Marcada en la carne

Marcada
en la
carne
Una novela de Anne Bishop
Los Otros - Libro 04

Marcada en la carne
Serie: Los Otros
Título original: Marked in Flesh
Autora: Anne Bishop
Año: 2016
Traducción oficial: No publicado en español
Traducción libre: Grupo Dark Wolf

Marcada en la carne
Índice
Resumen:......................................................................................................... 7
Una Breve Historia del Mundo............................................................................ 8
Prologo.......................................................................................................... 11
Capítulo 1...................................................................................................... 15
Capitulo 2...................................................................................................... 29
Capítulo 3...................................................................................................... 43
Capítulo 4...................................................................................................... 47
Capítulo 5...................................................................................................... 54
Capítulo 6...................................................................................................... 65
Capítulo 7...................................................................................................... 73
Capítulo 8...................................................................................................... 85
Capítulo 9.................................................................................................... 105
Capítulo 10................................................................................................... 110
Capítulo 11................................................................................................... 115
Capítulo 12................................................................................................... 127
Capítulo 13................................................................................................... 140
Capítulo 14................................................................................................... 151
Capítulo 15................................................................................................... 161
Capítulo 16................................................................................................... 173
Capítulo 17................................................................................................... 186
Capítulo 18................................................................................................... 209
Capítulo 19................................................................................................... 212
Capítulo 20................................................................................................... 222
Capítulo 21................................................................................................... 229
Capítulo 22................................................................................................... 239
Capítulo 23................................................................................................... 273
Capítulo 24................................................................................................... 275
Capítulo 25................................................................................................... 277
Capítulo 26................................................................................................... 286

Marcada en la carne
Capítulo 27................................................................................................... 292
Capítulo 28................................................................................................... 300
Capítulo 29................................................................................................... 302
Capítulo 30................................................................................................... 309
Capítulo 31................................................................................................... 312
Capítulo 32................................................................................................... 316
Capítulo 33................................................................................................... 321
Capítulo 34................................................................................................... 329
Capítulo 35................................................................................................... 332
Capítulo 36................................................................................................... 347
Capítulo 37................................................................................................... 352
Capítulo 38................................................................................................... 361
Capítulo 39................................................................................................... 366
Capítulo 40................................................................................................... 378
Capítulo 41................................................................................................... 379
Capítulo 42................................................................................................... 384
Capítulo 43................................................................................................... 400
Capítulo 44................................................................................................... 402
Capítulo 45................................................................................................... 410
Capítulo 46................................................................................................... 433
Capítulo 47................................................................................................... 435
Capítulo 48................................................................................................... 441
Capítulo 49................................................................................................... 443
Capítulo 50................................................................................................... 465
Capítulo 51................................................................................................... 484
Capítulo 52................................................................................................... 491
Capítulo 53................................................................................................... 493
Capítulo 54................................................................................................... 495
Capítulo 55................................................................................................... 503
Capítulo 56................................................................................................... 517
Capítulo 57................................................................................................... 520

Marcada en la carne
Geografía..................................................................................................... 528
Sobre la Autora Anne Bishop..........................................................................533
Nota de sobre la traducción............................................................................. 536

Marcada en la carne

Resumen:
Durante siglos, los Otros y humanos han coexistido en una precaria paz.
Pero cuando la humanidad sobrepasa sus límites, los Otros tendrán que decidir
cuanta humanidad están dispuestos a tolerar, tanto dentro de sí mismos como
dentro de su comunidad ...
Dado que los Otros se han aliado con las Casandra de sangre, las frágiles
aunque potentes humanas, profetas de la sangre que estaban siendo explotadas
por su propia especie, la delicada dinámica entre los humanos y Otros ha
cambiado.
Algunos, como Simon Wolfgard, Lobo cambiante y líder del Courtyard de
Lakeside, y la profeta de la sangre Meg Corbyn, ven el nuevo compañerismo
como beneficioso, tanto a nivel personal como en lo cotidiano.
Pero no todos están convencidos. Un grupo de humanos radicales está
tratando de usurpar la tierra a través de una serie de violentos ataques contra
los Otros. Lo que no se dan cuenta es que hay fuerzas mayores y más peligrosas
que la de los cambiantes y vampiros que protegen la tierra que pertenece a los
Otros, y esas fuerzas están dispuestas a hacer lo que sea necesario para proteger
lo que es suyo...

Marcada en la carne

Una Breve Historia del Mundo

Hace mucho, mucho tiempo, Namid concibió todo tipo de vida,
incluyendo a los seres conocidos como humanos. Ella les otorgo tierras fértiles
y agua de buena calidad. Comprendiendo su naturaleza y la de sus otros
retoños, también les dio suficiente aislamiento para que tuvieran una
oportunidad de sobrevivir y crecer.
Y así lo hicieron.
Aprendieron a hacer fuego y refugios. Aprendieron a cultivar y a
construir ciudades. Construyeron barcos y pescaron en las aguas del
Mediterráneo y Mar Negro. Procrearon y se diseminaron a través de sus partes
del mundo hasta que llegaron a las tierras salvajes. Fue entonces cuando
descubrieron que otros descendientes de Namid ya habían reclamado el resto
del mundo.
Los Otros observaron a los humanos y no vieron en ellos conquistadores.
Vieron un nuevo tipo de carne.
Se libraron guerras para poseer las tierras salvajes. A veces los humanos
ganaron y esparcieron su semilla un poco más lejos. Más a menudo, sus partes
civilizadas desaparecieron, y los sobrevivientes, temerosos, trataron de no
temblar cuando un aullido se levantaba en la noche o cuando a un hombre, que
vagara demasiado lejos de la seguridad de las puertas robustas y luminosas, se
lo encontraba a la mañana siguiente sin sangre.
Siglos pasaron, y los humanos construyeron buques más grandes y
navegaron a través del Océano Atlántik. Cuando encontraron una tierra virgen,
construyeron cerca de la orilla. Entonces descubrieron que esa tierra también
había sido reclamada por el indígena, los Terráneos, los Nativos de la Tierra.
Los Otros.
Los Terráneos que gobernaban el continente llamado Thaisia, se enojaron
cuando los humanos talaron árboles y cercaron la tierra que no les pertenecía.

Marcada en la carne
Así que los Otros se comieron a los pioneros y conocieron esta carne en
particular, tal como les había pasado a los humanos muchas veces en el pasado.
La segunda oleada de exploradores y pioneros encontraron el
asentamiento abandonado y, una vez más, trataron de reclamar la tierra como
propia.
Los Otros también se los comieron.
La tercera ola de pioneros tuvo un líder, que era más inteligente que sus
predecesores. Ofreció a los Otros mantas y cortes de tela para la ropa y
brillantes pedacitos interesantes, a cambio de que se les permitiera vivir en el
asentamiento y tener suficiente tierra para cultivar. Los Otros pensaron que se
trataba de un intercambio justo y se alejaron de los límites de la tierra que los
humanos podrían usar. Más regalos fueron intercambiados por los privilegios
de caza y pesca. Este acuerdo era satisfactorio para ambas partes, incluso si un
lado consideraba a sus nuevos vecinos con gruñidos de tolerancia y el otro lado
se tragaba el miedo asegurándose de que su gente estuviera a salvo dentro de
los muros fortificados antes del anochecer.
Los años pasaron y llegaron más colonos. Muchos murieron, pero
suficientes humanos prosperaron. Los asentamientos devinieron en aldeas, que
luego fueron pueblos, los cuales se convirtieron en ciudades. Poco a poco, los
humanos se movieron a través de Thaisia, extendiéndose todo lo que podían
sobre la tierra que se les permitía usar.
Siglos pasaron. Los humanos eran inteligentes. Así como lo eran los
Otros. Los humanos inventaron la electricidad y la fontanería. Los Otros
controlaban todos los ríos que podrían alimentar los generadores y todos los
lagos que suministraban la fresca agua potable. Los humanos inventaron
máquinas de vapor y calefacción central. Los Otros controlaban todo el
combustible necesario para hacer funcionar los motores y calentar los edificios.
Los humanos inventaron y fabricaron productos. Los Otros controlaban todos
los recursos naturales, decidiendo así lo que se hacía o no en su parte del
mundo.
Hubo choques, por supuesto, y algunos lugares se convirtieron en
oscuros monumentos para los muertos. Esos memoriales finalmente dejaron en
claro al gobierno humano que los nativos de la tierra gobernaban Thaisia, y
nada salvo el fin del mundo lo iba a cambiar.

Marcada en la carne
Así fueron las cosas hasta la era actual. Existen pequeños pueblos de
humanos dentro de las grandes extensiones de tierras que pertenecen a los
Otros. Y en las grandes ciudades humanas, hay espacios cercados llamados
Courtyard que están habitados por los Otros que tienen la tarea de mantener la
vigilancia sobre los residentes de la ciudad y hacer cumplir los acuerdos de los
humanos con los Terráneos.
Todavía hay tolerancia a regañadientes en un lado y miedo hacia lo que
camina en la oscuridad en el otro. Pero si son cuidadosos, los humanos
sobreviven.
La mayor parte del tiempo, ellos sobreviven.

Marcada en la carne

Prologo
Como humanos, es nuestro derecho, nuestro destino, el reclamar el mundo para
nosotros. Debemos mostrar la fortaleza necesaria para arrebatarles el territorio a los
animales que acaparan el agua y la tierra, que no tienen ningún uso para recursos como
la madera y el petróleo, que no hacen ninguna contribución al arte o a la ciencia, o a
mejorar las condiciones de vida. No podemos alcanzar la supremacía a la que estamos
destinados, mientras sigamos permitiendo que los animales nos asusten con la creencia
de que tenemos que someternos a los límites que han fijado. La raza humana no tiene
límites. Si estamos juntos, seremos invencibles. Vamos a ser los amos, y el mundo nos
pertenecerá de principio a fin... y para siempre.
Nicholas Scratch,
Portavoz del movimiento: Humanos Primeros y Últimos.

Marcada en la carne
Todo siempre se centra en el territorio. En cuidar de tu manada, en tener buena
comida y agua. En tener lo suficiente para que tu manada pueda sobrevivir y tus
cachorros puedan crecer. Ya sean Otros o humanos, es todo lo que queremos. Y cuando
algún tipo de animal invade una zona hasta el punto que muchos tipos de animales
comienzan a morir de hambre, le toca a los depredadores el mermar los rebaños antes de
que no quede nada para nadie. Esa es una simple verdad ya sea que estemos hablando de
ciervos o humanos.
Simon Wolfgard, líder del Courtyard de Lakeside.

Marcada en la carne
N:
Debemos golpear pronto para conseguir un rápido y
victorioso resultado. Reúne a nuestros aliados y comienza
con las distracciones que mantendrán los ojos alejados de
los puertos de Thaisia. Embarca todo lo que puedas, sea
como sea. Un ejército hambriento no puede luchar contra el
enemigo al que nos enfrentamos. Tan pronto como estos
últimos barcos estén asegurados en nuestros puertos,
vamos a reclamar lo que por derecho pertenece al pueblo
del Bloque Romano y terminaremos con las alimañas que
actualmente invaden las tierras sin cultivar.
Padre.

Marcada en la carne
Para: HPU, División Thaisia
Proceder con la primera
recuperación de tierras.
NS

etapa

del

proyecto

de

Marcada en la carne

Capítulo 1
Sunsday 5 de Juin
"La sangre dulce ha cambiado las cosas. Has cambiado a causa de ella. Estamos
intrigados por los humanos que se han reunido alrededor de tu Courtyard, así que
vamos a darte algo de tiempo para decidir cuánto de lo humano los Terráneos
mantendrán".
*****
Simon Wolfgard, líder del Courtyard de Lakeside, contemplaba el techo de
su cuarto, las palabras de advertencia, de amenaza, ahuyentaban su sueño,
como lo habían estado haciendo en las últimas noches.
Sin embargo la ausencia de sueño no se debía únicamente a esas palabras.
La postergación era un rasgo humano, pero en la última semana había
descubierto que no estaba exento de esa mordida. Los Lobos no posponían las
cosas. Cuando la manada necesitaba alimentos, iban de caza. No se inventaban
excusas ni encontraban alguna cosa sin importancia que no necesitara ser hecho
en ese mismo instante. Asumían el compromiso de cuidar de lo que se les había
encomendado cuidar.
Quise que Meg se curara del corte que se hizo la semana pasada. Quise darle
tiempo antes de pedirle que asuma parte del peso de estas decisiones. Es la Trailblazer
que está encontrando caminos para que otras Casandra de sangre puedan sobrevivir. Por
24 años no tomó decisiones sobre sí misma o sobre cualquier otra persona, y ahora se
supone que debe tomar todas estas importantes decisiones que podrían significar la vida
o la muerte para... ¿quién? ¿Las otras profetas de la sangre? ¿Todos los humanos que
viven en Thaisia?
Gruñó, como si eso fuera a amedrentar sus pensamientos hasta ocultarlos,
Simon se dio la vuelta, cerró los ojos, y presionó su cara en la almohada,
determinado a conseguir un poco de sueño. Pero los pensamientos eran
excelentes cazadores y devoradores de sueño.
"Vamos a darte algo de tiempo para decidir cuánto de lo humano los Terráneos
mantendrán".

Marcada en la carne
En la última semana, encontró excusas para sí mismo y para el resto de la
Asociación Empresarial del Courtyard, y ellos le permitieron hacerlo, porque
ninguno, -ni Vlad, Henry o Tess- querían decirle a Meg lo que estaba
verdaderamente en juego ahora. Pero el tiempo, así como la frágil y extraña piel
de Meg, no era algo que pudieran permitirse el lujo de perder.
Rodando hacia otro lado, Simon se quedó mirando la ventana. Al levantar
la cabeza, las orejas cambiaron a la forma lobuna, aguzando el oído para atrapar
mejor los sonidos del exterior.
Gorriones. Esos primeros somnolientos gorjeos anunciaban el amanecer,
mientras el cielo comenzaba su cambio de negro a gris.
Amanecer.
Dejando a un lado la sábana enredada, Simon fue al baño a orinar.
Mientras se lavaba las manos, echó un vistazo por encima del hombro.
¿Necesitaba una ducha? Inclinó la cabeza y se dio una olfateada. Olía como un
Lobo saludable. Por lo que se ducharía más tarde, cuando tuviera que
enfrentarse a algo más que una humana que era su amiga especial. Además, ella
tampoco se iba a duchar.
Se alejo del lavabo, y luego se detuvo. Saltarse una ducha era una cosa,
pero la boca humana -en la mañana- producía olores suficientemente fuertes
como para desalentar el contacto cercano.
Cargando el cepillo de dientes con pasta dental, Simon estudió su reflejo
mientras se lavaba los dientes. El pelo negro se estaba enmarañando; tendría
que hacer algo al respecto antes de que los invitados del Courtyard llegaran. La
piel un tanto dorada por trabajar afuera sin camisa. Y los ojos de color ámbar de
un Lobo. En forma humana o de Lobo, los ojos no cambiaban.
Se enjuagó la boca y fue a guardar el cepillo de dientes en el botiquín
encima del lavabo. Luego miró su reflejo y levantó sus labios para revelar sus
dientes.
No, los ojos no cambiaban cuando se desplazaba a Lobo, pero...
Cambió la cabeza a la forma del Lobo, cargó el cepillo de dientes con pasta
por segunda vez y lavó, mejor, su otro set de dientes. Luego gruñó porque la
boca de un Lobo no estaba diseñada para enjuagar y escupir. Terminó inclinado

Marcada en la carne
sobre el lavabo y vertió agua en los dientes y lengua para que nadie pensara
que estaba echando espuma por la boca.
—La próxima vez sólo masticaré una ramita como de costumbre, — se
quejó cuando cambió de nuevo a totalmente humano.
Volviendo a la habitación, se puso unos vaqueros y una camiseta. Luego se
acercó a la ventana y presionó su rostro cerca del vidrio. Afuera estaba lo
suficientemente frío como para usar calcetines y zapatillas de deporte y una
camiseta, ya que estarían caminando a la velocidad de Meg, no la suya.
Terminó de vestirse, luego agarró sus llaves del plato en su cómoda y salió
por la puerta de su apartamento que daba al pasillo trasero que compartía con
Meg. Desbloqueó el cerrojo de la puerta de la cocina y la abrió con cuidado. A
veces ella usaba la cadena como seguridad adicional, y el romper su puerta por
accidente sólo causaría problemas.
Había causado suficientes problemas la vez que rompió la puerta a
propósito.
Sin cadena. Bien.
Simon se metió en la cocina de Meg y silenciosamente cerró la puerta.
Luego se dirigió a su dormitorio.
Una ligera brisa que entraba por la ventana -parcialmente abierta-, jugaba
con las cortinas de verano que la manada femenina, -amigas humanas de Meghabían ayudado a comprar y colgar. La luz de la mañana también llegó a través
de la ventana, dándole un panorama claro de la mujer acurrucada bajo las
mantas.
¿Tenía frío? Si se hubiera quedado con ella la noche anterior, no tendría
frío.
—¿Meg? — Con prudencia, porque podía patear como un alce cuando
tenía miedo, le dio un pequeño empujón al hombro—. Hora de despertar, Meg.
Ella gruñó y se acurrucó bajo las mantas hasta que sólo la parte superior
de la cabeza se mostró.
Respuesta equivocada.

Marcada en la carne

Estirando un brazo para bloquear una potencial patada, Simon le puso la
otra mano en la cadera y la sacudió contra el colchón un par de veces.
—¿Qué? ¿Qué? — Meg intentó incorporarse, por lo que amablemente la
agarró del brazo y tiró de ella.
—Hora de despertar.
—¿Simon? — Ella giró la cabeza y parpadeó ante la ventana—. Aún está
muy oscuro. — Se dejó caer en la cama y trató de tirar de las mantas.
Él agarró las mantas, y el breve juego de tironeo la tuvo erguida de nuevo.
—No está oscuro; es sólo temprano, — dijo—. Vamos, Meg. Tomaremos un
paseo.
—No ha amanecido. El despertador no sonó.
—No necesitas un despertador. Tienes gorriones, y dicen que amaneció.
Como no respondió, Simon la levantó y se la llevó arrastrando hacia la
puerta de la habitación y por el pasillo hacia el cuarto de baño.
—¿Estás lo suficientemente despierta como para hacer pis y cepillarte los
dientes?
Ella le cerró la puerta en la cara.
Tomando eso como un sí, Simon volvió a la habitación de Meg y sacó la
ropa que iba a necesitar. La mayor parte de la ropa. Al parecer, se suponía que
un hombre no debía tomar la ropa interior de una hembra de un cajón a menos
que estuviera emparejado a la hembra. Y se suponía que los hombres no debían
ver la ropa interior a menos que las mujeres quisieran que se vea.
No entendía por qué todos se preocupaban acerca de tomar ropa limpia de
un cajón. La ropa interior olía mucho más interesante después de que la hembra
la usaba.
Probablemente era algo que las hembras humanas no querrían saber.

Marcada en la carne
Mientras esperaba, hizo la cama, más por desalentar a Meg de volver a
tirarse en ella, que porque quisiera ordenar la habitación. Además, pasar sus
manos sobre las sábanas y respirar su aroma le hacía feliz.
¿Por qué pensó que dormir en su forma humana anoche era una buena
idea?, ¿especialmente cuando significaba dormir solo? Si se hubiera desplazado
a su forma de Lobo, como era su costumbre, podría haberse quedado con Meg,
podría haberse hecho un ovillo junto a ella en su cama.
Está bien, no pensó que permanecer en forma humana durante la noche
era una buena idea, sólo era un ejercicio necesario. Seis Lobos de la manada de
Addirondack vendrían la semana entrante al Courtyard de Lakeside, para
experimentar la interacción con los humanos en formas que no podrían hacerlo
en su propio territorio. Tres eran adultos que ya estaban tratando con los
humanos que vivían en las ciudades situadas en las montañas Addirondack y
sus alrededores. Los otros tres eran jóvenes que habían completado su primer
año de educación en un centro humano que los entrenaba para vigilar a los
humanos que viven en Thaisia.
Vigilar que los humanos mantengan los acuerdos que sus antepasados
hicieron con los Terráneos, era un trabajo peligroso. Los Otros podían referirse a
los humanos como carne inteligente -y lo eran-, pero también eran
depredadores invasores que arrebataban territorio siempre que podían. Y más
allá de lo que sus funcionarios públicos declararan, los humanos no estaban
realmente preocupados por el bienestar general de su clase. Los humanos que
pertenecían al movimiento Humanos Primeros y Últimos, aullaron por la escasez
de alimentos en Thaisia y dijeron que los Terráneos eran los causantes. Pero
fueron los humanos de HPU quienes habían vendido los excedentes de
alimentos para la Alianza de Naciones del Bloque Romano con fines ocultos y
luego mintieron sobre ello. Esas mentiras trajeron como consecuencia una lucha
en Lakeside que resultó en la muerte del oficial de policía Lawrence MacDonald
y Crystal Crowgard. Como contrapartida, los humanos llamaron la atención de
Terráneos que por lo general se mantenían alejados de los lugares controlados
por humanos, mientras que sus intenciones fueran benévolas.
Aquellos Nativos de la tierra, que vivían en lo profundo del País salvaje,
habían decidido que los humanos en Thaisia cometieron un abuso de confianza,
y todos los acuerdos entre los humanos y Otros podían ser rescindidos.
Probablemente lo serían. Ya existían restricciones sobre qué tipo de carga podía
ser transportada por los barcos que viajaban en los Grandes Lagos. Ya había
restricciones sobre qué tipo de humanos podían viajar de una ciudad humana a

Marcada en la carne
otra. Los gobiernos humanos que supervisaban los asuntos humanos a nivel
regional, se tambalean por las sanciones. Si los barcos no podían llevar
alimentos y mercancías de una región a otra, si los trenes no podían llevar
alimentos y combustible a las ciudades que lo necesitaban en igual medida,
¿qué le pasaría a todos los humanos que vivían en el continente?
Si los humanos que se suponía estaban a cargo habían prestado atención a
la historia de Thaisia, sabrían lo que sucedería. Los depredadores invasores -de
dos patas-, serían eliminados, y la tierra sería reclamada por los Nativos de la
tierra, los Terráneos, los Otros.
Pero ya no era tan fácil de hacerlo como lo fue unos pocos siglos atrás.
Entonces, eran muy pocos los humanos que construían o usaban elementos que
dañaban la tierra si se los dejaba corromper. Ahora, había refinerías procesando
el crudo extraído de la tierra. Ahora, había lugares almacenando combustible.
Ahora, había industrias que podían dañar la tierra si no se las atendía. ¿Cuánto
dañarían esas cosas si fueran destruidas o abandonadas?
Simon no tenía respuestas, y los Terráneos que velaban el País salvaje - los
peligrosos seres primigenios, que encubrían su verdadera naturaleza Terránea
en formas tan antiguas que no tenían nombre-, no se verían afectados en la
búsqueda de respuestas. Incluso si todo lo demás desapareciera del mundo,
para hacer sitio a lo nuevo que nacería de la destrucción y el cambio, todavía
seguirían existiendo.
Los Terráneos cambiantes como los Lobos, Osos, Halcones y Cuervos, se
referían a esas formas como los Antiguos, una palabra que sonaba benévola para
los seres que eran los dientes y las garras de Namid.
Meg volvió del baño, luciendo un poco más despierta y mucho menos feliz
de verlo. Iba a estar más infeliz todavía cuando se enterara de por qué quería
tomar este paseo.
—Vístete, Meg. Tenemos que hablar.
Ella señaló hacia la puerta del dormitorio.
Él era líder del Courtyard y ella una empleada del Courtyard, por lo que
no debería permitirle darle órdenes, incluso si eran no verbales. Pero estaba
aprendiendo que, cuando se trataba de humanos, la cadena de mando de la
manada no siempre se aplicaba dentro de la guarida. Lo que significaba que

Marcada en la carne
Meg era la dominante en su guarida y podía serle indiferente que él fuera el
dominante en cualquier otro sitio.
Salió de la habitación y cerró la puerta, luego presionó la oreja contra la
madera. Cajones abriéndose, cajones cerrándose. Movimiento.
—Deja de husmear, Simon.
Sonaba molesta en vez de somnolienta. Habiendo pinchado lo suficiente al
puercoespín, por así decirlo, regresó a la cocina y husmeó en sus armarios y
refrigerador para asegurarse de que ella tenía suficiente comida. La mitad de un
litro de leche; un par de bocados de queso, tal vez más en términos de las
mordidas humanas; un pequeño plato de fresas -la parte de las fresas que ella y
Henry Beargard habían recogido ayer-, un medio bocadillo envuelto de Un
pequeño Bocado, la cafetería del Courtyard.
Su armario tenía un frasco de conservas de duraznos, un frasco de salsa de
espagueti, y una caja de espaguetis.
—Si estás hurgando por los restos de pizza, me los comí anoche, — dijo
Meg, entrando en la cocina.
Simon cerró el armario. ¿Era esta una cantidad típica de alimento que los
humanos almacenaban en los meses más cálidos? En su propia cocina, no tenía
más de lo que había allí, pero por lo general cazaba su comida y se la comía
fresca, así que otros alimentos eran sólo suplementos que disfrutaba por su
sabor y eran buenos para la forma humana.
—¿Quieres algo de comer?— Preguntó Meg.
—Más tarde. — Saliendo de su cocina, bajó la escalera de servicio que
llevaba a la puerta exterior, seguro de que lo seguiría. Una vez fuera, le tomó la
mano, enlazando sus dedos con los de ella, una forma de contacto y conexión
que habían comenzado a tener una semana después de que liberara la profecía
sobre la Comunidad River Road.
—El césped está húmedo, — dijo Meg—. ¿No deberíamos caminar por la
calle?

Marcada en la carne
Simon negó con la cabeza. Esta mañana la carretera, que era lo
suficientemente amplia como para un vehículo y recorría el interior del
Courtyard, se sentía demasiado humano.
¿Cómo empezar? ¿Qué decir?
Pasaron por delante de la huerta ampliada para el Complejo Verde, el
único complejo de múltiples especies en el Courtyard. Como una manera de
ayudar a los humanos que trabajaban para el Courtyard, los Otros habían
acordado dejar que esos humanos compartieran la cosecha si hacían su parte
del trabajo. Había al menos un humano comprobando la huerta todos los días,
asegurándose de que las plantas tuvieran suficiente agua y las hembras en
particular, tenían los ojos de Halcón a la hora de detectar una mala hierba.
Vio un trozo de piel en el borde de la huerta, pero no se lo señaló a Meg.
Algo había llegado para picar las plantas y había terminado siendo la cena de
alguien.
—¿Querías hablar, — dijo Meg—. ¿Se trata de las sanciones? El Lakeside
Noticias ha impreso un montón de artículos acerca de las restricciones que los
humanos tienen que obedecer ahora.
—Un montón de aullidos por problemas que ellos mismos ocasionaron, —
gruñó Simon.
—La gente tiene miedo. Desconocen lo que las sanciones pueden implicar
para sus familias.
—Ilusos humanos que tratan de construir un dique de castores con un par
de ramitas. Las sanciones son bastante simples. A cualquier humano que
pertenezca al movimiento Humanos Primeros y Últimos, no se le permitirá viajar
en modo alguno por cualquier ruta que pase por el país salvaje. Eso significa
que no pueden usar ni las carreteras, ni los trenes.
—¿Barcos?
Simon negó con la cabeza.
—Toda el agua en Thaisia pertenece a los Terráneos. Los barcos en los
lagos y ríos viajan por tolerancia. Siempre lo han hecho. — Y las Elementales
conocidas como las cinco hermanas ya habían advertido que cualquier barco
que viajara por los Grandes Lagos sin su consentimiento no llegaría a puerto.

Marcada en la carne
Más bien, el barco podría, pero la tripulación no. Después de todo, si se hundía
el barco podría ensuciar el mar con todo ese combustible y residuos. Era más
probable que la nave quedara la deriva después de que la carga fuera fácilmente
retirada. Y la tripulación se convertiría en alimento para los Terráneos que
realizaban el trabajo de sacar a los molestos humanos del agua.
—¿Y la comida? — Preguntó Meg—. Los periódicos y reportajes de
televisión dicen que la comida no se puede transportar de una región a otra.
—O están mintiendo o tratan de causar problemas, o están demasiado
ocupados gritando como para escuchar. — En lo que se refería a los Otros, el no
escuchar era una de las razones por la qué los humanos, como especie,
terminaban necesitando lecciones duras: se negaban a comprender las señales
de alerta—. Mira, Meg, la compra y venta de alimentos y de mercancías entre la
gente de Vida Simple, Intuyes, y Terráneos no va a cambiar, y ello incluye a todos
los asentamientos humanos que son controlados por nosotros. Cualquier
alimento que venga de granjas controladas por humanos tiene que ser aprobado
por inspectores Intuyes y Terráneos antes de que se les permita pasar de una
región a otra. Estamos haciendo esto para asegurarnos de que los humanos no
puedan mentir de nuevo sobre la escasez de alimentos, mientras que aquí se
está vendiendo alimentos para los humanos en otras partes del mundo. — Él
resopló—. Pero eso no es de lo que tenemos que hablar. A este Courtyard -mejor
dicho, a un grupo selecto dentro de este Courtyard- se les ha encomendado una
tarea por los Antiguos, aquellos Terráneos que velan el País Salvaje. Y ese grupo
selecto te incluye porque eres quien cambió las cosas.
—¿A mí? — Las piernas de Meg temblaron—. ¿Qué he hecho?
Simon sonrió.
—Ser tú.
Meg Corbyn, el Enlace Humano del Courtyard de Lakeside, era una
Casandra de sangre, una profeta de la sangre que veía visiones cuando cortaba
su piel. Había tropezado con Aullidos, Buena Lectura, durante una tormenta de
nieve, en busca de trabajo, huyendo del hombre que la había retenido y cortado
con fines de lucro. Tan vulnerable e inexperta como un cachorro, había
trabajado duro para aprender su trabajo como enlace humano y también trabajó
muy duro para aprender a vivir. Algunos de los humanos que trabajaban para
el Courtyard se habían reunido alrededor de ella, ayudándola, enseñándole,
incluso protegiéndola. Y eso cambió la relación que los humanos tenían con los
Otros.

Marcada en la carne

La sonrisa de Simon se desvaneció.
—¿Cuánto de lo humano los Terráneos mantendrán? Eso es lo que
tenemos que averiguar.
Meg dejó de caminar.
—¿Qué significa eso?
—Esa es la otra cosa que tenemos que averiguar. — Él tiró de su mano
para hacer que se moviera de nuevo, pero ella se limitó a mirarlo, sus ojos grises
del mismo color que el cielo de la mañana.
—¿Cuánto de lo humano mantener? ¿Qué se supone que significa? ¿Si los
Terráneos en forma humana mantendrán aspectos como los dedos y pulgares?
Porque los dedos y los pulgares son realmente útiles. Henry es un escultor. Él
no querría prescindir de ellos. Tampoco tú.
Simon la observó. Tal vez el cerebro humano realmente necesitaba más
tiempo para despertar que el cerebro de los Terráneos. Cuando él se levantaba,
estaba despierto. Bostezaba, se estiraba, y estaba listo para jugar, cazar o incluso
hacer frente al trabajo humano generado por la Asociación Empresarial y
Aullidos, Buena Lectura, la librería que dirigía con Vladimir Sanguinati. A pesar
de que Meg era de parte una especial raza humana, al parecer, su cerebro no
tenía un botón de encendido rápido.
Sin embargo, él dormía con ella muchas noches, y sabía que por lo general
no era así de lenta. ¿Sería que los gorriones eran suficiente alarma para anunciar
la mañana, pero para el cuerpo el cerebro necesitaba la alarma mecánica? ¿O tal
vez era una diferencia entre machos y hembras humanas? Tendría que
preguntarle a Karl Kowalski, quien era la pareja de Ruthie Stuart, así como uno
de los oficiales de policía asignados a trabajar con el Courtyard.
Empezó a caminar de nuevo y arrastró a Meg un par de pasos antes de que
ella se moviera por su cuenta.
—No se trata de la cáscara. — Simon se golpeó el pecho con los dedos de
una mano. Entonces, ya que era Meg y estaban aprendiendo juntos sobre un
montón de cosas que involucraban a los humanos, le dijo más de lo que le
habría dicho a otro ser humano, le hablo de sus propios miedos—. En cierto
modo, se trata de la cáscara. Namid dio forma a los Nativos de la Tierra para ser

Marcada en la carne
sus depredadores dominantes, y seguimos siendo los dominantes porque
aprendemos de los otros depredadores que caminan en nuestro mundo.
Tomamos sus formas para mezclarnos y vigilarlos, aprendemos cómo cazan,
cómo viven. Absorbemos mucho de su naturaleza sólo por vivir en esa forma.
No todo. Somos primero, y siempre, Nativos de la Tierra. Pero debido a que las
formas animales se han convertido en una parte de lo que se transmite a
nuestros jóvenes, los Terráneos Lobos ya no son lo mismo que los Terráneos
Oso, Halcón o Cuervo. Estas formas han existido desde hace mucho tiempo y
formas como los Sharkgard1 han existido por más tiempo.
Caminaron en silencio durante un minuto.
—¿Tienes miedo de convertirte en demasiado humano? — Preguntó Meg.
—Sí.
—Bueno, no lo eres, — lo dijo con fuerza, apretando sus dedos—. Eres un
Lobo, e incluso cuando no estás en tu forma lobuna, sigues siendo un Lobo. Tú
lo has dicho. Verse humano o dirigir una librería no va a cambiar eso.
Simon pensó en el trasfondo de lo que estaba diciendo.
Meg no quería que fuera más humano. Necesitaba que siguiera siendo un
Lobo. Porque Meg confiaba en el Lobo de una forma en que no se fiaba de un
varón humano.
Sintió una ligereza en su interior que no había estado allí un minuto atrás.
Trabajar en un Courtyard, especialmente para los Terráneos que tenían que
pasar tanto tiempo con los humanos, era un peligro, porque siempre había el
riesgo de absorber demasiado de la forma humana y ya no encajar con su
propia especie. Eso le había preocupado, mucho más recientemente cuando su
exposición a los humanos se convirtió en algo personal. Pero Meg no le
permitiría llegar a ser demasiado humano, porque necesitaba que conservara la
naturaleza y el corazón de un Lobo.
Él le dirigió una mirada, sus ojos gris claro y piel blanca, con esas mejillas
de color de rosa, y el pelo negro espeso recortado tan corto que se sentía como
la pelusa de un cachorro. Bajita y delgada, y ganando un poco de músculo
visible debajo de esa piel frágil.
1 Sharkgard: Gard de los tiburones

Marcada en la carne

¿Cuánto de lo humano sería demasiado humano para Meg?
Simon sacudió ese pensamiento. Tenía suficientes desafíos en este
momento.
—No tienes que tener miedo de lo que podrías absorber de nuestros
amigos humanos, — dijo Meg en voz baja—. Son buenas personas.
—¿Cómo lo sabes?
—Conozco a la clase de las malas personas. — Un sombrío recordatorio
del lugar donde había sido criada y entrenada, donde la cortaban con fines de
lucro.
Él asintió con la cabeza para hacerle saber que la había oído.
—Debemos de tener en cuenta lo que nos gustaría mantener, lo que
estaríamos dispuesto a hacer por nosotros mismos si los humanos no están
alrededor.
Ella le dio una mirada aguda, y su voz temblaba cuando dijo:
—¿Los humanos van a desaparecer?
—Tal vez. — No hablo de extinción. Meg era lo suficientemente inteligente
como para escuchar la palabra de todos modos. Y no le dijo que el Courtyard de
Lakeside era la razón por la que los Antiguos no había tomado esa decisión
sobre los humanos que vivían en el continente de Thaisia.
—¿Puedo hablar con Ruth, Merri Lee y Theral de esto?
—Son humanas, Meg. Van a querer mantener todo.
—Hay muchas cosas que los humanos necesitan que yo desconozco. Pasé
24 años viviendo en un recinto como una propiedad, viviendo en una celda
una vez tuve la edad suficiente para estar sola, y no me acuerdo cómo las niñas
vivían antes de tener la edad suficiente para comenzar el entrenamiento. Y tú
sabes lo que necesita el Courtyard, pero seguro que eso tampoco alcanza.
—Por los acuerdos con los humanos, un Courtyard se supone que tiene
que tener cualquier cosa que los humanos en esa ciudad tengan, por lo que si no
está en el Courtyard, los humanos realmente no lo necesitan. — Eso era una

Marcada en la carne
especie de hielo delgado de la verdad, que no soportaría ningún peso si se lo
pusiera a prueba, y ambos lo sabían—. Además, si le cuentas a la manada
femenina, Ruthie y Merri Lee se lo dirán a sus parejas, que son policías.
—Quienes pasan mucho tiempo por acá y son útiles, —respondió Meg.
No podía discutir con eso. Karl Kowalski y Michael Debany estaban
haciendo un esfuerzo para entender a los Terráneos y eran machos simpáticos,
incluso siendo humanos. Y Lawrence MacDonald, otro oficial de policía y
primo de Theral, había muerto recientemente cuando un grupo de humanos y
Otros fueron a una feria en Lakeside para dar a los Crowgard la oportunidad de
comprar algunos brillantes y pequeños tesoros. Esa excursión terminó cuando
su grupo fue atacado por miembros del movimiento Humanos Primeros y
Últimos. Casi todos, salvo Vlad resultaron heridos durante la pelea, y
MacDonald y Crystal Crowgard resultaron muertos.
—También debes preguntar a Steve Barquero a ver que sugiere, — dijo
Meg.
—Meg...
—Esos Antiguos no te dijeron que no podías consultar con los humanos,
¿verdad?
Él suspiró.
—No, no lo hicieron, pero tenemos que tener cuidado de que muchos
humanos sepan acerca de esto. Los humanos que pertenecen al HPU son
nuestros enemigos. Están hurgando en las ciudades a través de toda Thaisia, y
ellos son la razón por la que los Antiguos están vigilando a todos los humanos
en el continente en lugar de eliminar la maldad en una ciudad y recuperar la
tierra.
Por supuesto, él ya les había dicho a tres humanos lo que ahora estaba en
juego. El creía que el Capitán Burke y el Teniente Montgomery eran personas en
las que se podía confiar, pero no conocía al tercer hombre que había estado en la
reunión cuando les habló de las sanciones. Greg O'Sullivan trabajaba para el
gobernador de la región Nordeste, así que era posible que ya hubiera enemigos
de los Terráneos conspirando para causar el último problema que inclinara la
balanza.

Marcada en la carne
Si eso ocurriera, no sería la primera vez que los humanos desaparecieran
de una parte del mundo, y Simon dudaba de que fuera la última.
Y debido a que esa posibilidad era un desprendimiento de rocas a la
espera de caerse sobre todos ellos, se hacía más imprescindible calcular la
cantidad de lo humano que los Terráneos debían mantener.
—Está bien, — dijo—. Habla con la manada femenina. Pero asegúrate de
que sepan que esto es información peligrosa.
—Lo haré. — Meg se detuvo de repente y susurró—, conejito.
¿Conejito? A Simon se le hizo agua la boca. No es que tuviera una buena
oportunidad de cazar uno en su forma humana. Miró a su alrededor. Olió el
conejo, pero no pudo verlo. Entonces se dio cuenta de que Meg estaba mirando
a un bulto de color marrón en la hierba a un largo paso de ellos. Podría haber
sido una piedra o una raíz de árbol un poco fuera de la tierra, pero esas cosas no
tenían orejas.
Él suspiró, decepcionado. Un conejo de un solo bocado.
Meg retrocedió, tirando de él.
—¿No es lindo? — Le susurró, de regreso hacia el Complejo Verde.
—No vas a seguir pensando que es lindo si se come todo el brócoli, — dijo
Simon.
—Él no haría eso. ¿Verdad?
—El brócoli es verde, y él es un conejo.
Meg resopló mientras le seguía el paso.
—Bueno, sigue siendo lindo.
Y probablemente lo dejaría crecer ya que no ofrecía mucho alimento para
nadie en este momento.
Simon no mencionó eso, ya que sospechaba que Meg prefería pensar en el
conejo como lindo en vez de crujiente.

Marcada en la carne

Marcada en la carne

Capitulo 2

Sunsday 5 de Juin
Meg miró a las congregadas en la sala de clasificación en la Oficina del
Enlace Humano; Ruth Stuart, Merri Lee, y Theral MacDonald y ellas a su vez, le
devolvieron la mirada.
—Ya habían escuchado acerca de esto. — Las magdalenas que Meg había
recogido de Un Pequeño Bocado estaban en la mesa, sin tocar.
—No sobre esto, — dijo Ruth—. Pero Karl se dirigió a la casa del Capitán
Burke para una especial, reunión secreta, al menos esa es la opinión que tengo
de lo que no podía decir. Y él cree que el Capitán Burke y el Teniente
Montgomery fueron informados con más datos acerca de las sanciones que se
hicieron públicas. Si a ellos se les dijo acerca de esto...
—Michael fue citado para esa reunión también, — dijo Merri Lee. Ella
respiró hondo y soltó el aire lentamente—. Meg, no podemos hacernos cargo de
algo así... de grande. ¿Cómo podremos tomar una decisión acerca de cuánto de
lo humano mantendrán los Terráneos?
—No creo que seamos las que tomen la decisión, — respondió Meg—.
Vamos a proporcionar información, tal vez priorizar , por lo que si... — Ella
presionó sus manos contra la mesa, tratando de ignorar la sensación dolorosa
de alfileres y agujas que se había iniciado en sus brazos y que ahora estaba
pinchando todo su torso debajo de la piel.
Las tres chicas se pusieron firmes.
—¿Meg? — La voz de Merri Lee se volvió aguda por la comprensión.
Meg trató de ignorar el dolor, trató de no pensar en cómo la euforia -que
provenía de liberar la profecía después de hacerse un corte- le haría sentir tan
bien. Se había hecho un corte la semana pasada; no quería hacerse otro tan
pronto. No sabía si era cierto que una Casandra de sangre tuviera sólo mil

Marcada en la carne
cortes antes del que la mataría o volvería loca, pero si quería vivir otra década o
más, necesitaba extender el tiempo entre los cortes.
—Háblame de esta mañana, — dijo Merri Lee—. ¿Qué hiciste esta
mañana? ¡Meg!
Ruth y Theral corrieron a la trastienda de la oficina y cerraron la puerta,
pero no del todo.
—Los gorriones se despertaron, por lo que Simon se despertó, por lo que
me despertó a su vez porque quería dar un paseo. Cretino.
Merri Lee soltó una risa.
—¡Meg! Eso no es algo agradable para decir.
—No lo dije mientras podía oírme. — Y tendría que tener cuidado de no
decirlo en torno a los cachorros, especialmente frente al sobrino de Simon, Sam.
Dado que había aprendido la mala palabra del niño humano Roberto Denby,
estaba bastante segura de que los jóvenes machos de cualquier especie
encontrarían el término como un insulto atractivo y sin duda terminarían
mordidos por uno de los Lobos adultos, que no lo verían tan atractivo.
Sam ya no vivía con Simon en los días laborables. Y aunque extrañaba al
cachorro cuando se quedaba en el Complejo Wolfgard en lugar de estar justo al
lado de su puerta, tal vez era bueno que Sam pasara más tiempo jugando con
otros Lobos en vez de jugando con los niños humanos.
—Vimos un pequeño conejito, — continuó Meg—. Era lindo. Simon dijo
que iba a comerse el brócoli.
—Posiblemente. — Merri Lee hizo una pausa—. ¿Cómo te sientes?
Meg se frotó un brazo y luego el otro.
—Mejor. El picor casi ha desaparecido.
Ruth y Theral volvieron a la sala de clasificación.
—No tienen que hacer esto, — dijo Meg—. Simon pidió mi ayuda.
—Por supuesto que vamos a ayudar, — dijo Merri Lee—. Parece que se
trata de una doble pregunta: ¿cuánto de lo que llamamos naturaleza humana

Marcada en la carne
los Otros están dispuestos a asumir para sí mismos?, lo cual es algo que
ninguna de nosotras podemos responder, y ¿cuánto de lo que los humanos usan
o hacen, los Otros quieren mantener, o necesitan hacerlo para las personas que
viven en Thaisia?
—Si estamos hablando de productos, debemos comenzar con lo personal y
seguir hasta lo general, — dijo Ruth—. Hay que hacer listas de las cosas que
poseemos y las cosas consumibles que usamos. Y las cosas que realmente
deseamos mantener, como agua corriente y formas de calentar la casa durante el
invierno.
—Podríamos arrancar con la sección de negocios de una de las guías
telefónicas,—dijo Theral—. No existirían las empresas si alguien no necesitara el
producto o servicio.
—La gente de Vida Simple no hacen uso de una gran cantidad de cosas que
usan otros humanos. — Meg empezó a rascarse el brazo derecho, luego se
obligó a detenerse.
—Podría ser una ventaja para nosotros el averiguar lo que ellos usan, —
dijo Merri Lee.
—Podemos comparar las listas mañana, y lo que esté en todas nuestras
listas se pondrán en la lista central de: "Realmente queremos mantener esto", — dijo
Ruth.
—¿Cuán específica tienen que ser? — Preguntó Theral.
Meg cerró los ojos y se imaginó un trozo de papel con la palabra
"Herramientas", luego, se imaginó un pedazo de papel con una lista de
herramientas: Martillo, destornillador, sierra, alicates.
Abrió los ojos, bastante segura de tener la respuesta correcta.
—Categorías generales. No estoy segura de cuánto tiempo tiene Simon
para proporcionar información antes de tomar una decisión, así que vamos a
empezar con categorías generales. Herramientas en lugar de herramientas
específicas. Libros en lugar de autores específicos.
—Todos vamos a estar trabajando cruzando la calle hoy, —dijo Ruth—. La
Señora. Tremaine se mudó el pasado Firesday, por lo que Eva Denby quiere dar
al dúplex una buena limpieza de arriba y abajo. Ella dijo que podemos pintar el

Marcada en la carne
piso de arriba primero dado que Karl pernocta actualmente con Michael y yo
estoy durmiendo en el piso del monoambiente de Merri Lee aquí.
Meg casi preguntó por qué Karl y Ruth no estaban alojados con sus
familias, pero recordó a tiempo que las dos familias estaban enojadas con ellos
por ser amantes del lobo, un insulto dado a los humanos que deseaban trabajar en
cooperación con los Terráneos.
—No vamos a decirle nada a Eva, — dijo Ruth—. No hasta que nos digan
que podemos hacerlo.
—¿Vas a estar bien? — Merri Lee se inclinó hacia un lado para ver a través
de la puerta privada que proporcionaba el acceso al mostrador en el cuarto
delantero. Luego susurró—, La puerta de entrada acaba de abrirse, pero no
veo...
Un Terráneo Lobo se levantó sobre sus patas traseras y dejó caer sus patas
delanteras sobre el mostrador.
—¿Arroo?
—Buenos días, Nathan, — dijeron a coro.
El Lobo guardián había llegado. Hora de ir a trabajar.
Envolviendo sus magdalenas en toallas de papel, la manada femenina
salió por la puerta trasera de la oficina, después de asegurar a Meg que iban a
verla esa noche en la clase de Mente Serena.
Meg se acercó al mostrador. Nathan era uno de los ejecutores del
Courtyard y, como tal, era uno de los Lobos más grandes en la manada de
Lakeside. También había estado con Simon cuando su grupo fue atacado en los
puestos de la Feria, y algunas de las heridas más profundas en el rostro todavía
tenían costras.
—Acabamos de reunirnos para charlar antes del trabajo, — dijo.
Nathan la miró.
—Sobre cosas que no son de tu incumbencia.

Marcada en la carne
Se la quedó mirando.
—Cosas de chicas.
Se apartó del mostrador y corrió hacia la cama de Lobo situada debajo una
de las grandes ventanas de la fachada.
Meg se retiró a la sala de clasificación a comer sus magdalenas.
Si lo usaba con demasiada frecuencia, perdería su efecto, pero si una le
decía a un Lobo macho que algo era una "cosa de chicas," este iba de cabeza en la
dirección opuesta. Para ellos, las cosas de chica eran como puercoespines; si te
acercabas, terminarías con una nariz dolorida.
Calculando que tenía un poco de tiempo antes de que Nathan intentara de
nuevo averiguar lo que estaba pasando, Meg tomó un bloc de papel rayado y
una pluma de uno de los cajones.
¿Cuánto de lo humano los Terráneos querrán mantener?
Las listas serían útiles. Por supuesto que lo serían. Pero se preguntó si
Merri Lee estaba en lo correcto y la pregunta realmente tenía más que ver con la
mente y el corazón. Si ese fuera el caso, ella tenía la esperanza de que hacer
listas ayudaría a los Antiguos a ver la verdadera respuesta a la pregunta.

*****

El Teniente Crispin James Montgomery pagó al taxista y luego se volvió a
estudiar el dúplex que pertenecía al Capitán Douglas Burke. No había nada que
lo distinguiera de sus vecinos, que mantenían sus patios pulcramente además
de otras señales que evidenciaban que las personas que vivían allí tenían lo que
su madre llamaba; una casa orgullosa... un cumplido cuando Twyla
Montgomery lo decía.
Él no había estado en la casa de su Capitán en los seis meses que había
vivido en Lakeside. Lo poco que sabía sobre Burke fuera de la oficina le hacía
pensar que el hombre no ofrecía muchos actos sociales y cualquier sociabilidad
que sí realizaba, eran en un lugar público. Esto no era una reunión social

Marcada en la carne
tampoco, no cuando se reunían antes de su turno en la comisaría de la calle
Chestnut para discutir cosas que Burke quería mantener fuera de la estación.
Al llegar a la puerta y tocar al timbre, un coche se detuvo en el camino de
entrada. Los Oficiales Karl Kowalski y Michael Debany, dos miembros de su
equipo, salieron y corrieron a reunirse con él justo cuando la puerta se abrió.
—Teniente, — dijo Kowalski, dando a Monty una inclinación de cabeza
antes de mirar al hombre que cubría la puerta—. Capitán.
Douglas Burke era un hombre grande, una figura imponente con los ojos
azules que celebraban generalmente un tipo feroz de simpatía. Sus ropas
siempre estaban planchadas, y el pelo oscuro por debajo de la calva siempre
estaba recortado pulcramente. Al nunca haberlo visto fuera del trabajo, Monty
no podía imaginar al hombre en algo más que un traje, no podía verlo con
pantalones vaqueros y un jersey raído para cortar el césped o excavar en los
macizos de flores. De hecho, la falta de chaqueta y las mangas remangadas eran
lo más cerca de la vestimenta informal con lo que Monty lo había visto alguna
vez.
—Adelante, señores. — Burke se hizo a un lado, para permitirles entrar—.
Estamos en el comedor. Sírvanse café y pasteles.
Monty echó un vistazo a la sala de estar mientras seguía a Burke. Parecía
masculino, cómodo, y minimalista. Él no se sorprendería si los muebles, los
pocos que había, fueran de gran calidad, tal vez incluso antigüedades.
No es una habitación que da la bienvenida a los niños.
No era un pensamiento tan extraño ya que la hija de 7 años de Monty,
Lizzy, había llegado a Lakeside el mes pasado y ahora estaba viviendo con él.
Todos los secretos que Lizzy había traído con ella desde Toland fueron
revelados, y ahora estaba a salvo de quien asesinó a su madre. Pero todavía lo
dejaba en la posición de tener que encontrar la manera de ser un padre soltero y
un oficial de policía. Por ahora, Eva Denby -la nueva gerente de los edificios de
vivienda del Courtyard de Lakeside-, estaba dispuesta a cuidar de Lizzy, junto
con sus dos hijos.
Monty entró en el comedor y vaciló cuando vio a Louis Gresh y Pete
Denby sentados en la mesa del comedor, llenando pequeños platos con pasteles

Marcada en la carne
y fresas frescas. No se sorprendió por ellos, ya que habían pasado a formar
parte del círculo de confianza de Burke.
La verdadera sorpresa fue el otro hombre sentado en la mesa.
Una cadena del inodoro sonó, el agua corrió, y luego otro hombre se unió
a ellos. Más bajo, más delgado y más joven que Burke, el hombre tenía la cabeza
llena de un poco rizado pelo marrón, pero la mirada feroz en los ojos azules era
lo suficientemente similar como para decir familia.
—Señores, les presento a Shamus David Burke, un pariente mío que nos
está visitando desde Brittania. Trabaja en el cumplimiento de la ley por allí, así
que pensó que sus ideas podían ser útiles. Shady, te presento al Teniente Crispin
James Montgomery y sus oficiales, Karl Kowalski y Michael Debany. Ellos se
encargan de la mayor parte de la interacción con el Courtyard de Lakeside. El
hombre que está inspeccionando cuidadosamente los pasteles es el Comandante
Louis Gresh, quien está a cargo de la brigada de explosivos. Los pasteles son
frescos, Comandante. Nada por lo que preocuparse.
—El que no hagas un chequeo de los alimentos por sorpresas
desagradables sólo demuestra que nunca has tenido hijos,— respondió Louis.
Mordió el pastel y lo masticó con cuidado.
—El otro hombre hurgando en su comida es Pete Denby, un abogado que
recientemente se trasladó de la Región Medio Oeste.
—Quien también tiene hijos, — dijo Pete, sonriendo.
—Y el único hombre sin relación con la aplicación de ley es el Dr. Dominic
Lorenzo, que está trabajando actualmente en el grupo de trabajo del gobernador
para ayudar a las Casandra de sangre en esta parte de la región Nordeste. —
Burke esperó hasta que todos estuvieron sentados. Luego dobló las manos y las
apoyó sobre la mesa del comedor—. El Teniente Montgomery ya sabe lo que
está en juego. Antes de hablar de cualquier cosa, todos tienen que entender que
no se puede compartir esta información con ninguna persona, por ninguna
razón. Ni con los amigos, ni con su familia, ni colegas. Si no pueden estar de
acuerdo con ello, pueden marcharse ahora porque...
—Porque todo el mundo en Lakeside estará en riesgo, — dijo Lorenzo,
sonando irritado—. La misma canción, diferente día.

Marcada en la carne
—En realidad, todos los humanos en el continente de Thaisia estarán en
riesgo, — dijo Burke, la voz suave en discordancia con la ferocidad brillante en
sus ojos.
Silencio. Entonces, igualando el tono suave de Burke, Shady dijo:
—¿Estamos hablando de extinción, Douglas?
Burke asintió.
Lorenzo tragó saliva. Pete dejó a un lado el plato con los pasteles.
Louis dejó escapar un suspiro tembloroso.
—Dioses encima y por debajo, hablas de una bomba. ¿Cuáles son las
probabilidades de que vamos a perder el control de esto?
—Las de siempre, — respondió Burke—. Tal vez menos.
Monty miró a sus hombres.
—Esto no es una sorpresa para ustedes.
—En realidad no, — dijo Kowalski—. Hemos nota...
Burke alzó una mano.
—Vamos a ser claros acerca de quién se queda antes de entrar en el asunto.
— Miró a Lorenzo.
Lorenzo pensó por un momento, y luego empujó la silla hacia atrás y se
levantó.
—Estoy cargando suficientes secretos. Necesitan mantener lo que saben
dentro de un círculo cerrado, y ya no estoy seguro de que cuando alguien me
hace preguntas sobre el Courtyard de Lakeside o sobre las profetas de la sangre,
si me está preguntando por curiosidad, por necesidad profesional, o porque es
miembro del movimiento Humanos Primeros y Últimos, tratando de desentrañar
la información que pueda ser usada en contra de los Otros. Cuando tengo que
viajar por el grupo de trabajo, estoy viajando solo. Sería demasiado fácil ser
abordado e... interrogado.
Monty quería que alguien hiciera una broma, que dijera que Lorenzo
estaba construyendo una trama digna de una película de suspenso con el asunto
de los interrogatorios. Pero nadie hizo una broma, sobre todo porque Pete
Denby había sido perseguido en la carretera, presumiblemente por miembros

Marcada en la carne
de HPU, cuando había embarcado a su familia y huyó hacia Lakeside después
de ayudar a Burke a descubrir información acerca de un hombre llamado el
Controlador.
—Entendido. — Vaciló Burke—. Pregúntele a Simon Wolfgard por un pase
libre a través del País salvaje. Creo que va a saber lo que significa. Las carreteras
que se puede encontrar en un mapa, son caminos que los humanos pueden
usar. Pero hay caminos sin marcar que conducen a lugares que los humanos no
deben ir. Si piensa que está siendo seguido, baje en uno de esos caminos sin
marcar y grite, toque bocina, lo que sea para llamar la atención de los Terráneos
antes de que otros humanos le alcancen. En estas circunstancias, tiene una mejor
oportunidad de sobrevivir a un encuentro con los Otros, que con los humanos.
Lorenzo asintió.
—Buena suerte. — Empezó a salir de la habitación, pero se detuvo—. Si
alguno de vosotros necesita atención médica discreta, puede contar conmigo
para no hacer preguntas.
—Apreciamos eso, — dijo Burke.
Esperaron a que Lorenzo cerrara la puerta principal. Esperaron un poco
más, escuchando el arranque del coche al salir de la entrada de la otra mitad del
dúplex.
—¿Alguien más? — Preguntó Burke. Todos ellos negaron con la cabeza—.
Entonces vamos a empezar a detallar y elaborar hasta el fin del mundo tal como
lo conocemos. ¿Teniente? ¿Tiene algo que informar?
Monty se sirvió café que no quería con el fin de darse a sí mismo un poco
de tiempo.
—El Courtyard tomó posesión del dúplex en la Avenida Crowfield. El
trato está hecho, la anterior propietaria ha sido pagada, y los Denby se estarán
mudando en breve. Lo mismo ocurrirá con Karl y Ruthie.
Pete asintió.
—Ayer, el propietario de los edificios de apartamentos a ambos lados del
dúplex aceptó la oferta del Courtyard por esas viviendas. Dado que la
Asociación Empresarial tiene la intención de pagar en efectivo por esos
edificios, espero que seamos capaces de acelerar los trámites y tomar posesión a
finales del mes. Los apartamentos en los edificios tienen dos dormitorios,
Teniente. Algo para pensar con Lizzy estando aquí para siempre.

Marcada en la carne

Monty había considerado si tomaría uno de los apartamentos que Simon
Wolfgard le ofreció. Había un montón de razones prácticas para aceptar... y
razones para mantener cierta distancia de los Otros. Por un lado, no habría
mucha división entre el trabajo y el hogar si vivía al otro lado de la calle del
Courtyard, y de Kowalski y Denby... y probablemente Debany tan bien
terminaría siendo vecino.
Pero serían buenos vecinos, pensó. Y policías viviendo tan cerca del Courtyard
podía ser un elemento disuasorio de posibles problemas. Pero ninguno de nosotros
hemos hablado de donde los niños irán a la escuela el próximo año, suponiendo que
estarán a salvo de ir a una escuela pública de la ciudad, o incluso a una privada dirigida
por humanos. Después de todo, cualquier persona que viva en un edificio propiedad de
los Otros se consideraría un amante de lobo, y el prejuicio contra cualquiera que apoye
el trabajo con los Terráneos crece.
Él y Lizzy necesitaban un lugar diferente para vivir, y tendría que sopesar
los pros y los contras cuidadosamente antes de tomar una decisión. Pero eso
tendría que esperar.
—¿Qué más? — Preguntó Burke.
—Los primeros invitados del Courtyard estarán llegando la próxima
semana, — dijo Kowalski—. Algunos Lobos de la manada de las montañas de
Addirondack. Nadie mencionó otros tipos de Terráneos que llegaran al mismo
tiempo. Con Michael tenemos la impresión de que se espera que seamos visibles
en las tiendas de los alrededores de la Plaza Comercial, al menos por un rato
cada día.
—Vienen a interactuar con los humanos, — dijo Monty—. Tiene sentido
que Wolfgard quiera tenerlos por allí.
—¿Es una cosa del tipo sólo por invitación? — Preguntó Shady—. Nunca
he visto un Courtyard ni he tenido alguna casual interacción con los Terráneos.
Me gustaría tener la oportunidad. Las relaciones que tuve con algunos de los
Otros cuando algunas Casandra de sangre fueron... transportadas... a Brittania
fue una experiencia tensa para todos los humanos que estábamos ayudando con
el rescate. A excepción de las personas que viven a lo largo de la frontera o la
costa, la mayoría de los ciudadanos de Brittania nunca hemos estado en
contacto con los Otros. Teniendo en cuenta lo que está pasando en el mundo en

Marcada en la carne
este momento, me gustaría tener un poco de experiencia de primera mano en
una situación que sea menos de "vida o muerte".
Captando la mirada de Burke, Monty dijo:
—Voy a preguntarle a Simon Wolfgard si se nos permite llevar invitados.
—¿Alguna novedad sobre la gente de Isla Grande o sobre la Comunidad
River Road? — Preguntó Burke.
—No, señor, — respondió Monty. Shady fue la única persona en la mesa
que no se dio cuenta de la omisión de Saltos de Talulah, una ciudad que ya no
estaba bajo el control humano después de que una bomba matara a varios
Cuervos y un Sanguinati fuera asesinado mientras cazaba a los humanos
responsables de la explosión.
—Entonces vamos a hablar sobre el evento principal dado que Shady ya
adelantó el tema, — Burke dijo en voz baja.
—La extinción. — Pete parecía sombrío—. ¿Los Otros van en serio con
eso?
—A causa a los problemas recientes, los Nativos de la Tierra en el País
Salvaje están considerando la extinción como una forma de librar a Thaisia de
una amenaza a la tierra y para el resto de los seres que estaban aquí antes de
que nuestros antepasados pusieran un pie en este continente.
—Pero hemos tratado de ayudar, — protestó Louis—. Monty y su equipo
han estado arriesgando sus cuellos todos los días para interactuar con los Otros
en el Courtyard. Dioses, uno de los nuestros murió durante el ataque en los
puestos de la Feria. ¿Es qué eso no cuenta?
—Cuenta, —dijo Monty—. El tiempo que pasamos en el Courtyard, la
ayuda que hemos proporcionado... Somos la razón por la que los humanos en
Thaisia no van a ser borrados de este continente.
—Aún no, —agregó Burke—. Un Courtyard y algunos agentes de policía y
civiles para equilibrar cualquier estupidez que el movimiento HPU esté
planeando. Y seamos claros acerca de quién va a ser borrado, como el Teniente
expuso. Creo que los pueblos Intuye se salvarán. Lo mismo ocurrirá con los
agricultores y artesanos de Vida Simple. En la medida de lo posible, se
mantendrán apartados de los humanos que viven en pueblos y ciudades

Marcada en la carne
controladas por humanos, que han sido cuidadosos en sus tratos con los
Terráneos. Y creo que los Otros todavía necesitarán algunos humanos, por lo
menos, para proporcionar mano de obra para los productos que quieren tener.
—Eso deja al resto de nosotros, —dijo Pete.
—Eso deja al resto de nosotros, — estuvo de acuerdo Burke.
—Si me disculpan por decirlo, la tienen bien jodida, —dijo Shady.
Vertiendo crema en su taza y luego llenándola con café de la cafetera posada en
una almohadilla de tela gruesa—. Deben comenzar a guardar suministros
mientras se pueda y empezar a pensar acerca de cómo sobrevivir.
—¿Es definitivo?—Preguntó Burke—. ¿La Alianza de Naciones del Bloque
Romano va a ir a la guerra?
—Así es. Y no entre sí, que, francamente, es lo que la gente de Brittania
esperaba que hicieran. Han estado almacenando alimentos, armas y materiales
de construcción por un tiempo, pero ahora las señales están a la vista, con las
tropas transportadas por el Mediterráneo. Ellos no tienen suficiente tierra para
cultivar los alimentos que necesitan para alimentar a toda su población. Esa es
la verdad del asunto. Así que la pregunta que nos hemos estado haciendo es:
¿El Bloque Romano va a tratar de ocupar la parte humana de Brittania, ya que
estamos más cerca de la parte humana de la tierra a ellos?, o ¿van a tratar de
anexar alguna parte del País Salvaje, apostando a que ahora tienen el tipo de
armamento que eliminará a los cambiantes que actualmente habitan esa tierra?
—Los cambiantes no son los únicos Nativos de la Tierra que viven ahí, —
dijo Monty.
Shady asintió.
—Yo lo sé. La mayoría de las personas en Brittania pueden no tener tratos
con ellos, pero se nos enseña la historia de nuestra tierra, por lo que sabemos
por qué son muy pocos los humanos que van más allá del muro de piedra que
ocupa todo el ancho de la isla y separa la tierra del mundo en sí otorgado a
nosotros desde Brittania Salvaje. Al igual que sabemos que los cuentos contados
por los comerciantes que se aventuran más allá de esa pared y regresan vivos no
están adornados.

Marcada en la carne
—Si el Bloque Romano está tratando de apropiarse de tierras, ¿por qué
causar problemas en este lado del Atlántik? — Preguntó Kowalski—. El Bloque
Romano no puede traer un ejército a través del océano.
—Ciertamente no,—dijo Shady—. Incluso un barco de pesca se observa
cuidadosamente. A barcos con tropas no se les permitiría llegar a tierra.
—La comida fue sacada de Thaisia, — dijo Burke—. Las tropas podrían
llegar de contrabando. Si se le ofrece suficiente dinero, los capitanes de los
barcos tratarán de pasar más allá de lo que este a la vista.
—Nada de esto se refiere a la amenaza de la extinción, — dijo Monty.
—No hay nada que podamos hacer al respecto, Teniente, — dijo Burke
suavemente—. Solo mantengamos las líneas de comunicación abiertas.
Proporcionaremos asistencia donde y cuando podamos. Y esperamos seguir
equilibrando cualquier necedad que otros humanos instiguen. — Miró
alrededor de la mesa—. ¿Algo más?
Michael Debany se movió en su silla.
—Capitán, dijo que la información no debe salir de esta habitación. ¿Eso
significa que no les digamos nada a las chicas?... porque... —miró a Kowalski—,
se reunieron con Meg esta mañana, para ponerse al tanto acerca de esto de
todos modos.
—No creo que Wolfgard le dijera a la Sra. Corbyn sobre la decisión de los
Nativos de la Tierra, — dijo Monty—. Pero él pudo haber compartido algo más
con ella que él no compartiría con nosotros.
—Necesidad de saber, señores, — dijo Burke—. Por ahora, excluyan a las
chicas. La próxima semana, el Courtyard tendrá invitados, y las chicas no
necesitan sentirse cuestionadas sobre cada palabra o gesto, temo que pueda a
ser lo que incline la balanza en contra de nosotros.
—Así que a trabajar como hasta ahora, — dijo Louis.
—Sí. — Burke se apartó de la mesa—. Si eso es todo...
Un despido.

Marcada en la carne
Monty pescó un aventón de Louis a la estación, lo que permitió a Kowalski
y Debany hablar entre ellos de camino de vuelta al Courtyard, donde Debany
dispondría de unas pocas horas para ayudar a Eva Denby y a las chicas antes de
ir a trabajar.
—¿Has hablado con el Oficial Debany sobre su nueva pareja? — Preguntó
Louis.
—Todavía no, — respondió Monty—. Incluso con la paga adicional por la
peligrosidad que viene con el trabajo en este equipo, nadie ha hecho una
solicitud para ser el cuarto hombre.
—Bueno, no se trata sólo de lidiar con humanos creando problemas,
¿cierto? Se espera que cualquier persona en tu equipo interactué y pase tiempo
en el Courtyard durante las horas fuera de servicio. Incluso los oficiales que no
dudarán en ofrecer respaldo van a pensar largo y tendido acerca de ello.
—Acerca de ser catalogados como los amantes de lobo.
—No es sólo la persona la que se marca, — dijo Louis en voz baja—. Y no
son sólo las personas que interactúan con los Otros sobre una base diaria. Mi
esposa y una vecina, -una mujer con la que hemos sido amigos durante años-,
fueron de compras el otro día. Compartieron transporte para ahorrar gasolina.
Se estacionaron en el área general de las tiendas. Dos carnicerías, dos bloques
de diferencia. Una de ellas mostraba un cartel del HPU en la ventana; la otra
tienda no es simpatizante del movimiento. La amiga de mi mujer fue a la tienda
con el cartel HPU, un lugar donde uno tiene que demostrar su calidad de
miembro para ser atendido. Mi mujer se fue a la otra tienda porque nos hemos
puesto de acuerdo en que no vamos a ser parte de HPU de ninguna manera.
—¿Qué pasó? — Preguntó Monty.
—La amiga no dijo nada, pero el coche partió mientras mi esposa
terminaba sus compras y regresó al lugar donde habían aparcado. La mujer,
-amiga y vecina-, simplemente se fue sin ella y no han hablado desde entonces.
Dioses, solían cuidar de los niños de cada una, solían salir de vez en cuando,
para cenar y ver alguna película que los maridos y los niños no querían ver. Y
ahora...
—Se están elaborando las divisiones.

Marcada en la carne
—Sí. Sólo espero que haya un número suficiente de nosotros de pie en este
lado, cuando llegue el momento de mantener esa división.
Monty miró por la ventana y no respondió.

Marcada en la carne

Capítulo 3

Windsday 6 de Juin

Justo antes del amanecer, se dirigieron hacia el sur por el camino de tierra
que conducía a Pradera de Oro, hombres silenciosos que llenaban las cabinas y
cajas de tres camionetas. Conocían muy bien este camino, y el viaje de hoy los
llenaba de miedo y euforia. Finalmente ellos y docenas de hombres como ellos,
de pueblos en todo el Medio Oeste y el Noroeste, constituirían el primer golpe
que liberaría a los humanos de los tiranos peludos y con colmillos, que los
mantenían alejados de todo lo que esta tierra tenía para ofrecer.
Cuando llegaron a la encrucijada, redujeron la velocidad, moviéndose
lentamente hacia los rebaños establecidos en ambos lados de la carretera. Por un
lado estaban las treinta cabezas de ganado de un rancho controlado por
humanos. Por otro lado estaban trescientos bisontes que pastaban en un terreno
que pertenecía a los Terráneos. Los bisonte habían sido conducidos por los
peones a un salegar2 un par de días atrás. Las reses habían sido separadas del
resto del rebaño y traídas a esta parte del vallado... el sacrificio necesario de la
estancia en esta peligrosa, guerra secreta.
Unos hombres habían sacado la sal abiertamente, un gesto de vecindad, les
habían dicho a los Lobos Terráneos que habían trotando para ver lo que estaban
haciendo en un terreno que no se arrendaba a los humanos.
Ahora, esos mismos hombres bajaron de los camiones y comprobaron sus
rifles. Una vez que se iniciara las cosas, no habría tiempo o espacio para errores.
—Compañía A conmigo, — dijo en voz baja el líder—. Las compañías B y
C... — Señaló con la mano para indicar que su trabajo estaba en el otro lado de
la carretera—. Recuerden, no importa si se trata de una muerte limpia o una
herida mortal. Sólo hay que bajarlos, todos los que puedan. Mi silbato es la
señal.

2 Salegar: Lugar donde se alimenta al ganado con sal

Marcada en la carne
La compañía A se alejó de la carretera y se acercó tranquilamente al
ganado, mientras que los otros hombres entraron en el campo de tiro de los
bisontes.
Todos los hombres levantaron sus armas y esperaron.
Cebar a los Lobos matando a los animales que necesitaban para
alimentarse. Esa era la primera etapa del proyecto de recuperación de tierras.
Después de todo, menos bisontes significaba más tierras para los rebaños.
Cebar a los Lobos. Agitar las cosas. Y lo más importante, no quedar
atrapados.
El líder dio el silbido. Los hombres abrieron fuego y siguieron disparando
hasta que vaciaron sus fusiles. Entonces corrieron de nuevo a las camionetas y
se fueron, acelerando en el camino de tierra para volver a la barraca o sus
hogares antes de que nadie pensara en buscarlos o se preguntara donde habían
estado.
Habían dado el primer golpe. Ahora el secreto era realmente una cuestión
de vida o muerte.

Marcada en la carne

Thaisia podría ser el granero del mundo. Hay miles y miles de acres de tierra
desperdiciados, proporcionando nada, en lugar de cultivar alimentos que la raza humana
necesita. De una forma u otra los Terráneos deben ser persuadidos de liberar parte de la
tierra que ocupan con tanto egoísmo e indiferencia hacía las necesidades desesperadas de
otras especies en el mundo. Si los Otros no quieren ser molestados con estas
preocupaciones, dejen que la raza humana haga el trabajo de proporcionar alimento a los
que lo necesitan. Vamos a usar parte de esta tierra vacía en lugar de obligarnos a ver a
nuestros hijos morirse de hambre.
Nicholas Scratch, durante un discurso en una reunión de HPU en Toland.

Marcada en la carne
No hay tierra desperdiciada, ni vacía en Thaisia. Cada lugar en este continente
está lleno de residentes que necesitan lo que la tierra ya proporciona. Incluso los
desiertos tienen residentes que viven en lo que está disponible en esos lugares. Incluso
las zonas más remotas, más frías no están vacías de vida. Cuando el Señor Scratch habla
de las necesidades de otras especies, en realidad está hablando de una especie, la especie
humana. Él y sus seguidores se preocupan por nada más, por lo que los Terráneos
debemos preocuparnos por todos los demás.

Elliot Wolfgard, cuando se le consultó sobre el discurso de Nicholas
Scratch.

Marcada en la carne

Capítulo 4

Windsday 6 de Juin

Paredes blancas, muebles blancos, ropa blanca.
—Por favor, necesito colores. Veo los colores.
—No necesitas colores, cs 821. Sólo necesitas un corte. Te sentirás mejor después
de que se haga.
—Por favor.
—Pequeña perra terca, obsesionada con los colores. Recomendamos cortes en los
dedos tanto como sea posible. Puede ser que aprovechemos esa piel en caso de que
tengamos que amputar los dedos para evitar que siga haciendo dibujos que diluyan las
profecías.
La sensación de la navaja cortando a través de la piel. Y entonces... Color. Ese tono
de rojo que no se parecía a nada más, al menos a sus ojos. Flotando en la euforia que
venía con un corte después de que comenzará a hablar, miró a las paredes blancas, a las
correas oscuras que la sujetaban a la silla.
—No necesitas colores, cs 821. Sólo necesitas un corte.
Las paredes blancas, techo blanco, muebles blancos, ropa blanca. Mientras miraba
a la pared, parte de ella se oscureció, convirtiéndose en una forma. Cuatro piernas. Una
cola. Enorme cabeza con cuernos. Otra mancha oscura en la pared comenzó a formar
otro animal. Y otro, hasta que hubo un rebaño de formas en la pared.
Entonces se dio cuenta de los puntos que tomaban forma en la pared justo por
encima de la manada... ese tono de rojo diferente de cualquier otro. Los puntos crecieron
y comenzaron a fluir por la pared, cubriendo el rebaño, con lágrimas de sangre.
*****

Marcada en la carne
Jadeante, con su corazón latiendo fuertemente, Esperanza se revolvió para
salir de la cama y se tambaleó hacia la ventana de malla en su habitación,
aspirando el aire fresco de la mañana, llevó las manos al alféizar de madera.
No estaba más en el recinto. Las paredes de su habitación no eran blancas.
La cabaña usada por los Terráneos Wolfgard en el asentamiento de Aguas
Dulces tenía paredes de madera, suelo de madera. Todo era sencillo y de
madera excepto por el inodoro y el lavabo en el pequeño baño adjunto a la
habitación. Sin embargo, algunos de los dibujos que había hecho desde que
llegó a vivir con Jackson, Grace y el resto de la manada, estaban colgados en las
paredes. Algunos incluso fueron enmarcados.
Algunos eran sólo dibujos de la manada, de la tierra, de todo lo que vivía
en el territorio de Aguas Dulces dentro de los límites donde se le permitía
pasear.
—Mi nombre es Esperanza Wolfsong, — susurró—. No soy cs821. Ya no.
Nunca más.
Pero el sueño. Había más, y ese más se posaba sobre su piel como una
cubierta asfixiante. Tenía que plasmarlo en el papel para mostrárselo a Jackson y
Grace. La imagen del sueño de los animales ya se había desvanecido demasiado
de la memoria para poder describirlo con palabras.
Ella cerró los postigos de la ventana y con cuidado hizo su camino de
regreso a su cama y la lámpara de la mesilla de noche. Prendió la lámpara y
esperó. Jackson y Grace a veces dormían en el porche con algunos de los otros
Lobos. A veces dormían en la habitación principal de la cabaña donde podían
oírla.
Nadie rascó en su puerta o gruñó. Ninguna voz varonil, áspera por el
sueño y las cuerdas vocales, que no lograron cambiar completamente de Lobo a
humano, exigiendo saber lo que estaba mal.
Moviéndose tan silenciosamente como pudo, tomó su gran cuaderno de
dibujo, sus lápices de colores y los pasteles que Jackson había comprado para
ella. Comenzó a dar vuelta la página superior del cuaderno. Entonces se detuvo
y miró el dibujo que había hecho justo antes de irse a la cama esa noche. No
sabía si eso significaba algo, pero lo último que había añadido antes de
parpadear al salir del trance -en el que caía a veces cuando hacía dibujos- eran
las palabras "para Meg."

Marcada en la carne

Sacó el dibujo y lo colocó sobre el escritorio de su habitación. Volviendo a
la cama, se sentó con las piernas cruzadas y posó el cuaderno de dibujo frente a
ella. Pero la colcha de retazos, que por lo general la deleitaba con sus formas y
colores, era una distracción ahora. Empujándola a un lado, dejó la sábana
encima, era blanca, porque los Otros no sentían la necesidad de colores en las
cosas que no se podían ver una vez que se apagaba la luz. Luego de que se
estableció recogió sus lápices y comenzó a dibujar.
Las formas. Sí, recordaba las formas. Y el cielo. Y...
Ella buscó a través de sus lápices y pasteles. ¡Nada! ¿Cómo podía no tener
la sombra necesaria?
Se levantó, abrió un cajón del escritorio y sacó la navaja plegable de plata
que había sido usada exclusivamente en ella cuando vivía en el recinto del
Controlador. Jackson había dicho que la dejaría mantener la navaja, ya que, si se
sentía obligada a cortarse, usando la navaja era más seguro que todas las otras
cosas que podrían ser usadas para cortar a través de la frágil piel. Jackson y
Grace le habían comprado su papel y lápices, le habían permitido dibujar, así
que había tratado de modo muy duro ser buena y no cortarse, pero...
—Lo necesito, — murmuró ella, todos sus pensamientos se centraron en el
dibujo tomando forma en el papel—. Necesito esa sombra.
Cuando el color empezó a fluir, arrojó a un lado la navaja, metió los dedos
en el color, y continuó dibujando.

*****

El olor a sangre bruscamente sacó a Jackson Wolfgard de unos momentos
de sueño antes de que Esperanza gritara. Poniéndose en pie, saltó a la puerta de
la habitación, consciente de que su pareja, Grace, estaba justo detrás de él. Los
Lobos que habían dormido en el porche o en el suelo que rodeaba la cabaña
estaban despiertos y aullando una alarma, o preocupándose de que los
cachorros estuvieran fuera de un peligro potencial.
Aún así, cambió a humano mientras empujaba la puerta y entró en la
habitación, Jackson vagamente tenía noción de alguna regla sobre que los

Marcada en la carne
hombres adultos en forma humana no debían aparecer sin ropa frente a
cachorros o mujeres menores de edad, pero no estaba interesado en las normas
humanas, no cuando Esperanza estaba mirando al cuaderno de dibujo en el
suelo y la sangre de una profunda rebanada en su antebrazo izquierdo goteaba
sobre el papel y la sábana amontonada debajo de ella.

—Ay, Esperanza. — Grace sonaba como si tuviera el corazón roto.
Jackson no tenía el corazón roto; estaba furioso. Y muy asustado. La
sangre de las Casandra de sangre era un peligro para Otros y humanos por
igual. Después de traer a Esperanza, había oído que algunos de los Terráneos
llamaban a las niñas "la creación de Namid, tan maravillosa como terrible".
Hasta ahora, no había pensado en Esperanza como algo terrible.
«¿Jackson?» Varios Lobos llamaron, utilizando la forma Terránea de
comunicación.
«¡No entren!» Ordenó.
La chica en sí misma no olía como una presa. Ninguna de las profetas de
la sangre lo hacía. Pero ¡la sangre de Esperanza! Él nunca había olido nada que
se le pareciera, y anhelaba darle una probada.
El miedo alimentó su furia mientras cubría la distancia entre la puerta y la
chica que se sacudía. Apartó la navaja que había dejado de lado. Estaba a punto
de dejarla caer sobre el escritorio cuando se dio cuenta de otro dibujo con el
nombre de Meg Corbyn escrito en la esquina inferior derecha. Puso la navaja
lejos del dibujo, luego se volvió hacia la chica.
Grace le quitó el camisón a Esperanza y apretó un trozo de tela contra la
herida, dejando a la chica usando nada más que las bragas.
—Necesitaba el color, — dijo Esperanza, mirando al suelo—. Lo
necesitaba...
Jackson golpeó la parte superior de la cabeza de Esperanza, provocando
un gruñido de Grace. No fue un golpe duro, pero sacó a la chica del trance de
todo lo que estaba viendo, lo suficiente como para centrarse en él.

Marcada en la carne
—Tienes dientes grandes, — susurró Esperanza.
—Son grandes para que los sientas cuando te muerda, — gruñó,
acercándose más. No estaba seguro de si había otras partes de él que no
pasaban por humano. No le importaba.
—Jackson, — advirtió Grace. «Tenemos que llevarla al sanador humano en
el pueblo Intuye. La herida sigue sangrando, y no podemos lamerla para
ayudarla a sanar.» Ella vaciló. «Y esta es mi primera vez tratando con una lesión
humana real.»
«Muy bien. Llévala al baño y ponle suficiente ropa como para que los
humanos no aúllen al respecto. Voy a limpiar la mayor cantidad de sangre que
pueda.» Él esperó hasta que Grace empujó a Esperanza hacia el baño. Luego se
dirigió a la ventana y abrió las persianas, aliviado al respirar aire no
contaminado. Se enfrentó a rostros de Lobos observando a través de la ventana.
«¿Jackson? ¿Está la cachorra humana herida?»
«Sí. Necesitamos la pequeña carreta para llevarla hasta el pueblo Intuye.
No puede caminar tan lejos.»
Las caras desaparecieron. Ese asentamiento Terráneo no poseía caballos o
burros. Cuando los Otros necesitaban tales criaturas, las alquilaban, junto con
los humanos que se ocupaban de ellos. Pero tenían una pequeña carreta que
podía ser tirada por un máximo de tres personas en forma humana y se usaba
sobre todo cuando los Otros iban a comprar mercancías de origen humano. Era
lo suficientemente grande como para contener a Grace y Esperanza.
Tomando una última respiración profunda, Jackson volvió de nuevo a la
habitación. Había un poco de sangre en la sábana, pero no tanto como había
pensado cuando vio por primera vez a Esperanza allí, con la sangre chorreando
por su brazo. La mayor parte de la sangre estaba en el dibujo, igualmente
registró todas las páginas con cuidado para asegurarse de que no había una
gota de sangre en el resto del cuaderno.
Lo había estado haciendo tan bien desde que había llegado a vivir con
ellos. Le había dicho que quería vivir. ¿No habían hecho todo lo posible para
ayudarla a hacer exactamente eso? ¿Entonces por qué...?

Marcada en la carne
Jackson contuvo el aliento mientras miraba el dibujo. Un montón de
bisontes, claramente muertos. Lobos teñidos de sangre en todo el pellejo. Eso no
tenía sentido. Los Lobos no podrían arrastrar a sus presas en un montículo de
esa manera, y matar a un bisonte era un trabajo duro y proveía de comida para
toda la manada... para todos los Terráneos del asentamiento. Entonces, ¿por qué
Esperanza dibujó una masacre? No había señales reconocibles. ¿Esto iba a
suceder alrededor de Aguas Dulces? ¿En algún otro lugar?
Meg Corbyn, -Meg la Trailblazer- tendía a ver profecías sobre el Courtyard
de Lakeside. Pero no siempre fue así. Pareciera que sus capacidades, su
sensibilidad, llegó a centrarse en Lakeside y las comunidades cercanas que
estaban conectadas con su Courtyard después de haber estado viviendo en
Lakeside por un par de semanas. Pero las visiones de Esperanza, sus dibujos
oscilaban a través de la tierra.
Miró el dibujo sobre el escritorio. ¿Podrían estas chicas, estas profetas de la
sangre, hacer conexiones que unieran lugares debido a sus propias conexiones
con las personas? Meg y Esperanza se habían conocido en el recinto donde
habían estado enjauladas y cortadas para que los humanos ricos pudieran saber
sobre el futuro.
Meg todavía estaba luchando con su propia adicción al corte, pero ella era
la Trailblazer para el resto de las Casandra de sangre, y podría tener las
respuestas que necesitaba en este momento.
Cambiando sus manos humanas a patas de Lobo, porque tenían garras
útiles, Jackson rasgó la sábana, haciendo un bulto con la ropa de cama. Colocó
el cuaderno de dibujo sobre la tela. Cuando el olor de la sangre lo abrumó hasta
el punto de que comenzó a salivar, se dio cuenta de que el papel estaba más
saturado de sangre de lo que había pensado en primera instancia.
Más que un corte, pensó con inquietud mientras enrollaba la parte de la
sábana que tenía sangre. Ella había estado dibujando con su propia sangre...
porque necesitaba ese color.
La puerta del baño se abrió. Grace llevó a Esperanza a la habitación, pero
se detuvo cuando lo vio.
«¿Jackson?» Dijo Grace.
«Necesitamos ayuda,» dijo. «Más que un sanador humano»

Marcada en la carne

La cachorra parecía asustada. ¿Pensaba que iba a sacarla de la manada por
esto? El podría. Tal vez debería hacerlo. Pero las conexiones no siempre eran
sobre el lugar, y varios de los dibujos anteriores de Esperanza dejaban claro que
existía una relación entre Aguas Dulces y Lakeside.
Él y Simon, amigos desde que eran lobatos, eran la conexión.
Y mirando la imagen de los bisontes muertos, pensó en otro Lobo
vinculado a él y Simon a través de la amistad.
Balanceando la sábana por la parte de arriba que tenía sangre, Jackson
salió de la habitación y dejó la sábana en un cubo de metal medio lleno de agua
fresca. Luego, se vistió y le entregó a Grace el vestido de verano que había
usado el día anterior antes de que cambiara a la forma de Lobo para irse a
dormir.
Sí, necesitaban más ayuda que un sanador humano si iban a mantener a la
cachorra viva.

Marcada en la carne

Capítulo 5

Windsday 6 de Juin

Joe Wolfgard entrecerró los ojos contra el sol y el polvo de la carretera. Era
el líder recién elegido del asentamiento Terráneo situado en el extremo sur de
las Colinas Antiguas y en gran medida era desconocido para los Intuye que
vivían en Pradera de Oro, la ciudad humana conectada al asentamiento. Así que
trató de no gruñir al Intuye que conducía la camioneta. No era culpa de Tobias
que a algunos humanos les había atacado la rabia y mataron a muchos bisontes.
—Tendrán que colocar guardias en la ciudad, — dijo Joe—. Tal vez poner
una barrera a través del camino para detener a los extraños antes de que lleguen
demasiado cerca de sus parejas y crías. — Y él hablaría con los Halcones,
Águilas y Grajos3 para que se mantuvieran vigilando e informando sobre
cualquier humano o vehículo que vaya en dirección a la ciudad.
Tobias Walker, el capataz del rancho de Pradera de Oro, apretó sus manos
en el volante.
—¿Cree que estamos en peligro?
—¿Tú no?
Tobias no respondió.
—Solo por que los humanos que hicieron esto comenzaron con los
animales de cuatro patas no significa que no vayan a ir tras objetivos que se
parezcan a sí mismos.
—Habrá que preguntarle a mi madre acerca de eso, —dijo Tobias—. Ella es
la que entre nosotros es más sensible a otras personas.

3 Grajos: En ingles Ravens, se trata de cuervos. Cuervos grajos son tan
grande como los halcones de colas rojas y no se los ve por lo general en las
zonas urbanas. Decidimos llamarlos "Grajos" para diferenciarlos de los otros
cuervos (Crow/ cuervos cornejas) que son los que hasta ahora han aparecido
en la historia (N de T)

Marcada en la carne
Jesse Walker, la madre de Tobias, era una vigorosa, hembra mayor de pelo
gris y líder de los Intuye en Pradera de Oro, -a lo menos, eso parecía- ya que el
resto de los humanos le enviaban a ella cuando buscaba respuestas a sus
preguntas sobre el pueblo. Ella dirigía el almacén de ramos generales y sabía
todo sobre todo el mundo, incluyendo a los Terráneos que habían comenzado a
aventurarse a comprar artículos hechos por el hombre en lugar de recibir las
cajas de suministros que venían dos veces al mes y que se dejaban en el límite
del asentamiento. Ella tenía la curiosidad de un Cuervo, siempre haciendo
preguntas y metiéndose en la vida de la gente, pero era muy amable cuando lo
hacía, a nadie parecía importarle, especialmente cuando la siguiente vez que
uno iba a su tienda, tendría justo lo que necesitaba, pero ni siquiera sabía que lo
quería.
A pesar de la diferencia en las edades de las dos hembras, la amabilidad
de Jesse, el genuino interés en otros seres, le recordaba a Joe a Meg Corbyn. De
hecho, había sido elegido para ser el nuevo líder de Pradera de Oro, porque
había conocido a Meg durante su visita al Courtyard de Lakeside y había visto
cómo humanos y Otros podían trabajar juntos. Desde su llegada un par de
semanas atrás, había hecho un esfuerzo para visitar el almacén de ramos
generales una o dos veces a la semana para interactuar con Jesse Walker,
mientras que un par de otros Terráneos -que podían pasar por humanos- se
quedaban atrás y observaban. Este fue un primer paso para aprender más
acerca de los Intuye que habían recibido permiso para construir una comunidad
dentro de la tierra Terránea hace tres generaciones humanas. Junto con las
empresas de la ciudad, los Intuye dirigían una granja agrícola, una granja
lechera, y el rancho que criaba los caballos que necesitaban, así como el ganado
para la carne.
—Parece que no somos los únicos que se enteraron de esto, — dijo Tobias.
Algunos de los Grajos, Halcones y Águilas habían descubierto los
cadáveres temprano en la mañana y dieron la voz de alarma, y Joe, a su vez,
partió rumbo al rancho de Pradera de Oro en busca de Tobias y sus hombres, así
como el equipo necesario para hacer frente a la carne disponible. Pero los
hombres que trabajaban en el rancho -de propiedad humana- adyacente a la
tierra Terránea, debían de haber sido advertidos también, porque Joe vio a tres
camionetas y una docena de hombres de pie cerca del ganado muerto.
—Detente aquí, — dijo Joe—. No queremos estar hocico con hocico con
ellos.

Marcada en la carne
Tobias frenó y estacionó la camioneta. Joe se bajó y abrió la puerta trasera
para que los tres Lobos que habían estado montando en la parte posterior
salieran. Saltaron e inmediatamente comenzaron a comprobar la zona por los
olores. Lo mismo hicieron los Coyotes que estaban en la parte trasera de la
segunda camioneta. Su tercer vehículo era un tráiler de la ciudad, ya que tenía
un cabestrante y podría llevar grandes cargas pesadas... así como cadáveres. Y
el último camión tenía un remolque con dos caballos anexados, llevar los
animales les ayudaría a arrastrar algo de la carne para el cabestrante.
—Maldita sea, — dijo Tobias cuando él y Joe estudiaron a los bisontes
muertos—. Tiene que haber un centenar de ellos. Esa cantidad de carne habría
alimentado a la ciudad y el asentamiento por un año o más.
—Más, — dijo Wyatt Beargard, uniéndose a ellos—. Incluso con alguien
como yo, alimentándose de la carne disponible ahora.
El Oso Pardo también era un recién llegado al asentamiento. Su olor era
suficiente para disuadir a los bovinos de propiedad humana de "perderse" en la
tierra de los Otros, y su presencia era ahora una advertencia justa a los
ganaderos humanos de que cualquier cabeza de ganado que "escapara" a través
de una ruptura en la valla y se encontrara pastoreando en suelo no arrendado a
los humanos, se consideraría una caza comestible.
Por supuesto, el Oso Pardo no era el mayor depredador en la zona que
tenía esa opinión. Más allá de los pocos ranchos controlados por humanos en la
zona y la ciudad bajo control humano: Bennett, -que era una estación de paso
para los trenes que traían los suministros-, este era el País Salvaje, y los
cambiantes como Joe eran los enlaces entre los humanos y los primigenios
Antiguos, cuyo tamaño y apetito ayudaban a mantener controlado el número de
animales que pastaban en las praderas. También eran los guardianes del agua
que fluía a través de las colinas y proporcionaba una fuente constante para los
residentes y los cultivos de Pradera de Oro.
Claro, los ganaderos humanos tenían un poco de agua en su tierra, pero el
agua que suministraba a Pradera de Oro corría con una fluidez que los
ganaderos envidiaban. Y como el movimiento HPU se había vuelto más
estridente acerca de lo que los humanos tenían derecho a reclamar, los
ganaderos no se molestaban en ocultar esa envidia... fue una observación que
Jesse había compartido el día anterior, cuando Joe fue a la tienda de ramos
generales.

Marcada en la carne
Soltando un suspiro, Joe miró a los Lobos que seguían husmeando los
cadáveres de los bisontes más cercanos a la carretera.
«¿Y?»
«La mayoría de los olores son viejos y nuevos, y coinciden con los
humanos que están dando vueltas en el otro lado de la carretera,» dijeron. «Tres
aromas que no reconocemos. Tal vez de la ciudad, quizás extraños.»
¿Podrían tres cazadores haber hecho tal matanza? ¿Por qué no hubo más
bisontes huyendo después del primer par de disparos?
A los humanos no se les permite cazar en nuestra tierra sin permiso, por lo que los
bisontes no los reconocerían como un depredador y no se habrían alarmado por un
animal de dos patas con un palo, al menos no hasta que algunos de los bisontes
comenzaron a morir.
Joe miró el salegar que el ranchero vecino había dejado para los bisontes...
supuestamente un gesto amistoso. ¿Podría alguien haber puesto esa droga,
Bienestar, en el salegar para que los animales quedaran pasivos? Le habían dicho
que las drogas Repasando al lobo y Bienestar, no habían causado ningún problema
en esta parte de la región del Medio Oeste, pero eso no quería decir que las
drogas no podría llegar aquí ahora. El hecho de que el Controlador, el hombre
que había hecho las drogas, hubiera muerto, no significaba que el suministro se
hubiera agotado por completo. Pero, ¿cuántos humanos -más allá de los selectos
agentes de policía- sabían que las drogas se fabricaban a partir de la sangre de
las Casandra de sangre? Algunas de esas chicas todavía estaban siendo
atendidas por humanos. Algunas todavía estaban viviendo en los recintos, más
dispuestas a negociar un corte en la piel a que otra persona se encargara de
ellas. Por lo que el peligro que las dos drogas planteaban, no se había ido,
simplemente estaba cubierto con un poco de suciedad.
«¿Huelen algo malo con la carne?», Preguntó Joe. «¿Enfermedad? ¿O a
esas malas drogas de las que les hablé?»
Lobos y Coyotes se detuvieron y luego comenzaron a oler de nuevo.
«Huele a buena carne.»
Un Lobo desgarró un bisonte pequeño. Después de comer un par de
bocados, esperó. Todos esperaron.

Marcada en la carne

«Sólo carne,» informó el Lobo. «No me siento débil o enojado; solo
hambriento.»
—¿Cuántos de estos pueden mantener sus congeladores de carne? —
Preguntó Joe a Tobias, agitando una mano hacia los cadáveres.
—Unos pocos, pero no lo suficiente, — dijo Tobias—. Floyd Tanner lo
sabrá, ya que él es el carnicero de la ciudad y tiene un gran congelador. La casa
de la estancia se supone que debe guardar alimentos durante un mes para todos
los que viven allí, pero no sé si hemos recogido ya la oferta de carne de este
mes.
—Tenemos una fresquera en la que almacenamos un poco de carne. Ahí se
podría tener uno de los bisontes más pequeños si lo cortamos. Y Floyd Tanner
puede cortar otro cadáver y distribuir la carne a todas las familias de la ciudad.
— Y tal vez él podría enviar parte de la carne a Simon, la cambiaría por cosas
que Simon pudiera adquirir más fácilmente en Lakeside que aquí.
Tobias parecía sombrío.
—Esta era una tercera parte de la manada de bisontes de Pradera de Oro.
Incluso después de que tomemos la carne que podamos, la mayor parte se va a
pudrir donde cayeron los animales.
Joe captó un salvaje, peligroso aroma en el aire. Lo mismo el resto de los
Lobos y Coyotes.
No habrá tanta carne pudriéndose como piensas. Los Antiguos se reúnen para un
banquete. Joe miró a Wyatt. Al igual que el resto de los cambiantes, el Oso Pardo
estaba mirando a la tierra más allá de los bisontes muertos.
—Vamos a hacer uso de lo que podamos y alejarnos de la masacre, — dijo
Wyatt en un estruendo sereno.
Joe asintió. Había un montón de Grajos, Halcones y Águilas volando en
círculos, esperando a descender por su parte del banquete. Ellos mantendrían
un ojo en lo que los humanos estaban haciendo del otro lado de la carretera.
—Tomemos los bisontes más jóvenes, —dijo—. Es más fácil para nosotros
transportarlos ya que estamos tratando de aprovechar tanta carne como sea
posible. — Luego miró a Tobias—. Dile a Truman que enganche los caballos.

Marcada en la carne

Tobias miró por encima del hombro, y luego se apartó de la carretera y
dijo suavemente:
—¿El hombre que está un poco apartado de los otros? Es Daniel Black. Él
es el dueño del rancho. Si le ofrece cualquier carne del ganado, no lo acepte.
Joe ladeó la cabeza.
—¿Es un presentimiento? — Los Intuye reaccionaban a lo que los
rodeaba... tiempo, animales, humanos, y cuando uno de ellos se sentía
incómodo sobre algo, lo mejor era prestar atención.
—No es acerca de la carne, sino sobre nosotros tomando algo.
Tobias se alejó al mismo tiempo que Daniel Black cruzó la carretera.
—Mal negocio, — dijo Black—. ¿Tiene alguna idea sobre quién hizo esto?
—Humanos con armas de fuego,— respondió Joe, a pesar de que debería
haber sido obvio para todos que nada con dientes y garras había matado a los
bisontes o querría desperdiciar tanta comida.
Un cambio en el olor del humano. Una falta de algo que había estado allí
un momento antes. Miedo. Faltaba el miedo ahora. Lo que significaba que el
ganadero se alegraba de que los Terráneos no supieran quién había disparado a
los bisontes.
—Mire, ambos tenemos el mismo problema: demasiada carne que va a
pudrirse. No hay ningún beneficio en eso. — Black se quitó el sombrero, se
rascó la cabeza, después se puso de nuevo el sombrero—. ¿Quiere algo de mi
ganado?
Había algo malo en los ojos del hombre. Las palabras sonaron bastante
amables, pero los ojos eran severos y vigilantes. Le recordaron a Joe una
serpiente cascabel... salvo que la serpiente cascabel tendría la cortesía de
advertirle de sus intenciones antes de que tratara de morderlo.
—Gracias por la oferta, pero tenemos un montón de carne. — Hizo un
gesto hacia los bisontes—. He leído en el periódico que algunos lugares
humanos no tienen suficiente comida. ¿Tal vez podría enviarles la carne a ellos?
La severidad se agudizó en los ojos de Black.

Marcada en la carne
—Ellos no tienen granos o harina. Necesitan pan, no carne.
—Cuando uno tiene hambre, la comida es comida. — Al parecer, eso no
era tan cierto para los humanos como lo era para los Otros, ya que su respuesta
hizo a Black enojarse, incluso a pesar de que el hombre trató de ocultar el deseo
de morderlo.
—Como quiera. — Black se volvió hacia sus hombres. Después de unas
pocas palabras gruñidas, se metió en una de las camionetas. Lo mismo hicieron
el resto de los hombres.
Ellos se alejaron, dejando el ganado donde había caído.
Tobias regresó.
—Hemos encontrado un par de terneros que fueron asesinados.
—Tómalos; es carne sabrosa, — replicó Joe, mirando a los hombres partir.
—¿Señor Wolfgard?
Joe se volvió hacia el capataz, que de repente olía raro.
—Tú puedes llamarme Joe.
Tobias asintió.
—¿Por qué Wyatt...? — Señaló discretamente.
Joe siguió el dedo hacia donde el Oso Pardo, que había cambiado sus
manos para dar cabida a las útiles garras, se movía entre los cadáveres,
desgarrando los vientres de unos pocos bisontes.
—Esa es la segunda razón por la que otros animales esperan para
participar en una matanza de bisontes. Los Lobos y los Osos Pardos pueden
abrir el cuerpo y llegar a la carne. Hace que sea más fácil para que todos los
demás puedan agarrar un poco para ellos y sus crías.
Llenaron el tráiler con tanto como el vehículo podía llevar, luego, enviaron
el vehículo a Pradera de Oro, donde se descargaría para volver lo más rápido
posible.
Los Lobos y los Coyotes vagaban entre los bisontes derribados, en busca
de la carne más joven. Algunos cadáveres fueron atados a los caballos para

Marcada en la carne
transportar por la carretera. La carne más pequeña fue llevada por los hombres
que tiraban juntos... o por Wyatt solo.
Entonces, mientras esperaban que el tráiler retornara y los hombres
refrescaban a los caballos, Truman Skye, uno de los trabajadores del rancho,
palideció y susurró:
—Dioses encima y por debajo, ¿qué es eso?
Un bisonte joven parecía flotar por encima de la hierba, sus patas traseras
rozaban el suelo mientras se alejaba de ellos. El aire brillaba como cuando
aumentaba el calor, pero el brillo también tenía la forma vaga de algo muy
grande.
—No has visto eso, — dijo Joe, su voz peligrosamente suave.
Tobias tragó saliva.
—¿Qué podría levantar varios cientos de libras como si fuera nada más
que un cervatillo?
Joe miró a los Lobos y Coyotes. La mitad de ellos estaban prestando
atención a los Intuye. El resto mantenía vigilancia sobre lo que ahora se movían
entre los cadáveres, seleccionando la comida.
Agarrando los brazos de Tobias y Truman, los dirigió hacia la carretera y
gruñó:
—Si desean que las personas en su ciudad permanezcan seguras, no
vieron eso.
Tobias se encontró con los ojos de Joe... casi, pero no del todo, un reto para
la dominación de Joe.
—Nos ocupamos del ganado del rancho; acampamos fuera, lejos del
rancho cuando necesitamos. Muchas veces, uno de nosotros está montando
guardia en solitario. Si los Intuye y los Terráneos van a trabajar juntos ahora, se
nos debería permitir conocer algunas de las cosas que sabes. Al igual que lo que
hay ahí afuera.
El hombre tenía un punto. Una de las razones por las que los Intuye y
Otros comenzaron estos acuerdos hace generaciones fue porque reconocían un
enemigo común: el otro tipo de humano.

Marcada en la carne

—Lo que hay ahí fuera ha estado ahí mucho antes de que tu gente pidiera
asentarse en estas colinas, — dijo Joe—. Este es el País Salvaje con pequeñas
bolsas de tierra que han sido... alteradas... por la presencia humana. Los que
bajan de las colinas para cazar bisontes... Su tipo de Terráneo han existido desde
hace mucho tiempo.
—Pero, ¿qué son? — Preguntó Tobias en voz baja.
—Son los dientes y garras de Namid. — Joe se golpeó el pecho—. Los
Terráneos como yo, los llamamos los Antiguos. Rara vez se desplazan fuera de
su verdadera forma, y cuando lo hacen... — Se encogió de hombros, incómodo
por decir más.
—Así que ahora son conscientes de nosotros.
—Ellos siempre han sido conscientes de ustedes. Hoy les han permitido
tener una visión de quién vigila, —y juzga—, a los humanos cuando pasan más
allá de sus pueblos y ciudades. En cierto modo, esas colinas son la ciudad de los
Antiguos en esta parte de Thaisia. Localizamos nuestro asentamiento más cerca
de tu ciudad con el fin de actuar como un amortiguador entre ellos y ustedes. Se
les permite tener cierto acceso, a través de nosotros, a la madera, el agua y a la
presa que también vive en las colinas.
—Así que pretendes que no están ahí fuera, — dijo Tobias.
Joe sacudió la cabeza.
—Mi forma Terránea es pequeña en comparación con ellos. Incluso una
manada grande de Lobos no podría sobrevivir a un ataque de uno solo de los
Antiguos. Tú eres un depredador pequeño en comparación con nosotros, por lo
que ser respetuoso es tu mejor oportunidad de sobrevivir a un encuentro con
uno de ellos.
Wyatt se unió a ellos, lamiendo cuidadosamente la sangre de sus garras.
«Les molestó verte hacer eso mientras te veías en gran parte humano,» Joe
le dijo, mirando a Tobias y a Truman.
El Oso Pardo le dio a Joe una larga mirada, luego bajó su pata.
—El tráiler ha regresado. Una vez que carguemos lo que pueda llevar,
vamos a tener suficiente carne.

Marcada en la carne

—Queremos la carne de un bisonte más para el comercio, — dijo Joe.
Wyatt gruñó, haciendo que Tobias y Truman se encogieran.
—¿Con los humanos? Han dejado buena carne echar a perder en el calor;
no van a querer nada de lo nuestro.
—No con los humanos. Quiero saber si podemos enviar algo de esta carne
al Courtyard de Lakeside.
Wyatt finalmente asintió.
—Volveremos para uno más.
Después de que arrastraron un bisonte joven más, lo suficientemente cerca
para que los hombres fueran capaces de izarlo hacia el tráiler, regresaron, los
caballos fueron cargados en el remolque y partieron hacia al rancho. El tráiler
condujo lentamente con su carga. Los Lobos y los Coyotes, al haber comido lo
suficiente, saltaron al piso de las camionetas, felices de tomar una siesta en el
camino de regreso al asentamiento Terráneo.
Tobias arrancó el camión, y luego miró a Joe.
—¿Quieres que te deje cerca de tu lugar?
Joe sacudió la cabeza.
—Necesito hablar con Jesse Walker y usar el teléfono. — Esperó a que
Tobias pusiera el camión en marcha—. ¿Algo más?
—Los Antiguos. ¿Quieren hacernos daño, Joe? Supongo que los humanos
han hecho mucho para joderla últimamente, así que tengo que preguntar.
Él consideró sus palabras con cuidado.
—Si honran los acuerdos que han realizado con los Terráneos, no hay
ninguna razón para que los Antiguos hagan más que vigilarlos y seguir con sus
propias vidas. Sin embargo, ¿Tobias? Si hubieran querido hacerte a ti y a tu
comunidad algún daño, no habrías sobrevivido el tiempo suficiente para hacer
la pregunta.
Tobias puso el camión en marcha y se dirigió de nuevo a Pradera de Oro.

Marcada en la carne
*****

Sus pasos llenaron la tierra de un terrible silencio. Se movían entre los
cadáveres, inhalaban los olores mezclados de los Lobos, Coyotes, de los caballos
y las bestias de dos patas llamados humanos.
Se trasladaron hasta la carretera, donde los olores no se mezclaban. Había
un olor diferente ahí, una acidez en el aire que les disgustaba y les recordaba a
las bestias humanas que habían entrado en sus colinas sin su consentimiento.
Aquellas bestias se habían escurrido, como si eso fuera a mantenerlos ocultos de
los Terráneos, y se escabulleron hacia un arroyuelo para recoger algunos
guijarros amarillos. Preguntándose si el nuevo Lobo les había dado permiso,
habían dejado a las bestias llevarse los guijarros e irse. Pero el nuevo Lobo no les
había dado permiso, por lo que la próxima vez que las bestias vinieran por los
guijarros amarillos, se convertirían en carne, y los guijarros serían devueltos al
arroyuelo donde los Terráneos más pequeños las encontrarían.
Los humanos eran todavía nuevos en esta parte de Thaisia, seguían siendo
algo que vigilar. El nuevo Lobo era también algo que vigilar, algo interesante,
algo relacionado con el Lobo que vivía cerca de Etu, el Lobo que estaba siendo
observado por muchos, mientras que los Antiguos en el este consideraban si los
pequeños depredadores llamados humanos eran necesarios para el mundo.
Desgarraron los cuerpos de la Pradera del Trueno y comieron hasta
saciarse. Luego, arrancaron pedazos grandes de carne y regresaron a las
montañas para alimentar a sus crías, para descansar y para vigilar.

Marcada en la carne

Capítulo 6

Windsday 6 de Juin

Vlad se apoyó en la puerta de la oficina de arriba de ABL.
—¿Podrías dejar de despertar a Meg tan temprano en la mañana? A
algunos de nosotros nos gustaría dormir un poco más.
Simon mostró los dientes.
—No la desperté esta mañana. Ella me despertó. — Se giró hacia la
computadora. Todos los que vivían en el Complejo Verde habían arrancado
temprano esta mañana y todo el mundo era igual de rápido en echarle la culpa.
No fue su culpa. Un momento estaba durmiendo felizmente; al siguiente,
Meg gritó y se tiró encima de él, sorprendiéndolo lo suficiente como para que él
gritara. Ruidosamente. Y puesto que las ventanas estaban abiertas, y dado que
los Terráneos tenían todos un excelente oído, el grito y aullido habían traído a la
carrera al resto de los residentes del Complejo Verde, para averiguar lo que
estaba mal.
Vlad se acercó al escritorio.
—¿Sólo tuvo un sueño? ¿Estás seguro de que no se cortó, incluso por
accidente?
—No hubo corte. Ni tampoco piel rota.
—¿Estás seguro?
Simon asintió. Antes de que Henry Beargard golpeara en la puerta
principal de Meg y Vlad, en la forma de humo de los Sanguinati, fluyera a
través de la ventana de la habitación, Simon había plantado una pata en la
espalda de Meg y le dio una aspiración rápida, pero completa, para asegurarse
de que no había nada de sangre.
No es que fuera a mencionárselo a alguno de ellos.

Marcada en la carne
—No fuiste tú solo quien empezó el día tan temprano, —gruñó Simon—. Y
fuiste tú el que dijo que necesitábamos ordenar nuestros pedidos de libros hoy,
para asegurarnos de que la tienda este provista por completo cuando los Lobos
de Addirondack lleguen la próxima semana.
—Bien. Voy a empezar con aquellos, y tú puedes...
El teléfono sonó. Simon agarró el receptor al segundo ring.
—Aullidos, Buena Lectura.
—¿Simon? Soy Jackson. Tenemos que hablar con Meg.
Simon miró a Vlad.
«Ve a por Meg. Ahora.»
Vlad abrió la ventana trasera de la oficina, se desplazó a la forma de humo,
y fluyó por el costado del edificio, la manera más rápida para llegar a la parte
trasera de la Oficina del Enlace.
—Vlad fue a buscarla, — dijo Simon—. ¿La manada está bien? ¿Y tú?
—Sí. Mira, tenemos el teléfono en la cosa de voz alta, Grace y Esperanza
están conmigo. — Puesto que Jackson había terminado la frase con un gruñido
y necesitaba hablar con Meg, era fácil darse cuenta de quien había causado
problemas a la manada de Aguas Dulces.
Pasos en la escalera. Luego, Meg se precipitó en la oficina.
—¿Simon? — Sonaba un poco sin aliento. Iba a tener que perseguirla más
para fortificar mejor sus pulmones—. Vlad dijo...
Simon le hizo un gesto hacia el escritorio. Cuando vaciló, Vlad la agarró
suavemente por los hombros y la llevó detrás de la mesa.
—¿Jackson? — Dijo Simon—. Voy a ponerte el altavoz ahora que Meg está
aquí.
—¿Meg? — Una tímida voz femenina.
Meg se sentó en la silla, por lo que Simon apoyó una cadera en el
escritorio, mientras que Vlad se hizo a un lado.

