Está en la página 1de 10
TEMAS DE ESTETICA Y DE HISTORIA DE LA MUSICA Con textos de numerosisimos autores de diferentes épocas Joaquin Zamacois 4g IDEA BOOKS, S.A. INDICE DE MATERIAS indice de autores de los cuales sé citan textos u opiniones. 1x Aadvertencias previas . 1. Fundamento do ia esiética, considerads como toria do Ia. belleza, ‘su concepelén, proyecolén y per- eopclon Par Gonsideraciones ‘sobre la Estética (Ap. 1 al 5): Objetividad y subjetividad en la concepclin de 1a Bellera y én su apreciacon (Ap. 6 al 12) <5... Diferentes tipos de belleza artistien (Ap. 13 al 23). La percepcion estética a través de los sentidos, del ‘espirita y de la inteligencia (Ap. 24° al 28) . Conéepeién musical de ia Estética desde el Sngulo del compositor, del intérprete y del oyente (Ap. 20 Tas principales tases evotutivas, de Toa %, Sslomiizasones musts. En lo referente al Ritmo En fo referents ale Melody p En lo referente a la Politonta ( En lo referente a Ia Armonia (Ap. 88 al 93). En To eferente a 1a ‘Tonalidad ya la Mo (Ap. 99 a1 109) En lo referente 1a Politonalidad y a la Atonalidad (Ap. 110 al 111) . 61 TIL, Conceptos estéticos que ‘han dado iugar @ ia’ creaslon do géneros y formas musicales, y determinacién de los mas importantes de éstos y éstas.......... 63 La Estétiea, Jos géneros y las formas musicales (Ap. 142 al 118) . 63 Los géneros y las formas “én ia’ middiea“‘ondalca (Ap, 119). 66 (Géneros yas formas’ en Ya’ miisica "voeal ‘poll “onica (AD. 120 al 125) o7 Los géne Jas formas en’ ia imdsiea vocal-instru- ‘nehtal polfulea (Ap. 100 al 129)cre onsen 70 wv. Los géneros y las formas en la misica instrumental ‘para ssolor absolute (Ap. 130 al 148)... <0... Lek géneros y las formas en la musica ‘instrumental ‘pata solistas conjuntados (Ap. 149 al 151) renesttos sy “ne Tormas ‘em la miisien orqucstal (ap, 182 al 361) «= ° . El teatro linleo 0.1.2 aocpeeentocerrner Disquisiciones sobre a Opera (Ap. 162 al 166) .... La Opera y el drama lirico de origen italiano : Ta “Wamératas Horentina, Monteverdi y Alessandro ‘Scarlatti (Ap. 167 al 160) . : Rossini (Ap. 170. al 173) Donizetti y Bellini (Ap. 174) Verdi (Ap 175 al 177) « Et everismor (Ap. 178) | Puccini (Ap. 178). EV antiverismo.y_ et pos La opera y el drama lrtoo Cally y. Hameat (Ap. 182 al 184). . Gluck (Ap. 185 -y_ 188) Meyerbeer (Ap. 187 al Berlioz (Ap. 193 al 196) : ee Et perioslopos-Berlioz. hasia Debussy (Ap. 197 al 201) El periods posterior a Debussy (Ap- 202 al 204)... La Spore y el drama lirleo de origen gormano . Be Mozart a. Beethoven (Ap. 205%! 207). Wieser (hp. 208 y 208.) Wagner (Ap. 210 al 217) Richard Strauss (Ap. 218 y'Bid). Borg (Ap. 220 al 223). veveecc EI pesiodo posterior (Ap. 224 ai 236) <1... a Spore 6 arama tbo de otros ongsnes (AD. al 234) voce : La Oporsts, i Zarzu ‘ap. 238 al Coneepelones vestétieas que tnformaron ¢ informan fpocas y doctrinas artiatioas del pasado y del presenta. re dendonimacion ¥ la delimitacion de las épocas y de iia temoensione’.estétieas (Ap. 238 al 240). La Zpoca musieamente ritmico-monddica (Ap. 24% al oo a aa époea én Ap. 248 al 250). eae a thoca del Renacimiento (Ap. 251 al’ 953)"1 5 TE fpoce det Barroco y del Nococd (ay. 254 Bia La epoca del Clasieismo instrumental (Ap. 259 al 268) Ef Romanticismo (Ap. 269. al 279) 0. soevev ses os Posromanticismo, Nevclasicismo y Neorromanticismo (Ap. 280 y 281) - ° jomind 1a Polifonia vocal 154 VE. vu. El Nacionalismo musical (Ap. 282 al 293) . 