Está en la página 1de 5

Quintero González Luis Fernando

Grupo: 2403
Reporte de lectura sobre Rayuela de Julio Cortázar

En cuanto supe que tenía que leer el famoso libro Rayuela comencé a buscar
reseñas, encontré muchas opiniones distintas; si no lo amaban lo odiaban, que es
el libro más aburrido del mundo, que es una joya, que la primera vez que lo
leyeron no le entendieron y la segunda les fascinó. En fin, muchas versiones. Por
todos esos comentarios que leí me encontraba intrigado y emocionado antes de
comenzarlo, pero conforme fui leyendo me di cuenta que era un libro común con
muchas aspiraciones. Me pareció muy pretencioso el inicio, eso de querer vender
la idea de que un libro puede ser dos o muchos más libros sólo por la forma de
leerlo.
Lo que sí es que te plantea un dilema en ese momento: “¿Cómo lo voy a leer?” A
mí un amigo me recomendó encarecidamente leer el libro en la forma que
Cortázar recomienda, empezar por el 73 y luego pasar al 1, luego al 2, al 116, etc.
Pero decidí leerlo de la manera “corriente” dijera Cortázar, con la pequeña variante
de no dejar fuera los capítulos prescindibles después del 56. Así que leí el libro en
su totalidad como si fuera un libro común, porque lo es. Pienso que no hubiera
sido muy difícil para don Julio ordenar los capítulos del libro de acuerdo a la
historia que quería contar, ¿por qué no puso el capítulo 73 al inicio y lo llamó 1?, y
así sucesivamente. Creo que no lo hizo porque Rayuela fue una especie de
experimento para él, se nota en los capítulos con montones de errores de
ortografía, o en ese otro que hay que leer entre líneas. Conforme avancé, pensé y
encontré que Cortázar era un cubista igual que Picasso; descomponiendo la
literatura, desordenando sus elementos y luego plasmándolos para que el lector
busque su propia interpretación.
Experimento o no, el libro me encantó, es de admirar como Cortázar tuvo el valor
de jugar: con la estructura, con las palabras, con el tiempo, con el narrador, y
hasta conmigo. Sin embargo, al leerlo pude notar esos detalles que para otros
pudieron ser la razón por la que lo abandonaron, o lo terminaron de leer a fuerzas
aborreciendo cada párrafo, pues Rayuela son puntos de vista, opiniones y gustos

recuerdo haberme avergonzado por las carcajadas que solté esa vez. si mal no recuerdo leí un montón de capítulos en el camión camino a casa (aunque me mareara de vez en cuando por forzar tanto mi vista). si no hablas un poquito de francés (como mínimo saber que “rue” significa “calle”). Y pues… nada. Tengo muchos recuerdos de esa novela. No te va a gustar Rayuela si no conoces París (al menos por google maps). decirles que se empapen de arte y cultura. o quizá no te guste el libro si jamás te has enamorado de una mujer tan ignorante e ingenua como Lucía. vieja en realidad. ojalá que ahora que creo tener la idea de lo que se necesita para disfrutarla espero poder compartir esto a mis conocidos. paseos por las calles de París.de su autor. tienes que entender el francés y el inglés para no perderte entre las páginas. son recomendaciones de música. vale la pena. pero nueva para mí. la tragedia que vivió la Maga sentado en mi sillón. la Maga. la gente se me quedaba viendo. de ideas y . el libro una puerta abierta para buscar nuevas lecturas. discusiones filosóficas. ya que entendí que era una tonto ignorante ante sus citas y divagaciones intelectuales. Hay que estar enterado de varios temas para digerir la lectura sin problemas. hay que estar muy acorde a temas culturales e intelectuales (Por cosas como estas me costó trabajo digerir la obra al cien por ciento). yo leí las discusiones del club en la comodidad de mi cama. o tal vez si no te detienes a cada momento que te tropieces buscar definiciones o traducciones. quizá no te guste el libro si no te apasiona la idea de estar en un club como el club de la serpiente. nueva filosofía. el libro es considerablemente largo pero definitivamente creo. Como sea el viaje es increíble y muy entretenido. también recuerdo haber leído otro en la noche de un viernes que no salí con mis amigos porque estaba con gripe. Recuerdo haber leído un capítulo mientras me tomaba un té de hierbabuena (mi preferido). sólo me resta decir que la recomiendo mucho. nueva música. leí también en un parque sobre el paseo de Horacio con Berthe Trepat (quien toca el piano muy mal).

