot, insist ain €! oe. ~Y seri uno al dia i otra, Peroes que el gallinero Y lo mis importante -termino de decir la tallina vieja, mientes entre todas exnpujaban al Torito fuera dt gallinero- es que la commis y et maiz Yo comeremos tambicn nosoiras Oh, qué mal agredecidas soa) ~exelams el loro mientras le cerraban la puerta en las narices | tam hermoso lugar que era este gainer! iA CoMBaTIR A LOS pRAGONES! Acide mi pp vis de ena, sam plea y dpa en cama un page uy pesado, Me com qc haba enema porcsalitd evans nar, “esabes-me dj un eco vc donde sevaaconsulruna saa Alera una coq Wi gue ot prelate el page. tc Por supe gue lvan fllvéalaof Ci par mpi yt To tugo de egule Ea ‘a en Le dom bao por acon de my po teal: Lo abr un exc! Un ee de ‘dan no os jug piston, No! Eun eg de ero on el jen sobrerrelieve deun castillo en medio de un pra ccm sn eft ade. ————————— a |Cémo me habia gustado tener una espada y corivertime en uno de los eaballeos de a mess dol rey no mo aeuerdo cudnt. {Lodi wuota, Por tris tena dos argollas para pasar el brazo y sujetalo. Pero baba algo més: aunque muy borradas, areca unas palabras: como si alguien las hu bier escrito con un clavo. "No me fue fell Leeras, pero al fin lo logré Dei ‘vss Ut VELLERE TRANSIE {Q:00 CLAM SCRIPTUM EST: [NFGARE FINS TEMELS, {TUNG LBERARE EF AMBULARE NS {TEMES ULTRA TENPUS ET ECHO, (qua glo pierum esr, abe AD WERE Ssonaba @ idioma aniguo. Le pregunté «mi ram, que es profesora. Me dijo queer atin y en- tre los dos buscamos ls palabras en un diccionario, ‘Parece que el que lo eseribié no lo hablaba muy bien -me dijo mi mama cuando las palabras cestuvierom ordenadas, Llevé el papel al dormito- ro y levantando cl escudo -a duras penas, pues ‘era muy pesado- loi en voz alta: Todo el que querer transitar por tiempo ha- ‘eed lo que ocult escrito ests negar limite vem- po, entonces lberar y deambular fuera de tem po, més alld del tiempo y lugar, porque To que dicho esti, en vera ser hecho. ~jNiego los limites del tiempo! grit Entonces desapareciéel dormitoro y la cama dood estab, y pareee que tod la casa porgue ‘me enconté sentado en un tonco y frente am habla un castillo con un gran eampo verde ade- lante yun bosque atris.. Igual que en el escudo ‘que.ain sujetaba ‘Tenia cl eseudo en un brazo, y con la otra ‘mano empufuba una espada. Mi uniforme de ~ colegio se vein fuera de lugat. Huciendo ua e3- fuerzologrélevantarme y me dri hacia el cas fil, A egret lr, me ron dos guardias de _Ouln ors cable, ya uta busca “Ho sabin quien era al ex qu lr je mi pombe EE ano aa rdin Delames Arredondo. AL oir mi nombre me dearon pasar, aman cidndome: 'SirDan de la Mesa Redonda! Ere indudable que no habia entendido bien, pero prefer calla, Fu conducido a presencia de ln seforelegantemente vestdo, con un ojo par ‘ehado y la maiz chueca ra el Gran Duque, Estaba comiendo carne sin tenedor y a dentelladalimpia. Noté que le faliaban dienes. Alterminar, tr los restos y unos perros atr> pellindome, s¢ abalanzaron sobre éstos. Mind con curiosidad mi ropa y, aunque no muy con ‘vencido,inguiris ={Vienes a compotr por el tron? Guardé silencio. No tenia idea de esa compe. tenia. El continus: “Aqul qu libere al princes se casa con madera roa, estaban Henas de animales, des perdicios, heces y un mill de moscas. Siesto cra feo de mirar, el olor era espuntoso. Pero sobre todo habia niios. Sues, hara- pientos, demaerados, con pocos dienes, muchas icatrices de enfermedades