Está en la página 1de 6
HUGO BALL LA HUIDA DEL TIEMPO PROLOGO DE PAUL AUSTER PRESENTACION DE HERMANN HESSE TRADUCCION DE ROBERTO BRAVO DE LA VARGA BARCELONA 2005 | ACANTILADO ROMANTICISMOS: LA PALABRA Y LA IMAGEN que no pueden exigirnos que nos traguemos con gusto la nauseabunda empanada de carne humana que nos ofre- cen. No pueden exigirnos que las temblorosas ventanas de nuestra nariz absorban con entusiasmo el tufo a cada- ver. No pueden esperar que confundamos con heroismo el embotamiento y la frialdad de corazén que cada dia se revelan mas funestos. Alguna vez tendran que admitir que reaccionamos de forma muy cortés, incluso conmo- vedora. Los panfletos mas estridentes no han alcanzado a empapar como es debido, con lejia y burlas, la hipo- cresia que domina en la generalidad. 18.v1. Ahora hemos Ilevado la plasticidad de la palabra hasta un punto que dificilmente podra ser superado. Al- canzamos este resultado a costa de la frase construida de forma légica, conforme al sentido y, por tanto, renun- ciando también a una obra documental (como la que s6- lo es posible agrupando frases en una sintaxis ordenada de modo légico, lo cual exige mucho tiempo). Lo que nos vino como a propésito para nuestros esfuerzos fue- ron, en primer lugar, las circunstancias especiales de es- ta €poca, que no permite que un talento noble repose ni madure y, por ello, se obliga a poner a prueba los medios. Pero, justo después, lo que mas nos ayudé fue el empuje y el énfasis de nuestro circulo, cuyos miembros intenta- ban siempre superarse entre si aumentando las exigen- cias y los acentos. Que se ria quien quiera: la lengua nos agradeceré alguna vez nuestro tes6n, aunque no le haya Sido dado tener ninguna consecuencia directamente vi- sible. Hemos cargado la palabra con fuerzas y energias que Nos permitieron volver a descubrir el concepto evangéli- 133 1916 1916 PRIMERA PARTE co de la «palabra» (logos) como una compleja figura m4. gica. Con la renuncia a la frase por amor a la palabra, e] circulo en torno a Marinetti comenz6 resueltamente con las Parole in liberta. Sacaron la palabra del marco oracio- nal (la imagen del mundo), que se le habia adjudicado automiatica e irreflexivamente, nutrieron el consumido vocablo de la gran ciudad con luz y aire, le devolvieron su calor, su movimiento y su despreocupada libertad ori- ginal. Nosotros, por nuestra parte, fuimos todavia un pa- so mas alla. Intentamos otorgarle al vocablo aislado la plenitud de un conjuro, el ardor de un astro. Y resulta extraiio: el vocablo llevado a plenitud magicamente con- juré y alumbré una zveva frase, que no estaba ligada ni condicionada por ningtin tipo de sentido convencional. Acariciando cientos de pensamientos a la vez, sin indicar su nombre, esta frase hizo resonar el ser irracional, ori- ginal y ladico, pero abismado, del oyente; desperté y for- talecié las capas mas profundas de la memoria. Nuestros ensayos tocaron ambitos de la filosofia y de la vida, con los que nuestro entorno, desgraciadamente tan racional y precoz en su prudencia, apenas podia permitirse sofar. 20.VI. En nuestra astronomia no puede faltar el nombre de Arthur Rimbaud. Nosotros somos rimbaudistas sin quererlo ni saberlo. El es el patrén de nuestras multiples poses y pretextos sentimentales; la estrella de la moder- na desolacion estética. Rimbaud se descompone en dos partes. Es un poeta y un refractario, y esto tltimo preva- lece. Sacrifica el poeta al fugitivo. Como poeta ha pro- ducido grandes cosas, pero no lo definitivo. Le falta la 134 i 5 : % a ROMANTICISMOS: LA PALABRA Y LA IMAGEN paciencia, el don de saber esperar. Un caracter natural salvaje 0 indémito se opone hasta la aniquilacién a las fuerzas basicas sacerdotales, delicadas y comedidas de un hombre sintético. Armonia y equilibrio le parecen, no solo ocasionalmente, sino casi permanentemente, debili- dades sentimentales, como encantamientos lujuriosos; como una prenda envenenada del mundo européo nos- talgico de la muerte. Teme sucumbir a la relajacion y al sopor general; teme ser la victima de una decadencia in- digna si sigue sus impulsos apocados y mas reposados. No puede decidirse a sacrificar a esta Europa los fata morgana de esplendorosas aventuras. El descubrimiento de Rimbaud es el