P. 1
doctrina social de la iglesia - Medio Ambiente

doctrina social de la iglesia - Medio Ambiente

|Views: 10.063|Likes:
Publicado porjorgerduarte
Resumen del capítulo VIII del compedio de la DSI.
Resumen del capítulo VIII del compedio de la DSI.

More info:

Published by: jorgerduarte on May 09, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/18/2013

pdf

text

original

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”

Universidad Católica de Santiago del Estero Departamento Académico Rafaela (UCSE – DAR)

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” - Informa sobre la unidad Índice
Tema
Introducción Desarrollo del informe:

Páginas
4 5

Página 1

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”
1) ¿Qué es la cuestión ecológica? 2) ¿Qué es la ecología? 3) Ejemplos de investigación ecológica 4) ¿Qué incluye el medio ambiente? 5) ¿Existe algún vínculo entre el consumismo y la cuestión ecológica? 6) ¿En “Sollicitudo Rei Sociales”, Juan Pablo II (1987), se refirió a “las señales positivas” de la preocupación ecológica” 7) En 1989, Juan Pablo II plantea “la cuestión ecológica”, entre otros, con qué aspecto lo relaciona en “Christifideles laici” N° 43. 8) En la Jornada Mundial de la Paz de 01-01-1990, Juan Pablo II se referió a una “Conciencia Ecológica”. 9) Organismos medioambientalistas 10) ¿Cuáles son algunas manifestaciones de la “cuestión ecológica”? 11) Ejemplos de las facetas o manifestaciones de la “cuestión ecológica 12) Algunas consideraciones de la Doctrina Social Católica sobre la cuestión ecológica (“Sollicitudo Rei Sociales” (1987) N° 34. 13) ¿Qué dice Juan Pablo II en “Sollicitudo Rei Sociales” sobre los recursos naturales? 14) ¿Qué incidencia tiene el tipo de desarrollo en la calidad de vida? 15) ¿Existe alguna relación entre la crisis ecológica y las aplicaciones científicas y tecnológicas? (Mensaje de Juan Pablo II del 01-01-90 N° 6) 16) ¿Qué opina Juan Pablo II en el Mensaje del 01-01-90 N° 6 sobre biotecnología? 17) ¿Cuáles son las causas de la crisis ecológica? (Encíclica Centesimus Annus, 1991) 18) ¿Qué opina Juan Pablo II en la Exhortación apostólica postsimodal “Ecclesia in América” (1999) N° 25 sobre los daños ecológicos? 19) Contaminación ambiental y subdesarrollo. Discurso de Juan Pablo II, en San Pablo, Brasil, 0307-80. 20) Significados del ambiente natural del hombre. Encíclica "Redenptor hominis" N° 15. 21) Necesidad de equilibrar el progreso económico, tecnológico y el ecosistema. (Doc. Juan Pablo II “Ecclesia in Asia”, N° 41) 22) Carácter moral de la crisis ecológica. Mensaje de Juan Pablo II 01.01.90, N° 7. 23) Civilización moderna y desequilibrios ecológicos. Juan Pablo II, Discurso a la academia Pontificia de Ciencias Sociales (12-03-99). 24) Ecología Humana. Destrucción del ambiente natural y humano. Posición de la DSI en defensa de la ecología humana. Juan Pablo II (1991). "Enc. Centesimus annus" N° 38. 25) El paso de la cultura rural a la cultura Urbana. Doc. de Santo Domingo, Conclusiones. N° 255. Exhortación Apostólica de Juan Pablo II, "Ecclesia in América" N° 21. Uso racional de los recursos naturales Juan Pablo II, Mensaje a la Jornada Mundial de la Paz, 01-01-99 26) El crecimiento demográfico. Programas Anticonceptivos, de esterilización y aborto provocado 27) Malthusianismo y Neomalthusianismo 28) Algunas soluciones propuestas por el Concilio Vaticano II para el crecimiento demográfico 29) ¿Cuáles son, a criterio de Juan Pablo II, los dos grandes obstáculos que es necesario vencer para lograr un equilibrio ecológico? 30 y 32) ¿Qué soluciones propicia la Doctrina Social de la Iglesia ante la crisis ecológica? ¿Qué dice sobre la tutela del medio ambiente y la vida en las grandes urbes? 31) Esfuerzo concentrado para la preservación ecológica. La cuestión moral según Juan Pablo II. 33) Preservación de la ecología, una responsabilidad de todos. 34 y 35) Superpoblación y ecología, un debate abierto. Los países más poblados son al mismo tiempo los más pobres. 36) Los recursos del planeta son limitados y se están agotando. 37) Al aumentar la población, aumentan el consumo y la contaminación 38) El error de los que dicen que, las sociedades alcanzan el desarrollo y el bienestar sólo si reducen el número de nacimientos. 39) Que dice ‘Christifideles Laici’ Nº 43 sobre el encargo de ‘dominar y cultivar el mundo’ 40) Sobre la cuestión ecológica. ¿Qué dice la Conferencia Episcopal de Brasil en el doc. “Exigencias éticas del orden democrático”, N° 45. 41) Juan Pablo II, Mensaje del 01-01-90 sobre el “efecto invernadero”. 42) Doc. “Familia y demografía”, N° 18 de la Conferencia Episcopal Mexicana sobre urbanización y ecología. 5 5 5 5 5, 6 6 6 6 6, 7 7 7 7 7 8 8 8 8 9 9 9 10 10 10 10, 11 11

11 11 11 12 12 12 12 13 13 13 13 13 13, 14 14 14

Página 2

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”
Conclusión final Glosario Bibliografía 24 25 26

Página 3

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”

Introducción:
El presente informe es un resumen de la Unidad Nro. 8 de la materia Doctrina Social de la Iglesia sobre el Ambiente Natural. En base a una serie de preguntas y con el sustento de un conjunto de documentos pertenecientes al magisterio de la Iglesia Católica, se intenta brindar un conocimiento sobre las cuestiones más importantes que abarca esta unidad, y que se enmarcan en las siguientes temáticas: la bondad del orden creado, problemas ambientales, administración del ambiente y aplicación de la tecnología en el desarrollo. Al final del informe se encuentra una conclusión grupal sobre los temas tratados en esta unidad sobre el Ambiente Natural.

Página 4

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”

Desarrollo del informe
1) ¿Qué es la cuestión ecológica?
Es la preocupación del hombre hacia el futuro del medio ambiente frente al gran deterioro del mismo por el uso indiscriminado de los recursos y el desprecio a la vida de la flora y fauna que forman la ecología. Esta cuestión abarca todo lo relacionado con cuidado de la naturaleza, y la toma de conciencia del hombre frente a su falta de respeto.

2) ¿Qué es la ecología?
La ecología se define como el estudio de las relaciones entre el medio ambiente y los organismos, es decir las diferentes especies de plantas y animales (incluyendo al hombre) que viven en él.1

3) Ejemplos de investigación ecológica
La ecología se encarga de investigar cuestiones como: - la vida animal (en tierra y en agua): Programa “Pampa” y “Puna” de la organización PROFAUNA para el control de fauna autóctona de las regiones de la Pampa y la Puna de nuestro país. - los vegetales en relación con el ambiente: Programa “Protección Vegetal” de INTA para estudiar las principales enfermedades y plagas que afectan los cultivos de mayor impacto económico nacional y regional. - los fenómenos relacionados con la radiación solar; - la composición del suelo: Investigaciones por el Instituto de Suelos de INTA en relación a las aptitudes físicas de los mismos. - la evaporación y las lluvias; - las luchas, la reproducción y la adaptación de los animales al medio ambiente.

4) ¿Qué incluye el medio ambiente?
El medio ambiente incluye las condiciones externas y los elementos naturales que influyen sobre los organismos. Está compuesto por: - elementos sin vida propia: sales, metales, aire, agua; - elementos vivos: plantas y animales; - las relaciones de los elementos naturales con el hombre; - las relaciones de los hombres entre sí. 2

5) ¿Existe algún vínculo entre el consumismo y la cuestión ecológica?
Existe una relación entre estos dos conceptos. Se puede decir que el desprecio y el deterioro frente al ambiente natural seguirán existiendo mientras la tierra y todo su potencial se consideren como meros objetos de consumo y uso para satisfacer las necesidades materiales de la humanidad. Día a día se va extendiendo un consumismo irracional, una cultura del derroche. Se debe educar para un uso adecuado de los bienes, que tenga siempre en cuenta los límites de los mismos y su preservación para las generaciones futuras. 3
1 2

“Manual de la Doctrina Social de la Iglesia”, Capítulo XV, La Ecología. “Manual de la Doctrina Social de la Iglesia”, Capítulo XV, La Ecología. 3 Juan Pablo II, Exhortación Apostólica Post-Sinodal “Ecclesia in Asia”, N° 41.

Página 5

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” Mientras se piense sólo en el consumo material, y de lograr los mayores ingresos por la producción, siempre los recursos que nos brinda el medio ambiente serán utilizados de una manera sin límites, con la idea de lograr mayores beneficios económicos en el presente, olvidándose de los riesgos de la insuficiencia en el futuro. El hombre impulsado por el deseo de tener y gozar, más que de ser y de crecer, consume de manera obsesiva y desordenada los recursos de la tierra y su misma vida.4

6) ¿En “Sollicitudo Rei Sociales”, Juan Pablo II (1987), se refirió a “las señales positivas” de la preocupación ecológica”
En este documento, Juan Pablo II señala lo que considera las señales positivas con respecto a la ecología. Entre ellas se encuentran: - la mayor conciencia de la limitación de los recursos disponibles; - la necesidad de respetar la integridad y los ritmos de la naturaleza, teniéndolos en cuenta en la programación de desarrollo. En conclusión, lo que Juan Pablo II evidencia como señal positiva es la toma de conciencia de la humanidad sobre el deterioro ambiental, sobre el daño que se está realizando sin considerar que los recursos no son ilimitados.

