Está en la página 1de 2

Fracaso

Diego Salgar

Fracaso,
Nace el día y por la ventana
No se ve nada distinto
A la amargura de seguir respirando.

Pesa en los hombros


La envidia mundana del éxito;
Y la gravidez de los pies
Apenas permite caminar.

Quisiera culparte mujer,


Pero ya la conciencia es clara,
No hay culpa alguna
No hay fracaso.

Es el dolor gastado
Que lleva todo al extremo
Y terminas siendo el centro
Raíz y germen…

Aunque no sea más


–Este fracaso mío y tu condena–
Que una invención del corazón,
Ebriedad del dolor.

Pues en lúcido caminar


Es evidente la grandeza
Inmenso el honor otorgado
De ser un Hijo amado…

¡Cuánto anhelo que esto vibre


que sea gozo en mi piel
que te lleves Padre mío
este dolor que fantasea!