162 EL Impresionisma, el Preimpresionismo y’ el’ Anil impresionismo (Ap. 204 al 208). 168 E] ‘serlalismo dodecaténico (I 299 al 306) 35 172 1 seilsmo oodcatnieo (Ap. B07 ¥ 368).0000" 18 La Musica cabiertas (Ap. 309) .. TS Muster valeatorian thos 0°y Sti): Ea Misten seoneretar (Ap" 313) Ta Masten velecieonieas (Ap. 919 y 314). jie § fos eomputadoies (Ap. 35 veeee 184 1 actual lspetsion exdiea' (Ap. Sit) 186 sCodar a ‘las precedentes estéticas vanguardistas (Ap. 318 al 821) vos cee 186 Las estéticas politizadas del siglo xx (Ap. 189 ympesitores que, en. los tres. primeros cuartos del signo independiente . . : Fl indivicualismo estético ¥ sus stay en In actual centuria (Ap. 325)... 000.000 Falla (Ap. 326 al 328)... eens Bartok (Ap. 329 y. 930 Strawinsky (Ap. B56)" 21.. Prokofiev (Ap. 387. al 340), Hindemith Cap. 342-91 94%) , Messiaen (Ap. 345 al 391) ‘Apéndice Jerargulzacién de Yas Bellas Aries (Xp. 382 ai 364), {Duce la Musica expresar algo extramuisical? (Ap. 385 y 356) Bel manidaje, Possin isi a eu de dstas th referencia? (Ap. 957 al 300) . @Hasta donde ‘aleanza 1a. importanela ‘una obra litico-dramatica? {AD- B61) «2+... FI maridaje de la Musica con Ia Poesta. {perjud fo favorece cade una de ellas? (Ap. 362 al bd). ag obras iteosdramatiens jachion set siempre canta- as en el idioma original? (Ap. 365)... ‘Tonalidad y Atonalidad (Ap. 306 al 87: La Misiea jes Arte o Ciencia? (Ap. 374) 226 aQué,son, en realidad, la Bellea y el Arte? (Ap. 375 'y 376)". 227 1. Fundamento de la Estética, considerada como teoria de la Belleza, y de su concepcién, proyeccion y percepcién Consideraciones sobre la Estética 1, El filosofo aleman A. BaumGarren (1714-1762) se sirvié del vocablo estética —en su obra, en latin, cAestheticas — para expresar y representar la teorfa del conocimiento sensible, BAuNGaRTEN enriquecié con dicha palabra la terminologia filoséfica, pero lo que dla pasé a significar existia desde tiempos remotos. El neologismo hallé amplia acogida y hoy se uti- liza tanto para denominar la rama de la Filosofia que trata de cuanto se relaciona con la Belleza (1), como para indicar, en el campo de las bellas artes, una concepeién especial, una manera de hacer, una escuela © tendencia determinada. Debe distinguirse, por tanto, entre Ia Estética y una estética. Y tener en cuenta, ademés, que se especula con ideologias estéticas que glosan el feismo, la vulgaridad y cosas parecidas, en lugar de la Belleza, pero no considerando lo feo y lo vulgar como ingredientes contrastantes que den relieve a lo bello y distinguido, sino como elementos unicos, integrales, de una obra de arte. La Estética musical es un desgaje de la Estética general, desgaje que algunos desaprueban, pues consi- (1) Eslética: «Ciencia que trata de la belleza y de la teorla fundamental y floséfiea del artes (Diccionario de la R.A.E.). sEntiendo por Eslética la elencia gue trata de la sensibilidads Gann“ Bataees)- 2 Joaguty zAMACOIS, deran, como ScHUMANN (Escritoss), que Wa estética de un arte es igual a la de otro arte, y silo la materia difieres, mientras otros lo aprueban porque opinan, con HaNstick (1), que das leyes de lo bello, en todo arte, son inseparables de las caractertsticas particulares de sa material y de su técnicav. 