Marcada en la carne

—Sí, soy Meg.
—¡Dile el por qué ha sido una cachorra mala!
Oyendo la angustia por debajo de la ira de Jackson, los caninos de Simon
se alargaron en un gesto de simpatía. Se asomó por el hombro de Meg.
—Sí, Meg. Dile por qué ha sido una cachorra mala.
Vlad le dio una mirada penetrante.
—¡Sólo necesitaba el color! — Soltó un gemido.
—Me acuerdo de ti, — dijo Meg, fingiendo que no había oído su
comentario—. Te designaron como cs821.
—Sí.
—¿Has elegido un nombre para ti?
—Esperanza. — Sorbió—. Esperanza Wolfsong.
—Ese es un nombre maravilloso.
«Después de ser gruñida hoy, me pregunto si ese va a ser su nombre
mañana» dijo Vlad, sonando divertido.
Pero no estaba realmente divertido, Simon decidió después de estudiar al
Sanguinati. No había nada divertido en una Casandra de sangre usando una
navaja.
—Te gustaba los colores, te gustaba dibujar, — continuó Meg.
—Sí. Me dejan dibujar ahora. O así era.
Pobre cachorra, pensó Simon. Sonaba tan asustada. Pero aún así seguía de
parte de Jackson, ya que el Lobo probablemente estaba demasiado asustado
también.
—Hiciste un dibujo, — incitó Meg.

Marcada en la carne
—Sí.
—Y luego te cortaste, ¿usaste la navaja?
—Sí. No. Yo no estaba tratando de cortarme; Sólo necesitaba la intensidad
del color rojo.
Simon empujó el hombro de Meg de nuevo.
—Dile las reglas. — Alzó la voz, a pesar de que Jackson le oía muy bien—.
Hay reglas.
Meg se lo quedó mirando y le enseñó los dientes.
Vlad amortiguó una risa.
Meg se inclinó hacia el teléfono.
—¿Esperanza? ¿Es la primera vez que te cortas desde que dejaste el
recinto?
—No exactamente.
—¿La primera vez con la navaja?
—Sí.
—Bueno, Simon tiene razón; hay reglas.
—Te lo dije, — dijo él en voz baja.
Meg resopló.
—Esperanza, tarde o temprano, el corte va a matarte. Lo sabes, ¿verdad?
Un susurro
—Sí.
—El corte se centra en revelar profecías, y la euforia que sentimos cuando
nos cortamos, es la forma de nuestro cuerpo de proteger nuestra mente de lo
que vemos. La única forma en que podemos recordar las visiones es callando la
profecía, si no hablamos, si no describimos lo que vemos, lo recordaremos.
—Puedo ver mis dibujos, — dijo Esperanza.

Marcada en la carne

Meg asintió a pesar de que Esperanza no podía verla.
—Es diferente para ti. Pero tus dibujos también significan que no tienes
que cortarte para liberar las visiones de la profecía.
—Hice un dibujo para ti.
Meg se echó hacia atrás.
—¿Sobre mi?
—No. Sí.
—Hay una tienda en la parte de los Intuye de Aguas Dulces, —
interrumpió Jackson—. Tienen una cámara que tomará una foto que puede ser
enviada a través de correo electrónico. Tendremos un cuadro hecho para Meg y
lo enviaremos, Simon.
—Eso está bien.
—Voy a crear una cuenta de correo electrónico para Meg, añadiéndolo a
las que tenemos para Aullidos, Buena Lectura, — dijo Vlad—. Ella será capaz de
recibir correo propio en un día o dos.
«Ella puede compartir mi e-mail,» dijo Simon.
Vlad sonrió.
«Será más honesta si piensa que sus mensajes son privados.»
Simon lo consideró. Por un tiempo, de todos modos, Meg sabría sólo lo
que Vlad le enseñara sobre el correo electrónico.
«¿Tú vas a ser quien ponga las contraseñas?»
«Por supuesto.»
«Eso es astuto.»
«Yo prefiero pensar en ello como protector.»
Nada que argumentar.

Marcada en la carne
—¿El dibujo que hiciste para mi te asustó lo suficiente como para cortarte?
— Preguntó Meg.
—¡No! No estaba asustada, y no fue por el dibujo que hice para ti! Fue el
otro dibujo. Hice otro dibujo. — Esperanza contuvo el aliento—. Y entonces vi...
—¿Qué? — Preguntó Simon cuando el único sonido que provino del
teléfono fue una respiración irregular.
—Bisontes muertos, — Jackson respondió con gravedad—. Un montículo
de bisontes muertos.
—¿Un montículo? — Simon frunció el ceño, desconcertado—. Los bisontes
son grandes. ¿Quién iba a ponerlos en un montículo? ¿Quién iba a matar a
tantos?
Un teléfono empezó a sonar abajo. La otra línea de ABL.
—Voy a contestar, — dijo Vlad, corriendo fuera de la oficina y bajando las
escaleras.
—¿Puedes enviar ese dibujo también? — Preguntó Simon.
Vacilación.
—Está bien, — respondió Jackson. Entonces su voz se volvió urgente—.
Tenemos que saber qué hacer con el asunto del corte.
Nadie interrumpió mientras Meg les explicaba sobre cortar solo con la
profundidad suficiente para dejar una cicatriz, pero no tan profundo como para
causar un daño grave; sobre la colocación de la parte posterior de la hoja de la
navaja contra una vieja cicatriz, luego, girar la mano para que la navaja quedara
en el lugar correcto para cortar la piel nueva. Simon asintió cuando Meg hizo
hincapié en la necesidad de tener a alguien allí antes de que Esperanza se
hiciera el corte, que alguien tenía que estar allí para escuchar y para ayudar si
algo salía mal.
—¿Tienes un pedazo de papel? — Preguntó Meg—. Te voy a dar el
número de teléfono de la oficina del Enlace. Me puedes llamar si tienes otras
preguntas.

Marcada en la carne
—Es larga distancia, Meg, — dijo Simon—. Las compañías telefónicas
cobran una gran cantidad de dinero por la larga distancia. Además, tendrás la
dirección de correo electrónico.
—¿Esperanza? Si es urgente, me llamas. De lo contrario, puedes usar el
correo electrónico. —Meg se iluminó—. O podemos intercambiar cartas.
¿Dónde puedo enviarte una carta?
Grace se unió a la conversación, dando a Meg la designación de correo de
Aguas Dulces para el asentamiento Terráneo.
—¿Te sientes mejor? — Preguntó Meg.
Simon no estaba seguro de quién debía responder a la pregunta, pero
Esperanza, dijo:
—Sí.
—¿Simon? — Dijo Jackson—. Todavía tenemos algo de que hablar.
Simon miró a Meg.
—Vete.
Ella parpadeó.
—Vete, — dijo de nuevo.
Estaba bastante seguro de que Meg no estaba tratando de pasar las ruedas
de la silla sobre su pie mientras se apartaba de la mesa.
Él esperó hasta que la oyó partir de la planta baja. Luego tomó el receptor
y desconectó el altavoz.
—¿Qué más?
—¿Sabes algo de Joe?
—Sé que fue reasentando. Todos los Lobos que ayudaron a destruir al
Controlador y ese recinto decidieron reubicarse, y formaron una nueva manada
para vigilar a los humanos en la ciudad. Joe dijo que me haría saber dónde
encontrarlo tan pronto como pudiera. — Simon se detuvo—. ¿Por qué?

Marcada en la carne
—Bisontes muertos. Los Halcones, Águilas y Grajos estuvieron
comprobando el territorio de Aguas Dulces esta mañana. Tenemos una manada
de bisontes que pastan por aquí, pero nuestra cachorra de profeta hace dibujos
que están conectados a nosotros, pero no siempre se trata de nosotros. No creo
que nos vayamos a encontrar a humanos matando bisontes por aquí.
—Si hay tanta carne, no podrían haber sido humanos los que mataron a
los bisontes.
—Tal vez.
—Creo que Joe todavía está en el norte del Medio Oeste, — dijo Simon
después de un momento—. Podría haber oído algo acerca de bisontes muertos.
—Esperanza pintó Lobos en todos los bisontes. Ella los pintó con su
sangre. Y luego gritó.
Simon se estremeció. ¿Qué ha visto la cachorra más allá de su dibujo? No
Lobos, ¿pero tal vez eso fue lo más cerca que podía llegar a lo que había visto de alguna
manera?
—Mantente en contacto, —dijo—. Voy a hablar con Steve Barquero. Su
pueblo envía correos electrónicos a los asentamientos Intuye, transmitiendo
información acerca de las profetas de la sangre y cómo ayudarlas a mantenerse
con vida. Voy a hacer que te incluya en la lista de Lakeside. Y le voy a preguntar
que averigüe si en algún asentamiento Intuye han oído hablar de bisontes
masacrados. — Y él llamaría al Teniente Montgomery. No era probable que la
policía escuchara hablar de bisontes muertos, pero Montgomery y su Capitán,
Burke, escuchaban hablar de un sorprendente número de cosas que pasaban
más allá de su territorio.
Finalizando la llamada con Jackson, Simon hizo sus llamadas a Steve
Barquero y al teniente Montgomery.
Luego bajó para averiguar quién estaba en la otra línea.

Marcada en la carne

Capítulo 7

Windsday 6 de Juin
Jesse Walker empujó un mechón de pelo gris que se había escapado de la
pinza de pelo y levantó la vista de su lista cuando Shelley Bookman,
bibliotecaria de la comunidad, se precipitó en el almacén de ramos generales.
—Contacté con todo el mundo en el que podía pensar, ya sea para ayudar
a Floyd con la carne u ofrecer un poco de espacio en el congelador, — dijo
Shelley—. Y he actualizado la lista de pedidos, en caso de que tengamos la
oportunidad de hablar de algo más que de la carne.
—No voy a presionar por más discusión, — advirtió Jesse—. Al menos, no
hasta que tengamos una mejor idea de cuan molesto esta Joe Wolfgard por el
tema de los bisontes masacrados de esa forma.
—Lo sé, lo sé, pero él es el primero de ellos que inicia un contacto con
nosotros desde que algunos de nuestros antepasados plantaron un par de
tiendas de campaña aquí y esperaron algo de tierra. Él entró en la biblioteca la
semana pasada.
—¿Ha sacado algún libro?
—No, se escabulló tan pronto como me vio, pero él entró.
Jesse miró a su lista.
—He puesto en aviso a la granja de productos lácteos, a la granja agrícola
y al rancho. Un par de mujeres de las granjas están en camino para ayudar, y
Tom y Ellen García vienen desde el rancho. Por ahora, eso es todo lo que
podemos hacer.
Observó a la joven mujer ir a la puerta y mirar hacia fuera. Al igual que
Tobias, Shelley tenía 30 años y era una hija de Pradera de Oro, después de haber
vivido en esta pequeña comunidad toda su vida a excepción de los años que
había ido a la escuela por su formación para convertirse en una bibliotecaria. El
mundo exterior no era un lugar fácil para los Intuye, y aunque Shelley nunca

Marcada en la carne
hablaba de sus años en el exterior, Jesse tenía la sensación de que el corazón de
la mujer había sido traicionado y roto. Sea lo que sea que hubiera pasado, a
Shelley le gustaban los hombres bastante, siempre y cuando quisieran ser
amigos, porque no consideraría ser nada más.
Una pena, la verdad, ya que, según la experiencia de Jesse, una gran
cantidad de disfrute podía venir con el hombre adecuado.
Shelley volvió rápidamente al mostrador.
—Tobias está de regreso, y Joe Wolfgard está con él.
—No lo apabulles. — Jesse abrió el pequeño refrigerador de vidrio detrás
de ella y sacó la jarra de limonada que había hecho esa mañana. Sacó cuatro
vasos de plástico de su armario personal, los puso en el mostrador, y vertió la
limonada justo cuando la puerta se abrió y entró Tobias con el nuevo líder
Terráneo que vigilaba Pradera de Oro y el puñado de ranchos de propiedad
humana, cuyas vallas bordeaban el resto de la tierra que era reclamada por los
Otros.
—Supuse que podrían desear algo de beber, — dijo Jesse, dando a los
varones una sonrisa—. Han estado por ahí un rato. — Les entregó los vasos a
Tobias, Joe, y luego a Shelley, antes de tomar el último.
—Mi madre hace una limonada genial, — dijo Tobias, tomando un par de
tragos.
Joe olfateó el líquido en el vaso antes de tomar un sorbo con cautela.
Pareciendo sorprendido, tomó otro sorbo.
—¿Esto es limonada?
Jesse asintió, viendo al Lobo.
—Probé algo que se llamaba limonada una vez. El sabor era como este,
pero no igual. — Joe bebió de nuevo—. Esta limonada es mejor.
—Lo tomaré como un cumplido.
—Sí. — Joe vació su vaso y con cuidado lo colocó sobre el mostrador.
—¿Quieres más? — Preguntó Jesse.

Marcada en la carne
—No. Gracias.
No confía en nosotros. No está seguro de qué hacer con nosotros. Pero conoce las
formas humanas, al menos hasta cierto punto.
—Necesito usar un teléfono, — dijo Joe, mirando el teléfono que estaba en
el extremo del mostrador, cerca de la caja registradora—. Para llamar al
Courtyard de Lakeside. En el Nordeste.
—Está bien. — Jesse intentó no hacer una mueca por el costo de una
llamada de larga distancia—. ¿Podríamos poner el teléfono en altavoz para que
todos podamos escuchar?
Joe la miró a los ojos, y pudo sentir el peso de la mirada del Lobo mientras
consideraba su petición. Ella no estaba siendo entrometida, no demasiado, de
todos modos. Sólo tenía la sensación de que esta conversación iba a cambiar
muchas cosas en Pradera de Oro, para bien o para mal, y quería saber lo que se
dijera.
—Muy bien, — dijo Joe—. Es tu teléfono, por lo que es justo.
Tobias le dio una mirada "Madre" como advertencia, la cual ignoró
mientras giraba el teléfono para que le fuera más fácil a Joe marcar.
—Todavía es muy temprano en el Noreste, — dijo Tobias.
Jesse miró el pequeño reloj en la pared detrás del mostrador.
—Es en el inicio de las horas de trabajo.
Joe se encogió de hombros y marcó con cuidado los números en el
teléfono.
El teléfono sonó. Y sonó. Y...
—Aullidos, Buena Lectura.
Una voz con un ligero acento. Una voz que, aunque sonaba educada y
profesional, a Jesse la hizo estremecerse... e hizo brotar piel en el dorso de las
manos de Joe Wolfgard.
—¿Vladimir? — Dijo Joe—. Soy Joe Wolfgard.

Marcada en la carne

—Joe.— La voz fue lo suficientemente cálida como para que Joe se
inclinara hacia el teléfono.
—Necesito hablar con Simon.
—Simon y Meg están en otra llamada con Jackson. Hubo un... incidente...
con Esperanza esta mañana.
—¿La cachorra profeta de Jackson?
Jesse hizo un esfuerzo para no reaccionar. Cachorra profeta. ¿Joe estaba
hablando de una de las Casandra de sangre de las que había leído en el
periódico? ¿Las chicas que podían decir profecías? Las noticias acerca de ellas
fueron apenas un destello, un esta y ya no, dejándola preguntándose lo que
realmente había sucedido.
Necesitamos ser parte de esto, pensó. No sé cómo ni por qué, pero tenemos que
tener una conexión con estas chicas.
Silencio. Entonces Vlad dijo:
—¿Por qué tu voz suena distante?
—Estoy usando el teléfono de Jesse Walker. Está en el altavoz para que
todos podamos escuchar.
—¿Quiénes, exactamente, son todos? — Desapareció la calidez en la voz
de Vlad.
Jesse observó a las orejas de Joe cambiar de humano a orejas de Lobo,
alcanzó a ver un colmillo que estaba segura de que no pertenecía a una boca
humana. Vladimir, quienquiera que fuese, volvía a su nuevo líder Lobo,
cauteloso.
—Soy Jesse Walker, — dijo—. Conmigo están Shelley Bookman,
bibliotecaria de la ciudad, y mi hijo, Tobias. Hemos tenido un incidente aquí
también, es por ello que pedí al Sr. Wolfgard si podíamos participar en esta
conversación.
—Soy Vladimir Sanguinati, co-gestor de Aullidos, Buena Lectura, una
librería en el Courtyard de Lakeside.

Marcada en la carne

Shelley palideció al oír el apellido de Vlad. Ella no había reaccionado a su
voz o nombre de pila, lo que implicaba que no lo conocía personalmente. Y eso
significaba que los Sanguinati como grupo eran algo a temer. Jesse iba a
averiguar el por qué más tarde.
—¿Joe? — Dijo Vlad—. ¿Tu incidente tiene algo que ver con bisontes
muertos?
Joe gruñó.
—Sí. Un centenar de bisontes fueron asesinados esta mañana.
—¿Cómo se veían?
Joe se quedó mirando el teléfono.
—Se veían muertos. Cayeron donde los mataron.
—¿Así que no los describirías como un montículo de bisontes?
—¿Un montículo? El bisonte es grande. No los arrastras a un montículo.
Aunque los ya crecidos son lo tan grandes que se podría pensar que son un
montículo. — Joe siguió mirando fijamente el teléfono—. ¿Sabes algo acerca de
nuestros bisontes? ¿Cómo? Justo estoy llamando a Simon para contarle.
—Es por eso que Jackson está en el teléfono. Esperanza hizo un dibujo de
bisontes muertos, y algo sobre la imagen la molestó mucho, se cortó. Es la
primera vez que se ha hecho un corte desde que Jackson y Grace la llevaron al
asentamiento de Aguas Dulces a vivir con la manda. Están comprensiblemente
molestos, razón por la cual ellos, y Esperanza, está en el teléfono con Simon y
Meg.
—¿La cachorra va a estar bien?
—Si Jackson no la muerde para sacarse la frustración... un sentimiento con
el que Simon se solidariza.
—Meg y los peluches explosivos no se van solidarizar.
Jesse parpadeó. ¿Qué serían los peluches explosivos? ¿Conejos que
explotaban cuando eran atacados? No, eso era una tontería. Tenían que estar
conectados con las profetas de la sangre de alguna manera.

Marcada en la carne

Vlad se rió entre dientes.
—Afortunadamente, nuestras empleadas humanas no se han presentado a
trabajar todavía. Al menos, no he visto a ninguna de ellas en la librería. — Una
pausa—. ¿Quieres que Simon te devuelva la llamada, o debería transmitir el
mensaje sobre los bisontes asesinados?
—Un centenar de bisontes es un montón de carne, — respondió Joe—. Me
preguntaba si a Simon y Henry les gustaría alguno. No es una carne que tengan
en el Courtyard de Lakeside.
—Creo que estarían encantados de tener alguno. ¿Tienes una manera de
enviarlo?
—Podemos envasar la carne y conseguir que vaya en el tren de la noche, —
dijo Jesse, insertándose sola en la conversación—. O en el primer tren de
mañana. Siempre hay un coche refrigerador para el transporte de alimentos que
deben mantenerse fríos.
—Ningún alimento viajará por el País Salvaje sin escolta, — dijo Vlad.
—¿Alguien tendrá que ir a Lakeside? — Tobias sonaba interesado.
—Tendrías que tener piel para viajar en un coche refrigerador, —dijo Joe
—. Un Lobo, Oso, o Pantera tendrá que viajar con la carne.
—La escolta no tiene que viajar todo el camino con los paquetes, — dijo
Vlad—. Los Terráneos han establecido un relevo de guardias de nuestros
diversos asentamientos, de modo que nadie tiene que viajar tan lejos de casa en
este momento, pero las provisiones siguen igual de bien custodiadas.
Joe asintió.
—Podemos hacer pequeños paquetes de carne para los escoltas, como
agradecimiento.
—Serían felices con eso. Entonces, ¿qué te gustaría a cambio de la carne
que vas a enviar a Lakeside?
—No necesitamos...

Marcada en la carne
Jesse levantó una mano. Joe frunció el ceño, haciéndola sentir como si se
hubiera portado mal. Pero no podían dejar pasar esta oportunidad.
—¿Quieres algo a cambio? — Joe le preguntó.
Jesse miró a Shelley, que le entregó la lista.
—Sobre todo, nos gustaría conexión, comunicación.
—No entiendo, — dijo Vlad después de un momento.
—Bennett es la ciudad más cercana bajo control humano. Es nuestra
conexión con otros lugares, ya que tiene la estación de tren y la carretera por la
que los camiones grandes viajan. Somos tan autosuficientes como podemos
serlo aquí en Pradera de Oro, pero somos dependientes de los trenes y camiones
para los suministros que no podemos producir. — Ella esperó. Al parecer, Vlad
también estaba esperando—. Tenemos una biblioteca, y Shelley hace todo lo
posible para que siga funcionando y traer nuevos libros. Y tenemos una librería
-bien pequeña-, tengo un par de estantes en mi tienda donde la gente puede
comprar libros nuevos y usados. El punto es, que solía ser capaz de pedir una
caja variada de libros de las editoriales para mi tienda, y Shelley estaba en listas
de correo electrónico que anunciaban los nuevos libros que estaban disponibles.
Ahora quedamos afuera, se redujo las listas, dijeron que tenemos que comprar
cantidades de cada título que no vamos a usar. Durante el último par de meses,
hemos ido a la librería de Bennett y compramos libros para la biblioteca, pero la
semana pasada, la librería estaba cerrada cuando llegamos a la ciudad. Curioso
que una empresa este cerrada a media mañana, pero Shelley y yo tuvimos el
presentimiento de que el cambio en las horas tiene algo que ver con la nueva
etiqueta que se muestra en una esquina de la ventana de la librería.

—¿HPU?
Vladimir Sanguinati sonaba amable cuando hizo la pregunta. Jesse
esperaba nunca estar en torno a él en persona mientras fuera tan amable de esa
manera. Fuera lo que fuese, Vladimir era más depredador que el Lobo de pie al
otro lado del mostrador.
—Sí, — dijo ella—. Esas eran las letras.

Marcada en la carne
—Así que el movimiento Humanos Primeros y Últimos se ha extendido tan
lejos al oeste. — Un silencio reflexivo—. Ellos no van a vender libros a cualquier
persona de su ciudad. No por un tiempo.
—Ese es sólo un ejemplo. Yo... bueno, todos los que hemos ido a Bennett
en el pasado mes, tuvimos la sensación de que la gente de la ciudad están
tratando de excluirnos.
—Eres una Intuye, — dijo Vlad.
—Sí. — No tenía sentido negarlo, ya que pensaba que ya lo sabía—. Y estas
chicas, estas profetas, que tuvieron un breve paso por las noticias. Me gustaría
saber más acerca de ellas. Tal vez podríamos ayudar. No estoy segura de cómo,
pero tengo la sensación de que podemos ayudar. — Ella escuchó la ira en su voz
y trató de templarla. Pero sabía que este era el momento en el que haría una
diferencia.
—¡Mamá! — Dijo Tobias, al mismo tiempo que Joe dijo:
—Dan un montón de trabajo. Más que otros tipos de cachorros.
Silencio.
—¿Vlad? — Joe dijo finalmente—. ¿Todavía estás ahí?
—Esta no es una decisión que puedo tomarla solo, — dijo Vlad—. Hay
demasiadas cosas que necesitan ser consideradas. Pero creo que sería prudente
tener algún tipo de conexión entre Lakeside, Pradera de Oro, y Aguas Dulces,
ya sea solo porque nuestras Casandra de sangre están viendo visiones de una
conexión. Joe, ¿tienes una dirección de correo electrónico?
Joe se alejó del mostrador, como si el teléfono se hubiera convertido en una
serpiente de cascabel.
—No.
—Puedo crear una para él en la biblioteca, — dijo Shelley, sonando tan
brillante con su voz quebradiza—. Jesse revisa su correo electrónico allí
también.
—Muy bien, — dijo Vlad—. Dame una donde puedo enviar información, y
luego puedan enviarnos a su vez la información que necesitaremos. También
danos un par de números de teléfono para que te podamos localizar

Marcada en la carne
rápidamente si es necesario. Me aseguraré de que Jackson también tenga los
números y direcciones de correo electrónico.
—Con eso alcanza. — Jesse le dio su dirección de correo electrónico y el
número de teléfono de su tienda—. Nosotros le haremos saber en qué tren se
transportara la carne.
—Está bien. —Una vacilación—. ¿Cuando murieron los bisontes?
—Alrededor de la primera luz; tal vez un poco más temprano, —
respondió Joe—. ¿Por qué?
—¿Y no llamaste a Jackson o le comentaste algo sobre bisontes?
—No. ¿Por qué?
—Nada aún. ¿Jesse Walker? Con su consentimiento, voy a enviar su
información de contacto a Steve Barquero en la Isla Grande.
¿Quién era Steve Barquero?
—Claro.
Debió haber sido la respuesta correcta, porque Vlad concluyó la llamada
con una promesa de enviar información. Pero justo antes de que desconectara la
llamada, dijo:
—¿Hay un lugar en su pueblo donde los viajeros puedan quedarse?
—Hay un motel en el borde de la ciudad, conectado a donde los
camioneros paran y cenan. La mayoría de las personas que vienen aquí son
huéspedes de alguna familia y se quedan con ellos.
—Bueno saberlo. Estaremos en contacto. Le diré a Simon acerca de la carne
de bisonte. — Vlad colgó.
—Debemos ayudar con la carne. — Joe miró a su alrededor, se dio la
vuelta y salió de la tienda.
Con un guiño a ella, Tobias se giró para seguir a Joe.
—Ten cuidado, hijo, — dijo Jesse.

Marcada en la carne
Él le devolvió la mirada mientras alcanzaba la puerta.
—Siempre. Tú igual.
Jesse sirvió otro vaso de limonada para ella y Shelley.
—Cuando escuchaste el nombre Sanguinati, te espantaste como ganado en
una tormenta. ¿Por qué?
Shelley bebió la mitad del vaso antes de responder.
—Son una forma de Terráneos que beben sangre. Había rumores
alrededor de la ciudad donde fui a estudiar, de que la universidad era un coto
de caza para algunos de los Sanguinati. No se registraron muertes que pudieran
estar vinculadas a ellos. De hecho, un par de chicas lucían chupetones, que
según ellas, eran una clase "especial" de mordedura de amor. Nadie pudo
probarlo tampoco. Pero había algunos hombres jóvenes en el campus, que eran
muy bien parecidos, y oí que eran muy hábiles en hacer sentir a una chica muy,
muy bien.
—¿Así que en realidad no hablaste con uno de esos jóvenes?
La sonrisa de Shelley sostenía la amargura de viejas heridas.
—No. Yo no era del tipo de ninguno, ni siquiera de un vampiro. —Ella
dejó el vaso—. Te veré más tarde. Gracias por la limonada.
Jesse puso la jarra de nuevo en el refrigerador y limpio el mostrador
sacando los otros tres vasos. Luego miró alrededor de su tienda. ¿Qué vería Joe
Wolfgard cuando él y otros Terráneos entraban? ¿Qué querrían o necesitaban él
y los Otros que pudiera suministrarles? Y Vladimir Sanguinati, tan lejos. ¿Tal
vez no lo suficiente?
No tenía manera de saberlo todavía. Pero tenía el presentimiento de que
todos iban a averiguarlo lo suficientemente pronto.

*****

Vlad miró distraídamente los libros sobre la mesa de exposición y los
estantes delanteros. ¿En las dos librerías y bibliotecas en Desembarco del Ferry
tendrían el mismo problema con los pedidos que en Pradera de Oro? Y tenían la

Marcada en la carne
biblioteca rodante también, un autobús que se detenía tanto en la comunidad de
Vida Simple en Isla Grande, como en los puntos donde los Otros en la isla habían
construido estructuras básicas que necesitaban cuando estaban en forma
humana. Ellos querían libros también. Tal vez Meg podría ser la encargada de
tramitar las solicitudes de libros para Desembarco del Ferry y Pradera de Oro.
Podría ser que también incluyera a Aguas Dulces de paso. Él y Simon
continuarían ordenando para ABL y los Terráneos en la tierra que rodeaba
Lakeside, mientras que Meg manejaría los otros lugares y les daría una lista.
Algo para meditar. Por ahora...
Vlad fue al almacén y volvió con una cesta vacía. Dudaba que los humanos
en Pradera de Oro hubieran leído alguno de los libros escritos por Terráneos.
Hablaría con Simon antes de empaquetar una selección. Después de todo, no
quería causar problemas a Joe Wolfgard por aterrorizar a los Intuye.
Todavía tenían una serie de libros de besos que habían sacado con Simon
de los estantes. Podía incluir unos pocos de ellos y dejar que la Bibliotecaria,
Shelley, le dijera qué tipo de libros eran populares entre su pueblo.
El tiempo no encajaba. Eso es lo que le molestaba. Las Casandra de sangre
decían profecías; sus visiones eran advertencias sobre algo que podría suceder,
algo que no había sucedido. Excepto cuando algo pasado proporcionaba un
contexto o referencia para algo que vendría.
¿Esperanza había dibujado su visión de bisontes muertos al mismo tiempo
que los animales estaban siendo asesinados? ¿O había visto otra cosa, y los
bisontes muertos de Joe no eran los mismos que los bisontes que Esperanza
había dibujado? ¿Y por qué la chica se habría asustado tanto como para cortarse
sola? No, ella dijo que se había cortado porque necesitaba el color. Ella necesitó
pintar la sangre. Pero una vez que se hizo el corte, ¿qué otra cosa vio?
No, el tiempo no encajaba. Y había preguntas que necesitaban ser hechas y
respondidas.
—¿Qué estás haciendo? — Preguntó Simon mientras entraba en la parte
frontal de Aullidos, Buena Lectura.
—Armando una solicitud de libros.
Simon miró a los libros en el estante superior del carro.

Marcada en la carne
—¿Quién va a comprar tantos libros?
—Más trueque que compra. ¿Están todos bien en Aguas Dulces?
—Todo el mundo está bien. Meg habló con Esperanza; Hablé con Jackson.
Nadie va a morder a nadie. Sin embargo. — Simon observó a Vlad seleccionar
un par de libros—. ¿Quién no está bien?
—Joe Wolfgard llamó mientras estabas hablando con Jackson.
—¿Joe? ¿Dejó un número de teléfono o una dirección?
—Joe está muy bien. Sin embargo, ¿Simon? — Vlad miró a su amigo y cogestor—. Tenemos que hablar. Todos tenemos que hablar.

Marcada en la carne

Capítulo 8

Windsday 6 de Juin

"Las disputas siguen enardeciéndose por las secuelas de la tormenta que se
extendió hasta la costa este ayer. Algunos propietarios de embarcaciones, cuyos barcos
fueron dañados durante la tormenta, están reclamando el daño sufrido, a los miembros
del movimiento HPU, debido a que los propietarios de dichas embarcaciones se negaron
a dejar que el HPU usara sus buques para "actividades cuestionables". Los
representantes cuestionados de HPU, han negado vehementemente las acusaciones,
alegando que los propietarios de las embarcaciones se dirigen a ellos porque no pueden
demandar al maldito océano por dañar su propiedad.
Aquí en Lakeside, un número de empresas fueron objeto de vandalismo anoche. La
policía no tiene pistas hasta el momento sobre quién o quiénes rompieron ventanas y
pintaron sugerencias obscenas en los edificios. Un dueño de una tienda dijo que iba a
dejar un diccionario en un banco público, para que los vándalos pudieran deletrear, al
menos, las obscenidades correctamente. Se observó que en ninguna de las empresas
objeto de vandalismo, aparece un logo de HPU en la ventana.
El comisionado de policía Kurt Wallace, quien recientemente admitió ser un
miembro del movimiento Humanos Primeros y Últimos, no estaba disponible para hacer
comentarios. Esta es Ann Hergott para WSAS, brindándoles la noticia..."
Monty se apartó de la puerta de la sala de descanso, después de haber
escuchado lo suficiente.
—¿Teniente? — Kowalski se apresuró a salir de la sala de descanso—.
¿Está listo?
—Aún no. ¿Has oído algo en las noticias sobre bisontes masacrados?
Kowalski parpadeó.
—¿Bisontes? ¿Por aquí?
—No, no aquí. En alguna parte de Thaisia.

Marcada en la carne

—No he oído nada por el estilo. — Kowalski se acercó más y bajó la voz—.
¿Es eso un problema?
—Podría serlo. Necesito un minuto con el Capitán Burke; luego nos vamos.
— Monty fue a la oficina de Burke y golpeó el marco de la puerta... y se
preguntó qué hacía en realidad el primo de Burke, Shady, en Lakeside, ya que
el hombre pasaba la mayor parte de su tiempo en la estación de policía—.
¿Capitán? ¿Puede darme un minuto?
—Puedo darle dos, — respondió Burke.
Monty no estaba seguro de si eso era literal o una broma.
—Simon Wolfgard llamó. Un centenar de bisontes fueron masacrados en el
territorio de Joe Wolfgard esta mañana. Simon quería saber si habíamos oído
sobre algún otro incidente.
—¿Bisontes? — Preguntó Shady.
—Grandes animales de pastoreo que viajan en manadas, —dijo Burke—.
En su mayoría están en el Medio Oeste y partes de la región Noroeste, aunque
creo que también se pueden encontrar en el Alto Norte. Algunas organizaciones
de agricultura y ganadería sienten que los bisontes son el obstáculo a la
apertura de las tierras para que los humanos puedan cultivar y pastar el
ganado.
—¿Y si se eliminan a los bisontes?
—Si se elimina a los bisontes, alces, ciervos, y todo lo demás que cazan los
Terráneos para comer ahora, los Otros van a terminar comiéndose al ganado,
ovejas, cabras, y, probablemente a los humanos molestos que se apropiaron de
las tierras.
—Si se tratara de un incidente aislado provocado por unos alborotadores
en una ciudad del Medio Oeste, es una cosa,— dijo Monty—. Si hay más
incidentes...
—Entonces podría tratarse un esfuerzo concertado por HPU para
antagonizar con los Otros,— Burke terminó por él—. O por otro grupo
diferente, pero HPU, sería mi primera opción. Voy a hacer algunas llamadas, a
ver si me dan alguna respuesta. ¿Va a ir al Courtyard?

Marcada en la carne

—Aún no. He oído en las noticias que algunos edificios fueron
destrozados ayer por la noche, así que quiero ver cómo está Nadine Fallacaro.
Ella ha estado suministrando alimentos para la cafetería del Courtyard. Podría
ser un objetivo debido a eso.
—Nada se ha reportado en nuestro recinto, gracias a los dioses. — Burke
se inclinó hacia atrás en su silla—. Muy bien, Teniente. Chequee a la Sra.
Fallacaro. Voy a ver si puedo averiguar algo acerca de los bisontes.
Monty se volvió hacia Shady.
—Voy a estar por el Courtyard en algún momento del día, y le voy a
preguntar a Simon Wolfgard acerca de aceptar invitados humanos.
—Se lo agradezco, — dijo Shady.
Por supuesto que iba a estar en el Courtyard en algún momento del día.
Monty estaba dividiendo su tiempo entre el apartamento de una habitación que
había alquilado, cuando había llegado por primera vez a Lakeside, y el
monoambiente en el Courtyard que estaba usando como un lugar en donde
Lizzy podía quedarse mientras él estaba en el trabajo. Ambos lugares tenía
desventajas, pero le hacían salir del paso hasta que pudiera entrar en uno de los
apartamentos de dos dormitorios en la Avenida Crowfield. Todavía no estaba
seguro de lo que sentía por tener a los Otros como sus caseros, pero sabía que
no encontraría un lugar más seguro para vivir con Lizzy... o un lugar más
peligroso si Lakeside estallaba en una violenta colisión entre las personas que
apoyaban al movimiento Humanos Primeros y Últimos y aquellos que creían que
el progreso dependía de mantener relaciones pacíficas con los Terráneos.
—Entonces, ¿cuál es el asunto de los bisontes? — Preguntó Kowalski.
—Podría ser un incidente aislado. O podría ser la primera descarga en la
guerra del Bloque Romano contra los Otros.
—Pero pensé que el Bloque Romano estaba preparándose para hacer la
guerra en su parte del mundo.
Monty miró por la ventana lateral.
—Tal vez eso es lo que se supone que debemos pensar.

Marcada en la carne

*****

Vlad posó un pequeño recipiente sobre la mesa de sala de clasificación y
sonrió a Meg.
—Te traje unas fresas.
Se acerco hacia una fresa, pero no la tomó.
—No estás renunciando a tu parte de las fresas, ¿verdad?
—No, compré una caja de fresas que estaban a la venta en la Plaza
Comercial y decidí compartirlas contigo.
—Ah. Bueno, gracias.
Él esperó hasta que comió una fresa antes de abordar la verdadera razón
por la que estaba allí.
—¿Meg? ¿Qué te molestó esta mañana?
Observó a su garganta mientras tragaba. Gargantas, con sangre en ellas
para acceder fácilmente con un beso, siempre le llamaron la atención. Pero con
Meg, era como mirar una delicada pieza de arte que podría ser admirada, pero
no tocada, porque las Casandra de sangre eran la creación de Namid, tan
maravillosas como terribles, y su sangre no era bebida por los Sanguinati.
—Tuve una pesadilla. Después me desperté. Creo que fui ruidosa al
despertar.
—Gritaste y te lanzaste sobre Simon. — Con las ventanas abiertas para
enfriar los apartamentos, su grito despertó a todos en el Complejo Verde. Pero
Meg tendía a gritar cuando veía un ratón, por lo que todos ellos no hubiera
llegado corriendo a su apartamento si Simon no hubiera aullado como si él
también estuviera en problemas. Para el resto de ellos, un grito significaba
problemas físicos. De cierta manera fue así, ya que Meg había estado
aferrándose a Simon mientras él trataba de salir de debajo de ella sin hacerle
daño. Por lo menos, les ofreció un buen espectáculo al tratar de salir de debajo
de ella, cuando se precipitaron en la habitación—. ¿Qué soñaste?
Rubor ardió en sus mejillas.

Marcada en la carne
—No me acuerdo.
Vlad la estudió, deseando poder creer que hubiera habido algún elemento
erótico en el sueño que ella no quería revelar, pero esa no era la razón para el
rubor. Meg había mentido.
—¿Por qué un mal sueño es tan importante? — Preguntó.
—No lo sería si alguien más hubiera tenido el sueño. Pero eres una
Casandra de sangre.
—Yo no me corte, y mi piel no se quebró a causa del tiempo ni nada, así
que no hubo una profecía; fue solo un sueño.
Él asintió con la cabeza como si ella lo hubiera convencido, pero persistía
el pensamiento que le preocupaba, el pensamiento que lo había llevado a la
Oficina del Enlace.
—Es extraño, ¿no te parece?, ¿qué tres cosas importantes sucedieran en el
mismo momento del día? Tuviste un mal sueño, algo obligó a Esperanza a hacer
un dibujo que le dio miedo, y los bisontes en el territorio de Joe fueron
asesinados. Todo al amanecer.
—Pero el amanecer en la región Nordeste es dos horas antes que el
amanecer donde vive Esperanza.
—Dos horas antes del amanecer en el territorio de Joe también. Pero no
recuerdas tu sueño, por lo que no se sabe si tuviste algún tipo de visión sobre
los bisontes.
La sala de clasificación se llenó de un silencio incómodo hasta que un
camión se detuvo en la zona de entrega.
—Tengo que atender, — dijo Meg.
—Y yo tengo que ir a trabajar. — Él salió por la puerta de atrás de la
Oficina del Enlace, luego se detuvo. No quería ir a Aullidos, Buena Lectura
todavía, no quería hablar con Simon.
Meg le había mentido acerca de no recordar el sueño. No era que hubiera
pensado que no podía mentir. Ella era humana después de todo. Pero nunca

Marcada en la carne
hubiera pensado que les mentiría a alguno de los Terráneos con los que había
hecho amistad.
¿Valoraría menos su amistad ahora que había más humanos alrededor? ¿O
él estaba dándole demasiada importancia a cosas que no la tenían?
Demasiado agitado para trabajar, se dirigió a la Plaza Comercial para
sentarse y pensar.

*****

En el momento en que el repartidor salió por la puerta principal, Meg
corrió a la habitación de atrás y se asomó por la puerta para asegurarse de que
no había nadie alrededor. Entonces abrió la puerta del todo y se apoyó en el
marco.
Le había mentido a Vlad y les había mentido a Simon, Henry y a Tess más
temprano en la mañana, cuando le preguntaron si recordaba el sueño. Ella
recordaba lo suficiente. Más que suficiente.
Había soñado que se hacía un corte, el sueño fue tan vívido que todavía
podía sentir la navaja cortando su piel. Antes del corte, había corrido sus manos
por los brazos, por sus piernas. Pero los picores no habían estado en sus brazos
o piernas; ni en la espalda o vientre. Al final, puso la navaja a lo largo del lado
derecho de la mandíbula y presionó la hoja contra la piel. Entonces su yo
onírico había soportado la agonía que se presentaba antes de que una Casandra
de sangre comenzara a decir la profecía, y siguió soportando la agonía al
permanecer en silencio. Y su yo onírico habían visto algo tan terrible que había
hecho que Meg se arrojara sobre Simon para protegerlo, para salvarlo.
Ella se había desangrado en un sueño mientras veía una profecía. Algo
malo iba a pasar con los Lobos. Por desgracia, no había visto la profecía en sí,
por lo que no podía decirle a nadie lo que venía, no podía dar una advertencia.
¿Alguna de las otras Casandra de sangre que vivían fuera de los recintos,
tenían experiencias similares? ¿Veían visiones sin hacerse un corte real?
Esperanza estaba haciendo dibujos que, hasta esta mañana, habían sido una
forma diferente de llegar a las visiones sin cortarse. ¿Qué pasaba con Jean, que

Marcada en la carne
estaba viviendo con una familia de Vida Simple en Isla Grande? ¿Estaba
sintiendo cosas ahora sin cortarse?
Las visiones de las tres parecían entrelazarse, ¿pero estaban viendo las
mismas cosas? Ella, Jean y Esperanza provenían del mismo recinto, les habían
enseñado las mismas imágenes, por lo que tenían mucho en común cuando
describían sus visiones. Pero ahora sus vidas eran muy diferentes. Jean vivía en
una granja. Esperanza vivía en un asentamiento Terráneo en el Noroeste. Y ella
vivía en el Courtyard de Lakeside. Cada una estaba absorbiendo nuevas
imágenes todos los días, pero no las mismas imágenes. ¿Pasaba lo mismo con
todas las chicas liberadas de la propiedad benevolente? ¿Las más jóvenes, que
estaban creciendo sin la formación rígida, serían capaces de comunicarse en
algún modo cuando tenían visiones proféticas? ¿Importaría?
Meg apretó los dientes cuando la piel sobre toda la cabeza se llenó de
repente con esa sensación de alfileres y agujas.
Importaría. Tal vez no aquí, tal vez no en este momento, pero tendría
importancia.
Entonces, ¿cómo podrían las niñas que vivían fuera de los recintos lograr
el mismo tipo de coherencia de la imagen con el fin de comunicarse unas con
otras?
Necesitaba encontrar otra, ya disponible, fuente de imágenes. ¿No era
parte de su trabajo como Trailblazer, ayudar a las demás profetas de la sangre a
encontrar las herramientas necesarias para sobrevivir?
El cosquilleo debajo de su piel se desvaneció. Caminando hacia la puerta
entre el cuarto trasero y el de clasificación, gritó:
—¿Nathan? Voy a Las Tres P. Vuelvo en unos pocos minutos.
—¿Arroo?
Sí, era inusual que ella dejara la oficina durante sus horas de trabajo, pero
si llegaba otra entrega, Nathan y Jake Crowgard, que posaba sobre la pared que
separaba el patio de Henry y la zona de entrega, le avisarían.
Ella corrió por la puerta trasera y cruzó el camino de acceso. Había estado
dentro de Las Tres P sólo una vez y quedó abrumada por la cantidad de
productos de papelería que Lorne Kates manejaba en la pequeña tienda.

Marcada en la carne
Mantuvo los ojos centrados en el mostrador y se precipitó hacia él cuando Lorne
salió de detrás de los paneles a modo de pared a la altura del pecho que
separaban las computadoras y las impresoras de la parte de ventas de la tienda.
—Buenas, Meg.
—Buenos días. — Ella apoyó las manos sobre el mostrador.
—¿Estás bien?
Meg asintió.
—Me gustaría algunas postales.
—¿Quieres echar un vistazo a lo que tengo en el estante de atrás? —
Preguntó Lorne.
—No. Necesito un conjuntos de fotos, imágenes. Si veo Saltos de Talulah
en una visión y necesito transmitir que estoy viendo esa cascada en particular,
quiero que otra Casandra de sangre reciba la misma imagen para que sepa
exactamente lo que quiero decir.
—¿No has estado creando una carpeta de imágenes para ayudarte a
identificar las cosas en tus visiones?
—Las carpetas son demasiado grandes. — Tan pronto como lo dijo, supo
que era cierto. Las carpetas podían ser útiles para la recopilación de imágenes
que atraían a cada chica, pero las profetas de la sangre necesitaban algo más
para que las imágenes fueran coherentes, algo como del tamaño de una postal.
¿Por qué estaba tan segura de eso? ¿Había visto algo durante un corte, o
escuchado algo acerca de ello que no podía recordar?
Los dos se volvieron hacia la puerta cuando oyeron el aullido.
—Alguien te está buscando, — dijo Lorne—. Voy a juntar una de cada
juego de las postales y te las dejo en la oficina del Enlace. Después de que las
veas, te quedas con las que desees y me devuelves el resto. ¿Te parece bien?
—Sí. Gracias, Lorne. —Soltando un suspiro molesto cuando Nathan volvió
a aullar, Meg se precipitó a través de la vía de acceso, pero se detuvo vacilante

Marcada en la carne
cuando vio a Blair Wolfgard apoyado en la puerta trasera de la oficina,
esperando por ella.
Blair era el ejecutor dominante en el Courtyard y no tenía mucha
tolerancia hacia los humanos. Para ser justos, ella estaba segura de que le había
causado una cantidad considerable de problemas desde que comenzó a trabajar,
y vivir entre los Terráneos. Así que siempre existía la posibilidad de que Blair
pudiera olvidar o ignorar la regla de "no morder a Meg".
—Causaste una conmoción en tu lugar esta mañana, — dijo.
—Tuve un mal sueño, y de alguna forma me caí encima de Simon. —
¿Cuántas veces tenía que decirlo?
—¿Cuál fue el sueño?
—No me acuerdo.
Los ojos ámbar del Lobo de Blair la estudiaron.
—Me dirás si es necesario vigilar algo en especial, ¿verdad?
—Eso quiero. Y lo haré. Pero no hay nada que decir ahora.
Le abrió la puerta de atrás y se apartó para dejarla entrar.
—¡Meg! — Lorne corrió hacia ella, echando una mirada nerviosa a Blair—.
Echa un vistazo a estas. Y aquí está un catálogo del lugar que imprime las
postales. Quédatelo un tiempo. Puedes hacer una lista de las imágenes que
desees y las ordenare para ti.
Meg tomó las postales y el catálogo.
—Gracias.
Con otra mirada a Blair, Lorne giró hacia la vía de acceso y de vuelta a la
seguridad de su propia tienda.
—Voy a volver a trabajar ahora, — dijo Meg.
Pero los ojos del ejecutor estaban centrados en el segundo piso de Aullidos,
Buena Lectura y en el Lobo de pie junto a la ventana. Blair se alejó sin decir una
palabra.

Marcada en la carne

Temblando a pesar de que el día se estaba calentando, Meg entró en la
oficina y dejó las postales en la mesa de sala de clasificación.
Imágenes comunes para profetas de la sangre que viven en diferentes
partes de Thaisia. Pero estas no eran las imágenes que ella, Jean y Esperanza
necesitaban. Estas eran pintorescas y bonitas, y las profecías, rara vez eran
acerca de cosas bonitas. Si eso no fuera una verdad, las profetas de la sangre no
necesitarían la euforia para velar lo que veían y ensombrecía sus recuerdos.
Había mentido sobre el sueño porque Simon, Vlad, y el resto de sus
amigos se molestarían si les contaba la parte que recordaba.
No había ninguna cicatriz a lo largo del lado derecho de su mandíbula.
Pero iba a haberla. En algún momento próximo, se haría el corte para salvar a
Simon y al resto de los Lobos.

*****

—Vladimir.
Mirando hacia arriba, Vlad forzó una sonrisa.
—Abuelo. ¿Qué trae por la Plaza Comercial?
En su forma humana, Erebus Sanguinati parecía un anciano con una cara
arrugada. Sus manos tenían articulaciones nudosas y venas grandes, pero las
uñas no estaban tan amarillentas o curvadas como solían ser: un ligero ajuste en
la apariencia, hecho después de que Meg comenzara a entregar los paquetes a
las Cámaras, que eran la parte de los Sanguinati en el Courtyard. Su voz tenía
un ligero acento y contrastaba con la naturaleza letal del vampiro que
gobernaba a todos los Sanguinati en Thaisia.
Erebus se sentó junto a él en el banco.
—Nuestra Meg vio un par de películas en la tienda de aquí y pensó que yo
podría disfrutarlas. Así que he venido a mirar. Luego te vi. — Él sonrió
suavemente—. ¿Estás preocupado?

Marcada en la carne
Meg me mintió. No era algo que le diría a Erebus ni ahora ni nunca. El
abuelo adoraba a Meg.
—Sí, estoy preocupado, —admitió Vlad—. Sigo regresando a lo que ha
sucedido esta mañana y en cómo funcionan generalmente las profecías.
—La profecías son sobre el futuro, sobre algo que va a pasar. ¿No es así?
—Sí. Y a veces ese futuro posible está a solo unos pocos minutos, dejando
a una persona con muy poco tiempo para actuar. — Vlad dejó escapar un
suspiro—. El amanecer. Eso me está molestando. Un montón de bisontes me
están molestando. Ellos deben estar conectados con el sueño de Meg y el dibujo
de Esperanza, pero Joe Wolfgard dijo que los bisontes cayeron donde murieron.
No estaban en un montículo.
—¿Crees que la sangre dulce vio algo más, algo que no ha sucedido
todavía?
Vlad asintió.
—Y todo lo que Meg y Esperanza vieron, cada una a su manera, está
conectado a algo que va a pasar en torno a un lugar llamado Pradera de Oro.
Erebus no dijo nada de una manera que mantuvo a Vlad en silencio. Pasó
un minuto. Luego dos.
—Somos más adecuado para cazar alrededor de las grandes ciudades
humanas que otros Terráneos, —Erebus dijo finalmente—. No estamos muy
bien adaptados para los pequeños lugares humanos, como muchos de los
pueblos de la región del Medio Oeste.
—Soy consciente de ello, abuelo.
—Pero ahora el líder del Courtyard de Lakeside y nuestra sangre dulce
están conectados a dos lugares que no tienen Sanguinati entre los Terráneos que
vigilan a los humanos. ¿Te preocupa que los Lobos no vayan a retransmitir la
información?
—No, no es eso. Confío Simon, y él confía Jackson y Joe. Pero los Lobos y
los Sanguinati tienen diferentes puntos fuertes. Me pregunto si al no estar
presentes en gran parte del Medio Oeste vuelve a otros tipos de Terráneos más
vulnerables a un ataque.

Marcada en la carne

La risa de Erebus sonó como hojas secas cayendo.
—¿Les dirías a los Osos y Panteras que no son capaces de defender sus
tierras? ¿Podrías decirles algo así a los Lobos?
—Hemos luchado bien, todos juntos aquí. Podemos luchar bien todos
juntos en otros lugares.
Otro silencio. Entonces...
—Ese lugar donde murieron los bisontes. ¿Podrían los Sanguinati
encontrar refugio?
Vlad asintió.
—Hay un motel, así que hay unas pocas habitaciones que se pueden
alquilar. Lo pregunté cuando hable con Jesse Walker, la mujer que dirige la
tienda de ramos generales.
Erebus sonrió.
—Muy bien, Vladimir. Tal vez es hora de volver a evaluar nuestra
presencia en la región del Medio Oeste. Pediré a dos de nuestros familiares que
visiten Pradera de Oro.
—Podríamos suministrar una razón legítima para visitarles. Los Terráneos
recogen el oro que se encuentra en las corrientes que fluyen en Colinas
Antiguas. Los Sanguinati pueden comerciar dinero humano por el oro y traerlo
aquí o llevarlo a Toland. Además, Jesse Walker no sonaba como si confiara en
los humanos de Bennett, la ciudad del ferrocarril, donde los Intuye compran
muchos de sus suministros. Podemos ser capaces de suministrar algo de
mercancía directamente.
—Muy bien. Pero, Vladimir, informarás al Lobo de ahí que los Sanguinati
van a ir. Como cortesía.
—Por supuesto, abuelo.
Erebus se puso de pie. Después de dar al hombro de Vlad una palmada, se
acercó a Música y Películas a examinar las películas que Meg pensó que le
gustaría.

Marcada en la carne
Vlad se sentó por un momento más antes de volver a Aullidos, Buena
Lectura. Los Sanguinati que fueran a Pradera de Oro podrían llevar la primera
orden de libros con ellos.

*****

Una ventana de Nadine Bizcochos & Café estaba cubierta con un pedazo de
madera contrachapada, en sustitución de los vidrios rotos. Pintado en la puerta
y la otra ventana estaban las palabras "sorra de Lobo".
—Creo que los vándalos sí necesitan un diccionario si no pueden escribir
eso correctamente, — dijo Kowalski.
La culpa le produjo un ardor de náuseas en el estómago de Monty. Había
hablado con Nadine para que suministrara productos y sándwiches horneados
para Un pequeño Bocado. Los Otros acudían a su tienda temprano dos o tres
veces a la semana para recoger el pedido. Lo hacían en silencio, en un
monovolumen que no se diferenciaba de otros mil en la ciudad. Pero alguien
debió haberse dado cuenta, debió haber dicho algo.
Monty entró en la bonita cafetería, con su puñado de mesas y grandes
vitrinas de vidrio que por lo general estaban llenas de postres que te hacían
agua la boca.
No había mucho en las vitrinas hoy.
Nadine salió de la trastienda donde realizaba la cocción y horneado.
—Teniente.
—Sra. Fallacaro, siento mucho esto que ha sucedido.
—Pudo haber sido peor. Esos pequeños bastardos podrían haber -hubieran
hecho-, más si Chris no se hubiera quedado abajo con un bate de béisbol y
empezó a golpearlos.
El padre de Chris era el primo de Nadine y el propietario de Fallacaro Llave
& cerradura y un miembro del movimiento Humanos Primeros y Últimos. La

Marcada en la carne
negativa de Chris para unirse al HPU era la razón por la que actualmente se
alojaba con Nadine. Monty se preguntó si Fallacaro sabia o le importaba que el
HPU tuviera como objetivos específicos a su familia.
—Él piensa que uno de ellos podría tener un brazo roto, — continuó
Nadine.
—Tiene suerte de que no le dispararan, — dijo Kowalski.
Nadine dio a Kowalski una sonrisa amarga.
—Pertenecen a la clase bien de humanos. No esperan que la gente como
nosotros se oponga a cualquier cosa que optan por hacer, por lo que no estaban
preparados para enfrentar una defensa.
No esta vez, pensó Monty. ¿Pero si hay una próxima vez?
—Voy a explicarle la situación a Tess. Creo que ella, y el Sr. Wolfgard,
comprenderán por qué ya no puedes abastecer...
—No vas a hacer tal cosa. — Resopló Nadine—. Si cedo, entonces la
próxima demanda será que me una al HPU. ¿Crees que no me di cuenta de
cuántas tiendas ostentan ese logo esta mañana? No, Teniente. No voy a cerrar mi
café, no voy a dejar que tontos con fines ocultos me digan quién puede comprar
mis productos horneados y otros alimentos, y por todos los dioses, no voy a
poner el logo de HPU en mi ventana. — Ella volvió a resoplar y enderezó los
hombros—. Además, cualquier persona que quiera desafiar a HPU en este
barrio necesita comprar alimentos en alguna parte.
Monty extrajo una de sus tarjetas de visita, le dio la vuelta, y escribió su
número de teléfono móvil en la parte posterior.
—Si tú o Chris tienen más problemas, llámame.— Le tendió la tarjeta—.
Llámame.
—¿Vas al Courtyard? — Preguntó Nadine.
—Sí.
—¿Podrías llevar un pedido?
—Puedo.— Monty se giró hacia Kowalski—. Oficial, lleva el coche hasta la
puerta de entrega.

Marcada en la carne

—Sí, señor. — Kowalski salió.
—¿Discreción, Teniente?
—Sentido práctico.
Nadine se frotó las manos sobre sus brazos, como si tratara de calentarse.
—Dile a Tess que voy a tener los extras que pidió la próxima semana.
—Se lo diré. — Un sonido de alarma lo sobresaltó.
—Tienes que tomar esas galletas que van a salir del horno. Da la vuelta a
la puerta de ahí.
Ella abrió la puerta de sólo para empleados para él, y él la siguió mientras
se apresuraba a la parte posterior de su tienda para sacar las galletas.
Mirando la comida que ya había hecho esa mañana, Monty pensó que
debió haberse levantado a las primeras horas, limpiando el vidrio y el sellando
la ventana rota. Y después de cocinar, hornear, hacer lo que pudiera con sus
manos, para aliviar el dolor en su corazón.
—Yo no fui el único blanco anoche, — dijo Nadine mientras empaquetaba
la comida—. ¿Por qué las personas piensan que cualquier cosa será mejor si
empezamos a pelear entre nosotros mismos?
—No lo sé, — dijo Monty suavemente. Luego miró a su alrededor—.
¿Dónde está Chris?
—Él ha estado tratando de encontrar algún vidrio para reemplazar la
ventana. Si no podemos conseguir vidrio nuevo, va a ir a la ferretería para
encontrar una manera de cubrir mejor esa abertura en vez de simplemente usar
la madera contrachapada.
Después de que Nadine le asegurara de que ella y Chris tenía las cosas
bajo control, Monty y Kowalski cargaron la comida en la parte de atrás del
patrullero y se marcharon.
—No somos un servicio de entrega, y no deberíamos estar haciendo esto,
— dijo Monty ya que Karl no estaba diciendo nada en voz alta.

Marcada en la carne

—No creo que esté esperando muchos clientes hoy, —dijo Kowalski—. Ella
empaquetó mucho de lo que había hecho.
—Lo sé.
Kowalski lo miró.
—¿Qué tiene en mente, Teniente?
Monty suspiro.
—¿Si las cosas se están empezando a desenvolver así en Lakeside, que tan
malo será en otras partes de Thaisia?

*****

La computadora terminó la descarga de la primera imagen de Jackson.
Simon puso dos hojas de papel brillante especial en la impresora de la oficina e
imprimió dos copias. Luego se dirigió al siguiente correo de Jackson y dio las
órdenes para descargar la segunda imagen.
Tomó una copia de la primera imagen de la impresora cuando Vlad, Blair,
Henry, y Tess entraron en la oficina. Él levantó la imagen para que todos la
vieran mientras la impresora escupía la segunda copia.
—Un montón de bisontes,—dijo Henry con gravedad.
—Esperanza es buena, — dijo Vlad—. Nunca he visto un bisonte real, pero
parte de mí cree que si toco el papel, podre sentir el pelaje lanudo, los cuernos.
—Oler la sangre, — dijo Simon—. Bueno, ciertamente Jackson olió la
sangre en el dibujo original.
Tess se quedó mirando la imagen.
—Huellas sangrientas... huellas de Lobos... todos sobre los cuerpos
apilados. ¿Por qué?
—Nosotros no cazaríamos así, —dijo Simon—. Nosotros no cazamos así.

Marcada en la carne

Vlad sacudió la cabeza.
—Nos falta algo, o hay algo que no entendemos. ¿Se lo vas a mostrar a
Meg?
Un cuadro terrible. Matanza injustificable. No para comer o defenderse.
—¿Esa es una enorme huella de una pata? — Vlad señaló la parte inferior
de la imagen, a una forma que parecía que había sido creada en la sangre y que
la absorbió hasta que una leve huella quedó en la hierba cerca del montículo de
bisontes.
—Podría ser una huella en primer plano, — dijo Tess.
Simon miró a Henry.
—La cachorra Esperanza no podría haber visto a ninguno de ellos.
—¿A quién? — Preguntó Blair—. ¿Estás diciendo que hay Lobos gigantes
en el Medio Oeste o el Noroeste? — Miró a Simon, y luego a Henry—. No son
Lobos.
—No, — dijo Henry—. No son Lobos. Los Terráneos primigenios en su
verdadera forma. Los Antiguos son muy grandes, incluso cuando toman una
forma lo suficientemente cerca de la de los cambiantes como nosotros tomamos.
—Ni siquiera entonces, ninguno de nosotros se ve realmente así cuando
estamos en nuestra forma verdadera. — Simon miró a Henry, que era grande en
forma humana y enorme como Oso Pardo. Pero cuando Henry entraba en su
verdadera forma, la del Espíritu del Oso, era aún más grande.
En comparación con los Antiguos, incluso Henry como Espíritu del Oso era
pequeño.
—¿Podrían hacer eso? — Preguntó Tess, señalando el dibujo de Esperanza.
Simon vaciló, y luego asintió.
—Algunos de ellos son lo suficientemente grandes y lo suficientemente
fuertes, para arrastrar un bisonte en plena madurez y llevarlo sobre un montón
de cadáveres. Pero no cazan de esa manera. —Pero al igual que el resto de los
Terráneos, los Antiguos estudiaban a otros depredadores y aprendían de ellos.

Marcada en la carne
—Simon, tienes que mostrarle esto a Meg, — dijo Vlad.
La computadora sonó, la señal de que la segunda imagen de Jackson había
finalizado de descargar. Simon puso dos papeles brillantes más en la impresora
y pulso la tecla Imprimir.
—Voy a hablar con Meg, pero no sólo... — Miró a la impresora. Se quedó
mirando la imagen que se estaba imprimiendo en el papel.
—¿Simon? — Como no decía nada, Vlad tiró de la hoja de la impresora en
el momento en que terminaba de imprimir la primera copia—. ¿Qué es esto?
Una anciana con un sombrero de paja, sus brazos desnudos dorados por el
sol, por lo que las finas cicatrices se veían más blancas. Estaba sentada detrás de
una pequeña mesa, apuntando a las cartas echadas en la mesa. Su otra mano
sostenía dos cartas. Una de ellas tenía la imagen de un joven Lobo... Simon la
reconoció como una imagen de sí mismo cuando era menor. La otra carta era
una imagen de Meg. Meg, pero no como él la conocía. Más joven. Perdida. Sus
ojos conteniendo pocas esperanzas... Y sin embargo, sólo un toque de desafío en
ellos.
—¿Simon? — La nitidez de la voz de Vlad hizo que Simon se enfocara en
los otros Terráneos en la habitación.
—Parte de un recuerdo, — respondió—. Y parte de otra cosa. — La
anciana no conoció realmente a Meg, entonces ¿por qué la cachorra Esperanza
hizo un dijo como ese? —. ¿Cuál de las mujeres están trabajando en el
Courtyard hoy?
—Merri Lee y Ruthie están abajo, empaquetando el stock para enviar a
Jesse Walker en Pradera de Oro, — dijo Vlad.
Simon tomó la imagen que Vlad sostenía.
—Quiero mostrarles esta imagen. Me gustaría enviársela por correo
electrónico a Jesse Walker y a Steve Barquero. Tal vez los Intuye tendrán una
idea de lo que significa.
—¿Sólo esta foto o ambas?
—¿Los Intuye en Isla Grande se preocupan por los bisontes? — Preguntó
Henry.

Marcada en la carne

Vlad se encogió de hombros.
—Envía ambas, — dijo Simon.
Tomando la imagen de la anciana, bajó las escaleras y se encontró a ambas
chicas en el almacén, agotando afanosamente el stock que él quería que
estuviera en la tienda para los visitantes de la próxima semana.
—Miren esto.
Se detuvieron y se quedaron mirando la foto.
—No estoy segura de lo que se supone que debemos ver, — Ruthie dijo
finalmente.
No estaba seguro tampoco. Por eso les estaba mostrando la foto.
—¿Qué tipo de cartas son las que está apuntando? — Preguntó Merri Lee.
Simon gruñó suavemente. No pudo evitarlo.
—No lo sé. Ella leía la fortuna. Con las cartas. — Salvo que no había
utilizado las cartas el día que se detuvo en su mesa. Ese día, la anciana había
abierto una navaja de plata y cortó su piel.
Ellas ladearon la cabeza, un gesto tan lobuno que lo sobresaltó.
—¿Tarot? — Dijo Merri Lee, mirando a Ruthie.
—Tal vez, — respondió Ruthie—. Pero la mujer es como Meg, una
Casandra de sangre. ¿Alguna de ellas usa cartas de tarot? Y ¿cómo puede saber
solo viendo la imagen que ella usa las cartas para adivinar el futuro?
—La vi una vez cuando era menor. — Simon estudió a las hembras. Él no
iba a retroceder. O correr. Pero los depredadores tenían la misma mirada
enfocada en sus ojos justo antes de que saltaran sobre sus presas.
Tienen dientes pequeños y pequeñas garras que no son muy filosas. Y puedo correr
más rápido.
—La conoció, — Merri Lee dijo lentamente—. Así que esto es...

Marcada en la carne

—Un dibujo visión,— finalizó—. Así le decimos a los dibujos que la
cachorra Esperanza hace.
—Un mensaje. —Ruthie señaló la esquina inferior derecha—. Para Meg.
Esa mirada de nuevo.
—Voy a mostrársela, — dijo él, sonando, y sintiéndose, a la defensiva.
—Hay algunas tiendas en los alrededores de la Universidad de Lakeside
que podrían vender cartas de tarot,— dijo Merri Lee.
—Es mejor si te quedas lejos de las tiendas de la universidad, —dijo Ruthie
—. Karl y yo podemos ir después de que él salga del trabajo.
Simon asintió con la cabeza. No es que tuvieran en cuenta su opinión a
esta altura. Pero Merri Lee había sido atacada por cuatro estudiantes en la
universidad porque trabajaba en el Courtyard, y otros estudiantes podrían
reconocerla si entraba en una tienda en esa zona de la ciudad. La posibilidad de
resultar herida por otros humanos era la razón por la que se alojaba en uno de
los monoambientes y no había regresado a la escuela. Si regresara sería como
un conejo deambulando en un campo lleno de perros salvajes y hambrientos.
—Está bien. Voy a comprobar el directorio telefónico y ver si puedo hacer
una lista de posibles lugares, — dijo Merri Lee.
Volvieron a empaquetar el stock, luego se detuvieron.
—¿Hay algo más, Sr. Wolfgard?
—No. — Ya que estaban entre él y la puerta de atrás, Simon se dirigió a la
parte delantera de Aullidos, Buena Lectura, luego pasó a través de la celosía que
conectaba la librería con Un pequeño Bocado. Saliendo por la puerta de atrás de la
cafetería, se dirigió a la Oficina del Enlace.
Deseaba no tener que permanecer en forma humana para hablar con Meg
sobre la imagen. Le gustaría poder cambiar a Lobo y darle a la mano un par de
lamidas. Siempre se sentía mejor después de lamerle la mano. No podía hacerlo
cuando tenía forma humana. ¿O sí? No había visto a Kowalski o Debany lamerle
las manos a sus parejas.

Marcada en la carne
Una cosa más que no sabía de los humanos.
Entonces, entró en la sala de clasificación y se encontró a Meg de pie junto
a la mesa con postales distribuidas en la superficie y se preguntó si, a su
manera, ella ya tenía la respuesta.
—¿Meg? — Simon esperó hasta que ella alzó la vista—. Tengo algo que
enseñarte.

Marcada en la carne

Capítulo 9

Windsday 6 de Juin

Jesse Walker observó a Shelley Bookman entrar en el almacén de ramos
generales de una manera que le hizo a Jesse pensar en las historias donde la
heroína se movía por los alrededores en busca de pistas, y por lo general
terminaba en un montón de problemas.
—¿No deberías estar en la biblioteca?
—Uno de mis ayudantes está atendiendo, — respondió Shelley, corriendo
hacia donde Jesse estaba estampando los precios de los productos enlatados—.
Esto vino para ti. Me pediste que supervisara tu correo electrónico, y esto viene
de él, con la solicitud de que le pasáramos una copia a Joe Wolfgard.
—¿Qué es? — Jesse tomó el sobre de Shelley y tomó nota del temblor en
las manos de la otra mujer. Ella abrió el sobre y sacó dos hojas de papel.
La primera imagen hizo a su estómago encogerse, pero examinó a los
bisontes muertos y las huellas sangrientas que salpicaban a los cadáveres como
huellas de las manos de niños pintados en una hoja grande de papel.
—Quiero mostrarle esto a Tobias. — Jesse guardó esa foto en el sobre—. Él
estaba esta mañana con Joe Wolfgard. Puede decirnos si esta imagen se trata de
nosotros.
La imagen de la mujer mayor con cicatrices la perturbaba en una manera
diferente, y le dio la sensación de que había visto esto antes.
La campanilla de la puerta tintineó. Antes de que Jesse pudiera guardar la
segunda imagen, Abigail Burch corrió hacia ellas.
Abigail y Kelley Burch, habiendo llegado el verano pasado, eran nuevos en
Pradera de Oro. Kelley era un orfebre que rápidamente se dio cuenta de que la
mayor parte de la gente en su pequeña ciudad no podían permitirse el tipo de

Marcada en la carne
joyas que podía hacer, por lo que hacía piezas de plata y piezas con piedras
semi preciosas y se ganaba la vida.
Abigail era unos años más joven que Kelley y tenía los ojos azules y el pelo
rubio rojizo y una preferencia por los vestidos largos de un estilo que la abuela
de Jesse se había puesto en sus años más jóvenes. Nadie iba decírselo, pero
todos se preguntaban si Abigail era un poco simple o sólo un poco peculiar,
porque era la única entre ellos que no era un Intuye. De cualquier manera,
Kelley, que era un Intuye, la quería, y eso era suficiente para el resto de ellos.
—¿Jesse? — Abigail siempre sonaba un poco insegura y un poco sin
aliento—. Has hablado con el Lobo que está a cargo de... — Ella agitó una mano
en la dirección de las colinas y el asentamiento Terráneo en general—. ¿Podrías
preguntarle sobre la grasa?
—¿La grasa? — Jesse miraba a Shelley.
Abigail asintió.
—Yo uso grasa para hacer mis velas y jabones. Hago velas y jabones
realmente agradables.
—Así es, — Shelley le dio la razón—. He comprado algunos de ellos.
—¿La grasa, Abigail? —Jesse solicitó, con la esperanza de una explicación
más detallada.
—Kelley oyó hablar de los bisontes muertos, y ha ido a lo de Floyd Tanner
para ayudar en lo que pueda. Por lo general tengo que comprar algo de grasa
cuando las ovejas o el ganado son sacrificados por su carne, pero me puse a
pensar en los bisontes. Tendrán grasa también, ¿verdad? ¿Y supongo que
algunos de ellos sólo se van a echar a perder? ¿Así que me preguntaba si podría
cosechar algo de la grasa? Si lo bisontes tienen grasa ¿no?
La muñeca izquierda de Jesse comenzó a dolerle. Tenía presentimientos
acerca de todo el mundo en Pradera de Oro, y la mayoría de las veces era sólo
una leve sensación sobre la persona. Pero cuando le dolía la muñeca, era una
advertencia, y ella no hacía caso omiso de tales advertencias.
—Voy a preguntar al Sr. Wolfgard. Pero no salgas a ese campo y trates de
cosechar la grasa por tu cuenta. Hay un montón de depredadores de todas las

Marcada en la carne
formas y tamaños, que van a estar por allí para un banquete. Dado que Kelley
está ayudando a Floyd, puede pedirle un poco para que puedas probar.
Abigail les brindó una sonrisa a los dos. Luego miró a la imagen en la
mano de Jesse.
—¿Qué es eso?
—Sólo una foto que alguien me ha enviado.
—¿La mujer está leyendo cartas de tarot? Yo leo cartas de tarot. Mi abuela
lee cartas de tarot. Ella me dio las cartas cuando se puso débil. Y me compré un
mazo cuando yo... viaje. — Abigail estudió la imagen—. ¿Por qué esa mujer
tiene tantas cicatrices?
—Creo que es una Casandra de sangre.
—Al igual que esas chicas que... — Abigail parpadeo—. ¿Por qué
necesitaría cartas de tarot?
—No de tarot, — dijo Jesse en voz baja—. Algo similar. Algo que casi
recuerdo. ¿Puedo ver tu mazo de cartas?
—Por supuesto. Las traeré ahora. — Abigail salió corriendo de la tienda,
casi tropezando con Tobias mientras él trataba de entrar.
—Necesito algo frío para tomar. Lo que tengas, — dijo.
—Puedo llenar la canasta de alambre mientras hablas con Tobias, — dijo
Shelley.
—¿Hablar de qué? —Tobias se limpió la cara con la manga.
—Acerca de esto.— Jesse sacó la imagen de los bisontes del sobre y
observó a su hijo palidecer—. ¿Se parecía a esto?
Tobias negó con la cabeza.
—Mamá, no puedes andar mostrando esa imagen.
—Me pidieron dársela a Joe Wolfgard. Tú y Shelley son los únicos en la
ciudad que la han visto. Los únicos que la verán. — Ella quería a frotarse la

Marcada en la carne
muñeca para aliviarse el dolor, pero él sabía lo que significaba al igual que ella
sabía por qué a veces él se presionaba una mano contra sus costillas del lado
derecho cuando estaba sintiendo algo fuerte—. ¿Qué te asusta de esto?
—No lo puedo decir.
—¿No puedes o no quieres?
Tobias le dio una dura mirada.
—No quiero. Truman y yo vimos algo esta mañana, algo que los humanos
no suelen ver y vivir para contarlo.
Jesse miró a la huella de la pata que difería de las huellas más pequeñas de
los Lobos pintados en el bisonte.
—Muy bien, Tobias. Todavía tengo que darle la imagen a Joe Wolfgard. —
Ella vaciló—. Abigail Burch se preguntó si ella podría tener un poco de grasa de
bisonte para hacer sus velas y jabón.
—Mamá... —Tobias no continuó, y Jesse escuchó el tic-tic-tic de su viejo
reloj—. Voy a preguntar, pero asegúrate de que Abigail -y Kelley- sepan que no
pueden vagar por ahí por su cuenta.
Shelley puso la canasta de alambre en el mostrador, lleno de botellas de
zumo y soda.
—Imagino que Floyd tiene agua.
—Así es. Gracias Shelley. — Tobias levantó la canasta, dio a Jesse una
mirada que era a la vez dura y suplicante, luego, salió de la tienda.
—¿Problemas? — Preguntó Shelley.
—Podría ser. — Jesse puso las dos fotos en el sobre y las escondido bajo el
mostrador cuando Abigail regresó.
—Traje ambos mazos de cartas, — dijo Abigail, posando los paquetes
envueltos en seda en el mostrador.

Marcada en la carne
No son cartas de Tarot, Jesse pensó mientras Abigail les mostraba el mazo de
su abuela, y luego hizo una lectura a Shelley con su propio mazo. No tarot, pero
algo similar. Algo que he visto antes.
—Voy a conocer a un extraño lleno de peligro y oscuridad. — Shelley
observó a Abigail cruzar la calle corriendo hacia su propia pequeña tienda.
Entonces resopló—. ¿Qué tan probable puede ser aquí en Pradera de Oro?
—¿No has tenido ningún presentimiento? — Jesse deseó poder poner un
poco de hielo en su muñeca ahora palpitante.
—Nada. — Shelley le dio una mirada curiosa—. ¿Y tú?
—Tienes que regresar antes de que tu ayudante se aburra y empiece a
reordenar los libros de nuevo.— Dado que los ayudantes de Shelley eran por lo
general los niños mayores a los que les gustaban los libros y querían ganar
dinero para sus gastos, tendían a ser responsables, hasta cierto punto—. Has
una investigación para mí.
—¿Quieres tu propio mazo de cartas de tarot? — Bromeó Shelley.
—Quiero saber quién las hace. En especial, quiero saber si alguna empresa
Intuye las hace o hace algo por el estilo.
—¿Tienes un presentimiento?
Su visión se atenuó por un momento, una sensación aterradora.
—Sí, tengo un presentimiento.

Marcada en la carne

Capítulo 10

Windsday 6 de Juin

Jean apretó sus manos a cada lado del lavabo del baño. Los Gardner, la
familia de Vida Simple que la dejaban alojarse en su pequeña cabaña de
invitados, nunca emitían ningún comentario cuando veían la evidencia de un
corte, pero sabía que se lo reportaban a alguien.
Algunos días podía resistir la necesidad de cortarse sentándose fuera de la
puerta de su cabaña y viendo la actividad alrededor de la granja, escuchando
los sonidos de los niños jugando. Algunos días podía resistir, pero hoy, una
vieja cicatriz le picaba tanto que quemaba.
Era peligroso cortar en una vieja cicatriz y tener nuevas imágenes
superpuestas a la visión anterior. Más peligroso aún era cortar cruzando las
viejas cicatrices y revolver las imágenes de varias profecías. Ese tipo de corte era
de escasa utilidad. La probabilidad de que condujera a una profeta de la sangre
a la locura o a fragmentar su mente en otra forma más pequeña, era alta . Y esta
cicatriz en particular no era un verdadero corte. Esta era el resultado de una
lesión que le causaron, cuando los hombres del Controlador la golpeaban con el
fin de obtener sangre para producir la droga llamada Repasando al lobo.
Tenía que cortarse. Y, peor aún, tenía que recordar lo que iba a ver.
Jean sacó su navaja. Luego enrolló una toalla limpia y la mordió como una
mordaza. Por último, se cortó cuidadosamente la vieja cicatriz y dejo la navaja
momentos antes de que la agonía llenara su cuerpo y su mente se llenara de
imágenes.
Dos imágenes, que se repetían una y otra vez. Las mismas que había visto
antes, mientras que los hombres del Controlador la golpeaban.
Ella estaba de pie sobre una cima, mirando hacia abajo a un gran mapa de
Thaisia, sus límites rascaban la tierra. Repartidas por todo el continente había
pequeñas velas. En la primera imagen, algunas de las velas estaban agrupadas

Marcada en la carne
juntas, tal vez indicando ciudades humanas con una gran cantidad de personas.
En la mayoría de los lugares, había una sola vela. Probablemente un marcador
para una ciudad. Todas esas velas. Fuertemente concentradas a lo largo de
ambas partes de la costa. Más lugares humanos de lo que hubiera imaginado
que existían.
La segunda imagen. El mismo mapa de Thaisia, visto desde la misma cima
de la cumbre. Pocas velas ardían ahora. Muy pocas. Pero una vela seguía
ardiendo para Lakeside, y otra ardía para Isla Grande. Sólo dos velas ardían por
Toland en lugar de muchas.
Algunas velas ardían en el Medio Oeste y el Noroeste, pero su posición no
coincidía con los nombres de cualquiera de las ciudades que había aprendido.
Jean escupió la toalla, y luego la apretó contra el corte. Ella estaba en el
piso del baño, y su cuerpo le dolía demasiado para tratar de incorporarse por el
momento.
¿Debería anotar lo que había visto y compartirlo con Meg? ¿Debería
pasarle esta carga a una profeta de la sangre que, como la Trailblazer, estaba
tratando de ayudar al resto de ellas a mantenerse con vida?
—El Lobo de Meg, — susurró Jean. Sí. Era el líder del Courtyard de
Lakeside. La había rescatado porque Meg le había pedido que la ayudara. Tal
vez sabiendo que Lakeside podría sobrevivir a lo que venía le ayudaría a tomar
las decisiones que aseguraran que la ciudad sobreviviera.
Tambaleándose, Jean se puso de pie. Se lavó y vendó el corte, luego limpió
la navaja y se comió un bocadillo. Después de haberse atendido, se sentó y
escribió una carta a Simon Wolfgard.

Marcada en la carne
Para: Simon Wolfgard y Vladimir Sanguinati
Los Intuye en el Medio Oeste y Noroeste han oído hablar
de bisontes masacrados por docenas, a lo largo de esas
regiones. No hay informes sobre matanzas de bisontes en
las noticias; Sin embargo, hubo informes de ganado vacuno
u ovino asesinados, e indignados ganaderos y habitantes de
las ciudades vecinas fueron entrevistados. Todo el mundo
ignoró el simple hecho de que los Lobos, Panteras, y Osos
Pardos no disparan a sus presas, por lo que los animales no
murieron a causa de los Terráneos. Tal vez algunos de
ustedes debe aprender a usar un rifle. Menos trabajo para
atrapar la cena y mucho menos posibilidades de ser pateado
o aplastado.
Recibí una petición de Jesse Walker, que dirige una tienda
en Pradera de Oro. Ella dice que Vlad dio su consentimiento
para que ella y Shelley Bookman se incluyan en nuestros
correos electrónicos acerca de las Casandra de sangre.
Por favor confirmar.
Recibí las imágenes. Desearía poder dar las gracias por
ellas.
Steve Barquero.

Marcada en la carne
Para: Steve Barquero
Confirmo la solicitud de Jesse Walker. Queremos fomentar
las conexiones entre Lakeside, Isla Grande, Pradera de Oro,
y Aguas Dulces.
Puedes agradecer
que una profeta de
advertencia. Como
información que tu
adivinación.
Vlad Sanguinati.

a Jackson Wolfgard por las fotos. Dado
la sangre los dibujó, considéralo una
sea, a Simon le gustaría cualquier
gente pueda tener sobre cartas de

Marcada en la carne
Para: HPU, División Lakeside
La primera etapa de la limpieza urbana ha puesto de
manifiesto las áreas problemáticas. Proceder con la fase dos
a la hora designada.
NS.

Marcada en la carne

Capítulo 11

Thaisday 7 de Juin

Joe Wolfgard ayudó a Tobias Walker a levantar el quinto contenedor con la
carne de los bisontes en el pequeño camión refrigerado de la granja de
productos lácteos, que Tobias había estacionado fuera de la carnicería de Floyd
Tanner. No entendía por qué toda la comunidad de Pradera de Oro estaba
orgullosa de tener un camión de este tipo, pero podía apreciar su utilidad en el
traslado de los alimentos que se echaban a perder en el camino en los días
cuando Verano reinaba en la tierra.
Por otro lado, Vlad ya había hecho algunas de las cosas que había
prometido; Jesse Walker y Shelley Bookman estaban ahora en la lista de
información particular de Steve Barquero. Shelley también había creado una
cuenta de correo electrónico para él en la biblioteca, para que Simon, Jackson -y
Vlad- pudieran mandarle noticias si no querían enviar un telegrama, que
tendría que ser llevado al asentamiento Terráneo, o llamar a la tienda de Jesse
Walker y entregar un mensaje de esa manera.
En el asentamiento Terráneo en el que vivió antes de llegar aquí, tenían
una cabaña de comunicaciones con un teléfono y computadora, y el
asentamiento estaba lo suficientemente cerca de un pueblo humano como para
poder usar teléfonos móviles al menos una parte del tiempo . Pero Pradera de
Oro era un lugar más simple, y la comunicación no era tan directa. El
asentamiento Terráneo no tenía un teléfono o una computadora, no tenía postes
y cables que hacían a esas cosas funcionar. Los Otros no habían sentido la
necesidad de tener tales cosas. Más importante, los Antiguos no querían esas
cosas humanas tocando sus colinas.
Sin embargo, tener una forma de comunicarse con otros Terráneos más allá
del rango al que llegaba un aullido, era importante ahora que los humanos
estaban causando problemas en tantos lugares. Tendría que masticar su
problema por un tiempo. ¿Tal vez los Eaglegard estarían dispuestos a actuar
como mensajeros si necesitaba enviar un mensaje rápidamente a otra parte de
Thaisia o recibir un mensaje de Simon o Jackson? Si no era así, entonces los

Marcada en la carne
Crowgard o Ravengard4 sin duda disfrutarían de ser los primeros en tener
noticias.
¿Los humanos que trabajaban en oficinas de telégrafos elegirían el trabajo
porque tenían el mismo deseo que lo Grajos y los Cuervos de ser los primeros
en conocer la noticia?
—¿Qué piensas? — Preguntó Tobias.
Joe parpadeó, luego recordó la pregunta, Tobias había pedido algo cuando
cargaban la carne en el camión.
—¿Grasa de bisonte? ¿Los humanos la comen?
—No, Abigail quiere probarla para la fabricación de velas y jabón. Por lo
general la adquiere de la grasa que Floyd Tanner le vende cuando un buey o
una oveja se mata para la carne, pero hay un montón de cadáveres por ahí, y la
grasa en ellos se va a echar a perder, por lo que se preguntó si podría tener algo.
No habrá muchos cadáveres por ahí ahora, pensó Joe. Un Lobo podía cubrir
cien millas en un día. La Antiguos podían cubrir aún más terreno. Muchos de
ellos habían bajado de las colinas para consumir la carne disponible en lugar de
cazar. Y, sospechaba, se habían sentido lo suficientemente curiosos y querían
echar un vistazo más de cerca a los Intuye que se habían instalado cerca del
extremo sur de sus colinas... humanos que estaban trabajando duro para ser
amigables con los Terráneos.
—Ella te daría algunas de las velas y jabón como una especie de pago por
la grasa, — añadió Tobias.
Eso era justo. Las velas a veces eran de utilidad. En cuanto al jabón, habría
que verlo. Los Otros habían construido lugares donde hacían el jabón que
preferían utilizar cuando estaban en forma humana. No estaba sucio con los
olores añadidos y no ensuciaba la tierra. Tendría que preguntar a Jesse Walker si
tenía ese jabón en su tienda. Pero si Abigail Burch podía hacer un jabón
aceptable, no tendrían que comprarlo en otra parte de Thaisia.
4 Ravengard: Hace referencia al gard de los Cuervos Grajos, que son
diferentes de los cuervos corneja (crow) de los que venimos hablando.
Ambos son cuervos pero para diferenciarlos ya que tienen un gard diferente
en la historia los vamos a llamar Grajos a secas.

Marcada en la carne
—Podemos recoger un poco de grasa en el camino de vuelta desde el tren,
— dijo Joe.
Tobias cerró el camión.
—Hablando del tren, es mejor ponerse en marcha. Tenemos que parar por
gasolina antes de ir allá.
—¡Oye Tobias!
Tobias asintió al hombre que caminaba hacia ellos desde la dirección de la
tienda.
—Tom.
Tom García agitó un pulgar hacia la tienda.
—Jesse dijo que debes parar en la tienda antes de irte. Ella tiene una
canasta con alimentos y bebidas para que ambos se lleven.
—Apreciamos eso. De todos modos tenemos que parar para recoger un
par de contenedores grandes para la grasa de Abigail.
Tom asintió a Joe y entró en la carnicería, donde cada humano adulto
disponible, había estado ayudando a Floyd a manejar el exceso de carne de
bisonte.
—¿Algo más que tengas que hacer antes de irnos? — Preguntó Tobias.
—No. — El resto de los Terráneos ya sabían que iba a la estación de tren
con Tobias, y un montón de Halcones, Águilas y Grajos estarían vigilando desde
el cielo.
Levantaron los alimentos y bebidas de Jesse, llenaron el tanque de gasolina
en el camino fuera de la ciudad, y comenzaron el viaje de dos horas a Bennett.

*****

—¿Segura que no está buscando cartas de tarot?

Marcada en la carne
Jesse se armo de paciencia. Shelley había encontrado tres empresas Intuyes
que, entre otras cosas, imprimían cartas de tarot y cartas para leer la fortuna,
que al parecer, le habían dicho, no eran exactamente lo mismo. Esta era la
tercera empresa. Las otras dos, o bien no sabían de que estaba hablando o no
estaban dispuestas a admitir nada a nadie, lo cual le hizo preguntarse cómo
permanecían en el negocio. Pero tenía la sensación de que la confianza se había
convertido en un bien más precioso que el oro.
—Estoy segura, — le dijo a la mujer en el teléfono—. Recuerdo haber visto
mazos de cartas que usaban algunas mujeres para tener una idea de algo que
iba a pasar, pero eso fue hace cuatro décadas, y estoy tratando de averiguar si
todavía se están haciendo cartas por el estilo.
Silencio. Entonces:
—¿Qué clase de mujeres?
—Profetas de la sangre. Estoy buscando esto para una de las Casandra de
sangre. — No era del todo cierto, pero lo suficientemente cerca.
—¿Tiene a una de esas chicas viviendo en su comunidad?
—No, pero estamos buscando acoger a una o dos de las chicas. — Otra
verdad a medias, ya que había sido un pensamiento pasajero. Cuando la otra
mujer no dijo nada, Jesse continuó—. El líder del asentamiento Terráneo en
Pradera de Oro tiene conexiones con dos de las chicas. Una de ellas tuvo una
visión acerca de las cartas.
Un silencio crepitante.
—Dioses,— la otra mujer exhaló—. ¿Está buscando el mazo Trailblazer?
—Yo... — la muñeca izquierda de Jesse palpitó—. Tal vez sí. — Ahora era
su turno para dudar—. ¿Realmente hay un mazo de cartas llamado así?
—No oficialmente. Aún no. Ayer saque algunos mazos de cartas para leer
la fortuna del almacén. Tenía la sensación de que un nuevo tipo de mazo era
necesario, pero no sé cuál era el necesario.
—Tal vez no eres la que se supone debe decidirlo. Tal vez eres quién se
supone que debe producir un mazo de cartas especiales que será usado por la
Trailblazer. —Jesse pensó por un momento—. ¿Podría hacer un mazo de cartas
con diseños más actuales?

Marcada en la carne

—Claro, pero no tenemos diseños nuevos.
Aún no.
—Los mazos que saco ayer. Debe haberlo hecho por una razón. ¿Puede
enviarme dos de cada uno de esos mazos?
—Sí, podría. — La voz de la mujer se suavizo—. Si, podría.
Jesse le dio a la mujer la información de correo de Pradera de Oro, le dio
las gracias y colgó. Luego pasó sus dedos por su pelo y tiró con la fuerza
suficiente para aliviar un poco la tensión en el cuero cabelludo.
Necesito abastecerme, pensó mientras estudiaba las estanterías de su tienda y
trató de ignorar el aumento de dolor en su muñeca izquierda. Alimentos
enlatados, alimentos secos, nada en una jarra que dure hasta...
—¿Hasta qué?— El sonido de su propia voz la sobresaltó, la hizo
detenerse y considerar por qué sus pensamientos habían saltado de las cartas de
para leer la fortuna a la certeza de que tenía que aprovisionarse de suministros,
y tenía que hacerlo ahora.
Al mirar alrededor de su tienda, su mirada se posó en las estanterías que
contenían los libros. No podía comprar más libros de las editoriales. No había
podido comprar libros de la librería de Bennett. Algunos podrían argumentar
que los libros eran un lujo, no una necesidad. No estaba de acuerdo, pero ¿sería
una prueba de cómo privar a una comunidad aislada de mercancía? La gente
estaría descontenta por la pérdida de nuevos libros para leer, pero no enojada.
Al menos, no al principio. Pero ¿qué si las cosas que consideraban más
necesarias de repente no pudieran ser compradas? ¿Cosas como comida, ropa y,
dioses, incluso algo tan básico como el papel higiénico?
Dos años atrás, tuvieron un invierno duro, quedaron aislados por varias
semanas durante una serie de fuertes tormentas. Ese año tuvo un
presentimiento y comenzó a abastecerse de suministros a finales de otoño,
haciendo caso omiso de las burlas de Tobias y Shelley acerca de convertirse en
una rata alimentos enlatados y paquetes de papel. Entonces, las tormentas
llegaron unas semanas más tarde. Para cuando el camino quedo despejado y
lograron conducir a Bennett por suministros, tenía media docena de latas de
sopa y dos cajas de espaguetis en los estantes y tuvo que desarmar los últimos

Marcada en la carne
paquetes de papel higiénico y venderlos por unidad para que cada familia
tuviera alguno.
Mientras miraba el stock en su tienda, tuvo la misma sensación, sólo que
esta vez se sentía peor. Mucho peor.
Sacando el cuaderno que usaba para realizar un seguimiento de los
artículos a ordenar, comenzó a revisar los estantes y hacer una lista. Había
completado la sección de alimentos secos cuando Shelley se precipitó en la
tienda.
—Joe Wolfgard recibió un correo electrónico, — dijo Shelley—. ¡De Vlad
Sanguinati!
—Joe se ha ido a Bennett con Tobias, — respondió Jesse.
—¿Crees que deberíamos leerlo?
—No.
—Puedo tener acceso a su correo electrónico y...
—No.
—¡Pero podría ser importante!
Jesse se volvió y miró a Shelley.
—Incluso si es importante, no hay nada que se pueda hacer al respecto
hasta que Joe y Tobias regresen.
—Pero podríamos mirar...
—Sólo porque creaste una cuenta para él no significa que tienes derecho a
leer su correo o incluso comprobar su cuenta para ver si recibió alguno. — La
voz de Jesse se volvió aguda—. La biblioteca y la oficina de correos son los
únicos lugares en Pradera de Oro que tienen computadoras. Cualquier persona
que quiera comunicarse a través de correo electrónico tiene que usar esas
máquinas. ¿Lees el correo de todos los que usan las computadoras en la
biblioteca? ¿Traicionas la confianza de tus amigos y vecinos?
—¡Por supuesto no! ¡Pero esto es diferente!

Marcada en la carne

—No, no lo es. El hecho de que Joe Wolfgard este compartiendo algo con
nosotros es más comunicación de la que nunca hemos tenido con los Terráneos,
y, Shelley, no podemos permitirnos perder esa confianza. Ahora no. — Jesse
cubrió con su mano derecha su muñeca izquierda—. Ahora no.
—Tienes razón, — dijo Shelley, sonando vapuleada mientras miraba a la
muñeca de Jesse—. Tienes razón. ¿Pero no te preguntas de qué hablaran?
—Creo que es mejor para todos nosotros si no lo sabemos.

*****

—Llenamos el papeleo, los contenedores están claramente identificados y
pagamos los doscientos por el transporte que requiere refrigeración, — Tobias
dijo con vehemencia.
—Como ya hemos dicho. — Uno de los despachadores les dio a Tobias y
Joe una sonrisa empalagosa—. El vagón con refrigeración está lleno en este
viaje.
Contrólate, pensó Joe. No cambies. Y no muerdas a los despachadores de
equipaje. No va a ayudar.
Tobias señaló al vagón del tren que soltaba ráfagas de aire frío por la
puerta abierta.
—Hay un montón de espacio allí para nuestras cinco cajas.
El despachador cerró la puerta.
—Está lleno.
«¿Lobo? Soy Aire. ¿Necesitas ayuda?»
La voz de la hembra -y la oferta- le sorprendieron. Él nunca había tratado
con ninguno de los Elementales directamente hasta la noche en que todos se
reunieron para atacar el recinto del Controlador. ¿Cuántos de ellos vivían en
Thaisia, y dejaban de lado el resto del mundo? ¿Había un millar de ellos
llamados Aire? ¿Diez mil? ¿Más? En la naturaleza de los Terráneos, había

Marcada en la carne
machos al igual que hembras. ¿Había algún lugar en el País Salvaje donde se
reunían para aparearse y criar a sus pequeños? ¿Había algún exuberante valle
donde llevaban sus potros para que jugaran y crecieran hasta que sus
naturalezas fueran reveladas? ¿Era una voluta de un torbellino un potro
aprendiendo a ser lo que era, mientras que un embudo letal era un semental en
su mejor momento?
Los Elementales se daban a sí mismo el nombre de lo que gobernaban y no
ofrecían ningún otro nombre, por lo menos, a nadie fuera de su propia especie.
Así, mientras que esta hembra se llamaba a sí misma Aire, no creía que fuera
ella quien estuvo en el recinto del Controlador, y estaba bastante seguro de que
no era la Elemental que vivía en Lakeside.
Joe consideró su pregunta.
«Queremos enviar un poco de carne a Simon Wolfgard y Meg Corbyn del
Courtyard de Lakeside, pero los humanos están diciendo que el vagón
refrigerador no tiene espacio para las cajas de carne.»
«Hemos oído de la Meg que vive cerca de Etu. ¿A ella le gusta esta carne?»
«Ella nunca ha probado bisontes, por lo que será una sorpresa, si es que no
se estropea antes de llegar a Lakeside.»
Un viento azotó ligeramente la plataforma. La puerta del siguiente vagón
se abrió.
«Pon la carne para la Meg en este vagón,» dijo Aire.
«Este vagón no es frío.»
«Lo será.»
—Vamos a poner nuestro envío en este vagón, — Joe le dijo a Tobias—.
Vamos, pongamos estas cajas en el interior.
—Pero este no...
—Hazlo, — gruñó Joe.
Arrastraron las cinco cajas de carne en el vagón vacío, dejándolas a un lado
de la puerta.

Marcada en la carne

Los despachantes exhibían sonrisas de superioridad...hasta que la hembra
que parecía llevar un vestido largo hecho de nubes cruzó la plataforma con un
gordito poni blanco con cuerpo de barril.
—Dioses, — susurró Tobias.
—Ssh, —advirtió Joe—. «Gracias por la ayuda.»
Ella le sonrió. Después miró a los despachadores, y su sonrisa cambió a
algo filoso y salvaje. Ella y el poni entraron en el vagón. Ella cerró la puerta.
—¿Qué mierda fue eso? — Uno de los maleteros dijo.
Joe no respondió. Su agudo oído de Lobo recogió sonidos en el vagón que
los humanos no escuchaban o habían optando por ignorar, sonidos de una
tormenta en ciernes.
—¡Todos a bordo! — El conductor llamó.
—¡Espere! — Un hombre corrió a la plataforma con un carrito lleno de
cajas—. Estas necesitan ser cargadas.
—Si los pone en ese vagón, se van a mojar, — dijo Joe, haciendo un
esfuerzo simbólico para ser útil.
—Tú y el amante de lobo puede irse a follar entre ustedes, — chasqueó un
despachador.
—¿Por qué? — Preguntó Joe, no viendo la conexión entre las cajas y el
apareamiento.
Nadie respondió a la pregunta, porque el despachador abrió la puerta del
vagón... y la nieve fue impulsada por el viento dándole una palmada en la cara
con tanta fuerza que lo tiró un paso hacia atrás.
—Dioses, — dijo Tobias nuevo.
—No, esos son Aire y Ventisca, —dijo Joe—. Van a mantener la carne fría.
Vamos. Es hora de irnos.— Él se alejó, pero tuvo que esperar a que Tobias dejara
de mirar el vagón y lo alcanzara.

Marcada en la carne

En el camino de vuelta a Pradera de Oro, se preguntó si debería llamar a
Simon, y decirle que los Elementales iban a estar interesados en saber si a Meg
Corbyn le gusta la carne de bisonte.

*****

Sus pasos llenaron la tierra alrededor de Bennett con un terrible silencio.
Durante horas dieron vueltas alrededor de la ciudad, olfateando alrededor
de la estación de tren, escucharon la charla de los pequeños depredadores
bípedos. No entendieron mucho de la charla. A diferencia de los sonidos hechos
por los que ayudaron a los cambiantes, esta charla era de poco interés para los
dientes y las garras de Namid. Pero aún así escucharon. Y observaron. Y
aprendieron.

Marcada en la carne
Para: Jesse Walker
Un envío de libros llegará a la estación Bennett el
Watersday, 9 de Juin, favor hacer arreglos para que alguien
recoja el envío. Además, tramiten transporte y motel para el
alojamiento de dos personas que visitaran Pradera de Oro
durante unos días. Preferiblemente habitaciones separadas.
Vladimir Sanguinati

Marcada en la carne
Para: Simon Wolfgard
Cinco cajas de carne de bisonte están en camino.
Espero que a tu Meg le guste la carne, ya que Aire y
Ventisca hicieron un esfuerzo especial para mantenerla fría.
Además, una hembra humana está haciendo jabón y velas
de grasa de bisonte. Te enviaré algunos.
Joe

Marcada en la carne

Capítulo 12

Firesday 8 de Juin

Simon le tendió una carta cuando Vlad entró en el despacho de ABL.
—Lee esto.
Vlad tomó la carta y miró la firma.
—Es de Jean.
—Sí. Ella me lo envió. Léelo.
Mientras Vlad leía la carta, Simon leyó el correo electrónico de Joe. La boca
se le hizo agua al pensar en que iba a probar bisonte de nuevo, incluso si la
carne no estaba recién salida de la pezuña. Realmente esperaba que a Meg le
gustara.
Se quedó mirando el monitor de la computadora. No estaba seguro de
cuánto cultivo - o qué cultivo- se debía considerar para la Comunidad River
Road, un emprendimiento del Courtyard de Lakeside y de los Intuye de
Desembarco del Ferry. Claro, la tierra alrededor del lago Etu no era como el
prado que se encontraba en el Medio Oeste, pero había hierba. Y él no estaba
pensando en una manada de bisontes. Sólo unos pocos en River Road, unos
pocos en el Courtyard. Carne sustancial. Sumado a los ciervos que ya estaban en
el Courtyard, no habría suficiente pasto para alimentar a un puñado de bisonte.
¿Habría? Por supuesto, sería más seguro encargar bisontes pequeños y dejarlos
crecer hasta traerlos aquí. Así tendrían que ser alimentados por un par de años
antes de que alcanzaran un tamaño suficiente para ser alimento para todos los
carnívoros que vivían ahí. Aunque, un solo bisonte alimentaría a todos ellos por
varios días.
Algo sobre lo que pensar.
Vlad se hundió en la silla al otro lado de la mesa.
—Cuando se te dijo que consideraras cuánto de lo humano mantendrían
los Terráneos, pensamos que se referían a lo que los humanos hacen. Pero esta

Marcada en la carne
profecía suena como que algo va a suceder que hará que muchas de las
ciudades humanas en Thaisia desaparezcan.
—Lo sé. — Simon dejó a un lado la feliz distracción de los bisontes frescos
—. Pero Lakeside e Isla Grande sobrevivirán.
—La profecía no es una garantía de futuro.
No, no era una garantía. Las elecciones podrían cambiar el resultado del
futuro.
Vlad dejó la carta sobre la mesa.
—Me gustaría mostrarle la carta al abuelo Erebus y a Stavros. Blair lo va a
recoger a la estación. Tolya vino con él desde Toland y viajará con Nyx a Pradera
de Oro. Van a hacer la entrega de los libros a Jesse Walker y Shelley Bookman, y
van a hablar con Joe Wolfgard.
—No tenías que haber mermado tanto nuestro stock, — se quejó Simon.
—Ya está hecho el pedido. Todavía tenemos un montón de libros
disponibles para que los Lobos de Addirondack experimenten las compras en
una librería. Además, envié a Jesse Walker el resto de los libros de besos que no
podíamos enviar a alguien más—. Vlad le dio una larga mirada—. El inventario
no cuadraba con los libros que quedaban. No sabes lo que pasó con el resto,
¿verdad?
—Eh. Bueno. No quería deshacerme de todos en caso de que Meg quisiera
leer ese tipo de historias. No ahora, pero en algún momento.
—Creo que sería inteligente preguntarle a un varón humano si esa es la
forma en que las hembras humanas responden típicamente al apareamiento
antes de asumir que una novela proporciona información útil.
Por supuesto. Algo en el pasado había asustado a Meg en el recinto, por lo
que un varón humano desnudo era todavía una confusión para ella. Pero eso no
significaba que no entraría en temporada y querría algún día una pareja. No
había razón para no ganar un poco de comprensión de lo que haría a un macho
más atractivo que otro cuando una mujer quería hacer algo más que dar un
paseo de una noche en el lado salvaje.
—¿Por qué Stavros viene aquí? — Preguntó Simon, cambiando de tema.

Marcada en la carne

Otra larga mirada de Vlad.
—Él tiene cosas que discutir con el abuelo y la Asociación Empresarial.

*****

Había sido el líder del Courtyard de Lakeside durante varios años, pero
hasta esta noche, Simon nunca había puesto una pata dentro de las Cámaras, la
parte del Courtyard donde los Sanguinati residían. Muchas de las presas hacían
uso de la tierra y el agua, ciervos, patos, gansos y pavos salvajes. Los Halcones,
Cuervos y Búhos podían volar sobre esa parte del Courtyard, pero volar sobre
esa parte era todo lo que hacían.
Meg fue la primera en recibir el permiso para entrar en las Cámaras, para
caminar hasta la puerta de la casa de Erebus Sanguinati a dejar un paquete.
Debido a Meg, el sobrino de Simon, Sam, estuvo dentro de las Cámaras,
protegido por Erebus mientras que Meg conducía al enemigo lejos del cachorro,
un acto de valentía que casi la mató.
Se dirigieron hasta una de las puertas de las cercas negras ornamentadas.
Simon, Elliot, Tess, y Henry bajaron de la camioneta y esperaron junto a la
puerta. La luna llena estaba disminuyendo, pero para los ojos de un Lobo, era
suficiente luz para ver el humo que fluía hacia ellos. Cuatro de los Sanguinati se
trasladaron a cada lado de la puerta. Sólo Vlad cambió a su forma humana. Él
abrió la puerta, una invitación silenciosa.
El pelo verde de Tess se enrolló con más fuerza, una señal de que se sentía
incómoda.
Supongo que eso significa que incluso una Cosechadora 5 no puede sobrevivir a
una pelea con muchos Sanguinati, Simon pensó mientras seguía a Vlad bajando
5 Cosechadora: En ingles Harvester. En los libros anteriores a la especie
Terránea de Tess la veníamos llamando "Segadora" que también es una
traducción de Harvester, y la usamos porque tenía connotaciones más
"mortíferas" a nuestros ojos, pero entendimos que la traducción que más se
ajustaba era Cosecha Vidas, para esa especie, por eso hemos decidido
cambiarla. (N de T)

Marcada en la carne
por una trayectoria curva y a través de una pasarela a un pabellón protegido de
la vista por los árboles de los alrededores.
Stavros Sanguinati, solucionador de problemas del Courtyard de Toland,
ya estaba dentro con Erebus Sanguinati.
—Bienvenidos, —dijo Erebus—. Tomen asiento. Pónganse cómodos.
Tenemos un refresco para ofrecerles. ¿Vladimir?
«¿Podemos rechazar el refresco?» Elliot preguntó a Simon.
«No» — Estar allí no tenía precedente alguno. Consumirían lo que les
ofrecieran.
—A ninguno de nosotros nos gusta las gaseosas que a los humanos sí, así
que he traído botellas de zumo de manzana e hice una jarra de limonada, —
dijo Vlad.
—¿Sabes cómo hacer limonada? — Preguntó Tess, mirando la jarra.
—Después de soportar un intenso debate entre Merri Lee y Ruthie sobre
cuántos limones y la cantidad de azúcar que le da a la limonada un mejor sabor,
no puedo decir que sé cómo hacerla, solo que he seguido las instrucciones que
finalmente recibí.
Tess se rió.
—Voy a probar un poco.
—Claro, — dijo Simon.
Vlad sirvió vasos para todos ellos. Erebus y Stavros tomaron un sorbo de
protocolo y dejaron sus vasos a un lado. Lo mismo Henry. Pero Tess parecía
disfrutar de la limonada, y si bien no podía sustituir el buen gusto del agua,
Simon decidió que era tolerable y algo que bebería si Meg decidiera hacerlo.
—Stavros tiene cosas que contarnos, — dijo Erebus.
—¿Sobre los Sanguinati? — Preguntó Simon. No podía pensar en ninguna
otra razón por la que se reunirán dentro de las Cámaras, a menos que Stavros
quisiera estar seguro de que nadie podría oír lo que tenía que decir.

Marcada en la carne
—Acerca de muchas cosas, pero, sí, sobre los Sanguinati y el Courtyard de
Toland, — respondió Stavros.
—¿Y la policía Toland? — Scaffoldon, un capitán de la policía de la Unidad
de Investigación de Delitos de Toland, desapareció poco después del asesinato de
la madre de Lizzy, Elayne. La madre de Elayne también desapareció casi al
mismo tiempo.
El Teniente Montgomery sin embargo, ¿comprendería que Stavros era la
razón de que los humanos que significaban una amenaza para su hija ya no
fueran una amenaza?
—No son de nuestra preocupación. — Stavros hizo un gesto desdeñoso
con una mano—. No ha habido informes en la radio o la televisión sobre
bisontes acribillados. Lo cual no es sorprendente; Tal cosa no es de interés para
los humanos, especialmente en una ciudad en la costa este. Algunas de las
tiendas y comercios de Toland, en particular las que hacen negocios con nuestro
Courtyard, fueron blanco de vándalos, al igual que algunos lugares que fueron
atacados aquí. Ventanas rotas, paredes pintadas y falta de vidrio. Las tiendas
que mostraban un logo de HPU al día siguiente, no tuvieron dificultad para
encontrar vidrio de reemplazo o para reparar. Los dueños de tiendas que se
negaron a doblegarse no les está yendo muy bien.
—La impresión que me quedó después de hablar con algunos de los
funcionarios del gobierno de Lakeside, es que esta dificultad es la misma en
todas partes, — dijo Elliot.
Stavros asintió.
—Tolya y yo hemos estado monitoreando la televisión y las noticias de
radio, así como el periódico humano. Nicholas Scratch ha mantenido un extraño
silencio sobre el vandalismo. No ha hecho ningún discurso sobre el tema ni ha
hablado con la prensa. Esto es curioso porque él ha expresado opiniones sobre
todo lo demás que conecta a un grupo de humanos con cualquiera de los
Terráneos.
—No es tan curioso si sabe que el movimiento Humanos Primeros y
Últimos está detrás del vandalismo, — dijo Elliot—. ¿Tal vez se fue de Toland?
—No, él todavía está allí, y todavía se reúne con los miembros de HPU. —
Stavros tomó un sorbo de limonada, y luego dejó el vaso de nuevo—. Ya he

Marcada en la carne
hablado de esto con el abuelo, y se ha decidido que vamos a abandonar el
Courtyard de Toland.
Simon se puso rígido, mientras que Elliot, Henry, y Tess protestaron sin
palabras.
—¿Los humanos los están expulsando? — preguntó, sorprendido.
—No los humanos, — respondió Erebus—. Pero Toland es una ciudad
llena de humanos. Demasiados humanos. Codician la tierra que tenemos en esa
ciudad.
—Codician toda Thaisia, — retumbó Henry.
El cabello que enmarcaba el rostro de Tess se puso rojo.
—Si no se los controla en la tierra que ya infestan, van a pulular el
continente y consumirlo todo.
—No, no lo van a hacer. — Simon miró a Vlad—. Muéstrales la carta.
—La voy a leer. — Vlad tomó el papel de su bolsillo trasero, lo desdobló, y
leyó la profecía de Jean sobre las ciudades humanas en Thaisia.
—Tontos, — dijo Henry. Miró a Erebus y a Stavros—. Si los humanos no
son quienes expulsan a los Terráneos de Toland, ¿quién lo hace?
—Mientras que los Terráneos estaban distraídos con los bisontes
masacrados, y mientras que los humanos estaban distraídos por los vandalismo
a las tiendas no asociadas con HPU, una docena de barcos salieron de tres
ciudades controladas por humanos en la Costa Este. Cinco de esos barcos
partieron de Toland; las otras naves zarparon de otras dos ciudades. No sé que
carga llevaban, pero creo que debió haber sido algún tipo de contrabando, ya
que cada barco llevaba barriles de veneno que se vertió en el agua, matando a
todos los peces que entraron en contacto con la materia.
—¿Los Sharkgard? — Preguntó Simon.
Stavros asintió.
—Ah sí. El veneno mató a tiburones y Tiburones. Mató a delfines. Mató a
los bancos de peces que buscan los barcos de pesca. Algunos de los Sharkgard
sobrevivieron el tiempo suficiente para enviar una advertencia. Las naves

Marcada en la carne
fueron evitadas para evitar más muertes, pero fueron seguidos hasta que
llegaron al Mar Mediterráneo y al Bloque Romano.
—¿Qué pasara ahora? — Preguntó Tess.
Stavros rió, un sonido amargo.
—Océano va a vomitar los peces muertos en las orillas de esas tres
ciudades humanas. Ella va a vomitar el agua envenenada en las calles de las
ciudades responsables de la muerte de los Terráneos que viven en su dominio.
Y entonces les dará a los humanos una probada de su ira.
—Esa es la razón por la que los Sanguinati están dejando Toland, por la
que todos los Terráneos están dejando Toland, — dijo Erebus.
—Vamos a hacerlo en silencio, — dijo Stavros—. La mayoría de los Lobos
ya se han marchado. Se dirigen a la costa norte o hacia las montañas de
Addirondack. Los Halcones, Búhos y Cuervos dejaron el Courtyard como de
costumbre, volando sobre Toland. Pero no tantos han regresado al Courtyard, y
así lo van haciendo cada mañana o noche. Ya que los Sanguinati son la forma
dominante y no la menos vulnerable a la ira de los Elementales, estamos
haciendo las maletas con las posesiones que podamos y por medio de camiones
Nativos de la Tierra tarde en la noche trasladamos elementos a otras ubicaciones,
o estamos enviando contenedores con artículos más pequeños con alguien que
este viajando.
—Parece que hay que pedir tantos libros como podamos de los editores de
Toland, — dijo Vlad.
Stavros asintió.
—He hecho esa sugerencia a varios Courtyard.
—¿Cuánto tiempo tenemos?
—No mucho. Los peces muertos están empezando a bañar las orillas.
—Una última orden, entonces, — dijo Simon—. Después de eso, hay
empresas Intuyes y Terráneas que publican e imprimen libros. Vamos a
comprarles a ellos.
—Ya les compramos, — dijo Vlad—. No publican muchos libros.

