Está en la página 1de 1

VIERNES SANTO

Diego Salgar

En este silencio de noche cálida


Déjame recordar el aliento de tu voz
La sutil ternura de tu presencia
Y el motivo único de mis pasos: tú.

El ardor incesante de vivir


La pasión desbordante por mi
trabajo
La esperanza del mañana…

No importa cuantos errores,


No importa cuanto cueste vivir
Que tú le das sentido
En el sepulcro vacío.