7) En 1989, Juan Pablo II plantea “la cuestión ecológica”, entre otros, con qué aspecto lo relaciona en “Christifideles laici” N° 43.
El hombre recibió de Dios el encargo de “dominar” las cosas creadas y de “cultivar el jardín “del mundo. Esta tarea debe ser llevada a cabo respetando la imagen divina recibida con inteligencia y amor. El hombre debe sentirse responsable de los dones que Dios le ha concedido. De todas maneras no se puede hablar de libertad de usar y abusar del medio ambiente que se le ha confiado al hombre, sino que debe haber siempre una cuestión moral por encima de todo. La llamada cuestión ecológica se relaciona con la concepción que tenga el hombre sobre desarrollo y por consiguiente con una industrialización desordenada. Siempre debe ser considerara la dimensión moral, la cual debe distinguir y guiar al desarrollo.5

8) En la Jornada Mundial de la Paz de 01-01-1990, Juan Pablo II se referió a una “Conciencia Ecológica”.
La humanidad se da cuenta de que no se puede seguir usando los bienes de la tierra como en el pasado. La opinión pública y los políticos están preocupados por ello. Esto forma una “conciencia ecológica”, que debe ser favorecida de manera que se desarrolle y madure encontrando una adecuada expresión en programas e iniciativas concretas. Se han creado organismos y dictado normas de protección del medio ambiente en muchos gobiernos. Además han surgido una gran cantidad de organizaciones privadas cuyo principal lema es la defensa de mundo ecológico contra la agresión del hombre.6

9) Ejemplo de Organismos Medioambientalistas:
- Greenpeace: organización ecologista internacional, económica y políticamente independiente cuyo objetivo es proteger y defender el medio ambiente, interviniendo en diferentes puntos del Planeta donde se cometen atentados contra la Naturaleza.

4 5

Juan Pablo II, “Centesimus annus”, N° 37. Juan Pablo II, “Christifideles laici” N° 43. 6 Juan Pablo II, Jornada Mundial de la Paz de 01-01-1990.

Página 6

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” - Fundación Vida Silvestre: organización conservacionista independiente cuya La misión es detener la degradación del medio ambiente natural del Planeta y construir un futuro en el que los seres humanos vivan en armonía con la naturaleza. - PROFAUNA: organización que promueve la investigación en el área de la conservación, con la meta de transformarse en un nexo entre los científicos y las instituciones dedicadas a la investigación ecológica y los organismos de gestión del medio ambiente y de la fauna silvestre. - INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria): organismo cuyo propósito es el de “impulsar y vigorizar el desarrollo de la investigación y extensión agropecuarias y acelerar con los beneficios de estas funciones fundamentales: la tecnificación y el mejoramiento de la empresa agraria y de la vida rural”.

10) ¿Cuáles son algunas manifestaciones de la “cuestión ecológica”?
La cuestión ecológica tiene múltiples y varadas facetas, todas relacionadas con una falta de respeto por la naturaleza, que lleva a la explotación abusiva de sus recursos, al progresivo deterioro de la calidad de vida de los hombres y pude conducir a la imposibilidad de la vida sobre la tierra. Las manifestaciones de esta cuestión son todos los signos que muestra el media ambiente fruto del desprecio del hombre hacia su cuidado, son señales de alerta. 7

11) Ejemplos de las facetas o manifestaciones de la “cuestión ecológica:
- La contaminación de ríos, lagos y mares; - la tala de bosques y selvas y sus consecuencias relacionadas a la erosión la desertificación; - la contaminación del aire; - la disminución en la capa de ozono; - el destino de los residuos urbanos; - los riesgos de la energía nuclear y la ubicación final de sus desechos; - el efecto de fertilizantes, pesticidas y conservantes sobre los alimento. 8

12) Algunas consideraciones de la Doctrina Social Católica sobre la cuestión ecológica (“Sollicitudo Rei Sociales” (1987) N° 34.
- Tomar conciencia de que no se pueden usar sin control las diversas categorías de seres vivos o inanimados según las exigencias económicas. Se debe tener en cuenta la naturaleza de cada ser y su mutua conexión en un sistema ordenado. - Considerar el carácter limitado y no renovable de los recursos naturales, pensado en su cuidado para las generaciones del presente y el futuro en especial. - Tener en cuenta los efectos de la gran industrialización en la calidad de vida de la población. - Hacer un uso razonable y no indiscriminado de los adelantos científicos y tecnológicos.

13) ¿Qué dice Juan Pablo II en “Sollicitudo Rei Sociales” sobre los recursos naturales?
Menciona la limitación de los recursos naturales, algunos de los cuales no son renovables. Considera que el uso de los mismos como si fueran inagotables, con dominio absoluto, pone seriamente en peligro su futura disponibilidad, no sólo para la generación presente, sino sobre todo para las futuras.

7 8

“Manual de la Doctrina Social de la Iglesia”, Capítulo XV, La Ecología. “Manual de la Doctrina Social de la Iglesia”, Capítulo XV, La Ecología.

Página 7

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”

14) ¿Qué incidencia tiene el tipo de desarrollo en la calidad de vida?
En Sollicitudo Rei Sociales, se menciona que cierto tipo de desarrollo afecta la calidad de vida en las zonas industrializadas. Esto es fruto directo de la contaminación cada vez mayor que generan las grades industrias, sin la inclusión de políticas de tratamientos de residuos. Es evidente que el desarrollo, la voluntad de planificación que lo dirige, el uso de los recursos y el modo de utilizarlos no están exentos de respetar las exigencias morales. Una justa concepción del desarrollo no puede prescindir de estas consideraciones (uso de los elementos de la naturaleza, renovación de los recursos y consecuencias de una industrialización desordenada), las cuales ponen en la conciencia del hombre una dimensión moral.9

15) ¿Existe alguna relación entre la crisis ecológica y las aplicaciones científicas y tecnológicas? (Mensaje de Juan Pablo II del 01-01-90 N° 6)
Existe una relación entre estos temas, ya la aplicación indiscriminada de los adelantos científicos y tecnológicos llevan a un constante riesgo de explotación y falta de respeto hacia la vida vegetal y animal. Toda intervención en un área del ecosistema debe considerar sus consecuencias en otras áreas y en el bienestar de las generaciones futuras. Los descubrimientos científicos deben llevar al beneficio de la humanidad pero nunca a costa de un deterioro y daño mayor al medio ambiente.

16) ¿Qué opina Juan Pablo II en el Mensaje del 01-01-90 N° 6 sobre biotecnología?
La iglesia observa con profunda inquietud las incalculables posibilidades de la investigación biológica. Se deben considerar las grandes alteraciones provocadas en la naturaleza por una indiscriminada manipulación genética y por el desarrollo irreflexivo de nuevas especies de plantas y formas de vida animal y sus intervenciones sobre los orígenes de la misma vida humana. Siempre deben estar presentes las normas éticas en el obrar profesional para que no lleven al hombre al borde mismo de la autodestrucción.10

17) ¿Cuáles son las causas de la crisis ecológica? (Encíclica Centesimus Annus, 1991)
En la raíz de la destrucción del ambiente natural hay un error antropológico. El hombre, que descubre su capacidad de transformar y de “crear” el mundo con el propio trabajo, olvida que éste se desarrolla siempre sobre la base de la primera y originaria donación de las cosas por parte de Dios. El hombre piensa que puede disponer arbitrariamente de la tierra, sometiéndola sin reservas a su voluntad sin tener en cuenta su fisonomía y destino anterior dados por Dios. En vez de desempeñar su papel de colaborador de Dios en la obra de la creación, el hombre suplanta a Dios y con ello provoca la rebelión de la naturaleza Esto demuestra la mezquindad o estrechez de miras del hombre animado por el deseo de poseer las cosas en vez de relacionarlas con la verdad y falto de aquella actitud desinteresada, gratuita, estética que nace del asombro por el ser y por la belleza que permite leer en las cosas visibles el mensaje de Dios. La humanidad debe ser consciente de sus deberes y de su cometido para con las generaciones futuras.11

18) ¿Qué opina Juan Pablo II en la Exhortación apostólica postsimodal “Ecclesia in América” (1999) N° 25 sobre los daños ecológicos?
9

Juan Pablo II, “Sollicitudo Rei Sociales” (1987), N° 34. Juan Pablo II, Mensaje del 01-01-90 N° 6. 11 Juan Pablo II, “Centesimus annus”, N° 37
10

Página 8

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” “Y vio Dios que estaba bien” (Gn 1, 25). Estas palabras del primer capítulo del Libro del Génesis demuestran el sentido de la obra realizada por Dios, quién confía al hombre el cuidado de la tierra. Es por eso que surgen obligaciones muy concretas para cada persona relativas a la ecología. Su cumplimiento supone la apertura a una perspectiva espiritual y ética, que supere las actitudes de poder y egoísmo que llevan al agotamiento de los recursos naturales. Se recalca la importancia de la intervención de los creyentes, con la colaboración de todos los hombres de buena voluntad con las instancias legislativas y de gobierno para conseguir una protección eficaz del medio ambiente, considerado como don de Dios. Se mencionan los problemas por la emisión incontrolada de gases nocivos y el fenómeno de los incendios forestales, que llevan a inevitables secuelas de hambre y miseria. Se apunta a la selva amazónica, un inmenso territorio que abarca varias naciones (Brasil, Guayana, Surinam, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. La misma es vital para el equilibrio ambiental de todo el planeta.12

19) Contaminación ambiental y subdesarrollo. Discurso de Juan Pablo II, en San Pablo, Brasil, 03-07-80.
Se habla de un materialismo burdo que invadió todos los campos de la existencia, comprometiendo al ambiente, amenazando a las familias y destruyendo todo el respeto por la persona humana. Las fábricas no dejan de lanzar sus residuos al medio que las rodea, los emigrantes se aglomeran todos en edificios viejos indignos, los jóvenes no encuentran espacios vitales para desarrollar sus energías físicas y espirituales. Crece cada vez más el contraste entre los barrios, de los más modernos a los más necesitados.13 Todo esto hace que el desarrollo se convierta en un enemigo del hombre, qué solo beneficie a unos pocos y acentúe la frustración de los más débiles.