Marcada en la carne
—Pueden expandirse un poco para publicar más. Además, si Océano va a
atacar por la muerte de algunos de los Tiburones -y el vertido de veneno en una
parte de su agua- puede que no haya ningún libro en Toland para comprar. —
Miró a Stavros—. ¿Qué pasara contigo? Qui... — Él se detuvo. A pesar de ser el
líder del Courtyard, no era quien debería ofrecerle a Stavros un lugar en
Lakeside. No cuando Erebus estaba sentado allí mismo.
Erebus sonrió.
—Habrá muchos -en los días venideros- que desearan un lugar en
Lakeside, pero también muchos depredadores en la misma tierra provocaran
conflicto. Sin embargo, me gustaría que Stavros tuviera un lugar aquí cuando él
no esté en Hubb NE, vigilando al gobierno humano. Creo que necesitan una
cuidadosa observación en los próximos días.
Simon bebió el resto de la limonada del vaso. ¿Era su imaginación, o se
había puesto un poco más amarga mientras se asentaba? — No vas a decirle a
ninguno de los humanos, ¿verdad?
—¿Por qué habría de hacerlo? — Respondió Stavros—. Se ocasionaron esto
a sí mismos.
—No todos ellos.
—No hay sangre dulce en Toland ahora, — dijo Erebus—. Stavros y el
agente de gobierno, O'Sullivan, las reubicaron.
—Me preguntaba si el Teniente Montgomery tiene familia allí.
Silencio.
—Ah, — Erebus dijo finalmente—. El policía útil. ¿Qué podrías decirle?
Simon pensó en eso. No había manera de saber cuándo Océano atacaría. Si
había demasiados humanos tratando de salir de Toland, ¿dónde irían? A
excepción de las granjas humanas que suministraban alimentos para la ciudad,
no había ningún lugar de control humano entre Toland y Hubb NE, que estaba
a un viaje de tren de una hora de distancia. Sólo estaba el País Salvaje y los
Terráneos, al igual que Océano, tenían cada vez menos tolerancia para con los
monos inteligentes.
—No sé qué podría decirle, — dijo Simon.

Marcada en la carne

—El primo del Capitán Burke está de visita desde Brittania, — dijo Henry
—. No sería extraño preguntar si alguno de los parientes del Teniente
Montgomery están planeando viajar para visitarlo a él y a la Lizzy.
—Meg puede preguntar. De lo contrario Montgomery se preguntará por
qué estamos de repente tan interesados en sus parientes.
Todos coincidieron en que era una buena idea. Meg preguntaría. Ella
hablaba con los humanos sobre todo tipo de cosas. Bien podría ya saber si
Montgomery todavía tenía parientes en Toland.
Nada más que decir. No esta noche. Simon quería cambiar a Lobo y correr
por un tiempo bajo la luz de la luna. Quería acurrucarse junto a Meg mientras
veía la televisión o leía un libro. Él quería que los humanos volvieran a ser
molestos en lugar de una amenaza real.
Nada más que decir. Salvo...
—Hay problemas acá también, pero no vamos a dejar Lakeside.
—No, no lo haremos, — estuvo de acuerdo Erebus.
—No hay nada más en riesgo al dejar Toland, — dijo Henry—. Pero si
abandonamos Lakeside, Isla Grande será vulnerable, sobre todo porque no se
ha decidido aún si todos los humanos que quedan en Saltos de Talulah serán
expulsados, y sustituidos por Intuyes y Otros que puedan usar las máquinas.
Actualmente, Steve Barquero no quiere que su gente vaya allí porque es
demasiado peligroso. Eso significa que casi todo lo que viene de otras partes de
Thaisia -o del resto del mundo-, llegara a través de Lakeside.
Erebus se puso de pie y la reunión se dio por finalizada. Vlad llevó a
Simon, Elliot, Henry, y Tess de vuelta a donde habían aparcado la camioneta.
Cuatro Sanguinati, todavía en forma de humo, vigilaban en la puerta.
Se dirigieron de nuevo al Complejo Verde, en silencio. Henry estacionó la
camioneta en uno de los espacios para los visitantes a través del complejo, y
todos se fueron a sus apartamentos.
Simon se desnudó y tiró su ropa en el sofá antes de pasar a Lobo y salir de
nuevo. Olió alrededor del complejo, regó un par de árboles, y luego regresó a la

Marcada en la carne
sala de verano debajo del apartamento de Meg, cambió una pata lo suficiente
como para abrir la puerta.
—Hola, — ella dijo.
Se detuvo junto a la puerta. Había pensado que estaría dormida ya que no
había luz.
—Va a ser un fin de semana agitado, ¿verdad? Los Lobos de Addirondack
llegarán en pocos días para una semana de observación de la gente—. Meg se
rió suavemente—. No me había hecho a la idea hasta que Merri Lee, Ruth y yo
hablamos esta tarde sobre cuál era el objetivo...observar a la gente.
Para interactuar en realidad. Los Otros observaban a los humanos todo el
tiempo. No es que observarlos hubiera evitado que se cometieran errores.
Nada que pudiera hacer al respecto de Toland. Nada que pudiera hacer al
respecto de los bisontes muertos en el territorio de Joe. Pero podría ayudar a Joe
mediante el envío de los libros para los Otros e Intuyes. Podía ayudar a Jackson
a lidiar con la cachorra Esperanza. Y él, Meg y la manada humana más los
Terráneos aquí en Lakeside podrían mostrarles a los Antiguos que estaban
observándolos de cerca, que Terráneos y humanos podrían trabajar juntos para
mantener a Thaisia como un buen lugar para todos ellos.
Le dio a la mano de Meg un par de lamidas, después, se dejo caer junto a
su sillón y se quedó dormido.

*****

Sacudido de repente de un sueño ligero, Monty agarró el teléfono al
segundo ring, frotándose una mano por la cara como si eso hiciera a su cerebro
funcionar o convencer a su corazón que Lizzy todavía estaba a salvo.
—¿Hola?
—¿Crispin?

Marcada en la carne
El corazón de Monty golpeó contra su pecho mientras prendía una
lámpara y miraba su reloj.
—¿Mamá? ¿Qué pasa? — Tenía que ser algo malo para que llamara a la
medianoche.
Twyla Montgomery suspiro, un sonido triste, cansado.
—Me entregaron la notificación de despido hoy. Los de seguridad me
observaron mientras vaciaba mi armario, incluso registraron mi bolsa aún
cuando ya se habían asegurado de que no estaba llevándome nada que no fuera
mío antes de acompañarme a la puerta.
—¿Despedida? — Monty no pudo conseguir que su mente asumiera ese
pedazo de información—. ¿Te despidieron?
—Ya no era necesaria. Tienen que darle trabajo a los más merecedores.
—¿Eso te dijeron? — Luego algo hizo clic—. Querían que te unieras a HPU
para mantener tu trabajo.
—Como si tuviera que pertenecer a alguna organización para limpiar los
baños que esos tontos ensucian todos los días.
—Dioses. — Monty apoyó la cabeza en el respaldo del sofá—. Mama,
hiciste bien en no unirte a HPU. No hacen nada más que causar disturbios.
—¿Crees que no puedo ver eso?
El tono seco le hizo sonreír. Su madre no toleraba a los tontos...
especialmente a los tontos que vestían trajes que costaban más de lo que ganaba
en un mes. Pero su sonrisa se desvaneció al darse cuenta de lo que significaba
perder el trabajo para ella.

—¿Cuándo tienes que mudarte de tu apartamento?
—Pronto. Me puedo quedar con tu hermana durante unos días, pero tiene
sus problemas también.

Marcada en la carne
¿Cuánto tiempo había pasado desde que había hablado con Sierra? Su
hermana enviaba cartas, despreocupados trozos de noticias que, ahora se daba
cuenta, en realidad no decían mucho.
Monty miró alrededor de su apartamento. Lizzy iba a pasar la noche con
Sarah Denby, la hija de Eva y Pete. Había tenido la intención de caer en el
monoambiente del Courtyard, pero el Capitán Burke hizo un comentario acerca
de que la ley favorecía al poseedor, un agudo recordatorio de que su casera
tenía una llave y podría decidir que había abandonado el lugar, por lo cual
podía llegar a cobrarle dos veces más de lo que pagaba actualmente. Quería
mantener este apartamento de una habitación hasta que su contrato de
arrendamiento terminara a finales del año o hasta que el Courtyard tomara
posesión de los dos edificios en la Avenida Crowfield y él y Lizzy pudieran
mudarse a uno de los apartamentos de dos dormitorios.
—Siempre dices que no hay mal que por bien no venga.
—¿Dónde está lo bueno en ser despedida? — Exigió Twyla.
—Necesito ayuda para cuidar a Lizzy. Algunos amigos cuidan de ella
mientras estoy en el trabajo, pero Eva tiene un trabajo y sus dos hijos. He estado
pensando en esto desde que Lizzy llegó a Lakeside. Ella te necesita, mamá. Yo
también.
Un silencio reflexivo.
—¿Hay alguna posibilidad de encontrar trabajo dónde estás ahora?
Monty vaciló.
—Tal vez.
—No voy a vivir de mis hijos, Crispin. Ni de ti, ni de Sierra.
Se dio cuenta de que ella no mencionó Jimmy, el hermano menor de
Monty. Por otra parte, Jimmy siempre andaba en busca de apoyo financiero, a
pesar de ser un hombre casado con dos hijos. Y él siempre dejaba patente su
resentimiento cuando no conseguía ese apoyo.
—Es posible que haya trabajo disponible, pero no estoy seguro de cómo te
sentirías acerca de los empleadores.
—¿Son más de esos tontos de HPU?

Marcada en la carne

—No, mamá. Ellos definitivamente no son miembros de HPU.
—Bueno, voy a pensar en ello.
—¿Tienes suficiente dinero para un billete de tren?
—Tengo suficiente guardado. Podría tomar el autobús en vez del tren.
Él reprimió una protesta. Mucha gente viaja en autobús.
—Hazme saber cuándo hayas partido y dónde encontrarte. Estaré allí.
Un suave suspiro.
—Gracias, Crispin. Hablar contigo ha aliviado mi corazón. Voy a decirte
buenas noches ahora.
—Buenas noches, mamá.
Ella colgó primero. Siempre lo hacía dado que él no podía colgarle.
Monty se puso de pie y se estiró. Ya estaba enredado con los Otros en el
Courtyard de Lakeside. No estaba seguro de que quería pedirle a Simon un
trabajo para su madre.

Marcada en la carne

Capítulo 13

Watersday 9 de Juin

—Por lo general no venimos hasta Bennett más de una vez a la semana
para recoger suministros, —Tobias Walker dijo mientras entraba en un
estacionamiento en la estación de tren.
Joe Wolfgard trató de identificar el tono en la voz del hombre.
—¿Estás quejándote porque este segundo viaje a Bennett esta a un largo
camino de Pradera de Oro?
—Nop. Me limito a proporcionar información que puede resultar útil. —
Tobias cruzó sus muñecas sobre la parte superior del volante—. En general
tratamos de conservar el combustible. Es especialmente importante en este
momento porque el camión de combustible que llena los tanques subterráneos
de la gasolinera no se presentó ayer, cuando se suponía que debía. Tenemos un
vehículo de emergencia que está equipado para llevar a alguien a Bennett si la
persona está demasiado enferma o herida para que el médico de nuestra
pequeña clínica pueda manejarlo. Ese vehículo tiene su tanque lleno antes que
otros. El camión refrigerado de la granja de productos lácteos también tiene
prioridad. La gente tiende a llenarse cerca del momento de la próxima entrega
así aseguramos nuestra cobertura total de gasolina.
—¿Podemos comprar combustible para la camioneta aquí? — Preguntó
Joe. Averiguar qué le ocurrió al camión de combustible, era parte de su
responsabilidad ahora, ¿o era considerado un problema de los humanos? Simon
podría saberlo, aunque Blair podría ser a quien debía preguntar, porque el
ejecutor dominante del Courtyard de Lakeside era el que pasaba más tiempo
con los vehículos que circulaban y probablemente tenía más experiencia con la
compra de gasolina.
—Podemos... la gasolinera de aquí recibió su suministro programado de
gasolina. —Tobias vaciló—. Los invitados que estás esperando. ¿Saben que todo
lo que tenemos para ofrecer es habitaciones sencillas en un motel?

Marcada en la carne
—Jesse Walker le dijo a Vlad lo que estaba disponible, por lo cual, lo
saben.
—¿Hay alguna razón por la que tus invitados no quieren permanecer en el
asentamiento? Sólo pregunto.
—Vlad fue específico acerca de los arreglos de alojamiento. — Pero no
especificó quiénes llegarían con los libros. Eso lo hacía sentirse incómodo, pero
no le veía el punto de aullar por ello hasta que no tuviera una razón para
hacerlo.
Llegaron a la plataforma justo cuando el tren se detuvo. La mitad de la
estación era una zona de espera para los humanos. La otra mitad era un área de
mercancías y paquetes que iban a transportarse en el tren. Le hizo pensar a Joe
en la oficina de Meg Corbyn con una persona en el mostrador y un cuarto
separado para mantener los paquetes hasta que alguien viniera a recogerlos.
Los humanos corrían a toda prisa por las escaleras de dos vías. Algunos
parecían pálidos, olían a debilidad. Si estuviera cazando con una manada de
Lobos, que se centraría en las presas de olor débil como las más fáciles de
derribar.
—Debe haber algunas personas la-di-da6 en el tren esta vez, — dijo Tobias.
—¿La-di-da?— Joe nunca había oído hablar de tal ser humano.
Tobias levantó la barbilla para indicar el tercer vagón de pasajeros.
—Rico. Importante. No siempre se ve un vagón privado.
Ricos. Importantes. O letales, Joe pensó cuando observó a un hombre con
una bolsa de viaje descender, luego, giró y ofreció una mano a la hembra. El
macho estaba vestido con un traje negro con una camisa gris pálido. La mujer
llevaba un vestido de terciopelo negro, pasado de moda, largo con mangas
drapeadas. Ambos tenían la piel de oliva, cabello negro y ojos oscuros. El
macho, estando solo, podría haber pasado por humano y mezclarse en la
multitud, al menos por un rato. La hembra no hacía ningún esfuerzo por ocultar
lo que era.

6 La-di-da: Es una vieja expresión (de la cuál desconocemos su origen)
para referirse a alguien como afectado, cursi, snob o pijo. (N de T)

Marcada en la carne
—Dioses encima y por debajo, — exhaló Tobias—. ¿Ellos son...?
—Sanguinati,— Joe terminó—. Vamos. — Él se movió rápidamente, más
para evitar que los humanos entraran en pánico si se percataban de quien ahora
estaba entre ellos, que porque tuviera prisa de encontrarse con sus invitados.
El macho los vio y sonrió, mientras que la hembra se deslizó por la
plataforma para ver a los hombres que descargaban el equipaje del vagón.
Joe olió el miedo en el sudor de Tobias. No era una buena manera de
relacionarse con depredadores como los Sanguinati.
—¿Joe Wolfgard? — Dijo el macho—. Soy Tolya Sanguinati. Nos
conocimos hace unos meses en Lakeside. — Él movió su mano en un ligero
gesto para señalar a la otra Sanguinati—. ¿Vlad te comentó que vendríamos?
—Él lo hizo. — Joe miró hacia los hombres que descargaban las cajas
cuidadosamente cerca de la hembra, las apilaban como si fueran a construir un
muro entre los humanos y ella.
Los Sanguinati fueron parte de los Terráneos que terminaron con el
Controlador y el recinto en el que mantenían a las Casandra de sangre como
Meg Corbyn. Joe podía apreciarlos como depredadores, pero no estaba seguro
de poder ser amigo de uno, como Simon era amigo de Vlad.
Ahora sé por qué Vlad quería mantenerlos cerca de los humanos, aunque, cuando
toman la forma del humo, pueden cazar cualquier cosa por la noche.
—Él es Tobias Walker, el capataz del rancho de Pradera de Oro, — dijo Joe.
—Hemos traído muchos libros para Jesse Walker y Shelley Bookman, —
Tolya dijo cuando la hembra se unió a ellos—. Ella es Nyx.
—Señora. —Tobias rozó el ala de su sombrero con un dedo antes de pasar
a Joe—. Señor Wolfgard, debemos cargar las cajas y ponernos en camino.
Al oír la cautela, Joe miró a su alrededor. Había demasiados humanos para
prestarles atención a ellos.
—Sí, deberíamos.

Marcada en la carne
Tobias arrancó un carrito de los despachadores. Joe le ayudó a apilar las
cajas en el carro y lo traslado al estacionamiento, mientras que Tolya y Nyx iban
detrás de ellos.
Después de cargar las cajas en la caja de la camioneta, Joe recordó el
comentario de Tobias sobre los viajes hasta Bennett.
—¿Hay algo para comprar aprovechando que ya estamos en la ciudad?
—Sólo la gasolina para el camión. — Tobias movió los ojos en la dirección
de Nyx, pero no la miraba. Simplemente abrió la puerta del pasajero—. Señora.
Ella cambió a humo de la cintura para abajo y fluyó a la camioneta.
—Hay espacio en el asiento para ti también, Tolya, — dijo Joe—. Puedo
montar en la parte de atrás.
Tobias le lanzó una mirada de pánico antes de bajar la cabeza lo suficiente
como para que su sombrero ocultara su rostro.
—Puedo montar en la parte trasera contigo, — dijo Tolya.
Joe sacudió la cabeza y se paso una mano por su pierna.
—Esta ropa se ajusta a montar en la parte trasera de una camioneta. Tu
ropa no, al menos mientras estemos en la población humana. — Una vez que
dejaran Bennett, no importaría, y pensó que Tobias se sentiría menos
amenazado si sólo hubiera un Sanguinati en la delantera con él.
—Estás más familiarizado con las costumbres de esta parte de Thaisia. —
Tolya entró y cerró la puerta del pasajero.
Joe saltó en la parte posterior y se instaló en el espacio restante. Un
montón de libros. Más de lo que esperaba que Simon y Vlad enviaran a los
humanos. Entonces vio su nombre en dos de las cajas y felizmente comprendió
que habían enviado libros para el asentamiento Terráneo también.
Tobias dio la vuelta y cerró la puerta trasera.
—Señor Wolfgard...
—No van a alimentarse de ti, — dijo Joe, y luego añadió en silencio, al
menos no mientras estés conduciendo.

Marcada en la carne

Tobias se puso al volante y condujo a la gasolinera. Mientras se
estacionaban, Joe estudió a los varones humanos que se habían reunido
alrededor mirando a un hombre de overol con cinta adhesiva pegando un cartel
escrito a mano por encima de las bombas.
«Tu humano está enfadado,» dijo Tolya. «No entiendo todo lo que está
diciendo, él habla diferente de los humanos en Toland... pero entiendo algunas
de las palabras, palabrotas mezcladas con el resto.»
Tan pronto como Tobias se detuvo en las bombas y apagó el camión, Joe
saltó por encima de la puerta trasera y dio la vuelta para evitar que Tobias
mordiera al hombre de overol. O le diera un puñetazo. El puñetazo era lo más
probable, ya que Tobias tenía las manos fuertes por el trabajo en el rancho, pero
tenía dientes pequeños.
—¿Qué clase de mierda es esto? — Preguntó Tobias—. Se duplicó el precio
de la gasolina cuando nos vio venir?
—La oferta y la demanda, — dijo el de overol, dando a Tobias una sonrisa
desagradable. La sonrisa se apago cuando Tolya abrió la puerta y salió de la
camioneta, pero el de overol se centró en Tobias—. Usted debe saber acerca de
la oferta y la demanda.
—Lo sabemos, — dijo Tolya tan afablemente que a Joe le hizo sentir
escalofríos. Después, el Sanguinati dio una mirada a Tobias que advirtió al
humano de no crear problemas—. Como tuviste que hacer el viaje en nuestro
beneficio, pagaré el precio de la gasolina. — Sacó una billetera de la chaqueta, y
luego apartó dos billetes de cincuenta mientras se concentraba en hombre de
overol—. Así que ya sabe que podemos pagar.
Queriendo alejarse de la ciudad y de esa manada de humanos que
parecían listos para atacar, Joe abrió la tapa de la gasolina y espetó:
—Tobias. — Luego a Tolya—, «Dejarlos cambiar el precio porque
queríamos un poco de gasolina no difiere de dejar a los depredadores más
pequeños adelantarse en la cacería antes de que tu propia manada se haya
alimentado. Si se les paga ahora, van a seguir haciendo que los humanos de
Pradera de Oro paguen más.»
«No por mucho tiempo.»

Marcada en la carne
Las palabras de mal agüero lo dejaron nervioso, pero el olor en el aire...
algo que estuvo y se fue cuando el viento cambió, fue más inquietante.
—Lo que están haciendo no es correcto, — dijo Tobias mientras empezaba
a bombear la gasolina.
Joe le gruñó porque este no era el momento ni el lugar para discutir sobre
la maldad humana o la codicia, no cuando los Antiguos estaban tan cerca de la
ciudad, como para que su olor estuviera en el aire.
Tobias llenó el tanque, Tolya pagó por la gasolina, y se alejaron mientras el
grupo de hombres gritaron lo que Joe asumió eran comentarios insultantes.
«¿Necesitan algo de comida?» Joe preguntó a Tolya.
«No, gracias. Comimos en el tren.»
Tan pronto como cruzaron el límite de la ciudad de Bennett, Tobias se
detuvo y Nyx y Tolya se bajaron. Joe, que viajaban en la caja de la camioneta, se
quitó la camisa, y luego se quitó los zapatos.
—Tengo que ser Lobo.—Se puso de pie y se desabrochó el cinturón.
—Espera un minuto, — protestó Tobias.
Joe sacudió la cabeza.
—Tengo que ser Lobo. — Se bajó los pantalones por sus piernas y dio un
paso fuera de ellos, pateándolos antes de desplazarse a una forma que sentía
natural y con la que tenía sentidos más agudos. Dio a su piel una buena
sacudida, luego se sentó y miró a Tobias, que había dado la espalda a la
camioneta.
—Podemos seguir ahora, — dijo Tolya cortésmente.
Tobias miró sobre su hombro, y luego se volvió hacia ellos.
—Tengo cosas que decir.
Como no continuó, Tolya dijo:
—Te escuchamos. — Y luego a Joe—, «Él está enojado, pero creo que teme
el castigo.»

Marcada en la carne
Esa era la opinión de Joe también.
«Quiero saber por qué está enojado.»
Tolya transmitió el mensaje.
—Nos esperaban, — dijo Tobias—. Tal vez sabían que el camión de
combustible no había llegado a Pradera de Oro ayer, y cualquiera que fuera
hasta Bennett querría comprar gasolina. Usted podía permitirse el lujo de pagar
ese precio hoy, y lo aprecio. Pero mañana el precio podrá duplicarse de nuevo, y
¿qué va a pasar con la próxima persona que venga a la ciudad? ¿Jugársela a que
va a tener suficiente combustible para llegar a casa porque no pueden
permitirse el lujo de pagar esos precios? ¿Esperará que el camión de
combustible haya hecho la entrega a nuestra estación de servicio?
—Puedo ayudar a Joe a saber por qué el camión de combustible no llegó a
tu ciudad, — dijo Tolya—. Entre nosotros, debemos ser capaces de encontrar un
proveedor... en otras palabras, una refinería de petróleo más fiable que
pertenezca a los Terráneos y esté dirigida por Intuye.
Tobias parpadeó.
—¿Existen?
—Una o dos. Lo suficiente como para asegurar que los pueblos Intuye
tengan lo que necesitan para el transporte esencial y la maquinaria. La
producción es limitada, pero creo que podemos organizar que tu ciudad sea
suministrada de esta manera a partir de ahora.
Joe trató de no gruñir. ¿Tolya había llegado a Pradera de Oro para tomar
su lugar como líder del asentamiento Terráneo? Si ese fuera el caso, le deberían
haber avisado, sobre todo porque había sido elegido como el nuevo líder hacía
menos de un mes. Sin embargo tener a un Terráneo cerca que sabía de esas
cosas humanas, como refinerías, sería útil. Él mismo era uno de los Terráneos
que podían pasar por humanos, y había recibido alguna educación en un centro
humano, para poder hacer frente a los humanos en nombre de su propia
especie. Pero a diferencia de Simon, nunca había querido dirigir un Courtyard o
incluso vivir en uno.
—Entendemos sobre la oferta y la demanda, Sr. Walker, — dijo Tolya—.
Cuando hay un exceso de presas, depredadores vienen de otros territorios para
cazar y alimentarse. Hay suficiente para todos nosotros, y nuestros jóvenes
sobreviven y crecen fuertes y, a su vez, aprenden a cazar. Cuando la presa se

Marcada en la carne
vuelve más escasa, los depredadores regresan a su propio territorio, o de lo
contrario terminan luchando entre sí por una parte de la matanza. No todos sus
crías sobreviven, ni tampoco los más débiles entre ellos. Con el tiempo el
equilibrio de Namid se restaura, y hay suficiente comida para ambos,
depredadores y presas.
Tobias tragó saliva.
—¿Está diciendo que hay un exceso de oferta de presas en Bennett?
—Estoy diciendo que Bennett no es la preocupación de los Terráneos de
Pradera de Oro, — respondió Tolya—. ¿Deberíamos continuar?
Tobias se deslizó en el asiento del conductor y encendió la camioneta. Nyx
salió y fluyó sobre el lado de la camioneta, posándose en la parte de atrás al
lado de Joe, mientras Tolya se sentó en el frente con Tobias.
«Los humanos en Bennett son la preocupación de la manada de Pradera
de Oro,» dijo Joe a Tolya. «Se supone que debemos vigilar y recoger el pago por
la tierra que los humanos arriendan acá. Eso incluye los ranchos, así como la
ciudad.»
«Si se rompen los acuerdos, los Otros pueden reclamar la tierra y
obligarlos a irse ¿no es así?» Tolya contrarrestó.
«Sí.» A Joe no le gustaba las huellas que el Sanguinati estaba siguiendo.
«Quizás deberías permitirles este tipo de pequeñas maldades, deja que las
propias acciones de los humanos demuestren que no deberían ser autorizados a
permanecer aquí.»
«Pero a los Intuye se les ha prometido protección de otros tipos de
humanos a cambio de las habilidades que no deseamos aprender pero sabemos
que son necesarias,» Joe argumentó. «Dejar que los humanos aumenten el
precio de la gasolina hasta que los Intuye no puedan permitirse, no es
protección.»
Tolya no dijo nada durante un minuto.
«Siempre he vivido alrededor de ciudades humanas más grandes, por lo
que esta parte de Thaisia es muy nueva para mí. Sentí algo en Bennett que
reconocí como Terráneo, pero que nunca encontré antes.»

Marcada en la carne
«Antiguos. Los Terráneos que viven y velan en el País Salvaje. Por lo
general no vienen tan cerca de una ciudad humana.»
«Si ese es el caso, tal vez no deberían depender de Bennett por los
suministros necesarios en Pradera de Oro.»
Había una advertencia en esas palabras.
Pero Tolya tiene razón, Joe pensó con un suspiro. Había aprendido lo
suficiente acerca de su nuevo territorio para saber que los humanos que vivían
en Bennett odiaban a los Otros por establecer límites de lo que los humanos
podían y no podían tener, y se resentían de los Intuye porque Pradera de Oro
tenía algo que los ranchos de propiedad humana carecían: el agua que fluía
desde las colinas y seguía los cauces naturales de los agujeros de riego que
hacían que fuera más fácil para los Intuye sacar adelante su granja de productos
lácteos, la granja agrícola y el rancho que criaba ganado y caballos. Y unos
pocos hombres, a lo largo de los años, se habían adentrado en las colinas y
regresaron con oro. Pero lo que un hombre podría ser capaz de hacer, una
docena no podía. La creencia de que allí había una riqueza incalculable, y sin
dueño, en los cauces de los arroyos que podrían hacer que un hombre se
enriqueciera más allá de sus sueños más salvajes, pero sin embargo no podían
alcanzarla, se estaba convirtiendo en un tipo diferente de enfermedad en
algunos humanos. Ellos querían lo que no podían tener porque algo ya había
reclamado la tierra y el agua, no por la riqueza, sino por la vida.
Joe no sabía exactamente donde Tolya y Nyx se ubicaban en su manada,
pero no le sorprendería que sus funciones fueran el equivalente de los
ejecutores o guardianes. ¿Por qué enviarlos aquí para entregar algunos libros?
¿O es que su llegada tenía más que ver con los dibujos realizados por la
cachorra profeta de Jackson?
Cuando Pradera de Oro apareció a la vista, Joe cambió de nuevo a su
forma humana y se vistió. Su primera parada fue el motel, para que Tolya y Nyx
pudieran registrarse y dejar su equipaje personal. Ahí es donde escucharon la
noticia de que un camión de combustible explotó en la carretera el día anterior.
Los dos hombres que conducían el camión murieron. Hubo cierta discusión
sobre si la explosión fue un accidente causado por un error del conductor, o si
los controladores ya estaban heridos o muertos cuando el camión explotó.
—Oferta y demanda de mierda, — dijo Tobias cuando escuchó la noticia.
Luego miró a Nyx—. Perdone mi lenguaje, señora.

Marcada en la carne

Ya fuera intencional o no, Pradera de Oro no iba a recibir su esperado y
necesario combustible hasta que los Otros realizaran los arreglos con un
proveedor diferente.
La preocupación por la escasez de gasolina atenuó el placer de Jesse
Walker cuando trajeron las cajas de libros para su tienda, pero fue muy amable
en sus gracias hacia Tolya y Nyx. Shelley Bookman, por otro lado, echó un
vistazo a los Sanguinati cuando entraron en la biblioteca y parecía tener
problemas para controlar su respiración.
Después de recibir la promesa de Tobias de dejar a las cajas de libros en el
lugar donde los Terráneos recibían los bienes humanos, Joe observó al humano
alejarse antes de dar a los dos Sanguinati un recorrido por la ciudad. Los
humanos les observaban desde las puertas y ventanas.
—¿Cuánto tiempo se quedaran? — Preguntó Joe—. ¿Debo pedirle a
algunos de los Terráneos que permanezcan cerca de la ciudad?
—Este es un asentamiento Intuye en tierra Terránea, —respondió Tolya—.
¿Hay alguna razón para temer a estos humanos?
—No. Me recuerdan a los humanos de la manada de Meg Corbyn. Ellos
quieren ser miembros de una manda más grande.
—Eso es sabio, — dijo Nyx—. Me voy a quedar unos días antes de volver a
Lakeside. Tolya permanecerá más tiempo.
—Si eso es aceptable para ti, — dijo Tolya, mirando a Joe—. El abuelo
Erebus quiere que los Sanguinati tengan más presencia en el Medio Oeste. Él
quiere que estemos disponibles para ayudar a los cambiantes. Y mi estancia en
el motel significa que puedo mantener un ojo en los Intuye mientras tú
mantienes la vigilancia de todo lo demás. —Hizo una pausa—. Creo que los
Terráneos deben visitar Bennett lo menos posible.
Joe estaba de acuerdo con eso, claro que ni siquiera le gustaba estar allí,
para empezar.
—No necesitamos ir a ninguna parte de Bennett, salvo la estación de tren.
— A medida que la implicación de sus propias palabras lo golpeó, piel le brotó
en el pecho y hombros, y sus colmillos se alargaron al tamaño del Lobo. Se
detuvo y se tomó un momento para cambiar de nuevo a totalmente humano.

Marcada en la carne

»—Nuestro aroma aquí implica una señal de aceptación, — dijo—. Envía
un mensaje, una indicación de que estos son los humanos que trabajan con
nosotros.— ¿Los Antiguos respetarían esa señal?
Tolya asintió.
—La falta de aroma también envía un mensaje, ¿verdad?
Otra advertencia tacita, sobre todo después de la sugerencia de Tolya de
que los Otros evitaran visitar Bennett y su anterior observación acerca de la
recuperación de la tierra.
Se dirigieron al motel. Nyx quería explorar más allá de la ciudad. Tolya
quería hacer un par de llamadas telefónicas. Y Joe quería librarse de los
pensamientos sobre humanos molestos, volver a casa, y averiguar qué libros
Simon había enviado a los Lobos.
A invitación de Tolya, se despojó de su ropa, las dobló, y las puso en el
último cajón de la cómoda.
—Tendrías que convertirte en un inquilino a largo plazo de una de estas
habitaciones, — dijo Tolya—. Es un lugar conveniente para guardar la ropa y
tiene agua para lavarte en cuando tengas que estar en forma humana.
Era una buena sugerencia, y la consideraría. En lugar de un Courtyard, los
Otros a menudo tenían una casa en un pequeño pueblo humano, pero no
habían casas vacías en Pradera de Oro. Habían construido sólo las que
necesitaban. Una habitación sería suficiente, y tenerla podría alentar a más
cambiantes a experimentar un contacto limitado con los humanos.
Cansado pero satisfecho, Joe salió de la carretera y se dirigió a casa,
deslizándose detrás de los edificios en lugar de trotar por el camino. Pero al
pensar en las señales y en qué podría ser un enemigo más devastador para la
gente de aquí que los humanos ladradores que vivían en Bennett, se detuvo el
tiempo suficiente para levantar una pierna y marcar la tienda de Jesse Walker.

Marcada en la carne

Capítulo 14

Earthday 10 de Juin

Jackson Wolfgard llamó a la puerta del dormitorio de Esperanza y esperó
a oír las palabras que le permitieran entrar. No es que debería necesitar permiso.
Era el Lobo dominante, y ella vivía con su manada. Sin embargo, las hembras
humanas de la edad de Esperanza eran... peculiares. No fue su culpa que, al oír
sonidos alarmantes procedentes de su habitación, el otro día, hubiera
interrumpido pensando que estaba herida o bajo algún tipo de ataque. Y salto
adentro y... los maullidos... se convirtieron en gritos, ya que la vio sin ropa.
Como si eso tuviera alguna diferencia para él. Tenía una pareja. Además,
Esperanza no sólo era humana; era demasiado frágil para ser considerada una
pareja, así que él no podía entender por qué determinadas partes del cuerpo
hacían alguna diferencia.
Por supuesto, sus gritos trajeron a más Lobos a la carrera, por lo que un
montón de Lobos vieron aquellas partes del cuerpo, y querían saber más acerca
de la mata de piel entre sus piernas y debajo de los brazos. ¿Eran cosas que
deberían estar presentes en las hembras cuando cambiaban a la forma humana?
Todavía estaban esperando a que Meg Corbyn y su manada respondiera a
esa pregunta.
Pero no era justo que le hubiera gruñido por reaccionar como lo hizo.
¿Cómo se supone que iba a saber que ese sonido era porque estaba cantando?
No había sonado como a ningún cantante humano que había oído. De hecho,
sonaba más como un Lince joven cuya pata hubiera quedado atrapada en unas
rocas. Razón por la cual había pensado que Esperanza estaba en problemas.
Jackson volvió a llamar y oyó un tímido, "entra". Entró en la habitación,
dejando la puerta abierta.
—Suficiente, cachorra, — dijo—. A Grace y a mí no nos importa si dibujas
todos los días, pero no todo el día. La cuidadora va a llevar a los cachorros a
dar un paseo, y vas a ir con ellos. Ponte los zapatos y el sombrero.

Marcada en la carne

—Perdí mi sombrero, — murmuró Esperanza.
Es decir, los cachorros "accidentalmente" se apoderaron del sombrero y lo
hicieron pedazos.
—Grace te compró otro. — Varios, de hecho.
La estudió. Por lo general obedecía, pero últimamente actuaba un poco
extraña, desde que dibujó la visión de los bisontes muertos. Como continuó
dibujando en vez de ponerse sus cosas, él se acercó y se agachó junto a ella.
—Estoy haciendo bocetos para las cartas que Meg va a necesitar, — dijo
Esperanza.
No había terminado los dibujos. Eran rústicos en comparación con su
trabajo habitual.
—¿Por qué va a necesitar Meg esto?
—No lo sé.
—¿Vas a terminar los dibujos?
Ella sacudió su cabeza.
Cuando el lápiz dejó de moverse en el papel, supo que había terminado,
drenada de lo que necesitaba revelar.
—Sal a afuera, cachorra. Respira el aire puro. Juega con los otros
cachorros. — Notó la esquina de otro dibujo que se había deslizado debajo de su
cama—. ¿Qué es eso?
Silencio. Entonces Esperanza suspiró y sacó el dibujo de debajo de la cama
y se lo entregó.
—¿Te vas a ir para siempre?
—No he planeado irme, — respondió mientras estudiaba las imágenes
superpuestas. Él era un Lobo arriando 10... no, 11... jóvenes bisontes. Luego, en
el centro del dibujo, un tren, con su frente en dirección este, a través de los
pastizales del Medio Oeste. Luego, las cataratas de Saltos de Talulah,
características e inconfundibles, y luego esas casas que había dibujado una vez
antes. La última pieza de la imagen era de él y Simon pastoreando bisontes.

Marcada en la carne

—No dejarías a Grace, ¿verdad?
—No las dejaría a ninguna de las dos. Pero voy a tener que hacer un viaje a
Lakeside. —Tomó el dibujo y la levanto a ella junto con él—. Sal, camina, juega,
contempla el arroyo.
Ella parpadeó.
—¿Contemplar el arroyo?
—Sí. El agua es clara, no tan profunda. Mira lo que vive allí. Después, si
puedes has un dibujo cuando vuelvas.
Ella le dio la misma sonrisa brillante que le había dado cuando le dijo que
se llamaba Esperanza.
Se puso calcetines y zapatillas de deporte antes de salir de la habitación
por delante de él. Grace, en forma de Lobo, sostenía un sombrero de paja entre
los dientes y bloqueó la puerta exterior hasta que Esperanza tomó el sombrero y
obedientemente se ató las cintas bajo la barbilla.
Observaron a la chica saltar fuera del porche y correr para alcanzar a los
cachorros, quienes a su vez se dieron vuelta para ir a su encuentro.
Jackson le mostró el dibujo a Grace.
—Tengo que bajar a la cabaña de comunicaciones y llamar a Simon.
«Es Earthday. No estará en la librería.»
—Tengo el número de su teléfono móvil. Incluso si él no contesta,
devolverá la llamada tan pronto como reciba el mensaje. — Le pasó la mano
humana por encima de su cabeza blanca, disfrutando de la sensación de su
pelaje sobre la piel desnuda—. Tan pronto como regrese, vamos a ir a correr, los
dos solos.
La risa llenó sus ojos color ámbar.
«Vas a tener que encontrarme primero.» Ella salió corriendo de la cabaña.
Quería olvidarse de los dibujos, las visiones y los humanos molestos.
Quería correr con su pareja y divertirse. Pero iba a salir y hacer la llamada

Marcada en la carne
telefónica porque él se preguntaba qué podría haber dicho Meg Corbyn a Simon
acerca de las imágenes en el dibujo de Esperanza.

*****

Simon corrió a la puerta trasera de Aullidos, Buena Lectura y cambió una
pata lo suficiente para girar el pestillo. Había tenido una mañana agradable,
-incluso a pesar de que la pasó con humanos y los Lobos que habían
acompañado a Kowalski, Debany, y la manada de chicas-, conociendo el juego
de la danza chillona, la cual fue muy divertida, aunque no duró mucho.
Los Lobos de las montañas de Addirondack llegaban al día siguiente, y
Vlad se había puesto un poco mordaz por no recibir ayuda para reponer los
estantes. John Wolfgard había cometido el error de señalar que Vlad era quien
había diezmado su stock antes de esta visita, razón por la cual, ahora Simon iba
a gastar un par de horas en la tienda ayudando a Vlad, en vez de que John fuera
a trabajar. Morder verbalmente a la mano derecha de Erebus Sanguinetti aquí en
Lakeside, estaba más allá de la estupidez.
Y a pesar de que nadie dijo nada, Simon pensaba que Vlad estaba
preocupado porque Tolya y Nyx estaban bastante lejos de cualquier bastión
Sanguinati.
Simon cambió a su forma humana y busco el par de jeans que había
dejado en la silla junto a la puerta. Él gruñó a la silla vacía, y luego hizo una
búsqueda rápida. ¡Malditas hembras! ¡Había una razón por la que dejaba la
ropa en la silla! Tenían que parar con eso de tomar las cosas y "colocarlos en su
lugar".
Al no encontrar nada, se dirigió a la parte delantera de la tienda, con la
esperanza de encontrar a alguna de la manada humana, para que se
escandalizara por encontrarlo desnudo. Pero no llego tan lejos cuando Vlad
llamó:
—¿Simon? ¿Eres tú?
Subió las escaleras y entró en la oficina.

Marcada en la carne
—La próxima vez que encuentre cualquier cosa que esas hembras hayan
dejado por la tienda, yo... —Se detuvo cuando vio la cara de Vlad—. ¿Tus
parientes?
—Están bien. Joe se reunió con ellos en la estación de tren ayer. Tolya me
llamó anoche para darme el número de teléfono del motel, así como su número
de habitación en caso de que necesitara dar con él. — Vlad le tendió el teléfono
—. Es Jackson.
Simon dio un salto hacia el escritorio y tomó el receptor.
—¿Jackson? ¿Qué hizo Esperanza ahora?
Vacilación.
—¿Qué sabes sobre los bisonte?
Qué extraña pregunta
—Son sabrosos. Difíciles de cazar a menos que estés con una manda fuerte
o que derribes a uno joven. — Cosas que Jackson ya conocía—. Joe nos envió
paquetes de carne de bisonte. Llegaron ayer. La manada femenina está
cocinando un asado para que todos los humanos lo prueben.
—¿Y de bisontes vivos?
—¿Qué con ellos? — Entonces recordó la profecía de Meg sobre la
Comunidad River Road—. Meg vio algunos bisontes pastando en una
comunidad mixta que estamos construyendo... Otros e Intuye. — Y ella te vio allí.
—El más reciente dibujo de Esperanza me muestra llevándote bisontes
jóvenes a ti a en un lugar cerca de Saltos de Talulah. — Un silencio de espera—.
¿Es así como funcionan las profetas de la sangre en la naturaleza?
—No lo sé, — respondió Simon—. Tal vez sea porque Esperanza, Meg, y
Jean, -porque ella es parte de esto también-, se criaron en el mismo recinto. O tal
vez es porque las tres tienen una conexión con los Terráneos que tienen vínculos
entre sí. Esto es tan nuevo para las chicas, como para nosotros.
Jackson suspiró.
—Esperanza me ve viajando para llevarte los bisontes, y me preguntó si
voy a dejarlas, a ella y a Grace, para siempre. Tu Meg me ve allí. No sé qué
hacer. Viajar solo... Las cosas se sienten extrañas por aquí. Cerca de Resistencia,

Marcada en la carne
la ciudad bajo control humano, el agua tiene un sabor amargo y el aire se siente
pesado. Los Intuye que han ido allí por suministros también lo sintieron.
—¿Necesitan libros?
Vlad miró a Simon y mostró sus colmillos. Simon reveló sus propios
colmillos.
—Estamos a cargo de una cachorra humana. Físicamente una adolescente,
pero ya sabes lo que quiero decir.
Claro que sí.
—Sería bueno para ella tener libros. Vamos a ver lo que podemos enviar.
— Pondría a la manada femenina a hacer una lista de lo que a una adolescente
le gustaría leer.
—Nyx, — Vlad dijo en voz baja—. Si Jackson viene para acá, ¿puede pasar
por Pradera de Oro antes? Así él y Nyx pueden viajar juntos.
Simon transmitió la petición.
—Así lo haré. No tuvimos ningún problema con bisontes asesinados por
aquí, pero si los problemas se dirigen hacia el oeste, me gustaría saberlo.
—Déjame saber cuando vayas a venir. Nos encontraremos en el tren y
organizaremos el transporte. — Haría un llamado a Jerry Carguero de Isla
Grande y ver si tenía un flete de carga que pudiera transportar ganado.
—Nuestra Esperanza y tu Meg, — dijo Jackson—. Podrían estar
equivocadas.
—Una de ellas, quizás, pero no ambas. — No cuando Jean estaba viendo
una Thaisia limpia de tantas ciudades humanas—. Vlad tiene el número del
motel donde Nyx y Tolya se encuentran alojados. Llámala para que sepa que
vas para allá.
—Está bien. ¿Simon? Dile a Meg que estamos haciendo nuestro mejor
esfuerzo para mantener a Esperanza bien.

Marcada en la carne
—Se lo diré. — A medida que finalizaba la llamada, Simon pensó en la
profecía de Jean y lo que significaba para los Otros. Miró a Vlad—. No podemos
confiar nunca más en los humanos.
—¿Es que alguna vez confiamos?
—No. Pero contamos con que su deseo de sobrevivir fuera más fuerte que
su codicia. Creo que no podemos contar con ello más.

Marcada en la carne
Querida Jean:
Earthday -en el Courtyard- es el día cuando las tiendas
están cerradas y los Otros se quedan con las plumas o
peludos durante todo el día, ya que no tienen que
interactuar con los humanos. Pero hoy estaba cálido y
húmedo, y Henry dijo que él y los Lobos suelen pasar el
tiempo en el estanque los días como este. No es un agujero
lleno de agua; en realidad es un pequeño arroyo en la parte
Crowgard del Courtyard. De todos modos, Simon invitó a
algunos de mis amigos humanos a que fueran con nosotros.
Fue una prueba, creo, para ver cómo se comportaban en
una parte del Courtyard que por lo general está fuera del
alcance de los humanos, a parte de mí.
Theral MacDonald fue en el Bow conmigo y Simon. Merri
Lee, Michael, Ruth, y Karl montaron bicicletas. No estoy
segura de si los Otros no habían visto bicicletas antes o si
nunca las habían considerado como una forma útil de
transporte, pero algo en las bicicletas tuvo a los Lobos
bastante excitados. Hubo una gran cantidad de olfateo una
vez que llegamos al arroyo, pero todos fueron educados y no
orinaron en las ruedas.
El arroyo es una de las tres fuentes que, junto con el
Lago, suministran una gran parte del agua dulce en el
Courtyard. Los Otros beben, nadan, y capturan peces para
comer ahí. Michael y Karl querían saber qué tipo de peces,
pero nadie estaba interesado en cambiar a su forma
humana para decirles, y yo no sabía, así que eso es algo que
se puede discutir mañana.
Como el arroyo me llega hasta la cintura en un extremo
y bien por encima de mi cabeza en el otro extremo, estaba
bien para los Lobos, pero no era muy divertido para los
Cuervos. Por eso, cuando Simon se hizo cargo del liderazgo
del Courtyard, él, Henry, y Blair crearon una piscina
conectada donde el agua está a sólo unas pulgadas de
profundidad por lo que los Crowgard pueden chapotear y
jugar.
Cuando llegó el momento de entrar en el agua, nadie
sabía qué hacer. Al menos yo no. Después de mirarnos por
un momento, Simon, Blair, y Nathan saltaron al agua, luego,
salieron y se sacudieron el agua por encima de nosotras.
¡Estaba fría! Merri Lee, Ruth, Theral, y yo saltamos
dando vueltas, haciendo ruidos y diciendo: "Qué frío, qué
frío, qué frío."

Marcada en la carne

Los Lobos saltaron en el agua, salieron, y se sacudieron
el agua ¡por encima de nosotras otra vez! La tercera vez que
los Lobos sacudieron agua sobre nosotras las chicas, ya
estábamos lo suficientemente húmedas para ya no sentir
frío...y el juego de la danza chillona termino. Por desgracia,
creo que es un juego que los Lobos realmente disfrutaron,
así que sospecho que vamos a estar en el extremo receptor
del arroyo, o empapadas por sorpresa por el resto del
verano.
Pero una vez que entramos en el agua, ¡se sentía tan
bien! En un momento dado, Nathan tropezó conmigo y me
hundí y salí chapoteando. Fue entonces cuando Ruth me
preguntó si sabía nadar, y le dije que no.
Simon cambió a su forma humana y se me quedó
mirando, sorprendido. ¿Cómo podría no saber nadar? Todos
los cachorros sabían nadar.
Fingí que Simon llevaba bañador como Michael y Karl, y
aunque el agua estaba bastante clara, la sombra de los
árboles cercanos mantenía lo obvio sin ser obvio.
Michael se ofreció a enseñarme el estilo perrito. Él
gruñó para todos lados, ¡porque nadie me iba a enseñar a
nadar como un perro! A los Lobos no les importa los perros;
simplemente no quieren ser confundidos con uno, y supongo
que no quieren que yo sea confundida con uno tampoco.
Creo que Michael exageró deliberadamente los
movimientos porque Simon resopló, se desplazó de nuevo a
Lobo, y comenzó a nadar a nuestro alrededor mostrándome
cómo hacerlo. Michael me sostuvo mientras yo trataba de
patalear con mis piernas y remar con los brazos. Luego
probé por mi cuenta con Simon y Nathan nadando a cada
lado. Cuando me cansé, todos salimos y nos sentamos en
mantas bajo los árboles.
Debo haberme dormido por un tiempo, porque me
desperté con una sensación de tanta satisfacción.
Pero la alegría no va a durar, ¿verdad? Peces muertos
están apareciendo en las costas de tres ciudades de la Costa
Este. He oído a Vlad decirle a Tess que los peces eran
heraldos de la tormenta. No sentí nada de alfileres y agujas
debajo de mi piel por ese comentario. No sé si debería estar
aliviada o preocupada.

Marcada en la carne
Espero que estés bien en la granja de los Gardner.
Steve Barquero se supone vendrá esta semana para
mostrarnos a Simon y a mí, los planos para el nuevo
campus para las Casandra de sangre. Steve dice que las
chicas están haciéndolo bien y la cuidadora que contrató
para ellas es muy intuitiva acerca de cuándo introducir algo
nuevo y cuando quedarse con lo conocido.
Estoy tratando de no utilizar la navaja. Algunos días es
fácil. Otros días es tan difícil. Tal vez las chicas más jóvenes
serán capaces de escapar de la adicción. Y si no pueden
escapar por completo, tal vez profetas de la sangre como
tú, yo, y Esperanza podamos encontrar otras formas para
revelar algunas de las profecías. No estoy muy segura de
que esas otras formas podrán velar nuestra mente lo
suficiente, o si la euforia que viene de cortarnos... y la
probabilidad de una muerte temprana a causa de ello, es el
costo de permanecer cuerdas.
Siempre creíste que podíamos sobrevivir en el mundo
exterior. Estoy haciendo todo lo posible para dar al menos a
algunas de nosotras la oportunidad de no sólo sobrevivir,
sino vivir realmente.
Tú amiga,
Meg

Marcada en la carne

No es suficiente decir que debemos tener comida, agua,
madera y aceite. Es el momento de decir que tendremos
comida, agua, madera y aceite para alimentar a nuestros
hijos y construir nuestras ciudades y calentar nuestros
hogares y manejar las máquinas que nos hacen ser más
grandes que las criaturas que se esconden en el
denominado País Salvaje. Que sólo es salvaje, porque no ha
sentido el filo del hacha o el arado. Sólo es salvaje porque
todavía nos encogemos de miedo de los fantasmas que eran
materia de las historias que oíamos cuando niños. Hay que
abolir los fantasmas y ver a las criaturas por lo que son;
animales que aún no se han conquistado. Es hora de
desterrar las historias de la infancia. Es hora de reclamar
nuestro verdadero lugar en el mundo.

Discurso escrito por Nicholas Scratch, entregado en las reuniones de los
líderes de las divisiones de HPU a lo largo Thaisia.

Marcada en la carne

Capítulo 15

Moonsday 11 de Juin

Pocos minutos después de que Meg abriera la Oficina del Enlace para las
entregas de la mañana, Steve Barquero y Jerry Carguero entraron al Courtyard
por el camino de acceso, parando en el estacionamiento de empleados. Alertado
por el aullido de Nathan y el graznido de advertencia de los Crowgard, Simon
dejó a Vlad para terminar la reposición de los estantes de ABL para que se
vieran completos cuando los Lobos Addirondack llegaran esa tarde.
Se reunió con los dos hombres en el camino de acceso.
—Hablaremos en la Oficina del Enlace de modo que Meg pueda ver los
planos también. — Él sonrió, mostrando los colmillos más largos de lo humano,
como un recordatorio de que tratar de robar a Meg no sería tolerado. No
pensaba que el Intuye fuera a hacerlo, pero no hacía daño remarcar el territorio.
No es que Meg fuera su territorio, pero él tenía la responsabilidad de velar
por todo el Courtyard, y Meg era una conexión vital con el elemento humano
no comestible, que ahora lo tenía bajo las patas cada vez que se daba la vuelta.
Simon los condujo a través de la trastienda y hacia la sala de clasificación.
—Hola Steve. Hola, Jerry, — dijo Meg, dando a Simon una mirada de
perplejidad.
—Buenas, Meg,— dijo Steve—. ¿Puedo utilizar la mesa?
Meg movió una pila de catálogos. Steve desenrolló los planos del campus
para las Casandra de sangre en Isla Grande.
—Tenemos 30 acres para trabajar, pero estamos pensando en poner la
mayor parte de los edificios juntos, — dijo Steve—. Eso hará que sea más fácil
poner en funcionamiento las tuberías de agua y drenaje, así como la
electricidad. Y hemos querido mantener un montón de hierba y árboles para las
chicas, así como la fauna que ya está allí. Con el tiempo, vamos a adaptar la

Marcada en la carne
construcción para un centenar de residentes. Las chicas mayores y las adultas
tendrán apartamentos tipo estudio y algunas áreas comunes para socializar. Las
jóvenes tendrán las habitaciones y áreas comunes en su edificio. Pam Ireland,
que está trabajando con las chicas, y será la administradora de la escuela una
vez construida, tendrá su propia residencia en el terreno. Tendremos un establo
con un puñado de caballos, un par de ellos para tirar de los carros y el resto
para montar a caballo. La familia Vaquero donará los caballos y los entrenará.
También tendrán a alguien cuidando a los caballos como parte de su
contribución al campus. Dado que la idea es para que las chicas aprendan a
hacer cosas y a ser independientes, también habrá una pequeña granja con una
vaca lechera o dos, y algunas gallinas. Hemos pensado en los cerdos, pero pensé
que vacas, pollos y caballos, serán suficientes para que las chicas entre las
edades de 8 y 11 lo puedan asimilar. Además, vamos a tener una huerta, pero
probablemente será para el próximo año. Nuestra primera prioridad es la
vivienda. — Miró a Meg—. ¿Qué piensas?
Meg estudió los planos.
—Deben tener un lugar para nadar.
Steve hizo una mueca. Simon pensó que Meg no lo notó.
—Tenemos una piscina en nuestro centro comunitario, — Steve dijo,
dando a Simon, una mirada de "ayudarme"—. Nosotros no hemos puesto una
piscina en el presupuesto para la construcción de este lugar.
—No es un tipo oficial de piscina. — Meg miró a Simon—. Algo como el
de la parte Crowgard del Courtyard.
—Ella se refiere al estanque, — dijo Simon—. Te voy a mostrar el que
tenemos aquí. — Se sentía reacio a meter a más humanos a una parte del
Courtyard que por lo general estaba fuera de los límites. De hecho,
recientemente habían puesto un cartel más grande de: "Los Intrusos serán
comidos" para recordarle a la manada humana que se les permitía ir sólo hasta el
Complejo Verde, pero no más allá, y humanos sin supervisión conduciendo por
la calle que conducía al Establo Poni, era como si estuvieran pidiendo ser
golpeados por Torbellino o alcanzados por Rayo.
—¿Biblioteca? — Preguntó Meg.
—Con sólo cinco chicas, pensamos que algunos estantes en la sala común
serían suficientes, — dijo Steve.

Marcada en la carne

Estudiaron los planos unos minutos más. No es un recinto, pensó Simon. No
es una prisión con celdas. Es un lugar estable donde las Casandra de sangre podrán
contar con la rutina de las tareas diarias para equilibrar las cosas que van cambiando.
Se preguntó si Jane le había comentado algo a Steve acerca de la profecía
que había visto, en la que quedaban tan pocas ciudades humanas.
Cuando los caminos familiares desaparecen, uno tenía que encontrar
otros, o hacer nuevos... para cuidar de su manada.
—Necesitas los materiales de construcción para la guarida de las jóvenes,
la guarida de Pam, el establo y el granero y otros edificios para los animales y
otros alimentos, — dijo.
—Sí, pero podemos empezar a con... — Steve comenzó.
—Necesitas comprar todos los materiales de construcción que puedas.
—Claro, pero tenemos un presupuesto y...
—Ahora.
Silencio. Por último, Meg dijo:
—¿Simon?
Mantuvo los ojos sobre Steve.
—Necesitas comprar suministros para tu pueblo. Tienes que comprar los
suministros que usan los humanos de Vida Simple y los Terráneos. Es necesario
prepararse ahora para un invierno duro.
Meg miró a los tres hombres.
—Pero... es Juin. El verano acaba de empezar.
Steve miró a Simon.
—¿Cuán duro y largo será el invierno?
—Largo. Y muy duro, —respondió Simon—. Si compras productos de otra
ciudad, asegúrate de comprar lo suficiente para llegar a la primavera. — Eso les
daría a todos unos meses para descubrir nuevas maneras de conseguir lo que
necesitaban.

Marcada en la carne

—Mi esposa comenzó a comprar papel higiénico extra en septiembre para
asegurarse de que no íbamos a pelear por el último rollo en el supermercado
cuando el transbordador no pueda hacer un viaje por suministros, — dijo Jerry.
Sin mirar a ninguno de ellos, agregó—. Y lo mismo con los artículos femeninos.
Eso era lo más lejos que Jerry se iba a aventurar en ese territorio peligroso.
Simon esperaba que fuera suficiente la indirecta para Meg.
—¿Sabemos cuándo el invierno arribará este año? — Preguntó Steve.
Simon sacudió la cabeza, aliviado de que Steve entendiera que no estaban
hablando de la temporada en realidad. Esto de hablar de una cosa para decir
algo más, se sentía extraño, pero había cosas que no quería compartir con los
humanos, aunque fueran de su confianza—. Cuando venga, será duro y rápido.
— Él y Vlad habían oído una noticia sobre un discurso dado para todos los
líderes de HPU en Thaisia. Tanto el Capitán Burke como el Teniente
Montgomery pensaban que era extraño que todos estos líderes aullaran a la
prensa, ¿pero qué Nicholas Scratch estuviera tan conspicuamente ausente de las
noticias?
Los Terráneos sabían que venía una tormenta. Las únicas preguntas eran
cuándo golpearía y qué aún estaría en pie cuando terminara.
—Esperen en su coche, — dijo Simon—. Les voy a mostrar el arroyo.
Steve enrolló los planos. Él y Jerry dijeron adiós a Meg y se fueron por la
puerta trasera.
Simon observó a Meg frotarse la cicatriz de rayitas cruzadas en su brazo
izquierdo.
—Tú sabes algo, — ella dijo.
—Sé que debes comprar suministros humanos, mientras que los humanos
todavía nos vendan.
—Ellos tienen que vendernos.
—Se han vuelto taimados. No creen que vayamos a hacer nada si rompen
las reglas. ¿Por qué habrían de temer? El HPU les dice lo que quieren oír, que

Marcada en la carne
pueden tomar sin consecuencias. — Simon tiró suavemente la mano de Meg
alejándola de las cicatrices—. Tú y la manada femenina deben empezar a
comprar las cosas que son esenciales para ustedes. No sé cuánto tiempo más
esas cosas van a estar accesibles. Algunas empresas podrían irse a la quiebra.
Meg se lo quedó mirando con incredulidad.
—¿Cómo pueden, empresas que hacen cosas como papel higiénico,
quedarse sin trabajo?
¿Debía mostrarle la carta de Jean? ¿Era malo su deseo de protegerla de esa
información cuando ella ya tenía tantas cosas en que pensar?
Antes de que pudiera sacar la carta de su bolsillo, Meg adoptó esa mirada
en sus ojos, la mirada que le decía que estaba revisando imágenes de
entrenamiento y recuerdos.
—Hace un tiempo, Ruth nos hablo - a la manada femenina- acerca de una
lista que había encontrado en un libro viejo, —dijo Meg con un cuidado que le
hizo a Simon pensar en un Lobo probando el suelo con cada paso—. Era una
lista de ciudades humanas y ciudades que no existen más. Supongo que se
podría decir que las empresas en esas ciudades se fueron a la quiebra.
—Se podría decir, — le dio la razón—. Tal vez otra empresa en otra ciudad
podría empezar a hacer algunos de los mismos productos, pero necesitaría
mucho tiempo.
—Entiendo.
¿Entendía? Esperaba que así fuera.
—Más allá de lo que hayas decidido contarles, tienes que mantener esto
sólo dentro de la manada femenina, Meg. Has que las otras chicas entiendan
que tienen que mantener esto dentro de la manada.
Meg asintió. No parecía feliz, y lo sentía, pero a veces no se podía
compartir una presa -o información- si querías que tu propia manada tuviera
suficiente para comer.
—Steve y Jerry están esperando, — dijo ella.
Quería presionar los labios contra su piel, pero que no creía que en este
momento le iba a dejar hacerlo, por lo que salió para unirse a los otros machos.

Marcada en la carne

—Ella va a querer comprar papel higiénico para cada persona que ha
conocido, ¿verdad? — Steve preguntó mientras abría la puerta de atrás y entró,
dejando el asiento delantero para Simon.
—No puede hacerlo. — ¿Qué era esta obsesión con el papel higiénico?
Después de un momento, Jerry pregunto:
—¿Dónde?
Simon lo dirigió a la carretera y doblando hacia la parte de los Crowgard
en el Courtyard, lo que significaba pasar por el nuevo cartel. Olió el miedo, pero
ninguno de los dos dijo nada.
—La información que recibiste te hace pensar que una gran tormenta se
acerca,—dijo Steve—. No la conseguiste de Meg, ¿verdad?
Simon negó con la cabeza.
—De Jean.
—Dioses encima y por debajo.
Podía oír a Steve tratando de estabilizar su respiración.
—Simon, Jean es...
Simon vaciló, pensando en lo que acababa de decirle a Meg, que tratara de
mantener la información dentro de la manada. Pero él ya les había dicho a Steve
y a Jerry que venía una tormenta. No le resultaba sencillo decirles más, pero
sacó la carta de su bolsillo y se la entregó a Steve.
—Su cerebro está enfermo. No es por eso que ve lo que ve, pero tal vez es
la razón por la que opta por recordar lo que ve.
—Dioses, — Steve dijo de nuevo después de leer la carta—. Muy bien,
vamos a comprar lo que nos podamos permitir.
—Compra lo que puedas conseguir. El Courtyard tiene dinero. Vamos a
pagar por ello. Será mejor que compres lo que puedas para la Comunidad River
Road también.

Marcada en la carne
—Sí, está bien. — Steve le devolvió la carta—. Una cosa que el "Meg"... que
el grupo Trailblazer de e-mails ha hecho por nosotros, es proveernos de una red
ampliada de asentamientos Intuye. Hemos empezado a hacer una segunda lista
de lo que cada asentamiento hace y lo que quiere comprar. El consejo del pueblo
ya decidió comprar todo lo que pueda por nuestra cuenta.
—Envía la lista a Meg y Vlad, ya que Meg no recuerda comprobar el
correo electrónico. — Señaló—. Ve hacia arriba por el puente. Ese es el arroyo
que Meg quiere que veas.
—El campus no tiene un arroyo, pero hay un riachuelo que corre a través
de esa tierra. Creo que podríamos encontrar un lugar que se pueda abrir para
hacer una piscina natural, — dijo Steve—. Vamos a analizarlo cuando volvamos
a la isla.
Se dirigieron de nuevo a la Plaza Comercial, dejando a Simon cuando
llegaron a la vía de acceso.
—Por cierto, — dijo mientras abría la puerta—. ¿Pueden los fletes
Carguero transportar ganado?
—Claro, —contestó Jerry—. Tenemos un gran remolque para ganado.
Mayormente usado para caballos, pero funcionará para otros tipos de animales.
¿Necesitas reubicar algo?
—Sí. Ellos vendrán pronto. — Simon se bajó del coche, y luego esperó
hasta que Steve se trasladó al asiento delantero antes de añadir—, y hay que
encontrar a alguien que pueda montar un caballo y cuidar de algunos bisontes
jóvenes.
Lo miraron fijamente.
—¿Bisontes? — Dijo Steve.
—Once de ellos. Podemos dividir la manada entre la Comunidad River
Road y el Courtyard.
Sus expresiones le recordaron a Saltarín cuando el cerebro del lobato no
funcionaba del todo bien. Con la esperanza de que Jerry tuviera suficiente
sentido de no conducir antes de que pudiera pensar, Simon entró en Aullidos,
Buena Lectura para prepararse para sus huéspedes.

Marcada en la carne

*****

Meg llamó a la manada femenina, incluyendo a Eva Denby, asegurando a
todas que sería una reunión rápida, pero urgente.
—Cosas de chicas, — dijo y comenzó a cerrar la puerta privada. Tal como
esperaba, Nathan se revolvió de la cama de Lobo y dejó escapar un arroo en
protesta por haber sido excluido. Pero cuando vio al resto de las chicas, se dio la
vuelta y regresó a la cama. Protegerla de los repartidores salvajes era una cosa;
hacer frente a las hembras humanas, a las que no podía morder, era algo
diferente.
Meg pasó por alto la reunión con Steve Barquero. Aunque el campus en
Isla Grande era interesante, no tenía nada que ver con ellas. Pero la parte de
suministros...
—No suelo caer en la mentalidad de ardilla hasta el otoño, pero con cada
vez más empresas adheridas con membrecías al HPU, Simon tiene un punto
sobre la compra de lo que se pueda mientras se pueda, — dijo Merri Lee.
Meg frunció el ceño.
—¿Ardilla... ?
—La compra de latas de sopa, tarros de salsa de espagueti, y cajas de
espaguetis. Abastecerse de papel higiénico, toallas de papel y pañuelos
descartables. Y las cosas que las chicas necesitan porque nadie quiere quedarse
sin dichos suministros en el medio de una tormenta de nieve.
Las miró, sorprendida de que nadie sintiera la alarma como ella.
—¿Así que esto es normal?
—¿En Lakeside? Por supuesto.
Ella parpadeó.
—Meg, no pensaste en este tipo de provisiones el invierno pasado, pero
cuando los locutores de radio advierten de una gran tormenta de invierno,

Marcada en la carne
prestamos atención, —dijo Merri Lee—. Y créeme, no damos al papel higiénico
por sentado.
Ruth asintió.
—Uno espera hasta el último rollo en la tienda para comprar cuando eso
sucede. —Luego frunció el ceño—. ¿Por qué piensas que el señor Wolfgard está
tan preocupado por abastecernos?
Porque muchas ciudades humanas van a desaparecer.
—Debido a las sanciones que se impusieron recientemente, hay retrasos en
cualquier mercancía que se envía de una región a otra, — dijo Meg, ofreciendo
una explicación menos aterradora—. ¿Tal vez los retrasos se volverán más largos
y habrá más posibilidades de quedarse sin algunos suministros?
—Si existen restricciones sobre la cantidad de suministros de papel que
una familia puede comprar en una tienda de comestibles común, los humanos
que trabajan en el Courtyard van a compensar la diferencia comprando los
artículos en las tiendas de Plaza Comercial, —dijo Eva—. Y en calidad de
administradora, una vez que la venta de esos dos edificios de apartamentos se
concrete, existirá la posibilidad de 10 familias humanas, con las necesidades
humanas, viviendo allí. Tal vez la Asociación Empresarial escuchó un rumor
acerca de la escasez.
O han escuchado más que un rumor. Meg sintió que su corazón golpeaba
contra su pecho. Alfileres y agujas llenaron sus brazos, y de repente ansiaba el
alivio y la liberación de un corte.
No ahora, pensó. Ahora no.
—Simon dijo que necesitamos mantener esto entre nosotras, que no hay
que decirle a nadie sobre el abastecimiento de suministros. — Se frotó un brazo
y luego el otro, haciendo caso omiso de la manera en que las otras mujeres se
tensaron.
—Tal vez no deberíamos preocuparnos del por qué y centrarnos en
conseguir los suministros mientras podamos, — dijo Eva.
Las demás estuvieran de acuerdo.
—Creo que hay que comprar algunos frascos para conservas, — dijo Ruth
—. Los necesitamos para preservar algunos de los frutos. Tal vez comprar
algunos frascos de jalea también. ¿Meg? ¿Hay alguna manera de poder pedir a

Marcada en la carne
algunas de las mujeres de Vida Simple, que nos enseñen cómo conservar los
alimentos o hacer jalea?
—Puedo preguntar, — dijo Meg.
—Gasas, vendas y férulas. — Theral apuntó al dedo entablillado de Merri
Lee, que se había roto un par de semanas atrás, durante la pelea en los puestos
de la Feria—. Medicamentos de venta libre. Otros suministros médicos.
Eva asintió.
—Hablando como una madre, tener algunos medicamentos recetados
disponibles sería una buena idea.
—Simon dijo que se supone que no, pero debemos contarles... —Meg
vaciló cuando vio la resignación y amargura en los ojos de sus amigas.
—¿A quién? — Preguntó Merri Lee—. ¿A los amigos que ya no nos
hablan? — Ella echó la cabeza hacia Ruth—. ¿A la familia que no nos quiere
reconocer?
Meg miró a Ruth.
—Pero pensé que iban a venir el Windsday para ayudarte a ti y a Karl a
mudarse a su nuevo hogar.
Las lágrimas llenaron los ojos de Ruth.
—Mi mamá me dijo que todas las cosas que había guardado en su casa,
iban a acabar en el día de la basura a menos que me las llevara antes de esa
fecha. De hecho ya estaban en la acera cuando Karl y yo llegamos. Mi madre
estaba en la puerta y nos miraba. No salió a hablar con nosotros. ¿Y sabes lo que
le gritó a mi padre cuando Karl y yo terminamos de poner mis cosas en el
coche? "La basura recogió las cajas". — Un sollozo escapó de Ruth antes de que
recuperara el control.
—¿Problemas? — Tess estaba en la puerta que conducía a la habitación de
atrás, su pelo rojo y completamente ondulado.
—No, —dijo Meg—. No hay problemas. — ¿Cuánto había oído Tess?
Le hicieron sitio para ella cuando se acercó a la mesa de sala de
clasificación y dejó la bolsa transportadora .

Marcada en la carne
—Panecillos frescos, — dijo Tess—. Coman un bocadillo. Después es hora
de que todas vayan a trabajar. — Ella se fue.
Todo el mundo dejó escapar un suspiro de alivio.
Ruth se secó los ojos.
—Panecillo. Trabajo.
—¿Dónde guardaste tus cosas? — Preguntó Meg a Ruth.
—Mis tíos van a guardarlas hasta que Ruth esté lista para buscarlas, — dijo
Theral—. Ellos quieren ayudar. No han olvidado que el Sr. Wolfgard dejó que
ellos tuvieran la parte de la producción de la huerta del Complejo Verde de
Lawrence. Él no tenía porque hacer eso.
—Panecillo. Trabajo, —dijo Merri Lee, abriendo la bolsa y tomando uno—.
Los invitados del Courtyard, llegan esta tarde, y todos tenemos que dar un buen
ejemplo. — Miró a Meg—. ¿Estás bien?
—Estoy triste por ustedes, pero estoy bien. — La sensación de alfileres y
agujas se había ido, sin dejar ningún indicio de que un corte revelaría nada de
utilidad para sus amigas o para el Courtyard.
Sin una pregunta que necesitara respuesta, sin ningún tipo de justificación,
no podía cortarse sin molestar a sus amigos, por no hablar de Simon.
Se comieron los panecillos y se fueron a sus puestos de trabajo. Meg abrió
la puerta privada e ignoró la mirada que recibió de Nathan.
—Puedes quedarte de mal humor por haber sido dejado de lado, o puedes
tener una de las galletas de Lobo frescas, que Jerry Carguero trajo de la
panadería de Eamer.
Enfurruñarse como un deporte no podía competir con las frescas, galletas
sabor a carne. Ya que Meg tenía la sensación de que Simon iba a estar un poco
de mal humor también, le aparto dos de las galletas sabor a carne para él.

*****

Marcada en la carne

Caminando de regreso a Un Pequeño Bocado, Tess se detuvo cuando vio a
Henry mirándola por encima de la puerta de madera que daba a su jardín. Miró
a la Oficina del Enlace y la ventana abierta de la sala de clasificación.
«¿Escuchaste?»
«Oí,» gruñó. «Nada podemos hacer con esa siembra de odio.»
«Nada que podamos hacer» le dio la razón, y luego añadió en silencio:
Todavía.
«Kowalski pidió prestado una camioneta o la minivan de los Servicios
Públicos para mañana, para cargar las posesiones que almacena en la guarida
de su familia. Voy a ir con él y desalentar cualquier habladuría sobre basura.»
Las ondulaciones de su pelo se relajaron. La presencia del Oso Pardo
desanimaría a muchas cosas, pero no estaría de más sugerir a Simon que los
Halcones mantuvieran una vigilancia aérea, mientras que uno de ellos estaba en
territorio enemigo.

Marcada en la carne

Capítulo 16

Windsday 13 de Juin

—Para en el estacionamiento para clientes, — dijo Monty al Oficial
Debany. Kowalski estaba tomándose un par de días personales para mudarse a
la casa para dos familias al otro lado del Courtyard, así que Debany estaba
obrando como conductor y compañero de Monty.
Muchos agentes de policía en la estación de la calle Chestnut apoyaban la
idea de cooperar con los Otros, de mantener las cosas pacíficas con los seres que
controlaban la mayor parte del mundo y tenían la última palabra en lo que
atañía a los humanos que vivían en Lakeside. Pero su apoyo, no era lo mismo
que estar dispuestos a estar en la primera línea e interactuar con los Terráneos
diariamente, especialmente cuando los miembros de su familia podrían ser
condenados al ostracismo por sus amigos y vecinos a causa de la decisión del
oficial. Esa era una posibilidad real, como Louis Gresh y su familia bien sabían.
Hasta ahora nadie había dado un paso adelante para ser el nuevo compañero de
Michael Debany y el cuarto miembro del equipo asignado para hacer frente al
Courtyard de Lakeside.
Monty no sabía qué hacer con eso. Al parecer, tampoco el Capitán Burke.
O tal vez Burke, entendía que la asignación no era sólo otro oficial en el
patrullero, no quería otra personalidad añadida a la mezcla en este momento,
porque en el fondo de la mente de los oficiales que ya estaban estrechamente
involucrados con los Otros había una sola palabra: extinción.
La otra preocupación acerca de la asignación de un nuevo oficial dejaba un
mal sabor en la boca de Monty, pero tenía que reconocer la verdad: no podían
permitirse el lujo de tener un oficial que perteneciera al movimiento Humanos
Primeros y Últimos, que se infiltrara en el Courtyard y espiara a los Otros de
manera que los líderes de HPU pudieran planear ataques eficaces.
Mientras él y Debany se acercaban a Aullidos, Buena Lectura, Monty se
detuvo y estudió la casa para dos familias.

Marcada en la carne
—¿Cómo va la mudanza? ¿Karl ya levanto sus cosas y muebles ayer? —
Había oído lo que pasó con Ruth; Se preguntó si las cosas habían ido tan mal
para Karl.
Debany vaciló.
—Los padres de Karl no son malas personas. Lawrence y yo, y algunos
otros oficiales nos reunimos en una comida al aire libre en su casa el verano
pasado, y fue genial. Pero ahora están culpando a la asignación de Karl por
todo, desde el carnicero que vende el último asado antes de que la señora K.
llegue a la tienda, hasta el precio de la gasolina. Su hermano, Tim, estaba medio
borracho cuando Karl llegó a la casa ayer por la mañana, y abuso de ello. Karl
no estaba recibiendo ningún tipo de ayuda para cargar los muebles y algunas de
esas cosas, realmente no podía levantarlas solo. Entonces Henry y Blair lo
hicieron subir a la camioneta. No dijeron nada; solo cargaron los muebles en la
parte trasera de la camioneta, mientras que Karl ordenaba las cajas. Luego se
marcharon.
—¿Los padres de Karl dijeron algo sobre Terráneos ayudándolo?
Otra vacilación.
—Probablemente, pero no hablamos de ello.
Monty mantuvo sus ojos centrados en el edificio de enfrente. Dioses, sus
hombres estaban recibiendo una paliza emocional por hacer lo que sabían
ayudaría a todos en la ciudad.
—¿Qué hay de ti y tu familia?
—Mis padres están preocupados, sobre todo después de que Lawrence
murió en los puestos de la Feria, pero son un apoyo. Se han ganado algunas
críticas acerca de que soy un amante de lobo, lo que los cabreó. — Debany dio a
Monty una sonrisa tímida—. Mi hermana quiere un trabajo en el que pueda
montar un caballo y trabajar con animales, por lo que no deja de preguntar
sobre la Comunidad River Road... sobre qué tipo de habilidades buscaran,
cuando empiecen a buscar trabajadores.
—¿Por qué no hablas con Roger Czerneda? Como colega, podría tener más
información y estar más dispuesto a decir algo. —Monty suspiró—. Bueno,
esperemos que las familias de Ruth y Karl entren en razón.

Marcada en la carne
—Karl no está conteniendo la respiración. — Otra vacilación—. Se
pospuso la boda.
Se había preguntado por qué últimamente no había escuchado nada, pero
pensó que Karl y Ruthie habían decidido mantener la ceremonia privada y tener
una fiesta para celebrar una vez que se mudaran a su nuevo lugar.
—No creo que sus familiares vayan a aparecer de todas formas, — añadió
Debany.
Escuchar eso, hizo que su corazón se sintiera pesado, y le hizo
preguntarse si la llegada de su madre y hermana a Lakeside era tan buena idea.
Cuando empezó a girar hacia Aullidos, Buena Lectura, Monty se dio cuenta
de que los carteles de venta habían desaparecido de los patios delanteros de los
dos edificios de apartamentos de piedra a ambos lados del dúplex, una
confirmación de que la compra de los edificios por el Courtyard era un hecho.
Hasta el momento no se habían producido protestas porque los Otros
adquirieran propiedades fuera del Courtyard, pero tarde o temprano alguien
pondría la información a disposición de las noticias de televisión y radio. Monty
sospecha que el propietario actual de los edificios de apartamentos quería su
dinero antes de empezar a agitar las cosas.
—Por qué no vas a comer algo en Un Pequeño Bocado, hazte una idea de
todo lo que pueda llegar a ser un problema, — dijo Monty.
—Sí señor. ¿Estamos hablando de problemas humanos?
—Cualquier cosa y todo. — Quería hablar con Kowalski sobre las cosas
que no estaba diciendo. Pero primero necesitaba tener unas palabras con Simon
Wolfgard.
Debany entró en Un Pequeño Bocado. Monty entró en Aullidos, Buena
Lectura. El cartel de Solo Residentes, estaba en la puerta, pero él era, por el
momento, un residente temporal, por lo que entro. Kowalski, vestido con
camiseta oscura, transpirada, y unos vaqueros cortados tipo shorts, estaba en el
mostrador en la parte delantera de la tienda, leyendo la cubierta de un libro.
Miró hacia arriba cuando Monty entró.

Marcada en la carne
—¿No se suponía que estabas colocando los muebles? — Preguntó Monty.
Karl parecía un poco tenso, pero Monty no sabía si eso era debido a las
presiones de la familia o por trasladarse a un nuevo lugar.
—Oh, por favor, — Kowalski se quejó—. ¿Cuántas veces se puede mover
un mueble?
Monty sonrió.
—Esa es una pregunta con trampa.
—Sí, lo es, sobre todo porque Ruthie está trabajando hoy, interactuando
con los Lobos invitados. Pete Denby y yo somos la mano de obra, y Eva Denby
está supervisando la colocación de los muebles grandes basada en las notas que
Ruthie le dejó, pero Eva está un poco distraída porque Jester Coyotegard se
encuentra en el departamento de abajo vigilando a los tres niños. La tercera vez
que nos dijo que moviéramos el sofá porque lo pusimos en el lugar equivocado,
lo cual significaba volver a colocarlo en donde había estado al inicio, Pete y yo
nos rebelamos. Por eso nos tomamos un descanso de 30 minutos. Además, Eva
tiene que negociar con Jester su elección de actividades para el cuidado de los
niños. Les ha estado enseñando a aullar.
Monty suspiro. Uno de esos niños era Lizzy.
—Kowalski. — Nathan se acercó a ellos, seguido por un adolescente que
estaba vestido con una camisa de manga corta, vaqueros y zapatillas de deporte.
El chico agarraba un pedazo de papel en una mano y parecía listo para salir
corriendo.
Uno de los invitados, Monty decidió. Nada de lo obvio acerca de la
apariencia del chico, excepto los ojos color ámbar, pero no podía pasar muy bien
por humano.
—Nathan, — respondió Kowalski, sonriendo al ejecutor y luego al chico.
—Kowalski es un oficial de policía. — Nathan volvió la cabeza lo suficiente
como para dejar en claro que se dirigía al joven Lobo, pero él mantuvo sus ojos
en Kowalski y Monty—. Él no está usando uniforme hoy.
—El Oficial Debany se encuentra en Un Pequeño Bocado si quieren ver a un
oficial en uniforme, — dijo Monty.

Marcada en la carne
Nathan asintió y luego se concentró en Kowalski mientras señalaba el
papel.
—Tenemos una pregunta.
Kowalski le tendió una mano. Después de un momento de vacilación el
chico le dio el papel, que había estado doblado para ser un documento de
cuatro páginas.
Monty se acercó cuando vio el banner del boletín del Courtyard. La mayor
parte del boletín que Lorne Kates imprimía cada semana, tenía listas de libros
nuevos y películas que estaban disponibles, así como de las películas que se
pasaban en el salón social ubicado en el complejo de cada gard.
—Es en el interior, — dijo Nathan.
Kowalski abrió el boletín.
—¿La columna, "Etiqueta para Otros"?
Nathan asintió y apuntó la cabeza hacia el Lobato.
—Él quiere saber si eso es cierto.
Monty leyó sobre el hombro de Kowalski.
Estimada Sra. Lo-Se-Todo:
Ayer por la noche una hembra humana me invitó a
cenar y a un juego previo. (Resultó ser un juego de dos, ya
que nadie más apareció.) Después de la cena ella quería
sentarse en la parte de atrás de su coche para jugar. Puesto
que ésta era mi primera interacción social con una humana,
trate de ser amable, así que no le señalé que en el campo
próximo había mucho más espacio para correr. Además, no
le señalé que no tenía ningún juguete. De todos modos, ella
comenzó a darme palmaditas con las manos y a lamer mi
boca. Cuando puso su lengua en mi boca, pensé que tenía
hambre a pesar de haber comido una cena sustancial. Por lo
tanto, obligado, le di un bocado de comida pre-masticada.
Después de que terminara de escupir y gritar, me dijo
que saliera del coche. Luego se alejó, y tuve que caminar
hasta casa.
¿Por qué hizo eso?

Marcada en la carne
Lobo Desconcertado
Estimado Desconcertado:
Uno de los retos de las relaciones entre especies es que
un gesto o señal en particular puede significar dos cosas
muy diferentes. Como Lobo, respondiste como lo harías con
un cachorro que lame tu boca: le proporcionaste alimentos,
y tu confusión acerca de su reacción es muy natural. Sin
embargo, los humanos usan las maniobras de lamer y meter
lengua como un juego para estimular el impulso de
apareamiento. Por lo que tu compañía no estaba pidiendo
comida; te estaba enviando una invitación a experimentar
con las primeras etapas del sexo. Eso es lo que quería decir
con juego previo. (Esto no es lo mismo que un juego de
varios antes, aunque la investigación de la Sra. Lo-Se-Todo,
indica que los humanos hacen eso veces)
La Guía para idiotas sobre a la mente femenina puede
ayudarte en tus esfuerzos en la comprensión de las hembras
humanas. Pero hay que señalar que este tema puede ser
una aventura peligrosa y debe realizarse con extrema
precaución. Después de todo, los varones humanos han
estado tratando de comprender a sus hembras por
generaciones, y la mayoría de las veces salen de estos
encuentros luciendo como si alguien hubiera metido su cola
en un enchufe eléctrico.
Kowalski se mantuvo haciendo sonidos como si algo se le hubiera
quedado atascado en la garganta. Por último, se las arregló para decir:
—Sí. — Le devolvió el boletín al chico—. Si eso es verdad.
El chico mirando el boletín dijo:
—Vaya, — y fue hasta la celosía que conducía a Un Pequeño Bocado.
Nathan le dio a los hombres una inclinación de cabeza, y luego siguió al
muchacho.
—¿La Guía para idiotas sobre a la mente femenina? — Preguntó Monty—. ¿Es
un libro de verdad?
—Tienen uno a la venta aquí, y hay uno en la Biblioteca de la Plaza
Comercial. Que está mordido, así que creo que alguien trató de leerlo.
—¿Lo has leído?

Marcada en la carne

Kowalski se atragantó con una risa.
—Dioses, Teniente.
Monty lo tomó como un no.
—¿Te está dando mucho trabajo la mudanza? — Él sabía la respuesta, pero
la pregunta era una invitación a Karl, para que le dijera algunas de las cosas que
no estaba diciendo.
El momentáneo estado de ánimo de ligereza, desapareció como si nunca
hubiera existido. Kowalski le dio una mirada, después, se centró en la mesa de
exposición, de espaldas a la caja.
Nadie a la vista, pero eso no siempre significaba mucho con los Otros.
—Fuimos a la casa de MacDonald esta mañana para recoger las cosas de
Ruthie, —dijo Kowalski en voz baja—. Eva Denby se ha partido el alma para
conseguir que el apartamento quede limpio y pintado para nosotros, y vamos a
ayudarlos, a ella y Pete, a hacer lo mismo en el piso de abajo. Simon Wolfgard
cumplió con su promesa de buscar sus pertenencias personales de su antiguo
hogar en el Medio Oeste. Los Terráneos en esa zona tomaron todo lo que
pudieron, a partir de las cosas que los Denby señalaron que era lo más
importante.
—Cosas personales, — dijo Monty en el mismo tono de voz.
Kowalski asintió.
—Mucho se quedó atrás. Cosas grandes como electrodomésticos. Sofá.
Colchones...
Monty entendía el desembolso de dinero que se necesitaba para empezar
de nuevo. Estaba pasando por lo mismo. Su ex amante, Elayne, había guardado
todos los muebles que habían comprado para el apartamento que habían
compartido en Toland. El hermano de Elayne fue encontrado muerto, y su
madre todavía estaba desaparecida, por lo que no estaba seguro de quién
tendría que hacerse cargo de la liquidación de los bienes de Elayne.
Suponía que Lizzy era ahora la familiar más cercana. Tendría que tener
una charla con Pete Denby pronto, para asegurarse de que los intereses de Lizzy
estaban protegidos.

Marcada en la carne
—¿Eva o Pete Denby le han hablado acerca de registrar a Lizzy en la
escuela en otoño?
—No. — Monty estudió a su compañero—. ¿Hay algo que debería saber?
—Eva fue a hablar con el director de la escuela a la que Sarah y Robert se
suponía asistirían el próximo otoño.
Monty sintió un escalofrío.
—¿Se suponía?
—Se le dijo que su descendencia no tenía derecho a usar los recursos
necesarios para los humanos decentes.
—¿Cómo sabe si es o no una humana decente?
—Ella les dio su nueva dirección. Creo que los administradores de la
escuela estaban esperando la oportunidad para rechazar a los hijos de Eva y
utilizarlos como un caso de prueba para rechazar a cualquier niño cuyos padres
fueran "amantes de lobo".
—No pueden hacer eso, —protestó Monty—. No es una escuela privada.
Estamos hablando de una escuela pública a cargo de la ciudad.
—Ruthie vio un pequeño artículo en el Lakeside Noticias, una votación que
está a punto de salir, sobre la privatización de todas las escuelas. Si eso sucede,
van a ser capaces de elegir quien es admitido.
—Dioses encima y por debajo. — Otro giro en la puñalada emocional.
¿Cuántos padres se convertirían en miembros de HPU si esa era la única forma
en que sus hijos pudieran ser educados?
—Pensé que debería saberlo, —dijo Kowalski.
—Aprecio el dato.
—Será mejor que pague por este libro y vuelva al trabajo antes de que Eva
venga a buscarme.
—Nos vemos en la estación mañana, — dijo Monty.

Marcada en la carne
—Estoy muy listo para volver.
Monty sonrió. Su sonrisa se amplió cuando oyó la voz de Simon Wolfgard
cada vez más cerca.
—La biblioteca es un lugar donde se puede tomar libros prestados, que su
Courtyard o manada ha comprado para que todo el mundo lea, — dijo Simon
mientras entraba en la parte delantera de la tienda, seguido por cinco Lobos—.
Pero una librería como Aullidos, Buena Lectura, es donde se compran los libros
que desean mantener con ustedes en lugar de devolverlos. — Caminó detrás de
la caja registradora y miró a Kowalski.
—Sólo este hoy. — Kowalski dejó el libro sobre el mostrador, luego sacó la
billetera del bolsillo trasero de sus vaqueros cortados.
—¿Qué libro ha comprado el humano? — Uno de los Lobos preguntó,
mirando a Simon.
Kowalski levantó el libro para que los Lobos pudieran ver la portada.
—Alan Wolfgard escribió ese libro.
—Sí. Disfruto de sus historias.
Los Lobos miraron a Kowalski antes de aventurarse a hacer otro
comentario.
—Hay humanos malos en sus historias.
—A veces hay humanos malos en las historias escritas por humanos, —
Kowalski contrarrestó.
Otra larga mirada antes de que los Lobos miraran a Simon.
—Les puedo mostrar algunos de los autores que escriben ese tipo de
historias, — dijo Simon—. ¿Teniente Montgomery?
—Un minuto de su tiempo, si es posible, — dijo Monty.
Simon asintió antes de dirigir a los invitados a los estantes que tenían las
novelas de suspenso. Kowalski pagó y se fue.

Marcada en la carne
—Parece que está muy ocupado, — dijo Monty cuando Simon regresó al
mostrador.
—Lo estoy. Estamos. — Simon se detuvo—. Nadie había considerado que
la pandilla de chicas tendría tantas preguntas como los Lobos de Addirondack.
—¿Pandilla?
—No suena tan peligroso como "manada femenina",— Simon gruñó—. Y
Charlie Crowgard llegó anoche a quedarse un par de días. Llegamos a escuchar
su canción: Mujer Tetera y Chica Palo de escoba. Charlie le dijo a los Lobos que la
canción se inspiró en Meg y Merri Lee frustrando un ataque aquí en el
Courtyard, y que Merri Lee era la Mujer Tetera. Después de eso, ninguno de los
Lobos querían acercarse a ella mientras sostenía una taza de café.
Monty rió. Tratar con los Otros era un trabajo peligroso, no se confundía al
respecto, pero los momentos absurdos como una columna en un boletín de
noticias o la reacción a una canción, le daban esperanzas de que los humanos y
Terráneos aún podrían encontrar una manera de trabajar juntos. Luego se puso
serio.
—Estoy aquí para pedir un favor en nombre del Capitán Burke.
—¿Qué clase de favor?
—Su primo se encuentra de visita por unos días. Shady Burke ayudó a
algunas chicas especiales a llegar seguras a la tierra. — Los Otros habían
desviado a un barco con destino al Bloque Romano que tenía varias Casandra
de sangre como parte de su carga, el barco terminó "perdido" en Brittania. Shady
había participado en el rescate de las chicas.
—Recuerdo.
—Shady agradecería la oportunidad de interactuar con algunos de los
Terráneos para mejorar su propia capacidad de trabajar con ellos cuando vuelva
a casa.
Ninguna respuesta. Entonces:
—Diferentes formas viven en diferentes partes de Namid. El Shady Burke
no va a encontrarse con las mismas formas aquí. Aunque los Crowgard pueden
vivir en Brittania. Ellos viven en muchos lugares.

Marcada en la carne

—Él entiende eso. Pero Shady nunca ha visto un Courtyard.
Un silencio reflexivo.
—Charlie Crowgard va a tocar un poco de música esta noche en la Plaza
Comercial. Theral va a tocar algunas canciones con su violín. Ese sería un buen
momento para que el Capitán Burke y su pariente vengan al Courtyard. Podrían
tener comida en La Carne no es Verde.
¿Y otro tipo de entretenimiento? Monty pensó.
—Le pondré al tanto.
—¿Simon? — Un Lobo llamó.
Monty no se movió a un lado para dejar que Simon saltara sobre el
mostrador para hablar con sus invitados sobre los libros.
—¿Algo más? — Preguntó Simon.
¿Realmente quería preguntar? ¿Tenía elección?
—Mi madre va a pasar algún tiempo aquí conmigo, ayudándome a cuidar
a Lizzy. Y mi hermana y sus dos hijas pueden unirse a ella para una visita.
Esos ojos color ámbar del Lobo lo estudiaron.
—¿Esa es toda su manada?
—Tengo un hermano, pero no he sabido nada de él desde hace tiempo.
—¿Simon? — El Lobo llamó de nuevo.
—Voy a estar allí en un minuto.
Monty ni siquiera podía adivinar lo que Simon estaba pensando. Una
manada de Lobos podrían estar bastante cómodos en un apartamento de un
dormitorio, pero no funcionaría para tres adultos y tres niños humanos.
—¿Dónde está su madre ahora? — Preguntó Simon.
—Ella vive en Toland. Lo mismo mi hermana.

Marcada en la carne
Un largo silencio. Monty pudo escuchar a alguien hablando detrás de los
estantes. Alguien más debía de estar ayudando a los Lobos.
—Los humanos tienen papeles importantes, —dijo Simon, sin mirarlo—.
Cosas que necesitan mantener.
—Sí.
—Su madre y su hermana. Deben llegar pronto, y deben traer los
documentos importantes con ellas.
—No tienen que llevar esas cosas para una visita, —dijo Monty, sonriendo.
Pero eso era una buena idea si su madre iba a trasladarse a Lakeside.
Simon lo miró.
—Tienen que llegar pronto, Teniente, y deben traer todo lo que es más
importante para ellas.
Otro escalofrío recorrió a Monty. Esto no era un malentendido acerca de lo
que los humanos llevaban cuando visitaban a alguien. Esta era una advertencia
velada.
Simon se alejó de la caja registradora y desapareció entre los estantes.
Monty entró en Un Pequeño Bocado y compró una taza de café. En lugar de
tomarla con él como era su costumbre, se sentó en una mesa cerca de la ventana,
haciendo caso omiso de la mirada perpleja de Debany.
Típico de Simon el darle una advertencia velada. Pero el mensaje era
bastante claro: sacar a su familia de Toland, algo va a ocurrir pronto.
Si aún no ha comenzado, pensó Monty, recordando el informe de las noticias
sobre los peces muertos en la tierra alrededor de Toland y otras dos ciudades de
la Costa Este.
Se terminó el café, llevó su taza al mostrador, luego, dio luz verde a
Debany para que se uniera él cuando salía de Un Pequeño Bocado.
—¿Dónde, Teniente? — Debany puso en marcha el patrullero.

Marcada en la carne
—De vuelta a la estación. No — Monty se bajó del coche—. Espera aquí.
Tengo que hacer una llamada telefónica. Vuelvo en unos pocos minutos.
Monty subió al monoambiente, donde tendría privacidad. Sacando su
teléfono móvil, llamó a la residencia de su hermana y no se sorprendió cuando
respondió su madre.
—¿Mamá? Soy Crispín.
—¿Crispin? ¿Estás bien? ¿Por qué llamas a esta hora del día?
—Estoy bien, mamá. — Monty respiró hondo y soltó el aire lentamente—.
Estoy bien. Pero necesito que escuches muy cuidadosamente.

Marcada en la carne

Capítulo 17

Windsday 13 de Juin

Una brisa bailaba sobre el Courtyard, suavizando el calor del día, mientras
Simon y Sam trotaban por el camino. Meg y Tess habían conducido a la Plaza
Comercial, llevándoles ropa para los dos Lobos. Sam podría permanecer en
forma de Lobo, pero Simon sentía que debería verse esta noche humano, como
cortesía a los humanos que se unirían a ellos.
«Recuerda, cachorro, no aullamos durante cada canción,» dijo Simon.
«Charlie Crowgard nos dirá cuando podemos participar.»
«Ya sé,» respondió Sam. «Yo sé cómo comportarme.»
Lo que significaba que alguien no lo sabía. ¿Los cachorros humanos
tendían a comportarse mal durante los eventos públicos? ¿Debería advertirle al
Teniente Montgomery y a Pete Denby que cualquier interrupción de la música
conseguiría una mordida? Él pensaba que los humanos iban a asistir al
concierto por cortesía, pero podría estar equivocado. Theral iba a tocar su violín,
y esas canciones serían familiares para los otros humanos. La manada femenina
estaba entusiasmada con el concierto, tanto por oír tocar a Theral como por
escuchar a Charlie Crowgard. Y Kowalski y Debany habían preguntado dos
veces si Charlie iba a cantar la canción sobre Meg y Merri Lee derrotando al
humano malvado, Phineas Jones.
Cuando él y Sam llegaron a la Plaza Comercial, Kowalski y Debany ya
tenían acomodadas tres pequeñas hileras de sillas en el área abierta del centro
de la plaza.
—Vlad nos dijo que había que hacerlo de esta manera, — dijo Kowalski
cuando Simon se acercó—. Y Henry dijo que colocáramos algunas perchas
detrás de las sillas y alrededor de ambos lados.
No todos los Terráneos asistirían a este concierto. Algunos todavía
necesitaban montar guardia. Pero esta noche consistía tanto en mezclarse con

Marcada en la carne
los humanos, como en la oportunidad de escuchar música. Charlie daría una
actuación privada a aquellos que no pudieran asistir esta noche, o no quisieran
mezclarse.
Tess salió de La Carne no es Verde, seguida por Meg, Merri Lee, Ruthie, y
Eva.
—Estamos listas, —dijo Tess—. Tenemos pizza de Corteza Caliente que
podemos calentar, fresas recién cortadas, bocadillos, dulces, y bisonte molido ya
preparado para aquellos que necesitan o desean, sus hamburguesas cocinadas.
Charlie se sentó en una silla, a afinar su guitarra. Tenía un poco más de
plumas de lo habitual en su cabello negro, una señal de que se sentía ansioso
por actuar delante de humanos.
Henry entró con un gran tambor. Nathan lo siguió, llevando una flauta de
madera, que dejó en un taburete cerca de Charlie, antes de tomar su lugar en la
audiencia.
«Si vas a tocar la flauta, ¿quién va a tocar el tambor?» Simon preguntó a
Henry.
«Tendremos que ver,» replicó el Oso Pardo. Se puso de pie junto a Charlie
cuando Theral salió del consultorio médico, donde debió haber hecho su aseo
personal antes de la actuación.
El aire llevó el olor de sus nervios y sudor, pero la sonrisa que le dio a
Charlie parecía auténtica, y Simon notó que el olor nervioso se desvaneció
cuando mostró su violín al entusiasta Cuervo.
Los Lobos entraron en la Plaza Comercial: Blair, Elliot, Jane, y John, junto
con los seis Lobos de Addirondack. Trece Lobos, incluyéndolo a él, Sam, y
Nathan. Los suficientes como para equilibrar a los humanos que estarían allí,
sobre todo cuando Simon vio el humo fluyendo hacia el otro lado de las sillas.
Erebus y otros dos Sanguinati tomaron forma humana, mientras que las otras
dos columnas de humo se instalaron en las sombras para vigilar.
Los Búhos se acercaron y se posaron en las perchas en un lado de la plaza.
Halcones volaron y usaron las perchas detrás de Erebus y sus parientes. Eso
dejaba a las perchas directamente detrás de las sillas para los Cuervos... y les
daba la mejor vista de Charlie.

Marcada en la carne

Se alegró de ver a Jake volando, seguido de Jenni y Starr. La muerte de
Crystal había golpeado a todos los Crowgard muy duro, y la Asociación
Empresarial del Courtyard se preguntaba si Jenni y Starr permanecerían en
Lakeside, y si lo hicieran, si se seguiría gestionando Chucherías y brillantes.
No era una pregunta para esta noche. Estaban aquí entre humanos, una
especie que, en su mayoría, estaban convirtiéndose en verdaderos enemigos de
los Terráneos. Simon esperaba que su presencia fuera una buena señal de que
los Cuervos podían hacer la distinción entre amigos y enemigos.
Ahora más humanos llegaron. Los Denby con sus dos cachorros, y el
Teniente Montgomery estaba con ellos. También la Lizzy.
Sam fue dando saltos para saludarlos, pero regresó un minuto después.
«¿Sam? ¿Quieres cambiar? Meg trajo ropa para ti, si quieres jugar con los
cachorros humanos.»
«Están siendo tontos,» respondió Sam. «Quiero estar contigo y Meg. Y
quiero escuchar la música.» Sam dio saltitos para Meg y se metió entre sus
piernas. Si sus piernas desnudas se acaloraban demasiado por el roce de la piel,
ella lo sacaría. Pero eso era entre Meg y Sam. Los humanos, por la otra pata...
Los cachorros humanos parecían estar tozudamente desobedientes,
actuando deliberadamente para perturbar. Los Lobos conocían la diferencia
entre estar animados y ser alborotadores, y estaban mirando a los cachorros de
dos piernas un poco demasiado bruscamente. Igual Ruthie. Tenía una mirada
en sus ojos que le recordaba a Simon a la cuidadora de la manada justo antes de
poner fin a alguna tontería.
Los Denby debatieron con Montgomery. Entonces Pete, dando a Simon
una mirada de disculpa, se llevo a los niños, mientras que Eva entró en La Carne
no es Verde y salió con envases de alimentos. Ella dijo algo a Tess antes de seguir
a su pareja.
«Creen que los cachorros no se comportaran esta noche,» dijo Tess en
respuesta a las miradas inquisitivas de él y Vlad. «No quieren echar a perder las
cosas para el resto de nosotros, por lo que van a llevar a los niños a casa a ver
una película. Pero sospecho que Pete y Eva se turnarán para salir a la calle para
escuchar lo mejor que puedan.»

Marcada en la carne

«Una mordida alentaría un buen comportamiento,» Simon respondió.
«Cada Lobo adulto aquí, probablemente está pensando lo mismo, razón
por la cual Pete y Eva se llevan a los niños a casa.»
Simon se preguntó cómo los tres adultos habían resuelto quién se quedaría
a escuchar la música y quién atendería a los cachorros. Entonces vio al Capitán
Burke y a otro macho entrar en la Plaza Comercial y comprendió que no hubo
debate. Montgomery se había quedado porque la policía era otro tipo de
manada que bordeaba los límites del Courtyard, y necesitaba estar aquí con
Burke, el líder de la manada policial.
—¿Simon? —Meg no levantó su voz; no lo necesitaba para llamar su
atención. Pero escucharla le recordó que era el momento de cambiar a su forma
humana, para poder conocer al desconocido que Burke había metido entre
ellos.
Se giró hacia Meg y la miró expectante.
—Puse la ropa justo dentro de La Carne no es Verde,— dijo.
Él fue trotando a cambiarse de ropa y cumplir con sus deberes como
anfitrión de la velada. Y, como recompensa, por ser esta noche humano,
sostendría la mano de Meg durante el concierto.

*****

Meg había visto imágenes de orquestas y salas de conciertos y teatros. Pero
esas imágenes no se ajustaban a esta experiencia. El centro de la Plaza
Comercial tenía tres grandes pasos hacia un área que a veces tenía bancos y
mesas, donde los Otros podían sentarse y comer, leer o simplemente pasar por
las tiendas como una interacción social cuando estaban en forma humana.
Ella identificó la guitarra y el tambor como instrumentos musicales, y
Henry le había mostrado la flauta de madera durante una de sus visitas a su
estudio.

Marcada en la carne

Inclinándose puso una mano sobre el hombro de Sam para que el cachorro
no pudiera saltar y golpearle la barbilla con su cabeza.
—Esto es emocionante, —susurró ella, acariciándolo distraídamente—.
¿Has estado en un concierto antes?
—Arroo. — Sam echó la cabeza hacia atrás y le lamió la barbilla.
No estaba segura de si eso significaba sí o no, pero decidió que no
importaba.
El Capitán Burke, el Teniente Montgomery, y un desconocido se acercaron
a ella. Sus dedos se apretaron en Sam, y él dejó escapar un pequeño soplo de
preocupación.
No había razón para tener miedo. Estaba en el Courtyard, y confiaba en el
Capitán Burke y el Teniente Montgomery. Ellos no traerían a alguien aquí que
supusiera un peligro para cualquiera de ellos.
—¿Sra. Corbyn? — Burke le sonrió—. Este es mi primo, Shamus Burke. El
vino desde Britania a visitarme y conocer un poco de Lakeside.
—Hola, señor Burke, — dijo Meg.
—Es un placer conocerla, — Shamus respondió con una sonrisa—.
Llámame Shady. Todo el mundo lo hace.
Relajando su control sobre Sam, y sintiéndose mejor sobre Shady cuando
el hombre se agachó y le tendió una mano para que Sam lo olfateara, Meg le
devolvió la sonrisa.
No necesitaba ver, para saber que todos los Lobos se habían acercado,
observando al humano desconocido que estaba demasiado cerca de un
cachorro. Ella sólo tuvo que observar la forma en que Shady se levantó
rápidamente y dio un paso atrás. Entonces Simon, ahora en forma humana, se
interpuso entre los humanos y los Lobos y se presentó a Shady.
Charlie Crowgard pulsó una cuerda, y todo el mundo se dio prisa para
tomar sus asientos. Merri Lee y Michael Debany se sentaron a la derecha de
Meg, dejando un asiento libre para Simon. Karl y Ruthie estaban en la fila detrás

Marcada en la carne
de ellos, junto con el Teniente Montgomery y Tess. Mirando por encima del
hombro, Meg vio a Burke y Shady en la tercera fila, junto con Vlad y Erebus.
Cuando todo el mundo estuvo sentado, Simon se sentó junto a Meg.
Las perchas, así como los tejados, estaban llenos de Cuervos, Halcones y
Búhos. Los Sanguinati, se deslizaron en la Plaza Comercial tan sigilosamente,
que Meg se preguntó si alguien más se dio cuenta de que estaban allí, entonces
se sentaron en los amplios escalones de un lado de la plaza, mientras que los
Lobos llenaban el otro lado.
Las lámparas de aceite, estaban agrupadas en las esquinas de los escalones
más cercanos a los artistas, aportando iluminación para los músicos, y varias
tiendas alrededor de la plaza estaban iluminadas también.
Al ver a Henry prender una cerilla y encender otra lámpara de aceite, Meg
se inclinó y se frotó la piel por encima de su tobillo derecho.
—¿Meg? — Merri Lee susurró cuando se incorporó—. ¿Estás bien?
Simon se inclinó tan cerca que podía sentir su calor y la piel por encima
de su tobillo le picó un poco.
—Sólo una picazón, — susurró, queriendo creer eso.
—He traído un poco de loción repelente. — Merri Lee miraba a Simon e
hizo una mueca—. Es probable que huela muy mal para ustedes, pero no
sabemos todavía cómo Meg va a reaccionar a una picadura de insecto, por lo
que traje un poco conmigo.
Charlie comenzó a cantar. El cosquilleo se desvaneció.
—Estoy bien, — susurró Meg.
Ella sostuvo la mano de Simon y escuchó la música, maravillada cuando
Henry tocó un poco de música Terránea con su flauta... música que había oído
en los CD que escuchaba cuando trabajaba en sus esculturas y tótems. Ella y
Merri Lee se encogieron cuando Charlie cantó "Mujer Tetera y Chica Palo de
escoba". Y se encogieron aún más cuando los Cuervos graznaron, los Lobos
aullaron, los Sanguinati aplaudieron, y Karl y Michael se rieron y gritaron su
aprobación.

Marcada en la carne
Theral tocó una canción en su violín. Entonces Shady subió y se unió a los
músicos con una canción popular originaria de Brittania, cantando las palabras
en voz de tenor.
Todo el mundo aplaudió. Meg se frotó la piel por encima del tobillo y
suavemente empujó a Sam lejos de sus piernas. El cachorro obedeció,
lloriqueando una protesta suave mientras se trasladaba a un lugar justo en
frente de la silla.
—¿Meg? — Dijo Simon. Preocupación, alerta, y demanda, todo envuelto
en una suave palabra.
—No hay alfileres y agujas, — susurró—. Sólo un poco demasiado
caluroso. — Ella dio a Sam una sonrisa de disculpa.
Sólo un poco demasiado caluroso. Merri Lee le había descrito una quemadura
de sol como un calor que causaba escozor en la piel que se pelaba. Lo cual
sonaba desagradable y posiblemente peligroso para una Casandra de sangre, a
pesar de que la piel realmente no se cortaba. ¿Podría haber estado demasiado
tiempo al sol hoy? ¿Ese poco de piel realmente se sentía más caliente que el
resto de la pierna?, ¿o era debido a Sam?, ¿o incluso por su propio roce?
—Necesitamos alguien que toque el tambor, — dijo Charlie—. ¿Alguien
dispuesto a probar?
Nadie se movió. Entonces el Capitán Burke se levantó y se dirigió al
tambor.
—Vamos a ver si recuerdo algo de mi juventud perdida.
Pasó un minuto tocando el tambor y aprendiendo los diferentes sonidos
que hacía. Luego asintió hacia Charlie.
—Danos un ritmo, — dijo Henry—. Encontraremos algo para adaptarse a
él. — A continuación, el Oso Pardo asintió a Simon, que miraba a los Lobos.
Capturando la mirada de su tío, Sam se sentó con anticipación.
Un simple ritmo llenó la plaza. Henry y Charlie se unieron, sus
instrumentos le recordaron a Meg el sonido de las hojas agitadas por el viento.
Luego Theral se unió, y su violín se convirtió en el sonido de un arroyo poco

Marcada en la carne
profundo. Y entonces los Lobos cantaron... y el Courtyard, con sus tiendas
humanas e instrumentos humanos, abrazó el sonido del País Salvaje.
Cuando Simon echó la cabeza hacia atrás y aulló, Meg se unió a él, y Merri
Lee y Ruth se unieron a ella. Luego, Karl y Michael añadieron sus voces,
mientras que los Cuervos graznaron y los Búhos ulularon. Sólo los Halcones y
Sanguinati se quedaron en silencio.
Meg miró a su derecha, donde los Sanguinati se sentaban en los escalones
o flotaban como columnas de humo negro.
Humo, pensó mientras la piel por encima de su tobillo le picaba. Sándwich
de queso fundido. Merri Lee diciendo: "No te preocupes por eso, Meg. Fue tu
primer intento. Así que la corteza se quemó un poco. Vamos a quitar las esquinas
quemadas, y el sándwich estará bien".
Meg miró las lámparas de aceite que proporcionaban la luz, vio cómo las
llamas, incluso las protegidas dentro de los globos de vidrio, parpadeaban y
bailaban.
Humo... y fuego.
El malestar que había sentido dentro y fuera del concierto de repente se
convirtió en un zumbido bajo su piel que se sentía tan doloroso que quemaba.
Ella gritó y se agarró el tobillo. En el silencio que siguió a su llanto, le
pareció oír una sirena distante, pero no estaba segura de si el sonido era real.
—Tengo que cortarme, — se quedó sin aliento—. Tengo que...
No había tiempo para explicar o discutir. No había tiempo.
Meg salió de la Plaza Comercial. Tenía que llegar a la oficina del Enlace.
Intimidad. Vendajes.
—¡Meg! — Simon aulló mientras corría tras ella.
Ella cayó contra la puerta trasera de la oficina, y casi cayó de nuevo
cuando giró el pomo y la puerta se abrió.

