Está en la página 1de 125
XAVIER ZUBIRI tls, Hira, ie. 1844 an Eaten Neco 92 in enn 1387, “bree 1 B8 Monaay Cal 5 etn Aan es co ess de fie, 1965 en Se, Een y Pac a eed Aas Ey 1968, nsdgente tanatigenen aid (1980/1990) Tipe aoe 982. Inlgencsyeson 865) "Eom y Bow 1580 ‘Seal Rote 986) Eatracure dries eo ated 1985) ‘ee of seni p olen (1992) pubis feito de hstor d enogine (1953) ten olan undmeisa deameaflzeeeiotl 1934) {Syst Ten. Mater (1956) probe cla thoi Cnn 1997) Elomi y aed Primero et (1981-2226 (955) “Sov mls (2003). “strobe de any tos nes (19821548) 203% Xavier Zubiri El hombre: lo real y lo irreal Alianza Editorial Fundacién Xavier Zubiri ‘Rete se cues sone des obey et pti Farle pansies ponte psn alte ‘Reeds lesion pret us Salus pteaon deryercs 9 comueaes pbc, ct ‘Sheen es wpa eat Se bcos cena etn Haine cuir Up ot cnn utd caer med, iv er ou © ones bra A Mai 208 ‘con gm nde 1 Mts 9155888 PRESENTACION Entre los moses de febrero y marzo de 1967 Zui impar- ti un curso orl de sels sesiones sobre el tema sEl hombre: ko real lo freak que, como en tants oa ocasiones, fue a+ bdo en cinta magnetofonics de la Gpoca y posteriormente transcito!. El texto que resulé dels coreceiones y anotciones que 2b introdujo en la wanseipcién de a grabaclén cortitye el texto ico que recoge ete iro. El curso oral de 1967 «El home: lo real y lo irre, que ‘hora se publica, pertenece @ une épaca en que Zubin se en- ‘coniraba profundamenteafectado por as rescciones que habia ‘sscited aos antes su obra Sobre fa exencia (1962), Como ces sabido, certs sectores de ln inleloctulidad expat, y ‘muy concrelamente algunos dels propos dlscipulos de Zub- ise snteron decepeionados. De ahi qe crane los nfs que Siguieron 2 esa obra, emul tanto para la percepeson pica , Es est aim un Ambito que sive en Noturcleze, Historia, Dios para interpreter adecuadmente la historia como recon” tee, para remitar la movedad ontligicn: del acontecer it~ ‘rico, le historia como acontecer de postiidades. En ls obras postrioraso uso dl termina mitts so- ui Iga als nocin de potenca, de ls que se separa ste- ‘ritcamente la de spsiblldadk. As cure en Sobre lo exerci, cen Extructura dindia de la realidad y en Los problemas fundamentales ce fo metafsiea occidental. En todas ela a historia se entende enrelacén conf apertura del ondan de os posibidades. ‘Ahora bien, lo que se suste denominar hoy en dla ela ‘stuahno tane que ver con la realidad emergent de caréctor potencil ovr, segin Zui, sino con la realidad de ca- ‘ictercuastresdor en el ordan de las pastiléades, Zubia cestudineste orden de realidad desde Naturalezo, Histor, Tie itr, rsp de Tort froma dl to, Mt, Usted Cnt, 1528, p.S3-SU Pree nos (19211926, Ma i Alcea Fain oe a, 1995 eat Atel Pia eae Dio hosta sus ebras maduras; sn embargo, nolo earaceriza con e trina rua o wirtualac, ye que st lo sigue at rilando a de potencias Es en ls cursos ce 1959-54 sabres problema del hom borer y de 1959 ‘Sobre la personar, recoghdos en Sobre el hombre, donde Zu expone parte de su docrina ya consol oda de lo rea, antes éel curso de 1967. Aqu ya entra en Juego el orbe de la realldad, porque la postlkad no es rea {en.un sentido preciso) —dice Zubr, sno algo formalmente ‘meal, el proyecto de wna realidad, que el hombre no tne mis remadio que proyectar, dao que es sensitvo y decurrente, de manera que se inte forzado @entcpar la reallded bof or sma de un proyecto. Asi pues, el hombre, spor sentient, no puede subsist en I relied mis que pasand por el rodeo de Ja kreabded? En |p realizaciin de su vida, lo que el hombre proyecta ha ‘er en au stuacién Je abre un nuevo arsbito, o de ie, En princi, Jo eal es un certo sno de resid, pero se ra ta su ver de un sl de realad, como Ziel expane en las lecciones del curso de 1967, puesto que lo que se da es una ‘prehension de la raided en irealead. Al sr el hombre tn- tellgenca sentient, el decurso sentionte dels cosas le Fanza del atenimionto a a realidad hacia algo que noes realidad fi- ‘a; a party desu atenimienio a la realiiad el hombre se muc- ‘también en el bio de lo real. Dade una perspoctiva an- tropoléglea, entonces, of animal humano se ve forzado a ‘averse en el mbit de lo irea In realied le es nocesala para poder vr en a realidad erie, Sor ones, Madl Alra/ Soca de sos Paces, 1957, p12 Ti 687 Ww ‘A mi ju, encontramos en Zuid una flosofia del irea- Idad, que como ya hernos mencionedo es comparable al menos, con une flesofla dela vealed virtual, en los términes ‘actuals; es post corracionar el actual coneopio de ald ‘virtual con el émbito aubiriano de las posbdadese ireaida- des, Ex en esta dba donde abr qu aoa el vo seniio de rua: como real. i, sgn Zubia vert del hombre flo real le es necesaria porque la require para ser rel, para ‘ealzarse, del mismo moda decimos atualmenie qe ls vesién fl virtual es utalmente necesara para poder estar en lo eal. Huelga decr que la acta del tera es menifiesta, que vivimes un clamoroso éxito de la Iteratua fantasia, dasde Hany Potter aE! safer de los anil, y del predominio de a economia vr, de Is cullra virtua y de la ereacon tac: oligica de mundos ural. Saha legado a decir que es un ‘uesién que aborda latina frontier, incluso quel ealidad ‘rales rel eampo de invesigacin mas importante del mo mento, ol mis prometedor y el més inquilante, el myste- ‘Hum tremendum que et hombre tend que afrentas.°. ‘Obviamente este mado aibiano de entender I real no ‘carece de ries, sino que se inserta en trad flossicay ‘conc con la fenomanclogia, tal como resals Antonio Pntor ‘cuando alae al curso de 1967 comparando la non de rea Fidd con —y datingusindola de— la reduecion husteriana”. ‘Sk: manascabo de eas relaciones,alesguaas en texto del ‘curso, creo que debemos también stur la concepcién zubt tfana del ieeal en el contexto de la Slesoia espafola, la de ‘Unamuno y Ortega. TA Rahal, Rela wl, Boesos, Goda, 3994 fg 1951, pa * nono Po, Resided y edad, Penns def Unhetad Pontes, Sern, 199, En Miguel de Unemuno hay una marcada tendencia & confundi la realdad con I fclén; de hecho recur ala me- ‘afore del suet pare mostrar que aig al parecer teal cons- ttuye algin tipo de realidad. Cakérén decia que la vida es _syoTon y Shakespeare que vstames hechos dela madera da ‘que se hacen los sues. También en el pensemiento de Ura- ‘uno el juego entre ci y realdad es constant. Un ern plo paradlgmatco es Nebl (1914), donde impera la ereaiin de iciones, por la que la fein es wreaked. (Ortega y Gasset es un defensor del valor de real, que ‘denomina wirtuah, pero no porque esté en contra del ain de realidad, sno para ample orbe de Jo humana, Pues la rea dad virtual, también en el caso de Orga, os iad ala c3- pecided pottica y a Is sabidua hecka de perspectvas. »El ims frecsente error de perapectva —dice en «Para la cura ‘del amor— consiste en proyectar todo sobre el plano de lo real. Ahora bien: una de las imersiones del mundo ela t= ‘unldad, e importa sobremanera que aprendames a andar or fe, ¥ es que muna forma def reales lo imaginara. Por exo, Croga, sia esiar en conta de lo reel, pretsa lo siguente: "oro una vex que he legad al real, me wav hacia ats y ‘veo que lo viral sigue subsltiendo, que es, a sy mado, obe realidad donde me sientainvtada a demora Orta insite en que sleberas aprender respetar los do- rechos dla tsién y a considerarla como uno ée los hacas roplosy esencieles de a vide, Por tanto, sung seporemos lo seal de lo imagiraie, dabemos conserva sais mundosy reserr buona pare de rues sriedad para el cal.) de tedo lo que es virtuale! Lo virtual eanstiuye un plano de la 7 Gis Gast Pom babe dane (197, Os cme Masi Ra Ge Oxon, 1966, rps 9 143. va ‘ealdad, el que abre a lo pottico, pues, como ya anuncaba ‘Ortaga en Meditaciones del Quote (1914), a tras de a fe- ‘on avanza la ead. En eta radii flostiea espanol, en la que se ha tres formado la fenomenelogia, encontamos una nocion de eal ‘dd canaz de alojr io virtual en el sentido de Ho rea. rm eto real tanto de lo vstual coma da oirreal resulta decisivo ara recorfgurar I experiencia yl ida humanes. A mic, ‘recsomente In noc de wreadad, ala que abi dedi el ‘curso de 1967, sl hombre: oral yl trea, proporciona un marco en e qe eomprender a asfando oséfica de Jo qu se suee lamar boy en dia wenldad virtua. Y tratando ya de entresaear algunas de las aporaciones srs relevontes de esta obra, Jo primero que lame la ater <8n es que, en genera, no ha sido éste una de los inétos mis atenidos dentro de la producciinzukirana, No obstane, 4 6 ofrecto en su dia un resumen Alfonso Lope Quits en ‘5 Flosofi expafiola cantempordnea, junto can el de otros ‘dos cursos indtos, y exten apuntes de Aero del Campo sobre Ins res primers leciones, Desde mi punto de visa, si \sramos que exracrbroverente alas de sus mis vallosas Aaportaciones, podran sr ls siguientes: 1) La tarea priori dal curso do 1967 consste en ‘aclarar en qué consis la irrealed y en expone sus modal- dader (cc, espero, Idea). Aungue pudiera parecer ct i080, e8 indudable el vaio intercilural de su andlsis del es: peciro, En cualquier cat lo dacsvo as que silo prestando fatencién @ las duersas formas de irrealidad es posle dar ‘cumplda cuenta dela experiencia humana, porque la expe- enc de lo reales un componente ineudible dela expe- SRE Pat, 1970, pe 240256, riencia humana de loreal. Por eso este curso sobre «El hom bre le realy lo real de 1967 es tan significalivo para er- tender plenamente el dinamismo de la experiencia human pues ésta ro puede desarolrse como es debi sin el con {Curso de a pecilariteleccién sentonte —a correspondien te experience de le iereal, que emerge de las etendencast mis profundas el ser human. 