Está en la página 1de 6

ALEJANDRO CONFUNDIDO (1ERA VERSIÓN)

Este día es como todos, bueno como todos después de la muerte, los días son los mismos y
yo aquí como un espectro vigilante de 24 años. Ojalá pueda reírme de lo que digo, pero
desde que me vida destruyó mi vida, no puedo mostrar ninguna expresión que no sea
alguna negativa. Esto que soy ahora es sólo el resultado de mis acciones y de mis
arranques, tal vez provocados, tal vez intencionales.

Un tiempo, sólo un tiempo existió un Alejandro alegre con gusto por la vida y con una
meta, encontrar un destino feliz al lado de la gente que lo rodeaba, pero sus estupideces lo
llevaron al límite.

Alejandro, bueno mmm YO (apenado). Nací en Guadalajara, Jal. Y mi infancia fue la peor
de todas desde mi maltrato administrado por mis hermanos, encierros sin fin, golpes con
marcas que toda la vida estuviesen doliendo más y más con cada día que pasaba,
desprecios que no entendía por la inocencia de un niño de 4 años que me cargaba y
lagrimas derramadas que cada día inundaban mi cuerpo y lo hacían más frágil e indefenso,
bueno al menos eso creía. Lo mismo ocurriera con primos, tíos, y demás, yo me preguntaba
y le preguntaba a Dios ¿Qué les hice que me quieren comer vivo? Todo era indiferencia,
coraje, desprecio en contra mía. Aunque no todo era dolor.

Había una persona que cada noche me hacía sentir mejor y era el consuelo de la amargura
del día, mi madre, una señora que biológicamente nunca fue mi madre sino mi tía, la
persona que se hiso cargo de mí y me dio la vida al hacer que la pudiera conservar, que
lastima que no le puede corresponder de la misma manera.

Tal vez se pregunten ¿y el padre?, ¿qué pasa con él?, la primera y única vez que tuve la
oportunidad de preguntar por él a mi madre, lo que recibí de ella fue una tremenda
cachetada, que empezó a remover la confianza y amor que le tenía. 18 años de mi vida
pasaron lenta y dolorosamente, sin saber quiénes eran mis verdaderos padres. La única
pista que pude conseguir fue que mi padre vivía en Guanajuato Capital y vaya
coincidencia acababa de terminar la prepa y la carrera de Psicología que quería estudiar
estaba precisamente en esa ciudad, desde ese momento comenzó la parte feliz de mi vida,
vivir alejado de la gante que me causaba tanto daño y estudiar y hacer mi vida sin temor a
que me hicieran daño, que ingenuo era……..
Mi madre enfermó gravemente y mis planes se vieron arruinados por 3 años en los que su
carácter se volvió como el de una persona atenida y con demasiado abuso de poder sobre
mí, mis hermanos, todos ellos se fueron por que no querían hacerse cargo de una persona
mayor y enferma, prefirieron el libertinaje. Yo me tuve que quedar porque no tenía el
corazón tan frio como para dejar a mi madre sola e indefensa, a pesar de los malos tratos
que antes eran consuelos y amor. El sentimiento de compasión duro lo suficiente como
para que mi madre se recuperara y por fin tuviera la oportunidad de ir en busca de mi
padre. Cuando por fin pude llegar a Guanajuato me puse a buscar como loco alguna pista
de mi padre, sólo contaba con su nombre y apellido que por suerte era el mismo que yo
tenía. Sólo encontré a una persona que coincidía con todo lo que yo buscaba.

Valla sorpresa la que me lleve cuando me entere por medio de unos vecinos chismosos que
en una casa roja con azul vivía un señor con el nombre de mi padre, pero este se
encontraba casado y con dos hijos, eso me dio mucha felicidad, por un momento puedo
decir “tengo otra familia”, mas para mi sorpresa la casa de mi supuesto padre, el
apartamento en donde pretendía vivir y la escuela estaba muy cerca.

(Suspiro) Ese apartamento nuca me gusto siempre había problemas con los vecinos, todo
había allí, gays, lesbianas, locos suicidas, gente seria y amargada y viejas chismosas.

Jajajaja quien fui yo para decir eso, les digo un secreto pues soy gay, pero no falto mucho
para que todos en el edificio se enteraran, pues todos los días pasaba un chavo muy guapo
al cual yo pretendía conocer y llegar a ser algo mas, pero mi falta de moral y mi falta de
fidelidad me llevo a topar con la pared con la que me derrumbaría a un mas y encontraría
lo que no quería. Sufrir por alguien. Conocí un chavo mayor que yo, sólo por tres años con
el que viví momentos inolvidables que aun muerto los siento como si estuviese vivo.