Marcada en la carne
Simon corrió detrás de ella, agarrándola para evitar que se cayera. Sentía
sus garras pinchando a través de su camiseta.
—¿Qué podemos hacer? — Preguntó Charlie, amontonado en la trastienda
con algunos de los Lobos.
—Déjame pasar. Muévanse. — Merri Lee se abrió paso a través de los
Lobos, que, sorprendidos, levantaron sus labios en una mueca silenciosa.
—Todo el mundo, afuera.
Meg no podía verla, pero la voz de Tess sonaba extrañamente dura.
Los Lobos y Charlie le dieron una mirada a Tess, que venía detrás de ellos,
y giraron para la sala de clasificación.
—Tengo que cortarme, — Meg jadeó, sacando la navaja plegable de plata
de su bolsillo—. Tengo que hacerlo. — Demasiado desesperada ahora para
caminar los pocos pasos para el baño, se sentó en el suelo y abrió la navaja con
manos temblorosas.
—Está bien, tienes que cortarte, pero vamos a hacer esto de la manera
correcta, —dijo Merri Lee, su voz severa y temblorosa. Ella tomó el bolígrafo y
el bloc de papel que Meg mantenía sobre la mesa en la trastienda.
Sí. Tenía que hacerlo bien.
Humo. Fuego. Sirenas.
Meg miró a Simon, que la miraba con ojos color ámbar que mantenían
destellos de rojo, una señal de ira. No era totalmente humano ahora. Demasiado
molesto para mantener la forma.
—No puedo... esperar, — se quedó sin aliento.
—Enfócate en nosotros, — Tess mandó, de rodillas delante de ella—. Sabes
lo que tienes que decirnos. Habla, profeta, y vamos a escuchar.
Comando y promesa. La mano de Meg fue firme mientras dejaba que la
navaja tocara la piel por encima de su tobillo ardiente e hiciera el corte.

Marcada en la carne

*****

Monty se metió en la trastienda, siguiendo a Tess. Burke y Shady entraron
detrás de él. Sintiendo un cambio en el aire, supuso que alguien había abierto
las puertas de la sala de entrega hacia la sala de clasificación para permitir que
varios de los Otros se agolparan en la oficina sin antagonizar con Tess... o con
Simon.
—Sabes lo que tienes que decirnos. —dijo Tess—. Habla, profeta, y vamos
a escuchar.
Vio el cambio en Meg cuando Tess dijo esas palabras. Estaba seguro de
que Burke y, sobre todo, Shady, nunca habían visto esto antes, estaban
mirándolo todo, desde la forma en que Merri Lee se arrodilló junto a Meg, la
pluma suspendida sobre el papel para grabar todo lo que se dijera, hasta la
agonía estampada en la cara de Meg cuando se hizo el corte y cómo su
expresión cambió a una vacía disipación cuando comenzó a hablar.
—Mujer, — Meg dijo como en sueños—. Pelo oscuro. Una barra de pan.
Costra ennegrecida. Brazos ennegrecidos. Humo. Fuego. Gritos. El pan se está
quemando. La mujer está gritando. Se quema.
Suspirando, Meg se tendió en el suelo.
—Ay, dioses, — dijo Merri Lee, mirando el bloc de papel.
Tess se giró en dirección a Monty, pero mantuvo los ojos centrados en el
suelo, mientras las hebras onduladas de su pelo negro y rojo se movían
alrededor de su cabeza.
—Nadine Bizcochos & Café, — dijo Monty, enfermo por la certeza. Luego se
volvió hacia Burke, horrorizado—. Su apartamento está arriba de su tienda. Ella
vive arriba de su tienda.
Empujando para abrirse camino a través de los cuerpos agrupados
alrededor de la puerta de atrás, Monty sacó su teléfono móvil. No sabía el
número de la casa de Nadine, pero sabía el número de teléfono de la empresa.

Marcada en la carne
Miró su reloj, sorprendido de lo tarde que era. ¿Si Nadine estaba dormida, la
llamada telefónica a la tienda, sería suficiente para despertarla?
Burke salió de la oficina, ya estaba marcando números en su propio
teléfono móvil, sus grandes pasos y expresión furiosa dispersó a las chicas y a
sus propios hombres, que estaban esperando sus órdenes.
Vlad corrió alrededor de la esquina de la oficina con una agenda telefónica
abierta.
—¿Es este el número? — Señaló a la agenda.
—Sí. — Monty colgó y marcó el número de su casa.
Nadine respondió a la segunda llamada.
—¿Chris? ¿Dónde estás?
—Nadine, soy el Teniente Montgomery. Tu edificio está en llamas. Sal
ahora. — ¿El fuego ya había comenzado?, ¿o la advertencia llegaba justo
anticipando lo que iba a pasar?
—Sí... Chris.
—Lo encontraremos. Sal, Nadine.
Ella colgó.
—Haz lo que puedas, — oyó a Burke decir antes de que su Capitán
terminara la llamada y jurara brutalmente. Burke miró a todos ellos, a sus
oficiales de policía, a las chicas, a Simon, Vlad, y Tess, que todavía no estaba
mirando a los ojos de nadie—Un puñado de empresas han sido incendiadas en
la Calle Comercial, y hay más incendios en los alrededores de la ciudad.
Demasiados. Teniente, venga conmigo.
—Un minuto, Teniente, — dijo Kowalski—. Voy a buscar su arma de
servicio.
Ninguno de ellos, con la posible excepción de Burke, portaban un arma de
fuego esta noche.
—Armario de la cocina. El estante superior. — Él sacó sus llaves y se las
entregó a Kowalski, señalando dos en particular—. Llaves del apartamento.
Llave de la caja de seguridad.

Marcada en la carne

Kowalski tomó las llaves y corrió a las escaleras que conducían a los
monoambientes.
—Voy a esperar aquí y hacer lo que pueda para ayudar, — dijo Shady
Burke.
—Debany, tu y Kowalski llamen a los hospitales y otros recintos, — dijo
Monty—. Tenemos que localizar a Chris Fallacaro.
—¿Piensa que ha sido dañado? — Preguntó Vlad.
Monty miró a Simon y se preguntó si el Lobo era capaz de hablar como
humano.
—Espero que no, pero tenemos que localizarlo. — Chris, que era un
cerrajero, también trabajó en el Courtyard y podría ser un objetivo.
—¡Teniente! — Kowalski regresó y le entregó a Monty su arma y la funda
—. Esta cargada. Y aquí están las balas adicionales si las necesita.
Monty deslizó el cargador velozmente en el bolsillo de la chaqueta.
—¡Teniente! — Gritó Burke.
Monty corrió para alcanzar a Burke, que ya había llegado al
estacionamiento de empleados donde había dejado su coche, tenía la luz azul en
el techo, y estaba listo para partir. Apenas había cerrado la puerta antes de que
Burke saliera a toda máquina. Pero el Capitán sacó el coche con facilidad fuera
del lote y por el camino de acceso, consciente de los Lobos y humanos
acuñados. Giró a la derecha, luego a la derecha otra vez, sacudiendo las sirenas
y la luz , mientras corría a lo largo de de la Avenida Crowfield hacia la Avenida
del Parque, donde se dirigió hacia el norte en lo que sería una velocidad
imprudente si alguien más hubiera estado conduciendo.
—No podemos luchar contra un incendio, — Monty dijo en voz baja. Las
profecías podrían cambiarse. ¿Pan quemado? Sí, se perdería la tienda. Pero...
—No, no podemos luchar contra un incendio, pero podemos asegurarnos
de que la Sra. Fallacaro sobreviva cuando salga del edificio, — respondió Burke.

Marcada en la carne
—¿Sobreviva? —Se sintió enfermo—. ¿Cree que alguien estará esperando
por ella?
—¿Cree que no?

*****

Sirenas. Una dura -y humana- especie de aullido.
Simon escuchó todas las voces a su alrededor, tratando de contener su
rabia. La Nadine no había hecho daño a nadie con la venta de pan y pasteles a
Tess para Un Pequeño Bocado. De hecho, a razón del cumplimiento del acuerdo
que la ciudad había hecho con el Courtyard, su panadería era la razón por la
que al resto de las panaderías de la ciudad se les había permitido continuar.
Demasiados Terráneos del País Salvaje estaban lo suficientemente cerca de
la ciudad para notar estos combates entre humanos. Esto no era una
comprensible solución de dos panaderos luchando para demostrar quién era el
dominante y controlaría la panadería, obligando al perdedor a encontrar un
nuevo lugar para trabajar. No, esta destrucción era un ataque deliberado contra
los Otros, así como contra los humanos cuyas guaridas y negocios se quemaron.
«¿Tess?» Llamó.
«Déjame en paz, Lobo. Necesito un poco de tiempo a solas.»
No estaba seguro de dónde estaba, pero supuso que se había ido a Un
Pequeño Bocado para evitar ser vista hasta que quisiera ser vista.
—Simon, voy a dejar que Kowalski y Debany usen los teléfonos de
Aullidos, Buena Lectura para hacer sus llamadas, —dijo Vlad—. Me quedaré en la
tienda con ellos.
«Meg.» Quería quedarse con Meg, quería oler el corte y asegurarse por sí
mismo que olía a limpio. Pero ahora, Merri Lee ya habría puesto el ungüento
curativo apestoso en el corte y envuelto en vendajes para disuadir las lamidas.

Marcada en la carne
—Ella está bien. — Vlad señaló con la cabeza hacia la puerta de atrás.
Simon se giró. Se puso de pie detrás de Ruthie y Merri Lee. Las chicas se
veían pálidas, olían a miedo.
—Meg debe comer, — dijo Vlad—. La manada femenina tiene que
permanecer con ella. Van a La Carne no es Verde. El abuelo Erebus se ocupará de
ellas. Lo mismo el Shady Burke.
«Los monos. Se están volviendo rabiosos.»
—Sí. Sin embargo, esta enfermedad tiene un nombre: Humanos Primeros y
Últimos.
Simon observó a Jester Coyotegard navegar entre los Lobos y los varones
humanos, con la cola entre las patas. Cuando llegó a Simon, el Coyote se levantó
sobre sus patas traseras, probablemente con la intención de cambiar a su forma
humana. Entonces vio a Meg y las otras chicas y volvió a sus cuatro patas.
Jester miró a Simon.
«Vengo a entregar una pregunta.»
«Pregunta.»
«¿Quieres que actúen?»
Simon examinó la pregunta... y quien emitía la misma. ¿Quería que los
Elementales respondieran a este ataque a los humanos que honraban los
acuerdos hechos entre humanos y Terráneos? Si el Courtyard no hacía nada,
¿los humanos lo verían como una debilidad, animándoles a continuar probando
y atacando? Pero los Terráneos en el País Salvaje, los Terráneos que eran los
dientes y las garras de Namid, ya estaban considerando la eliminación de esta
especie problemática, ya querían purgar a los humanos de Thaisia.
Esa purga estaba en camino. Los Sanguinati y el resto de Terráneos estaban
abandonando el Courtyard de Toland. No había duda de que los humanos
pensarían que era porque los Otros estaban reconociendo la superioridad
humana. Pero los Otros no estaban abandonando Toland por los humanos; iban
a salir del camino de la furia que se venía.

Marcada en la carne
Eso era en Toland. Jester y las chicas del lago estaban esperando su
decisión sobre Lakeside.
Demasiados incendios en la ciudad esta noche. Más de los que los
bomberos y camiones de bomberos podían manejar por su cuenta.
Demasiados fuegos. Y no suficientes contra fuegos.
«¿Simon?» Dijo Jester. «¿Quieres que actúen?»
Simon miró a Jester.
«Sí.»

*****

El incendio en Nadine Bizcochos & Café estaba bastante comprometido para
cuando Monty y Burke se detuvieron a mitad de cuadra.
—¿Dónde están los putos camiones de bomberos? — Gruñó Burke. Él dio
un portazo para salir del coche, -la luz de la sirena todavía parpadeaba-, y abrió
el maletero.
Monty se bajó del coche y decidió que la respuesta a la pregunta de Burke
era evidente. Todo lo que tenían que hacer era mirar a todas las luces de los
camiones de bomberos tratando de controlar los otros incendios más arriba en
la calle.
Monty escaneó la calle, pero no vio a Nadine o a Chris Fallacaro.
Burke cerró el maletero. Se había quitado la chaqueta deportiva, y su
pistolera y arma eran visibles por encima de su camisa casual. Llevaba un trozo
de tubo.
Monty había esperado el revólver. No quería pensar en el por qué Burke
llevaba un trozo de tubo en su vehículo oficial.
—¿Capitán?

Marcada en la carne

—¿La ha visto?
—No. Pero hay un par de plazas de estacionamiento detrás de su edificio.
Burke se dirigió en esa dirección. Monty lo siguió, manteniendo un ojo en
el edificio. Dioses, ¿qué tipo de acelerante habían utilizado para que prendiera
tan rápido? ¿Nadine habrá...?
Escucharon un grito. Haciendo caso omiso -imprudentemente- al calor y
las llamas, corrieron a la parte trasera del edificio. Nadine había llegado a su
coche. Ella tuvo el suficiente tiempo de advertencia para no quedar atrapada en
el interior del edificio, pero no el tiempo suficiente para evitar a la manada de
hombres que fueron con la intención de quemarla a salir. Le habían roto las
ventanillas del coche y la arrastraban fuera del coche cuando Burke llegó,
moviendo el tubo con una furia que puso a dos hombres en el suelo y dispersó
al resto de los atacantes de Nadine.
—¡Policía! — Gritó Monty, apuntando con su arma a los atacantes—. ¡Al
suelo!
Unos pedazos de escombros con fuego, cayeron entre él y los atacantes, y
no esperaba que ellos lo obedecieran.
—¡Teniente! ! Sácala de aquí, — gritó Burke.
Monty enfundó su arma y corrió hacia el coche. Empujando a Nadine al
asiento del pasajero, arrancó el coche y pasó por la estrecha calzada, casi
golpeando a un par de personas que estaban llegando ya sea para ayudar o
simplemente para curiosear.
Pasó por delante del vehículo de Burke y aparcó detrás de él, bloqueando a
los coches que ya estaban estacionados en la calle.
—Quédate aquí. — Él salió corriendo del coche, con la intención de
respaldar a su Capitán, cuando vio a Burke a caminar hacia él. Mirando a Burke,
se inclinó lo suficiente como para hablar con Nadine.
—¿Estás herida? ¿Necesitas atención médica?

Marcada en la carne
Como no respondió, Monty se preguntó si estaba en estado de shock.
¿Tendría Burke una manta en el maletero?
—Después que llamaste, — dijo Nadine de repente—. Me vestí y agarre el
bolso, las llaves, y las dos cajas de archivos donde guardo todos mis papeles
importantes. Puse las cajas de archivos en el maletero y oí gritos, oí...
—Veremos la declaración más tarde. Ahora mismo...
—Ellos me iban a echar en el edificio, en el fuego. — Su voz tenía una nota
de desconcierto—. Ellos dijeron eso. Ellos me iban a echar en el fuego.
Monty se unió a su Capitán mientras Burke abría el maletero de su propio
vehículo, arrojó el tubo al interior, y tomó la chaqueta deportiva.
—¿Tiene una manta ahí? — Preguntó Monty.
Burke sacó una y se la entregó. Monty volvió rápidamente con Nadine y
metió la manta a su alrededor antes de reunirse con Burke.
—Capitán...
—Un montón de escombros están cayendo, — dijo Burke de brazos
cruzados, poniéndose la chaqueta—. Un par de asaltantes tropezó con algunos
escombros durante un acto criminal.
—Dioses, Capitán. ¿Qué pasa si le acusan?
La sonrisa que Burke le dio fue más allá de su habitual sonrisa feroz; era
aterradora.
—¿Cree que alguno de esos hombres van a querer que los Terráneos sepan
quién prendió fuego al negocio de la Sra. Fallacaro y trató de matarla? Lastimé a
un par de ellos, pero no estaba tratando de infligir un daño real, por lo que
dudo que los golpes fueran lo suficientemente graves para que esos hombres
vayan a un médico, y mucho menos terminar en una sala de emergencias. Pero
si quieren exponerse de modo que una gran cantidad de seres puedan
reconocer sus caras, asumiré cualquier sanción que venga de ello.
—¿Qué pasó con esos hombres?

Marcada en la carne
—Saltaron por encima de la valla de la propiedad vecina. O eso es lo que
estoy asumiendo.
No había oído disparos. Al menos Burke no había disparado a ninguno de
ellos.
Sonó el teléfono móvil de Monty.
—Montgomery.
—Teniente, soy Kowalski. Encontramos a Chris Fallacaro. Se encontraba en
el recinto universitario, fue detenido con un puñado de otros jóvenes con
quienes estaba luchando. Hablé con el Capitán Wheatley. Él es de la opinión de
que Fallacaro fue víctima de un ataque y no estaba logrando defenderse a sí
mismo después de que alguien le fracturara la mano izquierda con un martillo.
—¿Qué detuvo la pelea?
—El chico con el martillo lo elevó por encima de la cabeza para otro
golpe... y fue alcanzado por un rayo. Se dirige a la morgue.
Dioses encima y por debajo, pensó Monty.
—Fallacaro ha hecho una declaración y está de camino al Hospital de
Lakeside. ¿Quiere que Debany y yo vayamos y nos quedemos con él?
—Espera un momento. — Monty transmitió la información a Burke.
—Este es el plan, — dijo Burke—. Pueden ir ahora. Shady mantendrá un
ojo en las cosas. Voy a llamar al Capitán Wheatley para una actualización tan
pronto como volvamos al Courtyard.
Ellos escucharon la explosión y vieron una bola de fuego levantarse de un
edificio a dos cuadras de distancia.
—Vamos, — dijo Burke quedamente cuando un segundo edificio explotó.
Entonces un tercero. Y un cuarto.
Un rayo cayó cerca, y el auge de los truenos, que sonaba más como cascos
gigantes golpeando el suelo, le puso la piel de gallina a Monty.
—Vamos, — dijo de nuevo Burke.

Marcada en la carne

Monty volvió al coche de Nadine y siguió la luz azul con destellos de
Burke regresando al Courtyard, mientras una lluvia castigadora golpeaba la
parte norte de la ciudad, extinguiendo los incendios e inundando las calles.

*****

—¿Qué opinas? — Preguntó Eva Denby.
Henry miró alrededor de la habitación por encima de la Oficina del
Enlace, una habitación que de vez en cuando se había utilizado para el sexo con
humanos, y se preguntó qué tenía que pensar. Además, se preguntó por qué
había sido elegido para proporcionar la respuesta. Luego miró a Ruthie, Theral,
y Eva. Debían de haber examinado a los miembros de la Asociación Empresarial
y decidido que era el más accesible en este momento.
Tess se había apartado del Courtyard. Nadie estaba seguro de dónde
estaba, pero sí estaba seguro de que algunos del movimiento Humanos Primeros
y Últimos iban a morir de una plaga misteriosa, que ya había golpeado a los
humanos en la ciudad un par de veces en los últimos meses. Simon se había ido
a considerar una pregunta simple pero difícil: ¿era Lakeside digno de ser
salvado?, y si lo fuera, ¿cuánto podría salvar su Courtyard? Vlad y Blair estaban
coordinando la defensa del Courtyard y sus propiedades. Los Lobos estaban
patrullando los límites del Courtyard y vigilaban las tres puertas que
proporcionaban el acceso más fácil. Los Sanguinati custodiaban la Plaza
Comercial y los edificios en la Avenida Crowfield, asegurándose de que nadie
atacara el apartamento de los Denby o amenazara a los niños. Los Cuervos y
Halcones mantenían su puesto de vigilancia en torno a los edificios, mientras
que los Búhos se deslizaban a lo largo de la línea de la cerca, en busca de
intrusos. Nathan, Erebus y el Shady Burke estaban en La Carne no es Verde con
Meg y Merri Lee.
Y eso lo dejaba para dar una respuesta a una pregunta que no entendía.
—Esto no es muy diferente de una habitación de hotel, —explicó Ruthie—.
Tiene su propio cuarto de baño. Le dimos a la habitación una rápida limpieza y
pusimos sábanas limpias en la cama y no es que hayamos pensado que las que

Marcada en la carne
estaban fueron usadas, pero... —Se detuvo, y luego se abrió paso entre las
palabras espinosas—. La Sra. Fallacaro va a necesitar un lugar para quedarse, al
menos por esta noche. Ella estaría sola en un hotel normal.
—Y nadie que haya sido un blanco va a querer estar solo,— agregó Eva.
Ahora comprendía.
—¿Quieren el permiso para que se quede aquí?
Ellas asintieron.
—Y nos preguntamos si alguien puede comprobar a Lorne, —dijo Ruthie
—. Él dijo que iba a estar aquí para el concierto, pero no se presentó, y no
contesta su teléfono fijo o móvil. Él no vive muy lejos de aquí.
—Vamos a tratar de encontrarlo, — prometió Henry. Hablaría con Vlad
sobre la búsqueda de Elizabeth Bennefeld y Dominic Lorenzo, los otros dos
humanos que proporcionaban servicios a los residentes del Courtyard—. ¿Algo
más?
—¿Tienen algún espacio de almacenamiento que los humanos puedan
usar?— Preguntó Eva—. Tenemos que abastecernos de lo que no queremos
prescindir.
—Voy a hablar con Simon. — Los asentamientos humanos en el País
Salvaje eran a menudo aislados de las ciudades de suministro durante los meses
de invierno y se abastecían de muchas cosas. Él estaba contento de oír a estas
mujeres preparándose para el mismo tipo de aislamiento.
Salió de la habitación. Para controlar el sonido de coches que manejaban
hasta el camino de acceso, se precipitó por las escaleras detrás de la Oficina del
Enlace, las manos cambiadas a las patas y garras más útiles de un Oso Pardo.
Pero estos no eran intrusos. No reconoció el coche que tenía la mayor parte de
sus ventanas rotas, pero el Teniente Montgomery lo conducía, y el Capitán
Burke conducía el coche negro.
Henry siguió a los coches. Burke entró en el estacionamiento de
empleados, pero Montgomery fue a los espacios de los camiones de reparto
estacionando por la Plaza Comercial. Tan pronto como el coche paró,
Montgomery corrió hacia el otro lado y ayudó a una mujer a salir del coche. Los

Marcada en la carne
Lobos se acercaron a la Plaza Comercial, luego se apartaron cuando Simon y
Vlad salieron de la biblioteca, junto con Elliot.
—¿Hay alguien en la oficina médica que pudiera echar un vistazo a la Sra.
Fallacaro? — Preguntó Montgomery cuando Simon se acercó a él.
—Vamos a llamar a nuestra sanadora, — dijo Simon.
—Estoy bien, — dijo Nadine—. Sólo con un poco de frío, es todo.
Simon dio un paso hacia ella y olfateó el aire.
—No estás bien. Puedo oler la sangre. —Hizo una pausa—. No es una
gran cantidad de sangre, pero no estás bien.
Montgomery acompañó a Nadine a la oficina médica. Momentos después,
Merri Lee miró desde la puerta de La Carne no es Verde y vino corriendo.
Tenía sentido, Henry decidió. Era la humana que más a menudo ayudaba
a Meg después del corte. Incluso si alguien más tenía que hacer la asistencia
-porque Merri Lee todavía tenía entablillado un dedo-, ella sabría de vendajes y
medicamentos humanos.
Burke se unió a ellos, y los machos, a excepción de Montgomery, fueron a
donde Vlad y Elliot esperaban.
—El alcalde ha llamado dos veces, queriendo saber si tenemos alguna
información sobre los incendios, — dijo Elliot.
—Es extraño que su señoría esté trabajando tan tarde, —comentó Burke.
Elliot dio una sonrisa aguda a Burke.
—Yo también pensé lo mismo.
—¿Qué le has dicho? — Preguntó Simon.
—Le dije que debería preguntarle al Comisionado de policía sobre los
incendios ya que el hombre es un miembro del movimiento Humanos Primeros y
Últimos, y estaría mejor informados acerca de estos ataques en escalada a los
humanos inocentes. Él colgó.
Burke soltó una carcajada.

Marcada en la carne

—Tess llamó, — dijo Vlad—. Está trayendo a Lorne aquí, pero piensa que
debe ser llevado a un sanador humano. Dice que no es prudente que ella fuera a
tal lugar en este momento.
No, no sería inteligente para una Cosechadora ir a un lugar como ese.
—Lo puedo llevar hasta el hospital, —dijo Burke—. Chris Fallacaro
debería estar allí ahora. Voy a averiguar cuándo va a ser puesto en libertad y
luego averiguar dónde se puede quedar.
—Tráigalo aquí, — dijo Simon—. Dejé un mensaje en el teléfono del doctor
Lorenzo, advirtiéndole sobre los incendios, y Vlad llamó a Elizabeth Bennefeld.
Ella recibió amenazas por teléfono esta noche porque trabaja en la oficina
médica un par de días a la semana. Vlad le dijo que viniera aquí porque no
podemos asumir que los monos no van a tratar de quemar a cualquier persona
que trabaje para nosotros. — Él dio a Burke una mirada desafiante.
—No, no se puede asumir eso, — acordó Burke—. Dioses, el mundo se ha
vuelto loco esta noche.
—No es el mundo, —retumbó Henry—. Sólo su especie.
Ellos fueron por caminos separados, custodia, protección, y preparación
para las tormentas que venían.

*****

" —Pirómanos y atacantes están siendo culpados por decenas de incendios que
quemaron edificios en varios de los distritos de la zona comercial de la ciudad. La
primera oleada de incendios golpeó a empresas que habían sido objeto de vandalismo la
semana pasada. Algunas acusaciones se han hecho sobre que el movimiento Humanos
Primeros y Últimos están detrás del vandalismo y la primera ola de incendios. La
segunda ola de incendios que se extendió por la ciudad fue dirigida a panaderías,
especialmente las panaderías que presentaban el logo de HPU, pero los investigadores se
niegan a comentar sobre la causa de estos incendios. El Comisionado de policía Kurt

Marcada en la carne
Wallace se ha comprometido a que estos incendios se investigarán a fondo y serán
castigados los delincuentes, independientemente de su afiliación política o especie.
—Las panaderías que sobrevivieron a los incendio de anoche, están cerradas hasta
nuevo aviso. Los propietarios de las empresas se negaron a hacer comentarios sobre esta
decisión, pero otras personas en los barrios especularon que los propietarios temían que
los expulsaran de sus tiendas.
—Sumando a los problemas de la noche anterior, una tormenta repentina sopló
desde el lago Etu. Las lluvias torrenciales apagaron los incendios con los que los
bomberos habían batallado por toda la ciudad, pero las inundaciones dejaron varados a
muchos automovilistas y arrancaron los escombros de los edificios dañados, trancaron
las carreteras y atraparon a personas que trataban de escapar de las llamas. Al menos
doce personas se han reportado ahogadas en las aguas y aún hay desaparecidos. La Calle
Comercial está cerrada a todo el tráfico mientras la policía, bomberos y voluntarios
buscan en los restos de los edificios que fueron quemados o inundados. Volveremos a la
media hora con una lista completa de los cortes de rutas. Esta es Ann Hergott para
WSAZ".

Marcada en la carne
Para: Joe Wolfgard
Tengo un viaje a la estación de tren más cercana. Dejó
Aguas Dulces ahora. Debería llegar a Bennett el jueves. Te
llamaré con la hora de llegada tan pronto como la sepa.
Jackson

Marcada en la carne

Capítulo 18

Thaisday 14 de Juin

Tess se sirvió una taza de café, y luego se sentó en la mesa donde Nadine
estaba mirando el plato de comida. La mujer tenía círculos oscuros bajo los ojos,
así como cortes y contusiones causadas por los hombres que trataron de sacarla
del coche.
—Humanos Primeros y Últimos, — dijo Nadine, su voz apenas audible—.
Pensé que estaban pavoneándose, fanfarrones que disfrutaban del sonido de su
propia voz. Me esperaba algunos problemas de ellos, pero no esto. — Miró
hacia arriba—. Ellos me iban a lanzar al fuego. ¿Cómo puede alguien llamarse a
sí mismo humano y hacer eso?
Ya que pensaba que el salvajismo estaba completamente de acuerdo con el
comportamiento humano, Tess no dijo nada.
—Necesito hacer algo.
—¿Qué?
—No lo sé. Trabajo. Algo para ocupar mis manos mientras... Voy a hablar
con mi compañía de seguros. No es que vayan a hacer mucho, si están luciendo
el logo de HPU en su puerta, pero voy a presentar la documentación.
—¿Y después?
Nadine se encogió de hombros, y luego hizo una mueca.
—Agradezco que me dejaran quedarme aquí ayer por la noche, pero no
me siento cómoda viviendo de la caridad.
Tess se puso de pie.
—Ven conmigo. — Llevó a Nadine al área de trabajo en su tienda—. ¿Esto
tiene todo lo que necesitas?

Marcada en la carne
—¿En accesorios? Sí. Pero necesitan conseguir algunos moldes para pan si
voy a hornear aquí. — Nadine señaló las bandejas para hornear y los moldes
para panecillos—. ¿Alguien ya hace algo de horneado aquí?
—Yo cuando estoy de humor, — dijo Tess—. No hago lo suficiente como
para abastecer a Un Pequeño Bocado. — Ella vaciló. Debería hablar de esto con el
resto de la Asociación Empresarial antes. Por otra parte, Simon había estado
tomando un montón de decisiones por su cuenta, y esta era su tienda—. Eres
bienvenida a usar la habitación de arriba de la Oficina del Enlace hasta que
soluciones tu situación. Puedes cocinar para Un Pequeño Bocado como pago de
alquiler. Podemos vender barras de pan para que personas como los Denby
puedan hacer sus propios sándwiches. O te puedo llevar a La Carne no es Verde,
para que eches un vistazo a la cocina si quieres cocinar otras cosas.
Nadine estudió el espacio de trabajo.
—¿Cómo podemos conseguir suministros?
—Haz una lista de todo lo que generalmente ordenas para tu panadería, y
dame una lista de las cosas que te gustaría tener aquí. Veré lo que puedo hacer
para conseguirlos. Puede que no seamos capaces de comprar todo lo que
solicitemos, pero creo que tendremos suficiente. —Los suministros no deberían
ser un problema. Los Terráneos que sacaban adelante emprendimientos
humanos como las granjas entre el Lago Etu y los Lagos Feather, habían
enviado un mensaje de que iban a vender sus cosechas solamente a otros
Terráneos o para asentamientos Intuye que pertenezcan a Terráneos. Si todos los
Otros a lo largo Thaisia estaban haciendo lo mismo, Tess pensaba que el
Courtyard de Lakeside podía comerciar frutas y verduras con el Medio Oeste
por trigo para hacer harina.
—¿Qué hay de Chris? — Preguntó Nadine.
—Lo último que supe, fue que los médicos necesitaban más tiempo para
trabajar en la fractura de su mano, y que todavía estaba en el hospital, — dijo
Tess—. Los agentes de policía de la estación de la calle Chestnut están allí
haciendo guardia. Nadie le hará daño. Una de las chicas puede llevarte allí para
visitarlo.
Nadine asintió.
—Él debería tener a su familia allí. El padre de Chris se unió a el HPU, así
que no sé si alguno de sus padres va a estar en el hospital con él... o si lo dejarán
ir a casa a sanar.

Marcada en la carne

Simon tenía razón, pensó Tess. Cada vez nos enredamos más y más con estos
humanos.
—Ya se nos ocurrirá algo para cuando esté listo para irse.
Nadine inspiró una vez, luego enderezó los hombros.
—Bueno, voy a calentar el desayuno que amablemente has hecho para mí
y empezare a trabajar en esas listas.
Tess se quedó en el mostrador y dejó a Nadine moverse afanosamente por
la trastienda.
¿Qué iba a decir el movimiento Humanos Primeros y Últimos cuando se
dieran cuenta que el Courtyard tenía la única panadería que quedaba en la
ciudad de Lakeside?

Marcada en la carne

Capítulo 19

Jueves, 14 de Juin

Jackson bajó del tren en la estación de Bennett y quería correr. Una
amargura llenaba el aire. ¿La enfermedad se habría extendido entre los
humanos de aquí?
«¿Joe?» Al darse cuenta de tres hombres de aspecto rudo que se dirigían
hacia él, Jackson dio un paso más cerca de la estación y permaneció alejado de
las pistas y ruedas del tren. «Joe? ¿Estás ahí?»
Había llamado al almacén de ramos generales en Pradera de Oro y le dijo a
la hembra, Jesse, a qué hora esperaba que el tren llegara. ¿Joe habría recibido el
mensaje?
Jackson observó a los tres hombres y se esforzó para no cambiar a una
media forma que seguramente causaría pánico y, tal vez, provocaría a otros
humanos a un ataque.
—¡Señor. Wolfgard!
Una voz humana. No era Joe. No era una voz de alguien que Jackson
conociera.
Uno de los tres hombres miró hacia atrás al oír el sonido de la voz. Luego
se detuvo bruscamente y le dio una palmada en el brazo a su compañero más
cercano.
Un miedo apenas controlado salió de los humanos que desembarcaban, ya
que tenían que pasar por una columna de humo para entrar en la estación.
Sanguinati.

Marcada en la carne
Jackson se acercó a un hombre vestido con una camisa y pantalones
vaqueros que estaba de pie al lado del humo. Los tres hombres de aspecto rudo
salieron de su camino, pero uno de ellos dijo ácidamente en voz baja:
—Voy a clavar tu puto pellejo en la pared de la granja, Lobo.
El humo tomó forma humana cuando Jackson llegó a ese lugar. El
Sanguinati sonrió, mostrando un toque de colmillos.
—Soy Tolya. Nos conocimos en el Courtyard de Lakeside.
Jackson asintió.
—Te recuerdo.
—Él es Tobias Walker, capataz del rancho de Pradera de Oro.
Walker. El mismo nombre que la hembra Jesse.
—Jesse está esperando un paquete. Voy a comprobar y ver si llegó. —
Tobias miró a Jackson—. ¿Alguna cosa en el vagón de equipajes que pueda
recoger por usted?
Jackson mostró la bolsa de viaje.
—No. Esto es todo lo que traje conmigo.
—¿Vas a estar bien buscando el paquete solo? — Tolya contempló a los tres
hombres que aún permanecían en la plataforma.
—Debería estar bien. ¿Por qué no me esperan en la camioneta? — Tobias
entró en la estación.
—Por aquí. — Tolya guió a Jackson a la camioneta.
—¿Dónde está Joe?— Preguntó Jackson, dejando su bolsa de viaje en la
caja de la camioneta.
—Esta escoltando un camión de combustible de Nativos de la tierra para
Pradera de Oro, —respondió Tolya—. El último envío de combustible no llegó,
por lo menos, la asignación de combustible designado para Pradera de Oro no
llegó... así que tomamos otras medidas.
¿Tomamos? Jackson se preguntó, bajando la puerta trasera cuando vio a
Tobias salir aprisa de la estación llevando una caja lo suficientemente grande

Marcada en la carne
como para llenar sus brazos. Detrás estaban los tres hombres de aspecto rudo
que habían estado en la plataforma.
Después de ayudar a cargar la caja de Tobias, Jackson dijo:
—Puedo montar en la parte de atrás.
—Hay espacio para los tres en la cabina, — dijo Tolya con una dulzura que
hacía que le fuera difícil a Jackson no cambiar a Lobo—. Y Tobias se siente más
cómodo cuando hay alguien entre él y yo.
Se dio cuenta de que Tobias Walker no negó la observación, por lo que
tomó la posición del medio en el asiento.
—Por favor, ve por la plaza de la ciudad,— dijo Tolya.
—No es una buena idea, — protestó Tobias—. Hay una mala sensación en
el aire hoy.
—Yo también la siento,— murmuró Jackson.
—Por favor, ve por la plaza del pueblo,— repitió Tolya—. He recibido
instrucciones de mirar los negocios.
Claramente infeliz, Tobias puso el camión en marcha y obedeció.
—¿Cuáles dirías son los negocios esenciales? — Preguntó Tolya—. La
estación de tren, por supuesto, para el transporte y para enviar y recibir
alimentos y mercancías. La estación de servicio porque los vehículos necesitarán
combustible y mantenimiento. El Banco. ¿Qué más?
Jackson no estaba seguro de si la pregunta era para él o para el humano.
—La gente necesita un lugar para comprar suministros, —dijo Tobias—. La
tienda de hardware es útil. Y un lugar que venda piensos, así como donde
venden suministros y equipamiento para los ranchos y granjas.
—Un lugar para comer y para dormir, — dijo Jackson. Pensó en Esperanza
—. Algún lugar donde se pueda comprar libros, música y lápices y papel para
dibujar.

Marcada en la carne
—Una tienda de ropa, a menos que el almacén general venda lo básico,
junto con zapatos y libros, — dijo Tobias.
Jackson pensó, Si el Tobias fuera un Lobo, estaría jadeando y gimiendo.
«¿Por qué preguntas, Tolya?»
«Me pidieron que cuente el número de humanos que necesitan ser
reemplazados para mantener los edificios y negocios esenciales.»
«¿Los humanos de Bennett van a ser reemplazados?»
«No sé, pero no creo que sea una consideración casual.»
«¿Los Intuye podrán encargarse de las empresas de aquí?»
«No es fácil. Tienen sólo las personas que necesitan para su propia colonia.
Además, Intuye o no, siguen siendo humanos, por lo que no creo que sería
aconsejable preguntárselo a ellos. Al principio no.»
Eso sonaba siniestro. ¿En qué se había metido?
Ellos dieron vuelta a la plaza de la ciudad por segunda vez, pero nadie
tuvo otras sugerencias más allá de una peluquería o algún lugar similar.
Tobias dio un suspiro de alivio cuando se alejaron de la ciudad. También
Jackson. Tolya no parecía preocupado, pero podía convertirse en humo y
superar a casi a cualquier adversario.
No volvieron a hablar. Si Simon no lo estuviera esperando, si no quisiera
hablar con Meg Corbyn en persona sobre la cachorra Esperanza, Jackson se
habría desplazado a Lobo y regresado a casa con sus propias cuatro patas, a
pesar de la distancia.

*****

Marcada en la carne
Daniel Black juró ferozmente mientras el viento golpeaba contra la
camioneta. El polvo que cubría la carretera y llenaba el aire era tan espeso como
si fuera una perra ventisca.
—¿Señor Black? —Su capataz apoyó una mano sobre el tablero—.
Tenemos que parar. No vamos a llegar a la intersección a tiempo.
—Como la mierda que lo haremos,— Black gruñó, luchando por mantener
la camioneta en la carretera. Luchando para ver cualquier parte de la carretera
—. Cuanto más tiempo la comunidad reciba suministros, más van a aguantar, y
hasta que no se hayan ido, no tendremos acceso a esas colinas y a las riquezas
que poseen.
Los hombres que viajaban en la parte trasera de la camioneta golpearon la
parte la cabina.
—Ellos no pueden respirar con este polvo, — dijo el capataz—. Tenemos
que parar.
—No va... —Una pared de postes y alambre de púas de repente apareció
frente a ellos. Black frenó de golpe y gritó:
—¡Joder!— Mientras la camioneta se enredaba en los postes y alambre.
Él llevó la camioneta hasta al pastizal, y luego dio un puñetazo contra el
tablero, una y otra vez.
El viento se calmó. El polvo se asentó. Black escuchó a los hombres en la
parte posterior luchando para sentarse, luchando por respirar.
Debería haber sido tan fácil como la última vez, pensó al ver el polvo de al
menos un vehículo conduciendo por la carretera hacia Pradera de Oro.
Trató de abrir la puerta y maldijo cuando se dio cuenta que estaba
atrapado por el alambre de púas. Lo mismo su capataz. Tendrían que esperar a
que los hombres en la parte posterior sacaran el alambre.
Mientras esperaba, observó la camioneta que pertenecía al rancho de
Pradera de Oro vacilar en el cruce, como si el conductor estuviera pensando en
detenerse a ayudar. Luego siguió manejando cuando cuatro de sus hombres se
bajaron de la parte trasera de la camioneta.

Marcada en la carne
—Voy a poner a los hombres a reparar los postes de alambre, — dijo el
capataz.
Black no respondió.
—¿Aún ninguna novedad sobre el ataque?
—Se supone que debemos esperar hasta que el equipo especial del Bloque
Romano llegue. Una vez que las divisiones de HPU designadas tengan el
equipo, vamos a estar listos para hacer un ataque coordinado.— A Black no le
gustaba recibir órdenes de nadie, especialmente de ningún remilgado
engominado del Bloque Romano. Los planes de Scratch habían funcionado muy
bien al principio, pero habían comenzado a desmoronarse cuando estalló el
escándalo de esa Asociación agrícola que vendía granos y alimentos al Bloque
Romano que los ranchos y pueblos de aquí necesitaban. Sin alimento para
ayudar a que el ganado resista la llegada del invierno, ¿tendría que esperar para
vender su carne vacuna con pérdidas, porque no sería capaz de alimentar a toda
la manada? No, este próximo golpe metería a los putos Terráneos tan
profundamente en el País Salvaje que nadie tendría que doblegarse ante ellos de
nuevo.
—Vamos a esperar la orden de atacar. — Black abrió la puerta que sus
hombres habían liberado del alambre de púas y los postes—. Vamos a reparar
esas vallas.

*****

Joe Wolfgard se situó en la puerta del motel de Tolya y observó a los
residentes de Pradera de Oro llegar y formar una fila de vehículos, esperando al
camión de combustible para llenar los tanques de almacenamiento en la
gasolinera al otro lado de la calle.
Nyx se desvió hacia él.
—He oído algo de lo que algunos de los humanos están diciendo. El
conductor del camión de combustible se detendrá ahora para que los humanos
puedan llenar sus vehículos. Después, va a continuar con el llenado de los
tanques de almacenamiento.

Marcada en la carne

Eso tenía sentido. Después de una cacería, los Lobos permitirían a todos
los miembros de la manada comer antes del almacenar parte de la carne.
Un Halcón se deslizó cerca y aterrizó en el tejado del motel.
«Aire y Tierra jugaron con algunos humanos, creando una gran cantidad
de polvo y deteniendo a los humanos de encontrarse con el gran camión.»
Había visto la tormenta de polvo cuando acompañó al camión de
combustible a Pradera de Oro. Se había preguntado si los Elementales habían
estado involucrados en la prevención de que los humanos robaran el
combustible de nuevo o dañarán al conductor. Nunca había oído que se
sintieran afectados por las preocupaciones de los cambiantes hasta que los
Elementales del Courtyard de Lakeside se interesaron en Meg Corbyn.
Estaba a punto de preguntar si el Halcón había visto a Tobias y Tolya
cuando la camioneta pasó por delante del rancho y se detuvo frente a la tienda.
«¿Jackson?» Joe llamó.
«Joe.» Jackson parecía aliviado. ¿Demasiado aliviado?
Joe corrió a la tienda de Jesse Walker, consciente de que Nyx había vuelto a
su forma de humo, pero se quedó detrás de él en lugar de correr por delante
para encontrarse con Tolya.
Miró a la camioneta. Parecía tener mucho polvo, pero no más de lo
habitual.
—¿Evitaste la tormenta? — Preguntó a Tobias cuando salió de la
camioneta.
—Creo que al menos un vehículo quedó atrapado en ella, pero la tormenta
de polvo no alcanzó la encrucijada, — respondió Tobias—. Al menos, no cuando
fuimos por ahí.
—Qué bueno. — Estudió al humano, cuya voz sonaba extraña—. ¿No es
bueno?
Tobias miró hacia Tolya y Jackson, que había salido por el otro lado, y
luego se inclinó hacia Joe.

Marcada en la carne
—¿Es esa la forma en que normalmente funciona? Siempre pensé...
Tormentas. Los rayos caen y comienza un incendio. Las venticas arremeten y
hay que esperar y esperar que tus suministros alcancen. Pero así es la tierra; así
es el tiempo. Por lo menos, siempre nos pareció que así era.
—La mayor parte del tiempo, lo es, — dijo Joe—. Pero hay Terráneos que
pueden guiar el tiempo, incluso darle forma. — O convertirlo en un arma contra
un enemigo—. Cuando enviamos la carne de bisonte a Lakeside, Aire y Ventisca
se aseguraron de que llegara sin echarse a perder. Eso fue algo bueno.
—Si empezamos a hacer algo mal, nos dirás, ¿verdad? Danos la
oportunidad de arreglar cosas antes... Bueno, antes de que el tiempo se
convierta en algo más que tiempo ¿Vale?
Olió el miedo.
—Te lo diré. — Miró a Tolya y Jackson, que se les habían unido, y se
preguntó dónde había ido Nyx—. ¿Tomaste el último tren?
—No, yo quería echar un vistazo a la ciudad, — dijo Tolya—. Quise tener
una idea de qué tipo de empresas están ahí.
«Más bien tener una idea de lo que se necesita para mantenerse si los
humanos se fueran,» dijo Jackson a Joe.
«¿Van a ir tan lejos?»
«Tolya no lo sabe. Tal vez es una pregunta para Simon... y Meg Corbyn.»
No era una respuesta reconfortante. Si no fuera por la estación de tren, se
mantendría alejado de la ciudad de Bennett... salvo por el cobro de los pagos
por el arrendamiento de la tierra y los derechos de agua para la ciudad que
estaban a cargo de los Otros que vivían en el asentamiento de Pradera de Oro.
Pensó en el ranchero, ese Daniel Black, que también debía pagar a los
Terráneos por la tierra y el agua que usaba. De alguna manera no pensaba que
ese Daniel Black fuera a entregar el pago el próximo mes.
—Alquilé una habitación en el motel para Jackson, — dijo Tolya—. En
realidad, Jesse Walker reservó la habitación. Tenía la sensación de que lo
necesitaría.

Marcada en la carne
Jackson frunció el ceño.
—Estoy aquí para recoger once bisontes.
—Vamos a tener que conducirlos, — dijo Tobias—. Bueno, primero
tenemos que encontrar los que desea.
—Becerros de un año, —dijo Joe—. Podemos pedir a los Hawkgard y
Ravengard que nos ayuden a buscar.
—Nyx y yo podemos ayudar a mantener a los animales complacientes,
hasta cierto punto, — dijo Tolya, sonriendo.
Joe pensó en los humanos con olor a debilidad que habían desembarcado
en Bennett cuando llegaron Tolya y Nyx. Los Sanguinati tenían la forma de
humo, pero no olían a humo en su otra forma. ¿Los bisonte los verían en la
oscuridad? ¿Percibirían cualquier peligro cuando el humo se enroscara
alrededor de ellos y les sacara sangre a través de la piel?
—¿Ustedes, muchachos, van a estar allí todo el día, o van a dejar que
nuestro invitado entre y tome algo de beber? — Jesse Walker salió de su tienda
—. Tobias, llena ese camión mientras tengas la oportunidad.
—El camión de combustible no va a ir a ningún lado por un tiempo, —
dijo Tobias.
«¿Hembra dominante?» Preguntó Jackson.
«Sí,» respondió Joe. «Tobias es su cría.»
«Ah.»
—¿Llegó ese paquete para mí? — Preguntó Jesse.
—Ya lo tengo, — respondió Tobias.
—Luego tráelo aquí, ya que la mitad de los artículos van a ir al Courtyard
de Lakeside con el Sr. Wolfgard y Nyx.
—¿Así? — Jackson miró a Joe.

Marcada en la carne
—Sólo te estoy ayudando con los bisontes. ¿El resto? — Joe se encogió de
hombros.
Tobias descargó la caja y se la llevó a la tienda. Los Terráneos lo siguieron.
Joe consiguió apenas salir del camino antes de que la puerta se abriera de nuevo
y dos hembras entraran. Reconoció a Shelley Bookman, pero no conocía a la otra
hembra.
—¿Han llegado? — Preguntó Shelley Bookman—. Vimos la camioneta de
Tobias y queríamos ver.
—¿La caja es excitante? — Preguntó Nyx, mirando a las dos mujeres.
—Las presentaciones primero, — dijo Jesse—. Ella es Shelley Bookman,
bibliotecaria de nuestra ciudad. Y Abigail Burch es la persona que experimenta
con la grasa de los bisontes para la fabricación de jabones y velas.
Eso explicaba por qué olía un poco como a bisonte. ¿Tendría que
mencionarlo?
—¿Es necesario que sepa qué hay en la caja? — Preguntó Tobias.
—Dudo que te pueda interesar, — respondió Jesse, utilizando una navaja
para cortar la cinta de embalaje.
—Entonces voy a conseguir gasolina. — Tobias miró a Joe—. Voy a parar
en mi camino al rancho, en caso de que quieras un viaje de regreso al
asentamiento.
—Está bien. — De alguna manera había sido empujado hasta el fondo del
grupo que observaba a Jesse abrir la caja. No tenía que mirar ahora. Si Jackson
se lo iba a llevar a Lakeside, podía mirar cuando llevaran la caja a la habitación
del motel.
—¿Cartas? — Tolya sonaba confundido—. Creo que las tiendas en
Lakeside venden cartas para juegos.
—Estas son cartas para leer la fortuna, — dijo Jesse, sosteniendo dos cajas
selladas que tenían diferentes dibujos—. Hay varios mazos de cartas. Me quedo
con un juego de mazos aquí. — Miró a Jackson—. Los otros mazos van a
Lakeside con usted para Meg Corbyn. Tengo la sensación de que estas pueden

Marcada en la carne
ayudar a encontrar una manera para que al menos algunas de las profetas de la
sangre puedan ver visiones del futuro sin cortarse la piel.
—¿Por qué no hacer los arreglos para que las cartas vayan directamente a
Lakeside? — Preguntó Joe.
Algo sobre la mirada que Jesse dio a los Otros, hizo que Jackson gruñera y
que Joe alargara los colmillos al tamaño del Lobo.
Jesse dijo:
—Hice que fueran enviadas aquí porque, aunque confío en la mujer con la
que hable cuando hice el pedido, tuve un fuerte presentimiento de que era
mejor para todos si las cartas no fueran enviadas directamente a ningún lugar
donde viviera una profeta de la sangre.

Marcada en la carne

Capítulo 20

Firesday 15 de Juin

Los Lobos, junto con peones a caballo, separaron 11 bisontes de un año de
la manada de Pradera de Oro. Después, el humo se envolvió alrededor de los
cuellos de los animales, y Tolya y Nyx se alimentaron de todos los animales
justo lo suficiente como para hacer más fácil a los Lobos y hombres conducir a
los bisontes a un corral improvisado que tenía tinas de agua y alimento.
Después de dar un tiempo a los bisontes para beber y comer, se dirigieron
a Bennett, una camioneta llena de suministros iba a la cabeza, mientras que los
hombres y los Lobos mantenían en movimiento a los bisontes.
Tolya había llamado a la estación de tren para hacerles saber que sería
necesario un coche de granja para el tren que iba rumbo al este hacia Lakeside.
Joe no escuchó lo que el hombre dijo en la estación, pero escuchó la respuesta de
Tolya: si los Terráneos no podía reservar un coche para el ganado, a ningún
ganado se le permitiría viajar en tren desde esta parte de Thaisia. Eso
significaba que los ganaderos que enviaban el ganado a los mataderos ubicados
en ciudades más allá de la región del Medio Oeste se quedarían atascados con
los animales que no podían vender y no podían moverlos por tierra sin perder
la mitad de sus rebaños a causa de los depredadores que se reunirían para el
banquete.
¿Podría haber frenado a Tolya de hacer tal amenaza? ¿Importaba? El
Sanguinati era mucho más hábil con el trato de los humanos en Bennett de lo
que él podía ser. Además, Tolya se dirigía a él cada vez que las decisiones
implicaban a los Intuye, que eran los humanos con los que los Terráneos del
asentamiento necesitaban interactuar de forma regular.
Mantuvieron a la manada moviéndose a un ritmo constante.
Joe quería seguir adelante, mientras que todavía tuvieran luz, pero Tobias
argumentaba que no habría ningún lugar para acampar y pasar la noche, una
vez que pasaran el cruce. No había nada más que tierra de ranchos controlados

Marcada en la carne
por humanos entre el cruce y Bennett, y una vez que llegaran a la ciudad,
tendrían que mantener a los bisontes en el corral hasta que el tren estuviera
pronto para partir. Cuanto menos tiempo pasaran en la ciudad, habría menos
tiempo para que la gente creara problemas.
Dado que Tolya estuvo de acuerdo con esa evaluación y Tobias confiaba en
que pudieran llegar a Bennett con un montón de tiempo para tomar el tren si
partían con la primera luz, Joe fue junto con ellos. Armaron un campamento a la
vista de la encrucijada y no muy lejos del lugar donde los bisontes había sido
acribillados la semana anterior. Nadie mencionó el incidente, o dijo algo sobre el
número de cadáveres que ya estaban despojados hasta el hueso, pero los Lobos
olfatearon el área para detectar cualquier signo de intrusos, y Tobias y sus
peones se colocaron el cinturón con armas y comprobaron sus revólveres antes
de establecer los turnos de guardia para la noche.
Al día siguiente, empezaron a moverse justo después del desayuno.
Mientras Joe chasqueaba a un becerro para alentarlo a mantenerse al ritmo
de los otros bisontes, observo a unos camiones estacionados en el otro lado de la
carretera y a los hombres que dejaron de trabajar y miraban a su pequeño
rebaño trotando hacia Bennett.
«¿Qué están haciendo los humanos?» Preguntó a uno de los Grajos.
«Arreglando la valla que Aire y Tierra desarmaron el otro día.»
Eso era sensato. El ganado que se alejaba de la tierra utilizada por los
humanos se consideraba comestible, y los Antiguos que habían venido desde las
colinas la semana pasada y se alimentaron de los bisontes muertos, seguían
rondando los límites de la tierra humana. Su olor era persistente, tanto como la
habilidad de pastoreo de los humanos y los Lobos, evitando que los bisontes
trataran de liberarse. También estaba el sonido y el olor del agua que se había
derramado de los dos barriles cargados en la parte trasera de la camioneta... y la
mano de Nyx alimentándose de los bisontes, cuando los humanos se detenían a
descansar, enseñando a los animales que ella no era algo a lo que tenían que
temer.
Joe se preguntó si la Sanguinati hacía algo parecido con los humanos,
sosegarlos hasta que se quedaran confiados, permitiendo a los vampiros
alimentarse sin que sus presas fueran conscientes.

Marcada en la carne
Y eso le hizo preguntarse cuánto tiempo Tolya tenía previsto permanecer
alrededor de Pradera de Oro.
Cuando finalmente llegaron a la estación de tren, había dos coches de
carga ya cargados con ganado. Después de recibir el aviso de que podían cargar
los bisontes en el tercer coche, una vez que el ganado estuviera pronto, Joe y
Jackson aprovecharon la espera para cambiar a su forma humana y vestirse.
Un humano los miraba a ellos y a los bisontes, y luego dijo algo a un par
de hombres a caballo antes de caminar hacia ellos.
—Soy Stewart Dixon.— Él inclinó la cabeza para señalar a los bisontes—.
¿Ustedes, muchachos, necesitan una mano para subirlos?
Tobias miró a Joe, y Joe comprendió que era su decisión. También notó que
Tobias no se sentía cauteloso con este hombre como el Intuye se había sentido
en presencia de ese Daniel Black.
—Gracias, — dijo Joe.
Un movimiento de una mano bastó para que los hombres a caballo se
acercaran lentamente, asintiendo a modo de saludo a los hombres de Pradera
de Oro.
Tobias observó al ganado que había sido cargado en los dos vagones de
carga.
—Perdóneme por decirlo, pero su ganado se ven un poco joven y de bajo
peso para ser enviado al mercado.
El Stewart sonrió.
—Muestra que tiene un buen ojo, y estaría en lo cierto si fueran al
mercado. Pero quería reducir mis cabezas de ganado, y hay dos asentamientos
al este de aquí que están buscando comprar algo de ganado para iniciar sus
propios rebaños. Por lo que me dijeron, ya tienen un pequeño rebaño de vacas
lecheras, -suficientes para proporcionar a sus comunidades leche y demás-, y
les gustaría ser capaces de comer algo además de alces, cuando las carreteras y
el clima hagan que sea imposible conducir a una ciudad más grande por
suministros.
—¿A los humanos no les gusta comer alces? — Preguntó Joe.

Marcada en la carne
—Por supuesto. Uno de los congeladores en mi rancho está lleno de carne
de alce cada temporada de caza, pero es una finura para la mayoría de la gente,
al igual que la leche y el queso pueden serlo para usted.
Joe, Jackson, Tobias, y el Stewart salieron del camino cuando los hombres a
caballo condujeron a los bisontes al vagón de ganado vacío.
—Si no le importa que lo diga, los bisontes se ven un poco jóvenes si se les
va a enviar al mercado, — dijo Stewart.
—Ellos aún no son alimentos, — respondió Joe—. Ellos van al este a una
ciudad a orillas del Lago de Etu. Enviar bisontes más pequeños es sensato. —
Además, Simon quería que todos en el Courtyard de Lakeside tuvieran tiempo
para acostumbrarse a los bisontes que vivirían allí antes de que fueran lo
suficientemente mayores para reproducirse.
—Yo ayudaré a Nyx y Tolya a cargar la caja que va a Lakeside, — dijo
Jackson. Luego añadió, «¿Te veré en la plataforma antes de irme?»
«Sí.» Joe miró a Tobias—. ¿Le das una mano?
—Por supuesto.
Eso lo dejó a solas con el Stewart Dixon.
—Gracias por su ayuda.
—Feliz de echar una mano.
—Usted no está conectado con el asentamiento de Pradera de Oro.
El Stewart negó con la cabeza.
—Mi rancho está a varias horas al norte de aquí, pero Bennett es la línea de
tren más cercana, así como la ciudad más grande cuando necesitamos
suministros o queremos salir una noche. Hay un día de viaje en cualquier
dirección para encontrar otra ciudad con una sala de música y una sala de cine.
Un grupo diferente de Terráneos velan por la tierra al norte de Bennett. Al
menos, asumo que es de un grupo diferente, porque no le he visto por aquí
antes.
—Es un grupo diferente, — acordó Joe. ¿Los Lobos del norte de las colinas
sentirían la presencia de los Antiguos?

Marcada en la carne

El Stewart vaciló.
—Mire, no quiero pisar los pies de nadie, o bien causar problemas entre
usted y los Lobos con los que suelo tratar, pero... —Tomó un pequeño bloc de
papel de su bolsillo y un lápiz corto, escribió en el papel y se lo entregó a Joe—.
Ese es el número de teléfono de la casa del rancho. Como dije, estamos al norte
de Bennett, así que no estoy seguro de lo que podríamos hacer, pero si necesita
ayuda, llame y pregunte por mí.
Joe estudió el número.
—¿Por qué usted haría eso?
—Cualquiera salvo un tonto puede ver que los problemas están en el
horizonte. Mi familia nunca ha tenido ningún problema con su especie, y no
quiero problemas ahora. Su pueblo han sido buenos vecinos. Trato de serlo
también. — El Stewart miró cuando alguien gritó su nombre—. Me necesitan.
Le tendió una mano. Después de un momento de consideración, Joe dio la
mano.
—Hasta luego. — El Stewart se alejó.
Joe se dirigió a la plataforma para decir adiós a Jackson y a Nyx.
—Buen viaje, — dijo Tobias cuando Jackson y Nyx subieron a bordo del
tren.
—Van a estar bien, —dijo Tolya, uniéndose a ellos—. El tren será vigilado
hasta que llegue a Lakeside.
Joe encontró eso reconfortante. Jackson estaba lejos de su manada, pero no
estaba solo. Miró a Tobias y se preguntó si un humano sentiría el mismo tipo de
comodidad, sabiendo que los habitantes del País Salvaje mantendrían una
vigilancia en todo y todos los que viajaban a través de su tierra.
Cuando el tren salió de la estación, Tolya se volvió a Tobias.
—Señor Walker, ¿usted y los otros quieren permanecer en la ciudad por la
noche? Han trabajado duro trayendo los bisontes aquí.

Marcada en la carne
—Me dijeron que esta ciudad tiene una sala de música y una sala de cine,
— añadió Joe—. Tener entretenimiento parecía importante para el Stewart
Dixon.
—Yo pasé por alto esos dos negocios cuando pasamos por la plaza del
pueblo, el otro día, — dijo Tolya, luego agregó en privado a Joe, «Enmendaré mi
lista.»
Tobias los miró a los dos.
—Lo hablé con los hombres. Ninguno de nosotros tiene una buena
sensación sobre quedarse aquí. Si está bien con ustedes, voy a comprobar la sala
de equipajes en la estación para ver si hay algún paquete para nosotros y
llevárnoslo. Después, nos gustaría poner un poco de distancia entre nosotros y
esta ciudad.
—Muy bien, — dijo Joe—. ¿No necesitan los humanos que van a regresar a
caballo comida y agua? ¿Hay que comprar un poco aquí? — Habían llevado
comida y agua en la camioneta, pero la mayor parte ya estaba agotada. Quería
escapar de este lugar tan pronto como le fuera posible, y sabía que los otros
Lobos sentían lo mismo, pero los humanos eran parte de su manada en este
viaje y no eran tan resistentes como los Terráneos, que podía prescindir de
alimentos y agua hasta que llegaran a Pradera de Oro.
—Voy a llamar a Jesse, para avisarle que vamos de camino a casa. Ella
puede enviar otra camioneta con suministros que se reúna con nosotros, — dijo
Tobias—. Podemos hacer un campamento en el mismo lugar que anoche... en
tierra Terránea.
«Quiere estar lejos de aquí,» dijo Tolya.
«Ayudemos a ver las entregas y partamos,» respondió Joe.
Se llevaron dos cajas de libros de Aullidos, Buena Lectura, y ocho cajas de
mercancías de diferentes partes de Thaisia, todas dirigidas al almacén Walker
de ramos generales. Y todos los que los rodeaban, los humanos que a esa hora
ya deberían haberse ido de la estación, estaban de pie alrededor y observando,
su odio pulsante en el aire.
¿Por qué tanto enojo, tanto odio? Joe se preguntó. Miró a Tobias, cuyas manos
estaban firmemente en el volante mientras la camioneta seguía a los Lobos y a
los peones a caballo, fuera de la ciudad.

Marcada en la carne

—¿Siempre ha sido así entre ustedes y los demás humanos?
—No como esto, — respondió Tobias.
—¿Es por nosotros? ¿Por qué algunos Terráneos entraron en la ciudad con
ustedes? — Los trenes no podían ir de un lugar a otro sin las rieles que corrían a
través del País Salvaje, y el derecho de paso, se basaba en que los Terráneos
pudieran viajar en tren. Así que los Otros solían ir a la ciudad de vez en cuando
para recoger a invitados o paquetes. Pero ellos no necesitaban ir más allá de la
estación de tren. Incluso cuando Tolya pidió ver la ciudad durante la última
visita, Tolya y Jackson -y Tobias, de hecho-, nunca se bajaron de la camioneta.
—Ha habido historias últimamente de que los lechos del arroyo en esas
colinas están llenos de pepitas de oro, — dijo Tobias—. Que ustedes pueden
recogerlas a manos llenas.
No era tan fácil, pero le habían dicho los Lobos que habían estado
viviendo en el asentamiento Terráneo durante un tiempo, que había algunos
lugares donde los guijarros amarillos eran bastante fáciles de recolectar... un
regalo de los Antiguos, que permitía a los Otros comerciar con los Intuye.
Pero si los humanos invadieran esas colinas...
Joe se estremeció.
—¿Estás bien? — Preguntó Tobias.
—Sí. Estaré encantado de volver a nuestro propio territorio.
—Yo también
Tolya no dijo nada, pero cuando se detuvieron a descansar los caballos,
cambió a humo y se dirigió por la carretera como un explorador. Joe se desnudó
y cambió a Lobo, dejando que otro Lobo montara en la cabina durante un
tiempo, junto con uno de los trabajadores del rancho.
Vigilantes, vigilantes, vigilantes. Se movían alertas a cualquier cosa y a
todo.

Marcada en la carne
El Stewart tenía razón; había problemas en el horizonte. Mientras trotaban
juntos, Joe pensó en los Intuye. Tenían unas pocas crías en su asentamiento, y no
había buenos lugares para esconderse si otros humanos se tornaban rabiosos.
A Joe no le gustaba la idea de llamar la atención de los Antiguos... él era un
pequeño cambiante en comparación, pero iría a su encuentro y les pediría que
les permitieran a los Intuye esconderse en las colinas de Pradera de Oro si
fueran atacados.

Marcada en la carne

Capítulo 21

Moonsday 18 de Juin
Un intenso debate entre los miembros de la Asociación Empresarial del
Courtyard terminó minutos antes de que Jerry Carguero llegara desde la
estación de tren, su remolque estaba lleno de bisontes. A ninguno de los Otros
les agrado la idea de dejar que Jerry entrara tan lejos en el Courtyard, pero
todos coincidieron en que la descarga de los animales en la Plaza Comercial no
era una buena idea, sobre todo si los bisontes salieran en estampida por el
camino de acceso e hicieran temblar el tráfico en la calle principal.
Esa fue la razón por la que 5 becerros se descargaron en el Establo Poni, y
la manada femenina más Kowalski estaban presentes para presenciar la llegada
de un futuro elemento en el menú.
Simon ardía por salir de su piel humana y ayudar a arrear a los bisontes a
la parte del Courtyard donde se quedarían... una vez que todos decidieran
exactamente donde sería. Henry simplemente se rió, diciendo que los ciervos
poblaban en los trescientos acres del Courtyard y que los bisontes harían lo
mismo. Dado que Simon estuvo de acuerdo con él, no ofreció ninguna opinión.
Un bisonte en plena madurez iría donde eligiera, pero la mayoría de los Otros
en el Courtyard no habían vivido en el Noroeste y no tenían experiencia con el
tronar de las praderas.
Meg miró a los bisontes y luego a él.
—Dijiste que recibiríamos bisontes pequeños.
—Son pequeños bisontes, — respondió Simon.
Ella hizo un gesto con la mano para señalar a la manada femenina.
—Pensamos que querías decir bisontes bebé.
—Los becerros están cerca de ser bebés.
—No vaya por allí, — murmuró Kowalski.

Marcada en la carne
—Además, — Simon continuó, haciendo caso omiso del hombre—, si
hubiéramos traído terneros, también tendríamos que haber traído a las madres,
y son grandes.
—Ah, — dijo Meg. Ella y la manada femenina se quedaron mirando a los
bisontes.
—Incluso si son más grandes de lo que esperábamos, tienen algo de
adorables, —dijo Ruthie—. Y tan dóciles.
Jerry Carguero se rascó la cabeza y miró a los árboles. Vlad apretó un
puño contra su boca y se quedó mirando fijamente el suelo. Y Nyx le dio a todos
la sonrisa complaciente de un vampiro bien alimentado.
Jackson estaba en ese momento en La Carne no es Verde calmando un fuerte
apetito, pero Nyx no había pasado hambre durante el viaje. Los bisontes dóciles
eran un testimonio de ello.
—¿Cómo los vas a llamar? — Preguntó Meg.
—¿Almuerzo? — Ofreció Simon.
La manada femenina le dio una mirada que le hizo pensar que huir sería
una buena idea, si él no fuera el líder y no podía dar marcha atrás.
—¿Simon? ¿No deberías tú y Jackson partir a la Comunidad River Road
para dejar los otros bisontes? — Vlad dio a la manada femenina una mirada
significativa—. ¿Y el resto de nosotros no deberíamos ir al trabajo? Sé que
algunas de ustedes tienen que revisar los artículos que Jackson trajo de Pradera
de Oro.
Ruthie y Theral se alejaron en bicicletas. Meg y Merri Lee marcharon en el
Bow.
Simon miró a Kowalski, que por lo general a esa hora estaba trabajando.
—¿Dónde va a dejarlos? — Preguntó Kowalski, señalando a los bisontes.
—¿Por qué?

Marcada en la carne
—Fuera de la vista, fuera de la mente. Si están cerca de donde las chicas
los puedan ver todos los días, van a terminar con nombres, y no creo que las
chicas le perdonarán si pone en un plato a Fred o Henrietta.
Jerry asintió.
—Ah sí. Tal cual.
Simon lo meditó. Los Lobos no servirían sus bisontes en ningún plato,
pero parte de la carne se vendería en la carnicería de la Plaza Comercial para
que los humanos compraran. ¿Cómo iban a saber, que bisonte se había
convertido en un asado? ¿Importaría?
Los humanos eran un sinfín de problemas, incluso antes de haber hecho
algo.
—Correcto, —dijo—. No ponerle nombre a la comida.
—Jackson dijo que los machos y las hembras permanecen separados la
mayor parte del tiempo, — dijo Nyx—. Podemos mantener a las hembras en las
Cámaras. Está cercado.
También estaba fuera de los límites de todos menos los Sanguinati... no era
la mejor opción asentar a los bisontes donde no se los podía cazar. Por otra
parte, los ciervos eran abundantes, así que no había razón para cazar bisontes
por un año o dos, y la tierra dentro de las Cámaras ofrecía un montón de pasto
y agua dulce.
—¿Erebus estará de acuerdo con esto? — Preguntó Simon—. Los bisonte
no son delicados cuando hacen caca.
Vlad se encogió de hombros.
—Los ciervos vagabundean dentro de las Cámaras. No veo... —Uno de los
bisontes levantó la cola y demostró lo que era no ser delicado—. Ah.
—Va a estar bien, — dijo Nyx.
—Será mejor que volvamos, — dijo Jerry—. ¿Algo que quieras que
entregue en Desembarco del Ferry?
Simon negó con la cabeza.
—Hoy no.

Marcada en la carne

Los bisontes vagaron a través del camino y se pusieron a pastar.
—¿Alguien quiere un aventón hasta la salida? — Preguntó Jerry.
—Seguro, — respondió Kowalski—. Es tiempo de que vaya a trabajar.
—Voy a caminar, — dijo Simon.
Nyx cambió a humo y fluyó en la dirección de las Cámaras.
Vlad salió con Simon, en dirección a la Plaza Comercial, donde Blair y
Jackson se reunirían con la camioneta, ya que dos de los Lobos jóvenes de la
manada de Addirondack irían con ellos a la Comunidad River Road.
—¿No hubieran sido unas pocas reses más fáciles de manejar si querías
algo... exótico? — preguntó Vlad.
—Tenemos acceso a la carne vacuna y a los productos lácteos procedentes
de las explotaciones Terráneas, —respondió Simon—. No necesitamos vacas
aquí. Además, los bisontes no necesitan atención siempre que tengan comida y
agua. Y en un año más, uno de ellos puede alimentar a todo el Courtyard por
días.
—¿Piensas que los humanos en Lakeside van a seguir permitiendo que los
camiones de Nativos de la Tierra lleguen al Courtyard para proveernos de carne
vacuna, huevos y leche?
—¿Piensas que esta ciudad va a sobrevivir si no permiten que esos
camiones lleguen a nosotros? — Respondió Simon.
—No. Afortunadamente, existen aquellos en la policía de Lakeside que
entienden eso también.
No hablaron durante un minuto. Entonces Simon dijo:
—¿Vas a mantener un ojo en Meg?
Vlad asintió.
—Henry está trabajando en su estudio, o, más precisamente, dice que ha
de lijar una pieza y está trabajando en su jardín. Con la ventana abierta de la
sala de clasificación, va a escuchar lo suficiente de lo que Meg y las otras chicas

Marcada en la carne
estén diciendo acerca de los mazos de cartas que Jackson trajo y lo que piensan
de los bocetos que Esperanza hizo para Meg.
Blair pasó junto a ellos, pero no se detuvo, dando a Simon unos minutos
más antes de llegar a la Plaza Comercial y tener que hacer frente a la tarea
siguiente.

*****

Meg abrió un mazo y puso las cartas sobre la mesa de sala de clasificación
en fila.
—Estas cartas para leer la fortuna son una preciosa obra de arte, —dijo
Ruth—. Es casi como si las ilustraciones constituyeran todo un mundo de
fantasía.
—Preciosas, sí, pero no son realistas, — respondió Meg.
—El arte se supone que es un símbolo de lo que las cartas representan, no
es realista.
—Ese es el problema, ¿verdad? — Dijo Merri Lee, viendo a Meg—. No vas
a tener visiones sobre personas o acontecimientos en ese mundo de fantasía, por
lo que necesitas una imagen de fuego, no una imagen de un dragón que
representa el fuego.
—Sí, — dijo Meg—. Y tenemos que llamar a las cartas por un nombre
diferente porque decir que estamos leyendo la fortuna suena como una especie
de entretenimiento, y estamos tratando de usar las cartas como una herramienta
para la profecía.
—Entonces así las llamaremos: cartas proféticas. — Merri Lee apilo las filas
de cartas en mazos, sus movimientos obstaculizados por la férula en el dedo
índice izquierdo.
—¿Cuánto tiempo más? — Preguntó Ruth, señalando a la mano de Merri
Lee.

Marcada en la carne
—Esperemos que la férula se retire mañana después de que el Dr. Lorenzo
compruebe el dedo. Dioses, estaré contenta de tener las dos manos para lavar
mi pelo.
—Por lo menos fue una simple rotura. Parecía...
—Como si el hueso hubiera atravesado la piel. Por suerte para mí fue sólo
un fragmento de porcelana fina de todos los platos que se rompieron durante la
pelea en la feria. Seguro parecía hueso, sobre todo porque me dolía el dedo. —
Merri Lee dejó escapar un suspiro—. La mayoría de nosotros tuvimos suerte.
Meg no dijo nada. Las chicas habían ido y venido en el recinto donde la
habían criado y utilizado, pero no había conocido a ninguna de ellas lo
suficientemente bien como para sentir la pérdida, no de la forma en que sintió la
pérdida de Lawrence MacDonald y Crystal Crowgard. Habían sido amigos.
No quiero perder más amigos, pensó mientras Ruth guardaba el mazo en su
caja y abría el mazo siguiente.
Ese mazo no le atrajo a ninguna de ellas, pero el tercero...
Las manos de Meg hormiguearon ligeramente mientras tocaba las cartas.
Ilustraciones realistas. Ella sacó todas las imágenes de agua; lagos, arroyos,
cascadas, olas.
—Aquí hay una ilustración de los Grandes Lagos, — dijo Merri Lee,
dejando la carta con las que Meg ya había seleccionado.
—Específico y general. — Meg fue a un cajón y sacó las postales que había
recibido de Lorne. Ella señaló una de las cartas proféticas—. Una cascada sería
una imagen general que podría estar en cualquier lugar. — Ella puso una postal
de las cataratas de Saltos de Talulah debajo de ella—. Pero esta significaría un
lugar específico.
—¿Cuántos lugares específicos aprendiste? — Preguntó Ruth—. Tuvimos
la impresión de que se les enseñó una imagen para representar una cosa en
particular, como una imagen estándar para perros pequeños y otra para los
perros grandes, pero sin raza particular de perro.
—Pero Saltos de Talulah es una señal distintiva, — dijo Merri Lee—. Tal
vez diferentes combinaciones de cartas podría significar cosas diferentes. Meg,

Marcada en la carne
viendo estas 2 cartas juntas ¿qué significan para ti? — Merri Lee puso la postal
de Saltos de Talulah en la parte superior de la carta que ilustraba los Grandes
Lagos.
—El lago Etu, — dijo Meg tan pronto como puso sus dedos en las cartas,
sorprendida de que no tuvo que pensarlo en absoluto.
—También podría significar Lago Tahkis, — dijo Ruth—. Podría ser
necesaria una tercera carta para restringir la ubicación.
—Ese es un buen punto. — Merri Lee entregó a Meg una carta que
mostraba el sol detrás de una cordillera—. ¿Qué hay de esta?
—Oeste.
—¿Y junto con esta?
Tomó la segunda tarjeta.
—La puesta del sol.
Ruth la miró.
—¿Cómo te sientes?
—Mis manos hormiguean un poco, pero han estado hormigueando desde
que abrimos esta baraja de cartas.
—Eso no prueba nada. — Ruth sonaba decepcionada.
—No hemos hecho una pregunta, — dijo Merri Lee—. Vamos a organizar
estas cartas en categorías, de la forma en que Meg hizo con las de agua, y luego
hacemos una prueba. Vamos a incluir las postales también.
—¿Qué hay de los otros juegos de cartas?
—Vamos a empezar con las que tenemos y ver qué pasa. ¿Lista?
Meg asintió.
—¿De dónde vinieron los bisonte del Courtyard?
—Ya sé la respuesta.

Marcada en la carne

—Sí, pero si tienes que darnos la respuesta usando cartas, ¿cuáles
elegirías?
Meg miró por encima de las cartas y optó por la carta que había dicho
significaba Oeste, a continuación, una carta que mostraba hierba alta y poco
más. Luego frunció el ceño y se frotó la mano derecha.
—No está aquí. Los guijarros amarillos no están aquí.
—Espera un momento. — Ruth abrió otra baraja de cartas y rápidamente
las revisó. Luego sacó una imagen de varias barras de oro apiladas en una caja
fuerte.
—Sí, — dijo Meg, tomando la carta y colocándola debajo de las otras dos.
—Oeste como una dirección o una región, una imagen de lo que supongo
es la pradera, -el Sr. Wolfgard puede confirmarlo cuando regrese-, y barras de
oro. — Merri Lee sonaba contenta—. La respuesta a la pregunta es Pradera de
Oro, que está al oeste de nosotros.
El hormigueo se desvaneció.
Meg se quedó mirando las cartas. ¿Podrían funcionar? ¿Podría realmente
responder a las preguntas de esta manera?
—Necesitaríamos cartas que tengan imágenes de cosas malas, — dijo.
—Sí, — Merri Lee le dio la razón—. Pero una imagen de una cosa mala no
tiene que ser gráfica.
—Bueno, —dijo Ruth—. ¿Hay algo en este mazo de paisajes que no se
siente bien para ti, Meg?
Después de mirar todas las cartas, Meg sacudió la cabeza.
—Ninguna de ellas se sienten mal.
Ruth recuperó la carta con las barras de oro antes de que recogieran el
resto de las cartas y volver a guardarlas en su caja.
—Ese es el mazo de paisajes. Este mazo se llama paisajes urbanos.

Marcada en la carne
Meg se abrazó mientras Merri Lee y Ruth ordenaban las cartas en
categorías.
—¿Meg? — Dijo Merri Lee.
Las pantorrillas y los muslos de ambas piernas le ardían, quemaba,
quemaba... el preludio de una profecía. Meg apretó los dientes y pasó una mano
por encima de las cartas, moviéndose lentamente de una categoría a la
siguiente. Su mano zumbó dolorosamente cuando rozó la última categoría. Ella
separó esas cartas a un lado, luego se alejó de la mesa hasta que su mano dejo
de zumbar y sus piernas dejaron de arder.
Merri Lee y Ruth miraron las cartas y luego a ella.
—¿Meg? — Dijo Ruth en voz baja—. ¿Por qué dejaste estas a un lado? Son
todas cartas que muestran perfiles de diferentes ciudades.
Ardor, ardor, ardor. Había tenido la misma sensación por encima de su
tobillo cuando había visto la profecía de la tienda quemada de Nadine. Si se
hacía un corte, si veía... No. Ella no quería ver lo que iba a pasar en esos lugares.
Y no quería que sus amigas cargaran con el peso de ese conocimiento.
—¿Meg? — Dijo Merri Lee—. ¿Por qué dejaste estas cartas a un lado?
Ella se estremeció y tragó saliva.
—No creo que vayamos a necesitarlas. — Su estómago se revolvió—. No
puedo mirar más hoy.
Ella corrió al baño, pero una vez que estuvo fuera de la sala de
clasificación, su estómago se apaciguó. Cuando volvió, las cartas no estaban, los
mazos en sus cajas en el mostrador.
—No queremos deshacernos de ellas, —dijo Ruth.
—Pero podemos hacerlo, — agregó Merri Lee.
—Hice una nota en el mazo que era demasiado fantasía para ti, y en el
mazo, que no era de interés, así como en los dos mazos que hemos visto. Y hay
otro mazo que puede ser demasiado extravagante para ser útil.
Meg asintió.

Marcada en la carne
—Podemos mirar más mañana.
Sus amigas intercambiaron una mirada.
—No necesito cortarme, — les aseguró. Eso era verdad en cierto modo.
Ella no necesitaba un corte, pero ansiaba la euforia que venía del corte—. Sólo
necesito un poco de rutina ahora.
—¿Algo que podamos hacer? — Preguntó Ruth.
—No. Gracias.
—¿Hay que decirle a alguien acerca de lo que has dicho sobre no necesitar
esas cartas?
—No sabemos nada con certeza.— Cuando el Controlador la cortaba para
sus clientes, no sabía lo que veía y ciertamente no tenía influencia alguna en
que se decía acerca de la profecía—. Si le dicen a alguien... asegúrense de decir
que no sabemos nada con certeza.
Ellas asintieron. Prometiendo volver durante el descanso del mediodía y
comer juntas, Merri Lee y Ruth salieron por la puerta de atrás de la Oficina del
Enlace.
Meg abrió la puerta privada y estudió a Nathan, que parecía demasiado
casualmente tendido en su cama de Lobo bajo una de las ventanas de la
fachada. Apostaría la paga de una semana que había estado apoyado en el
mostrador, escuchando todo lo que habían dicho para poder reportarle a Simon.
Observó a la camioneta del correo en el área de entrega y se sintió aliviada
de que tendría algo de rutina para hacer un poco de tiempo. Antes de que el
cartero saliera de la camioneta, le dijo a Nathan:
—Asegúrate de decirle a Simon que no sabemos nada con certeza.

Marcada en la carne

Capítulo 22

Moonsday 18 de Juin

Los seis bisontes restantes no estaban tan dóciles para cuando Simon,
Jackson, dos Lobos juveniles, y Jerry Carguero llegaron a la Comunidad River
Road. Tan pronto como Simon y Jackson bajaron la rampa del remolque de
ganado, los bisontes trotaron lejos de las casas y de las criaturas que estaban de
pie sobre dos patas, pero olían como Lobos.
—¿Quieres que nosotros los vigilemos? — Preguntó una voz.
Simon miró a los dos machos Sanguinati que se habían desplazado cerca
de ellos en su forma de humo antes de tomar forma humana.
—Sí, — respondió—. Va a ser muy útil que los mantengan vigilados.
Los dos machos cambiaron de nuevo a humo y fluyeron en la dirección
que los bisontes habían tomado.
Simon los observó mientras los otros cuatro jóvenes Sanguinati se unían a
ellos. Al menos la vigilancia de los bisontes les daría algo que hacer.
Jackson estudió la tierra.
—Allá en casa, la tierra se extiende y se puede ver un largo camino. En
este caso no será tan fácil hacer un seguimiento de un rebaño.
—Es posible que tengan que comprar un par de vehículos todo terreno que
los agricultores y ganaderos puedan utilizar, — dijo Jerry—. Steve quiere un par
de ellos para el campus de las Casandra de sangre, junto con un par de
pequeños carros que se puedan conectar a un engranaje de transporte o
alimentación.
—O los humanos podrían usar caballos, — dijo Simon.

Marcada en la carne
—Si quieres caballos, tienes que hablar con la familia Vaquero. Pero
necesitas construir una especie de refugio y un lugar para la alimentación. Los
vehículos todo terreno pueden ser almacenados en el antiguo edificio industrial.
—Algunas de estas casas pertenecerán a Terráneos. La mayoría no tienen
un coche y los garaje estarán vacíos. ¿No sería un garaje lo suficientemente
grande como para un caballo?
Jerry se rascó la nuca.
—No estoy diciendo que no sería útil tener un par de caballos aquí, pero
será mejor construir una estructura destinada a un caballo que tratar de volver a
un garaje un establo seguro. Se podría almacenar alimento en un garaje si se
pone una tarima de madera en el suelo para mantener el heno seco, pero eso
atraerá ratones que trataran de entrar en la casa por el garaje adjunto. Supongo
que se podría conseguir un par de gatos.
—Los Panthergard normalmente no comen ratones, ya que necesitan una
gran cantidad de pequeños roedores para hacer una comida, — dijo Simon—.
Pero hay otros Terráneos que comen ratones. — Si los Otros prometieran
considerarlos como no comestibles, tal vez tener un par de gatos domésticos
viviendo en la comunidad tranquilizaría a los humanos. Con la forma en que
los humanos acumulaban posesiones donde los ratones podían anidar, los gatos
que vivieran con los humanos encontrarían la caza más fácilmente que un Búho.
¿Tal vez habría gatos de más en Isla Grande?
Caballos, gatos y vehículos todo terreno. Más cosas en la lista para la
próxima vez que hablara con Steve Barquero.
—¿Necesitas algo más? —Preguntó Jerry.
Simon negó con la cabeza.
—Casi se me olvida. — Jerry abrió la puerta del pasajero de su camioneta
y sacó una bolsa de viaje, que entregó a Simon—. Tenemos pistas de tenis en
nuestros centros comunitarios, tanto en la isla como en la parte continental de
Desembarco del Ferry. No sé si a alguno de tus amigos les gusta jugar el juego,
pero Ming Beargard vio a Pam Ireland lanzando una pelota de tenis a su perro,
y él pensó que te podrían gustar algunas de las pelotas para los jóvenes.
—Gracias. — Los Lobos ya conocían este tipo de pelota. Hinchable y
suficientemente suave como para que no le doliera a un cachorro si no lograba

Marcada en la carne
capturarla y consiguiera un golpe en la cabeza. Pero no le dijo a Jerry que estas
no eran nuevas para el Courtyard de Lakeside. Además, estas pelotas podían
permanecer aquí para los Lobos que se asentarían en la Comunidad River Road.
Jerry se alejó, yendo hacia el norte por River Road para regresar a
Desembarco del Ferry.
Jackson tomó la bolsa de viaje.
—¿Puedo ver una de esas?— Estudió una pelota amarilla, la apretó, y
luego la tiró.
Los jóvenes Lobos vieron la pelota amarilla desaparecer en la hierba alta.
—Se supone que tienen que correr detrás de ella y traerla de vuelta. Ese es
el juego del tiro,— dijo Simon.
Jackson lanzó otra pelota en la misma dirección, y esta vez los Lobos
corrieron tras ella. Después de encontrar las dos pelotas, trotaron de nuevo
hacia Jackson, quien lanzó las pelotas de nuevo.
Simon observó a su amigo y sintió una emoción burbujear en su interior.
Jackson lanzando una pelota era parte de la profecía que Meg vio para esta
comunidad.
—Roy Panthergard se va a reasentar aquí. Una hembra podría estar
llegando con él.
Jackson abortó el siguiente lanzamiento y miró a Simon con sorpresa.
—¿Una pareja? Los Panthergard no son tan solitarios como las panteras
regulares, pero dos de ellos... ¿pueden dos de ellos vivir tan juntos?
—No lo sé. No sé si la hembra está planeando quedarse o simplemente
quiere mirar esta parte de Thaisia antes de decidir. De cualquier manera, Roy va
a establecerse aquí. —Simon vaciló—. ¿Qué hay contigo?
—¿Yo? — El siguiente lanzamiento de Jackson fue tan corto que los Lobos
apenas tuvieron que moverse para atrapar la pelota—. ¿Pensaste que me iba a
quedar? ¿Por qué?
—Debido a que Meg te vio aquí. — Simon se encogió de hombros. Todavía
era demasiado fácil creer que todo lo que una profeta de la sangre veía

Marcada en la carne
sucedería en el futuro, especialmente cuando Meg había tenido razón con tanta
frecuencia. Pero no se podía hacer suposiciones acerca de las visiones.
Como Jackson parecía inquieto, Simon continuó.
—Esto es lo que describió Meg... tú lanzando una pelota a Lobos jóvenes.
Pensé que significaba que vivirías aquí.
Los Lobos dejaron caer las pelotas a los pies de Jackson, después de haber
tenido suficiente del juego, trotaron para explorar la tierra alrededor de las
casas.
—Me gusta vivir en Aguas Dulces, — dijo Jackson—. Y Grace es del Alto
Norte y extrañaría la nieve.
—Tenemos nieve.
Jackson se rió.
—No tienen lo que Grace llama nieve.
Esperaba que nadie trasladara ese comentario a los Elementales de
Lakeside. No quería que Invierno sintiera la necesidad de demostrar que podía
ofrecer tanta nieve como algunos de los Elementales en el Noroeste o el Alto
Norte.
—Además, — continuó Jackson—, la cachorra Esperanza se está asentando
ahí, aprendiendo de la tierra y la forma de cuidar de sí misma. Y ahora es
diferente, ¿verdad? Los Intuye están más interesados en hablar con nosotros,
intercambiamos información acerca de las cachorras profetas, preguntando qué
sería de gran ayuda para las que están cuidando. No es sólo una visita semanal
al puesto comercial más.
—Y eres el líder con quien hablan. — Simon asintió—. Así como Joe está
hablando con los Intuye en Pradera de Oro.
—Tú y tu Meg mostraron a los Otros e Intuye que es posible trabajar juntos
de verdad.
—No todos los humanos sienten lo mismo, —advirtió Simon.

Marcada en la carne
—No todo los Terráneos sienten lo mismo tampoco. — Jackson tomó una
de las pelotas de tenis y frunció el ceño—. No creo que quieras poner estas con
las limpias.
—A esas dos las llevamos con nosotros y dejaremos la bolsa con las
pelotas limpias en el garaje adjunto a la casa de los Sanguinati. — Cuando
estuvieron listos para salir, Simon, llamó a los jóvenes Lobos. «Es hora de volver
a Lakeside.»
«¡No hemos terminado oler!»
«Podemos quedarnos aquí y ayudar a proteger a los bisontes.»
A ayudar a perseguir a los bisontes más bien. El problema era que los
bisontes sabían sobre los Lobos; estos jóvenes Lobos sabían lo suficiente sobre
los bisontes como para meterse en serios problemas. ¿Y dos manadas de jóvenes
sin adultos de ningún tipo por aquí? De ninguna manera.
«Entren en la camioneta,» gruñó.
Volvieron, pareciendo lo suficientemente escarmentados. Simon
sospechaba que tenía menos que ver con la obediencia real y mucho más que
con no ser excluidos de la próxima salida.
«Estás decepcionado porque no me voy a quedar,» Jackson dijo cuando
Simon se alejó de la comunidad.
«Sí. Pero a mí no me gustaría reubicarme y dejar a Meg, así que entiendo
por qué no quieres dejar a la cachorra Esperanza sola.»
«Tengo la capacidad de sostener la forma humana y comprender muchas
de las cosas que usan, pero no quiero dirigir un Courtyard o incluso vivir en
uno. No como tú. Ahora me ocupo de más humanos y de cosas humanas en una
semana de lo que solía enfrentar en toda la temporada.»
«Los humanos tienen una forma de pegarse a ti. Como erizos.»
Jackson se rió en voz baja.
«Pero unos pocos humanos valen las espinas.»

Marcada en la carne
Simon pensó en la manera en que Sam actuaba cuando estaba con Meg, lo
mucho que el cachorro había crecido desde la primera noche que había
atrapado su olor y la curiosidad le había calmado el miedo. Y pensó en lo que
sentía por tener a Meg como amiga.
«Sí, algunos de ellos valen las espinas.»

*****

Meg arrugó el ejemplar de ese día del Lakeside Noticias y lo arrojó en un
rincón de la sala de clasificación. Luego lo recuperó y alisó antes de colocarlo
en el contenedor de alambre que se usaba para los periódicos a reciclar.
¿Cómo había dicho Merri Lee? Mismas noticias, día diferente: el
Gobernador Patrick Hannigan seguía instando a los gobiernos municipales a
mostrar el sentido común en lugar de ceder al sensacionalismo arrojado por el
movimiento Humanos Primeros y Últimos, y el agente Greg O'Sullivan diciendo
que el Grupo de Trabajo de Investigación, todavía estaba investigando la causa
de los peces muertos que seguían apareciendo alrededor de Toland.
Esos artículos le generaron un cosquilleo en sus manos mientras los leía,
pero el artículo que citaba a Nicholas Scratch...
Los humanos eran poderosos. Los humanos tenían la razón. Los humanos
merecían todas las riquezas que el mundo podía ofrecer. Las personas no
deberían tener que estar agradecidas por las limosnas que se reparten de
acuerdo a los caprichos de los animales.
Su piel ardió tanto cuando leyó el artículo que no podía tocar el periódico
más.
Es demasiado pronto para cortarme, pensó mientras se fue al baño a lavarse
las manos. Y no hay razón para cortarme ahora que el ardor se ha ido.
Volviendo a la sala de clasificación, Meg dejó los mazos de cartas proféticas
sobre la mesa y abrió cada caja. Dudó un momento y luego recuperó las cartas
descartadas de la caja de paisajes urbanos; las cartas que identificaban las

Marcada en la carne
ciudades más grandes de humanos en Thaisia. Ella incluso incluyó los dos
juegos de las imágenes más fantásticas. Por último, extendió las hojas de papel
que contenían los bocetos de Esperanza de las cartas que deberían incluirse en
este nuevo mazo Trailblazer, ese que todos esperaban que ella creara de alguna
manera.
Los bocetos de Esperanza mostraban una mezcla de cartas. Algunas eran
escenas que podrían tomarse en su conjunto o eran relevantes debido a una
imagen, y algunas eran imágenes de cosas. ¿Esa mezcla ya existía en algún
mazo? En realidad, no había dado a las cartas una mirada apropiada la última
vez que las tocó.
Meg no estaba segura de cuánto tiempo había estado mirando las cartas, se
había sentido abatida, incluso antes de comenzar a mirar las imágenes, cuando
se dio cuenta que no estaba sola. Alzó la vista hacia el gran hombre de pie al
otro lado de la mesa.
—¿Henry?
—Suspiraste. Me pregunte qué estaba mal.
—¿Me escuchaste suspirar? — Miró hacia la ventana abierta. Ella y sus
amigas no había considerado que cualquiera podría oírlas cuando hablaban en
esta habitación, especialmente ya que por lo general hablaban en voz baja para
evitar el espionaje de Nathan desde la sala.
—Yo estaba trabajando fuera y te escuche. Jake te escuchó desde su
posición en la pared. Y Nathan te escuchó. Fue un suspiro alto y claro.
No había pensado que su suspiro hubiera sido tan fuerte, pero todos los
Otros tenían un oído excelente, por lo que podría haber sonado fuerte para
ellos.
—Leer el periódico me molesta, — admitió.
—¿Este es reciente?
Ella asintió.
—Cada vez que leo sobre el movimiento HPU o algo que Nicholas Scratch
haya dicho, mi piel pica o arde. Estoy tratando de no cortarme. Realmente lo
estoy.

Marcada en la carne

—Ese Nicholas Scratch y los humanos de HPU son problemas. No es
necesario que te cortes para decirnos lo que ya sabemos. — Henry hizo un gesto
a las barajas de cartas—. ¿Y esas?
—No sé lo que estoy haciendo con estas cartas. No sé cómo combinar las
imágenes de estos mazos para hacer uno que sea útil para las Casandra de
sangre. ¿Qué pasa si omito algo que otra chica necesita, pero no es significativo
para mí?
Henry frunció los labios. La cicatriz en el lado derecho de su cara todavía
se veía en carne viva y dolía, un recordatorio diario de la agenda de HPU, en
cuanto a los Otros concernía.
—¿Por qué necesitas saberlo de inmediato? — Preguntó finalmente.
—Para que otras chicas puedan usar las cartas en lugar de cortarse. —
Otras chicas. ¿Era tan adicta al corte que no quería una alternativa? No. Cortarse
terminaría matándola. Podía -tenía- que aprender a usar las cartas para su
propio bien, así como por el de las otras profetas de la sangre.
—Primero se aprende la naturaleza de una cosa, — dijo Henry—. Tenemos
una historia de aprendizaje entre los Beargard. Un joven oso tiene hambre. Él va
al río en busca de peces. Él espera en el río durante días y días hasta que se
debilita por el hambre, pero no hay peces. ¿Por qué? — Henry la miró
expectante.
—No conozco esa historia. No sé por qué no hay peces.
—Llegó demasiado pronto. Si hubiera aprendido la naturaleza de los
peces que ese río engendra, habría buscado otras cosas para comer y llegaría al
río en el momento adecuado. — Henry le dio una cuidadosa sonrisa—.
Observa. Aprende. Después encontrarás lo que necesitas.
Meg suspiró.
—¿Arroo? — Nathan inquirió desde la habitación del frente.
—Ella está bien, Lobo,— dijo Henry. Entonces le dio una larga mirada—.
¿Estás bien, Meg?

Marcada en la carne
Ella tocó uno de los mazos.
—Las cartas podrán revelar una respuesta a una pregunta, pero su uso no
produce euforia. Su uso no se siente tan bien como el corte.
—¿Hasta que aprendas su naturaleza, cómo puedes estar segura que es
cierto?
No tenía una respuesta, pero tenía una pregunta.
—¿Henry? ¿Los bisontes van a dar vueltas por el Courtyard?
—Los dos machos han sido llevados a las Cámaras. Las cercas deben
evitar que vayan más allá de la parte del Courtyard de los Sanguinati. Las
hembras van a pastorear donde quieran. ¿Por qué?
—Ellos van a aumentar de tamaño.
—Mucho más grandes.
—¿Ellos persiguen cosas?
Al principio pensó que la pregunta lo divirtió. Luego dijo:
—Ah. El Bow.
—A veces un ciervo está en la carretera cuando estoy haciendo las
entregas, pero se mueve fuera del camino. No creo que un bisonte adulto
necesite moverse fuera del camino. — Merri Lee había prometido comprobar en
Aullidos, Buena Lectura y Ruth dijo que iría a la Biblioteca de la Plaza Comercial
para obtener información sobre los bisontes. La mayoría de ellos estaban
preocupados de que los nuevos residentes devoraran las huertas. Meg se
preguntó cómo se sentiría un bisonte con respecto a una caja sobre ruedas
resoplando por las carreteras del Courtyard.
—Te daré una respuesta cuando tenga una, — dijo Henry.
Cuando se fue, Meg se acercó a la ventana, pero se mantuvo fuera de la
vista. Oyó la puerta de madera abrirse y cerrarse, oyó pasos en el camino. Pero
se detuvieron antes de que Henry llegara a su estudio porque Jake graznó,
anunciando que un camión había entrado en la zona de entrega.

Marcada en la carne
En un impulso, Meg abrió una baraja de cartas al azar. Insegura de cómo
barajar las cartas, desplego las cartas en una mano con las imágenes boca abajo.
Escogiendo una carta, la dio vuelta.
Cesta de manzanas maduras, que se veían tan...
Podridas. Agusanadas.
Meg parpadeó. No, la carta mostraba una cesta de manzanas maduras...
una deliciosa cosecha.
La puerta de la oficina se abrió. Oyó a Nathan revolverse de la cama del
Lobo para encontrarse con el repartidor en el mostrador.
Meg dejó caer las cartas y corrió a la habitación delantera.
—Hola Harry.
—Zeñorita Meg.
La voz de Harry. Gastada. Alicaída.
—¿Pasa algo malo?
—Traigo un paquete para aquí, para la zeñorita MacDonald. Dice que hay
que mantenerlo fresco.
—¿Harry?
Nathan se levanto sobre sus patas traseras, descansando una pata
delantera en el mostrador.
—No podre seguir haciendo entregas mucho más tiempo. — Harry bajó la
voz y se inclinó hacia Meg—. Se ha hablado acerca de que Entregas en cualquier
parte, pasará a convertirse en Entregas en cualquier parte humana.
—¿Arroo? — Preguntó Nathan, al mismo tiempo Meg dijo:
—¿Qué vas a hacer?
—Entregar mi renuncia; eso es lo que haré, — Harry respondió con
vehemencia. Luego miró por encima del hombro, como si tuviera miedo de ser
oído—. Por supuesto, yo no sé lo que la esposa y yo haremos al prescindir de mi

Marcada en la carne
cheque de pago, pero también he oído hablar de que si estás despedido por ser
un amante de lobo, pierdes tu pensión, lo que quede de ella. Así que yo
preferiría renunciar y conseguir todo el dinero que pueda. Pero eso significa que
es posible que tengan problemas para conseguir algunas entregas. Y algo como
esto, —Harry tocó la caja—, podría no llegar antes de que se estropee.
Meg pensó en la carta de la profecía y se estremeció.
—¿Arroo?
—Le diré al señor Wolfgard lo que has dicho. — Meg dio un paso atrás del
mostrador—. Gracias, Harry.
—Cuídate. — Harry miró a Nathan—. Vosotros dos.
Meg presiono ambas manos contra el marco de la puerta privada y esperó
hasta que Harry se alejó. Luego, se concentró en Nathan, apretando los dientes
para no morderse la lengua para aliviar el zumbido y ardor.
—Ve a por Henry.
Nathan ladeó la cabeza.
—Algo está mal en esa caja. — No se atrevía a aflojar los dientes para
hablar claramente—. Ve a por Henry. Ve a por Tess.
Nathan aulló.
Corriendo a través de la sala de clasificación y hacia trastienda, Meg arañó
la puerta de atrás hasta que finalmente consiguió abrirla y se giró hacia afuera.
—¿Meg? — Pete Denby corrió por las escaleras de su oficina y la atrapó
cuando sus piernas cedieron. Él medio la cargó hacia las escaleras, la sentó y le
empujó suavemente la cabeza entre las rodillas.
—¿Meg? — La voz de Tess, tan afilada como una navaja.
—Paquete. Algo malo, — murmuró Meg—. Ardor en la lengua.
—¿Qué significa eso? — Preguntó Pete.

Marcada en la carne
—Significa que no la pierdas de vista. —Tess entró en la oficina del Enlace.
—¿Te cortaste? — Pete palmeó el hombro de Meg—. ¿Has visto algo?
—Escuché un camión. Tomé una de esas cartas proféticas del mazo. Vi
manzanas podridas, pero la imagen era de una cesta de manzanas maduras.
—Dioses. Bien. ¿Cómo está tu lengua ahora?
Meg levantó la cabeza.
—Mejor.
—Porque ya has dicho la advertencia. ¿No es así como funciona?
—No creo que alguien le enviara una cesta de manzanas a Theral. La caja
no es lo suficientemente grande.
Pete sacó el teléfono móvil del bolsillo.
—Voy a estar bien. — ¿A quién iba a llamar de todos modos?
—¿Doug? Tú o el Teniente Montgomery tienen que venir al Courtyard lo
antes posible. Paquete sospechoso. — Pete hizo una pausa, mirando a Meg
mientras escuchaba—. No tengo la impresión de que estemos tratando con algo
explosivo.
Meg sacudió la cabeza.
—La ley humana no se aplica en el Courtyard, — dijo una vez que Pete
terminó la llamada.
—Theral es humana. La amenaza proviene de otro humano. Eso es asunto
de la policía. — Pete se puso de pie y le tendió una mano—. ¿Te sientes lo
suficientemente bien como para volver a entrar?
—Prefiero sentarme aquí un poco más de tiempo, pero me gustaría un
vaso de agua.
Él hizo una mueca.
—No voy a tratar de explicar a Tess que te dejé sola.

Marcada en la carne
Ella suspiró. Ella realmente quería un poco de agua.
Jake voló sobre la pared del fondo del patio de Henry, aterrizó cerca de las
escaleras, y cambió a humano.
—Voy a buscar agua para nuestra Meg.
Pete hizo un sonido ahogado, y Meg apartó los ojos. Se estaba
acostumbrando a estos cambios rápidos de piel o plumas a humano desnudo y
viceversa, siempre y cuando no fuera Simon. Era diferente cuando era Simon.
—No te comas mi almuerzo mientras que vas por el agua, — gritó Meg.
Jake no respondió, lo que le hizo pensar que la mitad de su razón para
ayudar era ser capaz de hurgar en la trastienda por cualquier cosa que un
Cuervo encontraría interesante. Pero volvió rápidamente y le entregó el vaso de
agua antes de cambiar de nuevo a su forma de Cuervo y volar a su lugar
favorito en la pared.
Oyó sirenas al mismo tiempo que escucharon un vehículo de tracción en el
camino de acceso y de repente se detuvo. Antes de que pudiera girar alrededor
para ver quién había llegado, Simon estaba en cuclillas a su lado.
—¿Meg?
—Estoy bien. — Eso fue todo lo que pudo decir antes de que Jackson se
agachara junto a Simon, y fuera mucho menos sutil olfateando el aire para
captar el olor de la sangre.
Entonces Merri Lee llego corriendo desde la puerta trasera de Aullidos,
Buena Lectura.
—Michael dice que llamaron a la policía. ¿Hay problemas? Meg, ¿estás
bien?
—Paquete sospechoso, — dijo Pete—. Algo que la policía debería
investigar. Meg tuvo una reacción al paquete y necesitaba un poco de aire. No
hay necesidad de alarma.
—Tú, Ruth y yo tenemos que hablar más tarde, — le dijo Meg a Merri Lee.
—Muchos de nosotros tenemos algo de qué hablar, — gruñó Simon.

Marcada en la carne
Meg bebió un poco de agua. Aprender la naturaleza de una cosa. Hasta que
no supiera lo que había en el paquete, no sería capaz de entender la conexión
entre ello y una cesta de manzanas, o por qué había visto algo que no estaba allí.

*****

Monty entró en el despacho del Capitán Burke, seguido por Kowalski y
Louis Gresh, quien cerró la puerta.
Burke miró la puerta, y luego cruzó las manos sobre el vade de sobremesa
del escritorio y dio a los hombres su sonrisa feroz-cordial.
—Normalmente soy yo quien decide si es o no, una reunión privada.
—Esta tiene que ser una reunión cerrada,— respondió Monty.
—¿Hubo un alboroto en el Courtyard? — Preguntó Louis.
—Algo por el estilo. Theral MacDonald está bien. Ella no sabía nada de lo
que había sucedido, o que la involucraba, hasta que fui a la oficina médica para
hablar con ella. Meg no estaba disponible, pero Nathan Wolfgard fue directo
sobre lo que había ocurrido.
—Lo mismo Pete Denby, — dijo Burke—. Me llamó otra vez mientras
estaba tomando una declaración formal a Nathan. ¿Se inspeccionó el paquete?
Monty asintió.
—Una caja de bombones caros, con una tarjeta que decía: "Dulces para una
chica dulce". No hay ninguna firma en la tarjeta, y la única cosa que el empleado
de Entregas en cualquier parte pudo decirnos, fue que el paquete fue llevado a su
ventana de recepción justo antes del cierre de ayer, y el hombre pagó la tarifa
extra de mercancía perecedera que debía ser entregada a la mañana siguiente.
El empleado no recordaba mucho sobre el hombre; sólo que parecía que había
estado trabajando al aire libre... tenía manchas de césped en su ropa y suciedad
en sus botas de trabajo. No había nada que indicara que el paquete fue enviado
por Jack Fillmore, el ex abusivo de Theral.
—¿Pero? — Llevó a Burke.

Marcada en la carne

—Hay indicios de que los chocolates fueron manipulados. No había
objetos extraños dentro de los chocolates que se examinaron, por lo que el
laboratorio tendrá que realizar pruebas para averiguar que hay dentro. —
Monty tragó su ira. Si Meg Corbyn no hubiera reaccionado mal al paquete,
Theral podría haber dado los chocolates a los niños como una golosina. ¿Qué le
podría haber ocurrido a Lizzy, Sarah o Robert Denby, si cualquier cosa en los
chocolates estaba destinado a incapacitar a un adulto?
—En nuestro tiempo libre, el Oficial Debany y yo llamamos a los hoteles y
casas de huéspedes, en particular a aquellos que ofrecen suites que se alquilan
por semanas, y no hemos encontrado a nadie registrado bajo el nombre de Jack
Fillmore, — dijo Kowalski.
—Lo que implica que se está quedando en cada hotel de alta rotatividad
de la ciudad, o que se queda aquí bajo un alias,— dijo Burke.
—Lo más probable es que esté usando un alias, incluso si él está viviendo
y trabajando en otra ciudad, — dijo Louis.
—Eso podría explicar la diferencia en el tiempo entre cuando envió las
flores a Theral para confirmar que estaba trabajando en el Courtyard y esta
entrega de dulces manipulados, — dijo Monty—. Hay un número limitado de
pueblos y ciudades controladas por humanos a una distancia razonable de
Lakeside, e incluso pasar la noche para vigilar la casa de MacDonald o vigilar a
Theral para tratar de establecer una rutina, significaría el uso de días
programados fuera del trabajo. Si Fillmore se tomara cualquier otro tiempo libre
del trabajo, se registrarían y formaría un patrón.
—No tenemos ninguna prueba de que Fillmore enviara las flores o estos
chocolates,— Burke señaló—. Hemos hecho suposiciones basadas en la historia
de Theral con este hombre, y estamos más inclinados a tomar su palabra porque
Lawrence MacDonald era su primo y uno de nosotros.
—Hasta ahora él -o alguien- ha intentado dos veces -sin lograrlo- superar
el mostrador de la Oficina del Enlace. En realidad, es la Oficina del Enlace de lo
que quería hablar. — Monty transmitió la información que Nathan le había
dado de que Entregas en cualquier parte, pasaría a convertirse en: Entregas en
cualquier parte humana.
Burke dejó escapar un suspiro de bronca.

Marcada en la carne
—Jodidos tontos. Si siguen con esta mierda, los humanos serán
desalojados de Lakeside. Voy a pedir a Pete que compruebe los contratos de
arrendamiento de tierras, que averigüe que gran parte de la ciudad se podría
perder y qué tan pronto. Sólo los dioses saben lo que haremos si los trenes que
van y vienen desde Lakeside pierden por completo el derecho de paso por el
País Salvaje y la ciudad ya no fuera más un destino viable.
—Los caminos entre las ciudades también entran en el derecho de paso, —
dijo Louis—. Y los buques de carga que se mueven en los Grandes Lagos ya
están en una situación precaria. Podríamos quedar aislados.
—Cada ciudad bajo control humano en el continente puede quedar
aislada. La gente lo ha estado olvidando últimamente. — Burke miró a los tres
hombres—. ¿Algo más? ¿No? Entonces, vamos a hacer todo lo posible para
mantener las cosas sin problemas.
Monty, Kowalski, y Louis abandonaron la oficina de Burke.
Pensando en la pérdida del derecho de paso entre ciudades, Monty fue a
su escritorio y llamó a su madre para instarla, una vez más, a hacer las maletas y
venir a Lakeside tan pronto como pudiera.

*****

Simon, Jackson, Blair, Henry, y Vlad formaban un círculo alrededor de uno
de los Bow.
—¿Su Meg conduce alrededor del Courtyard en eso?— Preguntó Jackson.
—No sirve para conducir alrededor de las calles de la ciudad, pero ella lo
hace muy bien aquí, — respondió Simon, a la defensiva. La conducción de Meg
había mejorado en los últimos meses, por lo que "muy bien" era una evaluación
precisa de su habilidad. Pero al mirar por encima del Bow a Jackson,
comprendió la verdadera pregunta—. Cuando los bisontes crezcan, van a ser
más grandes que el Bow.

Marcada en la carne
—Más grandes y más pesados. — Jackson presionó las dos manos en el
marco del Bow y lo empujó. El pequeño vehículo se balanceó—. Esto se volcará
si un bisonte le pega.
Un escalofrío de miedo pasó por Simon. Los Bow podrían traquetear en las
carreteras del Courtyard; podían mantener a alguien seco durante el tiempo
lluvioso o con nieve. Podrían, con el conductor adecuado, traquetear a lo largo
de las carreteras mojadas o con nieve sin ningún contratiempo. ¿Podría un Bow
-y su conductor- sobrevivir a una colisión con algo tan grande como un bisonte?
—. Ellos no tendrían ninguna razón para perseguir a un Bow o cargar contra
uno. — Eso no significaba que uno de los bisontes no confundiría el Bow con
algo que debía ser perseguido o desafiado.
—¿Van a ser un problema para los ciervos? — Preguntó Blair—. La tierra
del Courtyard puede alimentar a la manada que vive dentro de sus límites, y la
manada es lo suficientemente grande como para alimentar a nuestra manada y
proveer carne para el resto de los residentes del Courtyard. ¿Qué parte de la
comida de los ciervos consumirán los bisontes?
Vlad frunció el ceño.
—¿Dime otra vez por qué tenemos bisontes en el Courtyard?
Tenía espacio para moverse, pero aún así, Simon se sentía acorralado.
—Porque Meg vio bisontes en la Comunidad River Road, y la cachorra
Esperanza dibujo la visión de Jackson trayendo once bisontes para nosotros. —
Entonces se le ocurrió que, tal vez, habían malinterpretado las visiones de las
Casandra de sangre. Después de todo, lo que veían no siempre sucedía.
Tal vez tener bisontes en el Courtyard no era una buena idea después de
todo.
—Bueno, — dijo Henry—, si los bisontes son un problema, sólo tendremos
que comérnoslos antes.
Infeliz por haber tomado una mala decisión, Simon se pasó una mano por
el pelo y quiso olvidarse de los bisontes por un rato. No hacía demasiado calor.
Tal vez podría convencer a Meg para jugar un juego de persecución antes de
comer la cena. O la podría perseguir hacia y desde el jardín del Complejo Verde
si ella iba a sacar las malas hierbas.

Marcada en la carne
—Si nos comiéramos todo lo que fuera un problema...
—Todos estaríamos gordos, — finalizó Blair.
Henry soltó una risa.
—Hasta que decidamos qué hacer con ellos, nos aseguraremos de que
alguien vigile a los bisontes, cuando Meg este en el Bow.
Con esa parte resuelta, llevaron el Bow a uno de los garajes detrás del
Complejo Verde y lo enchufaron para cargar el vehículo.
—¿Vas a tomar el tren mañana por la mañana?— Preguntó Simon a
Jackson cuando todos ellos cruzaron a través del arco que proporcionaba acceso
entre los garajes a los apartamentos.
—Quiero llegar a casa. Con tantos humanos actuando agresivos y
extraños, no me siento bien estando tan lejos de Grace y Esperanza.— Jackson
miró a su alrededor—. ¿Podemos tener una carrera más?
Vlad se paró de repente, una mirada peculiar en su rostro.
—¿Qué? — Preguntó Simon.
—Tess dice uno de nosotros necesita hablar con Meg sobre sus habilidades
proféticas, — respondió Vlad—. Tú y Jackson hagan su carrera. Yo me encargo
de esto.
—¿Sabes qué es esto?
—No. — Vlad cambió a humo y se dirigió a la Plaza Comercial hasta la
Oficial del Enlace a una velocidad que superaría a cualquier presa a pie.
—Vayan, — dijo Henry—. Corran. Se sentirán mejor así.
No podía discutir con eso, así que Simon, Jackson, y Blair se fueron al
apartamento de Simon para arrojar la ropa y la forma humana, y recordar lo
que realmente eran.

*****

Marcada en la carne

Vlad se detuvo en las sombras de la vía de acceso y cambió a humano
antes de caminar hacia el frente de la Oficina del Enlace y entrar por esa puerta.
Meg de repente duda de su capacidad de ver visiones con precisión, Tess había
dicho. Dice que no está funcionando bien. Ella me está alterando, por lo que Simon o tú
tienen hablar con ella.
No había problema. Él tenía mucho que decirle a Meg Corbyn.
«Necesito hablar con Meg,» le dijo a Nathan.
Nathan miró la puerta privada.
« Ella está infeliz. No sé por qué. Nadie la ha molestado.»
Vlad agitó un dedo a la otra cama de Lobo.
«¿Dónde está Saltarín?»
«Jugando con Sam. Estuvieron jugando con los cachorros humanos por un
rato, pero los humanos pasaban quejándose de que se aburrían. ¿Qué es
aburrirse?»
Un rasgo humano que no queremos adquirir, pensó Vlad.
«¿Sam y Saltarín no están con Meg?»
«No, Sam dejó su ropa en Aullidos, Buena Lectura, y él y Saltarín volvieron
al Complejo Wolfgard a través del estanque.»
Con eso ya resuelto, -y sintiendo la seguridad de que esta conversación no
sería interrumpida- Vlad se abrió paso a través de la puerta privada. Al cerrar la
puerta, Meg se apartó de la mesa de clasificación, claramente sorprendida de
verlo.
—¿Vlad?
Él cerró la puerta de la habitación de atrás antes de caminar hacia la mesa.
—Tengo entendido que estás buscando una evaluación de desempeño.
¿No es así como los humanos lo llaman? — Oyó la brusquedad en su voz.

Marcada en la carne
—¿Por qué estás enojado conmigo?
Tenía 11 razones, pero los bisontes, en realidad, no eran su culpa.
—No contigo. Pero estoy enojado. Más de lo que pensaba. — Para darse
tiempo para ordenar sus pensamientos, miró las barajas de cartas sobre la mesa
—. ¿Cómo funcionan estas?
—No estoy segura.
—¿Qué significa eso?
—¡Significa que no estoy segura!
La estridencia de su voz hizo que la mirara, que realmente la mirara. ¿Esa
ansiedad en los ojos, el estrés que vio en su cara, era porque los Otros habían
pedido demasiado de ella, porque esperaban demasiado de alguien que era sólo
una polluela, independientemente de su edad física?
—Parece que piensas que hay algo mal con tus habilidades como profeta.
¿Por qué? Y no me digas "no estoy segura". — Él agudizó su voz para sonar
como una chica y ese tono fue tan insultante que Meg bien podía estallar en
lágrimas o ir a zarandearlo.
—¡Incluso una niña pequeña puede decir la diferencia entre una caja de
bombones y una cesta de manzanas! — Gritó.
Enfado. Bien. Lo prefería al llanto.
—Si le muestras a un niño una fotografía de ambas cosas, supongo que
sabría cuál es cuál, si es que tuviera la edad suficiente para saber esas cosas, —
dijo Vlad ligeramente. Al azar, cortó uno de los mazos de cartas y dio vuelta la
carta superior. Mostraba una mesa llena de alimentos: puré de patatas, una
ensalada, una cesta de pan, verduras cocidas, y en el centro, un gran asado.
Mi respuesta a lo que hay que hacer con los bisontes, pensó mientras devolvía la
carta al mazo.
—¿Así que todo este alboroto emocional es porque seleccionaste una carta
que no coincidía con el peligro específico? — Él no esperó a que le respondiera
—. ¿Alguien te pidió una pregunta? ¿Alguien, incluyendo ti, preguntó: "¿Qué
hay en ese paquete?".

Marcada en la carne

Meg arrugó la frente concentrándose.
—Escogí la carta de las manzanas cuando el camión de reparto llegó.
Antes de que el paquete estuviera en la oficina. Pero, por un momento, la
imagen...
Cuando ella se fue apagando, él terminó su reflexión.
—Fue como si una de las imágenes de entrenamiento se hubiera
superpuesto sobre la carta, mostrándote una verdad más allá de lo que el ojo
podía ver.
—Sí. Y cuando fui al mostrador para hablar con Harry, mi lengua comenzó
a arder, como si fuera ahí donde tenía que cortarme para revelar la profecía.
Había visto la cantidad de sangre que fluía cuando una lengua era
mordida o cortada. No quería pensar en Meg colocando la navaja de plata en su
boca.
—Pero no tuviste que hacer eso porque ya sentiste que había algo malo en
lo que estaba en el paquete. — Vlad tocó uno de los otros mazos, un
movimiento ocioso—. Meg, hiciste una conexión entre dos cosas y te dio la
advertencia. ¿Cómo es que eso es inadecuado?
—¡Porque tengo que encontrar la manera de hacer este trabajo para todo el
mundo! — Ella hizo un gesto con la mano para indicar todas las barajas de
cartas.
—No, no tienes, — espetó—. Se te ha pedido que consideres si el uso de
estas cartas es una posible alternativa a las chicas que se cortan a sí mismas para
liberar las visiones, no que lo averigües todo en un par de días. Y no estamos
hablando de las otras chicas en este momento. Estamos hablando de ti. Sólo tú.
Entonces, ¿de qué se trata realmente?
—Mis profecías solían ser exactas, — exclamó Meg—. Costaba mucho
comprar un corte en mi piel debido a que mis profecías eran exactas.
—Aún lo son.
Ella sacudió la cabeza con tanta fuerza que él temió que se hubiera herido
el cuello.

Marcada en la carne
—Ya no soy precisa. No como era en el... —Ella tragó saliva—. En el
recinto.
—Cuando la profecía es hablada, no recuerdas lo que ves; no recuerdas lo
dices. ¿Cómo sabes que eras más precisa?
—Los clientes del Controlador no habrían pagado tanto si no lo hubiera
sido, — susurró Meg. Ella evitó sus ojos—. ¿Dónde está Simon?
—Está corriendo con Jackson y Blair mientras trata de averiguar qué hacer
con 11 grandes y malolientes errores. — Vlad suspiró—. Tal vez no son tus
profecías las que son inexactas de repente; Tal vez sea la capacidad de tus
intérpretes. Después de todo, esto es una nueva experiencia para todos en el
Courtyard. Pero nunca has tenido a nadie que te mostrara lo que habías dicho o
que dibujara pequeños cuadros como Merri Lee hace para desentrañar las
imágenes. Nunca viste a tus propias profecías llegar a pasar, por lo que nunca
llegaste a ver si sucedieron de verdad.
—Hasta ahora. — Meg miró alrededor de la sala de clasificación.
—No he estado llevando la cuenta, pero creo que al menos la mitad de las
veces, desde que vives en el Courtyard, lo que has visto no ha ocurrido porque
lo viste. Piensa en ello, Meg. Los ponis no murieron envenenados, porque los
viste morir e identificaste donde podíamos encontrar el veneno. Nadine
Fallacaro no murió cuando su tienda fue incendiada, porque viste imágenes que
nos dieron la suficiente advertencia acerca de quién y dónde. Así como muchas
de las profetas de la sangre fueron rescatadas porque las viste en peligro. — La
ira ardió de nuevo en él—. De hecho, Sra. Corbyn, sus profecías han sido tan
exactas, ¡que por tu culpa terminamos con los estúpidos bisontes!
Ella dio un paso atrás, a pesar de que la mesa estaba entre ellos.
—¡Pero los vi! Cuando Simon quiso saber acerca de la Comunidad River
Road, vi bisontes...Y... ¡y Esperanza hizo un dibujo de ellos!
—Tú los viste. Esperanza hizo un dibujo de ellos. ¡Y todo el mundo siguió
todos los pasos que harían que eso sucediera sin detenerse a pensar si era algo
que debería suceder!
Meg parpadeó.

Marcada en la carne
Vlad dio vueltas por la habitación un par de veces, lo único que se le
ocurrió hacer para calmar su agitación.
—Los Sanguinati son cazadores urbanos en su mayor parte. ¿Qué sabemos
acerca de bisontes? — Nada de nada hasta que hizo un poco de investigación,
pero los bisontes ya estaban en el tren en el momento en que recibió un mensaje
de Tolya expresando cierta preocupación por ese plan—. Henry, que creció en el
Noroeste, no se opuso a la idea. Tampoco Elliot. Y Simon... Bueno. Entiendo su
pensamiento en algún grado. Carne fresca en las garras. Un montón de carne.
Suficiente para alimentar a los Terráneos y a la manada humana. Pero se
necesita una manada con experiencia en la caza de un animal tan grande para
tener éxito sin salir lastimados.
—¿Lastimados? ¿Los Lobos podrían salir lastimados? Nadie me dijo que
podrían salir lastimados. — Ella sonaba furiosa, y el ardor que le llenó los ojos
le preocupo.
Vlad dejó de caminar. Podía imaginársela, una humana que podía ser
derribada por un corte de papel, agitando su escoba hacia un bisonte, lista para
golpearlo insensatamente para proteger a un cachorro de Lobo. La idea de que
pudiera tratar de hacer exactamente eso, era espantosa y divertida a partes
iguales.
Era el momento de alejar a Meg de los pensamientos sobre las criaturas
con pezuñas. Un Lobo podría ser herido por una patada bien colocada de un
ciervo, o ser herido por las astas. Dado que los Lobos no iban a dejar de cazar
ciervos, no iba a ofrecer información que pudiera causar fricción en el Complejo
Verde, cada vez que alguien trotara a casa con un pedazo de carne.
—Tú podrías salir lastimada también, algo en lo que no habíamos
pensado, — dijo—. Estos bisontes son todavía jóvenes, aún en crecimiento. Pero
no hay forma de saber cómo reaccionarán a la vista de un Bow, sobre todo una
vez que maduren. —Y la idea de Meg herida y sangrando en el Bow estaba más
allá de cualquier cosa que quisiera imaginar. No es que no la fueran a encontrar
rápidamente; incluso cuando manejaba por los alrededores sola, había un
montón de Terráneos manteniendo un ojo en ella.
Pero no era un pensamiento que quisiera que el abuelo Erebus albergara.
Una vez que eso ocurriera, los bisontes serían desangrados antes de que Simon
tuviera la oportunidad de tomar una decisión como líder del Courtyard... y eso

Marcada en la carne
podría crear tensión entre los Sanguinati y los Wolfgard, que de ninguna forma
podían permitirse cuando había toda esta agitación con los humanos.
—El punto es, que dos profetas de la sangre vieron bisontes llegando a
esta zona, — dijo Vlad—. Pero deberíamos habernos preguntado si ese era el
futuro que queríamos y qué consecuencias habría cuando trajéramos un animal
a un área que no era parte de su territorio natural.
Meg tomó una respiración profunda y exhaló.
—Elije un mazo.
—¿Qué?
—Querías saber cómo funcionaba. Escoge una carta.
Eligió el mismo mazo de cartas que había mirado antes, luego observó el
torpe esfuerzo de Meg para barajar las cartas antes de dejar el mazo sobre la
mesa con su mano apoyada en la primera carta.
—Haz tu pregunta.
—¿Qué debemos hacer con los bisonte? — Luego añadió en silencio, habla,
profeta, y yo te escuchare.
Meg cerró los ojos, respiró y exhaló un par de veces, luego cortó el mazo y
giró su mano para revelar la carta.
Era la misma carta que él había sacado, la mesa llena de comida y el gran
asado en el centro.
Vlad se rió.
—Muéstrasela a Simon.
Meg miró la carta e hizo una mueca.
—Simon estaba tan entusiasmado con la carne que Joe envió, y a él y a
Sam les gusta tanto, que no quisiera echar a perder el placer, pero...
Se rió de nuevo.
—No te gustaron las hamburguesas de bisonte.
—No.

Marcada en la carne

Si le hubiera dicho eso a Simon, se habría resuelto el problema de los bisontes en el
Courtyard antes de que las malditas cosas entraran en el tren, pensó Vlad.
«Una camioneta de reparto está entrando,» dijo Nathan.
—Tiempo para que ambos volvamos a trabajar. — Se acercó a la mesa y le
sonrió mientras abría la puerta privada. La siguió hasta el mostrador y se apoyó
en él, notando que Nathan se levantó y miraba al humano que se bajó de la
camioneta. No era algún repartidor regular, entonces.
Meg frunció el ceño ante su portapapeles mientras escribía el nombre de la
empresa en el costado de la camioneta.
—Entrega. — El hombre dejó un paquete en el mostrador.
Fue la manera en que Meg se apartó del hombre y del paquete lo que
advirtió a Vlad y Nathan que algo estaba muy mal. Vlad se acercó al mostrador,
empujando suavemente a Meg hacia la puerta privada, mientras que Nathan
sigilosamente se movió para bloquear la puerta principal.
—Espere, — dijo Vlad cuando el hombre se giró para irse—. No he
acordado aceptar este paquete.
—Tienes que aceptarlo.
—No, no lo creo. — El paquete estaba dirigido a la Sra. Amante de lobo
MacDonald. La dirección de la "empresa", decía "Club de Polis Muertos".
Sonriendo lo suficiente para mostrar un colmillo, Vlad tomó el teléfono en
el mostrador y llamó a la línea directa de Burke en la estación de la calle
Chestnut.
—¿Capitán? Acabamos de recibir un paquete de algo llamado Club de Polis
Muertos. ¿Qué le gustaría que hiciéramos con el hombre que lo entregó? Sí,
todavía está aquí. Bueno, puede detenerlo, o nos lo podemos comer.
El hombre se quedó sin aliento. Meg dejó caer su portapapeles en la mesa
de la sala de clasificación e hizo un sonido extraño. Dado que estaba a salvo del
extraño, Vlad no le hizo caso, estaba más interesado en ese momento por el
silencio de Burke antes de contestar que enviaría un coche.

Marcada en la carne

Vlad colgó.
Un largo minuto después, el Oficial Debany, en uniforme, entró en la
oficina a la carrera, casi tropezando con Nathan, que seguía bloqueando la
puerta principal.
Debía haber estado preparándose para el trabajo cuando Burke llamo.
—Está bajo arresto, — dijo Debany.
—¡Solo entregue un jodido paquete! — Protestó el hombre.
Dudando, Debany miró a Vlad.
—¿Cree eso?
Vlad miró por encima del hombro para comprobar a Meg y la vio cortarse
la parte inferior de un dedo de su mano derecha.
—Arréstalo o lo vamos a matar, — espetó Vlad—. ¡De cualquier manera, lo
quiero fuera de aquí! — «Nathan, sal a la calle con Debany.»
«¿Por qué?» Nathan gruñó.
«Ve.» Vlad se precipitó a la sala de clasificación, maldiciendo a Meg y a él
mismo. Después de llamar a Burke, debería haber dejado que Nathan
custodiara al desconocido mientras que él vigilaba a Meg.
Le sacó la navaja de la mano y la puso sobre la mesa. No había sangre
evidente en la navaja; nada derramado en las cartas. Y no había tiempo para
agarrar alguna cosa para absorber la sangre que goteaba de su dedo, por lo que
puso su mano debajo de la de ella, luchando para no cambiar a humo y
consumir las gotas de sangre que chocaron contra su piel.
—Habla, profeta y yo te escuchare. — ¿Cuánto tiempo había pasado
mientras ella había tratado de tragar las palabras junto con la agonía que
precedía a las palabras pronunciadas de la profecía? «¡Tess! ¡Oficina de Enlace,
ahora!» No era su primera opción ya que ella ya estaba molesta con Meg, pero
tenía experiencia en el trato con la chica durante estas profecías.

Marcada en la carne
—Huevos podridos, — susurró Meg—. Manos. Pies. Huesos. Gusanos. —
Una vacilación antes de que exhalara una última palabra—. Bala.
Se dejó caer al suelo. Vlad se hundió con ella, todavía sosteniendo su mano
para mantener la sangre lejos del suelo.
Sintió a Tess adentrarse en la habitación y salir de nuevo. Cuando volvió,
se agachó junto a Meg, levantó la mano ensangrentada, y le ató una toalla
alrededor, dejando caer una segunda toalla debajo de la mano de Vlad. Le
limpió rápidamente la sangre de Meg de su piel.
—Pon la toalla en el lavabo. Deja correr agua fría sobre ella mientras te
lavas las manos. La manada femenina dice que sirve para extraer la sangre del
tejido por lo que no perderemos lo que podríamos necesitar más adelante, —
dijo Tess.
«¿Te puedes ocupar de ella?» — Vlad preguntó mientras corría hacia el
baño—. «Necesito hablar con el Teniente Montgomery y el Capitán Burke.»
«Escucho sirenas. No creo que vayas a tener que ir a buscar a alguno de
ellos.» —Tess lo estudió cuando regresó—. «¿Es malo?»
«Esperemos que nuestra Meg este equivocada esta vez.»
«Ella aún no se ha equivocado. No realmente.»
En otro momento, la compresión de que querría haber dudado de Meg,
sería divertido. Pero no ahora.

*****

Monty recuperó el correo de su buzón y subió las escaleras a su
apartamento. No estaba seguro de que fuera a pasar la noche allí. No estaba
seguro de que un hombre solo, incluso un oficial de policía, que era conocido
por trabajar con los Terráneos, estaría a salvo en esta parte de la ciudad. Entre
los incendios que quemaron tantos negocios en la Calle Comercial y las
inundaciones causadas por la tormenta localizada la misma noche de los

Marcada en la carne
fuegos, esa parte de Lakeside estaba agitada, y la policía estaba desarticulando
varias peleas por día entre los miembros de HPU, que culpaban a los Terráneos
por todos los problemas de la ciudad, y la gente que ahora culpaba a HPU por
los problemas de la ciudad.
Y encima, hoy, el paquete que fue entregado al Courtyard. Creía en el
repartidor cuando el tonto afirmaba que no sabía lo que había en el paquete. La
histeria después de haberle mostrado lo que había entregado no fue fingida.
Dos manos con algunos de los huesos mostrándose a través de la carne ya
carcomida. Dos pies cubiertos de gusanos. Y una bala. No una ya usada. Nada
que pudieran rastrear.
Después de la incautación de la camioneta de reparto, y haciendo caso
omiso de los gritos del dueño de la empresa acerca de que los clientes
esperaban los artículos en la camioneta, Louis Gresh y su equipo comprobaron
cada paquete, haciendo un registro de cada elemento. Ellos encontraron otros
tres paquetes del Club de Polis Muertos, tres otros paquetes con los mismos
artículos. Aquellos fueron entregados al equipo de forenses después de que la
brigada de explosivos confirmara que los paquetes no eran trampas explosivas.
Ellos estaban buscando a cuatro cuerpos, o, al menos, las identidades de
los fallecidos. Burke no creía que serían encontrados, dado que la cremación era
estándar, excepto para los ricos, que podían permitirse una cripta familiar y,
literalmente, ser enterrado con sus antepasados. Ninguna de las manos y pies
eran lo suficientemente frescos para que el cuerpo todavía estuviera en la
morgue o en una funeraria para la visualización final.
Pero la policía buscaría los cuerpos, y buscaría a quienes eran responsables
de dirigir tal mala voluntad hacia un miembro de la familia de Lawrence
MacDonald.
De acuerdo con los informantes de Burke, el propietario de la empresa de
distribución y todos sus empleados pertenecían a el movimiento Humanos
Primeros y Últimos, y los trabajadores en el crematorio, que también eran
miembros del HPU, juraron que no habían dejado ningún cuerpo sin vigilancia
durante "más de un minuto" y no habían notado ninguna mano o pies faltantes
a su regreso. Y parecía que, cuando las huellas dactilares confirmaron que las
manos que habían sido enviadas al Courtyard, pertenecían a Lawrence
MacDonald, todos los oficiales de policía en Lakeside lo supieron en el lapso de
una hora. Y después de escuchar la noticia, todos los oficiales que en secreto o

Marcada en la carne
abiertamente, pertenecían al movimiento, se quitaron la insignia de HPU y la
tiraron a la basura.
No importaba lo que pensaran acerca de las personas que trabajaban con
los Terráneos, ningún agente de policía veía al Club de Polis Muertos como una
broma inofensiva. Esta vez, el HPU había rebasado demasiados limites.
Porque estaba cansado, Monty leyó la nota de su madre dos veces antes de
entender lo que estaba diciendo. Porque estaba cansado, su temperamento, por
lo general muy difícil de calentar, encendió.
Lanzando la carta a un lado, tomó el teléfono y llamó al apartamento de su
hermana.
—¿Sissy? — Dijo Monty, luchando por controlarse—. Soy CJ. Quiero
hablar con mamá.
—¿Mama te escribió? Cuando se enteró de la llamada telefónica, se puso
loca y dijo que iba a escribirte. Es sólo que... Jimmy llamó para ver cómo
estábamos...
—Llamó para sacarles algo de dinero a ustedes. — Monty esperaba
sinceramente que no hubieran tenido un centavo para dar.
Tenía 12 años cuando sus padres adoptaron a Sierra. La niña necesitaba un
hogar; sus padres le podían dar uno. Para él, no había nada que discutir.
Pero para los 9 años de Cyrus James, conocido en la familia como Jimmy,
la llegada de Sierra significó una pieza pequeña del pastel. El dinero para la
ropa, los juguetes, para cualquier cosa que codiciaba -y codiciaba casi todotuvo que ser dividido entre los tres hijos ahora, en lugar de dos. Jimmy nunca
dejó que Sissy olvidara que nunca había tenido suficiente por su causa. Si cada
uno de ellos conseguía una galleta, Jimmy se comía la suya y la mitad de la de
ella, ya que, decía, habría conseguido eso si ella no hubiera estado allí. Cada vez
que ella ahorraba dinero para algo que quería, él encontraba algo que quería
que costaba más dinero de lo que tenía y ella completaba la diferencia, y tenía
que esperar y ahorrar un poco más para comprar algo para sí misma.
Monty se había impuesto como una barrera durante el tiempo que vivió en
la casa, y dio un suspiro de alivio cuando Jimmy se fue de casa también, para
hacer su propio camino.

Marcada en la carne

En muchos sentidos, Sierra era una mujer joven y fuerte, y era inteligente.
Pero Jimmy podía marearla tanto que nunca tenía una oportunidad cuando
tenía que tratar con él.
—No, no lo hizo, —Sissy comenzó—. Realmente no. Me preguntó lo que
estábamos haciendo, y le dije que mamá, las niñas y yo íbamos a Lakeside para
visitarte. Y dijo que una visita sonaba como una buena idea, pero si yo no tenía
dinero, cómo íbamos a llegar.
Monty no quería escuchar esto.
—Déjame hablar con mamá.
—Y dijo que tal vez debería venir a visitarte también, ya que ha pasado un
tiempo.
Más de un tiempo. A Jimmy le gusta el alcohol y las drogas, y prefería
tener dinero sin trabajar por ello. Tener un policía por hermano no hacía que sus
amigos se sintieran cómodos.
—¿Sugirió que él y su mujer debían venir a Lakeside contigo y dejar a
Mama en Toland cuidado de cuatro niños? — Cuando ella no respondió, sintió
la sangre golpeando en la cabeza—. O hablo con mamá ahora, o nadie va a
venir a visitarme.
Un momento más tarde, Twyla Montgomery estaba en el teléfono.
—Mamá.
—No uses ese tono conmigo, Crispin.
Ella le había enseñado el valor de la cortesía. Su voz se volvía aguda
solamente cuando era empujada demasiado—. Lo siento mamá. Algunas cosas
malas sucedieron hoy. —Se tomó un momento para armarse a sí mismo—.
Mamá...
—No necesitas darme sermones, — dijo Twyla—. Ya le dije a Sierra que
voy a Lakeside para ayudarte a cuidar a Lizzy. Tú fuiste lo suficientemente
amable para proporcionar los medios para que ella y sus hijas vengan conmigo.
Y ya que acaba de perder su trabajo también, no hay razón para quedarse en
Toland, pero de repente está arrastrando sus pies y diciendo que no puede

Marcada en la carne
decidir. Así que le dije que si ella quiere quedarse esa es su elección, pero no le
daré su billete de tren a Cyrus para que haga lo que le plazca. Si él quiere ir a
Lakeside, puede hacerlo por su cuenta y tomar sus propias disposiciones para
un lugar donde alojarse, ya que me dio la impresión de que algunas personas
no se sentirían cómodas con los arreglos que has hecho para nosotras.
—Van a estar rodeadas de policías y Lobos.
—Uuh.
Monty tuvo que sonreír. Twyla Montgomery no se dejaría intimidar por
uno u otro tipo de fuerza.
—¿Estás lista, entonces?
—Estoy empacando. Tengo los papeles importantes que dijiste que debería
llevar. Creo que eso es lo que asustó a tu hermana. Ella se sintió obligada a
decirle a tu hermano que hay problemas en puerta. No es algo que nadie salvo
un tonto no pudieran ver. —Twyla hizo una pausa—. Tal vez él tiene el
suficiente sentido común para sacar a su familia de la ciudad.
—Tal vez. —Si la esposa de Jimmy no se le prendía de la chaqueta, él se
iría dejándola con sus hijos sin pensarlo dos veces—. ¿Jimmy dejó un número de
teléfono donde tú o Sierra pudieran localizarlo?
—El número cambia cada vez que llama. Como Sierra no pudo darle lo
que quería, no dejó ni siquiera eso esta vez. — Una pausa—. ¿Crispin? El
problema que se avecina. ¿Será malo?
Necesitaba saberlo.
—No puedo decirlo.
—¿Tiene algo que ver con la noticia de hoy, de que la gente que limpiaba
los peces muertos encontraron algunas piezas de brazos y piernas?
Probablemente.
—Ven pronto, mamá.
—Escuche las palabras la última vez que llamaste, Crispin, y entiendo lo
que estás diciendo. Pero quiero dar a Sierra un poco más de tiempo para ver qué
es lo mejor para ella y sus niñas. Si ella no puede verlo, iré sola.

Marcada en la carne

Monty esperó hasta que ella colgó. Luego llamó a su Capitán para
averiguar si Burke había oído ese informe, y si había alguna posibilidad de que
algunas de las manos y pies que se encontraron en los paquetes, hubieran
estado en agua salada y fueron enviados desde Toland.

Marcada en la carne

Para: Simon Wolfgard
Cuatro de los seis bisontes liberados en la Comunidad
River Road han sido asesinados. Se encontraron dos
cadáveres bien lejos de las casas. Los carroñeros estaban
comiendo cuando llegamos, pero lo que sea que ataco a los
bisontes debió haber sido muy grande y estar muy
hambriento para haber consumido gran parte de los
animales en un tiempo tan corto.
Los otros dos cadáveres fueron dejados en el límite de
la ciudad de Saltos de Talulah. Lo sé porque uno de los
líderes Terráneos me llamó para decirme que la carne se
agradece. Mientras hablaba con él, tuve la sensación de que
los Terráneos que fueron enviados a tomar el control de las
cataratas, están cansados de tratar con humanos y quieren
volver a casa, o al menos ir a algún otro lugar que tenga un
contacto mínimo con humanos. Otra sensación de la
conversación: si los humanos que tienen la formación
necesaria para poner en funcionamiento cosas como la
planta hidroeléctrica y cualquier otro negocio que no puede
ser desatendido, optan por quedarse, los Terráneos
permitirán que el resto de los humanos salgan de la ciudad.
Como te dije, esto es sólo un presentimiento, pero es la
primera vez que los Otros han iniciado el contacto con
cualquiera de Desembarco del Ferry desde que las cataratas
fueron cerradas hace unos meses.
Los Halcones y los Cuervos están en busca de los otros
dos bisontes. Nosotros te haremos saber cuando los
encontremos.
Estoy bastante seguro de que Ming Beargard sabe lo
que mató a los bisontes, pero creo que tiene miedo de
decirlo. ¿Es seguro para mi pueblo estar trabajando en la
Comunidad River Road?
Steve Barquero

Marcada en la carne

Para: Steve Barquero
Tu gente debería estar segura, pero, por ahora, Ming o
algún otro Terráneo deben estar con los Intuye si necesitan ir
más allá de las casas para mirar a la tierra que queremos
dejar a un lado para pastos y cultivos. Los Otros que viven
en el País Salvaje tienen curiosidad acerca de lo que
estamos haciendo en la Comunidad River Road. Son
observadores.
Hemos decidido que los bisontes son demasiado
peligrosos para vivir en un Courtyard, y parece que
proporcionar carne salvaje a los Terráneos de Saltos de
Talulah nos ayudará a todos. Tenemos suficiente espacio
para almacenar la carne de un bisonte. Pregunta a Jerry
Carguero si puede llevar su remolque para ganado así como
los otros cuatro bisontes a Saltos de Talulah. Eso es un
montón de carne para todo el mundo.
Simon Wolfgard

Marcada en la carne

Para: Stavros Sanguinati
He intentado ponerme en contacto varias veces. Estoy
preocupado por los rumores de que los Terráneos han sido
expulsados del Courtyard de Toland Por favor contáctame lo
más pronto posible.
Greg O'Sullivan, Grupo de Trabajo de Investigación.

Marcada en la carne

Capítulo 23

Bloque Romano

Los hombres y mujeres en las pequeñas aldeas que salpicaban la frontera
que separaba el Bloque Romano del País Salvaje llevaban vidas sencillas. Eran
agricultores, cultivando las cosas que se adaptaban a la tierra. Ellos engordaban
algunos animales por comida y otros por la lana. Se detenían en determinadas
tiendas en el pueblo de gente bien, para escuchar la radio o usar un teléfono
porque tales cosas no se encontraban en la mayoría de sus casas. Ellos reían;
cantaban; se casaban y hacían el amor y criaban niños.
Y cada aldea tenía una o dos familias con la tarea especial de seguir un
camino por el País Salvaje hasta un lugar designado y dejar un regalo en la luna
llena. A veces era comida especial; a veces un trozo de tela o una alfombra. A
veces era un libro comprado por todos los aldeanos sólo para ese fin.
Los miembros de las familias iban a ese lugar designado y decían: "Para
nuestros amigos", mientras sostenían su ofrenda. A veces, un hombre lobo o un
hombre zorro salían del bosque y aceptaban su ofrenda. A veces era un Cuervo
o un Halcón que aterrizaba en las inmediaciones y señalaba que el regalo era
aceptado.
Generación tras generación, cada lado mantenía el ritual. Un regalo a
cambio de que los aldeanos pudieran aventurarse en el País Salvaje para cortar
madera que calentara sus casas, para que las mujeres recolectaran frutas. Y
cuando los hombres importantes de las grandes ciudades llegaban a las aldeas
para tomar la mayor parte de la cosecha, o los caballos que necesitaban para las
granjas, o los animales que habrían sido vendidos a la carnicería por las
monedas que les hubieran proporcionado los ingresos que las familias
necesitaban para el próximo año, a veces encontraban una cesta, tejida a partir
de vides y llena de frutas, dejada en su puerta. A veces había un conejo para la
olla o un pequeño ciervo que mantenía a muchas familias en la aldea sin pasar
hambre.

Marcada en la carne
—Para nuestros amigos. — La gente sabía que el hombre lobo, el hombre
zorro, el Cuervo, y el Halcón eran mensajeros. Sabían que había cosas en el País
Salvaje -y en el mar-, que eran demasiado feroces y no debían ser vistos. Ellos
vivían en la frontera del País Salvaje; vivían en pueblos de pescadores a la orilla
del mar. Siempre habían sabido lo que los hombres importantes de las grandes
ciudades se negaban a ver; que ser amigos era la única manera de sobrevivir.
Desde el Año Nuevo, los hombres importantes habían llegado a las aldeas
y tomaron más que alimentos y animales; se habían llevado a los hijos fuertes y
sanos, porque: "necesitamos trabajadores para las fábricas; necesitamos soldados para
la gran batalla ".
No habría ninguna batalla. La gente de las aldeas, generación tras
generación, se habían transmitido las viejas historias y sabían eso, pero los
hombres importantes no escucharon. Ellos afirmaban que necesitaban más
comida, más animales, más pescado para la causa. Necesitaban más madera,
más vidrio, más metal, más tela, más cuero.
Más hombres.
—No olviden, — susurraron los padres a los hijos—. Van a volver a casa
con nosotros si no olvidan.
Día tras día, la gente atendía sus rebaños y sus campos. Hornean pan y
tejían. Y viajaban por los caminos a los lugares especiales, llevando no sólo
regalos, sino también las preciosas fotografías de sus hijos.
—El es un buen chico. Que vuelva a casa.
No hubo respuesta. Pero a medida que los aldeanos regresaron a los
hogares a lo largo de la frontera del Bloque Romano, la tierra se llenó de un
terrible silencio.

Marcada en la carne

Capítulo 24

Islas Fingerbone

Levantando las olas que acariciaba las Islas Fingerbone, ella esperó un
momento, permitiendo que la mayoría de los cangrejos y peces pequeños se
derramaran de su vestido antes de dirigirse a las habitaciones de los tesoros.
Había cofres llenos de monedas y mesas apiladas con collares con
incrustaciones de piedras preciosas, pensaba en ellos como rocas cubiertas de
percebes de color oro.
Las monedas y los collares no tenían ningún interés particular para ella,
pero los mapas eran su deleite. Para ver lo que ya conocía de una manera
diferente, para ver donde vivía su familia. Cuando se levantaba para caminar en
la tierra, mapas de cualquier clase le brindaban conocimiento y entretenimiento.
Pero hoy deambulaba de habitación en habitación, mirando lo que había
recuperado a lo largo de los siglos, y no sintió curiosidad, ningún placer. Las
criaturas que hicieron estas cosas habían sido enemigos en el pasado y eran
enemigos de nuevo. Habían matado a sus Sharkgard. Habían matado a peces de
todo tipo con su veneno. ¿Y para qué? ¿Para llenar sus pequeños barcos con oro
o algún otro tipo de tesoros y escurrirse de una orilla a otra?
Dejaba que lucharan entre ellos. Eso no era más significativo para ella que
los cangrejos machos manteniendo un territorio con el fin de atraer a una pareja.
Pero habían tocado su dominio, habían derramado veneno en sus aguas.
Porque los Sanguinati eran depredadores de tierra respetados los
Sharkgard, había enviado su advertencia para darles tiempo a retirarse hacia el
interior. Pronto ella atacaría. Pero todavía no. Aire dijo que extrañas cosas
ruidosas habían estado volando últimamente. Ancestral Tetis estaba agitada,
despertó de su vigilancia benigna del Mar Mediterráneo. Incluso Indeus dio
una palmada en las orillas que bordeaban su dominio, perturbada por un
cambio de humor en Tierra y Aire.
Dos orillas: Thaisia y el Bloque Romano. ¿Donde era necesaria?

Marcada en la carne

Dejando sus cuartos de tesoros, regresó al agua y fluyó hacia el oeste. El
veneno había venido de Thaisia. Se ocuparía del enemigo de allí en primer
lugar.
Mientras seguía las corrientes, escuchó las novedades de los Sharkgard y
Orcasgard que pasaron junto a ella. Y esperó el momento adecuado.
Otras formas de Terráneos se referían a su forma Elemental como Océano.
Entre sus parientes, era conocida como Alantea.
Y los humanos, esos advenedizos de dos patas, llamaban a su dominio
Atlántik.

Marcada en la carne

Capítulo 25

Windsday 20 de Juin

Los Wolfgard de Lakeside sabían cómo cazar juntos a los venados, y
sabían cómo luchar juntos para defender el Courtyard, pero no sabían mucho
sobre la caza de bisontes hasta que trataron de detenerlos. Después de perseguir
a uno de los becerros, la manada dejó en claro que este no era un animal que
quisieran cazar a menos que tuvieran hambre y no tuvieran otra opción. De
hecho, el único Lobo que realmente quería perseguir bisontes era Saltarín. El
entusiasmo suicida del Lobato fue una de las razones por las que Simon decidió
enviar los cuatro bisontes restantes a Saltos de Talulah como un gesto de
amistad a los Terráneos que actualmente vivían allí.
A diferencia de los Lobos, que no sabían cómo cazar bisontes, los bisontes
sí sabían cómo defenderse de los Lobos. Pero no estaban preparados para un
Oso Pardo vestido con una camiseta y pantalones vaqueros saltando hacia ellos
y rugiéndoles, y cuando se enfrentaron a un pequeño tornado que corrió tras
ellos, dejaron de luchar contra los esfuerzos de los Lobos para conducirlos a la
camioneta.
Cansado y sediento, Simon observó a Jerry Carguero llevarse los bisontes.
«Bien, ya está hecho,» dijo cuando Blair se unió a él.
Blair sacudió su pelaje.
«Boone Hawkgard dice que hay suficiente espacio en varios congeladores
para almacenar la mitad de la carne del becerro que los Sanguinati derribaron.
La otra mitad de la carne estará disponible ahora para todos nosotros,
incluyendo a la manada humana.»
Simon suspiró.
«A Meg no le gustaron las hamburguesas de bisonte. Creo que a Ruthie o
Merri Lee tampoco les gusta.»
«Sus parejas comieron lo que pusieron en sus platos. Podemos vender
hamburguesas de bisonte y trozos de carne asada en La Carne no es Verde.

Marcada en la carne
Kowalski y Debany pueden comer ahí. Lo mismo el Capitán Burke y el Shady
Burke si les permitimos entrar de nuevo.»
«Los humanos son otra manada que quiere comer de la tierra en el interior
del Courtyard.» Simon se dirigió hacia el Establo Poni, donde Meg había visto el
"Rodeo" desde un lugar seguro.
«Comen como Lobos y apilan cosas en números que compiten con los
Crowgard en cualquier Courtyard.» Blair calló por un momento. «¿Cuántos
humanos pueden vivir en esa manada? ¿Cuántos van a querer los suministros
que entran a la Plaza Comercial? No podemos derribar más ciervos para
alimentar otra manada. El rebaño no produciría suficiente descendencia para
compensarlo.»
Podía aceptar que él pasara hambre algunos días. Pero no Sam. No Meg.
No los otros Terráneos jóvenes del Courtyard.
«Nuestra manada humana ha sido sensata hasta ahora.» Por supuesto, el
hambre podría expulsar sentido común. Pero eso era un problema eventual.
Alimentos de todo tipo crecían en el Courtyard, y había un montón de carne,
incluso si cosas como cerdo y ternera fueran escasos hasta que recibieran la
próxima entrega de un asentamiento Terráneo que criara algunos de esos
animales. ¡Y cómo los cachorros humanos bebían leche! Se había quedado sin
leche para Sam, y Meg no tenía nada tampoco hasta que el camión de Nativos de
la Tierra realizara la siguiente entrega. No podía pedir más de sus fuentes de
costumbre, por lo que todos ellos tendrían que conformarse con un poco menos.
Salvo Sam y Meg.
«Voy al estanque» dijo Blair.
A él le gustaría hacer eso también, pero se dirigió hacia Meg cuando ella
salió del Establo Poni, y Blair continuó sin él.
—Debes estar muerto de calor, — dijo Meg, excavando con los dedos su
pelaje.
Sí, lo estaba.
—¿Dónde va Blair?

Marcada en la carne
Ese era uno de los trucos de Meg: hacer preguntas cuando no podía
responder porque estaba en forma de Lobo.
Jester Coyotegard salió del establo, sonriendo.
—Él va a nadar.
Meg miró a Simon.
—¿No quieres ir a nadar?
Por supuesto que sí. Él estaba acalorado y su pelaje estaba lleno de polvo.
Le dio una mirada esperanzada.
—No. No estoy acalorada, y no quiero hacer la danza chillona.
Simon suspiró. Ese día estaba lleno de decepciones.
—Te espero aquí, — dijo Meg.
—Lo que es conveniente, — agregó Jester—, ya que tu ropa se encuentran
en la parte trasera del Bow de Meg.
Refunfuñando para sí mismo, Simon corrió al estanque. El agua fría sabía
muy bien y se sentía aún mejor. Y ya que no había ninguna hembra humana
cerca para sacar todos los chillidos de ello, cuando hubo remado lo suficiente
como Lobo, cambió a su forma humana y disfrutó flotando sobre su espalda
mientras que el agua fría jugaba sobre la piel calentada por el sol.

*****

Meg volvió a la silla plegable que Jester había dejado para ella. Tomó otro
mazo de cartas proféticas que había traído para mostrarle al Coyote. Luego
suspiró.
—Simon realmente quería tener bisontes.
—Tu visión y su deseo lo hicieron posible. — Jester reacomodó la otra silla
y se sentó a su lado—. Eso trajo a los bisontes aquí, donde han hecho mucho

Marcada en la carne
bien. Los Terráneos de Saltos de Talulah están hablando con Ming Beargard y
con el Steve Barquero porque la carne de bisonte es lo primero que los ha hecho
felices desde que llegaron a las cataratas para controlar a los humanos. Henry,
Elliot, Vlad, y Nyx han ido a Saltos de Talulah con el Jerry Carguero para
entregar los bisontes del Courtyard, y el Steve Barquero y Ming van a unirse a
ellos para una reunión con los líderes Terráneos y algunos humanos.
—¿Cómo sabes quién va a estar en esa reunión?
—Tengo mis fuentes. — Jester le guiñó un ojo—. Creo que Saltos de
Talulah estará bajo una nueva administración pronto. ¿No es la frase que los
humanos usan? Así que enséñame ese mazo de cartas urbanas, que no son tan
interesantes, y el mazo de la naturaleza, que me gusta. ¿Cuál es ese?
Atascada con la imagen de un cartel donde se podía leer: Bajo una nueva
administración, colgado sobre la carretera rumbo a Saltos de Talulah, Meg se
tomó un momento para procesar el cambio de tema de Jester.
—Es un mazo de imágenes de fantasía; criaturas imaginarias.
La sonrisa de Jester vaciló.
—¿Puedo ver las cartas?
Ella le entregó el mazo.
—Solo son cosas imaginarias. No sé cómo los Intuye las leen, pero no creo
que vayan a ser útiles para las Casandra de sangre. ¿Por qué dirían una profecía
acerca de algo que no existe?
Pensó en las cartas del perfil de las ciudades que había dejado de lado
porque no creía que serían necesarias. Y mientras observaba las orejas de Jester
cambiaron a Coyote, se veía piel surgiendo de su cuello y manos, mientras
miraba a los dibujos. Dejó a la mayoría de las cartas caer en su regazo, pero
algunas las devolvió.
—¿Jester?
—¿Quién más sabe de estas cartas?
—No lo sé. Creo que Jesse Walker tiene los mismos mazos que me envió.
Jester dirigió una mirada a las cartas en la mano de ella.

Marcada en la carne
—No le digas a nadie acerca de esas cartas. Debes mantenerlas.
Aprenderlas. Pero no hablar de ellas con nadie más.
Meg estudió las cartas que alteraban a Jester. Las criaturas caminaban
erguidas, pero eso era lo único que tenían en común con los humanos. Las
cartas no tenían la intención de transmitir una forma mezclada de Terráneo. O si
así fuera, no reconocía a los animales que estas criaturas habían absorbido.
Separadas del resto de las cartas, los dibujos la asustaban; y hacían que la
parte posterior de sus piernas cosquillearan.
—Prométeme que no le dirás a nadie sobre estas,— susurró Jester—.
Ponlas con las cartas de la naturaleza y espera que nunca veas ninguna de ellas
otra vez.
—Pero estas son sólo algo que alguien imaginó.
El cosquilleo se convirtió en un ardor cuando Jester dijo:
—O recordó.
Se dio cuenta de que el Coyote estaba temblando. Sus dedos se cerraron en
las cartas en sus manos.
—Son de fantasía.
—No. No lo son.

Marcada en la carne

Para: Erebus y Vladimir Sanguinati
El resto de Terráneos han dejado ya el Courtyard de
Toland. Algunos de los Crowgard y Sanguinati permanecerán
cerca de la estación de tren para vigilar y reportar cualquier
actividad sospechosa o cualquier signo de que un número
inusual de humanos estén abandonando la ciudad.
Yo y algunos de nuestros parientes vigilaremos los
barcos que salgan de Toland por un tiempo más. Los
Elementales se comprometieron a ayudar a mantener la
vigilancia y nos advertirán cuando el sabor de la tormenta
toque las playas y llene el aire de modo que nosotros, y
otros Terráneos a lo largo de la costa este de Thaisia,
tengamos tiempo para movernos hacia el interior.
Stavros Sanguinati.

Marcada en la carne
Reconociendo el poder superior de la raza humana, los Otros han
abandonado el Courtyard de Toland, dándonos los acres que tanto
necesitábamos para plantar cultivos y pasturas para algunos animales
domésticos. Algunas personas piensan que algunos acres no es una
victoria significativa. Yo digo que es el primer paso en la adquisición de
todas las tierras y los recursos que nos merecemos.
Nicholas Scratch, discurso en el ayuntamiento de Toland

Marcada en la carne

Para: Greg O'Sullivan
Los humanos fueron indirectamente responsables de
nuestra decisión de cerrar el Courtyard de Toland, pero no es
exacto decir que los humanos nos obligaron a salir de la
ciudad, como a Nicholas Scratch le gustaría que ustedes
creyeran. Nos fuimos porque la conducta humana ha hecho
que sea prudente para nosotros salir del peligro.
Stavros Sanguinati.

Marcada en la carne

Para: Simon y Jackson Wolfgard.
Los Wolfgard en todo el Norte, Medio Oeste y Noroeste
están aullando sobre bisontes muertos y dejados a pudrirse
por segunda vez. Hemos perdido más bisontes de la manada
de Pradera de Oro, y Tobias Walker informó que algunas
cabezas de ganado han desaparecido del rancho. Él dice que
esto se llama abigeato. Dado que no hemos encontrado
cuernos o pezuñas que señalen que los Antiguos se
comieron el ganado, pienso que Tobias Walker tiene razón,
pero no sé cómo encontrar a los ladrones. Los Lobos de
Pradera de Oro velan, en busca de olores más allá de la
ciudad que no pertenezcan a los humanos que conocemos.
Tolya Sanguinati continúa vigilando Pradera de Oro, así
como Bennett. Dice que hay una mala sensación en
Bennett; venenosas sonrisas, y él piensa que algo va a
suceder pronto.
Jesse Walker no dice nada, pero sigue comprando
suministros adicionales para su almacén. Tolya está
prestando dinero para hacer esto. Ella se frota su muñeca
izquierda cuando piensa que nadie está mirando. Tobias dice
que es una señal de problemas.
¿Meg o la cachorra Esperanza ha tenido picazón?
Joe Wolfgard

Marcada en la carne

Capítulo 26

Windsday 20 de Juin

Vlad se echó hacia atrás y dejó que Steve Barquero y Elliot Wolfgard
fueran los que hablaran. O, más sinceramente, que fueran en quien se enfocaran
los humanos y Terráneos de Saltos de Talulah, que asistían a esta reunión.
Tal vez él nunca había estado tan cerca de una fuente para ver cuánta
influencia las cosas pequeñas podrían tener sobre el destino de tantos. Simon
había contratado a Meg, que era una Casandra de sangre. La combinación de su
dulzura infantil, las profecías que había visto, y su deseo de aprender y vivir,
cambió tanto la percepción de los Terráneos sobre los seres humanos, que los
humanos que trabajan en el Courtyard de Lakeside reaccionaban cada vez un
poco más amigables con los Otros. Los esfuerzos del Teniente Montgomery para
forjar una conexión entre el Courtyard y la policía también dieron a ambos
lados más oportunidades para interactuar sin hostilidad.
Veía los resultados de esas acciones. Los humanos de Saltos de Talulah no
trajeron funcionarios del gobierno, -si es que alguno hubiera sobrevivido-.
Trajeron a un supervisor de la planta hidroeléctrica y a un Capitán de policía.
Vlad pudo escuchar la influencia del Capitán Burke en la forma en que el
Capitán de las cataratas expresó sus preocupaciones acerca de cómo mantener
la paz para los humanos que permanecerían en Saltos de Talulah, y cómo liberar
a los humanos que querían salir. El Capitán, al menos, comprendía el peligro al
que se enfrentaba todo aquel que quisiera huir de las cataratas: con la fricción
ya instalada entre humanos y Otros en tantas regiones, los pueblos y ciudades
aún bajo el control humano, sólo necesitaban la ilusión de seguridad.
Pero los supervivientes residentes en Saltos de Talulah habían trabajado
con los Terráneos, explicando el valor de la limpieza de al menos una de las
carreteras, sacando los coches que habían sido abandonadas durante el primer
intento de fuga de las cataratas unos meses atrás. Había un montón de plazas de
estacionamientos llenas de coches que no habían sido reclamados, algunos
porque los propietarios eran turistas que fueron autorizados a salir o se habían
escapado en los primeros días caóticos y no fueron vistos de nuevo. Y algunos

Marcada en la carne
vehículos pertenecían a personas que habían sido asesinadas en el acto, durante
la furiosa respuesta inicial de los Terráneos a la explosión que había matado a
varios de los Crowgard.
Nadie habló de cómo habían muerto muchos de los humanos. Nadie
hablaba del Cosechador, traído a las Cataratas para actuar como el ejecutor, y
consumir la energía vital de cualquier persona sospechosa de mala conducta.
En su lugar, los humanos presentaron una lista de lo que consideraban
empresas e industrias de vital importancia. La planta de energía proporcionaba
energía eléctrica para toda la zona, incluyendo Saltos de Talulah, Isla Grande, y
Lakeside. La misma proporcionaría la mayor parte de la energía de la
Comunidad River Road. Si pudieran tener alguna garantía de seguridad para
ellos y sus familias, los hombres y mujeres que trabajaban en la planta de
energía permanecerían en las cataratas, haciendo su trabajo a la medida de sus
posibilidades, incluso crearían puestos de trabajo de nivel principiante a
disposición de la gente de Desembarco del Ferry o para capacitar a más
trabajadores en todas las áreas comerciales.
Por lo que Vlad podía decir, este parecía ser el mensaje que los humanos
querían transmitir: este era su hogar; querían quedarse; pero no querían morir si
se quedaban. Y comprendían que cualquier distintivo del movimiento HPU
significaría el fin de los ciudadanos y la ciudad de Saltos de Talulah.
De los Terráneos, escuchó un mensaje diferente: estaban cansados de lidiar
con los humanos; no les gustaba sentirse encerrados por tantas cosas humanas;
querían volver a casa, volver a un contacto limitado con los monos inteligentes.
Pero también querían la oportunidad de observar a los humanos sin la
responsabilidad de tantas cosas que no comprendían.
En otras palabras, querían hacer turismo por un día o dos en un lugar
como Desembarco del Ferry o el Courtyard de Lakeside y luego retirarse a la
tierra que conocían y amaban.
«¿Qué opinan?» Vlad pregunto a Henry y Ming.
«Ven a Lakeside sobrevivir y a Desembarco del Ferry sobrevivir,» dijo
Henry. «Quieren sobrevivir también.»
«Sí,» Ming coincidió. «No huelo ninguna mentira transpirada. Y Steve
Barquero no dijo las palabras que eran la señal de que tuviera un mal
presentimiento aquí.»

Marcada en la carne

El Intuye que era el alcalde de su pueblo, tendría un presentimiento acerca
de cualquier engaño que pudiera poner en peligro a su propia gente.
—Los Sanguinati se han adaptado a vivir en y alrededor de los lugares
humanos, —dijo Vlad, finalmente listo para decir lo que Erebus le había
mandatado—. Estamos dispuestos a hacernos cargo de Satos de Talulah, con la
ayuda de otras formas Terráneas.
Vio miedo en los ojos de los humanos, pero no tanto como hubiera habido
unos meses atrás. Después de tener a un Cosechador caminando entre ellos, la
idea de vampiros dirigiendo la ciudad era un alivio.
—El Sanguinati que sería el líder, es conocido por muchos en el Courtyard
de Lakeside. Él también está en contacto con el Grupo de Trabajo de
Investigación del gobernador Hannigan, por lo que está en condiciones de
considerar las necesidades de los ciudadanos humanos, así como de los
Terráneos. — Vlad miró a los líderes Terráneos—. «Con otros dispuestos a
asumir el control, ustedes pueden ir a casa si eso es lo que quiere hacer.»
«¿Cuando?» Preguntaron.
«Pronto. El solucionador de problemas tiene una tarea más para
completar, si puede hacerse. Entonces él pasará por Lakeside y luego por aquí.»
Listo. Dado que Saltos de Talulah era ahora una ciudad controlada por los
Otros, ya no existía un Courtyard como tal. Vlad y Nyx, junto con un par de
residentes humanos, echarían un vistazo alrededor de las cataratas para
recomendar lugares donde los Sanguinati pudieran vivir. El resto de los
Terráneos que se instalaran en las cataratas seleccionarían sus nuevos hogares
en función de su naturaleza.
La gente tenía una desesperada necesidad de algunos suministros. ¿Se
podría hacer algo?
Sí, algo se podría hacer. Los puestos de control se mantendrían, pero un
esfuerzo se hizo de inmediato para llevar suministros, y encontrar los
conductores que estarían dispuestos a meter un camión en las cataratas.

Marcada en la carne
Vlad le dio al Capitán de policía su dirección de correo electrónico. Steve
Barquero hizo lo mismo. Entre ellos, harían lo que pudieran, mientras que la
transición del liderazgo se llevaba a cabo.
Como último gesto, todos siguieron al remolque de Jerry Carguero hacia
los acres vallados que solían ser parte del Courtyard de las cataratas y liberaron
los cuatro bisontes. Tal vez los humanos valorarían la carne; tal vez no. Pero el
gesto de ayuda fue la construcción de vínculos entre Saltos de Talulah,
Desembarco del Ferry, y Lakeside.
¿Cuánto de lo humano, los Terráneos quieren mantener? Vlad pensó mientras
Henry manejaba la camioneta de regreso a Lakeside. ¿Los Sanguinati, que
podemos adaptarnos a entornos urbanos mejor que la mayoría de las formas, llegaremos
a separarnos del resto de los Otros? ¿O vamos a ser la fortaleza que mantenga los
retazos de lo humano que los Terráneos quieren, mientras que las otras formas cuidan la
tierra? Una tormenta está en camino. Todos lo sabemos, incluso si los humanos no
quieren verlo. No tiene sentido preocuparse por lo que podrá ser hasta que veamos lo que
queda.

*****

Simon corrió por el Courtyard. Corrió y corrió y corrió. Saltos de Talulah
no era su responsabilidad. Si los Terráneos quería ceder el liderazgo a los
Sanguinati y volver a casa, era su negocio, no de él. En Lakeside, los Sanguinati
y los Lobos eran depredadores complementarios, y eran depredadores fuertes.
Hacían un esfuerzo para no pelearse entre sí. Bueno, se habían enredado el uno
con el otro un poco por Meg, pero ambos actuaban de forma protectora porque
ella era más que una amiga; era la creación de Namid, tan maravillosa como
terrible.
Se detuvo de repente y se dio la vuelta. En forma de humo, los Sanguinati
no tenían olor. No emitían ningún sonido. Pero él había sentido algo en la
oscuridad.
«¿Estás corriendo de algo?» Preguntó Vlad.
«Tal vez estoy corriendo por el gusto de hacerlo.»

Marcada en la carne

«Te mueves de forma diferente cuando te diviertes.»
¿Sí? ¿Por qué él no sabía eso?
Cambió el paso a un trote hasta que llegó a uno de los riachuelos. Nadó
hacia el otro lado, se sacudió el agua de su piel, luego cambió a humano y se
sentó en el banco. Un momento más tarde, Vlad fluyó a través del agua, cambió,
y se unió a él.
—¿Por qué no me dijiste que los Sanguinati se iban a hacer cargo de Saltos
de Talulah? — Dijo Simon.
—Hasta que me sentí seguro de que los Terráneos que ya estaban allí
quería irse, no tenía que decir nada. — Vlad se quedó en el arroyo—. Los
Sanguinati han gobernado el Courtyard de Toland desde que los primeros
humanos construyeron casas sobre la tierra que se convirtió en la ciudad.
Hemos visto a Toland hincharse a nuestro alrededor, llenarse a rebosar de
humanos. Abandonar ese Courtyard...nos hace sentir mal. Como te sentirías si
todos los Lobos fueran expulsados del Noroeste y Alto Norte.
—Pero no se van por los humanos.
—No, pero nosotros no vamos a volver allí.
Simon estudió a su amigo.
—Eso te pone triste.
—Sí. Pero me gusta estar aquí, por lo que la pérdida de Toland no se siente
tan fuerte para mí.
—¿Por qué Saltos de Talulah? ¿Stavros no preferiría establecerse en
Hubbney, donde se encuentra el gobierno de la región?
—Ya estamos establecidos firmemente en Hubbney. Muchos de los
Sanguinati de Toland se reasentarán allí, pero Stavros...
—Su presencia allí significaría una lucha por el dominio.

Marcada en la carne
—No es algo que necesitemos en ningún momento, pero especialmente no
en este momento. — Vlad sonrió—. Además, creo que el abuelo está haciendo
un poco de lo que los humanos llaman casamentero.
Simon parpadeó. Volvió a parpadear.
—¿Él está trayendo Stavros aquí para encontrar a una pareja? ¿Quién? —
Preguntó, al segundo, lo sabía—. Nyx. ¿Qué piensa ella sobre eso?
Vlad se encogió de hombros.
—El abuelo está proporcionando una oportunidad ya que Nyx no ha
mostrado interés en los machos de aquí.
—Tal vez ella no quiere aparearse todavía.
Vlad se rió suavemente.
—Pero es bueno estar disponible cuando una mujer cambia de opinión.
Simon gruñó.
—¿Estamos hablando de Nyx?
—Por supuesto.
—Meg ha estado muy callada desde su visita al Establo Poni esta tarde.
—¿Jester dijo el por qué?
—Él está muy callado también.
—Eso no es bueno. El Coyote raramente es reservado cuando sabe algo
que el resto de nosotros no.
—Henry recogió aroma de los Antiguos en las afueras de Saltos de Talulah
y de camino a casa. Él piensa que están sólo curiosos, simplemente están
hurgando.
—Él sabría mejor que nosotros, — dijo Vlad.
—Él piensa que vamos a estar bien, y que los humanos van a estar bien. Él
no cree que los Antiguos continúen considerando la extinción.
—¿Crees que está equivocado?

Marcada en la carne

—Creo que me gustaría saber por qué Meg esta tan callada. — ¿Y por qué
seguía frotándose el lado derecho de la mandíbula cuando pensaba que no la
estaba mirando?

Marcada en la carne

Capítulo 27

Jueves 21 de Juin

Jesse abasteció los estantes del almacén con sopas enlatadas, salsa de
tomate y pasta de tomate, y una variedad de frutas y verduras enlatadas. En el
cuarto de atrás, tenía grandes contenedores de plástico herméticos y a prueba
de ratones. Uno llevaba bolsas de cinco libras de harina; otras bolsas cerradas de
azúcar, tanto blanca como marrón; y la tercera, cajas que contenían pastas que
no podían caber en los estantes en el frente. El cuarto se había llenado de sacos
de arroz y paquetes de fideos al huevo.
Con suerte los suministros seguirían estando en buen estado cuando la
gente en Pradera de Oro las necesitaran.
Compra suficientes suministros hasta la próxima primavera, Tolya le dijo
después de que le mencionó su presentimiento de que a Pradera de Oro
podrían negársele el acceso a otros suministros, de la misma manera en que la
librería en Bennett le había negado comprar nuevos libros para su tienda.
Comida. Medicamentos. Lo que necesiten las mujeres cuando entran en temporada y se
vuelven irritables.
De alguna manera, tener a un vampiro mencionando el síndrome
premenstrual y la menstruación como parte de la lista de verificación de
preparación, fue más desconcertante que tenerlo empujándola para pedir
comida que se pudiera almacenar para los próximos meses.
Y no sólo los alimentos. Ropa también; todo, desde ropa interior y
calcetines a pantalones vaqueros, camisetas, suéteres y abrigos. Zapatos. Botas.
Cualquier cosa que pudiera quedar pequeña o desgastada.
Algo estaba por venir. Todo el mundo en Pradera de Oro lo sentía. Los
Terráneos sabían para que se estaban preparando, pero no compartían los
detalles.

Marcada en la carne
Más bisontes habían sido acribillados; alguien tenía una idea maliciosa de
diversión. Los Lobos adultos, especialmente aquellos que eran cazadores y
guardianes, estaban lejos de su asentamiento, vagando para encontrar a los
humanos culpables y poner fin a este desperdicio de alimentos.
La comida no era lo único echado a perder. Alguien había vertido gasolina
dentro de las madrigueras de la pradera y les prendió fuego. El fuego se
propagó a lo largo de los acres de las praderas, llegando a metros de los cultivos
del asentamiento. Entonces, el viento cambió de dirección, ahogando el fuego
sobre sí mismo, salvando los cultivos de Pradera de Oro para el próximo año.
Ella y Phil Mailer, jefe de correos y editor del Boletín de Pradera de Oro,
manejaron hasta Bennett para reportar el incidente, pero nadie había visto nada.
¿Qué se suponía que la fuerza policial de Bennett tenía que hacer? El fuego no
ocurrió en la ciudad o en algún terreno humano.
Tenía la esperanza de haberse equivocado acerca de la preparación para el
aislamiento, pero el aislamiento ya había comenzado a una velocidad
aterradora. Los Intuye no podía realizar compras en ninguna de las tiendas de
Bennett. Había que mostrar una tarjeta de residencia para poder comprar algo.
Cuando Truman Skye y Billy Rider, dos hombres del rancho de Pradera de Oro,
preguntaron si esa norma se aplicaba a las personas que paraban ahí por la
noche o durante un día o dos, fueron maltratados por una banda de hombres.
Después de volver a casa, Truman les comentó a Jesse y Phil -y a Joe Wolfgard y
Tolya Sanguinati- que el sheriff estaba haciendo una multa de estacionamiento a
la vista de la pelea y no se dio cuenta de que dos hombres eran atacados por
ocho. Así las cosas, Truman y Billy escaparon con unos rasguños, algunas
costillas magulladas, y un par de ojos negros, porque un árbol en la plaza del
pueblo fue arrancado de repente y aplastó la cabina de una camioneta
estacionada en la calle.
El rumor era que algo había enganchado sus garras en el árbol y lo arrancó
de la tierra.
Advertencias emitidas por ambos lados. Al menos así es como Jesse leía
ese encuentro, y Joe no había estado en desacuerdo con su evaluación, aunque
no confirmó que hubiera algo más que los Lobos y Wyatt Beargard vigilando la
tierra entre Bennett y Pradera de Oro.
Por lo tanto, no había mercancía disponible del pueblo más cercano. Todo
lo que necesitaban tenía que venir en tren o camión ahora. El problema era que

Marcada en la carne
estaban comprando mucho más de lo que los residentes de la ciudad o los
negocios podían permitirse, y no habrían comprando mucho de nada si Tolya,
como portavoz de su estirpe, no les hubiera prestado el dinero.
Nadie tenía un presentimiento sobre el préstamo de dinero de los
Sanguinati, pero nadie se sentía cómodo al respecto tampoco. Aún así, era eso o
ignorar las advertencias de que tenían que llenarse de suministros.
Pañales y talco. Mantas y ropa de cama. Toallas. Cepillos de dientes y
pasta de dientes. Papel higiénico. ¡Dioses! ¿Cómo se suponía que una
comerciante haría una estimación de algo así?
¿Y dónde se suponía que tenía que poner todos estos suministros?
El timbre de la puerta tintineó. Jesse se apartó de los estantes, contenta por
la distracción de un cliente.
La chica parecía tener unos 16 o 17 años. Una desconocida que llevaba uno
de los vestidos que Jesse sabía que había estado en la ventana de la tienda de
ropa usada, apenas la semana pasada. Sandalias en sus pies. Su cabello era de
un color ceniza claro y le llegaba a la mitad de la espalda. Sus ojos eran de color
ámbar, y las orejas, que de repente asomaron por debajo de los cabellos, eran
peludas y no tenían la forma humana.
Loba, pensó Jesse, sonriendo mientras se movía lentamente hacia la chica.
—Hola. Soy Jesse, la dueña de este almacén. ¿Puedo ayudarte a encontrar
algo? —Ella vio a Joe Wolfgard y a un extraño, ¿otro Lobo?, parado afuera a
hablando con Tobias.
Supervisando.
—¿Cuál es tu nombre? — Preguntó Jesse.
—Rachel. ¿Me gustaría un libro?
Una declaración expresada como una pregunta. La chica no estaba muy
segura de que se le permitía pedir una cosa así.
—Los libros están aquí. — Jesse llevó a Rachel a los estantes—. Estos dos
estantes tienen libros nuevos. Los nuevos libros por lo general cuestan más.

Marcada en la carne
Estos dos estantes tienen los libros usados. — Jesse eligió un libro de bolsillo al
azar y se lo entregó a Rachel.
Rachel estudió la cubierta. Luego olfateó el libro, hizo una mueca, y se lo
devolvió.
Interesante. Ella quería preguntar lo que la chica olio en el libro, pero
tendría que esperar a la próxima visita.
—También puedes tomar libros prestados de la biblioteca.
—¿Prestado significa que no podemos quedárnoslo?
—Así es. Tú lo lees y lo devuelves a la biblioteca.
—Queremos un libro para quedárnoslo.
Jesse asintió.
—¿Un libro para ti?
Rachel vaciló.
—¿Un libro de cuentos para cachorros? ¿Para leer a los cachorros? Puedo
leer bastante bien.
Esta chica echaba señuelos para enganchar a los curiosos.
La próxima vez, Jesse se prometió a sí misma mientras estudiaba la
selección de libros para niños que tenía disponibles.
—Bueno, tengo un libro de historias de animales. — Cuando Rachel se
puso en cuclillas a su lado, quería preguntar si la chica llevaba ropa interior
debajo de ese vestido de verano, pero era una pregunta que podría causar
vergüenza, sobre todo si se trataba de un primer intento de interactuar con un
humano.
—Nos gustan los animales, — dijo Rachel.
—No sé si los animales en estas historias se comportan como los animales
que conoces.
Rachel asintió.

Marcada en la carne
—Fantasía. — Sostuvo el libro. Olfateó el libro. Y no se lo entrego de
nuevo.
—¿Te gustaría escoger un libro para ti?
—Yo, — Rachel miró la etiqueta de precio en el libro de historias—. No
tengo suficiente dinero para comprar otro libro.
—Te daré un libro para ti.
Rachel sacudió la cabeza.
—Se supone que tengo que comprarlo.
—Por lo general, eso es cierto. Pero hoy me gustaría darte un libro como
regalo. Como una manera de darte la bienvenida.
—Ah. — La chica miró a los estantes de libros, sus ojos ámbar llenos de
alegría y confusión.
Poco a poco, Rachel le contó a Jesse acerca de los libros que había leído y
cuales le gustó más. Por último, Jesse acercó a Rachel hacia un autor Intuye de
misterio que escribía una serie de historias sobre un humano que tenía un par
de camaradas Terráneos que lo ayudaban a resolver misterios. No estaba segura
de si la representación de los Otros era lo suficientemente precisa. No se había
detenido a pensar en ello cuando leyó algunos de los libros.
Bueno, será interesante leer alguno otra vez, con lo que ahora sé de los Otros y ver
lo que piensa Rachel de los personajes. ¿Alguno de los Terráneos estarán interesados en
asistir a nuestro club mensual de lectura? Algo para preguntar a Joe Wolfgard.
Jesse registró la venta y observó a través de la ventana cuando Rachel salió
de la tienda. La chica casi brillaba por el triunfo de un encuentro exitoso. Y se
volvió tímida cuando le presentaron a Tobias, quien se quitó el sombrero e hizo
todo lo que correspondía en una presentación.
A medida que Tobias entraba en el almacén, Joe miró a Jesse a través de la
ventana y sonrió.
Vamos a estar bien, Jesse pensó mientras los Lobos iban rumbo al
asentamiento Terráneo. Si los Otros nos aceptan como amigos, vamos a estar bien.

Marcada en la carne

Marcada en la carne

Para: NS
Las tropas están en posición y están atrayendo atención
no deseada. Debemos atacar ahora o perder el elemento
sorpresa. Crea la distracción final.
Padre

Marcada en la carne

Para: NS
Las entregas especiales del
llegado. En espera de instrucciones.

Bloque

Romano

han

Líderes de las divisiones de HPU del Medio Oeste y
Noroeste

Marcada en la carne
Para: Los líderes de las divisiones del Medio
Oeste y Noroeste
Procedan con la tercera
recuperación de tierras.
NS

etapa

del

proyecto

de

Marcada en la carne

Capítulo 28

Firesday 22 de Juin

Esperanza se quedó mirando la hoja llena de dibujos y sintió que su
estómago se revolvía.
¡No, no, no, no! Había tenido un día feliz ayer esbozando a los cachorros
de Lobo y a los Lobatos. Había dibujado a sus amigos, mientras sesteaban,
jugaban y se perseguían unos a otros. ¿Por qué, hoy, los dibujaba con este
aspecto?
Arrancó la hoja por la mitad, y luego nuevamente la rompió a la mitad,
antes de empujar las piezas debajo de la cama. Esto no era un dibujo visión. ¡No
lo era! ¡Sus amigos estaban completos y sanos! No les faltaban extremidades.
Ellos no estaban tratando de arrastrarse fuera de peligro con sus cabezas
golpeadas hasta quedar molidas. Ellos no estaban yaciendo en un campo
quemado más allá del reconocimiento.
—Es un mal dibujo. — Esperanza se puso en pie, con la intención de salir
de la cabaña, para alejarse de los lápices, los pasteles y el papel que decía
mentiras—. No será real. no puede ser real.
Ella llegó a la puerta, pero no tocó el pestillo.
No le veía el sentido a esos dibujos. Si se trata de un dibujo visión, aún
desconocía el por qué los jóvenes Lobos podían parecerse a eso. ¿El próximo
dibujo le daría las respuestas? ¿Le daría a Jackson y Grace lo que necesitaban
saber para salvar a la manada?
Alejándose de la puerta, Esperanza se posó en el suelo con su gran
cuaderno de dibujo y cerró los ojos.
¿Qué va a pasar con los Lobos?

Marcada en la carne
Ella abrió los ojos y se quedó mirando el cajón del escritorio, anhelando la
euforia que vendría por usar la navaja. Sin embargo, tomó un lápiz y dejó que la
visión la absorbiera mientras sus manos dibujaban la respuesta a su pregunta.

Marcada en la carne

Capítulo 29

Firesday 22 de Juin

Molesta y extrañamente fuera de sí, Meg juntó las cartas proféticas que
estaban dispersas por todo el piso de la sala de clasificación.
—Maldita sea, Sam, — murmuró—. Te dije que estas cartas no eran
juguetes.
Él había sentido curiosidad por ellas. Por supuesto que sí. Los cachorros
de Lobo sentían curiosidad por todo. Pero le había dicho que estas cartas eran
especiales. Y sabía que Simon y Henry habían hablado con el cachorro,
explicándole que estas cartas especiales eran herramientas para visiones. Al
igual que la navaja. Algo potencialmente peligroso. No era algo con lo que los
cachorros podían jugar.
Y ahora las cartas se sentían extrañas, apagadas, una película de una forma
que no podía explicar.
Ella extendió las cartas sobre la superficie de la mesa grande, la tapa hacia
arriba. Cada carta tenía un diseño distintivo en la parte posterior, por lo que
sería bastante fácil ordenar las cartas en sus mazos adecuados. Pero no trató de
restablecer el orden. En cambio, tocó las cartas, y mientras las barajaba
alrededor de la mesa, una sospecha creció dentro de ella.
Sam no jugaría con algo que le perteneciera a ella. Pero ¿qué pasaba con
Lizzy, Sarah, y Robert? La puerta trasera de la Oficina del Enlace no estaba
cerrada cuando estaba trabajando. Pete Denby tenía una oficina en el segundo
piso, y Sarah y Robert a veces jugaban allí cuando Eva Denby necesitaba un
poco de tiempo libre de niños. Y Lizzy pasaba mucho tiempo en torno a la Plaza
Comercial jugando con Sarah y Robert.
A diferencia de los Terráneos jóvenes, que alternaban entre estar
interesados en todo lo que les rodeaba y sus siestas para descansar sus
pequeños cerebros, los niños humanos rápidamente se aburrían con lo que

Marcada en la carne
podrían tener y se quejaban para tener la siguiente cosa que veían. Al menos,
parecía que siempre estaban molestando a sus padres por "esto", y si no podían
tener "esto", entonces iban a por "eso". Si se les decía que se suponía que no
podían hacer algo, parecía que esa misma cosa era lo único que querían hacer.
Y se les había dicho que no podían jugar con las cartas proféticas.
Tal vez esas cosas eran normales para los niños humanos. Habiéndose
criado en el recinto, en el que había vivido una vida muy reglamentada, no
tenía ninguna experiencia con lo "normal" cuando de niños se trataba. No podía
decir la diferencia entre la exuberancia juvenil y el mal comportamiento que
haría que los Otros se enojaran y causara problemas para todos los humanos.
Había cometido un error cuando Lizzy llegó por primera vez al Courtyard, y las
consecuencias de ello, la habían dejado preocupada por todo lo que los niños
hacían.
Cuando no se sintiera tan fuera de sí, hablaría con Ruth, quien fue maestra
de escuela, o con Eva Denby, que era madre, y obtendría algunas pautas para
saber cuando la ansiedad justificaba un corte y cuando debería ser desestimada
de forma normal. Le gustaría sentirse tan cómoda alrededor de los niños como
lo estaba en torno a los cachorros de Lobo, cuyos juegos eran mucho más
ásperos y bruscos, pero no le causaban temor.
Lo que la trajo de nuevo a las cartas proféticas que alguien había tirado al
suelo.
Meg apoyó las manos sobre la mesa. ¿Había cerrado la puerta cuando se
fue a su descanso del mediodía? ¿Acaso Jenni, que tenía una llave de la puerta
de atrás de la Oficina del Enlace, pasó a recoger el correo de Chucherías y
brillantes y olvidó cerrar la puerta al salir? ¿Si los niños, aburridos de ellos y de
sus juguetes disponibles, intentaron abrir la puerta y, la encontraron abierta,
habrían entrado para hurgar? ¿Y al encontrar las cartas, decidieron jugar a un
juego, y luego tiraron las cartas cuando perdieron interés o escucharon algo que
les recordó que no debían estar en la oficina del Enlace en el primer lugar?
Nathan lo sabría. Si le pedía, podía olfatear alrededor de la habitación y le diría
exactamente quién había estado allí. Pero eso sería meter a los niños en
problemas.
Meg se quedó mirando las cartas y se dio cuenta que dos diseños faltaban.
Se apresuró hacia el cajón donde había guardado las barajas. El mazo de la

Marcada en la carne
naturaleza todavía estaba allí en el fondo del cajón. Lo sacó, extrajo las cartas de
su caja, y las barajó con todas los demás dispersas en la mesa.

Barajó todas, incluyendo las cartas con los dibujos que Jester le había
advertido que guardara en secreto.
Después de hacer un espacio en la parte superior de la mesa, Meg cerró los
ojos y pasó las manos ligeramente sobre la tapa de las cartas. Decenas de cartas.
Cientos, quizás miles, de combinaciones. ¿No era siempre así con las profecías?
Miles de imágenes, sonidos y olores aprendidos, seguían acudiendo a alguna
imagen, sonido y olor particular que respondiera la pregunta que las profetas
de la sangre esperaban dar.
Ella no tenía una pregunta, no sabía por qué estaba jugueteando con las
cartas en lugar de ordenarlas de nuevo en sus mazos y seguir adelante con su
trabajo. Sólo se sentía extraña hoy, y tomó la decisión de ver lo que se pudiera
ver.
Tres grupos de tres, pensó mientras seleccionaba cartas basada en la
gravedad de la sensación de alfileres y agujas que apuñalaba a sus manos,
piernas, pecho. Tres grupos de tres. Sujeto, acción, resultado.
Abrió los ojos y se enfocó sobre el primer conjunto de tres... y se dio cuenta
que el cosquilleo a lo largo del lado derecho de su mandíbula aumentaba a
medida que cada carta se revelaba.
Bisonte. Rifle. Lapida; algo que todavía existía en algunas partes de
Thaisia de una época en que no era necesaria la cremación para conservar
espacio en los cementerios de la ciudad.
Pasó a la siguiente serie de cartas.
Lobo. Cuchillo. Figura encapuchada con una guadaña.
—No, — susurró mientras giraba la última serie.
Perfil de ciudad. Un montaje de fuerzas Elementales; tornados,
maremotos, incendios. Y la última carta...

Marcada en la carne
Ponlas con las cartas de la naturaleza y espera que nunca veas ninguna de ellas
otra vez.
Eso fue lo que Jester le dijo. Sin embargo ahí estaba una de esas cartas
representando el resultado de algo que iba a suceder.
El escozor a lo largo de su mandíbula se convirtió en un zumbido.
—¿Dónde? — Exclamó Meg con frustración—. ¿Cuándo? ¿Cómo lo sabré?
—¿Arroo? — Una perezosa consulta de Nathan, que estaba dormitando en
el cuarto delantero.
Su mano derecha zumbó. El dedo índice ardió. Meg se volvió hacia la carta
por debajo de ese dedo.
Una carta de comunicación: dibujos de un teléfono y una clave de
telégrafo.
Respirando con dificultad, Meg miró el teléfono en el mostrador.
—Voy a recibir un llamado.
—¿Arroo? — Ya no era una consulta perezosa.
—No es nada. — Meg alzó la voz lo suficiente como para que le llegara a
Nathan—. Estoy hablando conmigo misma.
Eso lo detendría por un minuto, tal vez dos. Luego, el Lobo guardián
entraría en la sala de clasificación para echar un vistazo alrededor.
El pinchazo se desvaneció en sus manos, en su mandíbula.
Meg sacó una libreta y una pluma y escribió los tres juegos de cartas en su
orden correcto, y después añadió la carta de comunicación. Dejo la libreta en el
mostrador, boca abajo. Luego recogió todas las cartas y las guardó en el cajón.
Le pediría a Henry que le hiciera una caja especial lo suficientemente grande
como para contener todos los mazos. Una caja con una cerradura. Una
cerradura con dos llaves. Ella mantendría una. ¿Quién debería tener la otra?
¿Simon? No, demasiado fácil encontrar la llave si la dejaba en Aullidos, Buena
Lectura o en su apartamento. ¿Henry o Tess?

Marcada en la carne

El abuelo Erebus. Sí, el Sanguinati debía ser quien mantuviera la otra llave
de la caja.
No había evidencia alguna de lo que cualquiera hubiera estado haciendo
en la sala de clasificación para cuando Nathan saltó por encima del mostrador y
entró para husmear. Un Lobo no necesitaba pruebas. Sus gruñidos dejaron en
claro que él sabía quién exactamente no debería haber estado en la sala de
clasificación.
Trotó a la trastienda y regresó un minuto después en forma humana,
llevaba una camiseta, pantalones cortos de mezclilla y sandalias, ropa que había
dejado en un contenedor en la zona de almacenamiento.
—Necesito hablar con Simon. — Nathan le dio una mirada dura—. ¿Estás
esperando entregas?
—No. — Un mensaje, sí, pero no una entrega.
—Jake va a vigilar y dar aviso si alguien llega.
—Bien.
Ella esperó. Hizo un gesto de dolor cuando oyó cerrarse la puerta trasera
de ABL. Luego apoyó las manos sobre el mostrador debajo de la ventana abierta
de la sala de clasificación y gritó:
—¿Henry? Henry, necesito verte.
No decirle a Nathan acerca de las cartas era una cosa. Pero alguien tenía
que saber. Y tenía que ser alguien que pudiera saber acerca de las cartas
proféticas Terráneas que fueron mezcladas con las imágenes de fantasía.
Cuando Henry entró, Meg tomó la libreta y la apretó contra su pecho.
—No sé lo que significa, pero hay algo que tienes que ver.

*****

Marcada en la carne
Reunido en la oficina de ABL con Henry y Vlad, Simon se quedó mirando
el papel con la lista de las imágenes de Meg.
—No tenemos ningún bisonte en el Courtyard, al menos, no de pie. —
Habían matado al becerro que tenían y llenaron cada congelador disponible con
la carne de bisonte, pero no había ninguna razón para que Meg viera una visión
acerca de eso—. Y los Terráneos en Saltos de Talulah no usarían revólveres o
rifles para matar a los bisontes que les dimos.
—Rifles, — dijo Henry—. Los bisontes son asesinados con rifles.
—Hay un revólver en la carta también.
—No creo que Meg viera el revólver. Ella escribió "rifle" porque eso es lo
que vio.
Vlad se frotó la barbilla.
—¿Visión selectiva cuando hay más de un objeto en una carta? Esa es una
idea interesante.
—Pero no una de preocupación inmediata. — Simon estudió la lista—.
¿Lobos siendo atacados con cuchillos? No es una cosa elegante para que un
humano haga sobre todo si hay más de un Lobo.
—La carta de rifle ya fue usada, — dijo Henry—. Tal vez Meg necesitaba
otra arma humana. Rifle o un cuchillo, el resultado es el mismo. Vio la muerte.
Simon observó el último conjunto de palabras y se estremeció. ¿Cuánto de
lo humano mantendrán los Terráneos? Recordó las palabras que los Antiguos
habían expresado, pero fue Vlad, quien señaló a la lista y dijo:
—Parece que nos hemos quedado sin tiempo.
—Estábamos fuera de tiempo cuando los humanos no tuvieron en cuenta
la importancia de que los Antiguos declararan un abuso de confianza y
decidieron causar más problemas, — retumbó Henry.
—¿Cómo sabía Meg que esa carta se suponía era una forma Terránea? —
Preguntó Simon.
—Jester lo sabía, — respondió Henry.

Marcada en la carne
Lo que significaba que en algún momento de su vida, el Coyote había visto
realmente a uno o más de los Terráneos que eran los dientes y las garras de
Namid.
—Él los separó de las formas de las criaturas de fantasía y le dijo a Meg
que no debía enviar ese mazo a otras profetas de la sangre, — continuó Henry
—. La Jesse Walker ya tiene ese mazo, pero sólo Meg sabe que no todas las
imágenes son fantasía.
Simon entregó la hoja de papel a Henry.
—No sabemos cuándo va a suceder.
Henry dobló el papel hasta que encajó en el bolsillo trasero de sus
pantalones vaqueros.
—Meg recibirá una llamada telefónica, y será el grito de guerra. Al menos
para nosotros.
Simon sintió que el dolor ya le obstruía la garganta.
—Algunos de nosotros vamos a morir. Si los Antiguos han tomado su
decisión, ¿por qué contenerse hasta que algunos de nosotros mueran?
—No creo que los cambiantes como nosotros seamos tan importantes para
los Antiguos, — respondió Henry—. Pero incluso si les importáramos, tal vez
tienen que esperar a que algo se ponga en marcha antes de actuar, incluso si
significa esperar a ver a algunos de nosotros morir.

Marcada en la carne

Capítulo 30

Firesday 22 de Juin

Esperanza dejó caer el lápiz color gris, horrorizada por el dibujo. Ella saltó
y medio cayó en la cama ya que sus piernas, -adormecidas por haber estado
dobladas por mucho tiempo-, no pudieron sostenerla. Sintió como un calor
liquido le recorría por las piernas, apenas entendiendo que se había mojado
sobre sí misma.
Temblando, llorando, demasiado temerosa para pedir ayuda -demasiado
temerosa de que nadie respondiera-, se obligó a mirar el dibujo de nuevo.
Más que muerte. Un horror que nunca se olvidaría.
Miró más de cerca. No conocía esa cara. No vivía en Aguas Dulces. ¿Había
dibujado esa cara antes? No podía recordar.
El miedo creció en su interior, sus garras filosas cortaron su capacidad de
raciocinio.
Tenía que encontrar a Jackson y a Grace. Tenía que correr, escapar,
esconderse. Tenía que contar...
Un rostro en la esquina del papel, aparte del resto del dibujo.
... la Trailblazer.
Esperanza se puso de pie. Podía correr rápido ahora. Podía correr a la
cabaña de comunicaciones y llamar a la Trailblazer. Recordó el número. Llamaría
porque el peligro golpearía en otro lugar antes de llegar a Aguas Dulces. Así
que llamaría, y entonces buscaría a sus amigos y huirían y se ocultarían.
Ella tropezó al salir de la cabaña Wolfgard, casi se cayó por las escaleras.
¡Caw!

Marcada en la carne

Uno de los Ravengard, la observaba.
No había tiempo para explicar. No hasta que hubiera enviado la
advertencia.
Esperanza avanzó tambaleante entre las cabañas que formaban el
asentamiento Terráneo hasta llegar a la carretera de tierra. Luego corrió tan
rápido como pudo a la cabaña de comunicaciones, perseguida por la imagen de
un dibujo lleno de muerte.

*****

Joe Wolfgard rascó en la puerta de la habitación del motel de Tolya, se dio
la vuelta y escuchó el aullido de los Lobos en la distancia.
La canción de la batalla.
«¿Qué pasa?», Exigió.
«¡Los humanos!», Fue la respuesta. «¡Están disparando de nuevo a
nuestros bisontes! ¡Están matando a nuestra carne!»
«¡Esperen! ¡Pueden dispararles a ustedes también!»
Sin embargo, los cazadores y los guardianes de la manada, demasiado
enfurecidos por la masacre sin sentido, no escucharon.
Tolya abrió la puerta.
—¿Joe?
«Los humanos están matando a los bisontes de nuevo.»
—¿A plena luz del día? ¿Cuándo somos capaces de reconocerlos? — Había
sospecha en la voz de Tolya.

Marcada en la carne
Los humanos habían sido cuidadosos hasta el momento. Se habían
quedado dentro de los vehículos para que los Lobos no pudieran recoger sus
aromas. Pero Tolya tenía razón, los humanos no se expondrían a menos que
estuvieran haciendo algo más que ser taimados.
«Tengo que frenar a la manada.»
—Ve. Voy a mantener un ojo en los humanos de aquí.
Joe corrió en la dirección de la manada y se preguntó si se había perdido
alguna nueva señal de que los humanos se hubieran vuelto rabiosos.

Marcada en la carne

Capítulo 31

Firesday 22 de Juin

Al oír el gruñido de Nathan y los graznidos de regaño de Jake, Meg se
precipitó al mostrador del frente para averiguar qué estaba mal. Luego su boca
se abrió mientras miraba a Robert, Sarah, y Lizzy jugando con una pelota
grande en el área de las entregas, un lugar donde un gran camión de reparto,
que entrara rápido, podría llegar a ellos. Un lugar que no era un parque infantil.
Ellos lo sabían.
—¡Robert! —Gritó Lizzy—. ¡Oso Grr dice que se supone que no podemos
jugar aquí! ¡Se supone que debemos jugar en la parte de atrás!
Meg se quedó sin aliento y se agarró al mostrador cuando un zumbido
doloroso le llenó el abdomen y la zona lumbar. Cuando oyó el crujido de
alguien que se movía en el piso de arriba, el zumbido se desvaneció tan rápido
como empezó, dejando un eco de dolor.
—¡Oso Grr es un cretino! — Robert le lanzó la pelota a Lizzy, que golpeó a
Oso Grr, actuando este como un bate y logrando conectar con la pelota,
enviándola en un arco alto.
—¡Robert! — Pete Denby gritó desde una ventana del piso superior.
Robert se congeló por un momento ante el sonido de la voz de su padre.
Luego, al ver el balón cayendo haciendo un arco sobre su cabeza, se giró para
correr detrás de él.
Dolor. Abdomen, espalda, piernas. Recordando imágenes de
entrenamiento de personas heridas en accidentes de tráfico, la visión de Meg se
ensombreció, y gritó:
—Nathan, ¡detenlo! ¡detenlo!
Pasos golpetearon por encima mientras Nathan se lanzaba por la puerta y
atrapaba a Robert cuando el niño estaba sólo a dos pasos de la calle, haciéndole

Marcada en la carne
caer de una manera que garantizaba codos y rodillas amoratadas. Entonces Pete
Denby también estaba allí, y las chicas estaban llorando porque Pete estaba
enojado y Nathan estaba gruñendo... y el teléfono no dejaba de sonar y sonar.
El dolor en el cuerpo de Meg se desvaneció de nuevo, dejándola con una
sensación de debilidad, pero la piel a lo largo del lado derecho de la mandíbula
empezó a arder.
Centrada en Pete y Nathan enfrentándose, tomó el auricular y dijo:
—¿Qué?
—¿Meg?
La voz temblaba tanto que no estaba segura de haberla reconocido.
—¿Esperanza?
—Meg... correr... ocultarse. Muerte.
—¿Esperanza, qué... ?
—¡Corre!
—¿Esperanza? ¡Esperanza!
La chica ya no estaba allí. Meg escuchó el tono de marcado, luego dejó caer
de nuevo el receptor en la base. Se precipitó a la sala de clasificación y cerró la
puerta privada.
Cualquiera que fuera la visión que podría haber visto sobre Robert... Ya
había pasado. Todavía se sentía débil y enferma, pero no había ninguna
punzada o zumbido en su zona lumbar. El dolor estaba a lo largo de su
mandíbula ahora, el punto donde había soñado que se cortaba.
Correr. La orden que Esperanza gritó, le ardía bajo su piel. ¿Pero correr de
qué? Las cartas no suministrarían la respuesta.
Meg abrió su navaja de plata, colocó la hoja contra el lado derecho de su
mandíbula, e hizo un corte largo. Dejando a un lado la navaja, apoyó las manos
sobre la mesa y se tragó la agonía, así como las palabras con el fin de ver esta
profecía.

Marcada en la carne
Las imágenes se apilaron como una serie de fotografías que se veían tan
rápido que apenas podía entender. Lobos. Sangre. Muerte. Eso era común en
todas las imágenes. Pero la tierra... lugares similares, pero no los mismos
lugares. Un mar de hierba. Cabañas construidas cerca de las montañas. Más
lugares que se convirtieron en un telón de fondo para la muerte. Muchos más.
Por un instante, vio a Simon en el Complejo Wolfgard, un lado de su cara
cubierta de sangre. Entonces vio... ella vio...
Alejándose de la mesa, Meg se inclinó y vomitó en el suelo.
Correr. Ocultar la manada.
—Sam, — susurró.
Apartándose de la suciedad, vio el teléfono en el mostrador. Había visto...
Conocía ese rostro.
La agenda telefónica, recientemente adquirida en Las Tres P, estaba al lado
del teléfono. Meg fue a la sección W y llamó al número.
—Almacén de ramos generales Walker. Jesse al habla.
Se obligó a pronunciar las palabras.
—Soy Meg Corbyn.
—¿Meg?
Si no se iba de allí pronto, algo dentro de ella se rompería. Aún así, se
esforzó para diseñar las imágenes de una manera que Jesse Walker pudiera
comprender.
—Bisonte. Rifle. Muerte. Lobos. Trampa. Muerte. Cuerpos. Cuerpos. La
cara de Joe. Fuego, fuego, fuego.
—¿Meg? — Alarmada ahora.
Las imágenes nadaban delante de sus ojos, demasiado horribles para
soportar.
—Correr. Ocultar los cachorros. Ocultar los niños. Correr. ¡Correr!

Marcada en la carne
El miedo la estimuló, y Meg siguió su propia advertencia. Tomó las llaves
de su Bow de su bolso y salió corriendo por la puerta de atrás, chocando con
Vlad, pero incapaz de parar, incapaz de hablar. Ella abrió la puerta del garaje,
saltó en su Bow, y por poco no atropella a Simon mientras se retiraba.
—¡Meg! — Gritó Simon.
Ella lo miró, tratando de encontrar las palabras, y sólo pudo encontrar
una.
—¡Corre!
Ella pisó el pedal acelerador, inclinando al doblar la esquina, y se dirigió
hacia el Complejo Wolfgard tan rápido como el pequeño vehículo podría ir.

Marcada en la carne

Capítulo 32

Firesday 22 de Juin

Jesse Walker corrió en medio de la calle principal de Pradera de Oro y
gritó, un sonido que era parte terror, parte grito de batalla. Las personas que
trabajan en las tiendas cercanas salieron, pero no eran los humanos quienes
podrían ayudarla ahora.
Escuchando los graznidos, levantó la vista y vio a varios Grajos volando en
círculos por encima de ella. Y cuando miró hacia el otro extremo de la ciudad,
vio el humo corriendo hacia ella.
—¡Meg Corbyn dice que los Lobos se dirigen a una trampa! ¡Den la
alarma! ¡Hay que detenerlos!
Los Grajos se fueron volando. El humo seguía corriendo hacia ella. Justo
antes de que la alcanzara, se elevó en una columna y cambió a la forma
humana.
—¿Meg dijo algo más? — Preguntó Tolya.
—Ella vio la cara de Joe. Ella dijo... — Jesse tragó saliva—. Ella dijo
"cuerpos" dos veces y "fuego" tres veces. Dijo que había que ocultar a los
cachorros y a los niños.
—Joe hizo un arreglo especial con... Bueno, eso no importa. Lo que
importa es que hay un escondite en las colinas sobre el pueblo Terráneo. ¿Te lo
dijo?
—Sí.
—Entonces toma sólo lo que necesites y lleva a las hembras y a todos los
jóvenes a ese lugar.
—Pero...

Marcada en la carne

—Hazlo, Jesse Walker. Ninguno de nosotros tiene tiempo para las palabras
ahora. —Tolya cambió a humo y corrió hacia el campo abierto más allá de la
ciudad.
Ninguno de nosotros tiene tiempo. Dioses encima y por debajo.
—¿Jesse? — Phil Mailer comenzó a caminar hacia ella.
Ella sacudió su cabeza.
—Has sonar la alarma. Tenemos que salir de aquí. — Ella volvió corriendo
a su tienda y se quedó mirando los dos contenedores en el mostrador que ya
estaban llenos de frascos de mantequilla de maní, cajas de cereal, barras de
chocolate, latas de fruta. Durante la última hora, se había sentido incómoda sin
saber por qué, había comenzado a empacar suministros de emergencia por
hacer algo.
—¿Qué está pasando? — Preguntó Shelley Bookman, entrando de prisa en
la tienda.
Jesse puso un contenedor vacío en las manos de Shelley.
—Botellas de jugo. Cualquier cosa que pueda alimentar a los niños de
forma rápida. ¡Muévete! — Ella dejó caer una caja de platos en uno de los
contenedores y dos hogazas de pan en el otro. Corriendo al estante de utensilios
de cocina, tomó un abrelatas y lo arrojó que en el contenedor.
—¿Debo poner algunas de las latas de sopa? — Preguntó Shelley.
—Nada que necesite cocción o calor para poderse comer, — Jesse se
quebró al responder. Puso sus cajas llenas en la puerta, y luego entró en la
trastienda y volvió con una mochila, su rifle, y dos cajas de municiones.
Los ojos de Shelley se abrieron.
—¿Jesse?
—¿Ya llenaste el contenedor? Entonces ve por tu bolso y regresa en cinco
minutos. Y lo digo en serio, Shelley. Cinco minutos. Entonces partiremos.
—¿Partir a dónde?

Marcada en la carne
—El reloj corre. — Ocultar los cachorros. Ocultar los niños. Las palabras eran
un látigo que no cedería hasta que obedeciera.
La campana de alarma dejó de sonar. Jesse se acercó a la mitad de la calle y
miró a las personas que estaban esperando una explicación.
—Tenemos que evacuar. Una Casandra de sangre me llamó para darnos la
advertencia. — Y no sé lo qué le costó a Meg Corbyn dar esa advertencia.
—¿Cuál es la advertencia, Jesse?— preguntó Phil Mailer.
—Muerte. Trampas. Fuego. Está viniendo a por nosotros. — Tal vez ya haya
encontrado algunos de nosotros.
No podía pensar en eso.
Billy Rider había tomado un carro y el equipo de los caballos del establo y
condujo hasta la tienda.
—Intentamos conseguir el asimiento de Tobias, — le dijo a Jesse—. Tom
García dijo que una especie de tornado en miniatura rompió un poco de la cerca
y asustó a los caballos, por lo que los hombres están a fuera conduciéndolos. Le
hablé de la alarma. Dijo que se quedaría en el rancho, pero estará alerta a los
problemas y hará sonar la alarma allí si él ve algo. Ellen García está manejando
para encontrarse contigo. Ella va a traer a sus hijos y a los jóvenes Terráneos que
encuentre en el camino.
No era probable que Ellen encontrara a muchos jóvenes Terráneos que
anduvieran lejos de su asentamiento sin ningún tipo de adultos cerca, pero cada
advertencia era mejor que nada.
El pequeño autobús de Pradera de Oro y el monovolumen que oficiaba
como un taxi aparcaron.
—Dejen de perder tiempo y métanse en el maldito autobús, — espetó
Jesse a Shelley y Abigail Burch—. Tenemos que movernos. — Señaló al taxi—.
Vayan al extremo de la ciudad y recojan todo lo que puedan. El autobús se
dirigirá hacia las colinas y dejará a la gente en ese extremo.
Phil Mailer se puso delante de ella.

Marcada en la carne
—¿A quién más puedo contactar? Voy a enviar mensajes hasta donde
llegue el tendido. Has tenido mayor experiencia con los Terráneos, por lo que
necesitas partir. Pero algunos de nosotros vamos a quedarnos. Esta es nuestra
ciudad, nuestras casas. Estos edificios están llenos con los suministros que
necesitamos para llegar al siguiente año. No voy a dejar que algunos patanes los
quemen.
Murmullos de acuerdo de los demás hombres.
—Vete ahora, Jesse. Ve y haz lo que puedas por todos nosotros.
No había nada que argumentar contra eso, así que se subió al asiento de la
carreta junto a Billy Rider y llevó a las mujeres y a los niños a las colinas, y se
preguntó si encontrarían algo cuando regresaran.

*****

Joe aulló, y luego esperó una respuesta. Él aulló de nuevo.
«¡Respondan! ¡Soy líder de esta manada»
Oyó el La Canción de la batalla y corrió en esa dirección.
«Joe! ¡Para!»
Joe desaceleró a un trote.
«¿Tolya?»
«¡Es una trampa! Meg Corbyn lo vio y llamó a Jesse Walker. Es una trampa
para la manada.»
Las costillas se le tensaron y se esforzó para respirar.
«¿Por qué Meg vería una profecía de nosotros?»
«¿Importa el por qué? Ella envió la advertencia. Joe, vuelve. Jesse Walker
va a llevar a todos los jóvenes al escondite que arreglaste en las colinas. La
ciudad está en peligro también. Es necesario que vuelvas.»

Marcada en la carne

«Tengo que frenar a la manada antes de que el mal suceda. Encárgate de la
ciudad. Envía la advertencia a todos los que puedas.»
Después de haber hecho su elección, Joe corrió duro y rápido para
encontrar a la manada antes de que los humanos accionaran la trampa.

Marcada en la carne

Capítulo 33

Firesday 22 de Juin

Vlad se precipitó en la sala de clasificación, pero se detuvo cuando captó el
olor a vómito que casi tapaba el olor de la sangre de Meg.
—¿Qué...? — Simon se detuvo a su lado—. Nathan escuchó un timbre del
teléfono justo después que detuvo al Robert de correr en la calle. Jake también lo
oyó.
Vlad se quedó mirando la navaja sobre la mesa.
—Ve a por Meg. Voy a tratar de averiguar quién llamó.
—Ella no habló. — Simon arrugó la nariz y dio un paso lejos del vómito—.
Vio las visiones.
—Se enfermó de miedo. Tienes que encontrarla antes de que se haga daño.
Simon se quitó la ropa y la tiró a un lado. Luego cambió a Lobo y salió
corriendo de la Oficina del Enlace.
Vlad sacó una sección del periódico fuera de la canasta de reciclaje y lo
dejó caer sobre el vómito. Limpiaría el desastre después. En este momento,
necesitaban respuestas.
Mientras se acercaba al teléfono, Pete Denby irrumpió en la habitación.
—¡Dioses encima y por debajo! Sé que estaban jugando donde se suponía
que no debían, pero son sólo niños, y yo estaba bajando para tratar con él.
¿Nathan tenía que tirar a Robert de esa manera? Los niños están aterrorizados.
—La próxima vez no detendremos a su cachorro antes de que corra a la
calle, —espetó Vlad—. No deje a sus chicos por su cuenta hasta que hayan
aprendido a evitar las cosas que podrían matarlos.

Marcada en la carne
Pete tomó aire, y luego hizo una mueca. En ese momento, Vlad vio al
hombre reemplazando al padre.
—¿Qué pasó?
—No lo sé todavía, pero Meg está huyendo. ¿Hay alguna forma de
averiguar quién le llamó, o es algo que sólo la policía puede hacer?
—Hay una manera a menos que haya hecho una llamada después.
Entonces van a necesitar a la policía para obtener los registros de la compañía
telefónica. — Pete se unió a Vlad en el mostrador y señaló a un pequeño botón
debajo de los otros en el teléfono—. Me gustaría probar "la re-llamada" primero
y ver qué pasa.
Él apretó el botón y escuchó el timbre del teléfono y el ring y ring.
—Almacén de ramos generales Walker.
Un momento de silencio antes de que Vlad dijera:
—¿Tolya?
—¿Meg Corbyn dijo algo más?
Un escalofrío pasó por Vlad.
—Ella no dice nada en este momento.
—Los Lobos están corriendo hacia una trampa. Joe Wolfgard está tratando
de detenerlos. La ciudad se está preparando para el ataque. Jesse Walker está
llevándose a todos los jóvenes a un escondite en Colinas Antiguas.
—¿Quién está contigo?
—Los hombres de la ciudad. Vlad, ¿los humanos van a por todos los
Lobos? ¿O van tras de todos nosotros?
—No lo sé. Haz lo que puedas, Tolya, y yo haré lo mismo. — Él colgó.
—¿Es malo? — Preguntó Pete.
—Muy. — Él abrió la agenda de Meg, encontró el número de Aguas
Dulces, y marcó.

Marcada en la carne

—¿Qué?— Una voz masculina, ya enardecida y con enojo.
—Soy Vlad Sanguinati del Courtyard de Lakeside. ¿Puedes pasarle un
mensaje a Jackson Wolfgard? Es urgente.
—¿Lakeside? ¿Acaso su cachorra profeta enloqueció también? La cachorra
de Jackson llego corriendo aquí toda apestando a pis, llamó a alguien, y luego
se escapó gritando que tenían que ocultarse. Algunos de los Ravengard están
siguiéndola para asegurarse de que vuelva a la guarida Wolfgard.
—Dile a Jackson que los Terráneos e Intuyes están en peligro. La otra clase
de humanos se han vuelto contra nosotros.
—Se lo diré.
Vlad colgó y miró a Pete, que estaba pálido enfermizo.
—¿Dónde están tus hijos?
—Lorne de Las Tres P salió a ayudar. Los llevó a la oficina médica.
—¿La Lizzy también?
Pete asintió.
—Mantenlos allí hasta que diga lo contrario.
Vlad dejó la oficina del Enlace, cambió a humo y corrió en la dirección del
Complejo Wolfgard.

*****

Patinando hasta detenerse frente al Complejo Wolfgard, Meg se arrojó
fuera del Bow y gritó:
—¡Sam! ¡Sam!
Él corrió a su encuentro, seguido por los otros cachorros más Saltarín.

Marcada en la carne

Meg abrió la parte posterior del Bow.
—Entra, Sam. Entra. Tenemos que correr. Tenemos que ocultarnos.
Entró en el Bow y de inmediato se dirigió al asiento del pasajero. Los otros
cachorros dudaron, sintiendo que había algo mal en el comportamiento de ella.
—Saltarín. Vamos, — jadeó Meg. Tan pronto como entró en la parte
trasera, tomó a una cachorra y la arrojó en el Bow. Luego a otro y otro hasta el
último.
—¿Meg? — Jane, la sanadora de los Wolfgard, corrió hacia ella en forma
humana, mientras que la cuidadora de la manada se precipitaba hacia ella,
gruñendo—. Meg, ¿qué haces?
—¡Tenemos que correr! — Gritó Meg. Cerró la puerta trasera del Bow.
—Estás sangrando.
—Tenemos que ocultarnos. — Se tiró en el asiento del conductor, arrancó
el Bow y se alejo del Complejo Wolfgard. Sam se quejó y Saltarín aulló, dando
comienzo al resto de los aullidos de los cachorros.
—¡Silencio! ¡Tenemos que estar en silencio! —¿Dónde ir? ¿Dónde podrían
esconderse de un enemigo que podía...
Meg tragó saliva y se dirigió a ciegas y imprudentemente a lo largo de los
caminos de tierra que apenas eran lo suficientemente amplios como para
incluso un vehículo tan pequeño como el Bow. Miró en el espejo lateral una vez
y vio a los Lobos persiguiendo el Bow. Pero no al Lobo que necesitaba ver.
—Simon, — susurró.
Luego el sendero terminó en una caída en la tierra. Condujo el Bow hacia
la bajada, rebotando en el camino hacia abajo. Tirando de la puerta del lado del
conductor para abrirla, saltó fuera del Bow y corrió hacia la parte de atrás para
abrir esa puerta. Mientras el resto de los cachorros y Saltarín saltaron de la parte
de atrás, agarró a Sam, que estaba ahora a más de una doble brazada, y se
tambaleó unos pasos lejos del Bow.

Marcada en la carne
Agitada, se dejó caer al suelo y se aferró a él. Tenía que esconderse porque
había visto...
Su estómago se revolvió y vomitó encima de ambos.

*****

Simon olfateó el Complejo Wolfgard. ¿Dónde estaba Meg? ¿Dónde estaban
los otros Lobos?
«La manada fue por acá,» dijo Nathan. «Y Meg. Simon... todavía está
sangrando. Hay gotas de sangre en la carretera.»
«¡Tío Simon! ¡Tío Simon!»
«¡Sam!»
«¡Ayuda! ¡Meg está enferma!»
Simon levantó el hocico, con la intención de aullar. Si los otros Lobos
habían seguido a Meg, su respuesta le ayudaría a identificar en que parte del
Courtyard se encontraba. Pero se detuvo antes de levantar el sonido. ¿Por qué
estaban en silencio los otros Lobos? ¿Por qué no aullaba Sam?
Él y Nathan siguieron el camino, corriendo hacia la parte de los Hawkgard
en el Courtyard. Tenían que encontrar a Meg. No había muchas carreteras en el
Courtyard donde pudiera caber un vehículo, incluso uno tan pequeño como un
Bow.
«¡Por aquí!» Jenni Crowgard voló hacia él. «¡Nuestra Meg está por aquí!»
«No hay camino por allí, sólo una pista ancha que los ponis y ciervos
usan» dijo Nathan.
Jenni voló sobre sus cabezas, regresó por donde había venido.

Marcada en la carne
Cuando llegaron al lugar, corrió por la pendiente. ¿Cómo Meg había
conseguido meter el Bow ahí abajo? ¿Y cómo iban a sacarlo?
«¡Meg!» Disminuyó la velocidad para evitar pisar a los cachorros que
estaban lo suficientemente asustados ahora, que no iban a moverse lo
suficientemente lejos de Meg para recibir la protección de Jane o de la
cuidadora. El resto de los Lobos adultos se mantenían en la pendiente en un
círculo de protección, con Blair y Nathan arriba manteniendo la vigilancia.
Sam le dio una mirada patética.
«¡Meg vomitó sobre mí!»
«Está enferma, cachorro. Ella está muy enferma.»
El corte a lo largo de su mandíbula estaba empezando a coagularse, pero
su cuello estaba manchado de sangre y su camisa olía a vómito, borrando el
señuelo habitual del olor de su sangre.
Bastante seguro de que estaba demasiada enferma como para confundirse
acerca de él estando desnudo, Simon cambió a humano y se agachó junto a ella.
—¿Meg? ¿Qué viste?
—Tenemos que ocultarnos. Tenemos que escondernos de... — Ella vomitó.
Sam se quejó. Los otros cachorros retrocedieron, finalmente, buscando la
protección de los Lobos adultos.
—¿Quién tiene que ocultarse? — Preguntó Simon.
—Nosotros. Los Lobos. — Ella se centró en él. Sus ojos se veían raro,
demasiado grandes, demasiado negros en vez de grises—. El rostro de Joe se ve
así.
¿Así cómo? Simon se preguntó. Antes de que pudiera preguntar Vlad
estuvo junto a él, llegando más allá para envolver una mano alrededor del brazo
de Meg.
«Estás entre formas,» dijo Vlad. Luego a Meg:
—¿Has visto algo sobre el resto de nosotros? ¿Meg? ¿El resto de nosotros
necesita ocultarse o sólo los Lobos?

Marcada en la carne
Miró fijamente a Vlad con los ojos tan blancos que Simon se preguntó si se
había roto algo en su cerebro.
—Sólo... Lobos, — dijo finalmente—. Y las personas que viven en
pequeñas casas de madera. — Una pausa—. Cabañas. Fuego. Incendio.
—Está bien. — Vlad le dio a su brazo un suave apretón antes de soltarlo—.
Los Lobos se esconderán contigo hasta que sea seguro. El resto de nosotros va a
enviar el aviso a tantas manadas como podamos.
Simon miró a Vlad.
«¿Jackson?»
«Su cachorra profeta se enfermó de miedo y salió corriendo, como Meg,»
Vlad respondió con gravedad. «Las dos, en diferentes partes del continente.
Esto no es bueno, Simon.»
El rostro de Joe se ve así.
«¿Joe? »
«La advertencia fue enviada. No sé si va a llegar a tiempo.» Vlad se
levantó, sus piernas ya habían cambiado a humo. «Quédate aquí. El resto de
nosotros haremos lo que podamos. No son sólo los Lobos. El ataque se dirige
también a los Intuye.»
Todo lo que él y el resto de los Terráneos en Lakeside habían tratado de
hacer al trabajar con los humanos se rompía en pedazos. ¿Qué tanto se
rompería?
Cambió de nuevo a Lobo, comprendiendo instintivamente que eso
calmaría a Meg.
«Simon,» dijo Vlad.
«Ve. Haz lo que puedas. Advierte a Steve Barquero»
«Es lo primero que voy a hacer. Él va a tener que pasar la advertencia a los
otros asentamientos Intuye fuera del alcance de los malos humanos.» El
Sanguinati cambió completamente a humo y corrió por la tierra.
«Más Sanguinati van con Vlad,» informó Blair.

Marcada en la carne

«Vamos a ayudarte a mantener la vigilancia sobre nuestra Meg,» Jenni lo
dijo mientras ella, Starr, y Jake se posaban en los árboles cercanos.
«¿Tío Simon?»Sam gimió. «No quiero lamerme la piel para limpiarla.»
No quería lamer al cachorro tampoco.
«Tan pronto como sea seguro, les daremos una limpieza a ti y a Meg.» E
iban a tener que lavar a cualquiera de los otros cachorros que estuvieran
salpicados de vomito. Por ahora, no había nada que cualquiera de los Lobos
pudiera hacer.
Resistiendo la tentación de lamer su cuello para limpiar la sangre seca e
ignorando el mal olor del vómito, Simon apoyó la cabeza en el hombro de Meg,
ofreciendo un confort silencioso y tratando de no pensar demasiado en lo que
estaba ocurriendo a los Wolfgard en otras partes de Thaisia .

Marcada en la carne

Capítulo 34

Firesday 22 de Juin

Jackson corrió de nuevo a la cabaña Wolfgard. Aunque preocupante, la
reunión con los Panthergard había ido bien. Sólo uno de los Gatos que vivían
ahora en la zona de Aguas Dulces había pasado por el primer nivel de
formación en un centro humano: suficiente para leer, escribir y hacer cuentas,
así como hablar con humanos y hacer una compra en un puesto comercial.
Suficiente educación para distinguir entre la actividad humana normal,
como la agricultura y el cuidado de los animales y la actividad que se sentía...
incorrecta.
No había nada sospechoso en los alrededores del pueblo Intuye de Aguas
Dulces, pero eso no era aplicable a Resistencia, el pueblo humano más cercano.
Algo no estaba bien allí. Algo había cambiado. Pero era como tratar de
enganchar sus garras en el aire, con la esperanza de agarrarse del problema y
tratar con él.
«¡Jackson! ¡Jackson!» Uno de los Grajos llamó. «Tu cachorra está enferma
de forma rara.»
Él corrió hacia la cabaña, momentáneamente aliviado cuando vio a Grace.
Entonces Esperanza apareció a la vista viéndose tan aterrada como un cervatillo
siendo apaleado por un Oso Pardo.
—¡Tenemos que ocultarlos! — Gritó Esperanza. Ella pasó corriendo a
Grace, agarrándose a los cachorros que habían corrido a su encuentro—.
¡Tenemos que ocultarlos!
—¿Esperanza? — Dijo Grace, con el pelo de color blanco brillante al sol.
Parando de golpe, Esperanza miró a Grace.
—Fuego. Muerte. ¡Tenemos que ocultarlos! — Ella corrió hacia el arroyo y
los cachorros corrieron tras ella.

Marcada en la carne

«Ve con ella,» Jackson le dijo a Grace. «Voy a comprobar la cabaña.»
Grace se quitó la ropa, cambió a Lobo, y corrió detrás de la chica con la
cuidadora de la manada y los jóvenes tras ellas.
Jackson corrió a la habitación de Esperanza en la cabaña Wolfgard.
¿Donde había estado la niña? Se suponía que no debería salir de la vista de la
cabaña sin decirle a un Lobo adulto.
Se detuvo por el olor. ¿Esperanza no era un poco mayor para orinarse en el
suelo?
Al ver los lápices y pasteles dispersos, se movió con cautela alrededor de
la cama y olió un toque de sangre que casi fue abrumado por el olor de la orina.
Se adentro más en la habitación, moviendo los pies con cuidado para no
pisar los utensilios de dibujo de Esperanza. Cuando bajó la cabeza para olfatear
el suelo por el olor a sangre, vio los dibujos debajo de su cama. Sacó el dibujo
intacto y luego los pedazos del otro, y gruñó.
Todos los cachorros de Lobo y lobatos de la manada de Aguas Dulces.
Muertos. Mutilados. ¡No era de extrañar que Esperanza quisiera ocultarlos!
Luego miró el dibujo intacto. La cara de Meg Corbyn en una esquina. Una
vista de la montaña del pueblo Intuye de Aguas Dulces, todos los edificios en
llamas. Y llenando el centro del papel...
No estaba seguro de lo que estaba viendo. Era como el dibujo que hizo del
montículo de bisontes salvo...
Joe.
Jackson salió de golpe de la cabaña y corrió como si todo en su mundo
dependiera de su velocidad... porque, en ese momento, así era.
«¡Ayuda!» Llamó.
«¿Lobo? ¿Lobo?» Respuestas de los Ravengard, Hawkgard, Eaglegard.

Marcada en la carne
«Los intuye van a ser atacados. Vamos a ser atacados. Vigilen el camino.
Den aviso si cualquier humano se dirige en nuestro camino.»
«¿Jackson?» Esa era Grace.
«¡Oculta a
asentamiento!»

los cachorros!

Advierte

a

los

Lobos.

¡Aléjense

del

«¿Dónde estás?»
«Hay que advertir... » ¿A quién? ¿A cuántos?
Al llegar a la cabaña de comunicaciones, se arrojó dentro, cambiando a
humano mientras caminaba hacia la mesa que sostenía el teléfono y el
ordenador.
—¿Jackson? — El Halcón que se ocupaba de la cabaña se le quedó
mirando.
Jackson le devolvió la mirada, luego, tomó el teléfono y llamó al número
que tenía de Pradera de Oro. Al encontrarse una señal de ocupado, colgó y
llamó a Aullidos, Buena Lectura. Nadie respondía.
Mientras estaba allí, olió a Esperanza y la orina.
—¿La cachorra Esperanza estuvo aquí?
El Halcón asintió.
—Usó el teléfono. Ella dijo "Meg... correr... ocultarse. Muerte", y luego se
escapó.
Jackson escribió un número de teléfono en la libreta de papel al lado del
teléfono.
—Llama a este número. Sigue intentándolo hasta que alguien responda.
Dile a quien conteste, incluso si es un humano, que los Lobos tienen que
ocultarse. Ellos tienen que ocultarse o van a morir.
—¿A dónde vas?
—A advertir a los Intuye. Esperanza vio su aldea en llamas.

Marcada en la carne
Cambiando de nuevo a Lobo Jackson corrió por el camino. No eran sólo
los Intuye quienes necesitaban ayuda en ese pueblo. Las cuatro supervivientes
cachorras profetas vivían allí también.

Marcada en la carne

Capítulo 35

Firesday 22 de Juin

Joe arremetió con toda la velocidad que tenía.
«¡Lobos! ¡Esperen!»
«¡Están matando a nuestra carne!»
Demasiado enojados. No escuchaban. Había sido elegido líder del
asentamiento Terráneo debido a su contacto con Simon y el Courtyard de
Lakeside, porque ahora necesitaban a alguien que tratara activamente con los
humanos de Pradera de Oro. Pero ser el líder del asentamiento no era lo mismo
que ser el Lobo dominante. La manada lo estaba demostrado haciendo caso
omiso de su mando.
«¡La sangre dulce dice que es una trampa!»
Eso frenó a los otros Lobos que habían estado corriendo hacia los hombres
que, tan centrados en disparar a los bisonte, no parecían darse cuenta de los
Lobos enojados que iban corriendo hacia ellos.
«¿Sangre dulce?» El ejecutor dominante de la manada desaceleró a un
trote.
«La profeta de Simon, Meg, llamó a Jesse Walker para advertirnos de que
esto es una trampa.»
Más Lobos desaceleraron. Los cazadores de entre ellos, eran los más
reacios a dejar que los humanos siguieran matando la carne que necesitaba la
manada, pero los ejecutores, quienes tenían la tarea de proteger la manada, se
apartaron de los humanos que se subieron a la parte trasera de las camionetas y
se dirigían hacia Joe .
Luego se detuvieron, dieron un paso atrás. Al igual que ellos, Joe sintió el
tronar que sólo podía significar una cosa: estampida de bisontes.

Marcada en la carne

Disparos y gritos detrás de él. Por el otro lado, los bisontes. Los humanos
se dirigían hacia los bisonte con las camionetas y los Lobos quedaron atrapados
en el medio.
«¡Corran!» Joe gritó. Los Lobos giraron y corrieron hacia las camionetas y
los bisontes que ya estaban muertos. Cuerpos grandes. Presionándose contra el
vientre, un Lobo podría escapar de recibir un disparado, podría escapar de ser
pisoteado. No tenían ninguna posibilidad a la intemperie.
Corrieron hacia las camionetas y los hombres. Tenían que llegar a los
bisontes muertos antes...
Los hombres dejaron de disparar. Moviéndose rápidamente, un hombre
bajó el portón trasero de una de las camionetas, mientras que otro hombre sacó
de una lona algo que parecía una pesada arma montada sobre tres patas.
¿Qué...?
Los cazadores, que estaban a la cabeza del grupo, fueron los primeros en
caer cuando las balas del rifle de munición pesada, se clavaron en los cuerpos
demasiado rápido para que los Lobos pudieran cambiar la dirección. Y detrás
de ellos, los bisontes tronaban más y más, impulsados por otros humanos.
Ahora algunos de los hombres levantaron sus fusiles hacia el cielo, su
objetivo los Grajos y los Halcones.
«¡Váyanse!» Joe gritó a los Grajos y Halcones. «Alarma...» Sentía el ruido,
ruido, ruido sordo. Sus patas delanteras se tambalearon y se cayó. Tenía que
alejarse de los bisontes en estampida. Tenía que...
Puso sus patas traseras debajo de él y trató de saltar, ganar un poco de
distancia entre él y los cascos.
Más ruido, ruido, ruido sordo que afectaba a una pata trasera y el costado.
Él cayó de nuevo, una de sus patas traseras ya era inútil. Todavía luchando
para moverse, logró arrastrarse hasta que quedó parcialmente oculto por uno de
los bisontes muertos.
Tan difícil respirar. Tan difícil...

Marcada en la carne
En realidad no sintió a los cascos cuando un bisonte pisoteó sus patas
traseras. Apenas oyó los gritos de triunfo de los humanos o los disparos que
llevaron a los bisontes lejos de la camioneta.
No notó el silencio.
¿Cómo Meg, tan lejos allá en Lakeside, supo que esto era una trampa?
¿Qué había visto?
Apenas podía oír. Apenas podía respirar.
—Éste sigue vivo.
—No por mucho tiempo. Tira el cuerpo con el resto.
Fue arrastrado por sus patas delanteras. Luego levantado y tirado.
¿Qué había visto Meg? ¿Cómo diferenció un Lobo de otro?
Ella me vio en Lakeside. Recordaría mi cara.
No pudo cambiar del todo a humano. No tenía la fuerza para ello. Pero si
Simon y Jackson lo vieran de alguna manera, si Meg lo viera ahora, sabrían,
estarían... advertidos, podrían... escapar de otras trampas.
Hizo sonidos extraños mientras trataba de respirar, trató de cambiar de
Lobo a su forma humana. Vio a su mano, sobre todo humana ahora en el
extremo de una pata delantera peluda. Él sintió que su cara cambió.
Sintió un golpe en la parte posterior de la cabeza.

*****

—¿Quiere que saque a éste de la pila, jefe? — preguntó un hombre—. Su
cara tiene un aspecto medio humano.

Marcada en la carne
Daniel Black miró el cuerpo del último Lobo tirado en el montón de
cadáveres.
—Déjalo. Ese prueba que eliminamos al enemigo y no sólo a unos pocos
animales tontos. — Se apartó de la pila de los Lobos muertos y le tendió una
mano—. Dame esa cámara. Voy a tomar un par de fotos de ustedes chicos de pie
por los humanos de todas partes.
Se reunieron a ambos lados del montículo, fusiles levantados en señal de
triunfo, mientras que Black tomaba las fotos. No sería el único hombre en hacer
un registro de este día histórico. Hombres de docenas de divisiones de HPU en
todo el Medio Oeste y Noroeste habían participado en la tercera etapa del
proyecto de recuperación de tierras.
No sería el único hombre en enviar una o dos fotos al periódico. Pero, por
los dioses, él y sus hombres serían unos de los mejor recompensados por el
trabajo de este día.
—Ahora, — dijo Black, mirando en la dirección de las colinas y la ciudad
llamada Pradera de Oro—. Vamos a terminar esto y reclamar lo que debió ser
nuestro todo el tiempo.
Mientras él y sus hombres se dirigieron de nuevo a sus camionetas, no se
percataron de la ausencia de todas las aves, y no notaron el silencio.

*****

Nada podría haber hecho frente a una estampida de bisontes, Tolya pensó con
amargura mientras corría por encima de la hierba. Él podría haber reducido a
un animal, o dar captura y muerte a alguno de los jinetes que impulsan a los
animales. Pero eso no habría salvado a los Lobos. Todo lo que podía hacer
ahora, era volver a Pradera de Oro y hacer lo que pudiera para ayudar a los
Intuye a salvar la ciudad.
El viento agitó la hierba. Un reflejo de calor apareció justo delante de él. Se
puso en una columna de humo antes de cambiar a humano.

Marcada en la carne
Dos de los Elementales que velaban por este pedazo de Thaisia tomaron
forma delante de él. Aire y Fuego sentadas a horcajadas sobre dos de sus
monturas; uno blanco y otro marrón.
¿Había algo que las Elementales podrían haber hecho para detener esto?
No tenía sentido preguntar. Peligroso -incluso para un Sanguinati- decir algo
que pudiera sonar como una acusación.
Y tal vez los Elementales no estaban destinados a poner fin a esta lucha
entre los humanos y Otros, más de lo que estaban destinados a interferir con
cualquiera de dos depredadores que estuvieran luchando en el mismo
territorio. Pero los Elementales en Lakeside habían ayudado a Simon. Los
Elementales en otra parte del Medio Oeste habían ayudado a destruir al
Controlador y el terrible lugar donde habían enjaulado a las sangre dulce. Tal
vez los Elementales aquí trabajarían con él ahora. Después de todo, Aire había
ayudado a Joe cuando envió la carne de bisonte a Simon.
—Los humanos, — dijo Tolya—. Ellos van a incendiar la ciudad de los
Intuye. Ellos van a tratar de matar a todos los jóvenes que Jesse Walker está
llevando a las colinas por protección.
—¿Cómo sabes eso? — Preguntó finalmente Fuego.
—Meg Corbyn hizo una profecía y advirtió a Jesse Walker.
—¿Chica palo de escoba?
Así que la canción de Charlie Crowgard sobre Meg defendiendo a un Lobo
había llegado tan lejos al oeste.
—Sí. Meg, la Trailblazer. Amiga de los Terráneos en Lakeside.
—Nuestras parientes del este la conocen,— dijo Aire—. Ella salvó a los
ponis que viven en el Courtyard de Lakeside.
Tolya asintió. Luego esperó.
Aire levantó la vista mientras que algunos de los Ravengard pasaban
volando.
—Los humanos que mataron a los Lobos. Los Grajos dicen que algunos
son de la ciudad y algunos... — Miró a Fuego y sonrió—. ¿Cuántos bisontes
murieron?

Marcada en la carne

Fuego simplemente le devolvió la sonrisa.
Algo sobre esas sonrisas dio a Tolya una repentina comprensión de por
qué los Elementales no debían ser animados a involucrarse demasiado en la
vida de los seres que estaban más anclados a la carne que a su forma Terránea.
Aire y Fuego no dijeron nada mientras conducían a sus caballos hacia los
ranchos que se extendían entre la ciudad Intuye de Pradera de Oro y la ciudad
humana Bennett.
Cambiando de nuevo a humo, Tolya continuó hacia Pradera de Oro. Al
llegar a la parada de camiones en el borde de la ciudad, vio un rayo golpeando
contra el suelo en el norte y juzgó que había golpeado algo cerca del cruce.
Él siguió su camino hasta que llegó al Almacén de ramos generales Walker.
Los hombres corrieron a reunirse con él tan pronto como cambió a su forma
humana.
—Están muertos, — dijo—. Los Lobos están muertos.
—Ah, mierda, — Floyd Tanner dijo en voz baja, con tristeza—. ¿Incluso
Joe?
Tolya asintió. Él no le diría a estos hombres cómo murieron los Lobos. Aún
no.
—Sentimos mucho su pérdida, — dijo Kelley Burch después de un
momento de silencio—. A todos nos gustaba Joe.
—Era un buen líder, — dijo Tolya. Y tal vez, de la misma manera que Simon
Wolfgard es con Vlad, podría haber sido un buen amigo.
No había apreciado cuánto la pérdida había entristecido a estos humanos
hasta que vio el cambio en sus caras y cuerpos, y comprendió que, por ahora,
iban a dejar a un lado el dolor.
Phil Mailer se aclaró la garganta.
—Creo que será mejor que nos preparemos para el resto de la profecía. He
advertido a todos los pueblos Intuye o asentamientos que pude. Tuve una
respuesta de Steve Barquero de Desembarco del Ferry. Está enviando la alarma

Marcada en la carne
también. No tuvo la sensación de que todos los lugares Intuye estarían en
peligro. Una gran cantidad de nuestros asentamientos están demasiado dentro
del País Salvaje para ser alcanzados fácilmente por otros humanos. Pero también
sentía que cuanto más lejos la advertencia pudiera expandirse, sería menos
probable de nuestros pueblos fueran dañados.
Tolya asintió. Luego miró al norte y señaló.
—No creo que seamos nosotros quienes tengamos que preocuparnos por
el fuego.

*****

El embudo de fuego corrió sobre la tierra, y todo se quemó en su estela. El
viento azotaba las llamas que consumieron postes de cercas y pasto -y el
ganado-, mientras el embudo se dirigía a los edificios de los ranchos aún en la
distancia.

*****

Cuando se acercaron a la encrucijada, Daniel Black vio un rayo golpear la
cabina de la minivan con la precisión de un tirador mientras una repentina
ráfaga de viento la golpeó con la fuerza suficiente para sacarlos de la carretera.
Las otras camionetas se detuvieron y los hombres corrieron a ayudar a sus
compañeros.
Black salió de su camioneta.
—¿Están heridos? — preguntó a los hombres.
Se apartaron de la minivan.
—Están muertos. — Uno de los hombres, que se había visto tan triunfante
poco tiempo atrás, parecía asustado ahora.

Marcada en la carne
No deberían estar muertos. Neumáticos de goma. Camino de tierra. Se
suponía que era para proteger a una persona en una tormenta eléctrica,
¿verdad? ¿Cómo podrían sus hombres estar muertos?
Entonces Black vio el embudo que apareció de la nada, y sintió el primer
escalofrío de miedo.
—Por todos los dioses oscuros, — susurró.
—¿Jefe?
Miró a su capataz. Luego metió su mano en la camioneta, sacó la cámara,
y se la dio al hombre.
—Dile al sheriff acerca de esto. Saca a alguien de aquí para tratar con... los
hombres. Después, lleva esas fotografías al periódico. ¿Lo pillas? — Esperó
hasta que el capataz se apartó con una velocidad imprudente antes de volverse
hacia el resto de sus hombres—. Vengan conmigo. Tenemos que llegar al rancho
antes que esa cosa y salvar lo que podamos.
Los hombres miraron al embudo y luego a él.
—¡Muévanse! Black se revolvió hacia la camioneta. Los hombres se
amontonaron en la cabina y en la parte trasera, su única opción si no querían
quedarse atrás.
Puso la camioneta en marcha. Luego vaciló. No podían correr más rápido
que el tornado. Él no llegaría a la casa del rancho a tiempo. Debía ir a otro lado
y terminar su misión, quemar esa ciudad de monstruos.
—¿Qué mierda...? — Uno de sus hombres gritó momentos antes de que
un granizo del tamaño de su puño golpeara la camioneta, impactando con el
metal y el vidrio. El parabrisas se agrietó. Sus hombres subidos en la caja de la
camioneta gritaron de dolor mientras trataban de protegerse.
En un día caluroso de verano. No había nubes de tormenta. No había
nubes de ningún tipo. Sin embargo, había un maldito embudo en dirección a
todo lo que había construido, y ahora esta tormenta.
Miró el espejo lateral y creyó ver a un jinete cabalgando en carrera hacia él,
sin hacer caso del granizo castigador. Al pasar junto a su camioneta, vio una

Marcada en la carne
forma tan envuelta por la tormenta que no estaba seguro si se había imaginado
ver figuras. Y sin embargo, la tormenta giró sin ninguna explicación racional y
se dirigió a la ciudad de los monstruos, llenando el camino con granizos. Luego
desaceleró, hasta dejar de moverse.
Esperado.
Si se dirigía a Pradera de Oro, sus hombres podrían quedar expuestos a la
tormenta en todo el camino y resultarían heridos e inútiles para cuando llegaran
a la ciudad. Por supuesto, si quedaran atrapados por el tornado o el fuego, no
les iría mucho mejor tampoco. Pero, al menos, estarían tratando de salvar algo.
Black se dirigió a su rancho.

*****

Jesse siguió un ancho sendero de caza. Para cuando su gente logró
alcanzar el asentamiento Terráneo, los Cuervos y Halcones ya habían extendido
la noticia de que los humanos mataron a los Lobos. Sorprendentemente, los
adultos en el asentamiento no se opusieron a que se llevara a los jóvenes
Wolfgard con ella al escondite que Joe Wolfgard había dispuesto. De hecho,
todos los jóvenes del asentamiento estaban con ella. Los polluelos de los gard de
los Búhos, Grajos, Halcones y Águilas viajaban en los hombros humanos o
sobre las espaldas de los Lobatos o iban haciendo equilibrio sobre los paquetes
cargados en dos burros.
Cuando tuviera tiempo, -si sobrevivía-; reflexionaría sobre la rareza de que
los Lobos tuvieran un puñado de burros como animales de carga, y lo que decía
acerca de los Otros el que los burros supieran que no tenían que temer a estos
depredadores.
—¿Jesse? — Shelley se quedó sin aliento detrás de ella—. ¿Jesse?
Necesitamos parar. Necesitamos un descanso.
—Descansaremos cuando lleguemos allí. — No podía estar mucho más
lejos. Joe había dicho que estaba a un par de millas más allá del asentamiento
Terráneo. Agua. Abrigo. Un punto que podría ser una defensa.

Marcada en la carne

Lo que podría significar también, que era un punto que, si fuera invadido
por un enemigo, no les daría ninguna vía de escape. A los humanos, para ser
más claros.
—Arroo, — Rachel dijo en voz baja, de repente trotando por delante de
Jesse.
La joven se había quedado cerca de ella durante todo el viaje. Jesse no
estaba segura de si Rachel estaba ayudando actuando como una exploradora, o
si la Loba quería estar cerca de cualquier adulto que conociera.
La cuidadora de la manada era el único Lobo adulto que quedó en el
asentamiento. El resto de los adultos habían partido para hacer frente a los
humanos y resultaron muertos.
Los cachorros son huérfanos ahora, todos, pensó Jesse.
—¿Jesse? — Ahora era Abigail Burch—. ¿No podemos detener un
minuto? Los niños están cansados.
Cansados era mejor que muertos.
Jesse vaciló cuando Rachel se precipitó de nuevo hacia ella. Pero la Loba
parecía excitada, aliviada. Un par de minutos más tarde, Jesse compartió el
alivio. El agua fluía en un estanque antes de que una quebrada corriera por las
colinas hacia el asentamiento. Había rocas que proporcionarían refugio, y
árboles que darían sombra. No se podía hacer un fuego aquí porque estaban en
el País Salvaje. Joe le había advertido sobre eso. Pero podrían acurrucarse en
mantas para mantener el calor si tuvieran que quedarse aquí toda la noche.
Una vez que establecieran un campamento, averiguaría donde podrían
ubicar la letrina y dónde atar a los burros.
—Estamos aquí, — dijo, haciéndose a un lado—. Paso ligero, ahora. Todo
el mundo.
No todas las mujeres de Pradera de Oro habían venido con ellos. Unas
pocas enviaron mensajes de que habían tenido el presentimiento de que tenían
que quedarse en las granjas y ayudar a cuidar de los animales. Pero habían

Marcada en la carne
enviado a sus hijos. En verdad, tenían un punto. Meg Corbyn no había dicho
que escondiera a las mujeres, sólo los niños. Sólo los Lobos.
Sintiendo a Rachel presionándose contra su pierna, temblando, Jesse sintió
una punzada de dolor al recordar a Joe de pie fuera del almacén, listo para
intervenir si era necesario, pero permitiendo a Rachel hacer su primera
incursión en una tienda humana por su cuenta. Jesse no había tenido tiempo
para conocerlo bien, y se lamentó por ello. Trabajando juntos, podrían haber
tendido puentes sobre las diferencias entre Terráneos e Intuyes, podrían haber
construido una asociación de la misma manera en que en otros lugares estaban
tratando de hacer.
Rachel se quejó.
—Silencio, — Jesse espetó a las mujeres y a los niños cuyas voces venía
aumentando. Al entrar en la brecha entre las rocas, levantó su rifle, lista para
disparar.
Las mujeres se quedaron en silencio o desesperadamente trataron de
silenciar a los niños.
Nada. Nada. Salvo la cuidadora de la manada conduciendo a los cachorros
a un lugar donde esconderse detrás de un árbol caído. Salvo Rachel a su lado,
jadeando y temblando.
Nada más que un silencio extraño.
Entonces, algo brilló en el sendero de caza. Algo que sus ojos no podían
ver bien.
Algo grande.
—Hasta aquí, — advirtió.
Un rugido tenue, más una sensación en el aire que un sonido real.
—Tenemos permiso para estar aquí, y nos vamos a quedar hasta que me
digan que es seguro llevar a los jóvenes de regreso a sus hogares.
Rachel cambió de repente, ahora una adolescente humana en cuclillas a su
lado.

Marcada en la carne
—Jesse Walker es nuestra amiga. Ella... era amiga de Joe Wolfgard.
¿Dónde una apuntaría cuando no se podía ver? Ese brillo oscuro. ¿Era un
ojo? Dioses, ¿qué tan grande era esa cosa?
Dio un paso más cerca. No podía verlo, pero sabía que se había acercado.
—Si es uno de los Terráneos que vive en estas colinas, entonces debe saber
por qué vinimos aquí, debe saber qué pasó con los Lobos. — Jesse tomó una
respiración lenta—. Hemos perdido suficientes amigos hoy. En eso, creo, usted
y yo somos iguales. Así que le digo ahora que la única manera en que alguien se
lleve a cualquiera de estos jóvenes de aquí, es si estoy muerta y no puedo luchar
por ellos más.
Vacilación. Luego desapareció.
Jesse no sabía cómo algo tan grande podía moverse tan rápidamente o en
tal silencio, pero podía sentir que había desaparecido.
—Los Antiguos vigilaran el sendero, — susurró Rachel—. Vamos a estar a
salvo aquí esta noche y podemos volver... a casa... por la mañana.
Jesse bajó el rifle.
—¿Eso fue un Antiguo?
—Sí. Son viejas formas de Terráneos. Son los dientes y las garras de
Namid.
Los dientes y las garras de Namid. Ya lo creo. Vaya que sí. Dioses encima y por
debajo.
—¿Ellos viven en las colinas?
—Sí. Ellos nos permiten tomar un poco de madera y piedras amarillas
para el comercio con los humanos. Y nuestra... — La respiración de Rachel
quedó atrapada en un sollozo—. Nuestra manada podía cazar hasta aquí. —
Miró a los otros Lobos jóvenes que habían venido con ellos—. Nosotros hemos
estado aprendiendo a cazar, pero no somos lo suficientemente fuertes todavía...
No podemos... ¿Cómo vamos a alimentar a los cachorros?

Marcada en la carne
—Ya se nos ocurrirá algo, — dijo Jesse en voz baja—. Tienes que cambiar
de vuelta a Lobo ahora. Vas a estar más abrigada usando piel.
La muchacha asintió. Después de cambiar, se unió a los otros Lobos, que
estaban reunidos en un área. Todos los jóvenes Terráneos habían elegido un
lugar en particular, cada gard se mantenía junto. En el centro estaban los Intuye,
que dispusieron las mantas, sacando vasos para beber y envases de alimentos.
Ellen García se acercó a Jesse, que estaba apoyada en una roca y dividía su
atención entre el sendero y el campamento.
—Tengo unas treinta libras de carne cruda envasada en uno de esos
burros, — dijo Ellen.
—Les dije que no trajeran nada que necesitara cocción. — ¿Treinta libras?
No le extrañaría que tuvieran que dejar algunas cosas atrás, más aún con las
mujeres llevando paquetes de cosas que los bebés y niños pequeños pudieran
necesitar.
—No la traje para nosotros.
Jesse miró a la otra mujer. Tobias era el capataz del rancho de Pradera de
Oro, pero Ellen y Tom se encargaban de los edificios y vehículos, y Ellen
cocinaba para los hombres. Ella también tenía algún tipo de formación como
contable, por lo que se encargaba de los libros del rancho, así como de las
granjas lechera y agrícola. Aunque a Jesse le gustaba Shelley Bookman y la
consideraba una amiga, reconocía a Ellen como un espíritu afín, una mujer que
se ponía manos a la obra con lo que había que hacer.
Ella resopló al observar a los jóvenes Terráneos. Consumidores de carne,
todos ellos.
—No había pensado en eso.
—No hay razón para que lo hicieras. Tenemos un par de perros de
pastoreo, por lo que empacar un poco de carne cruda en las provisiones es una
segunda naturaleza para mí. Me haré cargo de esa parte del campamento.
—Gracias.
Disfrutaron de un minuto de silencio cómodo, sólo escuchando a las otras
mujeres acomodando a los niños. Luego, Ellen dijo:

Marcada en la carne
—¿Te cuesta tanto como a mí no pensar en lo que sucede en el rancho y en
la ciudad?
Jesse asintió.
—Sigo pensando que veríamos el humo si ocurriera lo peor, pero no estoy
segura de que sea cierto.
—Supongo que lo averiguaremos en la mañana.
—Supongo que lo haremos.
—Bien. Será mejor que pique un poco de esa carne antes de que todos los
jóvenes se den cuenta que tienen hambre.
Jesse liberó una sonrisa.
—Alimentar a esta pandilla debe ser interesante.
Mientras que Ellen se puso a trabajar preparando la carne para los peludos
y con plumas, Jesse siguió manteniendo la vigilancia. ¿Rachel había visto
claramente lo que el ojo y cerebro humano se negaron a entender? ¿qué podría
haber ocurrido si un Lobo no hubiera hablado a favor de ellos?
¿Qué pasaría con cualquiera de ellos si no hubiera nadie como Joe
Wolfgard para hablar por ellos cuando los Antiguos bajaran de las colinas?
Jesse se frotó el dolor en su muñeca izquierda.
Vendrían. Lo sabía, con la misma seguridad con la que sabía su propio
nombre.

*****

Ignorando a los bisontes muertos, se reunieron alrededor de los Lobos que
habían sido apilados en un montículo. Resoplaron, rodearon, consideraron.
«Este asesinato,» uno de ellos dijo finalmente. «Esto es lo que significa ser
humano. Esto es lo que hacen los humanos.»

Marcada en la carne

La ira creció lentamente, llenó sus músculos, huesos y sangre. Y en
algunos de ellos, ... los hizo cambiar. Se levantaron sobre sus patas traseras y
cambiaron las formas de las piernas y caderas para poder mantenerse en pie.
Las patas delanteras cambiaron para manos, pero los dedos todavía
conservaban las garras de un depredador. El cuerpo se reformuló en un
poderoso torso y hombros, el cuello fuerte, y una cabeza que conservaba los
dientes y mandíbulas que podían cortar a través de los huesos.
Ellos sobrepasaban a sus presas, pero con esta forma serían capaces de
entrar en las viviendas, desenterrar lo que se trataba de ocultar.
Uno de ellos se giró y dio unos pasos vacilantes sobre sus piernas recién
formadas. Agarró los cuernos de un bisonte con sus nuevas manos y, con toda la
fuerza de su verdadera forma, dio un giro salvaje y le arrancó la cabeza al
bisonte. Dejando caer la cabeza, clavó sus garras sobre el vientre y observó a las
entrañas deslizarse hacia afuera.
«Esto es lo que significa ser humano,» eso dijo. «Esto es lo que hacen los
humanos.»
«Esto es lo que hacen los humanos,» el resto estuvo de acuerdo.
Los que habían tomado esta forma necesaria, pero no deseada cambiaron
de nuevo a su forma verdadera.
Luego todos se dirigieron a la población humana llamada Bennett, y sus
pasos llenaron la tierra de un terrible silencio.

Marcada en la carne

Capítulo 36

Firesday 22 de Juin

Jackson en forma de Lobo y cinco Intuyes a caballo vieron a las camionetas
arder. Se habían detenido -o explotado- a yardas de la simple barricada que los
Terráneos e Intuye habían establecido a través del camino que conducía al
asentamiento de Aguas Dulces y al pueblo.
El fuego que barría sobre la tierra había comenzado con las dos
camionetas, que debían de haber transportado varios contenedores de gasolina,
así como hombres con la intención de quemar el pueblo Intuye. Ahora se
precipitaba hacia Resistencia, la ciudad controlada por humanos más cercana.
—Dioses encima y por debajo. — Un hombre dijo en voz baja—. Si el
viento gira de nuevo...
El fuego debería haberse desatado hacia Aguas Dulces. En su lugar se
desvió con una deliberación que no podía explicarse como algo más que una
elección consciente y se dirigió a los pocos ranchos humanos que se habían
establecido en la tierra alrededor de Resistencia, las pasturas ardieron antes de
que el fuego girara hacia las casas y tiendas.
—Los camiones de suministros cobrarán más si tienen que recorrer todo el
camino para Aguas Dulces, — dijo otro hombre.
—Suponiendo que todavía haya un camino y algún camión que nos pueda
alcanzar, — dijo el tercer hombre.
Jackson se dio cuenta de cuan cuidadosos eran para no mirarlo mientras
hablaban.
Tenían razón. Los camiones de suministro no querrían perder la gasolina
para conducir a Aguas Dulces, cuando podrían dejar la mercancía en un
almacén alquilado en la ciudad humana. También acertaron sobre que el

Marcada en la carne
camino por el País Salvaje ya no existiría, y no había certeza de que algo sería
capaz de llegar a ellos, ya sea que el pueblo se quemara o no.
Puesto comercial, Jackson pensó mientras sus ojos seguían el camino de
tierra que circunvalaba la tierra ardiente. Podríamos construir un puesto de
comercio cerca del lugar donde nuestro camino conecta con la carretera asfaltada que
conduce a la ciudad humana. Ya hay una gasolinera y una pequeña tienda en ese lugar.
Incluso un almacén en el cual podrían dejarse cosas para los Intuye y Otros, con eso
bastaría. Todavía estarán autorizados los camiones de Nativos de la Tierra a utilizar las
carreteras, incluso si los Antiguos se vuelven completamente contra los humanos.
Todavía podríamos traer lo que necesitamos, si todavía existen esas cosas.
—Nada podemos hacer al respecto del fuego, salvo dejar que arda, — dijo
el primer hombre.
Una masa húmeda cayó en la nariz de Jackson. La lamió, luego alzó la
vista, sorprendido por el repentino frío.
¿Nieve? ¿Nieve? ¿Ahora? Él ya se había mudado el abrigo de invierno.
¿Por qué había nieve ahora?
—Mierda, — un hombre dijo entre dientes—. No he venido preparado
para esto.
Jackson lamió otro copo de nieve de su nariz.
Un copo. Dos. Diez. Mil.
—Tenemos que volver al pueblo, mientras que todavía podamos encontrar
el camino, — dijo el segundo hombre—. ¿Jackson?
Un momento estaba mirando a la nieve seguir el camino del fuego y caer
creando una manta sobre la tierra. Al momento siguiente, apenas podía ver a
los hombres y caballos que lo habían acompañado.
La cachorra Esperanza estaba vestida de verano, y huyó hacia el arroyo. Si
los Lobos se mojaban, se mojaban. Su piel, -incluso el abrigo de verano- los
protegería lo suficientemente bien del frío. Pero Esperanza...
Jackson se dirigió de nuevo a Aguas Dulces, recordándose a sí mismo que
tenía que permanecer en la carretera ya que los Intuye lo seguirían y

Marcada en la carne
terminarían perdidos y enfermos si tenían que acurrucarse y esperar a que pase
la tormenta.
Luego corrió hacia la luz del sol y se detuvo tan rápidamente que uno de
los caballos casi pasa sobre en él.
—Por los dioses, — uno de los hombres exhaló.
Luz del sol. Calor.
Jackson se trasladó fuera del camino y sacudió su piel antes de mirar a la
pared de nieve que se estaba convirtiendo rápidamente en unos pocos copos,
mullidos, perezosos. Entonces, incluso esos dejaron de caer.
—Tal vez deberíamos...
Al ver a los hombres mirar hacia atrás, Jackson cambió a su forma humana
y deseó tener algo de ropa, no por modestia, pero si por abrigo.
—¿Tienen alguna razón para creer que los humanos en las camionetas
siguen vivos?
Vacilaron, mirándolo no del todo después de la primera vista. Luego
negaron con la cabeza.
—Entonces, permanezcan en este lado de la barricada. Permanezcan en la
tierra que a los Intuye se les permite usar. Por ahora.
—Hay que hacer frente a esas camionetas en algún momento. Los restos
tendrán que ser devueltos a sus familias.
Jackson captó un olor en el aire que lo hizo estremecerse. Miró a los
hombres que ya no le miraban. ¿Cómo decirles lo que sus instintos aullaban?
—El País Salvaje comienza en la barricada ahora. Nos... rodea... Rodea esta
ciudad humana.
—Siempre fue así.
—No como ahora. — Los vio palidecer.

Marcada en la carne
Silencio. Entonces:
—¿No podemos salir?
—No por algunos días. — No quería estar en esta piel, no quería parecer
humano.
Jackson cambió de nuevo a Lobo. De todos modos, nada más podía decirle
a los Intuye. Aún no.
Corrió a su casa para encontrar a Grace y a la cachorra Esperanza cerca de
la corriente con el resto de la manada. La sangre dulce parecía atontada hasta
que le lamió la mejilla. Entonces le echó los brazos al cuello y se puso a llorar.
«Todo está bien, cachorra. Está bien.» Esperanza no le oía, pero dijo las
palabras de todos modos. Luego miró a Grace. «¿Está todo bien?»
«Las Águilas y los Grajos dijeron que no había fuego, pero no han venido
hasta aquí,» le respondió. «¿El pueblo Intuye?»
«Seguro.» Lamió la oreja de la cachorra Esperanza ya que era todo lo que
podía alcanzar. «Se habría quemado sin su advertencia.»
Cuando la cachorra Esperanza finalmente dejó de llorar, se lavó la cara en
la corriente mientras que Jackson rodaba en la hierba para limpiar su pelaje.
Entonces él y Grace llevaron a su cachorra profeta de nuevo a la cabaña
Wolfgard. Entró él primero y sacó los terribles dibujos, ocultándolos en la zona
de la cocina hasta que pudiera decidir qué hacer con ellos.
Grace entró después. Juntos abrieron las ventanas de la habitación y el
baño y lavaron el olor a orina del suelo lo mejor que pudieron.
Dejando a la cachorra Esperanza dormitando en el porche con el resto de
la manada custodiándola, Jackson y Grace trotaron a la cabaña de
comunicaciones en el borde del asentamiento. El Halcón que había estado
contestando el teléfono los miraba con ojos tristes mientras le entregaba un
mensaje a Jackson después de que los dos Lobos cambiaron a su forma humana.
—¿De quién es? — Preguntó Grace.
—De Vlad Sanguinati, — respondió Jackson—. Simon y la manada de
Lakeside están bien.

Marcada en la carne

—Vlad preguntó por ti, — dijo el Halcón—. Le dije que la manada de
Aguas Dulces estaba bien también. He estado llamando al número que me
pediste, pero no hay respuesta.
—Ya conozco parte de la respuesta. La cachorra Esperanza hizo un dibujo.
— Pero había esperado que Joe hubiera recibido el aviso a tiempo.
Grace contuvo el aliento.
—El teléfono funciona por momentos y por momentos no, — dijo el
Halcón.
—Puede ser que sea así por un tiempo. — Nada podía hacer en este
momento. No había nada que pudieran hacer alguno de ellos, salvo esperar—.
Vamos a estar en la cabaña Wolfgard por si más mensajes llegan.
Grace esperó hasta que empezaron a trotar de regreso a la cabaña.
«¿Esperas más mensajes?»
«No» ¿Cuántas manadas habían recibido la advertencia de correr,
ocultarse, de huir de los humanos malignos? ¿Cuántos de los Wolfgard todavía
estaban por ahí?
Estaban a salvo. Por esta noche, todos los Terráneos en el asentamiento
estaban a salvo.

Marcada en la carne

Capítulo 37

Firesday 22 de Juin

Simon sintió el momento exacto en que Meg se relajó.
Terminó, pensó. Al menos para nosotros.
Había perdido la noción del tiempo, no tenía idea de cuánto tiempo
habían estado escondidos en esa inclinación de tierra. Ya que no tenía que
preocuparse por Meg ahora, consideraría el otro problema.
«¿Cómo vamos a sacar el Bow de aquí?» Preguntó a Blair.
«Podemos atarlo con una cuerda. Después algunos de nosotros tiramos y
otros empujan. Vamos a sacarlo de ahí.»
Consideró, el siguiente, y más inmediato, problema.
«¿Cómo vamos a lavar a Meg? Realmente apesta.»
«El Bow es mi problema. Meg es el tuyo.»
Simon suspiró y movió la cabeza, apoyándola contra la espalda de Meg.
Era la única parte de ella que olía más como Meg y menos como un vómito.

*****

Monty le daba a Kowalski la máxima puntuación en sus habilidades de
conducción, pero aún así deseaba que los coches tuvieran pedales de freno en el
lado del pasajero. Como iban, Kowalski tendría que pasar por arriba del
patrullero que tenía la asignación de bloquear la intersección de las avenidas del
Parque y Crowfield.

Marcada en la carne

Habrían partido rumbo al Courtyard más temprano, si el Capitán Burke
no hubiera llamado a todo el mundo en las asignaciones de emergencia. Nadie,
incluyendo a Burke, estaba seguro de lo que estaba pasando. Pero después de
que Burke recibiera una llamada de Pete Denby, que había contestado una
llamada urgente del agente Greg O'Sullivan, quien, a su vez, debió haber
llamado al Gobernador Hannigan. A pesar de la escasa información disponible,
el gobernador había emitido órdenes de emergencia que ascendieron a un
ultimátum para toda la Región del Noreste: bloquear el acceso a todos los
Courtyard; bloquear todas las calles que conducían a algún asentamiento
controlado por Terráneos; arrestar a cualquiera que tratara de atravesar los
obstáculos. Los trenes fueron detenidos en cualquier posición que se
encontraran. Sin desplazamiento de ningún tipo entre ciudades, hasta nuevo
aviso. Las medidas más severas permitidas por la ley serían tomadas contra
cualquier persona que atacara, o intentara atacar, a cualquiera de los Terráneos
o a cualquier humano que trabajara con los Terráneos.
Las órdenes de Hannigan eran una declaración de guerra contra el
movimiento Humanos Primeros y Últimos, y esperaba que los departamentos de
policía en cada ciudad hicieran cumplir dicha declaración. Y cualquier
funcionario que no pudiera, o no quisiera obedecer esas órdenes, se esperaba
que renunciara inmediatamente.
Un montón de especulaciones, pero ninguna explicación. Y nadie en el
equipo de Monty había contado a nadie fuera de la "manada policial" sobre las
llamadas telefónicas de temor que habían llegado de Merri Lee y Ruth. Hubo
algún tipo de disputa entre Robert Denby y Nathan más o menos al mismo
tiempo que algo le había pasado a Meg, y ahora los Lobos se habían ido. Todos
ellos. No se cerraron las tiendas, ni siquiera se cerraron las puertas. Ellos
simplemente se fueron corriendo.
Las chicas no pudieron encontrar a Tess, no pudieron encontrar a Vlad o
Henry, no pudieron encontrar a un solo Cuervo para preguntarles qué estaba
pasando, pero algún problema grave había.
Pete Denby le dijo más o menos lo mismo a Burke. Algo muy malo estaba
sucediendo, y no sólo alrededor de Lakeside. Los niños estaban en la oficina
médica de la Plaza Comercial. Los Terráneos se habían... ido.
Armado con esta información, Burke había informado a O'Sullivan y luego
eludió la cadena de mando de la policía de Lakeside al llamar a los Capitanes

Marcada en la carne
de patrulla Zajac y Wheatley en busca de ayuda. Antes de que el Comisionado
de policía Kurt Wallace, que era miembro de HPU, siquiera supiera que había
un problema potencialmente letal, la policía ya había bloqueado la ciudad y se
preparaban para lo que venía.
—Dioses, esto se siente raro, — Kowalski murmuró mientras entraba al
Courtyard por la calle Principal, pasando con facilidad al patrullero por el
camino de acceso.
—Como una ciudad fantasma de las que se leen en las novelas. — Una vez
que el coche estacionó en un espacio normalmente reservado para los camiones
de reparto Nativos de la Tierra, Monty corrió hacia la oficina médica—. ¿Ruth o
Merri Lee te han dicho dónde iban a estar?
—Con los niños, Theral y Pete Denby. Todos juntos es más seguro.
Esperaba que eso fuera cierto.

*****

Vlad colgó el teléfono con delicadeza exagerada justo cuando Eva Denby
se dirigió hasta la caja de Aullidos, Buena Lectura. Había conseguido evitar
encontrarse con la manada femenina desde que los Lobos se escondieron.
Ahora...
—¿Mi hijo causó lo que sea que está pasando? — Le preguntó Eva.
Vlad sacudió la cabeza.
—Entonces voy a impartirles un castigo adecuado.
Él no dijo nada. La voz de Tolya en el teléfono. Tan plana, tan... vacía.
—Voy a limpiar la oficina de Meg. Siendo madre, he tratado con una
buena parte de vómitos.
Él no dijo nada.

Marcada en la carne

—Oye. — Eva se acercó. Casi tocó su mano—. ¿Meg está muy mal?
Él la miró. Honesta preocupación. ¿Haría alguna diferencia ahora?
—Joe Wolfgard está muerto.
—Ah. — Simpatía inmediata—. ¿Algún tipo de accidente?
—No. Llamamos para advertirle, y él trató de detener a la manada para
que no cayera en la trampa, pero... —Vlad suspiró—. A excepción de la
cuidadora que se fue con los cachorros, todos los Lobos adultos en la manada
de Pradera de Oro están muertos. Sacrificados. Por humanos.
Eva miró por las ventanas de la tienda. Ella había estado trabajando en la
calle. Habría oído las sirenas, vistos los coches de policía. Probablemente recibió
alguna llamada de Pete ya que sabía lo de Nathan tratando con Robert.
Eva pasó los dedos por su pelo corto.
—¿Simon... Alguien más aquí lo sabe?
—Todavía no. — Se sentía tan extraño. Los Wolfgard y los Sanguinati eran
diferentes formas de Terráneos, pero se sentía tan extraño. Una muerte causaba
pena, pero una manada entera... Tal vez fue porque Tolya había sonado tan
vacío cuando llamó.
O tal vez era porque Vlad pensaba que él sonaría de la misma manera si
hubiera sido Simon.
—¿Puedo hacer algo por ti?
Se centró en Eva.
—No. Gracias.
Ella asintió.
—Voy a por Ruth y Merri Lee. Le daremos a la oficina de Meg una buena
limpieza y ventilación. Pondré el cartel de Cerrado en la puerta.
—Sí. Está bien. — Tenía que decirle al abuelo Erebus.
Eva vaciló.

Marcada en la carne
—He oído en la radio... No sé si hace una diferencia, pero suena como que
el Gobernador Hannigan está haciendo lo que puede para apoyar a los
Terráneos. — Ella salió de la tienda.
No sé si va a hacer una diferencia, tampoco, pensó Vlad.
Chequeó la puerta principal y se aseguró de que estuviera cerrada, y luego
pasó por la celosía de Un Pequeño Bocado y destranco la cerradura de la puerta.
Tal vez la cafetería debería permanecer abierta para ofrecer bebidas y alimentos
a la policía, pero no veía ninguna señal de Tess y ninguna señal de Nadine
Fallacaro, para el caso. Bueno, si Nadine se presentaba y quería sacar comida,
ahora podría.
De regreso a ABL, Vlad fue arriba para comprobar los correos electrónicos,
pero después de leer un par, apagó el ordenador.
No sólo los Wolfgard de Pradera de Oro se habían perdido ese día.
Mañana sería lo suficientemente pronto para un ajuste de cuentas.

*****

En su capacidad oficial, como Teniente del departamento de policía de
Lakeside, Monty dejó a Robert, Sarah, Lizzy, y Oso Grr bajo arresto domiciliario.
Las niñas insistieron en que Oso Grr era inocente y que había tratado de decirles
que estaban jugando donde se suponía que no deberían, pero Robert no
escuchó.
Debido a la diferencia de edad, nunca había tenido este tipo de disputa de
hermanos, con su hermana Sierra, pero si hubieran estado más cerca de la edad,
pensó que habría habido momentos en los que Sissy le habría lanzado debajo
del autobús... o arrojado a los Lobos.
Cuando Eva Denby irrumpió y le exigió que detuviera a los niños y que
los llevara a la cárcel por imprudencia temeraria y ser un dolor en el culo, había
pensado que estaba actuando y le siguió el juego, especialmente cuando Pete,
como abogado de los niños, solicitó la merced de la Madre Corte y trató de
llegar a un acuerdo.

Marcada en la carne

No fue cuando Eva acordó con el arresto domiciliario de una semana sin
televisión, ni películas, y ninguna golosina, que Monty se dio cuenta de que su
estado de ánimo no se debía a que los niños se portaran mal. No, fue cuando
ella lo llevó fuera, y le habló de Pradera de Oro, ahí comprendió algunas de las
razones por las que Hannigan había bloqueado la región Nordeste. El
movimiento HPU había dejado de hablar, detuvo sus ataques insignificantes.
Mientras Eva se marchaba con Ruth y Merri Lee, Monty llamó a Burke
para hacerle saber que HPU había declarado la guerra a los Lobos, por no decir
a todos los Terráneos .

*****

Jester se precipitó fuera cuando el Bow se detuvo. ¿No habían causado ya
los cachorros humanos suficientes problemas? ¿Por qué los adultos tenían que
ser estúpidos también?
—Se supone que no tienen que estar aquí, — espetó.
Eva Denby se inclinó sobre Merri Lee, que conducía, y le dijo:
—Dale esto a Simon o a la sanadora Wolfgard.
Jester tomó la hoja de papel doblada.
—¿Qué es?
—Escuche...
¡Caw!
Jester miró a Jenni Crowgard y gruñó.
— ... que Simon tiene a una chica y un cachorro cubiertos de vómito.
Anoté instrucciones; lo que haría si tuviera que tratar con ello. Puedes dárselo o
no, pero si estuviera en sus zapatos, no me gustaría ir muy lejos con ellos en esa
condición.

Marcada en la carne
—Ah. — Jester miró el papel—. Buen punto.
—Le dije a Vlad que vamos a limpiar la oficina de Meg y ventilarla, eso es
lo que estamos haciendo ahora.
Merri Lee puso el Bow en marcha, hizo una versión de cinco cambios en
lugar de tres para dar vuelta en u, y regresó a la Oficina del Enlace.
Jester puso las instrucciones en una pequeña bolsa de tela que tenía
mangos de madera adecuados para ser sostenidos por los dientes, se quitó la
ropa, y cambió. Luego corrió al lugar donde los Lobos seguían ponderando
cómo lograr que Meg y Sam quedaran limpios y sin que nadie tuviera que
tocarlos.

*****

La rabia se convirtió en un aroma en el viento, un sabor en el agua, un
calor que se levantó de la tierra. Corrió con prisa a través de Thaisia tan rápido
como los informes de noticias se derramaban por las radios y televisores.
Debajo de la rabia, estas palabras estremecieron el País Salvaje: Esto es lo
que significa ser humano. Esto es lo que hacen los humanos.

Marcada en la carne

Para: Padre
Todos los ojos están centrados en la parte central de
Thaisia. Ataca ahora y la raza humana triunfará en ambos
lados del Atlántik.
NS

Marcada en la carne

Para: Erebus Sanguinati
No es prudente matar a Nicholas Scratch en este
momento. Él está muy bien protegido, y golpearlo ahora
hará que los humanos en Toland estén atentos a otros tipos
de ataques. Sin embargo, no creo que se quedará en Thaisia
una vez que los dientes y las garras de Namid respondan a
la muerte de cientos de Wolfgard en las regiones del Medio
Oeste y del Noroeste. Océano está avanzando en su
preparación para golpear la costa este de Thaisia,
especialmente a las ciudades que enviaron los buques
responsables de envenenar a los peces y matar a algunos
de los Sharkgard. Los Sharkgard han garantizado mi
seguridad de la ira de Océano si me quedo cerca de los
muelles de Toland y les aviso cuando las velas de Scratch
partan para el Bloque Romano.
Stavros

Marcada en la carne

Capítulo 38

Watersday 23 de Juin

Todas las armas y máquinas que habían sido construidas y probadas en
secreto, y todos los hombres que habían sido reclutados de todas las naciones
que componían La Alianza de Naciones del Bloque Romano, se dirigieron a las
fronteras que separaban a los humanos de la tierra del País Salvaje.
Cuando los aviones sobrevolaron la zona, llevando armamento que haría
de esto una guerra rápida, los hombres que llegaron de las grandes ciudades
aclamaron a la promesa del metal de más tierra, más comida, más espacio. Pero
los hombres que habían sido reclutados de las aldeas que lindaban el País
Salvaje observaron los aviones y susurraban a sus compañeros:
—No tienen idea. No tienen idea.
Las bombas lanzadas desde los aviones destruyeron los asentamientos
Terráneos, aquellas viviendas simples que ofrecían un lugar de reunión para los
Otros que observaban las fronteras. Los hombres y las máquinas que fluyeron
hasta las carreteras a la estela de la destrucción de las bombas, mataron a los
heridos, a los débiles y a los jóvenes. Y mataron a los Terráneos que regresaron
y trataron de luchar para proteger sus heridos, débiles y jóvenes.
Rápidamente se hizo evidente que los humanos tenían ahora armas con
las que los cambiantes no podían luchar. Entonces los guardias huyeron ante el
avance de este enemigo.
Durante todo el día, los hombres y las máquinas se trasladaron hasta las
carreteras, matando y conquistando. Luego se detuvieron porque no había
carreteras, y las máquinas no podían avanzar en los estrechos senderos de caza.
Los líderes analizaron la tierra conquistada y declararon a la raza humana
victoriosa.
Esa noche, nadie más que los hombres que vinieron de las pequeñas
aldeas en la frontera notaron el extraño -y terrible-, silencio.

Marcada en la carne

*****

En todas las naciones del Bloque Romano, los hombres y las mujeres
mayores se deslizaron fuera de sus aldeas y siguieron los senderos del País
Salvaje, que habían sido hechos generaciones atrás por humanos. O se
deslizaron a lugares aislados donde la tierra se encontraba con el mar
Mediterráneo. Allí dejaron los alimentos tradicionales que eran entregados a las
familias durante un tiempo de luto.
—Eran nuestros amigos, — las voces susurraron a la noche—.
Compartimos su dolor. Eran nuestros amigos.
Nada les respondió. Nada salió de entre los árboles, o se levantó del mar, a
aceptar sus regalos de luto. Y regresaron a sus aldeas, y sus vecinos hicieron la
pregunta:
¿Creen que va a hacer alguna diferencia?
Y ellos respondieron:
—Lo sabremos muy pronto.

*****

Observaron a los depredadores de dos patas. Y escucharon, no a la especie
de advenedizos, sino al mundo mismo.
Los humanos habían roto el límite entre la tierra que Namid les hubo
otorgado y el País Salvaje que pertenecía a los Terráneos.
No había límites ahora. No en esta parte del mundo. Y cuando no había
límites, los dientes y las garras de Namid sabían lo que tenían que hacer.

Marcada en la carne

*****

La ira afiló el viento cuando los Elementales llamados Aire hicieron
estragos en el Bloque Romano, arrancaron árboles para formar barreras en las
carreteras. El enojo retumbó en silencio a lo largo de la piel de los Elementales
llamados Tierra, que probaron el suelo debajo de los lugares que habían
acumulado las armas voladoras. La ira llovió lo largo de la costa y cayó en el
mar Mediterráneo, llamando la atención de Ancestral Tetis, la Elemental que
custodiaba el mar.
Entonces, el viento y el ruido y la lluvia desaparecieron como si nunca
hubieran existido -y los humanos en el Bloque Romano comenzaron a creer que
esto era todo lo que los Terráneos podían hacer, empezaron a creer que habían
conquistado a los Otros y que mantendrían la totalidad de esta nueva tierra.
Comenzaron a relajarse.

*****

Fluyendo alrededor de su casa en las Islas Fingerbone, Alantea escuchó las
historias en las olas; las historias que llegaron a través de la vía marítima de las
cinco hermanas, que sabían mucho sobre Thaisia. Ella escuchó los gritos de
rabia procedentes de las costas occidentales del Bloque Romano y el estrecho
que conectaba su dominio al hogar de Tetis.
Actualmente había una malignidad corriendo entre el Bloque Romano y
Thaisia, una corriente que no tocaba las otras partes del mundo. Al menos no
todavía.
Una pregunta había venido de Thaisia no hace mucho tiempo, y ella y los
gard que viven en su dominio habían ayudado a encontrar la respuesta. ¿Ella
podría hacer una pregunta a cambio?

Marcada en la carne
Y cuando tuviera la respuesta, decidiría qué hacer.

Marcada en la carne

Para: Tolya Sanguinati
El abuelo quiere que permanezcas en Pradera de Oro y
le mantengas informado sobre lo que está pasando en esa
zona. Él está especialmente interesado en escuchar acerca
de las cosas que las noticias humanas no están informando.
Vlad

Marcada en la carne

Para: Crispin James Montgomery
No hay trenes circulando. Partiremos con Sierra y sus
niñas tan pronto como nos sea posible. Cyrus llamó varias
veces, con ganas de ser incluido en esta visita. No dijo nada
acerca de traer a su esposa e hijos. Una vez que le dije que
íbamos a alojarnos con tu jefe, perdió interés. No quiere
decir que no vaya a interesarse de nuevo. Pensé que debías
saberlo.
Madre

Marcada en la carne

Capítulo 39

Watersday 23 de Juin

Con la excepción de Meg Corbyn, todos los humanos que residían
actualmente en el Courtyard habían pasado la noche en otro lugar, aunque ese
otro lugar estaba en justo al otro lado de la calle. Merri Lee se quedó con Ruth y
Kowalski; Nadine Fallacaro durmió en el sofá de los Denby, mientras que Chris
Fallacaro se tiró en un saco de dormir prestado; y él y Lizzy se habían quedado
en la mitad del dúplex del Capitán Burke que anteriormente estuvo ocupado
por los Denby.
Burke le aseguró que podía hacer uso de esa parte del dúplex como
residencia temporal o incluso alquilarla si quería quedarse ahí en lugar de
permanecer en el monoambiente del Courtyard o aguantarse en el apartamento
de un dormitorio que había alquilado ni bien llegó a Lakeside. Aunque la oferta
era generosa -y Monty no tenía ninguna duda de que Burke respetaría su vida
privada-, no podía contar con horas de trabajo regulares, sobre todo ahora, y
terminaría dejando a Lizzy con Eva Denby o Ruth Stuart de todos modos. Era
más fácil para todos tener a Lizzy al otro lado de la calle de sus cuidadoras y
compañeros de juego.
Y a pesar del malestar de ayer, el Courtyard era aún el lugar más protegido
en la ciudad.
Había tantas cosas que le gustaría discutir con Burke... y nada de eso se
podría decir con su hija de 7 años y Oso Grr sentados en el asiento trasero.
—¿Papi?
Monty miró por encima del hombro.
—¿Si, pequeña Lizzy?
—¿Realmente no podemos ver televisión o películas hoy?

Marcada en la carne
—La Madre Corte dictó sentencia. No hay películas o programas de
televisión por toda una semana.
—Pero ni Oso Grr ni yo hicimos nada malo.
—Fueron cómplices. — Él vio a los labios de Burke contraerse.
Lizzy deliberó con Oso Grr. Oso Boo, el anterior peluche de Lizzy, supo ser
un compañero incondicional. Oso Grr, cuya cabeza y patas de madera fueron
talladas por Henry Beargard, parecía más como una conciencia, menos
inclinada a estar de acuerdo con las "malicias graciosas", y mucho menos aún
con la maldad pura y simple.
Pero Oso Grr no podía disuadir todos los malos comportamientos,
especialmente cuando se iniciaban por otra persona.
Monty sospechaba que, de ahora en adelante, los dientes de Nathan
Wolfgard resultarían ser un elemento disuasorio más eficaz en ese sentido.
Lizzy intentó de nuevo.
—Oso Grr piensa que tal vez no tenga que ser toda una semana, si nos
comportamos ¿Si?
—¿La Madre Corte mostraría indulgencia? — Burke preguntó en voz tan
baja que la pregunta no llegó al asiento trasero.
—No en mi experiencia, — murmuró Monty. Hasta ayer cuando la vio en
el modo "madre enojada", había pensado en Eva Denby como una mujer práctica,
enérgica, amable. La noche anterior consideró lo que sucedería a cualquier
recurso de piedad una vez que Eva se asociara con su madre, Twyla.
Dioses. Si todavía fuera un niño, le daría a Pete Denby la mitad de su
asignación cada mes para que fuera su abogado.
Monty giró la cara para ocultar su sonrisa.
—¿Papi?
—No sé, Lizzy. Nunca me he encontrado antes con esta Juez en particular.
—Ah.

Marcada en la carne

La discusión iluminó el estado de ánimo en el coche hasta que Monty dejó
a Lizzy en el apartamento de los Denby, y él y Burke manejaron hasta la
estación de la calle Chestnut.
—No pensé en ello anoche, — dijo Burke—. ¿Había algo en la cocina para
el desayuno?
—En realidad no, pero Eva dijo que Lizzy podía desayunar con Sarah y
Robert. — Y él daría la bienvenida a una taza grande de café, incluso el que
servían en la cafetería de la estación—. ¿Ha oído algo a través de sus
informantes?
Burke no habló durante un largo minuto.
—Algunos problemas alrededor de la Calle Comercial... de nuevo.
Problemas en lo que queda de la Universidad de Lakeside, así como la escuela
técnica. Nada que no se esperara aquí. El Gobernador Hannigan bloqueo la
región lo más rápido que pudo para estancar cualquier intento de quemar
pueblos Intuye o cualquier otro asentamiento en el País Salvaje. Por supuesto,
sus acciones podrían haber salvado el Noreste de al menos algo de lo que estaba
en camino, pero prácticamente destruyó su posibilidad de ser reelegido si los
residentes de Toland tienen algo que decir al respecto. Y cuando se trata de
elecciones, por lo general tienen algo que decir.
—¿Qué pasa con las otras regiones?
—Los boletines de noticias en la radio esta mañana hablaron de triunfos
humanos sobre los Terráneos.
—¿Qué significa eso?
—Creo que vamos a averiguarlo.

*****

Vlad se quedó mirando las imágenes en la pantalla del televisor.

Marcada en la carne
No hubo suficiente tiempo para advertir a todos los Wolfgard, y no todos
los Wolfgard que mantenían la vigilancia sobre los lugares humanos, tenía
aliados humanos.
¿Cuando los monos inteligentes dejaron de ser inteligentes? ¿Creían que
sólo los humanos estaban viendo estas fotos de ellos bailando alrededor de
montones de Lobos muertos? ¿Creían que sólo los humanos notarían los
cuerpos de los cachorros asesinados junto con los adultos? Por supuesto, los
humanos no reflexionaban nada sobre matar a sus propios jóvenes, entonces
¿por qué iban a dudar en matar a otras especies?
Tantos lugares. Tanta masacre. Cientos, quizás miles, de Lobos habían
muerto en todas las regiones del Noroeste y Medio Oeste. ¿Cuántos Wolfgard
quedaban en aquellas partes de Thaisia?
Entonces lo vio, la imagen que era diferente del resto.
El rostro de Joe se ve así.
—Meg. — Vlad apagó el televisor, se precipitó fuera de su apartamento, y
corrió por las escaleras hasta la casa de Meg, a sólo dos puertas de distancia de
su casa en el Complejo Verde. Golpeando suavemente, probó abrir la puerta,
esperando que estuviera sin seguro, esperando...
Abrió la puerta lo suficiente como para apoyarse en ella.
—¿Meg?
—¿Vlad?
Abrió la puerta del todo y entró.
—¿Dónde está Simon?
—Orinando en los árboles. — Ella inclinó la cabeza y se olfateó a sí misma
—. No sé cuántas veces Sam y yo fuimos lavados ayer, pero creo que todavía
huelo a vomito. — Le tendió su brazo.
Él lo consideró como un acto de galantería inigualable el acercarse a ella y
oler su brazo.
—¿Sigue? — Preguntó.

Marcada en la carne
Sonaba consternada, así que le dijo:
—En realidad no. — No le señaló que Simon podría tener una opinión
diferente
.
Tomando las dos manos de ella, Vlad se acercó más.
—¿Meg? No veas las noticias hoy. No leas el periódico. Por favor. Como un
favor a mí, a Simon, a todos nosotros, simplemente no lo hagas.
—¿Por qué?
—Porque viste la cara de Joe. — Y si has visto su cara, viste el resto.
—¿Realmente ha pasado?
—Sí.
—¿Simon lo sabe?
—Él sabe que Joe está muerto, pero no ha visto... — No pudo terminar.
—Está bien. Voy a la oficina. Habrá correo, tal vez algunas entregas. Pero
no voy a ver el Lakeside Noticias, o encender la radio.
—Bien. — La manada femenina estaban obligadas a ver algo. No podía
evitar que todos ellos vieran lo que había sucedido, pero Meg no necesitaba
volver a verlo—. No estoy seguro de si el correo electrónico estará funcionando.
Las líneas telefónicas se han atascado desde ayer. Pero voy a tratar de
conectarme con Jackson y descubrir cómo lo está llevando Esperanza. — Y
averiguaría con Steve Barquero cómo las cinco jóvenes Casandra de sangre lo
estaban llevando ... y Jean.

*****

Simon no tenía la intención de ir a Aullidos, Buena Lectura. No quería hacer
nada humano, excepto pasar tiempo con Meg. Afuera.

Marcada en la carne
Pero terminó en la puerta trasera de la librería antes de que se diera cuenta
de que no tenía las llaves. O ropa. Encontró la puerta trasera de Un Pequeño
Bocado abierta y se metió dentro, cuidando de no encontrarse con Tess si estaba
en un estado de ánimo mortal.
En lugar de Tess, se encontró con Nadine en la trastienda, donde Tess
horneaba las galletas a veces.
—No podía dormir, así que he estado aquí un rato, — dijo Nadine. Ella
golpeó un contenedor que estaba posado en el borde de su mesa de trabajo—.
Entrega especial de la panadería Eamer. Galletas de Lobo. Supongo que se
levantaron temprano también, trabajando. Muchos de nosotros nos levantamos
temprano. He oído que has perdido un amigo ayer. Lo siento por eso.
Él se quejó dejándola saber que la había oído. Luego se fue a la puerta de
celosía, que le daba acceso a Aullidos, Buena Lectura, y subió a la oficina. No para
tratar con el papeleo o leer el correo electrónico. Había adquirido una sencilla
caja de madera, -sencilla si no contaba el tallado que Henry había hecho en la
tapa-, para la oficina como un lugar para almacenar un juego de ropa limpia y
un par de zapatos. Se vistió y bajó las escaleras. Comprobaría el stock, pondría
algunos libros en las estanterías. No se quedará mucho tiempo ya que no le
había dicho a Meg que pasaría por la tienda y ella lo debía de estar esperando
en el apartamento.
Cuando se giró hacia el almacén, oyó el golpe familiar del papel en el
pavimento. Los ejemplares del Lakeside Noticias.
Después de buscar las llaves de repuesto en el escritorio de la oficina, abrió
la puerta, agarró los periódicos, y los arrojó sobre el mostrador. El titular decía:
"¡Triunfo para los humanos!" Debajo de las palabras había una foto que
ocupaba la mitad de la primera página.
Simon se quedó mirando la foto. Se quedó y se quedó. Luego susurró:
—Joe.

*****

Marcada en la carne
Sirviéndose una taza grande de café, Monty medio escuchó el reporte de
noticias de televisión e hizo caso omiso de las miradas de algunos de los otros
agentes de policía amontonados en la sala de descanso de la estación para
escuchar las noticias y ver la "prueba gráfica" del triunfo del movimiento
Humanos Primeros y Últimos.
"—Los humanos han tomado posesión de miles de acres de tierra virgen gracias al
audaz golpe de HPU contra los Terráneos, las criaturas que detentaban el poder absoluto
en Thaisia durante décadas. Pero no todo el mundo aplaude las acciones de recuperación
de tierras de HPU. Un ranchero cerca de la ciudad del Medio Oeste, Bennett, tenía esto
que decir:
—Son unos malditos tontos, todos ellos. Mi familia ha estado criando caballos y
ganado aquí por cuatro generaciones, y nunca hemos tenido problemas con los
Terráneos.
—Cuando se le preguntó acerca de la pérdida de ganado por causa de los Lobos,
Stewart Dixon dijo al reportero:
—Se llama alquiler.
—Y ahora aquí está un resumen de las fotografías que fueron enviadas a las
estaciones de noticias en todo el continente".
Monty observaba las fotos que aparecían en la televisión una por una.
Nadie hablaba, ni siquiera los oficiales que habían apoyado a HPU. Luego, la
última foto apareció y se mantuvo en la pantalla.
—Ay, dioses, — susurró Monty. La taza se deslizó de su mano. ¿Meg
Corbyn había visto... ? Por supuesto que sí.
Miró hacia la puerta donde Burke se puso de pie. Sí, su Capitán reconoció
al Lobo en la parte superior del montículo de cuerpos. Burke le dio una
inclinación de cabeza.
—¿Teniente? — Dijo Kowalski, de repente junto a él—. Voy a por el coche.
Monty salió de la sala de descanso, su mente acelerada. Las otras fotos
eran terribles, pero era la -a medio cambio-, reconocible cara de Joe Wolfgard la
que hacía de la pérdida de los Wolfgard en otra parte de Thaisia, algo personal.

Marcada en la carne
Dudaba que Simon Wolfgard quisiera ver a un humano en este momento.
Dudaba que Simon quisiera ver a un Oficial de policía o que se le preguntara
qué ramificaciones estas acciones podrían tener para Lakeside. Pero hoy no iba
al Courtyard como un Oficial de policía o como humano. Hoy, iba como un
amigo.

*****

Burke se hizo a un lado cuando Montgomery y Kowalski se apresuraron a
salir de la sala de descanso. Luego llenó la puerta, evitando que cualquier
persona se fuera.
—Señores, hay una guerra que se avecina. A pesar de lo que HPU pueda
querer que crean, esta no va a ser contra los Terráneos. Va a ser de humanos
contra humanos. Va a ser entre aquellos que reconocen que el trabajo con los
Otros es la única manera de sobrevivir en este continente y los que creen
erróneamente que matar a los cambiantes nos va a hacer ganar cualquier cosa.
Va a ser entre los llamados amantes de lobo y los partidarios de HPU.
Burke escaneó la habitación, tomando nota de quién lo miraba a los ojos y
quién desviaba la mirada.
»—Así que se los digo ahora. Si alguno de ustedes, después de ver esas
imágenes, están pensando en ponerse un distintivo de HPU otra vez, quiero que
haga el papeleo para su transferencia o la renuncia en mi escritorio antes. — Les
dio a todos una sonrisa feroz—. Lo sé. No soy el jefe de estación. Sólo soy un
Capitán de patrulla y no tengo nada que decir sobre el personal bajo las órdenes
de otros capitanes. Pero se los digo aquí y ahora, si ustedes no pueden o -no
quieren- luchar junto a los Otros con el fin de salvar esta ciudad, no los quiero
en esta estación, ya que dividir filas nos matará todos. No puedo hacer nada por
el resto del continente, pero voy a hacer todo lo posible para salvar a Lakeside,
y, si los dioses son misericordiosos, salvando a Lakeside podría ayudar al
Gobernador Hannigan a mantener al menos parte de la región Nordeste abierta
para que los humanos la habiten.
Se dio la vuelta y se giró de nuevo.
»—No traten de ponerme en evidencia acerca de esto. Estoy con el
Courtyard de Lakeside porque creo que es la única manera de salvar a la gente

Marcada en la carne
de esta ciudad. Si no pueden estar junto a mí, tienen que irse para el final del
día.
Se dirigió a su oficina y no se sorprendió cuando Louis Gresh entró justo
detrás de él.
—Ese fue todo un discurso, — dijo Louis.
—¿Eso crees?
—Por lo general, obtienes lo que quieres cuando se trata de tener hombres
trasladados fuera de esta estación, pero... ¿una guerra de humanos contra
humanos cuándo hay otro enemigo potencial?
—Ellos no piensan más allá. — Burke se instaló en su silla—. Matando a
un tipo de depredador, se deja un vacío. Tarde o temprano, algo va a llenar ese
vacío, y en este caso, creo que será más pronto que tarde. ¿El HPU quiere hablar
de la recuperación de tierras? No tienen idea de lo que comenzaron, y no tengo
idea de quién de nosotros todavía estará aquí para ver dónde termina.

*****

Decidiéndose por la presencia policial visible, Monty pidió a Kowalski que
parara en el estacionamiento para clientes del Courtyard.
—Comprueba a los Denby, adviérteles acerca de los informes de las
noticias, — dijo Monty.
—Por supuesto no es algo que los niños deberían ver. — Kowalski parecía
a punto de decir algo más, pero cambió de opinión.
Monty sonrió.
—Voy a verlos después de hablar con Simon.
—No estoy seguro de lo que todos ellos están haciendo, pero las chicas
estaban trabajando con Meg en la Oficina del Enlace esta mañana, y Theral está
en el consultorio médico.

Marcada en la carne

—Después, visítalas a ellas también.
Las luces no estaban encendidas en Aullidos, Buena Lectura, pero la puerta
estaba abierta. Esa puerta por lo general ya no se abría, así que Monty entró con
cautela, con la mano rozando contra su revólver policial.
—¿Simon?
Un sonido. Algo se movía en el otro lado del mostrador principal.
Cuidado, cuidado. Podía sacar su arma contra un intruso humano, pero no
en contra de un Lobo. Hoy no.
Entonces Simon se puso de pie, agarrando la mesa para mantener el
equilibrio.
—Simon.
—Ustedes hicieron esto. — La voz sonaba áspera, no del todo humana—.
Ustedes hicieron esto.
—Vi la imagen. Simon, siento mucho lo de Joe. — ¿Con qué estaba
tratando aquí? ¿Conmoción? ¿Rabia? ¿Dolor abrumador?
—¿Cuánto de lo humano los Terráneos mantendrán? Bueno, les mostraron la
respuesta, ¿verdad? Les mostraron un ejemplo de los que significa ser humano.
Monty no tuvo tiempo de prepararse para el ataque antes de que Simon lo
agarrara y lo golpeara contra las estanterías.
—Tratamos de trabajar con... — Simon gruñó—. Nosotros... intentamos.
¡Pero ustedes hicieron esto!
Más que dolor. Más que rabia y conmoción.
—¿De qué tienes miedo? — Preguntó Monty—. ¿De nosotros? ¿De los
humanos?
Simon lo soltó y dio un paso atrás, moviendo la cabeza.

Marcada en la carne
—¿Miedo de ustedes? Ustedes van a ser tan buenos cuando se extingan
pronto. ¿Por qué debemos temerles?
Monty tragó saliva.
—¿Meg te dijo eso?
—No. Jean lo hizo.
Dioses encima y por debajo.
Vlad salió de la parte trasera de la tienda.
—Simon, Meg estaba buscándote. — Miró hacia el mostrador—. Está en la
Oficina del Enlace ahora. Es necesario que la convenzas de que vuelva a casa,
que deje que otra persona se encargue del correo y los paquetes hoy. Los
humanos estarán hablando. Ella no necesita escuchar más de lo que ya sabe.
Simon miró a su alrededor, como si se preguntara por qué estaba en la
librería.
—No se suponía que iba a estar fuera tanto tiempo. Yo... — Se dirigió a la
trastienda, pero se detuvo y no se encontró con los ojos de Monty—. Hemos
aprendido de otros depredadores. Recuerde eso, Teniente.
Entonces se fue, y Monty se quedó solo con Vlad.
—¿Hay alguna cosa que cualquiera de nosotros pueda hacer para ayudar?
Vlad se acercó a la caja. Tomó una copia del Lakeside Noticias de la pila, la
dobló y la puso bajo el mostrador.
—Podría deshacerse del resto. Prefiero no ponerlos en nuestro contenedor
de reciclaje. Demasiadas probabilidades de que alguien vea lo que no debería.
—Por supuesto. — Él los llevaría a la estación. No creía que Eva Denby
querría la foto de primera plana en su contenedor de reciclaje tampoco—. ¿Algo
más?
—¿Qué más cree que la policía puede hacer?
—Yo no estaba preguntando como oficial de policía.
Silencio. Entonces Vlad dijo suavemente:
—Pregunta de nuevo en un par de días.

Marcada en la carne

Monty salió de la librería, dejó los periódicos en el asiento trasero del
patrullero, luego cruzó la calle al apartamento de los Denby.
La Madre Corte estaba en su apogeo en la mesa de desayuno, mientras los
jóvenes malhechores intentaban conseguir una reducción de sentencia.
Mal día para pedir ver la televisión, pensó Monty.
—No quiere decir no, — dijo Eva.
—Pero salí lastimado, — Robert protestó, mostrando los codos y las
rodillas lastimadas antes de señalar las contusiones causadas por los dientes de
Nathan.
—Si hay algún estallido más sobre tu sentencia, voy a considerarte en
desacato al tribunal, y se añadirá "sin postre" a tu sentencia.
Las niñas, Monty se dio cuenta, se mantenían muy tranquilas. Y a juzgar
por la expresión de los ojos de Lizzy, necesitaba tener una conversación con ella
sobre las lesiones que podría causar si golpeaba a alguien -como Robert- con
Oso Grr, ya que su nuevo amigo tenía una cabeza y patas de madera.
Por otra parte, el niño estaba siendo un poco cabeza dura también.
—Como tu padre, y abogado, te aconsejo aceptar la sentencia que ya tienes
y no dar a la corte ninguna razón para añadir más pena, — dijo Pete.
Eso terminó con toda la discusión. Monty aceptó una taza de café y un
trozo de pan tostado, y se preguntó cuánto tiempo más esas cosas serían una
parte normal de una comida.
Después de que los niños se fueron a sus habitaciones para hacer sus
camas y darle un orden general para la inspección, Eva sirvió más café para los
tres adultos.
—Hemos oído, — dijo Pete en voz baja—. Vi lo suficiente de las noticias de
la mañana... Dioses.
—¿Algo que podamos hacer? — preguntó Eva.

Marcada en la carne
—Una pregunta que debe hacerse en un par de días. — Monty se levantó y
dejó la taza y el plato en el fregadero de la cocina. Un momento más tarde, Eva
estaba a su lado.
—¿Qué pasará en un par de días?
Miró por la ventana, un día de verano agradable. Luego suspiró.
—Ojalá lo supiera.

Marcada en la carne

Capítulo 40

Moonsday 25 de Juin

Las computadoras en selectas salas de redacción en cada región de Thaisia
traquetearon, mientras descargaban una foto digital enviada desde el periódico
de Bennett. Cuando la descarga se completó y una copia se imprimió para la
revisión de los editores, muchos soltaron risas desagradables o exabruptos o
miraron a sus compañeros de trabajo mientras decían:
—¿Qué mier...?
La foto era de un cartel hecho de viejas tablas clavadas a un poste. Pintado
de rojo estaban las palabras: APENDIMOS DE UTEDES.
Los editores Intuye tuvieron una muy mala sensación cuando vieron la
foto, y dieron la voz de alarma a todas las comunidades Intuye a su alcance. La
mayoría de los editores responsables de los periódicos en las ciudades humanas
decidieron que era algún tipo de broma para desaprovechar el espacio de la
primera página, pero algunos enviaron a algún reportero para chequear una
potencial historia.
Y algunas estaciones de televisión, después de recibir la foto, enviaron
reporteros y cámaras a Bennett para averiguar tanto sobre el cartel como para
hacer una historia de seguimiento del triunfo del movimiento Humanos Primeros
y Últimos en la recuperación de tierras.

Marcada en la carne

Capítulo 41

Windsday 27 de Juin

Un joven reportero de televisión observaba a la tierra pasar de prisa
cuando el tren aceleró hacia la ciudad de Bennett.
—¿Crees que es el mismo cartel? —Otro periodista le preguntó, señalando
a la ventana.
APENDIMOS DE UTEDES.
—No aprendieron mucho, — otra persona del vagón lo dijo con una
mueca.
El joven reportero miró alrededor del vagón y frunció el ceño. Los
reporteros y camarógrafos de diversos periódicos y canales de televisión eran
los únicos pasajeros. Claro, el lunático del Gobernador había establecido un
bloqueo a los viajes hacia el Noreste, pero ya había terminado, sólo fue una
especie de maniobra política. Y otras personas abordaron el tren en Shikago.
¿Tal vez el ferrocarril reservó un vagón exclusivo para la prensa?
APENDIMOS DE UTEDES.
El reportero consultó su reloj. Otro de los carteles y la estación de Bennett
a solo unos pocos minutos.
Lo curioso era que el editor del periódico de Bennett después de enviar esa
primera foto, no respondía a los correos electrónicos o las llamadas telefónicas
de ninguno de los canales de televisión o periódicos que enviaron reporteros
para un artículo de seguimiento. Era casi como si el hombre no pudiera ser
molestado por ellos después de enviarles ese señuelo.
El tren llegó a la estación.

Marcada en la carne
No había pasajeros esperando abordar. No había personal de la estación a
la vista.
El joven reportero desembarcó con el resto de los periodistas. Un extraño
silencio llenó la estación, un silencio que parecía filtrarse en su piel y despertar
su comprensión primitiva.
Los periodistas salieron de la estación en grupo, en busca de un taxi o
autobús para así no tener que andar cargando sus equipos. Lo que encontraron
fueron coches en y alrededor de las calles, muchos estacionados sin orden ni
sentido, como si los pilotos hubieran dejado los vehículos a toda prisa.
No había gente caminando. No había música procedente de radios o
programas de televisión que se escucharan por las ventanas abiertas.
Algunas tiendas estaban cerradas. Otras tenían las luces encendidas y las
puertas abiertas.
Un camarógrafo de repente se detuvo y se quedó sin aliento.
—Dioses encima y por debajo. — Corrió por un callejón hacia lo que sea
que había visto, y el resto de los periodistas lo siguieron hasta el espacio abierto
más allá de los edificios.
El joven reportero alcanzó a los otros y se quedó mirando el montón de
cuerpos. Jóvenes. Viejos. Algunos vistiendo los uniformes de su profesión.
Otros con ropa casual. En frente del montículo estaba otro de esos carteles:
APENDIMOS DE UTEDES.
Está toda la ciudad, el reportero pensó, sintiendo su garganta contraerse en
respuesta a la audición de otros vomitando. Algo mató a toda la ciudad y apiló los
cuerpos imitando a las manadas de Lobos que fueron aniquiladas por HPU, hasta el
último cachorro.
Se estremeció.
—Todavía están aquí, — susurró mientras retrocedía, intentando mirar a
todas partes a la vez, y preguntándose si alguno de los humanos en la ciudad
habían visto lo que les mato—. Tenemos que volver al tren, tenemos que
escapar. Todavía están aquí.

Marcada en la carne
Los camarógrafo captaron un poco de material de archivo. Los reporteros
de prensa tomaron fotos digitales. Pero el temor de que el tren partiera de la
estación, dejándolos varados, apagó cualquier deseo de hacer un informe en
vivo de una ciudad muerta.
Mientras corrían de vuelta a la estación de tren, el joven reportero escuchó
un sonido que podría haber sido el viento en los árboles cercanos... o el sonido
de algo riéndose.

Marcada en la carne

Para: Tolya Sanguinati
El abuelo Erebus ha decidido que tomes el control de la
ciudad de Bennett. Varios Sanguinati del Courtyard de
Toland están en camino para encontrarse contigo ahora,
junto con algunos de los Wolfgard que trabajaron contigo.
Algunos de los Terráneos de Toland se unirán a Stavros
cuando se haga cargo de Saltos de Talulah. El resto se
dirigirá a las regiones del Medio Oeste y del Noroeste para
gestionar algunas de las ciudades reclamadas que tienen
estaciones ferroviarias. Esos lugares son todavía de valor
para nosotros.
Dale esta advertencia a los humanos que ayudaron a
salvar a los cachorros de Lobo en Pradera de Oro: no hay
seguridad en la oscuridad.
Vlad.

Marcada en la carne
Para: Vladimir Sanguinati
Recibí y entendí tu mensaje. Estoy considerando qué
comercios son inmediatamente necesarios y le pediré a
Jesse Walker sus recomendaciones. Si bien tener algunos de
los Wolfgard en Bennett como una especie de ejecutores
sería beneficioso, pídele a algunos de los Lobos de Toland
que vayan al asentamiento Terráneo de Pradera de Oro. La
cuidadora de la manada es la única superviviente de los
Lobos adultos allí, y alguien tiene que enseñar a los jóvenes
cómo cazar. Hay mucha carne de bisonte almacenada por lo
que los jóvenes pueden ser alimentados por algún tiempo,
pero los Intuye, más allá de las buenas intenciones que
tienen, no pueden enseñar a los Lobos jóvenes todo lo que
necesitan saber.
Además, todos los humanos que dirigían los ranchos
entre Pradera de Oro y Bennett fueron asesinados. La mayor
parte de las vallas que dividían la tierra están rotas y ahora
son temibles bolas de alambre de púas y postes. Tobias
Walker me dijo que el ganado vacuno puede valerse por su
cuenta por el verano, pero hay otros animales que requieren
atención, incluidos los de la ciudad que los humanos
mantenían como mascotas y los animales de trabajo en los
ranchos. Estamos haciendo lo que podemos, pero no hay
suficientes de nosotros para cuidar de tantos animales, y
seguir atendiendo tantas otras tareas. ¿Los Antiguos
permitirán que algunos humanos, -Intuyes o gente de Vida
Simple, preferentemente- vengan a Bennett bajo la
supervisión de los Sanguinati a ocuparse de este tipo de
cosas?
Tolya

Marcada en la carne

Capítulo 42

Jueves, 28 de Juin

Meg trató de no asomarse mientras que Henry medía el cajón donde
quería guardar la caja de las cartas proféticas.
—Vas a querer asas para sacar la caja del cajón sin pillarte los dedos, —
dijo Henry.
—Ya. — No había considerado la mecánica de sacar la caja—. Me gustaría
que tenga un cierre. Con una llave. Dos llaves.
El Oso Pardo le dio una larga mirada.
—Podemos obtener una cerradura y llaves.
—No tiene por qué ser una caja de lujo.
Otra mirada larga.
—Vas a aceptar lo que yo te haga.
—Sólo quería decir... —Algo, no un cosquilleo o un zumbido, susurró a
través de su piel. No era una profecía o visión. Fue un destello de comprensión.
A pesar de, -o quizás debido a- la turbulencia que recorría Thaisia, Henry no
estaba trabajando en sus esculturas, pero necesitaba algo para ocupar su tiempo
mientras tenía que mantenerse en forma humana para ayudar a Simon—.
Gracias. Umm... Ruth y Merri Lee dijeron que debería tener un forro de tela.
Ellas van a buscar información sobre las cartas de tarot y para leer la fortuna,
para ver si la caja se supone que tiene que tener algún tipo específico de tela, y
luego van a hablar con la costurera para averiguar lo que podría estar
disponible.
—Diles que hablen conmigo sobre el tamaño que voy a necesitar. — Henry
pensó por un momento—. No, yo voy a hablar con Ruth. La Asociación
Empresarial tiene otras cosas que discutir con ella.

Marcada en la carne
—No está en problemas, ¿verdad? — Meg no podía pensar en nada que
Ruth, -o Merri Lee y Theral, para el caso-, podrían haber hecho que pudiera
alterar a la Asociación Empresarial.
—Nadie de la manada femenina está en problemas. Al menos, no con
nosotros.
Henry cerró el cajón y se paró a su lado.
—¿No llegaron más paquetes sobre los que deberíamos estar preparados?
¿Nos vas a decir si llega algo?
Ella parpadeó ante su tono feroz.
—¿Por qué no les diría? No estamos recibiendo muchos paquetes
particulares. No creo que nadie en el Courtyard esté pidiendo ningún catálogo
en este momento, así que no es inusual.
—¿Nada de ese Jack Fillmore, que está cazando a Theral?
Ah. Ese tipo de paquete.
—No. Nada desde los chocolates. Tal vez se fue de Lakeside.
—Él tiene el olor de su presa, Meg. — La voz de Henry fue un gruñido
suave—. Va a mantener su caza hasta que la atrape, o lo atrapemos.
—Entonces me voy a mantener en guardia.
—¡Arroo!
Meg miró a través de la puerta de entrada a la sala.
—Nathan también.
Henry dobló el papel con las medidas de la caja y se la guardó en el
bolsillo.
—¿Henry? — Meg consideró la conveniencia de hacerle la pregunta—. No
importa.
Henry dejó la oficina del Enlace. Meg escuchó, pero no oyó abrirse la
puerta a su patio. Debió de irse directamente a su encuentro con Ruth.

Marcada en la carne
Fue hasta el suministro de cuadernos del cajón, donde ahora había varios
cuadernos que abarcan una serie de temas, incluyendo La Guía de Profetas de la
sangre. No, no había muchos paquetes que llegaran para particulares, pero
habían estado recibiendo algunos de los suministros que había pedido en
cantidad. Tendría que hablar con Simon y el resto de la Asociación Empresarial
sobre cómo se iban a distribuir los suministros entre los residentes del
Courtyard, pero eso tendría que esperar.
Había hecho lo que Vlad le pidió. No puso las noticias de la televisión o la
radio, ni trató de echar un vistazo al periódico. No se dijo nada, pero se
sobreentendía el acuerdo tácito entre ellos: Cuando las repercusiones causadas
por la muerte de los Wolfgard en el Medio Oeste y el Noroeste concluyeran,
Vlad le traería la copia de la oficina del Lakeside Noticias.
Se preguntó si alguna vez volvería a leer un periódico de nuevo, y
mientras se preguntaba, abrió el cajón que contenía las cartas proféticas y pasó la
mano sobre el dorso de las cartas.
No sabes lo suficiente sobre cómo funcionan, ella discutió consigo misma.
Nadie sabe si la elección de algunas cartas es realmente lo mismo que la profecía. Las
profetas de la sangre puede que no sean mejores que los Intuye a la hora de ver el futuro
usando estas cosas.
Pero sintió una punzada de alfileres y agujas en la mano que tocaba las
cartas, un sentimiento que rápidamente se convirtió en un zumbido.
De acuerdo entonces. Haz una pregunta.
—¿Cuáles son las repercusiones para los humanos que mataron a los
Terráneos?
Mantuvo sus dedos sobre las cartas, seleccionando las cartas cuando al
tocarla la punzada cambió a un zumbido doloroso. Manteniendo los ojos
cerrados, puso las cartas proféticas boca abajo sobre el mostrador. Una carta.
Dos. Tres.
Meg abrió los ojos, dio vuelta a las cartas, y se quedó mirando la respuesta
a su pregunta.
La primera era una a la que ella consideraba como una carta de
Elementales: tornados, huracanes, avalanchas, terremotos. La segunda carta era

Marcada en la carne
de una de las criaturas que Jester insistió en que no era fantasía. La tercera era
una figura encapuchada sosteniendo una guadaña.
Meg regreso las cartas al cajón, después, pasó la mano sobre todas las
cartas de nuevo.
—¿Qué pasará con Lakeside?
No hubieron espinas de ningún tipo. Eso no podía ser cierto. Algo tenía
que suceder en Lakeside.
Ella cerró los ojos y pasó la mano sobre las cartas de nuevo, repitiendo la
pregunta una y otra vez.
Nada. Pero luego, un cosquilleo leve.
Se movió alrededor de las cartas, con las dos manos ahora, para localizar
la fuente de ese cosquilleo.
¡La encontré!
Abrió los ojos, miró la carta, y frunció el ceño. La única cosa en la carta era
un gran signo de interrogación. ¿Cómo podía ser una respuesta?
Futuro incierto.
Regresó la carta y cerró el cajón.
No iba a hablar de esto con Simon o Vlad o cualquiera de sus amigos
humanos. Después de todo, dar vuelta algunas cartas no era una profecía.
¿Pero si se cortaba y veía la misma imagen? Perdería piel por una
pregunta que ya fue contestada, lo que podría alterar a Simon y al resto de sus
amigos. Y dado que no había pedido a nadie que escuchara la profecía podría
argumentar que necesitaba hacerse ese corte, tendría que tragarse las palabras
y soportar la agonía de no hablar, para que el corte no fuera un desperdicio
completo.
Futuro incierto.

Marcada en la carne
Por un momento incómodo, se preguntó si la respuesta iba más dirigida a
ella que a la ciudad. ¿Si no podía evitar la tentación de la navaja, qué tanto
futuro ella, o cualquiera de las otras Casandra de sangre, tendrían?
Tomó su cuaderno del suministro y entró en la habitación del frente,
donde tendría la compañía de Nathan dormitando mientras comprobaba la lista
de cosas que los humanos -y los Otros cuando estaban en forma humana-,
necesitarían en los próximos meses.
Incierto o no, Lakeside tendría un futuro, y también ella. No iba a creer en
lo contrario.

*****

«Ruthie huele nerviosa,» Henry observó.
«Podría tener algo que ver con que cuatro de nosotros nos interponemos
entre ella y la puerta,» contestó Tess.
«Y es una habitación pequeña,» Vlad añadió. «Pero las habitaciones por
encima de nuestro centro social no tenían que ser grandes para el uso que les
dábamos.»
Simon, Henry notó, no dijo nada.
—Los cachorros humanos necesitan educación, — comenzó Henry.
—Sí, — dijo Ruthie—. Sé que Eva Denby y el Teniente Montgomery están
preocupados por conseguir que los niños queden inscritos en una escuela este
otoño.
—Necesitan escolarización ahora.
Ella parpadeó.
—¿Ahora? Pero... es verano.

Marcada en la carne
—Sí. Por lo que deben empezar a aprender las cosas que deben para esta
temporada, como nuestros jóvenes.
—Los adultos tienen que trabajar, y los niños necesitan actividades que los
ayuden a sobrevivir, — dijo Tess—. Puesto que son lo suficientemente mayores,
y lo suficientemente independientes, para causar problemas, son lo
suficientemente mayores como para hacer algún trabajo, para aprender algunas
habilidades.
Ruthie pareció alarmada.
—¿Qué tipo de habilidades? Es decir, los humanos tienen leyes sobre el
trabajo infantil.
—La ley humana no se aplica en el Courtyard, — gruñó Simon.
—El punto es, — Vlad interrumpió—, que los niños humanos pueden
recibir el aprendizaje supervisado de un maestro humano, o sea tu, o pueden
ser excluidos del Courtyard a menos que estén acompañados de un adulto
humano.
—O podemos dejar que alguien como Nathan o Blair les enseñen sobre el
valor de obedecer a los adultos. — Henry asintió cuando Ruthie palideció—.
Comienzas a entender. Toleramos mucho a todos los jóvenes porque son
jóvenes. Pero nuestros jóvenes aprenden, así como juegan durante todo el año. Y
nuestros jóvenes ahora incluyen a cualquier joven humano que pase tiempo
aquí.
—Pero no tengo ninguno de los libros o suministros o...
—Ordena una docena de juegos de libros para todos los grados de la
escuela humana, — dijo Simon—. Ordena suministros; pizarras y otras cosas
que necesita un aula.
—¿Dónde va a estar la escuela? — Preguntó Ruthie.
Vlad indicó la habitación.
—¿Aquí?
Bueno, incluso sin la cama, podría ser un espacio reducido ya que tendría
que haber mesas de trabajo para los niños y la maestra.

Marcada en la carne
—Tal vez podríamos convertir a uno de los monoambientes en escuela
humana, — dijo Henry—. Lorne no suele pasar la noche, y la manada de la
policía pronto tendrá sus propias guaridas cruzando la calle. Estas habitaciones
podrían ser una especie de ¿dormitorio? Hay un lavabo y escusado aquí.
Podríamos poner un microondas y una pequeña nevera en la habitación social y
mover las cosas.
—Pero se supone que debo ayudar a los Terráneos a aprender cosas
humanas, y ayudar a Meg con La Guía de Profetas de la sangre — protestó Ruthie.
—Y vas a seguir haciendo esas cosas, — dijo Vlad—. Tal vez puedas
enseñar a los niños por la mañana y trabajar en otras tareas más tarde.
—El Teniente Montgomery me preguntó si había trabajo aquí para su
madre, — dijo Simon—. Tal vez hacer cosas con los niños es algo que pueda
hacer ya que ella va a ayudar a cuidar de la Lizzy.
Ruthie tiró de su cabello. Henry se preguntó por qué los humanos hacían
eso. Lo había intentado una vez después de observar a un humano y no le
encontró el punto.
—De acuerdo. — Ruthie dejó escapar un suspiro—. Puedo ver la
necesidad de estructurar el tiempo de los niños. Ciertamente veo el valor de
continuar con su aprendizaje, sobre todo dado que se interrumpió su tiempo
escolar. Pero Lizzy y Sarah tienen 7 y Robert 9. ¿Por qué necesito ordenar los
libros de escuela para los grados anteriores o posteriores?
—Es necesario que ordenes ahora porque pueden no estar disponibles más
tarde, — dijo Vlad—. O puede que no sean fáciles de obtener.
Ruthie se quedó mirándolos.
—Están haciendo sonar a esto como las escuelas de una sola aula en las
ciudades fronterizas de las que leí en los libros de historia.
—Sí, — dijo Henry—. Debes pensar de esa manera.
Al verla, se preguntó si debería haber traído una silla a la habitación para
que pudiera sentarse. No habían pensado que lo que pedían fuera una cosa tan
extraña.
Finalmente Ruthie asintió.

Marcada en la carne
—Yo preferiría uno de los monoambientes a una de estas habitaciones. Voy
a tener que pensar en qué tipo de escritorio funciona mejor si tiene que
acomodar a los niños más pequeños y adolescentes más tarde. Y voy a ver lo
que podemos hacer en este momento con los muebles que tenemos.
—Vamos a habilitar uno de los monoambientes que dan a la zona de
detrás de Aullidos, Buena Lectura y Un Pequeño Bocado. Menos distracción que los
apartamentos con ventanas hacia la Avenida Crowfield, — dijo Vlad.
«¿Simon?» preguntó Henry. «¿Estás de acuerdo con esto?» El Lobo
parecía... nervioso.
«Todo bien. Tenemos que ir a ABL. Algunos de los Elementales quieren
hablar con la Asociación Empresarial.»
Simon, Henry, y Tess se hicieron a un lado, dando acceso a Ruthie hacia la
puerta, que Vlad abrió para ella.
—No le dijiste que los familiares del Teniente Montgomery pueden traer
descendencia, — dijo Vlad cuando los cuatro abandonaron el centro social y
regresaron a Aullidos, Buena Lectura.
—No pensé que tuviera importancia,— respondió Simon. Él abrió la
puerta principal de ABL y entró.
No es bueno, Henry pensó cuando Tierra, Aire, Fuego y Agua se giraron
hacia todos ellos, pero se centraron en Simon.
—Océano tiene una pregunta y le gustaría que la ayudes a encontrar la
respuesta.

*****

—Charla de chicas, — le dijo Meg a Nathan antes de cerrar la puerta
privada. Puesto que él no hizo nada, salvo bostezarle, se preguntó si él ya sabía
lo que las chicas necesitaban discutir.

Marcada en la carne
Después de que Ruth les habló de su encuentro con la Asociación
Empresarial, Meg miró las expresiones en las caras de sus amigas.
—¿Estudiar en el verano es extraño? — Preguntó. A menos que una chica
hubiera estado verdaderamente enferma, las Casandra de sangre solían tener
lecciones todos los días.
—Por lo general hay un descanso en el verano, pero entiendo que los Otros
deseen que los niños estén concentrados parte de cada día, — dijo Eva—. Y
aunque quiero que mis hijos estén seguros, y preferiría más gruñidos y menos
dientes, aprecio que toda la manada eduque, y discipline a los cachorros, y
ellos ven a nuestros hijos como cachorros de dos patas.
—Podrían verlos de esa manera debido a que sus cachorros corren en dos
patas parte del tiempo, — dijo Meg.
—No es el estudio durante el verano lo que me parece preocupante. Es que
la Asociación Empresarial quieren que ordene materiales de estudio para todos
los grados, — dijo Ruth—. ¿Es su forma de decir que los niños humanos
conectados al Courtyard nunca serán capaces de ir a la escuela con el resto de
los niños en Lakeside?
—Tal vez. O tal vez habrá menos papel a disposición para imprimir los
libros y eso hará que sea más difícil comprar los libros de texto. — Merri Lee se
encontró con los ojos de Meg—. O tal vez los Otros están diciendo otra cosa.
¿Meg?
No tenía la intención de contarles. Cuando vaciló, Merri Lee añadió:
—¿Sólo las chicas deben saberlo? — O sea sin compartir, ni siquiera con las
parejas y esposos.
—Futuro incierto, — dijo Meg en voz baja—. Cuando pregunté qué le
sucedería a Lakeside, tomé una carta que tenía un gran signo de interrogación y
nada más.
—¿Se lo has dicho a Simon o Henry? — Preguntó Ruth.
Meg sacudió la cabeza. Tendría que decirle a Simon ahora que le había
dicho a las chicas. Entonces le dijo a sus amigas acerca de las otras tres cartas y
las vio palidecer.

Marcada en la carne
—Dioses, — dijo Merri Lee—. El Capitán Burke llamó a una gran reunión,
a todos sus oficiales, de todos los turnos. Michael llamó para decir que iba y no
sabía cuando tendría la oportunidad de pasar por aquí.
—Vamos a llamar a Steve Barquero. — Meg se volvió hacia el mostrador y
hacia el teléfono—. Él nos puede dar el nombre de una persona que trabaja en
una de las escuelas en Desembarco del Ferry. Ya deben tener las listas de los
libros que utilizan para cada grado. Y alguien que de clases en ese pueblo
puede hablar con nosotras.
—Tal vez deberíamos preguntar acerca de los libros que serían relevantes
para el tipo de cosas aprendidas en la escuela técnica también, — dijo Ruth—.
Debemos averiguar cómo las personas aprenden oficios entre los Intuye.
Fontaneros, electricistas, ese tipo de trabajo.
Meg hizo la llamada. Steve fue de utilidad, pero podía sentirlo pensar
seriamente en lo que estaba pidiendo y en el por qué le estaba pidiendo.
Después de todo, el Courtyard no era el único lugar que necesitaría los libros de
texto. También las cinco jóvenes Casandra de sangre que estaban viviendo en
Isla Grande. Como también los hijos en la nueva Comunidad River Road,
aunque estaban destinados a asistir a la escuela en Desembarco del Ferry.
Le dio los números de teléfono y direcciones de correo electrónico de los
directores de cada escuela en Desembarco del Ferry y prometió llamarlos de
inmediato por lo que estarían esperando su llamado.
—Meg, me puedo quedar aquí y atender los envíos mientras que tu y Ruth
van a la sala de la Asociación Empresarial y envían los correos electrónicos, —
dijo Merri Lee.
—¿Hay algo que necesiten que haga? — preguntó Eva—. Hasta que los
Otros tomen posesión de los edificios de apartamentos, o hasta que saquen
todos los muebles y ese monoambiente esté listo para un buen lavado, no hay
mucho para que yo haga. Iba a subir al Complejo Verde y chequear la huerta,
ver si se necesitaba alguna escardada o riego, mientras que Pete cuida a los
niños, pero eso puede esperar.
—Creo que estamos cubiertas, — dijo Merri Lee.
Frágil alegría, pero Meg pensaba que todas se sentían mejor al de ser
capaces de hacer algo.

Marcada en la carne

*****

Monty había esperado que todos los oficiales de patrulla bajo el mando de
Burke se presentaran, ya fuera su turno o no, y no se sorprendió al ver al
Comandante Louis Gresh y su brigada de explosivos asistir, pero se sorprendió
al ver a los otros Capitanes que trabajaban en la estación de la calle Chestnut
presentarse a escuchar... lo que sea que esto fuera.
—¿Puede hacerme un espacio?
Sorprendido por la voz, Monty dio un paso a un lado para dejar espacio.
Al parecer, incluso del jefe de la estación había asistido, y se veía preocupado.
Burke se puso de pie detrás de la tribuna.
—Agradezco a todos por responder tan rápidamente. Voy a ser breve para
que puedan volver a sus deberes.
Burke titubeó, y Monty sintió un nudo frío en el estómago. Douglas Burke
no dudaba.
—Como la mayoría de ustedes saben, tengo una muy buena red cuando se
trata de obtener información. — Risas nerviosas seguidas a la declaración de
Burke—. Esta es la mejor estimación basada en las fotos que los reporteros
tomaron cuando fueron de nuevo a algunas de las ciudades en el Medio Oeste y
el Noroeste para un artículo de seguimiento, así como los informes de los
agentes de policía que manejaron hasta las ciudades donde no habían podido
contactar con nadie de la comisaría o edificio de gobierno. — Él escaneó la
habitación—. Sobre la base de esas fuentes, se puede decir que los Terráneos
tomaron represalias contra cada pueblo o rancho que tuviera algún residente
que haya participado de la matanza de los Wolfgard. Ellos destriparon esas
ciudades, en algunos casos, literalmente. Los Terráneos mataron a los humanos
de la misma manera en que estos sacrificaron a los Lobos. En algunos casos eso
significó que mataron a todo lo que era humano, ya sea si se trataba de
hombres, mujeres o niños. En otros lugares, se hizo una llamada telefónica al
lugar humano sobreviviente más cercano. Las personas que respondieron a esa
llamada encontraron a todos los niños pequeños de la comunidad, juntos en un

Marcada en la carne
edificio en el borde de la ciudad. Esos niños resultaron ilesos, así que estoy
especulando que los jóvenes Wolfgard también se habían escapado de la
masacre de los adultos.
Burke esperó un momento, dejando que todos los hombres lo digirieran.
»—Señores, he visto algunas de las fotografías de las personas que
murieron como represalia. Estas muertes no fueron efectuadas por los
cambiantes con los que los humanos por lo general tienen contacto. No fueron
realizadas por ningún tipo de cambiante que la mayoría de nosotros hemos
visto -o veríamos mientras tuviéramos alguna posibilidad de seguir con vida-.
Los moradores del verdadero País Salvaje, - esa parte de Thaisia que nunca ha
sido tocada por ningún humano-, ya no están dispuestos a dejar que los
cambiantes como los Wolfgard actúen como un amortiguador entre ellos y
nosotros, porque acabamos de mostrarles que podemos , y queremos, matar a
los Terráneos que trataban con nosotros. Así que ahora otros tipos de Nativos de
la Tierra están en nuestra puerta. Ellos ya habían declarado un abuso de
confianza y habían limitado el uso del derecho de paso por los caminos que
corren a través de su tierra y conectan a las poblaciones humanas. Creo que a
partir de ahora, debemos asumir que no hay derecho de paso. No para los
vehículos que circulan en las carreteras; no para los trenes. Desde luego, no para
cualquier barco que viaje en los lagos o ríos.
Burke se agarró al podio.
»—Esta parte tiene que permanecer dentro de las personas en esta sala.
Van a tener la tentación de decirle a otros miembros y amigos de la familia y sus
vecinos de al lado. Si lo hacen, sólo causaran pánico por algo que espero que
nunca llegue a pasar.
Extinción, pensó Monty, helándose al recordar el comentario de Simon
acerca de no temer a los humanos porque la mayoría de ellos se iban a extinguir.
»—Cada miembro de la familia debe tener una bolsa de viaje, »— dijo
Burke»—. Un par de cambios de ropa, artículos de higiene específicos para cada
persona, incluyendo los medicamentos de venta con receta que esa persona
necesite. Armen una bolsa separada para medicamentos generales y artículos de
primeros auxilios, o pongan los elementos esenciales en las bolsas para los
adultos. Incluyan una lista de números de cuentas bancarias, así como los
documentos importantes que no guardan en una caja de seguridad. Pongan las
bolsas en algún lugar donde en medio de la confusión las personas puedan
encontrarlas. Ustedes querrán que sus familias estén fuera de la casa en un par
de minutos.

Marcada en la carne

Silencio. Miradas inquietas.
Louis Gresh se aclaró la garganta.
—Tener bolsas de viaje está muy bien, pero si necesitan, ¿dónde se supone
que nuestras familias pueden ir? Si los Terráneos nos van a atacar por lo que se
hizo en otra parte de Thaisia, y si tu puntualización acerca de que ya no hay un
derecho de paso por el País Salvaje significa que los Otros van a atacar a
cualquiera que tratara de salir de la ciudad, ¿dónde podemos ir?
—Aquí. — Burke sonaba sombrío—. Hemos estado trabajando con el
Courtyard de Lakeside y hemos ganado la confianza de sus líderes. Creo que si
esto se plantea de la forma correcta a Simon Wolfgard, él podría saber cómo
prevenir un ataque directo a este edificio y su personal. Él podría estar
dispuesto a ayudarnos.
—¿Capitán? — Kowalski levantó un par de dedos—. ¿Por qué ahora?
—Algunos de ustedes conocieron a mi primo Shamus Burke, que estaba de
visita desde Brittania. He recibido un telegrama de él esta mañana, que es la
segunda razón por la que llame a esta reunión. — Burke miró al jefe de estación
—. No sé hasta qué punto esta noticia ha viajado a través de los canales oficiales,
pero la Alianza de Naciones del Bloque Romano atacó a los Terráneos a lo largo
de su frontera. Tienen nuevos tipos de armamento, aviones que pueden volar a
una gran distancia y lanzar bombas que pueden destruir edificios y matar a un
montón de pobladores, sin importar su forma. Bombardearon los asentamientos
Terráneos situados entre el Bloque Romano y el País Salvaje. Las tropas
siguieron y mataron a los Otros que sobrevivieron al bombardeo. La Alianza de
Naciones ha expandido sus fronteras por millas en un ataque concentrado.
—¿Qué hicieron los Terráneos en respuesta? — Preguntó el Jefe de
estación.
—Ellos no han hecho nada. — Burke parecía más sombrío, si eso era
posible, y pálido—. Ellos no han hecho nada. Si leen la historia de Thaisia, o las
especulaciones que se han escrito sobre los conflictos en el pasado entre los
humanos y los Terráneos en todo el mundo, podrán ver que ellos no hacen
nada mientras consideran las acciones y comportamientos de los depredadores
que intentan tomar su territorio . Esas horas o días suelen ser la calma que
precede a un contragolpe catastrófico. No tengo ninguna duda que los
Terráneos van a dar un golpe al Bloque Romano. Tal vez, si tenemos suerte, los

Marcada en la carne
Otros del País Salvaje no captaron que el movimiento Humanos Primeros y
Últimos es el común denominador entre los ataques a los Wolfgard en Thaisia y
el golpe del Bloque Romano por las tierras que terminaron en un número
desconocido de muertes de Terráneos. — Hizo una pausa—. Eso es todo.
Monty salió con el resto de los hombres. No tuvo respuesta en el
apartamento de su hermana, ningún tipo de comunicación desde el último
mensaje de su madre. Podrían estar en cualquier lugar en este momento, y
ningún lugar era seguro.
—¿Traigo el coche, Teniente? — preguntó Kowalski.
Monty asintió.
—Voy a tomar un minuto para comprobar mis mensajes; entonces estaré
listo para partir.

