P. 1
Anatomia_Dental_-_Esponda_Vila

Anatomia_Dental_-_Esponda_Vila

4.92

|Views: 255.605|Likes:
Publicado porGlendys172

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: Glendys172 on Apr 25, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/13/2015

pdf

text

original

Después de haber estudiado los capítulos que señalan generalidades co-
rrespondientes a las dos denticiones, las diferentes partes del diente, los
tejidos que forman su constitución intrínseca, el parodonto, el desarrollo
del embrión o folículo dentario y los movimientos naturales y provocados
de los dientes, y con la confianza de que el estudiante se encuentra en
cierto modo iniciado en la materia, se dará principio al estudio, con toda
minuciosidad, de la morfología de cada uno de los órganos que constituyen
el aparato dentario en el adulto.
La descripción de la segunda dentición se hace, en primer término, con
el fin de que se capten mejor los conceptos expuestos, ya que se refieren
a los dientes que puede ver el alumno en su propia boca y en la de sus
colegas, pudiendo hacer comparaciones entre los dientes naturales y los di-
bujos que ilustran las descripciones.
El estudio de la primera dentición se hace después, con el ambiente
intelectual más preparado y con mayor posibilidad para su comprensión.
Al explicar las características generales de los dientes, en el capítulo
primero, se dividieron para su estudio en dos grupos', atendiendo a su
colocación en las arcadas: Dientes Anteriores y Dientes Posteriores.
Además estos grupos, se dividen a su vez en subgrupos como son: Inci-
sivos y Caninos, en el primer caso y Premolares y Molares en su segundo.
Dientes anteriores. Toman su nombre de acuerdo con la posición que
guardan en el arco dentario; son unidades pares colocados simétricamente
a los lados de la línea media de la manera siguiente: dos incisivos centrales,
dos incisivos laterales, y dos caninos, los cuales presentan el mismo orden
tanto en la arcada superior o maxilar como en la arcada inferior o man-
dibular (Fig. 8). En cada uno de ellos se estudia: posición en la arcada,
orientación, dimensiones y erupción, así como una descripción detallada de

112

RAFAEL ESPONDA VILA

la forma de la corona, cuello y raíz. También se expondrá un método
práctico para el tallado en cera, a fin de que sea más asequible el cono-
cimiento de la morfología de cada diente.
La forma particular de cada diente incisivo y su colocación en la arcada,
están condicionados adecuadamente para realizar la función de incidir.
Su forma se compara a la de un cincel o formón de carpintero y su función
(masticatoria) es análoga a la de una tijera o cizalla.
En los dientes incisivos se da más importancia a su fisiología desde el
punto de vista estético y como coadyuvante en el aparato de la fonación y
modulación de las letras C, D, F, S, T, V, Z, etcétera, que como órgano
masticatorio. Sobre todo en los superiores.
En la actualidad el uso de instrumentos adecuados para cortar los
alimentos duros en trozos pequeños evita que sean necesarios los dientes
anteriores para esa función, como debe haber sucedido en épocas remotas.

Fig. 59. 1. Posición estética de los incisivos. Se observa equilibrio y armonía en la figura,
dándole belleza a la sonrisa. 2 y 3. Incorrecta reconstrucción de una sonrisa. Se advierte
poco sentido estético y falta de conocimiento de anatomía dental. En las tres figuras
se usó la misma forma de labios, lo único que ha cambiado son los dientes

La apreciación que se hace de los dientes anteriores, con respecto
al patrón estético que dan a la configuración del rostro, no merma el in-
terés por su conocimiento, sino al contrario, acrecienta su importancia,
puesto que merece más atención desde este punto de vista, ya que su po-
sición, forma y color concurren a dar belleza y adornar una sonrisa (Fig. 59).
El estudio de los dientes anteriores se hará siguiendo un orden lógico,
esto es, principiando del centro, o sea la línea media, hacia la región distal
y de la arcada superior a la inferior. Se describirán los incisivos superiores

ANATOMÍA DENTAL

1 1 3

y después los inferiores, y se hará otro grupo con los caninos, porque
éstos tienen forma y función diferentes.
Durante el mecanismo dinámico que la mandíbula ejerce en la parte
anterior de los arcos, donde los dientes trabajan como instrumentos cor-
tantes, los superiores quedan colocados un poco adelante para facilitar
la acción de los inferiores, que actúan por la parte posterior de aquéllos.
Al hacerse el movimiento, los inferiores resbalan su borde incisal y parte de
la cara labial contra el borde incisal y parte de la cara lingual de los
superiores; efectúan de este modo la acción de incidir o de prender el
bocado (Fig. 26, en dibujo lineal).
Corona. La forma de la corona de los incisivos, cuyo punto de tra-
bajo efectivo está en el borde cortante, no se compara con un cubo, sino
con una cuña; de este modo se le estudiarán cuatro caras o superficies
axiales, el borde cortante o incisal y, además, el correspondiente plano
cervical imaginario que une la corona con la raíz, o sea el cuello.

Fig. 60. Dibujo que enseña las semejanzas entre una cuña, un
incisivo y un hacha de piedra

El borde cortante se constituye por la concurrencia de las caras o
superficies labial y lingual, por cuyo motivo también las caras mesial y
distal toman forma de triángulo isósceles con base en cervical. Si se obser-
va la corona desde estas caras proximales se le encuentra semejanza con
un hacha. En la edad remota de la humanidad, el hombre primitivo

114

RAFAEL ESPONDA VILA

utilizó el hacha de pedernal para cortar desde lianas o bejucos, hasta
carne y otros alimentos; fue su más preciada arma de ataque, y tenía
forma de un diente enorme. Tal vez se inspiró en sus dientes anteriores
para fabricarla (Fig. 60).
Lóbulos. (Véase página 45). Se considera que la corona de los inci-
sivos está formada por cuatro lóbulos de crecimiento: tres labiales y uno
lingual. Los labiales son el mesial, central y distal y el cuarto lóbulo forma
el cíngulo o talón del diente (Fig. 17).
Su distribución para formar la corona es como sigue: el lóbulo mesial
constituye la cara mesial, incluyendo los ángulos lineales mesiolabial y
mesiolingual. En la cara labial llega hasta la depresión formada por la
línea de desarrollo que une el lóbulo mesial con el lóbulo central y por
la cara lingual conforma todo lo que es borde o cresta marginal. En el
borde cortante incluye el mamelón mesial del mismo lóbulo.
El lóbulo central forma el centro o corazón de la corona, cuya parte
anterior corresponde a la cara labial, y se extiende desde la línea cervical
hasta el borde incisal, donde se halla el mamelón central; continúa sobre
esta superficie rodeando el borde incisal hasta llegar a la cara lingual,
sobre la cual sigue hasta colindar con el surco que forma con el cíngulo.
La parte del lóbulo central que forma la cara lingual del diente, constituye
el fondo de la fosa central o lingual (Fig. 17), la cual es más ostensible en
los incisivos superiores.
El lóbulo distal comprende la cara distal, parte de la cara labial y de
la lingual, incluyendo los ángulos lineales distolabial y distolingual y el extre-
mo distal del borde incisal con su correspondiente mamelón, así como la
cresta marginal distal de la cara lingual.
El cuarto lóbulo corresponde íntegramente al talón del diente o cíngulo
y se une a los tres labiales formando un surco, a veces tan imperceptible
que es difícil localizarlo; otras veces esta unión forma agujeros que son
fallas del esmalte, llegando a ser peligrosas por constituir motivo de caries.
Con frecuencia sucede que los dientes guardan cierta fisonomía par-
ticular en la misma boca. Así se observan dientes anchos, con lóbulos
de crecimiento desarrollados, con surcos o líneas de unión muy marcados
entre los lóbulos. Esto se debe a características peculiares de raza o talla
de la persona (Figs. 3, 4 y 5), en tanto que en otras ocasiones estas
formas anatómicas son tenues o delicadas y los surcos poco marcados. Al
ser considerado esto como característica de fisonomía en los distintos indi-
viduos, puede decirse que los dientes de la misma boca tienen fisonomías
semejantes.

Cuello. En los dientes anteriores el cuello presenta la línea cervical
más ondulada, si se compara con los posteriores. El recorrido de esta línea
puede describirse como el perímetro de un paraboloide, que se acerca a

ANATOMÍA DENTAL

1 1 5

la región apical en las caras labial y lingual y se retira en las caras pro-
ximales (Fig. 62).

Las escotaduras que se hacen en las caras proximales a expensas de la
corona son más pronunciadas que en los dientes posteriores.
Cuando se conoce con precisión la orientación de la línea cervical o
cuello anatómico de un diente, pueden sortearse mejor las dificultades en
las intervenciones quirúrgicas y en los precisos ajustes que requiere una
reconstrucción protésica. La relación más importante es la línea gingival
o límite de inserción de la membrana parodontal, que es el cuello clínico.
El diámetro de la raíz alcanza dimensiones máximas en el cuello
(tronco), tanto en sentido mesiodistal como labiolingual.
En el contorno cervical donde termina el esmalte, forma un pequeño
escalón a expensas de la raíz. En esta parte el espesor comprendido entre
la superficie del diente hasta la pared pulpar es más reducido que en la
corona; sobre todo en los inferiores, donde en ocasiones apenas pasa de
un milímetro, lo cual indica lo delicado e interesante de su conocimiento.
Raíz. Los dientes anteriores son unirradiculares, tanto los superiores como

los inferiores.

Fig. 61. La proyección de la

Fig. 62. Línea cervical en el

cara proximal de un incisivo tie-

cuello de un incisivo; la curva

ne forma triangular

es ondulante

La forma de la raíz semeja un cono de base en el cuello y cúspide en
el ápice. Para su estudio se le divide en tercios: tercio cervical o tronco,
tercio medio o cuerpo de la raíz y tercio apical o punta, y de igual modo
que a la corona, se le consideran cuatro caras, que son: labial, lingual, me-
sial y distal (Figs. 30 y 31).

116

RAFAEL ESPONDA VILA

Como existen algunas diferencias entre las raíces de todos los dientes
anteriores, se irán describiendo individualmente.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->