Está en la página 1de 10

Método: Oración Popular

• Ofrecimiento por los difuntos lasallistas


• Método de oracion de SJBS
• Liturgia de las horas
• Adoración al Santísimo
• Vía Crucis
• Rosario
• Lectura Del Evangelio

• Introducción.
Nosotros que estamos en la busqueda de Dios a través de la vida consagrada, hemos
empezado a practicar diferentes métodos de oración. En esta propuesta de métodos, queremos
que el formando recuerde su pertenencia a la popularidad (pueblo de Dios) y ponga en práctica
aquellos métodos de oración que se rezan en diferentes colectividades sociales ya sea: pueblos
de misión, parroquias, grupos apostólicos, etcétera.

• Liturgia de las Horas.


Tiene su arranque decisivo en el ejemplo y el mandato de Cristo, juntamente con la
celebración eucarística
Laudes
• Es la voz de la esposa, la Iglesia, que se levanta para “cantar la alborada (tiempo de
amanecer) al esposo”.
• Las laudes matutinas están dirigidas y ordenadas a santificar la mañana, como salta a la
vista en muchos de sus elementos.
Vísperas
• Llamaban véspero también al astro luminoso de la tarde (Venus), que empieza a hacerse
visible cuando caen las sombras.
• Se celebran las vísperas por la tarde, cuando ya declina el día, en acción de gracias por
cuanto se nos ha otorgado en la jornada y por cuanto hemos logrado realizar con acierto,
pide también perdón, conmemora el misterio de la cena del Señor y recuerda la muerte de
Cristo, con la que cerró su jornada terrena
• Sugerencia de semana
Oraciones completas
• Las oraciones completas ven el descanso nocturno en función de un servicio a Dios más
diligente y comprometido.
Salmos
• Salmos por que están inspirados, en orden a la oración, y a la tradición cristiana los ha
considerado como voz de Cristo.
Lecturas
• Las lecturas bíblicas están ordenadas de tal modo que forman un gran cuadro de la historia
salvífica, cuadro que la Iglesia pretende poner ante los ojos de los fieles en el año litúrgico
Responsorios

1
• El responsorio es como un apéndice de las lecturas, la resonancia y la prolongación del
mismo.
Himnos
• El himno responde perfectamente a su función, que es la de crear un intenso clima de
oración comunitaria e introducir desde el principio a la asamblea en la onda sugestiva y
festiva de la alabanza divina.
Expresión “Oficio Divino”
• En lenguaje eclesiástico, significa ciertas oraciones a ser rezadas a determinadas horas del
día o de la noche por sacerdotes, religiosos o clérigos y, en general por todos aquellos
obligados por su vocación a cumplir con este deber; incluyendo a los fieles laicos.
Renovación Litúrgica
• Por una tradición cristiana antigua, el Oficio Divino está estructurado de tal manera que la
alabanza de Dios consagra el curso entero del día y de la noche y cuando los sacerdotes y
todos aquellos que han sido destinados a esta función por institución de la Iglesia cumplen
debidamente ese admirable cántico de alabanza, o cuando los fieles oran junto con el
sacerdote de la forma establecida, entonces es en verdad la voz de la misma Esposa que
habla al Esposo; más aún, es la oración de Cristo, en su Cuerpo, al Padre.

• Lectura Del evangelio.


Para la oración de los domingos sugerimos que se base en el evangelio del día.

Jer. 10:23, el hombre no puede dirigir sus propios pasos; por eso, Dios le ha hablado para
revelar su voluntad, pero esto requiere que el hombre ponga atención a lo que Dios dice.

Es indispensable que se predique el evangelio puro, también es indispensable que la gente lo


escuche con toda reverencia.

Mar. 4:23, “Si alguno tiene oídos para oír, oiga. 24. Mirad lo que oís”.

• Ofrecimiento por los difuntos lasallistas.


La tradición de rezar por los muertos se remonta a los primeros tiempos del cristianismo, en
donde ya se honraba su recuerdo y se ofrecían oraciones y sacrificios por ellos.
Cuando una persona muere, ya no es capaz de hacer nada para ganar el cielo; sin embargo,
los vivos sí podemos ofrecer nuestras obras para que el difunto alcance la salvación.
Con las buenas obras y la oración se puede ayudar a los seres queridos a conseguir el perdón
y la purificación de sus pecados para poder participar de la gloria de Dios.
A estas oraciones se les llama sufragios. El mejor sufragio es ofrecer la Santa Misa por los
difuntos.

2
Debido a las numerosas actividades de la vida diaria, las personas muchas veces no tienen
tiempo ni de atender a los que viven con ellos, y es muy fácil que se olviden de lo provechoso que
puede ser la oración por los fieles difuntos. Debido a esto, la Iglesia ha querido instituir un día, el 2
de noviembre, que se dedique especialmente a la oración por aquellas almas que han dejado la
tierra y aún no llegan al cielo.
La Iglesia recomienda la oración en favor de los difuntos y también las limosnas, las
indulgencias y las obras de penitencia para ayudarlos a hacer más corto el periodo de purificación
y puedan llegar a ver a Dios. "No dudemos, pues, en socorrer a los que han partido y en ofrecer
nuestras plegarias por ellos".
Nuestra oración por los muertos puede no solamente ayudarles, sino también hacer eficaz su
intercesión a nuestro favor. Los que ya están en el cielo interceden por los que están en la tierra
para que tengan la gracia de ser fieles a Dios y alcanzar la vida eterna.
Para aumentar las ventajas de esta fiesta litúrgica, la Iglesia ha establecido que si nos
confesamos, comulgamos y rezamos el Credo por las intenciones del Papa entre el 1 y el 8 de
noviembre, “podemos ayudarles obteniendo para ellos indulgencias, de manera que se vean libres
de las penas temporales debidas por sus pecados”. (CEC 1479).
En la muerte, el justo se encuentra con Dios, que lo llama a sí para hacerle partícipe de la vida
divina. Pero nadie puede ser recibido en la amistad e intimidad de Dios si antes no se ha
purificado de las consecuencias personales de todas sus culpas. "La Iglesia llama Purgatorio a
esta purificación final de los elegidos, que es completamente distinta del castigo de los
condenados. La Iglesia ha formulado la doctrina de la fe relativa al Purgatorio sobre todo en los
Concilios de Florencia y de Trento".
De aquí viene la piadosa costumbre de ofrecer sufragios por las almas del Purgatorio, que son
una súplica insistente a Dios para que tenga misericordia de los fieles difuntos, los purifique con el
fuego de su caridad y los introduzca en el Reino de la luz y de la vida.
Los sufragios son una expresión cultual de la fe en la Comunión de los Santos. Así, "la Iglesia
que peregrina, desde los primeros tiempos del cristianismo tuvo perfecto conocimiento de esta
comunión de todo el Cuerpo Místico de Jesucristo, y así conservó con gran piedad el recuerdo de
los difuntos, y ofreció sufragios por ellos, "porque santo y saludable es el pensamiento de orar por
los difuntos para que queden libres de sus pecados" (2 Mac 12,46)". Estos sufragios son, en
primer lugar, la celebración del sacrificio eucarístico, y después, otras expresiones de piedad
como oraciones, limosnas, obras de misericordia e indulgencias aplicadas en favor de las almas
de los difuntos.

• Via Crucis
El Vía crucis es una devoción centrada en los Misterios dolorosos de Cristo, que se meditan y
contemplan caminando y deteniéndose en las estaciones que, del Pretorio al Calvario,
representan los episodios más notables de la Pasión.

3
Es recordar con amor y agradecimiento lo mucho que Jesús sufrió por salvarnos del pecado.
Te animarás a cargar con las cruces de cada día, si recuerdas con frecuencia las estaciones o
pasos de Jesús hasta su muerte en la Cruz.

Un Dato Lasallista...

A la edad de 18 años, Estanislao, joven español, ingresó al noviciado de los “Hermanos de


las Escuelas Cristianas”, en Bugedo (Burgos, España). En la vida religiosa, este joven tomó los
votos de religión que son: el cumplimiento de los reglamentos, avanzar en la perfección cristiana; y
alcanzar el amor puro. En el mes de octubre de 1926, este hermano se ofreció a Jesús por medio
de María Santísima. Poco después de haber hecho esta donación heroica de sí mismo, el joven
religioso enfermó y meses después, murió. Fue en marzo de 1927.

Según el maestro de novicios, Estanislao era un alma escogida de Dios que recibía mensajes
del cielo. Sus confesores y teólogos reconocieron estos hechos sobrenaturales como actos
insignes. Su director espiritual le había ordenado escribir todas las promesas transmitidas por
Nuestro Señor, entre otras las relacionadas con los devotos del via crucis.

Promesas para los devotos del Via Crucis

1.- Yo concederé todo cuanto se me pidiere con fe, durante el rezo del Via Crucis.

2.- Yo prometo la vida eterna a los que, de vez en cuando, se aplican a rezar el Via Crucis.

3.- Durante la vida, yo les acompañaré en todo lugar y tendrán Mi ayuda especial en la hora
de la muerte.

4.- Aunque tengan más pecados que las hojas de las hierbas que crece en los campos, y más
que los granos de arena en el mar, todos serán borrados por medio de esta devoción al Via
Crucis. (Nota: Esta devoción no elimina la obligación de confesar los pecados mortales. Se debe
confesar antes de recibir la Santa Comunión.)

5.- Los que acostumbran rezar el Vía crucis frecuentemente, gozarán de una gloria
extraordinaria en el cielo.

6.- Después de la muerte, si estos devotos llegasen al purgatorio, Yo los libraré de ese lugar
de expiación, el primer martes o viernes después de morir.

7.- Yo bendeciré a estas almas cada vez que rezan el Via Crucis; y mi bendición les
acompañará en todas partes de la tierra. Después de la muerte, gozarán de esta bendición en el
Cielo, por toda la eternidad.

8.- A la hora de la muerte, no permitiré que sean sujetos a la tentación del demonio. Al espíritu
maligno le despojaré de todo poder sobre estas almas. Así podrán reposar tranquilamente en mis
brazos.

4
9.- Si rezan con verdadero amor, serán altamente premiados. Es decir, convertiré a cada una
de estas almas en Copón viviente, donde me complaceré en derramar mi gracia.

10.- Fijaré la mirada de mis ojos sobre aquellas almas que rezan el Vía Crucis con frecuencia
y Mis Manos estarán siempre abiertas para protegerlas.

11.- Así como yo fui clavado en la cruz, igualmente estaré siempre muy unido a los que me
honran, con el rezo frecuente del Vía Crucis.

12.- Los devotos del Vía Crucis nunca se separarán de mí porque Yo les daré la gracia de
jamás cometer un pecado mortal.

13.- En la hora de la muerte, Yo les consolaré con mi presencia, e iremos juntos al cielo. La
muerte será dulce para todos los que Me han honrado durante la vida con el rezo del Vía Crucis.

14.- Para estos devotos del Vía Crucis, Mi alma será un escudo de protección que siempre les
prestará auxilio cuando recurran a Mí...

El Vía crucis consta de 14 estaciones, cada una de las cuales se fija en un paso o episodio de la
Pasión del Señor:

Antes de cada estación se reza la siguiente jaculatoria:

V. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.


R. Pues por tu santa cruz redimiste al mundo.

Seguido de la explicación, la meditación y la oración de la estación mencionada

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Antes de partir a la siguiente estación se termina con el rezo de la siguiente jaculatoria:

V.Jesús, pequé:

R. Ten piedad y misericordia de mí.

Las 14 estaciones son las siguientes y en cada una se hace la diná mica ya mencionada:

Primera Estación
JESÚS ES CONDENADO A MUERTE
Segunda Estación
JESÚS CARGA CON LA CRUZ
Tercera Estación
JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ
Cuarta Estación
JESÚS SE ENCUENTRA CON SU MADRE

5
Quinta Estación
JESÚS ES AYUDADO POR EL CIRENEO
Sexta Estación
LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESÚS
Séptima Estación
JESÚS CAE POR SEGUNDA VEZ
Octava Estación
JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN
Novena Estación
JESÚS CAE POR TERCERA VEZ
Décima Estación
JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS
Décimo primera Estación
JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ
Décim segunda Estación
JESÚS MUERE EN LA CRUZ
Decimotercera Estación
JESÚS ES BAJADO DE LA CRUZ
Y PUESTO EN LOS BRAZOS DE SU MADRE
Decimocuarta Estación
JESÚS ES SEPULTADO

• EL Santo Rosario.
Origen e historia de esta devoción:
La palabra “rosario” significa “corona de rosas”.
A finales del siglo XII, Santo Domingo de Guzmán sufría al ver que la gravedad de los
pecados de la gente estaba impidiendo la conversión de los albigenses y decidió ir al bosque a
rezar. Estuvo en oración tres días y tres noches haciendo penitencia y flagelándose hasta perder
el sentido. En ese momento, se le apareció la Virgen, con tres ángeles y le dijo que la mejor arma
para convertir a las almas duras no era la flagelación, sino el rezo de su salterio.
Santo Domingo murió en 1221, después de una vida en la que se dedicó a predicar y hacer
popular la devoción del Rosario entre las gentes de todas las clases sociales para el sufragio de
las almas del Purgatorio, para el triunfo del bien sobre el mal y prosperidad de la Santa Madre de
la Iglesia.
El Rosario es una verdadera fuente de gracias. María es mediadora de las gracias de Dios.
Dios ha querido que muchas gracias nos lleguen por su conducto, ya que fue por ella que nos
llegó la salvación.
Todo cristiano puede rezar el Rosario. Es una oración muy completa, ya que requiere del
empleo simultáneo de tres potencias de la persona: física, vocal y espiritual. Las cuentas
favorecen la concentración de la mente.

6
Rezar el Rosario es como llevar diez flores a María en cada misterio. Es una manera de
repetirle muchas veces lo mucho que la queremos. El amor y la piedad no se cansan nunca de
repetir con frecuencia las mismas palabras, porque siempre contienen algo nuevo.
Al rezarlo recordamos con la mente y el corazón de los misterios de la vida de Jesús y los
misterios de la conducta admirable de María: los gozosos, los dolorosos y los gloriosos. Nos
metemos en las escenas evangelicas: Belén, Nazaret, Jerusalén, el huerto de los Olivos, el
Calvario, María al pie de la cruz, Cristo resucitado, el Cielo, todo esto pasa por nuestra mente
mientras nuestros labios oran.
Cómo rezar el Rosario
Como se trata de una oración, lo primero que hay que hacer es saludar y persignarnos y
ponernos en presencia de Dios y de la Santísima Virgen.
Luego, se enuncian los misterios del día que se van a rezar y comenzamos a meditar en el
primero de estos cinco misterios. Durante la oración de cada misterio, trataremos de acompañar a
Jesús y a María en aquellos momentos importantes de sus vidas. Aprovechamos de pedirles
ayuda a imitar las virtudes y cualidades que ellos tuvieron en esos momentos. Al meditarlos
frecuentemente, estas guías pasan a formar parte de nuestra conciencia, de nuestra vida.
Podemos ofrecer en cada misterio del Rosario por una intención en particular y se puede leer una
parte del Evangelio que nos hable acerca del misterio que estamos rezando. Cada misterio consta
de un Padrenuestros seguido de diez Avemarías. Así seguimos hasta terminar con los cinco
misterios. Al terminar de rezar los cinco misterios, se reza la Salve y se termina con las Letanías.

MISTERIOS GOZOSOS (lunes y sábado) MISTERIOS GLORIOSOS (miércoles y domingo)


1. La Encarnación del Hijo de Dios. 1. La Resurrección del Señor.
2. La Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel. 2. La Ascensión del Señor.
3. El Nacimiento del Hijo de Dios. 3. La Venida del Espíritu Santo.
4. La Purificación de la Virgen Santísima. 4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos.
5. La Pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el 5. La Coronación de la Santísima Virgen.
templo.

MISTERIOS LUMINOSOS (jueves)


MISTERIOS DOLOROSOS (martes y viernes) 1. El Bautismo de Jesús en el Jordán.
1. La Oración de Nuestro Señor en el Huerto. 2. La Autorrevelación de Jesús en las bodas de Caná.
2. La Flagelación del Señor. 3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión.
3. La Coronación de espinas. 4. La Transfiguración.
4. El Camino del Monte Calvario. 5. La institución de la Eucaristía.
5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor.

JACULATORIAS:

Madre llena de dolor haz tu que cuando expiremos


Nuestras almas entreguemos por tus manos al señor

Por tu limpia concepción, oh soberana princesa


Una muy grande pureza te pido de corazón que mi alma no se pierda ni muera sin confesión.

7
Emperatriz poderosa de los mortales consuelos
Ábrenos virgen el cielo con una muerte dichosa tú que eres tan poderosa

• Adoración Eucarística, Exposición del Santísimo.


La exposición del Santísimo es la devoción que tiene por objeto la adoración de Cristo
Eucarístico. Se fundamenta en la fe en la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía. La Eucaristía
se expone en una custodia (ostensorio para adoración.

40 Horas de adoración

En 1534, en reparación a los ataques de los protestantes contra la Eucaristía, los capuchinos
decidieron incrementar la exposición del Santísimo durante los tres días que precedían a la
Cuaresma. Estos días popularmente se utilizan en carnavales. Establecieron así cuarenta horas
consecutivas de adoración, el tiempo que transcurrió aproximadamente entre la crucifixión y la
resurrección de Nuestro Señor. Comenzando en Milán, Italia, la práctica pronto se propagó por
todo el país y por el mundo. San Felipe Neri introdujo la devoción en Roma. Los Papas Pío IV,
Clemente VIII y Pablo V la enriquecieron con numerosas indulgencias.

La adoración nocturna para hombres comenzó en Nuestra Señora de las Victorias (París),
el 6 de diciembre de 1848. Desde París, los centros de adoración nocturna se extendieron por el
mundo. En 1875 había en Francia unas sesenta diócesis con adoración perpetua diurna. En
cuarenta de ellas había también adoración nocturna.

Lo que nosotros sugerimos:

Te sugerimos que durante la exposición del Santísimo utilices un canto de fondo musical, una
lectura relacionada con el cuerpo de Cristo y el saludo correspondiente al iniciar y terminar la
exposición.

• MÉTODO DE ORACIÓN MENTAL


Enseñado por San Juan Bautista de la Salle
El ejercicio de la oración mental comprende tres partes:
1. La disposición del alma para la oración.
2. La aplicación al asunto de la oración
3. La acción de gracias al fin de la oración

PRIMERA PARTE
8
Lo primero que se debe de hacer es penetrarse bien de la presencia de Dios.
Diferentes modos de considerar la presencia de Dios:
1. Dios presente en el lugar en que nos encontramos

• Presente en todas partes

• Presente donde dos o mas se reúnen en su nombre


2. Dios presente en nosotros mismos.

• Porque está en todas las cosas dándoles el ser.

• Por su gracia y espíritu


3. Dios presente en la iglesia

• La iglesia es la casa de Dios

• Presente en el santísimo Sacramento

Luego se hacen los siguientes actos:


Actos relativos a Dios
Fe.- creyendo firmemente que estamos en la presencia de Dios
Adoración.- reconociendo a Dios por nuestro soberano señor.
Agradecimiento.- Dando gracias a Dios por las mercedes de El recibidas.

Actos relativos a nosotros mismos


Humildad.- reconociéndonos indignos de presentarnos delante de Dios, siendo, como somos,
pura nada
Confusión.- reconociéndonos nuestra indignidad por razón de nuestros muchos pecados
Contrición.- pidiendo a Dios perdón, y resolviendo nunca más pecar

Actos relativos a Jesucristo


Aplicación.- suplicando a Cristo nuestro señor que nos aplique sus merecimientos
Unión.- uniéndonos a las disposiciones de Cristo cuando oraba.
Invocación.- rogando a Jesucristo nos haga participes de su espíritu

Segunda parte

Empieza uno en esta segunda parte por penetrarse en del asunto sea misterio, virtud o máxima; lo
cual puede hacerse ya por simple mira de fe, ya por algunas reflexiones. Luego se hace los actos
siguientes

9
Actos relativos a nosotros mismos:
Fe: Creyendo firmemente que Jesucristo obró el misterio, practicó o enseñó la virtud o la máxima
en este acto con algunas reflexiones por simple atención.
Contrición: Pidiendo perdón a Dios de las faltas cometidas contra el espíritu del misterio o de la
máxima, contra la virtud, y resolviendo ser mas fiel en adelante
Aplicación: Aplicándose a si mismo el misterio, virtud o máxima, y tomando resoluciones, que
han de ser presentes, particulares y eficaces.
Últimos actos de la Segunda parte
Unión: uniéndose al espíritu de Cristo nuestro Señor en el misterio meditado, o a las
disposiciones con que enseñó o practicó la virtud o la máxima, pidiéndole conformidad con ellas.
Petición: Implorando de Dios Padre el espíritu del misterio o la gracia de practicar la virtud o la
máxima.
Invocación: Rogando a los Santos de nuestra mayor devoción, que nos obtengan el espíritu del
misterio o la práctica de la virtud máxima.

Tercera parte
La Tercera parte consta de tres actos, que son:

Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Domingo

Ofrecimiento
Método de
por los Liturgia de las Adoración al Lectura del
oración Vía crucis Rosario
difuntos horas Santísimo Evangelio
SJBS
lasallistas
Revista: Repasando mentalmente todo lo principal que se ha hecho en la oración, pensando qué
fruto podrá sacarse de ello.
Agradecimiento: Dando gracias a Dios por los favores recibidos en la oración.
Ofrecimiento: ofreciendo a Dios la meditación, las resoluciones tomadas y todo nuestro ser.
Se termina la meditación encomendando a la protección de la Virgen Santísima en ella se ha
hecho y resuelto, mediante la oración: “Santa María, Señora nuestra…”

10