*****

Al final del crepúsculo, Simon trotó hacia la parte del Courtyard donde los
Elementales residían.
Todas estaban allí, a excepción de Otoño e Invierno.
—¿Lobo?— dijo Aire—. ¿Tienes una respuesta?
«Tal vez.»
Había hablado de ello con Blair y Nathan, con Henry, con Vlad y Nyx.
Incluso había hablado con Tess para poder dar forma a una respuesta a la
pregunta de por qué los humanos habrían matado a los Wolfgard en dos
regiones de Thaisia cuando deberían haber sabido que su supuesta victoria no
sería nada más que una ilusión efímera.
«A veces, una manada examina a un rebaño para ver qué animal sería la
mejor presa. Pero si la presa se ha elegido ya, algunos de la manada irán tras
otro animal, dividiendo a la manada para que la verdadera presa quede en un
grupo más pequeño. Vamos tras uno con el fin de llegar con éxito al otro.»

Marcada en la carne
Simon miró a los Elementales, pero no estaba seguro de si los había provisto de
una respuesta que tuviera sentido a su forma Terránea.
—Ir a por uno para derribar a otro, — dijo Agua cuidadosamente—.
Atacar en un lugar para distraer a cualquiera que pueda ver el comienzo del
verdadero ataque.
«Sí.» Simon trató de mantenerse quieto. Se sintió rodeado por una carga
peligrosa, como una tormenta que no ha dado un solo estruendo de un trueno
como aviso, antes de golpear.
—Vamos a llevarle tus palabras a Océano, — dijo Agua.
Despedido. Simon corrió de nuevo al Complejo Verde, moviéndose como
si no tuviera ninguna preocupación. No creía que el Courtyard estuviera en
peligro de lo que se venía, siempre y cuando se asegurara de que cualquier
persona dentro de sus límites no fuera considerado un enemigo. Tendría que
pensar acerca de cómo se podría dividir a la manada de la policía para arrear a
los que confiaba al Courtyard, donde tendrían tanta protección como los
Terráneos que vivían ahí.
Cuando llegó al Complejo Verde, Meg salió de la sala de verano.
—¿Simon? Tenemos que hablar. No tienes que cambiar. Sólo necesito que
escuches.
No estaba seguro de que le gustara esa disposición de no ser capaz de
expresar una opinión que ella pudiera comprender, pero podía escuchar esta
vez. La siguió hasta la sala de verano. Cuando ella se sentó en una silla, se sentó
frente a ella, sus patas delanteras a ambos lados de sus pies, dejándolo tan cerca
de sus rodillas que le rozaban el pecho.
Ella le habló de las cartas que había sacado cuando preguntó qué ocurriría
como consecuencia de la muerte de los Lobos. Ella le contó sobre el signo de
interrogación después de que preguntara sobre Lakeside.
—En realidad no era una profecía, pero pensé que deberías saberlo.
Él pensó que era una profecía bastante exacta. Jean había tenido una visión
de Lakeside siendo uno de los pocos lugares humanos que sobrevivían. Ahora
Meg vio un futuro incierto. Después de reunirse con los Elementales esta tarde,

Marcada en la carne
él estaba de acuerdo con eso. Cualquier acción y decisión que fueran hechas por
humanos y Otros en los próximos días, decidiría el futuro de Lakeside.
No quería que Meg se sintiera infeliz, así que le lamió la nariz y la hizo
reír. Se estiró en la silla del salón. Se tumbó junto a ella y pensó en los machos y
hembras humanos y cómo las mujeres en la televisión a menudo se quejaban de
que el macho no hablaba con ellas, no sabían cómo comunicarse.
Incluso cuando estaba en forma de Lobo, él y Meg se comunicaban muy
bien. Tal vez se comunicaban mejor que los humanos porque ella no esperaba
que le hablara.
Esa era una cosa entretenida en que pensar, por lo que pensó y dormitó y,
cuando ella se durmió, le dio a la mano un par de lamidas amistosas.

Marcada en la carne

Capítulo 43

Las palabras se convirtieron en pensamientos transmitidos como un viento
que agitaba la superficie de los lagos; como un sabor en la hierba; como el humo
de un fuego natural de corta duración. Esos pensamientos, esas ideas, se
movieron rápidamente hacia el norte, sur, oeste, este.
Degustando los pensamientos cuando llegaron con las olas, Alantea los
convirtió en palabras.
Distracción. Desviación. Ataque en un lugar para destruir a la verdadera
presa que vive en otro.
Puedo crear una distracción. Alantea envió ese pensamiento para que besara
las costas de Thaisia.
Podemos ser la desviación, ofrecieron otros Elementales.
Esperaron la respuesta de los dientes y las garras de Namid.
Durante dos días los Elementales, desde el más pequeño hasta el más
poderoso, esperaron por una respuesta.
Entonces, por un momento, un silencio extraño y terrible dio forma a una
piel sobre todo el mundo. Luego desapareció, dejando tras de sí la respuesta.
Distracción.
Desviación.
Destrucción de la verdadera presa.
Reducir los rebaños.

*****

Marcada en la carne

Un viento comenzó a soplar desde el extremo norte de Thaisia.
Un viento comenzó a soplar desde el sur, provocando a los Elementales de
agua que vivían alrededor del golfo, hasta que ellos golpearon el viento,
creando oleadas que se deslizaron sobre las barreras que los humanos habían
construido para proteger sus ciudades.
Una de los Elementales conocidas como Tierra fingió un desacuerdo
contra Pacifikus, el Elemental que gobernaba el Océano Pacifik. Tierra golpeó el
suelo con el pie, y luego saltó sobre el lomo de Tsunami y cabalgó hacia la costa
oeste de Thaisia. Pacifikus rió, montando a Tifón, e inició la persecución, aún sin
decidir si iba a conducir la tormenta lejos de la mayor parte de la costa o correr
con Tierra y alimentar a la tormenta hasta que llegara a su máximo potencial.
Y frente a la costa de las orientales Islas Tormenta, Alantea montó a
Huracán y empezó a precalentar a su montura.

Marcada en la carne

Capítulo 44

Watersday 30 de Juin

Esperanza frunció el ceño ante su dibujo a medio terminar. La cabaña
Wolfgard se veía bien. Lo mismo los árboles y la hierba. Pero el cielo real era de
un claro azul profundo, y el cielo que había dibujado era oscuro y siniestro. Las
nubes de tormenta tenían sombras en ellas que casi delineaban formas; criaturas
con dientes y garras.
Arrancó el dibujo de su cuaderno de dibujo y dio vuelta el papel hacia el
lado limpio. No iba a terminar ese dibujo, pero Jackson le había dicho que el
papel podría ser más difícil de conseguir, por lo que no iba a desaprovechar lo
que tenía.
Con las manos palmoteó frente a la nariz del joven Lobo que se había
infiltrando en sus lápices de colores.
—No son ramitas para masticar.
El acusado hizo un sonido que sonó a un gruñido culpable. Otro Lobato
hizo un sonido que sólo podía ser de risa. Lo siguiente que supo, fue que todos
los Lobos jóvenes la abandonaron y se dedicaron a un simulacro de batalla;
muchos gruñidos y golpes corporales mientras se perseguían unos a otros.
La tensión disminuyó de sus hombros cuando tomó un lápiz negro. Desde
que su advertencia histérica frustró un ataque contra los Lobos, siempre había
un par de Lobatos haciéndole compañía. Más concretamente, la observaban
atentamente para detectar cualquier signo de que fuera a enloquecer otra vez.
Los jóvenes no estaban seguros de lo que había sucedido o el por qué; sólo
sabían que los adultos habían respondido a una amenaza que no podían ver, y
su Esperanza habían dado el aullido de advertencia a su manera.
Así que la observaban. Igual que los jóvenes Halcones, Águilas y Grajos.
Incluso había descubierto a una de las grandes Panteras doradas observándola
desde la distancia.

Marcada en la carne
Tal vez debería entrar y escribir una carta a Meg Corbyn. O pedir a Grace
si podía bajar a la cabaña de comunicaciones y enviar un breve correo
electrónico. No estaba segura de lo que iba a decirle, pero de repente le pareció
importante.
—¿Esperanza? ¿Qué es eso?
Esperanza parpadeó cuando se centró en Jackson, que estaba en cuclillas a
su lado. ¿Por qué el sol se ve tan brillante? ¿Se había dormido?
—¿Que es qué?
Él señaló el papel.
—Eso.
Se sintió un poco mal al mirar el dibujo simple, casi infantil que no
recordaba haber hecho.
Un esquema de Thaisia, con varias V invertidas para indicar cadenas
montañosas. Líneas más gruesas marcaban los límites de las regiones, aunque
había una línea más gruesa dividiendo la región del Medio Oeste en un norte y
sur. Sobre una de esas líneas, había dibujado una lupa que revelaba los postes y
cables de las líneas telefónicas y telegráficas que corrían a lo largo de las
carreteras. Pero no había líneas conectando los postes a cada lado de la frontera
regional. En su lugar había cráneos humanos apilados al lado de la carretera
como un montón de piedras, y los postes tenía marcas de garras profundas.
Jackson tomó el papel, lo dio vuelta, y estudió el dibujo a medio terminar
que mostraba una tormenta.
—¿Puedo enviar un correo electrónico a Meg Corbyn? — Preguntó
Esperanza.
Esos ojos ámbar del Lobo la estudiaron ahora.
—¿Hay algo que tengas que decir?
—No lo sé. Sólo quería enviarle uno... — Mientras aún pueda, terminó en
silencio.
—Tengo que ponerme en contacto con Simon Wolfgard. Le puedo decir
que preguntaste por Meg.

Marcada en la carne
Oyó un gruñido bajo sus palabras.
—¿Causé problemas de nuevo?
—Avisarnos de los problemas no es lo mismo que causarlos. — Jackson se
levantó—. Pero no les des mantequilla de maní y pan a los cachorros. Eso es
comida para ti.
—No se las di, — se quejó. Ella sólo quería mantener sus dedos más de lo
que quería mantener la golosina. Por supuesto, que verlos tratar sacarse con la
lengua la mantequilla de maní pegada al paladar de sus bocas, fue bastante
divertido.
Jackson suspiró y se alejó, llevando su dibujo.
Recogió sus útiles, comprobando el área para asegurarse de que tenía
todos sus lápices. Se sentaría en el porche y leería un rato, o ayudaría a Grace
con las tareas. Cualquier cosa que la mantuviera ocupada para no ver el
momento en que el cielo cambiara de un profundo, azul claro, a los nubarrones
que estaban de camino.

*****

Después de poner el dibujo de Esperanza en un tubo de cartón para envío,
Jackson corrió por el camino a la cabaña de comunicaciones. Un siglo atrás los
Terráneos tenía poco conocimiento -o uso- de los cables y postes que los
humanos utilizaban para la comunicación. Ellos sólo se ocupaban de su parte
de la tierra y estaban al tanto de los grupos de Nativos de la Tierra vecinos. Eso
era bueno y necesario, especialmente para los Lobos jóvenes que tenían que
dejar sus manadas de origen para encontrar una pareja. Y algunos de los Lobos
más aventureros habían recorrido un largo camino simplemente para aprender
sobre otras partes de Thaisia y de los Terráneos que vivían allí. En algún
momento a lo largo del camino, algunos de ellos comenzaron a entender lo que
los cables y postes significaban para los monos inteligentes, que habían
invadido un poco más de tierra cada año hasta que los Antiguos arremetieron y
se negaron a renunciar a nada más del País Salvaje en beneficio de los
depredadores bípedos.

Marcada en la carne
Los cables y los postes hicieron posible que los humanos se comunicaran
entre sí a través de largas distancias. Eso había estado bien, incluso beneficioso
para los Otros, así como para los humanos, cuando la conversación era acerca
de transportar los alimentos de un lugar a otro, o la venta de mantas donde
serían necesarias. Sin embargo, los humanos habían utilizado los cables y los
postes para planear ataques contra los Terráneos, y, en este momento, él era el
único que sabía lo que los Antiguos pretendían hacer a causa de ello.
—¿Jackson?
Se apartó de la cabaña de comunicaciones y esperó a que los hombres
Intuye llegaran a él.
—¿Las cachorras profeta están bien? — Preguntó.
—Sí. Un poco inquietas hoy, pero están bien. — Se miraron el uno al otro,
y luego a él—. ¿Escuchaste las noticias de hoy? ¿No? Hubo un clima extraño en
la Costa Oeste. Un tsunami y un tifón chocaron, rompiendo ambas tormentas
antes de que llegaran a tierra. Pero ahora, en lugar de estar centradas, esas
tormentas han extendido su fuerza de tal forma que van a golpear la mayor
parte de la costa oeste. Las personas que estudian el clima no lo pueden explicar
más de lo que pueden explicar por qué hay un aire frío de repente que baja
desde el norte y el aire caliente que sube del sur. Y hay una fuerza de
concentración de huracanes a medida que avanza por la costa este. No estamos
seguros si vamos a tener que lidiar con el tiempo viniendo sobre las montañas
del oeste o bajando desde el norte. Sólo tenemos la sensación de que se va a
poner áspero estos próximos días.
Los vio mirando el tubo de correo, y pensó en las nubes de tormenta que
Esperanza había dibujado. Más de un tipo de tormenta se acercaba.
—Se va a poner difícil, — les dio la razón.
—El tema, es que el fuego que arremetió contra los hombres que trataron
de quemarnos, no acabó con la totalidad de Resistencia. Y nosotros pensamos
que no todos los que viven allí estaban a favor del movimiento Humanos
Primeros y Últimos, o de lo que iban a hacer.
—Eso es probablemente cierto.

Marcada en la carne
—Varios de nosotros tuvimos el presentimiento de que deberíamos ir allí y
asegurarnos de que esas personas tengan provisiones suficientes para pasar la
tormenta. No está bien quedarnos quietos y dejar que ellos sufran.
Si se tratara de ustedes o nosotros, ellos habrían hecho exactamente eso. Pero tal
vez no. Todos los humanos podrían ser el enemigo, pero no todos eran malos.
—¿Por qué me están contando esto? — Preguntó.
Una vacilación.
—Queríamos tu permiso. Tal vez podrías dejar que otros... pobladores...
Sepan que vamos a Resistencia con tu visto bueno.
—¿Tienen la sensación de que necesitan mi visto bueno?
—Ah, sí, Jackson. Estamos seguros de que lo necesitamos.
No había más amortiguadores. Incluso en los terrenos que los humanos
usaban para cultivos o pastoreos, se sentiría la presencia de los Antiguos ahora.
Y cualquier humano que estuviera por ahí podría no volver a casa.
Miró hacia arriba y vio un Águila sobrevolando.
«¿Águila? ¿Puedes proporcionar vigilancia y escolta a estos Intuye? Si los
Antiguos preguntan, diles que di a estos humanos permiso para visitar el otro
pueblo.»
Un momento de azorado silencio.
«Voy a vigilar. Si me preguntan, repetiré tus palabras.»
—Vayan pronto, — dijo a los hombres—. Vuelvan a su propio pueblo antes
de caiga la noche. — Dudó, su desconfianza instintiva hacia los humanos
entraba en conflicto con su elección de trabajar con los Intuye que vivían en
Aguas Dulces—. Cuando regresen, deben informar a sus contactos Intuye que
los cables de comunicación pueden cortarse entre las regiones. Creo que vamos
a ser capaces de utilizar los teléfonos y enviar telegramas dentro de cada región,
pero vamos a estar aislados.
—¿Por cuánto tiempo?
¿Por siempre?
—No lo sé.

Marcada en la carne

—En ese caso, uno de nosotros va a quedarse y empezar a enviar la alerta.
Asintiendo a los hombres, Jackson entró en la cabaña de comunicaciones y
saludó al Cuervo que estaba de guardia. Tal vez Simon ya lo sabía, o sabía aún
más, y ya estaba haciendo planes para el Courtyard de Lakeside. Pero los
jóvenes Wolfgard en Pradera de Oro eran vulnerables. Y el pueblo Intuye no era
muy parecido al de aquí; eran una pequeña comunidad que podría no
sobrevivir mucho tiempo si quedaba separada de todos los demás.
Sacó el dibujo del tubo y estudió las nubes de tormenta en el dibujo a
medio terminar. Luego lo enrolló de nuevo y alcanzó el teléfono. Intentaría
llamar a Simon primero, después, a Jesse Walker y a Tolya Sanguinati. Si
interpretaba bien el dibujo visión de la cachorra Esperanza, no eran sólo los
Elementales quienes iban a rasgar Thaisia en partes.

Marcada en la carne
Para: Todos los pueblos y asentamientos Intuye.
Las tormentas que se aproximan pueden cortar el
tendido de comunicación por un tiempo indeterminado. Se
recomienda que tres o cuatro pueblos con la mejor
posibilidad de sobrevivir a las tormentas se conviertan en
centros de mensajes para su región. También se recomienda
que cada pueblo envíe un breve informe diario a su centro
de operaciones designado para confirmar el estado.
Protejan sus suministros y ganado lo mejor que puedan.
Que los dioses velen por todos nosotros.
Emitido en Aguas Dulces, Región Noroeste

Marcada en la carne

Para: Padre
Un huracán viene a la Costa Este. El apoyo a HPU
disminuye rápidamente. Me voy a tomar el último Galgo del
Océano para dejar Toland esta noche. Estaré contigo pronto
para celebrar la victoria del Bloque Romano.
NS

Marcada en la carne

Capítulo 45

Watersday 30 de Juin

Simon apenas tuvo tiempo de terminar la llamada telefónica con Jackson y
retransmitir la información a Vlad antes de que Steve Barquero se precipitara
desde el almacén de Aullidos, Buena Lectura, esquivando a Vlad cuando el
Sanguinati trató de bloquearlo.
—¿Has visto esto? — Steve dejó un trozo de papel en la caja.
Simon leyó la advertencia, después, movió el papel hacia Vlad—. No he
visto esto exactamente, pero acabo de hablar con Jackson Wolfgard, y
básicamente me dijo lo mismo.
Steve dejó escapar un suspiro.
—Penny Carguero se ha designado a sí misma como coordinadora de
comunicaciones para nuestra área.
—¿Como alcalde de Desembarco del Ferry, no se supone que debes estar al
frente de tal puesto? — Preguntó Vlad.
—Penny y mi madre han estado ayudando a lidiar con la avalancha de
solicitudes de información acerca de las Casandra de sangre. Esto va a ser aún
más trabajo. Mi mamá y papá están trabajando con la barcaza para llevar
suministros a la parte insular de nuestro pueblo; mi hermano se está moviendo
tanto como puede en el ferry. Así que si Penny quiere asumir esto, que el río la
bendiga. Estoy tratando de que todo el mundo quede advertido a tiempo para
prepararse. — Steve hizo una pausa—. ¿Piensas que vamos a perder tanto el
tendido eléctrico como el telefónico? Bueno, no tienes forma de saberlo,
¿verdad? Los árboles arrancados pueden acabar con el tendido y eliminar la
energía en un área entera.
Pensando en las cartas que Meg había seleccionado en respuesta a una
pregunta, Simon miró a Vlad. Hasta cierto punto, todos sentirían las tormentas,
pero no tenía ninguna razón para creer que los pueblos Intuye se enfrentarían a

Marcada en la carne
los dientes y las garras de Namid, así que ¿por qué asustar a Steve con toda la
verdad?
«Nosotros deberíamos decirle algo,» dijo Simon.
Vlad se inclinó sobre el mostrador.
—Es posible que el tendido eléctrico caerá si las tormentas se vuelven
graves. Pero se puede arreglar. La pérdida de comunicación entre las regiones
debe ser pensada como a largo plazo, y los Intuye y Terráneos deberían
considerar la manera de compensar eso.
Observaron Steve considerar las implicaciones, y vieron el momento en
que él comprendió, como lo hicieron ellos, que el estado de Thaisia estaba a
punto de cambiar.
—¿Qué pasa con la radio?— Preguntó Steve—. ¿Qué con la televisión?
Esas son formas de comunicación.
«¿Crees que los Antiguos pensaron en eso?» Vlad preguntó a Simon.
«No,», respondió. «Y no hay razón para que lo hagan. Es bastante fácil
para los Elementales silenciar esas cosas si se convierten en problemáticas.»
—Si se usa con cuidado, esas formas de comunicación probablemente
permanecerán intactas, — dijo Vlad.
—De acuerdo. — Steve frotó la parte posterior de su cuello—. Voy a
dirigirme a la Comunidad River Road ahora y asegurarme de que todas las
personas que trabajan en las casas tengan todo cerrado y seguro. Estamos
utilizando el antiguo edificio industrial para almacenar suministros a excepción
de los alimentos. Ah, y un par de los nuevos residentes llegaron ayer. ¿Un Roy
Panthergard? ¿Entendí que iba a ser un ejecutor para la comunidad?
—Él va a solucionar los problemas si llega a haber alguno, —Simon dijo
vagamente. Steve podría averiguar por sí mismo el resultado final cuando un
problema se encontraba con las garras de Roy—. ¿Quién más llegó?
—Dos parejas. Ambos dijeron que eran Lynxgard, pero luego una pareja
dijo que eran Gatos montés, y los otros que eran Linces.

Marcada en la carne
—Un gard puede referirse a una sola forma, pero a veces sirve como un
paraguas para Terráneos que tomaron sus formas de animales relacionados, —
explicó Vlad—. Beargard incluye a todo tipo de formas de oso. Panthergard
incluye lo que los humanos llamarían panteras, pumas, leones de montaña,
jaguares, leopardos, y probablemente algunos otros más.
—Es bueno saberlo. — Steve se apartó del mostrador—. Estaré en contacto.
Esperaron hasta que oyeron cerrarse la puerta de atrás.
—Primero vienen las tormentas, — dijo Simon—. Después vendrán los
Antiguos.
—Luego viene la muerte, — terminó Vlad—. No habrá mucha
misericordia, si es que hay alguna.
—¿Cuánta misericordia mostraron los humanos cuando mataron a tantos
Wolfgard en el Medio Oeste y Noroeste? ¿Cuánta piedad mostraron cuando nos
atacaron aquí? ¿O cuando cayeron bombas sobre los Terráneos que vigilaban las
fronteras con el Bloque Romano?
—¿Y así es como debemos comportarnos?
Sacudió la cabeza.
—No quiero ser así de humano. No podemos proteger a todos en Lakeside
de las tormentas o de los Antiguos, pero podemos tratar de proteger a la manada
humana. Si los traemos al Courtyard, los Antiguos podrían dejarlos tranquilos.
—Algunos miembros de esa manada tienen conexiones con humanos que
no quieren tener nada que ver con nosotros. ¿Vamos a dejar que un enemigo
potencial entre, para proteger a un amigo?
—No. Si alguien en la manada humana no puede aceptar eso, entonces esa
es su elección. — Sonó el teléfono. Simon le gruño al aparato.
—La llamada podría ser por un pedido. Todavía recibimos órdenes de los
Terráneos.
Buen punto. Él tomó el teléfono.

Marcada en la carne
—Aullidos, Buena Lectura. Sí soy yo. Sí, me acuerdo de quien eres. — Debió
haber empezado a gruñir, porque Vlad le dio un golpecito—. Quédense allí.
Vamos a buscarlos. — Colgó y se volvió a su amigo—. No me pegues.
—Sólo traté de ayudar. — Vlad golpeó el teléfono—. ¿Quién quiere un
aventón?
—El Agente Greg O'Sullivan. Y la manda del Teniente Montgomery. Voy a
ir con Blair y recogerlos en la estación de tren.
—Voy a llamar al Teniente, y pedirle al Capitán Burke si puede venir para
una charla reservada.— Vlad cruzó el almacén y fue a las escaleras, luego se
detuvo—. ¿Sabes dónde está Michael Debany ahora?
—Él estaba trabajando en la huerta del Complejo Verde. Podría aún estar
allí o estar de camino para prepararse para el trabajo. — Simon trató de reprimir
la emoción cuando añadió—. Él estaba manejando la bicicleta para ir y venir de
la huerta.
No tenía ningún interés en aprender a montar en bicicleta, pero realmente
quería perseguir una. A pie, los humanos no eran lo suficientemente rápidos
como para ser divertido el juego de la presa. Excepto Meg, pero ese era un tipo
diferente de juego de persecución. Pero una bicicleta...
Ese juego tendría que esperar.
—¿Por qué lo quieres?
—Tengo algo que discutir con él en nombre de Tolya, — respondió Vlad.
Se dirigieron a la puerta de nuevo juntos, deteniéndose el tiempo
suficiente para informarle a Merri Lee que iba a estar a cargo de la tienda por un
rato. Entonces Vlad pasó a humo y se dirigió al Complejo Verde, mientras que
Simon esperaba a que Blair trajera una camioneta.
Cuando una manada se volvía demasiado grande, era difícil cazar lo
suficiente para alimentar a todos. El problema era, que la manada se había
hinchado con depredadores de dos patas que no serían muy buenos a la hora de
derribar las presas.

Marcada en la carne
Tendrían que ganarse su sustento, al igual que todos los demás en el
Courtyard. Esto de no trabajar en el verano era una idea extraña. Había que
comer en el verano, al igual que en cualquier otra temporada. Eso requería
trabajo.
No podría decir aún si la tormenta que golpearía Lakeside vendría a través
de los Grandes Lagos o si la tormenta oscilaría hasta la costa este, o ambas
cosas. No había manera de saber cuánto tiempo estarían sin recibir suministros.
Mientras esperaba a Blair, se lanzó a la Oficial del Enlace para decirle a
Meg que ella y la manada femenina necesitaban ordenar los libros hoy. Con un
poco de suerte, recibirían algunos de ellos antes de que las tormentas -y los
Antiguos- llegaran.

*****

Vlad cambió a su forma humana y esperó a que Michael Debany se fijara
en él antes de acercarse a la huerta.
Ahí estaba ese delicioso momento en que ambos corazones latían más
rápido, y la presa y el depredador se reconocían mutuamente por lo que eran.
Pero con la manada humana, realmente sólo requería un momento, antes de
que la experiencia compartida calmara generaciones de instinto.
—Hola, — dijo Debany—. Se ve bien, ¿no crees?
Vlad no vio nada diferente al día anterior en cuanto a la comida
comestible se refería, pero asintió.
—Sí, sí. ¿Tienes un minuto?
—Claro. — Debany sacó una botella de agua y una toalla de un pequeño
paquete. Bebió bastante, luego se tiró un poco de agua por la cara y se la limpió
—. ¿Qué pasa?
Casual. Confiado. Al menos trataba de ser ambos.
—Tienes una hermana.

Marcada en la carne

—Sí, la tengo. — La voz aún casual, pero sus ojos eran cautelosos.
—A ella le gustan los animales.
—Así es. Tiene suficiente educación para calificar como asistente de
veterinario. La familia no podía permitirse el lujo de pagar por más educación,
por lo que volvió a casa para encontrar algún trabajo y ahorrar para poder
continuar en otro momento. Estaba buscando un trabajo que involucrara tratar
con animales. Por la experiencia práctica y un cheque de pago.
Lo mismo podría decirse de los miembros más jóvenes de un Courtyard.
—¿Ha considerado alguna vez vivir en el oeste?
—No creo que jamás haya dicho algo por el estilo, pero con todo lo que ha
pasado, no me gustaría que se fuera por ahí.
—¿Incluso si su seguridad estuviera garantizada lo mejor que se pueda?
—¿A qué te refieres?
—No podemos ser responsables si mete la mano en un agujero y es
mordida por una serpiente cascabel. Sin embargo, la norma de no comestible
aplicaría con ella. — Vlad estudió la cara de Debany. Postura de policía.
Escuchando, pero ahora sin reaccionar—. Tolya Sanguinati está a cargo ahora de
un pueblo llamado Bennett.
—He oído hablar de él. — La voz plana.
—Entonces también sabes que ya no hay ningún residente humano.
Un asentimiento de cabeza.
—Hay, sin embargo, animales domésticos supervivientes que necesitan
atención, así como los otros animales que quedaron por ahí. Varios Sanguinati y
Wolfgard están en camino hacia Bennett, así como algunas otras formas
Terráneas. Algunos Intuye también están en camino para ayudar a administrar
los negocios que son necesarios para apoyar esa estación de tren. No habría
muchos humanos como ella allí, al menos no al principio, pero sería una
oportunidad de hacer el tipo de trabajo que dices que ella quiere hacer.

Marcada en la carne
—¿Quién está cuidando a los animales ahora?
—No lo sé. El que esté en la ciudad ese día, creo.
Debany frotó la toalla en su rostro.
—Voy a ponerla al tanto. Tiene que ser su elección.
¿Un recordatorio para mí o para ti? Vlad pensó.
—Bueno, no necesitamos una respuesta hasta que logremos pasar estas
tormentas. — Y averiguar lo que quede de Thaisia cuando ellos hayan
terminado.

*****

—Gracias por venir a buscarnos, — dijo Greg O'Sullivan cuando Simon se
acercó a las sillas en la estación de tren donde el agente del GTI custodiaba a las
cuatro hembras.
Simon casi le dijo que Blair necesitaba llegar a la estación de todos modos,
para recoger algunas cosas que habían encargado para el Courtyard, pero eso
podría sonar como que los humanos eran equipaje extra, así que le dijo:
—Está bien.
La mujer de más edad estaba de pie. Era baja y delgada, de piel morena,
ojos castaños y el pelo corto rizado era de un color más tipo la plata deslustrada
que negro. La otra mujer adulta era más joven, y tenía el pelo negro y piel
morena, pero sus ojos eran de un sorprendente verde claro.
O'Sullivan hizo las presentaciones.
—Ellas son Twyla Montgomery, su hija, Sierra, y las chicas son Carrie y
Bonnie. Señoras, él es Simon Wolfgard, líder del Courtyard de Lakeside.
—¿Podemos llamarte Lobito?— La chica con el diente faltante le preguntó.
—Lo puedes llamar Sr. Wolfgard o Sr. Simon, igual que lo harías con
cualquier otro adulto,— dijo Twyla.

Marcada en la carne

Ella no levantó la voz ni amenazó, pero sometió a la cachorra y no dejó
ninguna duda de que esa pregunta no se aceptaría de nuevo.
Simon estaba impresionado y esperanzado de que ahora habría alguien
que pudiera mantener a los cachorros humanos en línea sin morderlos.
—¿Cómo debo llamarla?
—Twyla está bien.
Tal vez. Vería lo que el Teniente Montgomery decía al respecto.
Los humanos estaban empezando a notarlos, y no era inteligente quedarse.
Simon tomó un par de los equipajes amontonados alrededor de las hembras y
trató de recordar las cosas que los humanos preguntaban acerca de los viajes.
—¿Tuvieron un buen viaje?
—Estuvo muy bien una vez que logramos un lugar, —respondió Twyla—.
Probablemente todavía estaríamos sentadas en la estación de Hubbney si el
agente O'Sullivan no hubiera intervenido.
—¿Ah? — Simon miró a O'Sullivan, que también llevaba un par de bolsas
que no eran las suyas. Simon lo sabía porque una maleta era negra; las otras dos
eran de color rosa brillante y olían como a las pequeñas hembras.
—Hubieron algunos problemas con los trenes que circulan fuera de
Toland, por lo que todo el mundo está trasbordando a través de Hubb NE, —
O'Sullivan respondió en voz baja—. Ahora que los trenes no están circulando en
la noche, para evitar incidentes, hay una acumulación de pasajeros, y los que
pueden permitirse el lujo de "renovar" su boleto son los que logran los lugares.
La Sra. Montgomery y su familia ya habían estado varadas en la estación
Hubbney todo un día cuando llegué a tomar el tren a Lakeside. Cuando oí que
su hijo era un oficial de policía, intervine y le di al ferrocarril la opción de que
nos ubicara en el vagón ejecutivo o que me tuviera recorriendo la estación
mientras que la GTI investigaba el tratamiento preferencial de algunos pasajeros
en detrimento de otros.
Simon sonrió.
—Tiene dientes, O'Sullivan, incluso siendo humano.
—Gracias.

Marcada en la carne

Llenaron la camioneta con las maletas y los humanos. Mientras se
acomodaba en el asiento del acompañante, Simon oyó el sonido distante de un
trueno.

*****

Meg abrió la puerta y se metió dentro del patio de Henry. Nathan estaba
todavía en la Oficina del Enlace, y Jake estaba posado sobre la pared que
separaba la zona de entrega y el patio, por lo que tendría un montón de
advertencia si un camión llegaba.
Corrió hasta la puerta del estudio y dio un golpecito en el marco.
—¿Henry? ¿Puedo entrar?
El Oso Pardo se apartó de una de sus esculturas y le dio una mirada
interrogante.
—¿Cuando has necesitado pedirlo?
Ella entró y se sentó en el banco en el que podía verlo trabajar sin meterse
en su camino.
—Me alegro de que hayas venido. Quería mostrarte esto. — Henry tomó
un trozo de madera y fue a sentarse a su lado—. ¿Qué piensas?
Aún no estaba terminado, pero pudo distinguir un árbol en el centro. En
cada esquina de la caja, tocando algunas de las ramas, había algo que
representaba cada una de las estaciones.
—Es maravilloso. ¿Esta es la tapa de la caja para las cartas proféticas?
Él asintió con la cabeza.
—Cuando llegue el momento, puedes ayudarme a teñir las piezas. De esa
manera la madera va a conocerte.
Pasó los dedos suavemente sobre la madera.
—Me gustaría hacerlo.

Marcada en la carne

Él tomó la tapa y la dejó a un lado.
—¿Qué tienes en mente, Meg? — Despachó su excusa antes de que
pudiera decirla—. No vienes a visitarme durante tus horas de trabajo si no
quiere hablar mientras que todos los demás están ocupados, y con los nuevos
visitantes, todo el mundo está ocupado.
—¿Henry? ¿Cuánto de lo humano es demasiado humano?
En forma humana, Henry era un hombre alto con un enmarañado pelo
castaño y ojos marrones, pero no se sentía como humano. Al menos, no cuando
lo conoció. ¿Ahora? ¿Era sólo que se había acostumbrado a él?, ¿o había perdido
parte de la naturaleza salvaje en estos últimos meses?
—Eso depende de a quién le preguntes, — contestó.
—Los Terráneos de los que nadie habla. Los realmente peligrosos. Bueno,
tú también eres peligroso, pero... —Ella se detuvo, temerosa de que lo hubiera
insultado. Luego insistió, porque tenía que saber—. Simon ha traído más
humanos al Courtyard. A la familia del Teniente Montgomery, porque es el tipo
de cosas que hay que hacer, pero ¿ellos pensarán que se está convirtiendo en
demasiado humano porque pasa tanto tiempo con los humanos? ¿Está en
riesgo? ¿Yo causé esto?
Henry se inclinó hacia adelante y apoyó los antebrazos en sus muslos. Su
expresión pasó de la perplejidad a la diversión mientras lentamente negaba con
la cabeza.
—¿Te has estado guardando estas preguntas, Meg?
—¿Crees que es gracioso?
—¿Gracioso? No ¿divertido? — Inclinó una mano adelante y atrás—.
Siempre existe el peligro de tomar demasiado de una forma, pero me imagino
que eso ha sido así desde que el primer Terráneo tomó la forma de otro
depredador para estudiar su forma de cazar y convertirse en un cazador incluso
mejor que el animal original. Pero los humanos son una especie rara de
depredadores, y la mayoría de las cosas por las que pelean es acerca de algo
sobre sí mismos... —Se encogió de hombros—. Sí, nos hemos visto más
enredados con los humanos, y no sólo en Lakeside. Sí, hay un riesgo de que
quedemos demasiado involucrados en sus preocupaciones y olvidemos lo que

Marcada en la carne
somos y lo que nuestra propia especie necesita. Pero no creo que Simon se
convertirá en demasiado humano, no en ninguna mala manera. ¿Sabes por qué?
Meg sacudió la cabeza.
Henry sonrió.
—Porque tú no vas a dejar que lo haga.
Ella se echó hacia atrás y suspiró.
—Tess es de una clase rara.
—Tess es Tess.
—¿Crees que el Courtyard todavía será capaz de comprar esos edificios de
apartamentos al otro lado de la calle?
—Los hemos comprado. Los humanos tienen que hacer su papeleo, pero
eso es una formalidad y deben completarse en cualquier momento.
—Hasta entonces, ¿dónde pondremos a todo el mundo? — En el recinto
donde se había criado, cada chica tenía su propia celda. Ella no tenía una
imagen de entrenamiento que la ayudara a visualizar a muchas personas
embutidas en una habitación para dormir, aunque fuera temporalmente.
—¿Meg? Tomate tu tiempo de calma cada vez que lo necesites. No eres
responsable de la manada del Teniente Montgomery; él lo es.
—Bueno, ¡yo no voy a cometer el error de mostrarles los ponis!
La risa de Henry sonó a pleno pulmón.
—Como si Jester te fuera a dejar acercarte al Establo Poni con pequeños
humanos después de lo de la última vez.
Había cometido errores cuando llevó a Lizzy a ver los ponis. No tenía
ninguna razón para creer que las otras niñas reaccionarían de la misma manera
y quisieran montar los ponis de los Elementales, pero no iba a correr ese riesgo.
Oyeron el graznido de Jake.
—Suena como si tuviera una entrega. — Meg se puso de pie—. Gracias,
Henry. Me gusta la caja.

Marcada en la carne

Se apresuró a salir del estudio, corrió a lo largo del patio, salió corriendo
hacia la puerta, y se precipitó en el cuarto trasero de la Oficina del Enlace. Llegó
al mostrador de la entrada a tiempo para ver al repartidor volver a meterse en
su camioneta. Los paquetes y su portapapeles, con la información detallada,
estaban en el mostrador.
Llevó los paquetes a la sala de clasificación, después, encendió la radio. No
estaba segura de cuánto tiempo había estado escuchando el informe del tiempo
cuando se dio cuenta de que Tess había entrado.
Meg inclinó la cabeza para señalar el ondulado pelo verde y rojo de Tess.
—Te sientes tensa.
—Tú también. — Tess miró de forma significativa el brazo de Meg, donde
sus dedos se clavaban en la piel—. ¿Sientes espinas?
Más que eso. Peor que eso.
—No me he hecho un corte en unos pocos días.
—No nos dirá nada.
—Nos podría decir si sobreviviremos.
Tess le dio una larga mirada.
—No, no creo que funcionará esta vez.

*****

Simon condujo al Capitán Burke y al Agente O'Sullivan hacia las escaleras
del segundo piso de ABL.
—Vlad está chequeando los correos electrónicos, por lo que vamos a
hablar en la oficina donde él pueda oír. ¿A menos que debamos esperar al
Teniente Montgomery? — Se sentía inquieto y no quería esperar. Uno podría
cavar un foso en la tierra para escapar de una fuerte tormenta o esconderse del
fuego si no podía correr más rápido que él. Pero se podía ahogar en esa misma

Marcada en la carne
madriguera si la tormenta traía una inundación o si la tierra apisonada se
derrumbaba y lo atrapaba en el interior. Los cambiantes como él no eran el
objetivo de las tormentas, pero iban a ser golpeados igual.
—No, el Teniente necesita un poco de tiempo con su familia, — respondió
Burke—. Voy a trasmitirle la información una vez que haya instalado a todas en
el dúplex.
¿Cómo iba a decirle a estos humanos que iba a tratar de salvar a algunos,
pero no podía arriesgarse a tratar de salvar a otros que pertenecían a la misma
manada?
«Los Sanguinati y los Wolfgard llegaron a Bennett,» dijo Vlad.
«¿Algún correo de Stavros?» Preguntó Simon.
«No» Vlad cerró el programa de correo electrónico.
Simon contempló a Burke.
—El Courtyard será un lugar seguro durante las tormentas. Si la manada
del Teniente Montgomery está haciendo guarida demasiado lejos, podría no ser
capaz de traerlos aquí a tiempo.
—Mi dúplex no está muy lejos. Además, ya ha albergado a más personas
de las que pueden caber cómodamente, — dijo Burke.
—No hay suficientes guaridas individuales para que los recién llegados
tengan su propio lugar aquí, — estuvo de acuerdo Simon—. Pero hay camas por
encima del centro social que podrían ser usadas para dormir y como refugio
temporal. Y los humanos duermen en el suelo a veces. Kowalski tiene una
manta hinchada para dormir en el suelo.
— Está dando rodeos como un minino.
Simon dio un paso atrás, insultado.
—Soy un Lobo. ¡No camino como un gatito!
O'Sullivan se rió.
Burke sonrió, pero la sonrisa se desvaneció rápidamente.
—¿Está ofreciendo refugio a los humanos? ¿Por qué?

Marcada en la carne

—No a cualquier humano, — dijo Simon, al mismo tiempo que Vlad dijo:
—Debido a que una tormenta está en camino.
—Sí, así es, — coincidió Burke—. La única pregunta es; en qué dirección
viene, ya que, en este momento, hay múltiples posibilidades.
—Capitán, la tormenta que pueda ver no es la que va a matar a su gente,
— dijo Vlad.
—Si la profecía de Jean sobre Thaisia es correcta, Lakeside es una de las
ciudades controladas por humanos que sobrevivirá. — Simon no mencionó que
Meg había visto el futuro de Lakeside como incierto. Miró a O'Sullivan—. Hubb
NE es otra.
—¿Toland? — Preguntó O'Sullivan.
—Sí, pero la luz era tenue. — No quería ser responsable de los humanos
que no conocía, pero él creía que este gesto de amistad ayudaría a decidir el
futuro de Lakeside, de un modo u otro—. Los policías que conocemos y sus
parientes pueden ocultarse aquí. No creemos que los dientes y las garras de
Namid harán daño a ningún humano que esté con nosotros en el Courtyard.
—Esa es una oferta generosa, — dijo Burke.
—Si hay enemigos de los Terráneos entre los humanos, es posible que no
seamos capaces de proteger a ninguno de ustedes. — Simon miró a Burke,
deseando que entendiera—. Elija cuidadosamente.
—He estado haciendo disposiciones para que las familias de los oficiales
se refugien en la estación de la calle Chestnut. Ser capaz de enviar a algunos de
ellos aquí... Lo aprecio. — Burke parecía estar pensando profundamente por un
momento—. ¿Creen que esto sucederá pronto?
—Tan pronto como una de las tormentas golpee a Lakeside.
—Lo tomo que no debería planear volver a Hubb NE antes de que ocurran
las cosas, — dijo O'Sullivan.
Simon negó con la cabeza.

Marcada en la carne
—Voy a hablar con Elliot acerca de que lo deje trabajar en el consulado por
ahora. Luego, puede llamar al Gobernador Hannigan.
O'Sullivan miró a Simon.
—Ya ha reunido a toda la mano de obra que pudo en el noreste para
responder a las tormentas. ¿Hay algo en particular para lo que deba prepararse?
El odio era ahora un sabor en el agua, la rabia un olor en el aire.
—Él debe prepararse para una gran cantidad de humanos muertos.

*****

Sentado en Un Pequeño Bocado, Monty bebió café y escuchó callado, el
recitado sin sentido de su madre sobre los problemas que habían tenido para
conseguir asientos en un tren. Tomando nota de la tensión en la cara de la
Sierra, pensó que habían sido mucho más problemas de los que Twyla
reconocería.
Sonrió a sus sobrinas y deseó poder sentarlas en otra mesa, o mejor aún,
mandarlas a Aullidos, Buena Lectura, fuera del alcance del oído, para poder
realmente hablar con su madre y hermana.
—Vaya que todas tuvieron una gran aventura.
Captando algo de movimiento, volvió la cabeza y observó al Capitán
Burke y al Agente O'Sullivan acercarse a su mesa.
—Damas. — Burke ladeó ligeramente la cabeza—. Estoy muy contento de
que estén aquí.
—¿Necesitan unas palabras con Crispin? — Preguntó Twyla.
—En realidad, necesito una palabra con la mayoría de ustedes.
Qué amablemente expresado, pensó Monty. Burke no dijo que quería que las
niñas se fueran, lo que habría hecho que quisieran quedarse, pero fue bastante
claro.

Marcada en la carne
—John Wolfgard está trabajando en la librería, — dijo Burke—. Le pedí
que mostrara a las niñas todo el almacén. Está justo ahí. — Un gesto hacia la
celosía que conectaba las dos tiendas.
Puesto que John era el Lobo más agradable en el Courtyard, Monty no
creía que las niñas provocarían que las mordiera si las dejaba a su cuidado
durante unos pocos minutos.
Sonrió a Carrie y Bonnie.
—Pueden elegir cada una un libro para leer. Un presente de mí parte.
Carrie se bajo de su silla.
—Podemos tener...
—¿Un libro? — Sierra sonrió a sus hijas—. Sí, cada una puede tener un
libro, ya que es el presente que el tío CJ ofreció.
La firmeza de Sierra era un barniz que se estaba agotando, y las chicas
podrían haberlo roto con chillidos y muecas. Pero la firmeza en Twyla corría
hasta la médula, y un vistazo a su abuela bastó para que las chicas se dirigieran
a la celosía y al Lobo que espera allí.
—¿Usted es el Sr. John? — Preguntó Twyla.
—Sí, — John contestó con cautela.
—Se les permite un libro a cada una, no cualquier otra cosa que pueda
vender en su tienda.
John se rascó detrás de la oreja. Monty se sintió aliviado de que las orejas
no fueran puntiagudas o peludas.

—Sólo se vende libros, — dijo John—. Y algunas revistas. Y algunos
mapas.
—Está bien, entonces.
John vaciló, y luego llevó a las niñas a la librería.
Nadine se acercó a su mesa y miró a Burke.

Marcada en la carne
—¿Puedo traerle algo?
—Unos pocos minutos de su tiempo. Tome asiento, Sra. Fallacaro, —
respondió Burke.
—Tengo galletas en el horno.
—Esto va a llevar sólo unos minutos, y es importante.
Nadine tomó asiento. Burke tomó otro mientras que O'Sullivan agarró una
silla de otra mesa.
—Les ofrecí el otro lado de mi dúplex para su uso. — Burke miró a Twyla
—. Pero me han dicho que, en las actuales circunstancias, sería más prudente si
se quedaran aquí. Estarán apretadas, sobre todo porque Simon Wolfgard ha
ofrecido refugio a unas pocas familias de policías cuando esta tormenta que está
por llegar, golpee Lakeside. Sin embargo, este es el lugar donde van a estar
mejor protegidas, y habrá gente aquí que las pueden ayudar. — Ahora miraba a
Nadine—. Usted tiene una habitación aquí. ¿Qué pasa con Chris?
—Está pernotando en una de las habitaciones por encima del centro social.
Él va a mi habitación para ducharse.
—Convénzalo de que tiene que quedarse aquí hasta que pase la tormenta.
Nadine sonrió con amargura.
—Él tiene una fractura en la mano, Capitán, y ha sido la marcado como
amante de lobo. Es demasiado vulnerable en este momento para salir entre los
humanos.
Monty hizo una mueca ante la forma en que dijo "humanos", pero no podía
culparla por sentir así. El HPU había quemado su tienda y hogar, y la habrían
quemado a ella y a Chris. No importaba lo que pensara Simon sobre enredarse
más y más con las preocupaciones humanas, el Lobo lo había intensificado,
ofreciendo a Nadine y Chris refugio y protección.
Twyla estudió a los hombres, sus ojos persistentes en Monty.
—¿Esta tormenta es parte del problema que te hizo pedirme que viniera
tan rápido como pudiera a Lakeside?
—Sí mamá.

Marcada en la carne

Ahora Twyla miró a Burke.
—¿Qué tan grave es lo malo que va a pasar?
Burke estudió Twyla a su vez.
—¿Aquí en Lakeside? No lo sé. Cuando llegue el momento para el ajuste
de cuentas, espero que nuestros esfuerzos para trabajar con los Terráneos cuente
para algo. ¿Al otro lado de Thaisia? Sólo esperemos por lo mejor ahora.
Una alarma de cocina sonó. Nadine se levantó de un salto.
—Tengo que sacar esas galletas del horno.
—¿Señorita Nadine? — Dijo Twyla con calmada cortesía, frenando a la otra
mujer—. ¿Usted dirige esta tienda?
—Trabajo aquí. Tess lo dirige. No sé dónde está en este momento.
—Creo que las tres deberíamos hablar pronto.
Nadine asintió y se precipitó a la trastienda.
—Y estoy pensando que el Sr. Simon y yo, deberíamos hablar más pronto
aún, — continuó Twyla.
Monty puso su mano sobre la de ella.
—¿Mamá?
—Cualquiera que sean las disposiciones que tienen aquí para los humanos
que viven o incluso pasan la noche, no va a cuadrar con el número de personas
que van a meter y dar refugio. No importa cómo muevas las cosas; van a
necesitar ayuda. Tengo dos buenas manos y sé cómo trabajar. Lo mismo ocurre
con Sierra. Y las niñas pueden hacer lo que sean capaces. Me pediste que viniera
a ayudarte con Lizzy, y lo haré. Pero en este momento hay mucho que hacer y
poco tiempo para hacerlo, así que no me voy a quedar sentada, Crispin. Esa no
es mi forma de ser.
—Lo sé, mamá, pero...
—¿Qué puede hacer? — Preguntó Simon, acercándose a su mesa.

Marcada en la carne
Monty se preguntó cuánto tiempo el Lobo había estado de pie escuchando
en la celosía.
—Me dice lo que hay que hacer, y le diré si puedo hacerlo, — respondió
Twyla—. Una cosa sé a ciencia cierta. Van a alimentar a más personas de las que
están acostumbrados, y podría no ser fácil en esta cafetería.
—Tenemos a La Carne no es Verde en la Plaza Comercial.
—Me gustaría darle una mirada, ofrecer una idea o dos después de que
hable con la señorita Nadine y la señorita Tess.
Esos ojos ámbar de Lobo estudiaron a Twyla con demasiado interés.
—Si las cachorras humanas se portan mal, vamos a morderlas, — dijo
Simon.
—Si tuviera dientes en lugar de estas prótesis dentales, estaría inclinada a
hacer lo mismo.
Simon ladeó la cabeza.
—¿Qué son las prótesis dentales?
—¿Tal vez una discusión para otro momento? — Sugirió Burke.
—Ahora, — dijo Twyla, mirando a Monty, luego a Burke y O'Sullivan, y
finalmente a Simon—. Estamos aquí y estamos bien. Sierra y yo somos mujeres
adultas que somos capaces de organizar la estadía de los que van a estar aquí.
Usted los hombres tienen su propio trabajo que hacer, y no es necesario que se
preocupen acerca de nosotros.
—Ruthie, Merri Lee, y Eva Denby son las hembras de la manada que ya
tienen guaridas aquí, — dijo Simon—. Ellas pueden ayudar con esta
organización. — Volvió a Aullidos, Buena Lectura.
—¿Seguro que estarás bien? — Preguntó Monty. Dirigió la pregunta a su
madre, pero ambos sabían que tenía más que ver con Sierra y las niñas que con
Twyla.
—Vamos a estar bien, Crispin. —Twyla le acarició la mano—. Ocúpate de
tus asuntos.

Marcada en la carne

Burke y O'Sullivan se pusieron de pie, dijeron las cosas apropiadas. Monty
besó la mejilla de Twyla y susurró:
—Me alegro de que estés aquí. — Luego, los tres hombres fueron rumbo a
la salida.
—Vamos a acompañarlo al consulado, — dijo Burke.
—¿Qué debo decirle al Gobernador? — Preguntó O'Sullivan.
Monty echó un vistazo a la parte trasera de la Oficina del Enlace. Captó un
débil sonido de música saliendo por las ventanas abiertas, pero Meg no estaba
escuchando lo suficientemente alto como para que pudiera determinar si era
música nativa de la tierra o música popular. Necesitaba hablar con su madre y
hermana antes de que conocieran a Meg Corbyn y vieran las cicatrices que
ahora eran visibles, ya que había comenzado a usar ropa de verano.
—¿Alguna vez vio documentales de la naturaleza? — Dijo Burke—.
¿Alguna vez vio a uno de esos osos hormigueros con las garras grandes
rompiendo los hormigueros para llegar a las hormigas?
—Recuerdo vagamente haber visto algo así, — respondió O'Sullivan.
Burke asintió.
—Entonces le dirá al Gobernador que las tormentas que se dirigen hacia
nosotros son las garras de la bestia que romperá nuestras ciudades para llegar a
la carne.

*****

—¿Podemos dar un paseo? — Preguntó Meg.
Simon hizo una pausa, la camiseta medio levantada. Terminó de sacársela,
la sumergió en el bebedero de la zona común abierta del Complejo Verde,
entonces, con un suspiro de felicidad, se la puso de nuevo.

Marcada en la carne
—Así está mejor. Seguro que podemos. ¿Necesitas frotarte repelente de
insectos en la piel?
Si lo hacía, él se quedaría tan lejos que tendría que gritar en vez de tener
una charla reservada.
—No, voy a estar bien.
—Entonces moja tu camisa como lo hice yo para estar fresca.
Miró a su alrededor, no muy segura de quién más estaba en casa en este
momento.
—Se supone que las chicas no se sacan sus camisetas.
—Esa es una estúpida regla humana, — gruñó Simon—. No nos importa.
No podía argumentar eso en uno u otro sentido, y el aire se había puesto
denso y brutalmente bochornoso en vista de la tormenta que se aproximaba.
Los meteorólogos no podían decidir si Lakeside iba a ser golpeado por la
tormenta que venía desde el sur o si esta navegaría por los grandes lagos del
norte. Eran cautelosamente optimistas de que la lluvia y los dañinos vientos del
huracán se irían estancando al golpear la costa este y no llegarían a Lakeside. El
huracán no se había estancado; sólo parecía detenerse en ciertas ciudades,
infligiendo el mayor daño antes de continuar hacia el norte.
Después de mojar su camisa en el bebedero, Meg se la puso de nuevo y
contuvo el aliento cuando la tela fresca y húmeda tocó su piel.
—¿No estás mejor? — Preguntó Simon, tomándola de la mano.
—Mucho mejor.
Se acercaron a la carretera, luego se detuvieron.
—¿Por dónde? — Preguntó Simon.
Buena pregunta. Si se dirigían hacia la Plaza Comercial, pasarían por la
huerta. Ya estaba oscuro, así que no era probable que ninguno estuviera
trabajando allí, pero siempre existía la posibilidad, y no quería ver a sus amigos
humanos en este momento.

Marcada en la carne
Meg se volvió a la otra dirección, lo que los llevaría hasta el Complejo de
Servicios Públicos si se mantenían en la carretera principal del Courtyard.
—¿Estamos caminando para que no sientas picor? — Preguntó Simon
después de un minuto.
Debería haber sabido que él se daría cuenta.
—Hay un exceso de situaciones nuevas y sin resolver. — No había
conocido a la madre del Teniente Montgomery o a los otros miembros de su
familia, pero sólo su presencia en el Courtyard le había causado contracciones
nerviosas, espinas y zumbidos en los brazos y piernas. Esas profecías
potenciales podrían haber estado causadas por el Agente O'Sullivan igualmente.
Después de todo, él tendría más influencia en lo que podría suceder, ¿no?
Al final, había cerrado la Oficina del Enlace temprano y se fue a casa... y no
se sorprendió al encontrar a Nathan esperando en el porche para cuando
guardo su Bow en el garaje y lo conectó a su cargador. Hasta que Simon no llegó
a casa, el Lobo guardián estuvo de servicio.
No estaba segura de si el hecho de estar en el hogar, o por hacer algunos
de los movimientos que había aprendido en la clase de Mente Serena, o por la
diversión que le causó ver a Nathan, en forma de Lobo, hacer algunos de los
movimientos con ella, pero lo cierto fue que las espinas se desvanecieron. Sin
embargo, el malestar permaneció por el resto de la tarde.
—¿Simon, qué va a pasar?
Él no respondió. Entonces:
—No lo sé. Muchas cosas se rompieron al mismo tiempo. Una gran parte
de los Wolfgard murieron. En el pasado, los problemas se cocían en un solo
lugar. Una forma Terránea u otra se ocupaba del asunto, los humanos que
causaban el problema eran eliminados, y una parte -o toda- la tierra se
recuperaba y volvía a ser parte del País Salvaje.
—Los Terráneos de los que ninguno de ustedes van a hablar.
—Los Antiguos.
Meg asintió.

Marcada en la carne
—Los Antiguos. ¿Van a recuperar toda Thaisia? ¿Qué va a pasar con
personas como los Intuye en Desembarco del Ferry? Ellos no son enemigos de
los Terráneos.
Caminaron en silencio. Finalmente Simon se detuvo y miró a su alrededor.
Meg se preguntó cuánto más podía ver de lo que era evidente para ella.
—¿Sabes por qué los Lobos aúllan? — Preguntó.
—Para decir, "Estamos aquí".
Él la miró y sonrió.
—Sí. Estamos aquí, vigilando. Estamos aquí, reduciendo a los débiles entre
los alces, en las manadas de venados y entre los bisontes. Estamos aquí para
defender el País Salvaje que limita en los lugares humanos. — La sonrisa se
desvaneció—. Pero los Terráneos que son los dientes y las garras de Namid
están llegando a hacer frente a los depredadores invasores, y donde no hay
Lobos para cantar al cielo nocturno... No sé lo que va a ocurrir en los lugares
que están llenos de silencio.
—No va a haber silencio en Lakeside. Así que puedes decirles que estás
aquí y que siguen vigilando. — Meg pensó un momento—. ¿Qué pasa con
Desembarco del Ferry o la Comunidad River Road? Ninguno de los Wolfgard
vive allí.
—Los Coyotes y Zorros viven allí. Y hay unos pocos de los Beargard en la
isla, y ahora hay Gatos Montés y Linces y una Pantera en la Comunidad River
Road, así como jóvenes Sanguinati. Canciones diferentes, pero el mensaje es el
mismo.
Él se acercó y puso sus brazos alrededor de ella en un abrazo tentativo.
Meg se tensó, no muy segura de qué hacer. El asalto de las manos
masculinas. Su cuerpo todavía reaccionaba a la memoria de su vida en el
recinto. Pero este era Simon, y a los Lobos simplemente les gustaba el contacto
con los miembros de su manada.
Ella puso sus brazos alrededor de su cintura y dejó que su cuerpo se
relajara contra el suyo.

Marcada en la carne
—Fuimos atacados aquí también, así que no sabemos cuánto de Lakeside
se mantendrá cuando termine, pero creo que nuestra manda va a estar bien, —
dijo Simon en voz baja—. No creo que las chicas del lago dejarán que las cosas
vayan muy mal en el Courtyard.
—¿Cuando?
—Al menos una de las tormentas nos alcanzará mañana. — Sus brazos se
apretaron alrededor de ella mientras descansaba la mejilla contra la pelusa de
su cabello—. Vas a estar bien, Meg.
—Vamos a estar bien. — Quería creer eso, pero ¿querer sería suficiente
para que fuera verdad?

Marcada en la carne

Capítulo 46

Watersday 30 de Juin

Jesse Walker abrió la puerta del almacén de ramos generales, contenta de
tener siquiera ese alivio por haberse sentido encerrada. Había bajado las
persianas en las ventanas de la tienda, justo antes de la tormenta. Pradera de
Oro no había perdido la electricidad -aún-, pero las luces se mantuvieron
parpadeantes, molestándola lo suficiente como para apagar las malditas cosas,
prefiriendo el crepúsculo y el zumbido tranquilizador de los refrigeradores, un
recordatorio constante de la cantidad de comida que podría perderse si se iba la
luz en la ciudad.
—¡Arroo!
—Rachel, cariño, ya es suficiente. Entra ya.
La joven Loba se había presentado poco antes de la tormenta y había
estado fuera del almacén general aullando y aullando. Y sus aullidos habían
sido contestados por dos Lobos que habían llegado a Bennett el día anterior; el
nuevo líder y el ejecutor dominante de la manada de Pradera de Oro. Jesse
había esperado que se dirigieran al asentamiento una vez que llegaron a
Pradera de Oro. Sin embargo, habían tomado una de las habitaciones del motel
en la parada de camiones.
Los aullido del viento y el de los Lobos comenzaron más o menos al
mismo tiempo.
—¿Rachel?
La Loba miró a Jesse, y luego volvió a su aullido.
Jesse se quedó en la puerta para hacer compañía a Rachel y porque tenía la
sensación de que iba a aprender algo importante si lo hacía. Además, el viento
se había calmado por fin y la lluvia era más una llovizna.

Marcada en la carne

Dioses encima y por debajo, nadie sería capaz de viajar en los caminos de
tierra hasta que se secaran algunos, suponiendo que los caminos no quedaran
eliminados por completo. Al menos la tormenta había pasado por encima de
ellos lo suficientemente rápido. Ella vio algo de basura que había soplado en la
calle, y algunas tiendas perdieron una o dos persianas, pero no parecía que
hubiera mucho daño.
—¡Arroo!
Un reflejo en la lluvia fue la única advertencia de que algo se movió ahí
fuera. Más de uno. Inteligencia y poder. Había sentido eso cuando llevó a los
niños humanos y a los jóvenes Terráneos al escondite en las colinas. Esa misma
sensación de algo por ahí, pensando. Juzgando.
Se movieron más allá de la ciudad. Jesse se apoyó en el marco de la puerta,
dándose cuenta sólo entonces, de cuánto la asustaban.
—Estamos aquí, — dijo Rachel, ahora una adolescente desnuda, tiritando
—. Eso es lo que le dije a los Antiguos. Estamos aquí para cuidar de la tierra, y
ustedes nos ayudan.
Así que pasaron de nosotros, dejándonos vivir, pensó Jesse.
—Cariño, o vuelves a ponerte tu piel o en entras y te secas antes de coger
un resfriado.
—¿Tienes leche caliente?
La chica sonaba tan esperanzada, que Jesse tuvo que sonreír.
—Puedo calentar un poco para las dos.
Rachel la siguió a la tienda, llena de curiosidad y preguntas sobre las cosas
humanas desconocidas, apiladas en los estantes. El peligro había pasado, y el
miedo fue sacudido mientras el agua se sacudía de la piel.
Mientras Jesse calentaba la leche para ellas, pensó que para los Intuye sería
prudente aprender esa habilidad, porque tenía la sensación de que los Antiguos
no volverían a ser un peligro visto desde una distancia segura.

Marcada en la carne

Capítulo 47

Watersday 30 de Juin

Stavros observó a los pasajeros que abordaban el Galgo del océano.
Muchos de los ricos seguidores de HPU estaban tomando el último barco que
partía desde Toland antes de que la tormenta cayera sobre esa parte de la costa.
Iban rumbo al Bloque Romano para ver por sí mismos el triunfo que su dinero
ayudó a comprar.
Tontos.
Y ahí estaba Nicholas Scratch en un "disfraz" que no engañaría a un tonto
humano, y mucho menos a uno de los Terráneos. Por supuesto, la mayoría de
las personas que iban a bordo habían hablado con Scratch; o al menos lo habían
visto suficientes veces, por lo cual no podía creer realmente que su disfraz
funcionaría durante todo el trayecto. Probablemente les habría dicho a la élite
que se trataba de una estratagema para escapar de sus "enemigos".
Scratch tenía enemigos ahora entre los humanos. La elite de Toland
todavía podría soportarlo, o todavía creían que habría alguna recompensa por
ese apoyo, una vez que llegaran al Bloque Romano, pero los que comprendieron
la conexión entre los lugares humanos que iban desapareciendo con el
movimiento HPU, ahora estaban señalándolo con el dedo y llamando a Scratch
el charlatán que los había engañado.
Stavros encontraba esta epifanía bastante entretenida, ya que se produjo a
raíz del último discurso de Scratch, en el cual el hombre declaró que no podía
ser considerado responsable de las acciones que otras personas tomaron al
malinterpretar sus discursos motivacionales como un llamado a cometer actos
de violencia contra los Terráneos. Todo hombre debía ser responsable de sus
propias acciones.
Scratch había escapado antes de que la multitud aturdida pudiera
reaccionar.

Marcada en la carne
Stavros sonrió. Ahora Nicholas Scratch estaba aquí, y él también. Y en
algún lugar en las aguas poco más allá de la vista desde la tierra, los Sharkgard
esperaban.
*****

Stavros fluía de un lugar a otro en las sombras, observando, esperando, y
deseando haberse alimentado antes de subir a bordo. ¿No había nadie en este
barco que no estuviera ebrio? Allí estaba el capitán, pero el agua se había vuelto
áspera: La versión de Océano de los juegos previos, y él no quería debilitar el
hombre. Y no quería tampoco apagar sus propios sentidos por el consumo de
alcohol encubierto en la sangre.
Había oído lo suficiente durante toda la noche para darse cuenta de que
los partidarios de HPU tenían algunas ideas locas y románticas de ser
aclamados como héroes por haber suministrado alimentos, acero y todo lo que
habían ayudado al Bloque Romano a adquirir por debajo de la mesa. Pero
ahora, con una recompensa de tierra recién ganada por los ejércitos del Bloque
Romano, esos partidarios ya no eran necesarios. Sólo había un ser humano en
esta nave que sería bienvenido en el Bloque Romano.
Stavros de brazos cruzados observó a unas pocas personas salir a cubierta.
«¿Vampiro? ¿Tienes algo para nosotros?»
«Todavía no,» Stavros le dijo al Sharkgard. Ese gard había estado
siguiendo al barco durante horas haciendo relevos, esperando a que se
entregara la prometida carne especial. Necesitaba golpear pronto. No tenía
intención de llegar hasta el Bloque Romano, incluso en forma de humo, no
quería viajar demasiado lejos sobre aguas abiertas.
Finalmente, escucho la odiada voz familiar.
—Hoy hemos conquistado la tierra, — dijo Nicholas Scratch mientras daba
un paso hacia la cubierta inferior con otros dos hombres—. Pronto la raza
humana va a conquistar esto también. — Él hizo un gesto con la mano para
señalar el océano.
¿Eso crees? Stavros calculó la distancia entre ellos.

Marcada en la carne
«¿Tiburón?» Llamó. «¿Estás listo?»
«Listo.»
Stavros observó a los otros dos hombres. El océano por la noche no tenía
ningún atractivo para ellos, y codearse con Scratch ya no era una novedad. No
iban a quedarse fuera.
—¿Te unes a nosotros a una partida de cartas, Nicholas? — Un hombre
preguntó un minuto más tarde.
—Vayan sin mí, — respondió Scratch.
—No hay nada que ver aquí.
—Eso hace que sea un buen lugar para pensar.
Los hombres asintieron sabiamente y entraron.
Cambiando a la forma humana, Stavros se acercó a la barandilla y sonrió a
Nicholas Scratch.
—Debe estar contento de volver a casa, — dijo Stavros gratamente.
Scratch le dio una mirada afilada tomando nota de la calidad del traje y
camisa de color negro. Stavros casi podía oírlo preguntándose cómo jugar con
este nuevo pez para conseguir una buena donación para la causa.
—No creo que nos hayan presentado, — dijo Scratch.
—No, pero he escuchado sus discursos con aguda atención, — respondió
Stavros, extendiendo su mano—. Usted es de gran interés para muchos de
nosotros, Sr. Scratch.
Scratch le tomó la mano.
—¿Pertenece a un grupo?
—A más de una comunidad de grupos afines.
—¿Cuál es su grupo?

Marcada en la carne
Stavros apretó su agarre en la mano de Scratch y sonrió, dejando al
descubierto sus colmillos.
—Los Sanguinati.
Ese instante de conmoción, de miedo. Eso es todo lo que se tardó en tirar
de Scratch y cortar el cuello del hombre, no por alimento sino para herirlo.
Sin soltar la mano de Scratch, Stavros tomó un puñado del abrigo del
hombre con la otra mano. En forma de humo, no había mucho que pudiera
perjudicar a un Sanguinati. En una forma tangible, tenían la fuerza de los
Terráneos. Antes de que Scratch tuviera la oportunidad de gritar para pedir
ayuda, Stavros lo empujó a la barandilla, arrastrando a Scratch a la parte
superior, y lo tiró.
El cambió a humo mientras caía, Stavros fluía por la superficie cuando
Scratch cayó al agua y se hundió. Localizando una mano, Stavros cambió a
humano por encima de la cintura y tiró del hombre.
Con una mirada salvaje, Scratch tosía y golpeaba a Stavros. Entonces gritó
y se hundió de nuevo cuando uno de los Sharkgard le dio un mordisco
juguetón.
Stavros tiró de Scratch de nuevo y se quedó mirando a este enemigo que
había sido responsable de asesinar a tantos y no se había enfrentado a ninguno
de los Terráneos.
—Vamos a destruir el Bloque Romano. Quería que lo supieras que antes
de morir, —dijo Stavros—. Tú trepador infeccioso. ¿Pensaste que podías acabar
con los Terráneos? Es tu especie la que se va a marchitar y va a ser una de las
cosas por la que los sobrevivientes, si los hay, pueden darte gracias.
Soltó a Scratch y flotó a una distancia segura de las decenas de Sharkgard
que se apresuraron a golpear al enemigo, consumiendo al humano pieza por
pieza. Un pie. Una mano. A antebrazo. Un muslo.
¿Cuánto tiempo antes de Scratch se pierda? Stavros se preguntó mientras
flotaba por encima de las olas. Si no puedo llegar a casa, ¿cuánto tiempo antes de que
yo me pierda?
«Vampiro.» Una aleta cortó el agua cerca. «¿Ves la luz?»

Marcada en la carne
Stavros se levantó como una columna de humo y giró lentamente. Sí, allí,
yendo en dirección opuesta al Galgo del océano.
«Es un barco de pesca Intuye,» dijo el Tiburón. «Se les dijo que esperaran
por ti. ¿Puedes llegar a ellos?»
«Puedo.»
«Entonces vete. Van a llevarte a su puerto de origen. ¿Vas a establecerte
cerca de Las Cinco Hermanas?»
«Sí. En un lugar llamado Saltos de Talulah.»
«No es nuestro territorio, pero vamos a recordarte si viajas por aquí de
nuevo.»
Stavros miró a su alrededor. Olió la sangre en el agua, pero no había
ninguna señal de Nicholas Scratch.
«No hay mucha comida que compense el esfuerzo.»
«Habrá más. ¿Sabes cómo los Sharkgard llamamos a los humanos en un
barco?»
«No, ¿cómo?»
«Carne enlatada.»
De nuevo solo, Stavros fluyó por encima del agua a su ritmo más veloz.
Cambiando a la forma humana, llamó al barco de pesca tan pronto como estuvo
lo suficientemente cerca para ser escuchado. Lo llevaron a bordo, y un par de
ellos, jurando que estaban sanos y sobrios, se ofrecieron para que él pudiera
alimentarse. Rechazó la comida que hubiera preferido, pero aceptó un plato de
pastel de carne y puré de patatas y escuchó mientras los hombres hablaban de
la captura y de los mares y de sus esperanzas de que su ciudad se salvara un
tanto de la ira de Océano.
Él no emitió comentario alguno, pero pensaba que Océano se inclinaría a
evitar a sus hogares y familias. Un favor a cambio de otro.
Después de la comida, encontró con un lugar tranquilo para descansar.
Había disfrutado de la obra que había hecho en Toland, pero ser el dominante

Marcada en la carne
en Saltos de Talulah sería algo nuevo y excitante. Echaría de menos la compañía
de Tolya, pero estaría más cerca del abuelo y de Vlad... y de Nyx.
Sí, estaba listo para algunos cambios.
Stavros rió en silencio. Carne enlatada. Tendría que recordar contarle eso al
abuelo Erebus cuando llegara a Lakeside.

Marcada en la carne

Capítulo 48

Alantea mantuvo a Huracán galopando mientras se trasladaban hasta la
costa este de Thaisia, seguidos por Aire cabalgando a Tornado. Las ondas que
podrían tragar edificios y los vientos que podrían triturar cualquier cosa en su
camino, mantenían a los humanos corriendo y corriendo, demasiado ocupados
tratando de salvarse para pensar en otra cosa.
Pero había lugares donde otros Elementales hicieron sentir su presencia
para suavizar el castigo, y eso era lo correcto y apropiado. Después de todo, no
era su trabajo reducir las manadas que se aferraban a la tierra. Esa era la tarea
de otras formas Terráneas. Su tarea...
«¿Estamos de acuerdo?» Preguntó Aire.
«Estamos de acuerdo,» Alantea respondió. El barco de pesca Intuye se
acomodó en su puerto, y el Sanguinati que ayudó a los Sharkgard a silenciar la
voz del enemigo, estaba a salvo en la tierra que sólo sentiría un beso de la
tormenta.
Ella dirigió a Huracán a la ciudad de Toland.
Aire dejó escapar un grito de triunfo cuando las olas se levantaron lo
suficiente como para convertir las carreteras de la ciudad en ríos.
Distracción. Desviación. Esta no era la verdadera batalla.
Alantea desvió a Huracán lejos de Thaisia, dejando a Toland a la afilada
merced de Aire y Tornado. Dando a su caballo la libertad de correr y correr,
reunió las aguas de su dominio y dirigió su furia directamente al Bloque
Romano.

Marcada en la carne

Para: Simon Wolfgard
No hemos podido contactar con nadie en el Medio
Oeste y no hemos recibido ninguna llamada telefónica o emails de nadie. Sospecho que las líneas telefónicas y
telegráficas han caído. Todavía estamos conectados con
otras comunidades Intuye en el Noreste. El contacto con la
Región Sureste es errática. No hay información acerca de las
ciudades controladas por humanos y pueblos a lo largo de la
costa en esa región.
Algunas estaciones de radio del Medio Oeste todavía
están emitiendo, y los pueblos Intuye cerca de la frontera
entre el Medio Oeste y Noreste han estado pendientes de las
noticias. Las primeras novedades señalaban que el daño de
la tormenta, como uno locutor dijo, apiñaría la manada.
Informes posteriores hablaron de grupos enteros de
personas desapareciendo y los funcionarios utilizaban la
palabra "matadero" para describir las escenas.
Mantendré el envío de noticias todo el tiempo que
pueda. Nubes negras en el horizonte. La tormenta se está
moviendo hacia nosotros rápidamente.
Steve Barquero

Marcada en la carne

Capítulo 49

Earthday 1 de Sumor

"—Advertencias de inundación y advertencias de vientos fuertes siguen en efecto
hasta nuevo aviso. Una prohibición de viajar ya está en vigor en la anticipación de que
las carreteras o calles inundadas se van a llenar de desechos, incluyendo cables de alta
tensión caídos. Las autoridades municipales están recomendando que las familias llenen
jarras con agua potable y se preparen para cortes de energía. Esta es Ann Hergott para
WSAS ".

*****

Cada nuevo humano que entraba en el Courtyard le producía un picor en
la piel de Meg y un zumbido en un lugar diferente. Aquellas personas
necesitaban estar ahí; eran las familias de los oficiales de policía de confianza,
muchos de los cuales eran sus amigos. Ella nunca se perdonaría si alguno de
ellos fuera alejado a causa de ella y que después algo pasara.
Todos estaban ocupados, corriendo para conseguir camas y preparando
los alimentos. La tormenta bien podría ser feroz pero breve y todos se sentirían
como tontos por cerrar la ciudad, o por otro lado las inundaciones y daños
podrían hacer que la tormenta de nieve de Febros se viera como un hipo del
clima.
De cualquier manera, en ese momento el Courtyard estaba lleno de
extraños cuyo futuro estaba en duda. Y las respuestas zumbaban bajo su piel
como profecías gritando para que la navaja las liberara.
Dejó caer los cubiertos en una de las mesas de La Carne no es Verde, ajena al
ruido que hizo. Girando a ciegas, se precipitó hacia la puerta, apenas
escuchando a Merri Lee llamándola.

Marcada en la carne

—¡Meg!
Una mano en su brazo.
—Tengo que irme. Demasiadas espinas. Demasiado zumbido debajo de la
piel.
—¿A dónde? — Preguntó Merri Lee—. La tormenta va a golpear en
cualquier momento.
—A la Oficina del Enlace. Puedo ordenar algo. Correo. Paquetes.
Cualquier cosa. Necesito... rutina.
—No vas a tener una rutina hoy, Meg. Y no hay nadie más en la oficina.
Nathan no va a estar allí. Nos han dicho que hay que mantener las puertas
cerradas para que no queden atrapadas por el viento.
Meg se separó de su amiga.
—No me puedo quedar aquí. — Corrió hacia el arco en la Plaza Comercial
que proporciona acceso al estacionamiento de los empleados y, siguió más allá,
hacia la puerta trasera de la Oficina del Enlace. No se dio cuenta de que Merri
Lee había ido con ella hasta que la otra chica dijo:
—Date prisa, para que podamos entrar.
Una ráfaga de viento las golpeó a ellas y a la puerta justo cuando Meg
daba vuelta la cerradura, y casi cayeron en la trastienda. Requirió el esfuerzo de
ambas para cerrar la puerta.
—Dioses, — Merri Lee murmuró. Ella comprobó la nevera bajo el
mostrador, luego los armarios—. Si realmente vamos a permanecer aquí,
deberíamos tener un poco más de suministros.
—No es necesario que te quedes. Voy a estar bien por mi cuenta. — Estaré
mejor, Meg añadió en silencio. Incluso ahora, mientras trataba de mantener la
concentración en la amiga que estaba con ella, su piel todavía picaba y zumbaba
en un par de lugares.
»—Por favor, Merri. Por favor. Necesito estar sola o voy a tener que
cortarme.

Marcada en la carne
Ambas sabían lo que sucedería si se hacía un corte ahora. Simon, Vlad, y
quién sabía cuántos otros Terráneos se volcarían en contra de los humanos que
habían llegado en busca de refugio y protección.
—¿Tienes tu teléfono móvil? — Merri Lee finalmente dijo.
Meg asintió.
—Y me sé los números de Un Pequeño Bocado y La Carne no es Verde. Voy a
mantenerme en contacto.
—¿Estás segura?
—Sí. Por favor. — En los recintos, nunca hubieron tanta cantidad de
personas trabajando. Estaban todas las chicas. Tal vez porque eran cortadas en
un horario regular, no experimentaban ningunas espinas acerca de las otras. O
tal vez habían estado expuestas la una con la otra tanto, que dejaron de sentir
las posibilidades.
O tal vez no sentían espinas por estar alrededor unas de otras, porque
ninguna de ellas había tenido un verdadero futuro.
Una vez que Merri Lee se fue, Meg sintió un momento de alivio. No había
espinas, no había zumbidos. Entró en la sala de clasificación, insegura de lo que
pudiera encontrar para hacer, especialmente si terminaba atrapada allí durante
unas pocas horas.
Miró a los cinco CD que había estado escuchando la semana, pero nada de
esa música la atraía en ese momento. Sin correo, ni paquetes, ni entregas
trayendo algo nuevo ese día.
Abrió el cajón que contenía las cartas proféticas.
La habitación dio un giro lento.
Meg cerró la gaveta y se aferró al mostrador. Apretó los dientes, anhelando
la navaja de plata mientras su piel zumbaba.
Estaba sola, pero seguía estando muy cerca de demasiados extraños. Los
humanos permanecerían dentro de la zona de comercial del Courtyard. Tenía
que alejarse de ahí, y de ellos.

Marcada en la carne
Salió corriendo por la puerta de atrás, y luego cruzó el área pavimentada
entre su oficina y los garajes que guardaban un par de Bow.
Tenía que alejarse antes de que alguien la viera y tratara de disuadirla.
Una vez que estuvo en el camino que la llevaría de vuelta al Complejo
Verde, suspiró con alivio y temor. Habrían tantos gruñidos cuando Simon
descubriera que se había escapado.
Él no sería capaz de gruñirle por horas y horas dado que tenía proteger el
Courtyard. Tal vez para cuando la tormenta terminara, estaría demasiado
cansado para gruñirle.
Tal vez los cerdos podrían aprender a volar.
Entretenida por la imagen de lechones con alas, casi relajó su demasiado
firme agarre del volante, cuando una ráfaga de viento levantó las ruedas del
lado del pasajero de la carretera por lo que duró un latido de corazón.
Meg miró a su alrededor. Si seguía en línea recta llegaría al Complejo
Verde donde estaría totalmente sola, porque todos los que vivían allí estarían en
la Plaza Comercial o en sus propios puestos de guardia.
Si se iba a su apartamento, sus amigos lucharían contra la tormenta para
llegar a ella. Si algo le pasaba a ella o a Simon debido a su necesidad de soledad,
¿qué sucedería con Sam?
—Sam, — susurró. Necesitaba una especie de tranquilidad, pero no
necesariamente aislamiento.
Pero ahora no podía ver nada. Abrió una ventana, esperando que no fuera
su visión la que se había vuelto loca. Sacó la cabeza, y su pelo pelusa fue
alegremente besado. Alejándose, se quedó mirando a un corcel gris moteado.
—¿Niebla?
—¿Meg? — Aire se inclinó cerca del cuello de Niebla—. No deberías estar
fuera ahora.
—No podía quedarme con todos los otros humanos. Son buena gente,
pero... mi piel. Demasiadas profecías. — Detrás de Aire, pudo ver ramas de

Marcada en la carne
árboles doblándose, casi rompiéndose, pero alrededor del Bow no había viento
—. Tenía la esperanza de que Jester dejara que me quedara con él en el Establo
Poni.
Aire la estudió.
—¿Quieres quedarte con nuestros ponis?
—Sí.
La Elemental sonrió.
—Síguenos.
Meg encendió las luces del Bow y siguió la estela de Niebla. Fue bastante
fácil de hacerlo ya que la niebla hecha por el corcel se arremolinaba a su
alrededor, pero no tenía problemas para verlo.
Se detuvo en el Establo Poni, agradecida de que Aire todavía la estaba
protegiendo del viento. Una de las puertas del establo se abrió. Jester salió y la
ayudó a salir del Bow. Luego ambos gritaron cuando las primeras gotas de
lluvia cambiaron a granizo.
—¿Tienes algún cambio de ropa de allí? — Preguntó Jester.
—No. — No había pensado en eso.
—Entonces entra antes de que termines empapada. — Le dio un empujón
hacia la puerta del establo.
Al oír un arroo familiar, se volvió hacia la carretera en lugar de entrar.
—¿Sam?
Sam y Saltarín corrieron hacia ella.
—Bueno, muérdeme la cola y escúpeme la piel, — Jester gruñó—. Entren
todos.
—El Bow, — dijo Meg, comprendiendo finalmente que el pequeño
vehículo podría dañarse seriamente.
—Voy a ocuparme él. Y del Wolfgard, — Jester dijo entre dientes mientras
entraba en el Bow.

Marcada en la carne

—Entra, Meg, — dijo el Aire—. A lo que viene no le gusta los humanos.
Pero estarás segura con nuestros ponis.
—Gracias. Vamos, Sam. Vamos, Saltarín. Vamos a meternos dentro.
Se precipitó en el establo, los dos Lobos justo detrás de ella.
Jester regresó un minuto después y le frunció el ceño.
—Sé que eres humana, pero juraría que tienes algo de sangre Coyote. Sólo
uno de mi clase podría causar tantos problemas tan fácilmente.
Antes de que pudiera pedir disculpas o explicar, Jester estaba deliberando
con Neblina7 y fue a buscar un arnés que tenía cestas con solapas que
mantenían seco al correo cuando había mal tiempo. Tan pronto como el poni
estuvo equipado, se alejó al trote, en dirección a la Plaza Comercial.
—Ese compartimiento tiene paja fresca, — dijo Jester—. Todos podemos
acurrucarnos allí y mantener un ojo en las cosas.
—Está bien. Jester...
El Coyote despachó su disculpa antes de que pudiera decirla. Miró a Sam
y a Saltarín, luego a ella.
—Lo bueno es que Simon va a estar ocupado la mayor parte del día. No
creo que Blair será capaz de llegar hasta aquí por lo menos durante un par de
horas.
Meg extendió mantas sobre la paja, y luego se sentó con Sam mientras que
Saltarín exploraba el Establo Poni.
—¿Huiste también? — Le preguntó a Sam.
Sam levantó la vista hacia ella.
—Arroo.
Ella suspiró.
7 Neblina: Es un poni diferente a Niebla, en ingles uno es Fog (Niebla) y el
otro es Mist (Neblina) pueden parecer lo mismo pero la neblina es menos
espesa que la niebla. (N de T)

Marcada en la carne
—Vamos a tener taaaaantos problemas.
—Roo.
Mientras pasaba el brazo alrededor de Sam, se dio cuenta de que todas las
espinas y zumbidos debajo de su piel se habían detenido.
Por ahora, al menos, todo el mundo a su alrededor estaba donde se
suponía que debían estar.

*****

—Quédate, papá. Por favor quédate.
Monty abrazó a su hija.
—No puedo, pequeña Lizzy. La policía tiene que ayudar a las personas
que podrían estar en problemas durante la tormenta.
—Vamos a estar bien. — Twyla puso sus manos sobre los hombros de
Lizzy—. Estamos todo lo preparados que alguien puede estar, y vamos a estar
bien.
—¿Le has dicho Simon Wolfgard él no está más a cargo? — Preguntó
Monty.
—Eh. — Sonrió Twyla—. Eva Denby y yo le dijimos que las mujeres tenían
cosas en la mano para cuidar de las personas que vendrían aquí en busca de
refugio, y que él tenía el sentido de ir fuera y cuidar de su propio negocio.
Se sentía un poco forzado, pero Monty le devolvió la sonrisa.
—Sí, señora. Mensaje recibido.
Su sonrisa se desvaneció.
—Vamos a estar bien aquí, Crispin.
Le tocó el cabello a Lizzy.
—Me cuidas a la abuela Twyla, ¿me escuchas?

Marcada en la carne
—Sí papi. Te escucho.
Siendo las más nuevas integrantes de la manada femenina, a Twyla y
Sierra se les asignó el cuidado de los niños, una opción práctica ya que tres de
los cinco eran familia. Estaban metidos en el monoambiente que se convirtió en
la escuela. Había agua y era de fácil acceso para los adultos, tanto humanos
como Terráneos, a quienes se los podía ver en los comercios del Courtyard, y
tenía una televisión, un reproductor de video, y un suministro suficiente de
películas para mantener a los jóvenes ocupados , por no hablar de los juegos,
libros, y cambios de ropa. La cocina estaba llena de comida. Todo lo que se
podía hacer para proteger a los jóvenes ya estaba hecho.
Mientras corría por las escaleras y doblaba hacia la puerta trasera de
Aullidos, Buena Lectura, donde su equipo estaba reunido con Burke para recibir
sus órdenes, se preguntó donde Sam Wolfgard y Meg Corbyn iban a esperar a
que pasara la tormenta.
Dioses, Monty pensó cuando un rayo marcó el cielo oscuro y el viento lo
hizo retroceder un paso. Esa área detrás de las tiendas estaba protegida por
todos los lados. Si las ráfagas de viento eran tan fieras ahí, ¿cómo serían a la
intemperie?
Mientras luchaba con el viento por la posesión de la puerta y finalmente
logró cerrarla, oyó la voz de Kowalski procedente de las estanterías a su
izquierda.
—Papá, sé lo que dicen en la radio. He estado escuchando los malditos
informes meteorológicos también. Pero te lo digo, esta va a ser una mala
tormenta. Tan mala como para que a las familias de los oficiales de policía se les
esté ofreciendo refugio en las estaciones. Tú, mamá, y Tim pueden... ¡Dioses
encima y por debajo! Esos están acabados. ¿No te das cuenta? Déjame hablar
con mamá. ¿Papá? ¡Papá!
Un suspiro de derrota y un suave "Mierda". Entonces Kowalski se apretujó
a través de los estantes de libros y otros suministros, sonrojándose al ver a
Monty.
—¿Tu familia va a refugiarse en la estación? — Preguntó en voz baja
Monty.
Kowalski negó con la cabeza.

Marcada en la carne
—"He pasado por tormentas bla-bla-bla", y yo no voy. Él todavía cree que el
movimiento HPU va "a liquidar a esas criaturas". Y no puedo decirle la verdadera
razón por la que esta tormenta va a ser tan mala, ¿verdad?
—No, no puedes. — No era la tormenta misma la que iba a devastar la
ciudad; era lo que venía oculto por la tormenta.
Burke había tenido unas palabras reservadas con el Capitán Wheatley y el
Capitán Zajac, dos capitanes de patrulla en otros distritos que reconocían que
los Terráneos tenían la clave de la supervivencia de Lakeside. Le había dicho a
todas las estaciones de policía que debían ofrecer refugio a las familias de sus
oficiales, pero los hombres que trabajan fuera de la estación de la calle Chestnut
eran los únicos que realmente tomaron en serio la advertencia.
—¿Qué hay con los padres de Ruth? — Preguntó Monty. Ver la sonrisa
amarga de Kowalski le causaba dolor en el corazón.
—Cuando los llamó, su madre dijo: "Mi hija está muerta", y colgó. —
Kowalski cuadró los hombros—. Pero los MacDonald están de camino al
Courtyard. Así como la familia de Michael Debany. Van a traer los alimentos
perecederos de sus nevera y cualquier otro suministro que puedan ser útiles.
Monty no sabía si la familia de Merri Lee vivía en Lakeside, y no preguntó.
La puerta trasera se abrió de golpe y Michael Debany entró tropezando en
el almacén.
—¡Guauu! ¡La de afuera sí que es una perra perversa! — Debany dijo, sin
darse cuenta de que Simon Wolfgard venía justo detrás de él, hasta que se giró a
cerrar la puerta—. Ah... Lo siento. Se me escapó. ¿Es alguien que conocemos?
—No. Y ella es una perra perversa. — Simon cerró la puerta, y luego miró
a los tres hombres—. ¿Quieren esperar al Capitán Burke en la parte delantera de
la tienda? Hay más espacio. No sé quién está trabajando en Un Pequeño Bocado
en este momento, pero puede ser que haya café.
En otras palabras, están estorbando, pensó Monty.
—Vamos para allá.

Marcada en la carne
Su teléfono móvil sonó al mismo tiempo que sonó el de Simon, por lo que
corrió hacia la parte delantera de la tienda, deteniéndose cerca de la celosía que
conectaba ABL con Un Pequeño Bocado.
—Montgomery.
—Teniente, —dijo Burke—. Haga saber que el Comandante Gresh está
llevando su familia al Courtyard. Voy a estar por ahí pronto.
—Sí, señor. — Monty puso fin a la llamada. Al ver que Simon iba hacia él,
Monty empezó a hablar. Pero Simon corrió por delante, miró en la cafetería, se
dio la vuelta y corrió hacia la escalera interior que conducía a la segunda planta
de ABL. A juzgar por la expresión de la cara del Lobo, Simon tenía sus propios
problemas en este momento.
Mientras Debany y Kowalski respondían a sus teléfonos móviles, la
expresión de sus caras le dejo claro que el problema de Simon sería el suyo
también.

*****

Listo para gruñir y aullar sobre cachorros idiotas, Simon se precipitó en la
oficina, sorprendiendo a Vlad, que estaba monitoreando el correo electrónico y
marcando en un mapa los pueblos que aún estaban por ahí.
¡Bendita Thaisia! ¿Por qué Sam salió corriendo justo cuando una tormenta
estaba a punto de golpear? Y ¿por qué se llevó a Saltarín con él?
—Simon, ¿qué...? — El teléfono sonó. Vlad contestó. Después de un
momento, dijo—: Sí, se lo diré.
Vlad colgó el teléfono, pero Simon no le dio tiempo de decir nada.
—Sam se escapó del Complejo Wolfgard. Vas a tener que lidiar con los
humanos hasta que lo encuentre. — Suponiendo que iba a encontrar al
cachorro. Había estado tratando de llegar a Sam a través de la forma Terránea
de comunicación, pero no había recibido ninguna respuesta. Eso era malo. Muy
malo.

Marcada en la carne

—Sam está bien, — dijo Vlad—. Igual que Saltarín. Igual que Meg.
—¿Meg? Pero Meg esta... — No en Un Pequeño Bocado, donde esperaba
encontrarla. Sus colmillos se alargaron al tamaño del Lobo—. ¿Dónde están?
—Con los ponis y Jester en el Establo Poni. Jester piensa que Meg estaba
abrumada y demasiado cerca del corte, por lo que se escapó de los otros
humanos.
—La cuidadora de la manada piensa que Sam se escapó porque quería
estar con Meg durante la tormenta. — Simon se rascó detrás de la oreja, y luego
hizo un esfuerzo para cambiar sus orejas -y dientes- de nuevo a su forma
humana—. Casi se muere la última vez que una tormenta golpeó Lakeside.
—Lo recuerdo, — dijo Vlad suavemente—. Sin embargo, Simon, salvo para
quedarse con el abuelo Erebus, no puedo pensar en un lugar más seguro para
que los tres se queden que el Establo Poni con los corceles de los Elementales.
Los músculos tensos empezaron a relajarse, y comenzó a pensar más allá
de la búsqueda de Sam.
—¿Meg empacó algo?
—No. Neblina está de camino a la Plaza Comercial. Jester no tiene
suficiente comida para los cuatro, y ciertamente no lo suficiente que sirva como
alimento humano. Podemos preguntarle a la manada femenina si Meg guarda
alguna ropa de repuesto en la oficina.
Podía oler si había alguna ropa que perteneciera a Meg. Pero si no
guardaba ninguna, las mujeres estarían mejor capacitadas para adivinar qué
recoger de las tiendas de la Plaza Comercial. Y Meg y los Lobos sin cerebro
necesitaban algo para entretenerse, sobre todo si Sam cambiaba a su forma
humana. Lo que implicaba empacar camisas y pantalones cortos para Sam
también.
Como si no tuviera suficiente para hacer, Simon pensó mientras bajaba las
escaleras. Alguien iba a obtener una fuerte mordida por la preocupación que los
tres le habían causado, incluso si la preocupación no llegó a durar más de unos
pocos minutos.

Marcada en la carne
Volviéndose hacia el almacén, casi chocó contra un varón humano que no
conocía. Él le enseñó los dientes y gruñó un desafío antes de darse cuenta de
que había dos hembras con el macho; una con la edad como para ser su pareja y
la otra una cachorra crecida.
—Usted debe ser el señor Wolfgard, — dijo el hombre con una sonrisa que
se tambaleó—. Michael nos dijo que fuéramos por la puerta trasera de la
cafetería, pero hay un poni bloqueando la puerta, y no parecía muy inclinado a
salir del camino.
—¿Michael... ?
—Debany. Soy el padre de Michael. Ellas son su madre y hermana.
Simon les dio un vistazo rápido, pero más a fondo a la hembra más joven.
Esta era la hermana que quería trabajar con los animales, la hermana que podría
ser adecuada para ir a Bennett y trabajar con Tolya.
Deseando no haber sido tan rápido a la hora de gruñir, se pasó una lengua
por los dientes antes de tratar de formar una sonrisa.
—Lo siento gruñí. — No lo sentía, pero parecía que era lo que había que
decir.
—Tiene muchas preocupaciones, — dijo el Sr. Debany.
—Pueden venir por acá para llegar a Un Pequeño Bocado. — Los condujo a
la celosía que conectaba las dos tiendas y casi se chocó con el Oficial Debany.
—¿Papá. Por qué...?
—Neblina está en el camino, — dijo Simon, pensando que podía
condensar una conversación completa con esas pocas palabras—. ¿Dónde están
Ruthie y Merri Lee?
—Están aquí. ¿Alguna novedad de Meg? Karl y yo estábamos a punto de
salir y ayudar a buscarla.
Tocado por el hecho de que Meg les importaba lo suficiente como para
dejar a su propia manada, Simon se sintió más ligero por tener a la familia de
Debany en el Courtyard.

Marcada en la carne
—Está con Jester en el Establo Poni. Sam y Saltarín están con ella. Neblina
está aquí para llevarle suministros.
Debany se dio vuelta y alzó la voz lo suficiente como para ser escuchado
en un murmullo de voces humanas.
—¡Karl! ¡Teniente! Encontraron a Meg. Ella está bien.
Ahora Merri Lee y Ruthie se precipitaron hacia él.
—¿Ella está bien? ¿Estás seguro? ¿Necesita algo?
—Cambio de ropa. Ropa para Sam. Libros. Alimentos para Meg. Boone
Hawkgard hará un paquete de carne para Sam y Saltarín. Neblina se los
entregará.
Lo miraron fijamente durante un momento, parpadeando. Tal vez
pensando. Luego, las dos corrieron pasándolo, gritando saludos a la familia de
Debany y haciéndolo sentir menos seguro sobre quién estaba a cargo. En algún
momento, iba a tener que tomarse el tiempo para establecer su dominio.
En primer lugar vería que tan grande era la manda humana con la que
tendría que lidiar ahora.
«¿Boone?» Llamó al Halcón que dirigía la carnicería. «Necesito un poco de
carne para Sam y Saltarín. Están en el Establo Poni. Neblina está esperando en
Un Pequeño Bocado.»
«Dame un par de minutos. Voy a llevarlo allá.»
El cielo se oscureció. El viento arrojó un puñado de granizo contra las
ventanas de la cafetería.
Vlad entró en la tienda seguido por el Comandante Gresh y lo que Simon
asumió eran la pareja e hijos del hombre. Detrás de ellos se encontraban el
Capitán Burke y el Agente O'Sullivan.
Y abriéndose paso llegaron Merri Lee y Ruthie. Ellas esquivaron a todos
los que estaban apiñados en la cafetería, tuvieron una charla apresurada con
Nadine Fallacaro, que estaba detrás del mostrador, y luego se dirigieron hacia la
puerta de atrás, donde Neblina esperaba.

Marcada en la carne
—¡Arroo! — Incluso saliendo de una garganta humana, un aullido de
Lobo silenciaba a los humanos de forma bastante satisfactoria—. Hay comida
aquí y en La Carne no es Verde. Hay libros en la biblioteca, y pueden leer lo que
sea en la tienda. — Simon hizo un gesto hacia la celosía para señalar a Aullidos,
Buena Lectura—. Los cachorros se quedan en uno de los monoambientes con la
Sra. Twyla y la Sierra. Tienen libros, películas y comida allí arriba. Los humanos
tienen que escoger un lugar donde van a esperar a que pase la tormenta y luego
quedarse allí. Cuando llegue la tormenta, vamos a cerrar las puertas porque
cualquier cosa a la intemperie es presa.
Silencio.
Burke dio un paso adelante.
—Aprecio su ofrecimiento de cobijo para algunas de nuestras familias. El
Teniente Montgomery permanecerá aquí con su equipo para darle toda la ayuda
que puedan, y para responder a cualquier llamada de la zona. Voy a volver a la
estación. El resto de mis hombres están ahí.
Simon miró a los ojos de Burke. El hombre sabía -o sabía lo suficientesobre lo que venía con la tormenta.
—Permanezca adentro hasta que este hecho, — dijo Simon—. Eso no va a
garantizar su seguridad, pero no tendrá ninguna posibilidad a la intemperie.
Vas a tener que dejar que algunos humanos mueran si quieres sobrevivir y salvar
al resto. Ese fue el mensaje real.
Burke asintió.
—Será mejor que me ponga en marcha.
Gresh Louis miró a su pareja.
—Voy a la estación también. Tú y los niños estarán a salvo aquí.
Su pareja no parecía segura de eso, pero asintió.
—Elliot Wolfgard me dio permiso para permanecer en el consulado y
mantener el contacto con el Gobernador Hannigan, — dijo Greg O'Sullivan—.
Me sugirió que recogiera comida y bebida antes de que llegara la tormenta.
—Hágalo ahora, — dijo Simon.

Marcada en la carne
—Gente. — La voz de Burke se disparó en la cafetería—. Si bien hay más
confort estando juntos, deben tener en cuenta lo que se ha dicho. Dos lugares
están llenos de provisiones y otros suministros. Es necesario dividirlos para que
un lugar no se quede sin alimentos, mientras que el otro tiene alimentos
desperdiciados.
El varón Debany mayor miró a su alrededor.
—El Capitán tiene un buen punto. Entonces, ¿dónde podemos ser de
mayor utilidad?
Simon se quedó mirando a los humanos que parecían estar esperando a
que emitiera instrucciones.
¿Dónde podían los humanos ser de utilidad? No había previsto que
ninguno de ellos quisiera ser útil, sólo que querían un lugar seguro para
refugiarse.
—Me quedo con Nadine trabajando aquí, — dijo Merri Lee—. Ruth y Eva
Denby van a La Carne no es Verde. — Miró a Simon—. Llenamos las cestas y una
bolsa de trasporte con las cosas para Meg. Neblina está en camino de regreso al
Establo Poni.
—¿Cuánto tiempo cree que la tormenta va a durar? — Preguntó Kowalski.
Miró a los humanos apiñados en la cafetería. Estaban allí porque ellos o
sus parejas, comprendieron la necesidad de trabajar con los Terráneos. Se
merecían la honestidad.
—Lo que dure la tormenta va a depender de la cantidad de odio que los
dientes y las garras de Namid tengan hacia los humanos de Lakeside, —
contestó—. Una gran cantidad de lugares humanos en Thaisia se habrán ido
cuando esto acabe. Muchos de ellos se habrán ido. — Miró a Vlad, quien asintió
con gravedad—. Como el fuego que destruye para que nuevas cosas crezcan, los
nativos de la tierra que están llegando con esta tormenta vienen a destruir. Con
suerte estaremos entre los supervivientes que van a hacer algo nuevo.
—Voy a ir con el Capitán Burke, — dijo Nathan desde la celosía que
conectaba con ABL—. Puede ser que dejen la estación de policía solo si uno de
los Wolfgard está ahí.
«¿Seguro?» Preguntó Simon.

Marcada en la carne

«Meg está segura, y tú y Blair necesitan permanecer aquí y proteger al
Courtyard. He estado en la comisaría de policía antes.»
Ninguno de los humanos habló. Entonces dijo Burke:
—Gracias. No esperaba que ninguno de ustedes... —Se detuvo, y luego
continuó con brusquedad—, Teniente, venga conmigo un momento.
Burke salió de la cafetería, seguido por Louis Gresh y el Teniente
Montgomery.
Los humanos se apiñaron juntos, las hembras hablaban con Nadine y
Merri Lee, los machos hablaban con los policías, y los jóvenes parecían
perdidos.
Simon se unió a Vlad, quien dijo:
—¿Te vas a quedar aquí?
Él asintió con la cabeza.
—John está en La Carne no es Verde para ayudar con los humanos. Blair está
custodiando el Complejo de Servicios Públicos. Henry se queda en su estudio,
por lo que estará cerca si hay algún problema. Jenni, Starr, y Jake están en
Chucherías y brillantes. Julia y Marie Hawkgard y Allison Owlgard velaran en la
biblioteca de la Plaza Comercial.
Vlad miró a su alrededor, con el ceño fruncido.
—¿Alguien ha visto a Tess?

*****

—Esperen por mí en el coche, — les dijo Burke a Louis Gresh y Nathan
Wolfgard. Luego miró a Monty—. Lo quiero aquí junto con su equipo. Podría
haber algún saqueo en las tiendas alrededor de esta área, y podrían venir
ligados a algunas perturbaciones y solicitudes de asistencia. Pero espere a que
Wolfgard dé el visto bueno antes de salir por lo que sea. ¿Me entiende?
Monty estudió a su Capitán.

Marcada en la carne
—¿Sabe lo que va a pasar?
—Vi algo parecido una vez. Es sangriento y terrible, y le da a un hombre
una razón para hacer casi cualquier cosa para evitar que suceda de nuevo. Y yo
no quiero llevar a ninguno de mis hombres a la morgue viéndose.... — Burke
detuvo.
—Debería estar en la estación con ustedes.
—Su equipo está trabajando aquí, y es importante que se mantenga con
ellos.
Había algo más, por debajo de las palabras.
—No espera salir de esto.
Burke titubeó.
—Nuestras probabilidades han mejorado en gran medida con Nathan
Wolfgard estando con nosotros en la estación. Y no le habría dicho a mis
hombres que llevaran a sus familias a un lugar que pensara que sería destruido.
Pero si algo sucede y ya no estoy en condiciones de trabajar, quiero un oficial de
mayor rango en quien los Otros confían, que sea capaz de ascender y tomar el
mando.
—El jefe de estación no va a ascenderme antes que a hombres que han
estado trabajando aquí más tiempo, — protestó Monty.
—No se trata de antigüedad, Monty. Se trata de supervivencia.
Un trueno los hizo saltar.
Burke le tendió la mano.
—Buena suerte, Teniente.
Monty tomó la mano de Burke y la agarró con fuerza por un momento.
—Buena suerte, señor.
Se quedo de pie en la puerta y observó a Burke moverse con pesadez a
través de la zona pavimentada y desaparecer por la esquina del estacionamiento
de los empleados, donde debió haber dejado su coche. Entonces Monty peleó
con la puerta, la cerró y se apoyó en ella. ¿Si él corría hacia los monoambientes

Marcada en la carne
para darle un vistazo a Lizzy, agitaría a los niños a los que su madre ya habría
asentado?
Oyó pasos y voces y el susurro de ropa de lluvia.
La familia de Gresh le sonrió.
—Estamos en el equipo de La Carne no es Verde, — dijo la Sra. Gresh.
—Mejor dense prisa. — Monty sostuvo la puerta para ellos y se dio cuenta
de que Kowalski venía corriendo hacia él.
—¿Alguna orden, Teniente? — preguntó Kowalski.
—Mantente en contacto y mantén a todos dentro. Espera a que se dé el
visto bueno antes de salir.
—Sí señor. ¿Se va a quedar aquí?
—Sí. — Estar en contacto con Simon y Vlad era prudente. Y si Lizzy lo
necesitaba, tendría una mejor oportunidad de llegar a los apartamentos por la
puerta trasera de Un Pequeño Bocado, que desde la Plaza Comercial.
—Michael se queda aquí. Lo mismo Pete Denby.
—Estamos cubiertos. Ahora, ponte en marcha.
Kowalski corrió.
Sangriento y terrible, Burke había dicho. Oraría porque ninguno de los
hombres que conocía se enfrentara a lo sangriento y terrible, pero no creía que
esa oración en particular, sería contestada hoy.

*****

Tess observó al sedán negro salir del Courtyard y esperó un minuto antes
de abrir la puerta principal de la Oficina del Enlace y salir afuera, tirando hacia

Marcada en la carne
arriba de la ajustada capucha que ocultaba su rostro y demás, salvo dos
mechones de pelo ondulado y negro.
—No es un día para estar afuera, — dijo Nyx.
Tess se volvió hacia su izquierda, pero mantuvo los ojos fijos en la acera.
La máscara humana era ahora un barniz transparente que silenciaba el efecto de
mirarla. Ah, los órganos de sus presas se ennegrecerían y sus cerebros
sangrarían, pero no tan rápido como cuando ella revelaba su verdadera forma
sin velo que lo suavice. Demasiado enfermo como para causar problemas, la
presa huiría y moriría en otro lugar, lo cual le sentaba muy bien ya que habría
cenado lo mejor de la energía vital.
—¿Estás aquí por alguna razón? — Insistió Nyx.
—Para asegurarme de que nada venga aquí para causar daño, — contestó
Tess, mirando a la gente corriendo hacia El Ciervo y la Liebre. Era un lugar tan
bueno como cualquier otro para esperar a que pasara la tormenta, ya que tenía
abundante comida y bebida, pero no creía que la clientela fuera la clase de
humanos que tuvieran un opinión amigable del Courtyard o de sus residentes.
—¿Estamos hablando de los humanos?
—Están incluidos. — Sintió a Nyx acercarse.
—Ni siquiera tu forma Terránea podría contra uno de ellos.
—Cosechando esa cantidad de vida, no necesitaría alimentarme durante
un año, — dijo Tess vagamente. ¿Cuánto tiempo había pasado desde que se
hubo sentido totalmente saciada?
—¿No alimentarte por un año? — Nyx sonaba disgustada—. ¿Qué pasa si
justo te toca uno amargo y luego tienes que esperar tanto tiempo para tener
hambre?
La idea hizo que Tess riera, y hebras de color rojo aparecieron en el pelo
negro.
—Debes entrar.
—Estoy lo suficientemente a salvo de los dientes y las garras de Namid. El
humo podría simplemente concentrarse en sus gargantas y hacerlos toser. ¿No

Marcada en la carne
lo sabías? — Un ligero toque en la espalda de Tess cuando Nyx dijo más en serio
—. Hoy no vas a cazar humanos sola. Voy a mantener la vigilancia de la puerta
trasera de los monoambientes. De esa manera también puedo comprobar las
escaleras que se pueden abrir por la Avenida Crowfield.
Mientras Nyx fluía a lo largo del camino de acceso, Tess oyó decir a
alguien que se diera prisa. Mirando hacia el consulado, vio a Elliot Wolfgard y
desvió la mirada rápidamente cuando se dio cuenta de que había un humano
con él.
—No, — espetó Elliot—. No mires. Solo metete adentro.
«Lobo,» dijo Tess. «Ese es un buen consejo. Si yo fuera tu, me gustaría
cerrar las persianas de las ventanas que dan a la zona de entrega. No me
gustaría que ningún daño cayera en ti sin querer.»
«Voy a pasar ese consejo a Henry,» dijo Elliot.
Una ráfaga de viento tiró de la capucha, casi dejando al descubierto su
rostro.
Tess entró en la Oficina del Enlace y giró la cerradura sencilla para
mantener la puerta cerrada de manera segura.
Había un montón de seguidores de HPU en la ciudad. Una vez que
hubieran bebido el suficiente valor, algunos vendrían en busca de problemas,
por lo que se haría a si misma fácil de encontrar.

*****

A solas en la oficina de ABL, Simon miró a su teléfono móvil y casi puso el
mensaje que tenía guardado sólo para escuchar la voz de Meg. En cambió,
llamó al Establo Poni.
—Establo Poni, Meg al habla.
Escuchar su voz lo deleitó, alivió algo de la infelicidad que no sabía que
había sentido hasta que se desvaneció. Por eso, gruñó:

Marcada en la carne
—Voy a morderte tan duro.
—No, no lo vas a hacer. — Su voz sonaba remilgada. Sospechaba que se
estaba riendo de él—. Me vas a dar un bono grande en mi próximo cheque de
pago, no sólo por darme cuenta de que necesitaba alejarme de todas las
personas que estaban produciéndome picor en la piel, sino que además fui a un
lugar tranquilo donde no iba a estar sola y así no tendrías que preocuparte por
mí. Y si no hubiera hecho eso, no me hubiera encontrado con Sam y Saltarín.
No podía discutir con nada de eso, pero...
»—Me gustaría que estuvieras aquí también, —dijo Meg en voz baja—. Me
gustaría que todos nos quedáramos acurrucados en la paja viendo la tormenta.
Entonces tu estarías seguro también.
—Estoy seguro. — De alguna manera, el saber que no podía simplemente
salir corriendo para unírsele, lo hizo sentir como si ella estuviera demasiado
lejos.
La lluvia mezclada con granizo azotó las ventanas. ¡Mierda! ¿Se había
acordado de cerrar las ventanas del apartamento esta mañana? ¿Lo habría
hecho ella? No iba a preguntar. Eso sería algo nuevo para ella y se preocuparía.
Él suspiró.
—Ha empezado. Mejor me voy. Te quedas con Jester.
—Me quedaré.
—Y no dejes salir a Sam, ni siquiera para orinar.
—No lo haré.
—Y si Saltarín sale corriendo, no lo sigas.
—No lo haré. Por Dios, Simon, ¿estás convirtiendo en un micro-gestor?
No sabía lo que era, pero sonaba como un insulto, y sonaba como algo a lo
que debería morder.
Él gruñó y le colgó. A medida que iba bajando, se le ocurrió que el sentirse
un poco insultado por las burlas de Meg lo había animado.

