Está en la página 1de 2

METAFORA EL PUENTE DE LOS HERMANOS

No hace mucho tiempo, dos hermanos que vivan en granjas contiguas, tuvieron un
conflicto. ste era el primer problema que tuvieron despus de 40 aos de cultivar las
tierras hombro a hombro, compartir el duro trabajo y de intercambiar cosechas y
bienes en forma continua.
Esta larga y beneficiosa colaboracin termin repentinamente. Comenz con un
pequeo malentendido que fue creciendo hasta llegar a abrir una tremenda brecha
entre ellos, que explot en un intercambio de palabras amargas seguido de semanas
de silencio.
Una maana alguien llam a la puerta de Luis. Al abrir, encontr a un hombre con
herramientas de carpintero. "Estoy buscando trabajo", dijo el extrao, "quizs usted
requiera algunas pequeas reparaciones aqu en su granja y yo pueda serle de
ayuda".
"S", dijo el mayor de los hermanos, tengo un trabajo para usted. Mire, al otro lado del
arroyo, en aquella granja, ah vive mi vecino, es mi hermano menor. La semana
pasada haba una hermosa pradera entre nosotros y l desvi el cauce del arroyo para
que quedara entre nosotros.
Bueno, l pudo haber hecho esto para enfurecerme, pero le voy a hacer una mejor.
Ve usted aquella pila de desechos de madera junto al granero? Quiero que construya
una cerca de dos metros de alto, para no verlo nunca ms.
El carpintero le dijo: Creo que comprendo la situacin. Mustreme dnde estn las
maderas, los clavos y las herramientas y le entregar un trabajo que lo dejar
satisfecho. El hermano mayor ayud al carpintero a reunir todos los materiales y dej
la granja por el resto del da para ir a comprar provisiones al pueblo.
El carpintero trabaj duro todo el da midiendo, cortando, clavando. Cerca del
atardecer, cuando el granjero regres, el carpintero haba terminado con su trabajo. El
granjero qued, perplejo con lo que vio. No haba ninguna cerca de dos metros; en su
lugar haba un puente. Un puente que una las dos granjas a travs del arroyo. Era una
verdadera obra de arte muy fina.
En ese momento, su hermano menor, vino desde su granja, cruzando el puente,
abraz a su hermano, con los ojos llenos de lgrimas, le dijo: Eres un gran hombre, por
construir este hermoso puente despus de lo que te he hecho, gracias y perdname.
En silencio el carpintero guard las herramientas y se dispuso a marchar, cuando Luis,
el hermano que le haba contratado grito: No te vayas espera!, qudate, tengo
muchos proyectos para ti.

-Me gustara quedarme dijo el carpintero, pero tengo muchos puentes por construir.