y heridas infectadas. Los adultos estahan ain en peores condiciones. ‘A.una mujer le pregunté por la princess, La princesa? ~indic® mirando asistada ha- «ia los bosques-. Esté en el castillo del malva~ do Conde A. Pero no debes eruzar las ieras de Barén B, pues lucha con cl Marques C, que es ‘liado del Conde A en la guorra contra el Duque cuando luebaban con el Rey E. Me encaminé hacia el bosque y aforunada- meni alcancé a internarme en él, pues unos fo- rajidos que asaltaban a un eaballero de billante “armadura, dejindolo en patios menof@s no me Al llegar a un riaehuelo casi chgg@, con un ‘guardia que, 2 ln entrada de! puenteells cerraba el paso. ~Si quieres eruzar deberis pages: conmigo dijo yarremeté lanza en la pare trasera de mi pant, ——<—<—<—<—<$$<$< ; no tenia intenefones de pelea hui hacia aroye y logré cruzarlo vee promo se abrié un enorme elo y = 0 an emaile de predranegra. Fin una ventana dela torte la princesa Horaba. | Tres un enorme dragan me aiaco rugiendo | ‘espantonamente¥echando fuego por su auees: Je oculté al notar que cienos de cuerpos de betlevosywillanos yacian carbonizados luego de haber iientado huchar contra el dragon. Muchos ‘Bnban atravesados por lanzas, como si bubic~ ran peleado entre ellos. = ven te acergucs ~me advirig.un joven Ue Nevaba wm lad ‘Revisé mis bolsillos para ver qué andaba tr senda, Habia una mingrabadora,.m pstola de pun, un par de cavos y dos maggsas, um peda zode pita ni pistolaalaboca. Se o¥6. fqve desconcen al mons Sa ‘de aguo apagaba su fuego. Hecho esto, le arojé Ia caja de chicks. Io tent abrir la boca, pero no puco, pucs aquellos tele habian pegido a Tos dientes. Entonces salté obec él, y enn la pita amarré fucrtemente su hocivo. Victorioso, subi a la tore y la prinessa me abrazs “0h, me has liberado! ;Tuyo es el reino! Noté gue tenis I cara com ccatrices de viruc- Jay que unoje fe iba un poco. Claro que muy pronto, por es0, de todos modos le prezunté Dies que el rino solamente? El Gran Duc ‘que prometié que me casaria cont “Es que estamos enamorados- dijo tas de mi cl trovador-. Th puedes ser rey, pero permitenos ser felies. “Para serles franco ~acepté-. pueden ser fi ‘cosy adems reyes. Yo prefiero volver ..-pero af 2 tempOMBino, me hubieran quemado por bj. Sin et 1 prar el eseudo... {Ohl comprobs cripeiba no estaba El joven me indie6: prinoosa al casio habia un anciano. Al pre respondi que S610 hhablaba con magos. Entonees apeiéa su oxgullo y lo desatié “Soy un maigo muy paderoso, En un abr y cera de ojos puedo viajar alfuturoy volver Eleert6 los ojos y yo, metendo la mano en mi boksillo, saqué las monedas. Cuando los abr, se as mosiré. Su asombro al verlas fue grande, pero me dio: =Yo puedo heer lo misino si eseribes unas palabras migicas cn...entu escudo Con tn clave fai excribicndo en cl escudo fas palabras er latin que él pronunciab: (ows QU VELLERE TRANSIRE ER TEMAS Aci (Quoe cLaM ScRIPTUNE ST [NEGAREFINIS THA, TONG LIMERARE PT. “=iCon razén no habia encontrado Is insctip= cidn! A medida gue escrbia, el escudo se ponia mis y mis caliente, Tuve que soltat. * Al terminar de escribir, todo desapereci6 y~_ Fe enconté de nuevo, sano y salvo, en mi dor Bee - Casi de inmediato ented mi pap. Me tea ut cesealo de Fiero con un dibujo de un eastila, un prado y un bosque. En su reverso tenia unas pa Jabras rayadas: OMNIS QUI VELLERE TRAN: SIRE PER. Las conocta, Deeidi que seria mejor mo leer= las en vor alta, i"