Está en la página 1de 3

MENSAJE PARA EL ESPIRITU 4

Escucha Dios
Escucha, Dios... yo nunca habl contigo Hoy quiero saludarte... cmo ests?. T sabes... me decan que no
existas, y yo, tonto, cre que era verdad. Yo nunca haba mirado tu gran obra; y anoche, desde el crter
que clav una granada, vi tu cielo estrellado, y comprend que haba sido engaado. Yo no s si T, Dios,
estrechars mi mano, pero voy a explicarte y me comprenders...Es bien curioso: En este horrible infierno
he encontrado la luz para mirar tu Faz. Despus de sto, mucho que decirte tengo, y no tan slo me alegro
de haberte conocido. Pasada la media noche habr ofensiva, pero no temo; s que t vigilars..La seal...
bueno... dios, ya debo irme... me encari contigo. an quera decirte que como sabes habr lucha cruenta
y quizs esta noche llamar a tu puerta,Aunque no fuimos nunca muy amigos... Me dejars entrar... si a ti
llego?...Pero si estoy llorando... Ves Dios mo...? Se me ocurre que ya no soy impo...Bueno, Dios, debo
irme... Buena suerte, es raro, pero ahora ya no le temo a la muerte.
Este poema fue hallado en el campo de batalla, en el bolsillo de la chaqueta de un soldado alemn en Kiel,
destrozado completamente por una granada. En la tumba de aquel soldado se lee esta inscripcin: "Aqu
decansa con honor y gloria un soldado conocido slo por Dios"
Autor Desconocido

NO ACUMULES PENAS
Acostumbro tener un calendario
del cual da a da arranco la hoja
del da anterior. Algo bastante
simple, excepto cuando dej de
hacerlo por un par de meses, y al
tratar de arrancar todas las hojas
atrasadas no pude hacerlo, pues
una a la vez es fcil, pero todas
juntas es muy diferente.
Lo mismo sucede con nosotros
cuando no nos perdonamos da a
da, o cuando guardamos rencores
o sufrimientos.
Muchas veces nosotros mismos no
nos perdonamos errores y
decidimos cargarlos en silencio,
haciendo cada vez ms difcil la
tarea de arrancarlos de nuestras
vidas.
Pero no acumules ms hojas de tu
vida; decide hoy arrancarlas de ti y
ser libre, pues para eso fuiste
hecho.
No acumules tus penas y dselas
cada da a quien ya pag por
todas y cada una de ellas en una
cruz.
Arturo Quirs Lpiz

Cascadas de Luz infinita emanan a raudales desde


Amor,excelso y sublime descienden baando
corazones como esas cascadas,
que los baa. Sumrjanse en ese Amor que los mantendr puros y
llenos de la Luz del Padre que siempre los cobija.
Palabras de Nuestro Maestro Jesus