Está en la página 1de 2

Cambiemos nosotros, cambiemos al mundo

Señoras y señores, tengan todos ustedes muy buenos días, primero quiero presentarme, mi
nombre es Javier Axayácatl Melchor Hernández, se me ha encomendado la tarea de escribir
y decirles este discurso, pero primero les tengo que decir que no soy el alumno con el
promedio más alto, tampoco inicie a estudiar preparatoria en esta escuela como la mayoría
de mis compañeros, ni soy destacado en algún deporte, pero, por diversas razones hoy estoy
aquí frente a ustedes, a estas razones me gusta llamarles destino y de eso es que quiero
hablarles.
Hace tres años vivía en un pueblo muy lejos de aquí llamado Cosautlán de Carvajal sin mis
padres pero con mis dos abuelos y mi tío, mi plan era iniciar estudios de preparatoria en una
escuela de aquel lugar, terminarlos e ingresar en la universidad de aquel estado, pero, como
dijera Remy de Ratatouille lo único predecible de la vida es que es impredecible, y ese fue
el caso, mi abuela murió un año después, y supuse que aún seguiría con mis planes de la
preparatoria y universidad en aquel estado, pero no, mis padres tal vez dudaron de mi
capacidad o de mi abuelo y mi tío, así, que tras quince años de vivir sin ellos al fin tuve la
oportunidad de estar con ellos y tomé esa oportunidad, pero la vida no es fácil nunca,
aunque no era un mal alumno no obtuve los papeles que necesitaba para ingresar a otra
escuela a tiempo, así que termine aquí, el único lugar en el que me aceptaban, el único lugar
que me dio tiempo y una oportunidad, era el chico nuevo que hablaba diferente, reservado
al principio porque no conocía a nadie, pero poco a poco conocí a las personas que me
rodeaban y como a cualquiera le pasa, estas nuevas personas cambiaron mi vida y quiero
pensar que yo cambie una pequeña parte de las suyas, así pasaron dos años de experiencias,
alegrías, juegos, tristezas y decepciones, uno de los últimos días requerían a alguien para
escribir y decir el discurso, como muchos, me negué al principio, pero, al final me di
cuenta que quería hacerlo porque de alguna forma se lo debía a la institución y ese fue mi
destino, el mismo que me trajo hasta este punto, pero yo no soy especial ni un caso
particular, es decir, nadie se materializo aquí por accidente, todos han llegado por diversas
razones, tengo compañeros con historias muy trágicas y de superación personal que tras
diversas circunstancias y oportunidades hoy están frente a mí con su frente en alto, todos
nosotros hemos tenido una vida desde el momento en el que nacimos, hemos tomado

hemos aprovechado o desperdiciado oportunidades. pero tenemos un arma para defendernos y a esa arma la llamo ignorancia. sino. esa cacería humana de hoy en día que es la sociedad. pues cosas buenas atraen más cosas buenas. lo único que demos hacer es que esa huella sea tan grande como lo deseemos. pero de una u otra forma hoy estamos aquí y aunque nos llevaremos un buen recuerdo de este día quizás no signifique mucho en 10 años si seguimos el curso normal de nuestras vidas. es por eso que buscan dejar un legado. a buscar hacer su huella más grande. . muchas gracias. no es ignorancia de no saber cosas. pero eso no se compara con lo que nos espera haya afuera. ser mejores cada día. esto se ha repetido generación tras generación en cualquier parte del mundo y les aseguro que está presente en cada uno de nosotros. los invitó a ser la mejor versión de sí mismos cada día. no busquen la aprobación de los demás. no podemos cambiar ningún aspecto de nuestro pasado. es la ignorancia de no saber qué será de nosotros. a ser más grandes. debemos aceptarlo y seguir adelante. ya estamos dejando huella. podemos creer que tenemos control de nuestras vidas pero esta solo es una ilusión. buscar dejar huella en el mundo. hoy los invito a cada uno de ustedes a tenerle miedo a la muerte. a mejorar. nosotros también somos seres humanos. estamos vivos y le tenemos miedo a la muerte. nadie de nosotros lo sabe y es por eso que nosotros decidiremos que hacer. la mayoría de las personas que han pisado la tierra y en especial aquellos que dejan una huella por la que son reconocidos más allá de sus vidas tienen algo en común además de ser humanos.decisiones pequeñas o grandes que cambian el curso de nuestra vida. lo único que tenemos son buenos deseos con o sin planes de vida. lo único que podemos hacer es ir por un buen camino. quiéranse a sí mismos. la vida te dará muchos golpes pero tenemos que resistirlos y poner la mejor cara pues nunca podremos cambiar lo que ya pasó o lo que está pasando. en nuestra infancia pudimos decidir junto a quien sentarnos y de quien hacernos amigos pero hoy ya no podemos. así que podemos hacer lo mismo que ellos. hoy terminamos la preparatoria. ellos están vivos y le tienen miedo a la muerte. nadie la tiene. cambien si quieren cambiar. ayuden si quieren ayudar pero no se queden sentados sin hacer nada. pero les comparto un pequeños secreto.

Intereses relacionados