Está en la página 1de 294
ll a | i ISBN: 84-500-6751-3 (obra completa) ISBN: 84-600-6752-1 (tomo |) Depésito Legal 8. 40309-1975 Impreso en Espana Printed in Spain Publicaciones Reunidas, S.A Alfons Xil, 8/n. Badsiona- (Barcelona) © J. Conates, 1976 Ure. Resorvados todos los derechos PROLOGO E INTRODUCCION La construccién de maquinaria eléctrica en cualquier pals, siquiera se halle medianamente industrializado, constituye una de las partidas econs- micas més importantes, quizd individualmente la mayor, dentro del campo de la electricidad. Imaginese que el enorme ineremento anual de la potencia instalada en Centrales, implica el proveer alrededor de una potencia quin- tuple entre maquinas y transformadores. En efecto: aquella potencia hay que generarla, elevarla casi toda ella a tensién superior para el transporte, redu- isla después a tensin media para la distribucién primaria, bajar de nuevo sa nivel hasta el de los centros de consumo y finalmente utilizaria. Es cierto que una parte se cede directamente en pérdidas de transporte y ota en pro- cesos electroquimicos o electrometalirgicos; pero todo ello, incluso contando con la fraccida que va a parar a calefaccién y alumbrado, apenas si altera esencialmente el multiplicador teniendo en cuenta que viene faciimente com- peasado por otras transformaciones adicionales, de interconexi6n, y por equipos de renovacién y reserva. . Todas estés méquinas y transformadores asociados con 1a generacién, transporte, distribucién y constimo de Ia energia eléctrica hay que construislos y previemente calcularios, Sin embargo, pese a la importancia econémica de la industria y ala variedad y exigencias que presentan tales constracciones, es sorprendente que, al menos por lo que sepamos, no exista hasta hoy, en. Jenga espaftola, ni una sola obra original 0 traducida consagrada especial. mente al calculo de tales méquinas y transformadores, No obstante, en nues- tras Escuelas Técnicas Superiores ya se implant6, atinadamente, aunque no antes de 1957 (r), el estudio de esta discipline como asignatura independiente, en Ingenieros Industriales, y en el plan de 1954 se ha extendido su estudio a las Escuelas de grado medio en ia especialidad de Ingenieros Técnicos de Maquinas Eléctricas. oO a justicia debemos dais que la aignatera de “CAlenlo de Mdquinas Eiéctcicas” ya oa dedicacén taacho mis amplia que Ia actual ea Ise programas del Seupasecio ‘mintitato de Biecriiéad y Mecinia Aplicudas” de Barcelona, qu fanciond bao en mapiclon de oo. fesores come Terradat, Plasell, Lasaleta, Torroja,. ¥ otro nombres tan tastes ¥ de capes malas ‘foardn elautcr un recverdoimperecederor ise Ise Do} ting Pai Pal Als a pr6togo ® nernomucesés Por todo ello, el autor, dedicada su vida profesional a la fabricacién de méquinas eléctricas, conjantamente con la ensefianza de esta disciplina en una y otra Escuela antes mencionadas, se ha decidido a escribir la obra que ‘aqui se ofzece a los que en Ia industria, en las aulas o en el Laboratorio han de enfrentarse con los multiples problemas que plantea el céleulo de dichas méquinas. La naturalera del tema, esencialmente pragmatico, no permite distinguir entre Ia Escuela y Ja realidad (si es que puede distinguirse alguna vez cuando se trata de obras de ingenierfa) por lo cual el libro, que responde a la experiencia cen los dos émbitos, lleva el titulo de «industrials, sindnimo en este caso de sdidactico» puesto que se trata, repetimos, de una actividad técnica: tanto moata, monta tanto. z Para aflanzar més este cardcter industrial de la obra, sin perjuicio.de que pueda servir al mejor déminio de los conocimientos desarrollados, se ha pro- curado distinguir lo mis netamente posible Ia exposicién de ideas fundamen- tales, planteamientos, procesos y resultados, de aquello otro que constitaye el instrumento auxiliar puramente matemtico, de tal modo que, en ningia caso, la frondosidad inevitable de los desarrollos de este género enmascate la verdadera finalidad del estudio, Se ha extremado todo lo posible el separar unos y otros conceptos ¥ se recurre continuamente al cambio de tipografia dejando en letra més pequefia fo que no es tan esencial a nuestros fines (calvo, os Ejemplos, impresos también, por razones editoriales, en el mismo tipo de letra més reducido). Con esto, ya lo intuimos, se incurre en el peligro de que el ansia de bre- vedad induzca a algin lector apresurado a retener de la obra poco mas que el formulario y los ejercicios, No lo aconsejamos; pero la distincién entre lo que es sustancial y lo que es complementario ayuda siempre a no divagar y evita el extravierse por caminos sin salida, Ademis de que la premura de que hablébamos no siempre es caprichosa; se impone en tas aulas mismas, con tiempos escasos por la parquedad del nti mero de horas lectivas, y se impone en la industria como secuela de la prodiac- tividad; pero bueno serd disponer de un fondo sobre eada tema para ampliar conocimientos en los perfodos de calma... si algana vez se presentan: Esto quiere decir que el libro esta previsto para que su estudio pueda enfocarse de muy distintas maneras y con amplitud y profundidad muy elasticos. Por otra parte, el bagaje matematico que se exige no excede de! ni: vel bisico que se alcanza en cualquier grado de la ingenieria. Dentro de ta obra, especialmente en su segunda parte, 1108 hemos esfor- zado por selacionar todas las caracteristicas de las méquinas con sélo tres pardmetros fandamentales: la induccién en el entrehierro, 1a densidad de co- stiente y la carga lineal especifica, y con dos dimensiones también basicas: el didmetzo y Ja longitud del inducido. Esto da unas posibilidades de orientacién, ¥ juicio previo sobre 1a marcha de calcul, ya, de por si, laborioso; y ello, asociado al método de valorar constantemente los resultados en cifras relativas, PR61060 & reTRODUCCION wr ppara todo lo cual hemos tenido que introducir gran néimero de nuevas férraulas, hhace que a lo largo de todo el proceso se mantenga una conexién anticipada con el fruto que se trata de obtener, es decir, con las caracteristicas propuestas de la méquina. De este modo, 1os reajustes son también valorados con efectos previsibles y por métodos féciles para predecir su influencia final sobre otros aspectes que no convendria modificar. El abundante mimero de ejemplos reales tratados contribuye a aclarar las ideas, Toda la primera parte de la obra esta dedicada al estudio de tos temas fundamentales comunes a las varias clases de maquinas, a fin de evitar re dundancias y fijar los principios dominantes. En la segunda parte se analizan Jas pecaliaridades que reviste cada uno de los tipos sustanciales y se retinen en conjunto los métodos y formulas aplicables. No debe perderse de vista un hecho fundamental y es que, como se ha dicko muy bien, el céleulo de maquinas eléctricas, pese a lo trabajada que ha sido su racionalizecién, no es fodavia una ciencia exacta y require aiin la experiencia. ¥ 4 wjo clinicov det constructor para legar a resultados dptimos, aunque sean tantas las recomendaciones basadas en construcciones anteriores, que se ofrecen —en este libro también — para acertar sin perder mucho tiempo. Por una parte, el exceso de variables que intervienen, frente al nimero limitado de condiciones téenicas que hay que satistacer, hacen del conjunto Jo que en términos matematicos llamariamos un sistema indeterminado con infinito némero de soluciones. Por otra parte, no todas las condiciones y leyes son ficiles de formular algebraicamente, unas por naturaleza; (comporte- miento de los aistantes) otras, por dificultad (menos grave) de expresién ana litica, dada su estructura (saturacién), o su complejidad (ciertas dispersiones, reactancias transitorias). Y atin queda, si llegara a plantearse todo el sistema, de ecuaciones simulténeaseque caracterizaria a tina maquina eléctrica, el Problema de resolverlo, humanamente imposible (pero no, por medios clec- trénices) ‘Véase, pues, que el tema no esté ni mucho menos, agotado; al contrario, Fodemos decir que nos encontramos sobre una buena base de lanzamiento, Cabe orientarse en el sentido de restringir la indeterminaciéa introduciends en el célculo nuevas condiciones (no, caprichosas o meramente exhibicionistas como a veces se hallan en ciertas especificaciones técnicas) sino de tipo econd. ‘mico (constructivas y de explotacidn) en el terreno de las optimaciones, el campo de investigacién por este camino apenas se ha iniciado. (1) ‘La forinulaci6n analitica de las leyes empiricas que se utilizan en el eélculo £24 famblér Tabor rentable asi como ef precser mejor otras, basadas en ipétesis mal confirmadas, en simplificaciones hoy necesarias o en experienci insuficientes. " ” ores (2) Sedatemos que un essav0 completamente efor autor con un grspo voca- slosal de aheinos de stn asian ea in oP, de de bets ae re eae a ‘aque, trabajando en equa, ue encuentra incuso al alcance de aueaeve etutastes bleh s expres es cE vor * prétoco x nermopuectéx La sistematizacién de todo el proceso, una ver incorporadas las nuevas condiciones y completados los algoritmos, permitiria acercarse por sintesis 4 1a solucién ideal y de enorme trascendencia econémica: la de construir mé- quinas eléctricas, en las cuales se hallan implicadas iaversiones tan fuertes, con las mejores caracteristicas técnicas y a los costes de produccién y de explotacién 10 més reducido posibles. Nos alegrarla que este libro contribuyera a despertar tales inquietudes en la generacién que hoy trabaja y en las que cada dfa se incorporan al comin afén que anima a toda la Electrotecnia. En fin: es propésito del autor, como el de todos los autores, el que su libro valga para algo. El campo de que trata, justifica sobradamente la aparicion de esta obra y de muchas mas porque aquf no nos cabe la ambicién de colmar Ja consabida laguna ya que la literatura técnica espaiiola, en este dominio, tiene enfrente, ya hoy, la tarea de ir rellenando a prisa toda una especie de mar sin fondo. J. Conrarss FUNDAMENTOS DEL CALCULO x.01 — EL CIRCUITO ELECTRICO .or.0r. Generalidades. Constantes de las méquinas eléctricas Ninguna de las caracteristicas calificada como sconstantes en el conjunto de valores técnicos propios de las maquinas eléctricas, imerece rigurosamente este nombre. Todas y cada una de ellas varian de un modo inevitable, y casi siempre inconveniente, en funcién de alguna otra magnitud: temperatura, saturacién, frecuencia, etc., cuya infivencia, ya que no es posible eliminar, es preciso conocer, para prever sus efectos. De tal modo, el apelativo de cons~ ante parece ‘obedecer més bien a un deseo que a Ja realidad; no obstante, siguiendo Ja costumbre, conservaremos esta denominacién y, en muchos problemas, Ia supondremos justificada durante el planteamiento y desarrollo, rocurando introducir al fimal las correcciones que acerquen la solucién a la verdad de los hechos. Entre estas constantes fisicas nos interesan particularmente para el cdleulo de maquinas eléctricas, 4) Las que caracterizan al circuito eléctrico, es decir: ta resistividad o su inversa la conductividad del conductor, que influyen sobre las caidas éhmi- a3 de tensién y las pérdides por efecto Joule, 2) Las dei circuito magnético: permeabilidad y pérdidas especificas del hierro, La primera afecta @ la excitacién necesaria para mantener el flujo ¥ la segunda, como tales pérdidas, entran en el edleulo del rendimiento, 4) Las constantes ligadas al cireuito dieléctrico, 0 sea el poder inductor especifico, 1a rigides didléctrica y ol dngulo de pérdidas, todo lo cual afecta, segtin 1s casos, exclusivamente al aislamiento de los conductores o bien forma parte del sistema conductive provocando fenémenos de excitacion y de caidas de tensién optestas a las de inductancia; y, en tiltimo caso, origina también pérdidas suplementarias. 4) Las que intervienen en el «circwito térmico», a saber: conductividad lermica y coefcientes de radiacién y de conveccién. Influyen directamente sobre el calentamiento de las méquinas eléctricas promovide por Ias pér- 4 me cincurTo nicrarco didas; el calor espectfico es decisive, en este aspecto, durante los periodos transitorios y el cceficiente de dilalaciby agemigg gay que tenerlo en cuenta én muchas ocasiones, sobre todo dace AB Ac vata constructive, ©) Constantes mecdnicas. Las caracteristicas mecénicas de los mate- riales intecvienen en el edlculo estructural de las maquinas eléctricas como en. cualquier otra construcciém sometida a esfuerzos de montaje o de servicio. Entre estas caracteristicas, bien conocidas, suelen ser las mas importantes los coeficientes de ruptura bajo diversas Clases de solicitaciones: traccién, compresién, flexidn, torsién, cortadura, resiliencia y fatiga; limites de propor cionalidad y de elasticidad y médulo de elasticidad. 2) Otras constantes fisicas y quimicas. No vamos a enumerar todas las Propiedades de los materiales de indole muy variada que hay que tener en cuenta ocasionalmente en el cflenlo de méquinas eléctricas ya que forman’ Parte del acervo donde se surte de datos la ingenieria de cualquier modatidad activa. Nos limitaremos a hacer uso de ellos cuando sea preciso dindolos por conocidos, puesto que, de otro modo, Ia obra habria de transformarse en una verdadera enciclopedia r.0r.02. Constantes del circuito eléctrico. Resistencia La resistencia eléctrica de un conductor constituye, como sabemos, tun indice de la oposiciGn que ofrece al paso de la corriente eléctrica y se define como Ia relacién entre el voltaje constante U aplicado en sus extremos y la corriente permanente J que circula por él, 0 sea, como coeficiente de propor- cionalidad entre ambas magnitudes R= Sle Esta relacién, para cualquier conductor determinado, suele ser bastante constante, ¢2 decir, indepeuliente de Uy ce I. Con U en voltios (V) e J en amperios (A), 2 viene dado en olamios (Q) (vottios/amperio). a inversa de la resistencia R es la conductancia Si se expresa R en ohmios, G viene dada en siemens (amperios/voltio) Sabido €s que los anglosajones suelen emplear el nombre de umho» formado or Jas mismas letras de la palabra ohm en orden inver ‘Las resistencias introducidas en los circuitos se combinan segiin las leyes bien conocidas, que no vamos a repetir, de los montajes en serie, paralelo, mixtos, etc. 1.01.03. Resistividad volumétrica @ La resistencia, en conductores de seccidn uniforme relativamente pe- queia con respecto a su longitud es, por experiencia, proporcional a esta Iongitud /¢ inversamente proporcional a Ia seccién s; el coeficiente de propor cionalidad que reprecentaremos por g es Io que se denomina resistividad volu- mitrica 0 simplemente resistividad del material, en las condiciones dadas. [2.02.03 a] La resistividad volumétrica no es, pues, més que la resistencia eléctrica que presenta en dichas condiciones el conductor considerado, de unidad de Jongited y unidad de secciéa, Seguin las unidades que se elijan para la resis- ‘tencia y para Jas dimensiones del conductor mismo, asf resultard el valor de 9. igamos ya, deste ahora que para mayor comodidad y acierto en Ia operaciones asitmétnn Guise etogat Cid Se an arse sheets mesa (ay nee Siempre que sea penite), fists de combiaar mestalsweate al hacer ase dela sola 3c Saicao,evtaadde lon grants nimereny lon alors de clevado orden Cecil. Eleealo Ge miguinayelétrcas, de cardcter induatlal por natualez. y que sequlee eects operaciones aritméticas en cantidad a veces abramnadora, no pucde prewar de tal ext stun por Io cual ecudefrecuentemente express Sanguitadesven cletas uadades {he no se ajustan a determinadon sincera cintiicamente oriodonos porque conden S"Sttasiacbmodas dentro del denbito de las catacerstics de tacy mugalnes ‘Un paso mds pr est camino ns Hever, con fancpables rentals pricticas de es fuer minimo y de enjuiciaminto constants sobre In marcha de! Clie, al meta ive vatnos seguir peferentemente, buscando la expseson de los valores scatios pare de mogoitud, toque equivale tomar por médulo dela misma wx valor cracterSce ‘Tetnto de Inulin y propio de cada tikquinn: el cal conellnd wnmretaenns eo oe dstes nominates de placa w ote propucrie a facran mis representatives, pre onpee ‘speifcos dela muquina ea custin’ por cfamplo. Ix tension en vac, Te folenls ape: fente, el par clctromagistice, ete Volviendo a la resistividad, dos son las unidades en que suele expresarse comunmente: en «hmios milimetro cuadrado por metros y en smicrchmios centimetro cuadrado por centimetro», Esto equivale a tomar, respectivamente, Por tnidades de resistencia R, el ohmio y el microhmio; por unidad de lon- gitud / el metro y el centimetro y por unidad de secciéa s el milimetro cua- drado y el centimetro cuadrado. Asi, de [a), [1.01.03 b] se deduce que 9 ¢s igual a la resistencia en @ de un hilo de rm de longitud y x mm* de seccién; y en el otro caso, e822 (1.0103 ] RO) =~so0 samt)” 2 ¢5 la resistencia en ut de ui eubo de x cm de arista Hatre ambes reitvidades existe In relacion ud emt) (0x 16) (amt 10) _ (a (rors a) * a [m x 10%) ( a) x 190 con lo cual se pass ficilmente de la expresién [b) a la [c) Por ejemplo: la resistividad del cobre patrén internacional 2 20 °C es de o'01724x O-mm? fom? Some 6 r7aqt Esta mercia de unidades(, cm, mm, 0, yO) dentro de uns misma, emule ea fe- cuente en las aplicaciones indusiriales, y aunque ello repugne al esplcitu clentifco, responde a la conveniencia Ge manejar siempre cifras de un orden numérico eémodo, x.01.04. Ejemplo La résistencia Ghmica del circaito inductor de un alternador de 140 RVA ro polos, cconectados en serie, caya espira media es de 75 em, devanado con 240 espiras por bo: hina. en care de man! de encen y resitividadl (a la temperatura de servicia de aC) St valdrs, (1.01.02. ¢], de 2450 Re Si la corriente de excitacién necesaria a P.C. es de 22 A Ia excitatriz deberd poder ar como minimo dicha intensidad y wa tension de U = 492-22 = 108 (W) ¥ su potencia en servicio, UT = 0,x08 +22 = 2,38 (EW) 25 EW en cifras redondas. x01.05, Conductividad Es Ja inversa de Ja resistividad {1.01.05 a] Os mm?) A te unas a reside (1 i coneponie (18:3) como unidad de conductivided y es 1a que se emplea normalmente para esta magnitud. (Los anglosajones expresardn, naturalmente la conductividad, mh cn su propia terminologta, en MES). st orden de mmagitud para los conductores usuales es de varias decenas: la conductividad del cobre patron 2 20°C valdrd, siendo su resistividad, segiin hemos dicho, de o,or724x 2-™™* ooazaas © Es muy practico a veces escribir el valor de la resistividad como expresién inversa de la conductividad. Ast, para el cobre citado, a 20 °C 32") ya que, como veremos, las Normas suelen graduar la calificacién industrial de los materiales conductores por su sesistividad escalonando los divisores de x en x (58, 57, 56..., por ejemplo). Comercialmente Ia conductividad se expresa en 0% de la del cobre patréa, a 20°C (Ver pirrafo 1.01.13) r0r.06, Materiales conductores para las méquinas eléctricas La resistividad (0 1s conductividad) constituye la propiedad més carac- teristica de un conductor desde el punto de vista eléctrico y su valor depende, sobre todo, de la naturaleza, pureza y tratamiento térmico del material y de Ja temperatura de funcionamiento, El valor de o influye técnicamente sobre las cafdas de tensiéa y sobre las pérdidas y, por esto iitimo, sobre el calentamiento de la méquina y el rendi- miento econémico de las mismas. En Ja construccién de mquinas eléctricas se emplean con fines conduc- tores casi exclusivamente dos materiales: el cobre y el aluminio, especial- mente el cobre por ser entre ios materiales industriales el de més alta ‘conductividad, La plata, todavia més conductora (e = 1,63 12 <=) queda om excluida a causa de su precio, El aluminio, cuya resistividad volumétrica viene a ser, en igualdad de condiciones, un 61 % superior a la del cobre, se emplea a veces en ciertos devanados de transformadores o bobinas polares de méquinas rotativas, para aprovechar las ventajas de su menor pesd; y, sobre todo, fundido, a presiéa, en los rotores de corto circuito de 10s motores de induccién pequeios (devanados de aluminio inyectado) donde ademés de ofrecer un sistema de construccién sélide y econdmico, que el cobre no admite por su dificultad de colada, proporciona més seguridad durante les periodes transitorios de sobrecarga (en los arranques, por ejemplo), teniendo en cuenta Ja capacidad térmica y Ja ausencia de soldaduras, Para mantener tna conductividad adecuada, el grado de pareza de estos materiales ha de ser elevadisimo, del o9,9 % como mfnimo, valores que sola~ mente se alcanzan con la refinacién por electrelisis. Los procesos de laminaciéa ¥ estirado endurecen el material y aumentan su sesistividad, debiendo pro- Cederse a un recocido ulterior. Ei cobre duro sélo se emplea cn las maquinas para ciertas conexiones sometidas a esfuerzos mecdnicos, y como delgas de colector 0 en las jaulas de los rotores de corto cireuito. Si él hilo, o barra, 20 esté muy bien recocido las dificultades para formar y montar las bobinas aumentan extraordinariamente, debiendo advertirse que el material se endu- rece muy de prisa con Ja manipulacién y plegados sucesives He aqui algunos valores de @ y x para el cobre y el aluminio electro- téenicos y materiales para rotores de jaula. Como complemento se indican también Ios de la plata ean oe ae Cobre patrén internacional onorg24r - 38 4 eectrlitica resoside (VDE) 0.01755 = = 7 2 electrolitico comercial 01785, ars 56 4 Slectroitien duro (VDE) c.r785 = J 56 Aluminio recocido (VDE) 0,02778 INFLUENCIA DE LA TEMPERATURA ° Aluminio duro (VDE) 0,02825 354 0.0303, 33 » nye. para rotores, aprox. ; “se | (06,0358) = G en caliente) (8, en cal) 3 Plata oorss =a or 2 Eaton 3/3 00656 = 5 2 Bronce fosforoso oa = 2 9 La conductividad del aluminio recocido, 2 20 $C, es sélo el 62 % de la det cobre patrén o su resistividad 1,61 veces la de este ultimo, 01.07, Influencia de la temperatura Al-aumentar la temperatura, Ia resistividad del cobre y Ia del aluminio como la de casi todos los metales, aumenta, Ia del hierro laminado o fandido, que se emplean mucho como reostatos de arranque, aumenta atin en mayor Proporcién que Ia de aquellos conductores fundamentales. Se consiguen siertas aleaciones base de cobre y niquel, con la adicién o sin ella de otras sustancias (manganeso por ejemplo), cuya resistividad es pricticamente independiente de la temperatura (nombres comerciales: manganina, advance constantan, copel) y se usan en reostatos de laboratorio y aparatos de medida. El carbono y sus derivados, grafito, electrografito, que constituyen materiales de contacto y para escobillas presentan el fendmeno inverso, y lo miso casi todos los productos semiconductores y aislentes en estado seco: su resistividad disminuye al aumentar la temperatura; de entre elles se destacan algunas subs- tancias cerdmices® cuya propiedad en este orden se utiliza a veces para compensar el incremento de resistencia de ciertos bobinados de cobre. Dada la influencia que ejerce la temperatura 9, sega veremos enseguida, sobre los valores de ¢ ¥ 7, s€ acostumbra hacer constar aquella mediante un subindice afiadido al simbolo correspondiente: gy Zyg.-» ete., ¥ en general Go Zor ete. x.0r.08. Constante de temperatura c Se be comprobado experimentalmente que el incremento de resistividad que experimenta una muestra de cobre o de aluminio electrotéenico por cada (G) Sens desgna con el neat gendrce de aeitencas NICs (negative temperature coffin) 0 * ex emevire extersico grado de aumento de su temperatura es una consiante ¢ del material, indepen- diente de la calidad de 1a muestra, de la resistividad inicial de la misma y de Je temperatura previa. Este constante vale para el cobre en términos de su resistividad volumétrica (segin las Normas VDE) fam) Jo cual quiere decir que Ja resistencia de un hilo de cobre de x m de longitad YX mmF de seccién constantes, para cualquier calidad electrotécnica y a cual- uier temperatura, aumenta de 68 40 por cada °C. . ‘La expresién matemitica de le ley enunciada es la siguiente = eo + (5 — 0) [1.01.08 a] ‘donde oy 5 py’ indican las resistividades respectivas a las temperaturas 9 y 6° °C. La representacién gréfica de o = /(0) es lineal (fig. 1.0.08 a) lo 8% 8% 8; Temperatura 8 Fig. 1.01.08 a. Variacidn lineal de 1e resigtivided con la temperature (Ritmo de erect: ‘lento constante. Coeficiente de Variacion inversamente propordonal ¢ or T.0F.09. Coeficiente de temperatura as (abreviado, C.d.t) Si al variar la temperatura de un conductor desde 9 a 6’ °C su resistividad aumenta, segiin lo que acabamos de decir, desde gy a gy el coeficiente de tom- peratura medio a partic de 0 °C, a se define como la variacién c de resis. tividad por grado centigrado, reierida al valor inicial de e, es decit, @ go (58) [01.09 a] La RESISTIYJDAD EN FUXCIN DEL Cpr, u i i i ruestra (de @) el coeficiente Al sex ¢ independiente de la calidad de la muestra (de oo) © de temperatura resulta en cambio inversamente proporcional a la resistividad inicial oy 0 directamente proporcional a su conductividad de partida yo ¢ inde- pendiente de la temperatura final 6. ore [1.01.09 6] ror.10, La resistividad en funcién del C.d.t. De la formula [1.01.08 a] Oe = ee + e(8' — 6) se deduce, [1.01.09 b], [ee] eo [r+ew—o] [oe +50 — on] (rort0 9} formula fundamental de miltiples aplicaciones, Tomando como base las ca- racteristicas del material a 20 °C que es la temperatura de referencia para la normalizacién de las propiedades conductivas, ee = erolt + %ex0(6" — 20)] Ge = Grolt + apn0(8 — 20)] [x.01.10 b] Designando por f,y. 1a conductividad relativa del cobre con respecto ala del patrén internacional, tomadas ambas a 20 °C, es decir (pirr, 1.01.06), [xort0 ¢] resulta, [1.01.09 b] ay = 810% - 58» Hay Son (1) Sobre is caracieistens pecutintes de stn y otras lees fscas de crecimiento vate la obra et autor «Teoria, caleaio Constrnccin de Translorsadorse "edt Baie Labor, 2 1 crncvino sutcenico ¥ sustitayendo en (b] ( SS as) 40 oa [orto d} 20) +6. oe Jo que da para el cobre patrén mismo (fay = 1) 233.5 49 Ge 233.5 +0 [rorro e} Para cualquier otro cobre electrotéenico comercial, €s Joy. <1, pero siempre muy préximo a la unidad y el sumando constante del namerador y denominador excederd ligeramente de la cifra 233,55. z0r.11. Variabilidad del C.¢.t. La relacién fundamental que lo define es Ia [1.01.09 a] antes sefialada a0 & Trataremos de poner a directamente en fanciéa de le conductividad relativa j4o de la muestra y de la temperatura 6, Para Ja temperatura ambiente normal de 20 °C, #499 ——"; por tanto, ee [ror.10.] pero, segin [ror.t0 € a ¢], y si ademis hacemos fy =1 (Cu patrén), oH (xort1 a] Tr siendo we = 233,55 °C. VARIACIOS DE LA RESISTENCIA CON LA TEMPERATURA 1B Para una temperatura — Tig la resistividad, teéricamente, se anula. En efecto: ee = elt + %9 (9 — 4) sor.r2, Varlactén de la resistencia con Ia temperatura, Coeficiente aparente de temperatura a expen de el ther conta wo aa pop, = yr ei itr iti gun gli smu pe ve 2a a et ec tne aia yee Getcomnctor mens een eran tans po een ede Sracagnes pr pected Sc nes acto © enreen evento + AO (+ Al ov + BO Re _ eva 5 ~ er ths Be 06 lei ov 1% Bob (FBO Dada te spa de By (e7- 1042 are Cu) podem ssi Fe ti _ 9} Ste — Aso" — 9) Re Ry 1 + apn (6° — 8) (= lB" — 8)~ (i + (006 — Be) (0-811 Si adoptamos un coeficiente aparente de temperatura a0 = 209 — Bo ‘tendremos la expresion formal, idéntica a la dé Ins resistividades, (r.or.10 a), Rota 9) [r.0r.z2 a] y también, referidas a cero grados centigrades, Ry = Rot + af] Ry = Rylt + ag] 4 * ax cancun extcraico de donde (1or.22 b] + 234,57, 17 +10-* 233,55 ‘Las Normas alemanas fijan ef valor de 7, el de 234.5%. (Para el cobre comercial debiera tomarse alrededor de Ty = 243°; véase obra citada del autor). Estas ecuaciones sirven igualmente para deducir cl calentamiento de wn conductor por la medicién de sus resistencias en frio y en caliente. 235%; las suizas y americanas 7 “ ~(%- :) (235 + 6) (°C) para el Cu. Cuando se trata de medir por este método, que es el mis recomendado, «1 calentamiento de los devanados sobre el ambiente, como los ensayos seclog ducar varias horas y la tenaperatura alrededor de ia maquina pacde, extn tanto, haber cambiado, hay que deducir del incremento ast obtenice'le rar riacién de dicha temperatura Sial comenzar la prueba el ambiente estaba a ,°C y al terminar la misma ‘a 6, °C, el verdadero ineremento de temperatura del bobinado de ‘cobre habré sido Amo — 60 (Re x) 35+0— 0,0) (0) (rorsec] Esta es la férmula adoptads para el cobre por casi todas las Normas racionales ¢ internacionales, Con 6 = 20 °C y “= 13, es decin, un in- cremento de resistencia del 30 %, el aumento de temperatura, aparte 1a co- reecidn del ambiente, seria de 76,5 °C lo que viene a corresponder al aisle. miento clase B para el cual se admiten hasta 80 °C de 0. En este orden de ideas aproximado cabe indicar que el incremento de resistencia, de {110s cx, Fiente, que acostumbra medirse en méquinas iormales, oseila entre an 25 °7 i al calclar oh cifras nada despreiables que eben tenerse en cuenta al cal icine maquina para disntas condiciones de fmnconamieato (arranqoe <2 fio, perdi © PG en calente) ctemos que la ecunciém{c} conduce a resultados algo optimistas cuando se spica i cobre lecreecnico comercial para el cual Te te 25§ deberta satire por de Sys come hemos dicho. x.01.13. Medicién de Ia conductividad relativa in set en se es co ti cota casa in aera seein Ee ‘como ya lo hemos hecho anteriormente, em valores relativos de la del cobre Eis aces mere es inten rateral a determinatla basta medi a resistencia Ry (0) de wna muestra del mat a cualguics temperatura 93 tomar les dimensiones (0) 3 s (wim!) Ge la maestra 0 Bien, fnjor i, In Ionita Us) 3 el peso © (@)- Tl vebe de Snes dy eatmces pa l ethene hen ous a, 10°F (20 — 6) Bret sos Gea ‘ essa FE Sos: 10 400-9 Nos limiteremos a deducit la primera ecuacién. Tomendo los valores intrinsecos 8 Oe eor7aq oor7as ¥ lepase) (29 cous e+ a 29 — Hi ort 4 68+ 10°F (20 — 6) xor.14. La resistividad relativa en el célculo de maquinas Para el estudio general de Ja Electrotecnia y para las transacciones co- merciales sobre Jes conductores resulta adecuado referir las conductividades 2 la temperatura de 20 °C y expresarlas en valores relatives de la del cobre 6 x cineuiro sufcraico Patrén como hasta aqui se ha hecho. Las miquinas eléctricas, sia embargo, trabajan normalmente con los devanados a temperaturas que alcanzan por lo general incrementos de 60 °C e incluso, modernamente, hasta 135 °C, sobre tan ambiente de 4o °C, temperaturas desde Iuego, muy por encima de los 20°C. Solamente al iniciarse Ja puesta en marcha de un motor puede ser inte: resante considerar un valor tan bajo de 6, Por otra parte aunque la técnica lectroquimica actual produce ficilmente muy buenas ealidades de cobre no es pridente contar con las propiedades del cobre patréa internacional De un modo general, las Normas nacionales fijan como temperatura de referencia para las caracteristicas garantizadas de las méquinas, en par- ticular cuando se trata de valorar las pérdidas, un nivel intermedio, de 73°C, Jo que tiene en cuenta que las méquinas no suelen trabajar continuageate a Pc, Resulta entonces prictico caltular de un modo uniforme las resistencias e Jos bobinados a la temperatura de 75 °C y aconsejable basarse ea un cobre de conductividad a 29 °C rug = 56 5“ a1 cual Je corresponde un valor 1965 de Ia del cobre patron, La resistividad aparente de aquel conductor a 75 *C vale, (pars. 1.01.12) ooar7 (2-8 ) waa (Sa) Las caracteristicas que interese calcularlas para otras temperaturas (par y corriente de arranque de un motor, a 20 °C; corriente de excitacion de una méquina de continua o de un alternador 4 la temperatura de sevvicio de 115 °C, por ejeraplo; pérdidas en los devanados a dicha temperatura pare hallar este mismo calentamiento, etc.), se determinan aplicando a la esis, tencia de 75 °C un cozficiente adecuado de correccibn por lenperatura © coeficiente #y para el cobre vendré dado, evidentemente, por z (Lorry a] modo que de on [ora4.: Véase ejemplo 1.01.26 PERDIDIS ESPECIPICAS eX LOS ZoRLNADDS 7 1.01.15, Pérdidas especificas en los bobinados 4, Como consecuencia de Ja resistencia que oftecen al paso de la corrieate eléctrica, aparecen Jas pérdidas, bien conocidas, por efecto Joule. wm=RP Ww) Para el cileulo de méquinas es més conveniente introducir el concepto Se prias especies y por waa de peo G dl mats en W De este modo se aplica Ja f6rmula H=nG OW) Las pérdidas espectiicas f, vienen dadas a su vez por 1 w) a= ¥O2a(F) (rors 2] send, In densidad de conte en gt etd ex 2° yy «po epcn de endear en 0 5, Asi 2G HG) Ww) [ror.tsb) En efecto: Empleando las unidades indicadas y siendo la Ioagitud del conductor en m y 4 oa seceléa en taint pn uego, ee aD aye om Las pérdidas por efecto Joule p, son proporcionales al peso del conductor yal cuadrado de la densidad de corriente 18 = eincurmo tfernico Si para bajar la densidad 4 y con ella, por ejemplo, el calentamiento, aumentamos la seccién s, el peso aumenta proporcionalmente a la seccién misma y las pérdidas disminuyen sélo en razén inversa de ésta, Cargendo un conductor a anda de 1 A/mm pier, por kg, $22 yw) Bars el sie e cnfactdad, a 29°, ag ~ 96S, enn 75 = 0.0217 2-2 y cisculando x. , tas pédidas por kg ascienden « 2000 OORT? 59 w (Sy 244 W aproximadamente 2,5 De tal modo, con dicho cobre 56 y a la temperatura indicada de 75 °C las pérdidas por efecto Joule vienen dadas por br= 244 AG. (W) A cualguier otra temperatura 6 siendo p, proporcional a la resistividad o bastard aplicar el mismo coeficiente de correccién por temperatura hy antes definido 1.0835 [haem aS] (A en fam’, Gen kg) xort6, Ejemplo alea de comecn apart de tempera de 75° pra cobre de ug 56522 tab las sesistividades, conductividades, pévdidas especiicas y cosficientes jando a la temperatura ambiente norma cade clase de alslariento, ‘Estas temperatures con las que se recogen en la siguiente tabla f Jas que autorizan las normas VDE. para éxpioas wsencfoicas 2x 108 203 vos rc TABLA 101.164 Temperaturas admisibles sogin la clase de aislamiento (VDE) de tenperstam | Ain ae es [mite cnet ponte sshreciambinte| "serio, | "nde cuiate © =" | ™S : [= |=» > - « |e =e awn | ow |e | ; foe [om fo | ” Jo ow |» | om w F “0 | 100 | 140 155, : ° ns 6s 380 | “Las cifras de la colamna 4 se obtienen sumando las de las columnas 2 ¥ 3 as de Ia columna 5 exceden a las de In g entre 5 7 15°C. ‘Los datos més interecantes para el cllewo son los de las colamnas 3 y 4 donde se ‘speciican los valores medior 2 que pueden llegar, como Limite las teaperataras de los Dobinadas en servicio, 1s coluiina 3 sirve de referencia para el ensayo de las miquinas. Si el célenlo del ‘alentamiento se ha electuado « base de las temperaturas indicadas et Ia column 4, Jes valores de la colusrna 3 quedan plenamente ascguratoe mientras la temperatura ambiente no rebase las ciffas de la Columaa 2; duraute el ensayo aguélla easle ser alrededor de 20 °C en hugar de 40 °C y con ello las pérdidas en los devanados 7 el inere ‘eato de temperatura resulten ligeramente inferiores aanque lx covficientes de dlaips ‘ida del calor también descienden algo con ls temperatura. 1Los datos de la columns 5 han de cuidarse al proyectar constructivemente la mde ‘quinn evitando focos locales de calentarleato mal ventilades, “Aplicando Ia fGrmala [3.07.14 see a = 3 Aespaés de sustituir 0 por Ia temperatura propuesta, tenemos con = 20°C. ig = 082; para 0 = 75 °C, es naturalmente hy — 2 y con los valores e 9 tomados de Ia colacmma 4 (tabla a) se obtienen los correspondientes de hy que aps~ recen en la tabla sigulente b, 4.° columns, Caleularemos coro cotaplemento los valores absolutos de las reistividedes y con- uctividaces 4 estas temperaturas, Como, pera el Ce 59, toy = 007 (222) oy = iy a ae cercurto reécrmtco se desprenden fécilmente las cifras dadas en las columnas 5 y 6 de esta dtima tabla, Cuanto al covdciente de pérdidas especifcas, [101.15 Yo000 @9 1090), w 7 89 ines ( esata, para 9— 75°C, 112,5-0.0217 = 2.44 Para las restates temperatures, basta multipticar este valor por el mismo coefciente sy, obteniéadose al las cifras de le eolumana 7 TABLA ror.x6b Caractersticas del Cu 56 a lan temperstaras admitidas segiin Jon slslantes : > [o]- a read sue ipa | nts | - = |e | mae: fino | ge | am - — fpr | exon fray | as tI sae a ft | sos Joome | ane | aut 4 co | eo, | sso: [roca | ans |) ame ie | 6s 15 | 140 =| ao | 268 z wy | ame Pes Josmons | ee | rn 2 | ow | Jom | soa | ato ® we |e | nas fonts | ate | nas fos fms fe | es | omite | as7 | as Puede verse cémo a la temperatura de trabajo correspondiente a los mis modernos ‘islantes, a base de sliconas, que llegan a alcatizat los 165°C, la conductividad del cobre Alescende hasta valores de 35,7 (22) similares alos del alninio a 20°C (33 28: pre. 01.06) ‘Bu los motores corrientes con aislamiento clase £, la resistencia de los devanades feaservicio viene « ser 2+, aproximadamente 36 % mis alta que en el momento del acranque. Todo ello justifica sobradamente la conrecciones a efectuar por tate concept (ene cllealo de las distintas caracterstens de las ssiquinas, correccones qu a veces indebidamente se passn por alto. eafon Samick aeLarva be TessI6s a x.01.17. Caida Ohmica relativa de tensién fig y pérdidas relativas fi, en Ios bobinados j % Si la tensién inducida en un bobinado es U voltios, la corriente que cireula por 1 J amperios y su resistencia R olimios, la caida Shmica vale Me=RI y en valor relativo (94) de Ja tension inducida hig= "#100 . (% de U) ie 109 . (% de U) 1.01.17 a] La potencia perdida, a sa vez RP y en valor relativo de la potencia engendrada en el bobinado P — UI 7 RP RL oe ae P ode (eor.x7 b] By Bo x00 = MF 100m ig (9 de P 0 de U). U La caida shmica referida a la tensiin en bornes y las pérdidas por efecto Joule referidas a la potencia en bornes de cualquier bobinedo son nwmérica- mente iguales. EI principio es vilido para corriente continua o alterna Jo mismo si se trata de uno que de varios devanados idénticos o distintos; valido, en conse- cuencia, para el arrollamiento inducido de cuslquier méquina temando como UT Ie potencia en bores del mismo (potencia aparente en corriente alterna) Las resistencias R, cafda tig y pérdidas p, pueden incluir, o no, partes del ireuito ajenas al bobinado propiamente dicho, es decir, a Jos conductores donde se engendra la tensién U y la potencia UJ; yendo més lejos todavia, estas magnitudes de referencia enhe hacerlas corresponder a otro devanado, a otra maquina o ser absolutamente azbitratias. La ecuacién bmi se camplira siempre, Aplicando el principio al edlealo de méquinas eléctricas nos facilitard, como hemos de ver més tarde, un proceso muy homogéneo, permitiéndonos referir todas las magnitudes de esta indole a Ja potencia o ala tensién en bornes de la maquina. x cincurro Rzéeratco Ja caida Shmica en las escobillas de un generador si representa el 2% de Ja tensi6a en bornes, equivale a una pérdida del 2% respecto a la potencia til: el deslizamiento del 5% en un motor asincrénico indica a sa vez una calda y unes pérdidas por efecto Joule en el cizeuito ratérico del 5% de Ja potencia transmitida a través del entrehierro, et. | 101.18. Resistencia de contacto. Escobillas Las resistencias de contacto que intervienen en el céleulo de las méquinas eléctricas son las de desiizamiento entre colectores lisos (anillos rozantes), © segmentados (conmutadores) y sus escobillas. La naturaleza de estas resis. tencias de contacto es muy particular ya que el valor de las mismas ademas, de variar con el calentamiento segiin leyes imprecisas y coeficiente de tempe- ratura megativo, depende de la deasidad de corriente en el contacto y, por su- puesto, de Ja clase o calidad de los materiales en presencia, sobre todo del ma- terial de la escobilla. Los colectores de delgas son siempre de cobre electro- i litico duro y los eros destizantes, de bronce 0 Jatén fundidos o de hierro lami- nado 0 forjado, -4q Fig. 101.18 a. Caracterstcas de un tipo de escobillas, por par de catbones. Calda de T° % cmaitin 3 resistencia de contacto en funcion dela densidad de corrente ~ [RESISTENCIA DR CONTACTO, ESCDRILLAS 2 Las escobillas se clasifican esenciaimente en dos grandes grupos, con los calificativos abreviados de ametélicass y ede carbon» zespectivamente. En realidad, las denominadas metélicas son siempre mixtas, de cobre y grafito, ¥ las de carbén no contienen agregados metélicos pero el estado y tratamiento del carbono Jas confiere propiedades distintas seguin los tipos. Las variedades comerciales de escobillas son abundantisimas. La caracteristica de caida de ‘tensién, incluso a temperatura constante en el contacto escobilla-colector, es funcién de la densidad de corriente y no resulta lineal como corresponderia, 2 una resistencia independiente de la intensidad, sino de tendencia més bien asintética (género de las curvas de saturacién), fig. x.0r.xBa, de tal modo que a partir de una cierta densidad 4, (8) Ja caida de tensién permanece easi- constante, Definiendo Ia resistencia por la ley de Ohm, se tiene entonces 4 de eye lo equivale a decir que a partir de un cierto limite, la resistencia de contacto varia casi en raz6a inversa de Ia corriente. Este valor asintético 1, de la cafda de tensidn es el indice corriente que define el tipo de escobilla y se da en «vol tios por par de carbones», uno de entrada y otro de salida, ya que la magnitud suele ser distinta segiin que la corriente vaya de la escobilla al colector o del colector a Ia escobilla: Asi, hay escobillas desde 0,5 a 3 V por par de carbones. El valor més cortiente se centra alrededor de los 2 V y en el célculo se acos- tumbra tomar uniformemente esta cifra: 2V por par de escobillas para los colectores de delgas y x V, también por par, para los de anillos. Las de mayor caida de tensin se denominan en la tecnologia de taller edurase, y sblandase as de caida infetior, sin correlacién precisa con estos mismos coaceptos me- cénicos. Las escobillas duras favorecen, como veremos, Ia conmutacién y Tas blandas admiten densidades de corriente mis elevadas. La tabla z.or.z8a muestra resumidas las propiedades y usos de algunos tipos ‘clisicos de escobillas, basdndose en los catilogos «Morgan Crucible Cor. Los fabricantes proporcionan cuadros de equivalencia entre sus propios tipos y los de otras marcas, completos con toda le gama de escobillas normales ¥ para nos especiales 0 en condiciones expeeifieas ‘Los valores a tener en cuenta sobre cada calidad de escobilles con vistas a su cleceién son: 4) Caida de tensién (c.d.t.) por par de carbones, 2u,(V). Valor tipico, 2 8) densidad de corriente permanente admisible en el contacto 4,(A/mm*) Valores tipicos: 7,5, para colectores, y 15, para anillos rezantes. : meee 6) coccete de sami, (H) Valor Sic, 0 cere de niet (3). Valr tp, 02 Wr pic, x50 0) reid ages Sateen (8). Vr th 25 @) reiiba. adimtbible {f (£ | f1Re 1oT serdxres oe rinosbe ye vE O TECHOLOGICA NACIONAL | extn cute epi ar or ST La cast. por par de escobillas 2 que define bésicamente 1a calidad constituye un indice de pérdidas en las mismas. La caida con que sucle contarse en los colectores, independientemente de 1a potencia, es précticamente 2¥,~ 2V/par de carbones para los de delgas y 2u, = 1 Vipar de carbones para los de anillos. Si le maquina es de corriente continua el conjunto de todas las escobillas, cualquiera que sea el tipo de devanado, constituye una via tinica con entrada a través de la mitad de ellas y salida a través de la otra mitad. Las pérdidas por efecto Joule vendrin dadas siempre por pe nscia| Desig, Tipo ‘ ow [r.0r-198] 2u, = Caida de tensién por par de escobillas en V Corriente total de Ja maquina en A La potencia en bomes de la misma vale a su vez P=uUI = Mics bandas Aslictiones ts tension = Mics tenes ‘ensign en bornes en V FTosbemseeradors = Muy cronies de donde, las pérdidas relativas en % de Ia potencia en bornes (potencia til si se trata de una dinamo, y absorbida si se trata de un motor) Mig. < son V— Contactores y conraer [Con anillos de cero 0 fandicin Mia, bala tensin = Contactors y contolen| Maguinas de muy ba tension y anitos Mia. < 500 V Maa, normals Genera! [z.0r.10b] (% de P) wove Taba 1.0118 b = aformacén sobre ecoblls. (Morgan Crucible Co) Propiedades| independientemente de 1a potencia de Ja maquina. En valor relativo, 1as pér- didas por efecto Joule en los contactos del colector son iguales a la dt relativa por par-de escobillas. Cuando la mAquina es de baja tensién (electro lisis, soldadura, etc), estas pérdidas adquieren una importancia relativa considerable. En una dinamo de 6 V, aunque se empleen escobillas de 0,75 V por par Poca ince - Dilat, normal | Turboneneradores ‘go mde duras Muy mordenis Danas Doras de carbones, el efecto Joule de contacto consume °'75 109 = x2,5 % dela po- Graf. normal | Baja caida de tensiin Carb Gran} BAS Proporeién de] Algo orden Gea cove Gry bron 6 tencia til, En cambio, para un motor de traccién a 500 V, las escobillas de 3 V por par de carbones no absorben mas que aa 100 = 06 % de Ja Potencia en bornes. Natuates | Comporicin Mists cticas Elect: 25 EL cancurto Euéernico Para los motores asinerdnicos de escobillas fijas (motores de griia con maniobra en carga) vale 1a misma {6rmula [b]tomando en vez de 2u, sola- mente u, = c.d.t. por escobilla y U—tensién en reposo entre active y neutro del devanado rotérico, aunque éste vaya conectado en tridngulo. Las pérdidas quedan ast referidas a la potencia nominal del arrollamiento secundario (po- tencia electromagnética 0 epotencia en el entrehierror de Ia maquina). En Jos motores con aparato Ievanta-escobillas no ha lugar a considerar estas pérdidas. Como valores medics absolutes cabe adoptar los siguientes ‘Maquings de continua: Pep = 21 (W) 2 up = 2V/por par ‘Motores de anillos rozantes y escobillas fijasp,y = 1,5 I (rotérica) (W) . . } 2 u, = 1V/por par Motores trifésicos de colector de tres filas p,, Motores triffsicos de colector de seis files ,y Anillos rozantes de alternadores 3,751 (W); 2.4, = 2,5Vipar 45 L(W)i au, — 1,5 par ‘uy =I (excit) (W)s 20, = 1,0 par Para los anillos de excitacién de los alternadores, la formula [b] es apli- cable con 2 u, — caida de tensién por par de contactos, referidas las pérdidas a la potencia'de excitaciSn y tomando U igual ala tensin apicada en los anillos. Las pérdidas por rozamiento de las escobillas se estudian en el pérrafo 1.10.57 y, combinadas con las anteriores, en el parr. 1.10.58, | | 1.02 EL CIRCUITO DIELECTRICO so2.0r Generalldades El estudio de les propicdades dielétricas de los materiales aislantes en generat constituye una rama especlal de la Flectroteenia (1) y su extensida no permite abarcaria, ‘iain resuimida, en un simple capitulo. Hemos de cefimnos a seflalar los principios que ficctan de una manera directa al cflculo de las saiquinas eléctrcas. ‘Digamos de paso qc las dimensiones del aislemiento en estas ditimas vienen determinadas en miichas ocasiones znds por razones mecinicas o constructivas que die \etricas propiamente dichas, Io que conduce a veces @ un coeficente de seguridad muy clevado desde este ultimo pamto de vista. “Ast, por ejemplo, el aislamiento clase A de ranuras en une dinamo de corriente contitnia de 220 V no debe ser inferior @ 0,5 mim de prespan y tela eceitada, para evitar ‘que se deteriore durante el bobinado en curso de fabricacién. La tensién de perforacién. este grucso aislante vendria a ser uno 4 a 5 KV y, Por tanto, el, coeficiente de se- ‘guridad en servicio por lo que se refiere a la teasién disruptive, valdria alrededor de 20. ‘En cambio, cuando se trata de transformadores de alta tension (son corrientes ya Jos de 380 RV y se inician actualmente los de 759 KV), el cocficiente de seguridad para {a rigidies dieidciriea hay que redacirio a los nites justos que requlere una buena cons- ‘ruceisn (a veces, poco por encima del voltaje de prueba aunque casi mds del doble el nominal) sin prodigar por este mictivo el material. y entonces resulta mectsiicamente sobrado. “08 procesos de fabricacién y de impreguacién tienen wa importancia considerable, Aificl Ge eifrar ex los efleals, pot todo lo eval Ia sokucién correcta sobre el dimensionad ‘de les distaneias o gracios de alslamlento conserva todavia un carécter bastante empi- ‘eo, sleado notable la dispersién de los valores que se encuentran en construcciones sSiniiares de distintas procedencias. ‘Hechas estas salvedades pasernos al estudfo de las propiedades que mis nos inte 10202 Rigidez dieléctrica E, Se puede definir en términes generales como la tensién disraptiva o de perforacién U, del material o del medio aislante por unidad de espesor Gel mismo Tn) Wise, por empl, Rori: «Técnica dele Alta Tensias, HA, Labor EL cixcurro piexécrnico 10% (2) [1.02.02.2) Esta definicién tan simple que identifica a E, con el campo eléetrico disruptive medio se complica al intentar traducirla en cifras, por cuanto, para ‘una misma muestra de material aislante, el valor de E, puede resultar muy distinto segiin Jos factores que concurran en el ensayo, ya que depende de aumerosas cizcunstancias, de acuerdo con ciertas leyes de dificil o imposible expresion analitica. Entre dichas circunstancias “mencionaremos, a) tl cardcter de Ia tension aplicada, alterna, continua u onda de choque, ¥ su polaridad. En el primer caso, hay que precisar bien si se trata del valor maximo de U, o del valor efcar; la relacién entre ambos depende de la forrwa,- Ge onda por Jo cual ésta es, a st vez, un nuevo factor a considerer. Los datos de ensayo con corriente alterna deben basarse siempre en una onda de forma senvidal Para muchas sustancias, mientras no pese excesivamente la influencia térmica de la que luego hablaremos, el valor determinante de la rigider die.” ectrica es el de cresta y con frecuencias industriales de 50 6 60 Hz la tension Tempo de apicacion del veltaie (segundos) Fig. 103.08 a Coeficiente de tensim divruption en funcién del tiempo de aplicacien del voltae: Altamiento de papely algadn en aces (Reeutrmiento de comiactonte sien sotoez pretécreica a SESE so seem. se Tamoe cin det votaje an segundos Fig. 1.02.02 Coeficiente de tension disruptiva de los separadores en funcién del tiempo ‘de aplicacion del voltaje: (seg. BELLAscur y THAGUE). de ruptura expresada en aquella cifra coincide bastante con Ia de corriente continua. Para los fididos, gases y Iiquides, la concordancia suele ser per- fecta; asi la tensién disruptiva del aire (atmésfera normal) entre esferas de 50 mm de didmetro, separadas a 1 cm es de 22 KV eficaces en corriente alterna y 22 V2= 31 kV en continua, b) Le duracién de aplicacin del voltaje. Cuanto més corta es la duraci del ensayo, tanto mas elevada as la teasicn que puede recictir un dicléctrico. A frecuencia industrial, el tiempo normal de aplicacidn del voltaje en las prucbas es de £ miitulo; en el ensayo de los transformadores coa sobretensin propia inducida, a frecuencia superior 2 la nominal, el tiempo de aplicacién se fija en ro minutos como base, reduciéndelo en razdn inversa de la fre- uencia de ensayo con respecto a la nominal, (lo que da para un transforma dor de 50 Hz probado a 100 Hz, 5 minutos, y 2,5 minutos probedo a 200 Hz). Pata Jos aislantes de pape! y algodén o prespan sumergidos en aceite, la tigides dieléctriea en x segundo es del orden del 50% superior, y en una hora 25% inferior a ta rigider dieléctrica correspondiente a x minuto (8g, .02.02a); con ondas de choque cuys duracién es de microsegundes el valor disruptivo de cresta llega a triplicarse; los productos de mica son mucho menos sensibles 8 estos efectos (fig. 1.02.02) y el aite,'apenas. El aceite, con tiempos infe- tee eee etezce x” x cincurre prexécreico 2 EEE 9 a sone 7” Teneo en segendes i en funcién del tempo ee xcaes 6. Conciente de tens disrptiva del gcrie en funcién de ae ‘aplicacién del yoltaje. 12,7 mm entre places (BELLASCHT y TEAGUE), i i smento continuo de rigidez dieléctrica riores a x segundo experimenta un aumento cont 2 trea (fig. 1.02.02¢); y en mayor proporeién que otras sustancias, bajo las ond de choque. fonrsiscen propuso ln hipStesis de que el votaje de ruptra se componta de dos icon sya st recencla da, permanece constants na de aul, open sae oe eebend, bcs como Gate in tnsin dsrapvs ou muta +60 He Uy i Gemnpo, Tomando, pace somo tase 1a tension diseuptiva en ty Sfvoale Up pur claljuce oto ntervalo de fmmutn'yfretencla Mata {foo He, vendre dado por ) 75 (roze2 9} [nono e} siendo a <1 ym constantes, éistintas para cada sustancia, dependientes también de las condiciones de ensayo, aciDE2 prELicenica 31 Bp bb materi sides sede = 0837 9 9 = e773 ce prechameate il + 1th. Gon preapan exec, a ntaenc & |e Idtdband Sepa tect LTS, « aged dete cam de materi. Fara combimiiones de ste y te sats shone ee nde i cap de aq no exc de gran de etn itinog pitt ear vlna trmale (ore OY Delos mst i enrfann oe {Eros Smpe gy arog ©) Ja forma de tos electrodos. Como la ruptura dieléctrica proviene de Ja intensidad del campo eléctrico, el valor del campo medio de ruptura es sélo un indice de la rigidez media. El esfuerzo real maximo viene determinado por la distribucién de las lineas de fuerza. De aqui la influencia de la forma de los electrodos de prueba o de los elementos constructives de la maquina entre las cuales exista una d.d.p. Todas las aristas y vértices actives son peligroscs y como Ja presencia de los mismos no siempre puede evitarse y otras veces aparecen, imprevisiblemente, debido a Ia alineaciép electrostati- ea de particulas 0 fibras flotantes en el medio ambiente, es necesario tomar, por lo general, como base para el dimensionado de las distancias en aceite o al aire los resultados de ensayo entre puntas o entre punta y placa y no entre electrodes planos 0 esféricos, 4) ed grueso dei aislamiento, A medida que el grueso aumenta, sube Ja tensida disruptiva pero en menor proporeién que aquél, 0 sea que la rigidez ieléctrica media, definida como voltaje de ruptira por unidad de espesor, disminuye, En efecto: al aumentar Ja separacion de los electrodos, Ia. co figuracidn del espectro de campo eléctrico se altera tendiendo a concentrarse Jas lineas de fuerza, a manera de filamentos eldsticos sobre una menor seccién transversal, 1o cual significa tendencia a aumentar Ia intensided del campo ¥ contrarresta, en parte, el descenso de flujo clectrostitico derivado del ale- Jamiento de los electrodos. De este modo, la relacién de la intensidad de campo maxima a Ja intensidad media erece al aumentar el grueso del aislante ¥ desciende asi el valor medio aparente del campo disruptivo. ‘Sin embargo, disminuyendo el grueso por bajo de cieztos limites la homo- senciclad de la sustancia puede quedar alterada por la presencia de canales mis débiles o vias locales de descarga que faciliten la ruptura dieléctrica, lo cual se aprecia con claridad en varias de las curvas que daremos en seguida. ‘La relacién entre el voltaje disruptivo en 1 minuto y ol grueto de aislante o distancia entre electrodos, para dieléctrics sélidos, a igualdad de las demas condiciones, es prov Porcional seyin'Fiscen-Hixinx a la potencia 2/3 del grucso + de ailamieate Us £98 gen mm; los valores de K se dan en la tabla 1.02.02 a. Son al mismo tiempo Ia in- tensidad de campo ‘en kV eficaces/mm para el graeso vde x mim. Esta formula. cotno todas 2as similares, debe comprobarse en cada caso particular antes de aceptarla inconticio- ev) [rorer a] 2 aL cancurto ouenécrico ‘Tapia 1.02.02 a — Valores del coefiiente X en la fSrmula de FIsCHER-HINSES Teenes 6] Dieléctrico ‘eget ic eel —_ Papel de cables en aceite { 2 hasta 20 ‘Tela sceitada n 3 Micafolio a la goma laca { 3 4 ‘Micafolio al compound { ie 4 Prespan y transformerboard en aceite | 3 18 ‘Pincus Se papel bakeltado 12 sos = hasta 4 ‘tubos de papel bakelizado 2 ze ge sas Porcelana dura, extra ie de 5430 ase fn (kits) com cares : sate “orginicas 20 4 5 Tem con cargos inorgénicas 26 7 7S ©) Ia temperatura. La tigides dieléctrica de casi todos los materiales sislantes bien secos disminuye al aumentar la temperatura, Si contienen lna- edad, el efecto de secado que se deriva del calentamiento puede enmascarar fos hechos. La ley de variaciéa de E, con la temperatura suele ser de dificil ‘expresicn analitica; en términos genetales, al pasar de 20 a 100 °C Ja rigider de los aislamientos industriales se reduce en un 15 a 20%. £) otros factores. La frecuencia también inflaye aunque, dentro de los mites industriales de la misma, pueden despreciarse sus efectos. ‘Las pérdidas dieléctricas ¥, por tanto, el Angulo de pérdidas, intervienen indircetamente debido al calentamiento que provocan. En condiciones deter minadas puede Megerse a la raptura dieléctrica por puro efecto térmico de las pérdides, segiin veremos més adelante. ‘La constanie diclécrica de Ja que trataremos a continuacién ¢s muy im- portante ya que determina Ja reparticién del campo entre los varios compo rentes de un sistema de aislamientos en serie y afecta a las pérdidas especi ficas por unidad de volumen como luego veremos. 1.02.03. Datos pricticos Son innumerables las variedades de productos aislantes que se encuentran en el mercado; y las calidades, segiin la procedencia. He aqu{ a contiauacién i ; patos practices 3 tan resumen genérico de los mis interesantes ‘para la construcciSa de mé- quinas eléctricas con la expresién de las tensiones disruptivas y de la rigides dicléetrica en cada caso, siempre en valores eficaces a frecuencia industrial a menos que se indique otra cosa. Los catélogos de las firmas fabricantes de estos productes contienen documentacién detallada en cada caso particular y sou siempre de gran interés para el constructor. itl ones lcemente d dint (44) debs ies exnaiads Jo hos xmas con cts de eo Ce" Atita) 7s how een Se adc, iris y saat cone amaador as ya eect er ad oe : ob > eo > ee 7 os ats Se a 8 bob owt 393 es 4 ex cincurro preuécratco ‘Tabla sony # (conusclin) ‘ a 2 ese os et 03 hohe > ys ‘rene de algpdén 46 + 94 ‘Tuenta de vitro 44 +035 BOs 34 Be $3FDee. Didmeto det hie (mm) tones a, Tension de perforacién minima en la granalla, de los Sdetsipolivinio, sep. Notmas VDE. Las tensianes discuptivas de 1os esmaltados jos comerciales ‘on capa stnfares alcanzan valores tnty superiores (del tiple al cuadruple) patos Pricricos 35 2) Aistamiento de conductores. La tension distuptiva entre conductores esmal- tados grates o sintéticos es muy alta si se considera cl ligerisimo espesor de la pelicula aislante, Los eamaltes sintéticos presenta ademas uno gran resistencia mecinica a le rosién y perfecta plasticidad para la maanipulacién de los conductores; resisten al aceite tallente y ocupan iminimo espacio, todo To cual los ha hecho casi insustituitles en los Dobinades de maquinas corrientes y transformadores pequetios o de distribucién. Es {quizis el tipo de recubrimiento més aplicado, Ea el mercado suelea encontratse Ios hilos Linaltades con capa tiormal (L-2) y con capa fuerte (1-3). El incremento de didmetzo ‘ebido al esmalte puede verse en la tabla (1.02.03 2) donde se incluyen también para su comparacién los revestimientos de doble capa de algodén (AA), doble capa de seda (SS), sea de vidrio (V) y amianto (Arm). Para los hilos de 1 mm de didmetro estes incrementos viene a ser, en cifras redondas, de 0,1 mm empleando eamalte doble capa de seda: bia mm con eda de vidrio 0,3 con doble capa de algodén o una de amianto, Les tex: siones disruptivas exigidas por las normas nacionales para Jos hilos esmaltados varian fe 300 2 2 3ce V, entre conductores, segiin el didmetro del hilo y cousiguiente grueso {de ia pelicula (fg! 1.02.05 a) pero la industria consigue valores de x sco a 8 ovo V res- pectivemente (Gg. 1.02.03 b), Fl didmetro del conductor como eleetrodo infuye tambien fn los resultados (fig. 1.02.03¢ |. Con fbras textiles de vidrio o de amianto, secas, sin Imnpregnar, no suele pasarse de roo V de tensién disruptiva entre conductores atin con ‘Aslemiento de-varias eapss, por lo eual la impregnacién o inmersién en aceite es indispen- Fig.1.02.03). Rigilezdicléctrice del acctal-potivinilo para hilos, medi ‘ores fa base del catalog AISHALINAR) centre condue- Fig, 102.036. Varlacion devia tensién disruptiva de Ta ‘capa de esmalte (acetal polvinilo) con el Aiimetio del conductor (aswaLna) tspan para les enue ote com papel» Yotings impresnadas y ‘sumergidas em sclte (6 SEeuse), (Para bobinas five. y sin impegmar Tas fenstiacs ce elucen a Tas 23). dares PRAETHCOS F980) a sable, elevindose entoaces dichas tensfonés air txt 50° 100 %. es el comporta- niento de les hilo aislados con papel, sobre todo samergidos: Bara los trans. Tormadores, e emplean recubrimientos que van desde 2 capas, en BT, hasta 20 6 30 capas les de tensién muy clevada, Elincremento de diametro con 2 capas viene a ser igual (gue para el elgodén 9 algo mencs (0,2 a 0,3 mu), y los voltajes disruptivos eatre eonduc- Bren de 4.4 ORY, sin impregnar, y de 5'a 6 en aceite ‘ia rigides dicéctrica Z. de estos reeubrimentos, oslla por Jo general, entre valores tan altas como so a 1c0 EV/mm para los esmaltes (fg. 1.02.03 b), unos 20 kV/mm para 2 eapas de papel seco ¥ 20 a 40 % més en aceite. Las restantes fibras quedan entre 2 ¥ 3 Evjmm, sia impregnar, y unos kV/mm sumergidas en aceite La fg. (1-02.63 4) muestra varias curvas de stensiones limites no disruptivase Ui y Ey entre conductores, en funcign del aumento de espesor total de los mismos (es decir, bn fancion del doble grueso de aislante) con recabrimiento de papel impregnado, y ea Serite, Las elfras varlan entre 22 y 20 kV/mm de campo medio no disruptive. ) Ailamiento de barras. Las barras de las sniquinas de AT no se aislan como les de’ BT con recubrimientos de esmalte o hilados sino con manguitos formados por tintas de micanita, micafolio, semicanitas, telas barnizadas (tipo Fxcelsicr) e imprega- ‘in ulterior en goma laca o compounds, Las cttasy telas barnizadas ofrecen may buenas Caractersticas dieléctricas, La rigides, en los grucsos sencilos, de o,t a 0,2 mm, va de 70 a 50 KV/mm respectivamente si estin bien Secas; en estado de humedad natural des- Giende basta unos 40 kV/mm. La cinta de vidrio eon silicona, da entre yo y so kV/mm (fg. 1.02.03 e). La Aig. (3.02.03 f] muestra la rigider dieléctrica de Ja tela aceitada en var "i capa al ie Pla coprenaidn entre 35 ¥15 kV/mm para 0.9 79m espe tiwan Fig. 1.0203 e. Rigider dleléctrica de la cinta de vidrio con silconas (NATVAR) xs mL cincutro pretécrRico Fig. 10203 f. Rigider dieléctrica de los recubsimientos de tela aceitada, entre placas, feat minuto a25° C (PEEK) La micanita moldeable formando también grueses apreciables da unos valores algo més altos, entre 23 y 38 kV/mm, fg. (1.02.03 g) y el micafolio fexible alin menos: de 17.2 25 kV/mm, Sg. (1.02.03 h). El tipo con agiomerante de compound, apto para fuertes espesores en méquinas de alta tensién, ofrece valores entre 13) 25 kV/mm con sgruesos de 5 a 1 mm respectivamente (Rg. 1.02.03 ¢). Aéslamiento de sanurat. El aisiamient de ranueas ee forma a hase de lon ‘mismos productos que el de las barras y en las mdquinas de baja teusiéa entran el prespan, leatheroid y, sobre todo, hoy dia, los pepeles y cartoues con peliculas adheridas de productas siatéticos (polésteres y tracetatos), Loe combinados de poliéster ‘muestran no s6lo unas propiedades dieléctricas excelentes sino que, ademas, Ia resisten- cia mecénica al rasgado es inmejorable, lo cual los hace insustitalbles para las ranuras, de méquinas pequefias y medianas bobinadas con hilo, donde al introducir éstos se deteriora con facilidad el forro de las mismas hecho a base de cualquier otto material FL prespan, leatheroid y cartones similares, dentro de los eepesores corrientes en ei aislamiento de ranuras para baja tensién, vienen a ofrecer una rigidez dielectrics, secos, ‘alrededor de 10 kV/mm “Las laminas combinadas de prespaa y poliester o triacetato, aunque la pelicula de este género no sobrepasa algunas centésimas de mm, alcanzan valores de 30 a 45 KV/sam, El leatheroid duro se usa sobre todo para cuflas de lerre pero nianca donde pueda entrar en contacto con el aceite. ‘La tabla (1.02.03 b) proporciona datos sobre estor materiales patos prkcricos 9 4) Barveras y srporatores, Generalmente de prespan, o papel bekelizado en pplacas y tubos. Fl prespan se comporta muy bien en aceite; al aie, ofrece tna rigidex Riekcttica de ro 0 més kV/mm; y el doble, sumergido en aceite de transformadores. La figider dieléctrica de les tubos y placas de papel bakclizado al aire es algo superior a ia el prespan (aprox. 50 %4), 9 del orden de la de este ultimo en aceite, Las gs. (1.02.03 3) y (£0203 k) muestran las carvas disruptivas del prespan en aceite de transformador } Ia (203.05 |) Ja del papel bakelicado al aire, Las Ses. (2.03.03 t) y (02.03 1) hacen {feferencia 4 las tensiones no disruptivas de este timo, en acete, ‘Para apoyo y soporte de bobinados y conexiones se usa también la madera tra- tada con aceite 0 barnices sintéticos (por lo general, de bakelita), siempre trabajando ‘Aieléctricamente en sentido perpendicular 4 Ia fbra como debe hacerse com todos los ‘materiales estratiicades. Simplemente impregnada de aceite, su rigider dieléctrica es moderada (entre 1,5 y 2 kV/mm), pero la bakelizacién y:procesos similares eleva este valor hasta el de los separadores normales de prespan 0 papel baklizado, a la tabla (1.02.03 b) se encuentran también datos sobre este material 2) Otros accesories aislantes. La porcelana muestra unas caracteristicas dieléc- tsicas muy buenas y resiste a los agentes atmostérices siendo casi insustitulble para los Atravesadotes y bores, sobre todo de intemperie. Llcgs 39... 35 kV/mm de rigides ieetries aunque para expesores muy gructos en piezas acabadas desciende hasta 1/8 de estos valores. La fig. (1.02.03 6) muestra la caracteristica disruptiva de una cierta susstra y la fg. (f.02.03 p) la de los aisladores completos. Los compounds de asta to son miuy importantes como material de relleno ¢ impregnacion de aislamientos de 206186 0B} +t Fig. 10203 g Rigider dieléctrica de la micanita moldeabie segsin ol grueso TAISMALINAR) Pee es oe || waar wea eee HY RSS] ww : “Stdart « EE) a] BL ales ro Ei |e Rte preees cee ead |leat | eee lige ‘I 7 wun | al} i Mz b 3 i | wr | yf outs soups epee ver ep wana \|-) 3H By) ee) | alee a | BE] 8] Bletea/R| ow gil semua / Fy) ||3|\||| 8 | i veel =f as Ve ww fee voce |! see * ar eae mnie Ba wet en | 2 ~~ = £. ae a ul Hon 81 284 #9, onen¥ mepnaps mt 9 en 0) wont | son Bea alli eae quam buss ronadeg || { ie eres, any avon |_ fe suse anv TILT ie obo, | £: fe song een oouns sod uous soma nase wo & opeutorday dea » ye we aeutondur wi ade | “opbuteiday pda "Seana wie ag ‘seater ws optassd 9p deg (@ede> 2) ane “opwutasdiy upp arr Gna 1) seat omer sovedea]| 0 | deo «) on: | ‘ean | o fSissoe 9) sseetantuy ap uopone oy oe 59 ea sopotois aT vg inn mom 1 “HGR mINGN 90; op ALR ZT — COT RRL, rwusiew ‘20 or — 08 Y HP® opened 9p wuoieL (0) topesndee sessing, Be : ll ae 5 = ™ , heel |g aay ° he os exaee ee ! i arin ti is £ " a ‘ i wer i ema ee | = ie ey se Th seine 1 4). | wou cag ae yr { aminogpusdiog | é j rus by a ul ui a “yous \ seonuyy ana |" 9 7 ln RT MEE syste ua Sogn ub opeaPAES ede ms ee | \ so ” eat vee = i doa. |f ee cme fy oe wom ss wou ( ‘wwsy ous, oa eon pina aan ‘our wow Tampons) fo “ ku eancurto prenécraico Fig. 1.02.03 |. Rigides dieléetrica del mica- folio al com: fen aceite, 20" entre colic y Mina’ (MCA. i aros: FRACTICOS, 6 anna. i rigidesdeltic eae ins cidalovade, det ordcAle la qu cece Ia por- Sane ——i 7). Acrite mineral y difnileselredor, Constitayen cl medio aislnte y de rtige- acid acto yan sumergi i botina da togtrevetoratdoes een aniba aa Mee? Extburoe son tnlamablek en cambio, is lgaidoe clorsdcs, no, La densidad ‘Ge eston ‘times ae sproxima al Goble ela de aquélles, por lo coal reuitan transformadores Fig. 1.02.03 j, Rigier dielétrica de prespan (transformerboard) en accite (WEIDMAN) ‘mis pesados, y de precio superior. La rigiiez dieléctrica es similar para unos y otros, Yy se halla may afecteda por el més ligero contenido de humedad. Perfectamente se- ‘cos, sobrepasan Jos 20 EV/iam entre esferas de 50 mm a 2,5 mm de distancia. Conviene ‘coutar con la tensién disruptiva entre pantas, } para separaciones ya que el orden de zoo mm el valor desciende a 1.4 kV/mua y a 1,1 para qoo mim de separation con aceltes nuevos. En el proyecto se parte de r kVjmm como rigider diciéetrica segura, al jar Jas distancias a masa, o entre partes actives. Ta fig. (1-02.05 q) miestra las curvas normales de tensiones disruptivas entre es- feras y entre puntas para el acsite ¥ las (1.02.03 T ¥ s) las correspondientes a las ondas de choque, smicho més elevadas (compézese con la carva de puntos, entre esferas a fre- ccacneia industrial) Fig. 102.03 & Rigider dieléetrica del Prespan clases 3 y 4 en funcion del grucso SiWinreuey (RovH). Fig. 102.031, Ri placa de Celis! Ta ‘ieléctrica de las ire (ALSMALIDAR ia Fig. 1.02.03 m. Tensién de seguridad en 5 thintos de las placas de Celio! Ten aceite (aishaLtBan) eee aros PRAcricos a7 Fig. 1.02.03 n. Tensién de seguridad en 5 mi- itor de tor tulbos de. Celio! I en acatte (Aisoatinany oy Fig. 1.02.03 0. Rigidier dieléctrica dela porcelana entre esferasincrustadas de 20mm “aumento de tension a raabn des kv/min (HMRNSDORE Fig. ozs p. Ensayos de rigi- Gee diekctiea ex aaladones ‘orcelana, Incremento de tension a Yazba de'5 kv/nis. (HERMSDOR)- i Fig. 1.0203 q. Rigides dieéctrica ef acai ahevo Sabre putas ‘Sure esferan de 65 mi (PEK BEG) ag uve pros Pecericos 9 Fig. 01.03 +. Rigides diclctsica del aceite alas onda de chogue,t/s0 entre puntas ftnicapelac de fais Sravone > bowones). 15" es Pam 2)_ dive. Elvalor caracteristico dela rigider dieléctrica ese de 2,2 KV eficaces/ma, 04,2 v3 — j.c-kV/mm de eresta entre esferas de jo tin separacas a'r em de distancia (322 KVimume Segin las normas VDE), a la presiéa normal y temperatura de 20 °C. Et condiciones atmoutéricas distintas varia en raza directa a la densidad relativa 7 det fice dada por +b ary tao 6 BO siendo bla presion barométrica en Torr (mm de columna de mercuric) y 0 la temperatura de ensayo en °C, Tia correccién infuye en las distancias disruptivas « prever para las méquinas y ‘translormadores que han de ir instalados en cotas elevadas, como sucede en muchas centrales hidroeléeiricas de montaia, La fig. (02.03 t) da Ia vatiacin de presion baro- métrica con la altura sobre el nivel del mar. ‘Asi por ejemplo, a2 000 m de altitud (>~ Goo Torr) y con 30 °C de temperatura ambiente, habra que maaltipliar los valores de la rigider dleléetriea del aire por + _ 600 273 +20 7-2B 70 473+ 30 ‘es decir, que experimentan una reduccién, apreciable, del 17,5 %. a {rozez.e} Fig. 1.02.03 s. Rigider dieléctrica del aceite a las ondas de choque 1/50 entre puntas. mL cincutto mxezécrnico Gear ae PE eat Cnterpol de Davis, Stapive y BOWDEN Big pezes & Nae cid de la presién baro- mética com la altura Sobre el nivel del mar. aucioez DIELECTRICA SUPERFICIAL st The its sanrend nara eat es ait Distancia oni wacko F (mm) Fig. 1.02.03 vu. Rigidez diléetrice del aire (voltajes de cresta), (Ratre punta y plano, tin 20° menor que entre pastas). Entre puntas y a partir de wna separacion de 20 em, la rigidez se halla entre 0,4 y og RV de cresta por mm, (0.28 y 0,35 EV eficaces/mm) “Le frecuencia 0 duracién del ensayo inflaye muy poco sobre estos valores y 18s mis amas carvas de rigider dieléctrica (Sg. 1-02.03 u) sitven précticamente para tensién con- tious, alterna de frecuencia industrial ¥ ondas de choque (tomiando, naturalmente, los valores de eresta) “ia tabla (2.02.05 b) conticnc, fmelmente, abundantes datos gobre ta vigiter dit trica de los materiales aslaites que se emiplean en la construceisn de miquinas rotetivas y transformadores. 1.02.04. Rigidez dieléctrica superficial E, Se refiere a la tensién disruptiva U, a lo largo de las superficies o Hineas de fuga (descargas rampantes), por unidad de distancia entre los electrodos. Suele darse en kV/mm y, precisamente, en valores eficaces, salvo otra indi- cacion expresa. Estos valores, que dependen de la naturaleza y estado de Ia superficie son muy distintos segiin que la misma se halle expuesta al aire mas 0 menos himedo 0 sumergida en aceite, De todos modos, el voltaje disruptive 2 aL cincuise prexécreico a lo largo de un camino superficial alcanza valores muy inferiores (1/2 1/3) de Ios que se consiguen a través de la masa misma de aire o de aceite, sobre todo para grandes distancias. Por eso es indispensable aumentar las’ lit de fugas mediante escalonados, valonas salientes, campanas, ete. ‘La fig, (1.02.04 a) muestra dos curvas comparativas de la rigides diléctrica entre placas al aire con la interpesicion de un cilindro liso de porcelana y sin éste. A partir de los vo cm de distancia le tensién disruptiva desciende en el primer caso a o,6 KV ram mientras que para el aire silo, viene a ser tres veces mayor Ia fig. (02.04 8) muestra la curva de descarga superficial para un bore liso de papel bakelisado tipo condensador. A partir de 1 m de distancia entre electrodos no se consigue que la tension disruptiva Fig, 1.02.04 a Rigider diciétrica superficial de un cilindro de porcelane liso entre B Beees placas al aite, 2 go He (ScHVAIGER) aumente. Por debajo de esta distancia la rigidez superficial se mantiene bastante cons- tate, pero en poco mis de 0,35 kV/mm. Incliso con electrosos redondeatlos, la rigiez Gieléctrica se aproxima a la del aire entre puntas; la fg. (202.04 ¢) que concuerda bes- tante com Ia (r.02.04 b) indiea, ademis, Jos valores de la tension disruptiva entre pantas, con cifras préximas a los 0,35 kVeficaces/mm. oe dean borae iso e papa bake daeader Oe carn). me see gs Bees iar tials" oon aes trodes redon- stsess "acs. St _ cemcutto prenécreico ‘Una ver ms som los valores de eta dspesicién de electrodos los que hay que tener en cuenta para el preyecto elas miqinas eectrios. Ast por ejmpb, en bs rater” inate sos de stun se rcomiena como vers dejar unas Gstancls ene ies evanndos de AT apoyaton en oe taboo de bakeltay € mcieo, a sazbu de 3 mm/h de tension de prueba (0, 33KV/aun) aunque sebalando in tiaimo de so mm, como pre, ceucion supleentaria 1H passtapas tipo condensador de wn transformador de éo KV para interior pre- senta ue fogltud Hore del tubo ae bakes entre bride y termina! Se conesicn e&te- Flor de oo mm J la tension de ensayo a freaenciaindustcal del transformodor ea de Fig. Leroy d._ Rigider dietctica superficial del papel bakelizado en aceite, medida cat Hines de daced ndberiden Se’ 3o 6 Blears) KV/mm, ofreciendo asi un coeficiente de seguridad ~ 233 = 1,75, Para 220 kV de tensiéa nominal (460 EV de ensayo) la misma distancia viene a ser de unos 2 000 mm y ef cocficiente de trabajo a esta siltime continuaria alrededor de 42 = 023 kV/aum, cowstane ouexécrnica 8 Si las superfcies van sumergidas en aceite, la rigidez dicléctrica superficial se duplica © triplic, tanto inds cuanto ms cortas son las separaciones, pero alcanza valores apeaas fhitad que para el aceite entre pantas, Le fg. (f.02.04 €) nos mostra unos ensayos tipicos, ‘En los transformadores, por ejemplo, las distantias rectas de reshalamiento se eligen ‘¢-razén aproximadamente de'1,5 kV/mm de tension de prueba para las tensiones redu- ‘Gains (sin bajer munca de ro mam), deseendiendo a menos de 1 KV/mm para Iss teasiones may clevadas, evitdndose siempre que sea posible los trayectos superticiales ditectos; ‘uso de valoaas 0 sombreretes salientes es casi general. 1.02.05, Constante dieléctrica « La intensidad media del campo eléetrico E enitre dos clectrodos separades por un dieléetrico a Ia distancia t y sometidos a una dd.p.U, es decir, aol cde mise tan gon Ie tpt ed Yaga nw contacon 2 Esta titima expresién puede transformarse también, para un elemento homogéneo, de longitud / y seccién uniforme S en 4 x 1 (puesto que U = RI = 7, T o tien a-(2)4 (no0a0g 41 siendo A Ja densidad de corriente, z 1a conductividad del material ys su sec~ in Aigulind de enn net (2) a end da ode ue cet es directamente proporcional a 1a conductividad z de la eual depende tiniea- mente, (j) No se confunda ete sinmbotoeactroetiticn de alten de campo elftrice com et isto Ey ‘emplendo mis adchate parla. Al reprvenar nticareateamibas magetades guises as Boras DIN, confande en que to se cervar de ello defects algo de interretacia. 56 BL cancun pienécrRico . 2 ae te carga D que aparece entre ios extremos de un elemento dieléctrico hemogéneo de grueso r y secciéa uniforme S, viene dada por Anélogamente bajo el campo electrostético E = @ D (@, carga eléctrica por electrodo; $ superficie de uno de éstos) D se halla relacionada con la intensidad de campo E a través de la ecuaciéa fundamental que define a la capacidad C. Con Q en coulombios, ’ en voltios y C en faradios, es @=cu © ¥ como la capacidad es proporcional a la superficie S de los electrodos ¢ inver- samente proporcional a su separaciGn r, (constante de proporcionalidad, ¢, «), vente [a] [1.02.05 b] [5.02.05 ¢] en om, «, vendré dado en ~—S™ Comparando las formulas anteriores [a], [b] y [c] se ve la analogia e 7 ientidad de expresiin que existe entre la conductancia eléctsica G = y ¥ la capacidad dieléctrica C — ma asf como entre la couductividad z y la constante de proporcionalidad ¢, « del campo clectrostatico 0 entre la den- sidad de corriente 4 y ta de carga Den uno y otro caso. La caracte: ristica ¢ constitaye también una propiedad del material aislante y lo mismo que % estd sujeta a influencias de multiple naturaleza que sefialaremos, entre Jas cuales cabe mencionar como muy importante la temperatura A Ia densidad de carga D se Ia denomina desplazamiento ™ y a} coefi- ciente e constante dicléctrica 0 poder inductor especifco del dieléctrico. Con D {1) Porta ica ica de que a presencia se dstea la Ueaviacibn que experienentan ese las cargas ‘clears, postivas ¥ nexatvas, bajo ln accin del campo scctrice, sin Wega elu punts de lon koe DISPOSICION DE LOS BIELECTRICOS FOR cAPAS a enculombios/em*y E en Vem; ¢, vale para el vacfo (y para el aire) 0,08842-10"% Feem siendo éste el valor mas bajo de todos los conoeidos en los di- vversos tipos de aislantes, En las aplicaciones industriales y en particular para el célculo de méqui nvr nto see ag na ts ete pees pre cee ean a et cribirse cuit Sarg) franpal Foon Efectivamente; para el aice C= 2S ctattaradios me ¥ para cualquier otro dictéctriso c= £8 stattaradtos BT © bien Cm —* _Sterotion Bowe = Sooty ey El valor de ¢ (constante dicléctrica relativa) basta, como veremos para Geterminar la reparticién del campo eléctrico entre las varias capas de ais- antes distintos que constituyen por regla general los sistemas de aislamiento ¥, por tanto, es fundamental en la previsin de la tensiéa disruptiva. 1.02.06. Disposicién de los dieléctricos por capas paralelas en serie Se deduce, efectivamente que si el espacio entre dos electrodes A y B, fig. (1.02.06 a) se halla ocupado por varios aislantes sucesives 1, 2,.., fa» formando capas paralelas en serie, de la misma seccién S, gruesos respectivos Tis Te wTion Constantes dieléctricas relativas e/¢y, ... 6). 0 capacidades individuales Cy, Cy, ..» Cru ¥ se aplica entre los electrodes una d.d.p U, ala cual corresponde, pues, una intensidad de campo medio, viv Een {1.02.06 a] 58 RL CIRCUITO DIELECTRICO las respectivas tensiones por capa se distribuyen proporcionalmente @ sus longitudes e inversamente a las constantes dieléctricas de cada una de ellas: w_(3) nary (2.02.06 b] i ( (3) Jas intensidades de campo en proporcién inversa de los poderes inductores especificos, independientemente de los gruesos res- pectives: . Ey Ej 2 [1.02.06 ¢] Referidas las tensiones parciales a la tensién to- tal U y las intensidades de campo a la intensidad media del mismo E,,, se deduce para las primeras ane aL) eae Ae asa dts 22 ) y para los segundos (1.02.06 €] o bien [1.02.06 #] ‘Todo ello se desprende de simples transformaciones mateméticas como sigue: Las conocidas leyes de los cieuitos electrostéticos, similares a las de les circuitos lectrodiaimicos nos dicea que , Q (1.02.06. ¢] very=2 la vex que dan para Ia capacidad combinada C la férmula Disrostet6x ne tos BRELECTRICOS FoR cAPss 2 x (102.06. 4) aes 1 para las tensomes parcials, {10206 b) as intensidades de campo son: nal {no1.06.] Por consiguiente, sis: ‘tal y como vemos en la ecuacién (2) ‘Multiplicando los dos miembros de esta ecuaciéa por segiin se exprosa om [6] BE caso de solo dos aislantes distintes + y 2 en serie, que conduce 2, nos deja. ver facilmente que la intensidad del campo eléctrico Fen la capa r, a medida ue x, tiende hacia cero, y por tento x, hacia +, se eproxima hacia um limite tal que Ey E, 4" Si la constante deléctrica de la otra capa 21s superior a «, el valor limite de Ey ‘superaré al valor medio E,, justamente en la relacién citada * Esto conduce a la aparente paradoja de que, a veces, aumentando el grueso del mejor aislante, creyendo asi reforzar la rigidez dieléctrica del Conjunto, lo que se consiga sea provocar la perforacién del otro y una ver oo ‘ cincetro prextcreico puesto este iiltimo en cortocircuito por el arco disruptivo, la tensién integra quede aplicada al primero perforéndolo también 0, cuando menos, ponga en peligro la seguridad del sistema. De ello, daremos en seguida un ejemplo numérico, ‘Se comprende Jo perjudiciales que han de resultar las delgades peliculas de aire mal climinado de las bobinas en las maquinas de A-T., pelfeulas some. tidas por las razones expuestas a un intenso campo eléctrico que las ioniza generindose ozono sumamente activo como oxidante del resto de los aislantes solidos y bamices de impregnacién. ‘Tabla ron07 4. ~ Tensioner de ensayo Us de las miguias rottorias ‘eepin las Norms VDE) Tension efeaz de prueba Us Par. ‘Tipo del bobinedo 1 e He Geran 1 minatot} 2, +05 4¥ Botiasdor en gener (salvo tas paride sigue pres) Nu, > sav A convesie 10 U, (de la ecitatin (aia. 15 WY) (se 34) 5 [Devanaos incvctores dels] Cerra sempre sobre otro ‘maquinss sincrdnices. | dewnnado 0 resencia, Devenados inductores de 2 Uy (de Ia excites) de cont con ext a pend (min ns EY) ine 2 U, Gal devan. sceund 8 sin eenado a 2 ceesto abies) Devanador scundario, bo- sav ‘inados de mot. deine | cate 4 U, Gat devan. secant ° cea teoeat a ene 3 cient abieno) ‘comnts pe hs wiama det devanado 0 Excaties sega () Sil neato permanece rigidamenteunido aieraee imard en lugar de U,, (6.8 U,) vise une ridamente a tera un acto, (1 U,) DISPOSICION DE LOS DIELECTRICOS POR CAPAS a Tabla noao7 b, — Tensiones de ensayo Us de los transformadores industries (Geaia lt normas VDE) "Teme Teme Tense eprucbaa | de provse in | Tension ae sete mmasayentre | dics ano. | 4 cheque | Atravesdores evanadores | “enctagesy | "1394 AY etcnes uv eteaces | vetences | kV crots | kv ecsces ‘Teansformadores di lslamiento constante é ; 1° ns 3s 2s 102.07 Ejemplo El aislamiento de ranuras de um alternador de 9 900 KVA, 14V, 7501) esté cons- tituido, como puede verse en la figura (1.02.07 a). Cada tres barres en paralelo forma lun conductor aislaco ou cinta de ficaseda sclapando a 2/3 y un esposor de pared de ©,5 mm el manguito en 3 de separacioa entre conductores es de tela impreguatta, de 0.6 mim de grueso; la bobina de tres conductores ¥a cubierta a eu vez por otto, de micafolio enrollado hasta el graeso de 3 mm; y encima, cinta de elgodén barnizada, hasta 0,6 mm de espesor. El conjunto perfectamente impregnado y evacuado de aire se introduce resba- Jando sobre una guia de prespan de grueso igual 4 9,3 mm y se prevé un juego de met {taje de 0,6 mm en anchura que después se procura relenar muy bien con compound Calculemos las solicitsciones dieléctrieas de les varios aslantes durante Ia prueba centre bobinado y masa a la tension de Upn aU t geargt ary (egin la tabla 1.02.07 a) suponiendo primero que el llenado de la ranura sea intepro- Shable y, después, que el juego de 0,6 mm quede Nore, es deci, al aire 2 ex cancutro piexécreico eS |__—Prespan 0,3 mm Conductor de la capa Conta de micaseda (gruese 0,Smm) Conductor: 2 cobres de 12X5 _Prespan 0.2mm Prespan 8mm Cinta. de aigoddn barrizada (grveso,0,6 mm) | catotio enrattado (gruese, 3mm) 107 - [—uce tela impregnada (grueso, 0,5mm) Cinta de micaseda (grueso, 05mm) Prespan 0,2mm conductor: 3 cobres de 12%3,2mm en parale Prespan, aprox. 2.2mm Tela bakelizada 8mm ‘Ramura de un alternador de go00{KVa, 14 KV. Pig. 1.02.07 2. Pettinger promo set Saas ‘Stone pepe 4) Soe Sesion Disrosiciés DE Los DIELECTRICOS FOR CARAS 6 ‘La rigid dieécrica en x minato, Ey (EV ef mm) y el poder inductor espectico clave ede los yarn slants i ‘acen fijrse en los siguientes valores ‘la temperatura ambiente de prueba (20°C) a(S) von Cinta de micaseda (os mm) “pe x ‘Fas iprepnade Cima Ss Senate fa 5 on ¢ Cats aigodéa barizada Bg BE = = Srp C3 am) 3 +? Erepornd 62 amy =» 34 ie fine eteytis “hs dy 13k sens tes eet ened m,n er npn ng ahr oe ae © gmt e de de ata remain e i ean ee 1 SPT compan ‘Total La intensidad media de campo, en cl ensayo seri de 05 mm 5-362 ivi 3 say inferior ata rgider dinkéctrica de cualquiera de los componentes excepto la det ns Grantee ferectamens rina. campo elctivo ea eda wzo de os cinco sislantes, pasa aoe, om viral de ln agrapacion en sore de ow tlsmos, el que se esprende de la siguente reacion [toseé CP us 5 anes aa 4°45 Jo que nos és: para la capa r (os mm de micaseda; ¢, = 5; Ey = 30 kV/mm) By = 83 62 = 475 kV ‘covficinte de seguridad: (Ey = 25 RVimm) 35.2 = 504 kV/mm , “a x cincurto perticreico cooficiente de seguridad Ea 35. Ey 598 pata la capa 3 (0,6 mum de cinta de algodin bamizada: 455; Eay = 35 RV iam) By = 3836.2 = say kV jam 43 cocficiente de seguridad: Fa. 30 E5277 para 1s capa 4 (03 mm de prepen; «y= 3: Egg = 10 KV) pn 28ea = nan em ‘covficfente de seguridad: 1y para la capa 5 (0,6 mm de compund); «= 2,7; Ey, = 20 kV/mm) y= 18362 —58 kvm cocficiente de seguridad: ES oe Ey a0 ‘Vemos que la capa 4, de prespan,dfrece ya no mucha seguridad; mejor fuera sus- tituria por tela accitada det mismo gre. Las restantes capas trabajan deaahiogada tente, cpecialiente la primera y la tercera’ recubrimientos del conductor (micaseda) Y dela bobina (tela barnizada). 12 las dos Stina capas, 4 5, de menos poder indactor Eepecic, et campo supera ai valor medio Como comprobscion adcional vesmos 1a disteibuclin de tensiones capa Uy = 475-05 = 237 BV a U,= sog-3) = 1782+ ta 506= 346 > a4 o3= 238 + S: seb 528+ ‘Toad pron kV 1a suma coincide com los 31kV aplicados . '8) Con ranura ma! impregnada que couserva la pelicula de aire de 0,6 mun ejads ‘como juego de montaje. ‘La relacion de ls intensidades de carmpo individuales al campo medio experimentan tuna mejoria innecesaria debida a la sustitucion de la constante dieléetrice del compound (2:7) por la del aire (s) em el stim término del denominador. Sin embargo, esta wltima cepa quederd perforada, Calcalemos otra vex DISeOSICION DE LOS BIELECTRICOS POR CARAS 65 ‘Repitiendo el proceso anterior, tendremos shora coon (8) at emi Sani 1 Bs 369 05 = 18% 2 sexs = 158 2 fa0x 06 = 148 4 6.14 X 0,3 = 18 5 (aire) $9 0.05 18,43 X 0,6 = 11,06 747 285 Um EU,— 3103 (KV) ‘Vemos claramente que Ia capa de aire se perforaré inmediatamente no slo bajo ‘a tensidn de prucba sino inclaso en servicio, aungue el voltaje del bobiaado com respecto 42 masa descienda al valor nominal de la tensién por fose, #4 8.x XV. La pelicala séres, falla, haciéndese conductiva, lo cual origina una nueva distribuetéa de tensiones Segin el siguiente cuadro que tiene en cuenta la anslacién expresada de la distancia aislante de aire (0,6 mm), 7 hace descender el grueso total de aislamiento a 3 o6=44 mm Intensidad media del campo eléctrico tarante la prueba de rigides, =705 kV;mm 286, a Bex ce") s72-es = 285 ras-3 = as 6 aL cancun pimuicrnico em Bees tev) 636-06 = 3,81 959°03= 2,86 u- 30,98 (kV) ‘La cuarta caps (prespan) trabaja durante el enseyo al limite de seguridad quedando 1 punto de ser también perforada, De cualquier modo, durante la prueba, no se alcancaria Ja tensién disraptiva det sistema aislante pero Ia permanencia, en servicio, de los eftuvios sobre la pelicula de aire perforade, genera ozone que no tardaré.en destruir completa. tente el eislamiento de ranura. Este ejemplo aos muestra palpablemente Ia necesidad de un endlisis preciso por cllenlo y ung extremada perfeccién en el proceso de impreg- tacién de las méquinas que trabajan a teasiones de cierto nivel ‘Ua préxime ejemplo pondré de relieve, a su ver el hecho tarabién muy aleccionador de que el exceto te protecién aislante s6lo puede contribair @ veces empeorar las con ‘iciones de trabajo de une méquina o transformador, sin mejorar por ello la rigidez aieketrica 1.02.08, Disposicién de los materiales aislantes en forma coneéntrica Por ser muy frecuente esta estructura en las construcciones eléctricas, (bobinados de transformadores, pasatapas, conexiones aisladas), vale la pena analizar Tas conseeuencias que ejerce sobre el aislamiento. El campo, si el dieléc- ‘rico es homogéneo, se hace miximo en las proximidades del electrodo interior disminu- ‘yendo en proporciéa inversa al radio y ello conduce en general a una mala utilizacion dl material. En efecto: Ja intensidad del campo electrostitico en cada punto, figura (1.02.08 a), viene dada, con Ia d.d.p.U en kV y los radios en em por {2.02.08 b] ‘isrosicx6N DE LOS MATERIALES atSLawrEs o El dieléctrico homogéneo debe responder a la calidad exigida por este valor maximo del campo aunque en la periferia trabaje mucho més descargado. El valor medio del campo seria evidentemente 2-2] (2) teen08 6 19 Ejemy Calculer los coeficientes. de seguridad de los sisladores de porcelana segin la fig. (1.02.09 8) bajo les tensiones de prucka Fig.1.02098 Di ‘mensiones de Ios bores de porcela ade AP pare transformaderee > chlealo del coed ‘Sente’ de. seguri dad ex. praebas. [Las intensidades medies de campo oscilan, puss, en todos Jos tipos alrededor de 2,6 kV/mux, Las intensidades méximnas, segin la ecuacién [1.02.08 bj, 70 x cincuire piELéceRico ‘Tomemos como base la Iongitud axial de 1 cm para el sistema en cuestién. En un conjunto de este género, la distribucién de tensiones parciales se rea liza segin 1a ecuacién siguiente: para la capa i en general, de radio interior 7, ¥ exterior 7,,; [2.02.20 a] El campo dieléctrico en cualquier punto de radio 7 viene dado por + onset ya na30 8] 1 EE logy, it 1 se valor msn, cine sobre radi inferno a ep [2.02.20 ¢] Para las intensidades méximas de campo existe, pues, la relacin, 0.434 U 2 E hog, Ht ne Em ete = K [1.02.10 d] Si se conoce Ja rigidez dieléctrica de los materiales en kV/em de tensién disruptiva y se fija un coeficiente de seguridad dado, tendremos la intensidad méxima de campo admisible Fag aii, ¥ Ja dimensigu optim de cule co pa sera tal que nas (1.02.10 e] “Las ecuaciones (a) y [b] se deducen de los principios fundamentales de la electros- tética. En efecto: la capacidad C, en F de cualquiera de los anillos dieléctricos de longi- ‘tud, que suponemos idéntica, I cin y radios interno y externo 7, y 7, Fespectivamente, cn cm, viene dada segiin la teoria de los citcultos dieléetrcos, pot: (ror) a DISPOSICISN DEL AISLANLENTD EX CAPAS cONCETTRICAS a yy In capacidad combinada de los distintos anllos en serie, C, serd tal que (orzo 8) 2- Como, siendo Q la carga eléctrica de un electrode debe cumplirse siempre onqu tendremos, segtin se ha anticipado en (a) y, v 1a intensidad de campo E, dentro de cada dieléctrico é sigue también la Jey fundamental de los campos radiales, 0434 Uy E 7 Yogi it y sustituyendo U; por su expresién deducida de [a] ee 044 U 16 BE top, Los valores de la constantedieléctrica ¢ para los materiales mds intere santes ead anlamlento delas maquina clear se den ania tabla roa toa, ‘Tabla ront0 a, — Caracteities dielectrics de los aslantes para méquines Papel seco Fabel 6 teste (de condensadores) Papel inpreprado, enact (eluld- ie) ria barneae ricetato de clues Teenie Mat) n mL cincurre vieuicrRico ‘Tabla 1.02.10 a. (contimaacion) Micafotio In gom Micsoie 8} compound Papel bakelizae (plac) » Ctabos) Haya tatada con ested are) Hiya esratifeada con bake Fiore ASE ae idantes (COp H ®) ‘Aces mineral Pyrelene 1457 (pre. transform) Resa feta Reson eporai. Gora laea Aste Porenena = | Caocho Mics Ane ‘Tarminat 02.1 Ejemplos jrrpound Ejemplo r9 Un steavesador de porcelana re forcelant Jeng de compound, para interior. de 45 KV tensién rominal (119 EV tensi6a de prueba) tiene las dimen- Sones ex cl culo de Sjacion que marea lo figura (coz 11 4). Caleular los coeficentes de seguridad con Ja tensiéa de preba de 119 kV. “as constantes dieléctrices relatives son ¢ = 6 para la porcelana y ¢, = 29 para el compound. La Higider dieléctrica £4, = 6 kV/mm para un gmieso Ge 27.5 mm (Sgura 102.03p), ¥ Ey = 25 kV/mm ‘Por la eciacién (1.02.r0 6} tenemes para Ia in ‘tensidad de campo maxima en el zelleno del com- pound 134 U, Fig toz1ra._Aislador de 45 ky ‘apercelana rellenode compoend 25 25 46 sas 4S scbradamente altos. Ejemplo 2.9 El aislamiento principal entre alta y baja de un transformador de Aistribuelén en aceite de 200 kVA 1§/0,220 KV esté compuesto segin indice 1a Fig. x02.11 b Eequema det silamiento principal entre bobinados de alta y baja ‘feiida para tin farblormador de distibucibn de'200 EVA, 150,22 KV " Normal, cortecto, 3) ncomecto 3 é 8 fig. (t02.11 b), a través de una distancia total de 11,2 mm entre hilos aisladas, por dos Canales de aceite de 5,2 y 3mm de anchura respectivamente, destinados ala refrgeracion eicaz de los bobinades, y un tubo de papel bakelizado de 3 mm de groeso, Calcular los covicenes de grid en ests condones) suponien qu el graso de bakit, se eleve a 5 mm, ‘Le tigidez dieKctrica del aceite nuevo, recién tratado, es de 20 kV/mm y Hega 2 soducitse a mencs de la mited al cabo de un cierto periodo de servicio $a 12 KV/mm, ” EL emcvito pteticrrico sedidos segin las normas alemanas, entre casguetes de 50 min de didmetro esérco Scparados la distancia de 25 mm TRealmente dentro del translormador en servicio estas cifras disuptivas som ain rs bajas ya que el fanclonarsiento scart consigo la frmacion de sedinenton punt formes que acercan las condiciones e rigdesdelecticas Ton de lon ensayos anf Punts. “En tales crcunstanciasy, con estado de conservacn proximn ai lite fafriot de nilicaién normal, In igtie dikesrica del aceite descent eprovimademente ta sited de os 4 EV/mm que Sefala Ta fg (1.0203 q) para dstancias Ue a8 im como las Gus soa coaideramoa a amit tambia, poco miso menos deo 3 KV gue Ga' igura mencionada para distancias uperoves, del orden de los 109 um, De fl que sen corrente dimcasionar lan separacioncs grandes bobinado-nicieo y bovinao- ja por ejeuplo, a rasén de mmf de te tension de pra raneformadorss ‘muevos). Este margen tan amplio en las propiedaces disruptivas del aceite hace Ch fist sentar unos principioe rigidoe cuanto s las datancias prever, aun, cesde Ineg, han de ser apareatemente muy sobrades, Tataremos aqua les eecten de com paracisn, Ta tensién de ensayo prevista la tiger diecctsiea del acite muevo cate fsteras de 62.5 mm gis viene «ser de 21,7 kV/mm patn 82 mm de distancia) de 134 AVmm para 6.2 mm de scparacion (3p. 1.02.03. ¢) No olvidemos empero, sin lo dicho, que al cabo de cierto tiempo el coefciente de seguridad para cl acctelegara'a decender a ls cuaria parte y ain por debajo de tte valor (ensayo, eatre puntas, del aceite nsado) Para los tubes de papel bakelizado no expuestoe a tal envejeciniento y trabajando en un capo mds unitorne admitremes la righ dieoctricaentce electrodes exes fe 25 mm de didmetr, y andlogamente para el papel de eeabrimiento prope de ls conductores Tas caracterstca diléctices de los sislantes en las condicioncsseialndas serén, as (er tala tx 0) 5 partidos. so «Pa #3799 BE 0893 4 Aislante Bg OS ym rey ves) 1) Papel en aceite (0,4 men) 30 ” 2) Tubos de papel bakelizado (3 sum) En p mm) 2 160 3) Aceite (8,2 mm) m7 96 (62 mm) Ba 83 y ls tensidn Ge prueba (tabla 1.02.07 b): Uy El campa media en arise condiciones, Yale 0 kv 46 Ht no kV/mm Fateq ot EVA 8) Traniformador normal seg fg. (1.02.01 b exoquis 2). Las intensidades medias de campo parciales para la eapa 1 seria, [1.02.06 ), puesto queen este caso puede adm ‘ise que el campo se establece entre electrodes practicamente pianos, Efectuando los cdleulos correspondientes para las tres clases de aislantes interca- Indes, resulta bisoncn OE asLaueeT a ani conarecas as Aint a282t(M) emeemmn Ht yenzon 1s Papen ante ase agp avatars 2 Tubo bakelizado Fin 95 3°39 = 657 13 cette es 82308 = 328 U=2U,= 40.045 kV (Ca diferencia entre £U, y 4o KV proviene de la imprecisén de lecturas sobre la sregld de cileulo) EL coeficiente dé seguridad hallado para el aceite exige, que la conservacién del rismo ea servicio no sea descuidada ya que sabemes la fuerte feduccida que, de otto ‘modo, experiaenta ‘Si por deseo de mejorar el aislamfento sumentamos el grueto del tubo séildo de Dakelita hasta 5 mm, apenas si conseguiremos mis que encafecer la construccién, em- ‘peorar la cireulaciSn ‘del aceite y conservar la rigider dieléctrica del conjunto prictica- Haente en el mismo nivel. En efecto: 'b). Tyansformador con separedor de bakelita mis grueso (Sg. 1.92.11 b croquis 2) Rebaciendo os edleulos Hallaremos Aislente no Yews, 000) 1 Papel en aceite 04734 = 096 2 Tubo baketizado =a" 5:24 = 3200 3 Aceite 2-437 = 27 EU,= 40,06 (kV) 37 JLas intensidades de campo han subido para todcs los sislantes y el supuesto re fuerzo del aislamiento engrosando la barrera de bakelita en 2 mum ha so ilusorio ya que en realidad los cocfcientes de seguridad no han mejorado practicamente 0 se han reducido, El clecto seria afin més destacado en transformadores de mayor tensiba con dis- tancias superiorea de aceite; la redaceién de las mismas no elevaria su rigidez dieléetrica, como sucede aqui en duets proporcién; de 11,7 a 13,4 kV/mm. 76 BL cancvrro puntcrnico x.02.12. Energia acumulada en un dieléctrico Si a un dicléctrico o condensador de capacidad C faradios se le somete a la tensién U voltics, el campo eléctrico creado acumula una energia total J, = Cc U! (n= Suponiendo que este condensadior fuese de electrodos planos © paralelos y 4] dieléctrico homogéneo, de poder inductor especifico relativo ¢ Ia energia acamulada por unidad de volumen, (por dm) seria [xo2.t2 a) ie [02.12 b} F = campo eléctrico en #Y En efecto: al pasar la tensiin u aplicada a los electrodas desde cero hasta U voltios 1a carga absorbida por el dicléctrico pasari a su vez desde cero a Q culombios y la energia Ihabrd ido ctecieno.segiin la expresion. emu dQ= wc) Ces Ia capacidad del condensador en F. a energia total almacenada al Negar el voltaje al valor U (V) sera rene fiwmnc Zon ‘segin indica la ecuaciéa [a] En el cupucato de un diciéctrico homogéaco de forma prisuaitics, capesor « (ex) ¥y seccidn $ (emt) tendsemos (véase mas adelante fig. 1.02."5 8) ¥ formula [1.02.05 0] cee s By In Yy por unided de yolumen Je gotta (up setters de Et fem) con F en Vjom; o bien, con E en kVjmm, y el volumea en dest 0H Oot Ee LE Tame, 1 236 jem 10 como hablames indieado en (b. i} Evpecis ACUMELADA EY UN DmELEcTRICO n ‘La energia almacenada en los campos eléctricos es insignificante a efectos industriales. En un decimetro cibico de aire (e = 1) al limite de sa rigidez dieléctrica vormal (E = 3,1 kV/mm) sélo pueden acumularse je = TBE = oge5 (Iam) calorie gramo oss, 00425-0724 = ooros Setar ‘temperatura de 1 gramo de agua o en topes par evar 2 tC 20108 _ 90318 = > 0.313 100 me: Ja temperatura de x dm? de aire a 0 °C‘, Tan reducidos valores son sufi- cientes, sin embargo, para provocar a veces oscilaciones altamente pertur- badoras en las Kineas y ciccuitos eléctricos por intercambio con la energia acumulada en los campos magnéticos asociados a estos circuitos. 0213 Ejemplos Ejemplo 1° Caleular oproximadaments las caractericticas que debe tener ua ‘generador de choque destinado a probar, segin las Normas VDE, los bornes de tipo con- Sensador para transformadones de 229. KV. “a tension de choque 1/50 4s a aplicar segin dichas Normas es de 910 kV valor de cresta (Tabla 1.02.07 D) “Los aisladores tipo condensador se procura que ofrezcan la misma capacidad entre cada dos armaduras sicesivas igualmente espaciadas de + a fin de que el campo se distei- Daya unilormemente, lo cual exige que la longitad axial | de estas eapas varie en razéa inversa del radio 7 respective, En efecto: dado el pequeio grueso de aislamiento r entre armeduras consecutivas, tes condensadores cilindricos individuales pueden considerarse planos aplicéndoseles Ie eenacién (Rang A) Cm ootag-ro « 2 fous Wty xen em) [a constancia de las capacidades C entrafa Ia de los productos (H). El campo medio radial, que en vista de la disposicion anterior es también aproxima- Gy Hare titinente cree Cede ons ESE yey pins sap Hear apenas cave on 8 x carcvrm puticratco Aenea plc mcg ees 42m pata te de rn pecs a ain ong Bien zr tn tn Sonn tn ene Ge nasal Etna 'y pd wpa dP islamiento += = = 126 mm, 0 sea, 130 mm en cifras redondas, La longitud de la pris eps me Gecepete lies ocr ie eemaaro ESSE SS Mage a iste as seg eras oe ser, tomando respectivamente 0,5 kV/mm, de cresta, (fgu- ee 5953 5 505 os fr 430+ 505 = 19235 mm=2 m, que habria que aumentar en 50 % como margen de seg ae 5 gen de seq Estos datos nos permiten fijar gresso modo las dimen. siones y calcults aproximadamente la capacidad de uno de estos aisladores conociendh In cual y la tension Ge crestaserd fell llegar al cémputo de Ia energia puesta en jucgo segin cue Esquemniticamente, el estador en cuestion se alla re presentado en la fg. (1.02113 a). El didmetro del conductor 8 de 4o mm y el didmetro maximo del aslador con 130 m1m de grueso radial, (130 + 20) 2 = 300 mim. Com una longitu 4 3 oco mm para Ia armadura interna resultan 322° 49 Ja formula, (1.02.22 8} Jy = > ~ 420 mm de longitu axial en I capa exterior. Jo determina 1a condicién Spt 1x T= 3000 x 4o-= ee Cuanto mayor sea el mimero de Miminas 0 armaduras concgntricas entre cada dos de las cuales se forman los di versos condensadores individuales agrupados de este modo fn serie, tanto mis uniforme serd Ia distribusiéa del cam. Po, pero la capacidad del conjunto apenas si vend tnfiuida or el mimero ® de aquellas, 201 Designado por 7 el graeso constante de dieéctrico, 1, €1 radio medio de uso de estos condensadores individu, 4s y 1 su longitad, com tonas as magnitudes en cent: rmettos, tendremos para la capacidad de cade condense- dor individual en euestion [102-13 2) Pig. 1.02.23 a. Corte es emético de un aislador letip condensador pare 20kV tensionde servicio C, = 0.08842 - @ Les x condensadores quedian montados en serie. La capacidad combinada C del conjunto serd tal que SeRBGE TOF & aay, T, pero en virtud de las condiciones consinuctivas expucstas, r= 13 em EXPRESION GRAPICA DE TA ENERGIA ACUMULADA ” ty y= 2300 = 600 emt y para cl papel bakelizado que sirve de aislamiento ‘4 ‘Sustituyendo estos valores, 0,08842 «1608+ 4+ 2x + 600 ry c a rea5:10% (F) e donde 25-10 8" = a5 ‘Se necesitaria un generador de choque capaz, en cifras redonilas, de 1 00 kV 50 J. Ejomplo 2° Calcular Ja intensidad de campo con que trabaja el aislador del cjemplo anterior durante el ensayo de choque y deducir el peso de aislante (papel bake- Igado) que extraré en sa. construccién. ‘Cumplidas las condiciones de espesor individual + eonstante y »! = cte. las capa dades individuales (7.02.13 a] serdm idénticas supuesto que el mimero de capas sea lo Dastante elevado (+ pequedlo) para que pueda aplicarse sin error sensible la férmula mencionada de los condensedores plats, La reperticién radial del voltaje inversamente Proporcional a les eapacidades respectivas sers, pues, uniforme y el campo de choque fn toda Ja masa aislante resulterd, igual al valor medio, 910 2 y evimm igo = 20 Con esta intensidad de campo, la energia acumulaia por unidad de volumen es, [u02128), jens Fh mF = 03868 iam ¥ como acabames de ver que la energia total almacenada ascenders a 42,5 J, el vo- Tumen de aislante empleado sera que con un peso especifico de y = 1.2 kgidmt para este material, nos da G = 50-42 = 50 ke aproximaciSn mis sencilla que la del céleulo geométrico, dada le forma de la secsiéa longitudinal r0a.r4. Expresién grética de la energia acumulada en un dieléctrico Aunque de menos importancia prictica queremos dar una segunda ex- presién también frecuente de Ja energia acumulada en un dieléctrico. 0 BL cancurro prexécrnrco La ecuacién fundamental [1.02.12 a] LS wo (CaF; eV) ‘que conduce a la de la energia especifica o por unidad de volumen (1.02.12 b] joie (aims) ) putentansionnare, cons er sigifcato fico en Jem 0 [02.14 a] (Qn, Ven V), o bien DE a? (S) (02.24 b] c Basi ute C9 on 124) pn ten 048) y depen eta Aina Sy U = Be (Sec ve en) para lga aa (L004 8 , a ok zd ‘Energia scumulada en un condensator a 2) ‘por unidad de volamea, La energia total acumulada [a] es la mitad de la maxima que correspon- deria a la carga Q suministrada a tensién constante U. Esto resulta natural } si se tiene en cuenta que la carga ha ido aumentando linealmente con la tension, (fig. 1.02.r4 2). La energia elemental dJ, almacenada por cada ineremento dQ de carga valdré (2J = u-dQ) y viene Tepresentada por el érea marcada en EsruERz0s ELEcrnosriTicos 81 ra tro negro sobre dich figura, arama 2). La ence total Je [ud re sulta proporcional, pues, a la superficie rayada y su expresin es Andogmente cep yore votes (J) etanie mite den qe cmap el etn (©) v yatta aad cog (2) pana degra) 1.02.15. Esfuerzos electrostiticos Bi esfuezo f, (3) entre dos placas purlelas de un condensador se paradas a una distancia r (mm) sometidas a una diferencia de potencial U(kV) ue entre las cuales existe un campo elctrico E (3) {r.02.25 3] em o4s 2 BY (= y en ningin caso alcanza magnitudes dignas de consideracién en el dominio de las maquinas eléctricas por Io cual nunca se tiene en cuenta, Tucde demostsarse pouicude de wauiteslo ta vasiacidas de cenergis acumulads J; al imaginar una traslaci6a elemental de las placas dr (fg. £02.15 a) provocando asf una varlacién de capacidad dC a tensién constante U, Segin ([.02.12 a) a= Zac Pig xonss a Be 2 Tecttaadla Wav, Ca ero, sin (1.02.05 a], Cm ocssye-r0 eS a) (Sx, re cx) 2 een nce Fa cose swt eS (2 ten — B onttes 19 te tears ‘Si representamos por Fe(kg) le fuerza total puesta en juego para provocar este desplazamiento dx (cm), cl trabajo obtenido equivalents a la variacion de energie seri a= recom «9 tess a con signe opuesto al de 4/< porque wn trabajo obtenido positive presupone ana distal aucién de la energia acumulada Tgualando las expresiones (b) y (e? — Zooesege 20” Stem FH x 981 0) 100 008842 Fen Oar —o4s-10 © ES (kg) aX sam kg viene dado, rece B x0 ¥ sos (EY) y Sena ete jen seventeen Sno pe (Fe ea ke, Sen La fuerza f, ¢s atractiva entre ambas placas si las cargas son de signo elée- ‘rico contrario. as placas de un condensador de aire trabajando al limite de su rigider diekéctsica normal, 3,1 EV/mm, sélo quedan sometiGes a un esfuer20 (bs) fe= 945° 3.7 = 4.33 ( 1.02.06, Pérdidas dieléctricas Por perfecto que sea un aislamiento industrial siempre deja pasar una pequeiia corriente conductiva que se manifiesta tanto con tensiéa continua énpioss orenécraicas 8 como con tensidn alterna y este fendmeno de conduccién origina ciertas pérdidas por efecto Jove, aunque ordinariamente carecen de importancia, ‘Mis intensas son Jas pérdidas que acontecen a consecuencia de los ciclos de electrizacién cuando el dieléctrico se halla so- ° metido a una tensién alterna (pérdidas por his- téresis dieléctrica). La figura (r,02.16 a) muestra uno de estos ciclos que representa el valor de Ja densidad de carga 0 desplazamiento Den funcién de le intensidad de campo E. El retraso con que la electrizacién sigue a la d.d.p. alterna hace que la. caracterfstica D = f(£) en lugar de ser perfec- tamente lineal, segtin se habia supuesto en la fig. (1.02.14 a), presente unas trayectorias as- cendente y descendente curvilineas y no coin- cidentes entre si encuadrando de este modo una superficie que, como corolario deo expuesto respecto a la figura citada (1.02.14 2) zepresen- ta una cierta energia perdida. Las pérdidas especificas de potencia por histéresis dieléctrica y por unidad de volumen pueden expresarse segitn una ecuacién (que ahora tiene mas bien un cardcter empirico ya que presupone que el area del ciclo de histéresis es también proporcional a £%), de esta forma: Fig 1.02.6 a. Cielo de histé Heals dieKetrica D = /(E) fe cisan6a donde hum cote ue depended nate (pn pets on 2 por pero» poe 2 ae camps ls), fa cnn on He y E el campo eléctrico considerado en LV efeaces . I ay gars quis idas por efecto JouLe son de un orden muy inferior en cualquier tipo de ais- Fig. 1.0246 B. Angulo de pérdidas U = Tensién aplicada al diléctrico T= Corrente total tsorbida or 1 —Carpen 7 deat = ‘Componente condensivs © devatida Sino hnbiera pércidas ene dilctico, In coriente J seria otalmerke condensiva Uw — 0) In gam Jante industrial, Ja misma ecuacién vale, en general, para las pérdidas dieléc- tricas totales por unidad de volumen, las cuales resultan asi proporcionales a Js frecuencia y al cuadrado de la intensidad de campo. 8 1m cincurte pietécreico El indice de pérdidas que suele adoptarse ordinariamente, aunque sin gran acierto, no es A, como debiera, sino lo que se llama el dngulo de pérdidas 3 (0 1a tangenie irigononttrica tg 8 del material (Gg. 1.02.36 b). Se define ty # por la relacion de la corriente I, (0 dea potencia activa perdida p,) a la corriente Z, (0 a la potencia P.) condensiva absorbida por el material trabajando como dieiéetrico sometido @ une tensién alterna senoidal de valor eficaz U y de frecuencia f. Como el Angulo 6 suele ser muy pequeiio tg 6 sen d ~ cos g de tal, modo que dicha tangente trigonométrica no es més que el factor de potencia propio de! material aislante. Sus valores, que aparecen en la tabla (1.02.10 a) legan como maximo a un § % y generalmente no son mas que una fraccién del 1% (las resinas fendlicas sin carga de relleno constituyen una excepcién con va~ lores de cos 9(o tg 4) mucho més, elevados) En principio tg 6 tampoco depende de Ia frecuencia, aunque de hecho le afecta la influencia de f sobre el proceso fisico de Ia curva de histéresis, La relacién que existe entre &, y tg 3 es la siguiente evtgé wo Jo cual hace que el producto (¢- tg 8) represente més acertadamente Ja ca- lidad del sistema aislante desde el punto de vista de las pérdidas que el simple valor de tg 4. Las pérdidas especificas &, son proporcionales a la constante dieléctrica relativa ¢ y a dicho factor tg 4. [1.02.16 b) La fGrmula anterior se deduce fécilmente. Para la potencia activa Py en vatios, tenemos, representando por el Yolumen del dieiéetrico en em* supuesto —prismético, de mecin 5 (a) longi + sxe alco etlonne = ZV ence segin la férmula [2] Pom (te EVV OW) Pare Ia potencia condensiva, poniendo también U'en kV, fen A y Ia capacidad C aF AAU), = (20tU\(anfC-U 10%) = am 10k UAC (W) [A su vez, Ia capacidad Cen faradice, con S en emt y x en cm viene dade por (1.0205 4” C ='0.08842 Som ®) be BISe, use En el iltimo miembro + sigue expresado en cm, Poniéadolo en mm pescanca rémice 85 ae Gs ser ses (2) noon cape expend tambila eo BV, Lago 108 tee de donde surge inmediatemente 1a ccuacién (b]. a tabla 1.02.10 a muestra los valores de estos parimetros para distintos ‘materiales aislantes empleados en las méquinas eléctricas. Por razones que se desprenden del proceso fisico de polarizacién, origen de todos los fendmenos dieléctricos, tanto la constante dieléctrica en valor relativo ¢ como Ia tangente de pérdides tg 8 dependen en gran medida, por regla general, de la temperatura a que se encuentra sometido el dieléctrico, ésta, a su vez, al menos en parte, de las propias pérdidas en el mismo. Aunque Jas Jeyes que igen las variaciones de e ¥ de tg 4 en funcién de la temperatu- 1a 9 sean de dificil e insegura expresidn matemstica, es admisible sentar cier- tas hipétesis, de valor al menos cualitativo, que conducen a tin resultado muy notable cuanto a las limitaciones a que puede legarse en las posibilidades de aislamiento de las maquinas eléctricas, sobre todo para los transformado- res y aparatos de may alta tensién (r). ‘Las conclusiones tesricas, condensadas, se traducen en la existencia de un cierto voltaje erftico propio de cada sustancia rebasado el cual se produciria el fallo de la rigidez. dieléctrica cualquiera que fuera el grueso de material aislante con que se intentase evitar la perforaciOn, Este es un fenémeno que epereute en las construcciones eléetricas por el aislamiento anormalmente reforzado y les precauciones extremadas que hay que adoptar sobre la refri- geracién de! mismo, siempre que se utilizan tensiones muy altas; todo ello a fin de evitar lo que podriamos llamar la «descarga iérmicas. En el parrafo siguiente resumimos el desarrollo matemético que lleva a estas conclusiones tedricas. so2.t7 Descergs térmica El coefiiente de pérdidas hy es indice, por su sola presencia, de un calentamiento indudable del dielstrico que a la ver sepercute sobre este mismo couiclente provo- ccando su variacién y, si no evista refrigeracion alguna, degencraria en un proceso acu ‘aulativo capaz de elevar indefinidamente la temperatura del aislamiento, Como la ri fidez dieléctrica E, del material disminuye al aumentar la temperatura, exte simple hhecho bastaria para provocar la perforacioa de un dieléctrico a cualquier tensién por baja que fuese y aunque el gracso de la pared aislante excediera de todo lo razonable. (2) Actualmente se coastruyen ya liseas de transporte a 750 RV y protablemente no tardars «= sicusnre @ lie de vl 6 rr crneviro pieuicraico Tneluso coa reftigeracién, la cual tiende a estabilizar Ia temperatura en un deter- siinado nivel evitando sa crecimiento indefinido, puede saceder que se alcancen clertas condiciones criticas capaces de provocar un fenomeno similar ‘Si admitimos, y ello no ests muy lejos de la realidad para muchos de los aislantes sblides, que la constante dieiéctrica relativa « varia en fancién de la temperatura 0 sept una ley exponencial (ide interés compuestor o ven cadens) y, anslogamente, las érdidas expecifcas A, tendremon como ecuaciones generales ete 02.17 a] hgh tro237 b) Tos sibindices@ y 0 de « y he coresponden respectivamente a dos temperatures © y 0, del atanter ey son coutantes que luego hnvestigoremee, alcalemos ta teaperatara de regimen en in cual quand estabilizado el proceso de calentaminnto supomendo que el digctsco no tive que evactar més que aus Propias pérdidas bajo un campo uniforme £ y frecuencia constante j. Sea i & =) dl cosfciente de eonducciéa térmica del material y limitémones a considerar el caso de ‘que la capa aislante no pudiera disipar el calor mds que a través de una de sts carss exteriors (conductor aislado|. Asi, en la fig. (1.02.17 ‘superticie inctiva iz aisarte | _supedicie dnica ands /T coretrgtracion conductor Fig. 1.02.17 a Descarga térmica de un dieéctrico, dl proceso dentro de un yolamen dislécirico a x b x + eaya siniea superice activa de refrigeracién, por condaccién transversal, fuese a x b con b como profusdidad del prisms, rostrado en proyeccion, Tas pérdidas dieléctrcas dg, en cualquier capa elemental de grueso de sscienden a (tozi6 9), dter= beef EP (a xb x de) (W) (1.02.17 e} (fe Hy, cea, aby xencm) Wren? iv he, son las pérdidas especticas en dicha capa, en ( VY te dependientes de ta escanca tEnatica 7 temperatura Pec ‘La diferencia de temperaturas d@ entre ambas caras de esta capa elemental seri 0" (Véase pirrafo 1-12.07) = 4 que ésta se encuentre soguin su proximidad a la superficie de dist- Pee dr ee a! 0) (s00.r7 4) Pues It potencia pesdida en el volusen prismtico interior « la capa conse yada, en W ® = El signo menes tiene en cuenta que la temperatura descend para un incremento a ‘De {el se desprende 9s tae (S) froea7 ye (a ‘al coma [toza7 Tgualando 6] ¥ (1) 2 : 1Btlhe Bo 02.17 a] the, 4 identifica ahora con fgg de In ceuacién (b] si representamos por 6 la tempe- atura dela copa x. Sustituyento, pues, de, por hy seg la eccacéa (b) mencioneda, a aft er) Fatt hey ehtuE ° (rena by) 1phselasin 8 = J) de etn eunciin deena es besten absiea y tradce, ents es resultados prdcticos: ela diferencia de temperatura 49 entre las super~ ficies interior y exterior de la pared aislante, por efecto exelusivo ae las pérdidas die- Lctricas, ee decir, prescindicndo del calentaifeuts que pueda provenir det conductor, Mega a axceder de’ 388 ima hho se consigue alcanzar ya el equilibrio térmico y se produce finalmente 1a descarga israptiva. Bl valor limite de la tonsién capaz de suscitar unas pérdidas suiicicates pare Provocar fal fenémeno, suponiendo reducica a cero Ia varlacién de la constante die= Bn = “ [onary f) ‘etrica (= = 0), alo cual comresponderia una diferencia de temperatura limite x88 tim = EEE 60), oat ee (02.17 5] (s) Aanque el fendmeno e i eonducciém térmica en Ins miquinaseécrca werd aunvato de us ‘ale Ee is ashate antpamos ag ete co ano eared lee a 8 BL cancviTo orexécraico ‘viene dada por _ sonar ¥) Via = 93 Fm tnon7 &) 4, = temperatura del ambiente en «. hg, = cocficlente de pérdides dicléctricas a una temperatura dada 8, expresado ex Whew os aoc, en Ya te frecuencia de x Hz y con intensidades de campo epa ns de TEV ‘La ecuacién {j) tos indica que el limite de calentamiento admisible, aunque de- pende de la naturaleza del material aslante través de « y 8, es independiente de la conductividad térmica J de la sustancia. Al mismo tiempo la ecuaci [k) de la lensign Uimite no depende tampeco del grueso del gieldeirico, es Gevir, que la Gescarga térmica «= independiente de la intensidad de campo E. "Para tener tina idea de los valoves précticos que se desprenden de estas ecuacfones ‘examinemos el caso de usa placa de papel bakelizado ea la cual f= o0r3... 005 7 m0. or. Segin [f] ea los casos extremes Pin en cifras redondas, de so a go ‘C como diferencias méximas de temperatura admisibles por efecto tinico de las pérdides dicléctricas, cifras como vemos bastante moderad: El margen se ensancha & medida que Ia constante dieléctriea varia mis de prsa con Ia ‘temperatura (altos valores de <). ‘Para el papel bakelizado, Ia tensién limite admisible (k) viene a ser deme rot Who ta temperatura 6 de 40 °C, a= Si el ambiente exterior es de 6, = 90 °C (en aceite, por ejemplo) y f= 50 Hz, 7 A= 003, A= 9902, ac 55°C ‘Con ta misma placa, refrigerada por ambas caras, como berrera intercalade ea un espacio separador, por ejemplo, la tensién limite admisible vendria a ser el dcble, unos go RV siendo intl aumentar los graesos para mejorar estes cifras. 1.08. EL CIRCUITO MAGNETICO EN GENERAL des 1.08.01. Parémetros del cireuito magnético. Permeabilidad. Uni Para los cireuitos magnéticos puede establecerse también una ley fun- damental similar a le ley Ona. Si € es la fmm. 0 dd.p magnética a lo largo del circaito magnético y ® el flujo que circula por él, cabe escribir la relaci6n Aenominada permeancia del circuito magnético, paralelamente @ la resistencia y @ la conductancia eléctricas. Si el circuito magnético es de seccién uniforme y nataraleza homogénea Ja permeancia A del mismo resulta, por experiencia, proporcional a la secciéa transversal S del conductor magnético e inversamente proporcional a sa longitud J de tal modo que ry Anu 1 rT donde el coeficiente de proporcionalidad uo permeabilidad de la sustancia desempefia un papel similar al de la conductividad Z en los circuitos eléctricos 0 del poder inductor espectiieo © en los dieléctricos ", R (2) Ta permeanca y I relctancia al definidas in afecarian de cotciente de permeabiidad stepiaia gy, adopt Ia forma mde convenieate para cficalo de muqulaas, donde ests magnitdes te han ds craluar recenteneatey eu calles que presentan adem a permenbliad relia js 1 Correspenien al sistema de unidadea €.6'S, Len om, Sen om? E en Ob, @ ee M. 0 FL cincurro mAGwitico EN GENERAL Haciendo intervenir la intensidad de campo magnético H decir, Ia f.m.m. por unidad de longitad (andloga a la c.d.t., también por unidad de longitud Uj de un conductor o a la intensidad de campo E = Ujr en un dicléctrico), ¢ introduciendo Ia densidad de flujo o induccién B (asimilable Ja densidad de corriente 4 y al desplazamiento electrosttico D), las expre- siones anteriores conducen a esta otra Baul ya que basta eseribie n(mm El valor de j tiene algunas caracteristicas que le distinguen de sus homé- Jogos zy # antes considerados, Si bien, como ellos, depende de la sustancia que constituye el conductor 0 circuito magnético, suele ser pricticamente al mismo para casi todos los materiales que se emplean en 1a electrotecnia (aire, aceite, cobre, aluminio, aleaciones, aislantes), salvo para los lamados materiales ferromagnéticos (hierro y sus derivades), en los cuales alcanza va- Jores mucho més elevados que en las restantes sustancias (incluso miles de veces mayores) al mismo tiempo que pierde el caricter de constante que en mayor o menor grado poseen los otros dos pardmetzos 7 y ¢ ya que depende en gran medida del valor del campo H. En cambio, apenas si le afecta la tem- peratura, dentro de Jos limites de aplicacién industrial. Estas propiedades de y han sido decisivas para la construccién de las maquinas eléctricas. Sélo gracias a la elevada permeabilidad de los materiales ferromagnéticos es po- sible fabricarlas econdmicamente, pero la inconstancia de jt salpica el estudio de dificultades e incertidumbre y Io sustrae al caricter racional que alumbra # buena parte de la Ele-+ eonia, y de otras ramas afines, imprimiendo al cdlcalo de estas méquines \u: sello empirico en sus fundamentos que pesa # Io largo de todo el desarrollo. En el sistema C.GS. la permeabilidad del vacfo (que pricticamente es Ja misma que la del aire), se toma igual a r. La unidad de permeancia viene asi representada por la permeancia de un cubo de x em de arista ert el vacio. Si para otro medio es igual a x veces la del vacio, su permeabilidad con respecto a la de este dtimo ser numéricamente igual: ys = x, En dicho sistema la unidad de fmm. o de tensién magnétic gilber (Gb), € = & NI (Gb); y ta de Alujo, OnE gett eds sid ein.) 7a de perme aniuerios-neterxcerm sucrtatcor 1 } ip TCCNOLOSH, AL i maxwell (M0). La inducein-B-ae ges-l-(/om?) denominadasguss (6) y la de campo 1 = 2 a5 et (Gojem) tamado también oemted (0). Las de pemeann (w/t) 0 (2) » de winunds (eb o (5%) no nn recibido nombre especial asi como tampoco la de permeabilidad Con = x para el aire, el vacfo y la mayoria de los dieléctricos, la induc- idn B en G y el campo magnético #1 en Oc, en dichos medios, son también, numéricamente, iguales. En términos de la corriente magnetizante J, y del mimero N’ de espiras inductoras, Ia £m.m. viene dada en unidades C.G.S. por: ” - = Ey 1,= 1256 N 1, (6b) 4 campo, por € _ 1256NT, f= £ EM s0y 4a indueeton, por 1256 apna, ¥ el Bgjo, por NI, O= BS = 1256 u-7S Al) La permeancia sera 4x NI. © wt 7 (28) mas fa (9 mD8) = 2,75 (0.7°+ 320.5] = 97. Ke. 5.03.10. Pérdidas en el circuito magnético a) Pindidas por histivesis, Wemos visto que Ia energia espectica acu suulada en un circuito magnético homogéneo al ir aumentando la induccion B ‘ariaba proporcionalmente al area limitada por la curva By = i(Hs) y el eie Ue ordeusdas B (parr. 1.03.06 y fig. 1.05.06 5). Si alcanzada wna certa indue- cién méxima B la intensidad de campo empieza a disminuir y la curva des- fendente de inducciones coincidiese con la ascendente, et campo magnético jfia resttuyendo al circuito elétrico Ja energia acu- tnulada, proporcionalmente a las mismaas reas en uno Fen cite sentido y no se productia pérdida alguna | or este concepto durante el ciclo, Tal acontece, por a Semplo, en el aire 4 ‘Pero el fencmeno de histéresis provoea en Tos ma- teriales ferromagnéticos, como ya sabemos, un ciclo # de imanacién en el cual las carvas ascendentes y des- cendentes no coinciden, dejando encerrada entre ellas fina cierta superficie (Ag, 1.03.20 a). Esta superficie feiala evidentemente a la escala establecida la dife- Tencia entre la potencia absorbida durante la fase de acumulacion de energie y la de restitucién de le mis- mua, diferencia que se traduce en pura pérdida trans- formindose en calor en el seno del material sometido a proceso de imanacida alternativa, Designando por Ay dicka superficie, las pétdidas especifcas, por unidad de volumen, y ciclo de imanacién podrén ex- Presarse por “(5 siendo hy un coeficiente de proporcionalidad. Si el mimero de ciclos por se- undo es f (frecuencia), la potencia perdida resultard ser i ie a) ants (oe) Segiin los primeros estudios experimentales, Stznnmetz hallé que la Li 1 [mL cIRcUITO MeAGNETICO EN GENERAL. superficie A, era proporcional a Ia potencia 1,6 de la inducciéa maxima alean- inte, te cine so (%) 16 (8) ¥ para las chapas slicicsns modernas de bajas pérdidas se ha podido constatar ue este exponente tampoco respondia a la experiencia, siendo més aproxi- mado dl de 2.x a 22 _ Ein lugar de evaluar Jas pérdidas por unidad de volumen sucle ser més Drictico el referilas a la unidad de peso escribiendo Pom hy f Bt y entonces el coeficiente de proporcionalidad &, representa los vatios perdidos or histéresis en cada kilogramo de sustancia férrica cuando se le somete un flujo alterno de induccién maxima 1 T a razén de r perfodo por segundo. Las pérdidas de este género no se hallan afectadas por la forma de onda, es- pacial 0 temporal, del ajo o indsccién sino que lependen exclasivamente de la inducei: : “ - “ t= [r.03.10 a) 2) Pérdidas por corrientes de Foveaver unidad de peso de Ia plancha magnética someti neo viene dado por El valor de Jas mismas por a un campo alterna homogé- tok (F B= (S24) yi o|(Z) tess08) y sila varisetén del flujo es senoidal « bake SBD x es el espesor i éxprois eX x1 cincurre macKtrico 123 , la frecuencia del flujo alterno en Hz B, Ja induccién maxima en T x 1a conductividad eléctrica del material en fy el cocfciente de properconalidad que express ls vatios perdidos en cada filogramo de chapas de espesor individual x mm cuando se Tas somete um campo alterno de inducelén maxima z tesla (£0 kG) y freevencia 1 herzio peso specifica de la planche en kg/dm? Eel factor de forma de Ia onda de fem. local en las planchas ‘Las plrdidas de este género son, pues, proporcionales al cuadrado de la frecuencia y del espesor de le chaps y asimismo al cuadrado de la induce tion maxima; py depends también de le forma de onda a través del factor Sim de forma ky (para onda senoidal ky— 57-5 = 1,12). 4n p= ty py y si se trata de una sencide, Pig. 1.03.10 b, Pérdidas expeciicas por corientes de Fovcavit Pp bp SB ‘Las ecuaciones (b) y [c) se dedacen come sigue, Consideremos tna mina de hierro ea gencral una lémina condactora (fg. 1.03.19 b) de gran anchara J con respeeto asa fspesor 1 de tal mmado qe x esulte despreciabie al lado de 7. Sea también Z Is longitad, ‘ualguicra, de la chape. Perpendicularmente a la seccién (f) ipcide uniformements un {fujo altemo que mo supondtemos afesteco por las propias corrientes inducidas en la ‘nina, La inducelén temporal maxima a través de dicha seccién la representaremos por B y por hel factor de forma de las fe-m. debidas a las variaciones del fujo a través de ws SL caneutr0 wacuco a cena rinoroas wx ex crncurTo ascxéico 2s Jos ckcuitesenlares clementalesmarcadas de punto en Ia Sgura. La fem. efcaz para Ccmlgeera de tales millon podetos expresara de este moss Engh sB ay xt) (V efcaces con f= frecuencia cx Hs, B — induciém mixin en Ty, Len me ‘a restencia Gl ercate elemental consttulde por tmto Ge eat anil en euestisa cs, muy aproxinademente (deepresando » frente 2) at R= gy % (L = 1000) Tey -r005) cou Ly dy en m y x = conductividad del material en 5% yw ee } | 1 (L-1 000) = (dy +000) = ariel rh, f BAIL yy (0) Yea toda la masa condctora spear ("8 Pro sa vtoteg (by f Bye] 7 ay mae rotg Bee (a) por unidad de volumen V = (IC) m* Bran 420% (hf By(™ » $rotx is Boe) w ‘Si powemos + ex mm y 7, en 3| 3] 3] | 3 3] 3| | 3| a Pig. 103.10 c, Curva de pérdidas al aparato Erste de dos calidades dechape, tipo didasns 423.5 whigy 1b Wig sespeetibamente t 10.000 G, 50 Hi, Grueso de larchupes 03 mm 126 PL crRevtTo NAGNETICO EX GENERAL ‘Si deseamos expresar estas péedias, por kg de peso del material, bastard dividitlas por el peso espesificn » en kgiem® con Io cal obtendremos las expeesiones (D] y [e) La teoria anterior prescinde de la alteracién que introduce el flujo auto- inductivo en Ja distribucién de la corriente, lo cual s6lo es admisible cuando se trata de chapas delgadas. Mas adelante al estudiar las pérdidas adicionales, tendremos en cuenta dicho efecto (efecto superficial). ©) Pérdidas combinadas en la chapa. Generalinente, para el céleulo de méquinas, ao tiene especial interés el separar las pérdidas por histéresis de tas pérdidas por corientes de Foveaut y stcien computarse englobadas como pérdidas especiicas en el hier, 4y, bam hy [Bt he EB (B) [r03.x0 €) = (B) si fy x han sido establecidos ya, como base. Estas pérdidas especficas pueden representarse geificamente en funcién de B mediante haces de curvas cuyos parimetros sean fy r. Sin embargo, dado que Ja frecuencia esta perfectamente normalizada (50 Hz en Europa y 60 Hz en América para redes industriales; 16 }, 0 25 Hz para redes de traccién) y como quiera que el grueso de las planchas suelen ser también tipico, (0,35 mm para transformadores, 0,5 mm para inducides de méquinas rota: torias y x mm para expansiones y polos laminados), bastan pocas curvas para isponer de todes los datos necesarios al constructor. Estas curvas de pérdidas espectficas en el hierro se determinan exclusiva- mente por via experimental con el aparato de Epstein y, si se trata de trans- formadores, es muy simple el hallarlas partiendo de unidades terminadas. Slo ast tienen verditiero valor prictico ya que la aplicacidn de las férmulas teéricas descritas conduce a resultados poco aproximados. Las pérdidas medidas con el aparato Epstein hay que aumentarlas me Giante la aplicacién de coeficientes empiricos segiin detallaremos al estudiar las pérdidas adicionales pera cada tipo de méquina. Las chapas magnéticas se califican precisamente por la cifra de pérdidas tvs fn # mts cnet sr a a ee ma ‘50 He (en Europa) y con inducciones de 10 kG (x T) para le chapa laminada cn caliente 0 15 kG (1,5 7) para la chapa laminada en fio, de grano orientado. Como base de cilculo damos en laf. (1.03.20) las curvas de pérdidas a so Hz comespendeate a dostipos de chape de 05 mm de grass, 2.6918 respectivamente (a x0 KG), usvales en la fabricacion de miquinas rotetoras a fg. (1.03.r0 d) muestra las de una chapa de transformador laminada en ca- pémoinss Ex HL cIncviTo macwéntco 7 Fig. 1.03.10 Curva de pérdidas al aparato Brsters (en trazo continuo) ¥ con saple- mii Malconal del15/2 (emo cortlte) te unm chap de antormador lands ch Caliente, tipo'r/t Wikg. a tocoo ©, 30 Fiz. Grasso de chepa, 0,35 mm 18 1 cancunro ancntrico 2 gewense pEgpinas EN £1 ciacurTo macnérico 1 inte (antes normal y hoy eas abandonade), de 0.35 mm, x2 Fe & 10000 6, 50 He y en la fig, (1.03.r0 @) las correspondientes a dos tipos, también para transformadores, de grano orientado, 0,35 mum: una de calidad minima, ‘ a6 5 0 y eo eed pina 200 © a ana oc Sin E157 tae (conto pone mame dase rope Wig. uoyso farina de Is peddas sega ol dngulo de Je Snes de dustin SE Lg22 6 JoePhoto ipa de necro, aldac ea, eubaando Se aaa dades direccioneles de la chapa de grano orientado, Para una desviacién axial de 70° las pérdidas son cuatro veces mayores. ‘Todas ellas han sido tomadas de catélogos comerciales y registran los resultados obtenides con el aparato Evsrery. En su aplicacién al eflealo de maquinas deberin corregirse segin hemos anunciado, por pérdidas adicionales en el hierro. La fig. (1.03.10 g) puede servic también de base para referir las pérdidas en el hierzo a otra frecuencia distinta de 50 Hz multiplicandolas por el factor 97 ‘que se deduce de Ja curva respectiva ig, 24.0 6, Curva de péria alaparato rom de dos caidas de chape de ‘gran oventado pare transigrmadores, 1,56 Wkg 7 ¥ Weg respectivaments a 15 000 6, iso Ha. Grueso de la Chapa, 0,35 mn xpos EN EL crxcetTo wcsésico 13 rosin Efemplo Calcular les pérdidas especificas a 50 Hz y x5 kG de le chape orientada eaya curva de histéress, para esta induceiOn, se muestra en [a figura 3.03. a. La resistividad del material es ¢ = 48 ua 2"; el peso especico, » = 7-65 Hy el grueto de la planchs 035 mm ay we com las eacals mostradas de 5 4Y por cada em del ele de abscioa yo. por Toe Ee 70 6 00 WO) WO uD Wo 160 209 129 BE 0 00 MO Frecuencia f (Hz) Fig. 1.03.10 g. Coeficiente de pérdidas en el hierro al eparato Erste para distintas frecwencias Fig. tog. a, Curva de histeresis a 15.coo G méximos, de Ia chaps de grano orientado "Sasi 4. 's 132 FL CIRCUITO MAGNETICO EN GENERAL cx os ieee, nt de npr ino ese « (8%) x 0 ‘ Planimetrada el drea del semiciclo de histéesis dibajado, arroja una superficie de 36 cm?, 0 sea 72 om? por cielo, lo cual equivale & =7(%) «0s (2) - 36( 4 fam 7a (Sie) «9 (arm) ~ 2a) Esta es Ia encrgia perdida, durante el cielo, por cada mde la chapa en cuestién,so- rmetida a un fljo altemo de cualquier naturaicsa con la inducei6n maxima uniforme Bars 7. Si'la frecuencia es de 50 Ha 9 50 cislos por segundo Ja pérdida de potencia ~~ Jog)» (2-08) 1 end pn epctn 7 = 765,070 Eos tanta “Oey Se) pin 36 ‘Tales son las pérdidas por histéresis a 59 Hz y 1,5 T de induecide mésiaa, Cuanto a las pérdidas por caP. tomemos Ia ecuacién [1.03.10 ¢) que presupone para Buna onda de variacion senoidal en el tiempo. z Bo (“| om Siayu ao) Ea este caso, con enas 6 04s Sem sserstes ay fy = 208 8% yas Maso, Ba na Ty ems mm ee sane ra BPE ns:aast most (2) 2 go Ha, 145 T mix. y grusso de 0,35 mm. Sumando ambas pérdides, por histeresis y por cd F. dan un total de pérdidas espe: cifices en el Metro. . penrty meas tearmous (%) ‘La chapa en cuestion, sUnisib, 45, est4 clasificada experimentalmente como de 1.01 W/kg a 1,5 7, lo cual no coneuerda rucko con la effra anterior, prueba del escaso valor de estos ciculos que convendra siempre sustituir por resltadas de ensayo; con Ia introduccién, si es preciso, de coeficientes de correccién, también erpircos, sega le dis: ttibucién dei fajo; sobre ello volveremos, como hemos dicho, més adelante. x04) El circuito magnético principal 1.04.01, Generalidades El finjo inductor que atraviesa el entrehierro y que constitaye el flujo active de la méquina, cierra su circuito a través de los polos salientes o con- tinuos, los dientes y Iss coronas del estator y del rotor. La fig. 1.04.0r a, 1 | | | Fig 04.01 a Circuito magnético principal 1 x cructrTo scxtTI¢0 PRINCIPAL muestra Ja forma esquematica del circuito en cuestién para Jos tres tipos Constructives fundamentales de las maquinas eléctricas y para los transfor- madores, En 1) puede verse una mAquina de polos salientes en el estator ((maquinas de continua, conmutatrices, altermadores muy pequelos de al- fgunos EVA); en 2) ana maquina de polos salientes en el rotor (alternado- fee normales); en 3) una miquiaa de rotor y estator cilindricos (motores asincrdnicos, tarboalternadores) y en 4) un transformador trifésico de colum- hnas. Sobre cada figura se ha marcado el recorrido medio de las lineas de faerza dentro de un circuit magnético completo, aunque el cémputo de Tos ttayectos parciales no tesponia siempre al recorrido indicado esto aque se tratard de hallar expresiones sencilas para el céleulo de los distan- Sas geométricas : Sobre las mismas figuras se'han sefalado de puntos algunas lineas de fuerza concatenadas solamente con las bobinas inductoras de corriente con- tinua sin Ileger a eruzar el entrehierro y que por tanto son ineicaces a los efectos de la fe-m. inducida, contribayendo tnicamente a saturar os nicleos plates y la corona inmeciata. Este es el wlajo de dispersiém polars, que se fendré en cuenta, al calcula la msiquina, por el aumento pasivo de induccién {que provoca en les trayectos donde se asienta, dentro del czeuito magnético principal ‘Apaite estas lineas dispersas de flujo polar en las méquinas excitadas por cortiente continua, aparecen en los méquinas de corriente alterna otras lineas de dispersion, fijo alterna también, que tampoco ealazan con los dos deva- aes, primatio y secundario, sino solamente con uno w otro de ellos y que, por tanto, no coatribuyen a engeadrar la fem, util de la maquina. Este otro jo de dicpersin ve estudiord en capitulo aparte y se computa, pera el célcalo, pporlas fem. de reactancia que induce en el arrllamiento penerador de! mismo, Prescindiremos, pues, de su presencia al considerar el ciesito magnético principal El problema que se plantea para el estudio de este cireuto es, en suma, 1 de calcular los amperios-vueltas de excitacidn necesarios a fin de mantener fn el entrehiero de fa maquina o en el nicleo de un transformador el fio inductor que se requiere para engendrar wna cierta fom. presjeda El valor de la fem. esté igedo al de la tensién en domes U segin las condiciones de servicio (magnitud y naturaleza de la carga) y las propiedades caracteristicas de la mAquina, lo ctal serd objeto, a su vez, de estudio sepa- ado. Por el momento suporgamos conecida la fem. E. En sentido mas amplio, el objeto de este capitulo puede sefalarse tam- bién como el céleulo previo dela caracteristica magnética E — (0) siendo 6, Ja excitacién correspondiente de la maquina o transformador en cuestim afin de disponer de dicha caracteristica, por las miltiples consecuencias que hhay que extraer de ella alos efectos del dimensionado y de las propiedades de 1a maquina key ruNmTaL BEL ctReuITD mucNETtCO 135 04.02. Ley fundamental de! circuito magnético La excitacién total requerida para el establecimiento de un campo mag- nético en el recortido de una linea de fuerza completa es igual a Ja integral lineal del campo a lo largo del circuito cerrado de dicha linea a+ |Hea ([r.04.02 a) Si expresamos H en Oe y ! en cm, 6, vendra dado en gilberts (Gb) y si av ponemos, como es mis prdctico, H en —~ y I en cm se obtiene 0, directa- Av mente en Av. Las unidades M-KS. (para H y el m para I no son tan e6modas en este problema). En los circuitos magnéticos constituidos, como es el caso de las maquinas, por distintos trayectos homogéneos, la integral puede sustituirse por Ia sama de las f.m.m. parciales. iD La excitacién hallada para el recorrido total de una linea de fuerza ce srada corresponde a los Av por par ée polos de la miquina. Dada la simetrfa del recorrido, cabe limitar la suma a wna mitad del circuito caleuléndose entonces 6, en Av por polo. A.los efectos de Ja suma (b] dividiremos el camino de las lineas de fuerza en varios trayectos independientes, dentro de cada uno de Ios cuales la in- duccién pueda considerarse como constante, 0 reducirse, al menos, a un valor medio equivaleate, para que el campo también sea constante, bastando en- tonces multiplicar este dltimo H (Av/em) por Ja longitud parcial J (cra) dedu- ciéndose ast la fmm. o excitacién correspondiente al recorride individual considerado. ‘Los trayectos caracteristicos que cabe distinguir son: para las méquinas DHL (1.04.02 b) = el entzebierro — los dientes del estator, del rotor o de ambos. — les polos: —Ta corona estatérica © yugo =a corona rotérica 0 nicleo ¥ para los transformadores, — Jas columnas y — as culata 0 yugos. 136 set emcurmo MaaNErICo PRINCIPAL El proceso a seguir al caleular el campo en cada tramo parcial consiste en empezar por hallar el flujo @ que ha de circular por 1 segtin la fe.m. ‘a inducir. Del flujo y de lag dimensiones de la seccién transversal S se derivan ‘Jas inducciones, méximas, B, sobre las cuales habré que establecer en general clertas correcciones para tener en cuenta la falta de homogeneidad en Ia dis- tribucién del flujo. Obtenido, tras estas correcciones, el valor méximo de la jnduceién seal, se consigie Ia intensidad de campo Hf por medio de la curva de induceién si se trata de tn elemento ferromagnético, 0, segiin las ecuaciones Hat Bus 8 | (=) con Ben (G) (1.04.02 ¢) a * 800 000 B (2) con Ben (1) [104.02 a “Gra si se trata de un recorrido en el aire (entrehierros) 3.04.03. Fem, media por espira Si tenemos en cuenta que aunque se trate de una méquina de corriente continua, la fem, inducida en una maquina giratoria heteropolar es siempre ‘alterna, podemos seguir un mismo proceso deductivo para toda clase de mé- ‘quinas déndole luego Ja forma que mas convenga a la naturaleza 0 construc- ‘cién de cada tipo. El valor medio de Ja fem, inducida en una espiza de paso diametral, independientemente de la forma espacial o de 1a variacién temporal de Ja onda de fiujo alterno es evidentemente, 6, =fujo mézimo o total en el entrehierro por polo, en Wb o Vs (¢ Wb ot Vses igual a ro" 2.6, = variacién de flujo entre un maximo positive y un méximo nega (V_ mediiosjespira) sr a tage aga mato Bey eva ert ste, al wise sooo seen a T=76) reat epee FEM. DE UNA MAQUINA DE CORRIERTE ComTINUA | 17 y resulta para la espita citada i £0, (V mediosjespira). 10404. Fem, de una maquina de corriente continua En cada via del arrollamiento existen N, espiras en serie y la fem. ‘media inducida por via, independientemente de 1a forma del campo magné- tico en el entrehierro, vendré dada por E=4s On, El acortamiento o alargamiento del paso de bobina provocard una dis- inucién de la fem. media E al no abrazar ya cada espira el fiujo méximo ®, Esta seduccién depende del acortamiento 0 del alargamiento relativo del paso y de la forma espacial de onda y para tenerla en cuenta habria que in- oduir enn férmale(a} un factor de paso o de acortamiento f, » Ios dientes del primario 0 estator ea Av/polo. Bey ++ tos,» del secundaria 0 rotor, en Avipolo Fl factor de saturacién no puede calcularse hasta conocer la excitacién que precisamente se trata de buscar. Es necesario por tanto admitir un valor oe bre (f) Aunque pucdeasinilame sls rofsciba de fem. debida us mentae en sige por ema, previo y revisarlo a posteriori si fuera necesario. (3) Wénee J Corrie: Peoria Citalo y Constrnccba de aseormaderen, cope 124 9 2 ‘Rat, Labor, Bareeona uae HL CIRCUITO suAGNtICo FRENCIPAL. Evidentemente m [2.04.08 4] Interesa sobre todo el valor de Ia induecién maxima en el entrehierro By. Esta la deduciremos calculando previamente la induccién méxima ideal Fig. 1.04.08 a. Factor relative de amplitad de una onda rectangular de induccion (enéguinas de contin). que corresponderia a una onda de flujo perfectamente rectangular cuya base fuera igual al arco geométrico 5, (Gg. 1.04.08 a). La representaremos por f. Por definicién, pues, 4, Bye (wy) b ec~|yez| ™ (2.0408 b] lH La induceién maxima efectiva, aly emooe qual tae’, pore 1 fajo se extende también, aunque debiitado, sobre las zonasinterplares Gon tulciente apronimacidn pucte ednitine que esta expansion il Bajo tquivale pra in efectos de la iadeccién méstns real Byra an enstnchee miento de Ja base rectangular en la cuantia de dos veces el entrehierro 4. Asi, (véase figura citada 1.04.08 a) (Wb) ENOUCEION MAXIMA BE EL ENTREILIERRO M5 b) Méquinas de corriente alierna. Aqui cabe distinguir como base de partida para calcalar las inducciones maximas en el entrehierr0, liso los dos fiujos ,considerades en e1 pirrafo 1.04.06, a saber: el flujo real &, y el fujo ‘Siguiendo paralelamente ambos caminos, y en unidades M.K.S., ten- remos donde yee tector de ampli (2) e cada el dads Kiel Be cocficiente de correcci6n a aplicar a la induccién maxima senoidal By para obtener el valor de la induccién maxima efectiva By. Al coeficiente citado [| M6 i erneutro nacwérico PRINCTRAL, Jo denominaremos propiamente «factor relative de amplituds. Mediante 4 deducimos enseguida Bs=Ku By (2) [4.04.08 4) tuna ver calealads 157. (7) [2.04.08 g) partiendo de la fem, por fase F (V] y de la frecuencia f (Hz) que nos dan, [r.04.06 b), mE tafZe El factor absoluto de amplitud ky, para la onda real de induccién depende de las mismas caracteristicas del entrehierro que el factor absoluto de forma, (we) [1.04.08 h} de la onda de f.em,, hy, y, por tanto, el factor relative de amplitud Ky que - T | hy va segin el tipo de méguina ‘Alternadores de polos sllentes y entreberro usiforne x 3 indctor ciindrico 4. Motores de induceién (estator 9 rotor Yanuredes) (CORERCCION POR CANALES RADIALES DE VENTILACION “7 reine a ambos coeficientes hy y by podré determinarse en funcién de las mismas ‘variables que el factor relativo de forma K, antes estudiado, La figura 1.04.08 b muestra los valores de Ky segin el tipo de méquina y ta configuracién del entrehierro ‘Como complemento, Ia fig. 1.04.08 c trata de aclarar grificamente los cconceptos que acabamos de exponer aplicados a un altemader de polos #8- Hientes. © Curva de induccién polar © Sencide equivalent de igual fem. eficaz inducida. * © Linea de induccién mecia Ye; sp4itn the iit tom nesina eco 3 60 Jas indudconss medias reapestivas Be 7 By para el indasilo so de un alkemado? de poles salentes 3 eatchiero uniforms 1.04.09. Correccién por canales radiales de ventilacién El inducido de Jas méquinas eléctricas no ¢s liso, como hemos supuesto hasta ahora, sino dentado y, ademés, en milltiples construcciones se interrumpe pot canales de ventilacién radial, todo 1o cual produce una concentracién de flujo sobre las superficies cilindricas de los paquetes de chapas dando origen un aumento efectivo de Ia induccién maxima. Trataremos de hallar ahora la sy eh Th © Evpansisn eins ineas FW ae fuerza Nel] eget ne 65 © Longtud tei peda papain stent Fig. 1.04.09 a, feeto de los canales Ge ventilacion radial sobre la distribucién del ‘ajo en el eatrehierra, 48 Hx cincurre maanrico HRINCIPAL correccién a efectuar debida a la presencia de los eanales de ventilacién citados, ‘Si designamos por ,, cm, Ja anchura de uno de estos canales, 1a longitud perdida en el entrehierzo para el paso radial del flujo sera x4, em, algo menor {que ¢, como consecuencia de Ia expansi6n natural de las lineas de fuerza frente a dichos canales (fig. 1.04.09 a); «4 depende, por una parte, del valor de «. y, por otra, de la altura 5, em, del entrehierro asi como de la forma y disposicién de Jos eanales en cuestidn. Para 6 se tomaré siempre el entrehierro minimo, correspondiente a la linea de induccién maxima, en el caso de polos salientes de entrehierro variable. Las figuras 1.04.09 b y © muestran los valores de am oat oft ost OF 1c_Nf¢ a aa: rent a! tira ties oft ontt ot @ Ft Tc VC taficictos «por ca cial ce ve scion radial ‘de 10 mm de longitad «. ‘con distintas disposiciones de estos canales en su abertura sobre el entrehierro. La longitud activa del entrehierro desciende ast a areas ssi uno solo de Jos dos elementos de la maquina, estator 0 rotor, va provisto de n, canales de este género; si existen tanto en el rotor como en el estator, [1.04.09 a] (CORRECCIGN POR EFECTO BE LAS RANURAS “9 ‘dentificadas las magnitudes respectivas por los subfndices'adicionales 2 (se- cundario) y 1 (primario), la-longitud efectiva del entrehiettoS€ reduciré a Lam L ~ (aay tan + ea) x0) La induceién méxima efectiva en el entrehierro By aumentaré en razén. inversa de las longitudes L y Ly, es decir, si hacemos [1.04.09 b] xe [1.04.09 ¢] tendremos, incluida esta correccién, en continua, [1.04.08 ¢], =Ky Ki B [.04.09. d) y en alterna, (1.04.08 #], B= Ku Ke [.04.09 €] (todas Jas longitudes en la misma unidad, asf como las indueciones), 1.04.10. Correcei6n por efecto de las ranuras. Coeficiente de Carter La discontinuidad que éstas producen en el arco polar reduce auevamente Ja superficie stil del entrehierro, fig. 1.04.10 a, aumentando la induccién mé- { M0 © Efecto de iasranuras sobre (a Gistebueién det ue arco polar en el entrebirro © Dimensiones para wt efieuts ek Fig, 104.10 a. Coeficiente de Canren 150 Te cxncurro sescwtrico ramezent xima en Ja proporcién del llamado coeficieate de Carter Ke. Constituye, por regla general, una corteccién muy importante. Fue determinada primero por CARTER (de donde recibe su nombre el coeficiente) acudiendo al método de Ja representacién conforme y posteriormente por otros varios autores que hhan dado diversas expresiones analiticas y grificas para el mismo, todas coincidentes en la prictica. De ellas, entresacamos estas dos 09) 02 03 04 05 08 07 08 Os Fig. 100 b. Célowle griio del cocficente de Canan Ko. = [1.04.20 a] ut b—ta yy — (1.04.0 b) oe ss comp las cars de ef. 204300 doe aparece Ke detamente en eel) ca(® toncioa de (2) y ae (2) canal na Git, EXCITACION PARA HL ESTREMLERRO 15 En las formulas anteriores, poniendo todas las longitudes en Jas mismas unidades, 6 es Ja altura radial del entrehierro (la minima si el entrehierro fuese variable). ty el paso de ranuras medido sobre el mismo 4 a anchura de salida de In ranura en el entrehierro, Si la miquina leva dentados tanto el rotor como el estator (motores de induccin, por ejemplo), se caleulan independientemente ambos factores, para cada ano de estes érganos como si el otro fuese liso obteniéndose ax los cont cientes individuales respectivos Koy) ¥ Keay Hl coefSciente de CaxzEn com binado puede tomarse igual al producto de ambes Ke= Key Kew [xo4.r0 ¢] La induecién maxima en el entrehierro pasa a ser finalmente: con covtiente contin By= Ky Ki Ke Be (04.10 a] y para méquinas de altema Ku Ke Ke Ba] {0420 «) ev By se cation sopin tn cousins ceapectvas (204.08 8) y [1.04.08 g]. xog.rr, Excitacién para el entrehierro Hellada la induccién méxima efectiva B,, todas las vorrecciones com- prendidas, la fim.m. por entrehierro de 6 serd, [1.04.02 ¢, dy b], 6, = it, 8 = (08+ B,)| (Av/polo) [04.11 a) (oon Ben G y 4 en om) 0 bien $= i, 5 = (600.000 83] (Av/pota) (04.1 b] (con 8, en T y & en aa)