Está en la página 1de 2

RECOMENDACIONES PARA LOS PADRES

Dejar que se enfrente a las dificultades, permitir que se adapte a un entorno que cambia
constantemente y a desarrollar sus habilidades por sí solo.

Dejarle respirar, no estar permanentemente controlándole o atosigándole con preguntas o
preocupaciones por su bienestar y salud.

Favorecer que aprenda a pensar por sí solo, a asumir nuevos retos, a tomar la iniciativa y a
adoptar sus primeras decisiones. Hazle sugerencias, pide su opinión, tenle en cuenta...

Fomentar que juegue o realice actividades con otros niños, sin la presencia constante de los
adultos.

No darle todo lo que pida o lo que los padres creen que necesita. Mostrarle el valor del
esfuerzo y las enseñanzas que encierran las dificultades y la frustración.

Estar a su lado cuando lo necesite, pero para apoyarle, no para solucionar sus problemas y
realizar sus tareas.

Permitir que pase algún tiempo con otras personas para establecer lazos afectivos con abuelos
y tíos e “independizarse” un poco de sus padres.

Tratarle de acuerdo a su edad. Permítele que coma solo o se vista cuando ya sea capaz de
hacerlo; y a medida que va cumpliendo años darle la seguridad de que puede hacer las cosas por sí
sola.

Incúlcale respeto. Enséñale la importancia de ser respetuoso. Acostúmbralo a que ponga sus
juguetes en un lugar especial y a que todas sus cosas, las trate con cuidado. También es esencial que le
enseñes a respetar a sus compañeritos de clase o a niños con quienes conviva.

Lean juntos. Léele todos los días o programa un calendario de lectura adecuado para la edad de
tu pequeña. A medida que crezca y muestre progreso en su lectura, no cometas los siguientes errores:
-No abandonen los libros con ilustraciones. Puedes seguir leyéndole este tipo de libros a tu hijo
mientras esté en la primaria. Muchos padres se olvidan de los libros ilustrativos cuando los niños
empiezan a leer.

1

Es probable que la maestra no se percate de todas sus dotes y habilidades. Claro. Esto la motivará a aprender cosas nuevas y le ayudará a experimentar lo que es el éxito. pero no hagas el trabajo por ella. Mientras menos televisión vea. incluso después de que aprenda a leer. ayúdala. natación y deportes. música. lo que fomentará el uso de su imaginación. Dile que el cometer errores es normal y demuéstrale que lo dices en serio. Es importante que le enseñes a tu hijo a aprender de sus errores y a intentarlo de nuevo cuando algo no sale como esperaba. Es aconsejable que no la abrumes con actividades extracurriculares. refleja lo que aprendió ese día. Pregúntale cómo estuvo su día y escucha su respuesta cuidadosamente. Entablen una conversación. Tu hija aprende del éxito y también del fracaso. Le puedes preguntar con quién jugó en el recreo o cuál fue la actividad que más disfrutó y por qué. El leer en voz alta y el escuchar son excelentes herramientas para desarrollar su vocabulario y las habilidades de comprensión de la lectura.  Reconoce su talento. 2 . Observa su progreso y fíjate si entendió los conceptos. Así podrá descansar y jugar un poco más. Si está confundida.  Habla con tu hija. Déjalo que cometa errores y traten de corregirlos juntas una vez que termine. acepta sus errores de vez en cuando. Da el ejemplo como padre/madre.  Dale tiempo. Estas interacciones reforzarán sus intereses e inquietudes. Si se confunde a menudo con las tareas. siempre y cuando te lo permita.  ¡No le hagas su tarea! Resiste la tentación de hacer su tarea. su tiempo libre es limitado. que no tiene que ser perfecto.  Permite el fracaso. pero es recomendable que limites el tiempo que la ve. Sigue leyéndole por mucho tiempo. Si está participando en clases de arte. La televisión no es del todo mala.-No dejes de leerle. más tiempo tendrá para leer libros y hacer actividades al aire libre. esto le  permitirá desenvolverse en la vida tomando las acciones que observa de sus padres como ejemplo y guía. Es importante que dejes un poco de espacio libre en su horario. Tu hija observará qué y cómo realizan las cosas.  Apaga la tele. Es por eso que es elemental que tú alabes sus talentos (no sólo aquellos relacionados con la escuela y el aprendizaje) y los compartas con su maestra. El trabajo.