Está en la página 1de 50

Capítulo 10

Singularidades en contornos abiertos y cerrados Orificios y vertederos

Contenidos

10.1 Conceptos generales

426

10.2 Orificios

427

10.2.1 Elementos de un orificio

427

10.2.2 Orificio perfecto

428

10.2.3 Orificio en pared horizontal

430

10.2.4 Velocidad de llegada no despreciable 431

10.2.5 Contracción parcialmente suprimida

431

10.2.6 Contracción incompleta

433

10.2.7 Orificios de arista redondeada 433

10.2.8 Orificios de gran abertura vertical respecto a la carga 434

10.2.9 Orificios en pared intermedia 436

10.2.10 Orificios en pared gruesa 436

10.2.11 Orificios totalmente sumergidos

439

10.2.12 Orificios parcialmente sumergidos

449

10.2.13 Orificios bajo carga variable

449

10.3 Vertederos

452

10.3.1 Elementos de un vertedero 453

453

10.3.3 Vertederos de pared delgada 454

10.3.2 Características del flujo sobre vertederos

10.3.4 Vertederos de pared intermedia

459

10.3.5 Vertederos de pared gruesa

462

10.4 Cuadros resumen

465

10.4.1 Orificios

465

10.5

10.4.2 Verdederos 467

469

Ejercicios

Introducción

En este capítulo se desarrollan los conceptos básicos correspondientes a dos estructuras hidráulicas importantes:

los orificios y los vertederos. La importancia de estas estructuras radica en su utilización con fines de medición y regulación de caudales, en particular relacionados con el flujo a presión en conductos (orificios) y el flujo por gravedad en canales (orificios y vertederos).

425

426

CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS

10.1 Conceptos generales

El flujo a través de orificios y vertederos adquiere gran importancia ya que estas dos estructuras son las más utilizadas para la regulación y/o medición de caudales. El flujo a través de estas estructuras se caracteriza por el hecho que las líneas de corriente sólo se pueden considerar rectas paralelas en puntos singulares del flujo (usualmente la sección conocida como vena contracta). Hemos visto que el flujo potencial permite modelar flujos en los cuales las líneas de corriente no son rectas paralelas, sin embargo si se desprecian las pérdidas de forma que se producen en estas singularidades el error que se comete (en particular en el cálculo de caudal) es importante. Por lo tanto es difícil enunciar una teoría general y cada estructura debe considerarse en forma individual. Debido a lo difícil de establecer procedimientos totalmente analíticos para su cálculo, en general es necesario recurrir a la experimentación. Cuando las estructuras hidráulicas a diseñar son de gran importancia es usual realizar su ensayo en modelos (vertederos en grandes presas por ejemplo). Sin embargo algunos estudios analíticos complementados con ensayos de laboratorio, permiten arribar en ciertos casos a resultados que coinciden con la experimentación. Algunos ejemplos de la utilización de estos elementos son:

Orificios:

desagüe de tanques,

medición de caudales mediante placa orificio,

regulación de presión mediante placa orificio,

descarga de presas pequeñas. Cabe destacar que una válvula puede considerarse como un orificio cuyo pasaje es variable y sus ecuaciones son similares a las de los orificios. Vertederos:

medición de caudales en canales,

regulación de caudales de salida en equipos de tratamiento de aguas,

regulación de caudales de riego,

regulación de presas de embalses. Denominamos orificio a toda abertura practicada en la pared de un depósito, un canal o un conducto a presión y en la cual el escurrimiento llena completamente su contorno. Denominamos vertedero a toda abertura en la cual en la parte superior de la misma hay una superficie libre. De esto se desprende que un orificio que no se encuentra totalmente sumergido en el recipiente o canal se comporta como un vertedero. Tanto para los orificios como para los vertederos puede darse el caso que aguas abajo el tirante líquido se encuentre por encima del orificio (o vertedero) o bien por debajo del mismo (sin embargo el fluido en el orificio debe ocupar todo el contorno sino se comportaría como un vertedero y para su cálculo se debería aplicar las ecuaciones que corresponden a éste). En el primer caso se dice que el orificio (o vertedero) está totalmente sumergido y en el segundo que el desagüe se produce a descarga libre. En el tipo de flujo que se produce tanto para los orificios como para los vertederos es de importancia fundamental el espesor de pared de los mismos por lo cual podemos distinguir entre orificios (o vertederos) de arista viva, de pared fina o de pared gruesa. Algunos de los casos enunciados se pueden ver en la Figura 10.1. Enfatizamos, asimismo, que la presente publicación no pretende ni debe reemplazar a los buenos manuales de hidráulica (ver la bibliografía citada al final del capítulo) de donde se pueden obtener los coeficientes a utilizar en la práctica, los valores dados aquí son indicativos. La intención de este capítulo es por lo tanto resaltar las características físicas fundamentales que le permitan al ingeniero seleccionar los mismos adecuadamente, pues de ello dependerá la exactitud de los cálculos.

10.2. ORIFICIOS

427

Un orificio se considera de pared delgada cuando el espesor de la pared es menor a la mitad de la dimensión más pequeña del orificio. Si el espesor de la pared se ubica entre la mitad y tres veces la menor dimensión del orificio se dice que el espesor es intermedio. Si el espesor es superior a tres veces la menor dimensión decimos que el orificio es de pared gruesa. Para una mejor comprensión de lo dicho ver la figura que sigue:

una mejor comprensión de lo dicho ver la figura que sigue: 10.2 Orificios Figura 10.1 10.2.1

10.2 Orificios

Figura 10.1

10.2.1 Elementos de un orificio

Un orificio es, en principio, cualquier abertura practicada en una pared, de aquí se desprende que el líquido contenido se derrama a través de él. Algunos elementos caracterizan el orificio son:

A 0 , área de su sección transversal,

e, longitud o espesor de la pared,

H, carga o altura de líquido desde el baricentro del orificio hasta la superficie de nivel,

d 0 , dimensión vertical del área

V e H (carga) d0 >10º área A0 vena contracta
V
e
H (carga)
d0
>10º
área A0
vena contracta

Figura 10.2

428

CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS

10.2.2 Orificio perfecto

Analizaremos el caudal que descarga por un orificio que cumple ciertas condiciones al que denominaremos perfecto o ideal. Luego analizaremos las variantes sobre éste para obtener la expresión de la descarga de otras posibles conformaciones del orificio. El orificio perfecto cumple las condiciones mencionadas en la columna izquierda de la siguiente tabla:

Orificio perfecto

Variantes

ubicado en una pared vertical

 

ubicado en una pared horizontal (ver 10.2.3)

la velocidad de llegada V es despreciable

la velocidad de llegada no despreciable (ver 10.2.4)

la contracción del chorro descargado por el orificio es completa (vena contracta)

la contracción está parcialmente suprimida (ver 10.2.5) o es incompleta (ver 10.2.6)

la arista del orificio es viva, el ángulo de la descarga es mayor a 10º

la arista es redondeada (ver 10.2.7)

el orificio es pequeño y la pared tiene tamaño

el orificio es de gran abertura vertical respecto a la carga (ver 10.2.8)

infinito, por lo

tanto

la

carga puede ser

considerada constante

   

la pared es delgada (e<0,5d 0 )

 

la pared tiene espesor intermedio (ver 10.2.9) o grueso (ver 10.2.10)

la descarga es libre, es decir desagua a la atmósfera (Figura 10.3)

el orificio está totalmente sumergido (ver 10.2.11) o parcialmente sumergido (ver 10.2.12)

el flujo es estacionario, el recipiente mantiene una carga constante (H=cte)

el flujo no es estacionario y el orificio tiene carga variable (ver 10.2.13)

Bajo las condiciones enunciadas para el orificio perfecto, observamos que aguas abajo del mismo el chorro se contrae hasta alcanzar una sección mínima luego de la cual el chorro se expande. En dicha sección mínima las líneas de corriente deben ser sensiblemente paralelas (pues en dicho punto las líneas de corriente pasan de convergentes a divergentes), y por lo tanto en dicha sección la distribución de presiones debe ser constante e igual a la presión del entorno. A dicha sección se la conoce como vena contracta. Obsérvese que la presión en el interior del chorro aguas arriba de la vena contracta deberá ser superior a la presión del entorno (usualmente la atmosférica) en tanto que aguas abajo será inferior a la misma, debido a la forma de las líneas de corriente (convergentes y divergentes respectivamente).