2 Segiin H, Riemann (2), «La Estética, en el sentido estristo de la palabra, es decir, la teorta de la belleza artistica, se limita al examen exclusivo de la obra de arte y de la impresién de arte; muestra las condiciones de su existencia y su formacién legitima en st misma; analiza, en fin, en sus.correlaciones, los elementos de su accién ‘sobre el espectador o sobre el oyente. Hay que excluir ‘del dominio de ta Estética toda la parte pura- menie técnica de la elaboracién de una obra, todo lo que recuerda la lucha del. creador con los procedimientos utilizados para la materializacién de su idea. La estética no ¢s, por tanto, una ensefanza del Arte, sino una fi- losoffa del Arte: no se propone favorecer la habilidad lécnica, sino la comprensién de la obra artistica. _ 3. Las opiniones de los tratadistas de Estética, respecto a ésta, son muy diversas. Véanse unas mues- tras: «En nada de cuanto concierne al dominio de la Filosofia es tan grande la diferencia de criterios como en Estética. Tampoco en ninguna parte se encuentra fanta hueca palabreria, tantos tecnicismos sin sentido, tanta erudicién pedantesca a la vez que superficial (Scuasten). «No hay ciencia que como la Eslética se (1) Cuantos textos de Hansiick (1825-1904) figuran en este bro han sido entresacados de su sWom Musikalisch Schonen». (@). Tanto estos pirrafos de Riemann (1849-1919) como los insertos en los apartados 42 y 120 pertenecen a su «Die Elemente der Musikalisehen Aestheliko. Y a su siistoria de la Msies: jos cemés. Il. Conceptos estéticos que dieron .origen al nacimiento y a las principales fases evolutivas de los elementos y sistematizaciones musicales En lo referente al Ritmo 54. Para el politeismo pagano de los pueblos pri- mitivos, el Ritmo, como toda la Musica, era de origen divino. Sirviendo a la Misica se servia a los dioses, ¥ como que éstos eran muchos y diversos, ya que cada pueblo o secta tenia los suyos, y a cada uno se le hon- taba con danzas especiales, cualquier tipo de ellas —con su ritmo — encerraba en si una ofrenda mis- tica. Los movimientos del cuerpo, regidos por el ritmo de la danza, y ésta por el ritmo sonoro sujeto a formulas concretas, proporcionaba una belleza de conjunto que forzosamente debia resultar grata a aquellas divinidades a las cuales las danzas eran ofrendadas. 56. Cuando tales pueblos conocieron la Melodia (Monodia) — de la cual el Ritmo es parte integrante — fue la palabra, siempre que se junto a aquélla, la que impnso su. ritmo, con lo cual éste perdié categoria. Pero no en todos los tipos de monodias vocales, como era el caso de las canciones de los caravaneros arabes (ajustadas a los ritmos resultantes del trotar de los camellos y del galopar de los caballos), de las canciones de trabajo (en las cuales era el Ritmo el factor positivo para que aquél rindiese lo deseado) y de las canciones- danzas populares. IV. EI teatro lirico Disquisiciones sobre la Opera 162. El teatro lirico presenta una escala de muy distintos valores estéticos, escala que comprende desde el género en el cual palabra y misica se juntan en la aspiraciou de wlvauzar las mas altas cumbres, hasta aquel en que es la frivolidad absolutamente intras- cendente la nota dominante y el mas bajo hedonismo su ténica. 