2) libro representa un cierto svatado de la experten- claw, como destacé de modo especial Maria Raza hace tem po}, al rlerse a este curso como of lugar mas apropiedo ‘para reconsrr una teoria de I experiencia en Zui CCartamente, Is exposilén zubiana de lo que cabe ex tender por experiencia vara en fos dstintos momentos en ‘que se ccupa del cunt. As, par elerpo, no colnciden ple ‘amente I exposicn que encontreos en Sobre el hombre (eapitilo X, tomado de un curso oral de 1953-54), la de El hombre: lo realy o trea curs orl de 1967) lade Intl- sgenciay razén. En El hombre: fo realy lo real Zui tngue tes 029 clones diferentes de expeieneta, que no gan a convoncere 1) la experiencia como sentir; 2 la experience como cons: tuecién del objeto (Kant, y 3) ls experiencia como elabore ‘in de Ja vida (Dilthes). Dado cue esas tres acepciones son. Insatiactorig, todavia queda sin responder a pregunta que ‘se expariencias. Ante todo, segin Zubia experience se funda en le intigeniesanterte en tanto que en el sesamoe ten la realidad y saprehendemos la realidad. La experiencia se Insorbe dentro de nest estar en ls realidad. Por 250 10 Wri, ne nes de xptnct ge paprKety on Ret 1ya97heop 299496 y Soe spre Zt, Reine ISTE, iste pp 205312, hay nunca experoncia del formaled de loreal, porque eso no es experiencia, es un acto de intelecién sentinte, es a! sentir inteletivo, pero todavia no es experiencia. No ay ue confundir ls experonca cn e seni, aunque este sent soa In teleciva, Una de las aportaciones de ast libro estriba, a mi jc, fn Insstir en que la experiencia consiste justamente en el proceso de integracén furcional de lo real y del real ue 5 une figurscién— en loreal. Es dec, que sin guraciones, sin frjarse lo trea, no habria experience, porque es fig ‘donos lo que las cosas son, como nos acercamos els. Y 2 este medo de acercamient, que es un modo de estar en as ‘cosas orientado por ls fguracion, es al que Zu denom sprobaciéne, Se agrege al mero sentir la probectén dela cue las coms so. [No dee de ser notable que tanto esta nocién, como segue ramente lade sdiscernimientos, estén tomadas de a Avcatica te San Ignacio. »Probeciéns tener experiencia de 20) coe lo ‘que en grego exprese el verbo speraoe (peiréor intantar, probar, ensayar, emarender, esforzrse, procur, proba for- ‘une; edokimatson, por ejemplo en San Pablo, significa probar, someter a prusba, Es, pues, en la experiencia donde sometames 2 proba- ‘no solamente as cose, sno también noses pxopis f+ 7 Tp ia pate, nay, expec sh prow, ro- Psi, enpa Paracas ils seinen ts Yeas (edna min fide pr ns tae vera agi ue prey ‘8. Ory Gas on pnp a a ern. ‘dante erpletan, I, 174. Oren daca nec tod atone smanese ue prs mm organi ‘2 docarnar pr el mundo rds no atc sos ee risa maras dco plrom Em se per rates preva; oss pie, Inthe: oak. ‘guraciones de els, pues el igurarsees el friar lo real. La ‘experoneis nos ensefa a idar y no solamente aprehender Tas cosas, de modo que prucb tanto las cosas como ls figir raciones que nos hacemos deals. Estas reflexiones muestran que el curso EI hombre: Jo rol y lo fea! hace una importante aportacin a una mejor comprensién de lo que debe entenderse por experiencia, al destacar fs eleva de lo ire y la furcin de es flguracto= nes, Lo cual hace juego con la sugerenle expesicén de la ‘experiencia real de lo eal en Sobre el hombro™, ‘Ahora blen, unto a ésta y otras importantes contrbucio- ‘nes, la presente obra nos planta un problems, s comparanos To que ene texto se dle sobre os modos de experiencia ylo ‘que aparece en un texto posterior, Intellgencia y razon. Segin, fet obra, hay cuatro mods fundamentales de experiencia, ‘que son: la experimentacién, la compenetracin, la com probacién y le conformactén". En cambio, en EI hombre: fo ea! y lo Irreal los modos fundamentoles de experiencia sonla percepcin y el concepto!, es decir, acts que corres- pondon als reaculzcién del logos sontiente y que no seria {dana proplasente eprobecie en senidoestrcto, tal coma Jn entende Zubin en a tino volumen de a ttogl, Para resoher, aunque sea tentativaments, esta poste in- ‘cobarencia entre ls textos aubsrianos, tl vez seria comve- WaT tein oe, linz/ Sind de Esty Po eas Mae, 1982 ep Kawa Zt abel hor Mod Alrs/Svadd de sty bios, 1986, po. 50 y= "avert, prc an, ad, Mss Sead de st tory Psones, T98E pe 242257 "FY sl nono ton odor ae y dames Se ope sans, niin ite fy ror ese en comala xp te: nea iar perc ann 8 ween si tonics sai lente dstinguir entre lo que eabria denominar una vexpe- ‘encia compaly una vexperiencia mundanals. Es una dis: ‘sneion que no encontramos explita en el propio Zui, pero que ayudaris a compaginar los dversos modos de en’ tender la experiencia correspondlentes sus diferentes epo- as y que encaaria con los términos empleads en el se urd volumen de Ia tilogia sobre el campo perceptive ‘somo campo de realidad libre v con la distincion entre los mado de insetar lo eral en loreal, ditncin con la que Zable pera el sentido esecto de sprobaciéne en el tercer volumen. 3) Une terera eportacin del ro, als que ya nos he- ‘mos referdo, consistiia en bosquelar una teva dela figure clén, La fguracién es una via de acceso al resided, que nos ‘orienta; pero ademas, sogin ubi, ablrtos como estamos a [a figuracién, para hacer la propia vida cabe la posi de a ‘uci de a reacén. La for de real a iquracin) par tengce al proceso da exaren la realidad, en el proceso de experienc, pus in figuracién no hay experince, Pero la et ‘nuctura primordial dela figuracin, que sive bislemente ‘ara ofientarso onl ida urrana y que contsbuye a entender el carcte experencial dela capacidad concept, abre tar ‘iin Ia postbiidad de a react, Por otre perte, esta concepciin de fa figuracién permite comprender la decisvafancién moral del realidad, porque en au verter de aulceonfiguracin ene gran rleveca en eh Ambito moral, debido a la Impronta real que dejo real en el dinamismo de [a vida humana, Elaborar lo fal es fig Vi dls Cot, -Conncne en etpetenn, Dislefewsfen 1410998, pp 1064170. 5 Vid dol Cotominas, Eves primers, Desite de Brower Bio, rerie cSmo son las cosas y auloconfigrars, dejando una i pronta real ene ser susantuo del propio vo. ‘Ahora bien, # 2 extrema esta concepcién de la Bguracn, surge un grave problema que plantea seis cifiutades fhoso- fica, Porgue, la real ests fundido con lo peri, cabo pregunta sno ser todo lea, sno vimos en un mundo de- formado y deformante de todas las cosas, on al que fingion parece que equvale a wfalo. Se planta ain cvesion de s ‘enls pereepedn no est ya deformada —te modo tremedia- le— la realidad. A esta cuestin respond Zuib analzaco la necesiad faneionel del edzo da lo irreal pare star onl rea lad, a necesita fanconel del ontasta y su capacdad para crear loreal. 44) De gran interés es la dscusidn que plantea el texto can algunas concepeiones contemporéneae de a vi, como las de Bergson y Dithey, y Is propuesta de superacin que fofrece. Por otra parte, llama poderosamente la atencién, ‘como siempre, e slenclo que guard el autor sobre la con ‘epeién de Ortega. Alude expictamenta a Bergson y Dilhay +, sin embargo, parece rferrse también implctamente a ‘Ortega. Con lo cual podria interpratarse que est ofteciondo una respueste, no sblo alos flésofes de la vide que nombra, sino a glen —a mi ucio— estaba slempre presente, aunque en slencio, su maestro Ortegp. Con él compart la preoct pocién filoséfica per las cusstiones més radicals, como la Dragunta wzcSmo se esté en la realdad?. Se ext por kt ‘ide? 10 es més radical todavia decir que se est por la nte- leecion sentiente? STi Grete sesame mt edn tse Elo 122 eat de des Corl, El poe de ment Mette pte ‘ha transi, Madd, Teron, 2001 Pogo Ge Ps La. 5) Finalmente, on este curso de 1967 se refuerz la in- portencla del ypensarfantistica en la flosofia de Zui. No blo como base de la mitlogla y de la erature, sno tarn- bin de la ligica y de las clencias. Baste persar asta cué punta es deco el ands de la broaled para comprende a Imoazacion en las matersica, por elmo, en el espacio go métrico. Elo se dabe a que, define, of pensar fantastico a fantesio— consiste en moverse lbremente en la real ac. Zubin destaa la Imporiancia de la fantasia (0 merer ‘mente de la imaginacién)y, por tanto, de la figure del sarimal fantéstioos, quo no sélo se erienee como aia de relies, sino también de iveatidades ideals, sta fgura del animal fantstico tiene repercusiones en ka ‘osofia entra, ince Ia police, que cabe repensar desde a cenfoque flosstico de Zui. La concepeién miirana dela ‘apacidad cuss crandom del hombre pera mesklr la realidad sd la realidad conse una respuesia 2 dervacones de Idealsme como ls de Scheling y 2 poscones como ls de [Nasco siars, y una contrbuciin facfera pare pensar « fondo el fl problema modemo y contemporsneo de Ins relacones entre verdad y libertad. 7 Saree epeco yw lary a een. Garmin Ma ‘ql, Reda ponte, Bags, Nor, 1998,» Péegne No, ‘Eamclnen bs Un aponnacin dole X: 2, an dan Ness ‘Gear dara ae} alone y precede in da X Zr, Go ‘a, Comaran, 204, 7.639650 1 a amen Ses Ec dh cs dean cr spc. Ge mayo 6 173}9 Xr, Exp, Tempo. Metra, la! Fino ut, 1996, api pra 1 fla argode ao Fe ‘x cs pire pre aes pc pond uso oe ‘nayoae 1573, ered Da Peat poten dete asta de 2A, on hun Nels y cr Boro os), alex y perp de es 2 2a, Gana, Coma, 2004, 0 666716" Por ikimo, quisiera dejorconstancla de que, coma ha sido habitual en la atin de los anteriores bros de Zubr, tb fen esta ocasién se han segudo ls oportunastndcaeiones de Diego Gracia: como intencién primordial justarse al texto lo ‘més posible, pero intoduendo les modifiencionas que re- ‘quiere el paso de! pecitar esto del ala oral de Zubia en- ‘uae escilo, evtande riteraciones y expresiones cloquas, reordenando el texto en capiuls, aunque éejando constancla, ‘del desarrollo de las leciones orale, Atal efecto, se han atadldo en ciartos momentos algunas nots acleratorias y también en algunos casos especialmente signifcativos las referencias alos correspondients textos ci- seas 2 que remit la exposcién de Zubii. En esa labor de Identficacién de las clas agraderco la ayuda que me han pres- ago de modo especial Germin Marines y Juan Nicolés, ‘Agradezco también ol apoyo de la Fundaclon a través de Die- ‘90 Gracia, Asuneién Medinavelta y Antonio Gonzilez. ¥ no ‘sira dolar pasar eta ocasin sin mostrar esiisio ml gra- ftud a quienes partclpanascuamente en el Semirario que se celabra en la sede de la Fundacion Xavier Zubii, por el est- ‘mulante cima de estutlo que contribuyen a crear. Jess Conus, (Universidad de Valencia) EL HOMBRE: LO REAL Y LO IRREAL. (1967) INTRODUCCION Vamos a cuparnos del tema de lo real y de lo teal Puede panearge que lo real es un hala que acer y completa ‘por contrast lo eal, ao que tantas pginas he dedcado a io Jargo de estos fos. Todo o que fuera carr lo eal, esto es, ‘que algo no es real, parece eojpso que ala lo que es real ¥, desde lnego, en buene medida eto es asl. Ahora ben, ilo $ en la forma en que lo acabo de dect? Esto ya os otra cexeston, Porque hay que hacer enrar en escana un factor que no es de suyo ni real ni real —por lo menos que no se Kentiica ‘com lo real ni mucho menos con lo irreal—, que es el ore mismo. Efecvarente hay reldades —Ia realidad entra del ‘mundo — que sn ajeas al hombre y que han sido muy ante- ‘ores al hombre. En cambio, lo neal porlo menos no const ‘ue se dé fuera del hombre. Sino hublase hombres, chabria inrealdad? Esto habré que preguntérselo en su momento, Pero, en todo cas, de hecho no consta sino que hay lo eal solamente para el hombre. Y, por consguente, lo real y lo Imeal no simplemente es un tama que est someto a esl ‘ecimiento por contase, sino que enwuele una alusén dre ta y postive al hombre. Es obvio que en el hombre se halla esta dimensin. No tomo la palabra dimensn en sentido esto, sno en el co rents y usual de que efectvemente hay en al hombye esto que larmamos lo ire. ¥ no es menos claro qu esto que real ‘oeupa un volimen reaimene fabuloso en la da del hombre. Las isiones, las deslusones, los provects falas de que sth compuesia y tei la vid, que hacia dace a Bergvon ie fl camino de nuestra vida ests bordeod por las ranas de lo ‘ue pudimes haber so y no fumes; todo esto es muy bonito, ero no consua sin mis un problems Sloslica expecta. A lo sumo, nos leveria ala afrmacién —dlertamente, digna de ser tomada en cuenta— de que la vida humana ao se compo: ne solo de eaidaces sino tamblén de rresdades shnto a lo rel tenramos, pues, lo real que, en el caso conereto de! hombre, constuta un ingredient de au vida. Y, fecivamente, nos dice, lo reales jstamente lo que no es teal est constitu por ese no. El hombre tiene de hecho, in negablemente, ls cepacidad de forjar esos noes. Tene la ca- Decided de forjarjustamente lo real nize ls muchas capa- ‘ades que el hombre tiene —ia de ver, la de of la de hablar, Ja de andar, a de pensar—, ene una que es la de friar 10 linea, Forjrjustamente esos cblotos que respecto de la rel ‘estan calficads por un no. Lo que no es real. Y, eudente- mente, en viru de esi capacidad, el hombre jaca sas ac tos de for justamente lo irreal, ademés de aquellos actor ‘con que apreherde fo real En definitive, el hombre estaria co- locado entre lo real y lo real, oscilaeo y pendulando de Io Ln & lo otro en el curso de su vida Sas! fuera, pocos problemas floss planter loreal {le Floss, Pero uno se sent impulsedo a matitar un poco 10 ‘mas sobre lo que acabo de decir y se pregunta si oso es ver dad. Por lo menos, ses verdad ena forma en que lo acabo de deci. 1+ Lo primero que se nos dice es que fo teal es un ‘mere no de reali. Ahora bien, js esto verdad? Porque la palabra ivenliad ene unes rsonencias muy ebsrctas, pero la verdad es que se presenta sempre en una manera especialy conereta: hay distinios odos de ser real. Por eemplo, una feeién no es el mismo mado de sor ieal que ol de un pro ecto, que luego resitaé © no ejecutado (esto es cvstion ‘parte. Por le men, junto alo hay ema del no. Lo ol, raturalmente, Pantea ya un postive problema de flosofa ges verdad que loreal es of moro no de is reali? 22 En segundo lugar, se dice que el hombre posee de echo ln capaci de fora Ie real. Lo cuales une coss bien ‘obviay clare: puesto qu o fora, tiene capaciad para forar- lo, No hay duda ninguna. Si, pero todo esto no es mis cue media verdad. Porque a cuesion que inmediatamente se pane tea es esta ota: ces verdad que el hombre no hace de hecho Sino fora Io eal, o no seré que se eneventra, por una in- ‘elnseca necesidd, vardo al real, precisament para poder cesar en lo eal? Entonces lo real no seria mecemente el er- cielo de una capacdad, sno que seria algo més hondo y com lao. ¥ esto concierne también, evidentement, a le Psat, Por lo menos, levs 2 una us fost dl hombre 3 En tercer lugar, acabo de afimar que se describe lo ‘eal como algo que est junto ao reel, Conf tale hombre star colocado entre lo real de un lado y lo real de otro, ‘pendulando naturelmente ens ida de un po hacia el otro, el polo dela reais al polo del ealiad,y veewersa. Pero ‘cobs preguntase si es esa le poicén exacia de lo ireal re ecto de lo real. 2Es un polo, adem del de lo real, el otro polo enre los dos en que se mucue Ja realidad dela vide hur ‘mana —eso que lmamos la realidad de la vida humara— 0 no seré al reves, quel realidad es algo que se eneuenia pox sive y formaimente integra a eso que lamemos la realad? Stasi fuera, la doscipctn nial aparentemente tan obvia ‘con que hernas comenzadl eta leclén dejar Ge ser cb: y se nos presentaria justarsenta ead da graves problemas tr losbticos, que vamos a relic a tres, Frente ala fess aparentomente clara de que lo itreal es lo que no es realy de que el hombre posee de hecho, pura y Smplement, ls capacdad de fore lo ieeal,cscilando entre Io eal yl ial, surgen tres evestones que son esricamente fF lossieas: En primer lugar, ceuiles son los modos de lo es? ,Qué slo neal en s mismo? En sequndo lugar, ccémo v por qué el hombre tiene que ar el rodeo de lo meal, preciamante para estar en la real ad? ‘Tereeto, como se intagra lo ral ale realidad de la vie? ‘Son ls ies cussiones en que varios a dil exposion e esta materia: 1a indole de lo ical on mismo; 2) fare damanto dela ireaided en el hombre; y 3a integracion de lo real en raided de la vida human carir.o1 LO IRREAL EN Si MISMO Pra enraranel tema es meneste far un poco el senio del concepto y dl voeblo de ireabded. La palabra real ha tenido en Foro —sabre todo en la Flosola contempors: rnet— un sentido, que ro es al usual y comiante del vorsbo, qe 05 ol que vey a analiar aq [lectivamente, en Is Fenomenologia de Husser se nos dice ue os fenémenos y las esencias son ieses, Qué en ‘ende abi Huscel por real? lusse! parte del hecho —ben claro— de que el hombre vive en un mundo en cya relied cee, No en la eaided de cada una de las cosas que hay enol mundo, pero sel mundo tamale en bloque como ura read, como un too. Eta crear cia, que Huser lame ks Ureloxa a proto opi, proto croence, es la que soporte fenémeno mundo y la vida que en va trazando ol hombre, ‘Ahora bien, por un acto especial de redvecion, que dia Huser, sin dear de vir en ese mun yo puedo, sin embar TE Fimo, lee snr mines Phinamanlegl rd prone: loaichonPhcaphe, tor Bee, Nain Nha, Hg, 1950, pe 1089 1051 0, tomar ora att conservar el mundo y la ide ria que ‘en ranscure pero puesta entre paréntes os dec, restin. le ta creeneia ena realidad. Entonces el mundo todo, al ‘ofbe dele realad, queda reéuldo a puro fenémeno: asda ‘como aqualo que se me da ven tanto que se me dat y de 30 ‘ese me da, y en tanto que se me da, puedo traf de aver ‘ar justamente cull os su sentido. Y exe sentido seria juste ‘mente le esenci del mundo. La esencia —cice Huser} es constitu fread. ‘Abora ben, noes dt el sontido en que vemos a emplear ‘ui la palobra trea, por varias razones. En primer haan, ‘Porque eso que Hiss lama irealidad sera quik ms ode, ‘uado desde ef punto de vista de au conceprién lamailo net ‘alla. E muro reducdo seria neutral af diferencia real e Ine. Pero, sobre todo, lo que quiero decir es que ore. en 1 sentido en que vemos a emplear el voeablo y el concept ‘att, 05 algo que se opone alo rea, pero dentro del mundo ‘al, Es dec a realda yi realidad se entiren como mo. ‘ments de eso que Huser lamaria I resided enteray global del mando y dela vida del hombre. Pensemos que padezeo lua alucinacton y ue calico el objeto def alscnacin como real Husseri no Famarfa a esto preciamente real, poraue lila ~y con mucha roan desde su punto de sta— que eda slucinacion trarscurre enol mundo de raléaces y que por 0 #8 slucinacon, Pero reducira puro fenémeno ta ucinaién et titase su carter alcinatri, Poca importa que la habit ‘tn ue yo estoy contemplando sea, desde el panto de sta dela reducién, alucnatria 0 rea, bo inico que re prea. ‘cuba es justaments tomar la pecepcion de esta hablac en ‘ato que perce ytratar de averiguar cul es senda de lo Percbido on ella. Pues bien, aqui vamos a tomar la ireaided ‘sr sentido mis usual, es deci: como ag interno al manda ta | | ata vio, enzo del mundo acaba hare de via Jor anos de avid mana, como momento dea sete de coms oe bso, dor oes danas go nos sn Teles y uno oon ess. “Ztos regnamos enone det dex mundo do rela, coud e sto qe amamos oil? Par conteste sea pregunta poms seg dos cox snes uo de oles, oie deo, constia en dec qo > Teno po ead y por reste, y depts a: de poser (sn ecient ahs yee Se puede ssi i segndo camino: erin, 0 sna nner exhnute, por menos de una rare pi i lo dtinion mor como se os presen areal ff0 ue Hemarnos ls cose reales. No tds son del mismo Cert ¥ apoyedo sobre el als de ado ura de ets co egos Ge Fealdes, tar de deck de manera genérca {emeleoroos ens mornento un vecble més exact) qt es jistamen fo nel Vamos a segue segnds We, en gar {sta pine. Eada, varon omar el heo de ue hay ce verse mods de break. ‘xo es evo, Yo puto lam rel lob de una cién a algo eo, pero no solamente eto es rel Ty mii ot ono a pes on ee. Exec ope petal are formas tina, en raion dint wes a ta e nazar tomes dons formas mi ese det reali, empe sano por i que eabo de clr cue esa mie bv, fst sane Ta etn. ae 1 LAFICCION Ques ua fosén y qué es un objeto fei? Después defo que hemos dicho se puede enunciar fa pre- guna mis esbicamente: 9 e a cosa eal en exe mos de realidad que se lama ect? 9) Losantiguos, en ugar de hablar de ficcones, emiplen- tan otro vocebl, la amaban quimeras. Una fein, un ob Jetofingido, una quiera —nos decian— no es algo real, ex dentemente y le lamaban ens rotionis. No es més que un lente de razin. ¥ coma tal —nos decan— no Bene mis que un esse Intentionale, tiene un se Intencional, Qs saniica esta exprosién? slntencional es un vocalo tomada no precisamente dela Ineligencia sno det orbe de la volunte. Todo e! muro sabe lo que es una intencién en el orden cela vontad. Pus bien, Ss puede considera ol act inteectul come algo que elé dt Figido sbacia algo: —una especie de intnén meramente ir- telectual— con objeto de apreherders, conocerlay declarer lo, ¥ entonces se dice que ese acto de la inaligencia tiene ‘acter ntencinal intertaefeetvamente ego, el Intentum, 1 de él, de ese igo, pretende decir lo que es, 9 cdma es A x0 se la este intentional. Y, entones, se ros ce qe el objeto fli, la ficlin, es ura quimera, un ens rations, y ‘ue come tal no tena mas que un esse intentional, un esse ‘ele eth conferdo pura y simplemente por I intel de a Inteligencia, pero que en sf migma na tiene realidad, ‘Abore bie, esto no es por lo menos sufcentamente un- ‘oon, a pesar de que sea mela verdad, Porque s que la pa lnbraintencintlene ab ura ambvalenta, Ahi y en todos los problemas, Esto es menesteraflmatio muy enéricamente Coda vez que aparece Ia palabra intencional tene siempre 16 ial lial ‘ura ambivalenea: signifies, por un lado Io més obvi, fo que ‘cabo de expcar, que la intligencia se drige a una cara cue tiene delantey de ls cul va a declrar lo que sea, va 8 hager ‘que es de una manera 0 de ora, o simplemente la va a com> ‘cab, et. Este es un sentido de la palabra intercionl. Pero no ‘esc sande primaro y mis radical. Porque, para poder agar Intencionelmente algo que tengo ante mi, aunque sea ieal, es ‘menester que emplece por estar ante mi, de lo contrarla {ob ibaa juagero? Y entonces la alabre fencién cobra un ‘segundo sentido: no slnlica el acto por el cal a inteligencia se drige hacia alo, con la intencién de dacarar lo que es, ino ‘que signa simplemente que lo decirado en cuanto tl no iene mas ser que el que le confire la propia inialigencia, su Intencin. Y a ese ser, por extensén, puede Hamel inter ‘onal. Alora bien, estos dos sentidos, embaulados entre si, hacen que no se pueda salir a te en el problema de la in tenelonaldad. ‘Que la dos dimensiones san ditnas, et inagable, To ‘ese una licen cualquier, por ejemplo Don Juan. Esto es una fc, a ezee Intentional. Pero en eee ene rations yo puedo disculr cules son sus propiededs, Se puede desoubrr coma algulen egrgiamente ha pretendo mosirar— que ex up enle aferinade. Otros drén que no. En fn, se puede di tt. Lo cual qulere decir que una cosa es la inencién, el ‘cio intenccnal por el cual yo declro —con verdad o sin ela (esto os estén que no nos interesa de momentc)— las pro- pledades 0 los carocteres que tene un objeto ie, y otra completamente ditina esque se nos aga en qu conte que ‘a figua de Don shan esé colada dlant de mi ntigencia 1yde mi mente. Son dos cosas completamente cst, pues to que es un objeto dotado de propiedades que habré que es: tudlar y desert 7 ‘Alora bien, decir que esto segundo es intencional es una denominacién meremente extrinsera. Es olro vocablo para decir que no es real. Pero can esto no se nos dce en qué corr sine el carter posvo de la realidad de ese intentur, ms ‘© menos quimérico, que es jistamente el Don Juan. Es el problem de la presencia de a cosa ial: Zen qué consis esa presencia en si misma? La oiler intencionalidd, el eebre ser intenctnal,ado- leoe slempre de esta ambualencia, de este equvoco, que es smenestor denunciar y escarecer a intencionaldad, por consiguente, tomada en el sentido ‘eric dl vocablo, no nos srve como contestaclén posina a nuestro problema. Dede que eens rations es un esseinter- tHonale dela intacto el problema del erdetr y del medio misx ‘ma de esa resid que esl ecén, 1») Puede entonces apelase a una sogunde concepcian, también muy anigue —y como antigua muy obvla—, que es deck el objeto ial, icici, al enteieal, os un objeto ima- nario. ¥ aqui entra esta tra capacided que tiene el hombre slunto 2 la eapacidad de parcbir cosas, de concer y de uz ary azoner sobre ells, ec, el hombre lene la capackiad de ‘magiodrsls. Junto a a percepaién, que nos da un percepto, ‘endriames la imaginacén, que nes da une imagen. ‘Ahora bien, la cosa perebide, perceptum, que es real, pasa y pas, sea porque la cosa ela misma pase, o wea pore se el acto con que yo me dij a ella pereeptvamente, por ‘que dase ml atencén © me marche de delanie de la ose yde Ine condiciones para poder percibirla. Entonces queda, sin embargo, algo que ya no esta aparente. Mientras estoy per- cibiéndola, Ia cota me es eparente, me es presente, es un ‘patvduevor dia un grlego—. Fenémeno en el sentido de alg que s muestra, gxiveaDat. Ahora, cuando se va zha que: se a | ado reducdo ala nada? Es posite qua s. Pero en la mayoria ée los casos, no. Y, entonees, lo que quads es una casa ds tina, queda como aletzanco, frecuentatvamente, aquello que sy no est delante;eleteando en su aparecer.dstamente en tances el objeto del verbo gavedtes? seria gérexcia’ Frente al puro gatvdusrey propio de la aloo, de la percepcién —nos dia Arstcls— tenemos el pkvramua de [a foniasi, Este pévezoya —nos die Aste tne, en primer hr ur, ura caractrisica, que es que carece de materia: évey ‘hye —lee Arstlolos— Mientras ls objetos de a percep: ion son materiales, os gavsdoyarrs son meres figures, cont sureciones; les fla esa corporeiad real que ls da a materia, En segundo lugar —dlice Aristoteles— es un gatveoDa, pero daBenjct La fantasia as devig, es una cosa dé. La Imaginaclén tiene un earSter de debiided respecto de Ia for- taleza y de la carded propia e impostiva de les cosas rales. Y la Flosolia —por lo menos inspirada en Aistétles— ‘asignaba todavia un trcerearicter, que es la ibe movida’ ‘on que el hombre puede mover ss imégenes; cosa dltinia ‘del curso de las pereapciones, las cuales extn sometidas, eve ‘dentemente le fer estructura de las crane. Yo puedo no percbirlas —esio os cuestion aparte—, pero puesto a perch bins, las percbo como dlls ocuren y no solamente como yo los quiero mover ibremente ‘Ahora bien, a fantasia, de swo, prescinde —dila Aisto- teles— de que le fentaseedo ol gyraqua— sea 0 ro sea real, Cuando nolo es, es det, cuando et —dfa ls Flosotia 7 Pee cine 4388 12, 3 Taras, Area del it 39 8 < lass, Acre el aim, «320910 * Taras, Asoc, Ii, 1370928. osterior— diconforme con lo real (el vcablo wésconformes Ro esté en Auisttles, pero, on fin, I idea w, cuando no ‘st conforme con lo real sno dlsconforme on elo, entoncas ecimes que el pévramua 0 sgo ire ‘bora bien, es esto una desripién suiciente de un ob- {eto ireal? En prime lugar, empezando por el final: la conformidad, CCuendo Tiso de Molina —o quien fuere— for le igua e Don Jun, © comencé 2 forjel, le mpotaba mucho se bers quel ere un personae real? Le tents perfectamente sin dé, Bl mundo de afin es rave, precizamente porqes& Inserbe en el momento Fseo e reals. La graveded de la fclén le viene de exo. No de que este conforma o deconforme con Ie read (qu eso no aecta a tema), sino de que es una realdad que nos est present en fe- ‘bn. ¥ preckamante por es es por lo qo, independienemen- te de toda conform con lo real, el hombre que inge puode y debe tomar, y toma de eho, la Rccén en y por sf misma. Le tere sx ended a Tso de Moline que hay, © no, sores por lag cales de Sella que sean coma el don Juan que dere. La gravedad de la fccién le viene precsemente de que ‘endo uns fein dasde ol punto de sta de su contenido, sin ‘embargo ese contenido ei insrto dentro del carter fisicoy archirreal del momento de realdad. 22 Ahora ben, uno se pregunta entonces: ¢y en qué consiste esa ingeripeién, es ect, la fccén misma? Lo que la hace posible es justamente esa ditncin que puede parecer suit l momento de reakiad propio de toda ir presi de realidad, y @foriort de todo acto montado sobre ‘la, ese momento de reali tratelende de cada una de los contenidos que cada una de la impresiones nos orecen. | momento de realidad es en certo modo homogéneo naa ms que en cierto modo {no entro en el tema, sere 29 muy largol—y en exe momento de realidad es dende se ven Inserbenco la cantenidos dels ctintasimpresiones que van suceciéndose en le perceptvded humana ‘Ahora bien, precisarente lo que la ctén nos pone de rmaniieta es que ese cakclr trascendental del memento de reali Senos presenta, an certo momento —y Justa o5 al memento que aqui nas ocupe—; como un émbito dere dl ‘ual se nserbe de una manera no necesaria, par s ibe y en ‘edo cao factual, el contenido especie. Medinte a fén, que const en conservar el momento de realad y en forarimaginaramante (peo no slo imoglnarle- ‘mente el entenizo espe, ol hombre va ceando,jsiamen te con exe tancamlento del contenido epecico ylaateneiba al puro momento de realidad, el blo dani del cual puede Gerctarlbemente, como Avsétles det, su consiruccién. La ficin es posible como una sconstrclons de cosas en 4 mbito en que nos dela el momento de realidad faicarents ‘wal, en certo mao suelo o bre del conto espectico con ‘que en cal caso se nos presenta, ‘La realidad, que aparentemente hasta ahore no era sino ‘ura abstraccién, se nos presenta —dicho de una manera po- sitva— precsamente como la defiicién misma del émbito dello nagotable Precgamente en la maida en que la realidad est rascone dentalmente alende el contenido de cada una de muestras percepetones y de muzsras impresiones, precisamente en esa ‘media nos hace ver que la realvad es justamente inagotable Y el eereico constructive de lo que podleran ser 0 no ser una ealdad distin defn. que nas est dando su contenido, «= {pstamente fa flectin tae tee tes rs etn an Por eso, las fcslones son sealmente fics. No es un ‘leonasma, Hl advettio acabodo en-mente, en esa caso indies modo, a saber: le construclén de un contenido por én en cf amit trascendenal de ls impresn de realidad en cua tal Lo inagotable de lo real es lo que hace posible precisa: mente fa fccén.Y a fceén, antes de fing aquello ue inge 'y va. fing, fo que hace es crear justamente el bio dentro el cual puede ejercitarse iberente Ia inagotablidad de lo ‘al, de esta realidad fice que tengo ante mi. ‘Agul no se trata, pues, de un mero no, earencal de real od, sino jusiamente al revs. La reclded esté presente en su propio cerdcter fico, en tanto que reabdad Lo que es fecién yl que no tone realidad es justament ‘contenido que yo ayo: la construcetin La fctén consist ‘en tomar a don Juan como sl fuera reaknd. Pero ia expresién ‘es equivoea. Como si fuera realidad ol contenido, sf, ai est bien el como a. Pero en que sea realidad, en esto no hay f= ‘én ninguna, sino que es justamente el elemento formal en ‘que se mueve I flee¥n en cuanto tal, Lo otro no sevia una fic én, [Tomando la proposicén west madera es ral por ol pre- cado, so sgnilca que so reales esta madera. Pues bien, ‘defando ablerto este preicedo, citames:oLa realidad es Don ‘lua Edo ese fein, Don dn come sfuere realidad, sa ‘walkdad como fuera Don Juan Y, preciaurente por eso, porque se trata de tomer una construc dentro dal bio dela realdad en cua tal, po" amos preguniarnoss ese dbo ests agotado pores iones Son pura y simplomentefecones las cosas que yo cons ‘nyo en a Ambito que hace posible a inexhausta fecundad, Jo iragotable de a realidad? TW asi eeconts einen crs al agen a aro ay 1) ELESPECTRO Const set pod re Poon sere pmo nas oan woes lor ig cono maron lormeer nope Ps tp anf, ri Sponges as ee ‘pwc cove nash, Eneess dren ee ‘ence ia oparn nd aso mis se cl ek Us ecade Sipe ¥ dco: eer mate ps pornos rere desrin coves cen Sintra parecer egy huevo ee leider ser ra ronson pops ns ‘eg ncn ra en persed Neon pia read. Si, pero entonces esto remite al probleme de qué tipo de realidad tiene ese YO que no puede dejar de ejrctar una biogreia dotada de seni, Nos encorraros en una stuscin muy parecida a aqualla en que nos encontrstamos al analizar Ia durée, Y exo que puee parecer una distinc stl fo ess In apbcamas alo que ee aplican todos ls bogafos, alas vidas psedas, que son las que cuenta ls begrafos,relrospective- mente. Perece que entonces ia texura de una biografa es lunkocamente la vida de oquel stir. Pero tomemas la vida prospectvamente el hombre que la est vendo. Entonces se ‘regina una qué es lo que da send justamente ala vida ys ‘onettye como ta sentido, Eso pend de la realidad det YO. Paes bien, entonces nas enconizames con que, nas e+ mos planted ol tem de lo unided de a vida partion de la ‘concep poten de a vids como ude de duran, nos vemos remidas a la und interna real de una retinencia vial. Yen segunda lger, partendo de la wda como unidad de sentido, nos wemos remitidos al fundamento de sentido en a realidad de! VO. Las dos defnciones converges en un punto ‘senda, a saber el dejornosenfertads con is realded del + vente en tanto que vite, para la cusl qua inacta ls cuss- ‘ion, Por mucho que se digs que una con es au lr cose ‘ess, la ida, la vida del vent, aquelo que hace de algo ‘qu sea vient, ests alee le oyun de Tuy de Bi; fa ‘as una determinecin, un medio del er del ident. ¥ nos Preguntas entonces en qué consi la vida como modo de ser del vente IM) Esl tercer grupo de respects, Vamos a acerearnos a apresar lava, como a tomar Jer 26, dando muches vets. No hay més remedio. Avencernas «en dos aproximaciones, en dos arupos de pasos. Primera aproximecién 15 A tis ls desctoson ante eft cor ction per pron moms ie ans Som erin rosa chin pat Conc, gi do qn nies cada cual. Es mi vide. “ Sens mace ‘tora bene memento de ser is eg a ai "or tar ala a oo pang pss he de la re i otc pleco fe via peredanaie niin panels oe rot. ves iru ogra ean ae 52 Se de pera, Eto os ote da oe loco, peo miergnot ie fu) Pr es nau ita ie de el te og te tc no aber ao nt ercnnten ieee lr del pr noel agen, macho men ones oe cps singel rn fo pa ada Sith sami Haya pre ur so nee Pt ogame lori eee it Ua conic de a en ‘exami bad el mld Atul dso eet. Tenens momen aD ‘Ahora bien, precsamente eso, y no la inmediater nla au torralilad, como pretende Dithay, es lo que a mi mado de ver consttiye una vvencia:stamente el que sea mis. Pero testo, que es muy posible que ningin acérrimo defensor dela isn de Dithey 0 de Bergson lo negara, planta, sin ember 0, un probleme: cqué relacién hay —ldmeselerelacién 0 como se quiera— entre la ida y el que sea mia etre ol mi de ‘ulen s es vd ya vida? ‘Sia forma primaria como a uente esta incueo en si ‘da , por consiqulent, su primavia determinadién como ve vant fuese lo que acabo de dec, ol mi, siempre habria una clara dualdad ence la vida y eluent. Ahora, Ze eto rig rosamente verdad? Es os la primera forma en que funciona. Ja vida? Frunctona de una manera més radical en un estado anto- lor, que es jstamente el me: me estoy vendo. Est forma ‘medi del me no es la forma objativa de un yo ques planta lente as el probleme de la propia rendod de sus actos. Nies sa reflriidad ncoative ue hay en el mi al dot ue emi, Es una cosa mucho mis inmediaia y elemental jistamente, ‘me, Me encuentro bien, me encuentro ma, me doy un paseo, me duermo, me decide a dar una conferenca, etc, Ese mo- mento del me, que es ol mata, es jutamente el anterior al mt val yo, en el cal intrisseca y adealmente est fundedos imi yal yo ‘Ahora bien, el me, sin embargo, no es la vida misma. No ‘1a vida misma porque a via, en el seni del me, sci us- tamente la primera expresién —no digo més que primera, Togo veremos otra mis precisa—, no mas que la primera ex- resin de lo que Hamarnos la vvencia. Pera el viviente no es ‘lente porque iene viens, sno que tene vwendas porque 8 vivente, La vitatdad es el momento funante dela viens ialided. Se es vvencll porque es ll, na sees vital porque 5005 enc En qué se fund, pues, ese momento del me? Se podtia ar un paso més y preguntarse entonces qué tipo de realidad «el ser viele, que no puede menos de fener un me y, por ‘onsiguiente, no puede menos de tener vvencias 25 ‘esto se podria contestar con otra concepcién de la \wéa que ha estado en su momento muy en boge, que conse en decir: el que sea mia fa vida es ustemanteel que la haga yo, de dentro fuer, Esta fue la concepcién de ae vieps vitae, e Sahl, por efempio, que ine ol grave defect de canfun bs \ialided con ln esponteneidad, Son cosas completamente ls Untes. Hay pocos movimientos vitales no espontdnens en el hombre, relaivamente pocos, en comparanén con todos los ‘movimientos vials espontineos que el homie tiene. La me ‘orale esti impusscs. Y, sin embargo, no dejan de ser actos «de vid No se puede confund a esponianeided con a va 32 Sieh malentendio, seguramente, algo que vane de ‘ruchos silos ats, que consisie en deci: fn realidad dl ‘nto, aque en viru de lo cual me estoy vviendo, es dec, {5 ext viendo, es un movimiento gu emerge cramer de ‘i esrturasustantva; es un movimiento unitao, ene una unigedintrinsoa, pero con uns patcuardad ede que no a estinado simplemente a comblar al sueto, lertamente, ene, ‘movimiento de I vida hay camblo en el sujet; desde que nace hasta que muere, va cambiando constantemente. St, eto ese cambio no es lo que constituye la vida. Lo que cons ‘tela vida es justamente la operacién activa de cambiar: el ‘ovimiento no como mutacién sino como operactn ah ¢5 ‘donde ela vida. ‘Abra bier —e nos iia— en ese sent, la vido, os ac- tos tales producen cosas es un épyoy, un trbajo, i deco go re enforces soni io Eon, Sorts conto oa comme finn cane he ac ect ob pra nae cambio, e! mavimiento vital es un Epyov que, tomado cor etd oer por tna pork cm aig Stes trent levi, rea pe Sted lt Ste en uno qi een ey sn a eum da tit Lowes abn der [ein mornin Ianto i onsets doco er uence en ur Se perecn dl mj ont ico en oon rion Sisson, sr evorstn cra en mee cred ore en peal toto pracionn opti Ine nevi ume, y ope Seu en Inuit haje ono hyn So iin don rae sla oh dlc, ua vn dea epos do tte y crt por sen ego 0 ino mares Peo qe gue remote En terre bn ll ect con pc ee Gi por em manent enn ato? ey tne Sos crass eres por eel, enable pone de snes pore an sere net Tey nor onaplte san seo va? ee sorts pr peteecen aurea de Pe aera eps a hn eet entero rea ‘Soom ure eames nme end seo en ee ‘Craver a ecoteal ec? The Fano Cita een on Arr, An Sel it de lr, 1963 \: en segundo lugar, un djando de lado ese problema de ta inmanencia, hy un problema mas grave El problema més grave es jstamente en la expresién Iisa de automocién. Automociin presupone que el queso Imueve —el sujeto de lg mocién— es un atvée: Estas in ‘uestion. 2Déndey por qué el viiente es un ebvic? Le cust de a wid no std en ue se diga que es movi: rmiento de un abés, sino en que se diga en qué consiste ese atirde que, preclamente, no puede actuar sino es movie, dose hacia mismo. La vida no const en automaetén, sno que es el mode de fstar en’ movimiento el ainéc. Que el movimento veras de Centro o venga de fer, qu le est impuesto © no, que sea anente 0 qi sea ranseint, lo earctersico def ve nooo 0 Lo caracterstcn de i vida esque el asd en precar mente en un cierto modo en ese movinlano, Fl problers ex ‘en el modo de la mocin y no presente en que sea ta ‘nente ni trascendente, sino en que sea dsb El movimiento no la produce el aivé, sino que en fa ido sti en tanto que adc es lo que esa vee, erica y for, imaivants, debe lemarse el me, Viera de! me, Me sty viendo, me esoy elecutanda, sires ejecutarse ol abvéc n tanto que abd. Es estar ‘siendo-mes en acto, Esto planes entonces et problema: cy qut es esta ejan (Gin, qué es ser alrés? Esta cuesn ose objeto de lo os be amado la segunda aproximacion ‘Segunda aproximacion Desa de ber dows a prin, ahora co meconium Anticipando el resultado, diré afirmativamente —voy a ex- plc mednraree oun ure equ el reo cron nen mn sn an ie Noa acer om, hace cone ee Free ue el fombre ce apse el mod Con ahr poe Peo a ee hens ep tro, Ls coms ut hcr—anan acon sn ye, poo rs eso coated te, per no Contin an en to en cl et cnse fore! psc, Tanpoc ex pc mien de gue (Senplment ear enn deo movin qe en. ‘tie par in poses Can fan pan ena fs oi eed mtn See wat cera m9 cue ns, Lis poses on emo ae {ue atopic, Un os oe eae ae sree, ent de cnr unow tos ls tor dic intraarea ca fo pry do ‘domo pores enecones de Mel poo porta tm lca tenes Ge ropa son an 3 ae en ete sro pone, que poset et come tha ce ana, Eo ovr Pero en propia, he un earn por pl, wr crg et e- tate sonwyee straint. so anne er ddl sdacén Nene ex agen, pert tect ay no. ot enor rotor de een chicos ete, eo es cues apart). Vbonos leva ‘coneepctin del elastin: que tiene una carga nagativa, sta ‘orgs és suyo. De acuerdo, Pero ninguna propiedad de nin, ‘Sune realidad material, que no sen ve, tiene propledades ‘ue sean formalmente siyas, es decir, que el ser suas, el formar parte de su read, sea el ingredients primero dela sesién que ejecuta, Esto no le pasa al electrén, El electron aoe o renle otras eargeseéctricas, En manera alguna, en ‘esas leyes de atreccién y de repulsiin, entra un pardmeto (que clea, parémetro de realidad. Esto no. (En abeoutol cel vocal areata cue fnconren enfant eon, Beto no fron en eno que sana soo ses eenemenie “poco gus fas ne pra hoen a tou sys Page fan formants ss, har alta no sl tent ut eng eas rons Sie un ene pay le petereslean omalmerte propio deca a eens silo coro ago gus contest propa cad, Aro Ber eo solani es poste pralaraigrsn, eee re ‘elena Sclarers ua iar cpa oe ser ‘Slusoment aaron ato ee veda or oes samen ll donde hy nn tegen posble ean ones conan en ben mada no en mde cong, foes ra etn parte y die geen pes ia ons coms ert on vite ola rope en <4 eto en ani qu veka, mo sponte ena

Seramos la no nos ene vai de ra rena tema, e por laraode una manera. Ee ‘Sines? (ial er a cea? Dijemos de edo ls eaparton nn vermis, exo rs sy oe, ttrnnos eones yas es. Wo se pregna seune neces con, es sects hoyle eno nonaient, se eee trun del ear en eld, por ure hore tone {he il en ea forme eterna como ve, 5 oy bo She te bers ininnranerte, no smolts a erie, to's tener querer arate cto de fore 2 vonage ocala vor 2 Zana uno pero sin gue ns hagas cnitn de exe oe? ‘une ol poten oso ied as sen co, hay en aes loge ramos bara on aego de Sete de neces, Set elope ‘ats os ce cue el hore ene por in ado os sero, ated, Asn reac sor eo: al CBesean onc, ends, el he pone we fad go cer eign pai we, run poo ar a ‘Soin conan so vost, parolees sien par entender en ee oro. Trombone elena. Yadenls ne ue oa cp ct elcn nega yo sion, go are fst, Cro races Avis ws tess? Was de el vos En per gr ron de Atte ‘ cet bode se, came, es. Fit err te Pa Aa a dora rn ers aba desis er de cleo ga Pan own pr spans ale ‘rip obpdwoc— se convierte pura y simplemente en el: woe Y sole naw exec pou ec tds, es baat par Article, porn deans etn ‘cision spre dal ot don oral aes € rn stare hig, en elo Yer do ya lo difimos, Platon las caracterizabs de una manera que ‘més © menos imperturbable ha corrido a lo lar : do ro dea toa unas eas tn len, stds porated ved y dou ere silo ese ee coage igo ue pearanerte es Lo anc n trocar nea ancy rade mis qn, wren decom got den pcr dens Wns, ler son mao eos Con los alata on ks sans, bo cons sero, homie seen feta cam as co, co as ons bedtaencaos e amos hoy. ¥,efecvamerte, estat cosas tienen caracteres pecker En primer luger, se dan al hombre en un r= ac, en ra len ¥en ann lc gure abe oo 10 punta ter demo rtrn, daca Arter, pone rompers el éxgano; una vis demasiado niensa cantompera lava, En cambio, una ver demesedo abe nso ong ie ig, Ns etn en i i, aden, aon y cabin alee de us, prance re i, a naa proc el gran, evn errs las ideas y les cosas, “ hemo er {Por utes ered Pras pre to ctr dase, st gu ean sr as log. sicetudes de lo real, que al sr material y por seo est so- set a esas viites. Y, clecvment, el gvragust os inmate, Es una espe cle de inmateriaizacion de la realidad, pero conservndo mur ‘hos de los coracteres que tone la realidad sensible, aquelo {que nos entra por Iss impresiones de los sniios. ‘Ahora bien, supuesto ext, Aristotle se enfrenta con un probleme cental:geémo se forman les ideas? YYallo vimos: para Arebtles, ls ideas ve forman por abs- trocién Sin embargo, aqul Ars6tes tne que hun mas 52 potentereflexénfloséfca, ‘Las ideas se forman por absacidn; pero qui hay —d- via Arisiteles— una dualdad. Mi ineigencia ve una tea ‘abstreta, por ejemplo, el hombre, el elBnc hombre. Pero, para verlo, que es el objeto del vod, tne que tenero de- [ante Para esto no le bata con que tenga delante unos cuarr tos hombres, muchos hombres, los hombres que él ha visto ‘en ou vie. Estos muchas hombres, por muchos que sea, no tejaran de ser muchos, ¥, ademas, hombres en plural cada ‘uno dsinto de los demas. No podita a inteligenciaeeritar ‘sion eddie el tener tne idea, antes de intl ls ens tl hombre no las tvise ya abstraldasdelanie de 3 propia rr teligencla, De hi —dice Arisbtelos— quel ntelgencia e+ ne dos vaspectos. Deo la palabra aspect indeterminads. En a Edad Medi, por ejemplos temas, que han sido los grandes tei dl Irpnes de las disncones reales, ban pensede que strata de dds fculades ditintas, Dejemas de ado Ta cues, CComoqulera que sea, lamémosls aspects, para no entrar cen esta cuestin, que seria acezsora para nuesro problews, ‘Tene le ntebgencis dos aspects. Une, aque por cial vwls dea abstacta que ene dlante.Y, como ove, reclbe su so7 ison v, segin Arsttetes, en esto se parece I inteligenca a los sentdes. Con ia ferenca, sin embargo, que acababa de ‘nicer y en la que Ariséeles insite, que es que, efectva. ‘mente, a feccén en los sentidos tiene que tener cieios lint tes, porque, sino, se deste la foctad sensitiv En cami, ‘en el easo dela inteligencia, no. Cunnto mis alto sea el obo. ‘to dela inteigencie, mis se exetay se sublima Ia inteigeneia No toos los esolsticosestrian completamente de acuer- 4 con esto, Hay que leer al eléslo pacaje de Son Buenaven- tua, donde habla preisamente del exceso de liz en la inte- ligencie, que consert @ nesta inteigencla humana come en ‘un murclego oftscado, Per, defend esio de lado, Arsitelesentierde que un ‘dea, por muy ebsracta que sea, es recibide por la intigencl, Y, como es recbida, lama por esto a esta intelgencla wade ‘alijruxé, intelecto pactente, en el sentido que acabo de escribir: que recibe una cosa, un moc, tna afeccin, Pero, antes, la ntelgencia tne que componersels para colocar e! cbjeto abstract delante de sf migra. Para lo cual, no basta que haya muchos hombres, so que preciso que de wna ‘manera ode otra me caloque deiante el hombre ‘Ahora bien, esto la inteligenca fo tene que Racer, puesto ‘queen a readed no hay sino muchos hombres muy disintos, 4, por coniguente, le ineligencia, antes que ser un xo, es cir, una afeccién, una recepeisn, tiene que ser algo que constuye Is dea, Asti dirs vac wotctuéc, el inicio ‘agente, trujeron los escolistices. Un intleto agente, cya ‘isin No esi, por elempo, lo que es el hombre, e200 Fa PR tet pein mena Dn, eV loa) sop nascent eb a dt ‘Wine covo fone. Sse hc art Scltuchshonie sl oso Nan™ ont, oa ott fetish eo reo bs open peta sr ns Rg reir [ites pst dren stn on So less eit ce apres ut nen, a rsd Miyeaputctry ou tomer cro eee wrest Hono arene Soar td po oases jimall ie ao he ve on eso ra no Sp Tec sm cones pm aba cna erin ese ern a i et sia ar se quetma ases bet Sb ee Sec Lage oo cob eters he erate cet Asana pret reac ‘Stucco pn dln ere queen tied ec saaion lg oer es somie, [osname cane oh tape ona Symes eae ylotnesign mame gt ‘emia er ini pape eno ose ac, thre une jn, Bonds eee arena Siero eee gc ann wipaa hr tec ae ea tan eure ais a pecorino set pom oars oon Tits A le 8 2 Penn in ec sag ry canter fen Sa eee onan ceiocktttsaeyamans c2mo acto en si mismo he slo més o manos cetoxineie “alt coe ana me aun moter mew ted cls de mera en cl verte ‘bl doesn olson de bv ead ten ‘eas pogesas. Hs sid el ara ia ‘vero, utes tenia Hinde heel Dries eo dea, Aa oa on mp coe dors i, par Atle sac gente re to, aie zo que ac sen nesses stamens para tenes Jas, yal enero juts, exp ini foes co pense ato el br encanta Pe eee coinage ‘ccs Pomel ny alco porters fil se ent iter wt i sine gt a reg Wx, dveu pavtéouaroc, sin fantasmas, ‘es Ts an 7,481 9 16:37) 110 ‘Aqulla necesidd es de tipo funcional. No pode Hearse 2 na absiraccin, por el ntleto agent, amd dels im- presonesfigoces de los sentlos no tuviésemos hstamenie los ‘pavedoytesa de todas Ia impresones que han pasado en una ‘votra forma 'Yentonces comprendemos qu la necesad funcional de ‘que Avistteles nos habla es a neceidad uncon el ntti. ‘Sin la Fantasia el hombre no podria ital, no podria taner ans. De ai que recogiendo i idea del urro patico, del in- termedio (Platin Uamabe yerak las matemétcas, entre Jas readades sensiblosy las ideas abclutas), Arsbiees habla de a fantasies 1° como de un uevas, oIntermediaro entre los sens yf inlegenc. Es un intermedi funded en la lnmateraide, lo cual feta erormemente la funcin deli teleto agente, y 2° ademis de Intermatiario, es absolut mente necesari, difamos, fancionalmente necesario pare Inte ‘Ahora bien es caro por estos des eracteres que la nece- dad funcional de que Aristtcls nos habla es ascendente, ara subir de las cosas al iden, como fil dscipio de Plan, Y abi até justamente al problema que hay que plantear @ Asitaes. Es enacts deserpalin? La idea del ead fa teido une suerte arg en a Histo- tia de la Flosafin Moderna, empezando por Descartes y ter ‘minando en Scheling. ‘Comencemos por le segusdo: Es necesaro, nos dio Ari tdtees, el gdvraow para ntl. ‘i, pero depende de qué ve entenda por intl. Aisto- ‘els, fll cpio de Plat, y en eso le ba sequdo ln radon floséties, ha entendido que itelil es formar ies, que es dear. SI exo fuera as, podtian ponérsse,y se le han puesto, muchos reparos ala tess de Astle, pero lakes ha se ‘guido imperturbble en i Historia de a oso. Sint ere idear,entonces el givraciiey la fatal seria ol inermedio que necesariamente nos leva de as coms ‘la inieleccién Si, pero uno se pregunta: ges la funeién pie ‘maria y formal de la intelgencia formar ideas? Porgue sila funcién propia y formal é la inteligncia es estar en la rea- lid, entonces abt el piveaaya no Gene una funclin que realizar. ‘Aristeles se coloca siempre en el punto de vista platéni- 0, de subir dela sensaciones a a idea. Pero, zl propio de le intelgencia no fuera formar ides, sino aprender fs cosas como read? Entonces no nos senita de nda era neces funcioral, sino que habria que decir que, si esa necesidad funciona eis: te, entoncesno seria pare eslocer el gdvtxoua entre ls cosas enables y laa, sino justamente pare colocar el even ‘entre a aprehensin de las cotas senses en tanto que real- ded y lo que en su conteido concrato son; en una dimensin completamente ditinta a equelia en que lo colacd Patén. En ‘terto modo, no par ascender, sino justamente para enfer- tars con las cosa. En segundo lugar, nos coe que las imagenes son intr- ‘mediaras. Que son intermediarias para intlig, para formar las teas. Vuevoe rept quo, desde ese punto de vista, a te- sis. plausible, aunque dcutda. Cuando yo era joven, tno de los cabilos de btalla de a pscologia de abortoro era ae Figur si habia 0 no pensamniantos sin imagenes. Esto lo nega- ton rotundamente los clsios inglses, sobre todo, los fr ceses, Los laboratorios alemanes, con Kilpe a la cabeza, ‘eyeron probar que puede haber e! célbre pensamiento sn Ww limiganes. Lo ques claro os qu, aunque tenga que haber lmigenes, eso no quere deci que estas imBgenes estén unt= cementedeterminedas. Uno puede ir de una ea a ota por cuarenta cain dtinios. ‘Sin embargo, mantengo enérgicamente la dea de que ls faniasla es un intermediro. Y un intermediaio, La ineigenca fuye ante todo en el sentido en que fhyor todes los comporentas mentales del hombre: as al ‘es, las penas, los dolores, los sentimientos, los actos de vor hunt, el sense bien, el sentrse mal, ele, ¥,naksralmante, el ‘220 de intel. 22 Pero esta fuencia dels inteligenciatene un segundo especio, que ests andlado precisamente en o earécer vente ela inteigencie, Imaginemos —io cual no s una imeginacio, s una ea sd que un homie con los ojos ableros est cosendo. No solamente come el hombre en el sentio ue cambia de har, ‘ino que con si vista ets viendo e campo entero def real dod —mayor o menor— en que core. Hay aqut una dkmen- slon en vit de la cual la intelgenca al fur abarea intend ralmente, 0 por lo menos itelctvamente, el campo de la fuencia como un todo. ¥ este eampo de le fvencia es usta: ‘mente la resided en cunnto tle carter, la formaliad deo real ls fuancia,en este segundo aspect, cae Uamasla I= ‘elect o intenona. No es que sea poramente intenconal: al rus, voy a decir que no lo es, pero esa denominacién eine ara entendenos en un primer momento. 9 pie pts sComo ete eo rea {Sem imo ie em er eat ai area Este momento intenclonal de la intlgenci, como el as pecto de ia usta, que ve elecivamante su campo visual, ene ‘dos aspeciosdstinios: 'A) Sie tratase nada mis que devel ntencionalmente, cenlonces nos encontraramos con qe a mulipicied cunt ‘a de le cosas, en su fi, se encuentra como trescenida por ‘el momento 0 ecarcir ola formalde de real qu traciende precisamente de ess cosas, y que més 0 menos unkvcament s2-vae pica también a otras que foe no estan fayendo. En este eto, lo nico que fa fuenca nos aportara os jst mente un fundamente, no de razén, sino més ample fur mento humana —de Mencia humane para disingul tne el caréter de read, que al fin y al cabo pertenece al ‘orden trascendental es jstemente la radd, en tanto que realdad-—, ye conten de area, de eas elias en Tae cuales al hombre, como reaided, esta fiyendo. Seria une «dstineén, ¥ como ditincién —decla— no pasa de ser una di Siciénfandada en una exparincia humana, Pogue in rela ree lida no es come un octane deniro del cual naveguen,foten, unas bareas, que srfan cada una dels cosas sensible y con cetas, Esto no. El carctr de relied es una formalidad, una mera formalded que tienen todas las cosas reales. Lo que [asa es que ese caricer es mis © menos igual en todas ella. ‘Ahora bien, no et exo ricamente lo que acute. Lo que ‘ure esque la intelgenca,estando en loreal, y en a mis sin yalejaca den que pada foro de areal, o en as ‘ieciones més incompetiles con lo real, el esborero teal, no SSmplemente ext wand el campo, sno que le pasa lo que a hombre que est comiendo en un campo visuel, que e8 que cesiéfisicamente en 8. ‘Con si Inteligenca, el hombre no simplemente esté apre- hendiendo el trmino de st intaleccién, sino que est fica ae ‘mente en ello, Se dir: gcomo se puede estar fislamente, er ejemplo, en una fein? Teéraase en cuenta, como ya hemos dicho, que la ficcén se Inseribe dentro del eracir de ‘elidad, el cules perlectamente fo, Y, en segundo lugar, or oa consideracin a que audi dartro de un moment, 8) Sicpoyamos el verbo estar en el carter de rele en euanto fay, por tanta, no slo en metre modo de ntliie © de oprenender sino en nuestro modo de exar grat & ain leligencia integiendo, etonces no sclamante hay una di ‘nein ene cardeter de real y el contenido dels c=, sino que realmente hay una diferencia. Hay una dfeenci, Porque no es Io mismo estar en una, en dos, en curenta co- 55, que —por esar con efas— estar en la realidad. Entonces I mere cferencia se convierteen un émto, Es el campos precsamente de lo eal el que s abe alos os de fa ttabgencia,no simplemente una dstincién entre e orden ‘eoscendenta, entre el caréctor de raided en cuanto tal, y 5 contenido conereto. Por eiemplo, yo puedo descrbie una ‘cosa sencila desde os puntos 6 vieta distintos, As, una ‘persona que entra por esa puerta podtia desc dleendo: 0 tengo aqul un campo perceptive, dande hay una serie de ‘personas pacientes, que escuchan con excesta paciencia; se hh abierto la puerta y eran sei mis, Es una descrip Perfectamente exacts y se ha enriquecida mi campo percep” tivo con une persona mis que entra. Si eto es evident yo thay la menor duda. Pero yo podtie dar una deserpcién dis. tint, dikendo: ha aparecko er la reall un hombre més Esto seria dint, Esto sera consderar el campo perceptive "Fo como tn campo de cosa, entre las cuales et el hombre, sino ustamente como ese campo tmitado que es el campo de 'a realidad. Algo completamente dstnto, dande eaben vcs- ‘ues completamente distin es vistas Fico de as cos ee, por su estructira fica, pueden toner cies vesudes en fee campo, Por ejempla: no hay dude ninguna de que el ‘campo de a realided es un eampe abieto. No hay dud ni sguna de que el hombre —y en esto comparte su condicion ‘om el animal-— peribe ls cose modiante lo que he Esmado In formakizcion de clartos caractres. He puesto mils de ve- ces ene ejemplo, permitanme qv lo ponga una vex més: aun cangrajo se le puade amaesrar a capturar una presa sobre tuna roca. El eangrelo lo hace asi. En cambio, lega un mo- ‘mento en que al experimentadorcoloca la presa colgada de tun pequefo hilo, pero encima dela roca. El eangrelo es i capaz de aprehenderla, 2por qué? Porque el cangrei probe blemente nae teo une vii de a rosa y una isin de a ‘rez, sino gue ha tenido una visén del conjunto wracecan- reo res. sta os a fnclén de formalitacion. La queza del campo perceptive depende de ls capacidades formalizadores —pu- ramentefisoldeas, por ora pare, desde ol punto de sia del contenido de las cosas del vivente en cuestn, yen este ‘azo del hombre. Si, pro e! hombre formalize les cosas en na éimenslén adem datinta, Hace esto, v sin eto po per lai com, Pero formalada la cosa, deste los mocenisos de formaizacién que el hombre pueda posse, el hombre ha formalzado el conjuto de notas como alg que perenece is: temente el realidad. Es dec, como una sustentvidad, que es coma distin. [No se cea que esto es una mera duciéetén, una eluca- tracion. Hay algunas personas que tenen probablamente une Incapacidad de formlizacén de las sonoma, que les impide reconocer a una persona fuera de las funclones que es ee ‘ctando en tun orden deermioado. Realment, lo pasen muy ‘mal, Esto puede ccurirefecivarente. [No es Jo mismo formaliar la cosa en tanto que realidad, «ue formalizar la cosa por el sistema de notes que elect mente poses, ‘Atom bien, cata distincin —mejor dicho— esta dferencia el créer de tea de les cosas, en viru de a eval se rea cl compo de a eaided dentro del cual estén las cosas repo ‘ue este dentro es una flea represantacin}, no quiere deci ‘0 ls cosas estén flotando dentza del campo de la realidad, como si estniesen yuxtapuestas 0 sumergidas las comas en el ‘campo de read, No, El campo de realidad ro tne realidad ‘lngune més que en y por las cosas que en élexsten. Lo que asa esque ete campo se bre trascendinco ls coses. El ea "eter de realkiad trasciende de toda y cada ia de ells y se constiiye en campo, no precisamente porque las ej tane- ‘mos que expresarnos de alguna mane; se quiere se puede erplent ol verbo alr, pero no consist enaljve sino - laments a evés, por organiza y teneles estrucuradss en ‘tanto que realidad. Por I fund dela nteligencia en vu da ‘a cual no solamente aprehende las cosas en ‘anto que real fad, sino que est por su accién infelectve fscamente en qual ave eprehende, of hombre no séle ha creado la mera lsncin sino que la ha convertdo en campo de realidad. ‘Esta en segunda dimensién dal fir de la ntegenca, La rimera as quel intligenca faye como un acta mental mis, como un estado més. La segura afade esta diferencia: que ‘0 que faye tle un cardcler vidente,y vey aprehende el conunto dea realidad, en o cual est fugendo, 39 Pero este segunco momento refliye sobre el prime- +o, aber sel hombre con sus oos abiertos ati recorrendo luna calle yl ve, no solamente est en el estado de recor, sino que ademas, como deci, et viendo el campo visu, campo éptico en el cual ese movimiento transcute; exo re- us faye sole el propio ent, ol cual entonces se encuerira con {que no es ajeno a sus propios movimiento I esrutura del campo en el cual se va a mover, porque al ver el campo se puede mover de maneras diferentes en dl. ¥, aturalmente, ‘exo nos lov a una dmensién dita, que es esta especie de eobre del camo de a realidad sobre a ineigencia cu, fis camente etd en Y,elecinamente, eta reaborcién del campo dea real! sobre i iniigencia, en tanio que fuente como acto, tone tes ‘dimensiones perfectamente concretas (A). En primer gar, ln funcia tone siempre une dee ‘én determinada, precsamente porque se mueve en un cam- po. Direccién no quiere decir que el homére se haya fordo ‘sa draccén. No, Estamos muy habuados@ decir so. Mucho ‘antes de que e hombre fore nada se encuentra naturalmente arrastrado por el dacrso de su vida, fo mismo zoolégica que bogies, en unas cerasrutas que tienen una direccion per fectamante determinada, B) En segundo lugar, el hombre tiene una cera dee- ‘én, no simplemente en su fir dentro de ese campo, sino ‘que en su moverse en ese campo el ecto con que se mueve ‘orca una furcién que lmaramos ls orentacién. E) hombre se orlnia. Orientarse no quiere decir foreosamente tomar ‘ues puntos »cardinalese; el hombre ve la mulipicidad de ob Jatos 2 mlnedad de reaeiones que ene yet mis 0 me- ‘os orentad. Eta funcén de ofentactén no es lo mismo cue la funcién de direccién. Es una funcion de oreniaclén, espe cdfcamente ditinta dele dreecion. (©) Yen terer lugar, el hombre no solamente et lan- _zdo en una drecién y oientado enol campo de a realkad, sino que ejrcita una seleccin precsamente de sus posible d- recciones dentro del campo de la orientacin. ‘Alnore ben, aq se trata rada mis cue dea esters pr ‘maria del campo de la realidad, ‘Acababa de de que el campo de ia relia no es una es- pecie de océano donde flotan ls cosas, sna que el campo de eabiad es la contrapartda trascendental dels cosas con croias que efectvamente exsten, Y preckzemente el hombre, con su dlrccién, su orientaién y su solecsién co eth dt sind en la realidad, ofetardo en la relay haciendo una seleccon en la raided. Una seleecion que os imegable que el hombre va ejecutando. Al hombre no lees Iefeente ir por un lado nt por oo. Se ha dcho muchas waeas que los érgancs de Jos enidos aon el primer érgano de seleclén entre los veinte ‘il estimulos que pueda haber que Hequen 2 un ergansmo; ‘cada uno de los sonidos no aprehende mis que unos extmalos ‘compres enre un umbral yun dint. Si, eso deen que es tune selec, Flasia caro punto. Exo noes tne seleccén, eso es una consiataclon, Pero daria igual para el cat. Ls cota esque a hombre va ejecutendo y reaiando una Gara selecion.Y de esta manera, es deck, como act, como ‘un momento de mis estados menlales, come algo que const {aye el campo de la realidad y como ago que fie en ese ca- po de is realided en direcién, orientacién y seleccién, es ‘como |a intelgencia ost fica y uentementa en le realidad SEGUNDO PASO Entonces nos preguntaros:zquén ose quefuye? El que fe soy yo mismo. De esto hay a menor ead, La Psicologia al vso —inctsiv ia de Willa James—ha sus ‘tanted de tal manera el trrante de la conciencia, que al {yal cabo mete jstarente al propio yo dentro de le conan. sts es una operacién dill de realizar. Quien faye soy yormis ‘mo, Ahora bien, yornismo no estoy en el fui de In vida como un soporte sobre el cal a vida ye. Esto no, Eo seria completamente equvoeado. Dende estoy yo justamente en ‘i fir es en mesa fuente en la realidad: isamente en el campo da la rele ‘Pues ben, mientras ls dems cosas, trascendentaent tr ers en el campo dea eaded, pasan dean de mi, que es toy justamenie como scentron de esa campo, la poscn del yo es ser el centro del campo de lo realad, no ser soporte auyo. De ahi que este vo, colocado as ene ent del campo de realded y entre las cosas ve conerelamente van sucsdiédo- 2 (van pasando) el hombre —l decia muchas veces y ahora |e rei, porque es el punto preciso en quel distinc tiene mis sentdo— se encuenteclaramente entre las coses reales, pea aquello en que esté sea en I realded. Bien entanddo ‘82, come no eon coms independents Is realidad ls cosas reales, sein quimérico pretender esar en resid sin las co sa rales, Tan quméric como seria pretender esa en ls co ‘5 reales sin estar justamente en la reakided. La droccbn, fs vientacin y la selecin so algo que, en ‘hima instancla, a quien miran es al yo. A este yo que intlee- ‘thamente es reakmente en realidad, l estar con ls cose y ‘etre ls coss, con que va haciendo su vida, Esto noes una egooai. En absolitlo. Esto no qulere decir ve tos ls cosas ext pare mi, por s que todas as cosas son vistas en mi y sso que, Inusive, queres en mi, 10 ‘pro mi, pero sn mf. Quire dece que eyo electra ena ‘compo de ia reid le funlon de ser un centro y, al propio tiempo, un medio de todo cuanto en é acontece ‘Ahora bien, cqué es eso que acantece al yo, al ser un contro? Si se tratase nada més que de que hey esta uence, ‘un con las eomplcaciones que hemos desrt, el hombre se jencontraria con que va cobrando, por estar en le realidad, pa cet figura: se a dans cosas a pura fuera. Pero no exe caso del hombre, EL hombre no solamente se hace, en el sentido de un se ‘medial sino que tiene inexoreklemante que hacerse. Tienes ‘tamente que imponerselafrea de hecerse.Tiene que hacer on las cosas, con los demas hombres ademés consigo ‘smo, en la doble dimersign de propiedades que elect ‘mente tiene y desu propo caricter de read, El amb tie ne que hacerse inexorablamente. Y al hacerse, va cobrando més caracteres en su realidad sstantiva, va ecbranda a figura de 51 yo, que es al ser sustantivo dels realidad humena. yo sl ser susiantvo que el hombre va aduiienda, Al oecuar sus actos en forme fuente, e! hombre va conigurendo su yo, deck, eu ser sutantiv, ‘Ahora ben, éa noes una operacin meramente pasha y receptive ego que tene que proponerse. El hombre no so- lamente se hace a! hacer la vida, sino que tiene que hac sel, V fee que hactrsela con las cosas, con los demas y con ‘igo mismo, en su dobe carécter de reakded y de propedades ‘ue pose. TTERCER PASO YY se pregunta uno entances: gebmo hace el homie esta figure desu ser? uss bien, sel hombre se encontase en ls suscin pare ¥ simplemente que ecabemas de deserir, se encantraria con ‘que no podria acerse sve, Imaginemes que esto cue e ‘ie le corient de la conciencia fuese lo que ce Willa Ja- ipo ses, un far que en cada instante fuer tn ireductbierente stint de lo anterior, que no tra nade que ver con fo an terior; que fueee todo una realidad, pero sin repeticién ningy na, El hombre no pada hacer otra cosa sina dears vii El hambre formarfa su vida, pero no se propondiia, ni podria proponerse, el hacérse, En ninguna manera. El hombre n= ‘as para eto, por lo menos, que haya algo que conse tua Gerla repetcién en el curso de exe torrente. Sin el, hombre se fermarie, pero no s@ aria su vida Pera que el hore haga a vida, es dec, haga figura de ‘51 r, spayedo en la realidad sustantia de las cosas, hay que