1 e H1 área A2 2 2 área A0 1 vena contracta volumen de control
1
e
H1
área
A2
2
2
área A0
1
vena
contracta
volumen de control

Figura 10.3

Cabe preguntarse ¿por qué se origina dicha vena contracta? La respuesta radica en el hecho que los filetes de fluido, que se encuentran a los costados del orificio, son obligados a girar bruscamente 90° a fin de desaguar por el orificio. Debido a ello la inercia actúa haciendo que primero los filetes de fluido converjan y luego diverjan. Si al volumen de control indicado en la página anterior le aplicamos la ecuación de la energía:

10.2. ORIFICIOS

Q

W

(

eje

)

t



VC

   

e

d



SC

p  2     V u  g 2 1  
p 
2
  V
u
g
2
1    V  dA 
z
 
 

429

Siendo el flujo permanente y al no existir intercambio de potencia mecánica o calórica con el medio nos queda:

0



SC

u

p

1

2

V

2

g

z

V

 

dA

Como sólo hay flujo a través de la superficie libre y la del orificio, y teniendo en cuenta que las líneas de corriente en la vena contracta son rectas paralelas se puede escribir:

u

1

1

2

V

1

2

g

H

1

 Q  

u

2

1

2

2

V Q

2

Debido a la hipótesis de pared infinita la velocidad de llegada (velocidad sobre la sección 1-1) debe ser

despreciable, además la suma del término de presión más la energía potencial se mantiene constante para toda

la sección y por lo tanto es igual a la aceleración de la gravedad por la altura de la superficie libre.

La diferencia de energía interna entre la superficie libre y la vena contracta u mide la pérdida de energía debido a la fricción entre capas del fluido y de éste con la estructura. Finalmente la presión en la superficie libre es la atmosférica al igual que en la vena contracta (líneas de corriente rectas paralelas). Por lo tanto luego de simplificar obtenemos:

Y por lo tanto:

g H

1

1

2

V

2

2 u

V 2

2

1

 g H u

Lo usual es expresar la pérdida de carga afectando la velocidad con un coeficiente que llamaremos coeficiente de velocidad, que será menor que la unidad, con lo cual se puede escribir:

V 2

C

v

 2g  H 1
2g
H
1

(10.1)

Nótese que la altura H 1 es la altura desde el baricentro de la vena contracta hasta la superficie libre del depósito,

la cual en orificios practicados en paredes verticales es esencialmente igual a la altura desde el baricentro del

orificio. En cambio para orificios practicados en paredes horizontales dicha altura no coincide exactamente con

la altura del baricentro como se verá más adelante.

El valor de C v para orificios practicados en paredes horizontales tal como la mostrada varía entre 0,96 y 0,99 siendo lo usual adoptar 0,98.

De acuerdo con la ecuación de continuidad el caudal volumétrico valdrá:

Q

V

2

A

2

C

v

 2g  H 1
2g
H
1

(10.2)

Donde A 2 es el área contracta. Si referimos dicha área al área del orificio (A 0 ) definiendo el coeficiente de contracción C c , como la relación A 0 /A 2 , la anterior se puede reescribir:

Q

C

v

C

c

 

A

0

 2g  H 1
2g
H
1

(10.3)

Este coeficiente de contracción fue determinado para algunos casos especiales en forma analítica y en general en forma experimental, dando como resultado que su valor varía entre 0,6 y 0,7 adoptándose en la práctica el valor de 0,63. Finalmente la ecuación del caudal se puede expresar:

Q

C

d

A

0

 2g  H 1
2g
H
1

(10.4)

430

CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS

En la cual C d es el coeficiente de descarga y es igual al producto:

C

d

C

v

C

c

En general este coeficiente depende de:

(10.5)

la forma del orificio, tiende a ser menor para el círculo que para el cuadrado y en éste menor que en el rectángulo,

es mayor cuanto más alargado es el rectángulo,

para grandes valores de la carga (H 1 ) no interesa la posición del orificio,

para una misma carga y forma de la sección es menor cuanto mayor es el orificio,

es función del número de Reynolds, en orificios circulares con valores del número de Reynolds mayores que 100.000 tiende a 0,6,

aumenta con la temperatura del fluido. Por lo tanto el caudal para un orificio de pared delgada en posición vertical, con descarga libre y con una abertura despreciable respecto de la carga se puede establecer como:

Q

1
1

0,617 A 2g H

0

(10.6)

Ejemplo 10.1

En el centro de la pared vertical de un tanque con nivel de líquido de 5 m se practica un orificio de 10 mm de diámetro. El tanque es suficientemente grande como para despreciar las variaciones de nivel debido al desagüe. El líquido en el tanque es agua de densidad relativa 1. Determinar el caudal desaguado por el orificio y la velocidad de salida en la vena contracta.

Solución

El caudal lo obtenemos de la ecuación (10.6):

Q

0,617

A

0

 2 g  H 1
2
g
H
1

0,617

2 2  0,01  m 2   2  9,8 m / s
2
2

0,01
 m
2
2
9,8
m
/
s
5
m
4

3600 /

s

h

1,727

m

3

/

h

Para determinar la velocidad en la vena contracta utilizamos la ecuación (10.1) con C v =0,98:

V  C  2 g  H  v 1
V
C
2
g
H
v
1

0,98

2  2  9,8 m / s  5 m
2
2
9,8
m
/
s
5
m

9,7

m

/

s

10.2.3 Orificio en pared horizontal

Cuando la pared en que se practica el orificio es horizontal en lugar de vertical (Figura 10.4), como se había anticipado la altura H 1 de la superficie libre respecto del orificio no coincide con la altura de la vena contracta, sino que ésta se encuentra más baja dando lugar a un aumento de la velocidad y por lo tanto a un aumento del caudal pues la superficie de la vena contracta no se ve influenciada por la posición del orificio. Remitiéndonos a la Figura 10.4, la velocidad en la vena contracta se modificará respecto de la encontrada para dar:

V  C  2g   H  z  2 v 1 2
V
C
2g
H
z
2
v
1
2
H1
e
2
2
z2

10.2. ORIFICIOS

Que también se puede expresar:

Figura 10.4  H  z  1 2 V  C  2 g
Figura 10.4
H
 z
1
2
V
C
2
g
 H
2
v
1
H
1
H
z
1
2
V
2g
H
2
C v
1
H
1

431

El valor de z 2 es del orden del tamaño de la abertura y en la práctica usualmente se lo desprecia.

10.2.4 Velocidad de llegada no despreciable

Cuando la velocidad de llegada en la sección 1-1 es mayor o igual a 0,3 m/s, usualmente no se puede despreciar. La ecuación de la energía por lo tanto será:

1 V g H V u
2

1

2

1

1

2

2

2

Donde es el coeficiente de corrección de la energía cinética, como se vio en el punto 3.6 del capítulo 3. Para canales, es usual adoptar para el valor de 1,1. De aquí:

V 2

 1 2    g  H    u V 1
1
2
g
H
  
u
V
1
1
2
2  

Que como se ha dicho puede ser escrita como:

V 2

C

v

1 2 2     g  H   V 1 1
1
2
2
 
g
H
 
V
1
1
2
 

(10.7)

Y por lo tanto el caudal desaguado cuando la velocidad de llegada no es despreciable será:

Q

C

d

A

0

1  2     g  H   V 1 1
1
2
 
g
H
 
V
1
1
2
2  

(10.8)

10.2.5 Contracción parcialmente suprimida

Como ya se ha resaltado la contracción de la vena ocurre debido a que los filetes de fluido adyacentes al orificio son obligados a girar 90° para alcanzar la salida. Obviamente que si algún lado del orificio es paralelo a una de las superficies (por ejemplo la inferior) como podría ser el caso de un canal mostrado en la Figura 10.5, la contracción no será completa se dice que la contracción está parcialmente suprimida.

Vista lateral Vista de frente e H1 área A2 l l a a área A0
Vista lateral
Vista de frente
e
H1
área
A2
l
l
a
a
área A0
ps
= l
ps
= l + 2.a
p
= 2.(l+a)
p
= 2.(l+a)
Vena con contracción inferior suprimida
ps, perímetro suprimido
p, perímetro del orificio

Figura 10.5

432

CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS

Por otra parte este aumento de la sección producirá un aumento del caudal respecto al caudal que se obtiene con contracción completa. Llamando p s al perímetro del área suprimida y p al perímetro total del orificio se debe corregir el caudal de descarga calculado como orificio de contracción total de acuerdo a los siguientes coeficientes:

Tipo de orificio

según Bidone

según Weisbach

Rectangulares

C s =1+0,156 p s /p

l>0,2m a>0,1m: C s =1+0,157 p s /p l<0,2m a<0,1m: C s =1+0,134 p s /p

Circulares

C s =1+0,128 p s /p

 

Con lo cual la fórmula de caudal se podrá expresar:

Q

C

s

C

d

A

0

1  2     g  H   V 1 1
1
2
 
g
H
 
V
1
1
2
2  

(10.9)

Ejemplo 10.2

Un canal rectangular de solera de 1 m de ancho desagua mediante una compuerta rectangular que ocupa todo el ancho del canal y tiene una altura de 0,5 m (Figura 10.6). Si el desagüe es libre y el tirante en el canal es de 2,5 m calcular el caudal que desagua la compuerta, la velocidad de llegada en el canal y comparar el resultado de caudal obtenido con el que surgiría de considerar la compuerta como orificio perfecto.

H1 V1 y=2,5m b = l = 1m a=0,5m
H1
V1
y=2,5m
b = l = 1m
a=0,5m

Figura 10.6

Solución

Aquí a priori no se puede despreciar la velocidad de llegada. Por otra parte la contracción de vena se encuentra restringida por el fondo y los bordes del canal. Entonces para encontrar el caudal utilizaremos la ecuación

(10.9):

Q

C

s

C

d

A

0

1  2     g  H   V 1 1
1
2
 
g
H
 
V
1
1
2
2  

La velocidad V 1 es la velocidad en el canal la cual no es conocida, pero como conocemos la sección y el tirante la ecuación de continuidad nos permite reemplazar la velocidad en el canal mediante:

Por lo tanto:

Q

C

s

C

d

A

0

Q V  1 b  y   1  Q  2 
Q
V
1
b
 y
 
1
 Q 
2
 
2 
g
H
  
1
2
b  y
 
  
  

Despejando el caudal de la anterior resulta:

Q

g  H 1 1   2 2 2 2 2 2 2 
g
 H
1
1
2
2
2
2
2
2
2 
C
C
b
a
2 
b
y
s
d

10.2. ORIFICIOS

Adoptando el factor C s de acuerdo a Weisbach, resulta:

1

C  

s

0,157

p

s

p

1

 

0,157

b

2

a

2

b a

1

 

0,157

1

m

2

0,5

m

2

1

m

0,5

m

1,105

Adoptando el valor de C d como 0,617 y el factor =1,1:

433

9,8 m / s 2  2,25 m Q   2,287 m 3 /
9,8
m
/
s
2  2,25
m
Q
 2,287
m
3 /
s
1
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2  1,105
0,617
1
m
0,5
m
2 1
m
2,5
m

La velocidad de llegada en el canal será:

V

1

2,287

m

3

/

s

1

m

2,5

m

0,915

m

/

s

Si se hubiera considerado la compuerta como un orificio perfecto el caudal habría resultado:

Q

0,617 1m 0,5m

el caudal habría resultado: Q  0,617 1 m 0,5 m    2 9,8

2 9,8m / s

2

2,25m

2,049m

3

/ s

10.2.6 Contracción incompleta

Asimismo cuando la distancia del orificio a las paredes del recipiente es menor a 3 veces la menor dimensión del mismo también el alineamiento de los filetes hace que la contracción de la vena sea más suave que en el caso de la contracción completa, dando lugar a caudales mayores que en dicho caso. A este tipo de contracción se lo denomina incompleta (Figura 10.7) y los coeficientes de corrección son:

Tipo de orificio

 

Rectangulares

C

s

10,076 9

n

1

Circulares

C

s

10,04564 14,821

n

1

Donde n es la relación entre el área del orificio y la superficie transversal del canal de llegada.

orificio y la superficie transversal del canal de llegada. Figura 10.7 10.2.7 Orificios de arista redondeada

Figura 10.7

10.2.7 Orificios de arista redondeada

En el orificio de aristas agudas, el objetivo es miminizar las pérdidas por fricción minimizando el contacto entre el orificio y el líquido. Por otro lado, la forma del orificio de arista redondeada acompaña las líneas de corriente en la descarga, con lo cual el coeficiente de contracción igual a C c =1,00 y el coeficiente de descarga es de

C d =0,98.

434

CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS

Figura 10.8

SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS Figura 10.8 Orificio de arista redondeada 10.2.8 Orificios de gran

Orificio de arista redondeada

10.2.8 Orificios de gran abertura vertical respecto a la carga

Como definimos al principio del capítulo, la carga del orificio es la altura de líquido desde el baricentro del orificio hasta la superficie de nivel. En el desarrollo de las ecuaciones de caudal anteriores se supuso que la velocidad del fluido no variaba en toda la abertura del orificio y se mantenía constante en toda el área del mismo. Sin embargo la velocidad del fluido varía desde la parte superior del orificio hasta la parte inferior por efecto del aumento de la carga a medida que aumenta la profundidad. Por lo tanto si la distancia entre el baricentro del orificio y la superficie libre respecto de la altura de la abertura del orificio es pequeña será necesario tener en cuenta en el cálculo del caudal esta variación de velocidad. En lo que sigue vamos a tratar de determinar cuándo en un orificio la variación de carga se puede despreciar y cuándo no. Sea un orificio de gran abertura vertical como se muestra en la Figura 10.9 trataremos de calcular el diferencial de caudal dQ correspondiente a un diferencial de área dA:

H1 z Hi t l Hj a dz a) b) Figura 10.9 Orificio de gran
H1
z
Hi
t
l
Hj
a
dz
a)
b)
Figura 10.9
Orificio de gran altura respecto a la carga
1
2
dQ
 dA
C
2
 
g
z

V
d
1
2
 
1
dQ
 C
t

dz
2
 
g
z

V
d
z
1
2
2  
1
2
Q
C
 H
j t
2
g
z

V
dz
d

z
1
H
 
2
i
 

(10.10)

(10.11)

Donde hemos supuesto que el coeficiente de descarga se mantiene constante en toda la sección. Si consideramos una sección rectangular (Figura 10.9.b) de altura a, ancho l (es decir t (z) =cte=l) y considerando la velocidad de llegada despreciable la ecuación (10.11) se puede reescribir:

j Q  C  l  H 2  g  z  dz
j
Q
C

l
 H
2
g
z
dz
d
H
i
 3
Q 
2  l
C
2
g
H
H
3
 
d
2
i
2
3 j
 

(10.12)

10.2. ORIFICIOS

435

Si calculamos el caudal de desagüe como si se tratara de pequeña abertura (velocidad constante en toda la sección e igual a la velocidad en el baricentro) tendríamos:

Q ap

C

d

l

a

 

2  g  H 1
2
g
H
1

Donde H 1 es la altura del baricentro. Si consideramos que una aproximación de 0,5% es adecuada para nuestros cálculos tendremos:

Q

Q

ap

0,995

Y como H j =H 1 + a/2 y H i =H 1 – a/2

1,495

H

1

a  

2

3

2

  H

1

a  

2

3

2

b H

1

1

2

2

H

j

3

2

H

i

3

2

3

a

H

1

1

2

1,495

H

a

1  

2

1

3

2

   H

a

1  

2

1

3

2

H

a

1

1

2

Resolviendo la anterior para H 1 /a=1,684 se obtiene un error de 0,5% que en general está muy por debajo de los errores que se cometen con el resto de las suposiciones. Por lo tanto y como regla general se puede decir que cuando la carga es mayor que dos veces la altura de la abertura (H 1 >2a) el considerar la velocidad uniforme e igual a la velocidad en el baricentro es aceptable a los fines prácticos. Siguiendo un razonamiento análogo se llegaría a una conclusión similar para un orificio de sección circular.

Ejemplo 10.3

Encontrar el caudal que escurre bajo la compuerta del ejemplo 2 si el tirante en el canal es de 1 metro. Solución

En este caso la carga sobre la compuerta sería de 0,75 m, es decir una vez y media el valor de la abertura vertical, por lo tanto a fin de mantener el error por debajo del 5% deberíamos considerar a la compuerta como un orificio de tamaño vertical apreciable con respecto a la carga, y no deberíamos calcular entonces la velocidad (y el caudal) con la carga en el baricentro, sino que debemos integrar a lo largo de la compuerta. Para este caso recurriendo a lo visto en el Ejemplo 10.2 resulta:

   2   dQ  C  C  b  2
 
2
 
dQ
 C
C
b
2 
g
z
1  
Q  
 dz
s
d
2
b
 y
 
 
Integrando la anterior para toda la compuerta:
 a
1
 Q 
 
2
 
dQ
 C
C
b
2
g
z
 
 dz
s
d
 y y
2
b  y
 
  
 
  
Realizando la sustitución:
2
1
 Q 
u
 g
z
 
; du  g  dz ;
2
b  y
 

E integrando resulta:

u



y

g

y

1

2

   Q  

b y

2

; 

u

y

a

g

y

a

1

2

Q

b y

  

2

436 CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS 2 1  Q  g
436
CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS
2
1
Q
g
y
   
a
3
2
b y
b
u
2
Q
C
C
2
s
d
g
3
2
2
1
Q
g
y
 
2
b
y
3
3
2
2
2
2
b
2
1
 Q 
1
 Q 
Q
C
C
2
g
Y
 
g
y
a
  
s
d
g
3
2
b  y
2
b  y
Reemplazando valores:
3
3
2
2
2
2
1
m
2
m
Q
m
Q
Q
1,105 0,617
2
9,8
1
m
1 1,1
2
 
 
9,8
0,5
m
 
m
2
2
3
m 
s
1
1
m
s
1 1,1
2
1
m 
1
m
9,8
 
 
 
2
s

Resolviendo la anterior por aproximaciones sucesivas, Newton-Raphson o cualquier otro método resulta:

Q 1,394

m

3

s

10.2.9 Orificios en pared intermedia

No vistos en el alcance del curso.

10.2.10 Orificios en pared gruesa

Cuando el espesor de pared supera tres veces a la menor dimensión del orificio el orificio se comporta en forma distinta que si dicha dimensión es menor a media vez dicha dimensión, es por ello que se diferencia entre orificios de pared delgada y orificios de pared gruesa. La pregunta que nos debemos hacer es básicamente cuál es la diferencia física que produce esta diferencia de comportamiento. La respuesta es que mientras en el caso de la pared fina la vena contracta se produce en contacto con el aire en el caso de orificios de pared gruesa dicha vena se produce en el interior de la pared. Como el efecto de la contracción de la sección produce un aumento de la velocidad del fluido también aumentará la energía cinética en la sección, dicho aumento de la energía cinética respecto a la entrada y a la salida del orificio debe ser hecha a costa de disminuir la presión en la sección como se infiere de la ecuación de la energía. Ahora bien como a la salida del orificio la presión del ambiente es la atmosférica la presión en la sección contraída debe ser inferior a la atmosférica y por tanto se produce un efecto de succión adicional al correspondiente a la descarga libre que se ve reflejado en un aumento efectivo del caudal de descarga especto al caudal que escurriría en caso de la descarga libre. Esto está en línea con las mediciones experimentales. Finalmente el reflujo de líquido que se produce en la contracción produce una pérdida por fricción que atenúa parcialmente el efecto de succión antes mencionado. Sea el orificio de pared gruesa mostrado en la figura:

parcialmente el efecto de succión antes mencionado. Sea el orificio de pared gruesa mostrado en la

Figura 10.10

10.2. ORIFICIOS

437

Para encontrar la velocidad en la vena contracta aplicamos la ecuación de la energía al volumen de control mostrado resultando como en los casos anteriores:

u

1

g

H

1

u

2

p

2

V

2

2

2

(10.13)

Donde el término de presión es negativo pues hemos trabajado con presiones manométricas y la presión en la sección 2-2 es una depresión es decir es menor que la atmosférica. Bernoulli determinó que esta depresión era sensiblemente igual a:

p

2

3

  H

4

1

Reemplazando la ecuación (10.14) en la ecuación (10.13):

u

1

g

Y por lo tanto el caudal será:

2 3 V 2  H  u   g  H  1
2
3
V
2
H
u
g
H
1
2
1
4
2
V
2 7
2
u
u
g
H
1
2
1
2
4
7
V
 u
2
 
u
g
H
2
1
2
1
4
 
7
 C
2 
g
H
V 2
v
1
4
Q  V
 A
 V
 A
C
2
2
2
0
c

(10.14)

Donde, como vimos anteriormente, A 0 es el área a la salida y C C es el coeficiente de contracción de forma tal que C C =A 0 /A 2 . Reemplazando en la expresión hallada.

Q

C

v

.C

c

A

0

7   2  g  H 1 4
7
2 
g
H
1
4

Si adoptamos para C v y C c los valores indicados para orificios de pared delgada, es decir 0,98 y 0,63 respectivamente y efectuando las operaciones indicadas resulta:

(10.15)

1
1

Q 0,817 A 2 g H

0

Valor que se aproxima mucho a los valores obtenidos experimentalmente. Esta expresión corrobora lo dicho respecto a que el caudal desaguado supera al caudal desaguado en el caso de pared delgada para el cual el caudal valía (punto 10.2.1):

1
1

Q 0,617 A 2 g H

0

Es decir que el caudal desaguado por un orificio de pared gruesa supera en 32% aproximadamente al orificio de pared fina. Sin embargo hay que notar que la depresión en la vena contracta no puede superar el límite teórico de la presión atmosférica, es decir que para valores de la carga que superen el valor:

p

2

p

atm

 

10,33 m para el agua

10,33

3 13,78
4

H

1

H

1

m

,

los efectos de la pared gruesa comienzan a desaparecer.

Debe tenerse en cuenta que este límite es menor pues antes de esto comienza a aparecer cavitación, es decir que

el agua se vaporiza y tiende a disminuir el área de pasaje con lo cual también disminuye el caudal desaguado, es

decir que el límite depende fuertemente de la presión del lugar y de la temperatura del agua.

438

CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS

Tubos adicionales, entrantes o de Borda

El caudal que desagua por un orificio puede ser modificado dentro de ciertos límites por la inclusión de tubos adicionales normales al recipiente. Cuando se agrega a un orificio de pared delgada un tubo adicional cilíndrico normal al recipiente y exterior al mismo tal como se muestra en la Figura 10.11 el efecto producido es el mismo que si el orificio se comportase como un orificio de pared gruesa y dentro de los límites establecidos se podrá advertir un aumento de caudal como el descrito. Si en lugar de un tubo cilíndrico se agrega un tubo convergente, dentro de un determinado rango del ángulo de convergencia el caudal que se obtiene es mayor que para los tubos cilíndricos. El efecto mencionado es potenciado si se hace una entrada redondeada pues los filetes de fluido son mejor guiados. Con este tipo de tubos se pueden lograr coeficientes de desagüe del orden de 0,98 para ángulos del orden de los 13°. Este es el caso de las boquillas de las lanzas de incendio.

Este es el caso de las boquillas de las lanzas de incendio. Figura 10.11 Las secciones

Figura 10.11

Las secciones divergentes para pequeños ángulos de divergencia se comportan como las convergentes en tanto que para ángulos mayores se comportan como descarga libre. Cuando el tubo adicional es interior y con una longitud entre 2 y 2,5 veces el tamaño de la mayor dimensión del orificio se lo denomina tubo de Borda. El agregado de este tubo hace que los filetes de fluido en las proximidades de la boca de salida en el interior del recipiente deban girar 180° en lugar de 90° y por lo tanto la vena se contrae aún más que en el caso de tubos de pared delgada, lo cual sugiere que el caudal que desagua es aún menor. Esto ha sido corroborado por la experimentación que ha demostrado que el coeficiente de descarga para este caso se sitúa entre 0,51 y 0,53.

de descarga para este caso se sitúa entre 0,51 y 0,53. Figura 10.12 Teóricamente puede encontrarse

Figura 10.12

Teóricamente puede encontrarse una aproximación a estos valores aplicando la ecuación de continuidad y

cantidad de movimiento en la dirección del movimiento al volumen de control que se muestra en la Figura

10.12.

También, aplicando la ecuación de la energía y despreciando pérdidas obtenemos la velocidad en la vena contracta (sección 2-2) resultando como ya hemos visto:

10.2. ORIFICIOS

V 2

2 g  H 1
2 g  H
1

De la ecuación de cantidad de movimiento:

Fext.

t



VC

d

  

V



SC



V

V

dA

439

Por ser el flujo permanente la derivada de la integral sobre el volumen de control es cero. En la dirección del movimiento las únicas fuerzas externas que actúan son las debidas al desequilibrio de presión producido por el orificio, y en la única superficie de control donde hay flujo de cantidad de movimiento es sobre la vena contracta por lo tanto según la dirección del movimiento la anterior se reduce a:

2

 g H A V A

1

1

2

2

Reemplazando por el valor de velocidad encontrado:

De donde resulta:

g H

A

2

1

A

1

A 2g H

1

0 5

,

C

c

1

A

2

0 5

,

Como se adoptó que no había pérdidas, es decir C v =1, resulta, C d =0,5, valor muy próximo al encontrado experimentalmente.

10.2.11 Orificios totalmente sumergidos

En lo que respecta a los orificios totalmente sumergidos se presentan tres casos de interés:

desagüe de tanque a tanque a través de un orificio,

desagüe de una represa a un canal a través de una compuerta,

orificios en conductos a presión.

10.2.11.1 Desagüe de tanque a tanque a través de un orificio

Sean los depósitos mostrados en la Figura 10.13 de los cuales supondremos que su volumen es suficientemente grande como para considerar que su nivel no varía mientras se produce la descarga a través del orificio mostrado.

se produce la descarga a través del orificio mostrado. Figura 10.13 Supondremos además que las velocidades

Figura 10.13

Supondremos además que las velocidades de llegada son despreciables (obvio de la hipótesis anterior). Si aplicamos la ecuación de la energía a un volumen de control tal como el mostrado:

u

1

1

2

2

V g H u

1

1

2

1

2

V

2

2

g H

2

Nuevamente por ser la velocidad en la sección 1 despreciable podemos poner:

1

g H V u

2

2

2

440

CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS

Donde H es la diferencia de niveles entre las superficies libres de cada recipiente y es constante para toda la sección del orificio. Por lo tanto en este caso no hay orificios que se comporten como de gran altura o pequeña altura con respecto a la carga. De la anterior inferimos:

 

V

2g H u

Y

como ya dijéramos:

 

V

C

v

 2 g  H
2
g

H

Y

por lo tanto el caudal se puede expresar:

 

Q

C

d

A

0

 2 g  H
2
g

H

(10.16)

Las experiencias demostraron que el coeficiente de desagüe en este caso es levemente inferior que en el caso de desagüe a la atmósfera resultando el mismo en un 2% inferior al anterior. Dichos coeficientes se hallan tabulados en los manuales correspondientes. Esta disminución del caudal probablemente pueda adjudicarse a la mayor pérdida por fricción entre filetes del fluido que entre filetes del fluido y el aire.

10.2.11.2 Desagüe de una represa a un canal

Un caso de interés práctico es el que ocurre en la descarga de una represa a un canal a través de una compuerta. La entrega puede realizarse mediante compuertas deslizantes, compuertas radiales o compuertas de cilindro. También puede realizarse en el caso de compuertas deslizantes y de cilindro por entrega inferior y/o superior. La parte superior actúa como vertedero por lo cual es de aplicación lo que se verá más adelante, en tanto la parte inferior actúa como orificio (ver Figura 10.14)

la parte inferior actúa como orificio (ver Figura 10.14) Figura 10.14 La compuerta del canal cumple

Figura 10.14

La compuerta del canal cumple en general dos propósitos: regulación del caudal de suministro y disipación de energía. El segundo propósito usualmente se logra mediante la generación de un resalto hidráulico y tiene por objeto evitar erosionar el canal que por razones económicas generalmente será construido de tierra, excepto en

10.2. ORIFICIOS

441

la zona donde se produce el resalto hidráulico. Esto hace de suma importancia determinar la ubicación del mismo, pues las obras de protección a realizar en el canal serán función de dicha ubicación.

En lo que sigue nos referiremos a las compuertas de tipo deslizante con descarga inferior y tamaño vertical de la compuerta menor que el tirante crítico en el canal. Los casos que se pueden dar son:

Descarga libre: Este tipo de descarga ya ha sido cubierta en los puntos anteriores.

Descarga sumergida. Pueden darse tres casos, según sea que el tirante aguas abajo del resalto (tirante conjugado) que se forma a la descarga de la compuerta:

a) coincida con el nivel del tirante en el canal (sea este el uniforme o el obtenido con la interposición

de un obstáculo),

b) sea menor que el tirante a la descarga del canal,

c) sea mayor que el tirante a la descarga del canal.

En la figura Figura 10.15 se muestran estos tres casos. Desde el punto de vista del control de erosión en el canal, el caso a) es muy favorable, pues ubica el resalto muy precisamente y por lo tanto la zona a proteger queda bien definida. El inconveniente que presenta es que sólo se da para una condición de caudal, pero la demanda del canal seguramente variará con el tiempo. El caso c) si bien es el más conservador desde el punto de vista del control de la erosión tiene el inconveniente que la disipación de energía es escasa, y por lo tanto la erosión en el canal natural puede ser importante. El caso más común y general es el b).

ser importante. El caso más común y general es el b). Figura 10.15 En los tres

Figura 10.15

En los tres casos la compuerta se comporta como un orificio sumergido, cuando en particular el tirante aguas abajo es el mismo que el tirante en la represa el caudal es nulo. Si se desprecia la velocidad de llegada el caudal a través de la compuerta se puede expresar mediante:

Q

C

d

l

a

 

2g  y 0
2g
y
0

(10.17)

Donde l es el ancho de la compuerta, a la altura de la misma e y 0 es el tirante en el embalse. Expresando el caudal de esta forma la ecuación puede utilizarse para descarga libre o sumergida. Henry expresó el coeficiente de descarga C d en función de las experiencias que realizó.

En la figura Figura 10.16 se encuentra el gráfico desarrollado por Henry donde en abscisas se ha representado la relación entre el tirante en el embalse y la altura de la compuerta, en ordenadas el valor del coeficiente de descarga, y como parámetros la relación entre el tirante aguas abajo del resalto y la altura de la compuerta, y el valor del número de Froude de la compuerta (F 0 ). Otro punto importante es determinar la posición de la superficie libre. Para ello en caso de descarga libre y de los casos a) y b) vistos, es necesario posicionar la vena contracta. Lo usual es ubicar la vena contracta a una distancia de la compuerta igual a la altura de la misma (a). De esta forma ubicada la vena contracta y conociendo la pendiente del canal, se pueden determinar las curvas de la superficie libre y calcular los tirantes en que se desarrollan.

442 CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS Figura 10.16 Ejemplo 10.4
442
CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS
Figura 10.16
Ejemplo 10.4

Determinar el caudal desaguado a través de una compuerta deslizante de 1 m de altura que alimenta en un canal de 5 m de ancho cuando el tirante en el embalse es de 8 m si el tirante aguas abajo es: a) de 6 m; b) de 4 m y

c) de 2 m.

Solución

a) Para el tirante de 6 m, ingresamos en el gráfico de la Figura 10.6 con el valor de y 0 /a=8m/1m=8 e

interceptamos en vertical con la curva y 2 /a=6m/1m=6, de la cual obtenemos el valor de C d =0,32. Reemplazando

en la ecuación.

Q

C

d

l

a

=0,32. Reemplazando en la ecuación. Q  C d  l  a 0,32 5 

0,32 5

m

1

m

2  2  2,8 m / s  8 m
2
2
2,8
m
/
s
8
m

20,035

m

3

/

s

b)

interceptamos en vertical con la curva y 2 /a=4m/1m=4, de la cual obtenemos el valor de C=0,5. Reemplazando

en la ecuación.

Para el tirante de 4 m, ingresamos en el gráfico de la Figura 10.6 con el valor de y 0 /a=8 m/1m=8 e

Q

C

d

l

a

 

2 g  y 0
2
g
y
0

0,5

5

m

1

m

2  2  2,8 m / s  8 m
2
2
2,8
m
/
s
8
m

31,305

m

3

/

s

c)

el

curva de descarga libre y es aproximadamente 0,58 resultando:

Para el tirante de 2 m, la relación y 2 /a=2 la vertical trazada por y 0 /a=8, no intercepta a la curva. Es decir que

escurrimiento ocurre como si se tratase de una descarga libre. El coeficiente de descarga lo obtenemos de la

Q

C

d

l

a

de descarga lo obtenemos de la Q  C d  l  a 0,59 5

0,59 5

m

1

m

2  2  2,8 m / s  8 m
2
2
2,8
m
/
s
8
m

36,940

m

3

/

s

Es decir que en los casos a) y b) la compuerta trabaja como un orificio sumergido, en tanto en el caso c) trabaja como si se tratase de una descarga libre. Calcularemos a continuación los caudales para los tres casos con los valores vistos siendo para los dos primeros casos:

Siendo en ambos casos:

O sea:

para el caso a)

para el caso b)

Q  C A  2 g  H d  0 p 5 m
Q
C
A
2
g

H
d 
0
p
5
m
s
C
s  1  0,156 
 1
0,156 
1,065
p 12
m
Q
 1,065  0,617  5
m
1
m
2  9,8
m
s
2  2
m
Q
 1,065  0,617  5
m
1
m
2  9,8
m
s
2  4
m

20,571

29,091

m

m

3 s 3 s
3
s
3
s

10.2. ORIFICIOS

para el caso c)

Q

1,065 0,617 5

m

1

m

2  2  9,8 m s  7,5 m
2
2  9,8
m
s
 7,5
m

39,835

m

3 s
3
s

443

Valores que como se pude observar aproximan con un error no mayor al 10% los valores de ensayo.

10.2.11.3 Orificios en conductos a presión

Los orificios en conductos a presión sirven para propósitos de medición, regulación o reducción de presión. Los orificios pueden ser fijos o variables, dentro de los primeros se encuentran las placas orifico, los venturímetros, los diafragmas, las válvulas de seguridad, las válvulas todo-nada (on-off). En el segundo grupo se pueden reconocer las válvulas reguladoras. Aquí veremos lo concerniente a las placas orificio, cuyos conceptos básicos pueden extrapolarse al resto de los enunciados, teniendo en cuenta que en las válvulas reguladoras el coeficiente de descarga varía con la posición de apertura. En conductos a presión es usual el empleo de las llamadas “placas orificio” para la medición y/o reducción de presión. La técnica del empleo consiste en interponer en el flujo una placa de sección circular y diámetro del orificio menor que el diámetro de la cañería y a través de la cual se produce una caída de presión que como se demostrará es proporcional al caudal que circula por el conducto, de esta forma midiendo la diferencia de presión entre las secciones aguas abajo y aguas arriba de la placa se puede conocer el caudal que circula. En la práctica esta diferencia de presiones usualmente es traducida a una señal electrónica (corriente de 4 a 20 mA) la cual es enviada a un sistema de control donde se produce la medición o bien el control de la variable. En la Figura 10.17 se muestra una placa como usualmente se encuentra en la práctica. Apliquemos al volumen de control mostrado en la figura la ecuación de la energía suponiendo que el fluido que circula es incompresible (líquido):

 p   p 1   1  1 V  2 
p
p
1
1
1 V
2 
2
 Q 
u
V
2 
 Q
u 1
 
2
2
2 1
2
 
 
Hagua
1
2
V1
V2
(velocidad en la
D1
D0
D2
contracción)
2
1
volumen de control
placa orificio

Figura 10.17

(10.18)

Si bien en la figura se muestra una placa instalada horizontalmente, en el caso que la placa se encuentre instalada en forma vertical es lo mismo dado que el aumento o disminución de nivel será compensado por el aumento o disminución de la presión estática. Aplicando la ecuación de continuidad al volumen de control mostrado y teniendo en cuenta que las placas orificios se utilizan básicamente en conductos de sección circular:

Reemplazando en la ecuación (10.18):

u

1

V

1

4 Q  D

1

2

;

8

Q

2

p

1

2

D

4

1

u

2

V

2

4 Q  D

2

2

8 Q

2

p

2

2

D

4

2

444

CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS

8 Q

2

2

 

4

1

D

4

D 2

D

D

1

4

2

4

 

 

Q

p  p 1 2 u  u  1 2  2 2 
p
 p
1
2
u
u
1
2
2
2
 D  D
p
 p
2
1
1
2
u
u
1
2
4
4 
8 
D
D
1
2

Donde u 1 – u 2 es la pérdida de energía mecánica por unidad de masa que se produce por la pérdida de carga localizada correspondiente. Como anteriormente este factor puede ser reemplazado por un coeficiente de velocidad. Además debe advertirse que D 2 es el diámetro de la vena contracta que no es conocido, en la práctica lo usual es referir el caudal al tamaño de la placa D 0 en lugar de la vena contracta, con lo cual la anterior se puede expresar:

2 2  D  D p  p 0 1 1 2 Q 
2
2

D
D
p
 p
0
1
1
2
Q 
C d
4
4
8 
D
D
1 
0

(10.19)

Donde D 0 y D 1 representan el diámetro de la placa y el diámetro de la cañería respectivamente. Por otra parte si reemplazamos la diferencia de presión por su equivalente en metros de columna de agua:

Reemplazando en la anterior resulta:

Q C

d

 p  p 1 2 agua 2 2  D D 0  1
 p 
p 1
2
agua
2
2

D
D
0 
1
4
4 
8 
D
D
1 
0
 g H agua  g  H  agua agua  
 g H
agua
 g  H
 agua
agua

Como además el caudal puede expresarse mediante:

Q

C

 

2 D 0  2 g  H agua 4
2
D
0
2
g

H
agua
4

(10.20)

Igualando con la anterior:

De donde:

C

d

2 2  D  D 0 1   4 4  8 
2
2

D
D
0
1
4
4
8 
D
D
1 
0

C

 g  agua    H  agua C d  4 D
 g
 agua
 
H
 agua
C
d
4
D
0
1 
4
D
1
2 D 0  2  g  H agua 4
2
D
0
2
g

H
agua
4

C

 

1 C d 1    4  r 1  r
1 C
d 1
4 
r
1 
r

(10.21)

El coeficiente C es por tanto una función de:

, la relación de diámetros del orificio y de la cañería

de la densidad relativa del fluido

y de C d , una función del número de Reynolds.

En la ¡Error! No se encuentra el origen de la referencia. se muestran los valores de

4 C / 1  tabulados d
4
C
/
1 
tabulados
d

en función del número de Reynolds de la cañería. Aunque las deducciones anteriores fueron desarrolladas para líquidos, las placas orificios también son utilizadas para medición de gases y vapores. Para ello en la fórmula anterior se incluye el llamado factor de compresibilidad Y que tiene en cuenta esta característica de los gases y vapores. De este coeficiente se trata en el capítulo 11 sobre fluidos compresibles. El caudal que circula por la placa también es función de la temperatura del fluido, puesto que al aumentar la temperatura el material de la placa orificio (usualmente acero inoxidable 18-8) se expande y por lo tanto aumenta el tamaño del orificio. Además como los puntos de medición de presión son fijos y la vena contracta

10.2. ORIFICIOS

445

varía de acuerdo con la relación entre el diámetro de la placa y el de la cañería, también se requiere una pequeña corrección de la medición. Cuando se requiera exactitud en las mediciones se deberá consultar las normas de aplicación.

Para los fines de medición y control el valor de H agua puede fijarse arbitrariamente. Lo usual es fijar este valor

en

2540 mm de columna de agua (100”) y con los datos del rango de caudal proceder a determinar el tamaño de

la

placa a utilizar.

a determinar el tamaño de la placa a utilizar. Figura 10.18 Ejemplo 10.5 A fin de

Figura 10.18

Ejemplo 10.5

A fin de medir el caudal de agua circulante por una cañería de 200 mm de diámetro se instalará una placa

orificio. Calcular el diámetro de dicha placa para una pérdida de carga de 2540 mm de columna de agua. El caudal medio en dicha cañería es de 200 m³/h.

Solución

De la ecuación (10.20) se puede despejar el diámetro de la placa:

D

0

4  Q  C  2  g  H agua
4  Q

C
2 
g

H
agua

El coeficiente C se puede obtener de la figura en función del número de Reynolds y de la relación de diámetros.

Como la relación de diámetros requiere conocer el diámetro de la placa deberemos operar por iteración.

Previamente calculamos el número de Reynolds:



3 h
3
h

V D

1

Q

D

1

4

Q

 

A

 D

1

2

D 1 4 200

m

 

3600

s  h
s
h

0,200

m

10

6

m

2

/

s

353678

Adoptamos un valor de C arbitrario por ejemplo 0,7; calculamos el diámetro de la placa y comparamos el valor

de que surge del valor calculado con el valor adoptado. Si no coincide usamos el valor de C que surge de la

¡Error! No se encuentra el origen de la referencia. con el nuevo diámetro hasta que coincida el valor de

que se obtiene con la fórmula con el valor adoptado. Como la densidad relativa es 1 el valor que obtenemos de

C es directamente el que surge de la figura Figura 10.18, sino habría que afectarlo por la raíz cuadrada de la

inversa de la densidad relativa:

446

CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS

D

0

4  200 / 3600  0,7  2  9,8  2,54
4
 200 / 3600

0,7
2
9,8
2,54

0,120

m



0,120

0,200

0,6

C

 

0,655

Con este nuevo valor de C calculamos el diámetro de la placa obteniendo:

D

0

0,1237m



0,618

C

 

0,655

D

0

0,124m

124mm

Dado que en este último paso el valor de C convergió al valor anterior, el diámetro obtenido es el requerido.

10.2.11.4 Válvulas

Un orificio a presión de mucha utilidad práctica, al igual que las placas orificios, son las válvulas. Éstos son elementos que se intercalan en los sistemas de cañerías y que básicamente pueden cumplir tres funciones:

bloqueo

regulación

seguridad Las válvulas de bloqueo sirven para habilitar o interrumpir la circulación del fluido. Las hay de numerosos tipos, tamaños y materiales dependiendo de la presión del sistema, tipo de fluido y tamaño de la línea entre otros factores. Debido a la resistencia de forma que generan producen una pérdida de carga localizada, como se vio en el capítulo 8 al tratar sobre pérdidas de carga localizadas. Las válvulas de regulación son válvulas que controlan una determinada variable de proceso como por ejemplo caudal, presión, temperatura, nivel, concentración, etc. Para cumplir con este cometido censan la variable a controlar y en forma directa o indirecta actúan sobre un obturador que cierra parcial o totalmente un orificio de forma y dimensión determinadas. Las válvulas de regulación más comunes son las denominadas del tipo globo. En la figura (10.20) se muestra una válvula de este tipo. El movimiento ascendente del vástago permite una mayor o menor apertura del orificio, lo cual (para una diferencia de presión dada) produce una variación del caudal tal que modifica la variable a controlar. Un sistema de posicionamiento y control asociado al vástago y no mostrado en la figura realiza la regulación de la variable deseada.

en la figura realiza la regulación de la variable deseada. Figura 10.19 Por lo tanto una

Figura 10.19

Por lo tanto una válvula reguladora es un orificio variable y el caudal a través de ella tendrá la misma expresión que para los orificios sumergidos y en particular la correspondiente a la placa orificio (ecuación (10.19)):

Q C

d



D

0 eq

2

D

1

2

(10.19)): Q  C d   D 0 eq 2  D 1 2 8

8

D

4

1

D

0 eq

4

p  p 1 2  
p
 p
1
2

(10.22)

Donde D 0eq es el diámetro equivalente del orificio de la válvula (variable) y D 1 el diámetro de la cañería. Los organismos de normalización y los fabricantes de válvulas han convenido en denominar:

C

valv

C

d

2 2  D  D 0 eq 1   4 4  8
2
2

D
D
0
eq
1
4
4
8 
D
D
1 
0
eq

10.2. ORIFICIOS

447

Que se denomina coeficiente de la válvula. Puede observarse que este coeficiente no es adimensional sino que tiene dimensiones de área. Reemplazando este valor en la ecuación (10.22) queda:

Q

C valv

p  p 1 2  
p
 p
1
2

Si en la ecuación anterior reemplazamos la densidad del fluido por su densidad relativa:

Q

C

valv

p  p 1 2    r agua
p
p
1
2
 
r
agua

Si la diferencia de presiones se expresa en kPa y la densidad del agua en kg/m³ la anterior se puede reescribir:

Q

C

valv

p  p 1 2   r
p
p
1
2
r

La cual si C valv se expresase en m² nos permitiría expresar Q en m³/s. Este coeficiente fue definido en dimensiones del sistema inglés como el orificio para el cual con una diferencia de presión de una libra por pulgada cuadrada por la válvula circula un galón por minuto. Entonces si además de las dimensiones indicadas se quiere expresar el caudal en m³/h, el Estándar ISA (Intrument Society of America) para dimensionamiento de válvulas de regulación operando con líquidos estipula:

Q

m

3

h

 

0,0865

C valv

 p  p  kPa  1 2   r
p
p

kPa
1
2
r

Usualmente la dimensión de la válvula de control es de menor tamaño (diámetro) que la cañería en la cual se instala. Para tener en cuenta las conversiones de energía cinética y energía de presión y las pérdidas en las reducciones y expansiones, la norma define un coeficiente que se denomina factor de geometría de la cañería F p . Con lo cual la anterior se expresa:

Q

m

3

h

 

0,0865

F

p

C

valv

 p  p  kPa  1 2   r
p
p

kPa
1
2
r

(10.23)

El cálculo de este factor puede obtenerse de la publicación indicada. Aquí por simplicidad supondremos que la válvula es del mismo diámetro que la cañería y por lo tanto F p =1. Dado que el orificio de las válvulas es mucho menor que el de la cañería el fluido sufre un incremento de velocidad importante, a expensas de la presión, por lo cual las válvulas se deben verificar a la cavitación cuando trabajan con fluidos en condiciones cercanas a la tensión de vapor y/o con presiones relativamente bajas.

Ejemplo 10.6

Una válvula de control se utilizará para regular la presión en una cañería. La presión absoluta a regular es de

1000

kPa. El caudal que circula por la línea es de 100 m³/h y la presión aguas arriba de la válvula fluctúa entre

2500

kPa y 4500 kPa. Determinar a qué porcentaje de apertura trabajará la válvula en uno y otro caso si el CV

al 100% (máxima apertura de la válvula) es de 36. La válvula de control tiene la misma dimensión que la línea

y el fluido que circula es agua a 10ºC y densidad relativa 1. Solución

De la ecuación (10.23):

C valv

 3  Q m h  p  p  kPa  1 2
3
Q m
h
p
p

kPa
1
2
0,0865 
r

Cuando la contrapresión es de 2500 kPa el C V es:

C

valv _ 2500

100

0,0865

2500

1000



29,85

448

CAPÍTULO 10. SINGULARIDADES EN CONTORNOS ABIERTOS Y CERRADOS

Cuando la contrapresión es de 4500 kPa el C v es:

Por lo tanto:

C

valv _ 4500

100

0,0865

4500

1000



19,54

%

%

apertura

apertura

2500

4500

kPa

kPa

29,85

36

19,54

36

100

100

82,92%

54,28%

Puesto que las válvulas en general deben operar (por motivos de vida útil y regulación) entre un 15% y 100% de su máxima apertura, en este caso la válvula funcionará en condiciones óptimas. Las válvulas de seguridad son elementos que instalados en una línea o equipo permiten mantener la presión del mismo dentro de límites seguros evacuando fluido del mismo. Cuando la masa desalojada mantiene la presión mediante la expulsión de masa fuera del sistema en forma tal que la presión se mantiene en un nivel determinado, las mismas se denominan de alivio y operan en forma similar a lo visto para las válvulas de regulación. Las válvulas de apertura instantánea en cambio abren totalmente descargando o bien a la atmósfera o bien contra una línea colectora de venteos cuando la presión en el interior vence a la fuerza ejercida por un resorte calibrado para mantener la válvula cerrada hasta alcanzar la presión de apertura. Una válvula de este tipo se muestra en la Figura 10.20.

Una válvula de este tipo se muestra en la Figura 10.20. Figura 10.20 Cuando la válvula
Una válvula de este tipo se muestra en la Figura 10.20. Figura 10.20 Cuando la válvula

Figura 10.20

Cuando la válvula abre la pérdida de carga en el asiento produce que la presión en la cañería o equipo sea mayor que la de apertura para compensar la misma. Los orificios de estas válvulas se encuentran calibrados y clasificados de acuerdo a una letra característica. El orificio de descarga se dimensiona para la presión de seteo de la válvula de acuerdo a la contrapresión y al tipo de fluido. La normalización de los orificios de venteo y las expresiones para el cálculo del orificio fue realizada por API (American Petroleum Institute). Para líquidos el diámetro del orificio se calcula mediante:

A mm

2