20) Significados del ambiente natural del hombre. Encíclica "Redenptor hominis" N° 15.
El hombre teme de los productos que el mismo construye. Vive cada vez más en el miedo. Si bien en un principio el hombre tenia el poder por medio del cuál podía dominar la tierra, parece que cada vez se torna más consciente del hecho de que la explotación de la tierra, del planeta sobre el cual se vive, exige una planificación racional y honesta. Al mismo tiempo, tal explotación para fines no solamente industriales, sino también militares, el desarrollo de la técnica no controlado ni encuadrado en un plan a radio universal y auténticamente humanístico, llevan muchas veces consigo la amenaza del ambiente natural del hombre, lo enajenan en sus relaciones con la naturaleza y lo apartan de ella. Esto produce que el hombre se encuentre en un ambiente natural distorsionado y lo relacione con usos inmediatos y de consumo. No era así la voluntad del Creador, el hombre debía ponerse en contacto con la naturaleza como “dueño” y “custodio” inteligente y noble y no como “explotador” y “destructor” sin ningún reparo. Entonces cabe platearnos hoy, en un mundo dominado por la técnica, si este progreso desarrollado por el hombre hace a éste más humano. Si hace la vida del hombre “mas humana”. Si todas las conquistas tecnológicas van hacia un progreso moral y también espiritual. Surgen muchas preguntas y en el fondo también surge la respuesta. Parece que el progreso material, de desarrollo, con el cuál hoy todos se llenan la boca y es de dominio público en los medios y en periódicos tuviese como objetivo dominar a los de menores recursos sin que los mismos sean personas dignas, solo consumidores.

21) Necesidad de equilibrar el progreso económico, tecnológico y el ecosistema. (Doc.
12 13

Juan Pablo II, Exhortación apostólica postsimodal “Ecclesia in América” (1999) N° 25 Juan Pablo II, Discurso en San Pablo, Brasil, 03/07/80.

Página 9

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”

Juan Pablo II “Ecclesia in Asia”, N° 41)
Cuando la preocupación por el progreso económico y tecnológico no va acompañada de una preocupación igual por el equilibrio del ecosistema, nuestra tierra se ve inevitablemente expuesta a serios daños ecológicos, con grave detrimento del bien de los seres humanos. Es voluntad del Creador que el hombre actúe sobre la naturaleza no como explotador irresponsable, sino como administrador sabio y responsable. El hombre de debe cuidar el medioambiente y no ver la tierra como un objeto de consumo inmediato. La cuestión del medio ambiente no es solo una cuestión técnica sino también una cuestión ética. Se necesita educar y formar a las personas para que tengan una conciencia que respete el ecosistema. Todos tienen el deber moral de cuidar del medio ambiente, no sólo por su propio bien, sino también por el de las generaciones futuras.

22) Carácter moral de la crisis ecológica. Mensaje de Juan Pablo II 01.01.90, N° 7.
El signo más profundo y grave de las implicaciones morales, inherentes a la cuestión ecológica, es la falta de respeto a la vida, como se ve en muchos comportamientos contaminantes. Es el respeto a la vida y, en primer lugar, a la dignidad de la persona humana la norma fundamental inspiradora de un sano progreso económico, industrial y científico. 14

23) Civilización moderna y desequilibrios ecológicos. Juan Pablo II, Discurso a la academia Pontificia de Ciencias Sociales (12-03-99).
Las razones económicas y políticas de algunos sectores no prestan atención al medioambiente. Se llega a poner en riesgo la vida de seres humanos en algunos lugares del mundo. Pensar en el medio ambiente para que este brinde recursos a las generaciones presentes y futuras. Hay que colaborar para detener la búsqueda exacerbada que se viene llevando a cabo de bienes materiales. Hoy es más importante que nunca poner en práctica un orden político, económico y jurídico mundial apoyado en reglas morales claras, para que las relaciones internacionales tengan como objetivo la búsqueda del bien común, evitando los fenómenos de corrupción, que perjudican gravemente a las personas y a los pueblos, e impidiendo la creación de privilegios y beneficios injustos en favor de los países o grupos sociales más ricos, de actividades económicas desarrolladas sin respeto de los derechos humanos, de paraísos fiscales y de zonas francas. Se invita a la comunidad científica a proseguir sus investigaciones para mostrar mejor las causas de los desequilibrios relacionados con la naturaleza y el hombre, a fin de prevenirlos y proponer soluciones alternativas a situaciones que se están haciendo insostenibles. Se necesita una vez más una educación basada en valores morales y espirituales. 15

24) Ecología Humana. Destrucción del ambiente natural y humano. Posición de la DSI en defensa de la ecología humana. Juan Pablo II ( 1991). "Enc. Centesimus annus" N° 38.
Además de la destrucción irracional del ambiente natural hay que recordar aquí la más grave aún destrucción del ambiente humano, al que, sin embargo, se está lejos de prestar la necesaria atención. Justamente hay sectores que defienden los “hábitat” naturales, pero parece que el hábitat humano pasa a un segundo plano. Nos dimos cuenta que se ha perjudicado al ecosistema. Pero, ¿qué pasa con las condiciones morales de una auténtica “ecología humana”? Se debe prestar atención al urbanismo, a la modernización sin perjudicar al ser humano.
14 15

Juan Pablo II, Mensaje del 01.01.90, N° 7. Juan Pablo II, Discurso a la academia Pontificia de Ciencias Sociales (12-03-99).

Página 10

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” Es deber construir un ambiente humano sobre estructuras que estén cerca de la voluntad del creador. Si estas estructuras no existen, es nuestro deber cambiarlas para que la convivencia sea más humana.

25) El paso de la cultura rural a la cultura Urbana. Doc. de Santo Domingo, Conclusiones. N° 255. Exhortación Apostólica de Juan Pablo II, "Ecclesia in América" N° 21. Uso racional de los recursos naturales Juan Pablo II, Mensaje a la Jornada Mundial de la Paz, 01-01-99
En América hace tiempo que existe un éxodo desde el campo a la ciudad. Las causas de este éxodo son varias, pero una de ella es la pobreza y subdesarrollo de las zonas rurales, donde con frecuencia faltan los servicios, las escuelas, las comunicaciones. Sumado a esto, la ciudad se muestra con características de diversión y bienestar, y ejerce un atractivo para las gentes sencillas del campo. El fenómeno de la urbanización presenta asimismo grandes desafíos a la acción pastoral de la Iglesia, que ha de hacer frente al desarraigo cultural, la pérdida de costumbres familiares y al alejamiento de las propias tradiciones religiosas, que no pocas veces lleva al naufragio de la fe, privada de aquellas manifestaciones que contribuían a sostenerla. Es deber evangelizar la cultura urbana y tratar de generar planes para contener la migración rural.

26) El crecimiento demográfico. Programas Anticonceptivos, de esterilización y aborto provocado.
Juan Pablo II sostiene que en lugar de trabajar para defender y abrir posibilidades de vida, el pensamiento del hombre parece tender a la limitación o eliminación de la misma. Este problema, planteado el Papa en la encíclica Centesimus Annus, aún hoy es vigente y es por eso que los programas anticonceptivos, de esterilización y el aborto provocado son vistos como soluciones eficientes para evitar el crecimiento demográfico.

27) Malthusianismo y Neomaltusianismo.
Thomas Robert Malthus sostenía en su teoría que era necesario controlar y limitar la natalidad para evitar aquellos problemas o peligros que podrían generarse debido al crecimiento de la población mundial. “Mientras Malthus veía dos tipos de frenos para el crecimiento de la población –las guerras, plagas y enfermedades, por un lado; y la continencia o el retrazo del matrimonio, por el otro-, los ‘neomalthusianos’ de hoy proponen diferentes métodos anticonceptivos que incluyen hasta el aborto provocado y la esterilización.”16

28) Algunas soluciones propuestas por el Concilio Vaticano II ante el crecimiento demográfico.
Con el objetivo de lograr el bienestar común y dar solución al problema del crecimiento demográfico, el Concilio Vaticano II propone una intensa y plena cooperación entre las distintas naciones del mundo, para que, de esta forma, sea posible encontrar la manera de administrar a toda la comunidad humana aquellos recursos necesarios para el sustento y para el correcto desarrollo del hombre.

