Está en la página 1de 11
EL PASO DEL TIEMPO EN LA HISTORIA DE LA LENGUA. (EL ORIGEN DE LAS LENGUAS. BIOLOGIA Y LINGUISTICA) Julio Sanchez Hernéndez ‘Comento las teorias de Merritt Ruhlen que, apoyandose en las familias de lenguas y en las superfamilias ya estudiadas, intenta acercarse a Ja lengua primigenea y deduce 27 raices universales presentes en un niémero importantes de famnilias de lenguas del mundo. Recojo, a su vez, las investigaciones de Cavalli-Sforza sobre la genética humana, sus observaciones sobre la relacién entre los grupos genéticos humanos y las familias de lenguas y la cronologia de la dispersién del hombre modemo desde el probable hogar africano hasta ocupar toda la ticrra, que contribuyen a respaldar las teorias de Ruhlen, 1 will comment on the theories of Merritt Rublen, He assumes the existence of a family of languages and macrofamilies and attempts to approach the first language. He deduces that there are 27 universal roots which are in a large number of families of languages of the world. At the same time will keep in mind the investigations of Cavalli-Sforza about the human genetics, his observations bout the relationships between the human genetical groups and the family of languages, his opinions about the possible dispersions of the modern man from their probable African home to the occupation of the whole earth and the way they contribute to back the theories of Rublen. 1. LA FAMILIA LINGUISTICA. Desde que el hombre ha sido consciente del fenémeno del lenguaje se ha preguntado por el origen de la lengua y la relacidn de su lengua con las de los vecinos. Hoy existen en la tierra entre 3000 y 5000 lenguas, la mayorfa habladas por muy pocas personas. Hasta ahora los lingiiistas agrupaban las lenguas del mundo en familias, ast el castellano, catalan, portugués, etc. provienen del latin, El latin, griego, celta, lenguas eslavas, germanas, etc., etc., provienen del indocuropeo. La clasificacién de las lenguas en familias reposa sobre el descubrimiento de que en lenguas diferentes hay palabras que se parecen a la vez por su significante y su significado. El parecido se puede deber a convergencia, préstamo o al origen comin. * Seguiré esencialmente las teorias de Merritt Ruhlen en On the Origin of Languages, Studies in Linguistic Taxonomy, Stanford University Press, Standford, 1994 y de Luigi Luca Cavalli-Sforza en Genes, pueblos y Jenguas, Drakontos, Critica, Barcelona 1997, cuyo resumen apareci6 en Investigacién y Ciencia, nimero 184, Enero de 1992, pp. 4-12. LSS.N. 1132-0265 PHILOLOGIA HISPALENSIS 1572 (2001) 179-189 180 Julio Sanchez Hernénde Podemos clasificar las lenguas de no importa que regidn del mundo en familia perfectamente evidentes segiin sus parecidos Iéxicos y gramaticales debidos a su orige comin. Asi las 3000 o 5000 lenguas del mundo son agrupadas en trescientas 0 cuatrocienta familias. Como vemos una simplificacién importante. 2. LA SUPERFAMILIA. EL NOSTRATICO. Por desgracia algunos lingiiistas se sienten inseguros al ir mds alla del nivel de famili lingiifstica. Se trata en definitiva de continuar la cadena. El espafiol tiene lenguas hermanas, qu: derivan todas de un antepasado comin, el latin, que a su vez tiene lenguas hermanas conu el griego, el sénscrito, el germanico, el eslavo, todas las cuales derivan de una lengu: comin que es el indocuropeo. Parece legitimo preguntarse si el indoeuropeo tenfa lengua: hermanas, cules eran y cuando se hablé la lengua comtn mas antigua de las que ella derivaron. Se ha intentado establecer entre algunas familias lazos de parentesco més lejanos ys ha fijado con aceptacion alguna superfamilia. El indoeuropeo ha sido relacionado con el sumerio, el aint y las lenguas semiticas. Y: en el siglo pasado Pedersen intenté reunir en una macro familia a indoeuropeos, semitas camitas, urdlicos, altaicos, yukagir y esquimales y ademas le dio nombre. Basandose en I: analogia del nombre que los romanos daban al Mediterraneo (Mare Nostrum) Pederser pensé en la Lingua Nostra, de donde extrajo el término Nostritico, que hoy se ha impuesto. E] método cronolégico ha demostrado su eficacia para el estudio de la familia de las Ienguas indocuropeas, de las semiticas, etc. pero tiene limitaciones, sobre todc cronolégicas. Su validez, su aplicabilidad estén circunscritas a unas determinadas coordenadas espacio-temporales. O si se prefiere, a unos determinados niveles de parentesco. Hablar de parentesco entre las lenguas es una metéfora y no debe entenderse literalmente, a pesar de lo cual sigue siendo util el empleo de la terminologia de familia. Deberemos distinguir un parentesco préximo, existente entre lenguas cuyo antepasadc comtin se hablaba hace entre 1500 y 2500 aiios, este es el caso del latin y el germanico. Parentesco medio, con un antepasado comin hablado hace 6.000 0 6.500 aiios, las lenguas indocuropeas y las semiticas por ejemplo. Y el parentesco lejano, para las lenguas cuyc antepasado comin se hablé hace 10.000 aiios o mas. Pues bien, el método comparativo, que ha dado sus grandes frutos en el ambito del parentesco préximo y medio, se revela bastante menos conclusivo en el del parentescc remoto, Y ahf esta la aporia. Ningtin lingilista negaria la existencia de parentescos remotos entre jas lenguas. Ninguno dudarfa de que el indocuropeo, o el semitico, o el urélico , hubieron de tener parientes. Muy pocos vacilarfan en reconocer el enorme interés que un conocimiento preciso de estos parentescos remotos ofrecerfan para penetrar mas profundamente en la prehistoria de los pueblos indocuropeos en patticular y de la Humanidad en general. Sin embargo, son muy pocos los que estarfan dispuestos a embarcarse en la aventura cientifica en la que se sienten carentes del instrumento adecuado para obtener resultados rigurosos. El paso del tiempo en la Historia de la Lengua 18 Una segunda dificultad que obstaculiza el desarrollo de este ambito de la lingiiistic histérica comparativa es su propia complejidad intrinseca, Ya es ardua Ia labor de indoeuropeista, que ha de conocer decenas de lenguas Cuyo manejo es imprescindible en | comparacién. Pero un nostratista ha de trabajar no ya con decenas sino con centenas d lenguas del més variado cuiio, que pueden ir desde el hebreo al dravidico, del japonés a lapén o del turco al eslavo antiguo. El bagaje de conocimientos previos que se necesitan hacen la profesién de nostratist inasequible para la mayoria de Ios lingiiistas. Y en estas dos circunstancias- debilidad d método en distancias tan lejanas y dificultad de adquisici6n de centenares de lenguas- esta las claves del estancamiento del estudio de esta especialidad, Se interesaron en el nostritico Illich -Svitych y A.B. Dolgopolsky quienes trabajand separadamente Iegaron a conclusiones similares a mediado de los aiios 60. Segin esto autores el indocuropeo pertenecia a la misma familia lingiifstica que el afroasiatic (semitico, egipcio antiguo, berebere), urdlico (finlandés huingaro, samoyedo), altaic. (turco, mongol, japonés, coreano), kartvélico (es decir, caucdsico meridional: georgianc svano, zano) y dravidico (telegt, tamil, kannada), El antepasado comiin de esta familia seri cl nostratico, que habria sido hablado en el oriente medio hacia 12.000 -15.000 a. de C. Su: hablantes se habrfan desparramado desde alli hasta ocupar casi toda Eurasia y una parte di Africa. Illich Svitich murié prematuramente en 1966 cuando contaba sélo con 32 afios Dolgopolsky emigré a Israel pero los estudios de nostratico han continuado con alumno de ambos. Un importante problema que ha afrontado estos estudios es el de distinguir las palabra: patrimoniales comunes en todas las lenguas nostriticas de las coincidencias debidas . préstamo entre ellas. En efecto, la convivencia durante milenios entre unas y otras ha hech« que los préstamos cruzados sean una verdadera marafia en la que resulta muy dificil hacerst camino, Dolgopolsky ha establecido una lista de palabras que nunca o rara vez se prestan de unas lenguas a otras. Las palabras mas estables, en orden descendente de resistencia a préstamo serian: yo/ me, dos / par, ti, qué / quién, lengua, nombre, ojo, corazén, diente, no ufa, Ianto, agua, muerte, luna, mano, noche, sangre, cuerno, Ileno, sol, oreja, sal. Los estudios sobre parentescos remotos han continuado en los aiios siguientes Shevoroshkin desde Norteamérica avanza un paso més y opina que pueden encontrars« indicios de que la mayor parte de las lenguas conocidas de la humanidad tienen un origer comin. Todas podrian pertenecer a una lengua ancestral hablada hace 25.000 o 30.000 mil aftos. Esta superfamilia nostrdtica ha sido aceptada con algunas variantes por el lingilist americano Greenberg. Bl la llama Euroasiética, abarca un rea un poco mas reducida y nc incluye la familia afroasiatica ni la dravidica. Intentar saber cémo eran las lenguas de esas superfamilias y reconstruirlas es una tare< mucho mis dificil, en alguna medida casi imposible. La evolucién lingiifstica es muy rapida. El paso del tiempo es responsable de cambios de todo tipo: fonéticos, semanticos y gramaticales que pueden ser muy grandes, Bajo Iz presién de cambios répidos una lengua llega a ser incomprensible en un plazo bastante corto. ‘Tras una separacién de 5.000 6 10.000 aiios las palabras que muestran un parentesco 182 Julio Sanchez Hernandez se reducen a un 10 0 un 20 %. Y con un anilisis superficial parece que las lenguas mas alejadas no tienen ningdin parecido entre si. 3. RAICES COMUNES. LA LENGUA MADRE. Por suerte algunas palabras poseen una velocidad evolutiva més lenta y facilitan la reconstruccién de parentescos lejanos. Por ejemplo el lingiiista norteamericano Greenberg, destacé que por lo menos hay una etimologia comin a todas las familias lingiifsticas: se trata de la raiz TIK, que puede indicar ya sea dedo, ya sea el ndmero uno (una variacién seméntica que no necesita ser explicada, si pensamos en la forma de indicar el nimero 1 con un gesto). En alguna lengua se encuentran otros cambios semanticos que todavia parecen aceptables, como mano o brazo. En indoeuropeo dedo serfa deig, emparentado con deik: “mostrar”, “pronunciar solemnemente”. En latin dedo sera digitus "el que indica". De aqui derivaran palabras como decir, diccién, adiccién, bendecir, dictar, dictador, abdicar, predicar, etc. Partiendo de este ejemplo los lingiiistas estadounidenses Bengtson y Ruhlen han propuesto veintisiete raices universales o casi universales, Desgraciadamente el ntimero de palabras que no cambian, con las que se puede contar para estas indagaciones es muy limitado. Por lo general son palabras que indican las partes del cuerpo, pronombres personales, algiin que otro adverbio, los nimeros uno, dos, tres, y pocas mas?. Reproduzco las raices universales con algunas palabras de lenguas conocidas sorprendentemente similares’, ‘Ajat madre o la mujer mas anciana de la familia, ‘Aq/wa: agua (latin agua, germénico aha: rio pequefio). Bun(n)ka: rodilla, doblar (inglés bow, elbow). Bur: polvo, ceniza. Cun(g)a: nariz, oler. Kama: coger en la mano, Kano: brazo (inglés hand). Kati: hueso (latin costa, castellano costilla). Kolo: agujero (inglés hole). Kuan: perro (griego kuo:n, latin can, is, aleman Hund) Ku(n) quien (inglés who?, castellano ,quién?) Kuna: mujer. Mako: nifio (antiguo irlandés mac: hijo de). Maliq’a: chupar, succionar, pecho (inglés milk, alemén Milch, melken : ordefiar) ‘Mana: permanecer en un lugar (inglés to remain). Mano: hombre (inglés man, aleman Mann). ‘Mena: pensar (latin men(3), memeini: recordar, castellano memento, mente. Mi(n): ;qué?. Pal: dos. Par: volar. Poko: brazo (inglés bough). Puti: vulva (latin puta: chica, castellano puta), ‘Teku: pierna, pie. * Es significativo que las palabras mejor conservadas a lo largo de la evolucién lingiifstica sean las que primero se aprenden: La madre enseiia al hijo ojos, nariz, boca, etc. * Merrit Ruhlen, op. cit. pp. 292-328. El paso del tiempo en la Historia de la Lengua 183 Tik: dedo, uno (latin dig(itus): dedo). Tika: tierra Tsaku: piema, pie. Tsuma: pelo (vasco zam-ar(1): rizo de pelo o lana, castellano zamarra). Las veintiséis raices mundiales estén representadas al menos en seis familias, pero la mayor parte de ellas estén representadas al menos en doce familias y la mas extendida KU(N), “quien” esta representada en veintitrés o veinticuatro familias. Estas opiniones sobre las raices universales son el apoyo mis claro a su hipétesis sobre el origen Gnico de las lenguas del mundo. Se trata de 27 raices mundiales, es decir 27 palabras existentes por numerosas familias lingiiisticas y de las que no se puede explicar su parecido mas que por el hecho de que ellas hayan formado parte de la lengua original comin y que ha debido ser hablada por nuestros antepasados hace 50.000 afios. Estas raices no son reconstrucciones. Su forma fonética y el valor semdntico son “etiquetas” que s6lo indican una primera aproximacién a la que podria haber sido el original de la palabra concerniente. Su validez proviene de las palabras manifiestamente emparentadas sobre las cuales reposan estas etiquetas. No se comparan el conjunto de las lenguas del mundo tomadas del montén sino de treinta y dos familias de lenguas del mundo ya conocidas y admitidas por los lingiiistas, Esto significa que s6lo las palabras consideradas como integrantes del vocabulario original comiin de cada lengua (o sea, las mismas palabras sobre las que se fundamentan la validez de esas treinta y dos familias lingiifsticas) han sido admitidas en la comparacién. Las 27 raices que siguen estén presentes en al menos seis de estas familias, pero como media una raiz esta representada en 12 familias y la mas extendida ku(n) "quién" esta representada en 24 grandes familias. Siempre escogieron familias lingiiisticas de bajo nivel como el indoeuropeo, la familia mongola, la familia turca y no superfamilias como la nostratica 0 la euroasidtica sobre todo para insistir que no es indispensable elaborar todos los estadios intermedios para intentar los agrupamientos de alto nivel. El caso del indoeuropeo es claro, primero se reconocié Ia existencia del grupo y luego se fueron reconstruyendo los niveles intermedios de evolucién, tarea que esta inacabada atin hoy en dia. Es un lugar comin en taxonomia que los niveles més elevados de la clasificacién son frecuentemente més evidentes y mas faciles de demostrar que niveles inferiores, Para estos autores es muy facil demostrar que todas las lenguas del mundo estan emparentadas a la vista de las rafces presentadas. Descubrir los agrupamientos intermedios de las lenguas es una tarea mucho ms dificil. El amerindio es un grupo lingiiistico bien definido pero la determinacién de grupos intermedios es mucho més dificil. Existe, por tanto, una masa de elementos comunes para todas las lenguas del mundo, de signos lingiiisticos que se parecen en las lenguas y las familias de lenguas que no puede explicarse racionalmente mas que admitiendo que reflejan una unidad anterior. No se puede probar en el sentido matematico del término que todas las lenguas del mundo estén emparentadas pero la pequefia cantidad de parecidos lingiiisticos presentados sugieren un origen comin de todas las existentes. Probar es un concepto matemético que no tiene aplicacién en las ciencias empiricas tales como la lingiifstica. En estos dominios del saber no se intenta tanto probar una cosa como dar una explicacién lo mas verdadera posible a una serie no aleatoria de hechos. 184 Julio Sanchez Hernénde 4, PRUEBAS DE OTRAS CIENCIAS. GENETICA. Lo sorprendente es que otras ciencias hayan acudido en ayuda de la lingiifstica sostengan la teoria. Los conocimientos que tenemos de la genética y de la prehistoria no llevan a la misma conclusién Reuniremos, por tanto, tres tipos de argumentos: los lingiiisticos, los genéticos y lo arqueolégicos. Las conclusiones de Rublen por revolucionarias que sean no desatarfan mas qu especulacién intelectual y curiosidad hist6rica si no coincidieran con otros descubrimiento recientes salidos de la ciencia de la genética de la poblacién en la que trabajan el japoné. Takahata y el nipén-americano Nei. Durante la evolucién, el ADN de todos los organismos sufre pequefios cambios que s acumulan progresivamente. La cantidad de cambios de un individuo o una especie respect a otra depende de cuanto tiempo Ileve evolucionando por separado, 0 sea, acumuland: diferencias en sus ADN. Sus estudios sobre nuestro cédigo genético, las secuencias del ADN que hai transportado a través de los tiempos el esquema de organizacién del ser human demuestran: que todos los seres humanos procedemos de los mismos antepasados, el Hom Sapiens-Sapiens en un periodo muy cercano, entre 150.000 y 100.000 aios independient: de nuestra talla, color o tipo de cara. Algunos trabajos demuestran que esos antepasados debieron de pasar hace 60.000 aio: por un descenso demografico y sus efectivos habrian caido hasta los 30.000 individuos + de ese pequefio grupo descenderiamos todos. Estos 30.000 individuos debieron vivir en un drea relativamente reducida y segiin la pruebas aportadas por la prehistoria debié ser entre el norte y el este de Africa y el Proxime Oriente segiin los fésiles conocidos. O sea entre lo que hoy es Somalia y la Peninsul Arabiga’, Esta teoria es perfectamente compatible con las variaciones fisicas que vemos en la razas actuales. Las clasificaciones de razas al uso se basan en caracteristicas externas estatura, color de piel, pelo y ojos, forma del créneo, etc. Los caracteres étnicos evolucionan con gran rapidez bajo la accién de los factore: ambientales. Por ejemplo, los japoneses han crecido 20 cm en dos generaciones y lo: indios de la Patagonia son de piel mucho més clara que los de Venezuela o Méjico aunqu: cuando penetraron en América eran el mismo grupo humano. El color de la pic! est: determinado por la intensidad solar y, en general, por el clima. El medio también puede modificar la base genética a largo plazo, a través de ki seleccidn natural. Los caracteres somaticos sdélo reflejan las condiciones ambientales que conocieron estas poblaciones del periodo mas reciente. Otra prueba mds remacha esta teorfa. Recientemente se ha obtenido material genéticc (ADN) de los restos del Hombre de Neandertal. Su anilisis indica que el hombre modernc no procede del de Neandertal sino que evolucioné a partir de otros hominidos. + Hasta ahora para algunos, las familias lingiiisticas eran independientes unas de ottas y correspondian i adquisiciones diferentes de la facultad de hablar de los hombres prehist6ricos. Pero esto es imposible, 30.001 hombres de una sola poblacién biolégica no pueden hablar 200 0 400 lenguas de origenes diferentes. El paso del tiempo en la Historia de la Lengua 18 EI trabajo, producto de la colaboracién de paleontélogos y bidlogos moleculares di Alemania y Estados Unidos, se inicié a partir de un trozo de hueso del hombre d Neandertal. El fragmento de ADN obtenido fue comparado con los fragmentos equivalentes de ADN humano y del ADN del chimpancé, la especie viva evolutivamente mds cercana i hombre. Estas comparaciones se basan en que durante la evolucién, el ADN de todos lo organismos sufre pequefios cambios que se acumulan progresivamente. La cantidad d cambios de una especie respecto a otra depende de cudnto tiempo Ileve evolucionando po separado, 0 sea, acumulando diferencias en sus ADN. Esto nos puede dar una idea dh cuando apareci6 una especie. El fragmento de ADN del chimpancé presenté una media d- 55 cambios respecto al humano, mientras que el fragmento del hueso del hombre d Neandertal presenté una media de 27 cambios. Las diferencias entre el ADN de las distinta especies se puede ademas cuantificar en aiios. El registro f6sil indica que la linea que div lugar a los chimpancés y la que dio lugar a los humanos se separaron hace entre cuatro : cinco millones de afos, tiempo en el que sus respectivos fragmentos de ADN acumularoi los 55 cambios mencionados antes. Las 27 diferencias que se encontraron entre e fragmento del ADN del hombre de Neandertal y el humano indican que ambas linea debicron separase hace entre 550,000 y 690,000 afios. Sin embargo todos los hombres actuales presentan entre sf una media de s6lo ocho cambios en el ADN. Esto significa qu el hombre moderno se originé mucho més recientemente, hace como maximo entre 120.00 y 150.000 afios, y que, ademés, lo hizo a partir de una pequefia poblacién genéticament« distinta de la Neandertal. Aunque estas dataciones son aproximadas y a veces discutibles, y aunque todos lo: resultados se basan en los restos de un individuo Neandertal analizado, las conclusiones apuntan en la misma direccién que otros datos independientes recabados en los iiltimos ahos’, La hipétesis actual més aceptada propone, por tanto, que el hombre moderno (Home Sapiens) ~y por tanto su lengua- se originé en Africa hace alrededor de 150.000 afios y que desde alli se extendié por el resto del mundo reemplazando y sin llegar a mezclarse cor otros hominidos (entre ellos al Homo Neanderthalensis, que vivia en Europa, Asia Centra y Oriente Préximo y al Homo Erectus de la Isla de Java,) hasta convertirse hace 20.00C afios en el Gnico hombre que habitaba la tierra®. Por tanto, el origen de nuestras lenguas tiene que ir unido exclusivamente al Homc Sapiens y la diversidad y diferenciacién de las lenguas tiene como maximo la mismi antigiiedad del Homo Sapiens. 5. PRUEBAS DE OTRAS CIENCIAS, ARQUEOLOGIA, Los datos arqueolégicos coinciden sorprendentemente con los de la biologia: el homo antecesor debié vivir sobre el 750.000 de él descenderian el Homo Neanderthalensis’, que * Recuperar el ADN de un organismo f6sil resulta mucho més dificil de lo que el autor de Parque Jurisico se imagin6. Sobre todo porque se duda de que existan en la naturaleza condiciones que permitan la conservacién de ADN de més de 100.000 afios. “El Pais/ Sociedad , miércoles 3 de septiembre de 1997 p, 28, articulo de Rafael Flores. * Bran més bien bajos y muy robustos. Relativamente civilizados, conocfan el fuego y practicaban enterramientos. 186 Julio Sanchez Hernénde: vivi6 desde e1 500,000 hasta el 20.000, desapareciendo después, y el Homo Sapiens, que seria el Cromagnon®, que aparecié, segdin los restos arqueolégicos, hace entre 90.000 y 120000 aftos. 6. RELACION DE LA GENETICA Y LA FAMILIA LINGUISTICA. Pero no es sélo que todos los seres humanos provengamos de un pequeiio grupo de los mismos antepasados en una fecha cercana sino que los descubrimientos mas recientes de genética de las poblaciones humanas muestran que hay una coincidencia entre Iz diversidad genética de la poblacién y su diversificacién lingiifstica. O sea que la variacién frecuente de genes sobre la superficie de la tierra se corresponde con la subdivisin en grandes grupos lingiifsticos. Y como no son los genes lo que determina la lengua que se habla ni las lenguas lo que determinan los genes, si los dos fenémenos evolucionan de manera paralela tienen un sintonizador comin, Hay por tanto una relacién entre genes y lenguas. La explicacién al paralelismo en la evolucién entre la genética y lengua es sencilla. El aislamiento debido a barreras, de cualquier tipo impide el matrimonio entre dos poblaciones y por tanto el intercambio genético. Entonces las poblaciones evolucionarén independientemente y se volverdn distintas, La diferenciacién genética aumentard regularmente con el paso del tiempo. Lo mismo sucede desde el punto de vista lingiifstico: el aislamiento reduce o anula los intercambios culturales y las lenguas también se diferencian. “Por lo tanto tiene que haber una correspondencia bisica entre el arbol lingitistico y el arbol genético, pues reflejan la misma historia de separaciones y aislamientos evolutivos”. Comparacién entre las familias linguiisticas y el arbol genético", * Traerdn nuevas técnicas de hacer herramientas, unos milenios después manifestaciones artisticas, arle rupestre, vida social mas refinada, mas compleja, y por tanto lengua mas abstracta, més rica y evolucionada. * Luca Cavalli-Sforza, op. cit. p. 155. ' Luca Cavalli-Sforza op. cit. p. 147. El paso del tiempo en la Historia de la Lengua Arbol genético Poblacianes Pigmeos mbuti _| — Africanos occidentales Bankes Niléticos [~ Bosquim anos Etfopes — Beréberes, nextedfricanos Asidticos surorientales Iranies L Europeos L— Serdos Indios (asidticos) Indios suroccidentales Lepones Sam oyedos Mongoles [] — Tibetanos LF creos ry Japaneses Ainu [— Siberianos Esquim ales Chukchi Ametingios del sur at Attterindios del centro Ametindios del norte |___ Ametindios del noroeste [— Chinos del sur Mon jmer Teilendeses |— Indonesios |___ Malayos C— Filipinos -— Polinesios __ Cronesios Melenesios ___ Paptias. Australianos Familias Lingiisticas Jengua cri ginal desconocida niger-kordofana nilosaheriana Khoisénida afroasidtica indoewopea ceavidica urdlica yukeghir ditsica esqpimocleutin chukchi-kamchatka - emerindia na-dené sinotibetana austrasiética daica austronesia indopacifics australiana a 18 Stipe Familias Congo Soherianas Euroasidtica yoo nostrética Austrica, 188 Julio Sanchez Hernande: Encontramos 5 grandes grupos humanos segén el arbol genético. El primero agrupa ¢ pueblos del Africa subsahariana y coincide en buena medida con la superfamilia lingi‘stic: congo-sahariana. El segundo agrupa a pueblos de Europa, Norte de Africa, Oriente Medio y el subcontinente indio. Coincide con las familias Afroasidtica, Indocuropea y Dravidica, El tercero agrupa a pueblos de Oriente Lejano y Siberia. EI segundo y tercer grupo forma la gran siper familia Euroasidtica 0 Nostratica. El cuarto, muy préximo al tercero, engloba a los aborigenes americanos y casi todas sus lenguas forman la familia de Amerindia. EI quinto agrupa a los pueblos del sur de Asia, a los aborigenes australianos y habitantes de las islas del Pacifico. Como vemos se produce una bifurcacién en el arbol genealdgico de la humanidad entre los africanos subsaharianos y los otros seres humanos y datan esta separacién en algc menos de 100.000 afos. La localizacién en Africa de la division primaria de este arbol genealdgico incide a favor de la teorfa del hogar africano de la especie humana actual, pues encontramos la mayor diferencia en las regiones més antiguamente pobladas y en las cuale: las variaciones genéticas han tenido més tiempo para aparecer y acumularse. Por otra parte en Africa los arquedlogos han descubierto los fésiles mas antiguos de hombres de nuestre especie, y de los objetos a Jos que lo asociamos. Como vemos también algunos grandes agrupamientos coinciden con las familias lingiiisticas de alto nivel. La correlacién entre lenguas y genes no es perfecta porque las conquistas rapidas de las grandes regiones pueden ocasionar que unas lenguas sean reemplazadas por otras no emparentadas con ellas. Pero estos fenémenos no parecen tan frecuentes como para hacer que desaparezca la correlacién. Aunque no existe un 4rbol evolutivo completo de las familias lingiiisticas ya podemos comparar el arbol genético con lo que conocemos del arbol lingiifstico, aunque el arbol de las lenguas es incompleto vemos que los parecidos son impresionantes. A una familia muchas veces le corresponden una, dos, tres e incluso més ramas del arbol genético, otras veces una sola rama No obstante hay excepciones a la regla de que las familias lingiifsticas comprenden siempre poblaciones muy préximas en el arbol genético. Por ejemplo los etiopes forman parte de Ja rama genética africana pero hablan lenguas de la familia afroasidtica, que esta muy difundida en el norte de Africa, Arabia y Oriente préximo, es decir poblaciones que son de raza blanca. Otra excepcién de esta clase son los lapones, que genéticamente forman parte de los caucasoides pero hablan una lengua de la familia urdlica cuyos representantes mas tipicos se encuentran en el noreste de Rusia y en el noroeste de Siberia. Las poblaciones urdlicas de Asia son genéticamente mongoloides y los lapones son una mezcla de escandinavo y mongoloides de origen siberiano en que prevalece el primer componente. Tanto en el caso de los lapones como en el de los etfopes Ja explicaci6n es bien sencilla; las dos poblaciones derivan de mezclas genéticas de tipo europeos-siberianos los primeros y africano-drabe los segundos. Las mezclas genéticas tienden a reproducir exactamente las proporciones de las dos poblaciones ancestrales. Pero las poblaciones genéticamente mixtas tienden a mantener una sola de las dos lenguas de las poblaciones de origen, aunque la lengua que desaparezca El paso del tiempo en la Historia de la Lengua 186 influya mas 0 menos en la que prevalece, efecto que se conoce como fendmeno ck substrato. Es evidente que lapones y etfopes estuvieron durante miles y miles de afios en contactc con sus vecinos y recibieron de ellos lenta y continuadamente una gran influencia genética. Cuando el contacto genético entre los pueblos es prolongado durante un largo periodo, las lenguas preservan una imagen més clara del estado anterior mucho mejor que sus genes, Otro ejemplo lo tenemos con la lengua vasca que es hoy completamente distinta de la de sus vecinos; los genes vascos no lo son. Porque las Ienguas no se mezclan de la mismz manera que los pueblos. Una reconstruccién de la historia genética y lingiifstica del mundo tiene que ser necesariamente incompleta, porque hoy por hoy quedan numerosas lagunas y zonas dudosas. Hay una importante analogia entre la evolucién de los genes y Ia de las lenguas, Pero tiene que quedar claro que no existe ningtin motivo para pensar que los genes influyan en La posibilidad de hablar una lengua u otra. El hombre —posee, desde su nacimiento, la capacidad de aprender cualquier lengua conocida, La estructura de todas las lenguas modernas tiene una complejidad comparable y las lenguas de los grupos étnicos que viven en un nivel econémico primitivo no son mas primitivas que la nuestra 7. EXPANSION Y SEPARACION LINGUISTICA DEL HOMBRE POR EL MUNDO. Segiin todo esto la expansién del hombre por el mundo y la expansi6n y dispersién de su lengua debié de ser mas 0 menos asi. Desde el noreste de Africa parte una expansi6n en una época sin precisar, quizds hace 60.000 afios. Sigue la costa meridional de Asia. Del sureste de Asia parten dos ramas: hacia el norte, Vietnam, China; hacia el sur, Nueva Guinea y Australia, siempre por la costas. Continuacién de la navegacién a lo largo de la costa oriental de Asia hacia el norte: movimiento de poblaciones hacia el interior origina las poblaciones del noreste asi chinos del norte, coreanos, japoneses, mongoles, etc., etc. Primer paso por el estrecho de Bering y comienzo del poblamiento de América, hace entre 50.000 y 30.000 afios. Quizas por tierra firme, quiz costeando. Entre el 50.000 y 30.000 comienza el poblamiento de Asia Central y Asia del norte, a partir del este de Asia. Entre el 45.000 y el 40.000 comienzo del poblamiento de Oriente Proximo a partir del sur de Asia, del norte y del este de Africa. Hace 40,000 afios comienzo del poblamiento de Europa desde Oriente préximo y del Asia central y de América desde el noreste asitico. Bien es cierto que algunas conclusiones son provisionales, algunas opiniones muy discutible. Se necesitaré mucho tiempo ain para que la genética, la arqueologta, la paleontologia y la lingiifstica se pongan de acuerdo para contar en los mismos términos la gran historia del] hombre, Pero cuanto més avanza la ciencia mas cuerpo toma la idea de que el género humano es uno y de que todas las lenguas humanas pueden tener el mismo origen en un pasado no demasiado lejano.