para que no les cueste como a mí el leer Rayuela. “Probablemente Horacio buscaba en Pola algo que usted no le daba. y este es un pestañazo de intimidad. “Toco tu boca. acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces…” Capítulo 27 Parte del tango exquisito de esta novela es gracias al conflicto.conocimientos. las amarguras y una de las más potentes es Pola. quien. especialmente por cuán serena parece estar. largos e hipnóticos y breves y fugaces. de romance y un suave erotismo entre ambos personajes que. voy dibujándola como si saliera de mi mano…” “Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo. en este capítulo realmente florece no tanto como una antagonista. volvía como un fósforo cuando se lo prende…” . Pola es muy hermosa. siempre enriquecido por la viva y vibrante narrativa poética de Cortázar. Principalmente la novela se mueve por el cortejo y el estira-y-encoge entre Horacio y la Maga. a los desacuerdos. con un dedo toco el borde de tu boca. Espero que procuren leerla antes de morir.” “Hay que ser justos – dijo la Maga -. el capítulo 7 es de esos momentos únicos que se sostienen por su sutileza. bien podríamos ser todos. supongo. Capítulo 7 Rayuela tiene capítulos encantadores. sino por boca de la misma Maga. la carga emotiva y cómo la Maga describe a “la otra” es exquisita. lo sé por los ojos con que me miraba Horacio cuando volvía de estar con ella. A pesar de no aparecer físicamente la tensión. amante de Horacio.

en el que ambos recuerdan algo de su infancia. existencialismo y triunfo. comienza este texto. él sigue viendo a la Maga como esa niña ilusa que no sabe ni siquiera recordar sin llorarse el alma o aportar algo a un recuerdo que Oliveira cree solo de él. En este capítulo. de un Gregorovious tratando de alentarla y enmendar las cosas. de duda. En este capítulo también nos rendimos a esa severidad y frialdad de la Maga. Siempre lo leo de noche. La vida pasada luego entienden que solo sirve para burlarse de ella en las noches. para que las veladas en las que solo hacen el amor para olvidar el tiempo tengan menos sentido. de lo absurdo de los recuerdos. poéticas. que jamás ha sido capaz de entender las cuestiones morales”. “La felicidad no se explica (…) probablemente porque es el momento más logrado del velo de Maya” contesta Gregorovious. pero la quiere oír. musicales. aún no está interesado en escucharla. “A la Maga y a mí nos ocurre a veces profanar nuestros recuerdos”.Capítulo 24 Pude incluir el capítulo 36. Rayuela es un libro denso y completo de reflexiones filosóficas. de su vida antes de conocerse y se dan cuenta de lo paralelo de sus mundos. creen que la vida pasada es como un río que jamás vuelve a ser el mismo. pero no. . narrativas. Capítulo 138 “A la maga y a mí nos gustaba profanar recuerdos” Decirles cuántas veces he leído este capítulo sería mentirles. no importa que tan rápido lo volvamos a cruzar. de amor. “Lo que pasa (…) es que la felicidad es solamente de uno y en cambio la desgracia parecería de todos” dice la Maga. algo hacía falta. de viajero. mientras la rudeza de la Maga lo arrincona. lo noquea con suavidad. “Quiero también que le sirva para algo a la Maga. Con cada imagen son más sabios y al mismo tiempo más ingenuos. “Es mucho más fácil hablar de las cosas tristes que de las alegre” dice la Maga. estuve tentado de hacerlo. Además de las lecciones literarias. para lastimarlos un poco más. cuando extraño mucho y sueño poco. Al mismo tiempo que este monólogo de Oliveira sirve para explicarnos su ritual de remembranzas. entre otras. el 24. la Maga y Gregorovious tienen uno de los diálogos más poderosos del libro. pues no lo recuerdo. incluso empecé a redactarlo.