29) ¿Cuáles son, a criterio de Juan Pablo II, los dos grandes obstáculos que es necesario vencer para lograr un equilibrio ecológico?.
16

Manual de la Doctrina Social de la Iglesia, 4ª Edición Actualizada – Rodolfo Luis Brandinelli – Carlos Luis Galán

Página 11

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” Según Juan Pablo II, los obstáculos más grandes que el hombre debe vencer para lograr un equilibrio ecológico son, por un lado, las formas estructurales de pobreza y; por otro lado, las guerras. Las primeras constituyen un grave problema; muchas veces países que poseen una gran deuda, con tal de obtener nuevos productos de exportación, destruyen su patrimonio natural generando un importante desequilibrio ecológico. Existen además, muchos países desarrollados que si protegen sus propios recursos, pero se sirven de otros países más débiles. En cuanto a las guerras, Juan Pablo II no se refiere solo a las guerras químicas o biológicas, sino también a todas aquellas que, por pequeñas que sean, “no sólo destruyen las vidas humanas y las estructuras de la sociedad, sino que dañan la tierra, destruyendo las cosechas y la vegetación, envenenando las cosechas y las aguas.”17

30 y 32) ¿Qué soluciones propicia la Doctrina Social de la Iglesia ante la crisis ecológica? ¿Qué dice sobre la tutela del medio ambiente y la vida en las grandes urbes?.
Ante la crisis ecológica la Doctrina Social de la Iglesia propone la creación de un ente regulador de los recursos naturales a nivel internacional, el cual no disminuiría la responsabilidad de cada Estado. Otra solución que plantea Juan Pablo II es la “necesidad moral de una nueva solidaridad” en las relaciones entre países de manera que sea posible “el desarrollo de un ambiente natural y social pacífico y saludable” 18. Establece, además, que la sociedad debe revisar seriamente su estilo de vida y que debe incorporarse en el hombre el sentido del valor por las cosas que posee. Finalmente sostiene que tampoco debe perderse el valor estético de la creación. El respeto por las cosas creadas por Dios, junto a una buena planificación urbana lleva a un medio ambiente sano y seguro. El Libro del Génesis nos muestra que Dios le confió al hombre el cuidado de la creación, Dios puso al hombre en el mundo para que lo cuide y cultive sus frutos. Es tarea de todas las personas, entonces, hacer uso responsable de los bienes naturales y mantener un ambiente propicio para desarrollar una vida sana.

31) Esfuerzo concentrado para la preservación ecológica. La cuestión moral según Juan Pablo II.
Juan Pablo II, en su Mensaje del 01/01/90, nos dice que la cuestión ecológica es un problema moral y que se requiere el esfuerzo concentrado de todas las naciones para que la naturaleza, que es un don que el hombre ha recibido de Dios, pueda pasar a generaciones futuras, que también son llamadas a recibir y disfrutar de los dones de Dios. Nos dice, además, que ese esfuerzo “no sólo coincide con los esfuerzos por construir la verdadera paz, sino que objetivamente los confirma y los afianza.”19

33) Preservación de la ecología, una responsabilidad de todos.
Como se dijo anteriormente, el Libro del Génesis cuenta que luego de haber realizado toda la creación, Dios elige hombre para que administre y cuide de la misma. Si bien éste libro exhorta a todos los creyentes a cuidar el medio ambiente, la preservación de la ecología es responsabilidad de todos, incluso de aquellos que no creen en la existencia de Dios. Será necesaria la colaboración de todas las naciones si se desea lograr la preservación natural del universo y el bienestar de las generaciones futuras.

34 y 35) Superpoblación y ecología, un debate abierto. Los países más poblados son al mismo tiempo los más pobres.
17 18

Juan Pablo II, “Centesimus Annus” - Nº 12 Juan Pablo II, Mensaje 1/1/90 19 Idem anterior

Página 12

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” En cuanto a superpoblación y ecología, los medios sostienen que los países más poblados suelen ser también los más pobres. A pesar de esto, la escasez de recursos parece no tener tanto que ver con una cuestión demográfica, sino con una cuestión política y económica. Existen países con baja densidad de población que han sido afectados por grandes hambrunas, mientras otros, que poseen una densidad de población mayor, han podido supéralas sin ayuda del exterior.

36) Los recursos del planeta son limitados y se están agotando.
Es verdad que los recursos naturales son limitados y se están acabando. El planeta puede soportar hasta cierto número de habitantes y al superar dicho número los recursos del planeta se agotan rápidamente. Pero también debemos tener en cuenta que “El concepto de ‘recurso’ no está definido por la naturaleza, sino por la tecnología que pueda ser utilizada (…) Si la tecnología no se desarrolla o no llega a los países que la necesitan, es por razones económicas políticas o culturales.”20

37) Al aumentar la población, aumentan el consumo y la contaminación
El hecho de que cuando aumenta la población, aumenta también el consumo y la contaminación, es relativo, ya que la contaminación está más relacionada con la economía y ciertas pautas de consumo que con la densidad de población.

38) El error de los que dicen que, las sociedades alcanzan el desarrollo y el bienestar sólo si reducen el número de nacimientos.
Muchas veces los medios de comunicación señalan que es posible lograr el desarrollo y el bienestar social reduciendo el número de nacimientos. Este pensamiento es erróneo, porque en realidad la disminución de la natalidad no es causa, sino consecuencia del desarrollo económico. Es por eso que, en lugar de gastar importantes sumas de dinero en programas anticonceptivos, se debería trabajar para la corrección de desequilibrios sociales.

39) Que dice ‘Christifideles Laici’ Nº 43 sobre el encargo de ‘dominar y cultivar el mundo’.
Christifideles Laici nos dice en su Nº 43 que como fue Dios quien encargó al hombre el cuidado de la creación, esta tare debe llevarse a cabo “respetando y la imagen divina recibida, y, por tanto, con inteligencia y amor: debe sentirse responsable de los dones que Dios le ha concedido y continuamente le concede. El hombre tiene en sus manos un don que debe pasar (…) a las futuras generaciones, que también son destinatarias de los dones del Señor.”21

40) Sobre la cuestión ecológica. ¿Qué dice la Conferencia Episcopal de Brasil en el doc. “Exigencias éticas del orden democrático”, N° 45.
Se asiste a una verdadera agresión y depredación de la naturaleza del medio ambiente, a través del desmonte, quema de bosques, pesca predatoria, polución y abuso de agrotóxicos, con la consecuente disminución de la calidad de vida y amenaza a la sobrevivencia humana. Por lo tanto la cuestión ecológica constituye un desafío para toda la sociedad. 22

20

Manual de la Doctrina Social de la Iglesia, 4ª Edición Actualizada – Rodolfo Luis Brardinelli – Carlos Luis Galán 21 Juan Pablo II, “Christifideles Laici”, Nº 43 22 Conferencia nacional de los Obispos de brasil, “Exigencias éticas del orden democrático”, Nº 45.

Página 13

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”

41) Juan Pablo II, Mensaje del 01-01-90 sobre el “efecto invernadero”.
La disminución gradual de la capa de ozono y el consecuente ‘efecto invernadero’ han alcanzado ya dimensiones críticas debido a la creciente difusión de las industrias, de las grandes concentraciones urbanas y del consumo energético. Mientras en algunos casos el daño es ya quizás irreversible, en otros muchos aún puede detenerse. Por consiguiente es un deber que toda la comunidad humana asuma seriamente sus responsabilidades, tanto individuos, Estados y Organizaciones internacionales. 23

42) Doc. “Familia y demografía”, N° 18 de la Conferencia Episcopal Mexicana sobre urbanización y ecología.
Los problemas de urbanización y ecología producidos por el abandono del campo, la concentración en las grandes urbes y la contaminación del medio ambiente, afectan directamente a la calidad de vida al crear problemas relacionados con la habitación, el empleo, la salud y la alimentación. 24

43) ¿Cuál es la visión cristiana el desarrollo y el uso de los recursos naturales en la Enc. “Sollicitudo rei Sociales”, 1987, N° 34?.
Una justa concepción de desarrollo no puede prescindir de consideraciones relativas al uso de los elementos de la naturaleza, a la renovabilidad de los recursos y a las consecuencias de una industrialización desordenada, las cuales ponen ante nuestra conciencia la dimensión moral, que debe restringir el desarrollo.25

44) En las conclusiones del Doc. De Sto. Domingo, los Obispos se refieren “al hombre como administrador de la naturaleza”, 1987, N° 34.
Dios es el Señor y creador y de Él es la tierra y todo lo que ella contiene y el hombre la puede usar, no como dueño absoluto, sino como administrador. Estos límites en el uso de la tierra miran a preservar la justicia y el derecho que todos tienen a acceder a los bienes de la creación, que Dios destinó al servicio de todo hombre que viene a este mundo. 26

45) Juan Pablo II, Discurso inaugural Sto. Domingo N° 15 y la “Cuestión demográfica” – Falacias del programa de reducción del crecimiento demográfico.
Es inaceptable y falaz la solución que propugna la reducción del crecimiento demográfico sin importarle la moralidad de los medios empleados para conseguirlo. No se trata de reducir a toda costa el número de invitados al banquete de la vida; lo que hace falta es aumentar los medios y distribuir con mayor justicia la riqueza para que todos puedan participar equitativamente de los bienes de la creación. 27

46) Doc. “sobre el aborto” de la Conferencia Episcopal Uruguaya N° 6-1.

23 24

Juan Pablo II, mensaje del 1/1/90, Nº 6. Conferencia episcopal mexicana, “Familia y demografía”, Nº 18. 25 Juan Pablo II, “Sollicitudo rei sociales”, Nº 34. 26 Santo Domingo, Conclusiones, Nº 171. 27 Juan Pablo II, Santo Domingo, discurso inaugural, Nº 15.

