P. 1
Pruebas de la Existencia de Dios

Pruebas de la Existencia de Dios

|Views: 1.291|Likes:
Publicado porAntonio Colao

More info:

Published by: Antonio Colao on May 05, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/23/2013

pdf

text

original

Cuando emergen por doquier sucesos tan desagradables como
todos los que bien conoce el lector, es cuando más apremia llevar al
auditorio popular el buen ejemplo de las personas silenciosas que,
con sublime destreza, sacrifican su cuerpo y su alma para cristiani-
zar y socorrer a los más menesterosos.

Y, entre tantas otras, se encuentra la madre Teresa de Calcuta.
Ella es el emblema de la caridad universal. Una columna prepon-
derante -sin consistencia física- de la Iglesia católica. Y el motivo es
claro para los creyentes: se trata de un «sarmiento» que absorbe
diariamente la savia de la Vida (San Juan 15, 1-2), y la va disper-
sando por todas las naciones que le permiten hacer el bien o la re-
claman.

Y esta cruzada que viene realizando desde hace más de 60
años, para decir al mundo que los pobres son criaturas de Dios e
hijos predilectos del Padre, nacidos para ser amados por todos los
seres humanos, es un mensaje revolucionario. Y así vemos cómo
algunos periodistas desaprensivos, han encontrado el sambenito
para descrédito de la religiosa más santa de la actualidad, dándole
como apodo «el ángel del infierno».

Confieso que todo esto no me sorprende en absoluto. Cuando
una conciencia se encuentra sumamente embotada y a punto de
desaparecer, el símil con los irracionales sólo se diferencia por la
fisonomía y la inteligencia, y en esas circunstancias resulta incon-
cebible comprender que alguien pueda sacrificar los placeres sen-
suales de una vida entera, para socorrer a gentes desconocidas.

Y siguen diciendo algunos rotativos que la caridad de la ma-
dre Teresa sólo sirve para esconder la realidad, porque para eso
están los Gobiernos de las naciones poderosas, y a estos señores
que parecen envidiar la sublime labor de la religiosa, la Madre Te-
resa les contesta:

235 -

- Para solucionar la pobreza de raíz, para ir a las causas de la
injusticia y de las guerras y el hambre, hay otras personas, otras
instituciones poderosas. Yo me preocupo de las emergencias. Cuan-
do un hombre está muriendo de hambre en una calle de Calcuta, es
demasiado tarde para preocuparse de las raíces de la pobreza. Cier-
to es que las Naciones Unidas u otras instituciones son las que tie-
nen el deber de evitar que sigan existiendo injusticias.

Pienso que esta infame campaña, que vienen propalando con-
tra la religiosa, se debe -en buena parte- al apoyo que la madre
Teresa siempre le ha otorgado al Santo Padre, especialmente en la
condena del aborto. También le acusan de ser bienhechora del Va-
ticano con los donativos que recibe para los pobres, y ahora esta-
mos viendo que los supuestos mil millones de pesetas que vienen
pagando las editoras de 36 naciones por el libro del Santo Padre,
están siendo depositados en cuentas especiales para llevarlos ínte-
gramente al Tercer Mundo.

Y fuentes fidedignas del Vaticano, nos dicen que una parte de
estos beneficios será para que la madre Teresa los distribuya entre
los 450 centros de caridad que están ubicados en más de cien paí-
ses para socorrer a los pobres, ancianos y leprosos; donde colabo-
ran las cinco mil monjas que han sido vocacionadas con el poder
sublime que Dios derrama sobre la fundadora, sin tener en cuenta
la parte masculina de sus colaboradores, y los millones de almas
que fueron convertidas al recibir la excelsa caridad de la multitud
que antecede. Así actúan la sal, el fermento y la luz del Espíritu
Santo, en las personas que se abren y entregan a Él.

Publicado en “LA VOZ DE ASTURIAS” 16-Diciembre-1994

- 236

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->