Está en la página 1de 1

Hubo quien fue grande a causa de su fuerza y quien fue grande gracias a su sabidura

y quien fue grande gracias a su esperanza, y quien fue grande gracias a su amor, pero
Abraham fue todava ms grande que todos ellos: grande porque posey esa energa
cuya fuerza es debilidad, grande por su sabidura, cuyo secreto es locura, grande por la
esperanza cuya apariencia es absurda y grande a causa de un amor que es odio a s
mismo
(Soren Kierkegaard, Temor y Temblor)