Marcada en la carne

Marcada en la carne

Para: Douglas Burke
Espero que esto te llegue. Fuentes confiables dicen que
las tropas del Bloque Romano estacionadas en la tierra
tomada de los Terráneos, han desaparecido. Mucha sangre y
equipo roto; partes de cuerpos e indicios de que al menos
algunos de los hombres murieron a causa de una clase
desconocida de plaga. Cierta especulación habla de que los
soldados de las áreas "provinciales" desertaron y están
volviendo a casa, pero se asume que la mayoría de los
hombres apostados en el País Salvaje están muertos.
Los pescadores de los pueblos del continente situados
en tierra Terránea advirtieron a los pescadores de Brittania,
que el Bloque Romano está "a punto de conseguir un poco
del clima" y aconsejaron a los hombres quedarse cerca de
casa.
Shady Burke

Marcada en la carne

Capítulo 50

Earthday 1 de Sumor

En Lakeside, un rayo cayó sobre un vehículo en movimiento con extraña
precisión, mientras que la lluvia corría en las canaletas de los techo rugiendo
como las cataratas de Saltos de Talulah. Las calles se convirtieron en ríos de
corriente rápida. Los techos se filtraron. Los sótanos se llenaron de agua. Y todo
el mundo rogó a los dioses y a sus espíritus guardianes personales, que la lluvia
parara antes de que los arroyos se desbordaran demasiado.
Entonces, un fuerte viento del norte sopló la lluvia del sur, y una densa
niebla cubrió la ciudad de Lakeside con un extraño silencio.
Y luego, ellos entraron en Lakeside a recorrer las calles por la presa, y los
peores de ellos caminaban sobre dos piernas.

*****

Douglas Burke agarró a Louis Gresh en el momento en que la lluvia se
suavizó en un lloviznar y la maldita niebla cubrió la ciudad.
—Toma a tus hombres y cubre la puerta de atrás, — dijo Burke con
discreta urgencia—. Mantenla cerrada. Mantén a todos dentro y quiero decir a
todo el mundo.
—La tormenta ha terminado, — protestó Gresh—. Debemos salir ahora.
—Louis, la tormenta aún no ha comenzado. — Los hombres estaban
inquietos, agrupados para salir y ayudar. ¡Dioses encima y por debajo! ¿Sus
hombres pensaban que no sentía lo mismo? Pero si salían demasiado pronto,
estarían entre las víctimas en lugar de ser los equipos de rescate.

Marcada en la carne

—Mantén esa puerta, Comandante.
Louis estudió la cara de Burke, luego asintió y se fue a establecer una
barricada en la puerta trasera de la estación.
Satisfecho de que Gresh estaba con él, Burke corrió a su despacho. No
estaba seguro de si el comisionado de policía Kurt Wallace había caído en la
estación de la calle Chestnut por casualidad cuando llegó la tormenta o si el
hombre había pensado que ocultarse entre los oficiales que habían sido
etiquetados como amantes de lobo, lo mantendrían a salvo. Pero Wallace seguía
siendo un partidario activo de HPU, y tenerlo ahí, al mismo tiempo que Nathan
Wolfgard, estaba creando un peligroso tipo de malestar entre algunos de los
civiles y policías que no estaban muy convencidos de que el movimiento HPU
estaba a punto de llegar a ser tan extinguido como los dinosaurios.
Después de comprobar para asegurarse de que las balas estaban en la
recámara de su arma de servicio, Burke tomó dos cargadores más de un cajón
del escritorio y se los puso en el bolsillo de la chaqueta.
Mientras caminaba hacia la puerta, se detuvo y dio la vuelta.
—¿Nathan? — El Lobo había pasado el último par de horas ahí, y forzó al
jefe de la estación a albergar a Wallace con el fin de mantener a ambos
separados. Ahora la silla para las visitas tenía la ropa que había llevado Nathan,
pero no había ni rastro del Lobo.
Con la esperanza de que Nathan no estuviera en peligro dentro de la
estación o a punto de atacar a cualquier persona que considerara un enemigo,
Burke se dirigió a través del edificio, empujando a un grupo de personas que se
dirigían a la puerta principal de la estación. Él cerró la puerta, se paró frente a
ella, y sacó su arma.
—Nadie se va todavía, — dijo con una voz que no permitía ninguna
discusión o desafío, al menos no hasta que el jefe o Wallace se enfrentaran a él.
Él se ocuparía de ellos, siempre y cuando llegara el momento.

*****

Marcada en la carne

Algo se movió fuera del Establo Poni. Meg no podía oírlo, pero sabía que
estaba allí, sintió el peso de su presencia en su piel.
Ella apretó su agarre sobre Sam, no es que él pareciera dispuesto a dejar
ningún espacio entre ellos. Saltarín, por una vez, mostrando sentido, había
excavado en la paja en la parte trasera del compartimiento. Jester contempló las
puertas del establo como si eso solo las mantendría cerradas y a todos seguros.
Todos los ponis que no estaban con los Elementales asomaron la cabeza
fuera de sus compartimientos, pero Torbellino y Arenales salieron y se
enfrentaron a las puertas.
Jester miró a Meg, luego, se centró en las puertas de nuevo.
No sentía nada que anunciara una profecía debajo de su piel. No había
alfileres ni agujas, no había espinas o zumbidos. ¿Porque ninguno de ellos tenía
un futuro? O ¿porque ella ya debería saber la elección que debía tomar?
Estamos aquí, seguimos vigilando. Seguimos protegiendo al mundo.
Meg levantó la cabeza.
—¡Arroo!
—Shhhh, — susurró Jester.
—Ellos necesitan saber que estamos aquí. ¡Arroo!
—¡Arroo! — Aulló Sam.
Algo tiró de una de las puertas del establo, abriéndolas una o dos
pulgadas.
—¡Arroo! — Aulló Meg. Ahora Sam y Saltarín aullaron con ella.
Más aullidos ahora, de los Lobos que vigilaban en varias partes del
Courtyard.
Estamos aquí. ¿No era ese el mensaje que había sido silenciado en otras
partes de Thaisia? Pero no en Lakeside. Los Wolfgard todavía estaban aquí.

Marcada en la carne

—¡Arroo!
Una aspiración. Un resoplido. Una... ¿risa?
La puerta del establo se cerró y algo se alejó, dejando tras de sí un silencio
extraño.
Meg parpadeó.
—Eso fue... ¿Se estaban riendo de nosotros?
Sonriendo, Jester se derrumbó en la paja al lado de ella.
—Ellos nunca habían oído el aullido de un no-Lobo, y tenían curiosidad.
—Se reían de nosotros.
—También, — Jester le dio la razón alegremente. Se levantó—. ¿Quieres
algo de comida, Meg?
—¿Terminó? ¿La tormenta y... lo de después?
—Para nosotros sí.
Parecía seguro de ello.
Se puso de pie y se sacudió su trasero.
—Voy a lavarme las manos primero.
—No uses demasiado del papel higiénico. No estaba pensando en tener
una mujer aquí cuando traje los suministros.
Agarrando su bolsa transportadora que contenía sus objetos personales,
Meg fue al baño en la parte trasera del establo. Cerró la puerta, abrió la bolsa, y
sonrió. Allí, en la parte superior, estaba un rollo de papel higiénico que Merri
Lee o Ruth habían empacado.
—¡Ja! — Dijo Meg, dejando el rollo en el tanque del inodoro.
Mientras se ocupaba de sus asuntos, se preguntó si su pequeño "arroo" se
convertiría en otra historia que viajaría a otras manadas de Lobos.

Marcada en la carne

*****

Nathan se abrió paso entre la multitud de humanos que estaban entre él y
la puerta de entrada, con cuidado para evitar a los zapatos que podrían pisar
sobre sus patas.
—Nadie va a ninguna parte todavía. — Incluso con las murmuraciones y
balbuceos y, en algunos casos, maldiciones en voz alta, la voz de Burke
retumbaba, por lo que era fácil localizar al hombre.
Gresh tenía su manada para ayudarlo a proteger la puerta trasera, pero
Burke estaba enfrentando a estos humanos solo. Se imaginó a Burke con piel y
decidió que habría sido un Oso Pardo aceptable.
Al llegar a la puerta delantera -y a Burke-, Nathan miró a través del vidrio
a la niebla. Los Antiguos estaban por ahí, reduciendo la manada. Podía sentirlos.
Si pudiera convencer a Burke de abrir la puerta sólo una pulgada, podría oler el
aire exterior y tener una idea de lo cerca que estaban de esta guarida policial.
Puesto que no creía que Burke abriría la puerta, iba a hacer su trabajo de otra
manera.
—¡Arroo! — Aulló Nathan—. ¡Arroo! — Continuó aullando a los otros
Terráneos.
—¡Burke! — Gritó un ser humano. Sonaba como a ese Wallace—. Haga
que... esa criatura... deje ese jaleo.
—Creo que está tratando de salvar la vida de todo el mundo aquí,
advirtiendo a los otros depredadores, — respondió Burke—. ¿De verdad quiere
que le diga que pare?
Nathan, y Burke, esperaron una respuesta. Se encontraron con un silencio,
Nathan volvió a su aullido de "yo estoy aquí".
«Lobo.» Una voz, profunda, poderosa, y demasiado cercana. «¿Estás
atrapado en este lugar humano, Lobo?»

Marcada en la carne
«No. Esta manada de policías trabajan con el Courtyard y con los Lobos.
Algunos de esta manada ayudan a Simon, así que estoy aquí para ayudar a los
que están protegiendo a sus parejas y cachorros.»
Algo se acercó a la puerta de cristal. Algo sobre dos patas que se alzaba
sobre Burke, que era un ser humano grande. Realmente no podía ver la forma,
-que parecía vestida en la niebla, pero las garras que de repente rastrillaron el
vidrio, tanteando, fueron lo suficientemente claras.
Los humanos se quedaron sin aliento. Algunos cayeron en un esfuerzo por
alejarse de la puerta. La policía de uniforme se quedó mirándolo a él, a Burke, al
vidrio y, por último, tal vez, comprendieron.
—¿Capitán? — Dijo un oficial—. ¿Cuándo...?
Burke miró a Nathan, quien pensó por un momento. Los Antiguos se
estaban alejando de esta guarida, pero no estaban lo suficientemente lejos
todavía, como para no regresar si la presa de repente comenzara a salir por las
puertas.
Tomó posición de guardia delante de la puerta y le regresó la mirada a
Burke.
—Todavía no, — dijo Burke—. Pero pronto. Agentes de patrulla, trabajen
con diligencia y empiecen a dar prioridad a las llamadas para que podamos
avanzar tan pronto como consigamos el visto bueno.
Burke enfundó su arma y estudió a Nathan.
—Tengo que hacer algunas llamadas. ¿Vas a estar bien aquí?
—Arroo. — Nathan respondió en voz baja. No creía que ningún humano
lo molestaría mientras estuviera entre ellos y los Terráneos que estaban cazando
en las calles.

*****

Marcada en la carne
Tess salió de la Oficina del Enlace, dio dos pasos lejos del edificio, y se
detuvo. No podía ver absolutamente nada con esta niebla, y no quería pasar la
vergüenza de tropezar con algo, o alguien.

Dando un paso atrás, llevó sus manos a la espalda
tranquilizador mango de metal en la puerta.

y sintió al

La calle principal debería estar directamente en frente a ella, más allá de la
zona de entrega y la acera. Pero no se escuchaba el sonido de los coches; se oían
corrientes rápidas de agua.
Meg iba a decepcionarse si las jóvenes plantas de la huerta se ahogaran o
fueran destruidas más allá de la recuperación, ya fuera por el granizo o por la
lluvia castigadora. El resto de la manada humana iban a decepcionarse también,
pero no pertenecían tanto a los Terráneos como Meg lo hacía, y su decepción no
crearía tensión en el Courtyard.
No había nada que ella, o cualquier otro, pudiera hacer sobre suelo
saturado, la escorrentía y las calles convertidas en corrientes.
Susurros. Maldiciones apagadas. El salpicar de un animal vadeando el
agua. Un grito cuando uno de ellos perdió el equilibrio y fue arrastrado.
Tess se bajó la capucha de la cabeza. No necesitaba mantener un barniz
sobre su verdadera forma para disminuir el impacto de su mirada; la niebla
serviría para ese propósito ahora. Después de todo, quería cosechar la suficiente
vida de sus presas para que queden fatalmente enfermos, pero no
inmediatamente. Que fueran a escurrirse de nuevo a los coches aparcados en la
calle o con sus compañeros en El Ciervo y la Liebre, quienes probablemente los
habrían vitoreado cuando propusieron atacar a los Terráneos aprovechando la
cobertura de la tormenta. Era una pena que no se hubieran dado cuenta de que
la tormenta había sido formada en beneficio de otros depredadores que se
movían por la ciudad ahora.
Aparecieron rayas claras en la niebla, como si algo hubiera rastrillado sus
garras sobre una manta gris. Tess vio figuras aproximándose. Cuatro, cinco,
seis. ¿Tenían armas? Tenía que asumir que las tenían, e incluso siendo uno de
los depredadores más feroces de Namid, no podía permitirse ser descuidada
con armas como las pistolas.

Marcada en la carne
«Nyx, seis monos se encuentran en la zona de entrega. ¿Puedes bloquear
el camino de acceso en caso de que alguno de ellos logre escaparse de mí?»
«Te ayudaré si consientes en que al menos dos se te escapen,» respondió
Nyx. «Tengo hambre.»
«Están llenos de coraje líquido.»
Nyx suspiro.
«No quiero emborracharme con la comida. Uno, entonces.»
«Uno.»
Seis linternas encendidas, faros de guía eso decía, ¡Estamos aquí, Ven a
comernos!
Viendo que no había razón alguna para no complacerlos, Tess se movió
rápidamente, yendo en la dirección del hombre que estaba más cerca de la
pared de ladrillo a la altura de los hombros entre la zona de entrega y el patio
de Henry. Su hombro chocó contra un brazo. El hombre juró y miró
directamente hacia ella cuando trató de agarrarla.
Ella se apartó de su agarre débil, saboreando el tipo de alimento que rara
vez se permitía consumir desde que llegó a Lakeside. Alejándose de él, lo oyó
tropezar en la calle.
Los otros cinco se volvieron hacia ella, las linternas dirigidas para que la
luz le diera en la cara y la cegara. Pero se mantuvo en movimiento, mirándolos a
los ojos y luego mirando lejos de la luz cegadora. Dándoles sorbidas fatales.
Pero uno sacó un trozo de cadena y logró golpear su pierna... Tess le sostuvo la
mirada el tiempo suficiente para hacer que lloviera dentro de su cráneo.
«¡Tess!» Nyx gritó. «¡Metete dentro!»
Le llevó un momento para captar la naturaleza del repentino silencio antes
de que dos de los dientes y las garras de Namid se precipitaran fuera del
camino de acceso y se dirigieran directamente a la presa iluminada.
Era como si la niebla se hubiera convertido en enormes formas peludas
que desafiaban cualquier descripción o denominación.

Marcada en la carne
Tess se giró para lanzarse a la Oficina del Enlace, pero una pierna no
funcionaba bien. Ella tropezó y se golpeó con la pared de ladrillo. Se estiró,
sintió el aire. No había nada elegante en su lucha por la pared, pero oyó a las
garras raspando los ladrillos mientras caía en el patio de Henry y se apretaba
contra la pared en un esfuerzo por ocultarse.
Un poco demasiado cerca, pensó. Pero no fue un serio intento de alcanzarla.
«¿Nyx? ¿Estás bien?»
«Meg dejó la pequeña ventana en el baño parcialmente abierta. Fue la
manera más rápida de entrar en la oficina. Voy a tener que hablar con ella acerca
de mantener la tapa del inodoro baja. Estuve demasiado cerca de aterrizar
dentro.»
Tess puso una mano sobre su boca.
«No me hagas reír. Estoy escondida en el patio de Henry, así que
técnicamente no estoy adentro, y mi pierna quedó lo suficientemente golpeada
que no voy a ser capaz de ponerme a cubierto.»
«No tenías que dejar que los humanos se acercaran tanto como para
hacerte daño,» Nyx la regañó.
«Calculé mal.» Tess trató de respirar lo más en silencio posible. Había
sonidos en el otro lado del muro, no eran exactamente sonidos de alimentación,
pero definitivamente nada que viniera de los humanos. De hecho, no escuchó ni
un solo grito humano, lo cual le dijo mucho acerca de la velocidad de estos
nativos de la tierra.
Silenciosos arañazos de garras en los ladrillos encima de su cabeza. El olor
de algo terroso y muy salvaje se inclinaba sobre la pared para olerla.
¿Se atrevería a moverse lo suficiente como para enfrentarse a esos ojos? ¿Y
si no pudiera cosechar la suficiente vida de un Antiguo, podría debilitarlo lo
suficiente para escapar antes de que la desgarrara?
De repente se le ocurrió que su forma Terránea era uno de los
depredadores más feroces de Namid hasta que se cruzaba con el verdadero País
Salvaje y se encontraba con los nativos de la tierra que vivían allí.
El Antiguo se retiró.

Marcada en la carne
Más sonidos. Necesitó de un segundo chapoteo para que Tess identificara
que los Antiguos estaban tirando los restos humanos a la calle llena de agua.
Trataría de advertir a Montgomery y a sus hombres antes de que salieran y
encontraran... lo que sea que encontraran.
Entonces oyó otro sonido que la hizo luchar para ponerse de pie. ¿Iban a la
Oficina del Enlace? ¿Por qué?
«¡Nyx!»
«Lo sé. Otro entró por la puerta de atrás y están husmeando.»
«¿Puedes salir?»
«El humo no es sabroso, así que no estoy tan preocupada.» Una pausa.
«Creo que un par de ellos están en la sala de clasificación ahora.»
Uno de los lugares constantes de Meg, uno que la ayudaba a lidiar con
todas las cosas que cambiaban en el Courtyard. Bueno, ella y Nyx tendrían que
poner de nuevo todo en orden antes de permitir que Meg lo viera.
Suponiendo que los Antiguos no fueran a almacenar carne especial en los
armarios.
Tess tanteó el dolor en su pierna. Herida, pero no rota, y no sangraba.
«Tess, abajo,» dijo Henry.
Su cabello había cambiado a más verde que negro, por lo que se atrevió a
mirar en la dirección del estudio, confiada de que una mirada no dañaría al Oso
Pardo. Se puso de pie en la puerta del estudio, observando la Oficina del Enlace.
Ella captó el olor de ese perfume salvaje que nunca había sido tocado por
nada humano, hasta ahora. Luego desapareció sin más que un chapoteo, y el
silencio opresivo, -como la niebla-, se levantaron.
Henry salió de su estudio y se acercó a Tess.
—Tonta por enfrentar a seis enemigos cuando no podían verte lo
suficientemente bien como para morir.
Ella se encogió de hombros.

Marcada en la carne
—No iba a dejarlos en el Courtyard.
Se encendió una luz en la sala de clasificación, y la ventana se abrió un
poco.
Tess fue rengueando a la ventana con Henry cortésmente, detrás.
—¿Nyx?
Un suspiro antes de que la Sanguinati dijera:
—Vengan a la puerta de atrás.
Henry no esperó a Tess en esta oportunidad. Salió de su patio y entró en la
oficina antes de que ella llegara al portón de madera.
Cuando entró cojeando en la Oficina del Enlace, una mirada apresurada
alrededor de la habitación de atrás, no reveló ningún daño evidente; más que
nada habían cosas sacadas fuera de lugar por algo grande que husmeaba.
Nada arrancado en la sala de clasificación tampoco, pero...
—Oí a uno de ellos gruñir algo sobre la aulladora no-Lobo y cómo este
lugar olía como una de sus guaridas, — dijo Nyx.
—El aroma de Meg es fuerte aquí,— dijo Henry—. Tal vez les gustó.— No
parecía contento por eso.
Tess no estaba contenta tampoco. Los Antiguos ya estaban lo
suficientemente intrigados por las relaciones de Meg con los Otros en el
Courtyard como para darles más razones para sentirse intrigados acerca de ella
y Simon.
—Eso no es todo lo que quisieron. — Nyx dejó caer dos recipientes de
plástico mutilados por garras en la mesa de sala de clasificación—. Se comieron
todas las galletas de Lobo.

*****

Marcada en la carne

Simon abrió la puerta de trasera de Aullidos, Buena Lectura, una pulgada y
olfateó el aire. Un fuerte aroma primordial de los Antiguos flotó alrededor de la
zona de detrás de las tiendas, pero se había alejado del Courtyard. ¿Estaban
regresando al País Salvaje?, ¿o los Antiguos se reunieron en otra parte de la
ciudad para una caza masiva?
Asomó la cabeza por la puerta, listo para zambullirse en el interior.
—¡Simon! — Henry llamó al mismo tiempo que Simon escuchó el ring del
teléfono en la oficina de ABL. Bueno, Vlad estaba trabajando arriba, podía
tomar la llamada.
La voz del Oso Pardo no provenía desde el estudio o del patio; venía de
detrás de la Oficina del Enlace.
«¡Simon!»
La tensión en la voz de Vlad tuvo a Simon corriendo por las escaleras
hasta la oficina.
Vlad le tendió el teléfono. El corazón de Simon se aceleró y su cuerpo
temblaba. Había visto esa expresión en la cara de Vlad una vez antes.
Tomando el receptor, dijo:
—Soy Simon.
—La serpiente de metal se queda en su madriguera, o vamos a liquidarla.
— No era una voz destinada para el habla humana, e incluso a través de una
línea telefónica, raspó contra los huesos de Simon.
—¿Para siempre?
Silencio. ¿Habían tomado la pregunta como un desafío?
—Los trenes traen algunos de los alimentos de consumo humano que
usamos en el Courtyard, — agregó.
—No necesitas alimentos humanos, Lobo.

Marcada en la carne
—La sangre dulce necesita alimento humano. — En ese momento, Henry,
Tess, y Nyx entraron en la oficina. Se alarmaron cuando mencionó a Meg. Está
bien, no había muchas cosas que no pudieran venir por camión o barco si
suministraban sólo al Courtyard, pero sería bueno saber si los trenes ya no eran
un medio de transporte.
—Morador del día, — fue la gruñida respuesta final—. Se viaja con el sol
ahora.
Es decir, los trenes, y cualquier carga, ya no podían viajar a través del País
Salvaje entre la puesta y la salida del sol, una regla que ya estaba impuesta, pero
no era tan estricta. Simon se preguntó cuántos trenes serían destruidos y
cuántos pasajeros muertos, antes de que los humanos se dieran cuenta de que el
acceso a través del País Salvaje era muy limitado.
Pero no completamente negado... todavía.
—¿La sangre dulce es la aulladora no-Lobo?
—Ella canta con los Wolfgard, — respondió con cautela.
Un resoplido. Una aspiración. Una... ¿risa? Luego, el zumbido en el oído
de una llamada desconectada.
«Lobo»
«¿Aire?»
«Los Antiguos están regresando al País Salvaje, pero creemos que algunos
de ellos están curiosos sobre nuestra Meg y volverán de nuevo.»
Él gimió. No pudo evitarlo. Puso de nuevo el receptor en la base y se dio
cuenta de que el Teniente Montgomery se había unido al grupo en la oficina.
—Vamos a tener que hablar con el Capitán Burke y el Agente de
O'Sullivan para transmitir un mensaje.
—¿Puede la policía salir ahora? — Preguntó Montgomery, haciendo un
gesto hacia las ventanas para indicar la ciudad.

Marcada en la carne
—Algunos humanos trataron de invadir el Courtyard, — dijo Tess—. Los
Antiguos los mataron. No pude ver lo que sucedió, pero la policía debe estar
preparada para algo malo.
—¿Cuántos cuerpos?
—Seis.
—Habrá más, —dijo Simon, y luego añadió—, pero no tantos. — Debido a
que Meg, la no-Lobo, había divertido a algunos de los Antiguos.
—Si no tienen objeciones, me gustaría que las familias de los oficiales de
policía permanezcan aquí un tiempo más, — dijo Montgomery—. Mientras
menos personas estén en las calles, mejor.
—Los Denby van a querer ir al otro lado de la calle y registrar la casa. —
Vlad fue a las ventanas que daban a la avenida Crowfield y a los edificios que el
Courtyard había adquirido—. Asegúrese de que las cortinas o persianas
permanezcan cerradas en las ventanas que dan a las calles. Y no dejes que nadie
salga por ahí si no tiene un porqué.
Montgomery se trasladó a la ventana y miró hacia afuera. Su piel morena
se volvió gris y apoyó una mano en el marco de la ventana como ayuda.
—¿Qué pasa? — Preguntó Tess.
—No estoy seguro de qué está en el césped de los dos edificios de
apartamentos, —dijo Vlad con una calma forzada—, pero hay intestinos
colgando de las ramas de los árboles como un extraño musgo.
—¿Teniente? — Dijo Simon en voz baja. Los humanos no podían ser
pragmáticos sobre la carne disponible, y con tantos desconocidos humanos en
el Courtyard ahora mismo, los Otros no podrían aprovecharse de los muertos
abandonados tampoco.
Cuando Montgomery se dio vuelta y lo miró, sintió compasión por el
hombre. Esta era una dura verdad acerca de quién vigilaba el continente de
Thaisia, pero Simon pensó que la otra parte de la verdad golpearía a los
humanos como Montgomery aún más duro.

Marcada en la carne
—En forma de Lobo, podríamos ayudar a encontrar todas las partes. —
Tendría que elegir a los Lobos que trataban lo suficiente con los humanos como
para entender por qué no podían picar lo que encontraban.
—Tengo que llamar al Capitán Burke, — dijo Montgomery.
—La sala de la Asociación Empresarial está vacía, — dijo Henry.
Esperaron hasta que Montgomery fue al otro lado del pasillo.
—¿Cuándo quieres reunir a los humanos para contarles el resto? —
Preguntó Vlad.
—En una hora, si el Capitán Burke puede llegar en ese momento. Quiero
que Nathan vuelva aquí también, — dijo Simon.
—Tess tiene que atender su pierna, pero iré a buscar a Merri Lee, y ella nos
ayudará a Nyx y a mí a poner en orden la oficina de Meg. — Dijo Henry.
—Tanto como podamos. — Nyx le dio a Simon una sonrisa con colmillos
—. Los Antiguos se comieron todas las galletas de Lobo.
Él solo suspiro. ¿Qué otra cosa podía hacer?
Después de que el resto de ellos bajaron a tratar con humanos y organizar
lo que había que hacer, Simon, llamó al Establo Poni y se sintió aliviado al oír la
voz de Meg.
—¿Simon? ¿Eres tú? ¿Estás bien?
—Soy yo. Estoy bien. ¿Y tú?
—Sí. Algo pensó en entrar al Establo Poni y... se rieron de nosotros.
No se rieron de todos ustedes.
—También se comieron todas las galletas de Lobo de la sala de
clasificación.
—Ellos... ¡Bueno! ¿Puedes morderlos por hacer eso?
Incluso la idea le daba ganas de esconderse debajo de la mesa.

Marcada en la carne
—No. Pero... puede ser que hayan desordenado las cosas un poco cuando
estaban buscando por ahí. Henry, Nyx, y Merri Lee van a ordenar la oficina,
pero quería que lo sepas en caso de que algo no esté exactamente en el lugar
correcto.
—Entonces voy a estar preparada si algo es diferente. — Meg no dijo nada
por un momento—. Voy a hablar con la panadería Eamer y ver cuando pueden
enviar más galletas.
—¿Estás bien? — Su voz sonaba cansada.
—Jester, Sam, y yo hemos estado leyendo una historia de la Brigada Lobo en
voz alta para Saltarín y los ponis. Yo soy el narrador y la hembra humana que se
desmaya mucho.
Meg sonaba ácida por eso. Tal vez debería invitar a algunos de los
escritores de la Brigada Lobo para pasar unos días en el Courtyard. Apostaría el
valor de un mes de galletas que no habrían hembras humanas que se
desmayaban en las historias futuras si hicieran una visita.
»—Jester lee las partes de los humanos malos y del líder de la Brigada
Lobo, y los dos ayudamos a Sam a leer las partes de la Brigada Lobo, —
continuó—. Estábamos tomando un descanso para tomar bebidas y aperitivos
cuando llamaste.
Eso explicaba su voz cansada.
—Quédate allí un par de horas más. Luego voy a buscarte y podemos ver
el Complejo Verde y la huerta.
—Bueno. ¿Necesitas hablar con Jester? Dice que probablemente ya sabes lo
que tienes que saber.
—No necesito hablar con él, pero tengo otras llamadas que hacer.
Colgó, deseando poder estar leyendo la Brigada Lobo con ella. Pero cuanto
antes se ocupara de las cosas humanas, antes podría hacerse cargo de las cosas
que realmente le importaban.

Marcada en la carne
*****

—¿Henry?
Henry dejó de limpiar la mesa en la trastienda de la oficina del Enlace y
consideró el tono de voz de Merri Lee. No era el de: Ayuda, ayuda, he visto un
ratón. Más como: Hice enojar a una serpiente cascabel. ¿Qué debería hacer?
Dejando caer el trapo sobre la mesa, entró en la sala de clasificación, al
mismo tiempo que Nyx fluyó desde la habitación del frente.
—¿Qué pasa? — Dijo Nyx.
Merri Lee señaló las dos cartas en el mostrador por encima del cajón que
contenía las cartas proféticas de Meg.
La primera carta era una muy buena representación, pero aterradora, de lo
que Henry supuso era una de las formas de los Antiguos. Pegado a ella estaba la
mitad de una galleta Lobo. Al final estaba una carta que tenía un simple dibujo
de una cara sonriente.
—Eso está taaaan mal, — dijo Merri Lee, estremeciéndose.
—Sí, así es. — Henry recogió la galleta—. Dejar alimentos en el mostrador
atraerá a los ratones.
Ella le dio una mirada que le dijo que había perdido el punto.
—Y los Antiguos no deberían haber estado jugando con cartas de Meg. —
Nyx abrió el cajón y uso la punta de su dedo para empujar las cartas en el
interior—. Podría interferir con su lectura de profecías.
Ahora Merri Lee miró a Nyx.
—Voy a salir por un minuto para tomar un poco de aire.
La observaron salir.
—Ella parece estar perturbada, — dijo Henry.

Marcada en la carne
—Por supuesto que lo está, — Nyx chasqueó—. ¿No te pareció que la carta
de la cara sonriente era perturbadora?

*****

Nathan observó a la niebla levantarse para revelar un cielo azul de verano.
«¡Nathan!»
«¿Marie?» Si el Halcón volaba, ¿significaba que era seguro salir?
«Simon dice que debes volver a casa ahora. Los Antiguos han abandonado
la ciudad.»
Aulló de felicidad y dispersó a los humanos que estaban agrupados cerca
de la puerta mientras corría por la guarida del Capitán Burke. El humano
grandote lo miró cuando entró en la habitación y cambió para ponerse su ropa,
pero Burke siguió hablando por teléfono.
—Parece que recibió la noticia. Si me retraso, se lo haré saber. De lo
contrario, nos encontramos en una hora. — Burke colgó, se acercó a la puerta, y
bramó—: Hemos recibido el visto bueno. ¡Vayan! Vayan! Vayan!
Nathan observó a los oficiales de policía moverse hacía su propio tipo de
caza.
Burke volvió a su escritorio.
—Me esperan en el Courtyard en una hora; Puedo llevarte a casa. —
Entonces le tendió una hoja de papel que había sacado de su escritorio—. ¿Qué
piensas de esto?
Un mensaje del Shady Burke. Nathan lo leyó, se lo devolvió con un
encogimiento de hombros.
—Los humanos no iban a mantener ninguna parte del País Salvaje por
mucho tiempo.

Marcada en la carne
—Es la frase "a punto de conseguir un poco del clima" la que me interesa.
¿Conseguimos un poco del clima, Nathan?
La pregunta tenía un poco de la astucia Foxgard.
—Tuvimos viento, mucha lluvia. — Por no hablar de los dientes y las
garras de Namid que vagaron por las calles.
—¿Alguna vez has visto a un humano haciendo trucos de magia? — Burke
metió la mano en el bolsillo, sacó una moneda, y la levantó para que Nathan la
viera—. ¿Cómo hacer monedas desaparecer o sacar conejos de un sombrero?
Cuando era un Lobato, había visto un acto de magia. Había querido
encontrar un sombrero lleno de conejos como el del mago, pero todo lo que el
puesto de comercio tenía eran sombreros de piel de conejo.
—¿Eso era un truco? ¿El sombrero en realidad no tenía un conejo? — Qué
decepcionante, pero no inesperado de los seres humanos.
—¿Te está entrando el hambre?— Preguntó Burke con sequedad.

—Sí. — Esperaba que los humanos no se hubieran comido toda la carne
del Courtyard. Estaba obligado a tener que trabajar para la manada, y no
tendría tiempo para perseguir a una comida.
Burke movió las manos y la moneda desapareció.
—Juego de manos. Distraer la atención de una cosa llamando la atención
sobre otra cosa. — Burke dio vuelta la mano y reveló la moneda otra vez—. No
conseguimos nada como el clima que se dirigía al Bloque Romano, ¿cierto?
—Pregunta a Simon. Puede que sepa.
—Sí, lo más probable es que sí sepa. — Burke miraba la moneda—. Él ha
dicho más de una vez que los Terráneos aprenden de otros depredadores. Él no
sólo estaba hablando de técnicas de caza, ¿verdad?
No sonaba como una pregunta que necesitara una respuesta, por lo que
Nathan no dijo nada.
Burke se guardo la moneda.

Marcada en la carne
—Bueno, supongo que el Comisario Wallace quiere gritarme por ser un
alarmista y un dolor en el culo, por no hablar de la toma de rehenes de toda una
estación de policía, más o menos. — Se dirigió a la puerta de su oficina.
Simon era el líder del Courtyard y le diría a los humanos lo que él quería
que supieran. Pero Nathan sintió que debía decirle algo a Burke acerca de
mantener a la manada de la policía en la guarida.
—¿Capitán? No es un alarmista.
Burke le devolvió la mirada y sonrió con severidad.
—Lo sé.

Marcada en la carne

Capítulo 51

Earthday 1 de Sumor

"—... Graves inundaciones en Toland, junto con cortes de energía y daños en las
carreteras y vías férreas. En un extraño giro de la tormenta, una cabeza cortada fue
encontrada en las escaleras de una de las estaciones de televisión. Se rumorea que es la
cabeza de Nicholas Scratch, el portavoz motivacional del movimiento Humanos
Primeros y Últimos. También se rumorea que Scratch había tomado un barco con
destino al Bloque Romano, antes de que el huracán alcanzara la región noreste de
Thaisia. El examen inicial de la policía forense, confirman que hay indicios de que
Scratch estuvo en el agua salada en algún momento, pero se negaron a comentar sobre si
la cabeza había sido cortada por herramientas o dientes ".

*****

Vlad se sentó en la mesa grande de la sala de reuniones del consulado.
Después de escuchar el informe sobre Nicholas Scratch, comprendió por qué se
había quedado Stavros Sanguinati alrededor de Toland en vez de venir para
asumir su posición como líder Terráneo de Saltos de Talulah.
También explicaba la bofetada que Océano había dado a Toland. Ella había
estado cazando una presa específica, y, con la ayuda de Stavros, se había
silenciado la voz del enemigo.
Ahora Stavros estaba de camino a Lakeside, montado en algún camión de
Nativos de la Tierra o Intuye que fueran en esta dirección. Le llevaría un poco
más de tiempo llegar a Lakeside, pero hasta estar seguros de que a las
"serpientes de metal" realmente se les permitiría viajar a través del País Salvaje
durante las horas del día, era mejor para los Terráneos usar otros medios de
transporte.

Marcada en la carne
Vlad asintió hacia el Agente Greg O'Sullivan, que se veía pastoso y
temblaba ligeramente. Tomando asiento, O'Sullivan dejó una carpeta sobre la
mesa y murmuró:
—Dioses encima y por debajo.
—¿Problemas? — Preguntó Vlad.
—Suficientes para repartir.
Simon, Henry, el Teniente Montgomery, y el Capitán Burke entraron,
seguidos por Elliot Wolfgard. Los humanos se sentaron de un lado de la mesa;
los Terráneos se sentaron en el otro, con Simon a la cabeza de la mesa.
—Tenemos que dejar de vernos así,— le dijo Burke a O'Sullivan.
—Prefiero no considerar la alternativa a estas reuniones, — dijo O'Sullivan
con gravedad. Él habló en voz baja, pero no estaba tratando de ocultar sus
palabras de todos los agudos oídos en la habitación.
Vlad se preguntó lo que había oído O'Sullivan -y cómo- lo había oído.
—He estado al teléfono durante la última hora y tengo tanta información,
que no estoy seguro por dónde empezar, — dijo Simon.
—Hay un dicho: todos los caminos viajan a través de los bosques, — dijo Burke
—. Vamos a empezar por ahí.
—Bien. A los trenes se les permitirá viajar en la región Nordeste, pero sólo
durante las horas del día.
—Ya hemos impuesto esa política. En su mayor parte, los ferrocarriles la
han acatado, por lo menos para los trenes de pasajeros, — dijo O'Sullivan—.
¿Cómo es esto diferente?
—A partir de ahora, no hay seguridad en la oscuridad. Los nativos de la
tierra en el País Salvaje van a destruir cualquier cosa que se mueva a través de
su territorio en la oscuridad.
O'Sullivan frunció el ceño.
—No hay seguridad en la oscuridad. ¿Se aplica a los vehículos en las
carreteras?

Marcada en la carne

Simon asintió.
—Así que volvemos a cerrar las puertas de la empalizada. — Suspiró
O'Sullivan—. ¿Las personas pueden dedicarse a sus actividades en la oscuridad
dentro de los límites de las tierras arrendadas a los humanos?
Simon vaciló.
—Tal vez. Pero los humanos invadieron el País Salvaje y borraron las
fronteras, por lo que ahora existen... brechas... en sus empalizadas que no se
pueden reparar, y no creo que algunos tipos de Antiguos vayan a seguir
permaneciendo lejos de las ciudades humanas.
—Suena como que las ciudades van a tener que establecer, y hacer
cumplir, toques de queda, — dijo Burke.
Vlad se dio cuenta de que ni Burke ni Montgomery mencionaron que los
agentes de policía, por necesidad, estarían fuera de noche para hacer cumplir
los toques de queda y otras leyes humanas. ¿Qué pasaría con los humanos que
conducían ambulancias o camiones de bomberos?
No había manera de saberlo. Aún no. Pero Vlad estaba seguro de una cosa:
no importaba cuan dura o aterradora sería la vida para los humanos en Thaisia
a partir de ahora; iba a ser mucho, mucho peor para las personas que vivían en
la Alianza de Naciones del Bloque Romano después de que los dientes y las
garras de Namid respondieran a los asesinatos de los cambiantes, así como al
intento de los humanos de reclamar una parte del País Salvaje.
—¿Qué pasa con los viajes entre regiones? — Preguntó Montgomery.
Simon se encogió de hombros.
—Sólo conozco las nuevas reglas para el Nordeste.
Eso no es del todo cierto, pensó Vlad. Gracias al dibujo de Esperanza, Simon y yo
-y Jackson- sabemos más que nadie de lo que va a pasar entre las regiones.
—Ya se sabe que los cables de comunicación entre las regiones se han roto,
— le dijo a O'Sullivan—. Ya no se puede llamar, enviar un correo electrónico, o
incluso enviar un telegrama a una persona o empresa en otra región. Pero no ha
habido ninguna señal de que las vías del tren o las carreteras hayan sido
destruidas en los límites regionales que puedan imposibilitar los viajes o el flujo

Marcada en la carne
de correo y mercancías entre regiones. Supongo que el viaje es aún posible, pero
será difícil, especialmente si cualquier forma de transporte que lleve carga tiene
que estar fuera de las carreteras o en una estación de tren en la oscuridad. O
atracado en un puerto si la carga va en barco.
—No hay señales de pistas o caminos destruidos todavía, — dijo
O'Sullivan—. Escuché la palabra que no ha dicho, Sr. Sanguinati. — Hizo una
pausa—. La oficina del Gobernador está trabajando en una lista de pueblos y
ciudades en el noreste que todavía sean accesibles para los humanos.
—¿Alguien ha oído de la gente de Toland? — Preguntó Montgomery.
—Las estaciones de radio indican que el daño a la ciudad es grave, y el
número de muertos va en aumento, — dijo O'Sullivan—. Las líneas telefónicas y
telegráficas están caídas. Podrían pasar días antes de que estén reconectados.
—Podrían pasar meses, podría ser nunca, — dijo Simon—. Reducir los
rebaños, después, aislar los rebaños.
Silencio.
—¿Podríamos quedar completamente aislados de las otras ciudades? —
Preguntó finalmente Burke.
—El HPU ha causado problemas a lo largo de Thaisia, — dijo Simon—. A
pesar de que un abuso de confianza fue declarado, y que todos sabíamos que
iba a empeorar si se rompía esa confianza aún más, lo hicieron de todos modos.
—No todos nosotros, Simon, — dijo Montgomery.
—No todos ustedes, — estuvo de acuerdo Simon—. Pero los monos
parloteaban por los cables de teléfono para conspirar contra nosotros. Por lo que
a los cables no se les permitirá más correr entre las regiones. Tal vez ni siquiera
entre las ciudades.
—Los teléfonos móviles todavía podrían funcionar, — dijo Vlad—. La
radio y la televisión aún pueden transmitir información a una distancia.
—Los Antiguos rompieron el vínculo que podían ver, — dijo Henry—. Y
van a mantenerlo roto ya que esos cables se encadenan en todo el país salvaje
con su permiso, el cual ya no lo dan. Pero los Elementales saben cómo silenciar
la radio y la televisión si los humanos tratan de usarlas contra nosotros.

Marcada en la carne

—Steve Barquero dice que los Intuye ya habían construido cabañas de
comunicación en dos asentamientos cerca de la punta del Lago Superior, — dijo
Simon—. Una de ellas está en el Noreste, la otra al norte de la región del Medio
Oeste. Los operadores están utilizando las radios de banda ciudadana para
hablar entre ellos y transmitir mensajes entre las regiones. Cada cabaña tiene
cables telegráficos y telefónicos, así que los Intuye pueden hacer llamadas
telefónicas y utilizar el correo electrónico, pero sólo dentro de su propia región.
Ellos sienten que, si utilizan las radios con cuidado, los Terráneos en el País
Salvaje no serán provocados para destruir las cabañas y los medios de
comunicación entre las dos regiones.
—¿Van a enviar y recibir mensajes con tarifas? — Preguntó O'Sullivan.
—Por supuesto, pero no han trabajado en esa parte todavía. Por ahora, sólo
están teniendo mensajes para los Intuye y Terráneos.
Y probablemente continuarán haciéndolo, pensó Vlad.
Simon entregó a Vlad media hoja de papel doblada.
—Barquero recibido esto para nosotros.
Vlad abrió el papel.
Estamos a salvo en Pradera de Oro y Bennett. Tuve
noticias de Jackson Wolfgard. Todo el mundo en Aguas
Dulces también sobrevivió.
Tolya.
Le entregó el papel a Simon, un poco sorprendido por la profundidad de
su alivio. Había esperado que Tolya sobreviviera. Lo que más le sorprendió fue
lo mucho que la confirmación significó para él.
—Una gran cantidad de humanos -y una gran cantidad de lugares
humanos-, se han ido,— dijo Simon—. No sabemos cuántos. No es el trabajo del
Courtyard de Lakeside saberlo. Nuestro trabajo consiste en vigilar a esta ciudad,
pero a partir de ahora, no vamos a ser los únicos que estén vigilando. — Miró a
Burke—. El País Salvaje comienza justo en la puerta ahora. Estarán merodeando
sus calles de una manera que nunca se hizo. La próxima vez que los humanos
en Thaisia se vuelvan contra nosotros, será la última.

Marcada en la carne
—Entendido, — dijo Burke bruscamente. Sacudió el codo contra el brazo
de O'Sullivan—.¿Tiene alguna pregunta?
—¿Alguno de ustedes tiene alguna sugerencia sobre dónde podría
establecer una pequeña oficina del GTI? Voy a hablar con el Gobernador
Hannigan sobre ello, pero creo que sería prudente tener un agente del GTI
estacionado aquí en Lakeside.
—Hay escritorios aquí en el consulado sin usar, — dijo Elliot—. Podría
hacer uso de uno de ellos por el momento.
— Gracias.
— Sólo que no espere ninguna ayuda administrativa. Es escasa.
— Entendido.
Vlad observó a todos menos Simon salir de la habitación. Apoyando la
barbilla en su mano, estudió al líder del Courtyard.
— ¿Piensas que O'Sullivan y el resto de los humanos realmente lo
entienden?
—¿Cuánto de lo que hacen los humanos, los Terráneos quieren mantener?
—Respondió Simon—. O mejor dicho, ¿cuántos humanos son los que queremos
mantener? Los que ya dejamos entrar. Estamos atrapados con ellos ahora.
No podía estar en desacuerdo con eso.
—Tenemos un Courtyard, un pueblo, una ciudad, una comunidad de los
que tenemos que ocuparnos, incluyendo la tierra que los soporta.
—No podemos alimentar a todo Lakeside.
—No se supone que debamos hacerlo. Los depredadores se reúnen
cuando hay una abundancia de alimentos y se mantienen hasta que la fuente de
alimentos se bloquea y comienzan a morir de hambre. Entonces, algunos se
quedan, pero la mayoría salen a buscar otro lugar para cazar. Hay lugares vacíos
ahora, Simon. No están más bajo el control humano, pero hay trabajo, y donde
hay trabajo, habrán, muy probablemente, también alimentos.
—Tolya y Jackson están bien. Lo mismo la cachorra Esperanza.

Marcada en la carne

—Y Stavros está de camino a Lakeside para hablar con el abuelo antes de
ir a Saltos de Talulah. — Vlad empujó la silla hacia atrás—. Ve a buscar a Meg.
Vayan a supervisar la huerta y déjala ver si las cosas verdes sobrevivieron.
—Probablemente están flotando, con la tierra toda apelmazada.
Simon era un amigo, pero de vez en cuando, Vlad no podía resistirse a
tirar de la cola del Lobo.
—Si no quieres estar por ahí tratando de limpiar el agua para sacar el
apelmazamiento de la tierra, te sugiero que suenes más optimista.
—Meg no querría hacer la cosa del fregado.
—¿Estás seguro?
Simon simplemente gruñó y salió de la habitación.
Vlad sonrió. Ninguno de ellos estaba seguro de lo que la manada
femenina pensaba acerca de lo que era razonable hacer o no, pero de lo único
que estaba seguro era; que los Otros no iban a preguntar a esas mujeres qué se
debería hacer para que las plantas bebé no quedaran atrapadas en la tierra
empapada. Bien podrían pensar que fregar la huerta era una buena idea.
Divertido y preguntándose si debería mencionar lo de la huerta a Jester, y
dejar que el Coyote sea quien inicie el pequeño problema, Vlad volvió a
Aullidos, Buena Lectura, para hacer frente a los humanos que no habían sido
afectados, pero todavía tenía buenas razones para estar aterrados.

Marcada en la carne

Capítulo 52

Bloque Romano

En las aldeas a lo largo de la frontera del Bloque Romano, la gente
contempló a sus inquietos y temerosos animales, recordando las historias
transmitidas de generación en generación, supieron lo que venía.
Después de la puesta del sol, cuando los soldados acampados alrededor
de las aldeas no podían verlos ni reportarlos a la gente importante, colocaron
cuencos de leche azucarada en sus puertas traseras, o una rebanada de pan con
un poco de aceite o mantequilla, o un trozo de tarta que habían reservado de
sus preciadas raciones. Ellos colocan sus ofrendas y murmuraron:
—Para nuestros amigos, — antes de reunir a sus hijos y orar hasta que
vieran el amanecer.
Oyeron el rat-tat-tat de los disparos y los gritos truncados de los soldados
que se habían reído de los aldeanos por sus supersticiones acerca de las
criaturas que habitaban -y custodiaban- el País Salvaje. Oyeron cosas
apoyándose contra sus puertas, a husmear los regalos. Y ellos abrazaron a sus
seres queridos, apretándose, mientras un terrible silencio rozó sus hogares y
continuó su camino hacia las grandes ciudades donde vivían las personas
importantes.

*****

Elementales montaron sus caballos a través de las ciudades en la mitad
occidental del Mar Mediterráneo, desgarrando a través de las fábricas y
almacenes, dejando nada más que escombros y fuego a su paso.

Marcada en la carne
Elementales montaron sus caballos a través de las ciudades en la mitad
oriental del mar Mediterráneo, los cascos golpeando sacudieron los edificios
hasta hacerlos pedazos o agrietando la tierra para tragar toda la construcción.
Y los líderes del movimiento Humanos Primeros y Últimos, huyendo de sus
ciudades, vieron la verdad acerca del mundo, justo antes de que los dientes y
las garras de Namid los desgarraran.

*****

Alantea montó a Huracán través de las aguas de su dominio, reuniendo
una tormenta llena de furia y venganza; una tormenta diferente a todo lo que se
había visto en mucho tiempo. Ella atrapó barcos pequeños y los partió en dos,
conduciendo los desechos y toxinas millas adentro, mientras golpeaba las costas
de sus enemigos.
En el lado oriental de Afrikah, Indeus montó a Tsunami, en la dirección en
la que Tierra y Terremoto habían ampliado para dar cabida a las monstruosas
olas que azotaron en minutos esa parte del Bloque Romano, después Alantea y
Huracán galoparon hacia el lado occidental de esas tierras.

Y en su isla en el Mar Mediterráneo, Ancestral Tetis convocó a las aguas a
levantarse y reclamar la tierra que una vez, hacía mucho, mucho tiempo, le
había cedido a Tierra.

*****

A medida que las aguas del Mediterráneo retrocedieron y los humanos
supervivientes tropezaron en torno a las ruinas de sus ciudades, en busca de los
vivos y amontonando a los muertos, los Jinetes de la Plaga bajaron de sus
guaridas aisladas, para festejar y reproducirse y establecer nuevos territorios
dentro de las ciudades rotas.

Marcada en la carne

Marcada en la carne

Capítulo 53

Thaisia

Las gotas se convirtieron en goteo, que se convirtió en una corriente, que
se convirtió en un furioso aluvión de apagones cuando la estructura que
conectaba los lugares humanos en Thaisia se rompió.
Mientras que los caminos entre algunas ciudades se mantuvieron intactos,
otros caminos se convirtieron en montones de asfalto y llenos de tierra, o
desaparecieron en sumideros que se podrían ampliar y hundir si más de una
camioneta cargada, o un vagón cargado tirado por caballos, intentaban
conseguir pasar alrededor del agujero con el fin de transferir los cultivos o
productos y enviarlos a las personas con la esperanza de comprarlos.
Se permitían trenes de dos vagones de pasajeros: uno para los humanos y
otro para los Intuye y Terráneos y no más de dos docenas de vehículos de
transporte de mercancías y ganado. Si algunos de los coches de mercancías eran
destinadas a los pueblos Intuye o asentamientos Terráneos, en general a toda la
carga se les permitía migrar a través de las fronteras regionales, pero los
pasajeros tenían que desembarcar a menos que tuvieran una carta de un líder
Terráneo que acreditara que el beneficiario tenía permiso viajar a un destino
especificado.
Al principio, los ferrocarriles desafiaron la restricción sobre el número de
vagones que podrían conectar a un motor, y los primeros trenes llegaron a su
destino. Después de eso, nadie tuvo que preguntar por qué las pistas fueron
destruidas a medio camino entre dos estaciones, dejando varados a los
pasajeros, y la tripulación quedó demasiado lejos de todo habitad humano. Y
nadie se preguntó acerca de lo que los agentes de policía vieron cuando
finalmente encontraron lo que quedaba de esos trenes.
No había piedad en el País Salvaje, y no había seguridad en la oscuridad.

Marcada en la carne
Cuando las cartas viajaron lentamente a través del continente, los
humanos aprendieron, pieza por pieza, lo que el movimiento Humanos Primeros
y Últimos había costado al pueblo de Thaisia.

Marcada en la carne
Para: Douglas Burke
Para todos los efectos, la Alianza de Naciones del
Bloque Romano ha desaparecido.
Shady.

Marcada en la carne

Capítulo 54

Moonsday 9 de Sumor

Tolya Sanguinati esperó en la estación de tren de Bennett a los recién
llegados a la ciudad.
Había argumentado por días que las líneas telefónicas que conectaban
Bennett y Pradera de Oro con Aguas Dulces eran necesarias, que la sangre dulce
que viva con Jackson Wolfgard no debía quedar completamente aislada de
quienes podían ayudarla a mantenerse con vida.
Al principio, los Antiguos habían ignorado sus argumentos, así como los
pedidos de Jackson, debido a que Pradera de Oro y Bennett eran ciudades del
Medio Oeste y Aguas Dulces estaba localizada en el Noroeste, y todos los cables
que los humanos usaban para su conversación, habían sido derribados a lo
largo de toda la región fronteriza, y nadie que tratara de reparar las líneas
sobreviviría a la ira de los dientes y las garras de Namid.
Luego vino una pregunta: ¿Esta sangre dulce es una aulladora no-Lobo?
Después de una cuidadosa consideración de lo que esto significaba, Tolya
dijo a los Antiguos que la cachorra Esperanza era amiga de Meg Corbyn, que era
amiga de Simon Wolfgard, líder del Courtyard de Lakeside.
Al día siguiente, se permitieron equipos de trabajo para reparar las líneas
telefónicas que cruzaban las fronteras regionales y conectaban Bennett y
Pradera de Oro con Aguas Dulces. Y a pesar de que fueron vigilados a cada
momento, los hombres en esas cuadrillas sobrevivieron.
Tolya no estaba seguro de quiénes viajaban en el tren. Algunos Intuye, al
llegar, habían dado una mirada a la ciudad y dijeron que se quedarían una
semana para ayudar a limpiar y despejar las casas, pero tenían la sensación de
que este no era el lugar para que se asentaran y pidieron una asignación a otra
ciudad. Algunos ni siquiera salieron de la estación de tren antes de pedir un
billete de vuelta a casa.

Marcada en la carne

No era un lugar fácil para ninguna clase de humanos. Uno de los Intuye
dijo que la ciudad parecía estar llena de fantasmas. Tolya no le dijo al joven que
no eran espíritus humanos los que lo espantaban; eran los nativos de la tierra
más primigenios que seguían merodeando alrededor y a través de la ciudad y
los más aterradores entre ellos, eran los que cambiaban a una forma con garras,
piel y que caminaba sobre dos piernas.
El tren se detuvo. Unos pasajeros se bajaron.
Tolya era un maduro, adulto Sanguinati en su mejor momento. Desde
luego, no era viejo. Pero mirando a los jóvenes humanos que recién bajaban del
tren, se sintió como la niñera de una manada. No tenía mucho sentido que los
adultos que no habían encontrado pareja aún, fueran los más propensos a viajar
a un nuevo lugar como Bennett, ¿pero todos ellos tenían que ser tan jóvenes?
Los cuatro hombres; supuso que eran Intuye por la forma en que miraban
lo que les rodeaba, lo vieron y se mantuvieron a distancia. Sabían que era un
Sanguinati y que estaba a cargo de esta ciudad; no podrían haber llegado aquí
sin recibir esa información. Pero ellos no estaban acostumbrados a tener
contacto con su especie, si es que alguno de ellos había tenido contacto real con
alguno de los Terráneos.
La hembra, por el contrario, le dio una sonrisa brillante y se acercó a él,
extendiendo su mano.
—Soy Barbie Debany. Mi familia me llama Bee porque mi nombre es
Barbara Ellen, lo que hace que mis iníciales sean B. E., así que... queda Bee. Sin
embargo, en un nuevo lugar y nuevo todo, prefiero ser llamada Barb.
Preguntándose por qué le hablaba de nombres que no quería utilizar,
Tolya le dio la mano, cambiando su palma a humo durante el tiempo suficiente
para obtener una muestra de su sangre y saber si la charla era natural o
inducida por algún producto químico.
Percibió nada más que adrenalina producida por los nervios y la emoción.
—¿Tienes papeles, Barb Debany?
—Oh. Sí. — Ella abrió uno de esas bolsas que llevaban las hembras
humanas, excavó un poco, y, finalmente, sonrojándose, encontró la carta.

Marcada en la carne
Tolya escaneó el documento firmado por Vlad y Simon Wolfgard.
—Eres quien se va a ocupar de los animales y averiguar qué hacer con
ellos.— Él había fluido a través de las cerraduras para abrir las puertas y liberar
a los perros y gatos, animales que le habían dicho podría vivir al aire libre, al
menos por el verano. Billy Rider, que dividía su tiempo de trabajo entre el
rancho de Pradera de Oro y las caballerizas de la ciudad, y Tobias Walker
habían establecido zonas en la ciudad donde dejaban comida para los perros y
un par de diferentes puntos de alimentos para los gatos. Los pájaros enjaulados
alegres fueron trasladados a una casa para que sea más fácil para ellos ser
alimentados hasta que la "persona de las mascotas" llegara.
Había pensado que los peces en los acuarios eran alimento vivo para los
gatos y no le había mencionado sobre esas criaturas a Billy o Tobias, por lo que
la mayoría de ellos, en el momento en que alguien revisó esas casas, estaban
flotando panza arriba.
Con todo, a excepción de los peces, Tolya pensó que había tratado el
problema de los animales domésticos bastante bien en el último par de
semanas.
—Ellos le dijeron que no soy una veterinaria calificada, ¿verdad?—
Preguntó Barb, sonando un poco ansiosa—. Soy sólo una asistente.
—Estás más calificada que nadie más aquí, por lo que ahora eres la
veterinaria.
Ella tragó saliva y se puso un poco pálida, por lo que las pecas en la nariz
y las mejillas se destacaron.
»—Por ahora, estamos proporcionando comida y alojamiento en el hotel
de la ciudad y en la pensión de huéspedes como parte de tu salario. Creo que
todavía hay una habitación disponible en la pensión, por lo que tienes una
opción, si te decides rápidamente, — añadió, al ver a los cuatro jóvenes
aproximarse.
Barb miró por encima del hombro.
—¿Hay alguna otra chica en la pensión?
—No hay otra chica humana como tú. Todavía no hay muchas hembras de
ninguna especie aquí.

Marcada en la carne
Ella tragó saliva de nuevo. Luego sonrió.
—Es parte de la aventura, ¿verdad? Y algo que puedo decir a mi familia.
Mi hermano es un oficial de policía en Lakeside. Me entregó un paquete de
sobres, con su dirección y la de nuestra gente ya puesta, así como una variedad
de sellos, y dijo: "Escribe una vez a la semana o te vas a enterar." No creo que el "o te
vas a enterar" sea más que una amenaza, ¿verdad?, no cuando estoy tan hacia el
oeste ¿verdad?
Tolya sonrió.
—Creo que conocí a tu hermano cuando visité Lakeside. Sé que me
encontré con un Teniente Montgomery. ¿Tu hermano lo conoce?
—¡Oh, jolines! El largo brazo de la ley es muy largo, ¿verdad?
Se rió porque ella sonaba tan molesta y porque su versión de una mala
palabra le divertía. Esperaba que esta hembra humana se quedara por un
tiempo.
Él llevó a sus nuevos residentes a la camioneta, donde Tobias Walker
esperaba para llevarlos a sus viviendas designadas. Los vio alejarse, Barb y uno
de los hombres en la cabina con Tobias mientras que los otros tres hombres
viajaban en la caja con el equipaje.
Miró a la estación, considerando sus obligaciones. Luego se dirigió hacia el
centro de la ciudad. Otros Sanguinati, así como un par de Lobos y Águilas,
tratarían con el personal del tren y las entregas. Él quería ver cómo Jesse Walker
y su manada de voluntarios lo estaban llevando con los inventarios de varias de
las tiendas de Bennett, así como con la recopilación de todos los productos
perecederos de todas las casas. Necesitan saber lo que ya tenían para averiguar
lo que iban a necesitar los nuevos residentes de la ciudad. Hasta que contratara
a los comerciantes de las tiendas que volverían a abrir, Jesse estaba saliendo de
Pradera de Oro dos días a la semana, dejando a su propio almacén de ramos
generales con las patas curiosas de Rachel Wolfgard.
Al llegar al edificio que se convertiría en el almacén general de Bennett y
tendría todo excepto las provisiones, vio una camioneta poco familiar
manejando desde el norte. Después de estacionar en un espacio cerca de él, un
Lobo y un macho humano se bajaron.
—Hola, — dijo el hombre, rozando el ala de su sombrero. Se veía ojeroso,
pero su voz era firme y familiar.

Marcada en la carne

—Lo conozco, — dijo Tolya—. Usted y sus hombres ayudaron a Joe
Wolfgard a cargar los bisontes en un vagón de ganado.
—Lo hicimos, sí. Me dio pena escuchar... — Sacudió la cabeza—. Ese fue
un mal día. Soy Stewart Dixon.
—Tolya Sanguinati.
—Tolya es el líder de esta ciudad ahora, — dijo el Lobo, olfateando el aire
y escaneando la plaza del pueblo, en busca de lo que no sería visto.
Tolya estudió el Lobo.
«¿Estás solo?» Algunas manadas de Lobos habían sido eliminadas por
completo, pero en otros lugares, algunos de los Lobos sobrevivieron.
El Lobo dirigió una mirada a Stewart Dixon.
«A los ganaderos que viven a nuestro alrededor, no les gustaban los
humanos de HPU, por lo que mi manada no fue atacada. Además, los Lobos
cazan alces a veces con Stewart Dixon para derribar carne suficiente para
alimentar a nuestras dos manadas. Él no es un enemigo.»
Así que hubieron algunas alianzas entre humanos y Otros. Tal vez esas
alianzas podrían ampliarse. Después de todo, los ranchos entre Bennett y
Pradera de Oro todavía tenían animales pero no humanos, y Tobias Walker y los
peones en el rancho de Pradera de Oro no podían hacer frente a tanto por su
cuenta. Pero si el trabajo -y los beneficios-, pudieran dividirse con los ganaderos
que ya eran de confianza de los Terráneos, podrían ser capaces de atender a
todas las vacas y mantener el ganado vivo hasta que se necesitara para la carne.
Tolya miraba Stewart Dixon.
—¿Ha venido a la ciudad por suministros?
—Tenía la esperanza de conseguir algo de lo que esté disponible.
—Jesse Walker está al frente de las tiendas hoy. — Tolya ofreció una
sonrisa—. Algunos de nosotros tenemos varios papeles en este momento. ¿Es
esa la frase? — Él sabía muy bien que era la frase adecuada, pero la pregunta le
puso al hombre las cosas fáciles.

Marcada en la carne
—Esa es la frase. —Stewart se frotó la parte posterior de su cuello—. Bien,
estoy en busca de gasolina y comida. Esas son las necesidades inmediatas. —Un
rubor tiñó sus mejillas—. Y algunas cosas femeninas para mi esposa e hijas.
Tolya se preguntó si el hombre generalmente se sentía incómodo hablando
de estas cosas o si era algo que no se hablaba con extraños. Interesante. Le
preguntaría a Jesse Walker.
—Creo que podemos dar cabida a todas esas necesidades. Sígame.
Al conducir a Stewart Dixon y al Lobo a la tienda, un aullido se levantó de
la estación de tren, y fue respondida por el acompañante de Stewart.
Estamos aquí, vigilando. Estamos aquí.
Cuando la reafirmación de los Lobos llenó el aire, el olor terroso y el
extraño silencio que había llenado la plaza del pueblo se desvaneció y se dirigió
a la tierra sin tocar más allá de la ciudad.

Marcada en la carne

Para: Vladimir Sanguinati
Barb Debany llegó a Bennett y se está asentando. Su
hermano le suministró sobres y sellos. Le hemos
suministrado postales y artículos de papelería como regalo
de bienvenida. Estaba más contenta por el caballo que le
dimos para usar, que por las tarjetas postales.
Tolya

Marcada en la carne
Querido Michael:
He estado trabajando todas las horas del día desde que
llegué debido a que muchos animales pequeños necesitan
cuidado hasta encontrar nuevos hogares para ellos.
Estoy viviendo en una casa de huéspedes, mira la
dirección abajo. Escribiré más tarde. Todo mi amor para
mamá y papá.
Barb.
PD: ¡Me dieron un caballo!

Marcada en la carne

Capítulo 55

Domingo 17 de Sumor

Meg sonrió a Simon y Vlad.
—Hay algo detrás de esa sonrisa, — dijo Vlad.
—Igual que cuando uno ve por primera vez un rayado bonito y no sabe lo
que es hasta que asoma una pata y te rocía, — dijo Simon.
Ella no sonreía ahora.
—¿Me acabas de comparar con una mofeta?
Ahora ellos sonrieron.
—Para ser justos, ya no hueles como una, — dijo Simon.
—¿Qué?
—¿Por qué querías vernos, Meg? — preguntó Vlad.
Habiendo sido testigo de una escena con Twyla Montgomery y algunos de
los niños a principios de esta mañana, estaba claro para Meg que lanzándose a
lo que Merri Lee llamaba berrinche, no conseguiría lo que quería. Y si hacer eso
no funcionaba con Twyla, ciertamente no iba a funcionar con Simon y Vlad,
especialmente si ellos no entendían lo que estaba haciendo y ella tenía que
explicarlo. Lo que sería embarazoso. Y nada maduro.
Divertida por la imagen de sí misma, que la hizo sentir más estable, Meg
puso algunas cartas sobre la mesa.
—¿Meg? — Agudeza en la voz de Simon. Agudeza en los ojos de Vlad.
—No estoy tirando las cartas para una visión, — explicó—. Me gustaría
pedir un favor. Dos favores, en realidad.

Marcada en la carne

—Debe ser por eso que nos pediste a los dos que viniéramos, — dijo Vlad.
Ella apuntó a las cartas que había tomado de una baraja en la mesa de la
sala de clasificación. Una carta era una cara sonriente. Otra era una cara triste.
La tercera era el signo de interrogación que había sacado la otra vez, cuando
preguntó sobre el futuro de Lakeside.
—Estas cartas son de un juego. Algunas de ellas se mezclaron con las
cartas proféticas.
—¿Cómo sucedió eso? — Preguntó Simon.
Ella sacudió su cabeza. No iba a ser una chivata. Sabía que Merri Lee y
Ruth ya habían hablado con Eva Denby, Twyla y Sierra Montgomery sobre la
importancia de que los niños no fueran a la Oficina del Enlace de forma
incontrolada y, sobre todo, que no podían jugar con las cartas.
—Eso no es importante. Lo importante es que creo que estas en realidad
son útiles para revelar profecías sin que me haga un corte.
Ella tenía toda su atención ahora.
»—Pero estas cartas particulares... — fue al cajón y sacó al azar cinco cartas
que tenían diferentes tapas, lo que significaba que eran de diferentes mazos.
Ella las dio vuelta y las alineó por encima de las tres primeras cartas—. ¿Lo ven?
Estos son de diferentes mazos de cartas, algunas revelan el mundo natural y
algunos son ilustraciones de las cosas humanas o urbanas. A pesar de que son
diferentes, se complementan entre sí. ¿Lo ven?
Vlad dio la vuelta a su lado de la mesa. Tomó el mazo de cartas de juego y
lo desplegó para ver más de las imágenes.
—¿Así que quieres un mazo de cartas con estas imágenes, pero hecho en
un estilo que encaje con el resto de los mazos que estás utilizando?
—Sí. — Con el tiempo tendría que acortar el número de cartas que se
convertirían en el mazo Trailblazer de cartas proféticas, pero por ahora no quería
limitar las posibilidades mientras todavía estaba explorando lo que las
Casandra de sangre podrían ser capaces de hacer con esta forma de ver
visiones.

Marcada en la carne

—¿La cachorra Esperanza puede dibujarlas? — Preguntó Simon, ladeando
la cabeza.
Meg sintió que algo corría sobre su piel. No era lo suficientemente fuerte
como para ser un hormigueo o espinas, pero sin duda una respuesta a la
pregunta.
—No lo sé. ¿Podríamos preguntarle?
—Podemos enviar un mensaje a Jackson.
—¿Puedes comprar otro mazo de estos? — Preguntó Vlad, moviendo las
cartas en abanico—. Esperanza va a necesitar imágenes de referencia.
Meg dijo que iba a ver si se podía conseguir otro mazo. No mencionó que
iba a preguntar a Eva Denby dónde comprar uno.
—Ese fue un favor fácil,— dijo Simon.
Por supuesto, no había ninguna garantía de que las cartas estuvieran
disponibles. Con la gente ahora considerando lo que se necesitaba en lugar de lo
que les gustaría tener, un juego de cartas para niños no sería una alta prioridad
cuando las empresas tuvieran que elegir qué enviar por camión o tren.
—¿Cuál es el segundo favor? — Preguntó Simon.
—¿Podrías encontrar un trabajo para Harry, el repartidor? Él dejó su
trabajo en Entregas en cualquier parte, debido a que la compañía se convirtió en
Entregas en cualquier parte humana. Pero todavía tiene que trabajar. — Al sentir la
resistencia, Meg apretó el paso—. No tienes que encontrar un lugar para que
Harry y su esposa vivan. Si pudiera usar una de nuestras camionetas, él podría
ser el repartidor del Courtyard y recoger pedidos que acordemos con las
empresas en Lakeside. O tal vez podrías hablar con Jerry Carguero para que
contratara a Harry y que hiciera las entregas entre Lakeside y la Comunidad
River Road.
—Meg... —Suspiró Simon—. No podemos seguir acogiendo perros
callejeros. Como si no bastara con la manada humana, ya estamos dejando que
los padres del oficial Debany accedan a las tiendas de la Plaza Comercial. Lo
mismo pasa con los padres del oficial MacDonald. Y el Capitán Burke. Y el
Comandante Gresh, su pareja y sus jóvenes. Cuando una manada se hace

Marcada en la carne
demasiado grande, tiene que dividirse de manera que parte de ella encuentre
un nuevo territorio y una nueva presa. Estamos cuidando de una gran cantidad
de humanos ahora. Y Merri Lee y Ruthie tendrán crías, y van a necesitar comida
también, después de ser destetados.
—No están teniendo crías aún, — murmuró Meg. Pero Simon tenía un
punto. Después de prometerle que le darían un resumen diario de lo que
ocurría en Lakeside y el resto de Thaisia, sus amigos la instaban a evitar las
noticias y el periódico hasta que las cosas se calmaran. Puesto que simplemente
el mirar por las ventanas delanteras y ver los coches pasar en la calle principal
hacía que su piel zumbara brutalmente, no creía que sería capaz de resistir la
navaja si tenía más contacto con el mundo por fuera del Courtyard.
—¿Sólo dos más? — Suplicó—. ¿Sólo Harry y su esposa?
Simon y Vlad se miraron uno al otro.
—Cada uno tiene que ganar su parte de la carne, — Simon dijo finalmente
—. Todo el mundo en una manada tiene un trabajo, y eso tiene que incluir a
todos los humanos que quieren parte de la comida que tenemos aquí o que
podemos traer.
—Harry y su esposa, pero no más, — dijo Vlad—. Estamos ayudando a
apoyar a la Comunidad River Road también. No te olvides de eso.
No estarían tratando de apoyar a ninguno de esos humanos si no la
hubieran metido y aceptado como una de ellos.
—No más. — Ella vaciló, y se preguntó si era cobarde por no dar el
mensaje directamente—. ¿Podrías decirle algo al Capitán Burke?
Vlad asintió.
Meg tocó la carta con el signo de interrogación en la mesa.
—Esta carta salió una vez, cuando pregunté sobre el futuro de Lakeside.
—Me acuerdo, — dijo Simon—. El futuro incierto.
—Le oí decir al Agente O'Sullivan que él y el Capitán Burke tenía una cita
con el Alcalde, y me pregunte lo que el capitán Burke debería decirle al Alcalde
sobre Lakeside.

Marcada en la carne

Vlad respiró lentamente.
—¿El futuro es incierto?
Ella asintió.
—Haz la llamada, — Simon le dijo a Vlad—. Burke te debe uno o dos
favores.
—Te debe a ti también, pero lo voy a llamar.
Después de que Vlad se fue, Simon apoyó los antebrazos sobre la mesa,
con su brazo rozando ligeramente contra el de ella.
—Habla con la manada humana sobre papel para escribir cartas, — le dijo
—. No sólo el papel que a las mujeres les gusta, sino el papel que no hará que
los machos expulsen bolas de pelo si tienen que utilizarlo.
—La gente no escribe muchas cartas. Ellos usan el correo electrónico... Ah.
El correo electrónico se mantiene dentro de una región ahora.
—Hay maneras de enviar mensajes entre las regiones, como lo que vamos
a hacer para enviar un mensaje a Jackson, pero esos mensajes ya no son
privados. Los Intuye o Terráneos manejan las cabañas de comunicaciones. Los
humanos no van a ser capaces de atacar de nuevo como lo hicieron bajo el HPU.
—¿Simon? ¿Un montón de lugares desaparecieron?
—¿Aquí en Thaisia? No lo sé. Es difícil saberlo en este momento si los
lugares -y los humanos que vivían allí-, se han ido, o si un lugar ya no está más
bajo el control humano y es por eso que no está siendo contado entre los lugares
humanos. — Él pensó por un momento—. Le diste a Vlad un mensaje para el
Capitán Burke. ¿Hay algo que deba decirle al Teniente Montgomery?
Recogiendo las cartas que estaban sobre la mesa, Meg las devolvió al cajón
que contenían las cartas proféticas.
¿Qué debe decirle Simon al Teniente Montgomery sobre Lakeside?
Al principio no paso nada. Entonces comenzaron las espinas. Meg cerró
los ojos y dejó que sus dedos buscaran la respuesta. Cuando ella eligió las tres

Marcada en la carne
cartas que le producían las espinas más fuertes, las puso de vuelta en la mesa y
las dio vuelta.
Carta de Lobo. Carta de acceso telefónico / telegráfico. Y una carta que
mostraba un fuerte oleaje golpeando la orilla.
—No sé lo que esto significa, — dijo Meg. Entonces, Agua entró en el
cuarto de atrás, dejando huellas húmedas en el suelo.
La Elemental dijo:
—Tengo un mensaje para el Wolfgard.
—Dame un minuto, — respondió Simon.
Agua asintió y se fue.
—Creo que Agua se supone es quién te dará el mensaje, — dijo Meg.
—Eh. — Simon estudió las cartas—. Te estás volviendo bastante buena con
estas cosas. ¿Las espinas desaparecen después de elegir las que responden a
una pregunta?
Ella asintió.
—A menos que haya más que no pueda ser visto con las cartas.
—Por lo que no tienes que cortarte más.
Si él creía eso, se molestaría más cuando se cortara.
—El uso de las cartas no produce euforia.
—Tampoco causan dolor ni dejan una cicatriz, — él respondió.
La nueva cicatriz a lo largo de su mandíbula molestaba a todos los
Terráneos más que las otras cicatrices que había adquirido desde que vivía en el
Courtyard. Las cartas liberaban profecías, pero no hacían nada por el ansia
entrelazada con la adicción al corte. Sin embargo, ella se había resistido a usar la
navaja durante casi cuatro semanas.
—No hagas esperar a Agua, — le dijo.

Marcada en la carne
Cuando salió a la calle para hablar con la Elemental, Meg regresó las
cartas al cajón.
No, las cartas no ayudarían con el ansia a la euforia. Nada más que el corte
podría satisfacer eso.
Espinas le llenaron los dedos. Pasó las manos sobre las cartas en el cajón
hasta que encontró la que ella necesitaba ver.
Estudió la carta. La estudió y la estudió.
Un hombre y una mujer, de pie muy juntos en un jardín bajo una luna
llena. Salvo que la luna tenía la forma del símbolo de un corazón.
Inquieta, Meg guardó la carta en el cajón. ¿Romance? No. Los hombres...
Cosas malas le habían sucedido en el recinto, cosas que estaban veladas en su
memoria, pero eran recordadas por su cuerpo. Por lo que no podría producir
algo parecido a la euforia.
¿Podría?
Cerró el cajón y trató de ignorar las espinas ligeras que se sentían más
como puntas de dedos cepillando la piel en el interior de sus muslos.

*****

Simon cortó cuidadosamente la abertura de la caja de libros, sacó la lista
de empaque, y comprobó las copias de cada libro antes de ponerlos en los
estantes en el almacén. Todo lo que había pedido antes de la tormenta apareció
de repente, haciendo que se preguntara si los vagones que transportaban
mercancías para los Terráneos habían quedado en una vía muerta en alguna
parte. Ahora era ventajoso el envío de mercancías a los Otros, porque cualquier
tren de tamaño adecuado que tuviera un vagón con carga de Nativos de la Tierra,
tenía una mejor oportunidad de pasar con seguridad a través del País Salvaje.
Toda la carga o sin carga, parecía ser el nuevo lema.

Marcada en la carne
A él le venía bien. Blair y Henry estaban tomando dos de los vehículos del
Courtyard para hacer un segundo viaje con carga, lo que le hizo pensar que
Meg podría estar en lo cierto acerca de la contratación de Harry para recoger las
entregas.
La puerta trasera se abrió. Michael Debany se movió cómodamente
alrededor de las cajas apiladas de cualquier manera.
—¿Quiere que desarme las cajas vacías? — Preguntó Debany.
—¿Desarmar?
—Abrirlos por las uniones y aplanar el cartón.
Simon ponderó eso por un momento. ¿Los Otros tenían algún uso para un
cartón plano?
—No. Podemos utilizar las cajas para los libros que estamos enviando a
otros lugares.
Debany levantó un puñado de libros de la caja superior y se los entregó a
Simon sin marcarlos en la lista de empaque. Le recordó a Sam cuando ofrecía
juguetes en un esfuerzo por involucrar a un adulto porque era infeliz sobre algo.
Dado que Simon no sabía por qué Debany estaba descontento, colocó los libros
juntos en un estante en vez de donde se suponía que iban. Los marcaría en la
lista de empaque después de que el humano se fuera.
—Tuve noticias de Bee. Barb. ¿Mi hermana?
Preguntándose el por qué eso haría infeliz al hombre, Simon dijo:
—¿No es eso bueno?
—Lo es, sí. Se ha establecido y está ocupada. — La risa de Debany sonó
forzada—. Le dieron un caballo. Nunca va a volver.
Simon dejó de tratar de trabajar y estudió al oficial de policía.
—Algunos jóvenes permanecen con su manada, pero otros tienen que salir
de su territorio para encontrar un lugar en una nueva manada o para encontrar
a una pareja. Los humanos viajan por esas razones también.

Marcada en la carne
—Le encontraron un lugar donde puede hacer el tipo de trabajo que
quería hacer. Lo aprecio.
—No, no lo aprecias.
Esta risa sonó más natural.
—Lo hago, pero no. — Debany suspiró—. Es tan lejos ahora, ¿sabe? Hace
un par de meses, Bennett habría sido igual de lejos, pero mamá y papá habrían
estado hablando de hacer una visita para ver la nueva casa de Barb. Habrían
enviado un e-mail un par de veces a la semana para mantenerse en contacto y
asegurarse de que le iba bien. Pero ahora, no pueden llamarla para saludar o
recibir una respuesta rápida que nos tranquilice. Ahora es diferente.
—Sí, ahora es diferente. — Debany estaba pensando en una comunicación
rápida, pero Simon estaba pensando en Joe Wolfgard, cuyo aullido no sería
escuchado de nuevo—. Pero le diste a tu hermana sobres y sellos, y Tolya y Jesse
Walker le dieron tarjetas postales y papel para escribir cartas. — Y conociendo
la conexión de la chica con el Courtyard de Lakeside, Tolya podría mantener un
ojo en ella. No muy seguro de si eso sería un consuelo, él no lo mencionó.
—Merri dice que si quiero recibir cartas, es mejor que empiece a escribir
cartas.
Esto si mencionaría.
—Las postales son mejores a menos que escribas una larga carta o si algo
es privado. Hay Cuervos ahora ayudando a clasificar el correo en lugares como
Bennett, y les gusta mirar las fotos y leer los mensajes. — Al ver la expresión en
el rostro de Debany, él se encogió de hombros—. Hay más de un tipo de
brillante.
Un golpe y un murmullo los hizo mirar hacia el frente del almacén.
—Teniente, — dijo Debany.
—Michael. — Montgomery echó un vistazo a todas las cajas—. ¿Pedidos
pendientes?
—Ordenes y pedidos pendientes, — respondió Simon—. Y dos camionetas
más llenos de cajas vienen.
—Creo que voy a prepararme para el trabajo, — dijo Debany.

Marcada en la carne

—Esta tarde finalmente vamos a firmar los papeles y entregar el dinero
por los dos edificios de apartamentos. Para mañana, Merri Lee puede elegir su
guarida, y Eva Denby le ayudará a limpiar y pintar. — Como Montgomery
estaba escuchando, Simon resistió el impulso de preguntar acerca de las
costumbres de apareamiento y si Debany se estaría mudando a la guarida
también. El sexo como parte del acoplamiento y vivir en la misma guarida eran
cosas diferentes para los humanos. Él y Meg pasaban mucho tiempo viviendo
en el mismo lugar, -y durmiendo en misma cama-, como Debany y Merri Lee,
pero Meg era todavía más como una mujer soltera que no estaba lista para la
parte del sexo de apareamiento.
Pero ella era muy buena en el juego.
Sacudiendo esos pensamientos, y admitiendo que quería posponerlos
dándole el mensaje a Montgomery que le habían pedido entregar, se dio cuenta
de que Debany se había escapado y ahora era Montgomery quien le estaba
entregando libros.
El hombre parecía más viejo y sobrecargado por algunas duras verdades.
—La Sra. Twyla mordió los cachorros esta mañana, — ofreció.
Montgomery sonrió ante eso.
—Mi mamá no se retira de una réplica de nadie. Lizzy debería haberlo
sabido mejor.
—Ella lo hará la próxima vez.
—Siempre pensamos que habrá tiempo suficiente, pero eso no siempre es
cierto, ¿verdad?
Simon esperó, pero como Montgomery sólo sostenía los libros, se estiró y
se los sacó.
—A veces, una manada no atrapa la carne a tiempo para salvar a todos sus
miembros si han pasado hambre durante demasiados días, pero tú vas a
conseguir los alimentos a tiempo. — ¿No era esa la consideración más
importante en este momento? Las granjas que pertenecían a Terráneos y eran
trabajadas por Intuye a cambio de parte de la recompensa, no habían sufrido
mucho por las tormentas y el barrido de los Antiguos en los lugares humanos, y
las huertas del Courtyard habían sobrevivido y estaban creciendo rápidamente

Marcada en la carne
durante estos cálidos, días soleados. Mientras que los Otros podían fácilmente
adaptarse a la alimentación que le proporcionaría fuera cual fuera la temporada,
él y el resto de la Asociación Empresarial eran conscientes de que los humanos
no estaban acostumbrados a pensar en esos términos.
—Los informes procedentes de Brittania y la costa oeste de Afrikah... —
Montgomery fue a por más libros, pero no tomó ninguno—. El Bloque Romano
realmente se ha ido. Todas esas ciudades, todas esas personas. Millones de
personas fallecidas. Ciudades enteras convertidas en osarios. Culturas enteras
destruidas sin posibilidad de recuperación. No hay supervivientes. — Las
últimas palabras fueron apenas un susurro.
—Siempre hay sobrevivientes, Teniente, — espetó Simon. No mencionó
que habría suficientes supervivientes para que la especie continúe, pero no iba a
compartir eso con Montgomery. No cuando él tenía un mensaje que transmitir.
—¿Qué pasará con los supervivientes?
Preguntándose si el hombre estaba preocupado por los humanos en el otro
lado de la Atlántik o si estaba pensando en algo, -o alguien- más, Simon dijo:
—Ellos se levantarán por la mañana y trabajarán en sus campos, atenderán
sus animales, conducirán sus carros al mercado en su pueblo, se contarán
chismes con sus amigos, tomarán un barco y traerán de vuelta el pescado para
comer y vender. Puede haber cosas que serán difíciles de comprar, al menos por
un tiempo, pero los humanos que mantuvieron su trato con los Terráneos
saldrán adelante. Incluso en el Bloque Romano. Y también nosotros. Tu cachorra
puede no conseguir todas las golosinas que quiera, y habrá algunos días en que
ninguno de nosotros tenga un vientre completamente lleno, pero vamos a tener
suficiente.
—En el Courtyard.
Dado que Montgomery había dejado de ayudar con los libros, Simon
recuperó la lista de empaque y comprobó los libros que estaban fuera de la caja
antes de abrir la siguiente.
—No estamos aquí para cuidar de ustedes los humanos, — dijo—. Nunca
lo estuvimos. Estamos aquí para cuidar del mundo. — Puso la lista de empaque
a un lado—. Dile al Capitán Burke y al Agente O'Sullivan que mañana por la
mañana los tres se encontrará con algunos de nosotros en el consulado.

Marcada en la carne
—¿Por qué?
Un escalofrío pasó por Simon.
—Debido a que Océano estará llegando a Lakeside, y quiere hablar con
ustedes.

*****

—Dioses encima y por debajo, — dijo O'Sullivan—. ¿Wolfgard iba en
serio?
De pie en la oficina de Burke con la puerta cerrada, Monty deseaba que él
lo negara.
—Habla en serio.
—Los Grandes Lagos son la mayor fuente de agua dulce en el continente,
— continuó O'Sullivan—. ¿Qué pasará con Etu y Tahkis si Océano fluye en
ellos?
—Me imagino que algunos... arreglos se han hecho, — dijo Burke.
¿Cómo qué? Monty pensó.
—¿Qué pasó con su reunión con el Alcalde?
Los ojos azules de Burke se llenaron de aguda diversión.
—El gobernador Hannigan ha solicitado que cualquier funcionario
público que apoyó a HPU renunciara de inmediato a fin de que los gobiernos
humanos en el noreste puedan tratar de establecer una relación de trabajo con
los Terráneos, — dijo O'Sullivan—. Él siente que los Otros no van a ser
comprensivos con ninguna solicitud humana, si están representados por un
humano que consideran un enemigo.
—Estoy de acuerdo con eso, — dijo Burke—. Cuando el Alcalde Rogers
comenzó a fanfarronear, me sentí obligado a recordarle que, por ser un
miembro de HPU, rompió su promesa de trabajar con los Terráneos; una

Marcada en la carne
promesa que hizo después de la muerte de su predecesor, quien también apoyó
al movimiento Humanos Primeros y Últimos.
—Y me sentí obligado a recordarle que él era el Alcalde en funciones, no
un funcionario electo, — dijo O'Sullivan—. Le animé a renunciar antes de ser
despedido.
—O comido, — agregó Burke.
—Ese al parece fue el incentivo que necesitaba para escribir su renuncia en
ese momento, — continuó O'Sullivan—. Así que el Capitán Burke y yo
ayudamos a su Señoría a despejar su escritorio, y nos aseguramos de tener
todas las llaves del edificio del gobierno y la alcaldía antes de decirle adiós.
Monty se quedó mirándolos.
—¿Que pasa ahora? ¿Tenemos un gobierno?
Burke les dio una de sus sonrisas feroz-cordial.
—Estoy a favor de pedir a Elliot Wolfgard que actué como Alcalde interino
hasta las elecciones de otoño o hasta que el Gobernador nombre a otra persona
como Alcalde en funciones. Al menos Elliot entiende el funcionamiento del
gobierno humano, siendo el cónsul del Courtyard.
—¿De verdad cree que argumentaría a favor de los humanos si lo que los
ciudadanos quieren o sienten que necesitan, entra en conflicto con lo que el
Courtyard quiere? — Preguntó O'Sullivan.
Burke suspiró.
—No, no lo creo. Al menos no ahora. Como he dicho antes, Simon
Wolfgard es el más progresista líder Terráneo que he conocido, y necesitamos
personas que trabajen con él, ahora más que nunca. Sobre todo si tenemos en
cuenta que, de los cuatro lugares alrededor de aquí que tiene habitantes
humanos; Lakeside, Desembarco del Ferry, Saltos de Talulah, y la nueva
Comunidad River Road, Lakeside es el único que está bajo control humano y
tiene un gobierno que responde al Gobernador de la región y no a los
Terráneos.
O'Sullivan se sentó en el borde de la mesa de Burke.
—Negaré haber dicho esto, pero el Gobernador Hannigan piensa que
puede que no quede ninguna ciudad controlada por humanos entre aquí y
Hubb NE. Y la comunicación con Toland ha sido... errática. Un par de los otros

Marcada en la carne
agentes de la GTI están viajando para evaluar la situación. Un par más están
esperando respuestas sobre la condición de los pequeños pueblos que estaban
alrededor del Lago Finger.
Monty notó el ligero temblor en las manos de Burke; un recordatorio de
que la experiencia previa, incluso la de su Capitán con los Otros, no siempre lo
preparaban para las cosas que sucedían ahora.
Burke dijo:
—Antes de empezar a hacer planes para Lakeside, vamos a ir a la reunión
de mañana y averiguar si incluso tenemos un futuro.

Marcada en la carne

Capítulo 56

Windsday 18 de Sumor

De pie en la sala de reuniones del consulado, Monty escuchó las gaviotas y
las olas antes de captar el olor salobre de la mujer que entró en la habitación,
flanqueada por los Elementales de Lakeside: Agua y Aire.
La forma era femenina, pero nunca habría pasado por humana. Su cabello
tenía algas y caracoles y cangrejos pequeños que se movían en él. Su cuerpo,
con fluidos azul-gris, estaba cubierto por un vestido que se movía
continuamente, como olas llegando a la orilla, y era la fuente de los sonidos del
oleaje y las gaviotas.
Había llevado a Lizzy a la costa un par de veces para buscar conchas.
Había encontrado fascinante al Atlántik, pero nunca quiso arriesgar su vida
metiéndose en esa agua, y eso fue antes de que él hubiera aprendido que había
algo sensible que podía comandar a esa agua.
—Océano, — dijo Simon—. Bienvenida al Courtyard de Lakeside.
Él no está cómodo con la presencia de ella, pensó Monty, viendo la lucha del
Lobo para mantener una forma humana lo suficientemente no peluda. O tal vez
él no quería verse humano en la presencia de una forma Terránea tan peligrosa.
—Los Sharkgard, Orcasgard, y yo, hemos disfrutado de las historias que se
han derramado desde éste lugar en los últimos tiempos, —dijo Océano. Aunque
tranquila, la voz celebraba la profundidad y la memoria de las tormentas que
acababan de pasar.
Las orejas de Simon repentinamente cambiaron a Lobo, y él hizo un
sonido de frustración mientras se esforzaba para conseguir que las orejas
volvieran a la forma humana.

Marcada en la carne
Ella sonrió a Simon, y el sonido en la sala se convirtió en el suave
murmullo de las suaves olas que besaban la arena. Después miró a los tres
humanos, y la sonrisa se desvaneció y el sonido de la tormenta en auge volvió.
Dando un paso adelante hacia la mesa, Vlad desenrolló un mapa grande.
—Como pediste. Espero que sea adecuado.
Océano asintió pero siguió mirando a los tres hombres tensos de pie en el
otro lado de la mesa.
—Este es mi comando, — dijo—. Ningún barco que navegue desde Thaisia
tocará el Bloque Romano. Ese lugar está cerrado para los humanos aquí.
Desafiadme, y ningún barco de esta tierra me va a sobrevivir.
El Capitán Burke se aclaró la garganta en silencio.
—¿Qué hay de otros lugares? Brittania, por ejemplo.
Océano volvió su atención a Simon.
—¿Lobo?
—Un pariente del Capitán Burke es de Brittania, nos ayudó cuando lo
pedimos, — respondió Simon—. No tenemos nada en contra de los humanos
que viven ahí.
—Entonces permitiré que los barcos naveguen entre Thaisia y Brittania. Y
por Felidae y Afrikah ya que no generan enemigos de nuestros parientes de
tierra.
—¿Qué hay de Tokhar-Chin? — Preguntó Monty, preguntándose si un
Lobo se consideraría "pariente de tierra" de algo como ella.
—No toca mi dominio. Tendría que preguntarle al guardián del Pacifik
sobre ese lugar, — respondió ella.
¿Realmente quiso tener la confirmación de que había más de una de estas
criaturas? Pues bien, ahora todos lo sabían.
Océano estudió el mapa de Namid, prestando especial atención a su
propio dominio. Pasó un dedo sobre las Islas Fingerbone, dejando una línea
húmeda en el papel.

Marcada en la carne
—Mi hogar. El lugar donde guardo los tesoros que el agua, los Sharkgard,
y los Orcasgard recuperan para mi placer. Tengo muchas cosas. Cosas viejas.
Mapas antiguos. Me gusta mirar la forma en que vosotros humanos piensan que
he cambiado. Yo no soy la que ha cambiado. — Su sonrisa era salvaje, primitiva
y aterradora.
»—En los mapas antiguos, vosotros solían poner "Aquí están los
Monstruos". — Su dedo trazó una curva húmeda frente al estrecho que
proporcionaba la entrada al Mar Mediterráneo. Miró a Burke y O'Sullivan, y la
fuerza de esa mirada hizo a Monty sentirse débil, a pesar de que no iba dirigida
a él. Ella enseñó los dientes que podrían haber sido hechos de coral—. Debéis
poner esas palabras en los mapas de nuevo.
Ella salió de la habitación, seguida por Aire y Agua.
Monty apoyó una mano sobre una silla.
—Entonces, — dijo O'Sullivan—. Ningún comercio con el Bloque Romano.
No estoy seguro de cómo vamos a imponerlo.
—No tiene que hacerlo, — dijo Simon, tocándose las orejas, como para
asegurarse a sí mismo que habían regresado a su forma humana.
—Pero si los buques de Thaisia desobedecen esta orden, Océano destruirá
todos los barcos que navegaban de esta tierra, y eso incluiría a los buques de
pesca,— dijo Vlad—. ¿Su gente puede permitirse el lujo de perder la comida
que viene del mar?
—Vamos a pasar la voz, — dijo Burke después de un tenso silencio.
Simon asintió.
—Vamos a hacer que los Terráneos lo sepan también.
Al salir del consulado, Monty se dio cuenta de que había dejado de pensar
en Simon Wolfgard como un depredador. Frente a la verdad de lo que estaba
por ahí, los residentes de los Courtyard no parecían ser una gran amenaza más.
Él abrió la puerta trasera del sedán de Burke, pero no entro.
—"Aquí están los Monstruos". ¿Creen que ella se refería a los Terráneos o a
los humanos?

Marcada en la carne
Burke miró por encima del techo del coche.
—En este punto, Teniente, ¿realmente importa?

Marcada en la carne

Capítulo 57

Jueves, 19 de Sumor

Meg no estaba segura de cuánto tiempo había estado mirando a la carpeta
de tres aros que contenía la información de los nombres y contactos de las
empresas Intuye. Pero cuando se enfocó en la sala de clasificación de nuevo, se
sorprendió al ver a Twyla Montgomery de pie al otro lado de la mesa.
—Sra. Twyla. ¿Qué...?
—No quería molestarla mientras que su mente estaba perdida, — dijo
Twyla suavemente.
—¿Arroo? — Un clic de uñas en el suelo del cuarto delantero cuando
Nathan se apresuró a averiguar lo que estaba sucediendo en la sala de
clasificación.
—Todo está bien, — dijo Meg, mirando al Lobo guardián, que tenían sus
patas delanteras apoyadas en el mostrador.
—Sé que este es un lugar fuera de los límites, — comenzó Twyla.
—Para los niños, — dijo Meg a toda prisa.
—Tiene razones para sus normas, y esas razones deben ser respetadas. —
Al ver las cicatrices de Meg, los ojos oscuros de Twyla no celebraban ni piedad
ni molestia—. Pero creo en ganar mi sustento. Los que dirigen el Courtyard
están averiguando qué habilidades están disponibles para ellos, y van a
organizar el trabajo tan pronto como les sea posible. Mientras tanto, puedo
ayudar con el polvo y fregar si eso es de ayuda para usted. Me di cuenta de que
la trastienda podría necesitar un poco de brillo. Y hay muchas posibilidades de
encontrar un montón de pelos sueltos recubriendo el suelo en esa sala. — Le
hizo un guiño a Meg.
Nathan gruñó y regresó a su cama de Lobo.

Marcada en la carne

—Gracias, — dijo Meg—. No me he mantenido al día con la limpieza.
—¿Le importa si le pregunto qué está haciendo?
—Esta carpeta contiene los nombres de las empresas de propiedad o
administrados por Intuye. Se supone que debo pedir tanto como pueda de ellos
a partir de ahora, para que la gente en Lakeside no puedan quejarse de que les
estamos sacando los suministros. Y tengo una lista de cosas que a las personas
les gustaría comprar en la tienda de comestibles de la Plaza Comercial. Pero
algunas cosas... La gente ha enumerado una docena de diferentes tipos de
cereales, y no sé cómo elegir.
—¿Cuántos tipos de cereales tiene esa tienda ahora?
—No estoy segura. Los Otros comen mucho más carne que cereales.
Moviéndose lentamente, Twyla fue acortando la distancia alrededor de la
mesa hasta quedar junto a Meg y poder mirar las listas.
—¿Cuál de estos cree que alguien como él comería? — Twyla inclinó la
cabeza para señalar a Nathan—. ¿O los Cuervos?
—Sierra me dio esta lista de los cereales que los niños querrían...
Twyla sacudió la cabeza.
—Los niños van a molestar y molestar por algo hasta que lo compren, y
luego no van a quererlo más. Por lo que no debe tenerlos en cuenta. Sólo piense
en lo que es útil para la mayoría de los residentes. — Ella golpeó una lista—. La
avena es un cereal de invierno que puede ser atractiva con fresas y nueces y un
poco de edulcorante. Si puede conseguir más, pida un cereal a base de maíz y
otro hecho de avena, cosas que se puedan comer en un puñado si se necesita
algo rápido. Los que quieren algo diferente puede comprarlo en otra tienda o
prescindir de ello.
—Tess dijo algo por el estilo. — En realidad Tess había dicho que si los
humanos no querían comer lo que se ofrecía en el Courtyard bien podían darse
un festín de su terquedad y morir de hambre.
Twyla le dio a la mano de Meg una palmadita.

Marcada en la carne
—No deje que lo que los demás quieran la ponga nerviosa. Ya sea que
tenga dos o cuatro patas, sólo porque un cachorro ladre no significa que tenga
que hacerles caso. Ahora, voy a dejar que vuelva a su trabajo mientras pongo un
poco de brillo a la habitación de atrás.
Escuchando a Twyla cantando en la trastienda, Meg dejó a un lado la
carpeta y las listas. Sí, se sentía nerviosa, pero no era realmente a causa de los
alimentos y las mercancías que los demás querían. Preocuparse por cosas como
el cereal era una manera de evitar la pregunta que había estado en sus
pensamientos desde que sacó esa carta "romance" del cajón.
¿Cuánto de lo humano ella quería? En muchos sentidos, contaba con
Simon no pensando ni actuando como un humano. Confiaba en él, ya que no
era humano. ¿Podría contar con que él no cambiara demasiado a humano si ella
quería explorar un poco, lo suficiente para ver si el romance podría
proporcionarle un tipo diferente de euforia?
Dilapidó la tarde, firmando un par de entregas, pero sobre todo
mezclando las listas sin hacer nada con ellas.
¿Qué tan humano podría ser Simon, sin renunciar a lo que era? ¿Había
una manera de encontrar una respuesta sin que ninguno de ellos saliera
lastimado?
Nathan se había marchado por el día, y ella estaba cerrando la oficina
cuando Simon entró, viéndose acalorado y listo para morder.
—Quiero ir a nadar esta noche, — dijo Meg, no muy segura de si estaba
haciendo una sugerencia o emitiendo un desafío.
—¿Con la manada femenina?
Suposición comprensible. La manada femenina necesitaría permiso para ir
al estanque natural en la parte Corvina del Courtyard.
—No, contigo. Solo nosotros. Ni siquiera con Sam.
Simon ladeó la cabeza.
—¿No con Sam? ¿Por qué?
Ella tragó saliva.

Marcada en la carne
—Quiero tratar de nadar desnudos.
Estaba tan quieto, que no estaba segura de que seguía respirando.
—Que nademos sin ropa, — dijo finalmente.
—Sí.
—Ambos nadando sin ropa. En forma humana.
—Sí. Pero... eso es todo lo que quiero probar.
—¿Después del anochecer?
No podía imaginarse haciéndolo cuando sería vista.
—Sí.
Simon se rascó detrás de la oreja.
—Bien. ¿Vamos a casa ahora?
No parecía enojado o molesto porque no quería hacer nada más. Sonaba...
desconcertado.
Terminaron de cerrar la oficina y cargaron el Bow con su bolsa
transportadora y lo que fuera que estuvieran llevando a los apartamentos.
Mientras se alejaban, se le ocurrió que estaba tan aliviada de dejar a los
humanos atrás como él.

*****

—¿Meg quiere que vayan a nadar desnudos?
El que Vlad sonara tan desconcertado como se sentía Simon, lo hizo sentir
mejor. Al menos él no era el único que estaba confundido.
—Eso es lo que ella dijo. Conmigo. Después del anochecer. Con los dos en
forma humana.

Marcada en la carne

—Ninguno de nosotros llevamos ropa cuando jugamos en el agua a menos
que les estemos dando a la ropa un enjuague rápido sin quitárnosla.
—Yo sé eso. Pero esto es importante para Meg. Sólo que no sé por qué. —
Simon gruñó con frustración. Se había trastornado la última vez que lo vio
como un humano desnudo. ¿Por qué era diferente esta vez?
Vlad dio un giro inquieto alrededor de la sala de Simon.
—He leído un par de esos libros de besos antes de enviarlos a Pradera de
Oro.
—¿De verdad? ¿Por qué?
Vlad se encogió de hombros.
—¿Los libros mencionan algo sobre nadar desnudos? — Simon pensó por
un momento—. ¿Crees que Meg lee esos libros?
—No lo sé, pero me pregunto si esto es un paso en el cortejo humano, otro
tipo de juego antes de que la hembra esté lista para aparearse.
—Ruthie y Kowalski no nadaron desnudos en el invierno antes de que se
aparearan, — sostuvo Simon.
—Pero ducharse juntos se considera un juego en el período del celo.
Simon se echó en el sofá.
—Esto no está ayudando.
Vlad se sentó junto a él.
—¿Cuánto de lo humano los Terráneos van a mantener? — Hizo una
pausa, y luego añadió en voz baja—: ¿Cuánto de lo humano vas a absorber?
La posibilidad de perder al Lobo, la parte esencial de su naturaleza, le
daba miedo. Pero Meg no quería, no confiaba, en un macho que fuera humanohumano. Ella necesitaba que se mantuviera siendo Lobo.
¿Qué querían y necesitaban los Antiguos de los Otros que habitaban en el
Courtyard de Lakeside? No había habido una nueva forma Terránea en un
tiempo muy largo.

Marcada en la carne

Él no estaba dispuesto a cargar con el peso de esa posibilidad. Y Meg
ciertamente no estaba lista. Pero el juego sería bueno.
—¿Vas a decirle a Meg que los Antiguos están lo suficientemente curiosos
sobre el aullido no-Lobo, como para volver al Courtyard? — Preguntó Vlad.
—No. Creo que el nadar desnudos será suficiente emoción para una
noche.

*****

Se dirigieron al estanque natural. Dado que Vlad no había sido de mucha
ayuda, Simon había considerado preguntar a uno de la manada humana sobre
el cortejo humano, pero decidió no hacerlo. Meg no estaba más informada de lo
que él estaba, así que esta era una cosa más que iban a averiguar juntos.
Su estado de ánimo había cambiado cuando el sol se puso. Ella parecía
pequeña y tímida, como si ya hubiera agotado su asignación de valor para el
día.
—No tenemos que hacer lo bañarnos desnudos, — dijo, tratando de
comprender su estado de ánimo—. Podemos remar usando ropa. Nos vamos a
sentir muy frescos.
—No. Quiero hacer esto.
Quieres hacer esto tanto como yo quiero ser pisado por un bisonte. Pero aparcó el
Bow y tiró de la manta de la parte trasera. Alguien había puesto
cuidadosamente algunas de las luces de energía solar por todo el agua, creando
una iluminación suficiente para que Meg no estuviera dando tumbos en la
oscuridad.
Ella se quitó las sandalias, se puso de pie en el borde del estanque natural,
viéndose tan infeliz.

Marcada en la carne
Se estaba preguntando cómo dar marcha atrás a esta aventura cuando Meg
de repente se quitó la ropa y se tiró al agua. Se sumergió, salió a la superficie,
dando chirridos de conmoción porque el agua estaba mucho más fría que el
aire.
Se quitó la ropa y se metió también. Sí, el agua sorprendía a la forma
humana más de lo que lo hacía con el Lobo, pero sólo por un momento.
—¿Estás bien, Meg?
Ella remó hasta el borde y agarró puñados de hierba para anclarse a sí
misma, sus piernas se elevaban flotando detrás de ella.
—Estoy bien. — Flotó durante un minuto antes de decir en voz baja—.
Estoy bien.
Se reunió con ella en el borde.
—El agua se siente bien después de un día pegajoso.
Ella asintió.
Frágil, complicada Meg. ¿Qué quería que hiciera?
Volvió la cabeza lejos de él, lo suficiente como para que la luz brillara en la
nueva cicatriz a lo largo del lado derecho de la mandíbula. Invierno o verano,
ella no sería capaz de ocultarla. Y él no iba a olvidar el por qué se había hecho
ese corte.
La besó suavemente en la cicatriz y sintió que algo cambiaba dentro de él,
sólo un aleteo de cambio, estuvo y se fue, pero dejó su huella.
Lo miró, con los ojos llenos de incertidumbre. Si la besaba de nuevo, ella
huiría como un conejo.
Así que le lamió la nariz y la hizo reír antes de lanzarla hacia el centro del
estanque, haciendo un chapoteo tan grande como pudo. Un momento más
tarde, ella saltó encima de él con un grito de alegría que fue cortado cuando
ambos se hundieron. Chapoteando, la atrajo hacia la superficie.
Durante varios minutos se salpicaron, sus cuerpos se rozaron y chocaron
como dos Lobos en pleno juego. Luego salieron y se derrumbaron sobre la
manta, ella sobre su espalda y él se tendió sobre su vientre.

Marcada en la carne

Él la miró y sonrió. Ella lo miró y se rió.
Simon escuchó como la respiración de Meg se calmaba mientras se
arrastraba hacia el sueño. Apoyado en los antebrazos, la observó por un
momento antes de cambiar a Lobo y se acercó más, dejando escapar un suspiro
de felicidad cuando ella enterró sus dedos en su pelaje.
¿Cuánto de lo humano quedaba en Thaisia? ¿Cuánto mantendrían los
Terráneos? No tenía respuestas, pero él y Meg encontrarían una manera de
cuidar de su manada, e iban a estar bien.
Simon le dio a su hombro un par de lamidas. Soñoliento ahora, puso su
cabeza sobre sus patas, muy consciente de los dedos de Meg en su pelaje.
Sí, estarían bien.

Marcada en la carne

Geografía

El mundo de Namid
Tierras continentales (hasta el momento)
Afrikah
Australis
Brittania/ Brittania Salvaje
Bloque Romano/Alianza de naciones del Bloque Romano
Felidae
Islas Fingerbone
Islas Tormenta
Thaisia
Tokhar-Chin
Zelande
Grandes Lagos:
Superior, Tala, Honon, Etu, y Tahki
Otros Lagos:
Lago Feather Lago Finger
Ríos:
Talulah/Saltos de Talulah

Marcada en la carne
Ciudades o pueblos:
Hubb NE (Conocido también como Hubby), Jerzy, Lakeside,
Podunk, Sparkletown, Saltos de Talulah, Toland, Walnut Grove, Wheatfield.
Montañas:
Addirondak, Montañas Rocosas

Marcada en la carne
Días de la semana
Earthday
(Día de la tierra)
Moonsday
(Día de la luna)
Sunsday
(Día del sol)
Windsday
(Día del viento)
Thaisday
(Día de la tierra libre)
Firesday
(Día del fuego)
Watersday
(Día del agua)

Marcada en la carne

Marcada en la carne

Marcada en la carne

Sobre la Autora Anne Bishop

Érase una vez...
¿Has escuchado esta historia antes?
Sí.
De acuerdo entonces.
Ah, quieres otra historia.
Érase una vez, una joven que quería escribir historias. Y así lo hizo. Y se divirtió.
Entonces, un día, un pensamiento se quedó atascado en su cabeza, de que
si no podía escribir una gran historia, no tenía mucho sentido escribir historias
en absoluto. Así que dejó de escribir.
Ella era joven y no entendía las cosas bien.
La joven salió al mundo para ganarse la vida y hacer algo que la hiciera
crecer. Y eso era bueno y necesario.
Entonces, un día, varios años más tarde, una historia asomó en su cabecita
liberándose del depósito creativo y dijo: ¿Hola?

Marcada en la carne

Era una pequeña historia, y parecía más bien triste, por lo que la joven le
dio forma en palabras lo mejor que pudo para que pudiera salir al mundo.
La historia, -que estaba muy contenta- se fue de nuevo al depósito creativo
a empacar sus maletas para emprender su aventura por el mundo y contarle a
todos sus amigos sobre la joven.
No mucho tiempo después de eso, otra historia asomó en su cabecita hasta
que salió del depósito creativo y dijo: ¿Hola?
Así que la joven le dio forma con palabras lo mejor que pudo. Y la historia
quedó muy feliz. Al igual que las otras historias que vinieron después de esa.
Eran pequeñas historias. Era muy respetuosas.
Durante los años en que la joven perfiló estas historias, comenzó a leer
libros y revistas acerca de la escritura (y, más tarde, sobre la organización y
gestión del tiempo). Mientras trabajaba y leía, llegó a ser más hábil y pudo dar
forma a historias más grandes.
Entonces llegó el día en que algo le tocó en el hombro. Cuando se dio la
vuelta, no fue una pequeña historia respetuosa, con apariencia triste y diciendo:
¿Hola? Fue una novela que le besó la mano, sonrió y dijo: Hola. Vamos a ser muy
buenas amigas por mucho tiempo.
Así que esa es la historia de cómo la joven terminó compartiendo su
espacio de vida, entre otras cosas, un exceso de papeleo y un gran número de
personajes.
¿Deseas datos mundanos también? En ese caso...
La New York Times bestselling Anne Bishop es la ganadora de RT Book
Reviews 2013 categoría Ciencia Ficción / Fantasía. Es también la ganadora del
premio William L. Crawford Memorial Fantasy por la trilogía Black Jewels. Su más
reciente novela es Marked in flesh, el cuarto libro de la serie de fantasía urbana de
Anne, situada en una re-imaginada Tierra. Cuando no está en comunión con los
Otros, Anne disfruta de la jardinería, lectura y música.

Marcada en la carne
Serie los Otros:
1.
2.
3.
4.
5.

Escrito en Rojo
Murder of crows
Visiones en Plata
Marcada en la carne
Grabado en el hueso (2017)

Marcada en la carne

Nota de sobre la traducción
Está es una traducción libre del Grupo Dark Wolf, un grupo de lectoras que
tienen como único fin compartir esta lectura en nuestro idioma, ya que el libro
no se ha editado en español y no hay noticias de que esa situación vaya a ser
modificada. No perseguimos ningún ánimo de lucro, ni tampoco queremos
perjudicar a los escritores, ya que tanto ellos como nosotros estamos a merced
de las editoriales.
También queremos expresar que no somos traductoras profesionales, así que
sepan disculpar cualquier error en nuestra interpretación de esta novela.
Finalmente aclaramos que muchos de los nombres propios usados por la
autora, hemos decidido dejarlos sin traducción ya que en varios casos; o no
existe una traducción clara o la encontrada, simplifica y/o cambia el sentido que
la autora (según nuestra interpretación) quiso transmitir, y en otros casos hemos
modificado ligeramente lo que sería la traducción literal para lograr una mejor
comprensión de la novela.
Los esperamos con la siguiente traducción del quinto libro de la saga, mientras
esperamos pueden seguir otras de nuestras traducciones en nuestro blog.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful