Está en la página 1de 14

Aprendí que, por peor que sea un problema

o una situación, siempre existe una salida.


Aprendí que es tonto huir de las dificultades.
 más temprano o más tarde, será preciso sacar las piedras
del camino para conseguir avanzar.
Aprendí que, perdemos tiempo preocupándonos con
hechos que muchas veces sólo existen na en nuestra
mente.
Aprendí que, es necesario un día de lluvia para dar
valor al Sol, pero si quedáramos  expuestos mucho
tiempo, el Sol quema.
Aprendí que , los héroes no son aquellos que realizaron
obras notables. Sino los que hicieron lo que fue necesario
y assumieron las consecuencias de sus actos.
Aprendí que, no importa en cuantos pedazos mi
corazón está partido, el mundo no para para que yo
lo arregle.
Aprendí que, al revés de quedar esperando que
alguien me traiga flores, es mejor plantar un jardín.
Aprendí que, amar no significa transferir a los otros la
responsabilidad de hacerme feliz. Cabe a mí la tarea de
apostar a mis talentos y realizar mis sueños.
Aprendí que, lo que hace la diferencia no es lo que tengo
en la vida, sino a QUIEN tengo. Y que, buena familia son
los amigos que escogí.
Aprendí que, las personas más queridas pueden a veces
herirme. Y tal vez no me amen tanto cuanto me gustaria, lo
que no significa que no me amen mucho, tal vez seqa el
máximo que consiguen.
Eso es lo más importante.
Aprendí que, todo cambio inicia un ciclo de
construcción, se usted no olvida dejar la puerta abierta.
Aprendí que el tiempo es muy precioso y no vuelve
atrás.
Por eso, no vale la pena rescatar el pasado.
Lo que vale la pena es construir el futuro.
Mi futuro todavía está por venir.
Fue entonces que aprendí que debemos descruzar los
brazos y vencer el miedo de  partir en busca de nuestros
sueños.
Tenga un maravilloso día!