Página 14

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” La doctrina cristiana del hombre afirma que el derecho de todo hombre a que se respete su vida, su dignidad y su libertad no depende de la arbitrariedad de un cómodo individualismo egoísta ni de la opinión mayoritaria de una asamblea legislativa ni de las órdenes del sistema político vigente. 28

47) “Familiares Consortio”, 1982, N° 30 condena a la “anti-life-mentality”, de ciertos ecólogos y futurólogos, sobre la demografía.
Ha nacido una mentalidad contra la vida (anti-life mentality), como se ve en muchas cuestiones actuales. La Iglesia está llamada a manifestar nuevamente a todos, con un convencimiento más claro y firme, su voluntad de promover todo medio y defender contra toda insidia la vida humana, en cualquier condición o fase de desarrollo en que se encuentre. Por consiguiente la Iglesia condena como ofensa grave a la dignidad y a la justicia a todas las actividades de los gobiernos o de otras autoridades públicas, que tratan de limitar de cualquier modo la libertad de los esposos en la decisión sobre los hijos. Se debe condenar totalmente y rechazar con energía cualquier violencia ejercida de tales autoridades a favor del anticoncepcionismo, de la esterilización y del aborto procurado. 29

48) Palabra de la Conferencia Episcopal de Uruguay contra el aborto, N° 7-2, 7-3, 7-8, 7-9.
En este último siglo la genética y sus desarrollos han venido a confirmar plenamente que desde el punto de vista científico no se puede sostener que el embrión y el feto sean parte del cuerpo de la madre. El huevo resultante de la fecundación, el embrión que proviene de su multiplicación y el feto que se desarrolla posteriormente, constituyen estadios de un ser irrepetible, distinto al de la madre y que recibe de ésta el sostén y alimento físico y afectivo. Por lo tanto es intolerable que se compare a este ser con una muela, un apéndice o incluso un tumor. 30

49) Relaciones del ambiente con la salud. Mensaje de Juan Pablo II para la VIII Jornada Mundial del enfermo, 06-08-99.
El ambiente tiene una relación con la salud del hombre y de las poblaciones: constituye ‘la casa’ del ser humano y el conjunto de los recursos confiados a su custodia y a su gobierno, ‘el jardín que debe conservar y el campo que debe cultivar’. La salud del hombre se convierte en atributo de la vida, recurso para servicio al prójimo y apertura a la acogida de la salvación. 31

50) “Declaración sobre la disminución de la fecundidad en el mundo”, del Consejo Pontificio para la familia, del 25-08-98 y la Conclusiones de Sto. Domingo N° 219.
La disminución de la fecundidad plantea, entre otras cosas, el decrecimiento demográfico, al aumentar el número de países que tienen una fecundidad inferior al reemplazo de las generaciones y el número de países en que la mortalidad es superior a la natalidad. Se atemoriza a las personas con un verdadero ‘Terrorrismo demográfico’, que exagera el peligro que puede representar el crecimiento de la población frente a la calidad de vida. 32

51) Educación en la responsabilidad ecológica. Mensaje de Juan Pablo II del 01-01-90, N° 13 y Exh. Apostólica “Ecclesia in Asia”, N° 41. Mensaje de Juan Pablo II, 01-01-90, N° 10.
28 29

Conferencia Episcopal Uruguaya, Consejo Permanente, “Documento sobre el aborto”, Nº 6.1. “Familiaris consortio”, Nº 30. 30 Conferencia episcopal uruguaya, Consejo Permanente, “Documento sobre el aborto”, Nº 7.2, 7.3, 7.8, 7.9 31 Juan Pablo II, Mensaje para la VIII Jornada mundial del enfermo, 6/8/99. 32 Consejo pontificio para la familia, Declaración sobre la disminución de la fecundidad en el mundo, 25/2/98. Santo Domingo, Conclusiones, Nº 219.

Página 15

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” Hay una urgente necesidad de educar en la responsabilidad ecológica, una educación que no puede basarse simplemente en el sentimiento, sino que la verdadera educación de la responsabilidad conlleva una conversión auténtica en la manera de pensar y en el comportamiento. Corresponde a los cristianos y a quienes crean en Dios Creador la tarea de proteger el medio ambiente, actuando sobre la naturaleza no como un explotador irresponsable, sino como un administrador sabio y responsable. La protección del medio ambiente es además de una cuestión técnica, una cuestión ética, ya que no es sólo por nuestro bien, sino también por el de las generaciones futuras. En los países del mundo “desarrollado” se va extendiendo un consumismo irracional como una especie de “cultura del derroche”. Por eso hay que educar para un uso de los bienes que no olvide jamás los límites de los recursos disponibles ni la condición de penuria de tantos seres humanos. 33

52) Ideas y declaraciones pertenecientes a los siguientes textos: Evangelium vitae, Juan Pablo II, 1995, N° 42.

En este texto se muestra que la tarea de defender, promover, respetar y amar la vida es una responsabilidad que Dios confía a cada hombre, llamándolo a participar de la soberanía que tiene sobre el mundo. “Y Dios los bendijo, y les dijo Dios: "Sed fecundos y multiplicaos, y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra" (Gn 1, 28). Con este texto bíblico se evidencia la soberanía que Dios da al hombre. Se trata del dominio sobre la tierra y sobre cada ser vivo. El hombre tiene una responsabilidad específica sobre el ambiente de vida, es decir, sobre la creación que Dios puso al servicio de su vida. Esto es la cuestión ecológica, que abarca desde la preservación del hábitat natural de las diversas especies animales y formas de vida, hasta la ecología humana. Se evidencia que el dominio confiado al hombre por Dios no es un poder absoluto, sino que muestra claramente que, ante la naturaleza visible, todos estamos sometidos a las leyes no sólo biológicas sino también morales. 34

-

Carta Encíclica Mater et Magistra, Juan XXIII, 1961, N° 185 a 194.
Incremento demográfico y desarrollo económico

Desnivel entre población y medios de subsistencia Existe una problemática de cómo coordinar los sistemas económicos y los medios de subsistencia con el intenso incremento de la población humana. La encíclica hace referencia al pensamiento de muchos sectores de la humanidad que deducen que si no se pone un freno a la procreación humana se aumentará notablemente la desproporción entre la población y los medios para la subsistencia. Situación exacta del problema Juan XXIII recalca el carácter bondadoso y sabio de Dios, que ha dotado al hombre de una inteligencia penetrante que le permite utilizar los recursos naturales al servicio de las necesidades de la vida.
33

Juan Pablo II, mensaje del 1/1/90, Nº 13. Juan Pablo II, Exhortación apostólica Post-Sinodal “Esclesia in Asia”, Nº 41. Juan Pablo II, mensaje del 1/1/90, Nº 10) 34 Juan Pablo II, “Evangelium vitae”, 1995, N° 42.

Página 16

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” Además Dios brindó a la naturaleza una capacidad casi inagotable de producción. Por esto, el autor menciona que la solución de este problema debe buscarse dentro del orden moral establecido por Dios sin violar la procreación de la propia vida humana, sino procurando en el hombre el conocimiento profundo y el dominio creciente de las energías de la naturaleza. Juan XXII también evidencia que en muchas regiones y países de escasos recursos, se les suman problemas los problemas relacionados con una ineficiente organización económica y social. El autor declara que la única solución del problema consiste en un desarrollo económico y social que conserve y aumentos los verdaderos bienes del individuo y de toda la sociedad. Se debe colocar en primer término todo lo referido a la dignidad del hombre en general y a la vida del individuo. También, se recalca que se debe dar importancia a la colaboración mutua de todos los pueblos para lograr un intercambio de conocimientos, capitales y personas. El respeto a las leyes de la vida La vida humana se comunica y propaga por medio de la familia, de una manera consciente y responsable. Por esto, ninguna persona puede lícitamente usar en esta materia los medidos o procedimientos que son lícitos emplear en la genética de las plantas o de los animales. La vida del hombre debe considerarse por todos como algo sagrado. 35

-

Constitución Pastoral Gaudium et Spes, N° 87.

Cooperación internacional en lo tocante al crecimiento demográfico En esta constitución se menciona la necesidad de que, por medio de una plena e intensa cooperación de todos los países, en especial de los más desarrollados, se encuentre el modo de disponer y de facilitar a toda la comunidad humana los bienes que son necesarios para el sustento y para la conveniente educación del hombre. Todos los gobiernos tienen derechos y obligaciones referidos a los problemas de su propia población, dentro de los límites de su competencia (legislación social y la familiar, emigración del campo a la ciudad, información sobre la situación y necesidades del país, etc.). El texto plantea que los católicos expertos en todas estas materias, particularmente en las universidades, continúen con intensidad los estudios comenzados y los desarrollen cada vez más. Frente a la afirmación de que el crecimiento de la población mundial debe frenarse por todos los medios y con cualquier tipo de intervención de la autoridad pública, en este documento se defiende el derecho del hombre al matrimonio y a la procreación, cuya decisión sobre el número de hijos depende del recto juicio de los padres, y de ningún modo puede someterse al criterio de la autoridad pública. Es de gran importancia que todos puedan cultivar una recta y auténticamente humana responsabilidad que tenga en cuanta la ley divina. Por ellos, se afirma que es necesario que se mejoren las condiciones pedagógicas y sociales y que se dé una formación religiosa y una íntegra educación moral. 36

-

Pablo VI, Populorum Progressio, 1967, N° 37.

En este documento se menciona el tema del avance en el crecimiento de la población y la preocupación por lo recursos que se disponen para satisfacer las necesidades de vida. Se menciona la tentación de frenar el incremento demográfico mediante el empleo de medidas radicales. Los poderes públicos pueden intervenir en esta materia, mediante la difusión de una apropiada información y la adopción de oportunas medidas, siempre que sean conformes a la ley moral.

35
36

Carta Encíclica “Mater et Magistra”, Juan XXIII, 1961, N° 185 a 194. Constitución pastoral, “Gaudium et Spes”, N° 87

Página 17

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” El documento recalca que a los padres corresponde decidir, con pleno conocimiento de causa, sobre el número de sus hijos siguiendo los dictados de su propia conciencia iluminada por la ley divina, auténticamente interpretada, y fortificada por la confianza en Dios.37

-

Pablo VI, Carta Encíclica Humane Vitae, 1968, N° 2.
Nuevos aspectos del problema y competencia del magisterio

Nuevo enfoque del problema En esta carta, Pablo VI manifiesta el temor que muchos manifiestan de que la población mundial aumente más rápidamente que las reservas de recursos que dispone, siendo grande la tentación de las autoridades de oponer a este peligro medidas radicales. Recalca que las condiciones de trabajo y de vivienda y las múltiples exigencias que van aumentando en el campo económico y en el de la educación, hacen difícil el mantenimiento adecuado de un número elevado de hijos. También, Pablo VI hace notar que se asiste también a un cambio, tanto en el modo de considerar la personalidad de la mujer y su puesto en la sociedad, como en el valor que hay que atribuir al amor conyugal dentro del matrimonio. Finalmente, el autor menciona que el hombre ha llevado a cabo progresos estupendos en el dominio y en la organización racional de las fuerzas de la naturaleza, de modo que tiende a extender ese dominio a su mismo ser global: al cuerpo, a la vida psíquica, a la vida social y hasta las leyes que regulan la transmisión de la vida. 38

-

Documento de Puebla, N° 71.

En este documento se muestra la situación demográfica de la época, evidenciando un acelerado crecimiento demográfico. Se recalcan las migraciones internas y externas que llevan un sentido de desarraigo, el crecimiento de las ciudades de manera desorganizada con el peligro de transformarse en “megaciudades” incontrolables donde los servicios básicos estén en emergencia. Además, llevando a la marginación social, cultural y económica. Otro fenómeno que se recalca en el documento es el aumento de quienes buscan trabajo y la insuficiente capacidad del sistema económico actual para dar empleo.

-

Juan Pablo II, Exhortación Apostólica Familiaris Consortio, 1982, N° 30.

La Iglesia en favor de la vida En este documento se afirma que el progreso científico-técnico, que el hombre acrecienta continuamente en su dominio sobre la naturaleza, no desarrolla solamente la esperanza de crear una humanidad nueva y mejor, sino también una angustia cada vez más profunda ante el futuro. Se afirma que algunos se preguntan si es un bien vivir o si sería mejor no haber nacido y que otros piensan que son los únicos destinatarios de las ventajas de la técnica y excluyen a los demás, a los cuales imponen medios anticonceptivos o métodos aún peores. Juan Pablo II declara que la razón última de estas mentalidades es la ausencia, en el corazón de los hombres, de Dios cuyo amor sólo es más fuerte que todos los posibles miedos del mundo y los puede vencer. La posición de la Iglesia es creer firmemente que la vida humana, aunque débil y enferma, es siempre un don espléndido del Dios de la bondad. Contra el pesimismo y el egoísmo la Iglesia está en favor de la vida. Juan Pablo II afirma que por todo lo anterior la Iglesia condena, como ofensa grave a la dignidad humana y a la justicia, todas aquellas actividades de los gobiernos o de otras autoridades públicas, que tratan de limitar de cualquier modo la libertad de los esposos en la decisión sobre los hijos. 39
37 38

Pablo VI, “Populorum Progressio”, 1967, N° 37 Pablo VI, Carta Encíclica “Humane Vitae”, 1968, N° 2 39 Juan Pablo II, Exhortación Apostólica “Familiaris Consortio”, 1982, N° 30.

Página 18

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”

-

Juan Pablo II, Sollicitudo Rei Sociales, 1987, N° 25.

El autor menciona que no se puede negar la existencia —sobre todo en la parte Sur del planeta— de un problema demográfico que crea dificultades al desarrollo. Por el contrario, afirma que en la parte Norte este problema es de signo inverso, es decir, lo que preocupa es la caída de la tasa de la natalidad, con repercusiones en el envejecimiento de la población, incapaz incluso de renovarse biológicamente. Además, Juan Pablo II recalca el lanzamiento, en muchos países, de campañas sistemáticas contra la natalidad, por iniciativa de sus Gobiernos, en contraste no sólo con la identidad cultural y religiosa de los mismos países, sino también con la naturaleza del verdadero desarrollo. El autor afirma que se trata de una falta absoluta de respeto por la libertad de decisión de las personas afectadas, hombres y mujeres.40

-

Juan Pablo II, Centesimus Annus, 1991, N° 39.

En este documento se afirma que la primera estructura fundamental a favor de la ecología humana es la familia, en cuyo seno el hombre recibe las primeras nociones sobre la verdad y el bien, aprende qué quiere decir amar y ser amado, y por consiguiente qué quiere decir en concreto ser una persona. Juan Pablo II evidencia que sucede con frecuencia que el hombre se siente desanimado a realizar las condiciones auténticas de la reproducción humana y se ve inducido a considerar la propia vida y a sí mismo como un conjunto de sensaciones que hay que experimentar más bien que como una obra a realizar. El autor recalca que se debe volver a considerar la familia como el santuario de la vida, donde la vida, don de Dios, puede ser acogida y protegida de manera adecuada contra los múltiples ataques a que está expuesta. Además, se muestra que el ingenio del hombre parece orientarse a limitar, suprimir o anular las fuentes de la vida, recurriendo incluso al aborto. Estas críticas están fundamentadas en un sistema que tiene fallas en su carecer ético y cultural, donde la producción y el consumo ocupan el centro de la vida social, ignorando la dimensión moral y religiosa del respeto a la vida de una persona. Juan Pablo II afirma que cuando el hombre es considerado más como un productor o un consumidor de bienes que como un sujeto que produce y consume para vivir, entonces pierde su necesaria relación con la persona humana y termina por alienarla y oprimirla.41

-

Catecismo de la Iglesia Católica, N° 2270, 2372.

En el punto 2270, el Catecismo habla sobre el aborto. Se declara que la vida humana debe ser respetada desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona. En el punto 2472, el Catecismo menciona que el Estado es responsable del bienestar de los ciudadanos y puede intervenir para orientar el incremento de la población. Lo puede ejercer desde una posición que no sea autoritaria. Es decir, se aclara que el Estado no puede legítimamente suplantar la iniciativa de los esposos que son los primeros responsables en la procreación y educación de sus hijos.42

-

Conclusiones Santo Domingo.

En este documento se afirma que en la familia, la vida es recibida con gozo como un don de Dios, es amada, respetada, protegida, y despierta la generosa solidaridad de los padres y los hermanos.
40 41

Juan Pablo II, “Sollicitudo Rei Sociales”, 1987, N° 25. Juan Pablo II, Centesimus Annus, 1991, N° 39. 42 Catecismo de la Iglesia Católica, N° 2270, 2372.

Página 19

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” Se recalca el problema por el haber prescindido del valor sagrado de la vida y la declaración del hombre como dueño absoluto de la existencia. Con esto, se trata de cubrir la paternidad de Dios sobre la vida humana y, con ello, las leyes y los caminos dados por él, que conducen a la vida y a la felicidad. De lo anterior se desprende que nunca se podrá estar de acuerdo con ninguna forma de aborto, ni con las distintas maneras de globalizar su práctica, que destruye vidas y degrada los espíritus. Se hace referencia a que se debe dar tiempo a la proclamación del Evangelio de la vida y de la familia, en un mundo que tiene mucha necesidad. Existe en la sociedad una crisis de los valores familiares. Por eso la palabra de Dios permite iluminar y nos invita a la solidaridad entre todos.43

-

Evangelium Vitae, 1995, Nro. 4, 5, 10-13, 16, 17, 91.

En este documento se afirma que por medio del progreso científico y tecnológico surgen nuevas formas de agresión contra la dignidad del ser humano, a la vez que se va delineando y consolidando una nueva situación cultural, que confiere a los atentados contra la vida un aspecto inédito. Muchos países han aceptado en sus legislaciones la legitimidad de las prácticas contra la vida y esto es un síntoma preocupante. Opciones que antes eran vistas como delictivas y rechazadas por el común sentido moral, en estos momentos llegan a ser poco a poco socialmente aceptadas. Todo lo anterior hace que se tenga que dar importante atención y responsabilidad a esta situación por parte de las comunidades nacionales e internacionales. Se afirma en el documento que es muy grave el hecho de que la conciencia humana se vea oscurecida por estas situaciones y le cueste cada vez más distinguir entre el bien y el mal en lo referente a los valores de la vida. También, Juan Pablo II evidencia que una gran multitud de seres humanos débiles e indefensos como son los niños aún no nacidos, está siendo aplastada en su derecho fundamental a la vida. Afirma que la Iglesia no puede callar frente a estas injusticias sociales que atentan contra la dignidad de cada persona. El autor declara que esta Encíclica es una confirmación precisa y firme del valor de la vida humana y de su carácter inviolable, y un llamado a todos y a cada uno, en nombre de Dios para amar y respetar a la vida.44 ¿Qué has hecho? (Gn 4, 10): eclipse del valor de la vida En este punto, se hace referencia a la pregunta de Dios hacia Caín “¿Qué has hecho? Se oye la sangre de tu hermano clamar a mí desde el suelo” (Gn 4, 10). Esta pregunta del Señor se dirige también al hombre contemporáneo para que tome conciencia de la amplitud y gravedad de los atentados contra la vida, que siguen marcando la historia de la humanidad. Es una llamada a su reflexión, para que busque las causas y tenga en cuenta las consecuencias futuras. Además, se enumeran una serie de hechos que se consideran una violencia contra la humanidad, contra la vida. Entre ellos se afirman: - la violencia contra la vida de millones de seres humanos, especialmente niños, forzados a la miseria, a la desnutrición, y al hambre, a causa de una inicua distribución de las riquezas entre los pueblos y las clases sociales; - la violencia derivada de un comercio escandaloso de armas; - la siembra de muerte que se realiza con el temerario desajuste de los equilibrios ecológicos; - la criminal difusión de la droga; - el fomento de modelos de práctica de la sexualidad moralmente inaceptables y portadores de graves riesgos para la vida.

43 44

Conclusiones Santo Domingo. Juan Pablo II, “Evangelium vitae”, 1995, N° 4, 5, 10-13, 16, 17, 91.

Página 20

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” Sumando a todo lo anterior, cabe destacar que este documento quiere hacer tomar conciencia sobre un género de atentados, relativos a la vida naciente y terminal, que tienden a perder, en la conciencia colectiva, el carácter de delito y a asumir el de derecho. El documento considera que existe una profunda crisis de la cultura, que engendra escepticismo en los fundamentos mismos del saber y de la ética, haciendo cada vez más difícil ver con claridad el sentido del hombre, de sus derechos y deberes. Esto explica cómo el valor de la vida pueda hoy sufrir una especie de “eclipse”, que distrae la atención del hecho de estar en juego el derecho a la existencia de una persona humana concreta. Se afirma que en el mundo actual hay una verdadera y auténtica estructura de pecado, caracterizada por la difusión de una cultura contraria a la solidaridad, se puede configurar como una “cultura de muerte”. Juan Pablo II declara que, quién con su enfermedad, con su minusvalidez o, más simplemente, con su misma presencia pone en discusión el bienestar y el estilo de vida de los más aventajados, tiende a ser visto como un enemigo del que hay que defenderse o a quien eliminar. El documento menciona el mal del aborto y la anticoncepción, siendo estos dos problemas que están teniendo una gran difusión en la sociedad. Se dice que en muchos casos la anticoncepción es el remedio para los casos de aborto. Lo cierto, recalca el autor, Es que anticoncepción y aborto, desde el punto de vista moral, son males específicamente distintos: la primera contradice la verdad plena del acto sexual y el segundo destruye la vida de un ser humano. También en el documento se habla de otro fenómeno que es el demográfico. En los países ricos y desarrollados se registra una preocupante reducción o caída de los nacimientos y en los países pobres, por el contrario, se presenta una elevada tasa de aumento de la población. Esto hace que en los gobiernos se dicten normas para regular la natalidad, y es aquí donde entran en juego los conceptos de anticoncepción, esterilización y aborto para lograr el descenso de la natalidad. El autor recalca que la situación es alarmante ya que estas problemáticas reciben muchas veces el múltiple y poderoso apoyo de la opinión pública, de un frecuente reconocimiento legal y de la implicación de una parte del personal médico y científico. Se está creando en la opinión pública una cultura que presenta el recurso a la anticoncepción, la esterilización, el aborto y la eutanasia como un signo de progreso y conquista de libertad. Juan Pablo II afirma que se debe lograr un espacio providencial para el diálogo y la colaboración con los fieles de otras religiones y con todos los hombres de buena voluntad para buscar la defensa y la promoción de la vida, siendo esta un deber y responsabilidad de todos. Se plantea e l desafío de la cooperación entre todas las comunidades que avalen la defensa de la vida. 45

-

Juan Pablo II, Carta a las familias, 1994, Nº 21.

El nacimiento y el peligro En los evangelios de la infancia, el anuncio de la vida, que se hace de modo admirable con el nacimiento de Jesús, se contrapone fuertemente a la amenaza a la vida. El autor recalca que han llegado al poder fuerzas políticas que emanan leyes contrarias al derecho de todo hombre a la vida. Se afirma que de ninguna manera se puede aceptar moralmente leyes que permiten matar al ser humano aún no nacido, pero que ya fue concebido por sus padres. No se debe llegar a que el hombre juegue el papel de ser Dios para decidir si ser indefenso debe o no continuar su vida. Es innegable la situación de amenaza que presenta la vida. Lo importante, según Juan Pablo II. Es creer en el despertar de la conciencia entre los jóvenes, una nueva conciencia de respeto a la vida desde su concepción.46
45 46

Juan Pablo II, “Evangelium vitae”, 1995, N° 4, 5, 10-13, 16, 17, 91. Juan Pablo II, Carta a las familias, 1994, Nº 21.

Página 21

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”

-

Constitución Pastoral Gaudium et Spes, N° 69.

Los bienes de la tierra están destinados a todos los hombres En este texto se afirma que Dios ha destinado la tierra y todo lo que ella contiene para uso de todos los hombres y pueblos. Por ello, los bienes creados deben llegar a todos en forma equitativa bajo la justicia y caridad. Se afirma que es necesario continuar el desarrollo de los servicios familiares y sociales, principalmente los que tienen por fin la cultura y la educación. Se debe cuidar que los ciudadanos no vayan cayendo en una actitud de pasividad con respecto a la sociedad o de irresponsabilidad y egoísmo.47

-

Redemptor Hominis, 1979, Nº 15, 16.

De qué tiene miedo el hombre contemporáneo En este documento se menciona el temor del hombre frente a los signos de deterioro del medio ambiente. Es decir, el mundo está dando continuas señales de alerta a la humanidad, y los frutos de las múltiples actividades del hombre se vuelven de alguna manera contra él produciendo una “alienación”. Las personas temen que sus productos puedan ser dirigidos de manera radical contra él mismo, que se puedan convertir en medios e instrumentos de una autodestrucción inimaginable. Se exige cada vez una mayor conciencia del hecho de que la explotación de la tierra, del planeta necesita de una planificación racional y honesta. La voluntad de Dios es que el hombre se pusiera en contacto con la naturaleza como “dueño» y “custodio” inteligente, pero no de explotador. Siempre debe estar el desarrollo fundado bajo cimientos de ética y moral. El documento menciona una inquietud que debe reflexionar el hombre, si todas las conquistas logradas y las proyectadas por la técnica para el futuro van de acuerdo con el progreso moral y espiritual del hombre. ¿Progreso o amenaza? Es necesario seguir atentamente todas las fases del progreso actual. Hacer la radiografía de cada una de las etapas. Hay que pensar que se trata del desarrollo de las personas y no solamente de la multiplicación de las cosas, de las que los hombres pueden servirse. El hombre no puede renunciar a sí mismo, ni al puesto que le es propio en el mundo visible, no puede hacerse esclavo de las cosas, de los sistemas económicos, de la producción y de sus propios productos. Esto es el fin de una sociedad materialista y una civilización centrada en el consumismo sin límites. Existe un grave drama, donde el sujeto por un lado trata de sacar el máximo provecho y por otro lado sufre los daños y las injurias. El autor recalca el principio de solidaridad que debe inspirar la búsqueda eficaz de instituciones y de mecanismos adecuados donde hay que dejarse guiar por las leyes de una sana competición, como en el orden de una más amplia y más inmediata repartición de las riquezas y de los controles sobre las mismas. Se necesita una verdadera conversión de las mentalidades y de los corazones. Requiere un real compromiso de los hombres. El documento enfatiza que el desarrollo económico debe ser constantemente programado y realizado en una perspectiva de desarrollo universal y solidario de los hombres y de los pueblos.48

-

Catecismo de la Iglesia Católica, N° 2415.

47 48

Constitución Pastoral “Gaudium et Spes”, N° 69 Juan Pablo II, “Redemptor Hominis”, 1979, Nº 15, 16.

Página 22

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural” Este punto se refiere al respeto de la integridad de la creación, el cual está asociado con el séptimo mandamiento (“No robarás” –Mt 19, 18-). Este mandamiento prescribe la justicia y la caridad en la gestión de los bienes terrenos y de los frutos del trabajo de los hombres. Exige el respeto del destino universal de los bienes y la propiedad privada. Lo que se recalca en el Catecismo es que el uso de los recursos minerales, animales y vegetales del Universo no puede ser separado del respeto de las exigencias morales. El poder del hombre no es absoluto, sino que debe estar regulado siempre por el cuidado de la calidad de vida del prójimo y de las generaciones futuras. 49

-

Carta encíclica “Laborem exercens”, Juan Pablo II, 1981, N° 5.

El trabajo en sentido objetivo: la técnica En este documento el autor menciona que el desarrollo de la industria y de los diversos sectores relacionados con ella (modernas tecnologías de la electrónica, miniaturización, informática, telemática y otros) indica el papel de importancia que adquiere, en la interacción entre el sujeto y objeto del trabajo la técnica. Afirma que la técnica es un conjunto de instrumentos de los que el hombre se vale en su trabajo, facilitándolo, perfeccionándolo, acelerándolo y lo multiplicándolo. Lo que se quiere recalcar es que en muchos casos la técnica puede transformarse en adversaria del hombre. Esto es el caso de cuando la mecanización del trabajo “suplanta” al hombre, alejándolo de toda satisfacción personal y estímulo a la creatividad y responsabilidad. Cuando el hombre se convierte en esclavo de las máquinas. De todo lo anterior se desprende que se debe tomar conciencia sobre el verdadero uso de la técnica y sobre todo siempre tener en cuenta los aspectos morales y éticos al momento de aplicarla. Nunca se debe dejar de lado la posición del hombre en la cadena productiva, principal artífice del desarrollo de la técnica y motor vivo del progreso de la humildad.50

-

Encíclica “Dives in misericordia”, Juan Pablo II, 1980, N° 10.

Imagen de nuestra generación El autor menciona que el mundo se siente privilegiado porque el progreso ofrece grandes posibilidades, donde la actividad creadora del hombre, su inteligencia y su trabajo, han provocado cambios profundos, tanto en el dominio de la ciencia y de la técnica como en la vida social y cultural. Recalca que el hombre ha extendido su poder sobre la naturaleza y ha adquirido un conocimiento más profundo de las leyes de su comportamiento social. Además, se ha incrementado la participación de lo jóvenes al aporte de conocimiento y actitudes para fomentar el desarrollo de las ciencias y la técnica. Entre los avances que en el documento se muestran se encuentran: el desarrollo de la informática, las nuevas técnicas de la comunicación, las adquisiciones de la ciencia biológica, psicológica o social, los avances en biotecnología, etc. El autor recalca que siempre surgen en el hombre dificultades que se manifiestan en todo crecimiento. Son cuestiones que superan el desarrollo de las personas y son profundas. Es decir, el hombre ante tanto avance todavía se siente con inquietudes que no puede resolver todavía: ¿qué es el hombre? ¿Cuál es el sentido del dolor, del mal, de la muerte? ¿Qué valor tienen las victorias logradas a tan caro precio?51

49

Catecismo de la Iglesia Católica, N° 2415. Juan Pablo II, Carta encíclica “Laborem exercens”, 1981, N° 5. 51 Juan Pablo, Encíclica “Dives in misericordia”, 1980, N° 10.
50

Página 23

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”

Conclusión final:
Al escuchar el término medio ambiente enseguida lo relacionamos con la tierra, el agua, los ríos, mares, lagos y, porque no, las montañas. Pero nos pasa que también imaginamos basura, contaminación y pobreza. ¿Porque esa relación? El hombre y la tierra, en los principios era él su custodio, él sembraba y la tierra le daba, los aborígenes le rendían culto. En esta era el hombre comenzó a administrar los recursos naturales y a usarlos como recursos económicos para desarrollarse, generar empleo y tener una cierta estabilidad económica. Pero olvidó su misión de cuidador de la tierra y trató a la misma como un objeto, no respetándola. Con el cobre tomaron auge las telecomunicaciones y empezó una carrera de productividad y eficiencia, vino el progreso y de la mano de este la destrucción del medio ambiente y porque no, aunque suene duro, la destrucción de los valores morales de los seres humanos. Es nuestra tarea frenar esta vorágine, esta locura egoísta y recuperar los valores inculcados en nuestra tradición y una vez recuperados aplicarlos al medio ambiente. El progreso económico evidentemente no va de la mano con la calidad de vida de todos. Cuando hablamos de calidad de vida me refiero a la parte sanitaria, de instrucción, educación, etc. Se premia el éxito económico y no las actitudes éticas. Basta con ver la Argentina como progreso en la época del 90 y en la generación de 1880 pero siempre excluyendo, el progreso solo para una parte. Lo que sucede es que no hay respeto por la vida humana, entonces menos lo hay para el ecosistema. No importa contaminar un río, tampoco talar árboles indiscriminadamente mientras que exista rédito. Generalmente se buscan países pobres para dañar medio ambiente con leyes ambientales atrasadas. Otro caso que se ve es el de la migración de la cultura rural al campo. Vayamos a la gente de la zona, también el noroeste del país, ahí el progreso no llego, parece que no interesa, ahí no hay medioambiente que valga. Al carecer de educación las personas no cuidan la naturaleza ni a ellos mismos. Tampoco hay planes para que cambie. Imaginémonos por un momento sin teléfono, con frío, teniendo que ir a buscar agua potable a 10 cuadras de nuestra casa., o haciendo 10 km. en burro para ir a la escuela. Parece mentira, pero eso existe y provoca que la gente del campo se vea seducida por las luces de las capitales, con lo que ve en la televisión, un medio portador de mentiras, y vaya hacia ellas en busca de algún trabajo que le permita sobrevivir. Se instala en una villa del Gran Bs. As. y ahí entra en contacto con el infierno. Su familia queda expuesta a las drogas, la prostitución y a la pérdida de la dignidad. ¡Que triste y cruel que es esto! El progreso de la humanidad en ciencia y técnica es incalculable y su futuro no parece tener un límite. Dios ha dotado al hombre de una inteligencia superior a todas las especias para que pueda ser centro de la creación y permita administrarla y obtener sus mejores frutos. Lamentablemente este progreso muchas veces va acompañado con efectos nefastos para el medio ambiente donde se desarrolla. Es decir, en la carrera del hombre por lograr mejores frutos personales y de lograr el poder económico, se olvida que los recursos que nos brinda la Tierra no son infinitos y que el mundo en que vivimos es un gran ecosistema donde todo se relaciona y debe funcionar en perfecta armonía. Con sus terremotos, tornados, inundaciones, incendios, oleadas de frío y calor, cambios climáticos y otras innumerables manifestaciones, la Tierra nos está queriendo decir que estamos haciéndole un daño irreparable, nos quiere hacer tomar conciencia para que detengamos este avance egoísta de una vez por todas. Es necesidad urgente tomar conciencia que el medio ambiente es nuestro lugar para vivir para respirar aire puro. Las generaciones futuras tienen el derecho de tenerlo, de explotarlo racionalmente. No debemos dañar recursos naturales, sí usarlos en beneficio de todos y educar a los humanos. El progresos debe ser humanizado, ese es el espíritu del Evangelio, es la voluntad del creador, la palabra que trasmite la iglesia a través de su tradición y magisterio. En conclusión., es necesario entonces, que todo progreso que lleve adelante la humanidad vaya acompañado de un espíritu que respete a la vida y esté envuelto en una dimensión de ética y moral, que cuide al medio que nos rodea, fruto de la creación de Dios, y que asegure una vida digna para las generaciones futuras.

Página 24

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”

Glosario:
- ECOLOGÌA: Es el estudio de la distribución y abundancia de los seres vivos, y cómo esas propiedades son afectadas por la interacción entre los organismos y su medio ambiente. - MEDIO AMBIENTE: Es el entorno o suma total de aquello que nos rodea y que afecta y condiciona especialmente las circunstancias de vida de las personas o la sociedad en su conjunto. Comprende el conjunto de valores naturales, sociales y culturales existentes en un lugar y un momento determinado, que influyen en la vida del hombre y en las generaciones venideras. Es decir, no se trata sólo del espacio en el que se desarrolla la vida sino que también abarca seres vivos, objetos, agua, suelo, aire y las relaciones entre ellos, así como elementos tan intangibles como la cultura. - ECOSISTEMA: Sistema dinámico relativamente autónomo, formado por una comunidad natural y su ambiente físico. El concepto tiene en cuenta las complejas interacciones entre los organismos (plantas, animales, bacterias, algas, protozoos y hongos, entre otros) que forman la comunidad y los flujos de energía y materiales que la atraviesan. - POLÌTICA: (Del griego políticos) – “ciudadano, civil, relativo al ordenamiento de la ciudad” - es el proceso y actividad, orientada ideológicamente, de toma de decisión de un grupo para la consecución de unos objetivos. La ciencia política estudia dicha conducta. Las definiciones clásicas apuntan a definir política como el "ejercicio del poder" en relación a un conflicto de intereses. Una perspectiva opuesta contempla la política en un sentido ético, como una disposición a obrar en una sociedad utilizando el poder público organizado para unos objetivos provechosos para el grupo

- Todos los conceptos desarrollados en el presente glosario fueron extraídos de la Enciclopedia Libre Wikipedia en su correspondiente sitio Web: http://es.wikipedia.org/wiki/Portada -

Página 25

Doctrina Social de la Iglesia UNIDAD VIII: “El Ambiente Natural”

Bibliografía:
 “BRANDINELLI, Rodolfo Luis; GALAN, Carlos Luis; FARREL, Gerardo F. “Manual de Doctrina Social de la Iglesia”; 4ª Edición, Editorial Guadalupe, Bs. As., 2001, Capítulo XV, “La Ecología”, Págs. 300 a 311.  Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, Pontificio Consejo Justicia y Paz, Conferencia Episcopal Argentina.  Catecismo de la Iglesia Católica, Conferencia Episcopal Argentina.  Nuevo Mundo, Revista de Teología Latinoamericana. Año 1990, N° 39.  Pensamiento Jurídico. Publicación de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Santiago del Estero. N° 2, Agosto 2005.

 JUAN PABLO II, Exhortación Apostólica Post-Sinodal “Ecclesia in Asia”, 1999, N° 41, 25.  JUAN PABLO II, Encíclica “Centesimus annus”, 1991, N° 12, 37, 39.  JUAN PABLO II, Encíclica “Sollicitudo Rei Sociales”, 1987, N° 34, 25.  JUAN PABLO II, Discurso en San Pablo, Brasil, 03/07/80.  JUAN PABLO II, Encíclica “Redemptor Hominis”, 1979, Nº 15, 16.  JUAN PABLO II, Encíclica “Dives in misericordia”, 1980, N° 10.  JUAN PABLO II, Carta encíclica “Laborem exercens”, 1981, N° 5.  JUAN PABLO II, Carta a las familias, 1994, Nº 21.  JUAN PABLO II, Encíclica, “Evangelium Vitae”, 1995, Nro. 4, 5, 10-13, 16, 17, 91.
 JUAN PABLO II, Discurso en San Pablo, Brasil, 03-07-80.

 JUAN PABLO II, Mensaje a la Jornada Mundial de la Paz, 01/01/90, N° 6, 7.
 JUAN PABLO II, Discurso a la academia Pontificia de Ciencias Sociales, 12/03/99).

 JUAN PABLO II, Mensaje a la Jornada Mundial de la Paz, 01/01/99.
 JUAN PABLO II, Exhortación Apostólica “Familiaris Consortio”, 1982, N° 30.  JUAN PABLO II, Santo Domingo, discurso inaugural, Nº 15.  JUAN PABLO II, Mensaje para la VIII Jornada mundial del enfermo, 6/8/99.

 JUAN PABLO II, Exhortación Apostólica Post-Sinodal “Christifideles Laici”, 1988, Nº 43.  JUAN XXIII, Carta Encíclica “Mater et Magistra”, 1961, N° 185 a 194.
 PABLO VI, “Populorum Progressio”, 1967, N° 37.  PABLO VI, Carta Encíclica “Humane Vitae”, 1968, N° 2.  Conclusiones Santo Domingo.

 Constitución Pastoral, “Gaudium et Spes”, Concilio Vaticano II, 1965 Nº 69, 87.  Documento de Puebla, 1979, N° 71.
 Conferencia Episcopal Uruguaya, Consejo Permanente, “Documento sobre el aborto”, Nº 6.1, 7.2, 7.3, 7.8, 7.9  Conferencia nacional de los Obispos de brasil, “Exigencias éticas del orden democrático”, Nº 45.  Conferencia episcopal mexicana, “Familia y demografía”, Nº 18.  Consejo pontificio para la familia, Declaración sobre la disminución de la fecundidad en el mundo, 25/2/98.

 Enciclopedia Libre Wikipedia. http://es.wikipedia.org/wiki/Portada.
Página 26

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->