163. Los distintos tipos de Opera (1) que registra 1a historia de ésta pueden integrarse en alguno o algunos de los siguientes prototipos: «pera-recitativor, eépera- canto» y «opera sinfonicas (2). Se entiende por dpera- recitativo aquella en que los personajes se expresan, exclusiva o preferentisimamente, ednforme a una de- clamacién Urica que pretende en unos casos guatdar semejanza con el propio lenguaje hablado, y en otros superarlo en expresividad, al potenciar la misica a la palabra (3); por dpera-canto, aquella en que el compo- sitor juega sus bazas fuertes mediante un despliegue de “(1)_Interpretamos aqui el vocablo Opera en su acepeiin gonenea vulgarizada.. Pero. recardamos que, particularizando, Sucle reservarse tal calificativo para Tas obras “en las cuales 1k ietra esta sapeditada a la misice, ¥ aplicar el de Drama tirieo flag en el easo contrario. ease al Tespecto e) apartado 887. (2)" No se consideren estas tres denominaciones como tér- rinioe téenieos, pues son, simplemente, etiquetas que empleamos Auge, entre lay corrientes, pata una cita ¢ idemiteaeion répidas (3) "Nos hemos ocapado de Tos distintos tipos de reelatiog en GT apartado 82. VI. Compositores que, en los tres primeros cuartos del siglo XX, han personalizado 0 personalizan estéticas de signo independiente y caracteristicas de éstas El individualismo estétieo y sus protagonistas en la actual centuria incipales 326. Nuestro siglo ha sido y sigue siendo prédigo en tendencias estéticas, siempre acompafiadas de apa- sionadas polémicas, como ha podido comprobarse por explicaciones precedentes. Y mientras unos compo- sitores se alistaron 0 se alistan més 0 menos entusiis- tica o condicionadamente entre las huestes de las doctrinas que lograroii actualidad, otros procuran se- guir su propia ruta, sin pretender ser caudillos ni preo- cuparse en averiguar si les sigue o no alguien, y ha- ciendo por librarse de cualquier contaminacién que les hubiese alcanzado en su convivencia con los «ismos» que proliferaron o proliferan en torno a ellos. A los compositores principales de este rango y a sus estéticas respectivas va dedicado este capitulo. En él incluimos a Fatta, Barro y Srrawmsky porque, si bien conquistaron gran parte de su fama “no toda, desde Iuego — en el seno del Nacionalismo musical, el sello personalisimo que consiguieron in- fundir a su lenguaje particular, su evolucién, la ejem- plaridad de la mayoria de sus obras y la influencia que ejercieron en su tiempo y después de él entre los Apéndice (1) Jerarquizacién de las Bellas Artes 362. Bastantes pensadores se han ocupado en esta~ blecer tal jerarquizacion; los que lo han hecho teniendo en cuenta las posibilidades de la Misica para imitar @ la Naturaleza 0 sometiéndolas al juicio de la razén a han colocado en niveles muy bajos, considerada una escala de valores estéticos. Véanse unas apreciaciones que le asignan el escalén inferior: «La Musica, que habla a la vez a ta imaginacién y a los sentidos, se halla en el tiltimo peldano de 1a imitacién [de la Naturaleza), no porque su imitacién sea mds imperfecta en cuanto a lo que se propone representar, sino porque, hasta el presente, se ha limitado, parece, a un reducido nimero de imdgenesy (D'Avempenr: «Enciclopedia francesas). 4Si bien este arte [la Musica] nos habla sélo por sensacio- res, inconceptualmente, sin ofrecer nada a la reflezién, conmueve el esptritu de modo mds vario ¢ intimo, aunque de forma pasajera, por lo cual se trata de placer mds que de cultura, De abt que la Musica, juzgada por la Tazén, tenga menos valor que las otras bellas artess (Kant: «Critica de la Razéni), (1) A 1a cara y crus que de muchos temas polémicos hemos expueato en fenton aitgiores anadimos aq ia de otrat, menos factuales, pero no por ello desprovistos de atraclivo para quienes fg interesin por ias euestiones rlactonadas con la Faltica de fa