del europeo como el «falso negro». Haber sufrido la barbarie cafre e hipécri- ta de Europa, la pérdida de espiritu general de la que ella misma es culpable, la Capua humanitaria de los espiritus hasta el sacrificio de su talento, ésta es su especificidad. Cuando, mas tarde, fue a Harare y a Kaffa, tuvo que re- conocer que ni siquiera los negros auténticos correspon- dian a su ideal. Buscaba un mundo fabuloso: lluvia de rubies, arboles de amatista, reyes de los monos, dioses con figura humana y religiones fantasticas, en las que la fe se convierte en servicio fetichista a la idea y al ser hu- mano. Al final lleg6 a pensar que los negros tampoco va- lian la pena. Renuncid a ser amable curandero e idolo en medio de un paisanaje limitado y mezquino. Podria ha- ber obtenido lo mismo, algo mas lentamente, en la Bre- tafia o en la Baja Baviera. Ahora los negros eran negros, antes eran blancos. Estos criaban avestruces, aquéllos criaban gansos. Esa era toda la diferencia. Todavia no 135 1916 1916 PRIMERA PARTE habia descubierto el prodigio de la banalidad y el mila. gro de lo cotidiano. Se puede aprender de él lo que no hay que hacer. Recorrié un camino equivocado hasta el final. Tenia un ideal religioso, de culto, del que él mismo sélo sabia a ciencia cierta una cosa, que era mas grande e im- portante que un talento poético extraordinario. Este pre- sentimiento le dio fuerza para apartarse voluntariamente, anulando lo que habia creado, aunque fueran auténticas obras maestras de lo que en su época se entendié como poesia europea. 22.V1. Sapienti Sade. Al sabio le basta una mirada a los libros del depravado Marqués para reconocer que inclu- so los trabajos mas crudos surgen con la pretensién de defender la causa de la verdad y la rectitud. Sade opina que el vicio constituye la «auténtica» natura- leza del ser humano. Sin embargo, sélo confiesa los peca- dos del Ancien Régime. Por ello estuvo encarcelado vein- tisiete anos en la Bastilla. Existe una categoria de libros que slo se pueden aceptar sin indignacién si se conside- ran... como confesiones. jE] Marqués particip6 en una campana! Las frases mo- ralizantes de su época llegan a ponerlo furioso. Quiere restablecer el texto original. Es completamente desen- frenado e infantil. Comete los peores delitos sin perci- birlo asi en modo alguno. Lo meten en un manicomio; pero alli se convierte en rey de los locos y pone patas 136 ROMANTICISMOS: LA PALABRA Y LA IMAGEN arriba todo el establecimiento con sus obscenas come- dias escritas ad hoc. El médico del manicomio implora al rey que aleje a este hombre terrible de la clinica. Pero gadénde van a llevarselo? Procede de una familia a la que pertenecen altos funcionarios, poetas y cardenales. 23.V1. El resultado es infinitamente m4s importante que el experimento. Para ver las objeciones sdlo se requiere una vista aguda. Para penetrar en ellas y disolverlas se precisa ademAs una fuerza creativa. Lo realmente dificil y especial de una cuestidn sdlo surge en el momento en que se exige lo definitivo. Al dandy todo lo definitivo le resulta odioso. Procura evitar las decisiones. Antes de reconocer su debilidad, se inclinara a desacreditar la fuerza como una muestra de brutalidad. He inventado un nuevo género de versos, «Versos sin pa- labras» o poemas fonéticos, en los que el equilibrio de las yocales sdlo se pondera y distribuye segin el valor de la secuencia de la que se parte. Esta noche he leido los pri- meros versos de este tipo. Para ello me habia construido un vestuario especial. Mis piernas estaban metidas en una columna redonda de cartén azul brillante, que me llegaba esbelta hasta la cadera, de modo que hasta alli te- nia el aspecto de un obelisco. Por encima llevaba una enorme capa hasta el cuello, recortada en cartén, forra- da de escarlata por dentro y de oro por fuera; estaba su- jeta al cuello de tal manera que, subiendo y bajando los codos, podia moverla como si se tratara de unas alas. A es- to habia que afiadir un sombrero de chaman con forma : de chistera, alto, a rayas azules y blancas. 137 1916 1916 PRIMERA PARTE En los tres lados de la tarima frente al publico habia dispuesto atriles y puesto sobre ellos mi manuscrito re- dactado con lapiz de color rojo; iba oficiando la celebra- cién ora en uno ora en otro. Como Tzara sabia de mis preparativos, hubo un pequefio estreno, pero en toda re- gla. Todos sentian curiosidad. Asi que, como no podia caminar vestido de columna, hice que me llevaran a la ta- rima en la obscuridad y comencé a decir lenta y solemne- mente: gadji beri bimba glandridi lauli lonni cadori gadjama bim beri glassala glandridi glassala tuffm i zimbrabim blassa galassasa tuffm i zimbrabim... Los acentos se volvieron mas duros, la diccién se elevé al agudizarse las consonantes. Muy pronto me di cuenta de que, si queria seguir serio (y lo queria a cualquier precio), mis medios de expresién no estarian a la altura de la pompa de mi puesta en escena. Entre el publico vi a Brupbacher,** Jelmoli,*? Laban,” la sefiora Wigman.”* Tuve miedo de hacer el ridiculo y pegarme un plancha- zo, y me contuve. Hab{a acabado entonces con el «Can- to de Labada a las nubes» en el atril de la derecha y la «Caravana de elefantes» en el de la izquierda, y me vol- ** Probablemente Fritz Brupbacher. Cf. nota 5. » Hans Jelmoli (1877-1936), compositor y critico musical suizo. *4 Rudolf von Laban. Cf. nota 17. *’ Marie Wiegmann (1886-1973), bailarina y coredgrafa. 138 , ROMANTICISMOS: LA PALABRA Y LA IMAGEN vi de nuevo al caballete central, agitando las alas diligen- temente. Las pesadas series vocalicas y el ritmo arrastra- do de los elefantes me habian permitido incluso una altima subida. Pero ¢cémo iba a rematarlo ahora? En- tonces adverti que mi voz, a la que no le quedaba otra via, adquiria la arcaica cadencia de la lamentacién sa- cerdotal, aquel estilo del canto de la misa, tal y como suena, con afliccién, por las iglesias catélicas de Oriente a Occidente. No sé qué fue lo que me sugirié esta musica. Pero co- mencé a cantar mis series vocélicas de forma recitativa al estilo eclesiastico e intenté, no sdlo seguir serio, sino ademas forzarme a la seriedad. Por un momento me pa- recié como si en mi m4scara cubista apareciera el rostro de un jovencito pélido, azorado, aquel rostro mitad asus- tado, mitad curioso de un muchacho de diez afios que, en las misas de difuntos y en los oficios solemnes de la parroquia de su pueblo, esta pendiente, tembloroso y avido, de la boca del sacerdote. Entonces se apag6, como yo habia dispuesto, la luz eléctrica, y fui bajado de la ta- tima al escotillén, cubierto de sudor como un obispo magico. 24.Vv1. Antes de los versos habia leido algunas palabras programaticas. Con este tipo de poemas sonoros se re- nunciaba en bloque a la lengua, que el periodismo habia vuelto corrupta e imposible. Suponia una retirada a la al- quimia mas intima de la palabra, se abandonaba incluso la palabra para preservar asi un ultimo recinto santisimo para la poesia. Se renunciaba a hacer poesia de segunda mano: es decir, a asumir palabras (por no hablar ya de 139 1916 1916 PRIMERA PARTE frases) que no se hubieran acabado de inventar para uso propio, enteramente nuevas y flamantes. Ya no se desea- ba alcanzar el efecto poético por medios que, a la postre, no son nada mas que el reflejo de intuiciones 0 de arre- glos ofrecidos furtivamente y ricos en lo intelectual, pe- ro no en lo plastico. 2. VIRA-MAGADINO, I.VILI. Pisamos tierra aqui, viniendo de Locarno, como Robinson en su isla de papagayos. To- do ese paisaje completamente intacto..., guanto é bello! Montafias de azul acero sobre jardines de rosas. Peque- fias islas que brillan a la luz del amanecer. Nuestras ma- letas estaban sobre la gravilla al sol. Muy poco a poco fueron acudiendo algunos nifos curiosos y pescadores, que nos condujeron arriba, hasta el pueblo. 4.Vull. Tzara ha inaugurado una coleccién Dada con La premiére aventure céleste de Monsieur Antipyrine. Sin embargo, para mi, la aventura celeste ahora es la apatia y aquella nostalgia de la convalecencia que hace brillar to- das las cosas con una luz nueva, que lo inunda todo dul- cemente. Tres veces al dia sumerjo los miembros blan- cos, desnudos, en el agua azul plata. Los verdes vifiedos colgantes, el repicar de las campanas, los ojos pardos de los pescadores corren por mi sangre. ; Ya ni siquiera ne- cesito poemas! Todas las colinas quedan reposando so- bre la orilla, guardadas por una serpentina que vela sobre ellas con una corona de oro. 140