Una relación que solo duró dos semanas, pero fueron las dos semanas más hermosas de mi
vida, en las me sentía seguro y muy a gusto, hasta que un día se derrumbo todo, la primera
vez que dormí con él, me confesó que se casaría y mi corazón sólo se autodestruyo al
momento de que esas palabras brotaron de su boca, ya jamás volví a saber nada de él. Mí
depresión fue tan fuerte que intente suicidarme, ya no soportaba seguir sufriendo, de eso
me alejaba y eso volví a encontrar.

Pensé que las malas noticias terminarían y no fue así, mi madre enfermaría de gravedad al
grado de morir y aun así me sentía impotente por que la distancia me impedía llagar de
inmediato con ella. Me apresure mas para encontrar a mi padre y me disidí a visitar a uno
de sus vecinos. Para mi sorpresa al tocar la puerta salió el chavo guapo que veía todos los
días pasar y del cual me había enamorado, aquella platica se hiso más interesante aun, no
sé cómo, pero logre mantener una plática larga con él y no sé cómo, ni cuándo pero

Logré conseguir una cita, después de varias semanas nos hicimos novios, mi torpeza era
tal que mi madre enferma y mi deseo por encontrar a mi padre se me olvidaron por
completo. Nunca le pregunte su nombre completo y nunca fui a su casa, siempre nos
veíamos en otro lado, hasta que un día me decidí a seguirlo y el asombro fue cuando entro
a la casa de mi supuesto padre, muchas cosas pasaron por mi cabeza, pero ninguna se
detenía para analizarla bien.

Al día siguiente, por fin me decidí a buscar a mi padre y a hablar con él, toque la puerta, él
salió y de inmediato supo quién era, para mi consuelo era mi verdadero padre, pero para mí
amargo sufrimiento, pasaron dos cosas de las cuales nunca me repondré:

La primera: mi padre me dijo que no quería ninguna responsabilidad conmigo, que tenía
una familia que con eso tenía, que no lo volviera a molestar más, porque eso era para él
una molestia. Me sentí como una basura, porque eso fui al principio de mi vida……
Le segunda: después de que mi padre me confesó eso, grite ¿por qué?, y unos pasos
apresurados sonaban en el segundo piso, de inmediato vi bajar por las escaleras a mi novio
y el gritaba ¿qué pasa papá?, una pregunta estúpida salió de mi boca ¿eres su hijo? Le dije
en tono brusco, y la respuesta fue afirmativa, nuevamente muchas cosas pasaron por mi
cabeza, sólo que esta vez una idea se detuvo y sólo decía “era tu hermano, ¿te das cuenta
de lo que has hecho?, ¡me das asco!

Lo único que mis impulsos me dejaron hacer fue correr, aun que lo que yo quería era hablar
y arreglar las cosas, pero algo se apoderó de mi, un ente que no era yo.
Llegué al edificio en el que vivía y malas noticias seguían. El único amigo que tenía se
había suicidado por la noche, ya era noche y estaban velando su cuerpo, mi depresión
aumentaba con cada mala noticia, ese ente se apoderaba cada vez más de mí.

Tres semanas duré encerrado en mi cuarto sin salir, ni comer, ni ver la luz del día, solo
escuchaba voces en mi cabeza que me acosaban todo el tiempo, me estaba volviendo loco.
Hasta ahora que estoy muerto me di cuenta que sufría de esquizofrenia…. Una luz me
cegó un instante, mismo que me hizo salir de mi escondite y darme cuenta que tenía a mi
madre casi muriendo.
Comí por fin, me arreglé, salí a la luz y me dirigí a Jalisco al hospital en el que se
encontraba mi madre.

Al llegar ahí la abrasé, sentí su actitud muy fría para conmigo, de inmediato me reprocho
el que me haya presentado a visitar después de mucho tiempo en el cual decía agonizaba.
Le conté lo que sucedió con mi padre y mi hermano, yo pensé que lo entendería pero sólo se
rio de mí y me dijo:- ya sabía que no te quería, pero lo de tu hermano te lo mereces por
andar de pinche joto, además que querías si sólo eres un bastardo.

No podía entender porque me decía todas esas cosas, mis hermanos y demás familia la
habían envenenado en contra mía. También me confesó que no se me ocurriera buscar a mi
verdadera madre, pues tampoco me quería, por eso cuando era bebe me dejo en un bote de
basura para que me comieran los perros y que había cometido un error al sacarme de ahí y
hacerse cargo de mi, que sólo le he pagado mal, que era un hijo mal agradecido.

Ahora ven porque decía que me sentía como una basura cuando mi padre me dijo que sólo
era un estorbo para él. Después de todo lo que mi madre me reprocho entre en shock y sentí
que dejaba de existir por un momento. Ese ente apareció de nuevo, esta vez pude
distinguir que se trababa de un sentimiento de venganza, rabia, coraje, tristeza, puros
estados de ánimo negativos. Pero pude controlarlo de nuevo, de lo contrario no se que
hubiera hecho en ese momento. Que lastima que no me pude aguantar más.

Un año pasó, dejé mis estudios, toda vida, para compensarla, pero cada día me hacía
sentir peor que el anterior, hasta que un día por tratar de llevármela bien con ella le conté
que el único amigo que pude hacer un Guanajuato, desgraciadamente se suicido y pase
muchos días sin comer y salir de mi cuarto y que por la depresión casi hacía lo mismo. Me
miro con su cara de amargura, sonrió malévolamente y me digo que no le importaba y que
además me lo merecía que ojala y me hubiera muerto como el cobarde de mi amigo, que al
cabo no valía nada, que no le importaba, que yo no le servía para nada.

Un coraje profundo se apodero de mí, porque yo hacía todo en la casa trabajaba para
mantenerla y todo el tiempo la atendía y me ocupaba de ella. El doctor de cabecera me
había confesado que no le quedaba mucho tiempo de vida, nuevamente muchas cosas
pasaron por mi mente y nuevamente se detuvo una, “la idea de matarla” pensé ya no falta
mucho es lo mismo sólo que adelantaría las cosas, eso pensaba una parte de mi la que
estaba llena de coraje y la otra parte decía “es tu madre y por ella estas vivo ahora”. Mi
mente se puso en blanco, mis movimientos eran como controlados por algo más y de la
nada me nació voltear a verla, ver como se burlaba de mi, así que tome un fijador en
aerosol, un encendedor y espere a que se durmiera. Durante tres horas no solté aquellos
artículos y en ese tiempo escuchaba todo tipo de voces que me decían.- eres un inútil, no
sirves para nada, cobarde, no sabía de donde salían sólo que cada palabra incrementaba mi
coraje y sentimiento de venganza sin importar a quien fuera. Mi esquizofrenia se volvía
más fuerte contra mi fuerza de voluntad. Por último escuche lo que no quería volver a oír:
la voz de mi padre despreciándome, la imagen de descubrir que mi novio era realmente mi
hermano, aquella señora que me dio la noticia de la muerte de mi amigo, y la voz burlona
de mi madre, fue tal el impacto de ese momento que me cegué ante la realidad, entre al
cuarto de mi madre, deje correr el aerosol, prendí el encendedor y dirigí la flama hacia la
cara de mi madre y la empecé a quemar viva, esto lo hacía con una demencia que nunca
pensé tener. No hiso ningún ruido, ya que sus medicamento la dormía. Murió una hora
después de quemarse, hora en la que sólo veía como se retorcía su piel quemada, después
entre en un shock más fuerte en el cual me di cuenta de todo lo que había hecho, me puse a
llorar y pedirle perdón a Dios por el error tan grande que cometí.

Me desmaye después de la impresión. Al despertar vi el ismo rayo de luz que me hiso salir
de mi cuarto cuando entre en mi depresión, pasó sólo un minuto para que mi cuerpo
empezara a vomitar todo lo que tenia dentro de mi estomago, un dolor fuerte de cabeza,
pérdida del equilibrio y por ultimo un paro cardiaco que acabo con mi vida minutos
después de que yo acabe con la de mi madre.

Ahora sólo soy un espectro vigilante de 24 años que deambula por el mundo
arrepintiéndose por todo lo bueno y malo que hiso, arrepintiéndose de su existencia y
deambulando confundido como solo él se lo pudo conseguir. Siendo nada más que
Alejandro Confundido.

Fin.
Autor: Eduardo Laguna

Fecha: 17 y 18 de abril de 2010.

Inspiración: vida personal.

_______EN MEMORIA DE ALEJANDRO CONFUNDIDO._______

Intereses relacionados