año 1913, ciudad de nueva

york. en la zona baja de
manhattan, en la primera
avenida, se encuentra
el hospital bellevue,
hospital psiquiátrico que,
en ocasiones, también
sirve de residencia para
algunos ancianos...

...señor carson, hábleme de ese
hombre. ya he escrito cientos de
páginas sobre sus extraordinarias
aventuras, pero quisiera saber más
sobre él, por favor. sé que está
cansado y que yo soy
muy insistente... pero
es importante... la
gente debe saber,
conocer...

bah... sí,
jovencito... eres
muy insistente... pero
es cierto, la gente debe
saber... aunque a él no
le habría gustado...
era tan esquivo, tan
impermeable a la
gloria personal...
¡así era él!

¡eso es muy
bueno! ¡puedo
escribirlo, señor
carson?

claro, claro...
escribe, que se
sepa... ¡era un
hombre leal,
valeroso,
determinado!

pero también sabía ser
duro... y, si las circunstancias lo
obligaban, era capaz de matar... pero
únicamente a aquellos que lo merecían...
era un amigo sincero de todos aquellos
que eran justos y leales... y enemigo
jurado de maleantes, ladrones,
villanos y asesinos... contra ellos
era un vengador implacable...

verás... el oeste
era así, jovencito... para
sobrevivir en la frontera se
necesitaba fuerza de voluntad,
mucha resistencia y
saber disparar... sí, la
única ley era la de las
armas, pero creo
sí, sí... y él
que de eso ya te
sabía hacerlo,
he hablado...
¿verdad? era un
gran tirador, ¿no?
¿qué quiere decir
con que era
“un vengador
implacable”?
ejem... sí...
aquel fue un episodio
significativo... pero ha
pasado mucho tiempo... los
recuerdos se confunden...
dame un momento...
puede que fuese
en el 55, o tal
vez antes...
ejem... sí...

11

sí...
zzzz...

¿pero...?
¡señor
carson!

señor, ¿no ve
que se ha dormido?
siempre hace lo mismo.
márchese, por favor,
déjele descansar. está
muy cansado. es un
pobre viejo... ni siquiera
sabemos su verdadera
edad... lo único que
necesita ahora
es dormir...

...zzzz...

discúlpeme.
no pretendía
mo...

pooff...
¿eh?

¡¿dormir?!
¡gran putifar! ¡no
estaba durmiendo, sino
reflexionando! ¡cuernos
y pezuñas! ¡fuera de
aquí, mujer! ¡y no me
molestes más!

¡fuera!

¡qué mujer!
¡es imposible! tantas
atenciones me vuelven loco...
dice que soy viejo... ¿qué le parece?
tantos años en la frontera...
fueron años difíciles, ¿sabes?
pero todavía estoy lúcido, de
eso puedes estar seguro...
¿no estás de acuerdo?
bueno, yo...
evidentemente
le doy la razón,
señor carson...
¿dónde nos habíamos
quedado? te hablaré de él...
te contaré cómo nos conocimos...
como ya he dicho, fue más o menos en
el 55... sí, lo recuerdo bien... aquella
vez sucedió algo importante...

12

¡qué modales!
¡es usted un salvaje! ya
me voy, ya me voy... ¡pero
no se le ocurra llamarme
si me necesita, viejo
loco!

...fue la primera y única vez que le
vi comportarse cruelmente.... ¡con un
comanche hijo del diablo! y fue aquel
gesto cruel el que nos salvó la vida...
es horrible, lo sé, pero aquello
nos permitió salir con vida...

pero... empecemos
por el principio... yo hacía
de guía de una patrulla de
dragones. llevábamos días
siguiendo la pista a unos
traficantes de armas que
habían robado unas cajas
de rifles al ejército... yo
sospechaba que el cerebro
del robo era, precisamente,
aquel comanche...
¡luna negra!
¡debíamos recuperar aquellos fusiles! luna negra había reunido
a los comanches y a los kiowas y asaltaba asentamientos blancos
y pacíficas aldeas navajo en nuevo méxico y arizona. la banda
que perseguíamos habían asesinado, con inaudita ferocidad,
a un par de familias navajo culpables, tal vez, de haberse
cruzado en su camino... en aquel momento desconocía
la verdadera razón de aquella masacre... pero la
descubriría pocas horas más tarde...

sur de colorado, territorio del río
purgatorio, más allá de paso ratón.
a primera hora de la mañana de
un día de verano de 1855...
venga, teniente. es
mejor que también lo vea...
vengo sospechándolo
desde ayer... ¡pero ahora
tengo la certeza!

13

...y aquella
mañana, observando los
rastros, hice
otro descubrimiento...

¡observe esas huellas! son de hace
pocas horas... se superponen a
las del convoy, que son más
antiguas... ¡y van en la
misma dirección!

¡es evidente! alguien se nos
ha adelantado... también está
persiguiendo el carro. tal vez
alguien que quiere hacer
las cosas por su
cuenta...

¿y quién
podría ser?

¿y eso qué
quiere decir?

solo conozco un
hombre lo suficientemente chiflado y temerario
para enfrentarse solo a una
banda de desalmados como
esa... y las familias navajo
asesinadas... ¡podría
ser él!

¡demonios,
carson! ¿quiere
decirme de una
vez de quién está
hablando?
esa humareda...
¡maldita sea! ¡está
haciendo nuestro
trabajo! ¡me temo que
llegamos tarde!

14

al alba de aquel mismo día,
unas horas antes, unas
millas más adelante...

¡no
hay centinelas!
¡se sienten
seguros!

caballito,
pórtate bien.
sé bueno y
calla, ¿de
acuerdo?

15

¡agh!

¡yaaahh!

16

¡argh!

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful