P. 1
Inteligencia Estrategica (EMI 2010)

Inteligencia Estrategica (EMI 2010)

|Views: 4.066|Likes:
Publicado porDiego Paniagua

More info:

Published by: Diego Paniagua on Apr 25, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/15/2014

pdf

text

original

ESCUELA MILITAR DE INGENIERÍA “MCAL. ANTONIO JOSÉ DE SUCRE” UNIDAD ACADÉMICA CBBA.

INTELIGENCIA ESTRATÉGICA

2010

CAPÍTULO PRIMERO
CONCEPTOS BÁSICOS DE INTELIGENCIA ESTRATÉGICA
DEFINICIÓN.
Es el conocimiento relativo a las posibilidades y vulnerabilidades de Estados potencialmente enemigos y del propio país, así como de características del ámbito geográfico, que necesitan los organismos superiores militares y del Estado, para planear y adoptar las medidas necesarias de Defensa Nacional, referidos a la Seguridad Integral y Desarrollo de la Nación, en tiempo de paz y de guerra. Abarca todos los factores de poder: Político, Militar, Económico y Psicosocial.

FINALIDAD DE LA INTELIGENCIA ESTRATÉGICA.

En Tiempo de Paz.
1. Proporcionar al gobierno y al alto mando militar, el conocimiento completo, seguro y oportuno que sirve de base para orientar la política nacional e internacional. 2. Proporcionar elementos de juicio que sirvan de base para el planeamiento de la SEGURIDAD INTEGRAL y DESARROLLO DE LA NACIÓN. 3. Formular la hipótesis de guerra.

En Tiempo de Guerra.
1. Garantizar la obtención de las bases necesarias para ejecutar y conducir la guerra en todos sus frentes, presentando oportunamente "diagnósticos" del enemigo a fin de prever soluciones y evitar sorpresas. 2. Contribuir al éxito y la obtención de la victoria en las mejores condiciones o sea con el mínimo de pérdidas materiales y humanas y en el menor tiempo posible. 3. Evitar desastres militares y ataques sorpresivos del enemigo.

SU NECESIDAD.

La necesidad de la Inteligencia Estratégica se basa en los siguientes aspectos:

Solución de problemas estratégicos.
1. Las luchas de los estados en diferentes campos, generan problemas de diferente índole. 2. Para resolver un problema estratégico se requiere conocimiento integral, oportuno y efectivo de los factores que influyen en él. 3. Los problemas entre estados provienen del desarrollo de las capacidades estratégicas de estos; y las soluciones provendrán del conocimiento previo real y oportuno de estas capacidades.

Desarrollo actual de la Ciencia Militar.
1. La ciencia, la tecnología, las capacidades de las armas de destrucción en masa, la sorpresa, exigen estar informado para enfrentar cualquier conflicto bélico. 2. Un sistema de inteligencia estratégica integral, oportuno y permanente garantiza la seguridad y bienestar nacional.

ELEMENTOS ESTRATÉGICA.

CONSTITUTIVOS

DE

INTELIGENCIA

Clasificación.
1. La Inteligencia Estratégica incluye material o conocimientos que ya poseemos ELEMENTO DESCRIPTIVO BÁSICO. 2. Material o conocimiento elemento informativo corriente. que recibimos constantemente

3. Material o conocimiento que elaboramos a base de los anteriores elementos especulativo-evaluativo.

Desarrollo de los elementos constitutivos.
Elemento descriptivo.
a. Es el que otorga significado a los cambios diarios y sin el cual la especulación sobre el futuro no tendrá valor o sentido.

b. Es una acumulación o archivo de toda la información disponible relativa a cada uno de los factores de la Inteligencia Estratégica, que se compila a manera de enciclopedia para ser utilizada en el momento oportuno.

Elemento informativo corriente. (Icia. actual)
Nos permite conocer datos que significan buen punto partida, pero un mal lugar para detenerse en el estudio de un posible adversario. Podría ser virtualmente toda la inteligencia estratégica necesaria, si no fuera por los cambios o mutaciones que sufre diariamente las actividades de la vida humana. a. Por esta razón el valor de la información puede apreciarse con los cambios reales de la situación o con los cambios posibles pero no conocidos. b. W. PLATT señala la siguiente escala de pérdidas de valor de la Inteligencia Estratégica en relación al tiempo: Inteligencia de combate ………………………............ 10% por día. Inteligencia estratégica en tiempo de guerra ............ 10% por mes. Inteligencia estratégica en tiempo de paz ................. 10% por año. c. La Inteligencia Estratégica pierde su valor de acuerdo con el tipo "porcentaje constante" muy usado en economía política. Por ejemplo un documento se deprecia 10% en un año empezando con 100% su valor final en cada año será: 90, 81, 73, 66, 59, 53, etc. al final de cada año es 90% de lo que fue al final del año anterior. d. El elemento informativo corriente permite, enfrentar a los cambios y mutaciones diarias que se van produciendo debido a la depreciación de la inteligencia, además de señalar las causas por las cuales se producen los cambios que son diversos y existen muchas clases de cambios y mutaciones. Por ejemplo, tiene tanta importancia saber que el poderío militar de un probable enemigo es desmovilizado, cómo saber que es reorganizado. En realidad a veces es más importante saber la orientación o tendencia del cambio antes que los términos de cantidad o extensión. e. Es función del órgano de inteligencia, orientar la investigación de cada uno de los factores de la Inteligencia Estratégica que

requieran vigilancia u observación. Así por ejemplo en el aspecto político deberá prestar atención a los cambios en la orientación general de la política exterior, de las relaciones con otros países, de los procesos electorales y cambios de gobierno, etc. f. En el aspecto militar debe estar actualizado sobre los éxitos y los fracasos del sistema de reclutamiento, a los cambios en los procedimientos en la instrucción, en la adquisición de nuevas armas, de los cambios en la moral y lealtad en las Fuerzas Armadas hacia el gobierno, etc. g. A medida que el elemento informativo corriente efectúa su tarea, añade constantemente actualidad al contenido del elemento descriptivo, manteniéndolo al día, tiende un puente entre éste y el elemento especulativo evaluativo (entre el pasado, presente y futuro).

Elemento especulativo - evaluativo.
Se refiere al futuro, requiere evaluación y razonamiento del Oficial de Inteligencia, integrando la inteligencia contenida en los dos primeros elementos podemos llegar a conclusiones sobre posibilidades, vulnerabilidades y probabilidad relativa de adopción.

NIVELES DE LA INTELIGENCIA.

Clasificación Según el Nivel.
Inteligencia Estratégica Nacional o General.
Responde a las necesidades de la conducción del Estado en el más alto nivel (PODER EJECUTIVO NACIONAL).

Inteligencia Estratégica Militar.
Sirve a la conducción estratégica militar (Ministerio de Defensa - Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas y Estados Mayores Generales de las Fuerzas Armadas).

Inteligencia Estratégica Operativa.

Sirve a las necesidades de la conducción estratégica operativa (Comandos Estratégicos Operativos Conjuntos o Específicos).

Inteligencia Táctica.
Sirve a las necesidades de la conducción táctica.

Consideraciones de cada nivel de inteligencia.
Inteligencia Estratégica Nacional o General.
Es el conocimiento de las posibilidades y debilidades de los estados y agrupaciones humanas de interés, incluyendo las del propio país, correspondiente a los distintos factores de poder, elaborado al más alto nivel, con la finalidad de satisfacer las necesidades de la conducción estratégica nacional o general. Alcance. Abarca el conocimiento integral de todos los componentes del potencial nacional del o de los países involucrados y los aspectos pertinentes del propio país, que puedan influir en las decisiones de política y estrategia nacional. Responsabilidad. Los organismos que integran la estructura gubernamental tendrán responsabilidad en la obtención de información y en la producción de inteligencia, en sus respectivos campos de acción. El Sistema de Inteligencia del Estado será responsable de la producción de la Inteligencia Estratégica requerida para la conducción nacional. Contará con los medios de dirección necesarios para proveer las bases referidas a los posibles enemigos u oponentes, para la toma de decisiones de estrategia nacional. Con tal fin, su actividad se encamina a: 1) Posibilitar: a) La determinación taxativa del o de los enemigos u oponentes.

b) La determinación de los factores, del potencial y de los objetivos políticos de los enemigos u oponentes y la vigilancia de sus variaciones. c) La determinación, descripción y diagnóstico de las situaciones sectoriales. 2) Contribuir a: a) La determinación de los objetivos, las políticas y las estrategias propias. b) La elaboración de los planes estratégicos propios consecuentes. El Sistema de Inteligencia del Estado, a nivel nacional, es el medio técnico altamente especializado y capacitado para proporcionar la asistencia y el asesoramiento requerido.

Inteligencia Estratégica Militar.
Es la que estudia en particular el factor de poder militar de aquellos países que se consideran enemigos u oponentes, reales o potenciales, a fin de satisfacer necesidades de la conducción estratégica militar. Esta actividad podrá abarcar a otros factores de poder, en la medida de su influencia sobre el militar. Alcance. Aquellos países, agrupamientos humanos y ambientes geográficos que de acuerdo con las hipótesis de conflicto seleccionadas en el nivel de conducción nacional, puedan tornarse en enemigos reales y por ende, en participantes de futuras operaciones militares, constituyen el espacio en el que se desenvuelve la inteligencia estratégica militar. En función de los aspectos abarcados, la Inteligencia Estratégica Militar comprenderá el conocimiento del potencial de guerra del oponente considerado, a fin de poder evaluar y proyectar prospectivamente la configuración de su poder militar y su capacidad para obtener, mediante su empleo, los objetivos fijados.

El estudio se particularizará en el análisis de los componentes básicos, para conocer el poder militar del enemigo u oponente real o potencial, como así también de terceros países involucrados. Sin embargo, no podrá prescindirse de la consideración de los componentes básicos de los restantes factores de poder (político, económico, psicosocial), pues posibilitarán el desarrollo del poder militar, caracterizarán su empleo y determinarán la magnitud del esfuerzo nacional para sostenerlo. Por ello, la diferencia en alcance con el nivel de la conducción nacional estará materializado, fundamentalmente, por la limitación de los países considerados (dado que se tomarán sólo los implicados en las hipótesis de conflicto) y por la distinta profundidad en el enfoque del estudio de los componentes no militares (que se basará preferentemente en la inteligencia estratégica producida a nivel nacional). Responsabilidad. Los organismos y elementos integrantes del poder militar, tendrán responsabilidades en la obtención de información y en producción de inteligencia dentro de sus respectivos campos de acción. La Jefatura de Inteligencia del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, será responsable de la producción de la Inteligencia Estratégica Militar necesaria para el planeamiento estratégico militar. A tal fin, será la autoridad coordinadora del Sistema de Inteligencia Militar Conjunto que, estructurado con los Sistemas de Inteligencia de las Fuerzas Armadas y los Sistemas de Inteligencia Estratégica Operativas de los CEO. que se organicen, ya sean conjuntos o específicos, proporcionarán las bases necesarias para el Planeamiento Militar Conjunto y la Conducción Estratégica de operaciones militares. Dicha Jefatura será esencialmente un organismo de planeamiento y dirección de obtención de información, mientras que las Jefaturas de Inteligencia de los EEMMGGFFAA., como integrantes del SIMC., participan en el esfuerzo de obtención de información e Inteligencia Estratégica Militar, para contribuir al esfuerzo integral destinado a proporcionar inteligencia al planeamiento estratégico militar conjunto y a la conducción estratégica de las operaciones militares. La integración y coordinación del Sistema es responsabilidad del departamento inteligencia del EMCFFAA. Los procedimientos de

trabajo serán determinados por los órganos de dirección de los "Sistemas de Inteligencia Militar Conjunto a nivel Estratégico".

Inteligencia Estratégica Operativa.
Es el conocimiento, en todo tiempo, de las capacidades y debilidades de los enemigos u oponentes, reales o potenciales, que se considere que puedan influir en el empleo de los propios medios y de los ambientes geográficos de interés para la Conducción Estratégica Operativa. Alcance. Será menor que el de la Inteligencia Estratégica Militar y circunscripto a un ámbito geográfico determinado. Cuando el Comando sea conjunto se deberán considerar los requerimientos de inteligencia de todas las fuerzas involucradas. Responsabilidad. La producción de inteligencia estratégica operativa será una responsabilidad de los comandos estratégicos operativos conjuntos o específicos. Los comandos estratégicos operativos planificarán, dirigirán y ejecutarán su propio esfuerzo de inteligencia, contando para ello con los medios idóneos de cada Fuerza puestos a su disposición y con el aporte de inteligencia de los niveles superiores y equivalentes. Las normas generales para el funcionamiento de los sistemas de inteligencia de los comandos estratégicos operativos y para su coordinación e integración con el SIMC. a nivel estratégico militar, serán determinados por cada departamento del "Sistema de Inteligencia Militar Conjunto a Nivel Estratégico".

Inteligencia Táctica.
Es el conocimiento de las capacidades y debilidades del enemigo u oponente real existente y del ambiente geográfico de interés, necesario para la conducción táctica.

Alcance. Está circunscrito en espacio a la zona de interés del comando al que está sirviendo. En tal sentido, la amplitud de la zona dependerá del tipo de fuerza que se trate, de su magnitud y de las características del terreno. Responsabilidad. La producción, será una responsabilidad específica de todos los comandos tácticos. Los comandos estratégicos operativos les proporcionarán las bases iniciales al comienzo de las operaciones y aquellos deberán planificar, dirigir y ejecutar el esfuerzo de inteligencia con sus propios medios y con el aporte de inteligencia de los escalones superiores y equivalentes.

CAPÍTULO SEGUNDO
COMPONENTES DE LA INTELIGENCIA ESTRATÉGICA
CONCEPTOS GENERALES.
Son numerosos los aspectos de los países extranjeros que pueden afectar directa o indirectamente nuestros intereses. De allí que se considere usualmente necesario a este nivel, estudiar algunos de esos aspectos, los más relacionados, que nos darán el conocimiento necesario del poder militar de esos países. A estos aspectos se los denomina componentes básicos, ya que analizándolos detalladamente permitirán obtener la inteligencia necesaria respecto del poder militar de los países en estudio. También de esta manera se facilitará y simplificará analíticamente el propio proceso elaborado de la inteligencia. Los componentes básicos a su vez, se dividen en sub-componentes para poder realizar un estudio más detallado y obtener por lo tanto una inteligencia más exacta y más completa. Normalmente, ninguna persona, por mayor experiencia que tenga, podrá llegar a ser un experto en todos los componentes y sub-componentes en que se agrupan los diferentes aspectos del poder militar de los países en estudio. Esta división constituirá entonces, una necesidad para su estudio analítico e implicará en el campo de inteligencia la existencia de especializaciones.

COMPONENTES BÁSICOS.
A. B. C. D. E. F. G. Componente geográfico. Componente económico. Componente político. Componente psicosocial. Componente científico-técnico. Componente transporte y telecomunicaciones. Componente militar.

La profundidad con que cada componente básico deberá ser considerado en un examen de inteligencia dependerá fundamentalmente de la finalidad de ésta y del nivel de conducción en el que se realiza. Los componentes básicos podrán ser referidos al ámbito externo (países que interesen) y también al interno, acorde con los requerimientos del planeamiento. En este último caso, el estudio de los componentes deberá ser efectuado

conjugando adecuadamente los intereses sectoriales o nacionales afectados, su proyección en el ámbito externo y la influencia de éste en lo nacional. El poder militar del oponente se determinará generalmente sobre la base del estudio exhaustiva del componente militar y de aquellos aspectos de los otros componentes básicos que contribuyan o sean indicadores de sus posibilidades de proyección futura.

El componente geográfico.
Es la parte de aquellos aspectos de un país extranjero y del propio que compete a la inteligencia geográfica, de los que está considerada y estudia las características naturales y artificiales del ámbito geográfico en relación con las actividades humanas. Las características geográficas de un país o región constituyen el marco en que se desenvolverá la vida de los grupos humanos o Estados. Su estudio deberá abarcar todos los aspectos que, en una forma u otra, ejercen influencias en el desarrollo de las actividades económicas, políticas, psicosociales y militares. Las características geográficas permitirán establecer y estudiar las riquezas actuales y potenciales de un país y desde el punto de vista militar, serán determinadas de su organización territorial y de las características de las Fuerzas Armadas, armamentos, vehículos, equipos, etc. A los fines de su estudio sistemático es conveniente la subdivisión del componente geográfico en subcomponentes. Estos son los siguientes: − Ubicación y configuración geográfica. − Geomorfología. − Hidrografía y oceanografía. − Climatología. − Biogeografía. − Zoogeografía. − Regiones geográficas (áreas estratégicas terrestres, marítimas y urbanas).

El componente económico.
Es la parte de aquellos aspectos de un país extranjero y del propio que compete a la inteligencia económica, de los que ésta considerada y estudia la utilización de los recursos naturales, humanos, comerciales, capacidad industrial y financiera de una nación o región geográfica.

La situación económica que así se demarque y sus posibilidades de evolución, constituirán elementos de juicio de gran importancia para evaluar el potencial de una nación o región geográfica. La importancia de este componente provoca una interacción estrecha con los restantes, ejerciendo sobre algunos de ellos una influencia determinantes y condicionando sus posibilidades de evolución. Las capacidades y debilidades de una nación podrán así deducirse de su potencial económico y éste, a su vez, ser considerado en gran medida el índice más aproximado de su potencial nacional. La economía puede ser usada como un arma en el campo de las relaciones internacionales para la consecución de objetivos políticos sin necesidad de recurrir al hecho bélico. De allí que la comprensión clara y completa de la estructura económica de una país, tendrá gran importancia en los marcos nacional o estratégico militar para evaluar o interpretar las proyecciones presentes y futuras de su política internacional. A los fines de un estudio sistemático, el componente económico se divide en subcomponentes. Estos son los siguientes: − − − − − − − − − − − Producción agrícola. Producción ganadera. Producción pesquera. Producción forestal. Producción minera. Producción energética. Producción industrial Comercio exterior. Comercio interior. Finanzas. Política económica.

El componente político.
Es la parte de aquellos aspectos de un país extranjero y del propio que compete a la inteligencia política, de los que este considera y estudia la composición, organización y funcionamiento de los poderes gubernamentales y estructura política interna como en el de las relaciones exteriores, a fin de detectar sus intenciones.

A los fines de un estudio sistemático el componente político se divide en subcomponentes. Estos son los siguientes: − − − − − − − Sistema constitucional o institucional. Estructura de los poderes gubernamentales. Política exterior. Política interior. Agrupaciones políticas. Tendencias subversivas. Seguridad de orden público.

El conocimiento de la evolución política de un país o de los grupos humanos que lo conforman, permitirá deducir sus probables objetivos políticos y en función de estos, las políticas y estrategias que aquellos podrán seleccionar para obtenerlos. El componente político debe ser considerado en estrecha vinculación con el económico y el psicosocial, con los que se interfluirá permanentemente. La política es, en síntesis, la expresión permanente de la conducta de las naciones, tanto interna como externa. La inteligencia de la política externa de un país permitirá deducir sus probables objetivos políticos y determinar sus proyecciones futuras. En el subcomponente política exterior, la diplomacia participará activamente y será necesario conocer la estructura orgánica-funcional, tradición, eficiencia, etc., del servicio exterior enemigo u oponente, para apreciar la capacidad y proyección de su política internacional. La política externa de un país se desarrolla íntimamente ligada con su política interna y los éxitos y fracasos logrados en cada una de ellas, por parte del gobierno, repercuten indefectiblemente en la otra. Ciertos países logran suplir sus deficiencias o debilidades, sobre todo en lo militar o económico, mediante una hábil política exterior que les permite concretar alianzas favorables contra posibles peligros futuros o ejercer influencia sobre otros países. La política interna de los países que interesen será considerada en el subcomponente política interior, teniendo en cuenta las fluctuaciones que normalmente sufre. Estará sujeta a modificaciones periódicas motivadas por el cambio de administración gubernamental y por la influencia de nuevos problemas internacionales que afecten al país. Los asuntos económicos y sociales tendrán marcada incidencia en la política interna. Teniendo en cuenta que normalmente ninguna política interior podrá satisfacer los distintos intereses, muchas veces antagónicos, de todos los

grupos dentro de un país, adquiere fundamental importancia la determinación de la existencia de esta situación de desunión, pues constituye una debilidad que, hábilmente explotada, puede dar lugar a la acción de elementos subversivos. En un estudio de política interna, numerosos son los aspectos que deben analizarse para poder conformarla con mayor exactitud. En un primer lugar interesa determinar la estructura orgánica-funcional del gobierno; es decir, forma y tipo de gobierno y poderes que lo constituyen, sistema de gobierno, carta fundamental en vigencia, etc. Los antecedentes históricos y la evolución sufrida por cada uno de los aspectos señalados son de gran importancia y podrán indicar orientaciones o tendencias mayoritarias. El estudio de los partidos políticos, dentro de este componente, contribuirá a determinar las posibilidades y propósitos de un gobierno según el partido al cual pertenezcan sus miembros o integrantes. El origen, evolución, ideología, plataforma, programa, dirigentes, fuerza electoral, relaciones con otros partidos, etc., de cada agrupación política, deben ser cuidadosamente estudiados y evaluados. La política gubernamental es otro aspecto que no debe omitirse en este estudio; de él podrán obtenerse importantes elementos de juicio con respecto a su solidez y estabilidad, capacidad para lograr y mantener la unidad nacional, etc. La determinación de la ideología del gobierno será un objetivo permanente, al igual que el conocimiento del origen y proceso evolutivo, organización, forma de accionar, gravitación, etc., de partidos políticos de ideología totalitaria u organizaciones afines, colaterales y otros.

El componente psicosocial.
Es la parte de aquellos aspectos de un país extranjero y del propio que compete a la inteligencia psicosocial, de los que ésta considera y estudia la población y potencial humano de naciones o grupos sociales, incluyendo los aspectos socio psicológicos, etnográficos y antropológicos en todas sus manifestaciones y evolución. El conocimiento cabal de las características sociológicas de una nación o grupo humano, permitirá determinar las condiciones bajo las cuales pueden ser arrastrados a un conflicto y proporcionará una de las medidas más exactas de sus comportamientos ante las exigencias que se deriven. La población constituirá el más importante de los elementos de la estructura social de un país y su conocimiento deberá ser mantenido permanentemente

actualizado. Su importancia como potencial humano surgirá de la estimación de sus valores cuantitativos y cualitativos y permitirá determinar la cantidad de individuos que podrán apoyar directa o indirectamente un esfuerzo bélico. La población deberá ser considerada inicialmente desde los puntos de vista demográfico y etnográfico. La demografía considera más directamente los valores cuantitativos (población en función de su volumen o masa humana, distribución territorial, índice de crecimiento, aportes migratorios y composición). La etnografía procura el conocimiento de los valores cualitativos o de masa en función de sus cualidades (valores étnicos y antropométricos, composición racial, distribución zonal, idioma nacional y dialectos, cultura, características de nativos y grupos extranjeros radicados, minorías, influencia de las comunidades extranjeras no identificadas con el espíritu nacional, prejuicios, odios, comportamientos sociales, especialmente ante planteamientos ideológicos y problemas internos e internacionales que afecten al propio país). La estratificación social tiene sus basamentos en las condiciones socioeconómicas imperantes en la nación considerada. En general, la magnitud que estadísticamente representa cada grupo, estará indicando la importancia y estabilidad de la organización social y proporcionará un índice de su influencia sobre la unidad política. A la vez, permitirá inferir el tipo de sociedad que se trate (moderna o tradicionalista) y el grado de movilidad social de sus integrantes). El conocimiento del papel de la familia dentro de la sociedad, más aún aquellas tradicionales y las características de las relaciones intergeneracionales, permitirán detectar posibles conflictos o debilidades en el aspectos sociológico. Por lo tanto, el análisis del comportamiento del grupo familiar como elemento integrante de la sociedad, deberá ser efectuado cuidadosamente. Las características nacionales son de orden físico, cultural y espiritual. La idiosincrasia es la esencia de la personalidad nacional, la que en la mayoría de los casos no es uniforme para todos los grupos o agregados sociales que la integran. Son frecuentes los problemas por diferencias étnicas, idiomáticas, religiosas, regionalistas, etc., que atentan contra la unidad espiritual de la nación. Esta heterogeneidad generalmente es mayor en las naciones nuevas, cuyos elementos humanos ha sido conformado por grupos étnicos, idiomáticos, religiosos, etc. disímiles. La idiosincrasia nacional se configurará mediante la consideración de factores geográficos, antropológicos, económicos y sociales.

El conocimiento de las políticas y medios de bienestar y la eficiencia de los servicios públicos, serán pautas importantes para evaluar el grado de desarrollo de un estado y la repercusión que esos aspectos tienen en la situación anímica de la población. Las organizaciones sindicales representan un hecho relativamente nuevo en la estructura de las naciones contemporáneas, pero de creciente gravitación en la vida de ellas. Se constituyen sobre la base de la organización nacional del trabajo, marginando la vida política del país, pero ejerciendo una indudable influencia sobre ella. Sindicatos, gremios y confederaciones serán los entes típicos de esas organizaciones sociales. Su importancia, a los fines de inteligencia, residirá en que podrán actuar, dentro de su cometido específico o fuera de él, como factores de presión o poder, lo que concretarán mediante actos de fuerza, como paros laborales, huelgas, concentraciones, etc. Al servicio de ideologías extremistas, podrán participar o apoyar acciones insurreccionales mediante las denominadas "huelgas revolucionarias". Las asociaciones, federaciones o centrales de estas entidades podrán constituir un objetivo importante para una acción terrorista. Será también importante determinar la magnitud de la fuerza de trabajo volcada a la producción económica de un país y la cantidad de ella que puede ser trasladada a la industria bélica sin poner en peligro la capacidad de producción requerida para la continuidad del resto de las actividades normales de aquel. Religión y moral son aspectos concomitantes en la vida de una nación, donde los pueblos profesan una religión, hay fe y creencias arraigadas, que se constituyen en factores de aglutinamiento que normalmente defienden los principios de moralidad. El tipo de religión oficial o predominante, el arraigo que tenga en la población y las relaciones que sus dignatarios mantengan con el Estado, darán un índice de su valor moral y de la influencia que puede ejercer para contribuir a mantener el nivel o jerarquía de una nación. La fuerza espiritual de una nación o grupo social puede medirse a través de la existencia de valores, cualidades y características tales como: lealtad, fe, patriotismo, tradición, orgullo nacional, espíritu de sacrificio, identificación del pueblo con sus Fuerzas Armadas, poder de reacción ante determinados problemas o presiones internas y externas y confianza en el futuro del país. La educación tiene una importancia fundamental como elemento conducente a la elevación del grado de cultura y capacitación integral de la nación.

Resultará importantes determinar hasta qué punto están bien integrados entre sí los distintos componentes de la educación, cultura y acción social. En tal sentido, será de valor conocer si existen tensiones motivadas por necesidades insatisfechas; si se tiene conciencia acerca del lugar actual o potencial que ocupa la nación en el mundo; cuál es su influencia y actitudes hacia las culturas foráneas existentes y posibilidades que otorga el nivel cultural a la acción sicológica. Un conocimiento adecuado de la opinión es el medio más idóneo para evaluar el grado de adhesión de una nación o grupo social a sus gobernantes o a una ideología. En la paz, las autoridades políticas usarán este conocimiento para determinar la repercusión de sus medidas de gobierno, para mantenerlas, corregirlas o anularlas. Durante períodos bélicos o de emergencia, la opinión pública puede ser una pauta importante para evaluar la moral nacional. A los fines de un estudio sistemático el componente psicosocial se divide en subcomponentes. Estos son los siguientes: − − − − − − − − Población y potencial humano. Organización y estratificación social. Características nacionales. Bienestar y servicios públicos. Trabajo. Religión y moral. Educación, cultura y acción social. Opinión pública.

El componente científico-técnico.
Es la parte de aquellos aspectos de un país extranjero y del propio que compete a la inteligencia científica-técnica, de los que ésta considera y estudia los avances y aplicaciones de las investigaciones y del desarrollo científico, en especial en todos los aspectos que afectan el potencial militar de una nación. La finalidad de este componente básico es obtener el conocimiento de los adelantos científicos y técnicos que son de particular interés estratégico, especialmente en el orden militar. El componente científico-técnico influirá en mayor o menor grado, en los otros componentes básicos.

La influencia de la ciencia y de sus aplicaciones técnicas, es cada vez más manifiesta en los conflictos contemporáneos. El dominio y el control de los poderosos medios de destrucción contemporáneos han hecho de la superioridad científica un verdadero principio. En este tipo de lucha por la superioridad científica es evidente la explotación psicológica que se hace de los descubrimientos y experiencias importantes, especialmente de aquellos cuya espectacularidad pueden volcar a la opinión pública nacional o mundial en favor de los propios objetivos. El desenvolvimiento científico-técnico se materializa aprovechando el resultado de las investigaciones, experiencias y adelantos de cada una de las ciencias puras y aplicadas. Donde se manifiesta con más amplitud es en la energía nuclear, la cohetería, la electrónica y la cibernética, los materiales radiológicos, químicos y biológicos y las investigaciones sobre armamentos y equipos de aplicación estrictamente militar. La capacidad científica es un componente del potencial militar. Los propios científicos, en carácter de analistas, deberán colaborar para determinar las posibilidades y vulnerabilidades, como así también, el estado relativo de las aplicaciones científico-técnicas del país o de los países a considerar por la propia inteligencia estratégica militar. A los fines de un estudio sistemático, el componente científico-técnico se divide en estos subcomponentes: 1. Organismos científico-técnicos. 2. Personal científico-técnico. 3. Educación científico-técnico. 4. Política de investigación científico-técnica nacional y de asistencia internacional. 5. Adelantos científico-técnicos y su evolución.

El componente transportes y telecomunicaciones.
Es la parte de aquellos aspectos de una país extranjero y del propio compete a la inteligencia de transportes y telecomunicaciones, de los ésta considera y estudia los sistemas, medios y modos de transporte de Nación o grupo humano y la organización con que cuenta para comunicaciones. que que una las

El transporte y las telecomunicaciones se agrupan como un solo componente en razón de estar estrechamente vinculados entre sí. Si bien son aspectos que por su contenido podrían estar incluidos dentro del componente económico, la importancia y características particulares en el orden estratégico indican la necesidad de su análisis por separado. En el estudio de los medios de transporte y las telecomunicaciones de un país deberán ser tenidos en cuenta varios hechos básicos. En primer lugar, que el grado de desarrollo de estos medios depende no sólo de la obra del hombre, sino que, en gran medida, está condicionado por las características geográficas del país o de sus regiones. En segundo lugar, los medios de transporte y las telecomunicaciones son factores determinantes del potencial nacional; por consiguiente, ejercen una profunda influencia en el potencial de guerra de un país. Además de la profunda influencia que éste componente básico ejerce sobre el potencial nacional y la capacidad militar, en caso de emprender una guerra, el grado en que encuentra desarrollado indicará las posibilidades de maniobra, de apoyo logístico y particularmente para el sistema de telecomunicaciones, las de dar alarmas, alertas, impartir órdenes y transmitir mensajes. Desde el punto de vista estratégico, éste componente podrá resultar la parte más vulnerable de una nación. La neutralización total o parcial, de los sistemas de transporte y telecomunicaciones pueden hacer innecesaria la destrucción de otros elementos del potencial nacional. El estado de incomunicación entre las distintas partes de un país en guerra, producirá un fuerte efecto psicológico negativo toda vez que permitirá, además, fomentar un espíritu derrotista. El planeamiento del transporte y de las telecomunicaciones será una parte substancial de las previsiones de la estrategia militar. En el deberán contemplarse aspectos operativos, logísticos y territoriales. Los puntos claves de los sistemas de transporte y telecomunicaciones son, debido a su índole técnica, susceptibles destruidos o neutralizados mediante actos de sabotaje. Esta circunstancia deberá ser debidamente evaluada en los exámenes que se realicen de este componente. A los fines de un estudio sistemático el componente transporte y telecomunicaciones se divide en subcomponentes. Estos son los siguientes: 1. Transporte ferroviario. 2. Transporte automotor.

3. 4. 5. 6.

Transporte por agua. Transporte aéreo. Transporte por tubería. Sistema de telecomunicaciones.

El componente militar.
Es la parte de aquellos aspectos de un país extranjero que compete a la inteligencia militar, de los que ésta considera y estudia las capacidades de sus Fuerzas Armadas. Este componente tiene por finalidad la determinación, en lo que al posible enemigo respecta, de: 1. El poder de guerra actual y el potencial de guerra (en la proyección de tiempo que interese). 2. El potencial de guerra aplicado a una situación bélica probable. 3. Las capacidades y debilidades en relación con determinadas hipótesis de conflicto. Debe, no obstante, tenerse siempre en cuenta que éste es sólo un componente de potencial enemigo, ya que el estudio aislado del poder militar de una nación no revelará exactamente sus capacidades estratégicas. Los recursos económicos, las tendencias políticas, las actitudes de la población, los objetivos nacionales y políticos, serán igualmente importantes para determinar su aptitud para emprender una guerra. El poder militar de cada nación estará afectado por factores geográficos, sociológicos, políticos y económicos. Las Fuerzas Armadas, aún cuando no sea el único medio para emprender una guerra, representarán un elemento del poder muy importante para determinar sus capacidades de una nación para alcanzar sus objetivos, ya sea mediante el empleo efectivo de la fuerza o la amenaza (disuasión). Para obtener lo expresado, se debe efectuar un estudio sistemático de cada una de las Fuerzas Armadas del país que interese. Este debe abarcar en general los siguientes puntos: Las bases legales incluirán el estudio del basamento constitucional y jurídico de las Fuerzas Armadas, tanto en lo relativo a su existencia institucional como a su misión y funciones, magnitud, composición y control.

La organización y administración militar comprende la estructura y el funcionamiento rutinario de cada institución castrense. En su análisis deberán incluirse los siguientes aspectos: 1. 2. 3. 4. 5. Estructura en general de la o las Fuerzas Armadas. Organización administrativa militar. Estructura de comandos de las Fuerzas Armadas. Organización por unidades. Capacidades de despliegue.

Las condiciones intrínsecas de las Fuerzas Armadas se definirán tanto por la evaluación del personal, material y medios disponibles, realizada cuantitativa y cualitativamente, como por las características de empleo. La magnitud de las instituciones armadas extranjeras incluirá varios aspectos de índole humana, considerando sus actuales disponibilidades, los efectivos de reserva y la forma y celeridad con que éstos puedan integrarse. La relación entre los recursos humanos militares, potenciales y reales, diferirá para cada país. Los más desarrollados estarán, en general, en mejores condiciones de convocar en menor tiempo mayores efectivos que los países en desarrollo en razón de la influencia de los aspectos económicos y sociológicos. La magnitud de las Fuerzas Armadas, en particular las terrestres, deberá calcularse separadamente por el número de hombres y por las unidades que las componen; es decir, por ejemplo, que la magnitud de un ejército, tal como existe en un momento dado, deberá ser medida considerando las Grandes Unidades de Batalla y de Combate y las Unidades de las armas, tropas técnicas y servicios para apoyo de combate que las integren, como así también el número de mujeres y hombres alistados en él. Al calcular el número de efectivo de las unidades militares, se deberá considerar el que les asigne el cuadro de organización, como así también si dichos efectivos estarán completos, en exceso o faltan. Existirán casos en que la presencia de una unidad será nominal o virtual, ya que la integrarán escasos cuadros y tropa. En el análisis de los efectivos de reserva deben ser consideradas las siguientes categorías: 1. Aquellas que se encuentren incorporadas, recibiendo instrucción. 2. Aquellas no convocadas que hayan recibido instrucción. 3. Aquellas que no hayan recibido instrucción. Para algunos países se deberá hacer una división entre los reservistas cuya incorporación es voluntaria y aquellos otros que hubieran sido llamados

obligatoriamente, de acuerdo con las disposiciones legales. Será importante conocer el límite de edad de las reservas movilizables, como así también los criterios sustentados para determinar el personal movilizable en tiempo de paz. Se debe precisar la relación entre las convocatorias anuales para cada Fuerza Armada y la cantidad de ciudadanos que la integren cada clase, aspecto éste que deberá considerarse deductivamente con la respectiva "pirámide" de población y otros datos del potencial humano que puedan influir en la capacidad de movilización militar de un país. En este orden, además de la disponibilidad de instalaciones para ubicar los efectivos incrementados, tiempos de instrucción, existencia de material y armamento para la reserva convocada, etc. La magnitud de las Fuerzas Armadas depende, en parte, de sus efectivos; no obstante, las de gran magnitud no serán siempre las más fuertes, debido a la influencia de otros factores más importantes que el número de tropas, tales como la capacidad y calidad de los cuadros, la aptitud del armamento y material, el grado de instrucción, el estado moral de sus integrantes y la doctrina de empleo. La capacidad y calidad de los cuadros de las Fuerzas Armadas, consideradas unilateralmente o en conjunto, reflejará en gran medida la mayor o menor eficiencia de ellas. Una con cuadros altamente capacitados y disciplinados ofrecerá mayores perspectivas de éxito que aquellas que no reúnan estas condiciones. El análisis de estos aspectos en los marcos estratégico militar y operacional, tendrá estrecha vinculación con los datos bibliográficos, especialmente en relación con la personalidad de los conductores militares de mayor jerarquía y sus colaboradores inmediatos (perfil psicológico del conductor). La calidad del armamento y material constituye un aspecto de gran importancia en la guerra moderna, en cuya determinación deberá participar activamente la inteligencia técnica. El grado de instrucción y de educación de una Fuerza Armada podrá suministrar valiosos indicios sobre su eficiencia, grado de alistamiento, estado moral, etc. El análisis de los programas de instrucción abarcará lo relacionado con los cuadros y tropas en las distintas fuerzas y especialidades, poniendo particular énfasis en el adiestramiento militar conjunto. Las maniobras y ejercicios finales, especialmente los conjuntos o combinados, serán de gran utilidad por cuanto evidenciarán aspectos técnicos y doctrinarios que constituirán indicios de las hipótesis de guerra previstas.

La moral de las tropas estará estrechamente relacionada con la de la población en general y ambas serán afectadas por los hechos de la política interna y acontecimientos internacionales casi de la misma manera. Si el gobierno no goza de popularidad entre la población civil, con frecuencia ocurrirá que la moral de las tropas será baja. La proporción entre voluntarios y no voluntarios tendrá un gran efecto sobre la moral. Con respecto a fuerzas irregulares, será muy importante considerar el apoyo o la hostilidad que les ofrezca la población donde operen. En el estudio del orden de batalla, cada uno de los factores se tratará separadamente. Las informaciones a obtener deberán ser detalladas y la inteligencia resultante se mantendrá actualizada para permitir su uso inmediato. El dispositivo de las Fuerzas Armadas conviene sea vigilado cuidadosamente en todo momento, a fin de obtener indicios que permitan configurar su probable forma de empleo. El oportuno esclarecimiento de las concepciones estratégicas militar u operacional enemigas tendrá particular importancia. El estudio del orden de batalla, las actividades de instrucción y, en especial, las ejercitaciones en el terreno, proporcionarán indicios al respecto. Las publicaciones doctrinarias, como así también obras escritas por pensadores y teóricos militares de un país podrán constituir fuentes de información para obtener datos y referencias de valor relacionados con las concepciones estratégicas. El propósito del estudio de las operaciones militares desarrolladas por un país, será deducir lo que podrá hacer o no con sus Fuerzas Armadas y apreciar las posibilidades más probables. Los aspectos referidos al apoyo logístico adquirirán relevancia dado que muchas veces constituyen vulnerabilidades difíciles de superar. Los factores de orden geográfico, especialmente topografía de transporte y económico influirán directamente en los problemas logísticos de las Fuerzas Armadas. El conocimiento exhaustivo de las Fuerzas Armadas constituye el núcleo fundamental del trabajo de inteligencia a nivel estratégico militar. Por lo tanto, deberá ser profundizado hasta sus menores detalles y adecuado a la finalidad perseguida.

Las fuerzas de seguridad no deben de omitirse en un estudio detallado dado el apoyo y la base operacional que puedan prestar a las Fuerzas Armadas, en particular en misiones de vigilancia y protección de fronteras u objetivos militares en el interior del país. A los fines de un estudio completo, el componente militar puede subdividirse en subcomponentes. Estos son: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. Defensa Nacional. Estructura funcional de paz de las FF. AA. Fuerzas terrestres. Fuerzas navales. Fuerzas aéreas. Fuerzas de seguridad. Fuerzas policiales.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->