Está en la página 1de 3

MONÓLOGO

Diego Salgar

Este es el tiempo
De sentarme frente a ti,
Sin adornos en la mano,
Y en la mesa tan sólo un mantel.

Es el discurrir de lo cotidiano
Lo que inesperadamente
Me ha lanzado hoy hacia ti,
Fuiste tú quien me trajo.

La calle está vacía,


En el café no hay más clientes,
Solo frente a ti,
Toda la humanidad ante ti…

Estoy percibiendo el dolor ajeno


No tuyo, no de otro: mío, es mío
también,
Y sin embargo no es mi padecer,
Duele en donde nunca ha dolido nada.

Mas no hay angustia en ello,


Lloro, y la tristeza me abarca,
Y es todo tranquilidad, sufrimiento,
Ahí te estoy encontrando ahora.

Y me veo aquí sentado


Frente a ti y tu ser,
¿Es así entonces que tu encuentro
Es constante y permanente?

Me parece ver que es la conciencia


Aquella que me trae el dolor
La que en él te encuentra,
La que ahora te ve.

Tú siempre estás,
¿Es entonces mi inconciencia
La que cierra mis ojos…?